Issuu on Google+

Nota Técnica CEC

Aprender con Valores

“Mira, decía Ochwiä Biano, ...Los blancos quieren siempre algo, están inquietos y desasosegados. No sabemos lo que quieren. No les comprendemos. Creemos que están locos”. Le pregunté por qué creía que todos los blancos están locos. Me respondió: “Dicen que piensan con la cabeza”. “¡Pues claro! ¿Con qué piensas tú?” “Nosotros pensamos aquí”, dijo señalando su corazón. Carl Gustav Jung, Recuerdos, Sueños y Pensamientos

Todo proceso de aprendizaje implica un trabajo de adentro hacia fuera que se caracteriza por:  El trabajo sobre uno mismo, o proceso de aprendizaje personal  Trabajar con los demás, ayudándoles a la evolución de sus propias capacidades.  Trabajar en la organización para su evolución como una cultura de aprendizaje. (Picker) Lamentablemente, siglos de hábito y condicionamiento nos han llevado a querer controlar la realidad para evitar la ansiedad y los propios miedos ante el fracaso y la pérdida, reforzándose así el egocentrismo. En sus trabajos sobre el diálogo, David Bohm señalaba que los seres humanos fueron pasando hace cinco mil años del pensamiento participativo propio de las culturas primitivas, en el que todos se sentían partícipes de lo que veían y creyendo que todo el mundo participaba animado por el mismo espíritu, al pensamiento literal que trata de describir la realidad “tal como es”, afirmando las propias palabras y pensamientos. En síntesis, se produjo el pasaje de una forma de pensamiento que engloba lo que ve y escucha, hacia una que se caracteriza por la fragmentación y toma de posiciones. De esta manera, la búsqueda constante de seguridad, de control, de resultados, del éxito, y el demostrar que uno siempre “está en lo cierto”, nos ha llevado a la “reificación”, es decir, a tratar a los otros como cosas. Tomemos por ejemplo una organización burocrática: las personas son tratadas como objetos, tienen que hacer esto y aquello y relacionarse de esa otra manera. El pensamiento literal conoce a la persona por su función –la persona es lo que usted la califique-, trabajador, banquero, esto o aquello, una forma de establecer la jerarquía social que aísla a las personas y restringe considerablemente nuestra participación1 (Bohm, p. 134). Además, el pensamiento literal constantemente trata de afirmar su superioridad para garantizar la máxima seguridad en el contacto con la realidad. Opuestamente, las nuevas formas de trabajar alientan el pensamiento participativo y un orden más elevado de conciencia gracias a su visión sistémica y la premisa de que todo nuevo conocimiento adquirido se basa en valores que promueven el mutuo aprendizaje y no la manipulación, es decir, valores que nos indican a actuar recorriendo los caminos con corazón, generando redes, asumiendo la vida como un desafío y trascendiendo el ego.


Notas Técnicas CEC - Valores del aprendizaje

PENSAMIENTO LITERAL

PENSAMIENTO PARTICIPATIVO

Aprendizaje y cambio El mundo opera basado en la dualidad. ¿Qué sucede cuando pedimos a los demás que cambien? Ante una acción hay una reacción... o resistencia. Si, opuestamente, facilitamos el aprendizaje de las herramientas que les permitirán trascender su actual estado del ser, esto entrañará la posibilidad de incorporar el cambio con efectividad porque en su aplicación podrán pasar a un más elevado nivel de conciencia. A este proceso buckmisnter fuller lo denominó “precedencia”. Para que estas herramientas sean efectivas en un nuevo proceso de aprendizaje deberán poseer cuatro cualidades fundamentales: 1. Ser más efectiva que cualquier herramienta que actualmente sea utilizada. 2. Ser lo suficientemente simple como para que toda persona sea capaz de imaginar fácilmente cómo usarla. 3. Ser tan atractiva como para que se desee implementarla y compartirla (pensamiento participativo) tantas veces como sea posible. 4. Que lleve a un más elevado orden de conciencia. Es claro que iniciarse en un nuevo sendero de aprendizaje conllevará dificultades propias del individuo en su interacción con el contexto. Dichas dificultades serán mejor sobrellevadas si el punto de anclaje de todo este proceso son los valores básicos del aprendizaje. Valores básicos del aprendizaje2 Hay seis valores básicos a ser contemplados: Humildad Nuestros mapas mentales son sólo meras representaciones de la realidad, es decir, incompletos. Por ende, humildad significa aceptar en paz las imperfecciones de nuestros mapas, puesto que hay múltiples verdades y maneras de ver las cosas. Dar este paso implica admitir sin angustia que podríamos no estar en lo cierto, que nuestras inferencias o suposiciones pueden ser parciales. En suma, es la actitud interior de reconocer que somos siempre un observador subjetivo pero abierto a nuevas visiones, paradigmas, ideas o valores en un diálogo en el que se acepta compartir una nueva corriente de significado (Bohm), informándonos de manera efectiva. Pensemos en el antivalor de la humildad, ¿cuántos beneficios puede acarrear la arrogancia?


Notas Técnicas CEC - Valores del aprendizaje

Asombro En este caso se pone en juego esa humildad interior en el afuera: es la capacidad de apertura con la que se está dispuesto a entrar en lo desconocido, dándole la bienvenida a lo nuevo y al desafío que conlleva. Pensemos en su antivalor, ¿qué beneficios tendremos si somos cínicos?

Quien nunca se tiene por grande logra hacerse grande. Tao Te Ching

Compasión Comúnmente se la confunde a la compasión con la “misericordia” o con sentir pena hacia los demás. Nada más alejado, porque la compasión es aceptar y apreciar al otro comprendiendo que sus actos se basan en modelos mentales que conformó a lo largo de su historia y que lo llevan a actuar de determinada manera. Sabemos que hemos alcanzado la compasión cuándo nos damos cuenta que si hubiéramos vivido la vida de la otra persona, podríamos conducirnos como ella lo hace. Después de todo, nosotros no somos tan diferentes del otro. Si pensamos en su antivalor, ¿cuáles son los beneficios a largo plazo de enjuiciar a los demás? Empatía Con la empatía podemos expresar nuestra compasión hacia los demás, porque nos lleva a adoptar los marcos de referencia de los otros, percibiendo al mundo a través de sus mapas mentales. Esto implica necesariamente una gran capacidad de escucha y atención, nada fácil para nuestras costumbres, porque comúnmente mientras el otro nos habla, nosotros ya estamos pensando qué decirle en vez de darle toda nuestra atención. Si tomamos en cuenta a la alienación, antivalor de la empatía, ¿adónde llegaremos si no nos conectamos con las experiencias de las otras personas, si rompemos nuestras conexiones con los demás, si estamos a la defensiva?

A quien puede estimar todo el mundo como a su propia persona se le puede confiar el mundo. Tao Te Ching


Notas Técnicas CEC - Valores del aprendizaje Autenticidad La autenticidad es la predisposición a abarcar todo lo que somos, a tomar todos nuestros matices, aun los más oscuros. Si la intención es transformarnos, debemos saber quienes somos, lo cual requiere autenticidad para estar plenamente presentes, y tener el coraje de trabajar con nuestras sombras. La persona que ha enfrentado e integrado sus propios demonios destella poder, compasión y autenticidad. Todos los días y en cada momento nos confrontamos con dos posibles elecciones: actuar mecánicamente o ser plenamente humanos. ¿Qué pasaría si sólo viviéramos en el antivalor de la autenticidad, es decir, el engaño? Amor El Amor - de acuerdo a la definición que tomamos prestada de Maturana - es el respeto radical por un otro como un legitimo Otro. Este radical (tanto como fundamental) respeto por un otro - otra parte de mi mismo, otras personas, otros seres, el mundo - nos permite encontrarlo en su completa y misteriosa presencia. Cuándo amamos, respetamos a cada ser en su derecho a existir tal como es, sin atarlo a condiciones. Amor es el respeto profundo que no trata de manipular o utilizar a otro ser. La expresión del amor comienza con la autenticidad. Más arriba ya hemos dado cuenta del antivalor del amor: la reificación. ¿Cómo nos sentimos cuando los demás nos tratan como un objeto? ¿Cómo se sentirían los otros si los tratáramos como un objeto?

La dureza y la rigidez son cualidades de la muerte. La flexibilidad y la blandura son cualidades de la vida. Tao Te Ching

1 2

Bohm, David, Sobre el Diálogo, Kairós, Barcelona, 1996. Kofman, Valores del aprendizaje.


Valores y Aprendizaje 1