Page 30

Características

e-Documentos

Los despachos disruptivos tienen la característica de trabajar en redes colaborativas y se basan esencialmente en herramientas legal-tech. Muchos de ellos ofrecen servicios no tradicionales, por ejemplo, seleccionan abogados para los departamentos legales de sus clientes, facilitan el acceso a contratos online ya diseñados, asesoran online, desarrollan tecnologías para empresas, ofrecen a terceros sus bases de datos procesadas por inteligencia artificial y hasta alquilan espacios de coworking cuando se necesita, entre otras iniciativas. Es cuestionable si muchos de esos servicios disruptivos son realmente nuevos (de hecho, muchos bufetes tradicionales los han incorporado desde hace años), pero lo que sí es novedoso es que son ofrecidos por bufetes más flexibles, casi sin infraestructura, no son piramidales en sus sistemas de funcionamiento, tienen dominio tecnológico y, bajo nuevas formas de comunicación, intentan ser más cercanos a los clientes. Estas empresas de asesoramiento, al tener estructuras más livianas, son capaces de ahorrar costos y ser más ágiles en sus respuestas a los clientes. Tampoco están dirigidas necesariamente por abogados, sino, por ejemplo, por contadores, administradores de empresas o ingenieros de sistemas, pero sin duda compiten en el ámbito jurídico. Lo cierto es que el proceso habitual de un cliente de llamar por teléfono a un bufete jurídico para pedir una cita está siendo sustituido por un abogado online que le responde sus dudas al momento y desde cualquier parte del mundo. Esto se hace habitualmente, sin burocracias y por un precio más accesible.

Una de las facetas más interesantes es que los bufetes de servicios alternativos se están manejando mucho con e-documentos, es decir, documentos prediseñados a disposición en la nube (por ejemplo, acuerdos de licencia, acuerdos de transferencia, otros contratos). Estos documentos en la nube pueden ser comprados por el cliente a través de carritos virtuales de compra (el sistema es similar a Amazon). Son plantillas automatizadas que se pueden descargar en versiones personalizadas. De esa forma, se simplifican aquellos servicios que están bastante estandarizados y no requieren mayor cualificación jurídica.

30

Abogados a distancia Entre los modelos de negocios no tradicionales están los despachos dispersos, es decir, con profesionales ubicados en diversos lugares geográficos que trabajan para una misma firma. Muchos de ellos ni siquiera tienen oficinas, pero sí dominio de herramientas informáticas, y asesoran desde sus laptops o PC. El abogado Julio Mendo Buetas, socio fundador del despacho de servicios alternativos Mendo.es (quien, además, estudia la evolución de este tipo de empresas en el mundo), lo explica a Marcasur desde Zaragoza, España: «La contratación a distancia permite a las firmas ampliar los servicios y reducir los costos a veces en 30 % o más, principalmente porque no tienen gastos de oficinas. No son “servicios locos”, sino todo lo contrario, hay profesionales de primera línea en este

movimiento que realmente aportan valor a los clientes». Mendo.es es, precisamente, un despacho que contrata abogados a distancia y ofrece servicios profesionales online. Tiene tres socios (un abogado, un especialista en informática y un psicólogo) y tres líneas de negocio: asesoramiento legal, gestión de recursos humanos y soluciones legal-tech. Los profesionales que trabajan en Mendo.es pueden llegar a ser entre 50 y 80, dependiendo de los proyectos. Generalmente son free-lancers y funcionan en red. La empresa no tiene sede física. Proyectan la apertura de un área de coworking jurídico para fines de 2019, según anuncia Mendo Buetas.

Oficinas virtuales Si citamos un caso de oficina virtual, en Melbourne (Australia) está Hive Legal, un despacho que bajo el eslogan «A contemporary law firm», se ha dado a conocer por sus servicios y reuniones virtuales a través de sus plataformas. Uno de los aspectos que más se valora de esta firma que ha ganado numerosos reconocimientos en su país, es su innovación y su especialización en las más diversas industrias: agricultura, automotriz, bioseguridad, biotecnología, cambio climático, energía, servicios financieros, salud, telecomunicaciones, etc. ¿Cómo lo logra? Justamente porque los profesionales de la firma son elegidos y contratados independientemente de sus lugares de residencia. La ubicación geográfica no es una limitante. «Los bufetes tradicionales pueden contratar abogados a distancia, pero esto no significa que su modelo de negocio funcione con oficinas virtuales», aclaró el abogado Andrés Jara, fundador y socio de Alster Legal, desde Santiago de Chile para Marcasur. Alster Legal es una compañía chilena, conocida en el mercado local como «el Uber de los abogados». Ofrece servicios on demand, remotos, flexibles y por proyecto. Recurre a equipos profesionales senior modulares. Fundada en 2015, algunos de sus servicios son: consultoría legal estratégica, innovación tecnológica, reclutamiento de abogados expertos en áreas específicas, legal process outsourcing. Según Jara, la estructura de costos de su despacho es entre 30% y 40% más baja que el promedio del mercado chileno, debido a que su infraestructura es muy básica y la mayoría de sus abogados trabaja sin oficina. www.marcasur.com

Profile for Marcasur

73  

73