__MAIN_TEXT__

Page 1


Soy Ana Verónica Parra una joven soñadora que nació en Santo Domingo, Ecuador. Crecí en un ambiente familiar lleno de amor; en especial recibía mucho amor de mi mamá y en su honor llevo el nombre de Verónica, ella es mi mejor amiga. Amo las letras porque me permiten volar hacia un mundo maravilloso y escribir es mi forma de expresar a las personas que cada obstáculo es una oportunidad de superarse. Estudié periodismo porque desde niña quise “estar ahí, ser la voz de los desamparados”. Me apasiona lo que hago y si quieren saberlo sólo miren mis ojos, claro si brillan es que soy feliz. A mi lector, gracias por leerme. Y si quieres cumplir tus sueños, sólo confía en tí y lo demás lo sabrás en tu camino. Nos leeremos pronto.

2


3


Hace algún tiempo atrás nació una libélula, pero no tenía un color común, era color púrpura intenso con alas delicadas y de suavidad extraordinaria como el algodón. Tenía un olor dulce como la miel. En cada lugar que volaba ella dejaba su exquisita aroma. Su madre Leiya se sentía muy feliz porque su hija era hermosa. Púrpura había heredado la belleza de su madre. Leiya era una libélula que irradiaba amor por eso Agus se enamoró de ella cuando ambos eran muy jóvenes y tuvieron a Púrpura. Agus y Leiya no estaban con Purpura desde que nació porque debían protegerla.

4


5


6


El lugar donde vivía era hermoso y tranquilo. Ella disfrutaba de su entorno frondosos árboles de ceibo, flores amarillas, rojas, moradas y celestes. Y sus amigos; monos, elefantes, gaviotas, colibríes y más animales que moraban a su alrededor. Se sentía en el ambiente paz y armonía hasta el sonido de las hojas de los árboles tenían una suave melodía.

7


Cuando despertaba en la mañana Púrpura veía el cielo azul, era como si estuviera frente al mar porque ella dormía cerca de un riachuelo, en medio de las ramas de un árbol que se ubicaba en la mitad de Roseland; así se llamaba el lugar natural apartado de la ciudad.

8


9


Disfrutaba de los dĂ­as soleados. Ella aprovechaba para jugar con su mejor amigo Shiz; un mono de poca estatura, su piel era cafĂŠ y sus ojos eran grandes de color verdes semejantes a las esmeraldas.

10


11


La libĂŠlula PĂşrpura y Shiz se habĂ­an convertido en grandes amigos, casi inseparables, les gustaba ayudar al viejo Sam; un elefante enorme con patas cortas. Ambos le acompaĂąaban y ayudaban a recoger los alimentos esenciales y preparar la comida. Sam era el mejor cocinero en toda la comarca y su negocio era muy productivo.

12


13


Una noche mientras dormían todos en Roseland Llegaron unas personas que vestían ropa verde con machas color café y traían armas de guerra. Ellos al parecer venían a destruir la morada llena de riqueza natural.

14


15


16


Todos los animales empezaron a correr. Buscaron a sus seres queridos, cosas necesarias y salieron apresurados muy alterados por lo que estaba sucediendo.

17


Al observar esto, la Libélula

Púrpura se sintió sumamente triste y empezó a llorar, cerró

sus ojos por un momento y

al abrirlos ya no estaban sus

amigos, sus árboles favoritos donde dormía, todo lo que

antes había no estaba, todo

se había esfumado. Se quedó sola la libélula, volaba de

lugar en lugar pero nunca

se sintió como en Roseland. Anduvo errante por un tiempo

hasta que decidió volver a construir su vida.

18


Y luego despertó había sido sólo un sueño. Exclamó: ¡Qué alivio! Sólo fue un mal sueño!

19


20


Cuando despertó se sintió aliviada de que no era la realidad. En la mañana fue

a visitar a sus fieles amigos, apreció el momento que pasaba con ellos como si

fuera el último. Apreció también el bello valle donde vivía; era tan hermoso que

al observarlo no podía dejar de sonreír y hacerse la pregunta ¿A quién se le ocurrió

la idea de crear un lugar tan deleitable? Ella era feliz. Los moradores de Roseland cuidaban el lugar muy bien y mantenían intacta su belleza.

21


Púrpura le contó a sus amigos del sueño tan terrible que había tenido. Sus amigos se quedaron pensativos. Gaviotita dijo: Si eso hubiera sido real nosotros hubiéramos luchado por nuestra hábitad y libertad, pelearíamos hasta quedarnos sin aliento y estamos seguros de que tú también lo harías. - Púrpura dijo: Es cierto, yo habría peleado, aunque me sorprende que en el sueño me haya dado por vencida fácilmente. - Shiz dijo: “Seguro fue porque los sueños son contradictorios amiga”. - El viejo Sam exclamó: “Los sueños sólo nos preparan para enfrentar nuestros miedos”. Púrpura pensó en eso durante todo el día y en la noche se dijo a ella misma, es verdad lo que dijo el Viejo Sam porque yo no podría vivir en otro lugar. Y pensó en hacer una campaña para ayudar a conservar apropiadamente el lugar. A la mañana siguiente reunió a todos sus amigos. les dijo: Hoy,quiero que me ayuden a hacer un refugio.

22


23


- Shiz comentó: ¿ Refugio?

¡Sí! Dijo Púrpura, así estaremos seguros si algo le pasa a Roseland. - Shiz dijo: ¡No lo necesitamos! Créanme nada pasará.

- Pazzi, una tortiguita pequeña e inteligente, dijo: “Púrpura tiene razón; además, suena divertido” ¡Hagámoslo!

24


Y así el clan de amigos construyó un refugio con un estilo rústico. Ellos recolectaron la madera que yacía en los alrededores de la comuna.

25


Al día siguiente visitaron el lugar nuevamente, pero esta vez invitaron al viejo Sam, el llegó cansado porque llevaba una vida sedentaria , su trabajo era su todo. Cuando recorrían el refugio, Púrpura volaba feliz y unos minutos después un tronco cayó sobre ella, quedó en el suelo inmóvil; sus amigos empezaron a llorar y lamentarse. Sam la recogió y la llevó en sus brazos hacia Roseland.

26


27


En el camino encontraron a Tobi Mon, el doctor del pueblo, un hombre astuto, viejo y huraño, miró a Púrpura y dijo que no se podía hacer nada por ella. - Tobi Mon dijo: ¡Llévenla a casa! Sus amigos tristes la llevaban a casa, pero Shiz intranquilo y desesperado no podía aceptar la decisión del doctor. Le dijo a Sam y a Pazzi que cuidaran a Púrpura por unos días porque el iría a encontrar medicina para su amiga.

28


Pasaron días, meses y llegó la primavera. Púrpura había despertado, aunque no podía volar y eso la ponía triste aunque no lo decía porque estaba agradecida por su vida. Echaba de menos a su mejor amigo. Ella se encontraba sentada en una silla hecha de hojas de palma, decorada con girasoles y a lo lejos se veía a alguien acercarse, se alegró tanto porque era Shiz. El corrió hacia ella y la abrazó.

29


Shiz estaba buscando una medicina que sanara a su amiga y trajo dos ungüentos para curar las alas de Púrpura. Poco a poco ella recobró la movilidad de sus alas. Al inicio lloraba por el dolor que le causaba moverlas, después de muchos intentos lo logró. Alzó el vuelo hacia el cielo azul que muchos días apreció desde lejos. Ella extrañaba la agradable sensación que le ocasionaba volar, sentía felicidad y libertad. Cuando descendía a Roseland se abatió su corazón porque el sueño desagradable que había tenido hace años finalmente tuvo sentido. Ella informó a los moradores, todos apresurados recogieron lo indispensable para ellos como: alimentos, agua y ropa. Llegaron al refugio y permanecieron por horas ahí. 30


Después salieron y Roseland había desaparecido - Tobi Mon comentó: ¡Al menos estamos vivos!

31


32


Volvieron a reconstruir el lugar y fue de nuevo sumamente bello.

33


Púrpura construyó un jardín y sus paredes eran de cristal así se podría apreciar el mosaico de flores de diferentes colores y formas; las había recogido en sus innumerables viajes por el mundo. Y un día soleado, conoció a Dal alguien diferente a ella en personalidad, pero tenían algo en común; su amor por el servicio. Ella volaba siempre dejando su esencia por cada lugar que recorría. Púrpura nunca perdió su exquisita aroma aunque había pasado por muchas dificultades en su vida, siempre sonreía y se animaba a sí misma para continuar con su aventura llamada vida. ¡No dejes de soñar y sonreír! ¡Deja tus huellitas de colores en cada sitio que vayas! ¡Vuela muy alto porque no hay límites!

FIN

34


LibélulaPúrpura.xyz

Profile for Marbust Technology Company

CUENTO "LA LIBÉLULA PÚRPURA"  

Narra la historia de una libélula llamada Púrpura que junto a sus amigos lograron construir un refugio como método de prevención para los ha...

CUENTO "LA LIBÉLULA PÚRPURA"  

Narra la historia de una libélula llamada Púrpura que junto a sus amigos lograron construir un refugio como método de prevención para los ha...

Advertisement