Page 1

Tomás Maldonado fue pionero en encontrar una solución a la problemática del diseño moderno y como resultado de su cambio radical, reformuló la educación de los diseñadores de producto. Años más tarde, el paradigma de la sociedad cambia y con ella, es inminente la reformulación de su teoría. A pesar de este hecho, la funcionalidad por la que abogaba está presente en todas las nuevas corrientes.

Funcionalismo como principio de estilo


02. Ideales post William Morris

13. La escuela de Ulm y la gute form

La escuela de Werkbund y su ideal de belleza; objetos funcionales para todos.

Principios ideológicos y estilísticos de la escuela. Aporte de Tomás Maldonado.

06. Werkbund, Bauhaus y el Styling

19. Nuevo enfoque del racionalismo

Las escuelas pioneras en la enseñanza del diseño y el estilo que consideró obsoleto la funcionalidad en pos de la venta.

Cambio de paradigma y de respuestas a las problemáticas que pantea el diseño de productos sin dejar de lado el racionalismo.

09. La posición de Tomás Maldonado

17. No sólo científico

Se formuló en contra del Styling y en pos de la funcionalidad. de los objetos. Reformuló la educación en la producción de objetos.

Entiende que no existe una sóla forma de concebir objetos y que no todo pensamiento tiene que ser científico.

11. El racionalismo moderno

22. Diseño insutrial posmoderno

Ideales de la escuela de Ulm y paradigma de la modernidad. El racionalismo se vió como la única salida a la problemática de ese momento.

El legado de Tomás Maldonado y sus influencias en el presente.

Tomás Maldonado | Funcionalismo como principio de Estilo


Sumario

02

03

06

19

11

17

11

22

p. 02


Tomás Maldonado y su postura a través del tiempo

Legado

. Gui Bonsiepe Estudió y posteriormente enseñó en la HfG en Ulm, Alemania. Bonsiepe afirma que no existe una teoría del diseño como tal, sino un discurso del diseño. Promueve la madurez de la disciplina para que cuente con un cuerpo teórico sustentable que eleve al diseño al nivel de las ciencias sociales, ciencias exactas y las artes. Bonsiepe afirma que los diseñadores actualmente se obsesionan con el objeto, cuando en realidad la atención debe de estar puesta en donde la acción, el usuario y el objeto se conjuntan.

.................................................

Pensamiento

Antecedentes

Escuela HfG Ulm

1907

1919

1929

Werkbund

Bauhaus

Styling

Asociación mixta de arquitectos, artistas e industriales y precursora de la Bauhaus. Fue una acción sufragada por el estado para integrar los oficios tradicionales con las técnicas industriales de producción en masa a fin de poner a Alemania en un lugar competitivo con otras potencias tales como Gran Bretaña o los Estados Unidos.

La Bauhaus sentó las bases normativas y patrones de lo que hoy conocemos como diseño industrial y gráfico. Sin duda la escuela estableció los fundamentos académicos sobre los cuales se basaría en gran medida una de las tendencias más predominantes de la nueva Arquitectura Moderna.

Modalidad dentro del campo del diseño, que estableció la industria estadounidense para incentivar una actitud consumista en los usuarios. Abarca el rediseño o modificación de un objeto en forma tal que de la impresión de un producto nuevo, aunque la estructura funcional permanezca inalterada; es revestir con un nuevo ropaje, reluciente y atrayente, un objeto cuya forma se ha desgastado con el tiempo, para hacerlo más apetecible.

1956

1958

La HfG Ulm fue una institución universitaria privada cuya premisa fue formar diseñadores para la industria de los bienes de consumo y de producción para colaborar con la industria moderna. Al mismo tiempo, deben tomar en cuenta las consecuencias culturales y sociales de su trabajo. Tomás Maldonado, en calidad de rector, dejó atrás la orientación estético-formal de la vieja Bauhaus, e incorporó nuevas disciplinas científicas y técnicas, que posteriormente fueron esenciales en los planes de estudio de muchas de las escuelas de diseño contemporáneas.

Trayectoria ..............................

1946

1948

Nació en 1922 en la ciudad de Buenos Aires. Pintor, diseñador industrial y teórico del diseño argentino. Es reconocido por su considerable influencia en el pensamiento y en la práctica del diseño y es considerado como uno de los principales teóricos del ya llamado enfoque científico del diseño. ..............................

Redacta el Manifiesto Invencionista y crea el Movimiento Arte ConcretoInvención en el que tomó parte Alfredo Hlito y Carlos Mosquera

Primer exposición Nuevas Realidades Arte Concreto Invención

Tomás Maldonado | Funcionalismo como principio de Estilo

1949 Escribe el primer artículo en Argentina referido al Diseño Industrial y su proyección social en el boletín CEA del centro de estudiantes de la facultad de Arquitectura

1951 Funda la revista Nueva Visión junto a Alfredo Hlito y Méndez Mosquera. Arte, arquitectura, diseño industrial y gráfica

1954 Viaja a Alemania invitado por Max Bill para convertirse en docente de la Hochschule fúr Gestalung (HfG) en Ulm

Tomás Maldonado forma parte de la junta de la institución, la cual fue orientada hacia un extremado racionalismo y cientificismo.

Dicta una conferencia en la Exposición Mundial de Bruselas titulada “Nuevos desarrollos de productos” en la que define los componentes de una formación adecuada en diseño y también las tareas y el papel del nuevo tipo de “diseñador de productos”


. Dieter Rams

. Hans Gugelot

. Ettore Sottsass

. Kaufhaus des Ostens

. Iittala

. Ricardo Blanco

Rams fue una figura clave en el renacimiento del diseño Funcionalista alemán de finales de la década de 1950 y 1960. Rams influyó enormemente en la dirección estilística de la marca, llevándola a un Racionalismo que pronto caracterizaría los productos y la identidad de la compañía.. Explica su visión y aproximación al diseño mediante su famoso paradigma expresado por la frase en alemán: “Menos, pero con mejor ejecucion”. Rams y su equipo diseñaron muchos productos memorables de Braun.

Reconocido arquitecto y diseñador industrial, se destacó en el diseño de mobiliario y producto para la firma Braun, y en su labor como docente en la escuela de diseño HfG de Ulm. Enseñó y promovió el enfoque modernista de “la función por encima de la forma” en el mundo del diseño. En consecuencia, Gugelot se opuso a lo que se conocía como el “Detroit styling” y las ideas de Raymond Loewy del “Facelifting” o “Styling”. Como Hans Gugelot lo vio, el buen diseño no debía ser simplemente un medio para aumentar las ventas, sino más bien una necesidad cultural.

Arquitecto y diseñador italiano de la segunda mitad del siglo XX. Fundador del Grupo de diseño Memphis y un importante consultor de diseño para Olivetti.

Tienda de Alemania Oriental que se convirtió en el más resaltante exponente del movimiento del Nuevo Diseño Alemán. Se fundamentaba en los conceptos de sencillez, consciencia., simpleza, montaje sencillo, nada embellecido, sinceridad de los materiales, auténtico y funcional. La aparición de este movimiento tiene que ver con el eclepcisismo moderno de la posmodernidad.

Compañía finlandesa fundada en 1881. Muchos de los objetos que fabrica Iittala fueron desarrollados por grandes diseñadores. Los trabajos innovadores y poco convencionales de los diseñadores, como los jarrones Kantarelli (1946) de Wirkkala, supusieron una nueva dirección para Iittala y una renovación del diseño de cristalerías en Finlandia.

En su carrera ha alcanzado un protagonismo tal, que lo ha llevado a proyectarse internacionalmente como uno de los principales referentes del diseño argentino. Es famoso por sus diseños de mobiliario, particularmente, ha creado una innumerable cantidad de sillas y sillones, todas con un diseño innovador y transgresor.

SIstema DOM de la marca Braun; serie de ceniceros realizados en plástico que forman un sistema de piezas apilables, modulares y producidos en serie.

Evolución de su pensamiento 1959

Presenta una nueva posición frente al método de enseñanza. Se efectúa una reestructuración del concepto pedagógico buscando la rigurosidad científica del estudio. Rechazo a la prioridad del factor estético en el trabajo de diseño.

1964

Triunfa el método Racional y Proectual, el cual posteriormente será cuestionado y reformulado incluso por el propio Maldonado

1970

1980

Italia

Alemania

Países Escandinavos

- Radical Desing. Agrupación que sostenía que el diseño debía ir más de allá de los requerimientos mercadotécnicos y de los intereses empresariales, superando a la vez la concepción “dogmática” del diseño racionalista.

- Nuevo Diseño Alemán. su aparición fue influenciada por el eclecticismo posmoderno y su principal característica ha sido la tendencia a crear piezas únicas o fabricadas en series limitadas, dejando de lado la idea de que el diseño industrial únicamente se aplica a la fabricación en grandes volúmenes. Se basa en la sencillez para el usuario y en la estructura del objeto, así como en los materiales constructivos. También parte de la responsabilidad ecológica desplegada en el ahorro de energía, el uso racionado de las materias primas y en prever el destino de los productos a la hora de su desecho para evitar los daños ambientales.

Sus diseños se caracterizan entre otras cosas por una admirable respeto a la naturaleza y un cuidadoso estudio de a función en los objetos que persigue un mayor confort y la adecuación de éstos al cuerpo humano. Su diseño es una mezcla de artesanía con los procesos industriales. Los fuertes de esta región son los productos para el hogar, principalmente mobiliario, cristalería, cerámica, tejidos e iluminación, los cuales son tratados con formas de geometría apacible, materiales naturales como la madera y colores claros, siendo sus principales valores la sencillez y la utilidad. Sólo en los últimos tiempos es que se ha orientado el trabajo del diseñador industrial a la construcción de máquinas, de automóviles, a la tecnología médica y de telecomunicaciones.

- Memphis. Agrupación que nucleó a importantes diseñadores italianos, japoneses, españoles y estadounidenses. - Bel Design. Basado tanto en la tradición cultural artesanal como en las innovaciones técnicas y creativas que carecen del lastre funcionalista. La compañía Olivetti es la gran exponente de las características formales del diseño italiano.

Argentina

La actividad del diseño industrial en la Argentina, nace a partir de los años cinuenta, época en que Tomás Maldonado y su equipo de trabajo comienza a inquietarse por esta profesión a partir de reflexiones teóricas que los llevan a fundar, en los 60, el Departamenteo de Diseño en la Universidad Nacional de la Plata. A partir de 1981, el país incorpora y promociona al diseño industrial en el sistema productivo nacional a través de tres programas: de innovación y tecnología, de desarrollo industrial y de transferencia de tecnologías apropiadas al medio rural; Esta política ha impulsado el desarrollo de diversos grupos `prfesionales que dan servicio de diseño al sector industrial y se realizan investigaciones en la materia.

Maldonado y la escuela de HfG Ulm . Reformló el método de enseñanza y fundamentó su accionar en la integración de la ciencia en el diseño . Fue el centro rector de la pedagogía científica del diseño y a partir de ella se difundió en el mundo . El método pedagógico llevado a cabo por Maldonado en la escuela de Ulm se basó en una sistemática reflexión sobre problemas, métodos de análisis y síntesis, la elección y fundamentación de alternativas proyectualesun gran acento en las disciplinas científicas y técnicas y una estrecha relación con la industria. . La escuela se propuso redefinir el rol de diseño en la cultura moderna comprometiendo con su finalidad social.

“el factor estético constituye meramente un factor entre muchos con los que el diseñador puede operar pero no es el primero ni el predominante. Junto a él también está el factor productivo, el constructivo, el económico y quizás también ” / Tomàs Maldonado.

p. 04


Tomรกs Maldonado | Funcionalismo como principio de Estilo


La buena forma y su transformación

La transformación estructural de la producción industrial en masa requirió una redefinición de la identidad profesional del diseñador industrial. Tomás Maldonado fue uno de los primeros que reconoció este cambio de paradigma y formuló nuevos criterios para un estudio disciplinar específico en la HfG Ulm; es así como se requirió y se hizo posible simultáneamente la formulación de una teoría del diseño caracterizada por la racionalidad. Para poder llevarlo a cabo, las metodologías basadas en los principios de las matemáticas eran aplicadas en los procesos de diseño; se lo consideró como la única manera de formular criterios iniciales para una metodología del diseño. No hay duda que este proceder tiene sus límites; esta es la razón por la que Maldonado en el año 1964 puso a prueba la metodología en la que habían trabajado hasta ese momento. Desde su perspectiva actual, Maldonado da aún un paso mas y diferencia: “en Ulm creímos que existía “el diseño”, una especie de Absolutismo del diseño de productos. Esto no era correcto. Hay diferentes tipos de diseño de productos, que corresponden a varios niveles o tipos de producción”.

p. 06


Sistema modular de mesas de madera; simplesa y fucionalidad se fusionan para dar lugar a un mobiliario interactivo. El diseñador prioriza el aprovechamiento del espacio, la traslación del objeto y la simpleza del mismo y deja la combinación de los módulos al criterio y a la necesidad que requeriera el usuario en el momento de utilizarlo.

Linda Altmann y Oliver Krapf son los diseñadores de esta cama apilable (que no plegable), perfecta para invitados y que suple el incómodo sofá cama cuando no disponemos de una habitación extra para nuestros huéspedes. El invento se llama Tiefschlaf y aúna diseño y comodidad. La cama Tiefschlaf tiene un diseño muy atractivo una vez montada y además es adaptable a la mayoría de los colchones hinchables o convencionales.

Objetivos de la escuela La HfG forma especialistas para dos tareas decisivas de la civilización técnica: la proyectación de productos industriales y la proyectación de de medios de comunicación visuales y verbales. La HfG Ulm forma de tal manera diseñadores para la industria de los bienes de consumo y de producción tanto como para los modernos medios de comunicación, imporesos, cinematógrafo, radio y publicidad, estos diseñadores deben poseer los conocimientos específicos, tecnológicos y científicos, necesarios para colaborar con la industria moderna. Al mismo tiempo, deben tomar en cuenta las consecuencias culturales y sociales de su trabajo.

La transformación estructural de la producción en masa requirió una redefinición de la identidad profesional del diseñador industrial. Tomás Maldonado fue uno de los primeros que reconoció este cambio de paradigma y formuló nuevos criterios para un estudio disciplinar específico en la escuela de HfG Ulm; la escuela fue pionera en la integración de la ciencia y el diseño, y de una pedagogía del diseño basada en la ciencia: la reflexión sobre los problemas, los métodos de análisis y de síntesis, la elección y fundamentación de alternativas proyectuales, el acento en las disciplinas científicas y técnicas y una estrecha relación con la industria. Muchos de los criterios desarrollados en Ulm son todavía válidos, sobre todo en el área de diseño tecnológico. Otros fueron poco prácticos y fueron superados. Pero también fue largamente superado aquel slogan tan frecuentemente citado: “el diseño es un arte que se vuelve útil”. Luego de la Segunda Guerra Mundial, Alemania en un escenario de devastación y destrucción, emprendió el camino hacia el milagro económico gracias al desarrollo de dos campos; la educación y la producción, muy ligados entre sí, y en los que el diseño industrial jugó un papel primordial y escencial en este necesario proceso. En pos de velar por colaborar en la reconstrucción cultural de una sociedad moralmente destruida por el nazismo y la guerra, las hermanas Inge y Grete Scholl, junto con el diseñador Otl Aicher, fundaron Hoschshule Für Gestaltung (HfG) Escuela Superior de Diseño en la ciudad de Ulm en 1955. La escuela contrató a Max Bill, arquitecto Suizo, alumno de la Bauhaus de Dessau, como primer director de la institución y encargado de proyectar las instalaciones de la misma en el 53. Bill había sido hasta ese momento el principal exponente del movimiento de la Gute Form, que pugnaba por una nueva postura en el diseño contraria al Styling. En los primeros años de la HfG Ulm se evitó utilizar el término “diseñador” en el texto alemán de las publicaciones oficiales de la HfG Ulm. La división del trabajo y el surgimiento de condiciones de producción en una sociedad industrial, hicieron necesario separar la actividad del diseño y ponerla en manos de especialistas. Hasta aproximadamente mediados del siglo XX, estos especialistas provenían de los grupos profesionales de arquitectos, ingenieros y artistas. No había todavía escuelas de diseño y hasta que el Bauhaus dio el giro decisivo en el campo del diseño de productos industriales, la formación estaba subordinada al primado de la Arquitectura. Con su actitud, Max Bill se proponía retomar la labor de la Bauhaus interrumpida por el nazismo en 1933; participó activamente en la elaboración del programa y los planes de estudio; él, adscrito a una orientación estético-formal, más que productivista-funcionalista, consideraba la HfG como una continuación de la Bauhaus.

Tomás Maldonado | Funcionalismo como principio de Estilo

La HfG se consideró como “heredera”. Esto no significaba aceptar el currículum de la Bauhaus y su organización, y menos todavía una actitud acrítica y celebrativaconservacionista. Sin embargo, su creencia en los valores de la creatividad individual y artística le provocaron problemas con la comunidad de la HfG, y fue reemplazado en 1956 por Tomás Maldonado. Con un nuevo punto de vista dejó atrás la orientación estético-formal de la vieja Bauhaus, e incorporó nuevas disciplinas científicas y técnicas que posteriormente fueron esenciales en los planes de estudio de muchas de las escuelas de diseño contemporáneas. Tras la partida de Max Bill, la HfG Ulm fue dirigida por un rectorado colegiado que incluía a Tomás Maldonado; además de este cambio en la organización, el año académico 1957/58 también trajo consigo una reestructuración del concepto pedagógico; la orientación tradicional de ver el diseño como arte debía ser superada. Maldonado fue uno de los primeros en reconocer claramente que los rapidísimos desarrollos técnicos y económicos plantearon nuevas exigencias en la enseñanza del diseño industrial. El estilo educativo del Bauhaus se tornaba obsoleto, dado que había sido formulado sobre premisas artísticas y no científicas. Se venía una crisis tanto en la formación de diseñadores como en el sistema de educación en general.

Maldonado vio una solución a esta problemática en la introducción del “pensamiento científico operacional”, que conllevaba en consecuencia una metodología objetivista- experimental. Como resultado de su cambio radical al programa lectivo, la HfG Ulm reformó fundamentalmente la educación de los diseñadores de productos. Max Bill opinaba, que en la era tecnológica, el diseño es un medio para impulsar la cultura. Esta convicción fue esencial para la fundación de una escuela de Diseño - y no una escuela de educación política - en Ulm. Consecuentemente, en el programa de la HfG Ulm presentado para el año académico 1956/1957, se explicaba que toda actividad estaba orientada a la participación en el desarrollo de una nueva cultura. El rigor con que se trataban los fundamentos pedagógicos y metodológicos en la escuela, cristalizó rápidamente en proyectos que respondían a las exigencias del contexto, pues “en un mundo que está determinado por la ciencia y la tecnología, era necesario crear un puente entre ciencia y diseño”. Se declaró en el programa, que los objetivos de la HfG Ulm se establecían en base a un fundamento científico; de esta manera la Metodología ganó un significado central.

La nueva orientación de la HfG Ulm tuvo como punto de partida el Curso Básico reformado por Tomás Maldonado; desarrolló un método visual, que integró conocimientos de los campos de las matemáticas, la topología, así como la teoría de la percepción. La gran preocupación de Maldonado por relacionar las cualidades estructurales y funcionales de los productos, significa que la forma de un producto no ha de ser definida meramente por sus características externas. Con el tiempo nace el “modelo Ulm”, que en las décadas del 60 y 70 tendrá una influencia decisiva en los planes de estudio de todas las escuelas de diseño del mundo: una visión didáctica que si, por una parte, hace hi ncapié en el papel de los métodos racionales fuertemente apoyados por conocimientos científicos y técnicos en la formación de los diseñadores, por otra busca por todos los medios hacer conscientes a los estudiantes de las implicaciones culturales y sociales de su futura profesión; el compromiso social es más que fundamental.

Se ha de diferenciar por un lado la función o finalidad del producto y con ella las necesidades del consumidor y por otro lado, la estructura, lo que viene a ser su composición material. Estructura y función, dos conceptos centrales del campo de la semiótica, fueron portadores decisivos de significados en el área del Diseño Visual. Pero sin importar cómo estas consideraciones resulten aplicadas a los objetivos en particular, al diseñar se vuelve siempre a un objetivo elemental: la forma. Pero en el modelo Ulm hay un aspecto consecutivo que debe ser mencionado: la voluntad de ligar la didáctica con la producción. Son dos necesidades que van a la par. No hay duda de que la influencia directa e indirecta de la actividad de Maldonado en Ulm llevó a la definición del área del trabajo que le corresponde a un “diseñador industrial”. El diseñador industrial debe tener el conocimiento, las habilidades y la experiencia para captar los factores determinantes de los productos, elaborar el concepto de diseño y conducir todo esto hasta el artículo final en cooperación con aquellas personas involucradas en la planificación, el desarrollo y la manufactura del objeto. La base de esta actividad coordinadora son sus conocimientos científicos y técnicos. El objetivo de su actividad son reductos industriales que sirvan a la sociedad. La labor se consolidó con la integración de miembros de la HfG Ua la empresa Braun. Esta industria, que hoy destaca a nivel mundial por el diseño de sus productos, sufrió un cambio radical a partir de 1951, año en que los hermanos Arthur y Erwin Braun se hicieron cargo de la empresa al fallecer su padre. Los Braun, interesados en el diseño moderno, abordaron un nuevo enfoque en sus productos, que hasta ese momento eran técnicamente buenos pero carecían de una personalidad propia que los hiciera destacar en el mercado. De esta forma, nace, en 1955 el estilo Braun. La empresa mantuvo en los años siguientes un planteamiento reductivo que emergía directamente de los postulados de la Gute Form y las enseñanzas de la Escuela de Ulm: Una síntesis formal que eliminaba todos los detalles innecesarios y se centraba en ordenar los elementos escenciales; esto se refleja también en el color casi invariablemente blanco del acabado de las superficies con detalles en gris y en negro. En todos los diseños de Braun cada uno de los elementos estaban equilibrados y unificados con los otros, manejando una composición de volúmenes sencillos, de líneas nítidas y una apariencia de solidez y estabilidad. Una serie de alineamientos y correspondencias formales daba una fuerte sensación de


SIstema DOM de la marca Braun; serie de ceniceros realizados en plástico que forman un sistema de piezas apilables, modulares y producidos en serie.

SIstema de mesas con forma aerodinámica constriudas en acrílico. Fueron realizadas para poder combinarlas y utilizar la cantidad que se requiera. Se montan unas sobre otras y pueden formar una totalidad del objeto. Realizadas con una línea simple pero funcional.

Con el tiempo nace el “modelo Ulm”, que en las décadas del 60 y 70 tendrá una influencia decisiva en los planes de estudio de todas las escuelas de diseño del mundo: una visión didáctica

orden. La imagen de perfección en el diseño generada por esta empresa, y el éxito comercial de sus productos rescataron el viejo ideal del Werkbund basado en la tan buscada qualidad, que se convirtió en el objetivo económico de una sociedad en reconstrucción. La buena forma no constituye un fin o un valor en sí mismo, sino más bien la forma de aparición y la expresión de la calidad de un producto, la cual depende de su material su fabricación y su funcionalidad. En la medida en que vive y trabaja con ellos, la buena forma adquiere una fuerza figurativa y pregnante en el ámbito humano, social y cultural. Su importancia económica resulta de u capacidad de representar senciblemente el acabado y el valor de un producto.

Desde su perspectiva actual, Maldonado da aún un paso mas y diferencia: “en Ulm creímos que existía “el diseño”, una especie de Absolutismo del diseño de productos. Esto no era correcto. Hay diferentes tipos de diseño de productos, que corresponden a varios niveles o tipos de producción”.

Contexto que permitió ejercer una fuerte influencia a la reformulación de Maldonado 1 En aquellos tiempos no había una idea clara respecto de la profesión que más tarde sería denominada como “diseño industrial” 2 El concepto de “buena forma”, con sus connotaciones socio-pedagógicas respecto de la educación estética, funcionaba como un punto de orientación. 3 Los profesionales del diseño eran educados en escuelas de artes y oficios. La instrucción orientada a proyectos no tenía el rol central que le corresponde. 4 En la HfG se hizo una clara diferencia entre arte y diseño. 5 Ninguna otra escuela de diseño integró explícitamente disciplinas científicas de modo comparable en la extensión y variedad en el currículum, o les asignó un tal lugar. 6 La fundación de la HfG Ulm tuvo lugar durante la fase de la reconstrucción de un país, cuya infraestructura había sido destruida por la Segunda Guerra Mundial.

Funcionalidad, simpleza y ahorro de espacio son premisas en las que hoy en día se sigue basando el diseño industrial, a pesar de que se haya superado el paradigma moderno de la buena forma.

Los tardíos años 50 estuvieron marcados por una euforia científica; un clima tal requirió simultáneamente e hizo posible la formulación de una teoría del diseño caracterizada por la racionalidad. Hasta este momento, no había ninguna sistematización del diseño. Para poder lograr una, las metodologías basadas en los principios de las matemáticas eran aplicadas en los procesos de diseño. Esta analogía se consideró como la única manera de formular criterios iniciales para una metodología del diseño. No hay duda que este proceder tiene sus límites; esta es la razón por la que Maldonado y Bonsiepe en el año 1964 pusieron a prueba la metodología en la que habían trabajado hasta ese momento. Advirtieron no desarrollarla por sí misma, sino acentuar la relación necesaria que debía tener con el diseño. El diseño industrial es una actividad proyectual que consiste en determinar las propiedades formales de los objetos producidos industrialmente. Por propiedades formales no hay que entender tan sólo las características exteriores, sino sobre todo, las relaciones funcionales y

estructurales que hacen que un objeto tenga una unidad coherente desde el punto de vista tanto del productor como del ususario. Puesto que mientras la preocupación exclusiva por los rasgos exteriores de un objeto determinado conllevan el deseo de hacerlo parecer más atractivo o también disimular las debilidades constitutivas, las propiedades formales de un objeto son siempre el resultado de la integración de factores diversos, tanto si son de tipo funcional, cultural, tecnológico o económico. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . A partir de la década del 60 se comeinza a buscar una ruptura del orden mundial establecido a través de un largo período, que tuvo su momento de apogeo en los 50, para que las nuevas generaciones comenzaran a construir el mundo del futuro. En el campo del diseño industrial este momento significa cuestionamientos y cambios. El escenario principal se ubica en Italia, donde un grupo de jóvenes diseñadores y críticos reclamaban la necesidad de redefinir el rol que le competía a los diseñadores con el vínculo de la industria. Sostenían que el diseño debía ir más allá de los requerimientos mercadotécnicos y de los intereses empresariales, entendiendo que los productos también debían coadyudar a promover cambios en los comportamientos de los individuos sin las ataduras de las modas impuestas por los mencionados intereses y superando a la vez la concepción “dogmática” del diseño racionalista. Esta década tan significatica para la humanidad también lo es para la historia del diseño ya que en su transcurso se establecieron las bases para un nuevo modo de entender y proponer la relación producto/usuario y se realizaron importantes investigaciones que demostraron las ventajas de la aplicaci{on de los nuevos materiales y las nuevas técnicas de producción. Particularmente se valorizó el empleo de los tecnopolímeros y se comenzaron a alejar los perjuicios sobre la imagen de los plásticos como materiales destinado a objetos baratos y generalmente descartables. Des este modo, se fue consolidando la corriente “Diseño Radical” o “Antidiseño”, que buscaba superar las limitaciones impuestas po la “doctrina funcionalista” y el concepto la “buena forma”, y se constityó en una férrea oposici{on hacia quienes consideraban que el diseño debía ser un medio para identificar una posición social. Esta corriente surgió como una alternativa de diseño sumamente influenciada por el arte pop y con el rescate de culturas sumergidas por el mundo moderno.

“el diseño industrial es una actividad proyectual que consiste en determinar las prioridades formales de los objetos producidos industrialmente”. La forma tiene por misión, no sólo alcanzar un alto nivel estético, sino hacer evidentes determinadas significaciones y resolver problemas de carácter práctico relativos a la fabricación y el uso. Diseño es un proceso de adecuación formal, a veces no consciente, de los objetos.” / Tomàs Maldonado.

Una nueva Racionalidad y un nuevo enfoque del funcionalismo A comienzos del siglo xxi, se abren nuevos interrogantes. Estamos viviendo una crisis de racionalidad cartesiana y esta crisis lógicamente toca el diseño industrial, que en la línea Bauhaus - Ulm estuvo enmarcado en un rígido racionalismo y funcionalidad. Después de décadas de fe ciega en las verdades de la razón, los soportes en que se basa esta racionalidad han entrado en crisis, el hombre no es reducible a fórmulas, a pesar de que en muchos casos son tentadoras.

Esta crisis de racionalidad no es otra cosa que la búsqueda de una nueva racionalidad; el hombre no es solamente pensamiento y razonamiento, es también sentimiento, emoción, imaginación, etc. En cuanto al funcionalismo, la frase “la forma sigue a la función”, está cuestionado; el binomio forma-función se escinde cada vez más pues las exigencias estéticas no están solamente ligadas a las éticas, sino también a otras de características simbólico- psicológicas, fundamentales para el éxito del producto en el mercado. Posiblemente el concepto de funcionalismo requiera un nuevo enfoque, porque en un diseño todo es funcional, en la medida que todo está allí en función de algo. Frente a la universalidad dominante del diseño moderno, el diseño posmoderno tiene su mayor sustento creativo en la intuición, en lo afectivo, lo sensible y lo emotivo. El mayor énfasis está puesto en la libertad de expresión, dando prioridad a las ideas artístico- individuales estableciendo un orden particular que da respuesta a situaciones particulares, desprendiéndose de toda generalidad y alejándose de la prioridad antes otorgada a los métodos técnico- productivos y a la expresividad de la función del producto mediante formas simples que evidencian la dimensión práctica de los objetos. La puesta en crisi de los valores del mundo moderno -que tuvo en la década del sesenta sus manifestaciones más contundentes- ha definido una nueva instancia cultural: La posmodernidad, y en ella encontramos los fundamentos de éstas y otras manifestaciones particulares dentro del campo del diseño. Esta situación consiste en una continuidad con la

La transformación estructural de la producción industrial en masa requirió una redefinición de la identidad profesional del diseñador industrial. Tomás Maldonado fue uno de los primeros que reconoció este cambio de paradigma y formuló nuevos criterios para un estudio disciplinar específico en la HfG Ulm; es así como se requirió y se hizo posible simultáneamente la formulación de una teoría del diseño caracterizada por la racionalidad. Para poder llevarlo a cabo, las metodologías basadas en los principios de las matemáticas eran aplicadas en los procesos de diseño; se lo consideró como la única manera de formular criterios iniciales para una metodología del diseño. No hay duda que este proceder tiene sus límites; esta es la razón por la que Maldonado en el año 1964 puso a prueba la metodología en la que habían trabajado hasta ese momento. Desde su perspectiva actual, Maldonado da aún un paso mas y diferencia: “en Ulm creímos que existía “el diseño”, una especie de Absolutismo del dis-

p. 08


Pieza de cristalería diseñada en base a un patrón para favorecer su producción. A pesar de que es vidrio, se procura mantener al objeto lo más simple posible para facilitar su uso y limpieza y parte de un patrón para simplificar le espacio utilizado al momento de guardarlo, siendo la solución, apilarlos.

Reedición de la vajilla diseñada en el período de la escuela de HfG Ulm para la cadena hotelera TC 100. El diseñador mantiene varias de las propiedades del anterior juego de tazas; su propiedad modular es requerida para que la vajilla sea apilables, y de esta forma, lograr un máximo aprovechamiento del espacio. Por otro lado, se mantienen las líneas simples y el color blanco para que su limpieza sea mucho más sencilla.

modernidad a partir de la exarcerbación de sus propios contenidos y sus contrasentidos, la posmodernidad es la consecuencia de la decadencia de la sociedad industrial y de transformaciones sociales, económicas y políticas. Frente a las certezas que la modernidad proclamaba e imponía un nuevo orden social y cultural sustentado en las fuerzas roductivas, la ciencia y la técnica como soportes del poder, el dominio de la naturaleza, la ausencia de parámetros inmateriales, subjetivos y afectivos y el sostenimiento de que la razón es la única fuente de conocimiento, surge esta nueva actitud que tiene su soporte en una actitud crítica y que da cabida a todo aquello que el proyecto moderno excluía. La intuición, lo sencible, lo afectivo, lo emotivo, el placer, son recuperados como otro modo de comprender la realidad en la que se está inmerso y que son la alternativa al modo de conocimiento lógico que propone el racionalismo. El compromiso está orientado hacia un nuevo enfoque que pretende revertir el modelo económico basado en los sistemas productivos y de consumo en otro que se asienta en la prestación y uso de servicios. Esta postura requiere de transformaciones sustanciales no sólo en el ámbito tecnológico sino también en nuevos vínculos sociales y nuevos comportamientos, buscando superar el aislamiento generado por las formas de información y de comunicación mediatizadas. Es aquí donde se produce la ruptura total con los postulados del Movimiento Moderno, cuya cultura de proyecto surgió con el mito de la sinceridad y de la transparencia: el material debía mostrarse sinceramente en su intrínseca calidad. El mecanismo debía ser transparente en sus órganos de funcionamiento y determinar la forma sincera (y por tanto justa y bella) del objeto. A pesar de estos cambios y de la aparición de una nueva ideología y de un nuevo paradigama a lo que el diseño industrial concierne, constantemente se le da continuidad a la estética depurada del diseño moderno y de los ideales de Tomás Maldonado en la escuela de Ulm, remitiéndose a un repertorio de formas básicas, muy sencillas pero de una gran funcionalidad y calidad en los materiales, en la ejecución y en los acabados. Referente a la profesión mediante la praxis profesional o académica de quién diseña, actúa y proyecta objetos funcionales, herramientas ergonómicas, mobiliario, accesorios útiles, vestimenta, espacios físicos o virtuales webs, multimedia, información, señales, mensajes no verbales sígnicos, simbólicos y sistemas, ordena elementos gráficos e imágenes, clasifica tipologías, crea o modifica tipografías. Su campo de actuación tiene relación con la industria, el comercio y todas las actividades culturales, su perfil y educación puede tener orientación técnica en la ingeniería de procesos industriales o constructivos (arquitectura de interiores), en relación con las disciplinas humanísticas en los campos de actuación de la comunicación audiovisual, las artes gráficas, la publicidad, el mer-

Tomás Maldonado | Funcionalismo como principio de Estilo

cadeo (marketing) o la gestión de productos, el diseño de los mismos o sus contenedores embalajes, etiquetas, envases y en las mismas empresas industriales o comerciales en departamentos de investigación y desarrollo de nuevos productos o comunicación corporativa con el diseñador. La mayor parte del dibujo técnico se realiza hoy con ordenadores o computadoras, ya que es más fácil modificar un dibujo sobre la pantalla que sobre el papel. Las computadoras también hacen más eficientes los procesos de diseño y fabricación. Por ejemplo, si las especificaciones de una pequeña pieza de una máquina

Límites reales del diseño de la Gute Form “Creíamos que los productos “bien diseñados” podían bastar, por sí solos, para aviar un orden en medio del desorden inenarrable del mercado capitalista. Nos engañábamos. Nuestros productos, contrariamente a lo que imaginábamos, se revelaban deficientísimos agentes de proliferación: introducían en el mercado, de hecho, nuevos arquetipos sin sustituir los ya existentes. De pronto, descubríamos los vicios ocultos de los productos “bien diseñados”, y también de la filosofía que les había servido de fundamento. De pronto, constatábamos, no sin embarazo, que nuestra actividad como proyectistas contribuía a la devoción irracional por las mercancías, cuando nuestro destino originario había sido muy otro: conferir estructura y contenido al entorno humano.” / Tomás Maldonado


Otras personalidades

1 Allen Ginsberg Batato Barea Charles Beaudelarie Charly García Chavela Vargas Coco Chanel David Lynch Francisco Salamone John Cage Julio Le Parc Lazlo-Moholy Nagy Luca Prodan Marta Minujín Miles Davis Nan Goldín Patti Smith Ray Bradbury Robert Frank Sigmund Freud Walter Gropius Wolfgang Mozart

p. 10


“En Ulm creímos que existía “el diseño”, una especie de Absolutismo del diseño de productos. Esto no era correcto. Hay diferentes tipos de diseño de productos, que corresponden a varios niveles o tipos de producción” / Tomás Maldonado

Fascículo coleccionable - Tomás Maldonado  

Fasciculo editorial, colección de personajes hacedores del mundo. Nº 17 Tomás Maldonado

Fascículo coleccionable - Tomás Maldonado  

Fasciculo editorial, colección de personajes hacedores del mundo. Nº 17 Tomás Maldonado

Advertisement