Page 1

Principales batallas del general Francisco Morazรกn

Pรกgina 1|7


Batalla de la Trinidad El Teniente general José Justo Milla descubrió la presencia de Francisco Morazán en el sur de Honduras, rápidamente se trasladó con sus tropas a Tegucigalpa, donde estableció su cuartel general de mando; por su parte, Morazán se dirigió a la localidad de Sabanagrande para prepararse a un combate decisivo en el “Valle de la Trinidad”. A las 9 de la mañana del 11 de noviembre de 1827, el primer movimiento de maniobras lo realiza el coronel Ramón Pacheco, al mando de su destacamento se posiciona para defender la Avenida que conduce de Ojojona hacia el Valle de la Trinidad. El Coronel Remigio Díaz, al mando de un destacamento de 150 hombres se mueve siguiendo la orilla de una quebrada “Sicatacaro”, rumbo noroeste, de Ojojona al Valle la Trinidad y ataca a la retaguardia enemiga. El General Morazán junto al coronel Román Valladares al mando de otro destacamento de la Fuerza Aliada rodean el cerro “Caranguije” y atacan el flancoderecho de las Fuerzas Federales. El combate se intensificó por espacio de cinco horas, a las 15.00 horas (3:00 pm) las tropas federales de Milla fueron aplastadas por los hombres al mando del general Francisco Morazán. Vencido el General José Justo Milla y algunos de sus oficiales que sobrevivieron huyeron del campo de batalla, dejando documentos, baúles y otros pertrechos. Hubo cuarenta bajas entre heridos y muertos.2 Por su parte la fuerza reservista aliada al mando del coronel José María Gutíerrez Osejo, coronel José de Jesús Osejo, coronel Leonés y el Capitán Francisco Ferrera, no les fue posible entrar en acción.

Batalla de la Hacienda el Gualcho Francisco Morazán aceptó el desafío propuesto por los salvadoreños. Le entregó el mando a Diego Vigil como nuevo jefe de Estado de Honduras y se fue a Texiguat, donde se preparó y organizó sus tropas con miras a la campaña militar salvadoreña. En abril de 1828, Morazán se dirigió a El Salvador con una fuerza de 1.400 hombres. Página 2|7


Este grupo de militantes, conocidos como el Ejército Aliado Protector de la Ley, se componía de pequeños grupos de hondureños, nicaragüenses y salvadoreños que aportaron sus propias herramientas de guerra, como ser machetes, azadas, etc. el grueso de la infantería la componían indios, algunos eran sirvientes en casas de hacendados y que seguían sus convicciones liberales, otros trabajaban para un político y otros simplemente esperaban obtener algo en retorno por sus esfuerzos después de terminada la guerra, así era la combinación de fuerzas que se unieron a Morazán en su lucha contra las tropas federales.1 Mientras que el ejército salvadoreño se enfrentaba a las fuerzas federales en San Salvador, Morazán se colocó en la parte oriental del estado en la hacienda El Gualcho. El 6 de julio se llevó a cabo un enfrentamiento entre las fuerzas de Morazán y las tropas de el coronel Vicente Domínguez en la hacienda El Gualcho y en la que salieron vencedoras las fuerzas de Morazán.

Batalla del San Miguel Durante las elecciones presidenciales centroamericanas de 1825, había ganado el conservador hondureño José Cecilio del Valle pero la fracción liberal del Congreso federal decidió que no había habido mayoría absoluta y escogió a Manuel José de Arce y Fagoaga como Presidente para el período 1825-1829. A pesar de ser liberal y haber sido apoyado por los liberales, pronto se distanciaron de él y desde 1826 ni el Congreso ni el Senado federal volvieron a sesionar. Arce obtuvo entonces apoyo en el clero y en el partido conservador, pero también tuvo dificultades con el gobierno del Estado de Guatemala, y para 1827 gran parte de Centro América estaba en guerra civil. El presidente Arce había disuelto el congreso federal y depuso al gobierno liberal del estado de Guatemala dirigido por Juan Barrundia. El 10 de octubre de 1826 en el que Arce convocaba a un congreso nacional extraordinario en cojutepeque y había asignado nuevos congresistas y nuevos funcionarios de gobierno en cada país centroamericano. Estas medidas fueron tachadas de inconstitucionales por los gobiernos de Honduras y El Página 3|7


Salvador, los cuales se opusieron a los nuevos congresistas y nuevos funcionarios del gobierno, En marzo de 1827 el Estado de El Salvador envió tropas a Guatemala con la intención de tomar la capital de la República Federal y derrocar a Manuel José de Arce y Fagoaga.1 No obstante, el general Arce al mando del Ejército Federal derrotó a los salvadoreños en la Batalla de Arrazola.

Batalla de San Antonio El presidente de la República Federal de Centro América Manuel José Arce había disuelto, en octubre de 1826, el Congreso y el Senado intentando establecer un sistema centralista o unitario formando una alianza con los conservadores, por lo que se quedó sin el apoyo de su partido, el liberal. Arce dio un golpe de estado contra el presidente de Guatemala Juan Barrundia y posteriormente designó como jefe de estado de Guatemala a Mariano de Aycinena y Piñol, ligado a los intereses de la nobleza. El 10 de octubre de 1826, Arce convocó un congreso nacional extraordinario en Cojutepeque y se asignaron nuevos congresistas y nuevos funcionarios de gobierno en cada país centroamericano. Estas medidas fueron tachadas de inconstitucionales por los gobiernos de Honduras y El Salvador, los cuales se opusieron a los nuevos congresistas y nuevos funcionarios del gobierno. . Manuel José Arce ordenó el Golpe de Estado en Honduras de 1827, apresando a el Jefe de Estado de Honduras Dionisio de Herrera y a Francisco Morazán, quien escapó y reunió a un ejército que derrocó al gobierno interino en Honduras, tras la Batalla de La Trinidad. Página 4|7


Morazán recibió peticiones de ayuda de los liberales en El Salvador por lo que le entregó el mando a Diego Vigil como nuevo Jefe de Estado de Honduras y se fue a Texiguat, donde se preparó y organizó sus tropas con miras a la campaña militar salvadoreña. Aycinena formó un ejército de 3.000 hombres con el que se enfrentó, entre 1827 y 1828, a los liberales de Honduras y El Salvador.

Guerra con Guatemala Después de su victoria en 'La Trinidad', Morazán surgió como el líder del movimiento liberal y llegó a ser reconocido por sus habilidades militares en toda América Central. Por estas razones, Morazán recibió llamados de ayuda de los liberales en El Salvador. Al igual que en Honduras, los salvadoreños se opusieron a los nuevos congresistas y otros funcionarios del gobierno elegidos por el decreto emitido el 10 de octubre de 1826. Los salvadoreños exigieron la restitución de los antiguos líderes políticos, pero el presidente Manuel Arce argumentó que esta medida era necesaria para restablecer el orden constitucional. En marzo de 1827 el gobierno de El Salvador respondió por la fuerza militar. Tropas salvadoreñas marcharon con rumbo a Guatemala con la intención de tomarse la capital de la República y bajar de la silla al presidente. Pero el mismo presidente Arce tomó el mando de sus tropas federales y derrotó a los salvadoreños en la madrugada del 23 de marzo en Arrazola. La división salvadoreña se dispersó y los jefes huyeron. El campo quedó sembrado de cadáveres, prisioneros, armas, municiones y equipaje. Luego de estos sucesos, el presidente Arce ordenó a 2.000 tropas federales al mando del general Manuel de Arzú para ocupar El Salvador. Este evento marcó el inicio de la guerra civil.

Página 5|7


Batalla de Chiquimula Los criollos conservadores de Guatemala, El Salvador y Honduras, tenían intenciones de desligarse de la Federación Centroamericana que los liberales habían impuesto apoyado en la habilidad militar de Morazán. Uno de los primeros movimientos para esta secesión ocurrió en Guatemala, en donde con la participación de los sacerdotes católicos que corrieron el rumor de que el gobierno liberal de Mariano Gálvez estaba envenando los ríos con cólera morbus el campesinado indígena y mestizo se alzó contra el gobierno liberal de Gálvez. De esta revuelta surgió el líder campesino Rafael Carrera, en quien los líderes conservadores guatemaltecos del Clan Aycinena pusieron sus esperanzas de recuperar el poder y los bienes que les habían sido arrebatados tras la invasión liberal de Francisco Morazán a Guatemala en 1829. El 28 de octubre de 1838, las micilias guatemaltecas al mando de Carrera invadieron nuevamente el territorio salvadoreño; tomando las ciudades de Santa Anay Ahuachapán cometiendo algunas atrocidades en venganza por las que habían cometido las tropas morazanistas en Guatemala. Las tropas aliadas al mando de Morazán rechazaron a Carrera hasta Chiquimula en diciembre de 1838; hubo muchos prisioneros de guerra y captura de municiones. Carrera fue perseguido hasta que fue capturado cerca de Quetzaltenango, y el gobernador de Guatemala Mariano Rivera Paz fue destituido y en su lugar colocaron al militar salvadoreño Carlos Salazar Castro.

Página 6|7


Pรกgina 7|7

fesrtyguigbb  
fesrtyguigbb  
Advertisement