Page 71

A modo de ejemplo, el INDECOPI de Perú es titular de una marca de certificación constituida por la denominación INDECOPI precedida por la figura de dos manos, una superior y otra inferior que certifica productos agrícolas y frutas que se distinguen por contar con una denominación de origen declarada por la República del Perú y cuyos productores cuentan con la autorización de uso correspondiente. Como puede apreciarse, a diferencia de la marca comercial, en la marca de certificación la función indicadora de la procedencia empresarial deja paso a la indicación de determinados requisitos comunes de los productos o servicios. Precisamente, esta diferente función entre una marca comercial y una marca de certificación debiera impedir que pueda registrarse una marca de certificación bajo la forma de una marca comercial. En este sentido, la Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia ha llegado a denegar marcas que contienen elementos que puedan inducir a los consumidores a asociar el signo como una marca de certificación sin serlo y sin cumplir los requisitos legalmente establecidos para este tipo de marcas. En efecto, se ha considerado que ello atrae al consumidor a adquirir esos productos y en esta medida el signo solicitado resultaría engañoso (véase decreto SIC 15 de agosto de 2018, «QCERT organismo de certificación»). De igual manera, podemos citar diferentes decisiones del IMPI mexicano denegando marcas comerciales por incurrir en la misma prohibición absoluta, como la recaída en la tramitación de la marca Examen Nacional de Certificación en Medicina General. En este caso, el IMPI denegó la marca por considerar que «el signo propuesto a registro incurre en la prohibición prevista en el artículo 90 fracción XIV de la Ley de la Propiedad Industrial, toda vez que es susceptible de engañar o inducir a error al público consumidor al constituir falsas indicaciones respecto de la naturaleza de los servicios que pretende distinguir». Precisamente, en términos de derecho comparado, se suele establecer como requisito para conceder una marca de certificación que, junto con la instancia de solicitud se aporte un reglamento de uso, que se configura como un elemento esencial de una marca de certificación, al contener información sobre el régimen de certificación y, por lo tanto, permite definir su objeto. Este reglamento de uso no se exige a las marcas comerciales, cuya función esencial no es la de garantizar determinadas características de los productos o servicios, sino la de identificar el origen empresarial. Sin embargo, conviene señalar que la aplicación de este criterio no siempre ha sido pacífica. En efecto, la Comisión de Signos Distintivos del INDECOPI peruano denegó una oposición a la solicitud de marca de servicio CENASAC Certificaciones Nacionales de Alimentos S. A. C., y concedió dicha marca por considerar que esta no constituía un signo engañoso ni había www.marcasur.com

sido registrada de mala por su titular. El oponente alegaba asimismo que la marca solicitada imitaba sin permiso de la autoridad competente un signo de control y garantía del Estado peruano, es decir, la sigla SENASA, que corresponde al Servicio Nacional de Sanidad Agraria de Perú. La comisión consideró no obstante que «los otros elementos presentes en el signo solicitado, tales como la denominación Certificaciones Nacionales de Alimentos SAC y los elementos figurativos adicionales contribuyen a determinar que el signo solicitado no induce a error al público consumidor» (resolución n.º 2357-2012/CSD-INDECOPI). Conviene señalar, finalmente, que las normas reguladoras de la marca de certificación suelen contener una limitación: el titular de una marca de certificación no puede ser una persona titular de una empresa dedicada al suministro de productos y servicios del tipo certificado, es decir, que quien certifica no puede ser a su vez quien utilice la marca, constituyéndose en muchos países como causal de nulidad de la marca de garantía. Por ello, la función de una marca comercial, que está destinada a ser utilizada principalmente por su titular, resultaría incompatible con la de la marca de garantía o certificación, cuyo uso debiera quedar reservado a terceros bajo el control y supervisión de la autoridad o empresa certificadora.

ABRIL / JUNIO 2 0 1 9

71

Profile for Marcasur

73  

73