Page 43

«Fue un verdadero trabajo de equipo y ahora necesitamos inversores». Viviana Parreño, bioquímica del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria de Argentina (INTA).

Parreño es bioquímica egresada de la Universidad de Morón, con un doctorado en Microbiología e Inmunología Veterinaria, de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Es coordinadora científica de la INTA Castelar, institución a la que pertenece desde hace más de 25 años.

El proceso de investigación

El equipo de investigación dedicado a la virología animal en el INTA trabaja desde hace décadas con agentes virales que producen diarrea neonatal en potrillos, terneros y lechones, y recientemente descubrió que esos nanoanticuerpos también pueden combatir a los rotavirus humanos. « Yo entré en el INTA en el año 1992, pero este estudio de nanoanticuerpos que presentamos al concurso de Prosur, que son derivados de camélidos, lo comenzamos en 2005», explicó Parreño a Marcasur. El nanoanticuerpo fue probado en un modelo de ratón. «En colaboración con un grupo de investigadores en Estados Unidos también lo probamos en un modelo de cerdo, cuyo sistema gastrointestinal es similar al humano», agregó la investigadora. Ahora el objetivo es hacer ensayos clínicos con personas y generar productos lácteos que contengan el aditivo. La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica de Argentina (ANMAT) le ofreció al equipo de investigadores sumarse a un programa de innovación de la institución, a través del cual recibirán coaching para empezar a producir el anticuerpo a pequeña escala y hacer un alimento y un fármaco de prueba. «En un futuro, un pediatra podrá pedir un diagnóstico y, si el paciente tiene rotavirus, en vez de darle un antibiótico como hace actualmente, le podrá suministrar este biofármaco o la leche con este biofármaco para resolver el cuadro clínico», proyectó. El invento podrá usarse de varias maneras. En el modo de alimento se utilizará para prevenir el retrovirus y, si se trata de un cuadro clínico instaurado, se deberá recurrir a una dosis mayor para resolver el caso.

www.marcasur.com

OTROS GANADORES El segundo lugar del concurso fue un invento, también desarrollado en Argentina, perteneciente a Jorge Ernesto Odón que busca mejorar el proceso de parto y hacerlo más económico. La propuesta plantea eliminar o reducir la utilización de fórceps u otros medios agresivos que generan riesgos en la asistencia de la madre. El tercer lugar lo comparten invenciones de Perú y Chile. El primero, desarrollado por Rodrigo Coquis Sánchez-Concha, es un dispositivo que permite eliminar bacterias en combustibles fósiles para mejorar su eficiencia al momento de ser quemados. Así se proyecta reducir la alta formación de hollín y emisiones de gases tóxicos. En tanto, el invento chileno, que proviene de la Pontificia Universidad Católica de Chile, es una formulación inmunogénica que confiere protección contra la infección o patología causada por el virus respiratorio sincicial (VRS). A juicio del jurado, tendrá enormes implicancias en la salud de la infancia.

¿Cómo se contrae el rotavirus?

El rotavirus es un virus que está presente en el ambiente. «Muchos niños de todos los estratos sociales sufren infecciones por rotavirus y es común que se contraiga en las guarderías en el primer y segundo año de vida», explicó Parreño. El problema radica en que en las clases sociales más bajas, donde hay más cuadros de desnutrición, la severidad de la diarrea es mayor y los niños suelen caer en cuadros letales. Por eso, este tratamiento podría ser vital si se distribuye en leche suplementada, a través de planes sociales.

Próximos pasos

Al cierre de esta edición, el grupo investigador tenía previsto presentar el desarrollo del nanoanticuerpo en la Feria de Innovación organizada por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) en Ginebra, Suiza, en abril de 2019. «Nuestra meta es conseguir un socio estratégico, por ejemplo, alguna empresa alimenticia que produzca leche o compañía de biofármacos para formular nuestro desarrollo y hacer pruebas en humanos», resumió la investigadora.

Innovaciones en América Latina

Bien es sabido que investigar en los países de América Latina no es fácil, debido fundamentalmente a las fluctuaciones económicas, que constituyen verdaderos desafíos a la hora que desarrollar invenciones.

Muchas veces los investigadores reciben buenos subsidios, pero la devaluación de las monedas locales hace que los montos se licuen apenas asignados y terminen siendo insuficientes para comprar los insumos de laboratorio o para los trabajos de campo. En varios países de la región los científicos claman por más —o mejores— políticas de Estado que protejan la investigación. Comparativamente, Brasil, México, Chile y Argentina destacan en esta materia, pero están lejos de los logros de los desarrollos que se llevan a cabo en Estados Unidos o Europa. Patentar en la región también suele ser engorroso por sus muchas revisiones, además de lento y caro.

«No estamos solos»

Parreño aclaró que el trabajo que se llevó a cabo en el INTA de Argentina contó con la colaboración de grupos de investigadores de Alemania. «Otras patentes que logramos en el Instituto también las hicimos en colaboración con países, como Estados Unidos. Solos es más difícil», observó. A su entender, el apoyo e integración entre científicos de distintas latitudes generalmente enriquece los resultados y favorece los procesos. Cabe agregar que en este I Concurso de Prosur se otorgó un reconocimiento especial a la mujer inventora y coincidió que las galardonadas pertenecen al equipo que obtuvo el primer lugar: las investigadoras Viviana Parreño, Lorena Laura Garaicoechea, Gisela Ariana Marcoppido y Silvia Gómez-Sebastián. Fabiana Culshaw ABRIL / JUNIO 2 0 1 9

43

Profile for Marcasur

73  

73