Page 1

“El mediador entre el Cerebro y las manos, debe ser el Corazón” En estos noches que diluvió en Buenos Aires y buscando que ver, tropecé en mi videoteca con la película Metrópolis1. Uso el término tropezar, como referencia a la forma singular en la que se halló la copia inédita de la misma en Buenos Aires2, recuperando partes valiosísimas que se creían perdidas por la censura feroz a la que fue sometida. Y uso el término tropezar porque al iniciar la pelicular recordé de inmediato la frase que resume la questio de la misma: “El mediador entre el Cerebro y las manos, debe ser el Corazón”3 En ese mismo instante, decidí redactar este papel intentando reparar mi omisión, reconociendo la relación entre la Responsabilidad Social Empresaria y el contenido de la película. Para aquellos que no la hayan visto, la película transcurre en el año 2026 y presentada en tres movimientos como los que podemos ver en una Opera, propone dos mundos bien diferenciados: el de los Obreros, bajo tierra, resignados a la manutención de un modelo de producción material seriado, continuado y perpetuo; y el de los pensadores dirigentes, en la superficie4 desde donde se conducían los procesos que garantizaban el funcionamiento de la ciudad y su sistema de consumo simbólico y material. El funcionamiento del status quo se da a partir de la promesa de la aparición de un mediador entre ambas clases, que garantizaría una alianza superadora para poner en comunión ambos grupos. Más allá de la primera lectura posible desde Gramsci5 con una división entre Sociedad Política y Sociedad Civil, se evidencia que no es posible la supervivencia de un grupo sin el otro, pero también es imposible la supervivencia de un grupo sobre otro. Prueba de esto no sólo lo constituyen los movimientos del siglo XX, sino también los Crash financieros de 2008 y 2011 en el hemisferio norte. Esta promesa de mediación –como instancia superadora al mantenimiento forzado- es sostenida en la película por una líder de los obreros (María, carismática y virtuosa) que es suplantada por un androide con su figura con el objetivo de confundir y rebelar a la masa que vive con y por las maquinas, operándolas. Sin avanzar en detalles del desenlace y atrapado en mi subjetividad6, no puedo dejar de representar a la universidad-en tanto actor social- en María, con sus virtudes y su promesa de homogenización desde el conocimiento y el impulso de un nuevo modelo de gestión empresaria socialmente responsable, verdadero mediador entre las instancias sociales de dirección y ejecución. El riesgo que conlleva esta igualación será entonces la suplantación de la misma por una tecné7que en su afán de reproducción del modelo, adopte su discurso y confunda sus intenciones. Aquí le cabe tanto el riesgo a la universidad como a la empresa.

1

Metrópolis, Dirección: Fritz Lang, País: Alemania, Año: 1927, Fecha de estreno: 13/03/1927. Es uno de los pocos filmes considerados Memoria del Mundo por la Unesco. 2 En 2008 fue localizada una copia en Buenos Aires (Argentina), en formato de 16 mm, que si bien no presentaba el metraje completo sí incluía la mayor parte de él, lo que supuso la incorporación a la película de un total de 26 minutos prácticamente inéditos desde su estreno inicial. Lamentablemente, el estado de la copia era de mala calidad, pero permitió hacer un nuevo montaje bastante cercano al original, que fue comercializado en 2010.(Wikipedia) 3 "Mittler zwischen Hirn und Hand muss das Herz sein" 4 “El Jardín Eterno de los Hijos” 5 Quaderni del carcere, Antonio Gramsci 6 Haciendo transferencia clara a mi profesión. 7 Entendida aquí como supremacía de la tecnología sobre la actividad humana


Este riesgo, también, viene de la mano de la banalización de la RSE, ya por la apropiación de la misma por un grupo reducido que se autoproclame poseedora de sus postulados o su implementación cosmética. Aquí la universidad debe ser garante de la democrática participación de todos los actores y ser verdadera vocera de este nuevo modelo. Para cerrar, recupero el comentario de un empresario Pyme que en un taller de formación que dicté el año pasado, me refería que su más grande desafío en este nuevo enfoque de gestión era hacerlo bien, ya que de otra forma sería interpretado como una moda sin más efectos que declaración de buenas intenciones. Es también nuestro deber como formadores de profesionales que la promesa de un nuevo modelo mediador entre actores sociales llegue a institucionalizarse efecti vamente y opere como el corazón, dándonos la dimensión humana de reciprocidad mutua entre todos nosotros. Lic. Marcelo Berlato: Es licenciado en Rela ciones Públi cas, egresado de la Uni versidad Na cional de Lomas de Zamora y a ctualmente conduce las inves tiga ciones del Observa torio de Opinión Pública de la UdeMM donde es profesor ti tula r de Teoría de la Opinión Pública . Con s ólida experiencia prá cti ca en el sector pri vado, públi co y no gubernamental como Consul tor en Comuni caci ones Integradas y RSE, es especialista certi fi cado por el programa Valor AMIA-BID pa rti cipando como ca paci tador. Conocido disertante se des ta can sus ci clos Comuni ca ción y Empresa desde al año 2009 en UdeMM, donde se aborda ron las problemá ti cas organiza cionales desde las comunica ciones integradas has ta el psi coanálisis organi za cional . Es egresado de la 3er edi ción del PIFFRSE .

-El mediador entre el Cerebro y las Manos  

-Interpretacion de la pelicula Metropolis a la luz de la RSE

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you