Page 1

John Murdoch

LUIS FERNANDO JIMÉNEZ SEBASTIÁ 4º DE PRIMARIA DULCINEA DEL TOBOSO (Ciudad Real)


Tras la muerte de su tío Tim, Max y sus padres fueron a la casa del fallecido. Allí, Max recordó muchos buenos momentos con su tío. En un pequeño despacho dónde Tim estaba haciendo su última canción (él era cantante), Max descubrió una especie de pequeña puerta secreta debajo del escritorio. Sus padres le pillaron “in fraganti” metiéndose por la puerta y le dijeron preocupados: - ¡Max, sal de ahí, podrías hacerte daño! - No os preocupéis, no me va a pasar nada. - Bueno, sal de ahí. Esa misma tarde fue el entierro de Tim, allí conoció a un viejo amigo de su tío llamado John Murdoch, él era bajo, con el pelo negro y los ojos marrones claros. Iba vestido con una gabardina marrón y unos pantalones vaqueros que apenas se veían. Al día siguiente, los padres de Max le despertaron diciéndole: - Max, nos vamos de viaje, te quedarás con tu abuela, ¿vale? - Vale- respondió Max bostezando. Cuando Max llegó a casa de su abuela ella se fue a comprar a las afueras de la ciudad con sus amigas. Hacía frío y estaba nevando cuando la abuela de Max llamó por teléfono y dijo: -¿Max? -Si abuela, ¿qué quieres? -Quería decirte que la carretera está nevada y no voy a poder ir a casa, ¿te puedes quedar solo y mañana voy a casa a primera hora de la mañana? -Claro abuela. Nada más colgar se oyó un cristal rompiéndose y en la cocina se vio una sombra. A Max se le heló la sangre, aguantó la respiración, cerró los ojos y se escondió detrás del sofá. De repente sintió una mano que le cogió el brazo y lo levantó de un tirón. Al segundo, John entró por el mismo sitio que el otro hombre, se puso delante de él, subió los brazos, luego los bajó y del suelo salió una ráfaga de aire con la que el hombre salió disparado contra la pared y luego se fue por donde había entrado. John se sacudió las manos mientras que Max le miraba con la boca abierta. -Magia- dijo John.


-No, si ya lo he visto. -Nos persiguen, a ti por que se creen que eres mago y a mí porque están seguros de que si lo soy. -¿Eso se significa que nos tenemos que ir a otro sitio? -Exacto- respondió John. -Pero… yo no me puedo ir, mi abuela vendrá a primera hora de la mañana. -Eso si deja de nevar, y por cómo está el cielo, no parece que vaya a dejar de hacerlo. -Vale, me has convencido, pero, ¿a dónde iremos? -Eso lo veremos sobre la marcha. -Pero tenemos que ir a pie. -Ese es el único inconveniente, pero hay una solución: llevar muchas provisiones y algo de dinero. -Vale, pero antes yo quiero dormir, saldremos en tres horas, ¿vale? -Vale, pero tres horas son tres horas, no tres y media. -Ok. A la 1:13, ni un minuto más, ni un minuto menos salieron de Royale City (su ciudad) hacia Pacific Place, allí encontraron una especie de Posada dónde les dieron sopa caliente y una habitación con dos camas. Allí vieron a un detective amigo de John, que les dijo que… Tim no había muerto de forma natural, sino que le habían asesinado. John supo quién había sido porque Tim no tenía marcas de arma y sabía que había sido a través de la magia y que quién asesinó a Tim es la misma persona que les estaba siguiendo y esa persona era Illian, el mago más poderoso del mundo y a la vez el más temible. En cuanto paró de nevar, cogieron un taxi desde Pacific Place hasta Old Town porque dónde estaban antes se sentían inseguros. Por el camino, Max le susurró a John: -Tenemos que ir a Royale City, mi abuela llegará dentro de una hora. -Es verdad, taxista mejor llévenos a Royale City – le dijo John al chofer del taxi. Y el hombre, sin decir nada, dio la vuelta y siguió conduciendo.


En la puerta de la casa, John le advirtió a Max: -No entres, ellos están dentro. -¿Quiénes son ellos? – preguntó Max -Illian y sus hombres. -¿Cómo lo sabes? -Soy un mago, por cierto, ¿tu viste algo extraño en el despacho de Tim? -Vi una puerta que nunca antes había visto. -¡Ya está! Solo hay una cosa que puede destruir a Illian y esa cosa está ahí dentro. Cogieron el coche de John (lo había dejado allí) y se fueron a la casa del tío de Max. Por el camino, John le contó a Max: -Hay dos clases de magia: la blanca y la negra. Yo pertenezco a la magia blanca y antes Illian también, pero se reveló y ahí le empezó a afectar la Varilla blanca, que es a por lo que nosotros vamos, pero por favor, la cogemos y nos marchamos. Cogieron la Varilla que no fue muy dificil y se fueron a casa de su abuela. Allí se produjo una guerra brutal con magia, golpes y de parte de John, muchos ataques con la Varilla blanca… y al final, venció la magia blanca. Cuando llegó la abuela, todo ya estaba recogido, gracias a la magia, claro. Por la mañana llamaron los padres de Max diciendo que llegarían al día siguiente. En ese día, a Max le dio tiempo a aprender algo de magia. Y, por fin llegaron los padres de Max, y nunca se volvió a hablar del tema, como si nada hubiese ocurrido.

FIN

John Murdoch  

Relato misterioso inventado pr un niño del colegio Dulcinea del Toboso

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you