Page 1

2008

Ensayo sobre la Ceguera

Autor María José Méndez Salazar 01/01/2008


CAPITULO 1

Contenido CAPITULO 1 ..................................................................................................................................... 2 Ensayo sobre la Ceguera, JosĂŠ Saramago ....................................................................................... 3

2


Ensayo sobre la Ceguera, José Saramago Ensayo sobre la Ceguera es, para muchos críticos, y también para el que escribe este artículo, la mejor novela del premio Nobel portugués José Saramago (1922). Con un estilo ciertamente original, frenético, y un modus operandi de cienciaficción por su trama apocalíptica y surrealista, José Saramago hace que una novela densa (en algunas ediciones tiene 500 páginas), se lea fácilmente, con total complicidad con el lector, por el horror que éste está leyendo, e inevitable, imaginándose. José Saramago utiliza párrafos largos, muchos verbos, pocos adjetivos pero muy explicativos y visuales, y no usa el punto y seguido, sino una coma y escribe la palabra posterior en mayúsculas. Además, alterna narraciones en tercera persona con monólogos de algunos de los personajes, de forma que a veces no es evidente saber si el personaje está hablando o pensando lo que está escrito. Es importante explicar esto porque de primeras, es complicado acostumbrarse a leer con placer la absurda trama que nos propone Saramago. En cierto modo, podemos estar hablando de una novela de terror, porque es difícil superar la fuerza y el impacto de la situación de la que se parte como premisa. Un señor que conduce, y que de repente, ante un semáforo en rojo, se queda ciego. Pero no una ceguera normal: en un abrir y cerrar de ojos lo ve todo blanco. En su desesperación, acude a varias personas para consolarse ante tal desgracia y con la esperanza de curarse o al menos de comprender el origen de su repentina tragedia. La consecuencia directa es que todo aquel que ha tenido contacto, por mínimo que sea, con ese señor, se vuelve igualmente ciego. Esto es así hasta que la epidemia, de carácter exponencial, obliga al gobierno a intervenir para aislar a los infectados, que hasta ese momento son centenares, y mandan a los militares a expulsarlos a un edificio abandonado.

3


Allí los protagonistas, de los que ningún momento el narrador se molesta en decirnos sus nombres, malviven en unas condiciones inhumanas. Al principio la situación, dentro de que están desesperados por su ceguera, es tolerable, pero conforme avanzan los días y las dosis de provisiones se reducen (por miedo de los militares a infectarse), se forman clanes, las mujeres son obligadas a prostituirse con el fin de intercambiar comida robada, la higiene y la salud comienza a obviarse por completo, el miedo y la resignación se apoderan de los ciegos, hasta que aparece un resquicio de esperanza: una mujer no está ciega y ha estado fingiendo todo el tiempo estar infectada, por lo que sirve de guía a sus compañeros.

4


Con un final muy acertado y un envolvente estilo que, como ya se ha dicho, se hace difícil al principio, Ensayo sobre la ceguera es una de las grandes novelas sobre la condición humana, próxima a El Señor de las Moscas, de William Golding y basada levemente en el Leviatán, de Thomas Hobbes, en la idea de que “el hombre es malo por naturaleza”. Aquí el aforismo se transforma a, digamos, “el hombre es cruel, despiadado y brutalmente egoísta por naturaleza ante situaciones extremas”. Indispensable. Una lección de literatura y de sabiduría sobre el comportamiento humano ante situaciones adversas.

5


Harold Bloom, -crítico literario estadounidense- dijo: "Estar a solas con un buen libro es ser capaz de comprenderte más a ti mismo" -yo le agregaría- y a la humanidad. Cada vez que recuerdo a José Saramago en "Ensayo sobre la ceguera", pienso en egoísmo y solidaridad, dos términos opuestos manejados con tal perfección por el autor en esta historia. Basicamente se trata de un hombre que de pronto se queda ciego, una ceguera blanca como un mar de leche que contagia a muchos, obligando a las autoridades a ponerlos en cuarentena. Ojalá el teclado obedezca a mis dedos para no cometer el error de contarles la historia completa, mi intención es dejarles por muy poco, una gota de curiosidad por este maravilloso libro.

En mi intento por hacerle una ecografía al libro, aquí van los términos que a mi punto de vista destacaron.

EGOÍSMO: Que sale a flote, cuando siendo afectados por las mismas condiciones de vida, (llámese crísis ecónomica o enfermedad en este caso) los contagiados siguen pensando en retener algo sólo para los suyos y abonando la actitud egoísta sucede que en esas condiciones creen que no hay peor sufrimiento que el propio, que por estar viendola negra (en este caso blanca no?) tienen que ser el centro de atención, que los lleven en hombros, camillas, burros y todo lo que sirva acomodar su dolencia. Pero 'ojo' porque el espíritu de sobrevivencia despierta sus defensas, así el egoísmo intenta hacerse a un lado, para formar una tribu de desdichados cómplices que a tientas buscarán la justicia en el marco de discriminación que los aisla.

6


SOLIDARIDAD:

Saramago manda a la hoguera aquel dicho: "en tierra de ciegos el tuerto es rey". La heroína de la historia vivifica la solidaridad, el amor al ser humano, capaz de ponerse en las chancletas de los demás, fingiendo la ceguera, ofreciendo sus ojos, manos, pies, como sustitutos del grupo de incapacitados que va en aumento, jamás tomando ventaja de su entera salud, no toma el papel de verdugo al contrario, procura servir, y cuando el escenario se pone más crudo hasta los lectores nos aferramos a su brazo para que nos guíe en el caos. Un ejemplo de virtud que me hizo recordar a una de las mujeres que más admiro, La Madre Teresa de Calcuta, que era capaz de limpiar el vómito de los moribundos acompañandolos en el último respiro y cumpliendo así con la caridad que ella misma se demandó.

Indiscutiblemente más que un ensayo es un libro de introspección, (como que es mi palabra cabalística eh...¿?) los nombres sobran, me refiero a los 'apellidos', aquí no existe Pedro Picapiedra o Juan Perez, el común denominador es la ceguera y los personajes son conocidos, como la de gafas, el del parche, el del pasito tún tún etc. Amén de discuciones, el autor creó una obra maestra, que debe de ser leída por aquellos que nos 'requetegusta' la literatura o los mandamases que nos "des-gobiernan", quizá al menos su conciencia logre sentir una cosquillita.

El diseño sin diálogos, al principio quizá confunda aunque los signos de puntuación magistralmente acomodados nos socorren en la lectura, aparte que no

7


sĂŠ de donde sacĂł esa magia para que captemos cuando habla un personaje y comienza a hablar el otro. ÂĄMaestrazo, me quito el sombrero ante usted!.

8

Jose Saramago y su ceguera  

ensayo sobrre una misteriosa epidemia de ceguera entre los habitantes de una comunidad quienes no encuentran la causa de su padecimiento

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you