Page 1

Piedra y arena. El musical.

MarĂ­a Moyano de las Heras


PERSONAJES Alma es una chica responsable con sus tareas, es muy tímida y no encuentra su lugar en el mundo. Tiene dos amigos, un chico que se llama Leo al que le encanta “el Manga” y Sofía, fan de “Green Day”. Leo es un chico seguro de sí mismo, sabe que para los demás es un friki pero no le importa. Sofía también es considerada una friki pero a ella no le gusta. No lleva bien que los demás se lo digan pero, a diferencia de Alma, ella se revuelve y contesta. No se deja pisotear. Diana es muy, muy chula. Le gusta llamar la atención y no tiene ningún interés por los estudios. Le encanta ser el centro de atención y si para conseguirlo tiene que reventar una clase o humillar a un compañero no duda en hacerlo. Diana tiene un punto débil, depende de alguien para sentirse bien, ese alguien en este momento se llama Kevin. Kevin se quiere a sí mismo, se ve guapo, se gusta. Va tatuado y acude sin falta a su cita con el gimnasio. Los fines de semana bebe y tontea con algunas drogas. No trata bien a Diana, la controla y maneja a su antojo. Jessy y Jenny : No hay mucho que decir de ellas. Les preocupa salir los fines de semana, la ropa, los chicos. Son la sombra de Diana.

ACTO I Escena 1 Narradora: Nuestra historia comienza en un instituto cualquiera de una ciudad cualquiera, de un pueblo cualquiera. En los institutos ocurren historias, historias que se repiten a lo largo de los años; todas son muy parecidas pero también muy diferentes. Miren allí; sí, allí, nuestra protagonista está sentada en un banco en el tiempo del recreo de un día cualquiera. Diana: ¡Vamos a aquel banco! Amiga 1: Está ocupado. Diana: ¿Ocupado? ¡Ah, sí! Todas: ¡La friki! Diana: ¡Vamos! Vamos a hacerle una visita. Ese banco es mucho banco para esa friki. (Diana va seguida de un grupo de chicas, ella va delante con Jessy. Se sientan y van empujando a Alma hasta que se queda en el filo del banco) ¡Qué bien se está a la sombra! Lo malo es que huele a Friki (Ruidos de asco de las demás chicas. Diana se


dirige a Alma) ¡Oye, tú! Creo que te has equivocado de sitio… Frikilandia está en la Biblioteca. (Alma agacha la cabeza y se va en silencio, no quiere problemas, no es su estilo contestar y no puede hacerlo, le da miedo empeorar las cosas. Leo y Sofía han visto todo lo que ha pasado y van a hablar con su amiga) Sofía: ¡Tía, Alma! ¿Por qué no la mandas a tomar viento? ¡No te dejes pisar y párale los pies a la chula esa! Se cree única. Leo: (Con sorna) ¡Única es! Menos mal. Imaginas el mundo con dos Dianas (Alma y Sofía sonríen). Pero Alma, Sofía lleva razón, no pueden ver que se salen con la suya. Así no pararán nunca. Alma: No puedo Leo, no sé qué decir, me bloqueo y además… además temo que sea peor. No quiero que hablen de mí, ¡quiero que me olviden! Leo: Mira Alma, a mí hace tiempo también me afectaban los comentarios pero ya paso, me he liberado. ¿Qué soy un friki? Pues sí, prefiero ser un friki e ir a mi bola que una choni acomplejada que necesita meterse con los demás para creer que es alguien. La gente me señala me apuntan con el dedo susurra a mis espaldas y a mí me importa un bledo. Que más me da si soy distinto a ellos no soy de nadie, no tengo dueño. Yo sé que me critican me consta que me odian la envidia les corroe mi vida les agobia. ¿Por qué será? Yo no tengo la culpa mis circunstancias les insultan. Mi destino es el que yo decido el que yo elijo para mí A quién le importa lo que yo haga? A quién le importa lo que yo diga? Yo soy así, y así seguiré, nunca cambiaré A quién le importa lo que yo haga? A quién le importa lo que yo diga? Yo soy así, y así seguiré, nunca cambiaré A quien le importa, Fangoria


(Durante la canción de Leo las chicas han saltado y bailado) Alma: Gracias Leo, me hacía falta un poco de alegría. Te prometo que lo voy a intentar, (con la mano levantada como en los juicios americanos cuando juran decir la verdad) no me dejaré pisotear. Somos frikis y ¿qué? Narradora: En realidad Alma y sus amigos no son frikis, o sí. Porque… ¿qué es un friki? Alguien que no sigue la corriente que marca la mayoría, que lee, que tiene inquietudes, alguien diferente. Es curioso, parece que muchas veces tendemos a catalogar con etiquetas lo diferente y no nos damos cuenta de que cada uno de nosotros es especial, no hay dos personas iguales y eso es lo verdaderamente divertido. Esperad, mirad allí, es Diana, vamos a ver qué está pasando… no pinta bien.

Escena 2 (Diana se acerca a Kevin y le abraza. Él pasa de ella, incluso la aparta un poco) Kevin: ¿Dónde estabas? Has tardado. Diana: Con la Jessy y las demás. Kevin: ¿Seguro? Pues has tardado. Diana: Es que hemos tenido que echar a una friki de nuestro banco de los lunes. Kevin: Vale. Pero no tardes más. (La agarra y la abraza) Sabes que me gusta verte en el recreo. Diana: Vale, no lo vuelvo a hacer (con voz de niña buena). ¿Vamos a quedar esta tarde? Kevin: No, esta tarde voy al “gym”. Cuando termine te recojo y damos una vuelta con la moto. Voy a ver al Luis, te vienes conmigo y así estamos juntos un rato. DIANA: Vale, pero no tardes. (Se besan). (Pasa un maestro de guardia y los mira) Profesor 1: ¡Chicos! ¡Que corra el aire! No es el mejor lugar para esto, que ejemplo le estáis dando a los más pequeños. (Toca el timbre, los enamorados se separan y cada uno se va para un lado) Diana: Nos vemos en el cambio. Te quiero. (Kevin le hace un corazón con las manos y le guiña un ojo. Diana se va feliz, cuando está con Kevin todo es diferente. Va andando y se da cuenta de que algunos compañeros la miran. En ese momento vuelve a cambiar. Se convierte en la Diana temida por todos).


Escena 3 (Todos los compañeros están ya sentados cuando Diana entra tarde. Se ha entretenido con Kevin como siempre) Profesora 1: ¡Diana! Tarde como de costumbre. Diana: Maestra, vamos a tener la fiesta en paz. Que no tengo ganas de charlas. Profesora 1: ¡Claro! Si la señora no está para fiestas no está. A ver si mañana puedes llegar a tu hora y así no tenemos fiesta que celebrar. (Respira profundamente) En fin, buenos días, sacad los cuadernos, vamos a revisar y corregir los ejercicios que venían para hoy. ¿Clara? Clara: Sí. Profesora 1: Sí ¿qué? Clara: Que sí los he hecho. Profesora 1: Eso, fenomenal. ¿Julia? Julia: ¡Hechos! Profesora 1: ¿Leo? Leo: Todos menos el 2, el 3, el 4 y el 5. Profesora 1: Muy bonito Leo. Había mandado el 1, el 2, el 3, el 4 y el 5. ¿Tienes alguna excusa o ni siquiera eso? Leo: No sabía hacerlos. Profesora 1: Leooooo Leo: Está bien, me acordé tarde y no me dio tiempo. Profesora 1: ¿Diana? Diana: Nooo Profesora 1: ¿Poooooor? Diana: (Mira a Jessy y le guiña un ojo). A mí también se me hizo tarde. Profesora1: ¡Ah sí! Y ¿qué tenías que hacer tan importante? Diana: Pues, estuve… con Kevin dando vueltas por el pueblo y luego fui a casa de Jessy. Y… en fin maestra, vida social. Es que yo en mi casa me amargo. Yo no quiero ser una amargada como estos. Disfruto ahora que soy joven. Profesora 1: Diana, no tienes remedio. El tiempo pasa y todo lo que no aprendes ahora no lo aprenderás después. Yo estoy cansada de decírtelo, hemos hablado de esto muchas veces y no sirve de nada.


Diana: Pues no pierdas el tiempo y déjame en paz. Sois todos unos amargados, me dais pena. Profesora 1: Algún día te acordarás de todo esto y te arrepentirás. Tus compañeros están hartos de soportar tu mal humor y tus faltas de respeto. Pero cuando llegue ese momento ya será tarde…

Ya lo sé. No tienes corazón. Mírate y ves que eres lo peor. Y ya no hay nada que me sirva en tu interior y es que yo por tí no doy ni un duro, no. Aunque digas no se te ha hecho tarde (ya se te ha hecho tarde), sabes que eres un poquito insoportable (tan insoportable). Mirarás siempre hacia atrás arrepentida (tan arrepentida). Sabes que yo he dado todo, todo, en balde. Ya veré, si te ayudo o no. Tú podrás creer que voy de dura y no. Y ya no hay nada que me sirva en tu interior Y es que yo por tí no doy ni un duro, no. Aunque digas no, se te ha hecho tarde (ya se te ha hecho tarde), sabes que eres un poquito insoportable (tan insoportable) Mirarás siempre hacia atrás arrepentida (tan arrepentida). Sabes que yo he dado todo, todo, en balde (en balde) Insoportable, El canto del loco. (Diana sale de la clase y da un portazo)

Escena 4 (Dos profesoras trabajan en la sala de profesores y al rato entra la profesora que ha echado a Diana.) Profesora 1: Ufffff, ¡no puedo más! No sé qué le pasa a esta chica. Todos los días hace lo mismo. Profesora 2: Diana, ¿verdad?


Profesora 1: Sí. Algo le pasa. Últimamente está fatal. Contesta más, no hace nada excepto reventar todas las clases. Profesora 2: Ayer se salió de mi clase. Nadie le había dicho nada, bostezó, dijo que se aburría y se fue dando un portazo. Supongo que pronto la echarán. Profesora 1: Debe tener ya unos cuantos partes, pero esa no es la solución. Echarla no va a solucionar lo que le pasa. Hace dos años no era así, va de mal en peor. Creo que necesita ayuda, pero no sé de qué tipo. Profesora 3: (Sin levantar la vista del papel) No le deis más vueltas, es la edad. Es una etapa muy mala, ¡la adolescencia! (Las otras dos profesoras se miran entre ellas)

Escena 5 (Son las tres y ha tocado el timbre que marca el final de la jornada. Salen los alumnos del instituto y en la puerta Diana y sus amigas esperan a Kevin.) Diana: ¡Kevin! Kevin: Hola. Diana: ¿Qué te pasa? Kevin: Estoy cansado, menos mal que son las tres (Diana le abraza y Kevin no le devuelve el abrazo). Me voy a mi casa. Diana: ¿Nos vemos luego? Kevin: No lo sé. Te mando un whatsapp. Diana: Vale. ¡Te quiero nene! (Diana dice esto cuando Kevin ya ha salido andando. Él no se da la vuelta, solo levanta el dedo pulgar y sigue andando) (Diana se queda planchada y se une a sus amigas que la estaban esperando. Va como ausente mientras las demás hablan) Jessy: ¿Habéis visto al Luis? ¡Cada día está más güeno! Jenny: ¡Güeno no, lo siguiente! Jessy: Pues hoy en la cafetería me estaba mirando mientras mordía el bocadillo. Mmmmm… Jenny: Tú estás flipada. Diana, ¿qué te pasa? Diana: A Kevin le pasa algo. Está raro. Jenny: ¡Anda ya! Está cansado, todos salimos así del insti. Es un rollo que te come la energía. Eso es lo peor, lo dijeron el otro día en la tele. Hay cosas que te chupan la


energía positiva y… hay que alejarse de ellas. De hecho ya mañana paso de venir al insti, me voy al Primark. Jessy: Joe, la tía. ¿Con quién vas? Jenny: Con mi tía y mi prima. Jessy: ¿Puedo ir? Jenny: ¡Claro! Hay sitio. Diana, ¿te vienes? Diana: No puedo, me salta absentismo si falto más este mes. Además, algo le pasa a Kevin y tengo que saber qué es. Jessy: Joe, que cansina. Que no le pasa nada. Pasa de él. Él muchas veces pasa de ti. Vente con nosotras y le compras un pijama. Verás que contento se pone. Yo le voy a comprar uno así pegaíto al Luis, a ver si cae… Diana: (Muy borde) Paso. No tengo ganas de comprar. Ni pijamas ni nada. No os metáis en lo de Kevin, es cosa mía.

Escena 6 (Kevin y sus colegas están en un banco del parque. Kevin se lía un cigarro. Él es el centro de atención.) Jesús: Hoy la has liado parda con la de Biología. La cara que ha puesto la notas cuando le has dicho que o te dejaba ir al baño o te meabas en la papelera. Casi se le caen las gafas. (Todo el grupo se ríe) Kevin: ¡La tía! Que no te dejo y que no te dejo. ¡Coño! Que me meaba. En el recreo he estado con la Laura y luego ha venido Diana. No me ha dado tiempo de echar un meo. Jesús: ¿Le vas a decir a Diana que te has liado con la Laura? Kevin: Sí claro, ahora mismo voy. Mira Diana, cari, te comento. El otro día estaba con la Laura y me dio por liarme con ella… espero que no te moleste, son cosas que pasan… ¿Estás loco? Paso de dramas, además así tengo dos chorvis. No se va a enterar, ¿verdad? Jesús: Por mi parte no. Pero dile a Laura que no publique vuestras fotos en Instagram, yo no he visto tía que se haga más fotos. Si lo pone en Instagram…, date por muerto. Kevin: ¡Es verdad, tío! Se me olvidó decírselo. Eres un máquina Jesu. Fran: ¿Te vienes esta noche al parque? Kevin: No puedo, le dije a Diana que me pasaba a verla. Fran: Se te acumula la tarea.


Kevin: (Sonríe) Vaya, pero aquí hay tío pa´ eso y pa´ más.

Escena 7 (Diana está arreglada y espera en la puerta de su casa. Tiene el móvil en la mano y está nerviosa. Kevin se retrasa. Escribe un Whatsapp.) Diana: ¿Qué no puedes venir? (Escribe) Me lo prometiste (Espera contestación) Con tus amigos, sí claro. No me lo creo, guapo. (Escribe) Vente más tarde. (Espera contestación) Que le has prometido a tu madre que estarás temprano en casa. No me lo creo, me estás engañando (lo dice en alto, no lo escribe). (Escribe) ¿Y la Laura? Hoy ha publicado en Instagram una foto del sábado. Estaba contigo y con tus amigos, no me has dicho nada. (Espera) ¡Que deje el drama! (Escribe) No es drama. Te pasa algo. Estás raro y no me gusta que jueguen conmigo. (Espera) Que no estás jugando, ¿Que te gusta Laura? ¿Qué te diste cuenta el sábado? (Escribe) ¿Por qué no me lo has dicho antes? ¿Cómo me haces esto? Sabes que no puedo vivir sin ti. (Espera) Que tienes que irte a casa y no puedes seguir hablando. (Escribe) Vale, ¿podemos hablar mañana? Necesito verte. (No recibe respuesta) Cuantas veces te llamaba, te llamaba sola y triste pero nunca estabas, nunca estabas. Perdí… perdí la voz. Mi corazón se fue arrugando en un rincón de miedo y solo hay una vida vida vida por vivir. Camino y camino, pero no levanto el vuelo. Levanto un castillo de ilusiones y sueños con mis manos sola en mi silencio . Y volar y acariciar el cielo con mis manos y olvidar mi dolor. Inventar horizontes nuevos. Y cantar y hasta romper mi voz gritando y vencer al amor...y vencer al amor... Una razón, 4 besos y un portazo y un te quiero que me está matando, me está matando y me puede… quiero salir… Abriré por fin mis alas blancas…. Camino y camino, pero no levanto el vuelo. Levanto un castillo de ilusiones y sueños


con mis manos sola en mi silencio . Vencer al amor, India Martínez. Escena 8 (Al día siguiente, en el patio del instituto Alma, Leo y Sofía charlan tranquilamente en un banco) Sofía: Este puente me voy con mi padre a Madrid. Me lleva a un concierto de Green Day. Leo: Y tu madre qué dice. Sofía: ¿Qué va a decir? Es mi padre y este fin de semana me toca con él. Me muero de ganas de que llegue el viernes. Va a ser flipante. Alma: Debe de ser genial estar en un sitio con tanta gente. Todo el mundo cantando al mismo tiempo. Es algo así como mágico. Leo: ¡Ay! Sofi, ¡llévame! Sofía: ¿Cuántas veces te he dicho que no me llames Sofi? Leo: Vaaaaale, qué quejica te has vuelto. Desde que vas a megaconciertos no hay quien te sople. (Los tres se ríen) (Pasa Diana como un huracán y empuja a Sofía) Sofía: ¡Oye, tú! Ten cuidado, casi me tiras. Diana: Pues quítate de en medio, molestas. Sofía: ¡No te pases, eh! Diana: Déjame en paz, no tengo tiempo para esto. (Sigue andando rápido) Alumna 1: ¿No te has enterado? Kevin la ha dejado. Ahora está con Laura. Se va a liar. (Diana se va acercando a Kevin y afloja el paso. Su cara cambia, del enfado pasa a las ganas de llorar pero se aguanta) Diana: ¡Kevin! Kevin: (Se da la vuelta, está con sus amigos que ya le habían avisado de que Diana venía como una fiera) ¿Qué? Diana: ¿Podemos hablar? Kevin: (Se acerca a Diana y la coge del brazo, la aleja de sus amigos) No me gusta que me hables así y menos delante de mis amigos.


Diana: Vale, ¿me vas a explicar lo de ayer? No me lo puedo creer. ¿Cuándo ibas a decírmelo? Kevin: Pues verás Diana, no tiene mucho misterio. El sábado estuve con Laura y me di cuenta de que me gusta más ella. Tenemos más cosas en común, a ella la dejan hasta más tarde y no es tan celosa como tú. Diana: ¡Vete a la mierda! Me juraste que sería para siempre. Que nunca me dejarías. Kevin: Diana, no hagas dramas y sobre todo, no me chilles delante de mis amigos o tendremos problemas. (Diana se vuelve a ir como un huracán. En su camino está Sofía que se queda mirándola porque ve como se acerca hacia ella. Diana la empuja y la tira) Sofía: ¿Qué haces? ¿Estás loca? Diana: ¡Apestas, friki! Sofía: (Llena de rabia) No es mi culpa que te hayan puesto los cuernos y que ahora te dejen por otra. Lo mismo la que apestas eres tú. Diana: (Se da la vuelta dispuesta a iniciar una pelea pero en ese momento pasa un profesor. Diana se acerca a la cara de Sofía) Te vas a acordar de esta. (Diana se va y Sofía se queda inmóvil) Leo: ¡Ostras! ¿Cómo estás? Sofía: Bien, es una estúpida. Se cree que me da miedo. ¿Qué me va a hacer? ¿Pegarme en la puerta? Paso, no me da miedo. Ni ella ni el coro de descerebradas que le ríen las gracias. Alma: Ten cuidado Sofía. Está muy enfadada. Espéranos a la salida y te acompañaremos a casa. A mí sí me da miedo. (Los chicos se van. Ha tocado el timbre)

Escena 9 Narradora: Bueno chicos, ¿cómo vais? Perdonadme que interrumpa pero tenía que comentarlo con alguien. Diana va de mal en peor, es un tren a punto de descarrilar. Tiene problemas con los profesores, con Asuntos Sociales, Kevin la ha dejado y… ¿habéis visto? Hace un momento casi se pega con Sofía. Cuando Diana entra en bucle es peligrosa, no se da cuenta de que tiene que parar. Quizá sea la realidad la que la frene. Perooooo, ya me callo. Vamos a ver qué pasa ahora, hay muchos alumnos en el patio, algo raro pasa. (Durante el tiempo en el que ha estado hablando la narradora se han ido formando corrillos en el patio. Los alumnos han ido entrando en silencio y cuando la narradora se


calla… unos ríen, otros se muestran sorprendidos, no se sabe lo que pasa, pero debe ser muy interesante porque todo el que llega se sorprende) Alumno 1: ¿Has visto lo que ha publicado Diana en Instagram? Alumno 2: No. ¿Qué es? Alumno 1: Una foto de Sofía en los vestuarios. Cambiándose de ropa. Sale con unas bragas de Star Wars y Diana ha escrito: “Peligro. Friki a punto de enseñar su lado oscuro.” Alumno 2: Esa tía está loca, se va a liar gorda. ¿Es que no sabe que es un delito? Alumno 1: Diana no piensa, actúa. (Entran en el patio Leo, Alma y Sofía. Todos los murmullos que antes se oían cesan y todos poco a poco se quedan mirando hacia los tres amigos que miran hacia atrás por si hay algo a su espalda) Alma: ¿Qué pasa? ¿Por qué nos miran? Leo: Ni idea, ¿tengo la bragueta abierta? Alma: (Lo mira) No, además no creo que tu bragueta sea tan importante. Sofía: Aquí pasa algo raro, no me gusta nada esto. Me huele a Diana. Algo ha hecho. (Grita) ¿Qué os pasa? Alumna 3: (Se acerca con el móvil y se lo da) Ha sido Diana. Sofía: ¡Dios mío! Está loca, la voy a matar. Leo: Sofía, tranquila, vamos a decírselo al jefe de estudios. Sofía: ¡Que jefe de estudios, ni jefe de estudios! Yo a esta la mato. Alma: Por favor Sofía, tranquilízate. Lo que te ha hecho no tiene nombre, pero es mejor decírselo al jefe de estudios como dice Leo. Vas a empeorar las cosas si la pegas. Sofía: Alma, yo no soy como tú. Diana ha traspasado los límites y va a saber quién soy yo. ¡La voy a matar! (Sofía está muy enfadada, casi a punto de llorar) (Entra Diana con sus amigas al patio. Viene muy sonriente y todos miran a las chicas. Nunca antes había habido tanto silencio en el instituto con alumnos en el patio) Alumno 4: Diaaaana, la has liado. Sofía: ¡Tú! (Diana se señala a sí misma) Sí, tú, eres lo peor. Te voy a matar imbécil. Diana: (Se ríe) ¿Qué me vas a matar? (Risas de Diana y sus amigas) ¿Tú y tus amifrikis? Vamos, no me hagas reír. Lo de Instagram es solo una bromita, para que sepas que no debes jugar con Diana (habla de ella en tercera persona). Y que si alguien apesta aquí eres tú.


Sofía: ¿Cómo se puede ser tan cerda? Olvídate de mí, desaparece de mi vida.

¿Qué es lo que quieres? Deja de jugar. Niña, me tienes ahí delante. Estoy cansándome, déjame ya. No queda nada por hacer Tú te has reído de mí bastante y no lo vas a hacer ya más. Y se te ha cruzado un cable. Eso es lo que te pasa Desaparece, sólo espero no volver a verte. Y si te encuentro ni me mires que no quiero cuentos Desesperada, has jugado y te has equivocado. Y me has jodido, eres lo peor que he conocido. Ya me he cansado. Esto ya se acaba aquí Niña, que te aguante tu madre. Te has creído que te ibas a reír. Ese plan no salió bien Vas a quedarte muy, muy sola. Me las piro ya de aquí. Espérate ponte a la cola. A ver qué dices guapa Desaparece, sólo espero no volver a verte. Y si te encuentro ni me mires que no quiero cuentos Desesperada, has jugado y te has equivocado. Y me has jodido, eres lo peor que he conocido. Y me has jodido, eres lo peor que he conocido, yo, oh, oh… Eres lo peor que conocido, oh oh… Eres lo peor que he conocido. Desaparece, sólo espero no volver a verte. Y si te encuentro ni me mires que no quiero cuentos. Desesperada, has jugado y te has equivocado Y me has jodido, eres lo peor que he conocido. Desaparece, El canto del loco. (Acaba la canción con las dos chicas cara a cara apunto de pelearse. Terminando la canción Leo y Alma se han ido poco a poco del patio y en este momento entran con el jefe de estudios. Llegan corriendo)


Jefe de estudios: ¡Diana! ¡Sofía! Las dos a mi despacho inmediatamente.

ACTO II Escena 1 El segundo acto empieza con Diana y Sofía sentadas con el Jefe de Estudios en su despacho. Sofía está muy alterada y Diana ha vuelto a su actitud chulesca. Está sentada en la silla como dejada caer. J.E.: Bueno, ¿me vais a explicar que ha pasado ahí fuera? Sofía: Esta ha publicado una foto mía en Instagram. J.E.: Bien Sofía. Eso está muy mal. Entiendo que ha sido sin tu permiso. Pero… esas no son formas de arreglar las cosas. Sofía: (Chillando y llena de rabia) La foto es cambiándome en los vestuarios para ir a clase de Educación Física. Salgo en ropa interior y todo el instituto lo ha visto! (Llora) Diana: ¡Qué exagerada! ¡Todo el instituto! J.E.: ¡DIAAAANA! ¿Cómo has hecho eso? Estamos hablando de un delito. Diana: Otro exagerado. ¡Solo he publicado una foto en Instagram! (Empieza a desesperarse) J.E.: ¿Solo? ¡Solo has publicado una foto de una compañera menor de edad en ropa interior sin su consentimiento! Diana, esta vez te has pasado. Y serás capaz de tener una cuenta pública. Sofía: (Acaba de caer en que su foto la puede haber visto todo el pueblo) ¡Dios mío! Me quiero morir. La foto la habrá visto todo el mundo. J.E.: Diana, haz el favor de quitar la publicación. Diana: Vale, está bien. Sofía: Eso no servirá de nada. Puede que la gente ya la esté pasando por los grupos de whatsapp. (Mirando a Diana) Te voy a matar. J.E.: Diana, tengo que llamar a Asuntos Sociales. Sabes que te estaba dando una oportunidad, pero esto se nos escapa de las manos. Diana: No, por favor, a Asuntos Sociales no. Me llevarán a un centro y le quitarán la ayuda a mi madre. Se quedará en la calle con mi hermano pequeño. Por favor, cualquier cosa menos Asuntos Sociales. J.E.: Lo siento Diana. Lo que has hecho es un delito y Sofía está en su derecho de denunciarte. Yo como Jefe de Estudios tengo que dar parte de lo ocurrido.


Diana: (Llorando) Joder, mi hermano tiene solo 4 años. Si se quedan en la calle se lo llevarán a otro centro. Yo no sabía que eso era un delito. Solo quería vengarme de esta que el otro día me llamó cornuda. Sofía: ¡Eso no es verdad! Tú me empujaste y me dijiste que apestaba. Diana: Porque estaba enfadada. Perdóname, hazlo por mi hermano. Se lo llevarán a un centro. J.E.: Diana, lo siento, pero tenemos que llamar. Supongo que la familia de Sofía va a poner una denuncia y que la cosa llegara a Fiscalía de Menores. No tengo más remedio que comunicar el asunto a Asuntos Sociales. Me comprometí a informar si volvías a liarla. (El Jefe de Estudios coge el teléfono y va a marcar) Sofía: Espera, no llames Vicente. Su hermano no tiene la culpa. Es amigo de mi primo y es muy bueno. No quiero que acabe en un centro. Mis padres no van a poner ninguna denuncia. Espero que no se enteren y si se enteran les diré que estábamos de broma en el vestuario. J.E.: ¿Estás segura? Sofía: Sí. Diana: Gracias. Sofía: No me des las gracias. Si por mí fuera te encerraría en un centro para el resto de tu vida. Estás loca y tu hermano ya tiene suficiente desgracia con tenerte como hermana. J.E.: Está bien chicas. Sofía, has tenido un gesto con Diana que te honra. Diana, tú estarás castigada. Pedirás perdón públicamente a través de Instagram y explicarás lo arrepentida que estás de lo que has hecho. Sofía, te puedes ir. Por favor, ¿puedes decirle a Alma que venga? Sofía: Sí. J.E.: Diana tú te quedas aquí, tenemos que hablar de lo que haremos de aquí en adelante. (Sofía sale del despacho) Hace ya un tiempo que te metes con Alma, algunos alumnos y profesores se han dado cuenta y han venido a decírmelo. Alma es alumna mediadora y le voy a pedir un favor. Quiero que te ayude a mejorar tu comportamiento y quiero que la conozcas. Creo que así entenderás que es una gran chica y que merece ser tratada como tal. ¿Lo has entendido, Diana? Diana: Sí, que voy a tener que ir a todos lados con la Friki (el Jefe de Estudios carraspea). Perdón, con Alma. J.E.: Sí. Así es. Si ella acepta el reto, por supuesto. Ahora vete a la entrada, hemos llamado a tu madre para que venga a por tí. Mañana tienes que venir, no puedes faltar


sin justificante médico. Si faltas daré parte a Asuntos Sociales. Yo no soy tan bueno como Sofía. ¿Ha quedado claro? Diana: Cristalino. J.E.: Pues vete a la entrada y espera a tu madre.

Escena 2 Alma llama a la puerta del despacho. J.E: Adelante. Alma: ¿Se puede? J.E.: ¡Alma! Pasa. Alma: Me ha dicho Sofía que baje. J.E.: Sí, sabes lo que ha pasado entre Diana y Sofía. Alma: Sí, ha sido horrible. ¡Sofía está fatal! Todo el instituto la ha visto en ropa interior y aunque ella suele pasar de lo que digan los demás no se me ocurre cómo va a superar esto. J.E.: Sí Alma, lo que ha ocurrido no tiene nombre. Sofía y Diana han estado aquí y Sofía ha decidido perdonar a Diana. Alma: ¿Cómo? No me lo puedo creer. ¿Qué ha pasado? J.E.: Pues ha pasado que Diana está en la cuerda floja y que yo tenía que llamar a Asuntos Sociales por lo que ha hecho y que si lo hacía… pues se la llevaban a un centro de menores. Alma: ¿Y Sofía la ha perdonado por eso? J.E.: No, la ha perdonado porque si se llevan a Sofía a un centro, su madre pierde la ayuda que recibe y también su hermano pequeño iría a otro centro. Lo ha hecho por su hermano. Alma: Sofía… le gusta ir de dura, pero luego… ya ves, es un pedazo de pan. J.E.: Sabes que te cuento todo esto porque confío en tu discreción. Alma: Claro, claro. Pero no entiendo qué pinto yo en todo esto. J.E.: Ya Alma, pues verás. Sé que Diana no se lleva bien contigo, pero si queremos que algo como lo que ha pasado hoy no vuelva a ocurrir, tenemos que hacer algo. Diana está descontrolada y no va a dejar de estarlo dejándola sola. Necesita ayuda. He


pensado que podrías ayudarla. Serás para ella como una especie de tutora. Estáis en la misma clase y excepto alguna optativa, coincidís en el horario. Alma: ¿Cómo? No, no creo que sea buena idea. Diana me odia y no me hará ningún caso. J.E.: Diana está de acuerdo y no le queda más remedio. La otra opción es el centro de menores. Alma: (Resopla) Está bien. No lo veo claro, pero creo que no me queda más remedio a mí tampoco. Lo haré por Sofía. J.E.: Gracias Alma. Empiezas mañana. Confío en tí. Alma: Vale, no lo veo claro. Ya lo he dicho, ¿verdad? Pero vale, hasta mañana. (Alma sale del despacho sin mucho ánimo)

Escena 3 Leo y Sofía están en un banco. Están sentados, como derrotados. Leo: ¿Cómo estás? Sofía: Floja, me he quedado como si una manada de elefantes me hubiera pasado por encima. Estoy tranquila, creo que he hecho lo que tenía que hacer. Le tengo cariño al hermano de esa pedorra, me da pena. Leo: Y ahora, ¿qué? Sofía: ¿Qué de qué? Leo: Pues de la foto. Sofía: (Enfadada) No me lo recuerdes. Leo: Vale, vale. (Aparece Alma) Alma: ¡Chicos! No os lo vais a creer. Vaya regalito me ha hecho el jefe de estudios. Sofía: ¿Qué ha pasado? Alma: Vicente me ha encargado que reinserte en la sociedad a Diana. Leo: Prfffffff. Jajajaja. ¡Alma! ¡Qué suerte! Alma: (Le da un golpe en el brazo) No te rías, no tiene gracia. Leo: Pues no, la verdad es que no. ¿Qué vas a hacer? (Pausa breve) ¡Ostras! Ahora que lo pienso… vaya marrón te ha caído.


Sofía: Lo siento Alma, de verdad, ha sido también por mi culpa y la vas a tener que aguantar tú. Alma: No te preocupes, no va a durar mucho este experimento. No creo que Diana vaya a estar a mi lado más de una mañana. Dentro de poco estamos otra vez como antes.

(A la mañana siguiente entra Diana en el instituto con sus amigas Jessy y Jenny.) Diana: ¿Veis por ahí a la friki? Jessy: (Mira hacia un lado y al otro) No. Jenny: (Mira hacia un lado y al otro) No. Diana: Pues mejor. Comienzan a andar y se encuentran de frente con Alma. Diana: Vaya, ¡qué suerte! Te estaba buscando. Alma: Ah! ¡Fenomenal! Pues… ¿vamos a clase? Diana: ¡Claro! Almita. Ahora vamos, antes tenemos que saludar a los compis. Hay que ser educadas, ¿verdad? Alma: Sí Diana. Pero llegaremos tarde a clase. Diana: No te preocupes Almita, lo tengo todo controlado. Diana ha visto que Kevin se acerca a Laura y hace cómo si no los hubiese visto. Diana: ¡Claro Jessy! (le da un palmotazo en la espalda y Jessy se queda a cuadros. No tiene ni idea de lo que está diciendo Diana) Esta tarde nos vemos, en cuanto deje a Almita en casa nos vamos a casa de Johnny. Jessy: ¿Hemos quedado con Johnny? (Alma abre muchos los ojos y aprieta los dientes y hace un movimiento de cabeza señalando a Kevin) ¡Ah, sííí! Con Johnny, ¡cómo está Johnny! Alma: (Carraspea) Perdona Diana, a mí no me hace falta que me dejes en casa, ya me voy yo sola. Y, por otro lado, ¿no crees que sería mejor pasar de Kevin? Creo que te pones en evidencia cuando haces estas cosas. Diana: Almita querida, dime, ¿has tenido muchos novios? Alma: No


Diana: Entonces… ¡NO ME DIGAS LO QUE TENGO QUE HACER! (esto se lo dice enfadada y muy despacio) Alma: Está bien (un poco temerosa) Preferiría que me llames Alma y no Almita, si no te importa. (Levanta las manos como explicándose) Diana: Claro Almita. Ves, nos vamos a llevar bien. (Diana se da cuenta de algo) Pero, ¿qué es eso? Alma: (Se pone nerviosa y se estira las mangas) Nada. Diana: ¿Nada? Alma: Sí, nada. Olvídalo. Diana: No lo pienso olvidar, tienes heridas en los brazos. Alma: Ya es muy tarde, nos van a regañar. Diana: Vale, vale. Está bien. Nos vamos, pero hablaremos.

Escena 4 (Durante esta conversación la mitad del telón ha estado echada para poner unas sillas y unas mesas simulando una clase.) Alma: ¿Se puede? Profesor 2: Se puede llegar antes. Alma: Lo siento. Diana: Hemos estado hablando con la Orientadora. (Alma la mira sorprendida y hace el amago de decir algo, pero se calla) Profesor 2: Está bien, pasad. Estáis juntas aquí delante. Sabéis que tenemos que hacer el proyecto final de curso. He pensado que lo mejor sería hacerlo por grupos de cuatro. Los equipos podéis hacerlos vosotros. Diana, tus circunstancias ahora mismo son especiales, así que estarás en el grupo con Alma. Alma: Pero, yo estoy en el grupo con Leo y Sofía. No creo que sea buena idea. Profesor 2: Lo sé, pero son órdenes de arriba. Diana: ¿Cómo que con Leo y Sofía? Almita, yo estoy con Jessy y Jenny. Alma: No, eso sí que no, me juego la nota de todo el curso. (Mirando al profesor) Si a Sofía no le importa yo quiero estar con ellos en el grupo. Sofía: Claro que no me importa. Ya estás bastante fastidiada. Te quedas con nosotros. Diana: No, no, no. ¡¡Vale con una friki, pero tres…!!


Sofía: Eso es lo que hay. Bastante he hecho ya por tí. Profesor 2: Diana, basta. Creo que estás teniendo mucha suerte. No agotes la paciencia de tus profesores y compañeros porque todo tiene un límite y nos acercamos a final de curso,… todos estamos cansados. Diana: Pues no sé de qué. No será de lo que trabajáis los maestros. Profesor 2: Vale Diana. (Irónico) La verdad es que no sé de qué me quejo, el día a día con alumnas como tú no está pagado. (Suena el timbre) Profesor 2: No olvidéis que os jugáis la nota de Filosofía en el proyecto final. (Mientras habla los alumnos ya están recogiendo y no parecen prestar mucha atención)

Escena 5 (Sala de profesores. Entra el profesor que acaba de salir de la clase.) Profesor 2: ¿Quién me mandaría a mí meterme a profesor? Ya me lo decía mi madre… haz Derecho y no Filosofía, luego tus oposiciones a notario y… ¡a vivir! Profesora 4: ¿Un mal día? Tómatelo con Filosofía, hombre. (Al de Filosofía no le hace mucha gracia esta linda apreciación y la profesora se queda un poco cortada.) Profesora 4: Perdona hombre, estamos cansados. Sólo quería animarte. A final de curso cualquier cosa nos parece mejor que la educación. A mí me pone de los nervios cuando ahora nos persiguen por los pasillos para ver qué trabajo pueden hacer para aprobar. (Mirando al público) ¡Niño! Haber estudiado antes. Profesor 2: Sí, disculpa, hoy no está siendo un buen día. Es lunes, y el fin de semana me ha sentado fatal. Cuando ha sonado el despertador no me podía levantar. (Se sienta) Un coro de profesoras sale de detrás de los sillones donde el profesor se ha sentado y canta. Durante la canción la escena se congela, parece que el profesor escucha algo como de lejos, pero no está seguro… Hoy no me puedo levantar. El fin de semana me dejo fatal. Toda la noche sin dormir, bebiendo, fumando y sin parar de reír. Hoy no me puedo levantar


nada me puede hacer andar no sé que es lo que voy a hacer me duelen las piernas, me duelen los brazos me duelen los ojos, me duelen las manos Hoy no me puedo levantar, Mecano Profesor 2: Bueno, tampoco exageremos, solo he salido un rato, y no estoy tan mal. ¿No? (De detrás del profesor sale un coro de tres profesoras que canta: Guashubidubidu, guashubidubidu, guashubidubidu, aoaa Guashubidubidu, guashubidubidu, guashubidubidu, aoaa Guashubidubidu, guashubidubidu, guashubidubidu, aoaa Guashubidubidu, guashubidubidu, guashubidubidu, aoaa

Profesor 2:

Me duele la cara de ser tan guapo, me duele la cara de ser tan guapo. Mi sonrisa Profidén y careto de John Wayne mi prominente mentón y mi martillo pilón… Es perfecto mi tupé cortado en el Corte Inglés, al espejo me miré y me excité mogollón

Coro: Guashubidubidu, guashubidubidu, guashubidubidu, aoaa Guashubidubidu, guashubidubidu,


guashubidubidu, aoaa Me duele la cara de ser tan guapo, Los inhumanos

(Mientras estaban cantando una profesora estaba visiblemente molesta porque no la dejaban trabajar) Profesor 2: Pues como iba diciendo… Ha sido sonar el despertador y pensar en que la vida no tiene sentido y en que… Profesora 3: Puedes hacer el favor de callarte. Ya soporté durante 5 largos años tu enfermiza manía de llamar la atención dando penita. Profesor 2: Tranquila. Ya me callo. No es para tanto, percibo cierta tensión, Doña perfecta. Profesora 3: Haces muy mal en elevar mi tensión. Deja mi concentración Tú sigue así y ya verás. Vete de aquí, solo quiero trabajar no pido más quiero terminar.

Ni tú ni nadie, Alaska

Profesor 2: Déjame, ya no tiene sentido, es mejor que sigas tu camino, que yo el mío seguiré, corrige ahora y déjame. No hay nada que ahora ya puedas hacer porque a tu lado yo, no volveré, no volveré Déjame, Los Secretos


Profesora 3: Ay, qué pesado, qué pesado siempre pensando en el pasado. No te lo pienses demasiado que la vida está esperando. Ay que pesado, Mecano (Ahora el coro de profesoras se coloca detrás de la profesora)

Coro: Las chicas tienen algo especial, las chicas son guerreras. Desde el perfume a las medias de cristal las chicas son guerreras. Tras una barra con pinta colegial las chicas son guerreras. En las revistas o todo al natural las chicas son guerreras. Uh, ah, las chicas son guerreras… Uh, ah, las chicas son guerreras… Las chicas son guerreras, Tequila Una voz en OFF: ¡Silencio! Profesor 2: ¡Oiga! ¡Que esto es un musical! Voz en OFF: Es cierto, perdón. Silencio (cantando como Bisbal o como un cantante de ópera).

Escena 6 Narradora: UFFFF, cómo está el ambiente por aquí. Han pasado ya varios días y Diana y Alma continúan su extraña relación. Por sorprendente que parezca la cosa no va tan mal, pero hoy tienen que hacer el trabajo de Filosofía y… eso ya es otra cosa. Han quedado en la biblioteca del instituto por la tarde y allí estarán Leo y Sofía. SSSHHHH, me callo, parece que vienen por allí.

(Se oyen risas, Leo y Sofía vienen charlando del concierto de Green Day y el viaje de Sofía a Barcelona.)


Leo: ¡Eres una suertuda! ¡A Barcelona! Yo estoy deseando que mis padres se separen, a ver si así salgo de este pueblo. Sofía: Jajajaja, no digas eso. Yo preferiría que estuviesen juntos, pero, la verdad es que el viaje ha sido una pasada: el avión, la Sagrada Familia, las Ramblas yyyyyyyyy Green Day. ¡Qué concierto!, no lo voy a olvidar jamás. (Se oye de lejos a Diana. Viene con alguien, parece que son Jessy y Jenny. Diana no sale a la calle sola, a pesar de que parece muy resuelta, le da vergüenza y tiene muy poca confianza en sí misma) Voz de Diana: (En OFF) Ufffff, ahora Frikilosofía. Jessy y Jenny: (En OFF) Jijijiji. Te vas a volver empollona. Las tres: (En OFF) Jajajajaj Sofía: Calla, parece que viene Diana. ¿No la has oído? Leo: Creo que sí. Aparece por detrás de ellos. Diana: ¡Uh! (dándoles un susto) Sofía y Leo se vuelven de un salto. Sofía: Vaya, ya estamos todos. Diana: Todos no, falta Almita. Sofía: Se llama Alma y no le gusta que la llames así. Aparece Alma corriendo, frena, y se coloca las gafas con un dedo. Leo: ¡Llegas taaaarde! (lo dice de broma) Alma: Lo siento, he pasado por la librería para comprar algunas cosas para el trabajo. Leo: ¿Qué has comprado?... (Alma muestra el contenido de la bolsa). Los rotuladores de tiza para las cartulinas negras y los posca para las viñetas. ¡Tenemos material de profesionales! Leo: ¡Qué pasada Alma! ¡Te has dejado una pasta! Alma: No pasa nada, los necesitaba para mis clases de Dibujo. (Mientras ellos lo flipan Diana no sale de su asombro) Diana: Perdona, estáis flipando porque ha comprado unos rotuladores. ¿Y os extraña que el resto de la peña os mire como a bichos raros? (Sofía hace el amago de contestar y Alma la coge del brazo.)


Alma: Es muy largo de explicar Diana y no tenemos tiempo. Manos a la obra. (Se acercan hacia unas mesas y se sientan a hablar del trabajo. Al principio parece que Diana no se acopla pero poco a poco se mete en el trabajo y se va haciendo de noche.)

Alma: Basaremos nuestro trabajo en una serie de entrevistas sobre los dos conceptos que ha dicho el profesor: la libertad y la amistad. Sofía: Está bien, ¿hacemos cinco entrevistas cada uno? Alma: Perfecto. Leo: Es tarde chicas. Me tengo que ir. Ya está todo planteado. Sofía: Sí, hacemos cada uno nuestra parte y nos vemos en el insti para una puesta en común. ¿Os parece bien? Alma: Perfecto. ¡Hasta luego chicos! Bueno Diana, nos vemos mañana. Diana: (la coge de la camiseta y tira de ella hacia atrás, sin brusquedad) Tenemos una conversación pendiente. Alma: Ya hemos hablado bastante por hoy. Diana: Tienes algo que contarme. Alma: No tengo nada que contarte. Diana: Sabes perfectamente a lo que me refiero, vi las marcas en tus brazos. Conmigo puedes desahogarte Almita… en el fondo estás empezando a caerme bien. Alma: No tengo nada que contarte. Diana: Venga, no seas tímida (dándole una caricia burlona en la cara). Alma: ¡Déjame en paz! Tú eres como los demás, no te importa nadie. Solo tú. Algunos pasáis por la vida atropellando a todo el que se pone en vuestro camino. No os dais cuenta del daño que hacéis. Yo llevo años escuchando que soy una friki, que apesto, que soy fea, que estoy gorda. He llegado a creerme todas esas cosas, he llegado a creer que nadie jamás me querría. Solo Leo y Sofía me entienden y con ellos soy yo, me siento libre. Pero todavía no he superado todo lo que han dicho de mí. El otro día viste arañazos en mis brazos porque al volver a casa escuché como un grupo de chicos me llamaba: “la rarita”. Lo dijeron alto, para que yo lo escuchara, dijeron: “Mira, ahí va la rarita. Dicen que nunca ha tenido novio y no me extraña” Diana: No tenía ni idea de que te afectaba tanto. Son cosas que se dicen sin pensar, por pasar el rato. Forman parte del juego. Alma: Sí, un juego al que siempre jugáis los mismos.


(Se cierra el telón ACTO III Escena 1

(Se abre el telón y aparece congelado en escena Leo. Está sentado en una mesa grande esperando a sus amigos. Durante el tiempo que la narradora habla Leo sigue congelado.)

Narradora: Aquí estamos, de nuevo en el instituto. Nuestros amigos han quedado para hacer el trabajo de Filosofía en una hora libre. (Silencio, como pensando) Pero algo acaba de pasar, Diana no esperaba que Alma le dijese que todo lo que ella le decía la afectaba de esa manera. Muchas veces hacemos y decimos cosas sin pensar en los demás, lo hacemos alegremente porque es otro el blanco de las risas, pero seguro que no lo haríamos si nos pusiésemos en el lugar de ese otro. ¿Os habéis parado a pensar lo mal que lo tiene que pasar el chico o la chica blanco de las burlas de sus compañeros? Alma nos lo ha dejado claro, vamos a ver si Diana lo ha entendido. Alma: ¡Hola Leo! Leo: ¡Hola Alma! Sofía: ¡Hola chicos! ¿Qué tal? ¿Nos ponemos manos a la obra? Alma: Vamos a esperar un poco, falta Diana. Sofía: No creo que venga. Tiene que traer hecha su parte y no la veo trabajando, la verdad. Diana: Aquí estoy. Alma: ¿Traes hecha tu parte? Diana: Claro, ¿qué pensábais? (Sofía pone cara de asombro) Alma: ¡Estupendo! Hacemos una puesta en común de las entrevistas que tenemos y hacemos grupos según las respuestas. Podemos hallar los porcentajes para darle mayor credibilidad al asunto. Leo: Vale, pero podemos empezar con nuestras opiniones y ver si lo que nosotros pensamos coincide con lo que piensan los demás. Sería una especie de ejericicio de investigación. Diana: Mola. (Los tres amigos la miran sorprendidos)


Diana: Mola para ser un trabajo de Filosofía, digo, sobre la libertad, la amistad y esos rollos. Alma: Para mí la libertad es un cuento, no podemos ser libres porque siempre tenemos que elegir cosas. Yo no quiero elegir, por lo tanto, nunca seré libre. Diana: Almita, te comes demasiado la cabeza. Libertad es hacer en cada momento lo que quieras sin dar explicaciones, eso es la Libertad. Leo: Os estáis poniendo demasiado profundas. Sobre todo tú, Alma. Vamos a pasar a la amistad. He buscado en fuentes especializadas; vamos, en la Wikipedia. Y no he encontrado mucho, pero curioseando me encontré con una historia muy chula sobre la amistad… Alma: Cuéntala, lo mismo podemos usarla para el trabajo. Sofía: De eso nada, que vamos mal de tiempo. Diana: Yo quiero escucharla… (los otros se extrañan un poco). Vamos, si puede ser, que a mí como que me da un poco igual… Esto y todo en general. Leo: Es cortita. Es una leyenda árabe. Dos amigos van por el desierto. En un determinado punto del viaje discuten y uno le da una bofetada al otro. El hombre que recibe la ofensa escribe en la arena: “Hoy, mi mejor amigo me pegó una bofetada”. Siguen adelante y llegan a un oasis donde deciden bañarse. El que había sido abofeteado y lastimado comienza a ahogarse. Su amigo lo salva. Al recuperarse coge su cuchillo más afilado y escribe en una piedra “Hoy mi mejor amigo me salvó la vida”. El amigo le pregunta por qué primero escribió en la arena y luego en la piedra. Sonriendo, su compañero de viaje responde: “Cuando un gran amigo nos ofende debemos escribir en la arena para que el viento del olvido se lleve pronto el rencor. Cuando un amigo nos echa una mano debemos grabar su ayuda en la piedra de la memoria para no olvidarla nunca y devolvérsela cuando mande el destino”. Sofía: Tenías razón. Es una historia preciosa. Lo malo es que algunas veces es difícil olvidar las cosas malas que nos hacen… Diana: (Incómoda pero de broma) Bueno chicos… A este paso estaremos aquí hasta mañana y yo he quedado. Leo: No te preocupes, ayer me emocioné con el tema y tengo hecha toda la parte común. Solo tenéis que mandarme por correo vuestras entrevistas. Tengo un programa en el ordenador que sacará los porcentajes y… ¡listo! Diana: ¡Joe con el gafitas! Alma: Diaaaana. Diana: Lo siento Leo, era con cariño. Leo: Sí ya.


Diana: Bueno, ¡nos vemos! (Alejándose se da la vuelta). De verdad Leo, era con cariño. Hasta mañana. Escena 2

Aparece Diana en el instituto con Jessy y Jenny. Diana está distraída. Jenny: ¿Qué tal ayer con tu frikitrabajo? Diana: Bien. Jessy y Jenny: ¿Bien? Diana: Bueno… bien… mal… ¿qué más da? Jessy: Hombreeeee igual no da. ¿A ver si te va hacer friki? Jessy y Jenny: (Se chocan las manos) Jajajaj Diana: (Sigue distraída) Algo pasa. Jenny: (Mirando curiosa) ¿Qué pasa? ¿El Jonhy? ¿El Kevin? (nerviosa) ¿Qué pasa? Diana: Déjame. (Aparecen Leo y Sofía. Diana se acerca a ellos.) Diana: ¿Habéis visto a Alma? Leo: No. Sofía: ¿Pasa algo? Diana: No lo sé. Sofía: Puede que se haya quedado en casa. Ayer me dijo por whatsapp que no se encontraba bien. Diana: ¿Qué más te dijo? Sofía: Me estás asustando, ¿qué pasa? Diana: Haz memoria, ¿dijo algo más? ¿Le había pasado algo? Leo: Joder Diana, no te andes con misterios. Sofía: Le prometí que no se lo diría a nadie. Diana: ¿Qué? Sofía: A Alma le gusta un chico. Ayer, después de acabar el trabajo se fue a casa y por el camino se rieron de ella. Suele pasarle peroooo… esta vez los miró para hacerles frente. Era la primera vez que lo hacía y cuando fue a hablar lo vio a él. Se quedó bloqueada. Creyó que él también se estaba riendo de ella y le sentó fatal. Anoche no


estaba bien, pero me dijo que no me preocupase, que se le pasaría. Que era el final del juego, que empezaría una nueva partida. Diana: El final del juego. (Lo dice mirando al vacío) (Diana sale corriendo y se va del instituto. Los chicos se quedan quietos, no entienden nada. La conserje sale a escena.) Conserje: ¡Se ha escapado! ¿Qué le pasa? ¡Ha salido como un rayo! Sofía: (Boquiabierta) Ni idea. (De repente empiezan a hablar todos a la vez y se forma un poco de jaleo. Se oyen cosas como: “Está fumada”, “está loca”, “¿qué pasará?”, “todo esto es muy raro”, “voy a buscar al jefe de estudios”…) (Sale el jefe de estudios.) J.E.: ¿Qué jaleo es este? Silencio. Conserje: Vicente, Diana se ha escapado. J.E.: ¿Que se ha escapado? ¿Por qué estaba la puerta abierta? Conserje: Todavía estaban entrando alumnos. J.E.: Pues qué bien, justamente hoy que viene Andrés, el de Asuntos Sociales. Y yo diciéndole que Diana estaba desconocida. Conserje: Pues hablando del rey de Roma… Andrés: ¡Buenos días! ¿O no? Vaya, ¿ha pasado algo? J.E.: Pues sí, pasa a mi despacho, Andrés. Tenemos un problema. (En esta escena debería haber una puerta y la mitad del telón echado para poder tener el despacho preparado sin necesidad de otro cierre de telón. Pasan al despacho y toman asiento. Sofía y Leo escuchan detrás de la puerta.) J.E.: Andrés, Diana se acaba de escapar. Andrés: ¿Cómo? Perooooo… J.E.: Sí, yo tampoco me lo explico. Desde que está con Alma está desconocida. No ha vuelto a tener ningún parte y me consta que está haciendo algún trabajo. Andrés: Sí, Vicente, eso está muy bien, pero se acaba de escapar. Hay que dar parte y abrir expediente. J.E.: Espera, voy a ver si ha vuelto. (Durante esta conversación Leo y Sofía han estado escuchando detrás de la puerta y ahora que abre la puerta el jefe de estudios se quedan al descubierto.) J.E.: ¿Qué hacéis aquí?


Sofía: Vicente, algo raro pasa. Andrés: Y tanto. Leo: En serio. Alma no ha venido y Diana estaba rara. Ha preguntado por ella y cuando le hemos dicho que Alma no estaba bien ha dicho algo sobre un juego y ha salido corriendo. Algo le pasa a Alma y creemos que Diana sabe qué es. Sofía: Ha ido a buscarla. Estoy segura. (Se cierra el telón y sale Diana llamando a la puerta de una casa. Es la casa de Alma.) Diana: (Gritando) ¡Alma! ¡Alma! Abre la puerta. Joder, abre. ¡Alma! Contesta. ¡Alma! (Alma sale para evitar el escándalo que Diana está formando. Lleva una rebeca, tengamos en cuenta que es Junio y estamos en el sur de España. Parece que está enferma.) Alma: ¿Qué haces aquí? Diana: Creí que ibas a hacer una tontería. Alma: ¿Yo? ¿Por qué? Sólo tengo un resfriado de verano. Diana: Le dijiste a Sofía que era el fin del juego, que empezarías una nueva partida. El otro día me dijiste cosas, cosas en las que yo nunca había caído. Jamás pensé que mis tonterías hiciesen daño a alguien. Solo pensaba en mí, en quedar por encima de los demás, en que nadie me hiciese daño a mí. No pensé que protegiéndome te hacía daño. Lo siento. Alma: Gracias. Diana: ¿Por? Alma: Por preocuparte por mí, aunqueeee, si te digo la verdad no pensaba hacer ninguna tontería. Diana: Peroooo, le dijiste a Sofía… Alma: Sí, que era el final del juego y que empezaba una nueva partida. Me refería a que no pensaba soportar ni una burla más, voy a hacer frente a todo el que me diga algo. Contigo he aprendido que no sois tan malos, ni tan duros (le guiña el ojo). Diana: No vuelvas a darme estos sustos Alma. Alma: ¿Ya no soy Almita? Diana: No, eres mi amiga Alma. Alma: Y tú, (breve silencio) mi amiga Diana. (Se dan un abrazo y se cierra el telón. Sale rápidamente la narradora.)


Narradora: Bueno, parece que Diana lo había entendido. Parece que no todo lo diferente es raro. Perooooo, oigo algo. Ah sí, en el instituto todo está arreglado. Sofía ha llamado a Alma y Alma le ha explicado todo lo que ha pasado. Ha quedado en ir con Diana para darle una explicación a Andrés, el técnico de Asuntos Sociales. Vamos a ver qué pasa. Yo me despido ya de vosotros, creo que todos hemos aprendido algo con estos chicos. No olvidéis lo representado en este escenario. (Hace un saludo despidiéndose del público) (Se abre el telón y están todos los actores esperando a que lleguen las dos amigas. Entran Alma y Diana y reciben un aplauso de todos.) Sofía: ¡Alma! ¡Qué susto! Leo: Gracias Diana. Sofía: Sí, gracias Diana. Diana: No, gracias a vosotros. (Mira a Alma) Yo contigo he aprendido muchas cosas. Alma: Tú conmigo y yo contigo. (Se dan un abrazo y suena la música de la última canción)

Alma: ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? Te veo en el espejo aunque no estés Reconozco tu voz, sé que hay algo aquí entre las dos.

Diana: Siento, siento, siento que te conozco de antes de hace tiempo que el destino cumplió su misión Y aunque quieran quitarme la voz

Las dos: Yo pegaré un grito al cielo Soy más fuerte si estamos los dos Va a rendirse el mundo entero Yo contigo, tú conmigo


Le daré la vuelta al cuento y aunque muera en el intento Vamos a escribir lo mejor Yo contigo, tú conmigo

Gon gon goro gon gon Que va ser mi Gon gon goro gon gon (x2)

Sofía: ¿Por qué? ¿Por qué ¿Por qué?

Te escucho cuando hablo y aunque no estés Eres parte de mí y no quiero verme sin ti

Leo: Siento, siento, siento que te conozco de antes, de hace tiempo, que el destino cumplió su misión. Y aunque quieran quitarme la voz

J.E.: Yo pegaré un grito al cielo

Andrés: Soy más fuerte si estamos los dos. Jessy y Jenny: Va a rendirse el mundo entero.


Yo contigo, tú conmigo.

Kevin: Le daré la vuelta al cuento y aunque muera en el intento vamos a escribir lo mejor Diana y Kevin: Yo contigo, tú conmigo.

Todos: Gon gon goro gon gon Que va ser mi Gon gon goro gon gon (x2) Contra el viento Nuestro momento, sé que ya llego y lo presiento Contra el mundo, los mares, no habrá quien nos separe Contra el viento, el viento oh Yo pegaré un grito al cielo, soy mas fuerte si estamos los dos. Va a rendirse el mundo entero. Yo contigo, tú conmigo. Yo pegaré un grito al cielo. Soy más fuerte si estamos los dos. Va a rendirse el mundo entero. Yo contigo, tú conmigo.


Texto musical terminado  
Texto musical terminado  
Advertisement