Page 1

La historia de Bob Beamon Tras haber observado detenidamente el video del atleta neoyorkino, asombra en  todos los sentidos. Empezando por el hecho de que se encontraba rodeado de miles de personas,  que se jugaba todo en tan solo un simple salto (no daba margen de error) y que  pensar   en   esos   instantes   cualquier   otra   cosa   haría   perder   la   concentración,  puede   ser   magia,   suerte,   o   simplemente   potencial   físico   pero   Beamon   lo  consiguió. Saltó 9,80 metros de longitud. Tal como dice en sus palabras... “si este  es   mi   sueño,   por   favor,   no   me   despertéis”.   Y   es   que   para   este   jugador   de  baloncesto convertido a atleta, su vida dio un giro de 360º al conseguir un record  que perduraría durante 22 años más. Pero el mérito no existe tan solo en el hecho de saltar x metros, o conseguir  enloquecer a miles de personas que se abrazarían tras su logro. Sino en algo  indescriptible que va mas allá que el potencial físico y su preparación. Se podrá  decir que es un aspecto psicológico, pero conseguir mantener la calma ante un  estadio   abarrotado   de   personas,   conseguir   no   hacer   un   salto   nulo   lo   cual   es  bastante   fácil   y   además   hacer   un   salto   histórico,   requiere   más   de   una  preparación psicológica, y mental que de cualquier aspecto relacionado con el  exterior del cuerpo humano. Seguramente que un atleta como Bob, con mejor  preparación   física   y   con   ayuda   de   nuevas   tecnologías   (en   aquellas   épocas  inexistentes), pero con una concentración y una mente menos fresca, su salto  será peor aun teniendo mejor condición para ese deporte. Y es que a veces no  todo es el físico.

Historia de Bob Beamon  

Valores deporte, Miguel Sousa