Issuu on Google+

Poemas vexetais


HUERTA Cuando llueve de noche, las mañanitas vienen como lechugas. Los mediodías, como rábanos, un poquito picantes, húmedos todavía. Y las tardes, temprano, son zanahorias tiernas que se van alargando. Pero cuando va cayendo la noche, todo se vuelve remolachas púrpura. (La noche es una uva redondita y morada.) Aramís Quintero Cuba


LA NARANJA Y EL LIMÓN Iban juntos de la mano la naranja y el limón. Se bajaron de la planta y cruzaron el portón. Recorrieron todo el pueblo entonando una canción, y volvieron muy cansados la naranja y el limón.

Horacio Guillén Argentina


LOS ÁRBOLES FRUTALES Perales y cerezos, ciruelos y manzanos, ¡qué bien danzáis tomados de la mano!

Ida Réboli Argentina


LAS VERDURAS DE MI BARRIO A la vuelta de mi casa hay una verdulería donde no sé cómo pasa lo que veo todos los días. Cuando llego me saludan enseguida los tomates y yo quedo casi muda al ver que me ofrecen mate. Después, son las zanahorias que vienen a darme charla y me cuentan sus historias anaranjadas y largas.


Al rato es la espinaca la que con risas se asoma mientras las hojas de albahaca se ponen a inventar bromas. Pocos minutos despuĂŠs hay varios morrones rojos que hablan todos a la vez bien delante de mis ojos. Berenjenas, rabanitos, lechugas y coliflores, repollos y zapallitos, conversan de sus amores. Y aunque esto sucede a diario siempre es grande mi sorpresa, las verduras de mi barrio son realmente traviesas. Adela Basch Argentina


LA NARANJA El viejito corre tras una naranja que rueda la calle. La corre se escapa. La corre la alcanza. La corre la caza. La pela la come. Guarda tres gajitos y la perfumada cinta de la cรกscara. Laura Devetach


LA BERENJENA Mi color es moradito, y verde mi coronita, no me dejes en el super, llĂŠvame en tu cestica. Delicioso vegetal, no me olvides, ay quĂŠ pena! tengo muchas cualidades, soy la rica berenjena.

Mayda Alejandra Villalta Cuba


NOMBRES VEGETALES Si una niña se llamase Amapola, ¿en lugar de cabeza tendría corola? Si un niño se llamase Girasol, ¿giraría su cabeza en la dirección del sol? Y si fuese su apellido Verde Limón, ¿tendrían un gajo amarillo en lugar de corazón?

Antonio Rubio España


CAJITAS FRUTALES Para guardar el bigote de un ratón, la cáscara de un piñón. Para guardar las burbujitas de un pez, la cáscara de una nuez. Para guardar todas las horas del día, la cáscara de sandía. Para guardar de todo un poco, una cáscara de coco. Antonio Rubio


POEMA AL TOMATE Ay! ¡Qué disparate! ¡Se mató un tomate! ¿Quieren que les cuente? Se arrojó en la fuente sobre la ensalada recién preparada. Su vestido rojo, todo descosido, cayó haciendo arrugas al mar de lechugas. Su amigo el zapallo corrió como un rayo pidiendo de urgencia por una asistencia Vino el doctor Ajo y remedios trajo.


Llamó a la carrera a Sal, la enfermera. Después de secarlo quisieron salvarlo, pero no hubo caso: ¡estaba en pedazos! Preparó el entierro la agencia “Los Puerros”. y fue mucha gente... ¿quieren que les cuente? Llegó muy doliente Papa, el presidente del club de Verduras, para dar lectura de un “verso al tomate” (otro disparate) mientras, de perfil el gran perejil


hablaba bajito con un rabanito. TambiĂŠn el laurel (de luna de miel con doĂąa nabiza) regresĂł de prisa en su nuevo yate por ver al tomate. Acaba la historia: ocho zanahorias y un alcaucil viejo forman el cortejo con diez berenjenas de verdes melenas sobre una carroza bordada de rosas. Choclos musiqueros con negros sombreros


tocaban violines, quenas y flautines, y dos ajíes sordos y espárragos gordos

con negras camisas cantaron la misa. El diario “ESPINACA” la noticia saca. HOY, QUÉ DISPARATE! ¡SE MATÓ UN TOMATE! Al leer, la cebolla llora en su olla. Una remolacha se puso borracha. ¡Me importa un comino! dijo don Pepino... y no habló la acelga (estaba de huelga). Elsa Bornemann


LA COMIDA Protesto y protesto. Dicen que yo cojo cada cada perra, cada cada rollo y que a fin de cuentas, regaño con todos. Verás, a mi hermana le ponen tan sólo - para que no engorde merluza y repollo. A mi hermano Jose, tan chico y tan bobo, mimitos, papillas, potitos, pototos


A mi abuela, cuando está con nosotros, puré de patatas, caldito de pollo. Y a mí, las lentejas. ¡Pues no me las como! Carlos Murciano


PATATAS FRITAS ¿Qué habrá para comer en el frigo? ¡Ag! ¡Verdura! ¡Vaya chasco! ¡qué basura! Es que no la puedo ver. De segundo...¡Ag! ¡Sardinitas! ¡Qué digo!, sardina inmensa. Menos mal que en la despensa hay siempre patatas fritas.

María Jesús Jabato


OTROS SIGNOS DE PUNTUACIÓN Como puntos suspensivo yo siempre pongo tres higos. Y para la admiración, una raja de melón. En vez de acento un pimiento. Y como punto final, una mora del moral.

Carlos Murciano


Poemas vexetais