Issuu on Google+

Una Noche Fatal

En un lugar muy desolado y en donde caen las hojas del otoño suavemente por el viento, un lugar en el que a cualquier punto a donde voltearas la mirada pareciera estar rodeados de frondosos árboles con oro, en donde el corazón se llena de tristeza para aquellas personas que se dirigen allí, un territorio en el que habitan aquellos que deben partir a recorrer el otro camino, que ya ha sido labrado durante su vida, aquel lugar en donde sus recuerdos solo están marcados en forma cruz; se podía encontrar siempre en las horas de la tarde a una joven parada frente a una de las tenues tumbas que ya casi se encontraba sin nombre, era una tumba que cualquier persona al entrar la reconocería, pues estaba muy abandonada. Frente a ella no pronunciaba palabra alguna, solo la miraba fijamente, hasta caer el atardecer y se marchaba, dejando su propia marca con una rosa de color negro. Mariana, el nombre de la joven, que anteriormente vivía en una isla con su tía, pues su madre se había suicidado cuando ella era aun muy pequeña, pero lo mas extraño es que su cuerpo nunca apareció. Ellas compartían como si verdaderamente fueran madre e hija, su tía la amaba y apoyaba a ella en todo. Mariana era tan buena estudiante que se gano una beca para estudiar fuera de la isla, pero fue tan desconcertante cuando la tía se opuso a ello, no solo fue a la idea que se fuera de la isla, sino que también a que se graduara.


Con el tiempo no lograban seguir juntas, Mariana fue creando un ambiente de tensión y rebeldía frente a su tía, ella se sentía con gran desconsuelo y un poco frustración. En una mañana fría y nublada, Mariana se levanto muy temprano, al dirigirse al baño por el cual debía pasar por la habitación de su tía, comenzó a escuchar una voz, acercando el oído a la puerta se dio cuenta que la era la voz de su pariente, lo insólito era que ella se encontraba hablando de los recientes problemas que han tenido juntas, Mariana prefirió ignorar ese suceso. Con el pasar de los tiempos ellas se fueron distanciando cada vez mas, hasta el punto en que Mariana dijo a su tía _no puedo aguantar mas esta situación, mañana viajare y me iré a vivir lejos de esta isla¡¡. Su tía al escuchar tal circunstancia tomo a Mariana de los brazos y con un forcejeo entre las dos, la tiro al piso, cayendo desfallecida. Después de un buen rato Mariana comenzó a abrir sus ojos y se asombro al ver que se encontraba amarrada a una silla en la mitad de un extraño cuarto, en donde las paredes clamaban gritos de dolor y tristeza, en el cual a donde miraras había un rincón de sufrimiento, y se lograba notar que ya alguien permaneció por poco tiempo en ese lugar, sin poder gritar pues también se encontraba amordazada no pudo evitar dejar derramar algunas lágrimas de angustia y miedo. Sin saberlo Mariana se encontraba en un cuartito secreto dentro de la habitación que residía su pariente, en ese momento bajando las escaleras su tía con una ridícula sonrisa y sus ojos llorosos, se paro en frente de ella con una afilada hoz, y empezó a narrarle el por que estaba haciendo esto: tu


eres igual a tu madre, en todo¡ no solo en sus habilidades sino en su parte física. Ella se graduó, conoció a un chico se enamoraron y después él propuso que se fuesen juntos de la isla. A los tres años regreso con tigo,!!te tenia en brazos¡¡. Luego cuando tú tenías aproximadamente la edad de dos años, tu madre me quería abandonar de nuevo, y para evitarlo tome la misma hoz que hoy a ti te presento y segué su vida, la arrastre asta este sitio y la enterré justo debajo de donde estas tu ahora. Horrorizada, Mariana quien intentaba azarosamente soltarse por fin lo había conseguido y justo en el momento indicado, tomo un hacha que se encontraba al lado de ella y junto a su tía se abalanzó una a la otra para convertir un lazo de amor, que las unió por mucho tiempo una lluvia de sangre. Y allí yace en la terrible noche en ese cuartito una sombra cuyas negras manos apresan un hacha bañada en sangre, y en donde el alma de un inocente ya a sido corrompida por el tener que matar, subiendo por las escaleras y buscando ayuda, por la mente de Mariana pasaban muchas imágenes y recuerdos. Ahora fuera de esa casa y pasar tiempo de lo sucedido Mariana quien sabe que su vida no será la misma, pues el recuerdo tenue de su cuerpo impregnado de sangre y la sensación de la muerte la perseguirán, solo le queda el visitar a su madre y tía en el lugar donde se puede descansar en paz y seguir con una nueva vida y una nueva familia.

Katriny Brigette Acuña Murillo


una noche fatal_Katriny Brigette Acuña Murillo