Page 1

E r a u n a Era una noche tenebrosa, cuando la serpiente salió a cazar su cena. A la misma hora un ratón también salio a cenar. Entonces, la serpiente, que se llamaba Llanésa Montín, vio al ratón que se llamaba Jordán Stháy. La serpiente, viendo que Jordan era muy guapo y estaba demasiado gordo, optó por comerse un gusano rechoncho. El pobre ratón, que era demasiado mono, se comió una hormiga y otra y otra…. De repente, apareció un lobo que se quería comer al ratón, pero era tan mono que todo el mundo lo quería y lo amaba.


Pero, la serpiente se lo quería comer, no lo resistía. Entonces el ratón se fue a su casa que estaba en la casa de los Duncan. Volvió a salir a por su presa y se comió un gran queso apestoso. Comenzaron a salir la estrellas, se vio la Osa Menor y la Osa Mayor, vio también la Estrella Polar y se oyó un ruido muy tembloso era como este: ¡tatatataaa! ¡hoohoho! ¡muamua! ¡jajaja! Les asustaba mucho y la serpiente encontró de donde venía el ruido. Era una presa cantando en la casa encantada. Un tigre apareció y se comió al ratón. La serpiente se murió, se la comió el tigre que era precioso. Había un vampiro que hizo que revivieran. Cuando revivieron se hicieron muy amigos, demasiado amigos, y así siguieron hasta hoy en día. Pero el lobo, era un hombre lobo, se los comió y murieron abrazados como una pareja de amor, sin palabras. Se iban a casar estaban felices y comieron perdices en amor, cantando esta canción: “el amor vale más con amar, las cosas malas se van y así morirán, el


amor siempre más, eres mi amor por siempre jamás ratón”. FIN

Emilio

Una noche noctucna en Haloween  

Cuento escrito por Emilio. Los seres vivos. La función de Nutrición

Advertisement