Page 1

SISTEMA POLÍTICO Y ADMINISTRATIVO ORIGEN DEL ESTADO


GÉNESIS DEL ESTADO MEXICANO

Las Reformas Borbónicas fueron “una estrategia del gobierno imperial para lograr el desarrollo de los intereses materiales y el aumento de la riqueza de la monarquía mediante cambios importantes en aspectos fiscales, militares y comerciales, así como el fomento a las diversa actividades productivas” Para que pueda existir un Estado, tal y como los tratadistas de la teoría general del Estado lo conciben, es necesario que coexistan tres elementos: un territorio, una población y un gobierno o régimen de derecho; sin embargo, para los politólogos y administradores públicos, el estudio del Estado incorpora además aspectos como la ideología, la cultura, la organización y la construcción de la ciudadanía como elementos que configuran este ente más allá de lo jurídico. Torre (1994)


NUESTRAS RAÍCES. En México no todas las instituciones y organizaciones sociales, políticas, e institucionales provienen de la imposición española. En realidad, ha sido un proceso sintético que ha modificado la forma de interacción social y política.

El sistema organizativo social, político y jurídico del México prehispánico muestra que antes de la colonización española en México existía una organización política administrativa, que contaba con una hegemonía y mantenía una relación muy estrecha con el sistema de creencias religiosas. En México las instituciones y organizaciones sociales, políticas, e institucionales ha sido un proceso sintético que ha modificado la forma de interacción social y política. En los mayas el Derecho Familiar dice que… …el matrimonio era monogámico, pero con tal facilidad de repudio que con frecuencia se presentaba una especie de poligamia sucesiva. El novio entregaba a la familia de la novia ciertos regalos: por lo tanto, en vez de la dote, los mayas tenían el sistema del “precio de la novia”, figura simétricamente opuesta a la dote y que todavía en remotos lugares de la región maya se manifiesta en la costumbre (llamada haab-cab) de que el novio trabaje algún tiempo para su futuro suegro (Margadant, 1971:15).


A diferencia de otros pueblos del mundo, los habitantes prehistóricos de Mesoamérica no conocieron los animales de tiro y carga como caballos, bueyes, burros; ni ganado bovino, porcino, vacuno, por lo que no desarrollaron una forma de vida basada en el pastoreo. No hay evidencia de domesticación de animales relacionada con las actividades agrícolas. Se cree que sólo domesticaron especies pequeñas como el guajolote y el perro. Entre los años 2 mil y 500 antes de nuestra era, aparecen las aldeas semipermanentes y permanentes, que contaban con espacios donde se llevaban a cabo ceremonias y rituales, enterraban a sus muertos y tenían lugares especiales para fabricar cerámica.

Sacrificios humanos y canibalismo con fines religiosos. El hueytlatoani contaba con dos funcionarios auxiliares encargados de asumir las tareas de diverso orden: el cihuacóatl (o supremo sacerdote encargado de facultades administrativas, judiciales y de diverso índole no bien definidas) y el tlacatecuhtli (o jefe del ejército con funciones militares).


Por último cabe recalcar que dentro de la organización político administrativa de la sociedad prehispánica, específicamente en la mexica, se encontraban como la estructura jerárquica más pequeña a los barrios o parcialidades llamados calpulli con delegados del tlatoani o de los señores propios. Y por lo tanto, las unidades políticas más amplias de la Mesoamérica prehispánica eran grupos de ciudades Estado, cada una con su propio señor, pero bajo la supremacía de una ciudad capital y su soberano. Estos reinos dominaban además otras ciudades de las que recibían tributos. En México, la familia careció de aquella importancia social y política, ya que el poder público se concentró en jerarcas funcionarios. En realidad, la organización política contaba con un sinnúmero de variantes. Esta variación también aplicaba al derecho tradicional mexicano, donde se demuestra la existencia del derecho civil y penal prehispánico.” México era un lugar donde existía una organización política y administrativa bastante compleja, misma que implicaba un conjunto de relaciones sociales, religiosas, políticas y económicas diferentes a las introducidas posteriormente con la llegada de los europeos al territorio americano, específicamente a México, donde la puesta en escena del derecho romano revoluciono la vida administrativa, política y religiosa.


Los españoles se establecieron a lo largo de casi tres siglos en un vasto territorio, que va desde la alta California y Florida, en el actual Estados Unidos de América, hasta el extremo sur de América.

Los españoles impusieron a sus colonias la religión católica, su idioma y las leyes de su país. Los territorios colonizados eran considerados un dominio de los reyes de España, quienes designaban a las autoridades que debían gobernar las colonias. El principal cambio cultural y social a consecuencia de la Conquista consistió en la transformación de los reinos indígenas independientes en comunidades campesinas, junto con la simplificación de la estratificación social indígena y los cambios en el gobierno, la religión y todos los demás aspectos de la cultura motivados por esta transformación de las unidades sociales indígenas y su incorporación a un sistema social más amplio. Obviamente resultado de un cambio gradual pero forzado en un largo periodo de transformación.

LA DOMINACIÓN ESPAÑOLA


El sistema colonial estaba organizada jerárquicamente y segmentado por un sistema de castas para la distribución de poder político y prestigio social. México estaba bajo el dominio de un gobierno extranjero que consistía en una monarquía, es decir el Rey de España era quien tomaba las decisiones gubernamentales. En esta época, a México se le denominó Nueva España y el sistema monárquico de España se expandió al nuevo territorio, donde su poder político estaba representado por el Virrey de la Nueva España. La etapa a partir de 1810, se conoce como México independiente, tiempo en el cual México se despoja del dominio colonial e inicia una reestructuración político-administrativa como un Estado soberano independiente de cualquier nación extranjera. Sin embargo, los ajustes estructurales tomarán años para poder consolidar una forma de gobierno acorde a las necesidades nacionales.


INDEPENDENCIA La independencia de México fue la culminación de un proceso histórico ocurrido entre los años 1810 y 1821 que llevó a que el virreinato de la Nueva España se separase de España y comenzara su andadura independiente. Si bien estos cambios políticos no tuvieron reflejo en las estructuras políticas, sociales y económicas virreinales que prácticamente se mantuvieron intactas. Hubo un intento de revolución social y política al principio con los movimientos de Miguel Hidalgo y José María Morelos desde 1810 hasta 1815 pero fueron derrotados y no tuvieron mayor trascendencia que el haber iniciado los enfrentamientos y dividir a la población. Este periodo estuvo marcado por la crisis en el ejercicio del poder soberano sobre las colonias novohispanas con la ausencia de Fernando VII en el trono español, las restricciones comerciales y de desarrollo industrial impuestas por la metrópolis a sus colonias y la fuerte presión fiscal y la mala distribución de la riqueza, esta situación complicó la construcción del nuevo pacto federal al punto en el que fue necesario para los legisladores asumir el papel crucial de los municipios y promover la creación de instituciones políticas intermedias de alcance regional (donde no las había) con el fin de sustituir a las amplias provincias coloniales, los estados. A partir del año 1824, con los estados como gobierno con derecho a crear sus propias leyes, comenzaría la relación del gobierno federal con los gobiernos locales.


LA PRIMERA REPÚBLICA LIBERAL

Después de la consumación de la Independencia y ante el fracaso del imperio mexicano con Agustín de Iturbide a la cabeza, en 1821, el Congreso Constituyente de corte liberal en su mayoría plasmó en la Constitución de 1824 como forma de gobierno una república representativa popular federal con la tarea de construir el entramado de instituciones políticas que garantizaran el desarrollo del proyecto liberal. Esta tarea se llevó a cabo desde el momento en que la Asamblea Constituyente se enfrentó a una realidad política que representó un impedimento para el funcionamiento del proyecto liberal federalista y comenzaría la pugna con el centralismo; se carecía de instituciones políticas propias válidas más allá de las heredadas aún por el pasado colonial del país: la iglesia, el ejército y el ayuntamiento.

La situación complicó la construcción del nuevo pacto federal al punto en el que fue necesario para los legisladores asumir el papel crucial de los municipios y promover la creación de instituciones políticas intermedias de alcance regional (donde no las había) con el fin de sustituir a las amplias provincias coloniales, los estados. A partir del año 1824, con los estados como gobierno con derecho a crear sus propias leyes, comenzaría la relación del gobierno federal con los gobiernos locales (Merino, 1998).


Centralismo vs Federalismo Se habían generado tensiones a raíz de las tendencias ideológicas, tanto de liberales como de conservadores. Una de las primeras tendencias fue la instauración de un gobierno federal, en este sentido se afirma que: “El sistema federal fue adoptado por primera vez en México en la Constitución de 1824, que en su artículo 4 señalaba: “La nación mexicana adopta para su gobierno la forma de república representativa popular federal

Otra de las características del modelo federal mexicano es que fue asimilado a partir de la influencia estadounidense, a pesar de que en México se había configurado un gobierno de tipo central durante la Colonia, y por lo tanto constitucionalmente existía un gobierno federal, pero a nivel local se reproducían aún las prácticas de corte centralista, donde los espacios de poder local estaban dominados por caciques locales.


La segunda República Liberal La nueva constitución le dio al país una estructura de república representativa, democrática (a diferencia de la de 1824) y federal, formada por estados libres y soberanos en todo lo concerniente a su régimen interior, con un gobierno dividido en tres poderes con un Legislativo unicameral. La situación de los años siguientes a 1857 estaría marcada por una guerra civil entre los liberales que apoyaban la constitución (y las medidas impuestas desde 1855) y los que se oponían a ella, como Félix Zuloaga. La Guerra de Reforma (1858-1861) sería interrumpida por la intervención francesa (18621867) que terminaría con el fusilamiento de Maximiliano y el restablecimiento del orden constitucional con la entrada de Juárez a la Ciudad de México, en 1867. Después del fusilamiento de Maximiliano y el restablecimiento del orden constitucional con la entrada de Juárez a la Ciudad de México, en 1867.


El Estado mexicano

El análisis y el estudio del Estado mexicano no sólo puede derivarse a partir de los aspectos jurídicos del mismo, sin embargo, los tratadistas del derecho dan una primera pauta de análisis que permite entender cuándo se forma y a partir de qué elementos podemos considerar que se ha constituido como tal. Por lo tanto, el Estado mexicano va a surgir hasta la época posterior a la Independencia de México, e incluso un poco más allá, cuando se va a reconfigurar la estructura territorial con los tratados de Guadalupe-Hidalgo de 1848

Las constituciones mexicanas Para los vaivenes en la toma decisiones se pueden distinguir momentos fundacionales en relación con el Estado, es decir, México tuvo que pasar por varias constituciones para finalmente consolidar su forma de gobierno republicano y federal.


A continuación se muestra una evolución Más acabada de las constituciones: A continuación se muestra una evolución más acabada de las constituciones: 1. Constitución Política de la Monarquía Española (marzo 18, 1812). 2. Decreto Constitucional para la Libertad de la América Mexicana (octubre 22, 1814). 3. Reglamento Provisional Político del Imperio Mexicano (diciembre 18, 1822). 4. Acta Constitutiva de la Federación (enero 31, 1824). 5. Constitución Federal de los Estados Unidos Mexicanos (octubre 4, 1824). 6. Leyes Constitucionales (diciembre 29, 1836). 7. Bases de la Organización Política de la República Mexicana (junio 12, 1843). 8. Acta Constitutiva y de Reforma (mayo 18, 1847). 9. Constitución Política de la República Mexicana (febrero 5, 1857). 10. Estatuto Provisional del Imperio Mexicano (abril 10, 1865) 11. Reformas a la Constitución Política de la República Mexicana del 5 de febrero de 1857. (febrero 5, 1857). 12. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (febrero 5, 1917).


La estructura de poderes Como ejemplo, la Constitución de 1857 fue la primera que incluyó un capítulo especial de garantías individuales o derechos del hombre, y un sistema jurídico de protección de dichas garantías o derechos. Los autores de proyecto de 1856 consideraron los derechos del hombre como naturales y superiores a la autoridad, a la ley y a la sociedad misma, y no simples limitaciones al poder público. La estructura de poderes Las instituciones en México se han ido consolidando con el paso del tiempo, al mismo tiempo han desaparecido algunas o se han adaptado. Las instituciones formales más importantes para el Estado mexicano son en principio su Constitución Política y los poderes que de ella emanan: Ejecutivo, Legislativo y Judicial. El Poder Ejecutivo está representado por el presidente de la República, mientras que el Poder Legislativo está representado por el Congreso de la Unión compuesto por la Cámara de Diputados y la Cámara de Senadores. El Poder Judicial de la Federación de los Estados Unidos Mexicanos está compuesto de manera que es ejercido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Tribunal Electoral, Juzgados de Distrito y los Tribunales Colegiados y Unitarios de Circuito.


El papel de la Iglesia Católica

La Iglesia católica, como parte crucial en la construcción del Estado mexicano jugó un papel decisivo durante la guerra de Independencia de México, asumiendo un factor determinante para el Estado. La iglesia como institución en formación y fortalecida por la posesión de riquezas materializadas, expresadas en tierras, cofradías, hospitales, escuelas, y todavía de forma más determinante, el afecto e identificación de los individuos a través del credo, le permitía su injerencia en la forma de organización y acción del poder político. Sus acciones estaban regidas por el principio de protección y de mantenimiento de privilegios para el medio y alto cleros, ejercicio que les demandaba tomar postura ante las pretensiones de quienes conformaban el aparato político gubernamental, entendido como momento crucial para el establecimiento del Estado mexicano y su permanencia en la política. Esta reproducción y socialización de ideas parten de un esfuerzo por el establecimiento de identidad y apego reacio entre la institución religiosa y los individuos; el objeto de la iglesia con un fin espiritual es bien cuidado, por ello, es que no pasa desapercibido el propósito de establecerse en lo más profundo de las entrañas de una nación emergente, a través de la religión. Desde el punto de vista de la historia, la iglesia fungió como vínculo entre el poder del Estado y los ciudadanos. Sin embargo, en el periodo de independencia, el liberalismo y la mala situación del país convirtieron a la iglesia en una institución como punto referente de controversia porque era tal su influencia


Forma de gobierno El modelo de análisis estructural del que partiremos contempla tanto aspectos cuantitativos como cualitativos e incluye la descripción de condiciones y circunstancias que definen el entorno político-institucional en que se inscribe. Por lo que, al hablar de la forma de gobierno, se señala el modelo de organización del poder dentro de un Estado, en función de la relación existente entre las distintas fuerzas y actores que se mantienen en pugna por éste. Forma de gobierno Las expresiones “forma de gobierno” y “modelo de gobierno” suelen emplearse de forma inexacta, para referirse al concepto de forma de gobierno o modelo de gobierno, hemos de considerar que propiamente este último no sólo comprende el poder, sino además la población y el territorio Una república es la forma de gobierno en la que el jefe del Estado no es un monarca, sino un cargo público cuyo ocupante no tiene derecho por sí mismo a ejercerlo, sino que lo ha obtenido mediante un procedimiento de elección pública y está sometido al escrutinio público –ambas cosas en teoría–, y su denominación es compatible con sistemas unipartidistas, dictatoriales y totalitarios. Aunque el republicanismo identifica como valores republicanos los de la Revolución francesa (libertad, igualdad y fraternidad), no es posible identificar históricamente república con democracia o igualdad ante la ley o con la elección de todos los cargos de forma democrática. Desde el propio nacimiento del concepto en la Edad Antigua, con la república romana.


Las monarquías, por su parte son …sistemas de gobierno en los que la jefatura del Estado es personal, vitalicia y designada según un orden hereditario (monarquía hereditaria), aunque en algunos casos se elige, bien por cooptación del propio monarca, bien por un grupo selecto (monarquía electiva –las monarquías de los pueblos germánicos o la primitiva monarquía romana– Para Pitkin (1985), en las democracias modernas (a lo que se aspira en México) la noción de gobierno representativo incorpora siempre la abstracta y metafórica idea de que el pueblo de una nación está presente de algún modo en las acciones de su gobierno, expresadas en un cierto número de instituciones específicas tradicionales para alcanzar este resultado. La calidad de la democracia está directamente relacionada con la representación, el qué tanto representan los gobernantes a los gobernados es el punto donde parte la actual democracia representativa Es decir, cada que la representatividad ha encontrado dificultades estructurales, los gobiernos representativos han evolucionado hacia nuevos modelos institucionales que han permitido mejorar el sistema. De esta forma, tal vez lo que ahora ha sido identificado como una crisis de representatividad política, sea el preámbulo de una evolución más del sistema político.


Política y administración

El binomio política-administración ha transitado por diversas etapas que se enlazan a condiciones objetivas de vida que son clave para producir su basamento teórico y metodológico. Por ejemplo, al problematizar acerca de las ideologías y las tendencias de pensamiento político contemporáneo, han superado los referentes otrora prevalecientes, siendo rebasados por la realidad social y el vertiginoso devenir de los acontecimientos. Temas como los aparentes triunfos de la democracia, del pluralismo y del liberalismo obligan a replantear las agendas del debate público. Aunque en principio se parte de la idea de que la administración es una disciplina de Estado, no puede limitarse la contrastación empírico-conceptual de estas interpretaciones. Implica avanzar en dirección de construir una visión integral, partiendo de sus diversos objetos de estudio comprendidos como:  Clásicos o tradicionales:  o El Estado  o El gobierno  o El poder  o Las administraciones públicas (federales o centrales, locales o estatales y municipales)  o Los poderes del Estado (Ejecutivo, Legislativo y Judicial)  o La burocracia  o Las teorías organizacionales


Estos elementos sentaron las bases teóricas y metodológicas de la disciplina, lo que ha permitido enriquecer los conocimientos adquiridos en el fenómeno administrativo contemporáneo. Nuevos o emergentes: o Las políticas públicas o La gerencia pública o La gestión pública o La gobernanza El futuro del binomio política-administración continúa en expansión con nuevas líneas de análisis a partir de enfoques éticos, psicológicos y sociológicos fundamentados en el derecho, que privilegian el énfasis en los valores ciudadanos. En consecuencia, la revalorización de la disciplina, en un nuevo entorno global y complejo, requiere de estudios que realicen aportaciones innovadoras que fortalezcan las capacidades políticas, económicas, sociales y sobre todo administrativas de lo público del Estado.

Profile for Maria Elisa Muñoz Montaño

Presentación sobre el origen y la formación del Estado mexicano  

La República Mexicana está dividida políticamente en 31 estados y un Distrito Federal. Los estados poseen estructuras de gobierno y leyes pr...

Presentación sobre el origen y la formación del Estado mexicano  

La República Mexicana está dividida políticamente en 31 estados y un Distrito Federal. Los estados poseen estructuras de gobierno y leyes pr...

Advertisement