Issuu on Google+

Reality Transurfing - Volumen I


Reality Transurfing - Volumen I

REALlTY TRANSURFING CÓMO DESLIZARSE A TRAVÉS DE LA REALIDAD El espacio de variaciones TOMO I

Vadim Zeland


Reality Transurfing - Volumen I

INDICE

INTRODUCCIÓN CAPÍTULO I. MODELO DE VARIACIONES El Susurro de las estrellas de madrugada La Adivinanza del Celador Resumen CAPÍTULO II. PÉNDULOS Péndulos destructivos Batalla de los péndulos Hilos de marionetas Obtienes lo que no quieres Fracaso del péndulo Extinción del péndulo Soluciones fáciles para problemas difíciles Estado de suspenso Resumen CAPÍTULO III. OLA DE EXITO Antípoda del péndulo Bumerán Trasmisión Ritos mágicos Resumen CAPÍTULO IV. EQUILIBRIO Potenciales excesivos Descontento y reprobación Relaciones de dependencia Idealización y sobrevaloración Desprecio y vanidad Superioridad e inferioridad Deseo de tener y no tener Sentimiento de culpa Dinero Perfección Importancia De la lucha al equilibrio Resumen


Reality Transurfing - Volumen I

CAPÍTULO V . TRANSICIÓN INDUCIDA Desplazamiento de generaciones Embudo del péndulo Catástrofe Guerra Desempleo Epidemia Pánico Pobreza Resumen CAPÍTULO VI. CORRIENTE DE VARIACIONES Campo de información Conocimientos de ninguna parte El Suplicante, el Resentido y el Guerrero Moverse con la corriente Señales de guía Desligarse de la situación Resumen


Reality Transurfing - Volumen I

INTRODUCCIÓN

¡Querido lector! Sin duda alguna, tú, como las demás personas, quieres vivir en la abundancia y llevar una vida cómoda, sin enfermedades ni conmociones. Sin embargo, puede parecer que tu vida decide otra cosa y en cambio juega contigo, como si fueras un barco de papel en aguas tormentosas. En la persecución de la felicidad, probablemente ya has intentado muchos métodos bien conocidos. Sin embargo, ¿has podido conseguir grandes logros de esta manera? Este libro trata sobre algunas cosas muy extrañas e inusuales. Todo esto puede ser tan chocante que no querrías creerlo. Sin embargo no es necesario que lo creas. Recibirás todas las herramientas que necesites para probar las afirmaciones hechas en este libro. Habiendo hecho eso, tu visión ordinaria de la vida cambiará completamente. El Transurfing es un poderoso método que te permitirá hacer las cosas más imposibles (imposibles desde un punto de vista normal); a saber: manejar tu destino del modo que tú quieres. No habrá ningún milagro. Te está esperando algo más grande. Te convencerás de que la realidad desconocida es mucho más increíble que cualquier magia. Muchos libros enseñan a la gente cómo llegar a ser rico y feliz. Todo eso es, por supuesto, muy tentador. Quiero decir, ¿quién no querría ser rico y feliz? Pero cuando abres el libro hay ejercicios y meditaciones que requieren un duro esfuerzo. Es más bien deprimente, realmente. La vida es prácticamente una prueba en sí misma, y te sugieren esforzarte aún más, exprimiendo lo que te quede dentro. Tratan de convencerte de que no eres perfecto y por tanto debes cambiar. De lo contrario, no cuentes con que te suceda nada bueno. Ahora, puede darse el caso de que no estés completamente satisfecho contigo mismo. Aunque, en el fondo de tí sientes que realmente no quieres cambiar. Y tienes razón. No creas a nadie que te diga que tú no eres perfecto. ¿Cómo puede nadie saber cómo se supone que eres? Tú no tienes que cambiarte. Estás buscando el camino en todos los sitios equivocados. Nosotros no vamos a hacer ejercicios, meditaciones o autoanálisis. El Transurfing no es una nueva técnica de autoayuda, sino un modo enteramente diferente de pensar y actuar de modo que puedas obtener exactamente lo que quieres. No para esforzarse por las cosas que quieres en tu vida, sino para obtener lo que quieres. Y no cambiándote, sino regresando a tí mismo. Todos cometemos muchos errores en la vida, y luego soñamos sobre lo magnífico que sería ser capaz de volver al pasado y hacerlo todo bien. No te estoy prometiendo «un dulce paseo de vuelta a tu infancia», 1 pero los errores 1

Canción rusa. Autor de la Ietra R. Rozhdesrvensky, La ciudad de la infancia. (N. dela T.)


Reality Transurfing - Volumen I

pueden ser reparados, casi como si hubieras sido devuelto a tu pasado. O, más bien «delante del pasado». El verdadero significado de estas palabras se desvelará hacia el final de este libro. No has podido oír o leer en ninguna otra parte lo que voy a decirte. Así que, prepárate para sorpresas tan increíbles como agradables.


Reality Transurfing - Volumen I

CAPÍTULO I EL MODELO DE VARIACIONES En este capítulo se te ofrece una introducción teórica al Transurfing. El método del Transurfing está basado en el Modelo de Variaciones, que ofrece una visión nueva y fundamentalmente diferente de cómo funciona el mundo. El ser humano no sabe que es posible obtener simplemente lo que desea, en vez de esforzarse por ello. ¿Y cómo es esto posible? Los sueños no se hacen realidad

El susurro de las estrellas de madrugada Me despertaron los ladridos del perro de los vecinos. Esa vil criatura siempre me despierta. ¡Dios, cómo odio a ese perro! ¿Por qué tengo que despertarme por los ruidos que esa horrible cosa está haciendo? Necesito salir a dar un paseo, tranquilizarme un poco y de algún modo tratar de reprimir el vivo deseo de quemar la casa de mi vecino. Como es el perro, así es el dueño. Siempre hay bastardos metiéndose en mi vida y tratando de fastidiarme. Me estoy vistiendo, nervioso y enojado. Estupendo, mis zapatillas han desaparecido otra vez. «¿Dónde diablos estáis, malditas bastardas? ¡Espera que te encuentre... ¡Te voy a tirar!» Hay niebla y humedad afuera. Iba caminando por el sendero resbaladizo, pasando a través del bosque sombrío. Casi todas las hojas han caído ya, descubriendo los troncos grises de los árboles medio muertos. ¿Por qué vivo en medio de este deprimente pantano? Saco un cigarrillo. Realmente no quiero fumar, pero el viejo hábito me obliga. ¿Me obliga? ¿Desde cuándo el cigarrillo se ha convertido en una necesidad para mi? Sí, es bastante desagradable, fumar con el estómago vacío por la mañana. Hubo un tiempo, cuando estaba en una fiesta o entre amigos, me gustaba fumar y me causaba placer. El cigarrillo era entonces un símbolo de moda, libertad y estilo. Pero las fiestas se acaban. La vida diaria gris y lluviosa se apodera de todo, con charcos llenos de sucios problemas. Y cada vez, fumo para alejar estos problemas encendiéndolo, diciéndome: «De acuerdo, hora fumo un poco, tomo aliento y otra vez me sumerjo en esta odiosa rutina.» El humo del cigarrillo me entra en los ojos y me los cubro con las manos, como un niño ofendido. ¡Estoy tan asqueado y cansado de todo esto! Y entonces, como un eco de mis pensamientos, una rama de un abedul, doblada de un modo particularmente insidioso, me golpea dolorosamente en la cara. ¡Maldita sea! Enfurecido, rompo la rama y la arrojo. Se queda colgada en el árbol y empieza a balancearse arriba y abajo, adelante y atrás, como la cabeza de un muñeco que sale de la caja, como demostrando mi incapacidad para cambiar algo en este mundo. Deprimido, me arrastré a lo largo del sendero.


Reality Transurfing - Volumen I

Cada vez que intento luchar contra este mundo cede, crea esperanza, sólo para pegarme un buen papirotazo en la nariz después. Solamente en las películas verás héroes yendo hacia su meta, destruyendo todos los obstáculos a su paso. Eso no sucede en la vida real. Tal vez la vida es parecida a una ruleta. Puede que ganes una vez, una segunda, o incluso una tercera. Ya te ves como el ganador, y te parece que el mundo entero está en tu bolsillo, pero al final, siempre pierdes. No eres más que un pavo de Navidad siendo engordado, para que luego pueda ser horneado y comido al son de música alegre y risas. Te has equivocado, porque ésta no es tu fiesta. Te has equivocado... Derivando en esos infelices pensamientos, salí al mar. Pequeñas olas mordían ferozmente la arena de la playa. La mar hostil forzaba un frío y húmedo viento sobre mi. Gordas gaviotas andaban perezosamente por la playa, picando algo podrido. Sus ojos tenían un frío y negro vacío. Como si el mundo que me rodeaba fuera reflejado en esos ojos. Un mundo que era igual de frío y hostil. En la playa un vagabundo recogía botellas vacías. «Vete de ahí al infierno, patán. Quiero estar solo.» No, mira cómo se dirige hacia aquí; probablemente a mendigar. Mejor me voy a casa. Ni un momento de paz. Dios, qué cansado estoy. Me siento siempre cansado, incluso cuando estoy descansando. Es casi como si estuviera cumpliendo prisión. Parece que muy pronto todo cambiará, empezará una nueva etapa y me convertiré en una persona diferente y podré disfrutar de la vida. Pero todo eso está en el futuro. Por ahora, estoy pegado a esta misma miserable explotación. Estoy siempre esperando, pero el futuro nunca llega. Ahora, como siempre, me como mi insípido desayuno y me arrastro a mi aburrido trabajo, donde una vez más tendré que exprimir algún tipo de resultado que necesita alguien más menos yo. Otro día más de una abrumadora y absurda vida... Desperté del susurro de las estrellas de madrugada. ¿Qué fue este deprimente sueño? Como si un vestigio de mi vida anterior hubiera vuelto a mí. Afortunadamente, fue sólo un sueño. Aliviado, me estiré igual que hace mi gato. Aquí está el perezoso, arrellanado en la cama. Por sus orejas apuntando nota mi presencia. «Coge tu hocico bigotudo, y vayamos a dar un paseo. ¿Vienes conmigo a dar un paseo?» Hoy he encargado un día soleado, y así que me voy al mar. El sendero atravesaba un bosque y el susurro de las estrellas de la madrugada se disolvió gradualmente en el coro polifónico de la comunidad de los pájaros. Allí, en los arbustos alguien se está esforzando mucho por cantar: «¡Comida! ¡Comida!» ¡Ah, aquí está, el pequeño granuja! ¿Pero cómo puede una pequeña bola peluda como tú piar tan fuerte? Es sorprendente, cómo antes no se me había ocurrido que cada pájaro tiene una voz única, y sin embargo, no se canta ninguna nota falsa, y tantas voces producen una maravillosa sinfonía, algo que ninguna orquesta experta podría nunca igualar. El sol estiró sus rayos entre los árboles. Esta iluminación mágica trajo la enorme profundidad y la rica belleza del bosque a la vida, convirtiéndolo en un maravilloso holograma. El sendero suavemente me condujo al mar. Las olas esmeralda cuchicheaban tranquilamente, hablando con el cálido viento. La playa parecía infinita y desierta, pero me sentía cómodo y tranquilo, como si este superpoblado mundo hubiera reservado un


Reality Transurfing - Volumen I

rinconcito retirado justo para mí. Algunos piensan que nuestro entorno no es más que una ilusión que nosotros mismos creamos. Bueno, no. Yo no soy tan arrogante para pensar que toda esta belleza no es más que el producto de mi imaginación. Todavía bajo la opresiva influencia de mi sueño, comencé a recordar mi vida anterior, que de hecho era igual de sombría y desesperada como el sueño. Muy a menudo yo he tratado, como muchos otros, de reclamar de este mundo lo que yo sentía que me pertenecía. A su vez, el mundo indiferentemente me daba la espalda. Gente experimentada me dijo que el mundo no cede eso fácilmente, tienes que luchar para conquistarlo. Por tanto, trataba de hacer eso, pero en vano. Sólo terminaba agotándome. Sin embargo, la gente experimentada tenía una respuesta para esto también: «Eres una mala persona, de modo que tienes que cambiarte a tí mismo y sólo entonces demanda algo del mundo». Intenté luchar conmigo mismo, pero se volvió incluso más difícil. Entonces una noche tuve un sueño: me encontraba en una reserva natural. Me rodeaba una indescriptible belleza, y yo iba caminando y admirando este esplendor. Entonces de repente apareció un viejo enojado con una barba gris. Según entendí, era el Celador de la reserva. Comenzó a observarme silenciosamente. Me dirigí hacia él y cuando abrí la boca para hablar, él me silenció. Su voz era fría cuando me dijo que no quería oír nada, que estaba cansado de antojadizos y codiciosos visitantes, que no estaban nunca satisfechos, siempre exigiendo algo, haciendo mucho ruido y dejando montones de basura detrás. Yo asentí con la cabeza de acuerdo y seguí. La magnífica naturaleza de la reserva simplemente me asombraba. ¿Por qué no estuve antes aquí? Fascinado, vagaba sin ningún objetivo particular, mirando impresionado. Ninguna palabra podría describir cuán increíblemente maravillosa era la naturaleza que me rodeaba. Así, me sentía exaltado, sin un sólo pensamiento en mi mente. Pronto, el Celador apareció de nuevo. El austero aspecto de su cara se suavizó. Con un gesto me pidió seguirle. Subimos a la cima de una verde colina, donde una espectacular vista de un valle pintoresco se abrió frente a nosotros. Abajo en el valle, puedes ver un pueblo o un asentamiento de algún tipo. Pequeñas casas de juguete, cubiertas de plantas y de flores... era igual que un cuadro sacado de un cuento de hadas. Podrías haber estudiado la escenografía maravillado por un largo tiempo, si no hubiera parecido tan irreal. Empecé a sospechar que tales cosas sólo podrían ser experimentada en sueños. Miré interrogante al Celador, pero él sólo sonrió entre su barba, como si quisiera decir: «¡Tú no has visto nada aún!» Íbamos bajando al valle, cuando me di cuenta de que no me acordaba cómo había llegado a la reserva al principio. Realmente quería obtener algún tipo de explicación del anciano. Creo que le hice alguna observación tonta sobre cuán afortunados son y qué felices son la gente que puede permitirse vivir en medio de esta belleza. El Celador contestó irritado: «¿Y quién te impide ser uno de ellos?» Yo repliqué con la misma vieja historia de que no todo el mundo ha nacido rico, y que tú no puedes controlar tu destino. El Celador ignoró mis palabras y dijo: «Ese es exactamente el punto, cada uno es libre de elegir cualquier destino que le guste. La única


Reality Transurfing - Volumen I

libertad que tenemos es la libertad de elegir. Cada uno puede elegir lo que él quiera.» Sus ideas iban más allá de mi comprensión y mi filosofía de la vida, así que yo quería discutir con él. Pero el Celador no quiso oír nada de ello, cuando dijo, «¡Tonto! Tienes el derecho a elegir, pero no utilizas ese derecho. Tú simplemente no comprendes qué significa esto: elegir.» «Todo esto es una locura, pensé. ¿Qué quiere decir con eso de que puedo elegir cualquier cosa que quiera? ¡Como si estuviera todo permitido en este mundo!» De repente me di cuenta de que todo era sólo un sueño. Estaba desorientado, porque no tenía experiencia de despertar en un sueño y así, no sabía cómo actuar en tan extraña situación. Por lo que recuerdo, una vez que me di cuenta de que estaba soñando, insinué al anciano que en un sueño, al igual que en la vida despierto, él es libre de decir cualquier sinsentido que quiera, y que eso es todo lo que hay de su libertad. Pero mi comentario no pareció molestar al Celador en absoluto; sólo me sonrió. Dándome cuenta de lo absurdo de la situación (¿por qué incluso molestarme iniciando una conversación con un personaje de mi propio sueño?), empecé a pensar que quizás sería mejor simplemente despertar. El anciano probablemente leyó mi mente. «Bueno, ya vale, dijo. No tenemos mucho tiempo. Nunca pensé que me mandaran un idiota como tú. Pero no obstante, tendré que completar mi misión.» Empecé a preguntarle cuál era esta «misión» y quiénes eran «ellos». Él ignoró mis preguntas; pero me planteó una adivinanza, que me pareció tonta en ese momento: «Todo el mundo puede adquirir la libertad de elegir todo lo que quiera. Aquí está tu adivinanza: ¿cómo obtienes esta libertad? Si resuelves la adivinanza, tus manzanas caerán al cielo.» ¿Qué tienen que ver las manzanas con esto? Empecé a perder la paciencia, y le dije al viejo que no tenía intención de adivinar ninguna adivinanza, «sólo en los sueños y en los cuentos de hadas podrías ver todo tipo de maravillas, mientras que en la realidad las manzanas siempre caen al suelo». A lo que él contestó: «¡Basta! Vamos, tengo que mostrarte algo». Al despertar, caí en la cuenta de que desgraciadamente no recordaba qué ocurría luego en mi sueño. Sin embargo, tenía una fuerte sensación de que el Celador había puesto de algún modo información en mi cabeza; información que yo no podía expresar con las palabras disponibles. Sólo permaneció en mi memoria una extraña palabra: Transurfing. El único pensamiento que daba vueltas en mi cabeza era el de que no había absolutamente ninguna necesidad de proveer a mi mundo por mí mismo: todo fue creado hace mucho tiempo sin mi participación, pero para mi bienestar. Tampoco vale la pena luchar con el mundo por tu lugar bajo el sol, porque ese es el método menos eficaz. Aparentemente, nadie me impide elegir simplemente el mundo en que me gustaría vivir. Al principio, la idea me parecía absurda. Y lo más probablemente habría olvidado todo de este sueño. Pero, para mi gran asombro, pronto descubrí que podía recordar detalles específicos sobre lo que el Celador entendía por la expresión elegir tu propio mundo, y cómo uno podría hacer eso. La solución a la Adivinanza del Celador me llegó por


Reality Transurfing - Volumen I

sí misma, salida de la nada. Cada día descubría algo nuevo, y cada vez estaba muy sorprendido y casi un poquito asustado. No puedo explicar racionalmente de dónde vino todo este conocimiento. Sólo puedo decir una cosa segura: no hay manera de que haya podido venir de mi. Desde que descubrí el Transurfing (o más bien, desde que me fue permitido descubrirlo), mi vida se llenó de un nuevo significado gozoso. Cualquiera que haya hecho alguna vez algún trabajo creativo sabe cuánta alegría y satisfacción te trae algo hecho con tus propias manos. Pero esto no es nada comparado con el proceso de crear tu propio destino. Aunque la expresión «crear el destino de uno», en su significado ordinario está un poco fuera de lugar aquí. El Transurfing es el método para literalmente elegir el propio destino, muy parecido a elegir un artículo en el supermercado. Lo que todo esto realmente significa es sobre lo que quiero hablarte. Descubrirás por qué las manzanas pueden «caer al cielo», qué significa oír «el susurro de las estrellas de la madrugada», y hay muchas otras cosas muy extrañas que sólo están esperando que las descubras.

La adivinanza del Celador Existen diferentes teorías sobre la naturaleza del destino. Una de ellas dice que el destino es lo mismo que la suerte, algo que está predeterminado. Por mucho que lo intentes, no puedes escapar a tu destino. Por un lado, tal interpretación puede ser deprimente por su desesperanza. Si el destino de una persona no es uno de los mejores, entonces no hay esperanza en absoluto para el mejoramiento. Pero, por otro lado, siempre hay gente que está contenta con este estado de cosas. Después de todo, es fiable y cómodo cuando el futuro es más o menos predecible y no te asusta con la incertidumbre. Y sin embargo, la fatal incapacidad para escapar del propio destino puede evocar sentimientos de descontento y protesta interior. Uno se siente estafado, privado de la suerte y así, uno empieza a quejarse: ¿por qué la vida es tan injusta? Uno lo tiene todo de sobra, mientras otro está constantemente necesitado. Todo le llega fácil a una persona, mientras otra da vueltas y vueltas como un ratón en una rueda, no llegando absolutamente a ninguna parte. Una persona es agraciada con belleza, inteligencia y fuerza, mientras otra, ignorante de por qué pecado está pagando, es etiquetada como un ciudadano de segunda clase a través de su vida entera. ¿Por qué esta injusticia? ¿Por qué la vida, con su variedad infinita, pone limitaciones a ciertos grupos de gente? ¿Por qué son aquellos menos afortunados culpables? Una persona necesitada sentiría resentimiento y ciertamente trataría de encontrar algún tipo de explicación a por qué las cosas son del modo que son. Y entonces brotan toda clase de enseñanzas, como aquella donde te enseñan que tienes un mal karma y que estás pagando por terribles pecados cometidos en tus vidas pasadas. ¡Como si el Señor no tuviera nada mejor que hacer que educar a sus descuidados hijos! No obstante, parece que a pesar de Su poder supremo, Él experimenta dificultades con este particular método de


Reality Transurfing - Volumen I

educación. En vez de castigar a la gente por los pecados en esta vida Dios, por alguna razón desconocida, aplaza la retribución hasta después. Sin embargo, uno podía preguntarse qué sentido tiene castigar a alguien por algo que ellos no recuerdan. Hay otra versión que trata de explicar por qué hay desigualdades en el mundo. Esta versión da esperanza, y promete casi inmediata compensación a aquellos que están sufriendo y están necesitados. Sin embargo, nuevamente, serás recompensado en alguna parte en el cielo o en otra vida. No importa cómo las mires, semejantes explicaciones no son enteramente satisfactorias. En realidad no importa si existen esas vidas futuras y pasadas o no, pues una persona es sólo consciente y recuerda esta vida en particular. Así, en un sentido ésta es su única vida. Si crees que tu suerte está predeterminada, entonces el único modo de evitar la depresión sería rendirse y aceptar tu suerte como es. Y, como siempre, habrá nuevas explicaciones a por qué justo tú no puedes tener éxito. «¿Quieres ser feliz? ¡Sé feliz!» Sigue siendo optimista y conténtate con lo que tienes. Cierta gente te aclara que eres infeliz porque estás siempre descontento y porque simplemente quieres demasiado. Además, tú sólo puedes ser feliz por definición; esto es, eres feliz porque eres feliz. Necesitas llevar alegría a tu vida. Así, de algún modo estás de acuerdo, pero al mismo tiempo es un poco difícil reunir la gris realidad con la alegría y la felicidad. ¿Realmente no tienes derecho a querer algo más de la vida? ¿Por qué te fuerzas para ser feliz cuando no lo eres? Es tan imposible como forzarte a amar. Los llamados indivíduos «iluminados» están ocupados llamando al amor universal y al perdón constantemente a nuestro alrededor. Si quieres evitar la dura realidad, puedes ponerte esta ilusión encima como una manta sobre la cabeza, y en efecto, te sentirás un poco mejor. Pero en el fondo, no vas a ser capaz de entender completamente por qué debes perdonar a la gente que odias o amar a los que te son indiferentes. ¿Para qué sirve? Después de todo, no sería una felicidad natural, sino forzada. Como si la felicidad no debiera venir a tí por sí misma, sino más bien debiera ser exprimida de tí, como la pasta de dientes del tubo. Por supuesto, hay quienes no creen que la vida sea tan aburrida y primitiva que lleve a una suerte predeterminada. No quieren contentarse con lo que tienen, y en cambio prefieren alegrarse por sus logros y no por la situación en que están. Para esta gente hay otro concepto de suerte: «El hombre forja su propia felicidad». Bueno, y como es sabido, tenemos que luchar para lograr la felicidad. ¿Y cómo podría ser de otro modo? La gente «lista» dice que nada llega fácil. Podría parecer un hecho irrefutable: si no quieres aceptar la felicidad como es, entonces tienes que abrirte paso a codazos hacia tu propia felicidad. Las lecciones de historia nos cuentan cómo los héroes habían luchado bravamente y se sacrificaban, luchando día y noche, superando obstáculos inimaginables. Aquellos que ganaban la batalla eran ampliamente recompensados, pero sólo después de haber soportado inmensas cargas y grandes pérdidas de esfuerzo constante. Pero esa no es la historia completa. Millones luchan y se afanan, pero sólo un puñado efectivamente triunfa. Puedes emplear toda tu vida en un desesperado esfuerzo por un lugar al sol, y todo


Reality Transurfing - Volumen I

seguiría siendo en vano. ¿Por qué es esta vida tan cruel y sin esperanza? Qué pesado requerimiento es éste: tener que luchar con el mundo para poder construir tu propia felicidad. Y si el mundo no cede, entonces tienes que luchar contigo mismo. Si eres tan pobre, enfermo, horrible e infeliz, es por tu propia culpa. Tienes muchos defectos, y por lo tanto debes cambiar. El hombre se encuentra ante el hecho de que desde el principio de su vida, no es nada más que un conjunto de fallos y defectos, que requieren constante y duro esfuerzo, si todavía sueña con la felicidad. Un cuadro deprimente, ¿no? Parecería que si un hombre no tuvo suerte desde el comienzo y no nació en una familia rica y feliz, entonces su lote es o bien soportar humildemente su cruz o dedicar toda su vida a un esfuerzo interminable. De algún modo, no se siente mucho regocijo en una vida como esa. ¿Es todo realmente tan desesperado y no hay ninguna luz a la vista? Y sin embargo, hay una salida. La salida es tan simple como agradable; distinta a todas las alternativas arriba enumeradas, porque ha de ser encontrada en otro plano. La idea de destino con el Transurfing está basada en una visión del mundo completamente diferente. Ahora, no agites las manos al aire y exclames con desencanto que esto es sólo otro intento de alimentarte con un montón de tonterías. Estarás de acuerdo en que cada idea conocida sobre el destino se basa en una visión específica del mundo, a su vez basada en unas cuantas premisas que no pueden ser demostradas completamente. Por ejemplo, el materialismo está fundado en la idea de que la materia es lo primario y luego viene la conciencia, mientras el idealismo afirma exactamente lo opuesto. Y sin embargo, no es posible demostrar ninguno de los dos. No obstante, ambas ideas han sido utilizadas para construir modelos del mundo convincentes que han adquirido muchos fieles defensores. Ambas escuelas, cada una a su propia manera, son capaces de explicar la naturaleza del mundo filosóficamente, científicamente y desde un punto de vista religioso. Y están en lo cierto y equivocadas al mismo tiempo. Nunca seremos capaces de definir la verdad absoluta, pues los conceptos que estamos utilizando para eso son relativos. La bien conocida parábola de los tres ciegos describe cómo uno de ellos sintió la trompa del elefante, el segundo sintió la pata y el tercero la oreja. Basado en sus percepciones, cada uno de ellos llegó a una conclusión diferente sobre a qué se parecía el animal. Por ende, tratar de demostrar que una manera de ver las cosas es más verdadera que la otra no tiene sentido. Lo importante es que una manera particular de ver las cosas funcione para tí. Probablemente conoces esa famosa idea de que la realidad es una ilusión que nosotros mismos creamos; aunque nadie ha explicado realmente de dónde viene esta ilusión. ¿Así que estamos viendo sólo una «película»? Por supuesto, esto es muy improbable, pero en cierto sentido hay un grano de verdad en esa afirmación. Existe también la opinión opuesta: el mundo material es sólo un mecanismo que opera bajos estrictas leyes. En un mundo como ese, las mentes son incapaces de determinar nada. Sin embargo, la mente humana está constantemente esforzándose para resolver las ambigüedades. Realmente quiere romper en pedazos una teoría sólo para idealizar otra.


Reality Transurfing - Volumen I

Básicamente, esto es lo que los científicos hacen, siglo tras siglo. Pero después de cada esfuerzo por la verdad, en el campo de batalla sólo queda un hecho: Cualquier teoría es nada más que una pieza aislada de la manifestación que es nuestra realidad polifacética. Cada teoría es apoyada por el tiempo durante el cual fue desarrollada, y por lo tanto tiene derecho a existir. Cualquier visión de la vida funciona de la misma manera. Si tú has decidido que la suerte es algo predeterminado, algo que no estás en posición de cambiar, entonces así será. En este caso, tú voluntariamente estás poniendo tu vida en manos de alguien, y no importa realmente en cuales. La cosa es que te conviertes en un barquito de papel a merced de las olas del mar, entregado a su voluntad. En cambio, si crees que tú mismo formas tu propio destino, entonces tú conscientemente tomas la responsabilidad de todo lo que ocurre en tu vida. Estás luchando con las olas, intentando controlar tu barquito. Ten en cuenta que tu elección es siempre hecha realidad. Lo que eliges es lo que obtienes. Cualquier visión del mundo que adoptes, será correcta. Sin embargo, debes saber que los demás estarán en desacuerdo y discutirán contigo, simplemente porque también ellos tienen razón en cualquier visión del mundo que adopten. Si tomas cualquier fenómeno en nuestra realidad, y lo conviertes en punto de referencia, serás capaz de crear un campo de la ciencia entero. Este campo no tendría contradicciones consigo mismo y estaría por tanto, reflejando exitosamente una de las manifestaciones de la realidad. Para fundar un sistema de conocimiento entero como un campo de la ciencia, basta con tomar un par de hechos, que incluso no tienen que ser completamente entendidos, pero que sin embargo tengan un lugar en el sistema. Por ejemplo, la física cuántica está basada sobre varias verdades improbables, llamadas postulados. No pueden demostrarse, porque son los puntos iniciales de referencia de la física cuántica. En la física cuántica, un micro objeto actuará en algunos casos como una partícula y en otros como una onda. Los científicos fueron incapaces de interpretar inequívocamente tal dualismo, y así, simplemente aceptaron que éste es el modo en que las cosas eran. Los postulados de la física cuántica dan cabida a la inmensa variedad de formas y figuras a través de la cual nuestra realidad se puede manifestar. Casi como si los ciegos de nuestra parábola llegaran a un acuerdo sobre el hecho de que a veces un elefante se comporta como un poste y a veces como una serpiente. Si, a la hora de describir un micro objeto, elegimos verlo como una partícula, obtenemos un modelo de un átomo construído primero por el célebre físico Niels Bohr. En este modelo, los electrones giran alrededor del núcleo como los planetas giran alrededor del sol en nuestro Sistema Solar. En cambio, si tomamos una onda como la característica fundamental del micro objeto, entonces el átomo se parecerá a una mancha borrosa. Ambos modelos funcionan, ellos sólo reflejan formas diferentes y separadas de los modos en que la realidad se puede manifestar. Por lo tanto, una vez más obtenemos lo que elegimos. Básicamente, cualquier manifestación de la realidad puede ser un punto de referencia, creando un sistema de conocimiento, y ciertamente funcionará y tendrá un lugar en el mundo. Mientras van a la caza de la verdad, la gente siempre quiere


Reality Transurfing - Volumen I

comprender la naturaleza del mundo en el que están viviendo; estudiando los rasgos particulares. Trataron de conseguir eso estudiando los rasgos particulares. El enorme conocimiento científico fue creado describiendo y explicando fenómenos naturales específicos. De esta manera es como han surgido ramas separadas de conocimiento. Curiosamente, estas frecuentemente se contradicen unas a otras. El mundo es un todo por su naturaleza y, sin embargo, siempre está tomando diferentes apariencias. Mientras la gente trata arduamente de examinar y explicar una apariencia, otra entra en el escenario y es contradictoria a la anterior. Los científicos intentan unificar las diferentes manifestaciones de la realidad para eliminar las contradicciones. Sin embargo, eso es una cosa extremadamente difícil de hacer. Sólo hay un único hecho que no está sujeto a ninguna duda; un hecho que es capaz de unificar y reconciliar todas las ramas de conocimiento: la inmensa variedad de formas a través de la cual nuestra realidad se nos puede aparecer. La diversidad de variaciones es la principal y fundamental cualidad de nuestro mundo. Distraídos por los intentos de explicar las manifestaciones aisladas, los partidarios de diferentes escuelas de pensamiento eluden el hecho de la multiplicidad de variaciones. Verdaderamente, ¿qué más puedes extraer de este hecho? La multiplicidad sirve como un comienzo de la historia o incluso un punto de origen. Cualquiera de los puntos de partida de las diferentes ramas de conocimiento es secundario respecto a ellas. Sin embargo, nadie se preocupa del punto de origen, como si no contuviera información en absoluto. Pero, oh sí, la tiene. Contiene la información más increíble. Nosotros tendremos que utilizar la multiplicidad de variaciones como nuestro punto de partida, para resolver la Adivinanza del Celador. En otras palabras, nosotros afirmaremos que la realidad se puede manifestar en un número infinito de modos. A pesar de la naturaleza general de nuestra afirmación, descubriremos que revelará el más interesante e inesperado conocimiento. Comencemos con el hecho de que todas las formas a través de las que nuestra realidad es manifestada debe tener un origen, un lugar donde la multitud de variaciones existe. ¿Dónde están las «leyes» de nuestro mundo recogidas? El mundo se revela como materia en movimiento a través del espacio y el tiempo. Y la materia en movimiento está sujeta a ciertas leyes. Como sabes, los puntos se distribuyen sobre una función gráfica de acuerdo a una fórmula matemática específica. Se puede decir que el movimiento de un punto sobre un gráfico está regido por una función definida. Sin embargo, las fórmulas y leyes son sólo invenciones abstractas de nuestra mente, creadas para facilitar nuestra comprensión y para explicar lo que percibimos con nuestros sentidos. Es altamente improbable que la naturaleza mantenga estas fórmulas y leyes ocultas en alguna parte. ¿De qué otra manera se pueden disponer los puntos en un gráfico? Bueno, podríamos por supuesto almacenar las coordenadas exactas de cada punto, que ya es un problema porque hay una cantidad infinita de ellos. Sólo nuestra memoria es tan grande y no puede manejar tan enorme cantidad de información. Pero, para la naturaleza, lo infinito no es problema. No tiene necesidad de generalizar la posición y el movimiento de los puntos en


Reality Transurfing - Volumen I

un gráfico utilizando una fórmula. Si dividimos una función lineal en un número infinito de pequeños puntos, entonces cada punto podría ser considerado una causa y cada punto consecutivo un efecto. Así, el movimiento de cualquier punto material en el espacio y el tiempo puede ser visto como una cadena infinitamente larga y continua de infinitamente pequeñas causas y efectos. En nuestro conocimiento, representamos el movimiento de la materia utilizando leyes, mientras la naturaleza contiene este movimiento en su forma pura: como un número infinito de causas y efectos. Ampliamente hablando, los datos sobre cada posible objeto material, y su paso a lo largo del número infinito de puntos, son almacenados en un campo de información, al que nos referiremos como el espacio de variaciones. Contiene información sobre todo lo que fue, lo que es y lo que será. El espacio de variaciones es una estructura informativa que tiene una base bastante material. Este infinito campo de información contiene todas las variaciones posibles de cualquier acontecimiento que pueda tener lugar. Se puede decir que el espacio de variaciones contiene toda la información. No tratemos de adivinar cómo es conservada esta información; eso no es importante en absoluto. Lo esencial a recordar es que el espacio de variaciones funciona como una plantilla, una red coordinada para mover la materia a través del espacio y el tiempo. De ahí que, cada punto en el espacio de variaciones contiene su propia variación de un particular suceso. Para hacerlo más fácil de comprender, imaginemos que una variación se compone de un guión y unos decorados. Los decorados representan la visión externa o la forma de la realidad manifestada, mientras el guión es el recorrido a lo largo del cual la materia es transportada. Para hacer las cosas aún más convenientes, podemos dividir el espacio de variaciones en sectores, cada uno de los cuales tendría su propio guión y decorados. Cuanto más espacio hay entre los sectores, mayores son las diferencias en los guiones y los decorados. Tu destino también está representado por una multitud de variaciones. Teóricamente, no hay limitaciones al número y tipo de guiones y decorados que podrían existir en la vida de una persona. Por eso es por lo que el espacio de variaciones es infinito por naturaleza. El suceso menos significativo podría tener un impacto sobre el destino futuro de una persona. La vida de una persona es igual que cualquier otro transporte de materia; no es más que una cadena de causas y efectos. En el espacio de variaciones, el efecto y su causa están cercanamente localizados. Uno sigue al otro, y así, los sectores del destino de uno forman una línea de vida. Los guiones y los decorados sobre una de tales líneas son más o menos de la misma naturaleza. La vida de un hombre fluye uniformemente en una dirección hasta que tiene lugar un suceso que cambia los guiones y los decorados. Entonces el destino toma un giro y comienza a moverse a lo largo de una línea de vida diferente. Imagina que has estado viendo una obra. Al día siguiente vuelves al teatro, a ver la misma obra. Sin embargo, ésta ya se representa con diferentes decorados. Las dos obras


Reality Transurfing - Volumen I

que has visto son líneas de vida que están bastante cerca una de otra en el espacio de variaciones. En la siguiente temporada teatral, ves una obra con los mismos actores, pero esta vez, el guión ha sido significativamente cambiado. Esta línea de vida está localizada más lejos de la original, donde fuiste a ver la obra por primera vez. Y finalmente, la misma obra podría transcurrir en un teatro diferente, y tú por tanto, experimentarías una nueva e inusual interpretación de la obra. Por lo tanto, esta línea de vida está ya bastante lejos de la primera linea de vida. La realidad se manifiesta en toda su multiplicidad precisamente porque el número de variaciones es infinito. Cualquier punto de origen fluirá en la cadena de causas y efectos. Habiendo elegido tu punto de origen, obtendrás una correspondiente manifestación de la realidad. Podemos decir que la realidad se desarrolla a lo largo de una línea de vida, dependiendo del punto de origen seleccionado. Cada cual obtiene lo que él o ella elige. Tienes derecho a elegir precisamente porque ya existen infinidad de variaciones. Nadie te impide seleccionar cualquier destino que te guste. Dominar tu destino se reduce a una sola cosa: hacer una elección. El Transurfing contesta a la pregunta de cómo hacer esa elección. Así, una estructura informativa contiene una multitud infinita de posibilidades potenciales: las variaciones, cada una con su propio guión y decorados. El proceso de materialización se efectúa de acuerdo con qué información está contenida dentro de esa estructura. El proceso de movimiento de la materia a través del espacio de variaciones se puede demostrar con el siguiente experimento imaginario. Imagina un tubo con agua. A lo largo del tubo se desplaza muy lentamente un anillo congelador, de modo que el agua dentro del tubo se congela sólo en la localización del anillo. De ahí que, cristales de hielo se desplazan en el agua por el tubo. Las moléculas de agua quedan en su lugar, en un estado relativamente suelto. Cuando el anillo congelador pasa a lo largo de un sitio particular, las moléculas de agua dentro de él son fijadas congeladas en cristales de hielo; pero luego el hielo se funde y las moléculas de agua son liberadas de nuevo. El cristal de hielo mismo no se mueve en el agua, a través del tubo. Es la estructura de hielo -el estado congelado- la que se mueve por el tubo. Hablando metafóricamente, el agua en el tubo representa el espacio de variaciones, mientras el cristal de hielo representa la manifestación material de las variaciones. Las moléculas de agua representan a la gente y su posición en la estructura cristalina se manifiesta como una posible variación de destino. No existe respuesta definida a qué representa el anillo congelador. En otras palabras: ¿cómo y por qué una estructura informativa puede ser transformada en materia? En el micromundo de la física cuántica, la materia puede tomar la forma de un paquete de energía. Sabemos que las micropartículas nacen y se destruyen repetidamente en el espacio vacío. Así que, en un modo la materia existe, pero al mismo tiempo no tiene una sustancia material propia. Hay sólo una cosa que está clara: todo lo tangible está basado en energía intangible. Espero no haberte cansado demasiado con la física. Estamos sólo en el punto inicial del Transurfing. Pero lo que vas a descubrir de este libro puede ser relativamente


Reality Transurfing - Volumen I

chocante. Por lo que, es inevitable que te presente algún trasfondo teórico, para que tu mente no se confunda demasiado. Sólo ten paciencia conmigo un poco más. Una ola del océano puede servir como otra analogía más para ilustrar la manifestación en el espacio de variaciones. Supongamos que, como consecuencia de un terremoto, se forma una ola sobre el mar. Viaja sobre la superficie del océano como una gran joroba, pero el agua misma permanece en su lugar. No es la masa de agua la que se mueve, sino más bien la manifestación de su energía potencial. Sólo en la orilla el agua salpica sobre la tierra seca. Todas las demás olas están actuando de la misma manera. En esta analogía, el mar es el espacio de variaciones, mientras la ola es la manifestación material. ¿Qué tenemos aquí? Por un lado, la manifestación material se mueve en el espacio y el tiempo. Sin embargo, por el otro, ¿las variaciones permanecen en su lugar y continúan existiendo para siempre? ¿Esto significa que todo fue, es y será? Bueno, ¿por qué no? El tiempo es tan estático como el espacio. El flujo del tiempo se puede sentir sólo cuando la película está corriendo y los fotogramas se suceden uno tras otro. Ahora desenrolla la cinta y mira todos los fotogramas a la vez. ¿Dónde fue el tiempo? Todos los fotogramas existen simultáneamente. El tiempo permanece estático sólo hasta que empecemos a mirar secuencialmente un fotograma tras otro. Esto es exactamente lo que sucede en la vida real, y por eso la idea de que todo viene y va está firmemente imbuida en nuestra consciencia.. De hecho, todo lo que está escrito en el campo de información ha estado siempre ahí y quedará para siempre ahí. Las líneas de vida existen como si fueran rollos de películas. Todo lo que ha sucedido no ha desaparecido para siempre, sino que sigue existiendo. Todo lo que está a punto de suceder está sucediendo ya. El presente es sólo la manifestación material de un sector dado en el espacio de variaciones sobre tu línea de vida particular. Mucha gente podía preguntarse: «¿Cómo es posible que todas las posibles variaciones para mi destino existan permanentemente? ¿Quién necesitaría esta información? ¿Dios? ¿La naturaleza? ¿y por qué alguien necesitaría esta información de algún modo? Entonces intenta imaginar un punto en un plano de coordenadas. En el colegio aprendimos lo siguiente: un punto dado en un plano de coordenadas, puede tener cualquier coordenada X e Y, (Fíjate: ¡cualquiera!) desde valores negativos a positivos de infinito. ¿Por qué nadie preguntó nunca: ¿Cómo es que un punto puede tener alguna coordenada? Ahora imagina un punto moviéndose a lo largo de una función lineal, preguntándose a sí mismo: «¿Cómo es que el camino que ya he recorrido ha estado siempre ahí y continuará estando ahí siempre? ¿Y cómo es que mi futuro viaje y su recorrido están ya predeterminados?» Sin embargo, tú estás mirando el punto y su recorrido desde arriba y por ende, no hay nada sorprendente sobre su viaje. El espacio de variaciones funciona como una plantilla, determina de qué manera deben manifestarse las cosas en la realidad. Imagínate un bosque oscuro y a un hombre con una linterna. El hombre camina por el bosque y donde apunta con su linterna ilumina una pequeña parte del bosque. La realización se manifiesta como una mancha de luz. Todo el bosque oscuro es el espacio de variaciones, mientras la parte iluminada es la realización


Reality Transurfing - Volumen I

de una variación de un sector dado. ¿Qué es entonces esta «luz»? En otras palabras, ¿qué «ilumina» o materializa una variación en la plantilla? Para responder a esta pregunta, debemos escoger aún otro punto de partida. En nuestro tiempo, ya no hay duda de que los pensamientos son materiales. La realidad se nos aparece en dos formas: por un lado, nuestra existencia está definida por nuestra conciencia, y sin embargo, por otro lado, hay abundancia de indisputable evidencia de lo contrario. Nuestros pensamientos no sólo funciona como una motivación para la acción; también tienen un impacto directo sobre nuestra realidad. Por ejemplo: nuestros peores temores tienden a hacerse realidad. Por supuesto, puedes argumentar que no estamos realmente hablando sobre la materialización de nuestros pensamientos, sino más bien de una ominosa premonición. Efectivamente, la mayoría de los fenómenos paranormales tienden a ser inexplicables y ambiguos. Pero esto no significa que podemos ignorar esta forma concreta de realidad manifestada. Hay abundancia de evidencia para apoyar el hecho de que los pensamientos pueden tener una influencia directa sobre la realidad. De una u otra manera, la conciencia de una persona forma su destino. Este libro habla específicamente sobre cómo tales cosas son posibles. Hagamos de la siguiente afirmación nuestro punto de partida: las ondas de energía mental materializan una variante potencial. Esta afirmación es correcta, porque la realidad puede ser manifestada en cualquier forma definida por la conciencia. Tú puedes encontrar evidencia apoyando esta hipótesis no sólo en tu vida cotidiana sino también en los experimentos de la física cuántica. Para nuestros propósitos, no es realmente importante saber exactamente cómo los pensamientos interactúan con el espacio de variaciones. No está aún claro cómo el proceso de transferencia de información tiene lugar: si tiene una base energética o una base de algún otro tipo. Para hacer las cosas más fáciles, supondremos simplemente que la onda de energía mental «ilumina» un cierto sector del espacio de variaciones y, como resultado, la variación obtiene su propia materialización. Las ondas de pensamiento encontrarán su correspondiente sector en el espacio de variaciones. La variación de ese particular sector es entonces materializada. De ahí que, en esta cadena de eventos la consciencia es capaz de definir la realidad. Deberías ahora tener en cuenta que esto es sólo un modo de manifestar la realidad. No es posible formar tu propia realidad del modo que quieres sólo por pura meditación; aunque, hay gente que puede hacer que se materialicen objetos del aire. Pero esta gente se ven raramente, y ellos no publicitan sus capacidades. No obstante, los pensamientos tienen el mismo impacto sobre el destino de un hombre que sus acciones específicas. La gente está acostumbrada a la idea de que sus acciones atraen consecuencias visibles que son fáciles de explicar. La influencia de los pensamientos es habitualmente inadvertida y por lo tanto, no puedes explicarla ni predecirla. Puede que parezca relativamente difícil establecer un vínculo causal evidente entre los pensamientos y sus consiguientes eventos. Pero estás a punto de ver que los pensamientos de una persona tienen una influencia directa sobre la forma de su realidad. La gente obtiene exactamente lo que ellos eligen. Alguien podría objetar: «¿Estás tratando de decir que todos estos océanos, montañas,


Reality Transurfing - Volumen I

planetas, galaxias, son nada más que el producto de mis pensamientos?» La tendencia del hombre a considerarse a veces el centro del universo es parte de la naturaleza humana. Efectivamente, el hombre ocupa un diminuto hueco en este espacio infinito. Nuestro mundo está poblado por millones de organismos vivos, y todos y cada uno de ellos hace su propia contribución a la formación de la realidad. Cada criatura tiene sus propios parámetros de ondas mentales. Si no estás cómodo considerando a las plantas como objetos mentales, puedes llamar al proceso de otra manera. Eso no va a cambiar la idea principal. No podemos ni siquiera decir con seguridad que los objetos inanimados no tengan nada similar a los pensamientos de los organismos vivos. Sin mencionar al Espíritu que penetra todo lo existente y que llamamos Dios. Cada criatura tiene su propia consciencia y forma la capa de su propio mundo. Podemos decir que todo en este mundo lleva una partícula de Dios, y de ésta manera, Él rige el mundo. Cada persona viaja por su propia línea de vida. Pero al mismo tiempo toda la gente viven en uno y el mismo mundo. El mundo material es uno para todos, pero cada persona tiene su propia manifestación de realidad. Supongamos que eres un turista y estás visitando una bella ciudad. Estás admirando las vistas y la belleza arquitectónica; ves los jardines con flores, fuentes, parques con pequeños senderos y las caras sonrientes de los ciudadanos prósperos. Cuando pasas por el cubo de la basura, ves a un vagabundo. Él es igual que tú, en el mismo mundo y en la misma dimensión. Sin embargo, él no ve lo que tú ves. Él ve una botella vacía en el cubo, la pared sucia, otro que no llegó a coger la botella vacía, el policía, mirándole desconfiadamente y así sucesivamente. Tú vives en una línea de vida, y él vive en otra. Vuestras líneas de vida se han cruzado en el espacio de variaciones. Por lo tanto, este mundo, como una materialización de la realidad, es único para vosotros dos. Todas las manifestaciones materiales tienen una base energética. El campo de energía es primario, mientras todas las demás manifestaciones físicas son secundarias. Los científicos intentan unificar las diferentes manifestaciones de la energía dentro de un sólo marco teórico y pronto veremos resultados. Pero entonces ellos tendrán que añadir más cosas a la teoría, porque la realidad puede manifestarse de infinitos modos. Sin entrar en mucho detalle, miremos la energía como algún tipo de fuerza abstracta e invisible que no obstante, existe en la realidad. Para nuestros propósitos será suficiente reconocer el hecho de que la energía de los pensamientos de una persona es completamente material. La energía del pensamiento no está encerrada en la cabeza de una persona, circulando ahí sin objeto. Más bien, se dispersa en el espacio donde interactúa con el campo energético circundante. Hoy en día muy poca gente discutiría este hecho. Por comodidad, como un parámetro de las ondas mentales, podemos tomar su frecuencia, igual que medimos las ondas de radio. Cuando piensas en algo, la frecuencia de tu energía mental está sintonizada a una cierta área en el espacio de variaciones. Cuando la energía cae dentro de un sector del espacio de variaciones, la variación específica del sector empieza a materializarse. La energía tiene una estructura compleja y lo penetra todo en este mundo. Pasando a través del cuerpo humano, la energía es modificada por sus


Reality Transurfing - Volumen I

pensamientos, y al salir, la energía adquiere parámetros que corresponden a estos pensamientos (un transmisor de radio funciona de un modo similar). Los parámetros energéticos absorben las características de los pensamientos. De esa manera, la energía que sale es transformada en ondas mentales, que a su vez convierten a un sector del espacio de variaciones en una manifestación material. Cuando piensas en algo, bueno o malo, emites energía mental al espacio de variaciones. La energía modificada es aplicada a un sector específico y esta interacción resulta en cambios correspondientes en tu vida. Las situaciones en nuestra vida son formadas no sólo por acciones específicas, sino también por la naturaleza de los pensamientos de una persona. Si tienes una actitud hostil hacia el mundo, él te tratará de la misma manera. Si te estás siempre quejando, expresando tu descontento con el mundo, cada vez habrá más razones para que estés descontento. Si tu actitud hacia el mundo es predominantemente negativa, entonces el mundo será un lugar terrible para vivir. Los opuesto es, por supuesto, también verdad: una actitud positiva es el modo más natural de cambiar tu vida para mejor. Tú obtienes lo que eliges. Así es la realidad, te guste o no. Mientras tus pensamientos tengan más o menos la misma dirección, te encontrarás en la misma línea de vida. Tan pronto como tu actitud hacia la realidad cambia, en un modo u otro, los parámetros de tus ondas mentales adquieren nuevas características, y la manifestación material de tu mundo cambia de la línea antigua a una nueva. En esa línea, los eventos siguen un guión completamente diferente, de acuerdo con los parámetros de tu radiación. Si por alguna razón no te gusta el guión, lucharás tratando de cambiar la situación. Cada persona, cuando se le presentan obstáculos, reacciona negativamente, expresando disgusto o deprimiéndose. Así, tus ondas mentales se relocalizan en una línea donde habrá aún más obstáculos. Como resultado, la vida rodará cada vez más rápido cuesta abajo. Este proceso descrito arriba puede parecer incontrolable, pero de hecho, tú eres el único responsable de dirigir tu energía de manifestación a áreas problemáticas del espacio de variaciones. Tú crees que haciendo lo que estás haciendo estás efectivamente superando los obstáculos. Mientras en realidad, obtienes exactamente lo que eliges. Si eliges luchar con los obstáculos, entonces tendrás más que suficiente de ellos para luchar. Si estás preocupado pensando sobre los problemas, entonces ellos siempre estarán ahí en tu vida. Tú estás dirigiendo tus acciones, así que tú puedes cambiar la situación en tu línea de vida actual, pero no puedes cambiar nunca un guión en el espacio de variaciones. Tú eres sólo capaz de elegir otro guión. Mientras estás tratando de cambiar eventos desagradables en el guión dentro del espacio de variaciones, estarás pensando precisamente en cosas que no te gustan. De este mismo modo, tu elección se materializa con éxito, y obtienes exactamente lo que no quieres. No es posible cambiar nada en tu línea de vida actual. Igual que si fueras a una galería de arte, no podrías quitar o reconstruir una exposición que no te guste. Tú no eres el que manda ahí. Pero nadie te impide dar la vuelta y marcharte a otra sala, para ver algo que te guste más. Por supuesto, cruzar a otra línea de vida, donde cada uno obtenga lo que


Reality Transurfing - Volumen I

él o ella pide, no sucede simplemente queriéndolo. No todos los pensamientos pueden ser manifestados, y no todos los deseos se cumplen. Y eso no es por el contenido de los pensamientos, sino por su naturaleza. Simplemente soñar o desear no significa aún elegir. Los sueños no se hacen realidad. Es necesario cumplir ciertas condiciones para que tus sueños se hagan realidad. Descubrirás cuáles son esas condiciones y cómo cumplirlas en este libro. En el espacio de variaciones hay un infinito número de líneas de vida, destinos, para cada persona en el espacio de variaciones. No tenemos razón para estar molestos por nuestro destino, pues se nos ha dado el derecho a elegir. Nuestro único problema es que no sabemos cómo hacer eso. El mundo se nos aparece en su multitud de posibilidades, como si estuviera creado para satisfacer cualquier posible necesidad. Cualquiera puede encontrar todo lo que siempre quiso en este mundo. Hasta en las diferentes áreas de conocimiento, el mundo nos parece justamente del modo que queremos verlo. Por ejemplo, el idealismo afirma que el mundo es una ilusión, y el mundo concuerda. El materialismo afirma lo opuesto, y el mundo nuevamente no tiene nada contra esa opinión. La gente discute entre ellos, imponiendo sus opiniones unos a otros, mientras el mundo muestra que todos ellos tienen razón en sus opiniones. ¡¿No es maravilloso?! El espacio de variaciones es una así llamada ilusión, mientras la manifestación material es lo mismo que el “mundo material”. Siempre obtenemos lo que elegimos. Quien esté familiarizado con las principios del islam conoce el significado de la expresión «La suerte de un hombre está recogida en El Libro.» Básicamente, esto significa que la suerte está predestinada y tú no puedes escapar de ella. En el contexto de otras religiones se encuentran afirmaciones similares. Es verdad que la suerte de un hombre ya está predestinada. Las afirmaciones de las religiones son erróneas sólo en el hecho de que no hay una variación de la suerte de una persona, sino un infinito número de variaciones. No puedes ocultarte de tu destino. Y hasta cierto punto eso es verdad, porque no puedes cambiar el guión de una variación. Luchar contra el mundo circundante para cambiar tu destino es una tarea muy difícil e ingrata. No trates de cambiar el guión, es inútil. Simplemente puedes elegir la variación que te guste más. Por supuesto, todo esto es muy extraño y surgen ciertas dudas. No obstante, yo nunca pensé que estarías dispuesto a creer en el Modelo de Variaciones. Yo tampoco lo creía hasta que estuve convencido de que el Transurfing funciona, y lo hace al cien por cien. No tiene ningún sentido favorecer a un modelo específico si tu única meta es encontrar algún tipo de verdad absoluta. El modelo mismo es de poca significación, lo importante es el resultado que obtienes de usar un modelo particular. Los diferentes modelos matemáticos son capaces de representar el mismo fenómeno físico en diferentes modos. No sería divertido si los expertos en geometría analítica de repente tomaran las armas contra los de análisis matemático y empezaran a argüir que la geometría es la única disciplina matemática verdadera? ¿verdad? Los matemáticos pueden llegar a algún tipo de acuerdo entre ellos, pero los filósofos y las figuras religiosas, nunca. ¿Dónde está localizado este espacio de variaciones? Es muy difícil contestar a esta


Reality Transurfing - Volumen I

pregunta. Dada nuestra percepción tridimensional, podríamos decir que el espacio de variaciones está en todas partes y en ninguna al mismo tiempo. Imagínate un plano infinito sin principio ni fin, y sobre ese plano viven delgados seres bidimensionales. Ellos ni siquiera sospechan que exista tal cosa como una tercera dimensión. Les parece que este plano es el mundo y no pueden comprender cómo puede existir nunca algo fuera de sus límites. Sin embargo, nosotros sabemos que con sólo añadir una tercera dimensión a este modelo del mundo, súbitamente se puede crear un número infinito de tales planos. Por tanto, no te preocupes por el hecho de que no somos capaces de imaginar con gran detalle cómo un número infinito de mundos pueden coexistir con el nuestro. Es difícil creer que efectivamente existan mundos paralelos. Pero por otro lado, ¿te es más fácil creer en la teoría de la relatividad, que afirma que un cuerpo acelerándose aumenta su masa, reduce su tamaño y disminuye el paso del tiempo a través del que se mueve el cuerpo? Sin embargo es imposible comprobar esta afirmación de primera mano. Lo importante no es si entendemos la teoría o no, sino la utilidad práctica que se puede extraer de esta teoría. Es completamente absurdo y trivial discutir sobre las ventajas de un modelo dado en el espacio infinito. Trata de imaginar el infinito de distancias aumentadas, como el espacio exterior por ejemplo. Ahí, a lo lejos en la distancia, no hay fronteras. El infinito de las distancias en disminución, por extraño que suene, tampoco tiene límites. Sólo podemos observar una parte limitada del universo visible. Tanto el telescopio como el microscopio tienen sus limitaciones. El infinito en un micro nivel no se diferencia en nada del infinito en un macro nivel. Hay una teoría de que el universo visible fue creado a causa del «Big Bang. Y desde entonces, según esta teoría, el universo está constantemente expandiéndose en todas direcciones. Los cuerpos se mueven a través del cosmos a grandes velocidades. Pero si cambiamos nuestro punto de vista y tomamos en cuenta las enormes distancias implicadas en el proceso, nos podría parecer que esta expansión está sucediendo muy lentamente y en un extremadamente largo periodo de tiempo. Es también un hecho conocido que en un espacio vacío, en cualquier momento dado en el tiempo, las partículas elementales aparecen de la nada y desaparecen tan repentinamente como aparecieron. Considerando la relatividad del espacio y el tiempo, podemos considerar cada partícula como un universo separado, semejante al nuestro. Después de todo no sabemos nada sobre cómo las partículas elementales han sido hechas. Según los físicos, las partículas elementales pueden a veces aparecer como ondas y a veces como partículas. Al adentrarse más en el micromundo, las distancias relativas se hacen similares a las del espacio exterior, y el paso del tiempo para el observador interno se ralentiza una vez más. Para un observador externo, nuestro universo existe sólo por un momento, igual que una partícula que nace y se extingue en el vacío en segundos, mientras para nosotros, los observadores internos, nuestro universo ha existido por miles de millones de años. Cuando estés tomando tu próximo sorbo de café, piense en esto: ¿cuántos universos


Reality Transurfing - Volumen I

acabas de tragar? Acabas de tragar un número infinito de universos, pues el infinito no puede ser dividido en partes. Está igual de lejos y toma igual de tiempo «volar» en el micromundo, como sería volar hacia la infinitud interminable del espacio exterior. El tiempo, como el espacio, es infinito. Tanto para el tiempo que corre hacia delante como hacia atrás. Los fragmentos de tiempo pueden ser tan infinitamente diminutos, como pueden ser infinitamente enormes. Cualquier punto de un fragmento de tiempo se puede considerar un punto de origen, a ambos lados del cual se encuentra el tiempo infinito. Moviendo el punto de origen por el fragmento de tiempo no va a cambiar nada de lo que está delante o detrás de ese punto. Esta infinidad de mundos dentro de mundos existe simultáneamente. El centro del universo está localizado en cualquier punto dado en cualquier momento dado, porque el mismo infinito rodea a cada punto desde todos los lados posibles. Y todos los acontecimientos posibles existen simultáneamente por la misma razón que el centro del universo está localizado en cualquier punto dado. Esto es difícil de imaginar. Pero entonces de nuevo, es imposible dar un vistazo al universo y verlo todo. Por muy lejos que imagines moverte por el universo, el mismo espacio infinito te rodeará. Hay, por supuesto, teorías aún más confusas sobre la estructura de nuestro universo, de acuerdo a lo cual nuestro universo visible se transforma en una esfera finita en el espacio cuatridimensional. Pero esto no hace las cosas más fáciles, porque una vez más puede haber un infinito número de dimensiones. No siendo capaces de imaginar todo esto, nos vemos forzados a contentarnos con nuestros estrecho punto de vista, pretendiendo que comprendemos algo. Total, hay muchas cosas incomprensibles e inconcebibles en la ciencia moderna, pero esto no nos impide utilizar los frutos que la ciencia ha cosechado. Usando los principios del Transurfing obtendrás resultados asombrosos. Sólo acordemos que no vas a atormentarte con preguntas sobre exactamente por qué y cómo funciona el Transurfing. Sería como si un niño preguntara a un físico: «¿Por qué se atraen los cuerpos unos a otros?» El físico respondería: «Por la ley de gravedad». Pero entonces el niño haría otra pregunta: «¿por qué existe la ley de gravedad? ¿Pero cómo se atraen los cuerpos físicos?» No hay respuesta a esas preguntas. Así que dejemos esta infructuosa tarea de tratar de explicar algo y utilicemos el resultado del modelo de variaciones. Claramente está más allá de nosotros saberlo y comprenderlo todo. Basado en el modelo de variaciones, el hombre crea su propio destino. Y sin embargo, la idea de destino en el Transurfing difiere de la visión generalmente aceptada. Así que, ¿cuál es la diferencia entonces? La diferencia es que tú puedes elegir tu propia felicidad, sin tener que luchar por ella. No te apresures a aceptar o a rechazar el modelo de variaciones de una vez por todas. Sólo hazte esta pregunta: ¿has conseguido mucho luchando con el mundo por tu propia felicidad? Cada uno tiene que decidir por sí mismo, si seguir actuando del mismo modo o intentar un abordaje diferente. Ya que se puede malgastar toda la vida luchando y esforzándose sin llegar absolutamente a ninguna parte. ¿No sería más fácil si el mundo viene a tí por sí mismo? Pues todo siempre está manifestando tus elecciones.


Reality Transurfing - Volumen I

Cualquier pedido que elijas hacer, te será siempre entregado, no importa qué. Pero hacer una elección no es lo mismo que desear algo, es algo bastante diferente, y estás a punto de descubrir qué es. Los deseos son concedidos sólo en los cuentos de hadas. No es coincidencia que haya una fuerte creencia en que cumplir los deseos es extremadamente difícil o imposible. Hasta ahora, sólo hemos dado el primer paso hacia la solución de la Adivinanza del Celador. Pronto descubrirás por qué los deseos nunca se cumplen y los sueños nunca se hacen realidad.

Resumen • • • • • • • • • • • • • • • • •

La realidad se puede manifestar de infinitos modos. La diversidad de variaciones es la principal y fundamental cualidad de nuestro mundo. Cualquier modelo del mundo no representa sino una fracción de los múltiples modos en los que la realidad puede aparecer. Cualquier rama de conocimiento se basa sobre un aspecto elegido de la realidad manifestada. Tu elección siempre se realiza. Lo que eliges es lo que obtienes. El espacio de variaciones es un campo de información de lo que hubo, lo que hay y lo que habrá. El campo de información contiene las variaciones potenciales de cualquier acontecimiento. Una variación consta de un guión y unos decorados. El espacio de variaciones se puede dividir en sectores, cada uno de los cuales contiene su propia variación. Cuanto mayor es la distancia entre sectores, mayor es la diferencia en las variaciones. Los sectores con parámetros aproximadamente similares se alinean para formar una línea de vida específica. La realización material se mueve en el espacio como una masa densa. Las ondas de energía mental materializan variaciones potenciales. Cada organismo hace su propia contribución a la formación de las realizaciones materiales. Cuando cambian los parámetros de energía mental, un organismo se mueve a otra línea de vida. Tú no puedes cambiar el guión de una variación, pero puedes elegir otro.


Reality Transurfing - Volumen I

•

No luches por la felicidad; puedes simplemente elegir una variaciĂłn que te guste.


Reality Transurfing - Volumen I

CAPÍTULO II PÉNDULOS

Los grupos de personas que piensan en la misma dirección, crean estructuras energéticas de información, llamadas péndulos. Estas estructuras finalmente empezarán a desarrollarse independientemente. Los péndulos crean sus propias leyes y hacen que la gente las obedezca. Lo que la gente no se da cuenta es que ellos están actuando involuntariamente en interés de esos péndulos. ¿Cómo salir de la sugestión que se nos pega como cola? Alquílate

Péndulos destructivos Desde que éramos pequeños nos han enseñado a someternos a la voluntad de alguien: cumplir nuestras obligaciones, servir a nuestro país, a nuestra familia, al partido político, a la empresa en la que trabajamos, al gobierno e incluso a las ideas... A la voluntad de alguien, en tanto que la nuestra tenía la más baja prioridad. Todo el mundo tiene más o menos un sentido de la obligación. Todo el mundo de uno u otro modo «sirve» a diferentes grupos y organizaciones, como la familia de uno, asociación, instituciones educativas, el lugar de trabajo de uno, el partido político de uno, y el gobierno, etcétera. Todas estas estructuras nacen y empiezan a desarrollarse cuando un grupo aislado de personas empiezan a pensar y actuar del mismo modo. Luego, van uniéndose nuevas personas a la organización/grupo y la estructura crece, gana fuerza, obliga a sus miembros a seguir las reglas establecidas, hasta que alcanza un punto en que la estructura es capaz de subyugar a grandes grupos sociales a su voluntad. A nivel de la realización material, las estructuras energéticas están compuestas de gente (unidas por fines comunes) y objetos materiales, tales como edificios, construcciones, muebles, instalaciones, tecnología, etcétera. Pero, ¿cuál es el proceso que posibilita a las estructuras, tales como las antes mencionadas, formarse? Una estructura se crea cuando los pensamientos de un grupo de gente se enfocan en una dirección. Así, los parámetros de su energía mental se hacen idénticos. La energía mental de individuos independientes se mezcla en una corriente. De ahí que, en medio del océano energético, se crea una estructura energética independiente basada en información que es llamada el péndulo energético. Esta estructura empieza a obtener vida propia, y hace obedecer sus leyes a aquellos participantes en su creación. ¿Pero por qué esas estructuras son llamadas péndulos? Porque mientras más alto y


Reality Transurfing - Volumen I

más rápido oscila, más gente —partidarios— lo alimentan con su energía. Cada péndulo tiene su propia frecuencia característica de vibraciones. Por ejemplo, puedes hacer subir alto las oscilaciones en el aire sólo aplicando una fuerza de una cierta frecuencia. Este tipo de frecuencia se denomina resonancia. Si el número de partidarios de un péndulo decrece, su oscilación bajará y finalmente su movimiento de oscilación se extinguirá. Cuando no hay más partidarios para hacer oscilar el péndulo, se detendrá y como entidad, morirá. Hay varios ejemplos de péndulos “muertos”: las antiguas religiones paganas, los utensilios de piedra y las antiguas formas de armamento, las antiguas tendencias de la moda y los discos de vinilo... En otras palabras, todo lo que existió antes y ya no se utiliza. Tal vez estés sorprendido: ¿pueden todas esas cosas ser péndulos? Sí, cualquier estructura, a cuyos rasgos particulares se les dió forma por la energía mental de la gente, es un péndulo. Podrías decir que generalmente cualquier ser vivo capaz de emitir energía en una dirección, finalmente formará un péndulo energético. He aquí ejemplos de péndulos que existen en la naturaleza y la vida salvaje: colonias de bacterias, poblaciones de seres vivos, bancos de peces, manadas de animales, macizos forestales, praderas, colonias de hormigas, etc. Cualquier estructura compuesta de organismos vivos, de una naturaleza relativamente homogénea y ordenada puede formar péndulos. Y puesto que cada organismo vivo representa una unidad energética, puede también ser considerado un péndulo. Cuando un grupo de estos péndulos singulares empiezan a oscilar al unísono, crean un péndulo grupal. Está por encima de sus partidarios como una superestructura; existe como estructura particular e independiente y establece reglas para mantener unidos a sus partidarios, pero también para atraer a nuevos. Tal estructura es auto-gobernada en el sentido de que se desarrolla independientemente, según sus propias leyes. Sus partidarios no saben que actúan según las leyes del péndulo, y no por su libre voluntad. Por ejemplo, un aparato burocrático se desarrolla como una estructura autónoma, independientemente de la voluntad de cada uno de sus funcionarios. Por supuesto, un funcionario influyente puede tomar ciertas decisiones independientes, pero estas decisiones no pueden ir en contra de las leyes del sistema; de otra manera, tal partidario será rechazado. Incluso una persona sola, que es ya un péndulo por sí misma, no siempre es consciente de sus propias motivaciones. Un ejemplo de una persona tal es el vampiro energético. Cualquier péndulo es destructivo por su naturaleza, puesto que toma energía de sus partidarios y establece su poder sobre ellos. La destructividad del péndulo se manifiesta en su indiferencia hacia la suerte de cada uno de sus partidarios. Su único objetivo es obtener un flujo constante de energía de ellos; el péndulo no se preocupa de que al partidario individual eso le resulte útil o no. Si una persona está bajo la influencia de un sistema, tiene que vivir su vida según las leyes del sistema; de lo contrario, el sistema lo masticará y lo escupirá fuera. Estar bajo la influencia de un péndulo destructivo, puede fácilmente arruinar la vida de uno. Escapar de un péndulo y no sufrir pérdidas como resultado es habitualmente muy difícil de hacer.


Reality Transurfing - Volumen I

Si una persona tiene suerte, encontrará su sitio en el sistema, donde se siente como pez en el agua. Siendo un partidario, la persona da al péndulo su energía, y el péndulo, a su vez, le proporciona un entorno donde este persona es capaz de vivir. En cuanto un partidario empieza a romper las reglas de una estructura, la frecuencia de su energía mental ya no está en sincronía con la frecuencia de resonancia del péndulo. Al no poder recibir la energía de este partidario, esto resulta en que el péndulo expulsa del sistema o incluso destruye al partidario rebelde. Si una persona es llevada lejos de las líneas que más le favorecen, entonces la vida en la estructura de un péndulo ajeno se convierte en un infierno viviente o simplemente en una existencia deprimente y aburrida. Para este partidario, éste se convierte en un péndulo destructivo. La persona que ha caído bajo su influencia pierde su libertad; está obligado a vivir según las leyes impuestas y se convierte en una pequeña pieza dentro de una enorme máquina le guste o no. Sin embargo, un hombre puede estar bajo el patrocinio de un péndulo y lograr resultados sobresalientes. Napoleón, Hitler, Stalin y otras figuras semejantes fueron todos favoritos de péndulos destructivos. Aún así, el péndulo no se preocupa del bienestar de sus partidarios, únicamente los utiliza para sus propios fines. Cuando le preguntaron a Napoleón si alguna vez fue verdaderamente feliz, sólo pudo recordar unos pocos días en toda su vida. Loa péndulos utilizan métodos refinados para atraer nuevos partidarios que vuelan hacia ellos, como polillas hacia una llama. A menudo una persona, seducida por los trucos publicitarios del péndulo, se aleja de su felicidad ¡que estaba todo el tiempo frente a ellos! Gente se une al ejército y perece ahí. Gente se enrola en instituciones educativas y, en vano, dominan profesiones que no son realmente las suyas. Gente encuentra trabajos que sienten ajenos, pero que son supuestamente prestigiosos. Trabajan y se empantanan en problemas. Traen extraños a sus vidas y terminan sufriendo. Muy a menudo, la actividad de un péndulo lleva a la destrucción de los destinos de sus partidarios individuales, a pesar de que intenta ocultar sus verdaderos motivos, disfrazándose de virtuoso y benévolo. Para una persona que ha caído bajo la influencia de un péndulo destructivo, el principal peligro consiste en que el péndulo desvía a su víctima de aquellas líneas de vida donde encontraría la verdadera felicidad. Destaquemos los características definitorias de un péndulo destructivo: • • • •

Un péndulo se alimenta de la energía de sus partidarios y de eso amplia su oscilación. Un péndulo intenta atraer a tantos partidarios como sea posible, para poder recibir la máxima energía posible. El péndulo contrapone su grupo de partidarios a los otros grupos («¡Mírennos! ¡Nosotros somos mejores que ellos.») Un péndulo es agresivo inculpando a aquellos que no quiere hacerse sus partidarios, e intenta vencerlos o eliminarlos completamente.


Reality Transurfing - Volumen I

Un péndulo se pone màscaras agradables y atractivas, se encubre con nobles fines y juega con las emociones de la gente, para justificar sus propias acciones y ganar tantos partidarios como sea posible.

Se podría decir que un péndulo es un “egregor” 2 por su naturaleza, pero esa es una definición más bien estrecha, por supuesto. El concepto de «egregor» no refleja todo el espectro de posibles interacciones entre el hombre y las estructuras energéticas basadas en información: los péndulos. Los péndulos juegan un papel mucho mayor en la vida de la gente de lo que se acostumbra a creer. Es posible mostrar cómo consume un péndulo la energía de sus partidarios utilizando el siguiente ejemplo. Imagínate un estadio lleno, donde está teniendo lugar un dramático partido de fútbol; las cosas se ponen tensas, los hinchas se encolerizan. De pronto un jugador comete una falta imperdonable que lleva a su equipo a la derrota. Sobre el jugador cae una tempestad de cólera de los espectadores; están dispuestos a destrozarle. ¿Puedes imaginar qué enorme masa de energía negativa cae sobre la cabeza de este desgraciado jugador? ¿Has pensado que habiendo sufrido tan monstruosa explosión, él moriría justo ahí en el sitio? ¿Pero qué sucede? En vez de eso, él sigue vivo y sano, aunque algo aplastado por sentimientos de culpa. ¿Entonces dónde fue toda la energía negativa? Bueno, el péndulo la recogió. De no haber sido así, la persona a quién la multitud dirigió su cólera podría haber muerto, mientras la estrella glorificada podría haber volado al cielo. No voy a juzgar si el péndulo es un ser animado o simplemente una forma de energía. En cualquier caso, para el método del Transurfing eso no tiene importancia. Lo importante es ser capaz de reconocer un péndulo y evitar participar en sus juegos, a menos que haya algo que ganar con tal interacción. Reconocer un péndulo destructivo es muy fácil, ya que tiene un rasgo definitorio. Siempre compite con otras estructuras energéticas iguales a él, luchando por el control de la gente. Un péndulo tiene un sólo objetivo: capturar tantos partidarios como sea posible, para obtener tanta energía como sea posible. Cuanto más agresivamente actúe un péndulo en su lucha por los partidarios, más destructivo es, lo cual significa que plantea una amenaza para el destino de una persona en particular. Puedes objetar que hay, después de todo, organizaciones benéficas, asociaciones para la conservación de la naturaleza, para el bienestar de los animales y otras. ¿Qué tienen ellas de destructivo? El hecho es que ellas, no importa como las veas, se alimentan de tu energía y no les importa la felicidad o el bienestar de nadie más, y esto es destructivo personalmente para tí. Te piden ser misericordioso con los demás, mientras permanecen indiferentes a tu bienestar. Si estás de acuerdo y te sientes verdaderamente feliz realizando trabajos de caridad, entonces esta podría ser tu vocación y haber encontrado tu péndulo. Pero, por favor, sé honesto contigo mismo. Quizás sólo estás llevando la máscara de bienhechor. ¿Estás dando efectivamente tu energía y dinero para el bien de los demás y 2

Egregor (también Egregorc), proviene del griego egregoroi -«guardar», «velar»—, una acumulación específica de energías generada por la suma de las energías de dos o más personas unidas por un objetivo común. (N. de la T.)


Reality Transurfing - Volumen I

haciéndolo con todo tu corazón, o sólo estás haciendo una demostración de caridad, para parecer mejor persona? Los péndulos destructivos no han enseñado a la gente a elegir su propio destino. Porque si una persona fuese verdaderamente libre de elegir, sería independiente; entonces no sería atraído por los péndulos y no se convertiría en uno de sus partidarios. Nuestra mente está tan acostumbrada a la idea de que nuestra suerte es nuestro lote en la vida que nos resulta muy difícil creer que es posible elegir la suerte que nos gustaría tener. A los péndulos les conviene mantener a sus partidarios bajo control; por tanto, emplean todo tipo de maneras para manipular a sus partidarios. Lo siguiente da claros ejemplos de cómo lo hacen. Si haces un culto, un movimiento o una escuela del Transurfing también podría convertirse en un péndulo. Por supuesto, los diferentes péndulos son destructivos en diferentes grados. Pero el Transurfing, aún en el peor de los casos, sería mucho menos destructivo que sus contrapartidas, porque no sirve a algún objetivo externo y general, sino que existe exclusivamente más bien para el bien de cada individuo. Sería un péndulo bastante inusual, una especie de sociedad individualista con gente que se ocupara de focalizarse únicamente en sus propios destinos individuales. Por cierto, aquí hay asignado para tí un trabajo para casa: «¿Qué péndulos podrían ser considerados constructivos?» ¿Pero por qué te estoy contando todo esto? Estoy haciéndolo para explicarte lo que significa elegir tu suerte y cómo se hace efectivamente eso. Ten paciencia, querido lector; algunas de las cosas de las que estamos hablando no son tan fáciles que te pasen por la cabeza, pero gradualmente emergerá un cuadro claro.

La batalla de los péndulos La principal característica distintiva de un péndulo destructivo es tratar de destruir agresivamente a los otros péndulos, para arrastrar a la gente a su bando. Para eso, trata de poner siempre a sus partidarios contra los partidarios de los otros péndulos: «¡Nosotros somos buenos, mientras ellos no son como nosotros! ¡Ellos son malos!» La gente que son atraídas a esta batalla pierden su camino y empiezan a seguir objetivos falsos, que ellos erróneamente creen que son los suyos. Así es como la destructividad de los péndulos se hace aparente. Luchar contra los otros partidarios es infructuoso y arruina vidas, las de la gente contra las que tu “luchas” y la tuya propia. Veamos un ejemplo extremo de la lucha por los partidarios: la guerra. Para convencer a sus propios partidarios de ir a la guerra, el péndulo les proporciona argumentos correspondientes a la época histórica específica. El método más primitivo, frecuentemente utilizado en la historia, era simplemente ordenar a la gente recuperar lo que era “legalmente” suyo, por la fuerza. Cuando la sociedad se hizo más civilizada, los argumentos adquirieron formas más refinadas. Una nación se declara más progresista y desarrollada, mientras otras son declaradas atrasadas. Un fin noble es entonces llevar a ese pueblo


Reality Transurfing - Volumen I

subdesarrollado a un nivel superior y, si ellos objetan, utilizar la fuerza. Y las concepciones modernas de la guerra parecen ir por las siguientes líneas: en un árbol del bosque hay suspendida una colmena. Ahí viven abejas salvajes, produciendo miel y criando a sus crías. Pero entonces un péndulo se acerca a la colmena y anuncia a sus partidarios: «Éstas son abejas salvajes; son muy peligrosas, por lo que deben ser destruidas o, al menos, tenemos que destruir su colmena. ¿No me creéis? ¡Mirad!» Y empieza a remover la colmena con un palo. Las abejas salen y comienzan a picar a los partidarios del péndulo. Y el péndulo triunfantemente exclama: «¡Ved, os lo dije! ¡Mirad qué agresivas son! Hay que destruirlas.» Cualquiera que sea el tipo de consignas con que se justifiquen las guerras y las revoluciones, su propósito siempre es el mismo: servir en la batalla de los péndulos por los partidarios. Estas batallas puedan tomar diferentes formas, pero su único objetivo es básicamente obtener tantos partidarios como sea posible. La energía nueva es una necesidad vital para el péndulo; sin ello, el péndulo se detendrá, y así deja de existir como una entidad. Por tanto, la batalla de los péndulos es una lucha natural e inevitable por la existencia. Además de las guerras y revoluciones, hay otras formas de batalla que pueden ser menos agresivas pero suficientemente duras sin embargo. Ejemplo de tales batallas son: la lucha por el dominio de los mercados, la rivalidad de los partidos políticos, la competencia económica, todas las formas posibles de marketing, campañas publicitarias, propaganda ideológica, etcétera. El ambiente de la existencia está hecho de péndulos, por lo que encontrarás competencia en todos los campos posibles de la vida moderna. Hay competencia en todas partes, empezando por las disputas políticas y gubernamentales y terminando por la competencia entre clubes y entre los individuos. Lo nuevo, lo inusual, lo incomprensible siempre se abre camino con dificultad. ¿Por qué es así? ¿Simplemente porque los nuevos conceptos tardan tiempo en asentarse en nuestra cabeza? La razón principal es que los péndulos antiguos estarían en desventaja si un nuevo péndulo y otro rival entrarán en el escenario y empezaran a arrastrar a la gente hacia él. Por ejemplo: los motores de combustión interna hacen una significativa contribución a la contaminación en las ciudades y podrían haber sido reemplazados hace mucho tiempo, puesto que ya existen una multitud de modelos de motores alternativos y libres de contaminación. Sin embargo, estos nuevos modelos serían una amenaza a los péndulos existentes de corporaciones petroleras, y éstas aún son muy fuertes. Por tanto, ellas no van a permitir que algunos inventores les echen del escenario. Todo llega a tal punto que estos monstruos literalmente compran las patentes de motores alternativos nuevos sólo para mantenerlos en secreto. Al mismo tiempo, ellos tratan de convencer al mundo de la baja eficacia de esos nuevos inventos. Construyendo su estructura a nivel material, los péndulos fortalecen su situación con los recursos financieros, edificios, instalaciones y, por supuesto, con recursos humanos. En la cima de estas pirámides humanas, los péndulos colocan a sus favoritos. Estos son líderes


Reality Transurfing - Volumen I

de todos los rangos y funciones, desde los jefes menores a presidentes de gobiernos. Ellos no tienen que poseer cualidades especiales o sobresalientes en absoluto. Usualmente, aquellos partidarios que son hechos líderes son aquellos cuya combinación de rasgos encaja perfectamente dentro de la estructura del péndulo. El favorito elegido puede creer que él ha conseguido grandes cosas en la vida sólo gracias a sus cualidades personales. En cierto modo es así, pero el mayor papel de promover a sus favoritos lo juega la estructura autorganizativa del péndulo. Si los parámetros o rasgos del favorito dejan de corresponder a las necesidades del sistema, entonces será eliminado despiadadamente. La batalla de los péndulos es destructiva para sus partidarios, porque al servir un alto fin piensan que ellos lo están haciendo porque realmente creen en él. Las creencias personales de los partidarios tienden a estar en el estricto control de un péndulo. En cuanto una persona sintoniza con la frecuencia del péndulo, surge interacción a nivel de energía entre esta persona y el péndulo. La frecuencia de energía mental de un partidario se fija y se mantiene por la propia energía del péndulo. La persona está ahora atrapada en un bucle retroalimentado. El partidario emite energía mental en la frecuencia del péndulo, y éste, a su vez, también garantiza un poquito de energía al partidario, como para mantener la influencia sobre la persona. A nivel de realización material, tales interacciones péndulo-partidario se pueden observar en situaciones de la vida cotidiana. Por ejemplo, el péndulo de un partido político empieza una campaña electoral, capta a un partidario y le suministra algo de energía en forma de buenos sentimientos tales como aprecio, satisfacción, dignidad e importancia. El partidario cree que él tiene la situación bajo control y que puede hacer sus propias elecciones. Pero, de hecho, él fue elegido por el péndulo que ahora tiene control sobre él. Desde fuera, sin embargo, esta situación tiene una apariencia diferente: el partidario cree estar haciendo lo que quiere hacer. Sin embargo, en este caso, la voluntad del partidario, invisible y artificialmente, se la impuso el péndulo. El partidario es así colocado en el campo de información del péndulo, donde emplea el tiempo con otros como él, hablando sobre temas «calientes». De este modo el partidario establece conexiones energéticas y fija su propia energía dentro de la estructura. Finalmente, el partidario puede darse cuenta de que la actividad del péndulo no está a la altura de sus expectativas, de modo que empieza a sentirse molesto y a desconfiar de su anterior ídolo y así, su frecuencia escapa de la presa del péndulo. La fuerza de la presa del péndulo depende de lo poderoso que sea. En algunos casos, el péndulo simplemente permite a su partidario marcharse, mientras en otros, tal hereje será privado de su libertad o incluso de su vida. Cómo un péndulo atrapa la frecuencia de sus adherentes puede ser ilustrado con el siguiente ejemplo. Digamos que estás canturreando para ti. Entonces de repente, alguien empieza a tocar una canción diferente a elevado volumen. Ahora, al oír esta nueva melodía, te resultará muy difícil seguir canturreando tu melodía para ti. Para los propósitos del Transurfing no importan los detalles específicos detrás de la interacción entre un péndulo y su partidario. Investigaremos esta interacción utilizando un modelo simplificado y situaciones cotidianas como ejemplos. Con esto será suficiente.


Reality Transurfing - Volumen I

Nadie podrá explicar con más detalles y con gran precisión cómo sucede realmente, porque entonces uno podría hacer la pregunta: «¿Y qué significa efectivamente realmente?» Y esta discusión podría durar para siempre, igual que el infinito proceso de adquirir conocimiento. Es una tarea ingrata. Así, tendremos que satisfacernos con lo poco que tenemos y deberíamos estar contentos de que sin embargo seamos capaces de comprender al menos algo. Veamos cómo manipulan los péndulos a sus partidarios.

Hilos de marionetas Vamos a plantearnos una pregunta: «¿Cómo pueden los péndulos obligar a sus partidarios a entregarles libremente su energía?» Por ejemplo, los péndulos grandes y poderosos obligan a sus partidarios a actuar según reglas específicas. ¿Pero cómo lo hacen los péndulos más débiles? Cuando una persona no tiene suficiente poder para obligar a otro a que haga algo, presenta argumentos válidos y trata de convencer y persuadir a la otra persona prometiendo un resultado deseable. Son todos métodos débiles de persuasión, que pueden encontrarse sólo en una sociedad humana, donde la gente está apartada de las fuerzas naturales. A veces los péndulos también utilizan estos métodos; pero tienen un arma mucho más potente que eso. Los péndulos son estructuras de información basadas en energía; por lo que obedecen a las leyes poderosas e irrevocables de la existencia y actúan de acuerdo con ellas. Para que una persona le de su energía a un péndulo, su energía mental debe estar en la misma frecuencia que la frecuencia de resonancia de éste. Para eso no es necesario que dirija conscientemente sus pensamientos hacia el péndulo. Como tú probablemente sabes, una gran parte de lo que la gente piensa y hace sucede inconscientemente. Los péndulos sacan beneficio precisamente de esta propiedad de la mente humana. De ahí que se las arreglen para obtener energía no sólo de sus partidarios, sino también de sus más entusiastas adversarios. Puedes probablemente suponer ya cómo funciona eso. Imagínate un grupo de ancianos sentados en un banco del parque, quejándose y criticando a su gobierno. Ellos no son partidarios del péndulo del gobierno, porque lo odian por muchas razones. ¿Pero qué es lo que ocurre? Los ancianos maldicen el gobierno, diciendo lo incompetente, corrupto, cínico y estúpido que es. Así, lo que ellos realmente están haciendo es producir un montón de energía mental en la frecuencia de este péndulo. Para ser sincero, al péndulo no le importa desde qué lado lo empujas para hacerlo oscilar. Tanto la energía positiva como la negativa lo hará, en tanto la energía mental sea resonante con la frecuencia del péndulo. Por tanto, el problema principal de un péndulo es llegar a la gente, golpearles donde le duela en cualquier modo posible, en tanto el péndulo o algo relacionado con él ocupe su mente. Una vez que se desarrolló el concepto de medios de masas, los métodos de los péndulos se han hecho cada vez más refinados. La gente se ha hecho bastante adicta a los medios de masas. ¿Has notado cómo mayormente mencionan las cosas malas en las


Reality Transurfing - Volumen I

noticias? Estos programas dan origen a fuertes emociones como agitación, miedo, irritación, cólera y envidia. El trabajo del periodista es atraer tu atención. Los medios de masas, siendo péndulos por sí mismos, están sirviendo a péndulos que son aún más poderosos. El supuesto propósito es el libre acceso a cualquier información. El propósito de hecho es bastante diferente: es sintonizar en tanta gente como sea posible con las frecuencias de péndulos específicos. Uno de los métodos favoritos de un péndulo para obtener acceso a tu energía es sacarte del equilibrio. Si estás fuera de equilibrio, empiezas a «oscilar» en la frecuencia del péndulo, y de este modo estarás haciendo oscilar al péndulo mismo. Supongamos que los precios han subido. No te gusta, así que reaccionas de un modo negativo: te sentirás enojado, y probablemente te quejarás y hablarás de ello con tus amigos. Y eso sería una reacción perfectamente normal. Pero esto es exactamente lo que el péndulo quiere. Estás emitiendo energía negativa en la frecuencia del péndulo al mundo; él cosechará esta energía, que sólo hará que el péndulo oscile más alto, resultando en la situación con unos precios progresivamente peores en el mundo real. En este punto, el péndulo está controlándote como un titiritero controla a su marioneta; y el hilo más firme para tirar de tí es el miedo, el sentimiento más antiguo y más fuerte que hay. No importa realmente de qué estás asustado exactamente, pero si tu miedo está conectado de algún modo con un aspecto del péndulo, él obtendrá tu energía. La ansiedad y ponerse nervioso son hilos algo más débiles, pero no obstante son suficientemente fuertes para tirar de tí y conseguir que saltes. Estas sensaciones son muy buenas para fijar las emisiones de energía mental en la frecuencia de un péndulo. Si te molesta algo, sería difícil para tí despegar tu mente de ello y enfocarla en algo completamente diferente. El sentimiento de culpabilidad también es uno de los canales más amplios por los que el péndulo extrae la energía de ti. Este sentimiento nos lo imponen desde la infancia. Es un método de manipulación muy cómodo: «Si la culpa es tuya, harás lo que yo te diga.» Vivir con una sensación de culpa es muy incómodo, por lo que las personas intentan librarse de ella. ¿Pero de qué manera? Sufrir un castigo o pagar la culpa con el propio trabajo. Tanto una cosa como la otra suponen sumisión, obediencia y un modo específico de pensar. La llamada del deber es una forma particular de culpa. Tener un deber significa que uno está obligado a hacer algo. Como resultado, los «culpables», tanto los verdaderos y los que se les ha hecho creer que son culpables, caminan cabizbajos, y llevan al péndulo su diezmo en forma de energía. Inducir sentimientos de culpa por sugestión, es el arma favorita de los manipuladores, y volveremos a ello en un punto posterior en este libro. Todos los posibles complejos psicológicos humanos deberían señalarse especialmente. El complejo de inferioridad: no soy atractivo, no tengo capacidades o talento, no soy particularmente brillante o ingenioso, no se cómo comunicar con la gente o como estar con ellos, no valgo, etc. El complejo de la culpa: soy culpable de algo, todos me están juzgando y debo llevar mi cruz. El complejo de guerrero: tengo que ser impasible, declaro la guerra a mí mismo y a todo el mundo, lucharé por mi lugar bajo el sol, tomaré lo


Reality Transurfing - Volumen I

que es mío por la fuerza. El complejo de amante de la verdad: demostraré que tengo razón y todos los demás están equivocados, lo que sea necesario. Estos y otros complejos son las llaves personales para la energía de los individuos aislados. Un péndulo, golpeando al hombre en un sitio vulnerable, saca afanosamente la energía de esa persona. Tú mismo puedes continuar enumerando los hilos por los que los péndulos controlan a sus marionetas: justicia, orgullo, vanidad, honor, amor, odio, codicia, generosidad, curiosidad, interés, hambre..., así como otros sentimientos y necesidades. Tus sentimientos e interés permiten fijar el flujo de pensamientos en una dirección. Si un tema no despierta ningún interés o emoción, es muy difícil enfocarse en él. Por tanto los péndulos capturan el flujo de pensamientos pulsando los botones correctos, como los sentimientos y necesidades particulares de una persona específica. Como regla, la gente tiene un modo habitual de reaccionar a las fuentes de irritación externa negativa. Las noticias negativas provocan descontento, las noticias alarmantes provocan una reacción de preocupación o miedo, haber sido ofendido provoca disgusto, y así sucesivamente. Los hábitos funcionan como el interruptor que pone en marcha el mecanismo de captura en movimiento. Por ejemplo, el hábito de irritarse o preocuparse por pequeñas causas es lo mismo que reaccionar a una provocación. Básicamente es lo mismo que reaccionar negativamente a una fuente negativa de irritación. Una persona puede ser consciente del hecho de que los pensamientos y acciones negativos no va a llevarle a nada bueno, no obstante seguiría cometiendo los mismos errores por hábito. De esta manera, las hábitos frecuentemente crean problemas y nos obligan a actuar de modo ineficaz, y sin embargo es difícil librarse de ellos. Los hábitos son una ilusión de comodidad. Uno confía más en lo que es familiar. Algo nuevo causa preocupación y miedo. Lo viejo y familiar ha sido probado ya que funciona a través de la experiencia. Es como un viejo sillón en el que te sientas para relajarte después del trabajo. Tal vez uno nuevo sea mejor, pero el viejo es más cómodo. La comodidad se caracteriza por conceptos tales como conveniencia, confianza, experiencia positiva y lo predecible. Lo nuevo posee estas cualidades en un grado mucho menor, por lo que se requiere mucho más tiempo para que el nuevo hábito se convierta en antiguo. Y bien, hemos examinado los métodos de influencia que los péndulos utilizan sobre la gente. ¿Puede un hombre escapar de la influencia de un péndulo? Sobre los métodos de escape hablaremos más adelante. También sucede con frecuencia que alguien se subleva contrael péndulo que le ha esclavizado y se alza abiertamente contra él. En cualquier batalla entre un hombre y un péndulo, el hombre siempre sufrirá una derrota. Un péndulo puede ser derrotado sólo por otros péndulos. Un hombre no puede hacer nada. Si desobedece y empieza la lucha con él, sólo perderá energía. En el mejor de los casos, será arrojado fuera del sistema, mientras en el peor, será aplastado. Un partidario que ha tenido el valor de romper las reglas establecidas por el péndulo, será declarado un fuera de la ley. En la superficie del mundo real, el hombre será acusado o condenado por sus acciones. En realidad, no es la acción lo que le hace culpable, sino el hecho de que se ha salido de control y ya no es una fuente de energía para el péndulo.


Reality Transurfing - Volumen I

¿Por qué es que «una falta confesada está medio corregida»? 3 Porque el hombre que acepta el sentimiento de culpa está totalmente dispuesto a someterse al dominio del péndulo. Para el péndulo, el remordimiento efectivo del partidario por el acto cometido no significa nada. Sólo el restablecimiento del control sobre el partidario es de alguna importancia. El péndulo inmediatamente será mucho más bueno para tí, si le das la oportunidad de manipularte. Y si el culpable no se somete al péndulo, entonces puede ser eliminado, pues ya no hay nada más que sacar de él. Los verdaderos motivos del péndulo son habitualmente enmascarados por principios morales, diciendo que una persona que ha mostrado remordimiento no es tan mala persona después de todo. Puedes distinguir fácilmente si están funcionando los principios morales o han sido infringidos los intereses del sistema, si sólo tienes en cuenta qué aparentan los péndulos y cuáles son sus verdaderos fines.

Siempre obtienes lo que no quieres Como mencionamos antes, los péndulos pueden obtener energía tanto de sus partidarios como de sus oponentes. Pero la pérdida de energía es sólo la mitad del problema. Si un péndulo es suficientemente destructivo, tanto el bienestar como la futura suerte del partidario serán dañados. Toda persona se enfrenta, de cuando en cuando, con información negativa o acontecimientos indeseables. Todo esto es justo una provocación de los péndulos. Un hombre no quiere estas cosas en su vida, pero siempre reacciona de una de dos maneras. Si la información no le afecta mucho, no le presta mucha atención y pronto se olvidará de ello. Pero si la información provocativa le irrita o le atemoriza, esto es, si hay algo muy relevante para él en esta información, entonces tiene lugar una captura de energía mental: la persona es atrapada en el lazo del péndulo y se sintoniza con la frecuencia de resonancia del péndulo. Probablemente sabes lo que sucede a continuación. La persona empieza a sentirse enojada, indignada, preocupada, asustada, expresando vigorosamente su descontento. Básicamente, está emitiendo energía activamente en la frecuencia del péndulo destructivo. El péndulo no cosecha toda la energía; algo de ella va a sectores particulares en el espacio de variaciones. Los parámetros de la energía mental del hombre son tales que él es transportado al sector en el espacio de variaciones donde todo lo que él quiere evitar existe en abundancia. Como recordarás, si la energía mental de una persona se fija a una cierta frecuencia, es transportado a la correspondiente línea de vida. En este caso, el péndulo es destructivo para su adepto, porque está fijando su frecuencia, utilizando el lazo de captura. Digamos que te vuelves sordo a cualquier información sobre catástrofes y desastres naturales. Después de todo, si esto no te afecta, ¿por qué un stress innecesario? Habitualmente en este caso, un desastre natural sucederá en alguna parte, pero tú 3

Con un buen arrepentimiento se perdona cualquier culpa. (N. de la T.)


Reality Transurfing - Volumen I

personalmente estarás en una línea de vida donde no eres una víctima de un desastre, sino un observador. La línea, donde tú serías una víctima, quedó atrás. Y lo opuesto es verdad también, si permites que te afecte la información sobre desastres y desgracias, lo lamentarás y hablarás de ello con tus amigos. En ese caso, es muy posible que pronto seas transportado a una línea de vida donde tú mismo serás víctima de un desastre. Resulta que cuanto más fuerte sea tu deseo de evitar algo, más grande será el riesgo de obtenerlo. Luchar activamente contra lo que no quieres es lo mismo que hacer todo lo posible para que justo esto sea parte de tu vida. Tú ni siquiera tienes que hacer nada especial para trasladarte a las líneas de vida indeseables. Es suficiente tener pensamientos negativos y añadir emociones a ellos. Por ejemplo, no quieres mal tiempo, y así piensas en cómo no te gusta la lluvia. Te molestan los vecinos ruidosos y constantemente riñes con ellos o calladamente los desprecias en tu corazón. Estás asustado por algo y eso te pone muy ansioso. Estás asqueado y cansado de tu trabajo diario y así saboreas tu sensación de odio hacia él. Lo que activamente no quieres, como las cosas de las que estás asustado, las cosas que odias o desprecias, te seguirán a todas partes. Hay, por supuesto, muchas otras cosas que te gustaría evitar, pero no te molestan tanto de momento. En ese caso, estas cosas no van a meterse en tu vida, simplemente no van a suceder. Pero tan pronto como permitas que lo indeseable te afecte, sientas odio y empieces a mimar el sentimiento negativo, lo indeseado se materializará sin falta en tu vida. El único modo de eliminar lo indeseado de tu vida es liberarte de la influencia del péndulo que ha atrapado tu energía mental. Y de ahora en adelante resistas sus provocaciones y no seas parte de este juego. Hay dos métodos de escapar del agarre de un péndulo: hacerlo fracasar o extinguirlo. Veamos con más detalles cómo se hace esto.

El fracaso de un péndulo Luchar contra el péndulo es inútil. Como se ha dicho antes, luchar significa alimentarlo con tu energía. La primera y más importante condición para el éxito es renunciar a luchar con él. Primero, cuanto más intentas luchar con las cosas enojosas en tu vida, más activamente te perseguirán. Puedes seguir repitiendo para siempre, «¡Déjame en paz! ¡Dejádme todos en paz!» Piensas que te estás defendiendo contra los péndulos fastidiosos, pero en realidad los alimentas con tu energía y así, se te pegan más aún. Segundo, no tienes derecho a condenar o a cambiar nada en este mundo. Tienes que aceptar todo como aceptarías una obra de arte en una exposición, te guste o no. Puede haber muchos cuadros en la exposición que no te parezcan atrayentes. Sin embargo, no se te ocurriría nunca exigir que los quiten. Una vez que has reconocido el derecho del péndulo a existir, tu tienes el derecho a dejarlo, a resistir a caer bajo su influencia. Pero lo principal es evitar entrar en lucha con él: no culparlo, no enojarse con él, no perder los nervios, pues todo eso significaría tu participación en el juego del péndulo. Haz


Reality Transurfing - Volumen I

exactamente lo contrario, acepta tranquilamente el péndulo como algo dado, como un mal inevitable, y luego vete. Si muestras alguna aversión, estarás dando tu energía al péndulo. Antes de explorar qué significa elegir, tienes que aprender cómo decir no. La gente, en general, tienen una vaga idea de lo que quieren. Pero todo el mundo sabe seguro qué es lo que no quiere. Esforzándose para librarse de cosas o sucesos indeseables, muchos actúan de tal manera que obtienen exactamente lo opuesto. Para decir no, es necesario aceptar. La palabra «aceptar» en este contexto no significa que debas abrazarlo y hacerlo parte de tí mismo, sino que debes admitirte a ti mismo que todo el mundo tiene derecho a existir, y luego pasar indiferentemente. Aceptar y dejar ir significa dejar las cosas pasar a través de ti y decirles adiós mientras se van. Lo contrario sería aceptar las cosas y mantenerlas cerca, y luego apegarte a ellas o tratar de resistirlas. Si estás siendo acosado por pensamientos sobre cosas que te disgustan, esas mismas cosas encontrarán el modo de entrar en tu vida. Imagínate que a alguien no le gustan las manzanas. Simplemente las odia, le dan asco. Esta persona podría simplemente ignorarlas, pero no puede transigir con el pensamiento de que existan cosas tan detestables como las manzanas en este mundo. Le irritan cada vez que posa sus ojos en ellas, y activamente habla sobre su aversión. Esto es lo que sucede en el plano material. Sin embargo, en el plano energético, el hombre se está ávidamente lanzando sobre las manzanas, llenándose la boca con ellas, masticándolas ruidosamente, e intentando gritar cuánto las odia, se está llenando los bolsillos de manzanas, se está atragantando con ellas y otra vez empieza a quejarse de qué harto está de ellas. No se le ocurre que él puede simplemente echar las manzanas de su vida si no las quiere. Si amas u odias algo no significa nada. Lo principal es que si tus pensamientos están preocupados con el objeto de tus sentimientos, la energía de tus pensamientos se fijará en una cierta frecuencia, y tú así serás capturado por un péndulo y transportado a una correspondiente linea vital, donde el objeto amado u odiado existe en abundancia. Si no quieres tener una cierta cosa en tu vida, entonces deja de pensar en ello, pasa de esta cosa indiferentemente, y desaparecerá de tu vida. Echar algo de tu vida no significa que debas evitarlo, sino simplemente ignóralo. Evitar algo significa permitirle pasar a tu vida, pero al mismo tiempo intentar activamente liberarte de ello. Ignorar algo significa no reaccionar a ello de ninguna manera y, consecuentemente, no tenerlo en tu vida. Imagínate que eres un receptor de radio. Cada día te despiertas y escuchas una emisora que realmente detestas, que es el mundo que te rodea. ¡Pues, sólo sintonízate a una frecuencia diferente! Te puede parecer que colocar una cortina de hierro entre tú y el mundo te protegerá de los péndulos indeseables. Eso no es más que una ilusión. Cuando estás en esta coraza de acero, te dices: «Soy una pared ciega. No veo nada, no escucho nada, no sé nada y no hablo con nadie. No hay acceso a mí.» Para mantener tal campo protector, es necesario gastar energía y realmente muy considerable. Una persona que está tratando intencionadamente de desconectarse del mundo está constantemente al límite. Además, la energía de un campo protector está sintonizada a la frecuencia de ese péndulo, contra el cual tu


Reality Transurfing - Volumen I

protección fue construida en primer lugar. Y esto es exactamente lo que el péndulo quiere. No importa en absoluto si le das tu energía con placer o con rabia, en tanto se la des al péndulo. ¿Qué podría entonces servir de protección contra un péndulo? El vacío. Si estoy vacío, ningún péndulo será capaz de atraparme. No me estoy uniendo al juego del péndulo, pero tampoco estoy intentando defenderme contra él. Simplemente lo ignoro. La energía del péndulo me pasa volando, sin tocarme y desaparece en el espacio. El juego del péndulo no me molesta, no me afecta. Respecto al péndulo, estoy vacío. El principal objetivo del péndulo es atraer a tantos partidarios como sea posible para obtener su energía. Si ignoras a un péndulo, te dejará en paz y se enchufará a otra gente. Porque el péndulo puede afectar sólo a alguien que acepte su juego; en otras palabras, a alguien que empieza a emitir energía mental en la frecuencia del péndulo. Tomemos el ejemplo más básico: Un perro ladrando te está siguiendo. Si te vuelves a encararlo, el perro ladrará incluso más fuerte. Si lo tomas en serio y empiezas a pelear con él, el perro continuará corriendo detrás de ti durante bastante rato. Después de todo el fin del perro es encontrar a alguien con quien tener una pelea. Pero si simplemente lo ignoras, el buscará otro objetivo. Y fíjate que nunca ocurrirá que el perro se sienta insultado porque tú no le prestes ninguna atención. Está demasiado absorto con su objetivo de obtener energía que no puede pensar en otra cosa. Ahora podrías sustituir el perro por un provocador, y el modelo funcionaría de la misma manera. Si te molesta alguien, intenta con él el modelo de un péndulo destructivo; probablemente será una imitación perfecta. Si no puedes calmar al «provocador», entonces simplemente abstente de reaccionar a sus provocaciones, ignóralas. Él no te dejará en paz hasta que dejes de darle tu energía. Tú le puedes dar energía directamente entrando en lucha con él, o indirectamente odiándolo en silencio. Dejar de dar tu energía significa dejar de pensar en absoluto en el provocador. Sólo échalo de tu cabeza. Simplemente dite a tí mismo: «¡Oh, no le hagas caso!», y él saldrá de tu vida. Sin embargo, ocurre frecuentemente que tú simplemente no puedes ignorar al péndulo. Por ejemplo: tu jefe te llama al despacho. Negarte simplemente, o tratar de defenderte significará una pérdida de energía, porque en ambas situaciones estarías luchando contra el péndulo. En tales casos, puedes actuar como si tomaras parte en el juego del péndulo. Lo principal es que tengas en cuenta que estás sólo fingiendo jugar el juego del péndulo. Imagínate que un fortachón levanta el martillo y da un golpe. Tú no tienes nada contra él, no te estás defendiendo y no estás atacándole. En este momento tú simplemente te echas a un lado y el grandullón, con su martillo, golpea en el vacío. Esto significa que el péndulo no puede capturarte y así, cae en el vacío. Este mismo principio subyace en el corazón del aikido, un tipo de arte marcial. Lo que sucede literalmente en el aikido es lo siguiente: Al atacante es tomado por el brazo y traído con el defensor, como si el defensor estuviera casualmente viéndole desde fuera, y luego el atacante es soltado sin ninguna fuerza del defensor, y es mandado volando en la misma dirección hacia donde se dirigía al principio. Todo el secreto es que el defensor no


Reality Transurfing - Volumen I

tiene nada contra el ataque; él concuerda con el camino del atacante, va junto con él un tiempo, y luego le deja ir. La energía del atacante cae en vacío, porque si el defensor está «vacío» no hay nada que capturar. Así, cuál es la técnica de este abordaje blando? Básicamente, tú respondes al primer ataque del péndulo con acuerdo, y luego diplomáticamente te echas a un lado o sin obstruir diriges el movimiento del péndulo a donde tú quieres. Por ejemplo: tu ambicioso jefe quiere cargarte con un trabajo y exige, todo excitado, que lo hagas exactamente de la manera que él quiere que se haga. Tú sabes que es necesario hacerlo de otra manera o incluso no crees que esta tarea sea tu responsabilidad en primer lugar. Si empiezas a objetar, discutir y defenderte, él, del modo más estricto, exige tu obediencia. Después de todo, él ha tomado una decisión y tú le estás desafiando. Haz exactamente lo opuesto. Escucha cuidadosamente lo que tu jefe está diciendo, concuerda con todo lo que dice, deja que el péndulo agote su primer impulso. Luego amablemente empieza a hablar de los detalles del trabajo con él. En este momento, has aceptado la energía de tu jefe y emites en su frecuencia. Su impulso no ha encontrado ninguna oposición y por tanto cederá con el tiempo. No le digas que tú sabes mejor cómo debería hacerse este trabajo, no te niegues al trabajo y no discutas con él. Sólo pide su consejo, pregúntale cómo podrías hacer el trabajo más rápido y mejor, o cómo tal vez otro empleado podría hacerlo aún mejor. Haciendo esto, estás oscilando con el péndulo, pero lo estás haciendo conscientemente, no participando en su juego, sino como observándolo desde fuera. El péndulo oscila, completamente absorto con el juego. Y ese es el juego del péndulo: él toma la decisión, y la gente concuerda con él y le consulta pidiéndole consejo. Verás que la energía, previamente dirigida a ti, se desviará hacia otra solución o hacia alguien más, que hará el trabajo. De esta manera, personalmente para ti, el péndulo fracasará.

Extinguir un péndulo Puede haber situaciones en que no puedes hacer fracasar el péndulo. Es decir, no puedes simplemente ignorarlo o escapar de él. Yo tenía un amigo una vez que era un tío realmente bueno y de buen corazón, pero también estaba dotado con una increíble fuerza física. Una noche íbamos en un tranvía, y había un grupo de pendencieros buscando problema: un auténtico péndulo destructivo. Había bastantes de ellos, todos a una, alimentándose unos a otros con energía negativa y todos convencidos de que estaban por encima de cualquier ley. A fin de multiplicar su energía, necesitaban constantemente molestar a otra gente que pudiera reaccionar a sus provocaciones, y así darles su energía. Así, este grupo aparentemente enojado empezaron a molestar a mi amigo, probablemente por la amable y pacífica expresión de su cara que sugería que él no daría demasiado problema. Intentaron por todas las maneras pincharle para pelear con él: insultándole, ofendiéndole; pero él permanecía en silencio y no reaccionaba a ninguna de


Reality Transurfing - Volumen I

las provocaciones; en otras palabras, intentaba hacer fracasar el péndulo. Yo tampoco interfería, pues sabía que él no tenía nada que temer, sino que los matones estaban realmente en la estacada. Por fin, mi amigo no pudo aguantar más, se levantó y se dirigió a la salida, pero el adicto más atrevido le cerró el paso. Entonces mi amigo, que ya se vio acorralado, agarró al gamberro por el pescuezo y le soltó un tremendo golpe en la cabeza. Inmediatamente la cara de la víctima se hizo una masa sanguinolenta. El resto de los héroes se quedaron pasmados de asombro y miedo. Mi amigo se volvió y agarró al siguiente, pero éste empezó a mascullar con voz trémula,: «Yaa es suficiente, hombre..., suficiente, ya nooo...» La energía del péndulo fue instantáneamente extinguida, y sus partidarios, aún desconcertados, fueron lentamente retrocediendo, y finalmente se descolgaron del tranvía. Por supuesto, tienen suerte los que pueden defenderse por ellos mismos. Pero si no eres uno de ellos, ¿entonces qué? Si no tienes adonde correr, entonces puedes detener el péndulo haciendo algo fuera de lo común, algo que nadie espere de ti. Alguien me contó un caso así. Una vez un puñado de “intrépidos” miembros de una pandilla callejera acorralaron a un tipo y estuvieron a punto de pegarle. Entonces éste se acercó al líder de la banda, le miró a los ojos con cara de loco y le dijo: «¿Bueno, qué tengo que romperte: la nariz o la mandíbula?» Una pregunta como esa estaba claramente fuera de contexto (no encajaba con el guión) y el cabecilla por un momento se quedó desconcertado. Entonces el tipo gritó con loco entusiasmo: «¡O quizás sólo te arrancaré la oreja!» Y le agarró por la oreja. El cabecilla de la banda dió un grito agónico. Todo el espectáculo que la pandilla estaba acostumbrada a poner en escena se había estropeado ya. El cabecilla ya no estaba pensando siquiera en pegar a nadie; lo único que le atormentaba era liberar su oreja de la firme garra del loco. La banda dejó ir al tío; y el tío a su vez escapó de la masacre. Así que, si te encuentras alguna vez en una situación donde conoces el curso habitual de los acontecimientos, haz algo sorprendente — no importa qué - algo que no encaje en el desarrollo típico de los acontecimientos. El péndulo se extinguirá. El caso es que, mientras actúas de acuerdo con un escenario dado, aceptas el juego del péndulo y entregas tu energía en esa frecuencia. En cambio, si tu frecuencia es muy diferente a la del péndulo, tú y el péndulo estarán en disonancia, y de este modo, lo sacarás de ritmo. Al mismo tiempo, no deberías buscar problemas si tratas con un péndulo que no tiene nada que perder. Si te ataca una persona que está tratando de robarte, es mejor darle el dinero sin más. Alguna gente incluso lleva un billete de diez dólares para ocasiones como esta. Por ejemplo, si el ladrón es un drogadicto o un enfermo mental, fácilmente podría quitarte la vida, incluso si eres un maestro en artes marciales. Por lo que estás mucho mejor no tratando con gente como esa en absoluto, como no lo harías con un perro rabioso. En caso contrario, tu muerte será injustificada y absurda. Tener sentido del humor y una imaginación creativa puede ser de mucha ayuda al extinguir un péndulo. Convierte tu irritación en un juego. Por ejemplo, estás enojado por la gran cantidad de gente en la calle o en el autobús, y todo el mundo va de prisa y se te


Reality Transurfing - Volumen I

hace difícil seguir tu camino. Ahora imagínate que estás en un bazar de pájaros en la Antártida. Toda esa gente a tu alrededor en realidad son pingüinos, que se bambolean, trajinan y pululan de una manera muy divertida. ¿Y quién serías tú? Tú serías también un pingüino. Después de esta trasformación, la gente a tu alrededor te inspirarían simpatía y curiosidad, más que enojo. Por supuesto, es difícil controlarte cuando estás loco de rabia. En estos momentos, lo más difícil de todo es recordar que esto es sólo un péndulo que intenta sacar energía de tí. No cedas a sus provocaciones. El péndulo es como el vampiro, utiliza su propia forma de anestesia, que es tu hábito de reaccionar negativamente a una molestia. Incluso ahora, después de leer estas líneas, puedes distraerte en un par de minutos y contestar a una llamada telefónica indeseada con voz irritada. Pero si haces tu objetivo de adquirir el hábito de recordar respecto al péndulo, bastante pronto desarrollarás inmunidad contra sus provocaciones. Fíjate que cuando atraviesas situaciones enojosas y reacciones con irritación, disgusto y otras emociones negativas, la situación negativa que provocó esas emociones instantáneamente empeorarán y tendrás nuevos problemas. Así el péndulo oscila cada vez más alto. Y tú eres el que lo está empujando. Así que haz exactamente lo opuesto: no reacciones en absoluto o reacciona de una manera inapropiada. Por ejemplo, puedes enfrentarte a las molestias con falso entusiasmo o incluso con estúpido deleite. Así es como extingues a un péndulo. Verás que el péndulo no continuará con sus provocaciones. Como recuerdas, el hábito de reaccionar negativamente a situaciones enojosas es la palanca que pone el mecanismo de captura del péndulo en movimiento, para que el péndulo pueda captar tu energía mental. Tal hábito se desvanecerá si juegas tu propio juego, en el que deliberadamente haces las siguientes sustituciones: miedo-confianza, melancolía-entusiasmo, resentimiento-indiferencia, irritación-alegría. Al menos trata de reaccionar «inapropiadamente» a las pequeñas molestias. ¿Qué tienes que perder? Podía ser una cosa ridícula de hacer, pero si juegas el juego de esta manera el péndulo no le quedará ninguna oportunidad. Este estilo de juego parece ridículo sólo porque los péndulos nos han entrenado a jugar los juegos que benefician sólo a ellos. Ahora, intenta obligar al péndulo a jugar tu juego; lo disfrutarás, y descubrirás para tu gran sorpresa qué poderosa técnica es. El principio de funcionamiento es este: emitiendo energía mental en una frecuencia diferente de la frecuencia de resonancia, entras en disonancia con el péndulo. Así, para ti personalmente, el péndulo se ha extinguido y por lo tanto te deja en paz. Hay otro interesante método de extinguir suavemente el péndulo. Si alguien te molesta, creándote un problema, intenta determinar qué es lo que esta persona necesita. Ahora imagina que esta persona tiene lo que necesita. Eso podría ser: salud, confianza o paz mental. Si lo piensas, son las tres cosas principales que todos nosotros necesitamos para sentirnos satisfechos. Así que piensa: ¿qué necesita realmente esa persona justo ahora? Supón que tu jefe te ha gritado. ¿Puede que esté cansado o tenga problemas en casa?


Reality Transurfing - Volumen I

Entonces necesita un poco de paz mental. Imagínatelo relajado en un sillón frente a la televisión, o junto a una chimenea, pescando con una caña en el río, o quizás tomando una cerveza con sus amigos. ¿Sabes qué le gusta hacer? Puede que sus jefes le empujaran y presionaran, y él tema tomar más responsabilidad. Entonces necesita un poco de confianza. Imagínalo esquiando como un profesional, conduciendo un coche deportivo, o estando en una fiesta donde él sea el centro de atención. ¿Puede que le duela algo? Imagina que es feliz y sano, nadando en el mar, montando en bicicleta, jugando al fútbol. Por supuesto, es mejor imaginarlo haciendo lo que le guste hacer. Pero no tienes que adivinar, no te preocupes. Bastará imaginar a esta persona en una situación en que esté satisfecha . ¿Así que qué está sucediendo aquí? Tu jefe súbitamente aparece en escena y sólo tiene problemas para ti. (En vez de tu jefe podría ser un ladrón o alguien que signifique problema.) Distráete de cualquier problema que él te traiga. Así, desde el mismo comienzo, abstente de poner la cabeza en el lazo captura-frecuencia. Imagínate a esta persona obteniendo exactamente lo que él necesita. (¿Qué es lo que quiere un ladrón; comer, beber o colocarse?) Visualiza una imagen donde esta persona obtiene su satisfacción. Si lo logras, puedes considerar tus problemas eliminados. Después de todo, el péndulo no empezó a oscilar porque sí; algo lo sacó de equilibrio. El péndulo, consciente o inconscientemente, busca algo que restablezca su equilibrio. Y repentínamente la energía de tus pensamientos en una cierta frecuencia restablece, aunque de manera indirecta, el equilibrio del péndulo. De inmediato, reemplazará su agresión por benevolencia. ¿Qué? ¿Te parece difícil de creer? ¡Ve y compruébalo! Básicamente lo que sucede cuando tú aplicas la técnica anterior es que extingues el péndulo. Un hombre-péndulo se te acerca con un problema y tú resuelves el problema, no de una manera obvia, sino en el plano energético. Le das al péndulo tu energía, pero sólo una porción mínima de ella, en comparación a lo que podrías haber perdido. Además, hiciste una buena obra: has ayudado a alguien necesitado, aunque sólo temporalmente. Lo interesante es que luego su actitud hacia tí se tornará diferente, más amistosa. Y no podrá adivinar nunca por qué se siente cómodo en tu compañía. Deja que eso sea tu pequeño secreto. Puedes utilizar con éxito esta técnica en situaciones en que necesites conseguir algo de alguien, y esa persona particular esté ocupada con sus propios problemas y no esté realmente interesado en darte lo que tú quieres. ¿Necesitas una firma de un funcionario local? Primero «aliméntale» con un poco de tu benéfica visualización, y él hará cualquier cosa por tí. Sólo una última cosa: ¿dónde crees que va la energía de un péndulo apagado? Es efectivamente transportada otra vez a tí. Se pasa a ti. Habiendo superado tu problema, te vuelves más fuerte. Y la próxima vez que algo como esto ocurra será muy fácil para ti encontrar la solución correcta al problema. ¿No es así? Pero si tratas de luchar contra el problema, le darás tu energía al péndulo que creó el problema primeramente.


Reality Transurfing - Volumen I

Las técnicas de hacer a un péndulo fracasar o extinguirlo son también bien conocidas tanto por psicólogos como por psiquiatras como métodos profesionales. En este sentido, realmente estos métodos no son nada nuevo. Sin embargo, para alguien que no esté familiarizado con las métodos de la psicología práctica, serían valiosas, ya que aportan claridad y comprensión a qué es la defensa psicológica y cómo funciona.

Soluciones simples para problemas complicados Si fueras capaz de extinguir o hacer fracasar un péndulo, podrías también ser capaz de solucionar toda clase de posibles problemas. Puede ser una situación vital complicada, un conflicto, una circunstancia desfavorable, una dificultad o simplemente una tarea. Existen soluciones simples para cualquier problema complicado. La clave de la solución de cualquier problema siempre se halla en la superficie; la cuestión es sólo cómo localizarla. El péndulo que ha creado el problema te impedirá que veas la clave para el problema. Un péndulo destructivo tiene como meta obtener energía de tí. Para eso tiene que fijar la frecuencia de emisión de tus pensamientos en el problema. Esto es muy fácil de hacer, si estás convencido de que el problema es difícil. Si aceptas estas reglas del juego, al péndulo le sera muy fácil cogerte de la mano y llevarte a un intrincado laberinto. Sólo después te darás cuenta de que la respuesta estaba justo ahí frente a tí todo el tiempo. Si asustas a una persona, le preocupas, le confundes o juegas con sus miedos, diciendo cuán difícil es el problema, entonces fácilmente estará de acuerdo que es complicado y será enganchado. Pero realmente no tienes que asustarlo para lograr el mismo efecto. La opinión pública es ya tal que muchos problemas se consideran difíciles por naturaleza, y así carecen de soluciones simples. A lo largo de su vida, cada uno de nosotros se enfrenta constantemente con dificultades de algún tipo, especialmente si es algo nuevo y desacostumbrado. Como consecuencia, cada uno tiene un hábito fuertemente arraigado de encarar los problemas con ansiedad y a veces incluso con miedo reverencial. Además, uno siempre pesa sus capacidades para manejar un problema en la balanza de la duda. Consecuentemente, la tendencia a enfrentar los problemas con miedo es transformada en un hilo de marioneta. El péndulo puede actuar tanto a través de sus partidarios, es decir gente asociada con un problema particular, o puede actuar a través de objetos inanimados también. El péndulo fija la emisión de energía mental en una cierta frecuencia y está ocupado chupando la energía, mientras la persona está preocupada con el problema. Uno podría pensar que fijar la frecuencia en el objeto ayudaría a la concentración. ¿Cómo podría eso interferir con resolver el problema? La cuestión es que el péndulo fija nuestros pensamientos en un sector muy estrecho del campo de información, mientras la solución puede muy bien estar fuera de este sector. Como resultado, una persona piensa y actúa dentro de los límites del estrecho corredor y realmente no tiene posibilidad de ver el cuadro en general. Las soluciones inusuales e


Reality Transurfing - Volumen I

intuitivas se te aparecen precisamente cuando te liberas del péndulo y obtienes la libertad para pensar en otra dirección. Todo el secreto de ser un genio es estar libre de la influencia de los péndulos. Mientras los péndulos capturan las frecuencias de pensamiento de las personas corrientes, las frecuencias de pensamiento de los genios puede reorganizarse independientemente y puede entrar en áreas inexploradas del campo de información. ¿Entonces cómo deberías actuar para evitar caer en el lazo de captura del péndulo? No te absorbas con el problema y no permitas que el péndulo te atrape en su juego. Alquílate. Actúa como normalmente harías en tales situaciones, pero no como un participante en el juego, sino como un observador externo. Trata de mirar la situación como si no te preocupara en absoluto. Recuerda que los péndulos quieren cogerte de la mano y llevarte a un laberinto. No dejes que el problema te asuste, te agarre, te preocupe o te confunda. Sólo recuerda que hay una solución muy simple para cualquier problema. No aceptes la interpretación “difícil” que te es impuesta por los péndulos. Si te ves enfrentado a un problema o una situación incómoda, agárrate a tu actitud hacia él. El problema puede dar lugar a confusión, miedo, resentimiento, desesperación, etcétera. Necesitas cambiar tu actitud habitual hacia el problema por la exactamente opuesta, y el problema desaparecerá por sí mismo o encontrarás rápidamente una solución muy simple para él. A pesar de tus estereotipos y hábitos, mira cualquier problema no como un obstáculo que tienes que superar, sino como una parte del camino que tienes que andar. No dejes ningún espacio en ti para el problema. Sé vacío para el problema. Si tienes que resolver un problema que requiere una cierta cantidad de pensamiento, no te lances de inmediato al razonamiento lógico. Tu subconsciente está directamente ligado al campo de información. La solución a cualquier problema posible ya está ahí. Por lo tanto, primero deberías relajarte, luego expulsa cualquier miedo y ansiedad que puedas tener respecto a la solución. Porque tú sabes que la solución está ahí fuera. Déjate llevar, detén el tren de pensamientos y trata de contemplar el vacío. Es muy probable que la solución venga a tí instantáneamente, y probablemente será una muy simple. Si eso no funcionó, no te alteres y enciende tu aparato mental. La próxima vez funcionará. Esta ejercicio es muy útil para desarrollar la capacidad de obtener conocimiento intuitivo. Lo único importante es convertirlo en tu hábito. Este método realmente funciona, si eres capaz de liberarte del péndulo y «alquilarte». Sin embargo, esto es más fácil decirlo que hacerlo. Después en este libro descubrirás nuevos métodos para tratar con los péndulos. Esto es verdaderamente sólo él comienzo. ¿No te parece que yo te he cogido de la mano y estoy a punto de llevarte a un laberinto? Correcto, se libre incluso de la gente que te predican sobre tu libertad.

El estado suspendido Habiéndote librado de la influencia de los péndulos destructivos, adquieres la libertad. Pero la libertad sin una meta: es un estado suspendido. Si estás preocupado con


Reality Transurfing - Volumen I

hacer fracasar o extinguir los péndulos que te rodean, corres el riesgo de encontrarte en un vacío. Los conflictos previos se han ido a otra parte, las preocupaciones que te han estado molestando se han retirado, las discusiones ocurren cada vez más raramente, la ansiedad y la preocupación han desaparecido. Todo eso que sucede es difícilmente perceptible, como si la tormenta se calmara tranquilamente. No obstante, pronto descubrirás que hay un lado inverso a ello. Si antes estabas en el centro de los acontecimientos, ahora parecen estar sucediendo en otra aparte. Para la gente a tu alrededor, ya no tienes la misma importancia que solías tener antes y cada vez te prestan menos atención. Tienes cada vez menos preocupaciones, pero no hay deseos tampoco. La presión del mundo externo se debilita, pero eso no te trae ninguna ventaja. Tienes menos problemas, pero no nuevos logros. ¿Qué está ocurriendo aquí? La cuestión es que el mundo entero del hombre está construído sobre péndulos. Por tanto, si se aisla totalmente de ellos, se encontrará en un desierto. El estado suspendido no es mucho mejor que ser dependiente del péndulo. Por ejemplo, los niños que lo tienen todo se aburren, porque «no hay nada más que desear». Sufren ellos mismos y dan la lata a todo el mundo a su alrededor con sus quejas. La humanidad está hecha de tal manera que siempre necesita algo por lo que esforzarse. Tu libertad está siendo liberada de los péndulos de los demás. Pero hay péndulos que serán útiles para ti personalmente. Esos son tus péndulos. En otras palabras, es necesario reconocer los objetivos que te han sido impuestos, y en la persecución de los cuales te alejas cada vez más de tu línea de vida de felicidad. La tarea es, mientras te liberas, elegir aquellas líneas de vida donde te espera el verdadero éxito y la felicidad. Los péndulos no son un mal absoluto para una persona, si es consciente de sus acciones y de la situación. No puedes nunca ser totalmente libre de los péndulos. La única cuestión es cómo evitar ponerte bajo la influencia de los péndulos, y utilizarlos conscientemente para tus propios propósitos. El Transurfing te ofrece herramientas específicas para hacer esto. Librarse totalmente de la influencia de los péndulos no es posible, pero incluso no es necesario. Al contrario, son exactamente los péndulos los que, al fin y al cabo, son responsables de convertir los sueños del hombre en realidad.

Resumen • • • • • •

Un péndulo es creado por la energía de gente que están pensando en la misma dirección. Un péndulo es una estructura de información basada en energía. Un péndulo fija la energía mental de un partidario en su propia frecuencia. Entre los péndulos está transcurriendo una fuerte batalla por los partidarios. Un péndulo destructivo impone a los partidarios objetivos ajenos a ellos. Un péndulo juega con los sentimientos de la gente, atrayéndolos a su red.


Reality Transurfing - Volumen I

• • • • • • • • • •

Si hay algo que no quieres activamente, lo tendrás en tu vida. Liberarte de un péndulo significa expulsarlo de tu vida. Expulsar algo de tu vida no significa evitarlo, sino ignorarlo. Para detener un péndulo es necesario romper el guión del juego. La visualización positiva extinguirá suavemente a un hombre-péndulo. La energía de un péndulo extinguido es transferida a ti. Los problemas se resuelven por el fracaso o la extinción de los péndulos, que crearon los problemas antes. Para solucionar los problemas, alquílate. Para evitar un estado suspendido, tienes que encontrar tus propios péndulos. Debes desarrollar el hábito de recordar todo esto.

CAPITULO III LA OLA DE EXITO Las metáforas tales como «el Pájaro Azul de la Felicidad» y «la Rueda de la Fortuna» tienen una base bastante material. Es bien sabido que el éxito y el fracaso se siguen uno a otro, como los días buenos y los días malos. ¿Cómo excluir los días malos de nuestras vidas? Tus pensamientos vuelven a ti como un bumerán

La antípoda de un péndulo Ahora es hora de revisar tus deberes. ¿Qué péndulos se pueden llamar constructivos? La respuesta es: ninguno. Puede sonar como una paradoja, pero ese es realmente el caso. No te ofendas, estimado lector: la pregunta era provocativa. El principal y único objetivo


Reality Transurfing - Volumen I

de cualquier péndulo es obtener energía de sus partidarios. Si no puede obtener ninguna energía, se detiene. Un péndulo sólo puede ser constructivo para sí mismo, pero nunca para ti. ¿Qué hay de constructivo y creativo en algo que toma energía de tí? Por supuesto, los diferentes péndulos son destructivos en distintos grados. Por ejemplo, es difícil imaginar que un club de voley-playa tome las armas contra un club de nadadores de invierno. Entonces la pertenencia a un club de voley-playa tampoco te estropeará realmente la vida. Sin embargo, el péndulo del club de voley-playa también se alimenta de la energía de sus partidarios y, si estos se aburren de tal pasatiempo, el club morirá. Pero esto no es nada comparado con ser un miembro de una banda, donde puedes perder la libertad y la vida. Puedes objetar: «Si voy a un club de fitness donde me enfoco sólo en mí mismo, ¿entonces cómo puedo estar dando energía al péndulo?» No importa que te enfoques en ti mismo o no, estás obligado a seguir ciertas reglas en el club de fitness. En tu casa puedes hacer lo que quieras, pero en un club todos sus miembros actúan de la misma manera siguiendo las reglas determinadas por el sistema, y de esta manera brindan energía colectiva al péndulo del club de fitness. Si todos los miembros del club se van, el péndulo ya no recibirá ninguna energía y así se detendría. Podemos plantear la cuestión de otra forma: ¿existen estructuras energéticas que no necesiten tu energía? Efectivamente, las hay. Una de ellas es la ola de éxito o una coincidencia que es afortunada para tí personalmente. Cada persona tiene sus propias olas de éxito. Es frecuente el caso en que tienes un poco de suerte en algo y luego llega toda una ola de otros agradables e inesperados sucesos. Parece que en tu vida comenzó una racha de buena suerte. Olas como ésta no aparecen todos los días, sólo si fuiste agradablemente sorprendido y entraste en un buen humor la primera vez . «La Rueda de la Fortuna» y «el Pájaro Azul de la Felicidad» no son sólo metáforas abstractas. La ola de éxito es básicamente una acumulación de líneas de vida. Todo se puede encontrar en el espacio de variaciones, incluso esos filones de oro. Si has encontrado la línea externa de una veta de oro y atrapaste la suerte, podrías deslizarte automáticamente a otras líneas de fortuna acumulada, donde nuevas circunstancias de suerte te esperan. Pero si, tras tu primer éxito, la mala suerte saca su horrible cabeza de nuevo, significa que un péndulo destructivo te desvió de la veta de oro. La ola de éxito trae felicidad sin tomar nada de tu energía. Podemos compararla con una ola marina que lleva a la orilla a un nadador agotado. La ola de éxito te traslada a tus líneas de vida felices. Al igual que un péndulo, la ola no se preocupa por tu suerte, pero tampoco necesita tu energía. Si la quieres: sube en la ola y nada con ella; si no la quieres: ella te pasará por el lado sin sentir pena por tí. La ola de éxito es una estructura temporal, y no se alimenta de la energía de los demás. Por lo tanto, finalmente se esfumará como las olas marinas rompen en la orilla. La ola de éxito podrían aparecer en forma de buenas noticias. Lleva información de otras líneas de vida. Esos ecos se interpretan en la línea vital actual como buenas noticias. Tu tarea es agarrarte a este fino hilo e izarte a la línea vital de donde vienen las buenas


Reality Transurfing - Volumen I

noticias. Esa línea vital ahora no sólo tendrá buenas noticias para tí, sino circunstancias afortunadas también. Puede parecer que la ola de éxito va y viene. De hecho esta ola no se mueve en absoluto, no recoge ninguna energía y no se debilita. Hemos adoptado el término «ola» en nuestro modelo sólo para facilitar la comprensión. Como ya hemos dicho, la ola de éxito es estática en el espacio de variaciones, como una acumulación de líneas favorables. Eres tú el único que se mueve de una línea de vida a otra, así para tí esta “veta” aparece como una ola porque tú la atrapas, dejándola entrar en tu vida, o te alejas más de ella, arrastrado por los péndulos. La ola no está interesada en ti y por tanto es fácil de perder: te dejará de lado y no va a volver. Esto ha dado origen a la creencia general de que el pájaro azul de la felicidad es difícil de atrapar. En realidad, no tienes que hacer ningún esfuerzo para surfear esta ola. Es todo sólo una cuestión de elección. Si das la bienvenida a la ola a tu vida, estará contigo. Si cedes a la influencia de los péndulos destructivos y te dejas imbuir con su energía negativa, te alejarás de la ola del éxito. La gente siempre actúa así: «no apreciamos lo que tenemos hasta que se ha ido.» Al pájaro de la suerte no le importa en absoluto picotear los granos de tu mano. No tienes que atraparlo. Siempre y cuando no lo ahuyentes, será más que suficiente. Es uno de los aspectos más paradójicos de la libertad de elección. Las personas realmente pueden elegir la felicidad y el éxito para ellos. Y al mismo tiempo no están libres de los péndulos que los apartan de la ola de éxito. Vamos sin embargo a volver a nuestro tema previo. Para obtener la libertad de elección para tí mismo, es necesario rechazar la dependencia de los péndulos. Tenemos también el derecho a ser libres de la influencia de los péndulos que no son “nuestros”. Sólo queda una cosa: descubrir cómo podemos obtener esos derechos.

El bumerán En la cabeza de la mayoría de las personas se arremolinan constantemente pensamientos. Si el proceso de pensar no es controlado, predominarán los pensamientos negativos y las preocupaciones. En mayor grado nos preocupa lo que tememos, irrita o altera y nos hace sentir deprimidos o descontentos. Así, los péndulos destructivos han estado influenciando la forma de la psique humana a lo largo de miles de años. Esos péndulos mantienen al hombre en el miedo, para manipularle con éxito. Exactamente por eso la gente son vagamente conscientes de qué quieren, mientras saben perfectamente lo que no quieren. Permitir a la “batidora mental” negativa tomar el control (esto es cuando estás rumiando sobre todo lo que es malo, quejándote y teniendo pensamientos generalmente pesimistas) significa unirse al juego de un péndulo destructivo, y emitir energía en su frecuencia. Este es un hábito muy desfavorable. Te beneficiaría realmente reemplazarlo


Reality Transurfing - Volumen I

con otro hábito: tener control consciente sobre tus pensamientos. Cada vez que tu mente no esté ocupada con algo en particular, por ejemplo, cuando estés en un tren o un autobús, o cuando sales a dar un paseo o haciendo algo que no requiera especial concentración o atención, pon pensamientos positivos en tu cabeza. No pienses en lo que no eres capaz de tener; piensa en lo que quieres tener y lo tendrás. Supongamos que no te gusta la casa donde vives. Y te dices: «Estoy harto de este sitio. Todo aquí me irrita. Pero cuando me mude a un nuevo hogar, entonces seré feliz. Mientras tanto, no lo puedo remediar...oh, ¡cómo odio este sitio!» Ten en cuenta que con estos pensamientos es imposible obtener lo que quieres. Incluso si estás a punto de mudarte a un sitio nuevo y mejor, tu nueva casa nueva te traerá muchas desilusiones. «Muy bien, dirás tú, ¡pero dejo esta pocilga y me mudo a un lujoso chalé! ¿Qué desilusiones me pueden esperar ahí?» Por eso no te preocupes. Cuanta más desprecio sientas por la casita que te albergó tantos años, más sorpresas desagradables te esperarán en tu nuevo alojamiento. Y esas desagradables sorpresas serán del tipo más variado. Los grifos no van a funcionar, la pintura empezará a desprenderse, las paredes se derrumbarán, te molestarán los vecinos; en resumidas cuentas, sucederán todas las cosas que tengan que suceder a fin de mantener los parámetros de tu emisión negativa. ¿Qué más da una casa nueva o la vieja? Siempre habrá líneas de vida con todas las posibles facilidades donde estarás justo tan descontento como antes. El espacio de variaciones tiene muchas casas lujosas donde no obstante te sentirás como en el infierno. Si no tienes a donde mudarte, entonces te quedarás en esta odiada situación seguro. Después de todo, no estás sintonizado con la frecuencia de la línea de vida donde te espera la casa de tus sueños. En este momento, estás pensando en lo que no te gusta, de modo que despides energía negativa, y ésta encaja perfectamente con la línea de vida donde estás ahora. Por tanto, estás pegado ahí hasta que cambie la frecuencia de tus emisiones. Y hacerlo no es demasiado difícil. Primero, acepta tu situación presente como es y deshazte de tu disgusto y resentimiento. En todo y en cualquier situación puedes encontrar siempre algo bueno. Incluso las cosas más pequeñas en la vida pueden ser una fuente de alegría. Así, no te gusta la casa donde vives, pero al menos se agradecido con ella; después de todo te ha albergado. Fuera llueve y hace viento, y la casa es la que soporta eso, mientras te mantiene seguro y caliente. ¿No merece este algún tipo de reconocimiento? Si agradeces todo lo que tienes ahora, si experimentas amor por todo lo que te rodea, las cosas que te hacen la vida más fácil, entonces emitirás energía positiva. Entonces, si quieres, podrás contar con que tus condiciones de vida mejoren. Y si te vas a mudar, asegúrate de agradecer todo lo que te rodeaba antes en tu antigua casa. Incluso las cosas que tiras merecen tu agradecimiento. En tales momentos, estás trasmitiendo vibraciones positivas al mundo circundante, y éstas vibraciones volverán a ti infaliblemente. Segundo, empieza a pensar en la casa que te gustaría tener. Esto es más difícil de hacer que irritarse con las cosas que te rodean. Pero es también más útil. ¿Qué es mejor?


Reality Transurfing - Volumen I

¿Reaccionar como es habitual, como una ostra a los irritantes externos, o hacer un pequeño esfuerzo y cambiar tus hábitos? Mira los anuncios inmobiliarios que presentan fotos y prospectos de posibles casas futuras, visita tiendas de diseño de interiores y busca muebles que te gustaría tener en tu casa. En otras palabras, deja que tu pensamiento se preocupen con lo que deseas tener. Siempre poseemos cosas y encontramos situaciones que tienen un poderoso agarre en nuestros pensamientos. Nuestros pensamientos siempre vuelven a nosotros como un bumerán. Hay muchos ejemplos que podrían ilustrar cómo una actitud negativa puede estropear la vida de uno. Digamos que estás planeando unas vacaciones en un país cálido. Pero en el lugar donde vives ahora el tiempo es terrible. Vas por la calle, tiritando por el viento frío, y la lluvia te empapa la ropa. Es, por supuesto, difícil sentirse abiertamente alegre con este tiempo. Así que, al menos trata de ser neutral, ignorando este péndulo destructivo. Si expresas activamente tu disgusto con el tiempo, entonces aceptas el péndulo y lo estás haciendo oscilar más alto. Te dices a tí mismo: «Bueno, pronto iré a un país cálido y gozaré del sol y del mar templado. Pero por ahora ¡este condenado pantano!» Así, con esta actitud no estás sintonizado con la línea de vida donde el placer paradisíaco te espera. Nunca vas a ir allí. ¿Que ya tienes el billete de avión, dices? ¿Bueno, y qué? Sólo llegarás a tu destino, pero el mal tiempo o alguna otra desgracia te estará esperando allí. Sin embargo, todo será magnífico con sólo sintonizarte a una frecuencia positiva. Obviamente no es suficiente impedir que entre en tí la energía negativa. Tú mismo necesitas evitar emitir tal energía. Por ejemplo: estás enfadado y gritas a alguien. Ten por seguro que como resultado algún tipo de problema seguirá. En este caso, los parámetros de tu emisión satisfacen la línea de vida donde estás enfadado. Así que ahí es exactamente donde serás “transportado”. En esas líneas, la densidad de situaciones desagradables es más alta que la media. No trates de tranquilizarte con la excusa de que la situación desagradable era realmente inevitable. No tengo necesidad de convencerte o demostrarte nada. Simplemente observa cómo nuevos sucesos desafortunados parecen seguir a cualquier reacción negativa que tengas. La conclusión de todo eso es muy simple y clara: siempre te encontrarás en las líneas de vida que correspondan a tu emisión energética. Si dejas que entre en ti energía negativa, cosas desagradables sucederán en tu vida. Si emites energía negativa, volverá a ti como un bumerán, sólo que esta vez como problemas.

La trasmisión En vez de aceptar un juego con péndulos destructivos, busca péndulos cuyo juego sea útil para ti. Lo cual significa adquirir un hábito de prestar atención a todo lo bueno y positivo. Tan pronto como veas, leas u oigas algo bueno, agradable, esperanzador, fíja esto a tus pensamientos y siéntete feliz. Imagina que vas andando por un bosque: hay flores


Reality Transurfing - Volumen I

preciosas, pero también hay zarzas venenosas. ¿Qué eliges? Si escoges algunas flores de saúco, las llevas a casa y las pones en agua, pronto tendrás dolor de cabeza. ¿Para qué quieres eso? Es igual de dañino reaccionar a péndulos destructivos. Sería mejor escoger algunos jazmines, disfrutarlas y absorber su agradable aroma. Trae todo lo positivo a tu vida, y pronto cada vez más tendrás en tu camino buenas noticias y nuevas oportunidades. He aquí que has sido inspirado y sientes alegría, pero luego la vida cotidiana te arrastra hacia abajo una vez más. Las fiestas se acaban y los días de trabajo llegan. ¿Cómo mantener esa sensación festiva? Primero, recuérdala. Por hábito, nos sumergimos en la descolorida vida diaria, olvidando las cosas buenas de la vida y así deja de traernos placer. Este es un mal hábito. Los péndulos nos hacen olvidar. Necesitamos mantener la pequeña llama de la celebración en nosotros y tenemos que mimar esa sensación. Simplemente observa cómo la vida cambia para mejor, agarra la más delgada brizna de alegría, busca buenas señales en todas partes y en todo. Esto no es, al menos, una cosa fastidiosa de hacer. Debes recordar que cada minuto que empleas con el Transurfing, te estás acercando conscientemente a tu sueño, y eso significa que estás controlando tu propio destino. Esta noción sola instilará calma, confianza y alegría, y así siempre estarás en fiesta. Una vez que la sensación de fiesta se ha convertido en un hábito, entonces siempre te encontrarás en la cresta de la ola de éxito. Sé feliz con todo lo que tienes en el momento presente. No te estoy pidiendo simplemente ser feliz por definición. A veces las circunstancias son tales que es muy difícil estar satisfecho con la vida. Pero desde un punto de vista completamente práctico, expresar tu disgusto con algo es una cosa muy poco constructiva. Después de todo, ¿no querrías realmente estar en las líneas de vida donde todo esté funcionando perfectamente para ti? ¿Cómo llegarás alguna vez ahí si tu emisión está llena de disgusto? La frecuencia de tal emisión corresponde exactamente a las líneas de vida que son malas para ti, de modo que la situación será bastante opuesta de lo que realmente querías. Las buenas líneas se caracterizan por el hecho de que cuando estás en ellas te sientes bien y tus pensamientos están llenos de alegría y satisfacción. Las noticias buenas no emocionan tanto y se las olvida pronto. Las malas, por el contrario, despiertan bastante una repuesta ya que informan sobre una amenaza potencial. No dejes que las noticias malas entren en tu corazón y de ahí, en tu vida también. Ciérrate a las malas noticias y ábrete a las buenas noticias. Cualquier cambio positivo debería ser reconocido y cuidadosamente mimado. Estos son los precursores de la ola de éxito. En cuanto oigas aún la más mínima parte de noticias alentadoras, no te olvides de ellas enseguida, como solías hacer, sino haz exactamente lo opuesto: saboréalas, habla de ellas, síguelas. Piensa sobre estas noticias desde todos los ángulos posibles, alégrate de ello, construye hipótesis sobre ello y espera un desarrollo positivo. De este modo, estarás pensando en la frecuencia de la ola de éxito, sintonizando con sus parámetros. Como resultado cada vez habrá más noticias buenas y la vida mejorará. Esto no es mística ni es una cualidad de la psique humana para filtrar información de diferentes modos, como cuando un pesimista mira el mundo a través de gafas oscuras, y un optimista lo hace a


Reality Transurfing - Volumen I

través de gafas color de rosa. Esta es la realidad: te trasladas a la línea de vida que corresponde a los parámetros de tus pensamientos. Al estar en buena relación contigo mismo y con el mundo circundante, estás trasmitiendo emanaciones armoniosas al mundo circundante. Creas un área de vibraciones armoniosas a tu alrededor donde todo es modificado exitosamente. Una actitud positiva lleva siempre al éxito y a la creatividad. El negativismo, en cambio, siempre es destructivo y siempre está encaminado a la devastación. Por ejemplo, hay una categoría de gente que siempre está buscando problemas pero no sus soluciones, siempre dispuestas a hablar vivamente de las dificultades y encuentran todo tipo de problemas nuevos. Tales personas realmente tienen dificultad en sugerir una salida real, porque desde el principio no están sintonizadas con la solución misma, sino con la búsqueda de más dificultades. Su fijación en la caza de problemas trae estos en abundancia, pero la situación sigue sin resolverse. La disposición a buscar y criticar el lado malo de las cosas siempre trae los frutos correspondientes: una gran cantidad de daño, pero ningún beneficio. Mira a tu alrededor y seguro que encontrarás personas así. No son ni especialmente malos ni especialmente buenos. Sólo están firmemente enganchados a los péndulos negativos. La mayoría de la gente recibe con hostilidad cualquier acontecimiento indeseado en sus vidas. Usualmente, un acontecimiento indeseado para nosotros es el que no forma parte de nuestro propio guión original. Y lo contrario, sólo creemos que algo es exitoso si corresponde a nuestras expectativas. Pongamos que un hombre pierde el avión y está muy alterado por esto. Poco después se entera que el avión se va a estrellar. Pero puede ser también de otro modo, cuando un hombre deja escapar una fantástica oportunidad sólo porque no era parte de su plan o era simplemente inconcebible. Cuanto peor piensa uno sobre el mundo que le rodea, peor se torna el mundo, al menos para él. Cuanto más se altera por su falta de éxito, más fracasos vendrán a su camino. «Según un hombre siembre, así recogerá.» Si uno elige vivir su vida con una visión pesimista de las cosas, entonces estará practicando cada día Transurfing al revés: se está deslizando hacia la línea de vida donde un verdadero infierno le espera. Asume la postura exactamente opuesta: regocíjate en tus desgracias justo a pesar de ello, trata de encontrar algo útil en tus problemas; esto siempre es posible. Un vaso no está medio vacío, está medio lleno. Hay un dicho trivial, «todo sucede para mejor» y funciona como un encantamiento, si es lo que tú realmente crees. Tienes que ser obstinado en mantener tu actitud positiva, rechazando los viejos hábitos de ponerte siempre alterado y deprimido por cualquier razón. Cada desgracia es, como mínimo, una buena lección que te hace más fuerte y experimentado. Alégrate por todo lo bueno que está sucediendo en tu mundo y se transformará en un puro paraíso. Por supuesto, este es un inusual modo de comportarse. Pero tu meta es también muy inusual: convertirte en un genio que conceda sus deseos. ¿Cómo puedes conseguir eso utilizando métodos corrientes? Reaccionar positivamente es una cosa difícil de hacer al principio, pues el viejo hábito


Reality Transurfing - Volumen I

de reaccionar negativamente a lo indeseado está fuertemente enraizado en nosotros. Lo principal es aprender a recordar que cada vez que un suceso desgraciado ocurre, es un péndulo intentando engancharte. Tan pronto como recuerdes que puedes hacer conscientemente una elección: obsequiar tu energía al péndulo, habiendo derrochado todas tus emociones negativas, o dejarle con las manos vacías y, por tanto, obtener una victoria. Si recordaste, hacer caer o extinguir al péndulo ya será fácil. Siempre le regalamos inconscientemente nuestra energía al péndulo. Como ya se mencionó, los péndulos tiran de nosotros por los hilos de los sentimientos, y nuestros hábitos forman la palanca que pone en marcha el mecanismo de captura mental. Incluso después de leer este capítulo y habiendo establecido como meta recordar el juego sucio del péndulo, de nuevo reaccionarás negativamente a lo indeseado. Entonces, por supuesto, te darás cuenta de que en aquel momento lo habías olvidado simplemente, y estabas actuando inconscientemente, por hábito. No obstante, tan pronto como has recordado a tiempo, la situación estará enteramente bajo tu control. Sonreirás para tí: «Ah, ¿eres tú, péndulo? Bien, no te voy a hacer fácil engancharme esta vez». Ya no eres una marioneta con un hilo. Eres libre para tomar la decisión consciente de aceptar o rechazar al péndulo. Si utilizas este método con un alto nivel de perseverancia y determinación, finalmente el nuevo hábito reemplazará al viejo. Pero mientras tanto, los péndulos intentarán llegar a ti por todos los medios posibles. Notarás cómo, como a propósito, un montón de pequeñas molestias enojosas empezarán a brotar en tu vida. No desesperes, porque los problemas mayormente serán de tipo menor. Y si no te rindes y aprendes a recordar, tu victoria será muy impresionante, ya lo verás. Esto es lo que podría suceder: la próxima vez que encuentres la ola de éxito, un péndulo no podrá alejarte de ella. De esta manera, el pájaro de la felicidad se quedará en tus manos. Y a fin de atraerlo, debes desprender energía positiva a todo tu alrededor. Esto es, no deberías ser exclusivamente un receptor positivo, sino también un trasmisor positivo. Como resultado, el mundo a tu alrededor será cambiado muy rápidamente para mejor. Serás capaz de deslizarte fácilmente a líneas de vida cada vez más exitosas. Al final, la ola de éxito vendrá a tí, arrastrándote con ella y te llevará directamente al éxito. Pero no pienses que el Transurfing se limita sólo al deslizamiento sobre la ola del éxito. Éstos sólo son los primeros pasos. Descubrimientos mucho más extraordinarios te esperan más adelante.

Rituales mágicos Para terminar este capítulo, veamos un caso particular donde el método de sintonización con la frecuencia de la ola de éxito se utiliza. En diferentes situaciones, la gente trata a veces inconscientemente de sintonizar con la frecuencia de la ola. Por ejemplo, al empezar el día, los vendedores están dispuestos a hacer un buen descuento al


Reality Transurfing - Volumen I

primer comprador. Intuitivamente sienten que el primer comprador es muy importante, es necesario que las cosas marchen, para iniciar el comercio, y una vez que la primera venta se ha hecho esto se puede lograr. En el lenguaje del Transurfing, eso significa sintonizar con la frecuencia de una línea de buen comercio. Sería difícil simplemente focalizar los pensamiento de uno en la frecuencia. Pero el primer cliente da esperanza y fe real, y la sintonía así sucede por sí sola. El vendedor se monta sobre la ola de comercio exitoso y emana energía mental con los parámetros correspondientes. Él mismo cree que sus mercancías se venderán rápidamente y basta con que sólo mencione esto a un cliente, que entonces enseguida es «captado» por esta emisión y obedientemente hace la compra, convencido de que hoy realmente tuvo suerte. Veamos otro ejemplo. Los vendedores del mercado frecuentemente realizan un ritual mágico peculiar: tocan su mercancía con dinero. 4. Por supuesto, esta acción por sí misma es absolutamente carente de poder, por lo que no hay ninguna magia real. Sin embargo, la confianza del vendedor en el poder del ritual, su sola creencia le ayudará a sintonizarse con la frecuencia de comercio exitoso. La sintonización real ocurre a nivel subconsciente. La mente del vendedor sólo es consciente de lo que está sucediendo en el exterior: el ritual funciona pero por alguna razón desconocida. Y efectivamente funciona, no por sí mismo, sino como utillería escénica. El papel principal lo juega la energía mental del actor. Casi todas las profesiones tienen una «magia» ritual similar para distintas situaciones. La gente cree en ellos y los utiliza con éxito para sintonizar con la frecuencia de líneas de vida exitosas y montarse en la ola de éxito. En principio, no importa en qué crea la gente: en la cualidad mágica del ritual o en el proceso de sintonización. Como sabes, lo único importante es el resultado práctico.

Resumen • • • • • • • •

4

La ola de éxito es una acumulación de líneas favorables en el espacio de variaciones. La corriente de eventos afortunados sigue sólo si has sido inspirado por el primer suceso. Los péndulos destructivos te alejan de la ola de éxito. Habiéndote liberado de los péndulos, obtienes la libertad de elegir. Recibiendo y trasmitiendo energía negativa, creas tu propio infierno. Recibiendo y transmitiendo energía positiva, creas tu propio paraíso. Tus pensamientos vuelven a ti siempre, como un bumerán. Los péndulos no podrán echarte de la ola si tienes el hábito de recordar. El hábito de recordar se crea a través de una práctica sistemática.

Se refiere a los mercadillos de Rusia donde este rito se ha convertido en algo habitual. (N. de la T.)


Reality Transurfing - Volumen I

CAPÍTULO IV EL EQUILIBRIO La gente crea sus propios problemas y obstáculos, y luego emplean tiempo y energía superándolos. En contraposición a la creencia popular, el Transurfing muestra que las razones para todos nuestros problemas están en un plano diferente. ¿Cómo podemos eliminar los problemas de nuestras vidas? Cuídado sin preocupación

Potencial excesivo En la naturaleza todo tiende hacia un estado de equilibrio. La caída de la presión atmosférica se equilibra con el viento. La diferencia en temperaturas se compensa por el intercambio térmico. Dondequiera que exista un potencial excesivo de cualquier energía, aparecen fuerzas equilibrantes, dirigidas a eliminar el desequilibrio. Estamos tan habituados a que éste sea el estado normal de cosas que ni siquiera nos preguntamos: ¿pero por qué es exactamente de este modo y no de otro? ¿Por qué funciona la ley de equilibrio? No hay respuesta a esta pregunta. En general, las leyes no explican nada: sólo establecen lo obvio. Todas las leyes de la naturaleza son sólo secundarias a la ley de equilibrio, que es la primaria (al menos eso parece), por lo que no es posible explicar por qué el equilibrio debe existir en la naturaleza. Para ser más preciso, es imposible explicar en absoluto de dónde vienen las fuerzas equilibrantes y por qué existen. Después de todo, sólo porque estemos habituados a algunos fenómenos, no significa que sea exactamente cómo las cosas suceden. Sólo podemos suponer cómo sería el mundo sin la ley de equilibrio: ¿se convertiría en una jalea amorfa o en un agresivo calor abrasador? No obstante, lo inapropiado de tal mundo no puede ser la razón de por qué la ley de equilibrio existe. De modo que simplemente tenemos que aceptar la ley de equilibrio como un hecho, y mirar con asombro cuán perfecto es el mundo a nuestro alrededor. Al mismo tiempo, sin embargo, no tenemos ni idea sobre cuál es la fuerza que rige todo esto. Estamos habituados también a la idea de que el éxito siempre es seguido por el fracaso. Todo eso son manifestaciones de la ley de equilibrio. Después de todo, tanto el fracaso como el éxito alteran el equilibrio. El equilibrio absoluto es cuando no pasa absolutamente nada, pero no hay absolutos. Al menos, nadie ha sido capaz de observar un estado de equilibrio absoluto. El mundo está lleno de constantes fluctuaciones: día-noche, marea alta-marea baja, nacimiento-muerte, etcétera. Incluso en el vacío, las partículas


Reality Transurfing - Volumen I

elementales están constantemente muriendo y renaciendo. El mundo entero podría ser visto como una colección de péndulos donde algunos oscilan más alto, otros están siendo apaciguados y todos interactúan unos con otros. Cada péndulo recibe impulsos de sus vecinos y le da los suyos propios a cambio. Una de las leyes fundamentales que controlan todo este complejo sistema es la ley de equilibrio. Al final, todo tiende hacia el equilibrio. Tú mismo también eres un tipo de péndulo. Si un día decides romper el equilibrio y hacer de repente una oscilación en una dirección, afectarás a los péndulos contiguos y crearás perturbación a tu alrededor, que entonces se volverá contra ti. El equilibrio puede ser alterado no sólo por acciones, sino también por pensamientos, y no sólo porque los pensamientos habitualmente precedan a las acciones. Como sabes, los pensamientos emiten energía. Incluso en el mundo material, todo está basado en energía. Y todo lo que sucede en el nivel energético invisible se refleja en el mundo de los objetos materiales visibles. Puede parecer que la energía de nuestros pensamientos es demasiado pequeña para ser capaz de tener ningún efecto en el mundo a nuestro alrededor. Pero si ese fuera el caso, las cosas serían mucho más fáciles. Pero no tratemos de suponer qué ocurre realmente a nivel energético, para no confundirnos por completo. Para nuestro propósito, será suficiente aceptar el modelo de equilibrio simplificado: si aparece un potencial energético excesivo, surgen fuerzas equilibrantes para eliminar este potencial. La energía mental da origen a potencial excesivo cuando a algún tipo de objeto se le da demasiada significación. Por ejemplo, comparemos dos situaciones: en una estás de pie en tu habitación, y en la otra estás de pie al borde de un precipicio. La primera alternativa no te molesta en absoluto. Sin embargo en la segunda, la situación real se vuelve muy significativa para tí: da un paso en falso y sucederá algo irremediable. A nivel energético, el hecho de que estés simplemente de pie tiene la misma significación en ambos casos. Pero al estar al borde del precipicio, la tensión despierta con el miedo, y así creas una irregularidad en el campo energético. Las fuerzas equilibrantes aparecerán inmediatamente, dirigidas a eliminar este potencial excesivo. Puedes incluso ser capaz de sentir su efecto: por un lado, una fuerza misteriosa tira de tí hacia abajo, mientras por otro lado, una fuerza diferente tira de tí lejos del borde. Después de todo, para eliminar el potencial excesivo de tu miedo, las fuerzas equilibrantes tienen que apartarte del borde o arrojarte del precipicio abajo y así terminar con todo. Así que es la acción de estas fuerzas las que estás experimentando, mientras estás en el borde de un precipicio. A nivel energético, todos los objetos materiales tienen la misma significación. Somos nosotros quienes les damos cualidades determinadas: bueno-malo, alegre-triste, atrayente-repulsivo, simple-complejo, etcétera. En este mundo todo está sometido a nuestra valoración. La valoración por sí misma no crea irregularidad en el campo energético. Sentado en un sillón, valoras la situación: estar sentado aquí es seguro, pero estar al borde de un precipicio es peligroso. En ese momento, sin embargo, eso no te preocupa, pues sólo lo


Reality Transurfing - Volumen I

estás evaluando, por lo que el equilibrio no se altera de ningún modo. Un potencial excesivo sólo surge si se le da una significación irrazonablemente grande a una valoración. La magnitud del potencial excesivo aumenta si una valoración, que tenga una gran significación, está distorsionando grandemente la realidad también. En general, si el objeto tiene mucha importancia para nosotros, no podemos evaluar su cualidad objetivamente. Por ejemplo: un objeto de adoración está siempre desmesuradamente lleno de virtudes, mientras un objeto de odio está siempre lleno de fallos, y un objeto de miedo está siempre lleno de cualidades terroríficas. Resulta que la energía mental intenta artificialmente crear una cierta cualidad que nunca estuvo ahí al principio. En tal caso, se crea un potencial excesivo, que agita el viento de las fuerzas equilibrantes. Distorsionando la realidad, la evaluación puede desplazarse en dos direcciones: dando al objeto características excesivamente negativas o excesivamente positivas. Pero un error en la valoración por sí mismo no juega ningún papel. 5. De nuevo, Observa lo siguiente: una incorrecta valoración desplazada crea un potencial excesivo sólo si tu valoración tiene mucha importancia para tí. Sólo los asuntos u objetos que sean de importancia para ti concretamente, proporcionarán energía a tu valoración. Los potenciales excesivos, aunque invisibles e intangibles, no obstante juegan un papel significativo e incluso traicionero en la vida de la gente. Las acciones de las fuerzas equilibrantes, al eliminar este potencial, dan origen a la parte del león de los problemas. La perfidia está en que a menudo el hombre obtiene un resultado bastante opuesto a su intención, por lo cual nadie entiende qué es lo que realmente ocurre. Y como consecuencia, surge la sensación de que está actuando alguna fuerza maligna misteriosa, una especie de «ley de Murphy». Ya hemos tocado este asunto cuando hablamos de por qué obtenemos siempre lo que realmente no queremos. Con el siguiente ejemplo veremos por qué se nos escapan siempre las cosas que deseamos. Existe una opinión errónea de que si te dedicas por completo a tu trabajo puedes lograr grandes resultados. Desde el punto de vista del equilibrio, es completamente evidente que sumergirse en el trabajo significa ponerlo en una balanza y pesarlo contra todo lo demás. El equilibrio es perturbado y no tendrás que esperar mucho las consecuencias. El resultado será diametralmente opuesto a lo que esperabas. Si trabajar más para tí es ganar más dinero o elevar tu cualificación, entonces por supuesto, tendrías que hacer un esfuerzo y no pasará nada terrible por eso. Pero también tienes que saber cuándo parar. Si te sientes constantemente agotado y el trabajo se ha convertido en una pesadilla para tí, entonces significa que debes disminuir o cambiar por completo tu trabajo. Los esfuerzos excesivos tendrán definitivamente un resultado negativo. Veamos cómo ocurre todo esto. Aparte del trabajo, tienes otras muchas cosas que valoras: tu casa, tu familia, el entretenimiento, el tiempo libre, etcétera. Si tienes puesto tu 5

Es decir, no importa si valoras demasiado bien o demasiado mal algo o a alguien; lo que importa es que en ambos casos rompes el equilibrio y eso produce el potencial excesivo. (N. de la T.)


Reality Transurfing - Volumen I

trabajo por encima de todo lo demás, entonces has creado un potencial excesivo muy fuerte. En la naturaleza, todo tiende hacia el equilibrio. Por tanto, independientemente de tu voluntad, se manifestarán fuerzas que se ocupen del potencial excesivo. Y ellas pueden actuar en los modos más variados. Por ejemplo, te enfermas; entonces ni hablar del trabajo hasta que estés mejor. Quizás puedes caer en una depresión. ¿Y por qué no? Después de todo, si te has obligando a hacer algo que para ti se ha convertido en una carga? La mente te sigue repitiendo: «¡Vamos! ¡Tienes que levantarte, ir al trabajo y ganar dinero!» Pero tu alma (el subconsciente) se pregunta: «¿Acaso para esto he venido a este mundo, para sufrir y atormentarme? ¿Para qué necesito todo esto?» Al final, acabarás con un cansancio crónico, que pondrá fin a cualquier posibilidad de hacer un trabajo. Es como tirar al diablo del rabo; no hay manera. Al mismo tiempo, puedes notar cómo otra gente a tu alrededor logra mucho más resultado con mucho menos esfuerzo. Resulta que, al llegar a cierto nivel, el significado que atribuyes a tu trabajo empieza a maximizarse. Cuanta más peso tu trabajo tiene para tí, más problemas tendrás. Te parecerá normal que aparezcan todos esos problemas, algo normal dentro del «trascurso corriente del trabajo», por así decirlo. En realidad tendrías muchos menos problemas si sólo bajaras tu «listón de importancia.» Hay sólo una conclusión que podemos sacar de esto: para eliminar cualquier potencial excesivo debes revisar conscientemente tu actitud hacia el trabajo. Has de tener tiempo libre para hacer lo que más te guste, aparte del trabajo. El que no sepa relajarse no sabe trabajar tampoco. Una vez que estás en el trabajo, alquílate. Da a tu trabajo tus manos y tu cabeza, pero no tu corazón. El péndulo de trabajo necesita toda tu energía, pero viniste a este mundo no sólo para trabajar. El rendimiento en el trabajo aumentará notablemente cuando elimines tu potencial excesivo y te liberes de los péndulos. Mientras te alquilas, asegúrate de actuar impecablemente. No te permitas las más mínimas faltas por las que te puedan culpar de temeridad. Esa impecabilidad concierne a todas tus obligaciones. Alquilarse no significa en absoluto ser un vago y no asumir responsabilidad por tus acciones. Significa actuar despegado, no crear potencial excesivo, pero al mismo tiempo hacer todo lo que te pidan hasta el más pequeño detalle. De lo contrario, pueden surgir baches. Por ejemplo, a tu alrededor siempre hay gente que, a diferencia de ti, se entierran en su trabajo. Ellos sentirán subconscientemente que te has alquilado; es decir, que ya no estás trabajando extremadamente duro pero aún te las arreglas para hacer un montón de cosas. Estas almas diligentes intuitivamente empezarán a buscar una oportunidad para pillar a su rival cometiendo un error. Tan pronto cometas uno se lanzarán sobre ti. Cualquier error probablemente será insignificante, y por tanto humillante, cuando tus colegas apunten a ello. Algo como que llegues tarde a trabajar, olvidar algo o haber perdido algo. Si estuvieras estado absorto en tu trabajo, habrían pasado por alto tus errores. Pero ahora te acusan de no preocuparte suficiente por tu trabajo. Semejantes situaciones podrán surgir no sólo en el trabajo, sino también en tu familia o entre los amigos. Por eso, cuando te alquiles, cualquiera que sea la situación, es


Reality Transurfing - Volumen I

necesario realizar tus obligaciones impecablemente. Deja que tu observador interno —el Celador— te ayude en eso; si no, otra vez te sumergirás en el juego. El Vigilante interior no tiene nada que ver con una personalidad dividida. Simplemente estás notando, en el fondo, cómo y qué estás haciendo. Volveremos sobre esto en capítulos siguientes. Puedes objetar al razonamiento anterior: si no debes trabajar excesivamente y consecuentemente evitar cualquier potencial excesivo, ¿cómo podemos entonces entender la expresión, «poner tu corazón y alma en ello?» Depende de lo que hagas. «Enterrándote en tu trabajo» podría estar justificado solo en una situación: cuando el trabajo mismo es tu meta. Hablaremos más adelante sobre lo que significa tener una meta y cual es tu meta. En el caso de que tu trabajo sea tu objetivo, sirve como una especie de túnel que te lleva al éxito. En contraste con el trabajo que estás haciendo para alguien, tal trabajo te proporciona energía, te llena de inspiración y satisfacción. Si eres una de esas raras almas felices cuyo trabajo es exactamente como ese, entonces no tienes absolutamente nada por qué preocuparte. Todo lo arriba mencionado se refiere también al estudio. A continuación en este capítulo, veremos las demás situaciones en la vida que crean potencial excesivo y las consecuencias que siguen a la acción de las fuerzas equilibrantes.

Descontento y juicio Empecemos por el tema de estar descontento con uno mismo. Podrías estar, por ejemplo, insatisfecho con tus logros y cualidades personales, pero también podrías estar descontento contigo mismo, rehusando aceptar tus fallos y debilidades. Puedes estar consciente de ellos pero no debes desarrollar complejos a causa de ellos. Pero si tus defectos realmente te molestan y se vuelven de gran significación para tí, se creará potencial excesivo. Enseguida trabajarán las fuerzas equilibrantes eliminando este potencial. Sus acciones pueden dirigirse al desarrollo de las virtudes de alguien o a la lucha con sus debilidades. La persona se inclinará más a lo uno o a lo otro. Con más frecuencia, la persona elegirá la lucha, y asumiendo tal postura, se volverá contra él. Es inútil tratar de esconder las imperfecciones de uno, pero muy difícil también eliminarlas. Así, el resultado que obtienes es totalmente opuesto a lo esperado y la situación empeora aún más. Por ejemplo, al intentar esconder su timidez, un hombre se vuelve más tímido o se vuelve indebidamente familiar con los extraños. Si uno está descontento con sus logros, sólo hasta un grado en que eso le sirva de impulso para la autoperfección, el equilibrio no se altera. Esa relativa insatisfacción no afecta al mundo circundante; sino que el cambio interior se compensa con las acciones positivas. Pero si una persona empieza a hacerse autorreproches y se enfada consigo mismo o, peor aún, empieza a castigarse por lo que no le gusta en sí mismo, entonces toma forma una situación peligrosa, donde están en conflicto el alma y la mente. Sin embargo, el alma no merece tal trato. El alma de cualquier persona es perfecta y autosuficiente. Todos


Reality Transurfing - Volumen I

los defectos y debilidades que has adquirido son de la mente, no del alma. Sin embargo, éste es un tema tan amplio y complicado que merece un libro entero aparte. Aquí sólo señalaremos que estar en conflicto con uno mismo es una cosa extremadamente mala. El alma se encerrará en sí misma, mientras la razón «prevalecerá» y esto podría resultar en una total devastación de la vida de uno. Para que no tengas que buscar después a un psicoanalista, empieza por dejarte ir y perdonarte todos tus defectos y debilidades. Si de momento eres incapaz de amarte, entonces al menos deja de luchar contigo mismo y acéptate como eres. Este es el único modo de que tu alma sea un aliado para tu mente. Y es un aliado muy poderoso en verdad. «Vale», dirás, «dejaré en paz todas mis defectos y debilidades, ¿entonces cómo adquiero las virtudes? No puedo dejar de desarrollarme como persona.» ¡Por supuesto que no!, sigue desarrollando tus cualidades tanto como quieras. Estamos hablando sólo de detener la guerra contra tus defectos y debilidades. En esa guerra consumes energía, no tanto por apoyar algo inútil, sino al apoyar un potencial excesivo muy perjudicial. Una vez que finalmente renuncies a esta lucha, la energía liberada se dirigirá al desarrollo de tus cualidades. Aunque todo esto suene extremadamente simple, montones y montones de personas desperdician una enorme cantidad de energía para luchar consigo mismos, tratando de ocultar sus imperfecciones. Son como titanes que se han condenado a sí mismos a soportar ese peso toda su vida. Si se permitieran soltar esa pesada carga y ser exactamente de la manera que son, la vida se volvería para ellos tanto más fácil y sencilla. Su energía se redirigiría de la lucha contra sus defectos al desarrollo de sus cualidades. Más aún, los parámetros de tal emisión corresponderían a las líneas de vida donde las virtudes triunfan sobre los defectos y debilidades. Piénsalo. Por ejemplo, ¿cómo puedes desplazarte a la línea de vida donde estás en buena forma física, si todos tus pensamientos están enfocados en tus defectos físicos? Obtienes lo que tú activamente no quieres. Cuando eres infeliz contigo mismo, entras en conflicto sólo con tu alma, pero cuando eres infeliz con el mundo, entras en conflicto con un gran número de péndulos. Y como ya sabes, no hay nada bueno en caer bajo su hechizo. Y cuando se llega a hacer la guerra contra ellos, bueno, es mejor no pensarlo en absoluto. El descontento es una emisión completamente material. Su frecuencia va bien con aquellas líneas de vida donde todo lo que no te gusta sobre tí mismo es aún más pronunciado. Al sentir que eres arrastrado a esas líneas, te vuelves aún más descontento, y así continúa hasta que llegas a la línea donde eres viejo, enfermo e incapaz de cambiar nada. Lo único que te queda es buscar algún consuelo en quejarte de este mundo junto con otros que están igual que tú, y en recuerdos de qué bueno era todo antes en los viejos tiempos. Cada generación está convencida de que la vida es peor ahora. No, la vida es peor sólo para aquellos en concreto en una generación determinada que están acostumbrados a revolcarse en su disgusto con este mundo. De otro modo, la humanidad (después de tantas


Reality Transurfing - Volumen I

generaciones) simplemente habría caído en un infierno viviente. Una imagen más bien deprimente, ¿no? Este es el primer aspecto de estar descontento con el mundo, que lleva al empeoramiento creciente de la vida. Pero hay otro aspecto de esa nociva costumbre de mostrar insatisfacción; y ese es la alteración del estado de equilibrio. Independientemente de si tu disgusto es cierto o no, está creando un potencial excesivo en el espacio energético circundante. Este potencial da lugar a las fuerzas equilibrantes que se esforzarán para restablecer el equilibrio. Sería estupendo si esas fuerzas funcionaran en un modo que hiciera las cosas mejor. Pero, por desgracia, habitualmente sucede de otro modo. Las fuerzas equilibrantes intentarán asediarte, para que tus quejas sobre este mundo tengan tan poco peso como sea posible. Esto es mucho más fácil para ellas que cambiar todo aquello con lo que estás disgustado. Imagínate cómo sería si el gobernador empezara a expresar activamente su disgusto por todo lo que está pasando en su país. Debemos apuntar que no importa si sus intenciones son buenas o malas. El sería destituido o aniquilado físicamente. Toda la historia de la humanidad nos sirve para confirmarlo. Básicamente: la acción de las fuerzas equilibrantes será dirigida a disminuir la influencia que tú tienes sobre el mundo circundante. Es extremadamente fácil hacerlo y se puede hacer usando todos los métodos posibles, como por ejemplo relevándote de tus obligaciones, tu trabajo, tu sueldo, tu casa, tu familia, tu salud, etcétera. ¿Ves ahora cómo las antiguas generaciones terminan con una vida “peor que antes de la suya”? Ahora examinemos esta cuestión desde un ángulo diferente. Se podría argumentar que puesto que las fuerzas equilibrantes actúan para disminuir el potencial excesivo de insatisfacción, que es un sentimiento negativo, lo opuesto debería ser verdad también. En otras palabras, podrían parecer que si tú fueras muy feliz con el mundo que te rodea, entonces las fuerzas equilibrantes harían lo que fuera para arruinar tu parte o empujarte otra vez a donde viniste. Sin embargo, eso no ocurre a menos, por supuesto, que tu alegría se vuelva un «pasmoso entusiasmo». Primeramente, según la ley del Transurfing, estás emitiendo energía creativa que te traslada a líneas positivas de vida. Segundo, tal energía no es capaz de crear potencial excesivo destructivo, que las fuerzas equilibrantes tienden a eliminar. No es casualidad que diferentes interpretaciones filosóficas y religiosas de la vida lleguen todas a la misma conclusión de que el amor es la fuerza creativa responsable de la existencia del mundo. Se refieren en este contexto al “Amor” en su sentido general. Por supuesto, las fuerzas equilibrantes fueron creadas por el mismo poder que ha dado forma al mundo. Ellas procuran mantener el orden en este mundo y no pueden dirigirse contra la energía que las creó. Desde el punto de vista del Transurfing, nuestra costumbre de expresar disgusto por cualquier futilidad es realmente mala y nos impide conseguir lo deseado. Y al contrario, la costumbre de experimentar pequeñas alegrías, por cualquier motivo por insignificante que sea, es un hábito muy bueno y nos proporcionará lo que queremos. La conclusión es única: debemos sustituir nuestro viejo hábito por el nuevo. ¿Cómo haces esto? Bien, es muy simple. En primer lugar, por muy trivial que suene,


Reality Transurfing - Volumen I

cualquier desgracia es una bendición disfrazada. Si haces tu meta de hallar algo bueno en las cosas que te parezcan negativas, lo lograrás sin mayor esfuerzo. Conviértelo en un juego. Si lo practicas constantemente, la vieja costumbre será reemplazada por una nueva. Esta costumbre será muy útil para ti y una total pesadilla para los péndulos destructivos. En segundo lugar, si realmente te ha sucedido algo realmente terrible y el mismo pensamiento de sentir cualquier tipo de alegría parece totalmente antinatural e inapropiado, puedes hacer como el antiguo rey Salomón; él solía llevar un anillo con una inscripción en el interior que no era visible para los demás. Cuando a Salomón le sucedía algo malo o se encontraba con un serio problema, leía la inscripción de dentro: «Esto, también pasará.» La costumbre de expresar descontento se desarrolló en la humanidad mucho debido a la influencia de los péndulos destructivos. Con los nuevos hábitos, generarás energía positiva que te llevará a líneas de vida positivas como el flujo de una poderosa corriente. Supongamos que, entusiasmado por las posibilidades, has empezado a practicar la técnica de sustitución de los hábitos. Bien, tengo que decirte que pronto notarás que lo practicas cada vez con menos regularidad y de cuando en cuando, simplemente olvidas que deseabas cambiar tus hábitos primeros. Esto es inevitable porque esos viejos hábitos están muy arraigados en ti. Tan pronto como empieces a flaquear, el péndulo encontrará una manera para alterarte, y no vas siquiera a notar que lo estás alimentando con tu energía. ¡No desesperes! Si tu propósito es fuerte, conseguirás lo que quieras y los péndulos destructivos, al final, acabarán por dejarte en paz. Sólo necesitas recordarte tu intención con más frecuencia. Todos somos invitados en este mundo. Nadie tiene derecho a ser el juez de lo que él mismo no ha creado. Esta afirmación debería comprenderse a la luz de tus relaciones con los péndulos. Como habíamos dicho, si empiezas a actuar contra los péndulos destructivos que no te satisfacían antes, entonces sólo te empeorarás las cosas. No tienes que ser una dócil ovejita, pero tampoco tienes que enfrentarte abiertamente al mundo circundante. Si el péndulo está actuando personalmente contra ti, puedes aplicar el método de caer o de tratar de extinguirlo. Cuando intentes implicarte en una lucha contra otros péndulos, intenta descubrir si tú realmente la necesitas o no. Volvamos una vez más al ejemplo de la galería donde una exposición no era de tu gusto. Actúa como si estuvieras en tu casa, pero no olvides que eres sólo un visitante. Nadie tiene el derecho de juzgar, pero todos nosotros tenemos libertad de elegir. El péndulo se beneficia de que expreses tu descontento, mientras tú te beneficiarías de irte simplemente de la sala y elegir otra exposición que ver. Preveo la pregunta: «¿Y si no hay ningún sitio a donde ir?» Los péndulos te hacen creer que ese es el caso. Este libro está dedicado precisamente al tema de cómo librarse de esta falsa limitación.

Relaciones de dependencia


Reality Transurfing - Volumen I

Idealizar el mundo es la otra cara del descontento. Mirar el mundo a través de gafas color de rosa hará muchas cosas parecer mejores de lo que son en realidad. Como sabes, cuando piensas que hay algo en algún lugar, cuando de hecho no lo hay, se crea potencial excesivo. Idealizar significa sobrestimar, poner en un pedestal, adorar, crear un ídolo. El amor es la fuerza que crea y dirige el mundo, y es diferente de la idealización en que es impasible en esencia, por muy paradójico que suene. El amor incondicional es un sentimiento sin derecho de posesión, admiración sin adoración. En otras palabras, no crea una relación de dependencia entre el que ama y su objeto de afecto. Esta simple fórmula ayudará a determinar dónde acaba el sentimiento y comienza la idealización. Imagínate que estás paseando por un valle de montaña cubierto de plantas verdes, frondosos árboles y flores. Estás admirando ese paisaje tan maravilloso, aspirando el aroma de este vibrante aire fresco y tu alma está completamente feliz y tranquila. Esto es amor. Entonces empiezas a recoger flores: las arrancas de sus lechos y las estrujas con las manos, sin pensar que están vivas. Entonces las flores mueren lentamente. Luego se te ocurre que podrías hacer perfume y cosméticos con las flores, o simplemente venderlas, o quizás fundar un culto de las flores y adorarlas como ídolos. Eso es idealización, porque en cada caso, surgen relaciones de dependencia entre tú y el objeto de tu amor anterior: las flores. Nada quedó del amor que una vez sentiste cuando tú simplemente disfrutabas el paisaje allá en el valle de montaña. ¿Puedes sentir la diferencia entre estas dos situaciones? Así, el amor genera energía positiva que te lleva a una línea de vida correspondiente, mientras la idealización crea potencial excesivo, que dará surgimiento a las fuerzas equilibrantes, que entonces se esfuerzan por eliminar ese potencial excesivo. La acción de las fuerzas equilibrantes es diferente en cada caso, pero el resultado es el mismo. Básicamente, se puede caracterizar como «eliminar el halo». Esto sucede siempre si idealizas algo o a alguien. Y, dependiendo del objeto y el grado de idealización, obtienes un resultado fuerte o débil, pero siempre negativo. Así el equilibrio será restaurado. Si el amor se convierte en una relación de dependencia, entonces un potencial excesivo es inevitable. El deseo de tener lo que no tienes creará «cambio de presión energética». Las relaciones de dependencia se identifican por establecer condiciones como: «si haces esto... entonces yo haré esto». Podemos encontrar multitud de ejemplos similares. «Si me amas, entonces lo abandonarás todo y te irás conmigo hasta el fin del mundo. Si no te casas conmigo, entonces significa que no me amas. Si me alabas, entonces seremos amigos. Si no me das tu pala de juguete, entonces te echaré de la arena.» Y así sucesivamente. El equilibrio también se perturba cuando algo es comparado o contrastado con alguna otra cosa. «¡Nosotros somos de esta manera, y ellos son de otra!» Por ejemplo, el orgullo nacional: comparando la nación, ¿con qué nación? El sentimiento de inferioridad: comparándote, ¿con quién? Si algo es puesto en contraposición con otra cosa, las fuerzas


Reality Transurfing - Volumen I

equilibrantes empezarán infaliblemente a eliminar el potencial: positivo o negativo, eso no importa. Ya que el potencial lo creas tú, la acción de estas fuerzas ante todo se dirigirán contra ti. La acción es dirigida ya sea a «separar» a las partes en contradicción, ya sea a unirlas en un acuerdo común o en una confrontación. Todos los conflictos se basan en comparaciones y en contradicciones. Primero se hacen contradicciones fundamentales: «Ellos no son como nosotros». A continuación, se desarrolla por sí misma: «Ellos tienen más que nosotros, necesitamos quitárselo». «Ellos tienen menos que nosotros, debemos darles.» «Son peores que nosotros, debemos cambiarlos.» «Son mejores que nosotros, hemos de luchar con nosotros mismos.» «Ellos actúan de un modo diferente a nosotros, debemos hacer algo sobre eso.» Todas estas comparaciones de uno u otro modo llevarán a un conflicto, empezando con incomodidad emocional personal y terminando con guerras y revoluciones. Las fuerzas equilibrantes lucharán para eliminar la contradicción surgida con la ayuda de la reconciliación o la confrontación. Y, como en el último caso los péndulos pueden siempre obtener un trozo de energía, ellos tratan siempre de manipular las cosas de modo que tenga lugar una confrontación. Ahora veamos algunos ejemplos de idealizaciones y sus consecuencias.

Idealización y sobrevaloración Sobrevalorar es atribuir cualidades personales a alguien que no tiene esas cualidades. A nivel mental, esto aparece en la forma de ilusiones al parecer inofensivas al principio. Pero en el nivel energético, se crea potencial excesivo. El potencial se crea dondequiera que haya un desborde de algún tipo en cantidad o calidad. La sobrevaloración es exactamente eso: la creación de modelos mentales de cualidades que no están ahí. Hay dos posibles variantes. La primera alternativa es cuando el lugar está ocupado. Esto es cuando hay un individuo específico a quien se atribuye cualidades que no son suyas. A fin de eliminar esta discrepancia, las fuerzas equilibrantes han de producir un contrapeso. Por ejemplo, un muchacho romántico y soñador imagina a su amada como «un ángel de belleza pura».6 Pero en realidad resulta que ella es una chica bastante materialista, le gustan las fiestas y no está en absoluto interesada en compartir los sueños del joven enamorado. En cualquier otro caso, si una persona crea un ídolo y lo pone en un pedestal, finalmente, el halo se caerá. En relación con esto, déjame introducir la notable historia de Karl May, 7 un autor de varios libros sobre el Salvaje Oeste y creador de héroes tales como Winnetou, Mano Segura y otros. Karl May escribió todas sus novelas en primera persona, con lo cual daba la impresión de que él mismo había estado en el Salvaje Oeste y participaba en todos los acontecimientos que contaba en su libro, por lo que debía de ser una persona 6 7

Cita inexacta del poema de Aleksandr Pushkin «Recuerdo aquel instante prodigioso...». (N. de la T.) Autor alemán 1842-1912. (N. de la T.)


Reality Transurfing - Volumen I

verdaderamente destacada digna de admiración. Las obras de Karl May, son tan vívidas y reales que causan una ilusión tan completa que al lector le parece que sólo pudo escribirlas alguien que realmente hubiera participado en los acontecimientos descritos. Al leer los libros de Karl May es como si estuvieras viendo una película. Las historias de sus libros son tan convincentes que a Karl May se le ha llamado «el Dumas alemán». Los numerosos admiradores de Karl May estaban absolutamente seguros de que él mismo era el famoso cowboy, el viejo Mano Segura, como él se presentaba en sus libros. Sus fans no podían pensar de otra manera, pues encontraron un objeto de admiración e imitación; y el hecho de que su ídolo viviera cerca lo hacía aún más interesante. ¡Imagina su sorpresa cuando se supo que Karl May nunca había estado en América y, lo que es más, ¡que había escrito algunas de sus obras en la cárcel! Así, el halo se cayó y sus mayores admiradores pasaron a ser sus peores enemigos. ¿Bien, y quién es el culpable aquí? Pues los mismos fans. Después de todo, ellos crearon a su ídolo y establecieron una relación de dependencia: «Tú puedes ser nuestro héroe en tanto que todo en el libro sea verdad.» La segunda alternativa, cuando no hay ningún objeto para atribuirle las ilusiones artificialmente creadas, una persona idealizando construirá castillos en el aire y lindos sueños despierto. El soñador tiene la cabeza en las nubes, intentando escapar de una realidad poco atrayente. Haciendo esto, está creando un potencial excesivo. En este caso, las fuerzas equilibrantes intentarán destruir sus castillos en el aire, harán chocar constantemente a este romántico con la dura realidad. Incluso si pudiera atraer a una masa de gente en pos de su idea y crear un péndulo, su utopía está condenada, pues un potencial excesivo se ha creado en el vacío, y tarde o temprano las fuerzas equilibrantes harán que este péndulo se detenga. Un ejemplo más de cuando el objeto de sobrevaloración existe sólo en el mundo ideal. Supongamos que una mujer traza en su mente una imagen del marido ideal. Cuanto más se convenza la mujer de que él debe ser de esta o esa manera, más grande será el potencial excesivo. Y sólo un tipo con las cualidades opuestas a las del marido perfecto será capaz de destruir este potencial excesivo. Y entonces la mujer puede sólo preguntarse: «¿Qué demonios estaba yo pensando?» Y al contrario; si una mujer odia vivamente a los borrachos y a la gente grosera, es casi como si cayera en una trampa, juntándose con un alcohólico o un grosero. Tú obtienes lo que no puedes soportar, y es porque estás emitiendo energía mental en la frecuencia del objeto que te disgusta, y creando encima de todo eso un potencial excesivo. A menudo la vida junta a personas totalmente diferentes que realmente parecen ser inadecuadas unas para otras. Así es como las fuerzas equilibrantes tratan de extinguir el potencial excesivo, haciendo que los de potenciales excesivos opuestos se atraigan. La acción de las fuerzas equilibrantes es especialmente evidente en los niños, pues son más sensibles que los adultos a cualquier cambio en el nivel de energía y así ellos actúan naturalmente. Si a un niño se le alaba demasiado, inmediatamente empezará a actuar con desprecio. Y si empiezas a congraciarte con él, empezará a despreciarte o, al


Reality Transurfing - Volumen I

menos, nunca te respetará. Si utilizas toda tu esfuerzo para educar al pequeño como un niño de buen comportamiento y obediente, lo más probable es que termine enganchado con alguna pandilla de callejeros. Si intentas hacer de él un genio de algún tipo, probablemente perderá todo el interés por la escuela y estudiar. Y cuanto más sigas arrastrando a tu hijo a todo tipo de actividades y asociaciones extraescolares, lo más probable es que se haga una persona torpe. El mejor modo de enseñar y tratar a los niños (y no sólo a los niños), que no resulte en ningún potencial excesivo, es tratarlos como invitados. En otras palabras, deberías estar atento a ellos, mostrarles respeto y darles libertad de elegir, pero no deberías permitirles que te pisoteen tampoco. Así como tú eres un invitado en este mundo, también deberías tratar a los niños como invitados. Si aceptas las reglas del juego y no vas de un extremo a otro, se te permite elegir todo lo que este mundo tiene que ofrecer. Tener una actitud positiva hacia los demás está tan extendido como tener una actitud negativa. En este caso hay un cierto equilibrio. Hay amor y hay odio. Una suave actitud positiva no producirá ningún potencial excesivo. Un potencial se forma cuando hay un notable desplazamiento relativo al valor nominal. El amor incondicional se puede considerar un cero en la escala de desplazamiento. Como sabes, el amor incondicional no da lugar a relaciones de dependencia y no crea ningún potencial excesivo. Pero ese tipo de amor en su forma más pura es raro. Básicamente, una pizca de lo siguiente se añade al amor puro: derecho de posesión, dependencia y sobrevaloración. Es difícil rechazar el derecho de posesión: porque poseer tu objeto de amor es completamente natural y normal, mientras no lleve a uno de los dos extremos siguientes. El primer extremo es el deseo de tener a alguien que amas que no te pertenece en absoluto e incluso ni siquiera sospecha tu deseo. (Entiendes, por supuesto, que no estoy hablando sólo del acto físico de la posesión.) Este es un caso clásico de amor no recíproco. El amor no correspondido siempre dió lugar a muchísimo sufrimiento. Sin embargo, el mecanismo detrás de esto no es tan fácil como puede parecer. Recordemos el ejemplo de las flores. Te gusta pasear entre ellas, contemplarlas, pero probablemente nunca se te ha ocurrido si ellas te aman. Intenta imaginar: ¿qué piensan las flores de ti? Podrían aparecer en tu mente sugerencias no demasiado agradables, tales como miedo, peligro, hostilidad o indiferencia. ¿Y por qué deberían ellas amarte, después de todo? O pongamos que ardes en deseo de tenerlas en tus manos, pero está prohibido, crecen en un lugar público o son demasiado caras. Es decir, el amor está ya fuera de escena, pero lo que queda es una relación de dependencia y emociones negativas que han empezado ya a trepar sobre tí. Pues bien, el objeto de tu amor está en un lugar mientras tú estás en otro y tú quieres poseer el objeto de tu amor. Es decir, estás creando un potencial energético excesivo. Podrías suponer que ese potencial atraería el objeto deseado hacia tí, igual que las masas de aire, que se mueven de áreas de alta presión a áreas de baja presión. ¡Nada de eso! Las fuerzas equilibrantes no se preocupan de qué modo se logre el equilibrio. Así, pueden escoger un modo diferente de hacer las cosas: como alejar más el objeto de tu amor y


Reality Transurfing - Volumen I

neutralizarte; es decir, romperte el corazón. Además de todo eso, aún cuando estés experimentando pequeños fracasos, cada vez estarás más propenso a dramatizar la situación («¡él/ella no me ama!»). Por tanto, tales pensamientos te arrastrarán a una línea de vida donde el amor mutuo será casi imposible. Cuanto más fuerte sea el deseo de poseer a alguien que amas, o por sentirte correspondido, más fuertes serán las acciones de las fuerzas equilibrantes. Por supuesto, si ellas eligen una opción que te acerque al amado, entonces la historia tendrá un “final feliz”. Es fácil determinar la dirección de las fuerzas equilibrantes cuando sólo has empezado a darte cuenta de que estás enamorado: si estas realmente preocupado sobre si tu amor será correspondido o no, y si algo no va bien desde el comienzo de la relación, entonces sabes que necesitas cambiar radicalmente de tácticas. Más precisamente, necesitas amar sin pedir una recompensa a cambio. Sólo entonces, las inestables fluctuaciones de las fuerzas equilibrantes podrían ponerse de tu lado y así, empezar a trabajar para ti. En caso contrario, la situación escapará a tu control como una avalancha, y entonces será casi imposible cambiar nada. La conclusión es única: si quieres que tus tiernos sentimientos sean recíprocos, necesitas simplemente amar y no tratar de ser amado. Así, en primer lugar no se creará ningún potencial excesivo, lo que significa que no tendrás que preocuparte sobre el cincuenta por ciento de probabilidades de que las fuerzas equilibrantes trabajen contra tí. En segundo lugar, si no luchas por la reciprocidad, tampoco vas a tener esos dramáticos pensamientos incontrolables sobre el amor no correspondido: y tu emisión no te arrastrará a las correspondientes líneas de vida. Al contrario, si simplemente amas sin derecho de posesión, los parámetros de tu emisión encajarán con aquellas líneas de vida donde existe la reciprocidad. Después de todo, no hay relaciones de dependencia en el amor recíproco. Si tú ya posees algo, no tiene sentido preocuparte por el derecho de posesión. 8Sólo imagina cuánto aumentarán tus probabilidades de amor recíproco, ¡simplemente por renunciar al derecho de posesión! Además, el amor incondicional es extremadamente raro, y eso sólo ya es intrigante y atractivo. ¿No sería bueno si alguien te amara justamente así, sin pedir nada a cambio? El segundo extremo del derecho de posesión es, por supuesto, los celos. Incluso en este caso, las fuerzas equilibrantes tienen dos modos de actuar. Si el objeto de amor ya te pertenece, entonces la primera alternativa es llevarte incluso más cerca. De hecho, a alguna gente incluso le gusta cuando su pareja es celosa, hasta cierto punto por supuesto. Sin embargo, las fuerzas equilibrantes tienen una alternativa más, y es arruinar lo que dió lugar a los celos en un primer momento: a saber, el amor. Más aún, cuanto más fuertes los celos, más profunda será la tumba de tu amor. Sería como pasar de gozar del aroma de las flores frescas a producir perfumes con ellas. Todo lo que hemos hablado hasta aquí se refiere tanto a los hombres como a las mujeres. Pero no hemos terminado. Volveremos a la cuestión de la sobrevaloración y la 8

El autor se refiere a que al estar en una relación de dependencia, surge automáticamente el derecho de posesión en alguna de las partes implicadas en dicha relación. (N. de la T.)


Reality Transurfing - Volumen I

idealización cuando veamos otros conceptos del Transurfing. Todo es tan simple y, al mismo tiempo, tan complicado. Complicado, porque alguien enamorado es incapaz de razonar lógicamente y estas recomendaciones probablemente serán inútiles. Bueno, yo a mi vez no me voy a alterar por eso, pues renuncio al derecho a poseer tu gratitud.

Desprecio y vanidad Juzgar a otra gente es uno de los más eficaces modos de alterar el equilibrio, en particular si en tu juicio desprecias a otra gente. En el plano energético, no hay buena o mala gente. Hay sólo los que obedecen las leyes de la naturaleza y los que alteran «el status quo». Al final, los últimos, siempre caerán bajo la influencia de las fuerzas que luchan por restaurar el equilibrio perturbado. Por supuesto, hay situaciones en las que una persona merece un cierto juicio. ¿Tiene que ser tuyo? No es una pregunta ociosa. Si una persona te ha dañado específicamente a ti, entonces ante todo, por hacerlo eso, él ha perturbado el equilibrio y por lo tanto tú no eres la fuente de un potencial insano, sino un instrumento de las fuerzas que tienden a recuperar el equilibrio. Así, el perturbador de la paz tendrá lo que merece si le dices todo lo que piensas de él, o incluso haces algo específico sobre la situación (dentro de lo razonable, por supuesto). Pero, si el objeto de tu juicio no ha hecho nada equivocado, entonces no tienes derecho a echar ninguna culpa sobre él. Miremos esta cuestión desde un punto de vista estrictamente práctico. Estarás de acuerdo en que es totalmente absurdo odiar a un lobo que destroza a una oveja, si lo estás viendo por televisión. El sentido de la justicia nos empuja constantemente a juzgar a diferentes personas. Sin embargo, eso rápidamente se convierte en un hábito, y mucha gente con los años se convierten en acusadores profesionales. En la mayoría de los casos, no tienes la clave de lo que hizo a la persona comportarse como lo hizo. Puede que en su lugar hubieras actuado incluso peor. Así, como resultado de tal condena, creas potencial excesivo alrededor de tí mismo y ¿por qué no? Después de todo, cuanto peor el acusado, mejor debes ser tú. Puesto que tiene cuernos y pezuñas, tú debes ser un ángel. Bueno, puesto que no tienes alas aún, las fuerzas intervendrán, luchando para restablecer el equilibrio. Los métodos de estas fuerzas serán diferentes dependiendo de la situación. Pero, básicamente, el resultado siempre será el mismo: te llevarás un papirotazo en la nariz. Según la intensidad y el tipo de tu juicio, éste golpe puede ser o bien escasamente perceptible, o tan fuerte que consecuentemente te encuentres en una de las peores líneas de vida. Puedes probablemente salir con una larga lista de posibles condenas y sus consecuencias, pero en pro de la claridad, enumeraré unos cuantos ejemplos. Nunca desprecies a nadie, cualquiera que sea. Esta es la forma de condena más peligrosa, porque podrías encontrarte en el lugar de la persona despreciada, debido a la acción de las fuerzas equilibrantes. Para ellas, este es el método más fácil y directo de


Reality Transurfing - Volumen I

restablecer la armonía perdida. ¿Desprecias a los mendigos y a los pobres? Podrías perder tu casa y tu dinero y entonces el equilibrio sería restablecido. ¿Desprecias a la gente que tiene una deficiencia física? No hay problema, un accidente se puede arreglar para tí también. ¿Desprecias a los alcohólicos y drogadictos? Podrías fácilmente encontrarte en su lugar. Después de todo, esa gente no ha nacido de ese modo; diferentes circunstancias en la vida les han convertido en lo que son ahora. ¿Así que por qué debería esas circunstancias esquivarte a ti? Nunca condenes a tus colegas de trabajo por la razón que sea. En el mejor de los casos, tú cometerás los mismos errores. En el peor, puede surgir un conflicto que no te traiga nada bueno. Pueden despedirte, incluso si tienes toda la razón. Si condenas a otro sólo porque no te gusta él o la manera como viste, te encontrarás en la escala de «bueno y malo». Sólo que tú estarás un escalón por debajo de él, porque estás emanando energía negativa. No hay nada malo en que una persona se enorgullezca por sus éxitos o esté enamorado de sí mismo. Un amor general por uno mismo es autosuficiente y por ende no molesta a nadie. El equilibrio se perturba sólo en el caso en que alguien con una autoestima inflada tenga una actitud despectiva hacia las debilidades ajenas, sus defectos o simplemente sus modestos logros. Entonces el amor y orgullo por uno mismo se convierte en vanidad. Y de nuevo el resultado será un papirotazo en la nariz por las fuerzas equilibrantes. El desprecio y la vanidad son vicios humanos. Los animales no saben lo que es eso. Se guían por intenciones convenientes y así, cumplen la voluntad de la naturaleza perfecta. La naturaleza salvaje es más perfecta que el hombre pensante. Un lobo, como todos los depredadores, no siente odio o desprecio hacia su presa. (Intenta sentir odio o desprecio hacia una amburguesa.) Pero la gente construye sus relaciones entre sí principalmente sobre potenciales excesivos. La grandeza de los animales y las plantas consiste en que ellos no son conscientes de su grandeza. La conciencia ha dado al hombre muchas ventajas útiles, pero también basura perjudicial tales como vanidad, desprecio, los complejos de culpabilidad e inferioridad. Superioridad e inferioridad Los sentimientos de superioridad o inferioridad son relaciones de dependencia en su forma más pura. Tus cualidades se comparan a las cualidades de los demás, así inevitablemente se crea un potencial excesivo. A nivel energético, no importa si expresas tu superioridad públicamente o simplemente te felicitas en secreto. Para mi no hay necesidad de intentar demostrar que el despliegue público de superioridad no te va a traer nada, salvo el resentimiento de la gente que te rodea. Cuando te comparas con los demás para tu ventaja, entonces te estás esforzando hacia una autoafirmación artificial a expensas de otros. Tal esfuerzo siempre crea un potencial, aunque sea sólo una sombra de la arrogancia


Reality Transurfing - Volumen I

que no es completamente expresada. La acción de las fuerzas equilibrantes en este caso será siempre un papirotazo en la nariz. Es obvio que al compararse uno mismo con el mundo circundante, una persona intenta demostrar su importancia. Pero de hecho la autoafirmación que obtienes por compararte con otros es ilusoria. De una manera similar, una mosca intentaría atravesar el cristal de una ventana, mientras hay una ventana abierta justo al lado. Cuando una persona se esfuerza para hablarle al mundo de su importancia, malgasta energía para mantener un potencial excesivo artificialmente creado. La autoperfección, al contrario, desarrolla virtudes reales, la energía no se gasta en vano y no se crea un potencial excesivo perjudicial. Puede parecerte que la energía que se consume al compararte con los demás es bastante insignificante. En realidad, hay energía suficiente para mantener un potencial más bien fuerte. Aquí, la intención para dirigir la energía de uno en una u otra dirección juega el papel principal. Si el fin de uno es adquirir virtudes, entonces su intención le llevará adelante hacia la meta. Si su objetivo, sin embargo, es demostrar al mundo todas sus «condecoraciones», entonces la persona será como un coche atascado en el barro, empujando y tirando, y no yendo a ninguna parte, creando así una irregularidad en el campo energético. El mundo se «asombrará» con el despliegue de condecoraciones y como resultado, las fuerzas equilibrantes entrarán en juego. Éstas tienen pocas opciones: o bien reavivar los borrosos colores del mundo circundante, o bien apagar el brillo de una estrella inapropiada. La primera alternativa es, por supuesto, demasiado trabajosa. Sólo queda la segunda. Las fuerzas equilibrantes tienen innumerables modos de hacerlo. Para ello, es enteramente innecesario desposeer de sus condecoraciones al ambicioso. Es suficiente con presentarle un enojoso disgusto, para bajarle los humos. Con frecuencia percibimos todas las disgustos, problemas y obstáculos como parte integrante de este mundo. Nadie se sorprende de que todos ellos, empezando por al más pequeño problema y terminando por los muy serios, sean necesarios compañeros de cada persona a través de su vida. Todos estamos habituados a pensar que éste es nuestro mundo. De hecho, tener problema es una anomalía, un fenómeno anormal. De dónde vienen los problemas y por qué te suceden son cosas que a menudo es imposible de imaginar usando la pura lógica. Resulta que la mayoría de los problemas, de una u otra manera, son producidos por la acciones de las fuerzas equilibrantes, que trabajan en eliminar el potencial excesivo que tú o la gente que te rodea han creado. Tú no te das cuenta de que tú has creado este potencial excesivo y aceptas tus problemas como un mal inevitable, y no comprendes que esto es simplemente el trabajo de las fuerzas equilibrantes. Puedes deshacerte de gran parte de tus desgracias si te libras de los inmensos esfuerzos que estás dirigiendo a mantener potencial excesivo. Aparte de malgastar una enorme cantidad de energía en vano, sino que es también utilizada para volver las fuerzas equilibrantes de tal modo que el resultado se convierte en algo directamente opuesto a tus intenciones. Por lo tanto, debes simplemente dejar de golpearte la cabeza contra el cristal


Reality Transurfing - Volumen I

de la ventana, como la mosca, y redirigir tu intención a desarrollar tus cualidades en cambio, sin preocuparte por tu posición en la escala de superioridad. Al quitarte de encima la pesada preocupación con tu propia importancia, también te liberarás de la influencia de las fuerzas equilibrantes. Tendrás menos problemas y te sentirás cada vez más confiado en tus propios poderes. Sin embargo, debes dejar fuera todos los pensamientos sobre que tú seas capaz de controlar o manipular el mundo. Independientemente de tu posición en la escala social, habiendo tomado el lugar del “supremo”, definitivamente perderás. Un intento de cambiar el mundo circundante perturbará el equilibrio. La interferencia activa con el funcionamiento del mundo siempre afectará los intereses de una mayoría de gente en un cierto grado. El Transurfing te permite elegir un destino sin pisarle los dedos a los demás. Es mucho más eficaz que seguir adelante tratando de superar todos los obstáculos a tu paso. La suerte está verdaderamente en tus manos, pero sólo en el sentido de que te fue dada la capacidad de elegirla y no de cambiarla. Mucha gente ha sufrido una derrota al actuar como si ellos fueran los creadores de la suerte en el sentido literal. No hay lugar para batallas en el Transurfing; así que, con un suspiro de alivio, puedes «enterrar el hacha de guerra». Por otro lado, renunciar a la superioridad no tiene nada que ver con la autodestrucción. El rebajamiento de las cualidades de uno es la otra cara del complejo de superioridad. A nivel energético, si creas un potencial excesivo con un signo más o un signo menos no importa. El tamaño del potencial creado es directamente proporcional a cuánto la evaluación de una persona del mundo difiere de la realidad. Una vez las fuerzas equilibrantes se encuentran con la importancia atribuida de alguien, actuarán de tal modo como para quitarle de su pedestal. En caso de baja autoestima, ellas obligarán a una persona a intentar elevar sus cualidades falsamente subestimadas. Normalmente las fuerzas equilibrantes actúan de un modo directo, y no se preocupan por las sutilezas de las relaciones humanas. Así, una persona empieza a comportarse de una manera poco natural, lo cual resalta todavía más lo que está intentando ocultar. Por ejemplo, los adolescentes pueden comportarse de una manera desafiante e irrespetuosa, y haciendo eso, sólo están tratando de maquilar su inseguridad. Los tímidos pueden actuar de forma extrovertida o descarada, para encubrir su timidez. Las personas con baja autoestima, en su deseo de mostrar su mejor lado, pueden comportarse de manera inhibida o afectada. Y así sucesivamente. En cualquier caso, luchar contra tus complejos traerá consecuencias mucho más desagradables que el complejo mismo. Como comprendes ya, todos estos intentos de luchar con las debilidades y defectos de uno son en vano. Es inútil luchar contra la baja autoestima. El único modo de evitar sus consecuencias es eliminar el complejo mismo. Sin embargo, librarse de él es efectivamente bastante difícil. Tratar de convencerte que todo va estupendo contigo tampoco tiene sentido. No vas a ser capaz de engañarte a tí mismo. El método de usar diapositivas te ayudará en esta tarea, y nos familiarizaremos con él un poco más adelante. 9 9

Para más información sobre la técnica de diapositivas véase el volumen II de la trilogía Transurfing. El


Reality Transurfing - Volumen I

A estas alturas será suficiente comprender que una preocupación por las debilidades y defectos de uno, comparadas con las cualidades de los demás, funciona de la misma manera que el deseo de mostrar la superioridad relativa de uno. El resultado será lo contrario a tu intención. No creas que todo el mundo que te rodea atribuye a tus deficiencias la misma significación que tú. En la práctica, cada uno se preocupa sólo por sí mismo, por lo tanto puedes quitarte fácilmente este peso gigante de la espalda. Desaparecerá el potencial excesivo, las fuerzas equilibrantes dejarán de agravar la situación y la energía será liberada. No es cuestión de luchar contra tus defectos o intentar ocultarlos, sino más bien de compensarlos con otras cualidades. La falta de belleza se puede compensar con encanto. Hay personas físicamente bastante poco atractivas, pero tan pronto empiezan a hablar sus interlocutores quedan completamente cautivados. Los defectos físicos se compensan con la autoconfianza. ¡Cuántos grandes personajes históricos eran más bien poco atractivos físicamente! La incapacidad para comunicarse con los demás se puede reemplazar por la capacidad de escuchar. Existe un dicho: «Todo el mundo miente, pero no importa, porque nadie escucha a nadie de todos modos». La gente puede interesarse por tu elocuencia, pero sólo como último recurso. Cada uno, igual que tú, está preocupado exclusivamente por sí mismo y sus propios problemas; por lo que un buen oyente, a quien puedas abrir tu corazón, es un verdadero hallazgo. Puedo dar un consejo a la gente tímida: ¡protege esa cualidad tuya como si fuera un tesoro! Créeme, la timidez tiene un encanto oculto. Una vez que decidas dejar de luchar contra tu timidez, ya no será una cualidad torpe y notarás cómo empezarás a gustar a la gente. He aquí otro ejemplo de compensación para tu lado menos halagüeño. La imaginaria necesidad de ser «enrollado» empuja frecuentemente a la gente a imitar a los que consiguieron el estatus de «tío enrollado». Una irreflexiva imitación del guión de otro no crea más que una parodia. Cada uno tiene su propio guión. Sólo necesitas elegir tu propio credo y vivir por él. Imitar a los demás en un intento de ganar el estatus «enrollado» y exactamente igual que usar el método de una mosca golpeándose contra el cristal de la ventana. Por ejemplo, el líder de un grupo de adolescentes es el único que vive según su credo. Sólo pudo convertirse en un líder porque se liberó de la obligación de preguntar a los demás cómo él debería actuar. No necesita imitar a nadie, simplemente tiene una valiosa opinión de sí mismo, sabe lo que está haciendo, no adula a nadie y no necesita demostrar nada a nadie. De ahí que sea libre de potenciales excesivos y obtenga la merecida ventaja. En cualquier grupo, los individuos que se convierten en líderes son los que viven según su propio credo. Si una persona se ha liberado del peso del potencial excesivo, no tiene nada más que defender; es interiormente libre, autosuficiente y tiene más energía que los que le rodean. Estas ventajas, en comparación a los demás miembros del grupo, le hacen un líder. ¿Ves dónde la ventana abierta está situada? Puede que pienses: «Todo eso no tiene que ver conmigo, yo no sufro de ningún complejo.» No trates de engañarte a ti mismo. susurro de las estrellas de madrugada, capítulo II: «Diapositivas». (N. del A.)


Reality Transurfing - Volumen I

Toda persona, en mayor o menor grado, tiende a crear potencial excesivo alrededor de su persona. Pero si sigues los principios del Transurfing, los complejos de superioridad e inferioridad simplemente desaparecerán de tu vida.

El deseo de tener y no tener «Si quieres mucho, tendrás poco»10. Este dicho infantil contiene algo de verdad. Sólo que yo lo parafrasearía así: «Cuanto más quieras, menos tendrás.» Cuando quieres algo tanto que estás dispuesto a arriesgar todo lo que tienes para obtenerlo, creas un enorme potencial excesivo, que altera el equilibrio. Las fuerzas equilibrantes te arrojarán a una línea de vida donde el objeto deseado no existe en absoluto. Si describiéramos a nivel energético el comportamiento de un hombre obsesionado con su deseo, podría sea algo así como un jabalí salvaje intentando atrapar a un pájaro azul. Él tiene tantas ganas del pájaro que hasta babea sólo de pensar en él, gruñe ruidosamente y se revuelve impacientemente. Naturalmente, el pájaro sale volando. Si el cazador hubiese estado simplemente vagando cerca del pájaro, no prestándole ninguna atención, hubiera tenido una buenísima oportunidad de agarrarlo por la cola. Podríamos destacar tres formas de deseo. La primera forma es cuando un fuerte deseo se convierte en una fuerte determinación de tener lo que desea y actuar como corresponde. Entonces el deseo se cumple. Más aún, el potencial del deseo se dispersa en el espacio, pues su energía se emplea en realizar la acción. La segunda forma es el deseo tormentoso, inactivo, que representa un potencial excesivo en su forma más pura. Queda colgado ahí en el campo energético y, en el mejor de los casos, simplemente gasta la energía del sufridor; mientras en el peor caso, atrae todo tipo de problemas. La tercera forma de deseo, cuando un fuerte deseo se convierte en dependencia del objeto de ese deseo, es la más insidiosa. Atribuyendo gran significación al objeto deseado crea automáticamente una relación de dependencia, que da origen a un fuerte potencial excesivo. Y un fuerte potencial excesivo convoca fuerzas equilibrantes igual de fuertes para extinguirlo. Habitualmente, la gente inventa las siguientes condiciones: «Si logro esto, mi situación mejorará espectacularmente», «Si no logro esto, mi vida perderá todo sentido», «Si hago esto, me demostraré a mí mismo y a todo el mundo lo que valgo,», «Si no hago esto, soy un inútil», «Si obtuviera esto, sería genial», «Si no obtengo esto, será muy malo». Y así sucesivamente. Una vez que te haces dependiente del objeto deseado, eres atraído a un torbellino tan violento que simplemente te agotarías luchando por poseer ese objeto. Al final, no lograrás nada y abandonarás tu deseo. El equilibrio es restablecido y las fuerzas equilibrantes son absolutamente indiferentes a tu sufrimiento en esta situación. Y todo esto ha sucedido por 10

Un refrán ruso que normalmente utilizan los niños, sobre todo si se pide algo. El que todo lo quiere, todo lo pierde. (N. de la T.)


Reality Transurfing - Volumen I

tu fuerte necesidad de cumplir ese deseo. El deseo quedó en un platillo de la balanza mientras todo lo demás estaba en el otro. Tu deseo puede ser concedido sólo si toma la primera forma, cuando el deseo es transformado en intención pura, libre de potencial excesivo. Estamos acostumbrados a pagar por todo; en este mundo nada es gratis. Pero, en realidad, estamos pagando sólo nuestras deudas de potencial excesivo que nosotros mismos creamos. Todo es gratis en el espacio de variaciones. Ya que estamos utilizando estos términos, podemos considerar la ausencia de importancia y las relaciones de dependencia como un tipo de pago. Tú sólo puedes comprar “deseos cumplidos” utilizando este pago. Para trasladarte a una línea de vida donde el objeto deseado es transformado en realidad, lo único necesario es la energía de la intención pura. De la intención hablaremos más tarde. Ahora sólo apuntaremos que la intención pura es el deseo y la acción combinadas en uno sin ninguna importancia excesiva. Por ejemplo, tu irrestricta intención de bajar al kiosco para comprar una revista es intención pura. Cuanto más valores un cierto evento, más probable es que fracase o salga mal. Si atribuyes demasiada importancia a lo que tienes, y lo mimas cariñosamente, entonces las fuerzas equilibrantes lo más probablemente te lo quiten. Si lo que quieres tener es demasiado importante para ti, entonces no esperes conseguirlo. Es necesario bajar el listón de significación, el listón de importancia. Por ejemplo, conseguiste un nuevo coche de marca y estás absolutamente loco por él: le soplas pequeñas motas de polvo, lo cuidas, lo proteges cuidadosamente, estás aterrorizado de cualquier pequeño arañazo posible; básicamente, adoras y veneras tu coche. Como resultado, se crea un potencial excesivo. Después de todo, fuiste tú quien atribuyó tan gran importancia a tu coche. Pero de hecho, su importancia equivale a cero en el plano energético. Y desgraciadamente, como resultado, pronto las fuerzas equilibrantes encontrarán algún imbécil para abollar tu coche. O, por ser demasiado cuidadoso, tú mismo te chocarás con algo o con otro. Una vez que simplemente dejes de adorar tu coche y empieces a tratarlo como un objeto ordinario entonces el riesgo de que le ocurra algo será significativamente minimizado. Tratar algo como un objeto ordinario no significa descuidarlo o ser despreocupado. Puedes cuidar perfectamente tu coche, sin hacer un ídolo de él. El deseo de tener algo tiene aún otro aspecto. Existe la opinión de que si quieres muy fuertemente algo, entonces puedes tener lo que quieras. Podría parecer que un deseo muy fuerte te llevaría a una línea de vida donde eso se cumpliría. Sin embargo, ese no es el caso. Si tu deseo se ha transformado en dependencia, en una especie de psicosis o te estás esforzando histéricamente para obtener algo, independientemente del coste, entonces en en el fondo de tí, tú no crees en el cumplimiento de tu deseo. Consecuentemente, estás trasmitiendo energía mental con «fuerte interferencia». Si no crees en el cumplimiento de tu deseo, intentarás tan fuerte como puedas convencerte de lo opuesto. De ahí que estés forzando el potencial excesivo aún más. Hay un riesgo de que malgastes toda tu existencia en la «obra de tu vida». Lo único que puedes hacer en este caso es reducir la significación


Reality Transurfing - Volumen I

de tu fin. Ve a por él, del mismo modo que si fueras a un kiosko por una revista. Un fuerte deseo de evitar algo es una lógica continuación de tu descontento con el mundo circundante o contigo mismo. Cuanto más fuerte es la necesidad, más potente será el potencial excesivo. Cuanto más no quieres algo, más probable es que seas enfrentado con ello. Las fuerzas equilibrantes son indiferentes al modo en que se consiga el equilibrio. Y hay dos modos de alcanzar el equilibrio: uno es mantenerte lejos de lo que estés tratando de evitar, el otro modo es obligarte a entrar en contacto con ello. Es mejor que dejes de tratar de evitarlo conscientemente, para no crear ningún potencial excesivo. Pero eso no es todo lo que hay. Cuando piensas en lo que no quieres, emites energía en la frecuencia de la línea donde definitivamente sucederá eso. Siempre obtienes lo que activamente no quieres. Hay un ejemplo para ilustrar lo que efectivamente sucede cuando activamente no quieres algo. Un hombre acude a una gran recepción en la embajada, donde todo es pomposo, refinado y delicado. De repente el hombre empieza a agitar salvajemente las manos, a patear y chillar desesperadamente que él no quiere que le echen de allí en ese momento. Naturalmente, aparecen los de seguridad y cogen al extraño tipo, que se resiste y grita, pero no obstante es escoltado a fuera inmediatamente. Es, por supuesto, una imagen más bien exagerada de la realidad, pero a nivel energético eso es exactamente lo que sucede, debido a la intensidad y proporciones de las fuerzas implicadas. Veamos un ejemplo más. Supongamos que en medio de la noche te despiertas por el ruido que tus vecinos están haciendo. Tú realmente quieres dormir, tienes que ir a trabajar mañana, pero parece que la fiesta de tus vecinos acaba de empezar. Cuanto más quieras que se callen, más probable es que la fiesta continúe. Cuanto más enfadado te pongas más violenta y ruidosa la fiesta se pondrá. Si empiezas a odiarlos hasta un cierto grado, está garantizado que tales noches serán cada vez más frecuentes. Para solucionar este problema, puedes aplicar el método de hacer fracasar el péndulo o extinguirlo. Tú extinguirás el péndulo si miras la situación con ironía. Podrías también simplemente ignorar la situación, sin expresar ninguna emoción o interés en ello. Entonces el péndulo fracasará y no se creará ningún potencial. Consuélate en la conciencia de que tienes una elección y sabes cómo usarla. Pronto los vecinos se calmarán. Así es como todo funciona, así que adelante y compruébalo. Ahora puedes analizar cualquier situación pasada y determinar si has sobrestimado la significación de algo y qué problemas has obtenido como resultado. Si las cosas son absolutamente terribles, nunca importa la sobrestimada significación por ahora, sacúdete tu actitud dependiente y empieza persistentemente a transmitir alguna energía positiva. Cuanto peor es ahora, mejor. Así es como podrías valorar la situación si sientes que has sufrido una gran derrota. ¡Sé feliz! En esta situación, las fuerzas equilibrantes están de tu lado porque su trabajo es compensar lo malo con lo bueno. No puede ir mal todo el tiempo, al igual que tampoco puede ir bien todo el tiempo. Nadie puede estar toda la vida volando sobre la ola de la felicidad. Así es como una situación realmente mala parecería en el nivel energético, si has empezado a hacer algunos cambios conscientes: te atacaron, insultaron,


Reality Transurfing - Volumen I

te quitaron todo lo que tenías, te pegaron, y luego súbitamente te dieron un saco lleno de dinero. Cuanto mayor fue tu pérdida, más dinero encontrarás en el saco.

Sentirse culpable Sentirse culpable es un potencial excesivo en su forma más pura. El hecho es que en la naturaleza no existen conceptos tales como bien o mal. Para las fuerzas equilibrantes, actos buenos o malos son equivalentes. El equilibrio se restablecerá en cada caso, cada vez que se cree un potencial excesivo. Has hecho algo mal, te vuelves consciente de la naturaleza de tu acto, entonces te sientes culpable (“Yo debería ser castigado”): se crea un potencial excesivo. Has hecho algo bueno, te haces consciente de la naturaleza de tu acto, entonces te sientes orgulloso de ti mismo (“Yo debería ser premiado”): has creado también un potencial excesivo. Las fuerzas equilibrantes no tienen ni idea de por qué alguien tiene que ser castigado o premiado. Sólo eliminan las irregularidades producidas en el campo energético. El pago por sentirse culpable siempre será un castigo de uno u otro tipo. Si no te sientes culpable entonces el castigo no puede llegar. Por desgracia, estar orgulloso de tí mismo cuando has hecho algo bueno, también lleva al castigo y no al premio. Esto es porque las fuerzas equilibrantes han de eliminar el potencial excesivo del orgullo, mientras que una recompensa sólo lo reforzaría. Cuando otra gente «decente» te hace sentir culpable, el potencial excesivo será al cuadrado. Es suficiente con que tu conciencia te moleste, pero ahora hay que soportar la ira de los “justos” también. Y finalmente, un injustificado sentimiento de culpa relacionado con la tendencia innata a “siempre ser culpable de todo”, crea el potencial excesivo mayor. En este caso, es bastante absurdo ser conciencia-remordida. Después de todo, la razón para tu culpa fue fabricada. Tener una conciencia culpable puede realmente arruinarte la vida, porque constantemente estarías bajo la influencia de las fuerzas equilibrantes. En otras palabras, siempre serías castigado de distintos modos por tus imaginadas maldades. Por eso hay un dicho: «El atrevimiento es la segunda felicidad». 11 En general, las fuerzas equilibrantes no van a hacer nada a quienes no son conciente-remordidos. No obstante, todos querríamos que Dios castigase a los canallas. Podría parecer que la justicia tiene que prevalecer y el mal debe ser castigado. Aún así, la naturaleza no sabe nada sobre sentimiento de justicia, por muy triste que pueda ser. Al contrario, la gente honrada con un inherente sentimiento de culpa son los que constantemente encaran desgracias. Mientras los sinvergüenzas y cínicos canallas salen sin ser castigados por nada, y lo que es más, ellos frecuentemente son recompensados por sus “esfuerzos”. Así, sentirse culpable siempre producirá un guión de castigo, y eso aún sin tu conocimiento. Siguiendo el guión, tu subconsciente te hará pagar. En el mejor caso, obtendrás algunos cortes o golpes, o quizás tendrás algún tipo de problema. Y en el peor, 11

Proverbio ruso. (N. de la T.)


Reality Transurfing - Volumen I

puedes tener un accidente con serias repercusiones. Esto es lo que el sentimiento de culpa hace por ti. Sólo trae destrucción, y no hay nada útil ni creativo en él. No necesitas torturarte con una conciencia culpable; eso no te ayudará nada. Es mejor que actúes de tal manera que no te sientas culpable luego, Y una vez que has hecho eso, tampoco tiene sentido continuar torturándote en vano, ya que eso no va hacer a nadie sentirse mejor. Los diez mandamientos de la Biblia no son reglas morales en el sentido en que debes de comportarte, sino que son recomendaciones sobre cómo hay que actuar para no trastocar el equilibrio. Nosotros somos los únicos que aceptamos los mandamientos con nuestra básica mentalidad infantil, como si nuestra mamá nos dijera no ser traviesos, o tendríamos que ir y quedarnos en el rincón. Al contrario, nadie va a castigar a los que son hasta un poco malos. Por perturbar el equilibrio, la gente crea sus propios problemas. Y los mandamientos sólo nos advierten de eso. Como habíamos dicho antes, el sentimiento de culpa sirve como un hilo del que una persona puede ser tirada por los péndulos y, en particular, por los manipuladores. Los manipuladores son gente que actúan según la fórmula: «Debes hacer lo que yo te diga, porque eres culpable» o «Yo soy mejor que tú, porque estás equivocado». Ellos intentan imponer un sentimiento de culpa sobre sus «imputados», para tener poder sobre ellos, o para su propia autoafirmación. En el exterior, esa gente parecen «decentes». Sus concepto de lo quse es bueno y lo que es malo fueron establecidos hace mucho tiempo. Siempre dicen palabras ciertas, así siempre llevan razón. Todos sus actos son también sin fallos y enteramente decentes. Sin embargo, debemos decir que no toda la gente decente tienen tendencia a manipular. ¿Entonces de dónde sacan los manipuladores su necesidad de aleccionar y guiar a sus imputados? Está condicionada por las dudas e incertidumbres que están atormentando constantemente sus corazones. Habilidosamente ocultan esa lucha interior al mundo que les rodea así como a sí mismos. La falta de un núcleo interior de fuerza, que la gente verdaderamente decente posee, obliga al manipulador a buscar autoafirmarse a costa de los demás. La necesidad de aleccionar y dirigir a los demás surge del deseo de reforzar su propia posición, y hacen eso empequeñeciendo a sus imputados. Así, se crean relaciones de dependencia. Sería maravilloso si las fuerzas equilibrantes dieran a los manipuladores su merecido. Sin embargo, un potencial excesivo surgirá sólo donde haya tensión, pero no movimiento de energía. En este caso, un imputado daría su energía al manipulador. Así no hay potencial y el manipulador es libre de actuar como ellos quieran y salirse con la suya. En cuanto alguien muestra que está dispuesto a aceptar el sentimiento de culpa, los manipuladores enseguida se le pegarán y empezarán a chuparle su energía. Para evitar su influencia, simplemente tienes que renunciar a sentir culpa. Tú no estás obligado a justificarte ante nadie y no debes nada a nadie. Si has cometido una falta, puedes soportar el castigo, en tanto no sigas siendo el culpable. ¿No le debes a tus seres queridos algo? De nuevo la respuesta es no. ¿Después de todo, no te preocupas por ellos porque estás convencido que es lo correcto, y no porque tengas que hacerlo? Eso es una cosa totalmente diferente. Si tú eres propenso a justificarte, tienes que dejar de hacer eso. Entonces los manipuladores sabrán que no hay modo de engancharte, y te dejarán en paz.


Reality Transurfing - Volumen I

Por cierto, el sentimiento de culpa es la causa primaria del complejo de inferioridad. Si te sientes inferior en algo, eso significa que esta inferioridad se ha creado al compararte con los demás. El proceso puede comenzar, en el cual tú serás tu propio juez. No obstante, eres el juez sólo en apariencia. En realidad, ocurre algo completamente distinto. Desde el principio, estás predispuesto asumir la culpa: no importa incluso por qué exactamente. Simplemente, estás de acuerdo en ser el culpable. Y si es así, también estarás de acuerdo en el hecho de que puedes ser encontrado culpable y castigado. Al compararte con los demás, les estás dando el derecho de ser superiores a ti. ¡Fíjate que tú mismo les entregaste este derecho; fuiste el que les permitiste pensar que son mejores que tú! Lo más probable es que ellos no lo piensen al principio, pero tú sí. Has decidido ser tu juez, en nombre de los demás. Así, por supuesto, eso es lo que obtuviste, a saber, la gente empezará a juzgarte, porque tu mismo te sometiste a juicio. Recupera el derecho a ser tú mismo y levántate del banquillo de los acusados. Nadie se atreverá a juzgarte si tú mismo no te consideras culpable. Sólo tú, por tu propia voluntad, das el privilegio de ser tu juez y jurado a otra persona. Puede que parezca que estoy simplemente apelando a tus emociones, distorsionando los hechos para ganar. Después de todo, ¿si alguien tiene defectos sustanciales y reales, no habrá siempre gente que lo señalará? Sí, ciertamente los habrá. Pero, sólo harán eso si ellos sienten que estás predispuesto a cargar con la culpa de tus defectos. Si por sólo un instante te consideras culpable de ser peor que los demás, ellos lo sentirán seguro. Y al contrario, si estás libre del sentimiento de culpa, nadie pensará en autoafirmarse a tu costa. Puedes ver que, en esta situación, un potencial excesivo puede tener un impacto muy sutil sobre el entorno circundante. Esto es difícil de creer usando sólo el sentido común. Sin embargo, no soy capaz de demostrar nada usando sólo palabras. Así que si no lo crees, ¡compruébalo! Existen otros dos aspectos interesantes sobre el sentimiento de culpa: el poder y la valentía. Las gente que se sienten culpables siempre someten su voluntad a la voluntad de gente que no se siente culpable. Si potencialmente estoy dispuesto a aceptar ser culpable al menos de algo, subconscientemente, estoy dispuesto a soportar un castigo y así, estoy dispuesto para la subordinación. Y si nunca me siento culpable, pero tengo necesidad de afirmarme a expensas de otros, estoy dispuesto a convertirme en un manipulador. Definitivamente no estoy tratando de decir que el mundo esté dividido en manipuladores y marionetas sólo. Sólo quiero que tengas una visión del patrón. Los gobernantes y líderes tienen el menos desarrollado sentimiento de culpa, si es que existe en absoluto. Sentirse culpable es un concepto extraño para los cínicos y otra gente falta de conciencia. Su método es vadear a través de la masacre y pisotear a la gente. No es sorprendente que individuos sin escrúpulos muy frecuentemente lleguen al poder. De nuevo, eso no significa que el poder sea malo o que toda la gente en el poder sean malos. Puede que tu felicidad también esté en convertirte en un favorito del péndulo. Cada uno decide por sí mismo qué hacer con su conciencia; nadie más tiene derecho a decirte lo que debes hacer. En cualquier caso, sin embargo, debes decir no al sentimiento de culpa. El otro aspecto del sentimiento de culpa es la audacia, y es un indicio de ausencia de


Reality Transurfing - Volumen I

sentimiento de culpa. La esencia del miedo está en el subconsciente, y su causa no es sólo el temor a lo “desconocido” sino también por un temido castigo. Si yo soy «culpable», teóricamente estoy de acuerdo en soportar el castigo, y por tanto estoy asustado. En verdad, la gente valiente nunca está atormentada por su conciencia y ni siquiera sufren de la menor sensación de culpa. No tienen nada que temer, porque su juez interior ha declarado que están en lo cierto. Totalmente lo opuesto es verdad para la víctima tímida: no estoy seguro de haber actuado correctamente, podría ser considerado culpable y todo el mundo tiene derecho a castigarme. Incluso el más tenue, débil y más profundamente escondido sentimiento de culpa abrirá las puertas subconscientes al castigo. Si me siento culpable, significa que estoy de acuerdo en teoría en que todo tipo de ladrones y delincuentes tenga derecho a atacarme, y por lo tanto estoy asustado. La gente ha dado con un interesante modo de disolver el potencial excesivo de la culpa: pedir perdón. Esto efectivamente funciona. Si uno lleva dentro el sentimiento de culpa, se está esforzando por retener energía negativa y así bombeando potencial excesivo. Habiendo pedido perdón, una persona libera el potencial y permite que la energía se disipe. Pedir perdón, admitir los errores de uno, rogar por los propios pecados, la confesión: todos esos son métodos para deshacerse del potencial excesivo de la culpa. Escribiendo un perdón, en cierto modo, un hombre se liberaría de su propia acusación, y así se sentiría mejor. Lo único importante es asegurarse de que el remordimiento de uno no se convierta en una dependencia de los manipuladores. Ellos sólo están esperando que eso suceda. Al pedir perdón, has admitido tu propio error a fin de anular el potencial. Los manipuladores se esforzarán en recordarte tu error muchas veces en el futuro, tratando de provocar así que mantengas este sentimiento de culpa. No cedas a sus provocaciones: tienes derecho a pedir perdón pero una sola vez y nunca más. Rehusar a sentirse culpable es el medio más eficaz de sobrevivir en un ambiente agresivo: en prisión, en una banda, en el ejército, en la calle. No es por accidente que el mundo criminal tenga la siguiente regla no explícita: «No confíes en nadie, no temas nada, no pidas nada». Esta regla te exhorta a evitar crear potencial excesivo. La culpa está en el corazón de todo potencial que no va a ser de ningún beneficio para ti en entornos agresivos. Podrías protegerte demostrando tu fuerza. En un mundo, donde sobrevive el más fuerte, funcionará. Pero este es un método más bien general de tratar con las cosas. Hay un modo mucho más efectivo: la eliminación de cualquier idea de castigo potencial de tu subconsciente. El siguiente ejemplo ilustra lo que quiero decir. En la anterior Unión Soviética, a los presos políticos se los encarcelaba intencionadamente con delincuentes comunes, para quebrar su espíritu. Pero lo que sucedía era que muchos de los presos políticos, siendo todos personas notables, no se convertían en víctimas del acoso y la persecución, y no sólo eso, sino que también se ganaban el respeto y la autoridad entre los delincuentes. El caso es que la independencia individual y la dignidad son valoradas más que la fuerza. Muchos tienen fuerza física, pero poseer fuerza individual de carácter es un fenómeno raro. La llave para la dignidad personal de uno está en la ausencia de sentimientos de culpa. La auténtica fuerza individual no consiste en la capacidad de agarrar a alguien por el cuello, sino en el grado


Reality Transurfing - Volumen I

en que una persona puede permitirse ser libre del sentimiento de culpa. El célebre escritor ruso Anton Pavlovich Chejov decía: «Gota a gota estoy exprimiendo al esclavo de mí». Esa frase destaca una ambición de librarse de cualquier sentimiento de culpa. Librarse de, significa luchar con él. Sin embargo, en el Transurfing no hay lugar para luchar o forzarte a hacer algo. El otro modo es preferible: decir no. Esto es, elegir. No tienes que exprimir de ti el sentimiento de culpa. Es suficiente simplemente vivir de acuerdo con tu propio credo. Nadie tiene derecho a juzgarte. Tienes derecho a ser tú mismo. Si te permites ser tú, la necesidad de justificarte ya no será relevante y el miedo a ser castigado se esfumará. Es entonces cuando pasará algo verdaderamente notable: nadie se atreverá nunca a ofenderte otra vez. Más aún, esto será válido independientemente de donde estés: en prisión, en el ejército, en una banda, en el trabajo, en la calle, en un bar o donde sea. Nunca más terminarás en una situación donde alguien te amenace con violencia. De vez en cuando, los demás se expondrán a la violencia de una u otra forma, pero tú no, porque tú has expulsado el sentimiento de culpa de tu subconsciente y de ahí, en las lineas de vida presentes, los guiones de violencia simplemente no existen. Esa es la manera.

Dinero Es difícil amar el dinero sin tratar de poseerlo. Por lo que, en este caso es prácticamente imposible evitar las relaciones de dependencia. Sólo podemos tratar de mantenerlas en un mínimo. Sé feliz si tienes dinero. Pero nunca te mates por no tener suficiente dinero o por gastarlo; de otro modo tendrás cada vez menos. Si uno no gana mucho dinero, entonces su error típico será lamentarse porque no hay nunca suficiente dinero. Los parámetros de tal emisión corresponden a líneas de vida financieramente pobres. Es especialmente peligroso ceder a la ansiedad de que tienes cada vez menos dinero. El miedo parece ser una de las más energéticamente ricas emociones. Así, experimentando miedo de perder dinero o estando asustado por no ganar suficiente, te trasladarás del modo más efectivo a una línea donde habrá cada vez menos dinero para ti. Si has caído en esta trampa, no va a ser fácil salir, pero es posible. Para escapar de la “trampa del dinero” es necesario eliminar la causa del potencial excesivo, que tú mismo has creado. Y lo que causa este potencial excesivo es habitualmente un extremo deseo de tener dinero o de ser dependiente de él. Para empezar, acepta lo que tienes y conténtate con ello. Recuerda que siempre podría ser mucho peor. No tienes que rechazar al deseo de tener dinero. Sólo tienes que aceptar el hecho de que de momento el dinero no fluye como un río hacia ti. Aborda esto como un jugador, que puede en cualquier momento hacerse increíblemente rico o perder todo lo que tiene. Muchos péndulos utilizan el dinero como un medio universal para pagar a sus


Reality Transurfing - Volumen I

adeptos. Es precisamente la actividad de los péndulos lo que ha conducido al extendido fetichismo del dinero. El dinero nos ayuda a tener una buena vida en el mundo material. Casi todo se puede comprar y vender. Todos los péndulos pagan con dinero, cualquiera que escojas. Pero hay una amenaza oculta aquí. Al morder el anzuelo falsamente brillante, puedes muy fácilmente hacer un giro a líneas de vida situadas muy lejos de tu felicidad. Persiguiendo sus propios intereses, los péndulos crearon el mito de que para conseguir algo necesitas tener medios. De esta manera, el fin de cada persona en particular es reemplazado por un sustituto artificial: el dinero. Uno puede obtener dinero de diferentes péndulos, así él no piensa en su propio objetivo, sino en el dinero y así, cae bajo la influencia de un péndulo ajeno a él. El hombre ya no entiende qué es lo que personalmente quiere de su vida, y en cambio se incorpora a la inútil carrera por el dinero. Resulta muy aprovechable para los péndulos tal estado de cosas, pero el individuo se hace dependiente del dinero y los péndulos, y así pierde su camino. Trabajando para un péndulo ajeno, nunca obtendrá mucho dinero, porque está sirviendo al objetivo de otro. Mucha gente se encuentran en una situación como esa. De ahí, el mito de que la riqueza es un privilegio de los menos. Pero de hecho, cualquiera podría hacerse rico, en tanto que él persiga su propia meta. El dinero no es la meta y ni siquiera un medio para alcanzar la meta. Es sólo un atributo acompañante. La meta es lo que una persona quiere de la vida. He aquí algunos ejemplos. Vivir en casa propia y cultivar rosas; viajar alrededor del mundo, para ver lugares lejanos; pescar truchas en Alaska; ir a esquiar a los Alpes; criar caballos en una granja propia; disfrutar de la vida en una isla propia en el océano; convertirse en una estrella o en un artista de cine. Es obvio que sólo se pueden alcanzar ciertas metas si tienes una bolsa de dinero. Así que la mayoría de la gente hace precisamente eso: intentan conseguir esta bolsa. Piensan en el dinero, relegando el objetivo mismo al segundo plano. Según los principios del Transurfing, intentan pasar a una línea de vida donde les espera la bolsa de dinero. Pero, trabajando para el péndulo de otro, es muy difícil obtener la bolsa de dinero o más bien, es imposible. Así resulta que ni vas a tener dinero ni alcanzarás tu propia meta. No puede ser de ninguna otro modo, porque tu energía mental está dirigida a un sustituto artificial y no a tu verdadera meta. Si crees que sólo podrás conseguir tu meta siendo rico, manda esta condición al infierno. Supongamos que quieres viajar alrededor del mundo. Es obvio que para eso necesitas mucho dinero. Para alcanzar lo que quieres necesitas pensar en tu objetivo mismo y no sobre el dinero. El dinero vendrá por sí mismo, porque es un atributo complementario. Es así de simple. Suena imposible, ¿no? Sin embargo, ese es el caso y pronto lo verás por tí mismo. Los péndulos persiguen su propio beneficio, poniendo todo patas arriba. No es el objetivo que se consigue con la ayuda de dinero, sino el dinero el que vendrá a ti en tu camino hacia tu objetivo. Ahora sabes qué fuerte puede ser la influencia de un péndulo. Esa influencia ha dado nacimiento a todo un montón de hechos engañosos y mitos. E incluso ahora, leyendo estas


Reality Transurfing - Volumen I

líneas, podrías objetar: pero es obvio que primero uno debe llegar a ser un gran empresario o un banquero o una estrella de cine y sólo entonces llega a ser millonario. ¡Exactamente! Sin embargo, sólo aquellos se convirtieron en millonarios, los que no tenían la riqueza en su mente, sino su objetivo. La mayoría de la gente hace lo contrario: ya sirviendo al objetivo de otro, ya reemplazando su objetivo por un sucedáneo artificial, ya renunciando completamente a su objetivo porque simplemente no tienen dinero y así no cumplen la condición de ser rico. En realidad, no hay limitaciones a la abundancia y la riqueza. Podrías querer absolutamente cualquier cosa. Si es verdaderamente tuyo, lo tendrás. Si, en cambio, la meta de tener algo te ha sido impuesta por un péndulo, no conseguirás nada. Más adelante miraremos más de cerca a los objetivos.12 Aquí me estoy adelantando un poco, ya de otro modo no tendría sentido, porque sobre el dinero no hay practicamente nada más que pueda decir. De nuevo, repito que el dinero no es más que un atributo complementario en el camino hacia tu objetivo. No te preocupes por el dinero. Vendrá a tí automáticamente. Lo importante ahora es disminuir al mínimo la importancia de tu capital, de modo de no crear potencial excesivo. No pienses en el dinero: piensa sólo en lo que quieres obtener. Al mismo tiempo, no deberías ignorar el dinero sino en cambio deberías tratarlo cuidadosamente. Si ves una moneda menor en la calle y eres demasiado perezoso para recogerla, entonces no valoras el dinero en absoluto. El péndulo dinero probablemente no estará muy predispuesto hacia ti, si tratas sus atributos descuidadamente. No tienes que preocuparte cuando estés gastando dinero. El dinero cumple su misión cuando estás comprando algo. Si has tomado la decisión de gastar algún dinero, no lo lamentes después. Esforzándote por ahorrar una sustanciosa suma de dinero y gastar lo menos posible sólo producirá un fuerte potencial: el dinero se acumula en un lugar y no va a ninguna parte. En ese caso, en muy probable que lo pierdas todo. El dinero debe ser gastado sensatamente, de modo que haya algún movimiento en el campo energético. En un lugar donde no hay movimiento, aparecerá un potencial. No es coincidencia que los ricos estén implicados en organizaciones caritativas. Así es como ellos reducen el potencial excesivo de su riqueza acumulada.

Perfección Finalmente, vamos a ver el caso más ambiguo y paradójico de alteración del equilibrio. Todo empieza por poco, pero puede acabar con las más fuertes consecuencias. Habitualmente, nunca desde la infancia nos enseñaron a hacer todo cuidadosamente, a conciencia, dando lo mejor de nosotros. Cuando niños, nos enseñan a ser responsables, pero también nos enseñan qué es bueno y correcto y qué es malo y erróneo. Sin duda, así es como debería ser, pues si no habría un ejército entero de patanes y vagos. Pero todas 12

Para más información sobre los objetivos véase el volumen II de la trilogía Transurfing. El susurro de las estrellas de madrugada, capítulo IV: «Objetivos y puertas». (N. del A.)


Reality Transurfing - Volumen I

esas nociones que nos fueron grabadas desde que éramos niños están tan profundamente enraizadas en los corazones de los más celosos partidarios del péndulo, que hacen de esas nociones una parte de su persona. Esforzarse por la perfección en todo puede convertirse para algunos en una obsesión. Su vida es una lucha continua. ¿Adivinas contra qué están luchando? Contra las fuerzas equilibrantes, por supuesto. Tener la meta de que todo en todas partes sea perfecto crea ciertas complicaciones a nivel energético. Y esto es porque las valoraciones que esas personas hacen están desplazadas y de ahí se crea un potencial excesivo. No tiene nada de malo tratar siempre de hacer lo mejor en todo. Pero si lo haces excesivamente importante, entonces las fuerzas equilibrantes estarán justo ahí. Simplemente arruinarán todo. Además, esto creará un bucle hacia atrás y te obsesionarás cada vez más con la perfección: quieres la perfección, pero obtienes lo opuesto, de modo que desesperadamente intentarás arreglar todo, pero entonces todo se pondrá peor aún. Al final, luchar por la perfección se convierte en un hábito, y podría también desarrollarse hasta ser una manía. La vida de un perfeccionista se volvería una lucha constante, y esto automáticamente envenenaría la vida de aquellos que te rodean, porque un perfeccionista no sólo está exigiendo de sí mismo, sino también de los demás. Eso es evidente en su intolerancia por los hábitos y gustos de los demás, lo que es frecuentemente la causa de pequeños conflictos que a veces se vuelven grandes. Si tú mismo no estuvieras envuelto en la situación, probablemente apreciarías el absurdo total de alguien tratando de ser perfecto en todo, atemorizando a todo el mundo a su alrededor. Sin embargo, el perfeccionista se ha hecho tanto a su papel que empieza a pensar que él es el único sin pecado, sin defecto y correcto en todo lo que hace. En cierto modo, él está diciendo al resto del mundo: «En mi lucha por tener un papel modelo, soy ya un modelo». El perfeccionista ni siquiera puede admitirlo, pues sabe que su sentido de la propia excelencia de uno no encaja bien con la idea generalmente aceptada de perfección. Sin embargo, “la sensación de estar en lo cierto sobre todo” está enraizada muy profundamente en el subconsciente de tal perfeccionista. En este punto, el perfeccionista está peligrosamente cerca de la tentación de aparecer ante la humanidad como el juez supremo, decidiendo cómo y qué deben hacer todas las demás almas perdidas. Por supuesto, el perfeccionista caerá fácilmente en esa tentación. Después de todo, la sensación de tener siempre razón justificaría sus acciones, mientras su justiciero deseo de poner a todo el mundo en el camino correcto le daría suficiente motivación para embarcarse en su cruzada. Desde ese momento, «el hacedor de destinos», habiéndose revestido con su toga, se arroga el derecho de juzgar y condenar a otra gente. En realidad, tal juicio, por supuesto, no va más allá de la común prédica y acusación. No obstante, a nivel energético, toma forma el más poderoso potencial excesivo. «El juez» asume una misión, decidiendo cómo deben comportarse esos insensatos e inútiles seres, qué deben pensar, qué deben apreciar, en qué deben creer y por qué deben luchar. Y si alguna enclenque criatura decide que tiene su propia opinión sobre el asunto, él necesita ponerlo de nuevo en su lugar, y si muestra


Reality Transurfing - Volumen I

alguna resistencia, entonces tiene que ser llevado a juicio, sentenciado y etiquetado, para que todo el mundo sepa quién es quien. Estoy seguro de que tu retrato, querido lector, está muy lejos del descrito del idealista aquí. Este libro no caería en manos de un tonto, convencido de tener siempre razón. Él ya sabe cómo cada uno debe vivir su vida, así que a este respecto él no tiene dudas. Sin embargo, si encuentras a una persona como esa, echa una mirada más de cerca a ese espécimen. Puede ser muy interesante, ya que tendrás ante ti uno de los más groseros casos de perturbación de equilibrio. Todos somos invitados en este mundo, todo el mundo es libre de elegir su camino, pero nadie tiene derecho a juzgar a los demás, sentenciarlos o ponerles etiquetas (dejaremos de lado la ley criminal). Así es. Todo parece tan inocente al principio, un simple esfuerzo por la perfección, pero termina con alguien reclamando privilegios de amo. Por tanto, la resistencia de las fuerzas equilibrantes, que antes se manifestaba como problemas menores, se hará más fuerte. Si el perturbador del equilibrio está bajo la protección de un péndulo, hasta cierto punto puede salir bien parado con su perfeccionismo. Pero finalmente llegará el momento de pagar los costes. Cuando un invitado olvida que es sólo un invitado, y pretende ser el huésped, le pueden echar fuera.

Importancia Por último, analicemos el tipo más común de potencial excesivo: la importancia. Este potencial surge cuando se atribuye una importancia excesiva a algo. La importancia representa un potencial excesivo en su forma más pura. Al eliminar este potencial, las fuerzas equilibrantes provocan problemas a la persona que creó ese potencial. Existen dos formas de importancia: interna y externa. La interna o individual puede ser la sobrevaloración de tus cualidades o defectos. La fórmula de la importancia interna va en la línea de: «Yo soy una persona importante» o «Yo hago un trabajo importante». Cuando la aguja de la importancia rebasa la escala, las fuerzas equilibrantes se ponen a trabajar, y el «pez gordo» recibe un papirotazo en la nariz. El que «hace un trabajo importante» también será decepcionado: o su trabajo no va a ser necesario en absoluto, o estará muy pobremente hecho. Pero hincharse y mirar por encima del hombro es sólo una cara de la moneda. Hay otra cara: subestimar tus propias virtudes y la autohumillación. A qué lleva todo eso, ya lo sabes. Como puedes ver, la cantidad de potencial excesivo en ambos casos es la misma; la diferencia sólo es su dirección: positiva o negativa. Alguien, que atribuye gran importancia a un objeto o a un suceso en el mundo, está también creando artificialmente importancia externa. Su fórmula es algo así: «Tal y tal es de gran importancia para mí» o «Para mí es muy importante hacer esto y esto». Un potencial excesivo se crea así y se echará a perder todo. Si aún eres capaz de frenar de alguna manera tu sensación de importancia interna, tratar con la significación externa es mucho peor. Imagínate que tienes que pasar sobre un tronco que está en el suelo. No hay


Reality Transurfing - Volumen I

nada más fácil. Pero ahora, tienes que pasar por encima del mismo tronco pero esta vez colocado sobre los tejados de dos rascacielos. Para ti es ahora muy importante la situación del tronco, y no puedes convencerte de lo contrario. El único modo de eliminar la importancia externa en este caso sería algún tipo de seguro (por ejemplo, un paracaídas cuando estés andando sobre el tronco). En cada caso, el seguro será diferente. Lo importante aquí es no poner todo en un solo lado de la balanza. Debe haber algún tipo de contrapeso, alguna protección. En otras palabras, una ruta de escape o un plan B. No tengo más que decir sobre esto. En realidad, todo lo que había que decir sobre la importancia ya se ha dicho. ¿Te has dado cuenta? Todo lo que hemos tratado en este capítulo son variaciones sobre el tema de la importancia, interna y externa. Todos los sentimientos y reacciones desequilibrados: indignación, descontento, irritación, ansiedad, alteración, preocupación, depresión, pánico, desesperación, miedo, lástima, apego, admiración, afecto exagerado, idealización, adoración, regocijo, desilusión, orgullo, arrogancia, desprecio, disgusto, ofensa, etcétera— no son nada más que manifestaciones de la importancia en una u otra forma. Un potencial excesivo se crea sólo cuando atribuyes excesiva importancia a una cualidad, objeto o evento, ya sea en tu interior o en el mundo externo. La importancia crea un potencial excesivo convocando al viento de las fuerzas equilibrantes. Éstas, a su vez, crean muchos problemas y la vida se convierte en una simple lucha por la existencia. Ahora puedes juzgar por tí mismo hasta qué grado te está complicando la vida la importancia interna y externa. Pero eso no es todo. ¿Recuerdas las marionetas? Los péndulos se enganchan a tus sentimientos y reacciones: miedo, inquietud, odio, amor, admiración, llamada del deber, culpa y otros. Como ves, todas esas cosas son consecuencias de la excesiva importancia. El siguiente escenario describe literalmente lo que tiene lugar. Supongamos que frente a ti hay un objeto. A nivel energético, es neutral: ni bueno ni malo. Te acercas a él, lo pones en tu caja de importancia, y entonces te haces a un lado, lo miras; y quedas pasmado. Ahora estás listo para dar tu energía al péndulo, porque ahora ya tienes algo a lo que engancharte. Un borriquito se arrastrará obedientemente, siguiendo a la zanahoria. La importancia representa esa misma zanahoria. Un péndulo usará esa zanahoria para capturar la frecuencia de tu emisión, para chuparte tu energía y llevarte adonde quiera. De ahí que, para estar en armonía con el resto del mundo y librarte de los péndulos, es necesario reducir cualquier importancia excesiva. Tienes que vigilar siempre cuánta importancia atribuyes a ti mismo y al mundo que te rodea. Tu Celador interior no debe dormirse. Habiendo reducido la importancia, entrarás inmediatamente en el estado de equilibrio y los péndulos no podrán establecer ningún control sobre ti; pues, no te puedes enganchar al vacío. Podrías objetar: ¿estás diciendo que todos deberíamos convertirnos en estatuas sin vida? No estoy de ningún modo incitándote a renunciar a todo tipo de emociones o incluso a disminuir su intensidad. En general, es inútil e incluso no es necesario luchar contra las emociones. Si intentas siempre mantenerte y conservar la calma en el exterior, mientras tu mundo interior está hirviendo, el potencial excesivo


Reality Transurfing - Volumen I

aumentará más. Las emociones surgen de las actitudes, por tanto deberías cambiar tu actitud en primer lugar. Los sentimientos y emociones no son más que consecuencias. Son causados por una sola cosa: la importancia. Supongamos que alguien en mi familia ha nacido, ha muerto o recientemente hubo una boda u algún otro tipo de acontecimiento importante. ¿Es esto importante para mí? No. ¿Debería ser indiferente a eso? Tampoco. ¿Ves la diferencia? Sólo que no lo convierto en un problema y no me atormento a mi mismo ni a la gente a mi alrededor. Bueno, ¿y qué hay de la compasión? Creo que no me equivoco si digo que la compasión y ayudar a los verdaderamente necesitados nunca ha hecho daño a nadie. Pero aún en el caso de ayudar a los demás necesitas monitorear tu importancia. Cometí un desliz cuando dije que tu sólo deberías ayudar a los que verdaderamente lo necesitan. ¿Y si una persona realmente quiere sufrir? A él le gusta de este modo, y tu compasión es un medio de obtener autoafirmación a costa tuya. O, por ejemplo, si ves un pobre inválido pidiendo y le das una moneda. Pero mientras te alejas te sonríe maliciosamente: no es ningún inválido sino un mendigo profesional. En el mundo animal, en el mundo de las plantas así como en la naturaleza en general, no existe tal cosa como la importancia. Hay sólo conveniencia, desde el punto de vista de las fuerzas equilibrantes. Las mascotas son probablemente los únicos que podrían experimentar un sentido de su propia importancia. Sí, parece que ellos también pueden ser influenciados por la sociedad. Los demás animales se guían sólo por sus instintos en todo lo que hacen. La importancia es un invento humano que es de un gran agrado para los péndulos. Fuertes desviaciones de la importancia externa crea fanáticos. ¿Y qué crees que crea las desviaciones de la importancia interna? Pequeños tiranos. Puede parecer que si las cosas son de este modo, uno estaría demasiado asustado de hacer nada. Por suerte, no es todo tan malo. Las fuerzas equilibrantes empezarán a hacer serios cambios en tu vida sólo si te apegas a tus ideas de cómo deberían ser las cosas, si estás obsesionado y has ido realmente demasiado lejos. Con los péndulos también la situación es clara. Todos estamos bajo su influencia. Lo principal es darse cuenta de cómo se están colgando de tí y lo lejos que les permitirás llevarte. Reducir la importancia no sólo significa disminuir el número de problemas en tu vida. Habiendo renunciado a la importancia interna y externa, obtendrás un tesoro tal como la libertad de elegir. «¿De qué estás hablando?», preguntarás, «Según el primer principio del Transurfing ya tenemos derecho a elegir». Bueno, lo tienes, pero eres incapaz de usarlo. Las fuerzas equilibrantes y los péndulos están obstaculizando en el camino. A causa de la importancia excesiva, todas nuestras vidas se emplean en una lucha con las fuerzas equilibrantes. Simplemente no queda energía no sólo para la elección efectiva, mucho menos para pensar qué es lo que quieres exactamente de la vida. Entre tanto, los péndulos intentan constantemente establecer control sobre nosotros e imponer los objetivos de alguien sobre nosotros. ¿Donde está la libertad en eso? Cualquier forma de importancia, tanto interna como externa, es inventada. Ninguno de nosotros es de ninguna importancia en este mundo. Pero al mismo tiempo, tenemos


Reality Transurfing - Volumen I

acceso a todas las riquezas del mundo. Imagínate como los niños, cuando están en la playa, chapoteando, jugando y divirtiéndose en el agua. Supones que ninguno de ellos se imagina ser ni bueno o malo, que el agua es buena o mala, que los demás niños son buenos o malos. Mientras la situación se mantenga de ese modo, los niños son felices; están en armonía con la naturaleza. De modo similar, cualquier persona ha venido a este mundo como un hijo de la naturaleza. Si no perturba el equilibrio, puede tener lo mejor que hay ahí. Pero en cuanto empieza a inventar importancia, los problemas aparecerán inmediatamente. Él no ve el vínculo entre su importancia y sus problemas. Así, le parece que el mundo es básicamente un ambiente hostil, donde no es tan fácil obtener lo que quieres. De hecho, la importancia artificialmente creada es el único obstáculo en el camino hacia el cumplimiento de tus deseos. Es posible que no te haya convencido de esto aún. Sin embargo, estoy lejos de agotar los argumentos.

De la lucha al equilibrio ¿Hay alguna manera de resistir a las fuerzas equilibrantes? Eso es exactamente lo que estamos haciendo cada día. Nuestra vida entera es una lucha con las fuerzas equilibrantes. Todas las dificultades, disgustos y problemas están conectados con la acciones de las fuerzas equilibrantes. En cualquier caso, tratar de resistir a las fuerzas equilibrantes no tiene sentido, ya que seguirán haciendo lo suyo sin importar lo que pase. Los esfuerzos dirigidos a eliminar las consecuencias no van a llevar a nada bueno. Al contrario, la situación sólo empeorará. El único remedio contra las fuerzas equilibrantes es eliminar la razón para sus acciones, a saber, reducir el potencial excesivo de la importancia. Las situaciones de la vida son tan diferentes una de otra que es imposible dar una solución universal a todos los problemas. En este punto, sólo puedo dar algunas recomendaciones generales. Lo único que está ocupado haciendo todo el mundo es construir un muro sobre la base de su importancia, y luego intentar escalarlo o romperlo golpeándose la cabeza contra el muro. En vez de superar obstáculos, ¿no sería mejor quitar un ladrillo de la base, colapsando el muro? Todos somos capaces de ver con claridad los obstáculos en nuestro camino. Pero ver sobre qué base están construidos, frecuentemente no es fácil en absoluto. Si te has encontrado una situación problemática, intenta determinar dónde has ido demasiado lejos, a qué te has vuelto apegado y a qué has atribuido excesiva significación. Identifica cualquier excesiva importancia, y luego recházala. El muro se vendrá abajo, el obstáculo será eliminado y el problema se resolverá sin tu ayuda. No superes los obstáculos: empieza a reducir la importancia en cambio. Reducir la importancia no significa luchar contra tus sentimientos y tratar de suprimirlos. Las emociones y sentimientos excesivos son las consecuencias de la importancia. Deberías eliminar la causa, que es tu actitud hacia cierto evento u objeto. Yo te aconsejaría una aproximación a la vida tan filosófica como puedas, aunque este


Reality Transurfing - Volumen I

llamamiento esté probablemente ya agotado. Es necesario darse cuenta de que la importancia no te va a traer nada más que problema. Y una vez que has hecho eso, intencionadamente reduce cualquier importancia. Reducir la importancia externa no tiene nada que ver con el menosprecio o la subestimación. Al contrario, el menospreciarse es importancia con un signo menos. Necesitas tener una actitud más simple hacia la vida. No ser descuidado, pero no ser exagerado tampoco. No pienses tanto sobre si la gente es buena o mala. Acepta el mundo en su forma cotidiana. Reducir la importancia interior no tiene nada que ver con la resignación o autohumillación. Arrepentirse de los errores y pecados de uno es lo mismo que mostrar las virtudes y logros de uno. La diferencia entre los dos es sólo el signo: más o menos. Tu remordimiento es sólo útil para los péndulos que quieren establecer su control sobre ti. Acéptate como eres. Permítete el lujo de ser tú. No ensalces ni rebajes tus cualidades y defectos. Tiende hacia la paz interior: tú no eres importante y tampoco eres inútil. Si tu situación depende mucho de algún tipo de acontecimiento, encuentra una solución alternativa. Para estar en calma cuando pases sobre el tronco, tienes que encontrar seguridad. En cada caso, la seguridad será algo diferente. Simplemente házte la pregunta, qué podría servir como seguridad en esta situación. Recuerda, es inútil luchar contra las fuerzas equilibrantes. No puedes reprimir el miedo o la excitación. Sólo puedes reducir la importancia. Y esto sólo se puede hacer si tienes seguridad o un plan B. ¡Nunca pongas todo tus huevos en una cesta, por muy segura que parezca la cesta! Lo único que no crea ningún potencial excesivo es el sentido del humor, ser capaz de reírse de uno mismo y de los demás, sin ofender ni a ti ni a ellos. Esto sólo es suficiente para impedir volverte un muñeco sin sentimientos. El humor es lo mismo que negar la importancia, en otras palabras, es una caricatura de la importancia. Es necesario seguir una regla de oro cuando estás resolviendo problemas. Antes de empezar efectivamente a resolver problemas, necesitarías reducir su importancia. Así las fuerzas equilibrantes no te molestarán y el problema puede ser resuelto rápida y fácilmente. Para reducir la importancia, primero debes recordar y darte cuenta de que el problema está presente como una consecuencia de la importancia excesiva. Hasta que te expliques, como en el sueño,13 que cada problema es creado a causa de la importancia excesiva, y continuarás enterrándote en este problema, estarás completamente en poder del péndulo. Detente, sacúdete las desilusiones y recuerda qué significa atribuir excesiva importancia. Después, intencionadamente cambia tu actitud ante el objeto en cuestión. Eso no será difícil de hacer. Ya sabes que sólo la significación excesiva está en tu camino. La mayor dificultad es recordar a tiempo que estás revolcándote en la importancia interna y externa. Para ayudarte a recordar, necesitarás activar a tu Celador, tu observador interior que siempre seguirá la pista de todos tus valores interiores. 13

Para más información sobre cómo regir los sueños véase el volumen II de la trilogía Transurfing: El susurro de las estrellas de madrugada». (N. del A.)


Reality Transurfing - Volumen I

La importancia captura los pensamientos de un hombre exactamente de la misma manera que los músculos se tensan involuntariamente. Por ejemplo, cuando algo te molesta, los músculos de tus hombros o de la espalda están en un tenso espasmo. No notas esta tensión hasta que empiezas a sentir el dolor asociado con ella. Pero si hubieras recordado a tiempo y prestado atención a tus músculos, podrías haber soltado esa tensión. Píllate a tí mismo atribuyendo importancia excesiva cada vez que te prepares para algún acontecimiento. Si lo que estás a punto de hacer es realmente importante para ti, no la hinches aún más. La mejor receta para el éxito es la espontaneidad, la improvisación y una actitud ligera. Si te estás preparando para algo, hazlo sólo como un seguro. No deberías definitivamente «preparar seria y cuidadosamente»: eso sólo fomenta la importancia. Si te estás preocupando por algo sin hacer efectivamente nada al respecto, entonces estás fomentando más la importancia. El potencial de la importancia se evapora con la acción. No pienses... ¡actúa! Si no puedes actuar, entonces no pienses. Dirige tu atención a otra cosa y deslígate de la situación. Serás más eficaz en todo lo que hagas si llevas el foco de atención fuera de ti mismo como persona que ejecuta la acción y fuera de la meta final, y cambias el foco al proceso de realizar la acción. En este caso «yo no estoy haciendo un trabajo importante» y «el trabajo no es importante». Así, se elimina el potencial excesivo y las fuerzas equilibrantes no interferirán. La acción es completada sin ningún celo, pero de ningún modo descuidadamente o a la ligera. Podrías tener dudas: ¿por qué necesito llevar el foco de atención fuera de la meta final? ¿Cómo puedes hacer cualquier trabajo si no estás pensando en la meta final? Comprenderás el significado de este hecho, no muy obvio, más claramente cuando leas los siguientes capítulos de ese libro. ¿Por qué a veces sucede que estás muy preocupado sobre un evento, lo temes, piensas constantemente en él e imaginas todo tipo de dificultades y problemas que podrían ocurrir, pero al final, todo resulta bien? Y luego tenemos la situación opuesta, a veces no te preocupas mucho sobre un futuro evento, pero como resultado obtienes problemas imprevistos. En el primer caso, tu valoración del evento se sale de la escala en una dirección negativa, mientras en el segundo, se sale de la escala en una dirección positiva. Lo que recibes al final es la acción acumulada de las fuerzas equilibrantes. Las fuerzas tienen que equilibrar el potencial excesivo artificial que tú has creado, y eso es lo que hacen. Así, se puede suponer que si yo intencionadamente imagino el peor escenario posible de lo que puede ocurrir antes de un exámen, entonces voy a obtener probablemente la nota más alta. No funciona de ese modo, porque tu intención de “suponer” lo peor es artificial. Tal intención es producto de la mente y no del alma. Puedes tratar de engañarte a tí mismo. Sin embargo, eso será tan sólo una farsa, ya que no va a tener ninguna base energética. Sólo la intención que viene de tu alma puede tener una base energética. Exactamente por eso no puedes lograr el resultado deseado simplemente visualizándolo. Pero este es un tema de un comentario posterior. Nunca jamás, bajo ninguna circunstancia, presumas de lo que tienes, incluso si lo has


Reality Transurfing - Volumen I

ganado limpia y justamente. Y definitivamente no deberías alardear de algo que aún no has conseguido. Esto es extremadamente improductivo, porque en este caso las fuerzas equilibrantes siempre actuarán contra tí. Siéntete en casa, pero no olvides que eres un invitado. 14 Si estás en armonía con los péndulos que te rodean, es decir, si oscilas al unísono con ellos, entonces tu vida trascurrirá con facilidad y placer. Estás ahora en una especie de resonancia con el mundo: obtienes energía de él y logras tu objetivo sin más esfuerzo. Si estás en una situación en que es prácticamente imposible vivir en equilibrio con el mundo circundante (por ejemplo, tu marido te pega), entonces deberías pensar en cómo dar ese paso crucial y cambiar tu entorno a algo diferente. ¿Quizás sientes que no tienes adonde ir? Si es así, has obtenido esa idea de un péndulo que está tratando de entrar en ti, de modo que pueda continuar manteniéndote bajo su control, chupando tu energía. Hay siempre un modo de salir, y no sólo uno. ¿Recuerdas la mosca en el cristal que no veía la ventana abierta? Sólo evita acciones bruscas que no hayan sido muy cuidadosamente pensadas. La solución perfecta vendrá a tí, tan pronto como reduzcas la importancia excesiva y te liberes de la influencia del péndulo destructivo que te está molestando. Ahora estás familiarizado con los modos de liberarte de un péndulo: hacerlo fracasar o extinguirlo. Con este apunte, concluyo el amplio y complicado tema del equilibrio. Ahora que ya comprendes el mecanismo detrás de las acciones de las fuerzas equilibrantes, puedes fácilmente determinar la razón detrás de cualquier problema o fracaso. Hemos llegado a la conclusión de que es necesario respetar el principio de equilibrio en todo lo que haces. Ahora tengo que advertirte de seguir este principio demasiado vigorosamente. Si te adhieres a él o intentas seguirlo fanáticamente, entonces perturbarás este mismo principio. Si explicamos a un ciempiés, con todo detalle, cómo debe caminar, terminará tan confundido que no será capaz de moverse en absoluto. Todo con moderación: permítete perturbar el equilibrio a veces. Nada horrible sucederá. Lo fundamental es impedir que la aguja de la importancia se salga de la escala.

Resumen • • • • • 14

Un potencial excesivo se crea sólo si se atribuye significación a una valoración. Sólo la importancia que es específicamente tuya proporcionará tu energía a tu valoración. La magnitud de un potencial aumentará si una valoración está distorsionando la realidad. La acción de las fuerzas equilibrantes está dirigida a eliminar el potencial excesivo. La acción de las fuerzas equilibrantes es con frecuencia la opuesta a la intención

Dicho ruso. (N. de la T.)


Reality Transurfing - Volumen I

que creó el potencial. •

Cuando te pones en alquiler, activa tu Celador interior para se ocupe de ti, de modo que hagas todo impecablemente.

El descontento y la condena siempre volverán a las fuerzas equilibrantes contra ti.

Es necesario reemplazar las habituales reacciones negativas por una trasmisión positiva.

El amor incondicional es admiración sin derecho a poseer o adoración.

Establecer términos de comparación produce relaciones de dependencia.

Las relaciones de dependencia crean potencial excesivo.

La idealización y la sobrevaloración terminan siempre derribando el mito.

Para que tu amor sea correspondido, es necesario abandonar al derecho de posesión.

Uno infaliblemente tendrá que pagar por el desprecio y la vanidad.

Libérate de la necesidad de confirmar tu superioridad.

Esforzarse por ocultar los defectos de uno crea el efecto opuesto.

Cualquier inferioridad es compensada por tus virtudes.

Cuanto mayor la importancia del objetivo, menor probable es que lo alcances.

Los deseos libres de los potenciales de importancia y de potenciales de dependencia se cumplirán.

Di no a cualquier sentimiento de culpa y a la necesidad de justificarte.

Para renunciar al sentimiento de culpa, es suficiente permitirte ser tú.

Nadie tiene derecho a juzgarte. Tú tienes derecho a ser tú mismo.

El dinero viene por sí mismo, como atributo acompañante en el camino hacia tu objetivo.


Reality Transurfing - Volumen I

Recibe el dinero con amor y atención, y despídete de él sin pena o preocupación.

Habiendo dicho no a la importancia interna y externa, obtienes la libertad de elegir.

La importancia es el único obstáculo en el camino para cumplir tu deseo.

No superes los obstáculos: reduce su importancia.

Cuídado sin preocupación.


Reality Transurfing - Volumen I

CAPÍTULO V UNA TRANSICIÓN INDUCIDA

¿Por qué cada nueva generación piensa que la vida antes era mejor? ¡Cuántas generaciones han pasado ya desde el comienzo de la historia! Y cada generación está convencida de que el mundo se ha vuelto peor que antes. ¿Es que el mundo tiene una tendencia a degenerar? Pero si así fuera, unas docenas de generaciones habrían sido suficientes para que nuestra civilización terminara en un puro infierno. ¿Qué sucede aquí? No dejes que ninguna información negativa llegue a ti.

El cambio de generaciones En todos los tiempos, la gente ha pensado: «¡Qué buenos tiempos aquéllos!» A medida que la gente se hace más vieja, la vida le parece cada vez peor. El hombre recuerda cuando era más joven, cuando los colores eran frescos, las impresiones brillantes y vivas, los sueños alcanzables, la música mejor, el clima más favorable, la gente más cercana, hasta los perros calientes eran más sabrosos entonces, por no hablar de cuánto mejor la salud de uno. La vida estaba llena de esperanza, y producía alegría y satisfacción. Ahora, pasados tantos años, los mismos acontecimientos ya no hacen al hombre tan feliz como antes. Por ejemplo: un pic nic, una fiesta, un concierto, una película, una celebración, una cita o unas vacaciones junto al mar; si lo miramos objetivamente todo tiene más o menos la misma cualidad. La fiesta es divertida, las películas son interesantes y el mar es cálido. Pero sin embargo, algo se ha perdido. Los colores se han apagado, las experiencias se han embotado, el interés simplemente se ha extinguido. ¿Por qué, entonces, en nuestra juventud todo era tan estupendo? ¿Acaso la percepción pierde su agudeza a medida que nos hacemos más viejos? Pero con el paso de los años un hombre no pierde la capacidad de llorar ni de reír, de percibir colores ni sabores, de distinguir la verdad del engaño, de decir la diferencia entre bueno y malo sólo porque se esté haciendo más viejo. ¿O de verdad el mundo se está yendo al diablo? En realidad, el mundo en si mismo, no se está degradando ni yendo peor. Va peor sólo para cada uno personalmente. Corriendo en paralelo con la línea de vida negativa en que la persona está ahora, hay líneas de vida que él dejó en algún punto de su vida, y donde todo es bueno, igual que lo era en los viejos tiempos. Expresando disgusto, el hombre se sintoniza con las líneas de vida que son efectivamente peores. Y en ese caso, está realmente siendo atraído a ellas. Según el principio del Transurfing, el espacio de variaciones tiene todo para todos.


Reality Transurfing - Volumen I

Por ejemplo, existe un sector donde para un individuo dado los colores de la vida se han desvanecido completamente, mientras para otros la vida sigue siendo como era. Al emitir energía mental negativa, un hombre entra en un sector donde los decorados de su espacio han cambiado. Al mismo tiempo, el mundo sigue siendo el mismo para todo los demás. Incluso no tenemos que ir demasiado lejos para ver casos radicales en que un hombre se convierte en un inválido, pierde su casa, pierde a sus seres queridos o se hace un alcohólico y arruina su vida. En la corriente de la vida, este hombre se desliza, lenta pero seguramente, sobre la línea donde todos los colores de sus decorados alrededor se han desvanecido. Es entonces cuando empieza a recordar qué vívido y fresco era todo hace mucho tiempo. Cuando naces y después cuando creces, aceptas el mundo como es. Un niño simplemente no sabe si las cosas podrían ir mejor o peor. Los jóvenes no son exigentes y no se han echado a perder aún. Ellos simplemente están descubriendo este mundo por sí mismos y tienen alegría de vivir, porque tienen más esperanzas que quejas. Ellos creen todo aquí y ahora no está demasiado gastado, y será aún mejor. Pero luego hay desgracias y fracasos, un hombre empieza a comprender que no todos sus sueños se harán realidad, que otra gente vive mejor y que él tiene que pelear por su lugar bajo el sol. Con el tiempo, el hombre tiene más quejas que esperanzas. El descontento y lamentación se hacen las fuerzas motrices, empujando al hombre hacia líneas de vida desgraciadas. Si uno fuera a expresarlo en términos del Transurfing, el hombre está emitiendo energía negativa, que le está trasladando a las líneas de vida que corresponden a esos parámetros negativos. Cuanto peor piensas del mundo, peor será. En la infancia, nadie estaba particularmente contemplando si la infancia de uno era buena o no. Cuando niños, dábamos todo por sentado. Empezaba sólo a descubrir el mundo y no habías comenzado a abusar de él con tu crítica. La mayor ofensa que sentías era hacia tus parientes que, por ejemplo, no te compraban un juguete. Pero luego empezaste realmente a ofenderte con el mundo que te rodeaba. Éste te satisfacía cada vez menos. Y cuanto más te quejabas de él, peores eran los resultados. Todo el que ha experimentado la juventud y vivido hasta la madurez sabe que un montón de cosas eran mejores antes. Así que es esa perjudicial paradoja: te enfrentas con circunstancias enojosas, expresas tu descontento, y como resultado la situación se pone aún peor. Tu descontento vuelve a ti triplicado, como un bumerán. Primeramente, el potencial excesivo de tu descontento vuelve a las fuerzas equilibrantes contra ti. Segundo, tu descontento sirve de canal a través del cual un péndulo es capaz de sacar tu energía. Y tercero, cuando emites energía negativa, te mueves a correspondientes líneas de vida. Esto es, a líneas de vida negativas. El hábito de reaccionar negativamente está tan profundamente asentado en nosotros que hemos perdido nuestra ventaja sobre los seres vivos inferiores que habitan este planeta. Esa ventaja es la conciencia. Una ostra reaccionaría negativamente a un irritante exterior también. Pero, nosotros, a diferencia de la ostra, podemos manipular consciente e intencionadamente nuestra relación con el mundo externo. Sin embargo, no hacemos uso


Reality Transurfing - Volumen I

esa ventaja y en cambio respondemos al más mínimo inconveniente con agresión. Erróneamente interpretamos nuestra agresión como nuestra fuerza, mientras de hecho simplemente nos agitamos impotentemente en la telaraña de los péndulos. Tú crees que la vida ha empeorado. Sin embargo, los que son jóvenes ahora piensan que la vida es maravillosa. ¿Cómo es eso? ¿Tal vez porque ellos no saben lo buena que era cuando tú tenías su edad? Pero en aquel entonces había también gente que era más vieja que tú, que se quejaban y recordaban los buenos tiempos, igual que tú haces ahora. La razón no es sólo la capacidad de la psique humana para borrar todos los malos recuerdos y dejar sólo los buenos. Después de todo, tu descontento está dirigido al presente, porque el presente es supuestamente peor que el pasado. Parece que, si aceptáramos el hecho de que la vida empeora con cada año, el mundo tendría que haberse derrumbado hace mucho tiempo. ¿Cuántas generaciones ha pasado ya desde el comienzo de la historia humana? ¡Y todo el mundo cree que el mundo ha empeorado! Por ejemplo, cualquier persona mayor te diría con absoluta certeza que la Coca-Cola era mejor antes. Sin embargo, la Coca-Cola se inventó en 1886, ¡imagínate qué horrible debe ser ahora! ¿Tal vez la capacidad gustativa se embota con la edad? Esa posibilidad es difícil. Después de todo, la persona mayor considera cualquier otra cualidad peor ahora; como la calidad de los muebles o la ropa. Si el mundo fuera único y el mismo para todo el mundo, entonces después del paso de unas decenas de generaciones, simplemente se habría convertido en un infierno viviente. ¿Cómo deberíamos entender esa paradójica afirmación de que el mundo no es el mismo para todo el mundo? Todos nosotros vivimos en un único y mismo mundo de manifestaciones materiales de variaciones. Pero las variaciones del mundo son diferentes para cada uno. En la superficie, puedes ver claras diferencias en los destinos: el rico, el pobre, el próspero, el desgraciado, el feliz y el infeliz. Todos ellos viven en un mundo, pero es diferente para cada uno de ellos. Esto parece obvio, igual que es obvio que hay barrios ricos y pobres. No obstante, no sólo difieren los guiones de los destinos y los papeles, sino también los decorados individuales. Esta diferencia en los decorados no es tan obvia. Un hombre mira el mundo desde la ventanilla de su lujoso automóvil, mientras otro desde un cubo de basura. Uno se divierte en una fiesta, mientras otro está atribulado por sus propios problemas en la misma fiesta. Uno ve un alegre grupo de gente joven, mientras otro ve una pandilla de molestos gamberros. Todos miran lo mismo, pero las imágenes se diferencian tanto como una película en color y una cinta en blanco y negro. Cada persona está sintonizada a su sector en el espacio de variaciones, así cada uno está viviendo en su propio mundo. Todos esos mundos están situados uno encima de otro, en capas, formando lo que entendemos como el espacio en que vivimos. Esto puede ser difícil de entender para ti. Es imposible separar una capa de otra. Cada persona forma su propia realidad con sus propios pensamientos, y al mismo tiempo esta realidad entrecruza e interactúa con el mundo circundante. Imagínate la tierra sin un solo ser vivo. Soplan los vientos, cae la lluvia, los volcanes


Reality Transurfing - Volumen I

erupcionan, los ríos fluyen; el mundo está ahí y existe. Entonces de pronto nace un hombre y empieza a observar todo eso. La energía de sus pensamientos produce una manifestación material en un cierto sector en el espacio de variaciones, creando la vida de este hombre dado en este mundo dado. Su vida representa una nueva capa de este mundo. Nace otra hombre: aparece otra capa más. Un hombre muere: una capa desaparece, o tal vez él es trasformado de acuerdo con lo que suceda ahí, más allá del umbral de la muerte. La humanidad es vagamente consciente del hecho de que hay otras criaturas vivas, que supuestamente viven en mundos paralelos de algún tipo. Pero supongamos por un instante que no hay en el mundo ninguna criatura viva, al menos aún. ¿Entonces qué tipo de energía da nacimiento a la manifestación material de espacio (que está creando cosas y fenómenos en el mundo), donde no hay una sola criatura viva para emitir ninguna energía mental y así hacer que suceda la manifestación material de un cierto sector? Sólo podemos suponer qué energía fue responsable de la creación del mundo antes de que el hombre o alguna criatura viva hubiera nacido. ¿Y quizás, una vez que el último ser vivo muera, el mundo mismo desaparecerá? ¿Quién puede probar que el mundo existe, si no hay nadie en él? Pues si no hay nadie que pueda decir que el mundo (según lo entendemos) existe, entonces no podemos hablar del mundo. Bueno, por ahora ya es suficiente; no nos enredemos más con esto. Lo dejaremos así. No olvides que el Transurfing es sólo uno de muchos modelos. Todas las teorías sobre el mundo circundante y la vida en él de la gente no son más que modelos. Ten en cuenta la noción de importancia y no inventar ninguna importancia externa para el modelo del Transurfing. De lo contrario, te convertirías en un apologista de ideas inútiles y tratarías de mostrar a todo el mundo que tu particular visión subjetiva del mundo es la verdad y la esencia. La verdad es una abstracción. Sólo podemos conocer ciertas leyes y manifestaciones de la verdad. Nuestro objetivo es sólo éste: cómo hacer un uso práctico de nuestro modelo. Volvamos a los mundos de las generaciones. Cada persona, a través de su vida, se desplaza de un sector del espacio de variaciones a otro y haciéndolo transforma así la capa de su mundo. Debido al hecho de que es más fácil expresar descontento y emitir grandes cantidades de energía negativa que positiva, hay una tendencia a que la calidad de la vida empeore. Con la edad una persona puede adquirir bienestar material, sin que eso le traiga más felicidad. Los colores de sus decorados se destiñen, y la vida es cada vez menos disfrutable. Un representante de la generación más vieja y de una más joven beben la misma Coca-Cola, se bañan en el mismo mar, esquían por la misma montaña; todo sigue más o menos lo mismo que muchos años atrás. Sin embargo, el hombre más viejo está convencido de que antes todo era mejor, mientras el más joven piensa que todo es estupendo ahora. Y cuando el más joven se haga viejo, la historia se repetirá de nuevo. Hay desviaciones de esta tendencia, tanto para mejor como para peor. Sucede que un hombre empiece a desarrollar un gusto por la vida sólo al hacerse mayor, y también puede suceder que un hombre enteramente próspero empiece a rodar cuesta abajo, tocando fondo. Pero por lo general, sobre todo, las generaciones concuerdan en el hecho de que con


Reality Transurfing - Volumen I

los años la vida empeora. Y es así como un cambio en las capas de las generaciones tiene lugar. Esto significa que la capa de la generación mayor se mueve hacia el lado peor, mientras la capa de la joven se va quedando atrás, pero se mueve básicamente en la misma dirección. Este cambio ocurre gradualmente, comenzando cada vez desde un punto de vista optimista. Precisamente por eso el mundo en general no se convierte nunca en un infierno. Cada uno tiene su propia capa, que han elegido ellos mismos. La humanidad tiene la posibilidad de elegir una capa por sí misma y eso es lo que hace. Ya está algo más claro para tí cómo el ser humano puede llegar a elegir una capa perjudicial por ellos mismos. En capítulos anteriores, hemos hablado sobre cómo evitar crear un infierno en tu capa. ¿Pero cómo volver al mundo que había antes, a las líneas donde la vida estaba llena de colores y esperanzas, como lo era en tu infancia y juventud? También podemos hacer eso con la ayuda del Transurfing. Pero para empezar, debemos hacernos una idea de cómo hemos ido de las líneas tan prósperas y llenas de esperanza, a las líneas donde alguien nos podría preguntar: «¿Bueno, y cómo diablos terminaste así?»

El embudo del péndulo La psique de un hombre funciona del siguiente modo: reacciona más a los irritantes negativos. Estos pueden ser información indeseable, acciones hostiles, peligro o simplemente energía negativa. Por supuesto, las influencias positivas también pueden agitar fuertes emociones. Pero el miedo y la rabia exceden con mucho a la alegría y la felicidad en fuerza. La razón de esta desigualdad viene de los tiempos antiguos, cuando el miedo y la rabia eran factores cruciales para la supervivencia. ¿Para qué sirve la alegría en un contexto como ese? No ayuda a defenderse, ni a evitar el peligro o a obtener alimento. Y luego, por supuesto, la vida se llenó de cargas y dificultades, a lo largo de toda la historia del hombre, y produjo más pena y miedo que alegría y felicidad. Este fue el origen de la tendencia del hombre a ceder más fácilmente a pensamientos melancólicos y a la depresión, mientras la alegría y la felicidad se desvanecen más rápidamente. ¿Has escuchado alguna vez, por ejemplo, que una persona normal sufra por demasiada alegría? Sin embargo, de estrés y depresión con bastante frecuencia. Los péndulos y, en particular, los medios de masas, utilizan activamente esos rasgos peculiares de la percepción humana. Rara vez escuchas algo bueno en las noticias. Normalmente, en un programa de noticias, funciona algo como esto: consigues un hecho negativo, sigues la historia con especial cobertura, surgen nuevos detalles, y todo es bien saboreado y dramatizado de varias formas. Con este mismo principio, se nos presentan otras noticias: catástrofes, desastres naturales, actos terroristas, conflictos armados y así sucesivamente. Observa el patrón que funciona aquí. Los acontecimientos se desarrollan a modo de una espiral: al principio está la trama, después es desenredada la historia, exponiendo más detalles, la tensión va


Reality Transurfing - Volumen I

subiendo, luego hay una culminación, las emociones están ya encendidas a su máximo, y finalmente, la historia llega a una conclusión: toda la energía se disuelve en el espacio, y una calma temporal desciende sobre los espectadores. Recuerda cómo las olas golpean contra la orilla. Las interminables series de TV se hacen con el mismo principio. Desde un punto de vista objetivo, no tienen nada de especial, todo el «drama» es creado literalmente del aire. Sin embargo, con sólo mirar dos o tres episodios... estás enganchado. ¿Por qué?, Después de todo, no pasa nunca nada particularmente interesante en esos culebrones. Pero eres enganchado porque la frecuencia de emisión mental es capturada por el péndulo de las series de TV, y tu atención se queda fijada en un sector dado. Veamos el mecanismo responsable del desarrollo de la espiral arriba mencionada. Al comienzo, un hombre se enfrenta con el hecho de que teóricamente podría alterarle; o no. Supongamos que es una noticia sobre un suceso negativo que tuvo lugar en otro país. Este es el primer empujón del péndulo destructivo. Si a la persona le afectan de alguna forma la noticia, empieza a responder al estímulo: expresa su actitud hacia ello, lo vive. Significa que como respuesta, emite energía del mismo tipo y en la misma frecuencia que el primer empujón del péndulo. Esa persona, al igual que muchos otros miles, ha respondido al péndulo con interés y participación. Su emisión entra en resonancia con el péndulo y así, su energía ha aumentado. Los medios de masas continúan su campaña. El hombre sigue el desarrollo de los acontecimientos con interés, así el péndulo de nuevo recibe alimento. Es así como el péndulo atrae adeptos a su propia red y sigue bombeando energía de ellos. La gente que estaba interesada en estas noticias permite que la energía negativa entre en ellos, y así se ven envueltos en el juego, por ahora como observadores. A primera vista, no ha pasado nada extraordinario; es un hecho cotidiano. ¿Qué pasa si un hombre da un poquito de energía para alimentar a un péndulo destructivo? Eso prácticamente no ha afectado a su salud. Sin embargo, en realidad, al emitir energía en la frecuencia de sucesos negativos, un hombre se traslada a las líneas de vida donde acontecimientos semejantes tendrán lugar cada vez más cerca de él. Él participa en la creación de la trama y se encuentra en la zona de acción de la espiral, que se está desencadenando, girando cada vez más rápido, atrayéndole hacia dentro, como un embudo. La interacción entre el hombre y el péndulo se hace cada vez más estrecha, y el hombre ya acepta el suceso antes mencionado como una parte inevitable de su vida. Su atención se vuelve selectiva y en todas partes nuevos hechos sobre sucesos semejantes empiezan a saltar. Los discute con sus amigos íntimos y familiares, y ellos reaccionan con interés y empatía. La energía del péndulo está creciendo, mientras el hombre se va acercando, por la frecuencia de su emisión, a las líneas donde él ya no es un observador, sino un participante directo en el suceso. Podemos definir el fenómeno de ser atraído al embudo como una transición inducida a una línea de vida donde el partidario se convierte en una víctima del péndulo destructivo. El siguiente proceso se puede identificar como una transición inducida: tú respondes al empuje de un péndulo destructivo, el péndulo empuja de vuelta dándote un


Reality Transurfing - Volumen I

poco de energía de su oscilación, y tú te involucras cada vez más, dando cada vez más energía al péndulo. Consecuentemente, se ha iniciado una transición inducida, llevándote a una línea de vida cercana, por su frecuencia, a las oscilaciones del péndulo. Como resultado, el suceso negativo es incluido en la capa de la vida de esta persona.

Desastre Mucha gente, de un modo u otro, admitiría una posibilidad teórica de encontrarse en un desastre. Pero no todos permiten a esta posibilidad entrar en la capa de su mundo. Hay personas que no ven teleseries, no se interesan por las noticias, que no se molestan por cada pequeño acontecimiento sucedido a alguien en alguna parte. Viven en sus propias capas y son adherentes de otros péndulos. No les preocupa cuando oyen que en algún lugar del mundo se ha estrellado un avión. Escuchan semejantes noticias, mientras mastican impasiblemente su cena. Tienen suficiente con sus propios problemas. Más vulnerables a una transición inducida son la gente que se interesa, se afecta y se preocupa por los desastres que suceden en cualquier lugar a otra gente. Si la vida de un hombre no está demasiado cargada de problemas y preocupaciones, entonces intenta llenar este vacío dirigiendo su atención a acontecimientos en las capas de otra gente. Tal persona normalmente lee la prensa sensacionalista o ve teleseries, o espera nueva información sobre catástrofes y desastres naturales. Los periódicos sensacionalistas y las teleseries representan la actividad de péndulos pequeños e inofensivos. La adhesión a ellos sólo compensa de la deficiencia de información, emociones y sentimientos. Pero interesarse por los péndulos destructivos de catástrofes y desastres naturales plantea una amenaza real. Son fuertes y muy agresivos. Si una persona presta atención a semejantes sucesos entonces la frecuencia de emisión mental es capturada de la misma manera que en el caso de las teleseries. Habiendo expresado un interés en la información negativa, uno siempre la obtendrá en abundancia. Al principio, él acepta el inofensivo papel de observador; como si estuviera sentado en la grada viendo un partido de fútbol. El juego le cautiva cada vez más hasta que se convierte en un hincha activo. Luego se va al campo y empieza a correr detrás del balón pero sin llegar a él todavía. Gradualmente y sin darse cuenta, es atraído más al juego y finalmente llegará incluso a patear el balón. El observador ha sido transformado en un jugador, y en este caso, en una víctima de desastre. ¿Y cómo no? Después de todo, los desastres se han convertido en parte de la vida de la persona; él mismo los dejó entrar en su capa y aceptó involuntariamente el destino de una víctima. Consecuentemente, materializó una variación desafortunada. Por supuesto, no quiso ser una víctima, pero eso no tiene importancia. Una vez que un hombre acepta el juego del péndulo, los papeles son definidos por el péndulo y no por el hombre. Por ende, si para mucha otra gente el desastre dado es sólo una fatal coincidencia, para nuestra víctima es un final lógico y natural. La probabilidad de que nuestro héroe esté en el lugar


Reality Transurfing - Volumen I

equivocado en el momento equivocado ya es más alta que la media. Si ignoras los empujones de los péndulos destructivos, entonces nunca te encontrarás en medio de un desastre. Digamos que, la probabilidad de que estés en un desastre rondará el cero. Podrías objetar: ¿pero por qué miles de personas mueren en catástrofes o desastres naturales? ¿Acaso eso significa que todos ellos están pensado en catástrofes al mismo tiempo?». La cuestión es que tú no eres el único que vive en este mundo. Te rodean montones y montones de gente, que trabajan activamente en péndulos destructivos y emiten energía en el espectro de esos péndulos. Nadie puede aislarse completamente de esa emisión. El campo de emisión te captura y empiezas a emitir energía en la misma frecuencia, incluso sin darte cuenta. Las raíces de este comportamiento vienen de tiempos remotos, cuando el instinto gregario y la dinámica de grupo ayudaba a los indivíduos a evitar el peligro. Precisamente por eso el campo energético de la transición inducida crece, alcanzando un efecto de bola de nieve, y te atrae adentro, como en un embudo. El objetivo es mantenerse lo más lejos posible del centro del embudo. Lo que significa, no permitir que ninguna información sobre catástrofes y desastres te llegue, no interesarse en ellas, no vivir a través de ellas emocionalmente, como si te hubieran sucedido a tí, no comentarlas. Básicamente, pasar de cualquier información respecto a desastres. Fíjate la diferencia: no evitar la información, sólo no dejar que entre en ti. Como hemos dicho en los capítulos anteriores, evitar cualquier encuentro con un péndulo es lo mismo que buscar encontrarse con él. Cuando estás en contra de algo, o realmente no lo quieres, o expresas aversión a ello, emites activamente energía en la frecuencia de lo que quieres evitar. No dejar que algo entre en ti significa ignorarlo, no reaccionar a alguna información negativa sobre la cuestión. Sólo cambia tu atención hacía programas de televisión y libros inofensivos. Si no puedes abstenerte de reaccionar, entonces puedes al menos confiar en tu Ángel de la Guarda. Por ejemplo, si temes volar en avión, no vueles. Si hay miedo en primer lugar, entonces significa que en el espectro de tu emisión, existe una frecuencia que resuena con la línea de vida en que está marcada una catástrofe aérea. De ningún modo significa que llegues obligatoriamente a esta línea, pero no obstante existe una probabilidad de que eso suceda. Si simplemente no piensas en ningún peligro en un avión, entonces no tienes nada que temer. Por el contrario, si antes de subir al avión experimentas una ansiedad inusual, sería sensato saltarte ese vuelo. Si es simplemente imposible para ti no volar, entonces necesitas aprender a escuchar el susurro de las estrellas de madrugada. Qué es y cómo se hace, tienes aún que descubrirlo.

Guerra La guerra estalla básicamente exactamente del mismo modo que una simple pelea. Primero, un lado expresa su opinión sobre algo al otro. El otro tiene una visión opuesta de las cosas, y la opinión primero expresada así sirve como empujón de un péndulo


Reality Transurfing - Volumen I

destructivo. Al primer empujón, el segundo bando contesta con un impulso de amplitud algo mayor. En réplica a esto, el primer bando, de nuevo responde con más agresión. Y así sigue creciendo, hasta que finalmente llega a un conflicto físico. Así, ante nosotros tenemos una simple y gráfica imagen de dos péndulos luchando que están, mientras chocan uno contra otro, oscilando cada vez más alto. Hay muchos factores responsables del desencadenamiento de la guerra y las revoluciones, pero la esencia es la misma. Al principio, se le dice a la gente que viven miserablemente. Todos inmediatamente están de acuerdo; la primera acción del péndulo ha sido aceptada. Después aparece la siguiente explicación: otra gente están estorbando el bienestar de nuestra gente. Esto despierta una cólera justa: él péndulo ahora está oscilando. Luego viene una provocación por uno u otro lado, que despierta una tempestad de resentimiento: el péndulo ha acumulado fuerza y así, la guerra o revolución puede comenzar. Cada golpe del péndulo da origen a una respuesta, que sólo refuerza más la oscilación. De ahí, que los participantes en este juego experimentan una transferencia en avalancha a una línea de vida donde la tensión está aumentando. Sólo puedes cambiar la situación al comienzo de un conflicto. Una vez establecido el conflicto, la situación está ya fuera de control. Cuando la espiral sólo está empezando a enrollarse, puedes responder a la primera embestida del péndulo amigablemente o simplemente apartándote, y el péndulo fracasará o será extinguido. Consecuentemente, no habrá transferencia a una nueva rama; es decir, a una nueva línea de vida. En cambio, si aceptas las oscilaciones del péndulo, entonces tu frecuencia de emisión se aproximará a los parámetros de una nueva rama de la espiral, la nueva línea de vida. Por desgracia, si un participante en particular no reacciona al péndulo, eso sin embargo no garantiza que no será atraído a una guerra o revolución. Si has entrado en un potente torbellino, entonces le será casi imposible salir de él, por mucho que se esfuerce. Sin embargo, si el participante no acepta el juego del péndulo, tendrá al menos más posibilidades de quedar vivo y salir del conflicto con las mínimas pérdidas posibles. En este punto deberías comprender bien lo que significa no aceptar la guerra. Puedes odiarla o luchar activamente en contra. Pero es lo mismo para el péndulo si estás por o en contra de la guerra. Saca energía de uno y otro lado. Si emites energía en la frecuencia de la guerra, tendrá lugar una transferencia a la línea correspondiente. Reconoces la guerra, participas en ella: estás en el campo de batalla. Luchas contra la guerra: te consumirá no obstante. No aceptar el péndulo significa ignorarlo. Por supuesto, no siempre puedes ignorarlo; ese es el peligro de una transición inducida. Bueno, al menos sería útil no tomar ninguna posición, sea la de defensor u opositor a la guerra. Siempre han existido gobiernos neutrales que se han situado aparte, observando cómo naciones enteras se destruían mutuamente. Observa las manifestaciones y mítines donde la gente protesta furiosamente contra las actividades de guerra. Para el péndulo, que intenta desencadenar la batalla contra sus enemigos, esos opositores a la guerra son tan comprometidos y deseados


Reality Transurfing - Volumen I

partidarios, como los que apoyan el conflicto. La protesta activa es exactamente lo mismo que el apoyo a la guerra, aunque los ingenuos adherentes estén convencidos de lo contrario. Las sugerencias pacíficas y descubrir la verdadera cara y motivos del péndulo, son la acciones que pueden excluir la guerra. ¿Recuerdas la alegoría de la colmena de abejas salvajes? El péndulo dice a sus partidarios que las abejas son peligrosas por lo que habría que destruirlas. ¿Pero qué es lo que necesita el péndulo en realidad, su miel quizás?

Desempleo Como hemos dicho, hay diferentes modos en que puedes participar en el juego de un péndulo: tanto apoyándolo como tratando de rechazarlo. Quizá, incluso más peligroso, sea la última, puesto que el deseo de evitar un péndulo crea un potencial excesivo que te atraerá dentro del embudo de la transición. Hoy en día todos o casi todos tienen miedo de perder su trabajo. Una transición inducida al estado en que vives en la calle es verdaderamente muy insidiosa. Todo empieza con lo más pequeño e insignificante. Puede ser una primera señal muy débil: has oído que tu empresa no marcha tan bien como antes. O alguien que conoces ha perdido su trabajo, o corren rumores por ahí sobre despidos, o algo por el estilo. A nivel subconsciente, invisible para tí, se ha encendido una luz roja. Pronto llega otra señal; por ejemplo, está aumentando la inflación. Eso ya te pone en alerta y, de hecho, a los demás también. La gente empieza a hablar y el péndulo del desempleo ya está siendo alimentado con energía. Hay ya noticias sobre una caída en la bolsa y la tensión general va en aumento. La preocupación es rápidamente sustituida por la ansiedad, y luego por el miedo. Ya estás generando vigorosamente energía en la frecuencia de una línea de vida donde te ves sin empleo. Cuando llevas por ahí el miedo a convertirte en desempleado, puedes estar seguro de que eso es tan obvio como llevar colgado un cartel del cuello que diga: «Puedo ser despedido». Si crees que puedes ocultar ese miedo, estás muy equivocado. Los gestos pasajeros, los matices en la entonación y las inflexiones de tu voz, pueden decir a veces más que las palabras. Habiendo perdido la confianza en ti mismo, ya no eres un trabajador tan eficaz como antes. Las cosas que eran coser y cantar para ti antes ahora no van demasiado bien. Hay tensión en tus relaciones con los compañeros, que están en la misma situación que tú. Llevas tu nerviosismo a casa a la familia y, en vez de apoyarte, ellos empiezan a acusarte y criticarte. Ya está, se está desarrollando el estrés y no eres ya un trabajador: alrededor de tu cuello hay un cartel con las palabras: «Listo para ser despedido». El sentimiento de culpa es lo que causa tu miedo a ser despedido. Este sentimiento de culpa arde débilmente o abrasa a fuego vivo en tu subconsciente. ¿A quiénes despiden en primer lugar? Correcto, a los peores. Si te permitiste pensar que podrías ser peor que los demás, esa suposición por sí misma te ha puesto en la lista negra. Renuncia al sentimiento


Reality Transurfing - Volumen I

de culpa. Permítete el lujo de ser tú mismo. Y si no lo consigues, empieza a buscar otro trabajo. El potencial excesivo de las preocupaciones emocionales se disipa y disuelve a través de la acción. Algunas personas empiezan a buscar un trabajo nuevo en cuanto son empleados. Y no lo hacen por tener intención de cambiar de trabajo enseguida. La seguridad produce confianza: llegado el caso, hay una opción alternativa. Al estar tranquilo en cuanto a tu futuro, la acción de las fuerzas equilibrantes no te afectará.

Epidemia Tal vez pienses que no... que no podemos hablar de líneas de vida cuando hablamos de enfermedades contagiosas; Alguien se enferma simplemente porque ha sido infectado. Y tendrías razón, pero sólo en que una persona se ha permitido ser infectado. Con eso no quiero decir, en absoluto, que debería haberse puesto una mascarilla; eso, de cualquier manera, no le hubiera salvado. ¿No me crees? Bueno, no podré demostrarlo utilizando argumentos teóricos; lo mismo sucede con cualquier cosa que se ha dicho en este libro. Pero, tú tampoco llevarías por ahí una mascarilla durante una epidemia de gripe, sólo por comprobar si la mascarilla funciona o no. Por tanto, voy a decirte sólo lo que se. Si lo crees o no es cuestión tuya. Pues bien, vamos a descubrir la historia de la enfermedad. La razón de tu enfermedad es tu consentimiento a participar en el juego llamado «Epidemia». Todo comienza con oír que hay una epidemia; digamos que la gripe ya está por ahí en alguna parte. Toda persona normal sabe que la gripe se trasmite a través del sistema respiratorio. Por consiguiente, tú, como toda persona normal, admites completamente la posibilidad de que esto pueda sucederle a cualquiera. Enseguida, tú empiezas a proyectar la película de estar-enfermo: tienes fiebre, estás estornudando y tosiendo. Ya está: desde este momento ya estás en el juego, pues estás emitiendo energía mental en la frecuencia de un péndulo destructivo. Ya estás subconscientemente buscando confirmación de que una epidemia está realmente aquí, y tu atención se vuelve selectiva. Gente estornudando están por todo tu alrededor. Siempre estuvieron ahí, simplemente no los notaste antes. En el trabajo y en casa, de vez en cuando, alguien suscitará el tema de la gripe. Tu asunción de que se acerca una epidemia se confirma cada vez con más evidencia. Incluso si no buscas especialmente confirmación, y el tema no te preocupa particularmente. De algún modo, la confirmación tiene lugar por sí misma. Si, desde el mismo comienzo del juego, te has sintonizado con la frecuencia del péndulo destructivo, tus lazos con él se harán cada vez más fuertes, independientemente de tu participación consciente. Bueno, y si no te importara enfermarte o si te sientes que estás destinado a caer enfermo, significa que ya eres el más activo partidario del péndulo. O no, has decidido no enfermar y sigues diciéndote que estás absolutamente sano y no enfermarás. No va a funcionar. Estás pensando en la enfermedad, así que emites en la


Reality Transurfing - Volumen I

frecuencia de esta enfermedad. La dirección de los pensamientos —por o contra— no importa. En otras palabras, si intentas convencerte de que no vas a enfermar, entonces desde el principio, estás permitiendo la posibilidad de ponerte enfermo, y ninguna persuasión por tu parte te ayudará a permanecer sano. Las palabras pronunciadas en alto están simplemente removiendo el aire; las palabras dichas para uno mismo no son nada en absoluto: pero la creencia es una poderosa energía, aunque no se oiga. No te salvarás, aunque corras y te vacunes. No importa, porque vas a estar enfermo por un periodo de tiempo, de un modo u otro. El primer síntoma de tu enfermedad te lleva a una elección: ¿tú, al final, te enfermarás o no? Haces débiles intentos para resistir y finalmente te enfrentas al hecho de que te estás poniendo malo. Eso produce el ajuste final en tu emisión y te trasladas a una línea de vida donde la enfermedad asume el control total. La transición inducida empezó desde el momento que el péndulo fue aceptado. Si verdaderamente no te preocupas en absoluto por esta epidemia, la transición no va a tener lugar. O si estás de vacaciones, no has estado hablando con nadie, no has escuchado las noticias y no sabes nada sobre la epidemia, el péndulo no te va a tocar. Simplemente fracasará, como en el espacio vacío. ¿Alguna vez te has preguntado por qué los médicos no se infectan? Muchos son incluso suficientemente osados para trabajar sin mascarillas protectoras. No es porque se vacunen. No puedes vacunarte contra todas las enfermedades. Lo que pasa es que los médicos están también jugando activamente el juego del péndulo de la enfermedad, pero ellos tienen un papel completamente distinto. Por analogía, cuando tengas la oportunidad, observa a las azafatas en un avión. Estas hadas buenas recomiendan insistentemente abrocharse los cinturones a todos los pasajeros, mientras ellas mismas mariposean por la cabina, como si en caso de un accidente, pudieran mantenerse suspendidas en el aire como un colibrí. «¿Bueno, y qué hay de los bebés infectados con SIDA?”: podría preguntar un lector. “¿Qué, ellos también emiten energía de transición?» Primero, aquí estamos sólo mirando la cuestión de una epidemia como una tendencia. Segundo, no estoy intentando mostrar que las infecciones en general no existan, y que haya sólo emisión de energía mental en la frecuencia de la enfermedad. El Transurfing no es un dogma y tampoco es la última parada en el camino de la verdad. Uno no debería tomar ninguna idea por la verdad absoluta. Sólo podemos mirar a los patrones y regularidades. La verdad es siempre «en alguna parte realmente cerca», pero dónde exactamente nadie lo sabe.

Pánico Esta es la más intensa y rápidamente inducida transición. El pánico entre la gente es el fenómeno más capaz de destacar todas los rasgos distintivos de una transición inducida. Primeramente, la espiral se enrolla muy fuertemente cuando entras en pánico, porque una señal de peligro real siempre suena muy convincente y una persona enseguida es atraído al


Reality Transurfing - Volumen I

juego de un péndulo destructivo. Por esa misma razón, el péndulo aumenta sus oscilaciones mucho más rápido, prácticamente como una avalancha. Segundo, cuando siente pánico, un hombre pierde casi completamente el control sobre sí mismo, lo cual significa que se vuelve un receptor sensible y, al mismo tiempo, un activo retrasmisor de las oscilaciones del péndulo. Y finalmente, el péndulo mismo encuentra un modo ideal de materializarse, en forma de una muchedumbre. Desgraciadamente, todos esos factores hacen muy difícil hacer fracasar a extinguir a un péndulo. En momentos de pánico, incluso a una persona podría ocurrírsele pensar en modos de luchar contra un péndulo. Sin embargo, si puedes dominarte y no te entregas al pánico, entonces tienes una muy buena probabilidad de salvar tu propia vida y las de los que están cerca. Por ejemplo, en el hundimiento de un barco, hay siempre una refriega alrededor de un bote de salvamento, mientras los botes de al lado están vacíos. Si uno sólo se tomara un momento para mirar alrededor, los descubriría. Pero ésta es precisamente la cualidad insidiosa de una transición inducida; que funciona como un embudo, succionando todo a su alrededor, haciéndote perder de vista las posibles alternativas.

Pobreza Si pensamos lógicamente, ¿cómo puede hacerse rico un simple hombre nacido en los tugurios? No miraremos la manera criminal de hacerlo o las bellas historias de gente que se convierte en millonarios de la noche a la mañana. Ahora bien, los razonamientos basados en el sentido común no nos llevarán a ninguna conclusión coherente. ¿Entonces qué utilidad tiene la lógica ordinaria para tí? El Transurfing no se puede poner en el marco del sentido común; pero aún así, te permite hacer lo que parece ser imposible. Al actuar lógicamente, la gente obtiene el resultado correspondiente. Si uno ha nacido en la pobreza, se encontrará en un entorno pobre. Así, está acostumbrado a eso y está sintonizado a la emisión energética en la frecuencia de su propia vida miserable. Será muy difícil pasar a una línea de prosperidad, si sólo sientes odio hacia tu propia pobreza, envidia hacia la riqueza y tu propio deseo de volverse pudiente. Efectivamente, no, yo diría que, teniendo sólo esas tres cosas a tu disposición, pasar a una línea donde ser rico sería prácticamente imposible. Veamos por qué. Probablemente uno de los primeros descubrimientos que hacen todos los niños, cuando llegan a su vida, es que el hecho de que no quieras algo, no significa sin embargo que te librarás de ello. A veces, el alma simplemente grita de desesperación: «¡Pero yo no quiero eso! ¡Simplemente lo odio! ¿Por qué no me deja en paz? ¿Por qué esto siempre me sucede a mí?» En un arranque de indignación, no sólo los niños, sino también los adultos, se hacen semejantes preguntas. En realidad es difícil aceptar la siguiente situación: si no quieres algo, sucederá de todos modos. Y si lo odias, te perseguirá a donde vayas. Puedes odiar tu


Reality Transurfing - Volumen I

pobreza, tu trabajo, tus defectos físicos, a tus vecinos, a los vagabundos de las calles, alcohólicos, drogadictos, perros, ladrones, criminales, a los jóvenes descarados, al gobierno... Cuanto más odias algo, más lo encontrarás en la vida. Y ya sabes por qué. Eso entra en tí, piensas en ello, y eso significa que emites en la frecuencia de una línea de vida donde lo que no quieres existe en abundancia. No importa qué polaridad lleve esta emisión: «me gusta» o «no me gusta». Lo segundo es incluso más eficaz, porque las emociones son más fuertes. Por otro lado, todo lo que es desagradable para tí sería para ti un péndulo destructivo, y por eso, con tu propio sufrimiento emocional, lo haces oscilar incluso más alto. Y por último, si lo odias activamente, significa que estás creando un potencial excesivo. Las fuerzas equilibrantes serán dirigidas contra ti, porque les es más fácil eliminar a un oponente solo que cambiar el mundo que no se adapta a alguien. ¡Mira cuántos factores perjudiciales hay en una actitud negativa hacia la vida! Volvamos al hombre que ha nacido en la pobreza. Él sueña con ser rico. Pero un deseo sólo, como sabes, no va a cambiar nada. Uno puede estar arrellanado en tu sofá y pensando perezosamente: «Sería estupendo un tazón de fresas. ¿Pero de dónde puedo sacarlo? Es imposible, porque estamos en invierno». De prácticamente la misma manera, un pobre está soñando con hacerse rico. Si uno no está dispuesto a actuar para conseguir lo que quiere, no lo va a conseguir. Y no actúa, porque está convencido de que no importa, porque nada bueno resultará de ello. Eso es un círculo vicioso para tí. El deseo mismo no tiene ningún poder. No puede ni siquiera mover un dedo. Es tu intención, tu disposición a actuar lo que es responsable de mover el dedo. La intención también incluye la disposición a tener. A lo que puedes decir: «Bueno, ¡yo estoy realmente dispuesto a tener algunas riquezas! ¡Es tan simple después de todo, yo quiero hacerme rico!». No. De nuevo, hay un profundo abismo entre «querer» y «estar dispuesto a tener». Por ejemplo, un pobre se siente “como un pez fuera del agua” en un ambiente rico o en una tienda cara, aunque intente con todas sus fuerzas convencerse de lo contrario a sí mismo y a los demás. En el fondo de su alma, siente que él no es digno de nada de esto. Los ricos no entran en la zona de confort de gente pobre, y no es porque ser rico sea incómodo, sino porque está demasiado lejos de todo eso. Un nuevo sillón es mejor, pero luego el viejo es más cómodo. Un pobre sólo ve el lado externo de la riqueza: casas lujosas, coches caros, joyas, clubes... Si pusieras a un pobre en tal ambiente, se sentiría incómodo. Y si se le dieras una maleta llena de dinero, empezaría a hacer todo tipo de tonterías y al final lo perdería todo. La frecuencia de la energía que él trasmite está en aguda disonancia con una vida rica. Y hasta que el pobre ponga en su zona de confort los atributos de la riqueza, hasta que aprenda a sentirse como el dueño de cosas caras, seguirá siendo pobre, aunque encuentre un tesoro enterrado. Otro obstáculo en el camino a la riqueza es la envidia, porque como es sabido, envidiar a alguien significa enojarse con su éxito. En este sentido la envidia no tiene nada de constructivo. Más aún, tiene un elemento destructivo muy fuerte. La psique humana


Reality Transurfing - Volumen I

funciona de manera tal que, si uno envidia algo que querría tener, intenta devaluarlo por todos los medios posibles. He aquí la lógica del concepto de «estar verde de envidia»: «Envidio lo que él tiene. Yo no lo tengo y probablemente nunca lo tendré. Pero en qué soy yo peor que él? Por tanto, la cosa que él posee es asquerosa y no la necesito para nada.» Así es cómo el deseo de tener se convierte en una defensa psicológica y después se convierte en rechazo. El rechazo se produce a un nivel sutil, porque el subconsciente lo entiende todo literalmente. La consciencia devalúa el objeto de envidia sólo por aparentar, para tranquilizarse, mientras el subconsciente lo toma todo en serio. Y en este caso hace más daño que bien, haciendo todo lo que puede de modo que el envidioso no consiga la cosa devaluada y rechazada. Así, ya ves qué fuerzas tan tenaces mantienen a una persona en la línea de vida pobre. Aún con más dramatismo se desarrollan los acontecimientos durante una transición inducida de una persona próspera a una línea de vida pobre. Sucede que una persona completamente próspera pierda todo y se encuentre en la calle. Lo más insidioso de esta transición inducida a la pobreza es que la espiral comienza a desenrollarse muy lentamente y luego cada vez más rápido, hasta que es imposible detenerla. Esta espiral empieza con dificultades financieras temporales. Observa, cualquiera puede tener dificultades financieras temporales en cualquier momento. Es algo tan inevitable y corriente como la lluvia el día en que querías ir de pic nic, digamos. Si no te enfureces, deprimes, agitas o te sientes ofendido con la vida por esta dificultad, entonces las oscilaciones del péndulo destructivo morirán porque no le diste tu energía. Una transición inducida empezará sólo si te agarraste al extremo de la espiral. Y para que la espiral empiece a girar, es necesario que respondas al péndulo. Tu primera reacción al empuje del péndulo es el descontento. Para el péndulo este apoyo, por ahora, es demasiado débil, y si tus emociones terminan aquí, el péndulo morirá. Otra reacción es la indignación, y este sentimiento es más fuerte, así que el péndulo recuperará su impulso, enviándote información de que alguien tiene la culpa de tus dificultades financieras. A este segundo empujón responderás con comentarios o acciones negativos hacia la parte culpable. En este momento, el péndulo destructivo se ha animado ya completamente y así, toma forma una nueva rama de la espiral: tu próximo salario será más pequeño, o se dispararán los precios, o alguien de pronto te exigirá pagar tu deuda. Observa que, en la etapa actual, aún no te das cuenta de que un proceso está en marcha. Podría ser simplemente un suceso desafortunado. Pero de hecho es un proceso dirigido, que tú mismo indujiste, siendo responsable de las oscilaciones del péndulo. La frecuencia de tu emisión energética se reorganiza más, pasando de la línea donde eres próspero a la línea en la que estás desposeído y enojado. Por tanto, te cambias a las líneas correspondientes a esos nuevos parámetros. Y así, tu situación se va haciendo cada vez más seria. De todas partes empiezan a llegar malas noticias: los precios suben, tu empresa no va bien. Empiezas a comentar activamente esas noticias negativas con tus amigos íntimos y familiares. Estos comentarios son, habitualmente, de tipo destructivo: quejas, descontento y agresión hacia las supuestas


Reality Transurfing - Volumen I

partes culpables. Esto es especialmente pronunciado en empresas donde el negocio va verdaderamente mal. En estas empresas el día empieza con el postulado de que «no hay dinero», como si fuera una plegaria matutina. En esta etapa ya has sido capturado por la espiral, y tu emisión está sintonizada con la frecuencia del péndulo destructivo. Como las cosas van constantemente peor, te invadirá la ansiedad. La energía de la ansiedad, a pesar de su pequeño tamaño, es muy bien asimilada por el péndulo, haciéndolo cada vez más atrevido. En este estado de ansiedad inevitablemente crearás a tu alrededor un potencial excesivo: descontento, agresión, depresión, apatía, resentimiento, etcétera. Ahora, al unirse las fuerzas equilibrantes con el péndulo destructivo, la situación escapa al control y empieza a desarrollarse a modo de bola de nieve. Sientes miedo y te dejas enloquecer. Es como si alguien te cogiera por las manos y te empezara a girar y girar, para luego soltarte brusca y rápidamente. Sales volando, caes y te quedas tirado en estado de choque. Esa es una imagen terrible. Pero todo empezó con pequeñas dificultades financieras. El péndulo no necesita tu dinero, porque sólo le interesa la energía negativa que emites cuando se esfuma el dinero. Cuando la espiral se desenrolla, como resultado, el infortunado, en el mejor caso, pierde mucho, y en el peor caso, todo. Ya no es de interés para el péndulo destructivo; no hay nada más que sacar de él. Luego, los acontecimientos pueden desarrollarse de varias maneras: el infortunado se queda tirado en la línea desgraciada, o trata de salirse con dificultad. Una transición inducida así puede ocurrir tanto con un individuo como con grandes grupos de gente. En el último caso, como puedes imaginar, la espiral ya no es una espiral, sino un verdadero remolino, del cual será muy difícil salir. El único modo de evitar una transición inducida es no agarrar el extremo de la espiral, no verse envuelto en el juego del péndulo destructivo. No basta simplemente con saber cómo funciona este mecanismo. Necesitas mantenerlo en la mente constantemente. Tu Celador no debe dormirse. Sobreponte cada vez que, por hábito, como en un sueño,15aceptes el juego de un péndulo; es decir, cuando muestres descontento, indignación, ansiedad, cuando participes en conversiones destructivas, etcétera. Recuerda: todo lo que te haga reaccionar negativamente es la acción provocadora de los péndulos destructivos. Exactamente lo mismo sucede en los sueños: hasta que te das cuenta de que es un sueño eres una marioneta en manos de alguien, y puedes ser atormentado por pesadillas. Tan pronto como despiertas, te sacudes esas ilusiones y reconoces la verdadera naturaleza del juego; esto es, tú eres el dueño de la situación. No vas a convertirte en una víctima de las circunstancias, mientras cada uno a tu alrededor está en un estado como de zombi.

15

Sobre cómo dirigir tus sueños véase el libro II de la trilogía: Susurro de las estrellas de madrugada. (N. de la T.)


Reality Transurfing - Volumen I

Resumen

• • • • • • • •

Cada persona crea una capa particular del mundo, donde vive. El mundo de la gente en general consiste en capas individuales, colocadas una encima de otra. Cuando emite energía negativa, una persona está haciendo la capa de su mundo peor. La agresión se toma erróneamente como un signo de fuerza y el disgusto se ve como una reacción normal. Una respuesta a un acontecimiento negativo induce el traslado a líneas de vida negativas. Una transición inducida introduce un acontecimiento negativo en una capa de una persona particular. No permitas ninguna información negativa en tu capa. “No permitir” no significa evitar, sino ignorar intencionadamente y no interesarse en ciertos tipos de información.


Reality Transurfing - Volumen I

CAPÍTULO VI LA CORRIENTE DE VARIACIONES ¿De dónde viene lo siguiente: premoniciones, intuición, profecías y descubrimientos, así como obras maestras de arte? ¿Es verdad que la mente humana es la única que inventa y crea? La corriente de variaciones es un lujoso regalo para la mente, pero el hombre no tiene la menor sospecha de ello. ¿Y qué son los augurios y por qué funcionan? Cuando vas con la corriente, el mundo sale a tu encuentro

El campo de información El espacio de variaciones representa un campo de información o una matriz energética; un modelo de qué debe suceder y cómo debe suceder. La energía, sintonizada con un sector determinado de la matriz lo «ilumina», y el modelo entonces se realiza en forma material. He aquí la pregunta: ¿puede ser utilizada esta información mientras está aún en forma irrealizada? Es decir, ¿podemos «ver» en el futuro? Se puede decir que todos hacemos esto diariamente. Nuestra conciencia no sabe como saca información del espacio de variaciones. Pero el subconsciente tiene libre acceso al campo de información. Precisamente de ahí vienen los premoniciones, la intuición, las predicciones, las profecías, los descubrimientos y las obras maestras de arte. La información entra en la conciencia bien desde el mundo exterior, como una interpretación de datos externos, o desde el subconsciente, a nivel intuitivo. Los datos que están escritos en el campo son, por así decirlo, la verdad en su forma más pura. En otras palabras, es información objetiva libre de cualquier interpretación. Cuando la verdad pasa a través del filtro de la mente, se convierte en una interpretación, es decir, en conocimiento. Todos los seres vivos perciben la verdad a través de sus interpretaciones. Un pollo percibe y entiende el mundo de una manera totalmente diferente a como lo hace una persona. Incluso distintas personas perciben y comprenden las mismas cosas de diferente modo. Por ende, el conocimiento no es sino una forma más o menos distorsionada de la verdad. En el campo de información los datos tienen la forma de estructuras energéticas complejas. Estas estructuras contienen todo lo que hace moverse a la materia según ciertas leyes. Primero, los datos del campo de información son recibidos por el subconsciente (el alma), luego la conciencia (la mente) los traduce a una descripción verbal o simbólica. Así es cómo se hacen los descubrimientos o se crea algo nuevo: como música, obras de arte; es decir, todo lo que una persona no ha podido ver ni conocer directamente. Así es también


Reality Transurfing - Volumen I

cómo los conocimientos intuitivos y los premoniciones aparecen. Es posible que todo eso te choque y te haga desconfiar. ¿Así que estamos diciendo que la mente por sí misma no es capaz de crear nada nuevo, sino que sólo es capaz de recibir datos desde el campo de información? No del todo. La mente puede construir un nuevo artículo o resolver un problema, utilizando objetos familiares o configuraciones lógicas. En otras palabras, la mente puede hacer una casa nueva de ladrillos viejos. Pero, obtener algo completamente nuevo, algo que no se pueda hacer de lo viejo, esto la mente no lo puede hacer. Los descubrimientos científicos fundamentales no surgen como resultado de razonamiento lógico, sino como destellos de inspiración, como conocimiento tomado de ninguna parte. Lo mismo es verdad para los grandes inventos. La buena música no se compone sólo de una colección de notas, sino que viene como por sí sola. Las obras maestras de arte no se crean como resultado del dominio de una técnica profesional, sino que nacen de la inspiración. Una obra de arte que ha sido pintada por alguien que domina una técnica particular no necesariamente se convierte en una obra maestra. Se convierte en una obra maestra por lo que yace fuera de los límites de una ejecución técnica excelente. La poesía que conmueve el alma no es resultado de una elección lógica de rimas, sino que procede del mismo lugar: de las profundidades del alma. El arte que está basado en la inspiración e iluminación no tiene nada que ver con la mente. Sólo luego, la mente hace suyos los productos de tal creación. Por ejemplo, la mente puede hacer una copia perfecta de una antigua obra maestra. Pero no es capaz de crear una nueva. La mente analiza los datos recibidos por el subconsciente desde campo de información, y los envuelve en una interpretación simbólica: en forma de una melodía, un cuadro, un poema, una fórmula, un diagrama, etc. De momento, somos incapaces de comprender cómo el subconsciente obtiene acceso al campo de información. Sólo podemos ser testigos de la manifestación de este acceso. Un ejemplo de esto es la clarividencia: la capacidad para percibir eventos que sucedieron antes, que están a punto de suceder o bien están sucediendo más allá de los límites de la percepción visual del clarividente. Al no comprender el mecanismo de esos fenómenos los llamamos paranormales. Los péndulos de la ciencia fundamental, no queriendo admitir su impotencia, no toman los fenómenos paranormales en serio. Sin embargo, el hecho de que no podamos explicar las cosas no significa que no sean verdad, y no podemos simplemente descartarlas. Hay personas que ven los acontecimientos en el campo de información tan claramente como si estuvieran sucediendo delante de sus mismos ojos en el mundo material. Tales personas tiene la capacidad de sintonizarse con un sector específico en el espacio de variaciones que ya ha sido manifestado. Por ejemplo, para sintonizarse con el sector de una persona desaparecida, un clarividente tiene que mirar su foto o tocar algo suyo. A veces hasta la policía utiliza los servicios de esos clarividentes. No todo el mundo puede ver tan claramente, y por tanto se cometen errores. Hay dos razones para esos errores. La primera está relacionada con que el clarividente se sintoniza


Reality Transurfing - Volumen I

con un sector que no se ha realizado y nunca se realizará. Diferentes sectores pueden, según su distancia relativa entre sí, diferir mucho o escasamente en cuanto a guiones y decorados. La segunda razón está en la interpretación de los datos por el psíquico mismo. Por ejemplo, los antiguos médiums y profetas, al observar escenas desconocidas y extrañas del futuro, las interpretaban a su manera, dependiendo de su nivel de conocimiento. Por ende, las profecías son a veces imprecisas. Tú eliges si creer o no en todo esto. Ten en cuenta que el Transurfing es sólo un modelo, que nos permite utilizar las leyes del mundo en nuestro propio interés. Esto no significa que sea la descripción de la estructura del mundo. El Transurfing tampoco es un monumento de piedra con la inscripción: «Aquí es exactamente donde está el corazón del problema». La verdad, como sabes, siempre está en alguna parte cerca. La idea de que el hombre es capaz de sintetizar algo nuevo utilizando su mente es también sólo una suposición. Es sólo que hemos sido acostumbrados a este modelo durante un largo tiempo y nos es cómodo. Debería advertirse que este diagrama familiar de la vida es tan imposible de demostrar como el modelo del Transurfing. Así, que si las cosas suceden de este modo o de otro no tiene mucha importancia para nosotros, en principio. El hecho es que la información del espacio de variaciones de algún modo llega a nuestros oídos en forma de diferentes insinuaciones, visiones, iluminaciones, señales, y si es posible debemos intentar captar su significado.

Conocimiento de ninguna parte Sólo un muy pequeño y selecto número de personas son capaces de leer claramente los datos del campo de información. La mayoría obtiene sólo ecos de estos datos en forma de premoniciones pasajeras y conocimiento vago. La gente dedicada a la ciencia y el arte se hacen iluminados después de muchos días o años empleados en la contemplación. Es difícil descubrir algo nuevo, porque es mucho más fácil para tu frecuencia mental sintonizar con sectores que ya han sido realizados en el espacio de variaciones. Algo fundamentalmente nuevo está siempre en los sectores irrealizados. ¿Pero cómo sintonizas con ellos? Eso está más allá de nosotros por ahora. Cuando la búsqueda de nuevas soluciones en sectores realizados no da resultado, el subconsciente de algún modo sale a un sector irrealizado. Tales datos no están envueltos en las interpretaciones simbólicas habituales. Por lo tanto, la consciencia los percibe como información vaga y poco clara. Si el cerebro es capaz de captar la esencia de esta información, te iluminas y obtienes una clara comprensión de las cosas. Hay muchas ambigüedades y contradicciones en el funcionamiento de nuestra conciencia y del subconsciente. Aquí no vamos a tratar todos esos problemas, sino que consideraremos sólo algunos aspectos aislados. Por sencillez, para no perdernos con terminología y semántica, nos referiremos a todo lo relacionado con la conciencia como «mente», y como «alma» a todo lo relacionado con el subconsciente.


Reality Transurfing - Volumen I

Si nuestra mente comprendiera todo lo que el alma le quiere decir, la humanidad hubiera recibido acceso directo al campo de información hace mucho tiempo. Es difícil imaginar a qué alturas habría llegado nuestra civilización si ese fuera el caso. Pero la mente no sólo no sabe cómo escuchar, tampoco quiere hacerlo. La atención de un hombre está preocupada constantemente, ya por objetos del mundo exterior, ya por pensamientos interiores y sensaciones emocionales sobre esos objetos. El monólogo interior casi nunca cesa, incluso aunque esté bajo el control de la mente. La mente no escucha las débiles señales del alma, sino que con una voz autoritaria repite una y otra vez aquello con lo que esté preocupada. Cuando la mente «piensa», opera con categorías, clasificando cualidades de objetos visibles en los sectores materializados. En otras palabras, piensa con ayuda de etiquetas establecidas: símbolos, palabras, conceptos, esquemas, reglas, etcétera. Intenta colocar toda la información en archivos apropiadamente etiquetados. Hay etiquetas para todo lo que existe en este mundo: el cielo es azul, el agua es húmeda, los pájaros vuelan, los tigres son peligrosos, el invierno es frío, etcétera. Si la información de sectores irrealizados no tiene aún etiquetas mentales, la mente la percibe como un tipo de conocimiento incomprensible. Si una etiqueta nueva se puede poner en una pieza de conocimiento o puede ser explicada en el marco de las explicaciones antiguas, entonces ahí está: se ha hecho un descubrimiento. Es siempre muy difícil encontrar una explicación para algo totalmente nuevo. Imagina a una persona que oiga música por primera vez. La música también es información en forma de sonidos. Cuando la mente recibe esta información, lo sabe, pero no la comprende. No hay aún nombre o etiqueta para ello. La comprensión viene después, cuando la mente oye música muchas veces y todas las designaciones y objetos asociados con la música se le muestran: músicos, instrumentos, notas, canciones. Pero cuando la mente oyó música por primera vez, fue un conocimiento totalmente real y efectivo y, al mismo tiempo, un misterio incomprensible. En otras palabras, la mente sabía que estaba experimentando algo y que algo existía, pero la mente no podía identificar qué estaba experimentando. Intenta explicar a un niño pequeño la siguiente definición: «la leche es blanca.» El niño sólo acaba de empezar a utilizar categorías abstractas, así que te hará un montón de preguntas. Bueno, él sabe qué es la leche. ¿Pero qué es “blanco”? Es un color. ¿Y qué es un color? Es una propiedad de los objetos. ¿Y qué es una propiedad? ¿Y qué es un objeto? Y así sucesivamente, siempre y para siempre. Sería más fácil no explicar qué es un color, sino mostrarle objetos de diferentes colores. Entonces la mente del niño sería capaz de etiquetar el parámetro en qué difieren los diferentes objetos, usando la categoría abstracta del color. Así es como él pone etiquetas y definiciones a todo lo que le rodea, y luego piensa, utilizando esas definiciones. En contraste con la mente, el alma no utiliza etiquetas. ¿Cómo puede explicar entonces el alma a la mente que «la leche es blanca»? Desde el momento en que la mente empezó a pensar utilizando categorías abstractas, su conexión con el alma lentamente comenzó a desvanecerse. El alma no utiliza esas categorías. No piensa y no habla, sino siente y sabe. No puede expresar lo que sabe con


Reality Transurfing - Volumen I

palabras o símbolos. Por tanto la mente no puede nunca estar de acuerdo con el alma. Supón que el alma esté sintonizada con un sector irrealizado y haya encontrado algo que aún no existe en el mundo material. ¿Cómo puede llevar esa información a la mente? Más aún, la mente está constantemente ocupada con su charla. Piensa que todo puede ser inteligentemente explicado, y está constantemente manteniendo toda la información bajo control. La mente está recibiendo sólo vagas señales del alma, que no puede siempre identificar con la ayuda de sus categorías. Los ambiguos sentimientos y conocimiento del alma son ahogados por los ruidosos pensamientos de la mente. Cuando el control de la mente se debilita un poco, entonces los sentimientos y el conocimiento intuitivo pueden irrumpir en la conciencia. Esa irrupción puede aparecer en la forma de una vaga premonición, que es llamada también la voz interior. La mente ha sido distraída y en ese momento notaste una sensación o algún conocimiento del alma. Eso es lo que es llamado el susurro de las estrellas de madrugada: la voz sin palabras, pensar sin pensamientos, sonido sin volúmen. Comprendes algo, pero vagamente. No estás pensando, sino que lo sientes intuitivamente. Todo el mundo en alguna ocasión en su vida ha experimentado por ellos mismos lo que es la intuición. Por ejemplo, sientes la llegada de alguien justo ahora, o que algo está a punto de ocurrir o simplemente sabes algo sin ser capaz de explicarlo. La mente está constantemente ocupada generando pensamientos. La voz del alma es literalmente ahogada por esta «batidora mental», así que al conocimiento intuitivo es difícil de acceder. Si podemos detener este curso de pensamientos y simplemente contemplar el vacío, seríamos capaces de oír el susurro de las estrellas de madrugada: la voz interior, sin palabras. El alma puede encontrar las respuestas a muchas preguntas, si sólo escucháramos su voz. Enseñar al alma a sintonizarse intencionadamente con los sectores irrealizados y forzar a la mente a escuchar lo que el alma quiere decirle, es bastante difícil. Empecemos por algo simple. El alma tiene dos sentimientos bastante claros: una sensación de paz interior y una sensación de incomodidad interior. La mente tiene interpretaciones para estos sentimientos: «me siento bien» y «me siento mal», «estoy confiado» y «estoy preocupado», «me gusta» y «no me gusta». Con cada paso que das en la vida, debes tomar decisiones: hacer algo o hacer otra cosa. La manifestación material se mueve a través del espacio de variaciones, y como resultado de esto tenemos lo que llamamos “nuestra vida”. Dependiendo de nuestros pensamientos y actos, sectores particulares están siendo realizados. El alma tiene acceso al campo de información. De algún modo ve lo que hay delante en los sectores aún no realizados, pero que se aproximan. Si el alma se ha sintonizado con un sector que aún no se ha hecho realidad, sabría lo que le espera ahí si fuera a realizarse: algo bueno o algo malo. Estos sentimientos del alma son percibidos por la mente como vagas sensaciones de paz interior o incomodidad interior. El alma muy a menudo sabe lo que le espera. E intenta con una débil voz notificar a la mente sobre esto. Sin embargo, la mente casi nunca escucha al alma o al menos no


Reality Transurfing - Volumen I

atribuye ninguna importancia a esos vagos sentimientos viscerales. La mente está atrapada por los péndulos. Está demasiado ocupada resolviendo problemas y está convencida de que sus acciones son racionales. La mente toma resueltas decisiones, gobernada por el razonamiento lógico y el sentido común. No obstante, es un hecho bien conocido que el razonamiento sensato no garantiza de ningún modo la solución correcta. El alma, en contraste con la mente, no piensa: siente y sabe. Por lo tanto, no comete errores. Con qué frecuencia oímos a la gente decir súbitamente: «¡Pero yo sabía que nada bueno resultaría de eso!» La tarea es aprender a determinar lo que tu alma le está diciendo a tu mente en el momento de tomar la decisión. Eso no es tan difícil de hacer. Sólo tienes que decirle a tu Celador que preste atención al estado en que está tu alma. Digamos que estás tomando una decisión de algún tipo. Tu mente está completamente atrapada por el péndulo o preocupada por resolver un problema. Para oír el susurro de las estrellas de madrugada, sólo tienes que recordar a tiempo que necesitas prestar atención al estado de tu alma. Esto es tan trivial que ni siquiera es interesante. Pero es así. El único problema está en prestar atención a tus propios sentimientos. La gente es más propensa a confiar en argumentos razonables que en sus propias sensaciones. Por tanto la gente ha olvidado cómo prestar atención al estado de su alma. Digamos que estás mentalmente viendo una de las posibles soluciones. En este punto la mente no es guiada por las sensaciones sino por razonamientos sensatos; y no está dispuesta en absoluto a percibir ninguna sensación. Si has conseguido recordar, entonces fíjate en lo que estás sintiendo. ¿Algo en la situación te puso en alerta o te alteró? ¿Hubo algo que sintieras peligroso o algo que no te gustó? Toma una decisión. Ahora ordena a la mente estar tranquila por un momento y pregúntate: «¿Te sientes bien o mal?» Luego escoge una solución diferente y de nuevo plantéate la pregunta: «¿Te sientes bien o mal?» Si no tienes una sensación explícita, significa que tu mente es todavía un muy pobre oyente. Deja que tu Celador te fuerce a prestar atención al estado en que está tu alma más frecuentemente. Sin embargo, es posible que la respuesta a tu pregunta sea ambigua en sí misma. En este caso, no deberías confiar en datos tan imprecisos. Lo único que queda entonces es actuar de acuerdo a las sugerencias que tu mente está haciendo. O tendrías que simplificar la pregunta. Si fuiste capaz de obtener una respuesta explícita, «Sí, esto es bueno para mí» o «No, esto es malo para mí», eso significa que has escuchado el susurro de las estrellas de madrugada. Ahora conoces la respuesta. Eso no significa que actúes de acuerdo con los dictados del alma. No siempre somos libres de actuar del modo que deseamos. Pero al menos sabrás qué puedes esperar en el sector irrealizado.

El Suplicante, el Ofendido y el Guerrero Existen dos comportamientos humanos extremos en las situaciones de la vida: ir con


Reality Transurfing - Volumen I

la corriente, como un barquito de papel sin voluntad propia, o remar contra la corriente, insistiendo obstinadamente en tu propio camino. Si alguien está sólo ahí sentado, sin tomar ninguna iniciativa o esforzarse por ir a ninguna parte, sino sólo estando ahí, entonces la vida le dirigirá. En ese caso ese alguien se convierte en una marioneta de los péndulos, y ellos determinan su suerte a su antojo. Cuando se toma una postura como esa, el hombre está renunciando a elegir su propio destino. Su elección es tener un destino predeterminado: “que sea lo que tenga que ser”. De acuerdo con esa condición, el hombre está declarando que no puedes escapar de tu suerte. Y tiene toda la razón, porque para él sucede que justo hay un destino como ese en el espacio de variaciones. Habiendo hecho esta elección, un hombre sólo puede lamentarse impotentemente de su suerte y poner sus esperanzas en las fuerzas superiores. Habiendo puesto su destino en manos de otros, un hombre se mueve por la vida sobre una de dos sendas. Moviéndose por la primera senda, puede someterse a pedir caridad para vivir su vida, apelando a péndulos o a alguna especie fuerza superior. Los péndulos obligan al Suplicante a trabajar, y él pasa toda su vida arrastrándose ante ellos, obteniendo sólo unas migajas para vivir a cambio. El Suplicante ingenuamente apela a las fuerzas superiores, pero ellas no se preocupan por él. El Suplicante ha entregado cualquier responsabilidad por su propio destino, diciendo, «Todo está en manos de Dios». Y si ese es el caso, entonces todo lo que tienes que hacer es pedir buenamente y, como Dios es misericordioso, Él te lo dará. «¡Montañas y valles! ¡Ríos y océanos! ¡Oh, cielo! ¡Oh, tierra! ¡Me inclino ante tu poder! ¡Estoy lleno de veneración y fe. Yo creo que me ayudarás a comprar mi periódico matutino!» ¿Qué, es un ejemplo demasiado exagerado? En absoluto, porque para las grandes fuerzas superiores, no hay diferencia entre un periódico matutino y un gran palacio: cualquier cosa es posible para ellas. Y si no obtuviste lo que querías, eso significa que obviamente no lo pediste suficientemente bien! Bueno, entonces sigue pidiendo. Hay un chiste ruso parecido a eso: un hombre está tumbado en su sofá, rogando: «Oh Dios, ayúdame a hacerme rico. ¡Yo se que tú puedes hacerlo! ¡Yo creo en tu grandeza! ¡Confío en tí y en tu misericordia!». Y el Señor le dice enojado: «¡Oye, tío, podrías al menos comprar un billete de lotería!» Esa es una postura cómoda: declinar toda responsabilidad por tí mismo y al mismo tiempo revolcarte en tu propia importancia interna. ¿Qué está haciendo aquí la importancia? El hombre se ha imaginado ser una figura tan importante que cree que Dios en toda su majestad y misericordia, cuida del bienestar de cada persona. Dios ya ha dado al hombre demasiado: libertad de elección; pero, debido a su naturaleza infantil, no quiere aceptar este regalo y está así constantemente descontento. Una naturaleza infantil encuentra su justificación en el hecho de que el camino hacia el objetivo está sembrado de obstáculos. De hecho, siempre hay algo en el camino a la meta de un hombre. Y ese algo son las fuerzas equilibrantes y los péndulos que son el resultado del manufacturado potencial excesivo de la importancia. Es como en ese juego infantil, 16 16

Juego infantil ruso de los años 1970-80. Consiste en evitar ser capturado por «el lobo gris». En este


Reality Transurfing - Volumen I

«¡Hola gansos-gansos! — «¡Grazna!¡Grazna!Grazna!»— «¿Tenéis hambre?» —«¡Sí, sí, sí!»— «¡Bueno, volad entonces!» — «¡No podemos, el lobo gris por la montaña no nos deja llegar a casa!». Si no le conviene el papel del Suplicante, el hombre puede elegir una segunda senda: tomar el papel del Ofendido. Es decir, expresar disgusto y exigir algo que es supuestamente su derecho. El Ofendido, por expresar sus exigencias, está trayendo incluso más daño a su destino. Veamos otra alegoría como ejemplo de esto. Un hombre va a una galería de arte, no le gusta la exposición exhibida, y se considera con derecho a expresar su disgusto. Empieza a patear, a amenazar, exigiendo que quiten la exposición, e incluso quizás empiece a romper todo a su alrededor. Naturalmente, habrá algún tipo de represalia a continuación de sus actos. El hombre se ofende aún más y sigue activamente despotricando: «¿Qué? ¡Ellos deberían haberse roto la espalda por mí!» No se le ocurre que él es sólo un invitado en este mundo. Desde el punto de vista del Transurfing, tanto el primer camino como el segundo parecen completamente absurdos. El Transurfing sugiere un camino totalmente nuevo: no pidas y no exijas, sino simplemente ve y toma. ¿Así que qué hay de nuevo sobre eso? Después de todo, así es exactamente como alguien actúa, habiendo hecho aún otra elección: mi destino está en mis propias manos. Él empieza a luchar con el mundo por su lugar bajo el sol. Tomando una posición difícil, un hombre está en guerra con los péndulos, siendo atraído a la competición en curso y abriéndose camino a codazos. Básicamente, su vida entera es una lucha continua por la existencia. El hombre ha elegido una lucha, y esta alternativa también existe en el espacio de variaciones. Ya sabemos que tanto la humillación como el descontento nos hacen dependientes de los péndulos. Recuerda de lo que hablamos en el capítulo sobre los potenciales de importancia, y todo se volverá claro para tí. El Suplicante crea un potencial a través de su culpa y está entregándose voluntariamente en manos de los manipuladores. El que pide ya cree que está condenado a pedir y esperar: tal vez alguien le dará algo. El Ofendido crea un potencial de descontento, vuelve contra sí las fuerzas equilibrantes, y está arruinando activamente su propio destino. El Guerrero, habiendo elegido la batalla, ha tomado una posición más productiva, pero su vida es difícil y requiere un montón de su fuerza. Por mucho que el hombre intente resistir, sólo se envuelve cada vez más en la telaraña. Le parece que está luchando por su propio destino, mientras de hecho sólo está gastando su energía en vano. A veces un hombre podría conseguir una victoria. ¡Pero a qué precio! Su victoria está ahí a la vista de todos, y todo el mundo es convencido una vez más que definitivamente no es fácil lograr la corona de la victoria. Así es cómo la opinión de la sociedad sobre cómo alcanzar los objetivos es formada y reforzada: para alcanzar algo, tienes que ser persistente y trabajar duro por ello, o luchar por ello valientemente. La opinión social es efectivamente formada por los péndulos. Los potenciales de ejemplo, el lobo representa los obstáculos en el camino de uno hacia su objetivo. (N. de la T.)


Reality Transurfing - Volumen I

importancia sirven de comedor para los péndulos. Si el fin es difícil de alcanzar, la importancia externa está hablando. Si sólo alguien que posea cualidades extraordinarias puede alcanzarlo, entonces está hablando la importancia interna. En el camino hacia su fin, el hombre será trasquilado. Posiblemente, se le permitirá llegar a la línea final. Y él estará muy satisfecho, sin comprender que gasta su energía mayormente en cumplir las exigencias de los péndulos, y no tanto en alcanzar su meta. La imagen que resulta es más o menos la siguiente. Para alcanzar su objetivo, un hombre debe vadear a través de una multitud de mendigos. Forman un barullo, le bloquean el paso, y le agarran de las manos. El hombre intentará justificarse, disculparse, darles dinero, empujarlos a un lado, abrirse paso y pelear con ellos. Por fin, con mucha dificultad llega a su meta. La energía gastada para el logro efectivo de su meta es sólo una pequeña parte y está destinada sólo a mover los pies en la dirección de la meta. La masa de energía restante se ha gastado en la lucha con los persistentes mendigos. Habiendo roto las cadenas de los péndulos el hombre obtendrá su libertad. Los mendigos le dejaran en paz y molestarán a otra gente. Como recordarás, para librarte de los péndulos tienes que abandonar la importancia interna y externa. Si lo haces, los obstáculos en el camino hacia tu meta simplemente se autodestruirán. Entonces serás capaz de no pedir, no exigir y no luchar, sino simplemente ir y tomar. Ahora está la pregunta de cómo entendemos la frase «ir y tomar»; ¿y qué se tiene que hacer de modo que podamos “ir y tomar” lo que queremos? Todas las partes restantes del libro se dedican a responder a esta cuestión y pronto sabrás todo sobre ello. Hasta ahora, hemos sólo esbozado la estrategia general para elegir el destino de uno. Los papeles de Suplicante, Ofendido y Guerrero no nos convienen. ¿Qué piensas, qué papel da el Transurfing al dueño de su destino para actuar en el juego llamado vida? Este es tu trabajo para casa. Por ahora, veamos las maneras tácticas de comportamiento en las situaciones de la vida.

Ir con la corriente El Suplicante y el Ofendido van involuntariamente con la corriente de la vida. El Guerrero, en cambio, intenta luchar contra la corriente. Por supuesto, no hay tipos puros de esta gente. De vez en cuando, cada uno en cierto grado toma uno de los papeles. Interpretando esos personajes, un hombre actúa extremadamente ineficazmente. Pero si no podemos luchar, ni ir con la corriente, ¿qué nos queda por hacer? Antes vimos cómo la mente autoritariamente dicta su propia voluntad, basada en el sentido común. Mucha gente razona muy sensatamente, pero al mismo tiempo no llegan a ninguna parte al resolver sus problemas. ¿Cuál es entonces la gran utilidad de tal sentido común? La mente no puede garantizar que su solución sea a toda prueba. La mente cree que sólo piensa sensatamente, cuando de hecho está realmente ofreciéndose a los


Reality Transurfing - Volumen I

péndulos. No se puede hablar de libertad de moverse con la corriente mientras un hombre esté jugando el papel del Suplicante, el Ofendido o el Guerrero. Incluso el Guerrero tiene la misma cantidad de libertad para expresar su voluntad que tiene un barquito de papel. ¿Cómo se mueve el Guerrero con la corriente de la vida? Los péndulos le provocan a una lucha con ellos, y él nada contra la corriente, no comprendiendo que sería más fácil y ventajoso utilizar la corriente. Su mente es capturada por los péndulos, pero el Guerrero está decididamente dispuesto para la batalla y, tomando resueltas decisiones, chapotea en el agua con todas sus fuerzas, cuando movimientos suaves y tranquilos hubieran sido suficientes. Y ahora imagínate que no te resistes a la corriente y no provocas ninguna turbulencia más, pero tampoco estás yendo con la corriente sin voluntad como un barquito de papel. Te estás moviendo intencionadamente de acuerdo con la corriente, notas los bancos en el camino, los obstáculos y las zonas peligrosas, y sólo utilizando movimientos suaves eres capaz de mantener la dirección elegida. Tú eres el único que está al timón. ¿Pero podemos realmente mirar la vida como una corriente? ¿Y por qué no podemos ni nadar sin ninguna voluntad, ni resistir la corriente? Por un lado, la información que yace en el espacio de variaciones es estacionaria, como una matriz. Pero al mismo tiempo, la estructura de la información está organizada en cadenas de causa-efecto. Estas dan origen a la corriente de variaciones, y esa es la corriente de la que estamos hablando. La razón principal por la que no vale la pena oponerse activamente a la corriente, es que es un enorme, inútil e incluso dañino gasto de energía. ¿Pero puede uno confiar en la corriente de variaciones? Después de todo, puede llevarte no sólo a una tranquila laguna, sino también a una catarata. Precisamente por esto, para evitar disgustos, debes corregir tus movimientos con brazadas niveladas serenas. Por supuesto, para empezar, debes elegir correctamente la dirección general de esta corriente. La dirección está determinada por tu meta elegida y los medios para su alcance. Después de haber elegido la dirección, debes confiar en la corriente lo más posible y no permitir movimientos bruscos. Cada uno conoce perfectamente la dirección general de su corriente; en otras palabras, dónde están yendo. Por ejemplo, ahora estoy estudiando, después tendré un empleo, tengo una familia, asciendo en el trabajo, construyo mi propia casa y así sucesivamente. Muchos cometen un montón de errores en su camino y se quejan, al mirar atrás. Pero no puedes hacer nada sobre ello, lo que está hecho está hecho. La corriente te ha llevado muy lejos de la meta deseada. Tu mente razonadora no puede salvarte. Sólo queda lamentar que «Si hubiera sabido dónde caería, habría puesto ahí algo blando sobre lo que aterrizar». Todo el mundo quiere saber lo que le está esperando después de la siguiente vuelta. No todo el mundo va en serio a ver adivinos o astrólogos, pero muchos se interesan en ellos, al menos por curiosidad. Una predicción o pronóstico astrológico optimista enciende una chispa de esperanza. Y cuando tienes predicciones indeseables, puedes siempre desecharlas. El modelo Transurfing no contradice la astrología. Las predicciones tienen un fundamento real para ellas: el espacio de variaciones. La astrología existe no sólo porque la


Reality Transurfing - Volumen I

gente es curiosa sobre el futuro. Si el porcentaje de aciertos fuese demasiado bajo, nadie confiaría en estas predicciones efímeras. Sin embargo, el hecho de que la corriente de variaciones existe de acuerdo con ciertas patrones, nos permite una ojeada a los sectores irrealizados del espacio. Otra cosa totalmente distinta es que los cálculos astrológicos son, por supuesto, incapaces de garantizar que sus predicciones sean de una exactitud del cien por cien, y lo mismo los clarividentes. Cada uno decide por sí mismo hasta qué punto confiar en las predicciones y pronósticos astrológicos. Dejemos de lado respetuosamente este tema y veamos qué utilidad podemos extraer de conocer sobre la corriente de variaciones. La cuestión principal es cuánto podemos rendirnos completamente a la corriente, si hemos elegido la dirección principal correctamente, y por qué deberíamos rendirnos a la corriente. Como mostramos anteriormente, la mente está bajo la constante presión de la importancia artificialmente creada y, por lo cual, no puede tomar decisiones eficaces. La importancia interna y externa es, en esencia, la principal fuente de problemas. La acción de las fuerzas equilibrantes se manifiesta como rápidos y remolinos en el camino a través de la corriente. Si echas fuera la importancia, la corriente se volverá un lecho fluvial mucho más sereno. La cuestión de si uno debería rendirse a la corriente es también una cuestión de importancia. La importancia externa obliga a la mente a buscar soluciones complicadas para problemas simples. La importancia interna convence a la mente de que está razonando sanamente y que está tomando la única decisión correcta posible. Si expulsáramos la importancia, la mente podría respirar libremente, porque se liberaría de la influencia de los péndulos y de la presión de los problemas artificialmente creados. Podría tomar decisiones más objetivas y adecuadas. Pero toda la belleza de esto radica en el hecho de que la mente no tendrá necesidad de gran intelecto, una vez liberada de la importancia. Por supuesto, para resolver los problemas cotidianos necesitarías pensamiento lógico, conocimiento y capacidad analítica. Pero todo eso no va requerir tanta energía. El hecho de que la corriente de variaciones exista es un lujoso regalo para la mente, que difícilmente alguna vez utiliza. La corriente de variaciones ya contiene las soluciones a todos los problemas. Y lo que es más, la mayoría de los problemas son creados artificialmente por la mente de alguna manera. La inquieta mente está experimentando continuamente las embestidas de los péndulos y se pone a resolver todos los problemas al mismo tiempo, mientras intenta mantener la situación bajo control. Sus tenaces decisiones son, en la mayoría de los casos, vanos manotazos al agua. La mayoría de los problemas, especialmente los pequeños, se resuelven por sí mismos, si no disturbamos la corriente de variaciones. Un gran intelecto no es de ninguna utilidad, si la solución ya existe en el espacio. Si no nos metemos en un laberinto y no interferimos con la corriente de variaciones, una decisión vendrá por sí misma. Y lo que es más, será la solución más óptima. Lo óptimo ya se encuentra en la estructura del campo de información. El asunto es que las cadenas de causa-efecto crean flujos separados en la corriente de variaciones. Esos flujos parecen ser los modos óptimos en que las causas y efectos se mueven. Todo existe en el espacio de


Reality Transurfing - Volumen I

variaciones, pero sólo las variaciones óptimas o las menos consumidoras de energía son las más probables para ser realizadas. La naturaleza no gasta energía por nada. La gente camina con las piernas y no con las orejas. Todos los procesos tienden a seguir el camino del menor gasto de energía. Por tanto, los flujos de las variaciones se organizan por la vía de menor resistencia. Y precisamente ahí se encuentran las soluciones óptimas. La mente, capturada por los péndulos, actúa en sus intereses y está constantemente saliéndose de los flujos óptimos. En otras palabras, la mente se está metiendo en un laberinto; buscando soluciones complicadas para problemas simples. Todos esos razonamientos pueden parecerte excesivamente abstractos. Pero podrías comprobar cuán reales son estos flujos, aplicando algunos de los principios descritos en este capítulo. Es verdaderamente un lujoso regalo para la mente. Cualquier problema contiene las claves codificadas para su solución. La primera clave es moverse por el camino de menor resistencia. La gente habitualmente busca soluciones complicadas, porque perciben los problemas como obstáculos. Y los obstáculos, como es sabido, deben ser superados con gran cantidad de esfuerzo. Debemos cultivar el hábito de elegir la solución más simple para el problema que surja. Todos nosotros tenemos que o aprender algo nuevo, o bien hacer algo que es ya conocido y acostumbrado para nosotros. La cuestión es, ¿cómo hacer tanto lo uno como lo otro de la manera más eficaz? La respuesta es tan simple, que es realmente difícil de creer: según el principio de ir con la corriente, debes tratar y hacer todo de la manera más fácil y simple posible. Las variaciones óptimas de cualquier acción están organizadas en flujos. Cadenas de vínculos de causa-efecto óptimos forman esos flujos. Cuando estás tomando la decisión para dar el siguiente paso en tu acción, estás eligiendo el siguiente vínculo en la cadena. Sólo necesitas determinar qué vínculo pertenece al flujo. ¿Qué hace una persona habitualmente en un caso como ese? Toma una decisión lógica, que desde el punto de vista del sentido común y la experiencia diaria parece ser la más correcta. La mente toma una decisión tenaz. Ella piensa que es capaz de calcularlo y explicarlo todo. Sin embargo, no es así, y tú mismo puedes confirmarlo: ¿cuántas veces repentinamente has recordado que algo podría ser hecho diferentemente, sólo que demasiado tarde? El problema no es que la mente no sea atenta o no sea suficientemente aguda. La mente no siempre elige la variación óptima, porque las cadenas de causa-efecto del flujo no siempre coinciden con las construcciones lógicas de la mente. Por mucho que lo intentes, rara vez elegirás la acción óptima si sólo utilizas conclusiones lógicas. La mente está habitualmente bajo la presión del estrés, los problemas, la depresión o la actividad incrementada. En otras palabras, los péndulos están constantemente tirando de ella. Por tanto, la mente ésta siempre actuando forzadamente y monta un ataque frontal sobre el mundo externo. Para elegir la siguiente cadena del flujo, sólo necesitamos liberarnos de las hilos del péndulo y seguir obedientemente justo ese flujo. Es decir, deberíamos tomar la posición equilibrada y no crear potencial excesivo. Para no crear potencial excesivo, necesitamos


Reality Transurfing - Volumen I

vigilar constantemente el nivel de importancia. Cuando estás en un estado de equilibrio con el mundo circundante, simplemente vas con la corriente. Verás una multitud de señales que te guiarán. Deslígate de la situación, no te conviertas en un participante, sino en el espectador observador. Ni un esclavo, y tampoco el amo, sino simplemente alguien que realiza acciones. Ordena a tu Celador que te llame la atención cada vez que tu mente intente tomar una tenaz decisión «razonable». Alquílate como un ejecutor, mientras observas el trabajo desde fuera. Todo es mucho más fácil de lo que parece. Cede a esta sencillez. Es la mente la que te lleva a una catarata, no la corriente de variaciones. Por ejemplo, tienes que encontrar algo que realmente necesitas en una tienda. Pero no sabes exactamente dónde está eso. La mente sugerirá la opción más razonable, pero frecuentemente la más complicada. Has recorrido media ciudad, pero al final encuentras ese artículo en una tienda junto a tu casa. Si la importancia del problema hubiera sido menor, la mente no habría buscado una solución complicada. Otro ejemplo. Tienes una lista entera de quehaceres en tus manos. ¿Cuáles deberías elegir hacer primero y cuáles después? No tienes que pensarlo. Si seguir un orden específico no es un principio que tienes, simplemente haz las cosas que te sientes bien haciendo. Muévete con la corriente; desata tu mente de la influencia de los péndulos. No estamos hablando de que te conviertas en un indefenso barquito de papel sobre las olas, sino de no dar manotazos en el agua, cuando es suficiente con brazadas suaves, ligeras y fáciles. No voy a continuar con la lista de ejemplos. Tú harás un montón de descubrimientos útiles y sorprendentes, si al menos durante el transcurso de un día intentas ir con la corriente. Cada vez que necesites encontrar algún tipo de solución, pregúntate: «¿Cuál es el modo más simple de buscar la solución?» Elige el método más simple de buscar cualquier solución. Cada vez que algo o alguien te distraiga o te lleve a desviarte, no te apresures a oponerte activamente o evitarlo. Intenta alquilarte, y observa lo que sucede a continuación. Cada vez que necesites hacer algo, pregúntate: «¿Cuál es la manera más simple de hacer esto?» Permite que las cosas sucedan de la manera más simple. Cada vez que alguien te sugiera algo o te muestre su punto de vista, no te apresures a rechazarlo o a discutir. Puede que tu mente no entienda sus ventajas y no vea algunas alternativas. Activa al Celador. Primero, observa, y sólo después actúa. Baja al auditorio y no te apresures a establecer el control sobre la situación. Permite que el juego se desarrolle en la medida de lo posible por sí solo, bajo tu observación. No des manotazos en el agua. No impidas que tu vida vaya con la corriente, y verás cuánto más fácil se vuelve.

Señales de guía ¿Pero cómo distinguir cuando se acerca un banco o una cascada de un giro normal en la corriente? Podemos orientarnos en el mundo circundante con ayuda de señales bastante


Reality Transurfing - Volumen I

tangibles. El mundo está constantemente dándonos esas señales. El tipo más conocido y difundido de señales son los augurios. Hay malos y buenos augurios. Si has visto un arco iris, es un buen augurio. Si ves un gato negro, espera una desgracia. Estos son ejemplos de supersticiones establecidas. Los augurios generalmente aceptados han sido formados como resultado de muchas observaciones y comparaciones. Si un porcentaje suficientemente alto de los augurios predicen lo que deberían, un cierto patrón es determinado, que entonces se convierte en parte de la opinión pública, porque la gente están siempre hablando unos con otros sobre fenómenos extraños. Sin embargo, los augurios no siempre se cumplen, ni mucho menos. ¿Por qué? ¿Qué sucede cuando una persona olvida algo y tiene que volver y cogerlo? El piensa: volver es un mal augurio.17 Él no tiene que creer necesariamente en los augurios, pero el estereotipo social estable no obstante arroja una sombra sobre su subconsciente. En sus pensamientos, está esperando algún tipo de suceso desagradable. Ahora bien nunca lo piensa, la persona está pensando, no voy a volver. Pero eso tampoco le va a ayudar, pues la serena corriente ha sido ya perturbada y el hombre ya ha sido arrojado al desequilibrio hasta cierto punto. Esperar una desgracia trae ciertos cambios a los parámetros de emisión mental, y el hombre es puesto en una línea de vida correspondiente a esos parámetros. Él obtiene exactamente lo que teme. Él mismo ha permitido esta posibilidad en su guión. Esto explica por qué el porcentaje de augurios “que funcionan” se hace más alto. Como ves, los augurios generalmente aceptados no pueden por sí mismos servir como leyes o incluso como reglas. ¿Por qué un gato negro precisamente es una mala señal habitual para todo el mundo? Ahora bien, considéralo de esta manera, ¿cómo demonios podría un gato negro tener ningún tipo de influencia en nuestras vidas? La influencia no es el gato, sino tu actitud hacia el augurio particular. Si crees en los augurios, ellos ayudarán a formar los acontecimientos de tu vida. Si no crees, pero tienes dudas, la influencia de los augurios se debilita, pero no obstante está ahí. Si no crees en ellos y no les prestas ninguna atención, no tendrán ninguna influencia en tu vida. Todo es muy simple: obtienes lo que admites en tu guión. Una persona que considera los augurios como supersticiones no tiene ningún indicio de su validez en la capa de su mundo. Los augurios funcionan en las capas de los mundos de otra gente, porque esa gente encuentra pruebas para su creencia en los augurios, pero nuestro escéptico no. Si los augurios mismos no tienen ninguna influencia en los acontecimientos de nuestras vidas, ¿entonces de qué señales de guía estamos hablando? El gato negro no puede tener ninguna influencia, no, pero puede servir como una señal, advirtiéndote de un acontecimiento que tendrá lugar más adelante en tu camino en la corriente de variaciones. La cuestión es entonces sólo: ¿qué señales pueden considerarse señales de guía? Después de todo, si has hecho que tu mente monitoree todo a tu alrededor, entonces podrías ver señales en todas partes. ¿Pero cómo las interpretamos? No vamos a preocuparnos de las interpretaciones. Es una tarea más bien ingrata, ya que es demasiado poco fiable e incomprensible. Lo único que puedes hacer es tomar la señal en cuenta, aumentar el nivel 17

Superstición rusa. (N. de la T.)


Reality Transurfing - Volumen I

de alerta del Celador y ser más cuidadoso. Las señales de guía son aquellas que indican un posible giro en la corriente de variaciones. En otras palabras, una señal guía sirve como un anunciador de un acontecimiento que traerá cambios bastante sustanciales a la corriente de vida. Si esperas algún tipo de giro, incluso muy insignificante, entonces aparecería una señal que señalaría su llegada. Si se acerca un giro inesperado en un futuro próximo, también puede parecer algún tipo de señal característica. ¿Qué entiendo por «característico»? La cuestión es que cuando la corriente de variaciones toma un giro, te trasladas a una línea de vida diferente. Recordemos que una línea de vida parece ser más o menos homogénea, en cuanto a la cualidad de vida se refiere. Un flujo en la corriente de variaciones puede intersectar varias líneas de vida. Estas difieren en sus parámetros. Los cambios que han tenido lugar pueden ser insignificantes, sin embargo sentirías que algo es diferente. Y esta diferencia cualitativa es la que notarás, consciente o inconscientemente: como si algo no fuera del todo lo mismo que era hace un minuto. Así, las señales de guía aparecen sólo en aquellos casos cuando se inicia una transición a otra línea de vida. Podrías ignorar un fenómeno aislado. Por ejemplo, ha graznado un cuervo pero eso no te ha alertado, no sentiste ninguna diferencia cualitativa; eso significa que estás en la misma línea de vida que antes. Pero si has prestado atención al fenómeno, habiendo sentido algo inusual, algo raro en todo el episodio, podría ser una señal. Una señal es diferente de un fenómeno ordinario en que siempre indica que el comienzo de la transición en curso, hacia otra línea de vida sustancialmente diferente, está por ocurrir. Los fenómenos que habitualmente nos ponen en alerta son aquellos que ocurren inmediatamente después de un completo traslado a una línea de vida diferente. Esto es porque las líneas de vida son cualitativamente diferentes una de otra. Esas diferencias pueden ser de varios tipos y es frecuentemente difícil explicar o señalar exactamente la diferencia efectiva: sólo tienes una sensación de que algo no está muy bien. Cuando la transición se ha completado, lo sentimos intuitivamente y a veces incluso notas cambios obvios en el aspecto de las señales. Como si de reojo viéramos, o sospecháramos, que algo nuevo ha aparecido en la corriente. Las señales sirven como indicadores, nos dicen: algo ha cambiado, algo ha sucedido. Habitualmente, un fenómeno que tiene lugar en la línea de vida actual no nos pone en alerta. Tiene la misma cualidad que los demás fenómenos de esa línea. Sin embargo, si una persona ignora todo lo que pasa a su alrededor, no será capaz de notar tampoco las señales obvias. La transición a otra línea sustancialmente distinta, normalmente sucede gradualmente, a través de líneas intermedias. Las señales en esas líneas podrían aparecer como advertencias de diferentes grados de seriedad. A veces una persona ignora la primera advertencia. La transición continúa; luego aparece la segunda advertencia; luego la tercera, y si después de esto él no se detiene, entonces sucede lo que iba a suceder en la línea final. Como ya hemos comentado, es muy difícil interpretar inequívocamente las señales.


Reality Transurfing - Volumen I

No podemos siquiera estar seguros si un fenómeno que atrajo nuestra atención es una señal o no. Sólo podemos tomar en consideración que el mundo está tratando de decirnos algo. Nos interesan más los bancos y los rápidos que se aproximan. A veces sería bueno tener al menos una insinuación de lo que nos está esperando adelante. En la mayoría de los casos, podríamos formular la pregunta de modo que hubiera dos posibles respuestas: sí o no. Por ejemplo, eso funcionará o no, tendré éxito o no, seré capaz de hacerlo o no, será bueno o malo, será peligroso o no, etcétera. Cualquier interpretación de una señal debería ser reducida a una sola pregunta, la respuesta a la cual es «positiva» o «negativa». No hay que contar con un mayor grado de exactitud. Una señal lleva en sí una insinuación sobre la cualidad del giro venidero. Si se asocia la señal con sensaciones desagradables, y te llena de recelos, desconfianza, sorpresas desagradables, preocupación, incomodidad, entonces significa que está señalando un giro negativo de los acontecimientos. Si la sensación es ambigua, no tiene sentido tratar de interpretar la señal; la evaluación no sería confiable. En cualquier caso, no deberías preocuparte demasiado o atribuir demasiada importancia a ello. Sin embargo, si ya has prestado atención a la señal, entonces tampoco deberías menospreciarla. Quizá lleve una advertencia; que deberías ser más cuidadoso o que deberías cambiar tu comportamiento o dejar de hacer algo a tiempo, o elegir otra dirección para tus acciones. Las señales pueden tomar las formas más diversas. Sólo tienes que distinguir qué significado llevan: positivo o negativo. Por ejemplo, tengo prisa, pero me bloquea el camino una pequeña anciana con un bastón. No hay manera de poder pasar alrededor de ella. ¿Qué significa esto? Lo más probable, llegaré tarde. Otro ejemplo: mi autobús, que normalmente no va muy rápido, hoy por alguna razón corre como loco. Aparentemente, he ido demasiado lejos en alguna situación y debería ser más cuidadoso. Otro ejemplo podría ser que estoy tratando de hacer algo que realmente no está yendo demasiado bien, no importa lo que haga. Hay siempre algo u otro en el camino y la cosa en general simplemente no está marchando tan suavemente como debería. ¿Quizás es un camino sin salida y no debería seguir ese camino en absoluto? La principal cosa buena de las señales es que son capaces de despertarte de soñar despierto a tiempo. Además, te hacen darte cuenta de que posiblemente estás actuando en interés de un péndulo destructivo y en tu propia desventaja. La humanidad muy a menudo comete errores fatales bajo el hechizo zombi del péndulo, y sólo después recuerdan que no estaban conscientes en absoluto de sus actos, ni en guardia. En tales casos, sería útil interpretar hasta las señales más inofensivas como advertencias. Nunca es malo mantener un sentido de precaución, siendo consciente de lo que está pasando y teniendo una visión sensata general de las cosas. Lo importante es evitar que la precaución no se convierta en ansiedad y recelo. Hay que cuidar las cosas sin preocuparse por ellas. Alquílate, y se impecable en todo lo que haces. Por extraño que pueda parecer, las señales de guía más claras y precisas son frases espontáneamente pronunciadas por otra gente, algo que fue mencionado de paso, sin poner mucha atención en ello. Si alguien está intentando clara e intencionadamente


Reality Transurfing - Volumen I

imponerte su opinión, no prestes mucha atención a ello. Pero si alguien te menciona algo espontáneamente sobre lo que podrías hacer en una situación específica, tómalo muy en serio. Las frases espontáneas son aquellas que la gente dice sin realmente pensar en ello. Probablemente puedes recordar fácilmente una situación similar, en que contestaste algo inmediatamente, casi automáticamente y sin pensar. Parece como si la respuesta estuviera ya ahí en alguna parte en el fondo de tu conciencia, y se cae de tus labios, sobrepasando el mecanismo analítico de tu mente. De una manera similar, frases irreflexivas se mencionan cuando tu mente está adormecida o cuando está ocupada con algo. Cuando la mente dormita, el alma habla y el alma, después de todo, está directamente conectada al campo de información. Por ejemplo, alguien te dice de paso: «Llévate una bufanda, cogerás un resfriado si no». Si no sigues el consejo, lo lamentarás seguro después. O digamos, estás preocupado con un problema de algún tipo, y alguien incidentalmente te recomienda algo que es de poca importancia para tí. No te apresures a desecharlo. Considera su opinión en cambio. O, en otro caso, estás convencido de que tienes razón, cuando alguien por accidente te muestra que ese no es el caso y estás equivocado. No seas testarudo. Examínalo: ¿puedes estar dando manotazos al agua? La incomodidad interior es también una señal muy clara, sólo que no le prestamos mucha atención en la mayoría de los casos. Si tienes que tomar una decisión, nadie sabe mejor que tu propia alma cómo hacerlo. A menudo es muy difícil comprender qué es exactamente lo que el alma quiere decirnos. Pero, como mostramos arriba, podemos determinar bastante inequívocamente si al alma le gusta la decisión de la mente o no. Digamos que tienes que tomar una decisión de algún tipo; detente y escucha el susurro de las estrellas de la madrugada. Pero si tu mente ha tomado ya una decisión y te has acordado del susurro demasiado tarde, intenta recordar lo que estabas sintiendo cuando tomaste la decisión. Esas sensaciones pueden describirse como: «me siento bien», «no me siento bien». Si tomaste la decisión de mala gana, si no te sentiste realmente bien, entonces claramente “no te sientes bien” sobre ello. En ese caso, si la decisión se puede alterar, ve adelante y házlo. Determinar el nivel de tu comodidad interior no es demasiado difícil. Lo único difícil es recordar a tiempo escuchar las sensaciones de uno, pues la mente cree tener autoridad en su razonamiento y así, no quiere escuchar a nadie sino a sí misma. El alto estrépito del sentido común no sólo ahoga el susurro del alma. La mente intenta siempre, de cualquier manera, argumentar y demostrar su razón. He aquí que estás ante una elección: «sí» o «no». El alma intenta objetar tímidamente: «no». La mente se da cuenta que el alma está diciendo «no», pero finge no oír el susurro del alma. Así argumenta convincentemente para apoyar su «sí», basándose en «razonamiento sensato». Después de leer estas líneas, guárdalas en un archivo aparte en tu memoria y la próxima vez cuando estés tomando una decisión, recuérdalas. Verás que todo tiene lugar exactamente como se ha descrito arriba. Te sugiero mantener en la mente esta simple y confiable fórmula para determinar


Reality Transurfing - Volumen I

cuando tu alma está diciendo «no»: si para decir «sí» tienes que convencerte y hablar contigo mismo, entonces eso significa que tu alma está diciendo «no». Recuerda, cuando tu alma está diciendo «sí», no tienes que hablar contigo mismo en nada. Más adelante volveremos a esta fórmula. Tienes que prestar atención siempre a qué señales tu mundo te está mostrando. Habiendo dicho esto, no deberías buscar señales en todo. «Mira, los pájaros vuelan alto en el cielo. ¿Qué podría significar esto?» Bueno, no tienen miedo a las alturas, por eso vuelan tan alto. Las señales sólo hay que tenerlas en cuenta y mantener en mente que pueden ser señales de guía. En cuanto te olvides de esto, los péndulos te tomarán por la mano y te podrías convertir en una víctima de las circunstancias. Especial atención debería prestarse a aquellos deseos y acciones que son capaces de cambiar tu vida dramáticamente. Si tu deseo te causa cierta incomodidad y tienes posibilidad de rechazarlo, haz exactamente eso. En este caso, el deseo no viene del alma, sino de la mente. Los deseos de la mente son impuestos siempre por los péndulos. Lo mismo es cierto de las acciones. Si ignoras la incomodidad interior que estás sintiendo, en la mayoría de los casos puede que no suceda nada horrible, pero a veces lo lamentarás. Por eso, si es posible, es mejor rechazar los deseos y acciones que evoquen incomodidad, dudas, aprensión o sentimientos de culpa. Eso te simplificará mucho la vida y te liberará de un montón de problemas. No obstante, aquí existe un «pero». Si una serie de acciones incorrectas han formado un intrincado nudo, entonces el método de simplemente rechazar deseos y acciones no siempre será apropiado. En algunos casos tendrás que hacer cosas «incómodas», como no decir la verdad o ir al trabajo que odias. Sin embargo, una vez que el nudo se desata, puedes ir hacia delante y aplicar el método de rechazar los deseos y actitudes incómodos. Esto es todo lo que se puede decir acerca de las señales de guía dentro de la estructura del modelo Transurfing. Sólo tú puedes notar e interpretar tus propias señales y no tienes que tomar un curso sobre cómo se hace. Lo comprenderás todo por tí mismo, si prestas atención a ti y al mundo que te rodea. Sólo debes tener en mente no dar demasiada importancia y significado a las señales ambiguas, ya que de este modo podrías activar interpretaciones negativas en el guión de tu vida. Para no encallar y no derivar en los rápidos en la corriente de variaciones, sólo tienes que evitar crear potenciales excesivos. Entonces podrías prescindir de las señales. Después de todo, no está a nuestro alcance comprender claramente su verdadero significado. La única señal a la que deberías prestar atención especial es a tu estado de comodidad interior, cada vez que vayas a tomar una decisión. Realmente vale la pena escuchar el susurro de las estrellas de madrugada.

Desligarse de la situación Los flujos en la corriente de variaciones alivian la mente de dos cargas abrumadoras: la necesidad de resolver todos los problemas racionalmente y de tener todas las situaciones


Reality Transurfing - Volumen I

bajo control constante. Por supuesto, las cargas se levantarán sólo si la mente quiere librarse de ellas. Para que esto ocurra, la mente necesita una explicación más o menos racional de por qué es una mejor opción no cargar con estos dos pesos. Como probablemente has notado, hay un montón de irracionalidades en este libro, de cosas que no se conforman al sentido común. Y aunque el Transurfing no está dirigido a explicar la estructura de este mundo, aún tengo que, de una u otra forma, presentar argumentos para apoyar todas esas conclusiones que parecen chocantes para la mente. ¿Cómo más? Sacudir el sólido muro del sentido común es muy difícil. La mente no está acostumbrada a aceptar pruebas basadas sólo en la fe. Demanda hechos que estén basados en la evidencia real. Tú mismo puedes obtener evidencia real, si pones a prueba los principios y métodos del Transurfing en las situaciones del mundo real. Yo sólo puedo introducirte a ciertos argumentos, de modo que se calme la desconfiada mente. De lo contrario, no sólo no comenzarías a verificar ninguno de estos principios, sino que ni seguirías leyendo más. Y sin embargo, esto es realmente sólo el comienzo. Aún hay muchos más descubrimientos esperándote más adelante. Las dos pesos abrumadores que nuestra mente está cargando le fueron impuestos: «¡Usa tu cabeza! ¿Te das cuenta de lo que haces? ¡Explica tus actos! ¡Haz tus deberes, porque sólo si aprendes a utilizar tu mente serás capaz algún día de lograr algo en la vida. ¡Cabeza de chorlito! ¿No aprenderás nunca?» Nuestros profesores y las circunstancias de la vida han hecho un «soldado» de nuestra mente; un soldado dispuesto en cualquier momento a encontrar una explicación, a dar una respuesta a cualquier pregunta planteada, a valorar una situación, a tomar una decisión, a mantener el control sobre lo que está ocurriendo. La mente es enseñada a actuar racionalmente, con sentido común. Pero no pienses que estoy tan lleno de mí mismo que estoy preparado para eliminar por completo el sentido común. Es de hecho todo lo contrario; el sentido común es una colección de reglas necesarias mínimas, que te dicen cómo deberías comportarte en el mundo que te rodea para sobrevivir. La mente sólo está cometiendo un error: está siguiendo este conjunto de reglas demasiado literalmente y demasiado estrictamente. La obsesión con el sentido común impide a la mente mirar alrededor y ver lo que no concuerda con esas reglas. Y hay tantas cosas en este mundo que divergen del sentido común. La prueba de esto es la incapacidad de nuestra mente para explicarlo todo, o protegernos de los problemas. Hay un modo muy fácil de salir de esta situación: confiar en los flujos en la corriente de variaciones. La base de esta lógica es también muy simple: como sucede, la conveniencia radica en estos flujos, y eso es exactamente lo que la mente está buscando. Como sabes, los flujos siguen el camino de menor resistencia. La mente se esfuerza en razonar sensata y lógicamente, basándose en los vínculos de causa y efecto. Pero el hecho de que la mente no es perfecta le impide orientarse en el mundo circundante, y encontrar sólo las decisiones correctas. Pero la naturaleza es en esencia perfecta; así hay más conveniencia y lógica en los flujos que en la argumentación más sabia misma. Y por mucho que la mente esté


Reality Transurfing - Volumen I

convencida del hecho de que piensa sensatamente, se equivocará no obstante. Sin embargo, la mente cometerá errores en cualquier caso, pero habrá menos si modera su empeño y, si es posible, permite que los problemas se resuelvan por si mismos sin interferir activamente con el proceso. Eso es lo que llamamos desligarse de la situación. En otras palabras, debes aflojar tu agarre, disminuir la cantidad de control, no disturbar al flujo y dar más libertad de acción al mundo circundante. Tú ya sabes que presionar y empujar al mundo no sólo es inútil sino también perjudicial. Cuando no está concordando con el flujo, la mente está creando potencial excesivo. El Transurfing propone un camino totalmente distinto. Primero, nosotros mismos creamos nuestros obstáculos bombeando potencial excesivo. Si disminuyeras la importancia, los obstáculos se eliminarían por sí mismos. En segundo lugar, si un obstáculo no cede a tus esfuerzos, no deberías luchar con él. Sólo rodéalo. Las señales de guía pueden ayudarte. El problema de la mente se encuentra también en su tendencia a percibir los acontecimientos que no encajan en su guión como obstáculos. La mente habitualmente planea y calcula todo con anticipación, mientras si algo imprevisto sucede repentinamente, la mente empieza a luchar activamente contra ello, para ajustar los acontecimientos a su propio guión. Como resultado, la situación empeora aún más. Por supuesto, la mente no está en condiciones de planear los acontecimientos idealmente. En este punto, más libertad ha de ser dada al flujo. El flujo no está interesado en arruinar tu suerte. Una vez más, eso sería desaconsejable. Es la mente la que arruina tu destino con sus acciones irrazonables. Lo conveniencia, desde el punto de vista de la mente, es cuando todo va de acuerdo al guión prediseñado. Todo lo que no concuerda con el guión es percibido como un problema indeseable. Y los problemas tienen que ser resueltos. Así la mente toma esta misión con gran diligencia, creando nuevos problemas. De esta manera la mente misma acumula todo un montón de obstáculos en su camino. Piénsalo: ¿cuándo la gente se siente feliz, cuándo experimenta satisfacción, cuándo están satisfechos consigo mismos? Cuando todo va de acuerdo al plan. La menor desviación del guión es percibida como un fracaso. La importancia interna no permite que la mente acepte la posibilidad de desviaciones. La mente piensa: «Después de todo, he calculado y planificado todo con antelación. Yo debería saber mejor qué es bueno y qué es malo para mí. Estoy siendo sensato». La vida con frecuencia da regalos a la gente, que acepta de mala gana, sólo porque esos regalos no forman parte de su plan. «¡Yo quería un juguete diferente!» La realidad es tal que difícilmente obtenemos justo los juguetes que habíamos planeado tener; así, andamos todos sombríos y disgustados. ¡Y ahora imagínate cuánto más disfrutable sería la vida, si sólo la mente disminuyera su importancia y reconociera el derecho a existir de las desviaciones en el guión! Cada uno puede regular el nivel de su propia felicidad. La mayoría de la gente sitúa demasiado alto el listón inferior de felicidad, y así no se consideran felices. No estoy predicando que deberías ser feliz con lo que tienes. La dudosa fórmula del tipo «si quieres


Reality Transurfing - Volumen I

ser feliz, entonces sé feliz» no es adecuada para el Transurfing. Tendrás tu juguete, pero de eso hablaremos más tarde, en la parte dos y tres. Ahora hablamos sobre cómo evitar sucesos desagradables y cómo disminuir el número de problemas. La mente no puede utilizar las soluciones ya preparadas para los problemas en los flujos de la corriente de variaciones. Esto es sólo porque la mente no está dispuesta a permitir cualquier desviación en su guión. La maniática tendencia de la mente a mantener todo bajo control vuelve la vida una constante batalla contra la corriente. ¿La mente no podría permitir a la corriente de variaciones moverse por si misma sin someterla a su voluntad ahora, podría? Así, llegamos al error principal de la mente. La mente no se está esforzando para controlar sus movimientos en la corriente, sino la corriente misma. Esta es una de las mayores razones por de por qué los problemas y sucesos desagradables aparecen. El flujo conveniente, al moverse por la vía de menor resistencia, no puede crear problemas u obstáculos. Son creados por la mente embrollada. Activa al Celador y, al menos por el transcurso de un día, observa cómo tu mente está tratando de controlar la corriente. Se te propone algo, y tú lo rechazas. Alguien está intentando decirte algo, tú lo desechas. Alguien expresa su opinión, y discutes con él. Alguien hace algo a su manera, y lo pones en la senda correcta. Te ofrecen una solución, tú la rechazas. Esperas una cosa, pero obtienes algo totalmente diferente y expresas tu descontento. Alguien interfiere contigo, y pierdes la paciencia. Algo va en contra de tu guión, y lanzas un ataque frontal para dirigir la corriente al canal necesario. Puede que para ti en particular, todo ocurra un tanto diferentemente, pero hay un grano de verdad en todo esto. ¿Estoy en lo cierto? Ahora intenta aflojar tu agarre de control y concede más libertad a la corriente. No estoy sugiriendo que estés de acuerdo con todo o que aceptes todo lo que se te entregue. Simplemente cambia tus tácticas: cambia el centro de gravedad desde el control a la observación. Procura observar más que controlar. No te apresures a desechar las cosas, a objetar, a discutir, a impulsar tus propias opiniones, a interferir, a controlar o a criticar. Da a la situación una oportunidad de resolverse por si misma sin tu intervención o tu resistencia activa. Y quedarás, si no pasmado, al menos sorprendido; eso seguro. Y lo que sucederá será una cosa completamente paradójica. Al renunciar al control sobre las situaciones, ganarás aún más control del que tenías antes. Un observador despegado tiene siempre más ventaja que un participante de primera mano. Es por lo que estoy constantemente repitiendo: alquílate. Cuando mires atrás, te convencerás de que tu control iba contra la corriente. Las sugerencias de los demás tenían mucho sentido; discutir con ellos era completamente inútil. Tu interferencia era en vano. Lo que veías como obstáculos no eran obstáculos en absoluto. Los problemas se resuelven bastante bien incluso sin tu conocimiento. Todo lo que has recibido que no planeaste, no fue tan malo después de todo. Las frases incidentales que fueron mencionadas de paso fueron realmente bastante válidas. Tu incomodidad interior servía como una advertencia. No has gastado ninguna energía en exceso y quedaste satisfecho. Este es ese magnífico regalo de la corriente a la mente del


Reality Transurfing - Volumen I

que hablé al principio. Y por supuesto, además de todo lo mencionado antes, recordemos a nuestros «amigos». Moverse de acuerdo con la corriente se hace difícil por los péndulos. Producen provocaciones a cada paso que da una persona, obligándole a golpear violentamente el agua con los puños. A los péndulos no les gusta la existencia de flujos en la corriente, por una simple razón: el flujo va en la dirección del mínimo consumo de energía. La energía que gasta uno que lucha contra la corriente va a crear potencial excesivo y a alimentar a los péndulos. El único control del que vale la pena hablar es sobre el nivel de importancia externa e interna. Recuerda que precisamente es la importancia la que interfiere con cualquier intento que hace la mente para desvincularse de la situación. Desvincularse de la situación es en muchos casos mucho más eficaz y útil que insistir en el propio camino de uno. El esfuerzo de la gente por autoafirmarse da lugar al hábito de demostrar la importancia de uno ya desde la infancia. De esto surge la tendencia, perjudicial en todos los sentidos, a demostrar que «yo tengo razón», no importa lo que cueste. Esos esfuerzos crean un potencial excesivo y entran en conflicto con los intereses de los demás. Muy a menudo la gente intenta demostrar que ellos tienen razón, incluso cuando el veredicto por un lado u otro lado no afecta directamente a sus intereses. Existen personas, cuyo sentimiento de la importancia interna es tan exagerado, que procuran salirse con la suya incluso en los más pequeños detalles. La importancia interna se trasforma en una manía de mantenerlo todo bajo control. «Demostraré a todo el mundo que yo tengo razón, cueste lo que cueste». Es un hábito muy perjudicial. Realmente complica la vida de uno, y particularmente la vida del defensor de la verdad. Si tus intereses no han de sufrir demasiado por ello, entonces sigue adelante y desvincúlate de la situación. Deja a los demás el derecho a dar manotazos en el agua. Si lo haces con plena consciencia, entonces inmediatamente te sentirás tan aliviado y simplemente maravilloso; incluso más que si hubieses demostrado tu punto de vista. Te traerá satisfacción el hecho de haber subido el siguiente escalón: no te has puesto a demostrar tu importancia, como siempre, sino que has actuado como un padre sabio con sus hijos insensatos. Pongamos un ejemplo más. El empeño excesivo en el trabajo es tan perjudicial como una actitud descuidada. Supongamos que te las has arreglado para conseguir ese trabajo de prestigio con el que has soñado desde hace mucho tiempo. Te planteas altas exigencias, pues consideras que debes dar lo mejor de tí mismo. Eso es verdad. Pero, si demasiado celosamente coges el toro por los cuernos, lo más probable será que no aguantes la presión, sobre todo si el trabajo es difícil. En el mejor de los casos, tu trabajo será ineficaz; mientras en el peor, tendrás una crisis nerviosa. Incluso puedes llegar a la conclusión falsa de que no eres capaz de cumplir con este trabajo. Otra opción también es posible. Despliegas una vigorosa actividad en tu nuevo trabajo y de este modo perturbas el orden establecido de las cosas. Podría parecer que es mucho lo que se puede perfeccionar en el trabajo, y estás absolutamente seguro de actuar correctamente. Sin embargo, si tus innovaciones destruyen el modo de vida habitual en el


Reality Transurfing - Volumen I

lugar de trabajo, no esperes que de ahí venga nada bueno. Es el caso en que la iniciativa es punible. Te han puesto en una lenta, pero tranquila y equilibrada corriente, y empezaste con todas tus fuerzas a dar manotazos al agua, intentando nadar más rápido. ¿Entonces qué, resulta que uno no puede decir ni palabra en contra y no vale la pena destacarse en absoluto? Bueno, tampoco es para tanto. Enfoca esta cuestión desde el punto de vista práctico. Puedes enfadarte y criticar sólo aquello que te moleste directamente, y sólo cuando tu crítica pueda mejorar algo. Nunca critiques lo que ya ha sucedido y no puede ser cambiado. En todo lo demás, necesitas ir con la corriente; pero no literalmente, estando de acuerdo con todo y todos, sino sólo mover el centro de gravedad del control a la observación. Observa más y no te apresures a controlar las situaciones y todo lo demás. El sentido de la moderación, cómo y cuando interferir, vendrá solo; no te preocupes por eso.

Resumen • • • • • • • • • • • • • • • • •

La mente interpreta la información utilizando una colección de etiquetas bien establecidas. El alma no piensa ni habla, sino siente y sabe. La mente es sólo capaz de crear una versión relativamente nueva de una casa hecha de viejos ladrillos. Los descubrimientos completamente nuevos vienen de sectores irrealizados. El alma sirve como mediador entre la información completamente nueva y la mente. El alma acepta la información irrealizada como conocimiento sin interpretaciones. Si la mente logra interpretar la información del alma, es hecho un descubrimiento. La mente es capaz de determinar inequívocamente el estado de comodidad interior. Entrénate en prestar atención a la comodidad interior. Al rechazar la importancia, obtienes la libertad de elegir tu destino. La libertad de elección te permite dejar de pedir, dejar de exigir y dejar de luchar. Permítete ir y tomar lo que quieras. La estructura de información está organizada en cadenas de vínculos causa y efecto. Los vínculos de causa y efecto dan lugar a la corriente de variaciones. Las vías de menor resistencia están organizadas en flujos separados. Los flujos en las corrientes de variaciones ya contienen en sí mismos las soluciones a todos los problemas. La importancia interna y externa echa a la mente fuera del flujo óptimo. Es la mente lo que te lleva hacia una cascada, no los flujos en la corriente de variaciones.


Reality Transurfing - Volumen I

• • • • • • • • • • • • • • • •

Todo es más fácil de lo que parece. Entrégate a esta sencillez. No es el augurio lo que funciona, sino tu actitud hacia él. Las señales de guía indican un posible giro en la corriente de variaciones. Las líneas de la vida difieren cualitativamente una de otra. Las señales nos ponen en alerta, porque aparecen durante una transferencia a otra línea de vida. Las señales se pueden distinguir por su capacidad para crear una sensación de que algo no va bien. Las frases espontáneas se pueden percibir como claras instrucciones sobre las que puedes actuar. El estado de incomodidad interior es una señal clara. Si tienes que hablar contigo mismo en algo, significa que tu alma está diciendo «no». Si tienes la posibilidad de rechazar una decisión incómoda, recházala. Debes aflojar el agarre y aceptar acontecimientos imprevistos en tu guión. La importancia obstaculiza aceptar la posibilidad de desviaciones en tu guión. La mente se esfuerza para controlar, no su propio movimiento a lo largo de la corriente, sino la corriente misma. Cambia el centro de gravedad desde el control a la observación. Renunciando al control, obtendrás un control real sobre la situación. Si te mueves a favor de la corriente de variaciones, el mundo saldrá a tu encuentro.

_____________________ Traducción del inglés: Javier Encina.


Reality Transurfing - Tomo I