Page 1

REINVENTAR EL CONSUMO PARA ADAPTARLO A UN NUEVO ESQUEMA DE NECESIDADES. DE UN OBSOLETO SISTEMA DEL CONSUMO A UN FIDEDIGNO ESTADO DEL BIENESTAR. Ascher admite la complejidad y unos ambientes arquitectónicos y urbanos para una sociedad que cada vez es más diferenciada y en constante evolución en cuanto a costumbres y gustos, convirtiendo la ciudad en un elemento móvil sobre el que el neourbanismo actúa seduciéndolo de tal manera que pasa a ser una ciudad a la carta. Pero, ¿dónde podemos encontrar actualmente un lugar que se caracterice por esa capacidad de seducción de cara al usuario? Una plaza, una calle o un lugar público íntimamente relacionado con sus límites y con la parte de dichos espacios que normalmente queda alejada de nuestro alcance; sin dudas una calle donde todo ocurre como en Maisonnave, con los espacios y vida que alberga, es el ejemplo perfecto. Una calle de este tipo, observada con más detenimiento nos deja ver su “interior”: su esencia doméstica y el carácter claro como calle del trabajo y del consumo. Las personas vamos cambiando de estadio constantemente, pasando de lo doméstico al trabajo de un instante a otro, y es que ya no formamos parte de un único ámbito sino que nos hemos convertido en dependientes de estas tres facetas en general. Es con esos movimientos y saltos de uno a otro como se va construyendo la ciudad. Por otro lado, la sociedad evoluciona constantemente pasando de un ciclo a otro. Tras un tiempo de dificultades llega una época de prosperidad y progreso, una estabilidad que vuelve a tambalearse para dar lugar a una nueva crisis y volver a empezar con el círculo vicioso. La historia así lo ha mostrado con toda civilización prominente. Hoy día, pese a la heterogeneidad del panorama internacional, domina la constante del consumismo, del tener más para ser mejor, pero no más feliz. Este consumismo nos aboca a la necesidad de ganar dinero para poder gastarlo en cosas que no nos son necesarias, para conseguir el último modelo de teléfono móvil que ha salido, el reproductor MP3 más actual, la nueva moto, y tirar la otra. Es más barato en muchos casos comprar algo nuevo, que reparar lo estropeado. El espacio de nuestras ciudades está plagado de consumo que se paga con dinero, engañoso adalid del progreso y el avance que hemos alcanzado y que de nuevo nos ha llevado a una crisis que precede a un cambio de era, el paso desde el capitalismo consumista a una época donde valorar los bienes que no se cogen con las manos, las experiencias, lo efímero, el momento vivido y disfrutado, la calidad de vida, el verdadero estado del bienestar. El cambio de etapa nos empuja a plantear un sistema en el que el progreso pasa por mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos, y por tanto, la arquitectura tendrá que adaptarse a la nueva sociedad, basada en la reutilización, el trueque y la negociación, el valor del tiempo y las habilidades de cada individuo, planteando espacios para que puedan plantearse toda esa serie de relaciones sociales dentro de un marco de neoconsumismo urbano para producir y conservar los valores simbólicos de la ciudad. Podemos decir que, habiendo roto con las ideologías simplificadoras y totalitarias del progreso, el neoconsumismo urbano se acomoda a la complejidad de las ciudades que ha heredado y actúa en ellas generando la nueva economía cultural y turística urbana.

Grupo3cabalgata FERRÁNDIZ REAL, Marcos GOMIS QUINTO, Luis Manuel ARANGO PARDO, Sebastián

Reescritura grupo3cabalgata  

Reescritura principio 8 de Ascher

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you