Page 1


[LA DESCONOCIDA HISTORIA DEL TACTEÑO MARIANO PORTALES Y OTROS PRISIONEROS DE GUERRA EN SAN BERNARDO – EL BATALLÓN VICTORIA]

Cuadernillos Culturales El Canelo de Nos

Telegrama: “IQUIQUE 21 de Mayo AM…punto Hundida Esmeralda 3º ataque espolón Huáscar…punto Cae Comandante Chileno sobre cubierta enemiga…punto Seguido de 4 más que lo siguieron…punto” Así era informado en un telegrama el hundimiento de la Esmeralda el 21 de mayo de 1879, durante el desarrollo del Combate Naval de Iquique. La escuadra chilena mantenía un bloqueo estratégico en la rada de Iquique, informados de los avances y movimientos de Perú sobre el dominio del mar. Las corbetas “Esmeralda”, “Chacabuco” y “Abtao”, la cañonera “Magallanes”, la goleta “Covadonga”, “Lamar” y el vapor “Cousiño” cumplían la misión de desviar los planes peruanos y disputar sin tregua el territorio del Pacífico, obligándolos de esta forma a retroceder. En mayo del mismo año, el Almirante Williams Rebolledo tomó la decisión de atacar a la escuadra peruana en las costas del Callao, aventurándose junto a sus hombres en un terreno desconocido con las cañoneras y los vapores, avanzando vertiginosamente al primer enfrentamiento y asegurar el bloqueo a Iquique. El Comandante Prat quedó a cargo de la corbeta Esmeralda y del resto de las naves, mientras la acción era llevada a cabo. Perú toma la decisión de zarpar el 16 de mayo con el fin de contrarrestar la acción chilena, justo el mismo día que la Escuadra chilena tomaba rumbo a El Callao. Sin embargo ambas escuadras no se avistaron. Llegados a Arica, el General peruano Mariano Ignacio Prado alertó la situación de desprotección de las naves chilenas en Iquique e inmediatamente ordenó al Monitor “Huáscar”, a cargo del Capitán de Navío Miguel Grau y a la fragata “Independencia”, a cargo de Guillermo Moore, un ataque sorpresa. Esta estrategia bélica incluyó además provocar un desabastecimiento de agua para las tropas chilenas apostadas en Antofagasta. Finalmente, el 21 de mayo de 1879, fecha conocida por todos, y con el bloqueo permanente de Chile hacia el Perú, se distinguen entrando a la bahía a la Fragata Blindada Independencia y al Monitor Huáscar, señales inconfundibles e inevitables de un choque armado. Cuadernillo Cultural N° 2 – Por Marcelo Mallea Hernández


[LA DESCONOCIDA HISTORIA DEL TACTEÑO MARIANO PORTALES Y OTROS PRISIONEROS DE GUERRA EN SAN BERNARDO – EL BATALLÓN VICTORIA]

Cuadernillos Culturales El Canelo de Nos

La “Esmeralda” fue advertida inmediatamente y su Comandante Arturo Prat Chacón subía a cubierta, con la intención de conferenciar, mientras el Monitor Huáscar, sin mediar izaba la bandera de combate. Un hecho curioso y desconocido en la historia de Chile, es que en ese momento se encontraban en la rada cinco buques; la “Covadonga”, el “Huáscar”, la “Independencia”, el “Lamar” y por último la “Esmeralda”. Si juntamos las primeras letras de cada barco formaremos la palabra “CHILE”. Frente a gritos y arengas de sus Comandantes de ¡Viva el Perú!, comenzaban a alistarse los marinos para el combate, mientras que en tierra los habitantes avistaban las naves listas a pelear. Prat empuñando su espada daba instrucciones tácticas a sus hombres, izando las señales y contraseñas pertinentes a ese difícil momento, declarando la famosa frase: “Muchachos, la contienda es desigual, pero ánimo y valor. Nunca se ha arriado nuestra bandera ante el enemigo y espero que no sea ésta la ocasión de hacerlo. Por mi parte, os aseguro, que mientras yo viva, esa bandera flameará en su lugar y si yo muero, mis oficiales sabrán cumplir con su deber”. Sacó su gorra arengando el ¡Viva Chile!, frente al escenario natural que alzándose desventajosamente para Chile tomaba forma de fuego salido de la boca del Huáscar. Prat comandó las operaciones aquel día con firmeza y ordenó al Almirante Carlos Condell, a cargo de la goleta “Virgen de Covadonga” precaución y a “Lamar” alejarse del área de fuego. Sin embargo, el Monitor Huáscar, un navío construido en Inglaterra, de gran envergadura, fierros de gran espesor, cañones montados en forma giratoria sobre una base y un blindaje superior, recibía cañonazos de los buques chilenos, que luego rebotaban sobre una coraza a prueba de impactos fuertes. Producto de estas maniobras, la Esmeralda, un buque también proveniente de Inglaterra, pero cuyo casco era de madera y cobre, con un sistema de propulsión a máquinas y vela, reventó de inmediato sus calderas, disminuyendo por cierto sus posibilidades de navegación y evasión de impactos. La estrategia usada por Prat fue acercar a la Esmeralda a la playa, obligando al Huáscar a realizar disparos de menor envergadura y curvatura, ya que se encontraba mucha población expectante en sus arenas. Por otro frente, la Independencia y la Covadonga iniciaban otro capítulo al cual no me referiré en este relato. Cuadernillo Cultural N° 2 – Por Marcelo Mallea Hernández


[LA DESCONOCIDA HISTORIA DEL TACTEÑO MARIANO PORTALES Y OTROS PRISIONEROS DE GUERRA EN SAN BERNARDO – EL BATALLÓN VICTORIA]

Cuadernillos Culturales El Canelo de Nos

Al cabo de más de una hora, el trecho se hacía cada vez más corto entre ambas naves y la Esmeralda no presentaba marcas de cañones del Huáscar, por la distancia y cierta prudencia de éste por las demostraciones patrióticas de los tripulantes comandados por Prat. Entonces, la Esmeralda fue atacada por tierra, cruzándose con la arremetida marítima. Los primeros mártires caían en la cubierta de una Esmeralda cansada y erosionada, con sus máquinas deshechas esforzándose por esquivar un espolón mortal que encontraban a ambas naves frente a frente, soportando también cañonazos a corta distancia, describiendo una matanza sin igual de marinos chilenos, cuarenta o cincuenta al menos. La Esmeralda defendía su posición con balas de fusiles en medio de cuerpos mutilados y agónicos patriotas heridos. Prat saltó al abordaje del Huáscar, seguido del Sargento Juan de Dios Aldea y el marino Luis Ugarte. Sin embargo, Grau ordenaba el retiro del buque, evitando que más marinos chilenos pisaran la cubierta enemiga. Arturo Prat corrió la misma suerte, sin rendirse, hasta el final. Los sobrevivientes, convencidos y heridos por la muerte de su comandante, no cesaron la lucha hasta el hundimiento definitivo de la Esmeralda. La historia nos habla que Arturo Prat, el héroe de Iquique recibió un balazo en la frente a manos de un marinero que salió de cubierta, muriendo instantáneamente. Para Perú, la versión de este último relato presenta variaciones, mencionando al marino de nombre Mariano Portales como el autor de la muerte de Prat. Para los peruanos, el término “calancho”, es decir marinos que huían del combate no era aplicable y al igual que los chilenos soportaron los embistes de las naves chilenas. ¿Quién fue Mariano Portales, el infante de marina que dio muerte a Arturo Prat Chacón en la cubierta del Huáscar?. Las crónicas muestran a este hombre de 34 años de edad, nacido en Tacna, portando su fúsil y bayoneta listas a ser usadas en contra de Prat, certeramente. Los periódicos de la época se refirieron al hecho como un gran acontecimiento público y Manuel Zanutello Rojas, escribe de Mariano en el libro “El Almirante Grau y la Plana menor del Huáscar”, dedicándole una biografía, añadiendo arbitrariamente que Prat resbaló y no abordó.

Cuadernillo Cultural N° 2 – Por Marcelo Mallea Hernández


[LA DESCONOCIDA HISTORIA DEL TACTEÑO MARIANO PORTALES Y OTROS PRISIONEROS DE GUERRA EN SAN BERNARDO – EL BATALLÓN VICTORIA]

Cuadernillos Culturales El Canelo de Nos

Lo único fidedigno es que Mariano Portales, luego de participar en campañas posteriores, fue tomado prisionero y enviado a…San Bernardo. Aquí estuvo confinado este personaje histórico que dio muerte a uno de los hombres más valerosos de nuestro país. Poco se sabe de su cautiverio en nuestra ciudad, junto a numerosos prisioneros peruanos y bolivianos provenientes del Huáscar. Según el libro del profesor e historiador Raúl Besoaín Armijo “Historia de la Ciudad de San Bernardo”, los oficiales y prisioneros eran establecidos en varios hoteles, pero pudiendo desplazarse con absoluta libertad y sin grandes apuros.

CAIDA DEL HUASCAR Estamos en el Pueblo de San Bernardo, año de 1879, en las semanas posteriores a la captura del Blindado peruano “Huascar” durante el Combate Naval de Angamos de la Guerra del Pacífico, un 8 de octubre de aquel año y donde se enfrentaron los buques peruanos Huascar y Unión, contra los buques chilenos Cochrane, Blanco Encalada, O’Higgins y Covadonga. El Almirante peruano Miguel Grau moría en el combate, dejando tras de sí un futuro incierto para los jefes y oficiales capturados del Huascar, quienes fueron apresados y condenados a cumplir sus sentencias en San Bernardo. La destrucción del Huascar en el Combate de Angamos fue total según consta el parte de guerra escrito por don Manuel Melitón Carvajal, el 16 de octubre de 1879… …”como diez minutos después de haber recibido estas averías sufrimos otra de mayor consideración. Un proyectil chocó en la torre del comandante, la perforó y estallando dentro hizo volar al Contralmirante señor Grau, que tenía el mando del buque, y dejó moribundo al teniente 1º don Diego Ferré que le servía de ayudante. Tomó entonces el mando del buque el Segundo Comandante Capitán de Corbeta Elías Aguirre, y bajo sus órdenes se continuó el combate cada vez más tenaz y sostenido…” El Gobierno de Chile encargó al Coronel chileno, señor José Antonio Bustamante el arriendo de una casa-quinta en el pueblo de San Bernardo, por la suma de cien pesos mensuales, ubicada en calle Freire para recibir a los prisioneros, en su mayoría Jefes y Oficiales.

Cuadernillo Cultural N° 2 – Por Marcelo Mallea Hernández


[LA DESCONOCIDA HISTORIA DEL TACTEÑO MARIANO PORTALES Y OTROS PRISIONEROS DE GUERRA EN SAN BERNARDO – EL BATALLÓN VICTORIA]

Cuadernillos Culturales El Canelo de Nos

La vida de aquellos prisioneros era distendida, bajo una libertad “bajo palabra”, incluso algunos recibían visitas de familiares y amigos. Uno de los prisioneros de nombre Francisco Retes, escribe su paso por nuestra ciudad: San Bernardo, Octubre 15 de 1879 Querida mamá: Anoche llegamos á esta pequeña población situada a muy corta distancia de Santiago, en donde estamos perfectamente alojados en una casa huerta. Espero por el gobierno y recibiendo las mayores atenciones de parte de los encargados de cuidarnos”. Se sabe que San Bernardo era lugar de confinamiento y morada provisoria, hasta que el Gobierno estableciera las bases para el “canje” de prisioneros con Perú. Otros tantos alojaron en casas de familias sanbernardinas, a quienes el gobierno les daba una “bonificación” para alimentarlos y mantenerlos. Mariano Portales, fue beneficiado con un canje de prisioneros. Igual suerte tuvo Felipe Miguel Rotalde Oliva, médico cirujano quien cursó estudios de medicina en la Facultad de San Fernando de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Durante un lapso de tiempo ofició como practicante en un hospital militar de Perú e ingresando a la Marina de Guerra de ese país, sirviendo en la Fragata “Independencia” y posteriormente en el Monitor “Huáscar”, obteniendo el grado de cirujano de 1ª Clase, que es equivalente a Mayor o Capitán de Corbeta. La historia nos cuenta que Rotalde, ya embarcado en el Huáscar y bajo el mando de Miguel Grau, participando de toda la campaña en contra de Chile, asistió a los heridos del Combate de Angamos, donde resultó herido, tomado prisionero y trasladado hasta San Bernardo. Él y Mariano Portales compartieron sus días en la ciudad de San Bernardo, pero beneficiados con este canje en 1879. Otro de los reclusos de importancia que vivieron en San Bernardo, fue Pedro Garezón Thomas, el último comandante del Monitor Huáscar, un joven de 28 años de edad, quien asumió la responsabilidad, una vez muerto Miguel Grau.

Cuadernillo Cultural N° 2 – Por Marcelo Mallea Hernández


[LA DESCONOCIDA HISTORIA DEL TACTEÑO MARIANO PORTALES Y OTROS PRISIONEROS DE GUERRA EN SAN BERNARDO – EL BATALLÓN VICTORIA]

Cuadernillos Culturales El Canelo de Nos

Garezón, al no sostener el combate por mucho tiempo tomó la decisión de hundir la nave al momento de ser capturada por marinos chilenos. Quien estuvo mucho más tiempo en San Bernardo, casi dos años, fue Alexander Dehne, veterano de la Guerra del ’79, nacido en Berlín, Alemania, el año 1853 y conocido en Bolivia como “Alejandro”, Teniente Coronel, hijo del militar prusiano Heinrich Friedrich Dehne. Alexander o Alejandro, realizó sus estudios en la Real Academia Técnica de Artillería de Branderburgo. Estos conocimientos le permitieron llevar los primeros cañones “Krupp” a Bolivia, donde además ofreció una capacitación el gobierno para su manejo y ocupación, tal como el nos relata: “En el año 1879 fui contratado en mi patria para venir a servir en el ejército de Bolivia como Jefe instructor de Artillería y en tal calidad me incorporé en el ejército boliviano en la ciudad de Tacna al principio de la campaña del Pacífico…". En noviembre del año 1879, se incorporó a Tacna como Jefe Instructor de Artillería del ejército boliviano, participando posteriormente en la Batalla del “Alto de la Alianza” en mayo de 1880, donde fue herido y debió sortear muchos inconvenientes. Su cautiverio duró cerca de dos años en San Bernardo, pese a que el gobierno alemán pidió su liberación, a condición que prestara sus servicios en el ejército chileno. Al respecto, escribe en una de sus cartas al presidente boliviano: “...habiendo concurrido a la batalla del Alto de la Alianza y caído en ella prisionero y conducido como tal a San Bernardo donde cerca de dos años sufrí el cautiverio consiguiente negándome a las solicitaciones que se me dirigieron de pasar a servir al ejército chileno... " . Al retornar a Bolivia, elaboró un manual de Artillería que aún se conserva en el Archivo Nacional de la ciudad de Sucre. Estos y otros relatos de prisioneros peruanos y bolivianos nos hablan de personajes importantes en los desarrollos de las batallas y campañas en contra de nuestro país y cuya huella se perdió en la historia.

Cuadernillo Cultural N° 2 – Por Marcelo Mallea Hernández


[LA DESCONOCIDA HISTORIA DEL TACTEÑO MARIANO PORTALES Y OTROS PRISIONEROS DE GUERRA EN SAN BERNARDO – EL BATALLÓN VICTORIA]

Cuadernillos Culturales El Canelo de Nos

EL BATALLON VICTORIA Los hechos de la Guerra del Pacífico hicieron eco en los habitantes de la Villa de San Bernardo, la cual no estuvo ajena a este acontecimiento histórico, formando su propio Batallón Cívico Movilizado que llevó el nombre de “Batallón Victoria”. La historia comienza en la Plaza de Armas de la Villa, el año de 1879. Una multitud de parroquianos acuden al llamado patriótico de varios oradores que con encendidos discursos alistan lo que sería una proclama en pro del país. El reto de la república de Bolivia conlleva a una serie de acciones ciudadanas en todo el país y los habitantes de San Bernardo deben organizar un cuerpo militar y constituirse para entrar de lleno al teatro de la guerra. Para esto, se solicitan los implementos necesarios al Supremo Gobierno para la formación del Batallón, tales como “fornitura y jefe de instrucción para dar principio al acto disciplinario de la tropa militar”. Los discursos de tan prestigiosos oradores encendieron las almas de la multitud que enarbolaba el pabellón patrio, respondiendo positivamente a la convocatoria. Pero esto, sería sólo el comienzo de una larga aventura, donde el Gobierno acepta el “ofrecimiento de sus honorables habitantes de San Bernardo y ordena la formación de esta brigada”. El Gobierno envió 200 fusiles e instruyó para que se formara a la brevedad esta Brigada o “Batallón”, nacido por voluntad espontánea y popular. El uniforme fue costeado por los habitantes de la Villa y que constó de un pantalón blanco, chaqueta azul y kepis de igual color, diferenciándose sólo por sus rangos. Las noticias del Combate Naval de Iquique fueron recibidas en San Bernardo con gran pesar. Un sentimiento general de dolor invadió a la ciudad. Desde entonces, la antigua calle “Del Comercio”, se llamaría “Arturo Prat”. Una sentida carta fue enviada en nombre de la Municipalidad a la viuda de Arturo Prat, a la señora Carmela Carvajal de Prat. Cuadernillo Cultural N° 2 – Por Marcelo Mallea Hernández


[LA DESCONOCIDA HISTORIA DEL TACTEÑO MARIANO PORTALES Y OTROS PRISIONEROS DE GUERRA EN SAN BERNARDO – EL BATALLÓN VICTORIA]

Cuadernillos Culturales El Canelo de Nos

Mientras la Brigada se organizaba, desde el sur llegaban a San Bernardo otros regimientos y se acuartelaban. Ésta fue la ocasión precisa para que algunos sanbernardinos se enrolaran en ellos y marcharan antes de tiempo. Hasta que el Supremo Gobierno promulga un Decreto con fecha 2 de agosto de 1880, creando el “Batallón Movilizado de la Victoria”, integrado por 100 hombres en cada Compañía. De esta forma, se nombra al entonces Gobernador del Departamento de la Victoria, don Enrique Baeza Yávar, como Teniente Coronel. Se procedió a nombrar a todos los Segundos Comandantes, Capitanes y Sargentos que tendrían la responsabilidad de guiar el destino de aquellos soldados en el campo de batalla. El estandarte patrio fue encomendado a don Santiago Ossa y su apadrinamiento fue encargado a don Benjamín Vicuña Mackenna. También, llega a San Bernardo el Coronel Orozimbo Barbosa, destacado militar que participó en la Pacificación de la Araucanía, con el objeto de revistar a la tropas y comandarlas. Luego de una acogedora velada y de la presentación de la familia, el Coronel Orozimbo Barbosa fija sus ojos en una bella y joven dama llamada Corina, hija de don Enrique Baeza. Como era de esperar, entre don Orozimbo Barbosa y la cándida Corina fue tejido un breve romance que culminó en el altar, bajo la anuencia de su familia. Por fin, el lunes 27 de septiembre de 1880, el Batallón Victoria comenzaba su empresa rumbo al norte con 630 hombres, entre ellos el Sargento 1º don Roque Rejas y su esposa “Juanita Alcaíno”, llamada también “Cantinera de la Victoria”. En el andén se podían ver escenas emotivas de padres y madres despidiéndose de sus hijos, hermanos y hermanas, esposos…que creían, tal vez, nunca más volverían a ver a sus seres queridos. Luego de una larga travesía, el primero de octubre, se embarcan en un Vapor hacia la ciudad de Iquique. Las marchas por el desierto, los ejercicios y preparativos eran cada vez más extenuantes. La disciplina militar los obligó a prepararse física y sicológicamente para entrar de lleno al conflicto que suscitaba mayor interés y relevancia en la región. El rol que desempeñaron las mujeres en la Guerra del Pacífico, siguiendo a los soldados fue determinante en los triunfos patriotas. En la historia de Chile, fueron famosas las Cantineras Sargento Candelaria Pérez e Irene Morales Infante.

Cuadernillo Cultural N° 2 – Por Marcelo Mallea Hernández


[LA DESCONOCIDA HISTORIA DEL TACTEÑO MARIANO PORTALES Y OTROS PRISIONEROS DE GUERRA EN SAN BERNARDO – EL BATALLÓN VICTORIA]

Cuadernillos Culturales El Canelo de Nos

El Batallón Victoria quedó anexado a la Segunda Brigada de la Segunda División del Ejército cuyo mando estaba a cargo del Coronel Orozimbo Barbosa. Participó en numerosos avances contra tropas peruanas, tomando prisioneros y destacándose en las batallas de “Chorrillos”, “Miraflores” y la entrada a Lima, ocupando la Iglesia de “La Merced”, entre otras incursiones. En una de sus cartas, Don Enrique Baeza nos cuenta al respecto… “A las doce del día habíamos tomado posesión de la ciudad y la caballería perseguía al enemigo. Las bajas por nuestra parte han sido muy pocas, no pasan de cuatro muertos y 23 heridos, de éstos tres de gravedad. Se habían batido unos 500 chilenos contra 1.700 peruanos y todos habían rivalizado en el heroísmo. Mi corazón de padre me decía ¡detenlo! pero nuestro honor y mi puesto de jefe, decía con más fuerza ¡avanza!”. El lado más oscuro de la guerra podía verse a cada paso, en ciudades repletas de cadáveres junto a los equipos, armas y caballos junto a restos de comida. Una de las Compañías del “Victoria” colaboró en la contienda de “Huamachuco”, que marcaría el fin de la guerra, ya que posteriormente se firmaría el tratado de “Ancón”. El Batallón Victoria regresó a la ciudad en medio de homenajes y apoteósicos recibimientos, debiendo desfilar desde la Estación de Ferrocarriles hasta la Plaza de Armas. Muchos discursos, Te Deums e historias que contar entre los parientes que se agolpaban para recibirlos con los brazos abiertos. El futuro, para muchos de estos héroes sería esquivo, pasando a ser verdaderas leyendas vivientes en el pueblo de San Bernardo. A Juanita Alcaíno, Cantinera del Batallón Victoria, podemos visitarla en el Cementerio Parroquial de San Bernardo. El Coronel Orozimbo Barbosa llegaría a ocupar las más altas esferas del ejército como General, logrando una feliz vida familiar, junto a su joven esposa. Sin embargo, durante la revolución que derrocó al Presidente José Manuel Balmaceda, murió en el campo de batalla, defendiendo el régimen legítimamente constituido y sus restos fueron alevosamente mutilados.

Cuadernillo Cultural N° 2 – Por Marcelo Mallea Hernández


[LA DESCONOCIDA HISTORIA DEL TACTEÑO MARIANO PORTALES Y OTROS PRISIONEROS DE GUERRA EN SAN BERNARDO – EL BATALLÓN VICTORIA]

Cuadernillos Culturales El Canelo de Nos

Nº 1 y 2 Foto superior “Grabado francés de la época”, la caída de Serrano en la cubierta del Huáscar – Abajo: Sobrevivientes del Huáscar hacia 1910

Cuadernillo Cultural N° 2 – Por Marcelo Mallea Hernández


[LA DESCONOCIDA HISTORIA DEL TACTEÑO MARIANO PORTALES Y OTROS PRISIONEROS DE GUERRA EN SAN BERNARDO – EL BATALLÓN VICTORIA]

Cuadernillos Culturales El Canelo de Nos

PRÓXIMO CAPÍTULO… “La Villa de las Haciendas, el sistema de inquilinaje”

Cuadernillo Cultural N° 2 – Por Marcelo Mallea Hernández

Cuadernillos Cultural El Canelo de Nos - Capítulo 2 "Prisioneros de Guera en San Bernardo"  

Cuadernillos Culturales semanales El Canelo de Nos Serie "Maipo". Todas las semanas un nuevo capítulo. La historia de nuestra provincia rela...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you