Page 1

Manuel Pérez Durán


Como me gustan tanto los dinosaurios quise hacer un libro sobre estos fascinantes animales para que todos puedan aprender un poco mรกs sobre ellos. Arbo, junio de 2016

2


Índice ¿Cuándo vivieron los dinosaurios?. . . . . . . . . . . . . . . . 4 La evolución de los continentes. . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 El Triásico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6 Agnosphitys . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 Coelophysis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 Lystrosaurus . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9 Eozostrodon . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .10 Ornithosuchus . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11 Plateosaurus . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12 Postosuchus . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .13

El Jurásico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .14 Stegosaurus . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15 Allosaurios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .16 Apatosaurus . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17 Braquiosaurio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .18 Pterodactylus . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .19 Plesiosaurus . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .20 Ictiosaurio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .21

El Cretácico. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .22 Euoplocephalus . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23 Argentinosaurio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24 Elasmosaurus . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25 Citipati . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .26 Triceratops . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .27 Quetzalcoatlus . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28 Giganotosaurus . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29

Dinosaurios en Galicia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30 3


¿Cuándo vivieron los dinosaurios? La época de dinosaurios fue la era Mesozoica, que comenzó hace 225 millones de años y terminó hace unos 65. Abarca tres períodos: Triásico, Jurásico y Cretácico. Los dinosaurios aparecieron en la época del período Triásico, hace aproximadamente 230 millones de años. Se cree que el primer dinosaurio fue el Eoraptor (un pequeño depredador bípedo), y se lo considera el antepasado común de todos los dinosaurios de la época. La época de dinosaurios más conocida, abarcó los períodos Jurásico y Cretácico (donde vivieron el Tyrannosaurus rex, el Triceratops y el Diplodocus). Sobre el final de este último período se produjo su

4


La evoluciรณn de los continentes

5


El Triásico El Triásico comenzó hace 250 millones de años y acabó hace 200 millones de años. Como ocurre con la mayoría de los períodos geológicos, las fechas exactas de inicio y fin son inciertas por unos pocos millones de años. En el período Triásico, la masa terrestre del planeta se concentraba alrededor del ecuador en un solo continente llamado Pangea.

Pangea. Hace 250 millones de años.

Una extinción masiva, específicamente severa en los océanos, marcó el final del período Triásico. Aunque algunos dinosaurios primitivos se extinguieron, los que sobrevivieron estuvieron mejor adaptados para evolucionar en el Jurásico. 6


Dinosaurios del Triásico Agnosphitys

El Agnosphitys fue un pequeño dinosaurio de unos 70 centímetros, carnívoro que vivió en el último periodo del Triásico. Su nombre significa raza desconocida o incierta. Sus restos se encontraron en una mina de Inglaterra.

7


Coelophysis

A pesar de sus 3 metros de longitud, se trataba de un dinosaurio realmente pequeño para su época. Hoy en día, algunos paleontólogos afirman que el Coelophysis tenía plumas en sus patas. Las largas mandíbulas tenían dientes puntiagudos y aserrados. Se trataba de un gran corredor. Muy delgado. Encontrado en Norteamérica.

8


Lystrosaurus

Los listrosaurios eran de tamaño mediano, en promedio medían un metro de largo y unos 90 kg de peso. Eran herbívoros, con patas robustas; tenían dos dientes largos que sobresalían de su mandíbula superior. Originalmente se creyó que tuvieron una vida anfibia, una suerte de pequeño hipopótamo reptiliano, pero pruebas más recientes indican que vivió en ambientes áridos.

9


Eozostrodon

El Eozostrodon se encuentra entre el grupo antecesor de los mamíferos. Vivió entre finales del Triásico y principios del Jurásico, hace unos 210 millones de años. Eozostrodon es conocido a partir de huesos desarticulados encontrados en Gales y el suroeste de Inglaterra (Reino Unido) y se estima que medía menos de 10 centímetros de longitud cabeza-cuerpo. Sus dientes eran los típicos de un mamífero.

10


Ornithosuchus

El Ornithosuchus ("cocodrilo pájaro") vivió durante el Triásico Superior. Fue hallado en territorios de la actual Escocia. Tenía una longitud aproximada de 4 metros. Originariamente se creyó que podía ser un ancestro de los dinosaurios carnosaurios, aunque hoy en día se conoce que están más próximos a los cocodrilos que a los dinosaurios. A pesar de esta relación con los cocodrilos era capaz de caminar sobre sus patas traseras como muchos dinosaurios.

11


Plateosaurus

El Plateosaurus era un prosaurópodo que vivía en lo que hoy es Europa y Groenlandia. Se califica como el primer gran dinosaurio del periodo Triásico, poseía grandes uñas que usaba a modo de defensa y para conseguir alimentos. Tenía la peculiaridad de poder caminar tanto a cuatro como a dos patas. Su nombre quiere decir “lagarto plano”. Su peso se estima en 1 tonelada. Longitud: 8 metros Encontrado en Europa

12


Postosuchus

El Postosuchus fue quizás el reptil más feroz e implacable cazador del triásico. Se trata de un género representado por una única especie de Arcosaurio. Medía 2 metros de altura y 6 metros de longitud, con un peso superior a una tonelada. Poseía un robusto y enorme cráneo. El Postosuchus tenía una poderosa mordida, de hecho, algunos científicos han especulado que se trataba de un antepasado lejano del tiranosaurio, ya que estos animales también tienen una morfología de cráneo similar. La mayoría de las veces, el Postosuchus es representado como cuadrúpedo. Encontrado en Norteamérica.

13


El Jurásico El período Jurásico comenzó hace unos 200 millones de años, y terminó hace 145 millones de años aproximadamente. Este período se caracteriza por la hegemonía de los grandes dinosaurios y por la escisión de Pangea en los continentes Laurasia y Gondwana.

Laurasia y Gondwana. Hace 200 millones de años

14


Stegosaurus

Su nombre significa “lagarto con tejado” por sus placas de la espalda. Vivió a finales del período Jurásico en la actual América del Norte, aunque se descubrió un ejemplar en Portugal en 2006. Medía 4 metros de altura y 9 metros de longitud, y podía llegar a pesar 4 toneladas. Tenía el cráneo muy pequeño, y su cerebro pesaba tan solo 80 gramos. Era herbívoro. Sus placas servían para regular la temperatura corporal, y sus púas de la cola eran un mecanismo de defensa. 15


Allosaurus

Su nombre significa “lagarto extraño”. Vivió a finales del período Jurásico, hace aproximadamente 150 millones de años, en lo que hoy es Norteamérica y Europa. Medía alrededor de 4 metros de longitud y 3 metros de alto, con un peso aproximado de una tonelada. Era carnívoro. Tenía 60 dientes aserrados. Poseía además unas crestas bajas irregulares, sobre y delante de los ojos.

16


Apatosaurus

Su nombre significa “lagarto engañoso”. Vivieron a finales del período Jurásico en lo que hoy es Norteamérica. Los apatosaurios, o brontosaurios, alcanzaban cerca de 4,5 metros de alto hasta las caderas, una longitud total de 26 metros y una masa de hasta 24 toneladas, peso similar a cuatro elefantes. Se cree que eran herbívoros. Tal como otros dinosaurios con dientes poco poderosos, es probable que los Apatosaurus tragasen piedras o gastrolitos para ayudarse a digerir, pues sus dientes no eran suficientes para masticar la mayoría de las plantas que eran sumamente fibrosas y difíciles de destruir totalmente. 17


Braquiosaurio

Su nombre significa “lagarto brazo”. Vivieron a finales del período Jurásico en lo que hoy es África, Norteamérica y Europa. Es uno de los animales más grandes que han caminado sobre la Tierra. Se estima que pesaba de 35 a 60 toneladas y que podía llegar a medir 13 metros de altura y 25 metros de largo.

18


Pterodactylus

Su nombre significa “dedo alado”. Fue el primer dinosaurio identificado como reptil volador. Era un carnívoro y probablemente cazaba peces y otros animales pequeños. Las alas de Pterodactylus estaban formadas por una membrana de músculo y piel que se extendía desde su alargado cuarto dedo hasta sus miembros posteriores. Era un pterosaurio relativamente pequeño, con una envergadura adulta estimada en 1.5 metros, y entre 2 y 10 kilos de peso.

19


Plesiosaurus

Su nombre significa “cercano a lagarto” por ser similar a un reptil. Fue un dinosaurio marino, aunque podía salir a tierra. Vivió a principios del periodo Jurásico. Se distingue por su pequeña cabeza, su cuello largo y delgado, un cuerpo ancho como el de una tortuga, una cola corta, y dos pares de grandes aletas alargadas. El plesiosaurio más grande llegaba a medir 14 metros de longitud. Los plesiosaurios con la cabeza pequeña se alimentaban sobre todo de moluscos y de pequeños peces. En cambio, los plesiosaurios de cuello corto, mucho más rápidos, tenían una poderosa musculatura en la cabeza y el cuello que les permitía cazar peces grandes, otros plesiosaurios y reptiles marinos más pequeños. No se reproducía por huevos, sino que daba a luz a sus crías vivas. 20


Ictiosaurio

Su nombre significa “lagarto pez”. Vivieron en lo que hoy es América, Europa y Asia. Los ictiosaurios eran grandes reptiles marinos con aspecto de pez y delfín. Eran carnívoros que subían a la superficie para llenar sus pulmones de aire, y vivíparos. Los ictiosaurios se alimentaban principalmente de un antiguo tipo de cefalópodo pariente lejano de los calamares llamado belemnites. Construidos para la velocidad, como el atún, los ictiosaurios eran también al parecer buceadores de profundidad, como algunas ballenas modernas. Se ha estimado que los ictiosaurios podían nadar a velocidades de hasta 40 km/h. 21


El Cretácico El período Cretácico comenzó hace unos 145 millones de años, y terminó hace 66 millones de años por la posible caída de un meteorito en el golfo de México provocando así la masiva extinción de los dinosaurios.

El Cretácico. Hace 66 millones de años. Durante el Cretácico, el supercontinente de Pangea completó su división en los continentes actuales, aunque sus posiciones diferían radicalmente de las que presenta hoy en día. 22


Euoplocephalus

Su nombre significa “cabeza bien acorazada”. Vivieron hace aproximadamente 75 millones de años en lo que hoy es Norteamérica. Medía aproximadamente 6 metros, con un peso estimado de 2,5 toneladas. La cabeza y el cuerpo entero estaban cubiertos con bandas de armaduras que permitieron una asombrosa flexibilidad. La cola era rígida y la llevaba suspendida en el aire, poseyendo un mazo óseo en su extremo para su defensa. Era un dinosaurio herbívoro.

23


Argentinosaurio

Su nombre significa “reptil de Argentina”, porque habitaba en lo que hoy es América del Sur. Es uno de los animales terrestres más grandes de los que se tiene conocimiento actualmente, pudiendo llegar a medir 30 metros de largo y a pesar entre 60 y 88 toneladas, el equivalente a entre 11 y 16 elefantes africanos. Sus patas eran más ó menos como las de un elefante, pero mucho más gruesas. A pesar de su gran tamaño, era capaz de alcanzar los 7 km/h. Era herbívoro, y se alimentaba de pinos completos.

24


Elasmosaurus

Su nombre significa “lagarto placa delgada”. Fue un reptil marino con un cuello extremadamente largo que vivió en los mares de Estados Unidos y Japón. Elasmosaurus medía cerca de 14 metros de largo y pesaba cerca de 2.000 kilogramos, lo que lo convierte en uno de los mayores plesiosaurios. Tenía aletas en forma de remo y una cola corta. Probablemente comía pequeños peces óseos, belemnites (similares a los calamares), y ammonites (moluscos). También engullía pequeñas piedras para ayudar a su digestión.

25


Citipati

Su nombre, en sánscrito, significa “señor fúnebre de la hoguera”. Vivió en lo que hoy es Asia. Los más grandes citipati medían cerca de 3 metros de largo. Las mandíbulas del citipati muestran que probablemente tenía una dieta variada que incluía plantas, pequeños animales, y quizás incluso huevos. Los huevos del citipati eran más grandes que una mano humana.

26


Triceratops

Su nombre significa “cara de tres cuernos”. Vivieron en la actual Norteamérica. Aunque nunca se encontró un cuerpo entero de triceratops, se sabe que medía unos 9 metros de largo y unos 3 metros de alto, y que pesaba entre 6 y 12 toneladas. Lo más distintivo de su cuerpo es su cabeza, con un cuerno sobre el hocico y 2 cuernos de aproximadamente 1 m de largo sobre los ojos. Los triceratops eran herbívoros. Masticaba los alimentos durante un gran tiempo, tal como una vaca. Asimismo, se especula que por su corpulencia podía derribar árboles y comer, directamente, sus ramas.

27


Quetzalcoatlus

Su nombre significa “serpiente enplumada”. Vivió en la actual Norteamérica. Era uno de los mayores de los animales voladores conocidos de todos los tiempos, con una longitud de unos 8 metros, y una envergadura de 12 metros entre las alas. Pesaba entre 80 y 90 kilos. Tenía una cresta craneal pero aún no se conoce ni su forma ni su tamaño real, y un pequeño muñón como cola. Debe haber utilizado su vasto pico, la cabeza y la cresta para ayudarse a dirigir el vuelo. Existe un debate en cuanto a los hábitos de alimentación de este animal. Es posible que se alimentara de dinosaurios más pequeños, peces de río y otros animales similares. 28


Giganotosaurus

Su nombre significa “reptil gigante del sur”. Vivió en la actual Argentina. Es uno de los terópodos más grandes del cual se tenga conocimiento, superando con creces longitudes de 12 metros y masas corporales de 6 toneladas. Como todos los terópodos, era carnívoro. Es muy probable que haya depredado gigantescos saurópodos como Argentinosaurus y Andesaurus, teniendo como herramienta de rastreo su agudísimo olfato y como principal arma de ataque sus grandes fauces dotadas de largos y achatados dientes con bordes dentados, especializados para cortar en profundidad la carne de sus víctimas, causando con ello severas heridas y abundante pérdida de sangre.

29


Húmeda y caliente. Así era Galicia hace unos 200 millones de años. Era, junto con la zona occidental de lo que hoy es la península, incluida el norte de Portugal, una isla agrupada bajo el nombre de Iberia, regida bajo un clima tropical. Era ya, a diferencia de gran parte de lo que hoy es el resto de España, una tierra emergida, con grandes montañas y profundos acantilados fruto del desmembramiento del macrocontinente Pangea, con frondosos bosques de coníferas y abundantes helechos (aún no existía la hierba), cuencas fluviales y lacustres. Era, en definitiva, una tierra propicia para la vida de los grandes pobladores de la época: los dinosaurios, que extendieron su reinado en el planeta a lo largo de 155 millones de años, desde 30


principios del Triásico, hasta el fin del Cretácico y comienzos de la era Terciaria, hace 65 millones de años, cuando llegó su extinción. Pero en Galicia, a diferencia de zonas vecinas como el centro de Portugal y la costa oriental de Asturias, no se han encontrado restos de estas especies, como tampoco se han hallado materiales de la amplia era Mesozoica (255-65 millones de años). ¿Significa esto que en Galicia no hubo dinosaurios? En absoluto. Seguramente hubo representantes de todas las familias de dinosaurios, como las que pudieron existir en Asturias o Portugal. En el Mesozoico ya había montañas en Galicia y también cuencas fluviales y lacustres que, sin duda, estaban habitadas por dinosaurios. Así pues, sabemos que recorrieron nuestros valles Tyrannosaurus rex, Brachiosaurus o saurópodos como el Diplodocus, que eran unos dinosaurios de enormes. Si esto es así, ¿por qué apenas quedan huellas de su pasado en Galicia, como tampoco queda ningún material de la amplia era Mesozoica? Las respuestas son múltiples. Los buenos yacimientos corresponden a zonas de lagunas donde 31


no había corrientes de agua y donde hay una mayor acumulación de sedimentos. Donde se han dado estas condiciones, los esqueletos quedaron bien preservados y aparecen muy completos. Estas condiciones existían en el oriente de Asturias, en una zona costera baja, y en el centro y este de España, como Teruel, La Rioja o Castellón, donde se han encontrado importantes yacimientos. En la época de estudio, estos lugares eran zonas sumergidas por un mar somero, de poca profundidad, propicio para la formación de sedimentos y adonde probablemente llegarían también los restos de dinosaurios de las tierras altas arrastrados por los torrentes o las lluvias. Orografía alpina Pero hay más. Si alguna huella quedó en las partes altas, la erosión en Galicia, con las montañas más antiguas, se ocupó de eliminarla. El hachazo definitivo llegó con la llamada orografía alpina, un proceso geológico ocurrido entre 60 y 20 millones de años atrás, con la colisión de la placa ibérica con la euroasiática, lo que dio lugar a la formación de Europa, y con la africana, que permitió la creación de la cordillera Bética y el Sistema Central. Este suceso rejuveneció el relieve gallego, con lo que los posibles sedimentos que pudieron haber quedado también se 32


erosionaron con el levantamiento de nuevos grandes bloques. En tierra no, pero los especialistas están seguros de que el mar, en la plataforma continental gallega, en el Banco de Galicia o en la llamada fosa Valle Inclán, antiguamente mares cerrados, alberga importantes huellas del pasado jurásico de la comunidad. Si se hicieran excavaciones en los fondos oceánicos de la fosa Valle Inclán, por ejemplo, seguro que se encontrarían restos de la fauna del Jurásico gallego. Fósiles en Galicia. En O Caurel se han encontrado recientemente yacimientos fósiles del período Precámbrico y del Ediacara considerada la primera fauna, que era marina porque la tierra no tenía atmósfera

33


protectora y en tierra las especies morían por la radiación. A partir de este periodo mejoran las condiciones sobre la tierra y empiezan a aparecer animales terrestres. En 2013 se descubrió en A Pontenova, en Lugo, un yacimiento de fósiles de trilobites gigantes, de unos 300 millones de años antes que los dinosaurios, cuando Galicia era un fondo marino, que emergió hace unos 350 millones de años. Estos trilobites son de unos 90 centímetros debido al gigantismo polar, porque hace 488 millones de años, en el periodo Ordovícico, Galicia estaba a 34


nivel de Sudáfrica muy cerca de lo que hoy es el Polo Sur. Pero, ¿qué son los trilobites? Son 465 millones de años más antiguos que el primer homínido europeo que vivió en Atapuerca y poblaron la tierra casi trescientos millones antes de que lo hiciera el primer dinosaurio. Vivían en los mares de todo el planeta y, de forma muy abundante, en el espacio que ahora ocupa Galicia y el resto de España y Portugal. Solo que por aquel entonces todo era fondo marino y ni tan siquiera existía el relieve que emergería millones de años después para dar lugar a la Península. En este hábitat vivían hace 528 millones de años los trilobites, los artrópodos marinos característicos de la era Paleozoica. Y es también en este entorno donde un equipo internacional de paleontólogos, liderados por el CSIC y coordinados por el gallego Juan Carlos Gutiérrez-Marco, ha encontrado el mayor yacimiento de trilobites gigantes localizado hasta la fecha. Los fósiles de estos organismos similares a los crustáceos, hallados en la cantera portuguesa de Arouca (Aveiro), llegan a alcanzar incluso los 90 centímetros de longitud, cuando lo habitual es que no superen los diez. La datación se ha fijado en 465 millones de años. «Batimos el récord que hasta ahora tenía Canadá 35


con un único ejemplar de 70 centímetros, pero aquí tenemos muchos y más grandes», explica GutiérrezMarco. Pero ¿a qué se debe este abultado tamaño? En un trabajo publicado en la revista científica Geology , los investigadores han probado que ha sido el frío lo que ha causado el gigantismo de los trilobites, tal y como ocurre ahora con especies de cangrejo de hasta dos metros localizados en aguas antárticas. «Es la evidencia más antigua de gigantismo polar, un fenómeno que se registra en los organismos actuales, pero del que nosotros demostramos que se remonta a esa época, hace 465 millones de años», constata el paleontólogo del CSIC. Pero ¿frío gélido en Galicia y Portugal? En la época sí. En el período Ordovícico (488 a 433 millones de años), los territorios ibéricos se encontraban muy cerca de lo que antes era el Polo Sur (el actual Sáhara) y formaban parte de la plataforma marina que circundaba el desaparecido macrocontinente de Gondwana. El estudio también ha encontrado la clave del éxito evolutivo de una especie que, pese a su aparente fragilidad y a estar amenazada por gran número de predadores, pobló los fondos marinos durante 278 millones de años y resistió a la masiva extinción de la glaciación Ordovicia y a otras menores. Su dilatada supervivencia se debió a que 36


estos pequeños organismos que colonizaron los mares de la era Paleozoica se agrupaban en grandes grupos de miles de ejemplares, una estrategia con la que sorteaban a sus atacantes en sus dos fases de mayor vulnerabilidad: la muda de su caparazón y la reproducción. Los trilobites gigantes hallados en Portugal son los más grandes localizados hasta la fecha, pero ejemplares de las mismas características también se encuentran con toda probabilidad en Galicia, en el municipio lugués de A Pontenova. En esta zona, en un talud, Gutiérrez-Marco descubrió un trozo de uno de ellos. «Si se abriese una cantera podríamos encontrar trilobites del mismo tamaño y de la misma época que los de Aveiro», confirma el científico. La lamprea, un dinosaurio viviente. Surgió hace 400 millones de años, dato que avala

37


su DNI como el pez más primitivo del planeta y el único considerado prehistórico (fue el primero en desarrollar una estructura de espinas y aletas radiales y lobuladas). Anterior a los dinosaurios, la lamprea es, sin duda, un pez con personalidad: de tonos grises, negros y amarillos y con forma cilíndrica, esta pieza antediluviana y no evolucionada carece de escamas, se distingue por su boca en forma de ventosa (a su vez, con un pequeño pico central para chupar la sangre de sus presas), es mala nadadora y tiene fobia a la luz. Nacida en el río, una vez desarrollada llega al mar, donde vive entre dos años y medio y cinco años, para regresar a las aguas dulces de donde procede con el objetivo de desovar y morir, en el justo momento

38


Pesqueira en el río Miño (Arbo)

Viturón: red empleada para la pesca tradicional de la lamprea. 39


40

Libro de dinosaurios  
Libro de dinosaurios  
Advertisement