Page 1

La piedra ausente: El traslado de Tláloc a la ciudad de México en la Cineteca Nacional

Este viernes 18 de enero a las 18:00 horas, se presentará en la Cineteca Nacional el documental La piedra ausente, de la antropóloga Sandra Rozental y el director Jesse Lemer, que relata los avatares del traslado del monolito de Tláloc desde San Miguel Coatlinchan, Estado de México, hasta su emplazamiento actual en las afueras del Museo Nacional de Antropología, en la ciudad de México. Se trata de una de los primeros estrenos que tienen lugar en las instalaciones recientemente reabiertas al público de la Cineteca, que cuenta ahora con diez salas de exhibición, el Foro al aire libre Gabriel Figueroa, un Centro de documentación e información especializado en cinematografía, renovadas bóvedas para la preservación de su acervo fílmico y no fílmico, estacionamiento para más de 400 vehículos, y accesos para personas con discapacidad. Además de su carácter de archivo fílmico nacional, con exhibiciones como ésta la Cineteca Nacional cumple con su cometido de rescatar, clasificar, conservar, restaurar, preservar y difundir la obra cinematográfica más destacada del mundo, y en especial de nuestro país.

Era el 16 de abril de 1964 cuando la enorme escultura prehispánica, después de un traslado de más de ocho horas, llegó a la ciudad de México en medio de una lluvia torrencial. Hasta entonces, el monolito había yacido recostado en la confluencia de dos arroyos en la Cañada de Santa Clara, en las laderas de la Sierra Nevada y cerca del pueblo mexiquense de Coatlinchan, donde en las últimas dos décadas del siglo XIX era punto de visita obligado. En 1882 fue descubierto por


Gumersindo Mendoza, el director del Museo Nacional, el profesor de zoología y botánica Jesús Sánchez y el pintor José María Velasco, quienes describieron y dibujaron la escultura

Conocida en la localidad como la Piedra de los tecomates, la obra prehispánica fue designada como Tláloc por el arqueólogo Leopoldo Batres, a pesar de haber existido una polémica sobre su posible identificación con Chalchihuitlicue, ‘la de la falda de piedras preciosas’, deidad de los lagos y las corrientes de agua. Fue precisamente Batres el primero que buscó trasladar la escultura a la ciudad de México en un tren de carga, empresa de la que desistió debido su enorme peso y tamaño. Para la maniobra de 1964, tuvo que construirse in situ un armazón de viguetas de acero, que permitió levantar la piedra con cables del mismo material. Se diseñó además un remolque doble de más de veinte ejes, con capacidad para soportar más de 200 toneladas, que fue jalado por dos tractocamiones y atravesó la ciudad de México en una noche histórica. La escultura de 165 toneladas fue finalmente colocada en la esquina del Paseo de la Reforma y Gandhi, donde permanece como “un reflejo del sistema de patrimonio que ha generado el Estado mexicano” –en palabras de Rozental–. Para la antropóloga, el traslado constituye la metáfora de un momento de la historia de México que marcó la concepción de un México moderno que revaloraba su historia a través de sus ruinas y sus comunidades.

Al mismo tiempo, el documental da cuenta de un vacío, del sentimiento de despojo en la comunidad, mismo que ha pasado de generación en generación por casi cincuenta años, como manifestación de un acontecimiento vivo en la memoria colectiva. La deidad de la lluvia no sólo


está presente en las narraciones populares, sino que el paraje donde fue descubierto el monolito sigue siendo visitado como paseo y lugar de ritualización. La población ha realizado asimismo distintas reproducciones de la escultura, de cual en 2007 fue colocada una réplica de tamaño natural en la plaza del pueblo. El acontecimiento fue acompañado por un ritual de activación, por medio del cual la comunidad se apropió simbólicamente de la figura y le confirió la esencia del original. La piedra ausente es una coproducción del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), por medio del apoyo del Fondo para la Producción Cinematográfica de Calidad (Foprocine). Resultado de una investigación iniciada en 2005, reúne los testimonios de los habitantes de Coatlinchan, así como de algunos de los protagonistas del reto técnico que supuso el traslado: el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez y el ingeniero Enrique del Valle Prieto, quienes colaboraron con los arqueólogos Luis Aveleyra y Ricardo de la Robina. Surgido de la tesis doctoral de Sandra Rozental, el proyecto contó con la participación del documentalista Jesse Lemer, quien ha explorado en sus filmes las relaciones entre México y Estados Unidos, además de haber sido curador de diversas exposiciones en el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo y el Museo Guggenheim en sus sedes de Nueva York y Bilbao. El interés del documental gira en torno a las relaciones sociales en torno al patrimonio arqueológico, en este caso, de la obra que se ha convertido en un hito del paisaje urbano y cultural de la ciudad de México. La realización echó mano de distintos materiales de archivo en torno al traslado, que fue ampliamente documentado por los medios de comunicación. Entre los acervos consultados estuvieron los del INAH, de Pedro Ramírez Vázquez y de Noticieros Televisa. El filme se presentará el próximo sábado 19 de enero en la plaza principal del poblado de Coatlinchan, en el municipio mexiquense de Texcoco, a las 19:00 y las 21:00 horas.

Cineteca Nacional. Avenida México-Coyoacán 389, Colonia Xoco, México D.F., CP 03330. Teléfono conmutador: 4155.1200. Cartelera telefónica: 4155.1190. Sitio web: www.cinetecanacional.net

Documental monolito Tláloc  

Documental que relata los avatares del traslado del monolito de Tláloc desde San Miguel Coatlinchan, Estado de México, hasta su emplazamient...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you