Page 1

EL CUADERNO DE BITテ,ORA


Bitácora es un término de navegación con el que se designa un armario que se encuentra cerca del timón, donde se guarda la brújula y otros utensilios. La misma palabra también se utiliza para referirse al cuaderno que allí se guarda, el cuaderno de bitácora, donde el capitán va anotando el rumbo que toma el barco y las incidencias ocurridas durante la travesía. Nuestra bitácora puede ser el cuaderno que registre lo tratado en clase, las actitudes de todos, las respuestas de los miembros de esta tripulación ante los avatares de la navegación diaria y todos, no solo el capitán, registrarán día a día qué ocurre en este barco. El rumbo de su navegación lo marcarán ellos mismos; tendrán que corregir errores para sortear los problemas al navegar, a veces, por un mar complicado y otras disfrutarán de un horizonte abierto, claro y azul.Y todo esto os lo contaremos aquí en este blog. ¿Estad atentos, el viaje va a comenzar!


Viernes, 4 de noviembre de 2011 Siete de la mañana, sonó nuestro despertador, era hora de ponerse a trabajar, ponerse manos a la obra para que el barco zarpara bien y sin perder el rumbo. Y aquí estamos nosotros, una buena tripulación con algún que otro descuido. No poseemos ningún capitán, ya que todos tenemos el mismo poder y cualquiera podría ocupar este cargo. Lo que sí que tenemos son varios comandantes y un extranjero inglés; estos nos ayudan a llevar el barco. Primera hora de la mañana, 8,30 a.m.-hora de lectura-. Nuestra comandante mayor buscó un libro de poemas y todos lo leímos tranquilos; estábamos todos "empanaos" y aún no armábamos mucho escándalo; el tiempo calmado, las olas tranquilas y la tripulación medio dormida. Aun así de vez


en cuando alguno soltaba la típica gracia y la tripulación se alborotaba. A continuación llegó nuestra comandante de inglés, hablábamos con ella todo en inglés, a algunos les costaba más que a otros, pero aun así nos entendíamos bien y¡ nos lo pasamos genial! 10,20 a.m., todos a cubierta, allí nos esperaba el comandante encargado de ponernos en forma; con un balón jugábamos a meterlo en un cesto. Nos dejo acabar antes para descansar, en ese rato, unos jugaban al balón, otros comían, dormían, hablaban... Se acabó el descanso, hora de seguir el trabajo, pero nuestra tripulación es muy poco seria y a la siguiente comandante le hicimos una entrada triunfal en el pasillo. (Continuará)


Nos habló del tiempo, los climas del mundo, pero la tripulación estaba muy alborotada, igual que el tiempo, el cielo se nublaba cada vez más, había que mover el timón para salir de la borrasca. La manera adecuada de alejarnos de aquella borrasca era cambiar el rumbo por eso nos dirigimos a proa, allí no hubo nada que destacar. La tripulación siguió en la misma línea. Al siguiente comandante, le tenemos mucho aprecio, pero mientras que él nos explica la lección de francés, todos enredamos y entre voces y protestas siempre acabamos alguno de nosotros castigados limpiando la popa. La jornada ha acabado y esperamos que el lunes la tripulación esté más calmada y concentrada. Sara Bonilla


Lunes, 7 de noviembre de 2011 A las 7:00AM, sonó nuestro despertador después de dos días de descanso, era hora de empezar a trabajar de nuevo, para que el barco siguiera la ruta trazada.

Era primera hora, la tripulación andaba algo revuelta con nuestro queridísimo comandante Fornelino, pero nos mantuvo firme. Pasada una hora llegó una comandante, pero como de costumbre con ella hablamos mucho, pero menos que el viernes, siguió hablándonos de los climas pero era de los climas de España y de las islas Canarias por si navegamos por aquella zona. A tercera hora llegaba nuestra comandante Mercedes que nos explica cómo se deben hacer los cálculos por si los necesitamos en la vida diaria del barco. La tripulación estaba algo más revuelta y la comandante, como es lógico, se cabreó y nos pusimos un poco más serios.


Llegó la esperada hora del descanso; nos tomamos los bocadillos y hablamos durante media hora. Cuarta hora; la comandante de inglés entró un poco seria y nos pusimos a trabajar y Las tareas habían sido olvidadas por la mayoría de los tripulantes; ¡se les habían olvidado!. La comandante muy enfadada les ha puesto un arresto, un cero. Quinta hora; hora de subir a cubierta porque el comandante Pedro nos pone en forma; seguimos con el baloncesto pero ahora echamos partidos entre todos. Sexta hora; última hora, la deseada por todos, con el comandante Rafa, que nos enseña plástica, pero hoy nos ha enseñado un vídeo donde nos explica los métodos de grabación que hay, y esa ha sido la jornada. Esperemos a ver cómo se porta la tripulación. David Carrasco


Martes, 8 de noviembre de 2011. Comienza una nueva jornada de travesía, los primeros rayos de sol despiertan a los tripulantes. El día se presenta soleado y despejado, atrás quedaron las horribles tempestades y las violentas tormentas del otro día. La tripulación se reúne otro día más charlando, dándose los buenos días, o comentando las obligaciones del día. Entre tanto alboroto, llega una de las tripulantes más sabias y exigente, Teresa. Hoy nos enseña los tipos de mezcla y otras cosas que, quién sabe, nos podrían servir para sacarnos de un apuro en alta mar.

La mañana ya está en proceso, el día trascurre tranquilo y aprovechamos para pescar provisiones; nos ayuda Gaspar, que nos dice las propiedades del pescado para una dieta saludable. Ya con la comida en la alcoba, Mercedes nos ayudó con los cálculos para llegar a tierra firme, gracias a ella pudimos llegar a


un pequeño islote, donde cocinamos el pescado, nos lo comimos y, algunos incluso, echamos un partido de fútbol. Llegó la hora de volver a partir, pero un pequeño problema surgió con los ordenadores de a bordo, no hubo problema pues José Luis nos enseñó a volver a configurarlos. Partimos por fin sin ningún problema después del pequeño susto. Seguimos viento en popa hasta que, como por arte de magia y sin previo aviso, un barco inglés llegó para abordarnos, o eso pensamos nosotros, porque Lola y Gary solo querían charlar un rato. Hablamos y hablamos, todo en inglés, hasta que les llegó la hora de seguir su camino. Nosotros nos permitimos un pequeño descanso leyendo. Llegó Marisa, a la que le gustaba mucho la literatura, y le hicimos un pequeño resumen del libro, le gustó mucho y continuamos charlando, ya seguiríamos con la travesía al día siguiente. Diego del Barco.


Miércoles, 9 de noviembre de 2011. Hoy no ha hecho falta que nos despertase el despertador, porque nos hemos despertado, con unas lluvias fortísimas que han despertado a toda la tripulación. El barco se movía con mucha fuerza y todos estábamos muy asustados, pero al cabo del rato, la lluvia se apaciguó. La lluvia está trayendo algunos problemas en el barco, porque la tripulación está enfermando debido a las bajas temperaturas y a la humedad. Era hora de zarpar y a trabajar para saber por dónde navegar y para ello ha venido la comandante Mercedes y hemos estado calculando los puntos por donde tenemos que pasar en alta mar, para no encontrarnos con ningún percance. Después, llega nuestra comandante Marisa, encargada del orden de la tripulación; como llevábamos mucho tiempo protestando sobre el número de las habitaciones , porque unos estaban lejos del baño y otros cerca, la comandante Marisa hizo algunos cambios, que por ahora parece que van bien.


Ya todos un poco cansados nos hemos ido a comer el pescado tan delicioso que pescamos ayer con el comandante Gaspar, que también vino a probarlo, porque el pescado le encanta. Y aprovechó para explicarnos el proceso de la digestión para que tuviésemos cuidado los días en los que nos podíamos bañar en el mar, hoy no, porque hay problemas, el día está fatal. Toda la tripulación decidió limpiar el barco porque estaba un poco sucio. Al terminar vino el comandante Rafa y nos dijo que fuésemos a la sala de dibujo y nos estuvo enseñando cómo hacer planos del barco para mandarlos a tierra firme; cada uno hizo un plano, unos de la popa, otros de la proa y los demás del palo mayor. La comandante Rosa, con traje de buceo, nos dijo que iba a ver la erupción del volcán, que nos fuésemos con ella; fue increíble, aunque el agua estaba un poco fría; vimos a lo lejos algo raro, fuimos para allá, era un barco francés del siglo XV y estaba enterito, era precioso y nos encantó


verlo; le hicimos alguna fotos con la cámara acuática y las colgamos en el barco para que las viese el resto de la tripulación. Al terminar de bucear fuimos al barco y las lluvias volvieron a empezar; se nos acercaba una enorme tormenta al norte; tuvimos que alzar velas para tomar el control del barco y para seguir el rumbo, todo esto fue causado por haber calculado mal uno de los puntos por donde no podíamos pasar; pero todos trabajando conseguimos salir de la fuerte tormenta y seguir rumbo a nuestro destino. Noemí Galapero.

Continuará


El cuaderno de bitácora

Jueves, 10 de noviembre de 2011

Hoy nos hemos despertado de mal humor, ya que ha sonado la bocina más fuerte que nunca. Vamos a desayunar y seguidamente va a dar comienzo nuestra jornada de estudiar.

Nada más empezar el día la comandante faltó, ya que, debido a las fortísimas lluvias, tuvo que ayudar en las tareas de limpieza.


Vino un comandante sustituto y todos estábamos callados escuchando cómo chocaba el mar contra el casco; todo se movía e íbamos de un lado al otro. Más tarde vino la jefa de comandancia, la comandante mayor. Tuvimos doble sesión con ella; nos ha enseñado la importancia de los determinantes y los pronombres, algunos no lo han escrito en su cuaderno debido a los movimientos del barco. Después nos tocó con la comandante Victoria. Hoy hemos expuesto los trabajos que tantos días de travesía llevábamos preparando; se han expuesto con fotos, textos, vídeos...

Algunos han subido a cubierta a limpiar el palo de mesana, estuvieron a punto de caerse dos o tres veces, pero afortunadamente no pasó nada. Por fin llegó un pequeño descanso, fuimos


al sótano, donde tenemos un pequeño campo de fútbol, echamos nuestros partidos y hacemos ligas. Vuelta a comenzar las clases. Hemos estado preparando el cuaderno de bitácora, para dárselo a la comandante mayor; ya llevamos una semana con él y está "guay". Más tarde hemos ido al laboratorio con

Teresa; está muy bien el laboratorio; hemos aprendido cómo calcular las densidades, volúmenes, masas, etc... y también nos ha enseñado diferentes recipientes para hacer

todo eso: pipetas, probetas, matraces, etc... Para terminar el día, nos ha tocado con Mercedes nos da Matemáticas; antes nos portábamos mal, pero últimamente nos portamos bien, la tripulación es muy buena y aprendemos la lección


rápidamente. Por fin fuimos a descansar, ya que mañana partiremos con un nuevo rumbo. Roberto Aldama

Continuará

Cuaderno de bitácora 3ºA  

Cuaderno de viaje 3

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you