Issuu on Google+

Nueva vecina en Cerdanyola (PARTE 2)

¿Y cuál fue mi sorpresa? ¡La escort de Cerdanyola que me salió anunciada y que podía estar disponible para mí era mi vecina! Casi me corro encima sólo con verla en Internet, en distintas imágenes con bikini o tanga y colocada en distintas posturas… Quería quedar con ella pero como me daba corte llamarla al final le escribí un email. Al poco rato me respondió y me sugirió que quedáramos en la piscina comunitaria y yo le dije en mi último correo que para que


me reconociera me acercaría a ella y le ofrecería crema bronceadora (imaginé que nadie más lo haría, pues era de noche, pero por si acaso le añadí un poco de descripción sobre mí). Así lo hice y al fin la conocí. Se llama Janette y es suiza. Lleva poco por aquí pero como conoció a algunas chicas de Cerdanyola hace unos años, por un intercambio universitario, se animó a venir y probar suerte aquí. De momento se dedica a la noche pero le gustaría ser actriz. Todo esto me lo contó mientras subíamos a su apartamento así que como fuimos cogiendo confianza yo me animé a contarle la obsesión que me cogía cuando la veía por allí. Recuerdo que rió, pero luego de dedicó a hacerme tantas cosas… (¡y tan bien hechas…!) que no siguió la conversación… Esa noche tuvimos una sesión de sexo increíble y ahora siempre que quiero la llamo para repetir. Me sigo poniendo malo cuando la veo (ahora ya la imagino sin ropa interior, pues conozco lo que se esconde por allí…), pero la miro con la tranquilidad que cuando quiera la tengo para mí…

Ahora el sexo en Cerdanyola podríamos decir que anda sobre ruedas… y yo cuando ya me cruzo con chicas en bicicleta me pongo a mil. ¿A vosotros no os pasa algo así?



Nueva vecina en Cerdanyola (PARTE 2)