Issuu on Google+

Peque単os parrafos de GRANDES cuentos.

Marcelino Editores S.A


2


Peque単os parrafos de GRANDES cuentos. Por: marcela posada sucerquia

Marcelino Editores S.A Medellin-Colombia 2012

3


.Impresión: Imprenta colombia viva S.A Medellin-Colombia cll.63 #43-63 boston. Reservados todos los derechos. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida ni transmitida en ninguna forma ni en ningún método, eléctronico, mecánico, fotocopias u otros sin previo permiso del autor Marcelino Editores S.A Medellin-Colombia cll.9 #101 sur 12. tel: 254 09 49 ext.201 marceleditores@gmail.es.co Deposito legal c 11.456 - 1998 ISBN 84-345-3304-9 obra completa

4


Indice Dedicatoria Prefacio Prologo Capitulo1 Cuentos de los hermanos grimm Caperucita roja Blancanieves y los 7 enanitos Hansel y Gretel Capitulo 2 Fabulas El gato con botas El patito feo Los 3 cerditos Capitulo 3 Fantasia Alicia en el pais de las maravillas Pinocho Bibliografia Glosario Creditos

5

7 9 11 13 14 16 18 21 22 24 26 29 30 32 35 37 39


6


Dedicatoria Dedico este libro a todos esos grandes escritores de cuentos tan maravillosos que hicieron y hacen volar nuestra imaginación y la de nuestros niños, contando historias inolvidables y mágicas. A todos ellos GRACIAS! Charles Perrault. Carlo Collodi. Joseph Jacobs. Los Hermanos Grimm. Rafael Pombo. Hans Christian Andersen.

7


8


Prefacio El prop贸sito de esta edici贸n literaria es estimular de manera did谩ctica e interactiva, el gusto por la literatura y un conocimiento temprano de los autores de estos grandes cuentos.

9


10


Prólogo

El autor con esta edición literaria quiere lograr que los niños que están en periodo de aprendizaje de lectura y escritura lo hagan a través de historias fascinantes que atraerán su atención facilitando el mismo. Conocerán también el nombre de los autores de estos maravillosos cuentos. Catalina Posada Sucerquia.

11


12


Capitulo 1

Cuentos de los Hermanos Grimm

13


Caperucita Roja La niña se acercó a la cama y vio que su abuela estaba muy cambiada. - Abuelita, abuelita, ¡qué ojos más grandes tienes! - Son para verte mejor- dijo el lobo tratando de imitar la voz de la abuela. - Abuelita, abuelita, ¡qué orejas más grandes tienes! - Son para oírte mejor- siguió diciendo el lobo. - Abuelita, abuelita, ¡qué dientes más grandes tienes! - Son para...¡comerte mejoooor!- y diciendo esto, el lobo malvado se abalanzó sobre la niñita y la devoró, lo mismo que había hecho con la abuelita. Los Hermanos Grimm.

14


15


Blancanieves y los 7 enanitos Furiosa y vengativa, la cruel madrastra se disfrazó de una inocente viejecita y partió hacia la casita del bosque. Allí, cuando Blancanieves estaba sola, la malvada se acercó y haciéndose pasar por buena ofreció a la niña una manzana envenenada. Cuando Blancanieves dio el primer bocado, cayó desmayada, para felicidad de la reina mala. Por la tarde, cuando los enanitos volvieron del trabajo, encontraron a Blancanieves tendida en el suelo, pálida y quieta; creyeron que estaba muerta. Tristes, los enanitos construyeron una preciosa urna de cristal para que todos los animalitos del bosque pudiesen despedirse de Blancanieves. Los Hermano Grimm.

16


17


Hansel y Gretel Anduvieron y anduvieron hasta que llegaron a otro claro. A que no saben que vieron allí? Pues una casita toda hecha de galletitas y caramelos. Los pobres chicos, que estaban muertos de hambre, corrieron a arrancar trozos de cerca y de ventanas, pero en ese momento apareció una anciana. Con una sonrisa muy amable los invitó a pasar y les ofreció una espléndida comida. Hansel y Gretel comieron hasta hartarse. Luego la viejecita les preparó la cama y los arropó cariñosamente. Pero esa anciana que parecía tan buena era una bruja que quería hacerlos trabajar. Gretel tenía que cocinar y hacer toda la limpieza. Para Hansel la bruja tenía otros planes: quería que tirara de su carro! Los Hermanos Grimm.

18


19


20


Capitulo 2

Fabulas

21


El Gato con botas El ogro enfurecido de la incredulidad del gato, cogió aire y ¡zás! se convirtió en un feroz león. “Muy bien, -dijo el gato- pero eso era fácil, porque tú eres un ogro, casi tan grande como un león. Pero, ¿a que no puedes convertirte en algo pequeño? En una mosca, no, mejor en un ratón, ¿puedes? El ogro sopló y se convirtió en un pequeño ratón y antes de que se diera cuenta ¡zás! el gato se abalanzó sobre él y se lo comió. Charles Perrault.

22


23


El patito feo Tierra adentro, en la parte baja de la pradera, escondido entre los altos juncos que crecían en el borde de la laguna, había un nido lleno de huevos. Mamá Pata estaba suavemente sentada sobre ellos, para darles calor. Esperaba con paciencia el nacimiento de sus patitos. Crac! Crac! Uno tras otro comenzaron a abrirse los huevos, y los patitos asomaban por ellos sus cabecitas. Pero... que será esa horrible ave gris que aparecía? Mamá Pata no salía de su asombro. “Ninguno de los otros patitos es como este!”, exclamó. Hans Christian Andersen.

24


25


El lobo salió detrás del cerdito pequeño y él corrió hasta su casita de paja, pero el lobo sopló y sopló y la casita de paja derrumbó. El lobo persiguió también al cerdito por el bosque, que corrió a refugiarse en casa de su hermano mediano. Pero el lobo sopló y sopló y la casita de madera derribó. El lobo persiguió a los 2 cerditos que corrieron a casa de su hermano grande. y el lobo sopló y sopló y la casita de piedra no derribo. Joseph Jacobs.

26


27


28


Capitulo 3

fantasĂ­a

29


Alicia en el pais de las maravillas Distinguió Alicia la figura de un conejo blanco que corría. Su mano izquierda portaba un paraguas, la derecha sostenía un reloj despertador. Ella lo siguio y se asomo al interior del tronco, y no vio nada porque la oscuridad era total. Decepcionada, balanceó su cuerpo hacia adelante con demasiado ímpetu, perdió el equilibrio… ¡y cayó por un abismo sin fin! Cerró los ojos y, al abrirlos de nuevo, distinguió una sala de grandes dimensiones. Se puso a caminar al azar, y pronto dio con una puerta de roble que permitía el acceso a un pasillo. En uno de sus recodos, divisó al conejo blanco y salió en su persecución. Al fondo, muy lejos, el conejo blanco se introdujo por una puerta pequeñísima, y desapareció. Lewis Carroll.

30


31


Pinocho camino del colegio, Pinocho se hizo amigo de dos niños muy malos, siguiendo sus travesuras, e ignorando los consejos del grillito. En lugar de ir a la escuela, Pinocho decidió seguir a sus nuevos amigos, buscando aventuras no muy buenas. Al ver esta situación, el hada buena le puso un hechizo. Por no ir a la escuela, le puso dos orejas de burro, y por portarse mal, cada vez que decía una mentira, le crecía la nariz poniéndosele colorada. Carlo Collodi.

32


33


34


BibliografĂ­a www.google.com http://www.pequelandia.org/cuentos/famosos/ Wikipedia la enciclopedia Autores: Joseph Jacobs Los hermanos Grimm Lewis Carroll Hans Christian Andersen Charles PERRAULT Rafael Pombo

35


36


Glosario EXCLAMÓ: Expresar en voz alta una emoción o un estado de ánimo intensos. ÍMPETU:Fuerza intensa con la que una persona o cosa se mueve. Energía o resolución con que una persona obra o actúa. DIVISÓ: Ver o percibir de manera poco clara, generalmente desde lejos. HARTAR: Saciar el apetito de comer o beber. ABALANZÓ:Lanzar, impeler violentamente. Arrojarse inconsideradamente. HECHIZO:Acto u objeto con poder mágico y maléfico para dominar la voluntad de una persona o controlar el curso de los acontecimientos. embrujo. REFUGIARSE:Dar refugio o acogida a una persona para protegerla o ayudarla.

37


38


Creditos

Ilustrado por: Marcela Posada Sucerquia. paginas: 15,17,19,23,25,27,31,33.

39



pequeños parrafos de grandes cuentos