Page 1

Desde el corazón...

Testimonios sobre el Hermano marista Felicísimo Ruiz García


Desde el corazón… Testimonios sobre el Hermano marista Felicísimo Ruiz García

________________________________________________ EDITA: CENTENARIO MARISTA PATROCINA: Excma. Diputación Provincial de Alicante

________________________________________________ Colegio Sagrado Corazón de los HH Maristas de Alicante Idea y realización: Antonio Beltrán Leguey Portada: Stefano Beltrán Bonella

Dedicatoria: A quienes creen que para educar, sencillamente, hay que amar.

Año 2007 – Año del Centenario IMPRIME: GRÁFICAS MESA Desde el...

2

Desde el...

3


Desde el corazón… Testimonios sobre el Hermano marista Felicísimo Ruiz García

________________________________________________ EDITA: CENTENARIO MARISTA PATROCINA: Excma. Diputación Provincial de Alicante

________________________________________________ Colegio Sagrado Corazón de los HH Maristas de Alicante Idea y realización: Antonio Beltrán Leguey Portada: Stefano Beltrán Bonella

Dedicatoria: A quienes creen que para educar, sencillamente, hay que amar.

Año 2007 – Año del Centenario IMPRIME: GRÁFICAS MESA Desde el...

2

Desde el...

3


falta de protagonismo y respetando los actos y compromisos de la gente, no su estatus social ni su dinero, consiguió que todos se rindieran a su trato, y a su paso corrían a buscarle para recibir un gesto, siempre de cariño.

Prólogo

Al Feli le gustaba la gente, fue marista entre maristas, cristiano entre cristianos, y nos enseñó que quien vive en la fe, y actúa con ella, vive feliz y hace felices a los demás. Este libro reune los sentimientos de mucha de la gente que le quería, que siempre seremos menos de cuantos recibíamos su cariño, pues Felicísimo amaba a todo el mundo. Son sentimientos escritos con y desde el corazón, expresados libremente y recogidos cronológicamente a partir del momento en que supimos la noticia de su muerte. Pequeño de tamaño, fuerte de complexión, ojos picarones, sonrisa fácil y un corazón que no le cabía en el pecho. Jamás daba lecciones, daba ejemplos. Vestía un extraño uniforme; rebeca fina de punto, siempre remangada, camisa de manga corta picada de agujeros por la ceniza del maldito tabaco, como complementos, ni reloj, ni cinturón a juego con los zapatos, sino una simple mochila de tela al hombro y ganas de trabajar para los demás.

Su historia me ha parecido siempre fascinante, y a mi egoísta visión le cuesta entender por qué alguien ha trabajado tanto y ha entregado tanto por la educación, la formación y la felicidad de los demás, sin esperar ningún reconocimiento. Intentó pasar por el mundo sin hacer ruido, pero se me pone la carne de gallina al recordar el silencio de la multitud de personas de distinta edad que el día de su funeral no cabía en la capilla y llenaba el patio de banderas... A todos nos unía la misma sensación, la de haber tenido la suerte de conocer a alguien bueno, muy bueno, que con su carácter especial y una vida ejemplar nos ayudó a ser algo mejores. Alguien con quien estaremos siempre en deuda, y cuya única forma de saldarla sería, ayudando a los demás, como el hacía. Son historias que reflejan sentimientos, más o menos intimos, que cada uno ha tenido en su relación personal con él, desde los hermanos, en su vida de comunidad; los profesores y trabajadores del centro como compañero; y, sobre todo, los alumnos, algunos ya padres e incluso abuelos nos hacen sentir a cada uno que El Feli nos pertenecía, o también que, en cierta manera, le pertenecíamos.

El hermano Felicísimo Ruiz, vivió la plenitud del amor por los demás y en especial por niños tanto como jamás podría imaginar el fundador Marcelino y lo hizo siendo dueño de sus actos, que siempre fueron particulares y distintos. Una vez oí que alguien decía: “El dio vida a nuestro colegio”. Con la fuerza de su espíritu y el ejemplo del trabajo, sumado a su Desde el...

4

Javi Alonso

Desde el...

5


falta de protagonismo y respetando los actos y compromisos de la gente, no su estatus social ni su dinero, consiguió que todos se rindieran a su trato, y a su paso corrían a buscarle para recibir un gesto, siempre de cariño.

Prólogo

Al Feli le gustaba la gente, fue marista entre maristas, cristiano entre cristianos, y nos enseñó que quien vive en la fe, y actúa con ella, vive feliz y hace felices a los demás. Este libro reune los sentimientos de mucha de la gente que le quería, que siempre seremos menos de cuantos recibíamos su cariño, pues Felicísimo amaba a todo el mundo. Son sentimientos escritos con y desde el corazón, expresados libremente y recogidos cronológicamente a partir del momento en que supimos la noticia de su muerte. Pequeño de tamaño, fuerte de complexión, ojos picarones, sonrisa fácil y un corazón que no le cabía en el pecho. Jamás daba lecciones, daba ejemplos. Vestía un extraño uniforme; rebeca fina de punto, siempre remangada, camisa de manga corta picada de agujeros por la ceniza del maldito tabaco, como complementos, ni reloj, ni cinturón a juego con los zapatos, sino una simple mochila de tela al hombro y ganas de trabajar para los demás.

Su historia me ha parecido siempre fascinante, y a mi egoísta visión le cuesta entender por qué alguien ha trabajado tanto y ha entregado tanto por la educación, la formación y la felicidad de los demás, sin esperar ningún reconocimiento. Intentó pasar por el mundo sin hacer ruido, pero se me pone la carne de gallina al recordar el silencio de la multitud de personas de distinta edad que el día de su funeral no cabía en la capilla y llenaba el patio de banderas... A todos nos unía la misma sensación, la de haber tenido la suerte de conocer a alguien bueno, muy bueno, que con su carácter especial y una vida ejemplar nos ayudó a ser algo mejores. Alguien con quien estaremos siempre en deuda, y cuya única forma de saldarla sería, ayudando a los demás, como el hacía. Son historias que reflejan sentimientos, más o menos intimos, que cada uno ha tenido en su relación personal con él, desde los hermanos, en su vida de comunidad; los profesores y trabajadores del centro como compañero; y, sobre todo, los alumnos, algunos ya padres e incluso abuelos nos hacen sentir a cada uno que El Feli nos pertenecía, o también que, en cierta manera, le pertenecíamos.

El hermano Felicísimo Ruiz, vivió la plenitud del amor por los demás y en especial por niños tanto como jamás podría imaginar el fundador Marcelino y lo hizo siendo dueño de sus actos, que siempre fueron particulares y distintos. Una vez oí que alguien decía: “El dio vida a nuestro colegio”. Con la fuerza de su espíritu y el ejemplo del trabajo, sumado a su Desde el...

4

Javi Alonso

Desde el...

5


El Hermano Provincial de la Provincia Marista Mediterránea, la Comunidad Marista y la Comunidad Educativa del Colegio “Sagrado Corazón” de Alicante tiene el sentimiento de participarles que nuestro Hermano

FELICÍSIMO RUIZ GARCÍA ha fallecido el día 6 de enero de 2005 a los 66 años de edad y 47 de Vida Religiosa DESCANSE EN PAZ Nació en Lomilla (Palencia), en octubre de 1938. Se formó en las casas de Avellanas, Vich y Roma. Trabajó en las comunidades de Alicante, Cartagena, Algemesí, Murcia y Valencia. Desde 1982 estaba destinado en la comunidad de Alicante. “A la muerte de un Novicio o de un Hermano, cada comunidad de la Provincia celebra una misa y reza el oficio de difuntos”. (C. 55.2)

Desde el...

6

Desde el...

7


El Hermano Provincial de la Provincia Marista Mediterránea, la Comunidad Marista y la Comunidad Educativa del Colegio “Sagrado Corazón” de Alicante tiene el sentimiento de participarles que nuestro Hermano

FELICÍSIMO RUIZ GARCÍA ha fallecido el día 6 de enero de 2005 a los 66 años de edad y 47 de Vida Religiosa DESCANSE EN PAZ Nació en Lomilla (Palencia), en octubre de 1938. Se formó en las casas de Avellanas, Vich y Roma. Trabajó en las comunidades de Alicante, Cartagena, Algemesí, Murcia y Valencia. Desde 1982 estaba destinado en la comunidad de Alicante. “A la muerte de un Novicio o de un Hermano, cada comunidad de la Provincia celebra una misa y reza el oficio de difuntos”. (C. 55.2)

Desde el...

6

Desde el...

7


El H. Felicísimo Ruiz, el ‘Feli’... (En el día de su funeral) Estimados Hermanos, familiares, Familia Marista, amigos todos. Tengo la costumbre, cuando fallece un Hermano, de dirigir unas palabras al inicio de la Eucaristía y suelo titularlas con su nombre acompañado de un apelativo que centra para mí la vida del Hermano. Al tener que escribir estas palabras no he dudado ni un momento en titularlas: EL H. FELICISIMO RUIZ O “EL FELI”. Porque el Feli, es el Feli. ¡Cuánto podría contar y recordar de mis encuentros con el H. Feli!. Pero sé que él mismo me diría: “¡déjate de chorradas y vamos a otra cosa!”. Nuestro H. Felicísimo nació en Lomilla provincia de Palencia el 10 de octubre de 1938. Sus padres, Felicísimo y Victoriana le educaron junto con sus hermanos y hermanas en una sólida vivencia cristiana. En 1952 ingresó en Avellanas (Lérida) donde hizo sucesivamente el postulantado, Noviciado y primera profesión religiosa. Desde 1957 al 1959 continuó su formación Marista en Vich. En 1959 fue destinado como Profesor al Colegio de Alicante donde permaneció 10 años. Marchó a Roma a continuar su formación teológica para regresar un año más a Alicante. Posteriormente desarrolló su apostolado en Cartagena, Algemesí y Murcia La Merced hasta 1974 que fue destinado a la Comunidad y Colegio de Valencia. En 1981, después de realizar un Curso de Espiritualidad en Roma, regresa a Alicante donde ejerció de Director de Desde el...

8

Felicísmo y sus padres en el Claustro de ‘Las Avellanas’ (Lérida) el día que tomó el hábito. Desde el...

9


El H. Felicísimo Ruiz, el ‘Feli’... (En el día de su funeral) Estimados Hermanos, familiares, Familia Marista, amigos todos. Tengo la costumbre, cuando fallece un Hermano, de dirigir unas palabras al inicio de la Eucaristía y suelo titularlas con su nombre acompañado de un apelativo que centra para mí la vida del Hermano. Al tener que escribir estas palabras no he dudado ni un momento en titularlas: EL H. FELICISIMO RUIZ O “EL FELI”. Porque el Feli, es el Feli. ¡Cuánto podría contar y recordar de mis encuentros con el H. Feli!. Pero sé que él mismo me diría: “¡déjate de chorradas y vamos a otra cosa!”. Nuestro H. Felicísimo nació en Lomilla provincia de Palencia el 10 de octubre de 1938. Sus padres, Felicísimo y Victoriana le educaron junto con sus hermanos y hermanas en una sólida vivencia cristiana. En 1952 ingresó en Avellanas (Lérida) donde hizo sucesivamente el postulantado, Noviciado y primera profesión religiosa. Desde 1957 al 1959 continuó su formación Marista en Vich. En 1959 fue destinado como Profesor al Colegio de Alicante donde permaneció 10 años. Marchó a Roma a continuar su formación teológica para regresar un año más a Alicante. Posteriormente desarrolló su apostolado en Cartagena, Algemesí y Murcia La Merced hasta 1974 que fue destinado a la Comunidad y Colegio de Valencia. En 1981, después de realizar un Curso de Espiritualidad en Roma, regresa a Alicante donde ejerció de Director de Desde el...

8

Felicísmo y sus padres en el Claustro de ‘Las Avellanas’ (Lérida) el día que tomó el hábito. Desde el...

9


Carta a mi amigo Feli

Primaria, Profesor y delegado de Deportes, hasta el día de hoy, 6 de enero de 2005. Como veis una vida llena, una vida en plenitud. Estoy convencido que la vida eterna se puede experimentar en la vida ordinaria y en el trato cotidiano con la gente. Escuchaba, hablaba, estaba presente horas y horas entre los niños, los jóvenes, los padres, para todos tenía una palabra de aliento, de consejo, una sonrisa, incluso un estirón de orejas si era necesario. Tomaba el coche y cargado de mantas, ropa o comida allí iba el Feli a compartir con la gente necesitada. El filósofo francés Gabriel Marcel decía que “amar significa poder decirle al otro: tú no morirás”. Estoy seguro que todos cuantos hemos conocido al H. Feli lo amamos y por eso no morirá en nuestro recuerdo. El H. Feli, nos dice San Juan, ha pasado de la muerte a la vida porque ha amado a sus hermanos, porque nos ha amado con un amor no de palabra ni de boca, sino de verdad y con obras. El que no ama permanece en la muerte, pero el Feli ha amado profundamente, por eso vive en el Señor y vivirá en nosotros. H. Felicísimo, Feli, sencillamente en nombre de tu familia, sobre todo de tu madre, en nombre de tu familia religiosa Marista, especialmente de los Hermanos de la Provincia Mediterránea, en nombre de todos tus amigos, profesores, sacerdotes, padres, antiguos alumnos, de todos los alumnos y Familia Marista de Alicante te digo: GRACIAS. Que nuestra Buena Madre y san Marcelino te acojan y te bendigan por toda esa vida entregada a trabajar en la Casa de María con el carisma del P. Champagnat. Te ruego aceptes este aplauso de gratitud, respeto y cariño de todos nosotros: GRACIAS FELI. H. Manuel Jorques, Provincial Provincia Marista Mediterránea. Desde el...

10

Querido Feli: ¿Cómo estás? Me imagino que muy bien. Yo en cambio muy mal. Ayer fue un día fatal. No recuerdo otro peor. Ayer no conseguí hacer nada bueno y eso que estuve en la misa del Vaticano. Hoy, de Roma a Viterbo, he recordando tantos años como hemos vivido juntos: Murcia, Valencia y Alicante. Con experiencias tan humanas y tan sencillas como el haber compartido habitación en Valencia, haber tomado unas cervezas o haber llorado juntos, bueno al menos yo, que soy un ‘gilipuá’ en expresión tuya… He reflexionado tu experiencia de Alicante en un momento determinado, tu salida de Cartagena, nuestro año con los internos en Murcia, donde gastamos unos cuantos zapatos en los recreos de la noche…. Y estos cuatro últimos años en Alicante en las tareas de clase, de deporte (tú el párroco y yo el vicario), igual daba, lo importante era tener tiempo para estar juntos. A tu lado era feliz. Me tomabas el pelo con el acompañamiento, me llamabas el capellán de los de fútbol, el director espiritual de Vicente Antón (no me atrevo a llamarle), hablábamos de la boda de Jolete y de temas melifluos, pero a ti te lo permitía todo, porque siempre he sentido tu cariño. El haber comido y rezado frente por frente en estos cuatro años, en definitiva ha sido una fuente de ayuda para mí. El día que la médico te dijo tu realidad más real y después con tu permiso me lo dijo a mí, lloré todo lo que quise y más y cuando me serené pasé a la habitación e intenté disimular. ¿Qué tal Feli? ¿Que te ha dicho la doctora? Y tu respuesta Desde el...

11


Carta a mi amigo Feli

Primaria, Profesor y delegado de Deportes, hasta el día de hoy, 6 de enero de 2005. Como veis una vida llena, una vida en plenitud. Estoy convencido que la vida eterna se puede experimentar en la vida ordinaria y en el trato cotidiano con la gente. Escuchaba, hablaba, estaba presente horas y horas entre los niños, los jóvenes, los padres, para todos tenía una palabra de aliento, de consejo, una sonrisa, incluso un estirón de orejas si era necesario. Tomaba el coche y cargado de mantas, ropa o comida allí iba el Feli a compartir con la gente necesitada. El filósofo francés Gabriel Marcel decía que “amar significa poder decirle al otro: tú no morirás”. Estoy seguro que todos cuantos hemos conocido al H. Feli lo amamos y por eso no morirá en nuestro recuerdo. El H. Feli, nos dice San Juan, ha pasado de la muerte a la vida porque ha amado a sus hermanos, porque nos ha amado con un amor no de palabra ni de boca, sino de verdad y con obras. El que no ama permanece en la muerte, pero el Feli ha amado profundamente, por eso vive en el Señor y vivirá en nosotros. H. Felicísimo, Feli, sencillamente en nombre de tu familia, sobre todo de tu madre, en nombre de tu familia religiosa Marista, especialmente de los Hermanos de la Provincia Mediterránea, en nombre de todos tus amigos, profesores, sacerdotes, padres, antiguos alumnos, de todos los alumnos y Familia Marista de Alicante te digo: GRACIAS. Que nuestra Buena Madre y san Marcelino te acojan y te bendigan por toda esa vida entregada a trabajar en la Casa de María con el carisma del P. Champagnat. Te ruego aceptes este aplauso de gratitud, respeto y cariño de todos nosotros: GRACIAS FELI. H. Manuel Jorques, Provincial Provincia Marista Mediterránea. Desde el...

10

Querido Feli: ¿Cómo estás? Me imagino que muy bien. Yo en cambio muy mal. Ayer fue un día fatal. No recuerdo otro peor. Ayer no conseguí hacer nada bueno y eso que estuve en la misa del Vaticano. Hoy, de Roma a Viterbo, he recordando tantos años como hemos vivido juntos: Murcia, Valencia y Alicante. Con experiencias tan humanas y tan sencillas como el haber compartido habitación en Valencia, haber tomado unas cervezas o haber llorado juntos, bueno al menos yo, que soy un ‘gilipuá’ en expresión tuya… He reflexionado tu experiencia de Alicante en un momento determinado, tu salida de Cartagena, nuestro año con los internos en Murcia, donde gastamos unos cuantos zapatos en los recreos de la noche…. Y estos cuatro últimos años en Alicante en las tareas de clase, de deporte (tú el párroco y yo el vicario), igual daba, lo importante era tener tiempo para estar juntos. A tu lado era feliz. Me tomabas el pelo con el acompañamiento, me llamabas el capellán de los de fútbol, el director espiritual de Vicente Antón (no me atrevo a llamarle), hablábamos de la boda de Jolete y de temas melifluos, pero a ti te lo permitía todo, porque siempre he sentido tu cariño. El haber comido y rezado frente por frente en estos cuatro años, en definitiva ha sido una fuente de ayuda para mí. El día que la médico te dijo tu realidad más real y después con tu permiso me lo dijo a mí, lloré todo lo que quise y más y cuando me serené pasé a la habitación e intenté disimular. ¿Qué tal Feli? ¿Que te ha dicho la doctora? Y tu respuesta Desde el...

11


fue clara, sencilla y a tu estilo: ”lo mismo que te ha dicho a ti”. Y comenzamos a bromear con tu testamento, con lo que te decía la lámpara de la luz… Amigo Feli, mis zapatillas de noche, que para ti eran barcas, nunca han soportado unos pies mejores. Porque son los de aquel que siempre han ido al encuentro de los demás para ayudarles. ¡Cuántas visitas a hospitales y a tanatorios! Nunca dijiste no a un hermano que te pedía cualquier servicio. ¡Cuánto habrá sentido tu partida el H. José! Cuando te enteraste que había aceptado venir por Italia, me llamabas aventurero… ¡Cómo me dolió dejarte! Pero Feli tu presencia me anima. Me has enseñado a amar a los demás por encima de las estructuras. A no escatimar tiempo ni de día ni de noche para ir a socorrer a los demás. Pero a la vez me has enseñado a ser independiente, a hacer lo que tengo que hacer. Me has enseñado a trabajar. A no tener miedo a mancharme las manos ni los zapatos. A saber acoger a las personas, sean quienes sean (que bonito el día en que vinieron las dos gitanas a verte al hospital). En definitiva a ser hermano marista en medio de los niños y los jóvenes.

Felicísimo y Pencho... historia de una amistad...

¿Que más da enseñar filosofía, que ayudar a los pequeños a bajar del autobús? Lo importante es querer a los demás. GRACIAS FELI. Ayer cuando me contaron el aplauso que te dieron al salir de tu misa de funeral, me ahogaba de alegría. Nunca agradeceré bastante al Señor tu amistad. Lo único que no me ha gustado es que no me hayas esperado un poco más. Necesitaba darte un abrazo a finales de enero. Un beso muy fuerte allí donde estés. GRACIAS FELI.. Tu amigo Pencho Desde el...

12

Desde el...

13


fue clara, sencilla y a tu estilo: ”lo mismo que te ha dicho a ti”. Y comenzamos a bromear con tu testamento, con lo que te decía la lámpara de la luz… Amigo Feli, mis zapatillas de noche, que para ti eran barcas, nunca han soportado unos pies mejores. Porque son los de aquel que siempre han ido al encuentro de los demás para ayudarles. ¡Cuántas visitas a hospitales y a tanatorios! Nunca dijiste no a un hermano que te pedía cualquier servicio. ¡Cuánto habrá sentido tu partida el H. José! Cuando te enteraste que había aceptado venir por Italia, me llamabas aventurero… ¡Cómo me dolió dejarte! Pero Feli tu presencia me anima. Me has enseñado a amar a los demás por encima de las estructuras. A no escatimar tiempo ni de día ni de noche para ir a socorrer a los demás. Pero a la vez me has enseñado a ser independiente, a hacer lo que tengo que hacer. Me has enseñado a trabajar. A no tener miedo a mancharme las manos ni los zapatos. A saber acoger a las personas, sean quienes sean (que bonito el día en que vinieron las dos gitanas a verte al hospital). En definitiva a ser hermano marista en medio de los niños y los jóvenes.

Felicísimo y Pencho... historia de una amistad...

¿Que más da enseñar filosofía, que ayudar a los pequeños a bajar del autobús? Lo importante es querer a los demás. GRACIAS FELI. Ayer cuando me contaron el aplauso que te dieron al salir de tu misa de funeral, me ahogaba de alegría. Nunca agradeceré bastante al Señor tu amistad. Lo único que no me ha gustado es que no me hayas esperado un poco más. Necesitaba darte un abrazo a finales de enero. Un beso muy fuerte allí donde estés. GRACIAS FELI.. Tu amigo Pencho Desde el...

12

Desde el...

13


un anorak o cualquier otra prenda extraviada, o simplemente a incordiar al Feli preguntándole la hora, el sitio del partido o desde dónde saldrá el autobús de turno el sábado siguiente por la mañana? ¿Por quién preguntará desde ahora ‘el amigo de los cartones’, para ‘ver si hay cajas vacías’, o la gitana que se llevaba la ropa abandonada en “objetos perdidos”? ¿Y los perros, ahora que no sienten su presencia ni su olor; esos guardianes nocturnos del colegio, que durante años ha cuidado, sacado por las noches y recogidos al alba; perseguidos cuando escapaban y curados cuando enfermaban? ¿Quién interrumpirá las clases hablando por los altavoces, con aquella característica voz medio afónica, apenas caído el primer chaparrón de la tarde, cuando las pistas dejaban de ser seguras, para decir la famosa frase de: “hoy no habrá entrenamientos porque el suelo está resbaladizo”? ¿Y la “cabra”, esa bolsa de tela color ‘blanco añejo’, objeto inseparable del Feli desde los primeros días del Adviento, cuando la sacaba colgada del hombro, repleta de talonarios por vender, los primeros días, y cargada de calderilla los Desde el...

14

Desde el...

15


un anorak o cualquier otra prenda extraviada, o simplemente a incordiar al Feli preguntándole la hora, el sitio del partido o desde dónde saldrá el autobús de turno el sábado siguiente por la mañana? ¿Por quién preguntará desde ahora ‘el amigo de los cartones’, para ‘ver si hay cajas vacías’, o la gitana que se llevaba la ropa abandonada en “objetos perdidos”? ¿Y los perros, ahora que no sienten su presencia ni su olor; esos guardianes nocturnos del colegio, que durante años ha cuidado, sacado por las noches y recogidos al alba; perseguidos cuando escapaban y curados cuando enfermaban? ¿Quién interrumpirá las clases hablando por los altavoces, con aquella característica voz medio afónica, apenas caído el primer chaparrón de la tarde, cuando las pistas dejaban de ser seguras, para decir la famosa frase de: “hoy no habrá entrenamientos porque el suelo está resbaladizo”? ¿Y la “cabra”, esa bolsa de tela color ‘blanco añejo’, objeto inseparable del Feli desde los primeros días del Adviento, cuando la sacaba colgada del hombro, repleta de talonarios por vender, los primeros días, y cargada de calderilla los Desde el...

14

Desde el...

15


últimos cuando íba recogiendo la lotería vendía… Obras son amores y no buenas razones… Estoy completamente seguro de que cuantos hemos vivido con él durante los más de 30 años que el Feli “ha sembrado” en Alicante, hemos desarrollado y mantenido, cada uno, una relación especial y a medida con él. Ha querido y ha sido correspondido. Porque el roce con el Feli no te dejaba indiferente. Pues bien, llorar, ya hemos llorado. La tristeza por el amigo perdido es muy grande, enorme. Pero la vida sigue, diría él mismo, y creo que lo mejor que podemos hacer es dar gracias a Dios por haberle conocido, recordar las tantas cosas que, como si nada, nos enseñó e intentar seguir un poco esa estela de “marista, siempre al pié del cañón, con la mano abierta para dar, la sonrisa dispuesta para acoger, y la frase adecuada para quien se la pidiera”. Pero sobretodo y por encima de todo, ver que nos ha dejado un estilo muy personal: el del hermano sencillo, humilde, austero y humano, al que le gustaba más que le llamaras Feli que Felicísimo, que se confundía entre la marea de chavales, tras un partido o un entrenamiento, como si fuera uno más de ellos, y se quedaba a esperar al último, a apagar la luz, a cerrar los grifos, las duchas, las puertas… él seguía ahí hasta que todos estaban en su sitio. Desde el...

16

Si los educadores, sus compañeros, de verdad queremos recordar al Feli, como a él le gustaría, sin “pijadas místicas” (frase suya), si, con sinceridad, pensamos que la suerte de haber vivido con él ha de servirnos para algo… intentemos imitarle un poco en ese peculiar estilo que tenía en su relación con los niños, con los jóvenes y con sus mismos compañeros... Si Marcelino decía: “… se educa porque se ama, y que educar es amar…” ¡¡ÉSTE ES EL EJEMPLO!!

En su ‘despacho favorito...‛: la valla del pabellón...

A muchos se lo podremos contar, les intentaremos explicar cómo era este “marista de las pistas” llamado ‘Feli’, pero nosotros hemos sido afortunados porque ¡lo hemos vivido! ¡le hemos dado la mano, tocado, besado, abrazado...! Por todo esto, tendré que acordarme de dar las gracias a Dios, durante un montón de tiempo. Antonio Beltrán

Desde el...

17


últimos cuando íba recogiendo la lotería vendía… Obras son amores y no buenas razones… Estoy completamente seguro de que cuantos hemos vivido con él durante los más de 30 años que el Feli “ha sembrado” en Alicante, hemos desarrollado y mantenido, cada uno, una relación especial y a medida con él. Ha querido y ha sido correspondido. Porque el roce con el Feli no te dejaba indiferente. Pues bien, llorar, ya hemos llorado. La tristeza por el amigo perdido es muy grande, enorme. Pero la vida sigue, diría él mismo, y creo que lo mejor que podemos hacer es dar gracias a Dios por haberle conocido, recordar las tantas cosas que, como si nada, nos enseñó e intentar seguir un poco esa estela de “marista, siempre al pié del cañón, con la mano abierta para dar, la sonrisa dispuesta para acoger, y la frase adecuada para quien se la pidiera”. Pero sobretodo y por encima de todo, ver que nos ha dejado un estilo muy personal: el del hermano sencillo, humilde, austero y humano, al que le gustaba más que le llamaras Feli que Felicísimo, que se confundía entre la marea de chavales, tras un partido o un entrenamiento, como si fuera uno más de ellos, y se quedaba a esperar al último, a apagar la luz, a cerrar los grifos, las duchas, las puertas… él seguía ahí hasta que todos estaban en su sitio. Desde el...

16

Si los educadores, sus compañeros, de verdad queremos recordar al Feli, como a él le gustaría, sin “pijadas místicas” (frase suya), si, con sinceridad, pensamos que la suerte de haber vivido con él ha de servirnos para algo… intentemos imitarle un poco en ese peculiar estilo que tenía en su relación con los niños, con los jóvenes y con sus mismos compañeros... Si Marcelino decía: “… se educa porque se ama, y que educar es amar…” ¡¡ÉSTE ES EL EJEMPLO!!

En su ‘despacho favorito...‛: la valla del pabellón...

A muchos se lo podremos contar, les intentaremos explicar cómo era este “marista de las pistas” llamado ‘Feli’, pero nosotros hemos sido afortunados porque ¡lo hemos vivido! ¡le hemos dado la mano, tocado, besado, abrazado...! Por todo esto, tendré que acordarme de dar las gracias a Dios, durante un montón de tiempo. Antonio Beltrán

Desde el...

17


Gracias, Feli El Hermano, que en paz descanse, consiguió que mi padre dejara de fumar el mismo día que lo hizo él. Para mi eso fue muy importante. Quería proponer una cosa, que no se si será factible; que el pabellón del colegio llevara su nombre: PABELLON: HERMANO FELICISIMO David López.

Reflexión En mis muchas y siempre enriquecedoras charlas con el Hermano Feli, una vez le dije que aunque luchaba a diario por vencer ese pensamiento, en ocasiones me daba la sensación de que ya sabía todo acerca de la vida. Que me daba la impresión de conocer cómo me iba a sentir viajando a cualquier lejano país o teniendo la vivencia más gratificante, del mismo modo que al contrario. Le dije también que tenía muy claro que hay que luchar sin cejar en el empeño de sacar adelante a mi familia y de esforzarme diariamente en ser un buen ejemplo para los que me rodean, aunque lo cierto es que notaba que la chispa de la vida -esa que todos llevamos dentro de nosotrosbrillaba con menos luz que hasta entonces. Feli empezó a dar vueltas de izquierda a derecha y se sentó encima de la valla de la puerta del pabellón de Deportes, algo que sólo hacía cuando sabía que yo esperaba una respuesta mesurada y contundente. Desde el...

18

«¡¡¡Hermano -me dijo abriendo los brazos y mirando al infinitosi esto (la vida) no tiene ningún sentido, el sentido se lo tenemos que dar nosotros cada día, en cada instante. Ése es el único secreto, no esperar a encontrar fuera el significado de nuestra existencia, sino dárselo nosotros!!!». No sé si él se marchó sabiéndolo, pero era parte de mi familia y nunca le olvidaré. Carlos ConesaSalguero 1971. (Al fondo la Casa Generalícia de Roma). Practicando ‘felisofía‛ en un ‘cara a cara‛ con Fachetti, Hermano brasileño que después formaría parte del Consejo General. Desde el...

19


Gracias, Feli El Hermano, que en paz descanse, consiguió que mi padre dejara de fumar el mismo día que lo hizo él. Para mi eso fue muy importante. Quería proponer una cosa, que no se si será factible; que el pabellón del colegio llevara su nombre: PABELLON: HERMANO FELICISIMO David López.

Reflexión En mis muchas y siempre enriquecedoras charlas con el Hermano Feli, una vez le dije que aunque luchaba a diario por vencer ese pensamiento, en ocasiones me daba la sensación de que ya sabía todo acerca de la vida. Que me daba la impresión de conocer cómo me iba a sentir viajando a cualquier lejano país o teniendo la vivencia más gratificante, del mismo modo que al contrario. Le dije también que tenía muy claro que hay que luchar sin cejar en el empeño de sacar adelante a mi familia y de esforzarme diariamente en ser un buen ejemplo para los que me rodean, aunque lo cierto es que notaba que la chispa de la vida -esa que todos llevamos dentro de nosotrosbrillaba con menos luz que hasta entonces. Feli empezó a dar vueltas de izquierda a derecha y se sentó encima de la valla de la puerta del pabellón de Deportes, algo que sólo hacía cuando sabía que yo esperaba una respuesta mesurada y contundente. Desde el...

18

«¡¡¡Hermano -me dijo abriendo los brazos y mirando al infinitosi esto (la vida) no tiene ningún sentido, el sentido se lo tenemos que dar nosotros cada día, en cada instante. Ése es el único secreto, no esperar a encontrar fuera el significado de nuestra existencia, sino dárselo nosotros!!!». No sé si él se marchó sabiéndolo, pero era parte de mi familia y nunca le olvidaré. Carlos ConesaSalguero 1971. (Al fondo la Casa Generalícia de Roma). Practicando ‘felisofía‛ en un ‘cara a cara‛ con Fachetti, Hermano brasileño que después formaría parte del Consejo General. Desde el...

19


HERMANO, ADIOS

A veces la vida es cruel No porque una persona fallezca, ya que la vida es así, mientras unos nacen otros mueren dejando paso a los que viene detrás. Es cruel porque te deja con ganas de haber dicho cosas que quería decir, hacer cosas que necesitabas hacer...

ADIOS, CUANDO NOS DEJAS, ADIOS, CUANDO NOS QUEDA DE TI UN GESTO Y UNA CANCION, SERAS HERMANO POR SIEMPRE DE CORAZON SERAS HERMANO EN JESUS.

Me he quedado con ganas de haberle dicho muchas cosas, con ganas de haberle devuelto la mitad el cariño con el que siempre me recompensó. Gracias por haber estado ahí. Siempre estarás presente en nuestras vidas.

Te desataste del peso de esta tierra, fuiste persona, cristiano entre cristianos, y lo serás por siempre con Aquel, que dio sentido y luz a tu existencia. Son tus palabras: tened la fe despierta. Sed hombres firmes, abrid el corazón. Que la esperanza os muestre su camino viviendo el hoy, aquí y ahora. Desde el silencio del límite y el fin tú nos recuerdas: vivir vale la pena. Vale la pena amar sin renunciar. Buscar a Dios, como María. Ya con la Madre, desde un lugar de paz, nos mantendrás gozosos en el llanto. Pues fuiste hermano, lo fuiste y lo serás. Deja que estalle nuestra alegría.

Desde el...

De un alumno, compañero y amigo. TITO (VICENTE GÓMEZ)

La pizarra siempre la utilizó como fiel aliado, tanto en clase, como para anunciar los partidos...

Kairoi 20

Desde el...

21


HERMANO, ADIOS

A veces la vida es cruel No porque una persona fallezca, ya que la vida es así, mientras unos nacen otros mueren dejando paso a los que viene detrás. Es cruel porque te deja con ganas de haber dicho cosas que quería decir, hacer cosas que necesitabas hacer...

ADIOS, CUANDO NOS DEJAS, ADIOS, CUANDO NOS QUEDA DE TI UN GESTO Y UNA CANCION, SERAS HERMANO POR SIEMPRE DE CORAZON SERAS HERMANO EN JESUS.

Me he quedado con ganas de haberle dicho muchas cosas, con ganas de haberle devuelto la mitad el cariño con el que siempre me recompensó. Gracias por haber estado ahí. Siempre estarás presente en nuestras vidas.

Te desataste del peso de esta tierra, fuiste persona, cristiano entre cristianos, y lo serás por siempre con Aquel, que dio sentido y luz a tu existencia. Son tus palabras: tened la fe despierta. Sed hombres firmes, abrid el corazón. Que la esperanza os muestre su camino viviendo el hoy, aquí y ahora. Desde el silencio del límite y el fin tú nos recuerdas: vivir vale la pena. Vale la pena amar sin renunciar. Buscar a Dios, como María. Ya con la Madre, desde un lugar de paz, nos mantendrás gozosos en el llanto. Pues fuiste hermano, lo fuiste y lo serás. Deja que estalle nuestra alegría.

Desde el...

De un alumno, compañero y amigo. TITO (VICENTE GÓMEZ)

La pizarra siempre la utilizó como fiel aliado, tanto en clase, como para anunciar los partidos...

Kairoi 20

Desde el...

21


El cura que jugaba al fútbol

Un abrazo, hermano

Amigo Feli:Me acuerdo de nuestra etapa de Valencia, cuando jugábamos al fútbol en el cauce del río Turia, en los equipos de empresas, y aquellos obreros decían: “que se duchen los curas primero...” o cuando soltaban alguna palabrota siempre había alguno que decía: Eh, que están los curas. ¡Lo que nos reíamos! Qué humanidad la tuya.

El que no te pude dar antes de irte, y que no me atreví (nunca me atreví, cosas del respeto, del maldito respeto) cuando eras mi tutor y mi director, hace ya unos años.

Llevabas el deporte en la sangre. Siempre en medio de los chavales. El deporte sí que les aparta a los jóvenes de otras tonterías. Estoy convencido que el P. Champagnat ya te habrá presentado al H. Silvestre y os habréis hecho amigos: él con la carretilla y tù con los balones. Bueno, no metas mucho lío allí donde estés, porque te veo organizando equipos de futbito, de baloncesto, de balonmano, avisando al comienzo de los partidos que sean puntuales, que no digan palabrotas… que no monten tanganas en los partidos de Aquí está formando parte de un ‘equipo los juveniles. internacional’... siempre cerca del balón... En fin, no sé si en el cielo habrá estos rollos. Un abrazo. Tu amigo, Pencho. Desde el...

22

Entonces eras de los más jóvenes (quitando al H. Juan, y también al H. Manolo, que habló en tu funeral y del que asimismo guardo el mejor de los recuerdos). Después, la vida fue abriendo los lógicos huecos, podando las generaciones. Recuerdo al H. Arturo, que tanto me impuso siempre con la sotana; el H. Agustín... ¡¡del que tantas cosas, y todas buenas, podría decir!!; el H. Cirilo Burgos, tan bondadoso, siempre sonriente; el H. Inocencio, con esas pizarras tan preciosas que hacía de buena mañana, siempre cortando hojas de los geranios... el H. Antón, el H. Millán (llorando a lágrima viva cuando enterramos al H. Agustín) o el H. Marino Latorre... Me gusta imaginarte con la rebeca verde, que no dudo conservarás ahí donde estés, impertérrito al frío, al calor y a todo. Tú, y todos los Hermanos que te han precedido, y los que te siguen, habéis sido muy importantes en mi vida y en la de mis compañeros de curso, mis amigos... yo sé cuántos han llorado, Feli, como yo lo estoy haciendo ahora. Y no tengo por qué, lo sé. “A Jesús por María”. Sé que, ahora, esa Virgen que la Orden Marista me enseñó a venerar y a querer, se ocupa de que no te falte de nada. Y con esa grandísima alegría... y con el abrazo que nunca te di, me despido. No, no me despido. Hay personas, Feli, de las que uno no puede despedirse jamás. Y tú eres una de ellas. Gracias por todo. PACO (Fco Meseguer), AA, 1973-1986. Desde el...

23


El cura que jugaba al fútbol

Un abrazo, hermano

Amigo Feli:Me acuerdo de nuestra etapa de Valencia, cuando jugábamos al fútbol en el cauce del río Turia, en los equipos de empresas, y aquellos obreros decían: “que se duchen los curas primero...” o cuando soltaban alguna palabrota siempre había alguno que decía: Eh, que están los curas. ¡Lo que nos reíamos! Qué humanidad la tuya.

El que no te pude dar antes de irte, y que no me atreví (nunca me atreví, cosas del respeto, del maldito respeto) cuando eras mi tutor y mi director, hace ya unos años.

Llevabas el deporte en la sangre. Siempre en medio de los chavales. El deporte sí que les aparta a los jóvenes de otras tonterías. Estoy convencido que el P. Champagnat ya te habrá presentado al H. Silvestre y os habréis hecho amigos: él con la carretilla y tù con los balones. Bueno, no metas mucho lío allí donde estés, porque te veo organizando equipos de futbito, de baloncesto, de balonmano, avisando al comienzo de los partidos que sean puntuales, que no digan palabrotas… que no monten tanganas en los partidos de Aquí está formando parte de un ‘equipo los juveniles. internacional’... siempre cerca del balón... En fin, no sé si en el cielo habrá estos rollos. Un abrazo. Tu amigo, Pencho. Desde el...

22

Entonces eras de los más jóvenes (quitando al H. Juan, y también al H. Manolo, que habló en tu funeral y del que asimismo guardo el mejor de los recuerdos). Después, la vida fue abriendo los lógicos huecos, podando las generaciones. Recuerdo al H. Arturo, que tanto me impuso siempre con la sotana; el H. Agustín... ¡¡del que tantas cosas, y todas buenas, podría decir!!; el H. Cirilo Burgos, tan bondadoso, siempre sonriente; el H. Inocencio, con esas pizarras tan preciosas que hacía de buena mañana, siempre cortando hojas de los geranios... el H. Antón, el H. Millán (llorando a lágrima viva cuando enterramos al H. Agustín) o el H. Marino Latorre... Me gusta imaginarte con la rebeca verde, que no dudo conservarás ahí donde estés, impertérrito al frío, al calor y a todo. Tú, y todos los Hermanos que te han precedido, y los que te siguen, habéis sido muy importantes en mi vida y en la de mis compañeros de curso, mis amigos... yo sé cuántos han llorado, Feli, como yo lo estoy haciendo ahora. Y no tengo por qué, lo sé. “A Jesús por María”. Sé que, ahora, esa Virgen que la Orden Marista me enseñó a venerar y a querer, se ocupa de que no te falte de nada. Y con esa grandísima alegría... y con el abrazo que nunca te di, me despido. No, no me despido. Hay personas, Feli, de las que uno no puede despedirse jamás. Y tú eres una de ellas. Gracias por todo. PACO (Fco Meseguer), AA, 1973-1986. Desde el...

23


Hasta siempre Feli Hace unos días recibí la noticia. El tiempo pasa y lo que conservas como lejanos recuerdos del cole, te das cuenta que permanecen y que nunca los olvidas.

Tuvo la dicha de estrechar la mano del Papa Juan

Parece que fue ayer cuando yo estudiaba en Mola, 5. Recuerdo cada rincón. Los lunes a formar en el patio con la bandera, las carreras por los pasillos, los dos patios, norte y sur, donde jugábamos nuestros partidos de fútbol varias clases a la vez ¡era increíble!

Pablo II

Nunca olvidaré un día que mi madre me llevó al despacho del Director porque yo no quería ir al cole. Era el H. Feli quien ocupaba ese despacho y en vez de reñirme y echarme “la bronca” me trató con cariño y salí con un puñado de caramelos. Yo tenía 12 años.

Condolencias LA JUNTA DE APAMAR, EN NOMBRE DE TODOS LOS PADRES Y MADRES DE ALUMNOS, HACE SUYO EL DOLOR DE LA COMUNIDAD MARISTA POR EL RECIENTE FALLECIMIENTO DEL HERMANO FELICISIMO. ¿Cuál puede ser la razón de haber sido tan querido, sino tu cercanía y disponibilidad hacia los más pequeños? ¿Cuál la razón de haber albergado tanto cariño en los mayores, sino tu naturalidad?. Cualquier rincón del colegio por el que has transitado y nosotros perduramos, no será sino un ejemplo y un recuerdo perenne hacia tu persona y tu modo de ser.

Me llenó de satisfacción el día que me tocó a mí ser el padre que llevaba a sus hijos al cole y comprobar que seguía ahí, al pie del cañón, con sus bromas, después de 15 años, cuando acabé bachiller con él como tutor. Por todo ello siempre lo llevaré en el recuerdo y nunca le olvidaré. Hasta siempre hermano Feli. Manuel López López. (Padre y AA del colegio)

Andrés Baeza. Vicesecretario de APAMAR. Desde el...

Feli era amigo de todos, una persona joven de espíritu y que amaba su trabajo. Siempre haciendo cosas por los demás y animándote a superar los problemas con su fuerza. Era tan sencillo, humano, siempre tenía buen humor y te soltaba alguna tontería. Tuvo humor hasta el final.

24

Desde el...

25


Hasta siempre Feli Hace unos días recibí la noticia. El tiempo pasa y lo que conservas como lejanos recuerdos del cole, te das cuenta que permanecen y que nunca los olvidas.

Tuvo la dicha de estrechar la mano del Papa Juan

Parece que fue ayer cuando yo estudiaba en Mola, 5. Recuerdo cada rincón. Los lunes a formar en el patio con la bandera, las carreras por los pasillos, los dos patios, norte y sur, donde jugábamos nuestros partidos de fútbol varias clases a la vez ¡era increíble!

Pablo II

Nunca olvidaré un día que mi madre me llevó al despacho del Director porque yo no quería ir al cole. Era el H. Feli quien ocupaba ese despacho y en vez de reñirme y echarme “la bronca” me trató con cariño y salí con un puñado de caramelos. Yo tenía 12 años.

Condolencias LA JUNTA DE APAMAR, EN NOMBRE DE TODOS LOS PADRES Y MADRES DE ALUMNOS, HACE SUYO EL DOLOR DE LA COMUNIDAD MARISTA POR EL RECIENTE FALLECIMIENTO DEL HERMANO FELICISIMO. ¿Cuál puede ser la razón de haber sido tan querido, sino tu cercanía y disponibilidad hacia los más pequeños? ¿Cuál la razón de haber albergado tanto cariño en los mayores, sino tu naturalidad?. Cualquier rincón del colegio por el que has transitado y nosotros perduramos, no será sino un ejemplo y un recuerdo perenne hacia tu persona y tu modo de ser.

Me llenó de satisfacción el día que me tocó a mí ser el padre que llevaba a sus hijos al cole y comprobar que seguía ahí, al pie del cañón, con sus bromas, después de 15 años, cuando acabé bachiller con él como tutor. Por todo ello siempre lo llevaré en el recuerdo y nunca le olvidaré. Hasta siempre hermano Feli. Manuel López López. (Padre y AA del colegio)

Andrés Baeza. Vicesecretario de APAMAR. Desde el...

Feli era amigo de todos, una persona joven de espíritu y que amaba su trabajo. Siempre haciendo cosas por los demás y animándote a superar los problemas con su fuerza. Era tan sencillo, humano, siempre tenía buen humor y te soltaba alguna tontería. Tuvo humor hasta el final.

24

Desde el...

25


Al Feli no le daban miedo las alturas Durante los preparativos de la celebración del día de la Paz teníamos que colgar un muñeco de cartón en el entramado de las vigas del polideportivo. Había que subir hasta el techo del pabellón, recorrer la mitad del mismo por el borde, lanzar una cuerda desde arriba y atar desde abajo el muñeco para después subirlo… Parecía sencillo y empecé a subir por las empinadas escalerillas. Cuando llegué arriba y vi el camino que tenía que recorrer sorteando vigas de hierro, teniendo como apoyo bajo mis pies sólo un bordillo de cemento de unos 15 cm me empezaron a temblar las piernas… no pude seguir, me di media vuelta y bajé. Me da un poco de vergüenza confesarlo, pero tuve miedo.

en las alturas con nuestro Padre Dios. Y desde allí, seguro que cada vez que nos haga falta, nos tirarás la cuerda. Gracias, Feli, por tu vida y “TU PRESENCIA”. Jesús Muñoz

Allí abajo estaba el Feli observando, con D. Emilio y D. Miguel de testigos. Vino hacia mí y con una sonrisa de comprensión me dijo cogiéndome la cuerda: - ¡Está alto! ¿eh? - Hermano, está peligroso, –dije- los hierros apenas te dejan sitio para poner los pies. Buscaremos otra forma de pasar la cuerda. - Lo que pasa es que estás mayor – me contestó bromeando. Y sin más comentarios se encaramó como una ardilla en lo alto del pabellón, llegó hasta el centro y nos tiró la cuerda. Así de fácil. Y es que aunque era bajito de estatura, el Feli no tenía miedo a las alturas y el pabellón era “su pabellón”.

Enero 2004. Día de la PAZ. Encaramado en lo más alto del pabellón, ayudando a atar un muñeco...

Querido Feli, te deseo de todo corazón que ahora estés gozando Desde el...

26

Desde el...

27


Al Feli no le daban miedo las alturas Durante los preparativos de la celebración del día de la Paz teníamos que colgar un muñeco de cartón en el entramado de las vigas del polideportivo. Había que subir hasta el techo del pabellón, recorrer la mitad del mismo por el borde, lanzar una cuerda desde arriba y atar desde abajo el muñeco para después subirlo… Parecía sencillo y empecé a subir por las empinadas escalerillas. Cuando llegué arriba y vi el camino que tenía que recorrer sorteando vigas de hierro, teniendo como apoyo bajo mis pies sólo un bordillo de cemento de unos 15 cm me empezaron a temblar las piernas… no pude seguir, me di media vuelta y bajé. Me da un poco de vergüenza confesarlo, pero tuve miedo.

en las alturas con nuestro Padre Dios. Y desde allí, seguro que cada vez que nos haga falta, nos tirarás la cuerda. Gracias, Feli, por tu vida y “TU PRESENCIA”. Jesús Muñoz

Allí abajo estaba el Feli observando, con D. Emilio y D. Miguel de testigos. Vino hacia mí y con una sonrisa de comprensión me dijo cogiéndome la cuerda: - ¡Está alto! ¿eh? - Hermano, está peligroso, –dije- los hierros apenas te dejan sitio para poner los pies. Buscaremos otra forma de pasar la cuerda. - Lo que pasa es que estás mayor – me contestó bromeando. Y sin más comentarios se encaramó como una ardilla en lo alto del pabellón, llegó hasta el centro y nos tiró la cuerda. Así de fácil. Y es que aunque era bajito de estatura, el Feli no tenía miedo a las alturas y el pabellón era “su pabellón”.

Enero 2004. Día de la PAZ. Encaramado en lo más alto del pabellón, ayudando a atar un muñeco...

Querido Feli, te deseo de todo corazón que ahora estés gozando Desde el...

26

Desde el...

27


Tuvimos tu apoyo incondicional

Siempre una sonrisa o una palabra agradable

Estimado amigo: El pasado día seis de enero entré con mi hijo a despedirme de ti a la capilla del colegio, en ese momento recordé todos los buenos momentos que me has hecho pasar y el bien que has hecho a toda una generación de jugadores de balonmano que oímos desde la pista tu grito de “FURIA”, tuvimos tu apoyo incondicional y el consejo de un amigo para cualquier tipo de problema. Ahora que estas en el cielo, sería conveniente que fueses organizando un equipo, ya que la vida pasa muy rápida y el día menos pensado nos tienes a todos allí. Gracias por todo hermano, nunca te olvidare. Iván Capelo Francés AA, ex-presidente CLUB BALONMANO MARISTAS

El hermano Feli es esa clase de persona que te gusta encontrarte por la calle porque siempre tiene una sonrisa o una palabra agradable que decirte. Siempre recordaré las palabras que me dijo un sábado por la mañana cuando fuí a acompañar a mi hermano a un partido de fútbol. Me dió unas palmadas en la espalda y dijo: - Y tú ¿No vas a hacer deporte? ¡Hay que hacer deporte!

Feli, un ‘hasta luego’

Ahora, aunque esté en el Cielo, le quiero contestar que siempre intentaré que el deporte esté presente en mi vida.

Si Dios quiere nos veremos arriba otra vez.

Estoy segura que cuando sea mayor como mi madre y tenga hijos les diré que en mi colegio había un hermano muy bueno que siempre nos animaba a hacer deporte.

Pablo José Cerezo

Muchas gracias por todo Feli. Mónica Valdivia Poveda 4ºD-primaria

Desde el...

28

Desde el...

29


Tuvimos tu apoyo incondicional

Siempre una sonrisa o una palabra agradable

Estimado amigo: El pasado día seis de enero entré con mi hijo a despedirme de ti a la capilla del colegio, en ese momento recordé todos los buenos momentos que me has hecho pasar y el bien que has hecho a toda una generación de jugadores de balonmano que oímos desde la pista tu grito de “FURIA”, tuvimos tu apoyo incondicional y el consejo de un amigo para cualquier tipo de problema. Ahora que estas en el cielo, sería conveniente que fueses organizando un equipo, ya que la vida pasa muy rápida y el día menos pensado nos tienes a todos allí. Gracias por todo hermano, nunca te olvidare. Iván Capelo Francés AA, ex-presidente CLUB BALONMANO MARISTAS

El hermano Feli es esa clase de persona que te gusta encontrarte por la calle porque siempre tiene una sonrisa o una palabra agradable que decirte. Siempre recordaré las palabras que me dijo un sábado por la mañana cuando fuí a acompañar a mi hermano a un partido de fútbol. Me dió unas palmadas en la espalda y dijo: - Y tú ¿No vas a hacer deporte? ¡Hay que hacer deporte!

Feli, un ‘hasta luego’

Ahora, aunque esté en el Cielo, le quiero contestar que siempre intentaré que el deporte esté presente en mi vida.

Si Dios quiere nos veremos arriba otra vez.

Estoy segura que cuando sea mayor como mi madre y tenga hijos les diré que en mi colegio había un hermano muy bueno que siempre nos animaba a hacer deporte.

Pablo José Cerezo

Muchas gracias por todo Feli. Mónica Valdivia Poveda 4ºD-primaria

Desde el...

28

Desde el...

29


Echaremos de menos ese saludo... Ayer volvimos a Maristas. Sí, era otra jornada más de la liga de Antiguos Alumnos. Volvíamos a vernos todos los antiguos, los que sábado tras sábado nos encontramos en las instalaciones de Maristas. ¿Y sabes una cosa, Feli?, hemos echado de menos tu voz. Esa voz que decía “...los partidos empiezan cuando quieran y terminan a su hora” o “...el bar está abierto hasta cierta hora” o cualquier otra cosa más... Pero sobre todo lo que mas echaremos de menos es, ese saludo nada mas cruzar la valla metálica; sí, por que siempre estabas allí, en las puertas del vestuario para darnos la mano, un saludo o simplemente decirnos algo simpático que te reconfortaba tanto... El Wutang clan siente esta pérdida como la de un gran amigo, como la de un edificio carismático que se derriba, donde tantos días h e m o s p a s a d o juntos... H a s t a siempre Víctor Soro Bonmatí

Desde el...

30

A Felicísimo Hoy el campo de deportes ha perdido la alegría y lloraban los balones, raquetas y porterías. Porque aquél que los cuidaba Desde largo tiempo hacía Se fue con la cabalgata Y ya no regresaría. Qué oscuro está el pabellón Y la piscina qué fría Porque les falta la ‘chispa’ Que Feli les transmitía. Qué triste día de Reyes, Cómo te echamos de menos, Los Maristas de Alicante, Siempre te recordaremos.

Elena Talavera Sánchez, 6º D primaria

Desde el...

31


Echaremos de menos ese saludo... Ayer volvimos a Maristas. Sí, era otra jornada más de la liga de Antiguos Alumnos. Volvíamos a vernos todos los antiguos, los que sábado tras sábado nos encontramos en las instalaciones de Maristas. ¿Y sabes una cosa, Feli?, hemos echado de menos tu voz. Esa voz que decía “...los partidos empiezan cuando quieran y terminan a su hora” o “...el bar está abierto hasta cierta hora” o cualquier otra cosa más... Pero sobre todo lo que mas echaremos de menos es, ese saludo nada mas cruzar la valla metálica; sí, por que siempre estabas allí, en las puertas del vestuario para darnos la mano, un saludo o simplemente decirnos algo simpático que te reconfortaba tanto... El Wutang clan siente esta pérdida como la de un gran amigo, como la de un edificio carismático que se derriba, donde tantos días h e m o s p a s a d o juntos... H a s t a siempre Víctor Soro Bonmatí

Desde el...

30

A Felicísimo Hoy el campo de deportes ha perdido la alegría y lloraban los balones, raquetas y porterías. Porque aquél que los cuidaba Desde largo tiempo hacía Se fue con la cabalgata Y ya no regresaría. Qué oscuro está el pabellón Y la piscina qué fría Porque les falta la ‘chispa’ Que Feli les transmitía. Qué triste día de Reyes, Cómo te echamos de menos, Los Maristas de Alicante, Siempre te recordaremos.

Elena Talavera Sánchez, 6º D primaria

Desde el...

31


En la muerte del Hermano Felicísimo Hay momentos en la vida en que uno no quisiera vivirlos, por el dolor, por la ausencia, por la muerte. Uno de ellos es el que hoy nos reúne para despedir cristianamente al Feli. El Hermano Felicísimo se nos va con la sencillez del Marista que después de haber laborado en la viña del Señor y de la Madre, calla y descansa para siempre. Nuestra Casa, nuestro Colegio, serán distintos sin su presencia. Los campos deportivos y los alumnos que los animan, llorarán su ausencia y el aire que los vitaliza buscará la figura que durante tantos años ha sido su protagonista indiscutible.

que no han sentido su saludo, su acogida cariñosa, su ayuda incondicional? Y para terminar pido a toda la Gran Familia Marista, a los Profesores y la Comunidad Educativa, a los Alumnos, Antiguos Alumnos, Asociaciones de Padres de Familia, Fraternidades, Cofradía, el mundillo del deporte colegial, y todos los que se sienten identificados con el espíritu de Marcelino, unáis vuestras oraciones a las nuestras. En nombre de la Comunidad gracias. Aurelio Santamaría Barriocanal. (Superior Comunidad)

El Feli ha sido el religioso marista siempre dispuesto a echar una mano donde hiciera falta. No había que decírselo, lo intuía. Siempre dispuesto a ayudar. Siempre dispuesto a solucionar los problemas, los infinitos problemas de un centro tan grande y con tanta diversidad de prestaciones. Donde estaba el Feli no había penas, problemas o situaciones de emergencia, porque el Feli era siempre el hombre solución. Para los que tenemos fe, es un momento difícil pero transido de esperanza, sabiendo que el Feli está en la casa del Padre. He sido compañero de fatigas y testigo de excepción de sus confidencias, y, os puedo decir, que el Feli ha muerto con las botas puestas. Que su alma es tan grande como su sencillez y trabajo. Su amor a los niños no cabe en una definición, Su presencia en el Colegio, total. Su preocupación, para que las cosas funcionaran, era absoluta. ¿Quién no le conocía en Alicante? ¿Cuántos antiguos alumnos le deben su formación y su cariño? ¿Quiénes pueden decir Desde el...

32

Años ‘60... Un día de excursión con los ‘jóvenes`de la Comunidad: HH. Manuel Indurain, José Mª Ríus, Felicísimo Ruiz (con el balón), Víctor García y su tío Roldán, entre ellos. Desde el...

33


En la muerte del Hermano Felicísimo Hay momentos en la vida en que uno no quisiera vivirlos, por el dolor, por la ausencia, por la muerte. Uno de ellos es el que hoy nos reúne para despedir cristianamente al Feli. El Hermano Felicísimo se nos va con la sencillez del Marista que después de haber laborado en la viña del Señor y de la Madre, calla y descansa para siempre. Nuestra Casa, nuestro Colegio, serán distintos sin su presencia. Los campos deportivos y los alumnos que los animan, llorarán su ausencia y el aire que los vitaliza buscará la figura que durante tantos años ha sido su protagonista indiscutible.

que no han sentido su saludo, su acogida cariñosa, su ayuda incondicional? Y para terminar pido a toda la Gran Familia Marista, a los Profesores y la Comunidad Educativa, a los Alumnos, Antiguos Alumnos, Asociaciones de Padres de Familia, Fraternidades, Cofradía, el mundillo del deporte colegial, y todos los que se sienten identificados con el espíritu de Marcelino, unáis vuestras oraciones a las nuestras. En nombre de la Comunidad gracias. Aurelio Santamaría Barriocanal. (Superior Comunidad)

El Feli ha sido el religioso marista siempre dispuesto a echar una mano donde hiciera falta. No había que decírselo, lo intuía. Siempre dispuesto a ayudar. Siempre dispuesto a solucionar los problemas, los infinitos problemas de un centro tan grande y con tanta diversidad de prestaciones. Donde estaba el Feli no había penas, problemas o situaciones de emergencia, porque el Feli era siempre el hombre solución. Para los que tenemos fe, es un momento difícil pero transido de esperanza, sabiendo que el Feli está en la casa del Padre. He sido compañero de fatigas y testigo de excepción de sus confidencias, y, os puedo decir, que el Feli ha muerto con las botas puestas. Que su alma es tan grande como su sencillez y trabajo. Su amor a los niños no cabe en una definición, Su presencia en el Colegio, total. Su preocupación, para que las cosas funcionaran, era absoluta. ¿Quién no le conocía en Alicante? ¿Cuántos antiguos alumnos le deben su formación y su cariño? ¿Quiénes pueden decir Desde el...

32

Años ‘60... Un día de excursión con los ‘jóvenes`de la Comunidad: HH. Manuel Indurain, José Mª Ríus, Felicísimo Ruiz (con el balón), Víctor García y su tío Roldán, entre ellos. Desde el...

33


IMÍN: Un ángel de la guarda Morirse no es nada importante...

(Desde Madrid con todo mi cariño)

Sólo me he ido al cuarto de al lado pero yo sigo siendo yo, igual que tú sigues siendo tú, seguimos siendo lo que éramos el uno para el otro. Sigue riendo con lo que nos hacía reír juntos. Reza, sonríe, piensa en mí, reza conmigo. Que mi nombre se oiga en casa igual que siempre, sin énfasis ni temor alguno La vida sigue significando lo que siempre ha significado es lo que siempre fue, el hilo no se ha roto. ¿Por qué tendría yo que estar lejos de tus pensamientos? ¿Simplemente porque ojos no me ven?

tus

No estoy lejos, sólo estoy al otro lado del camino. Todo va bien. (San Agustín) Desde el...

34

Te conocí hace 19 años, era una cría y lo recuerdo como si fuera hoy mismo. Cuando Carlos nos presentó, me pareciste un hombre de estatura pequeña, pero grande de corazón, extremadamente jovial, bromista y sorprendentemente vital. Era septiembre, hacía calor y estabas sentado tomando una cerveza charlando y disfrutando de tus adoradas sobrinas las “gemelas” en la terraza de Loes. Eras, y seguirás siendo, un gran psicólogo ¡cómo conoces y sabes entender al ser humano! Y se muy bien por qué lo digo. Sabes Hermano Feli o Tío Imín, de ti siempre me sorprendió tu carácter y temperamento bromista, tu paciencia, tu espíritu y esa deportividad llevada a todos los niveles. Con los años te fui conociendo, ahondando en tu bondad y aprendiendo a quererte. ¡Todo el día rogándote que pasaras unos días más en Madrid con nosotros camino de Lomilla! Desde el...

35


IMÍN: Un ángel de la guarda Morirse no es nada importante...

(Desde Madrid con todo mi cariño)

Sólo me he ido al cuarto de al lado pero yo sigo siendo yo, igual que tú sigues siendo tú, seguimos siendo lo que éramos el uno para el otro. Sigue riendo con lo que nos hacía reír juntos. Reza, sonríe, piensa en mí, reza conmigo. Que mi nombre se oiga en casa igual que siempre, sin énfasis ni temor alguno La vida sigue significando lo que siempre ha significado es lo que siempre fue, el hilo no se ha roto. ¿Por qué tendría yo que estar lejos de tus pensamientos? ¿Simplemente porque ojos no me ven?

tus

No estoy lejos, sólo estoy al otro lado del camino. Todo va bien. (San Agustín) Desde el...

34

Te conocí hace 19 años, era una cría y lo recuerdo como si fuera hoy mismo. Cuando Carlos nos presentó, me pareciste un hombre de estatura pequeña, pero grande de corazón, extremadamente jovial, bromista y sorprendentemente vital. Era septiembre, hacía calor y estabas sentado tomando una cerveza charlando y disfrutando de tus adoradas sobrinas las “gemelas” en la terraza de Loes. Eras, y seguirás siendo, un gran psicólogo ¡cómo conoces y sabes entender al ser humano! Y se muy bien por qué lo digo. Sabes Hermano Feli o Tío Imín, de ti siempre me sorprendió tu carácter y temperamento bromista, tu paciencia, tu espíritu y esa deportividad llevada a todos los niveles. Con los años te fui conociendo, ahondando en tu bondad y aprendiendo a quererte. ¡Todo el día rogándote que pasaras unos días más en Madrid con nosotros camino de Lomilla! Desde el...

35


Siempre andabas corriendo: en nuestra boda, en la de Beatriz y Jorge ¿verdad Pencho? ¡Pero si en la estación de Chamartín el tren siempre salía tarde por esperarte! Claro, siempre andabas estirando las horas para repartirlas tantísimo entre los demás. Ayer pasamos la tarde leyendo todo lo que de ti se ha escrito. ¿Cuánta gente te quiere Imín? ¡Cuántos te echamos de menos los mayores y los niños! Hablando de niños, ¡Te gustan tanto los niños! Recuerdo cómo te tronchabas de risa cada vez que Alejandro te balbuceada sus primeras palabras ¡a moto,...atás! ¿Sabes a qué me refiero verdad? Me hubiera gustado que mi hija también te hubiera conocido.... Dicen que cuando nacen los niños, en el cielo tienen su “Angelito particular de la Guarda”. Pues yo se que mi hija, a punto de nacer, tiene desde el 6 de enero a su Tío, a su “Angel Imín” velando por ella y por todos nosotros.

¡¡Muchas gracias!! No podéis imaginar la emoción y satisfacción que me embarga al ver todas las muestras de cariño que nos estáis transmitiendo. Yo, como sobrino de Feli, agradeceros el amor y cariño con el que os habéis despedido de mi tío. Que os voy a contar a vosotros hermanos de la comunidad Marista, que habéis vivido tantos años con él; que os voy a contar a vosotros profesores y colaboradores de los diferentes colegios donde ha estado; que os voy a descubrir a vosotros alumnos o ex alumnos que habéis tenido contacto a través de las clases o el deporte; o que os voy a contar a vosotros, gente de la calle que estuvisteis en relación con él. Yo sí quiero deciros algo. ¡¡MUCHAS GRACIAS!!. No podré olvidar la gente que se trasladó el día de su entierro hasta tan lejos desde puntos muy remotos. No podré olvidar el profundo dolor que reflejaban las caras de las personas que estaban allí. Aún que yo no estuve presente, mi familia no podrá olvidar la eucaristía celebrada en el colegio de Alicante. Muchas gracias a todas esas personas que de forma anónima, allá donde estén, han sentido esta perdida. Personalmente, creo firmemente en que mi tío nos ha enseñado a todos un valor fundamental y que él ha llevado por bandera: LA SENCILLEZ. La llaneza y humildad que enarboló son un recuerdo que no olvidaré jamás y que como padre, enseñaré a mis hijos con el ejemplo y recuerdo de mi querido tío Feli.

Te veo en el cielo Imín... Hasta entonces, cuídate, no fumes y baja el ritmo de trabajo...que las prisas no son buenas.

El último agradecimiento me lo reservo para ti. MUCHAS GRACIAS POR HABER SIDO SIEMPRE TAN BUEN TÍO.

Un beso. Itziar García Michelena (sobrina del H. Feli)

Carlos García Ruiz (sobrino del H. Feli)

Desde el...

36

Desde el...

37


Siempre andabas corriendo: en nuestra boda, en la de Beatriz y Jorge ¿verdad Pencho? ¡Pero si en la estación de Chamartín el tren siempre salía tarde por esperarte! Claro, siempre andabas estirando las horas para repartirlas tantísimo entre los demás. Ayer pasamos la tarde leyendo todo lo que de ti se ha escrito. ¿Cuánta gente te quiere Imín? ¡Cuántos te echamos de menos los mayores y los niños! Hablando de niños, ¡Te gustan tanto los niños! Recuerdo cómo te tronchabas de risa cada vez que Alejandro te balbuceada sus primeras palabras ¡a moto,...atás! ¿Sabes a qué me refiero verdad? Me hubiera gustado que mi hija también te hubiera conocido.... Dicen que cuando nacen los niños, en el cielo tienen su “Angelito particular de la Guarda”. Pues yo se que mi hija, a punto de nacer, tiene desde el 6 de enero a su Tío, a su “Angel Imín” velando por ella y por todos nosotros.

¡¡Muchas gracias!! No podéis imaginar la emoción y satisfacción que me embarga al ver todas las muestras de cariño que nos estáis transmitiendo. Yo, como sobrino de Feli, agradeceros el amor y cariño con el que os habéis despedido de mi tío. Que os voy a contar a vosotros hermanos de la comunidad Marista, que habéis vivido tantos años con él; que os voy a contar a vosotros profesores y colaboradores de los diferentes colegios donde ha estado; que os voy a descubrir a vosotros alumnos o ex alumnos que habéis tenido contacto a través de las clases o el deporte; o que os voy a contar a vosotros, gente de la calle que estuvisteis en relación con él. Yo sí quiero deciros algo. ¡¡MUCHAS GRACIAS!!. No podré olvidar la gente que se trasladó el día de su entierro hasta tan lejos desde puntos muy remotos. No podré olvidar el profundo dolor que reflejaban las caras de las personas que estaban allí. Aún que yo no estuve presente, mi familia no podrá olvidar la eucaristía celebrada en el colegio de Alicante. Muchas gracias a todas esas personas que de forma anónima, allá donde estén, han sentido esta perdida. Personalmente, creo firmemente en que mi tío nos ha enseñado a todos un valor fundamental y que él ha llevado por bandera: LA SENCILLEZ. La llaneza y humildad que enarboló son un recuerdo que no olvidaré jamás y que como padre, enseñaré a mis hijos con el ejemplo y recuerdo de mi querido tío Feli.

Te veo en el cielo Imín... Hasta entonces, cuídate, no fumes y baja el ritmo de trabajo...que las prisas no son buenas.

El último agradecimiento me lo reservo para ti. MUCHAS GRACIAS POR HABER SIDO SIEMPRE TAN BUEN TÍO.

Un beso. Itziar García Michelena (sobrina del H. Feli)

Carlos García Ruiz (sobrino del H. Feli)

Desde el...

36

Desde el...

37


Hermano feli Hace ya mucho tiempo, veinticinco años, y por circunstancias de la vida, mi familia se trasladó a vivir al barrio de San Blas de Alicante, y era tal mi afición por el baloncesto que todas las mañanas de los sábados durante el curso escolar iba a jugar al antiguo colegio de los H.H. Maristas del Centro de Alicante donde siempre recuerdo que andabas por las diferentes pistas, hablando con uno, atendiendo a algún chaval que se había lesionado... Y los domingos por la tarde, cuando hacían dos películas en el Salón de Actos y, entre una y otra, iba a comprar “chuches” al pequeño kiosco que había en el patio del colegio, muy cerca estabas tu con una sonrisa de oreja a oreja.

Al principio había para escoger: Catequesis, Primeras Comuniones, Deportes... Felicísimo, no tenía preferencias, siempre estaba donde se necesitaba y donde mejor podía ayudar a los demás...

Así, los años pasaron y por fortuna un verano de hace ya dieciocho años aparecí por el nuevo colegio para fichar por el equipo de baloncesto que había entonces. No hacía falta que no conociese a nadie, porque recuerdo como si fuera ayer que cuando llegué me preguntaste si venía a jugar a baloncesto y me indicaste el camino a los vestuarios donde se encontraban el resto de mis futuros compañeros. Y tú, viendo mi absoluta pasión por el baloncesto, al año me ofreciste la posibilidad de entrenar un equipo de chavales de (por entonces) 4º de EGB, con los cuales estuve hasta que terminaron el colegio. Recuerdo que tenías soluciones para todo: “oye Feli me hace falta esto” y tu contestabas “anda toma”; “Feli no sería mejor que hiciéramos esto con los chavales”, me parece una idea genial; “mira lo que me ha pasado” y tú enseguida decías pues lo mejor que puedes hacer es esto otro. Al tiempo, “el jugador número Doce” como tu le llamabas, con gran dolor de mi corazón, se marchó y, no sé cómo “narices”

Desde el...

38

Desde el...

39


Hermano feli Hace ya mucho tiempo, veinticinco años, y por circunstancias de la vida, mi familia se trasladó a vivir al barrio de San Blas de Alicante, y era tal mi afición por el baloncesto que todas las mañanas de los sábados durante el curso escolar iba a jugar al antiguo colegio de los H.H. Maristas del Centro de Alicante donde siempre recuerdo que andabas por las diferentes pistas, hablando con uno, atendiendo a algún chaval que se había lesionado... Y los domingos por la tarde, cuando hacían dos películas en el Salón de Actos y, entre una y otra, iba a comprar “chuches” al pequeño kiosco que había en el patio del colegio, muy cerca estabas tu con una sonrisa de oreja a oreja.

Al principio había para escoger: Catequesis, Primeras Comuniones, Deportes... Felicísimo, no tenía preferencias, siempre estaba donde se necesitaba y donde mejor podía ayudar a los demás...

Así, los años pasaron y por fortuna un verano de hace ya dieciocho años aparecí por el nuevo colegio para fichar por el equipo de baloncesto que había entonces. No hacía falta que no conociese a nadie, porque recuerdo como si fuera ayer que cuando llegué me preguntaste si venía a jugar a baloncesto y me indicaste el camino a los vestuarios donde se encontraban el resto de mis futuros compañeros. Y tú, viendo mi absoluta pasión por el baloncesto, al año me ofreciste la posibilidad de entrenar un equipo de chavales de (por entonces) 4º de EGB, con los cuales estuve hasta que terminaron el colegio. Recuerdo que tenías soluciones para todo: “oye Feli me hace falta esto” y tu contestabas “anda toma”; “Feli no sería mejor que hiciéramos esto con los chavales”, me parece una idea genial; “mira lo que me ha pasado” y tú enseguida decías pues lo mejor que puedes hacer es esto otro. Al tiempo, “el jugador número Doce” como tu le llamabas, con gran dolor de mi corazón, se marchó y, no sé cómo “narices”

Desde el...

38

Desde el...

39


Con Mabel, en una de las clases de Infantil donde se encontraba como pez en el agua.

te enteraste pero ahí estabas, te ví aparecer por el Tanatorio para darle la despedida a mi padre, al que os unía la pasión por el deporte. Ahora Hermano Feli, que ya estáis juntos os reuniréis no en el pasillo de entrada al pabellón (como solíais hacer), sino en las puertas del cielo para ver los partidos del fin de semana, y comentaréis las mejores jugadas, os alegraréis con las victorias y, sobre todo, sacaréis algo positivo de las derrotas pues, como repetías hasta la saciedad, lo importante es que los chavales hagan deporte.

Foto de su curso (1962-1963) en el Colegio de ‘Mola, 5

Me queda sólo darte las gracias por los buenos momentos, por los consejos y, sobre todo, da recuerdos por ahí arriba a todos los que te han respetado como hizo mi padre. Enrique J. Martínez (Jugador y entrenador Baloncesto Maristas)

Siempre estabas tú

Desde que recuerdo practicar deporte en el cole, tú siempre has estado allí. Más tarde, con el balonmano alicantino iniciado por mi padre con el Tecnisán y mis amigos, casi todos balonmaneros Maristas, tuve el premio de conocerte mejor. Pasaron los años seguías allí, al pie del cañón (como siempre). Y aunque nos vimos en hospitales (por desgracia), tuve la inmensa suerte, casi a diario, de poder verte en el cole con la chiquillería de los autobuses que llegaban, y que le dedicaras siempre unas palabras, unas caricias y unas sonrisas a mi hija antes de entrar a clase. Por eso y por todo, siempre quedarás en mi recuerdo. Ése Feli !!! Carlos Alcalá, AA y padre de una alumna. Desde el...

40

Desde el...

41


Con Mabel, en una de las clases de Infantil donde se encontraba como pez en el agua.

te enteraste pero ahí estabas, te ví aparecer por el Tanatorio para darle la despedida a mi padre, al que os unía la pasión por el deporte. Ahora Hermano Feli, que ya estáis juntos os reuniréis no en el pasillo de entrada al pabellón (como solíais hacer), sino en las puertas del cielo para ver los partidos del fin de semana, y comentaréis las mejores jugadas, os alegraréis con las victorias y, sobre todo, sacaréis algo positivo de las derrotas pues, como repetías hasta la saciedad, lo importante es que los chavales hagan deporte.

Foto de su curso (1962-1963) en el Colegio de ‘Mola, 5

Me queda sólo darte las gracias por los buenos momentos, por los consejos y, sobre todo, da recuerdos por ahí arriba a todos los que te han respetado como hizo mi padre. Enrique J. Martínez (Jugador y entrenador Baloncesto Maristas)

Siempre estabas tú

Desde que recuerdo practicar deporte en el cole, tú siempre has estado allí. Más tarde, con el balonmano alicantino iniciado por mi padre con el Tecnisán y mis amigos, casi todos balonmaneros Maristas, tuve el premio de conocerte mejor. Pasaron los años seguías allí, al pie del cañón (como siempre). Y aunque nos vimos en hospitales (por desgracia), tuve la inmensa suerte, casi a diario, de poder verte en el cole con la chiquillería de los autobuses que llegaban, y que le dedicaras siempre unas palabras, unas caricias y unas sonrisas a mi hija antes de entrar a clase. Por eso y por todo, siempre quedarás en mi recuerdo. Ése Feli !!! Carlos Alcalá, AA y padre de una alumna. Desde el...

40

Desde el...

41


… los frascos pequeños… Que decir del hermano Feli... era la viva imagen del dicho “las mejores esencias están en frascos pequeños”. Menudo, sí, pero con un alma enorme, un ansia de entrega sin límites, una alegría desbordante... simplemente un ser irrepetible. Recuerdo cuando fui a verte al hospital, sacando fuerzas de flaqueza para no llorar al verte y, como siempre, le diste las vuelta a las cosas y las lágrimas reprimidas se transformaron en risas... recordando viejos tiempos, esa clase en la que con todo el cariño del mundo me dijiste “Cristina, hermana, eres la persona más complicada que he visto en mi vida”... afrontando al futuro con optimismo y prometiendo que vendrías a mi boda este 2 de Julio, eso ya no podrá ser, aunque sé que desde ahí arriba me estarás mirando... El día que te fuiste dejaste el cole tan vacío, pero tan lleno de buenos recuerdos para tanta y tanta gente... toda esa gente que lloró en la capilla desconsoladamente porque un trozo de ellos se rompía, porque eras un miembro más de su familia, de su vida. Sólo me queda agradecerte todo lo que nos diste, simplemente por ser así, tan...Feli (no hay palabras).

Aunque últimamente, cuando acudía a llevar a mi hija al cole (cuarta generación de mi familia en los Maristas de Alicante), se te notaba algo “desgastado”, la socarronería y los comentarios directos nunca los dejaste de lado. Cumpliste tu deber hasta el final, junto a los niños más pequeños. Tuviste la despedida que te merecías. TREINTA (30) generaciones de alicantinos fuimos a decirte hasta pronto. ¡NUNCA TE OLVIDAREMOS!.” Antonio Riera Pastor. (Nieto, Hijo, Alumno (1980-1992) y Padre de Alumna Marista)

Con aprecio marista, No tuve el gusto de conocer al H. Felicísimo personalmente. Pero me doy cuenta de quién era él mediante la huella que dejó en tanta gente cuyos testimonios pude leer en su comunicado. Con un H. Feli así, me siento muy orgulloso de ser Hermano Marista.

Cristina Moya (Antigua alumna)

Gracias por querernos “Anaxímedes, Anaximandro, Tales de Mileto... Vaya palabrejas nos soltabas en tus clases de Filosofía. Con qué énfasis intentabas que retuviéramos todos los conceptos en una edad en la que la única filosofía que te importa es disfrutar de los placeres de la vida. La docencia y el deporte eran tu pasión y a todos nos transmitías tu fijación por ellos. Desde el...

Pero si algo recuerdo, y no olvidaré jamás, era tu debilidad por los que no éramos brillantes estudiantes ni ‘ejemplos’ de nada... A nosotros eras a los que nos dedicabas más tiempo, en clase, en el pasillo, en el patio.... Eras consciente que necesitábamos más tu atención. Era una lección de como aplicar en la práctica el evangelio.

42

Quiera él rogar a María y Marcelino para que nos envíe muchas vocaciones como la suya. Con aprecio marista, Aureliano Brambila de la Mora (Hermano Marista) Guadalajara, Jal., México Desde el...

43


… los frascos pequeños… Que decir del hermano Feli... era la viva imagen del dicho “las mejores esencias están en frascos pequeños”. Menudo, sí, pero con un alma enorme, un ansia de entrega sin límites, una alegría desbordante... simplemente un ser irrepetible. Recuerdo cuando fui a verte al hospital, sacando fuerzas de flaqueza para no llorar al verte y, como siempre, le diste las vuelta a las cosas y las lágrimas reprimidas se transformaron en risas... recordando viejos tiempos, esa clase en la que con todo el cariño del mundo me dijiste “Cristina, hermana, eres la persona más complicada que he visto en mi vida”... afrontando al futuro con optimismo y prometiendo que vendrías a mi boda este 2 de Julio, eso ya no podrá ser, aunque sé que desde ahí arriba me estarás mirando... El día que te fuiste dejaste el cole tan vacío, pero tan lleno de buenos recuerdos para tanta y tanta gente... toda esa gente que lloró en la capilla desconsoladamente porque un trozo de ellos se rompía, porque eras un miembro más de su familia, de su vida. Sólo me queda agradecerte todo lo que nos diste, simplemente por ser así, tan...Feli (no hay palabras).

Aunque últimamente, cuando acudía a llevar a mi hija al cole (cuarta generación de mi familia en los Maristas de Alicante), se te notaba algo “desgastado”, la socarronería y los comentarios directos nunca los dejaste de lado. Cumpliste tu deber hasta el final, junto a los niños más pequeños. Tuviste la despedida que te merecías. TREINTA (30) generaciones de alicantinos fuimos a decirte hasta pronto. ¡NUNCA TE OLVIDAREMOS!.” Antonio Riera Pastor. (Nieto, Hijo, Alumno (1980-1992) y Padre de Alumna Marista)

Con aprecio marista, No tuve el gusto de conocer al H. Felicísimo personalmente. Pero me doy cuenta de quién era él mediante la huella que dejó en tanta gente cuyos testimonios pude leer en su comunicado. Con un H. Feli así, me siento muy orgulloso de ser Hermano Marista.

Cristina Moya (Antigua alumna)

Gracias por querernos “Anaxímedes, Anaximandro, Tales de Mileto... Vaya palabrejas nos soltabas en tus clases de Filosofía. Con qué énfasis intentabas que retuviéramos todos los conceptos en una edad en la que la única filosofía que te importa es disfrutar de los placeres de la vida. La docencia y el deporte eran tu pasión y a todos nos transmitías tu fijación por ellos. Desde el...

Pero si algo recuerdo, y no olvidaré jamás, era tu debilidad por los que no éramos brillantes estudiantes ni ‘ejemplos’ de nada... A nosotros eras a los que nos dedicabas más tiempo, en clase, en el pasillo, en el patio.... Eras consciente que necesitábamos más tu atención. Era una lección de como aplicar en la práctica el evangelio.

42

Quiera él rogar a María y Marcelino para que nos envíe muchas vocaciones como la suya. Con aprecio marista, Aureliano Brambila de la Mora (Hermano Marista) Guadalajara, Jal., México Desde el...

43


A mi amigo Feli... Me quedaré siempre con tu recuerdo, cuando decías: “Yo soy de muy cerquita de donde tú naciste, soy de Palencia”. Cuando desayunábamos todos juntos y tú siempre decías a mi hermana: “pero que maja es tu hermana”. “Venid a visitarme pronto”. Estaba lejos cuando mis padres me lo dijeron: “ Ahora está en el cielo, pero no te preocupes, está muy bien ahí arriba”. Así que, amigo Feli espero que lo estés pasando bien y que sepas que, aunque esté lejos me acordaré siempre de ti. Un besazo de una amiga tuya que nunca te olvidará: Laura Dapena desde Madrid, 11 años Su Curso... Destacan en la primera fila los HH Garmendia, Provincial, Teófilo Martínez y Amador; él está en la segunda fila y en la cuarta, los HH José Mª Ríus y Benito Arbués, años después, Dtor de Alicante y Superior General, respectivamente.

Su espíritu era siempre el de la alegría, la jovialidad, el compañerismo, bastaba cualquier excusa para demostrarlo, aunque estuviese en mitad de la nieve y con, sólo, la rebeca...

Desde el...

44

La ‘Felisofía…’ Siempre me echabas en cara la poca sangre que ponía en los partidos y siempre te respondía que para mi el deporte era una diversión y que nunca deseaba pasar por encima del rival. Y ahora es mi sobrino quién me pregunta por qué le doy la mano antes y después de cada partida de la Play Station. Siempre me crujías las manos en clase de “Felisofía”. Siempre te tuve cuando algo necesité. Siempre me dejabas un campo cuando te lo pedía. Siempre te ayudé cuando me lo pediste. El día 6, en la capilla, muchos recuerdos me vinieron a la cabeza, al verte dentro de ese cajón de madera que llenabas. Desde el...

45


A mi amigo Feli... Me quedaré siempre con tu recuerdo, cuando decías: “Yo soy de muy cerquita de donde tú naciste, soy de Palencia”. Cuando desayunábamos todos juntos y tú siempre decías a mi hermana: “pero que maja es tu hermana”. “Venid a visitarme pronto”. Estaba lejos cuando mis padres me lo dijeron: “ Ahora está en el cielo, pero no te preocupes, está muy bien ahí arriba”. Así que, amigo Feli espero que lo estés pasando bien y que sepas que, aunque esté lejos me acordaré siempre de ti. Un besazo de una amiga tuya que nunca te olvidará: Laura Dapena desde Madrid, 11 años Su Curso... Destacan en la primera fila los HH Garmendia, Provincial, Teófilo Martínez y Amador; él está en la segunda fila y en la cuarta, los HH José Mª Ríus y Benito Arbués, años después, Dtor de Alicante y Superior General, respectivamente.

Su espíritu era siempre el de la alegría, la jovialidad, el compañerismo, bastaba cualquier excusa para demostrarlo, aunque estuviese en mitad de la nieve y con, sólo, la rebeca...

Desde el...

44

La ‘Felisofía…’ Siempre me echabas en cara la poca sangre que ponía en los partidos y siempre te respondía que para mi el deporte era una diversión y que nunca deseaba pasar por encima del rival. Y ahora es mi sobrino quién me pregunta por qué le doy la mano antes y después de cada partida de la Play Station. Siempre me crujías las manos en clase de “Felisofía”. Siempre te tuve cuando algo necesité. Siempre me dejabas un campo cuando te lo pedía. Siempre te ayudé cuando me lo pediste. El día 6, en la capilla, muchos recuerdos me vinieron a la cabeza, al verte dentro de ese cajón de madera que llenabas. Desde el...

45


Y más recuerdos que vienen ahora a mi mente mientras mis ojos se vuelven a humedecer por la aparición de lágrimas. Lágrimas que son reflejo del mutuo cariño y afecto que nos teníamos. Y lágrimas que volverá a salir cada vez que suba al Colegio a pisar un patio y bajar esos kilitos que siempre nos darán guerra para que nunca nos olvidemos de la “Felisofía de vida”. Un abrazo Feli Pepo (José Félix Pérez)

Hasta siempre, Feli No salía en los medios de comunicación pero su labor era conocida por todos los deportistas alicantinos desde hace más de cuarenta años. Su prestigio no ascendía de un marketing multinivel sino descendía de la admiración de cuantos conocían su extraordinario talante y su sincero compromiso al servicio de los demás. Así era el Feli, religioso marista empeñado en que el deporte fuera parte integral de la educación de sus Desde el...

46

Desde el...

47


Y más recuerdos que vienen ahora a mi mente mientras mis ojos se vuelven a humedecer por la aparición de lágrimas. Lágrimas que son reflejo del mutuo cariño y afecto que nos teníamos. Y lágrimas que volverá a salir cada vez que suba al Colegio a pisar un patio y bajar esos kilitos que siempre nos darán guerra para que nunca nos olvidemos de la “Felisofía de vida”. Un abrazo Feli Pepo (José Félix Pérez)

Hasta siempre, Feli No salía en los medios de comunicación pero su labor era conocida por todos los deportistas alicantinos desde hace más de cuarenta años. Su prestigio no ascendía de un marketing multinivel sino descendía de la admiración de cuantos conocían su extraordinario talante y su sincero compromiso al servicio de los demás. Así era el Feli, religioso marista empeñado en que el deporte fuera parte integral de la educación de sus Desde el...

46

Desde el...

47


los demás, sean estos quienes fueren. Su presencia en el colegio Marista de Alicante, durante más de cuatro décadas, ha dejado una profunda huella de imborrable recuerdo. No era un político de renombre, un actor o un artista de reconocido prestigio, pero casi tres mil personas acudieron a la misa funeral en la capilla del centro escolar, el mismo día de Reyes, sin apenas tiempo de haber hecho público su fallecimiento esa misma madrugada. Se escuchaba el silencio, entre sollozos, dentro y fuera de la iglesia. Sólo fue roto por un espontáneo aplauso de los asistentes cuando el féretro era transportado al coche fúnebre desde donde partiría horas más tarde hasta su pueblo natal, Lomilla de Aguilar (Palencia), en donde su medio centenar de habitantes aguardaba la llegada de aquel IMÍN que siendo muy niño marchó para servir a los demás. CARLOS SALGUERO (Periódico LA VERDAD, 13/01/2005) alumnos -que éramos todos-, fin al que dedicó toda una vida desde la firmeza, el trabajo bien hecho y la honradez. «No merezco nada especial por cumplir con mi deber», solía repetir cuando alguien le proponía la posibilidad de ser premiado en cualquier evento deportivo. Aun así recibió un entrañable y merecido homenaje en la Gala del Deporte Alicantino de 1999, distinción que le fue entregada por el propio alcalde Luis Díaz Alperi. Con su austeridad hacía valer a diario aquello de que no es más rico el que más tiene sino el que menos necesita. El Feli era el mismo regando el campo de fútbol o fregando el suelo del pabellón que hinchando balones o impartiendo una charla, acerca de los pensadores presocráticos. Como buen profesor de Filosofía, vivía el instante presente con la intensidad de los sabios, sin escatimar esfuerzo alguno a la hora de ayudar a Desde el...

48

Desde el...

49


los demás, sean estos quienes fueren. Su presencia en el colegio Marista de Alicante, durante más de cuatro décadas, ha dejado una profunda huella de imborrable recuerdo. No era un político de renombre, un actor o un artista de reconocido prestigio, pero casi tres mil personas acudieron a la misa funeral en la capilla del centro escolar, el mismo día de Reyes, sin apenas tiempo de haber hecho público su fallecimiento esa misma madrugada. Se escuchaba el silencio, entre sollozos, dentro y fuera de la iglesia. Sólo fue roto por un espontáneo aplauso de los asistentes cuando el féretro era transportado al coche fúnebre desde donde partiría horas más tarde hasta su pueblo natal, Lomilla de Aguilar (Palencia), en donde su medio centenar de habitantes aguardaba la llegada de aquel IMÍN que siendo muy niño marchó para servir a los demás. CARLOS SALGUERO (Periódico LA VERDAD, 13/01/2005) alumnos -que éramos todos-, fin al que dedicó toda una vida desde la firmeza, el trabajo bien hecho y la honradez. «No merezco nada especial por cumplir con mi deber», solía repetir cuando alguien le proponía la posibilidad de ser premiado en cualquier evento deportivo. Aun así recibió un entrañable y merecido homenaje en la Gala del Deporte Alicantino de 1999, distinción que le fue entregada por el propio alcalde Luis Díaz Alperi. Con su austeridad hacía valer a diario aquello de que no es más rico el que más tiene sino el que menos necesita. El Feli era el mismo regando el campo de fútbol o fregando el suelo del pabellón que hinchando balones o impartiendo una charla, acerca de los pensadores presocráticos. Como buen profesor de Filosofía, vivía el instante presente con la intensidad de los sabios, sin escatimar esfuerzo alguno a la hora de ayudar a Desde el...

48

Desde el...

49


Hermano Feli Religioso Marista, recientemente fallecido, a quien muchos alicantinos hemos conocido y pasado por sus manos de educador. Sirvan estas líneas de recuerdo y reconocimiento a su labor.

Desde estas líneas quiero trasmitir nuestro pésame a la Comunidad Marista Alicante, y expresar nuestro reconocimiento a la labor del hermano Felicísimo como educador y deportista Antonio Carceller Migallón. Periódico Información, 17/01/2005)

Personalmente nos preparó a mí en 1964, y a mi hermano pequeño en 1968, para hacer la primera comunión. Posteriormente lo tuve como tutor, no recuerdo si fue en el curso de ingreso o 2º curso de Bachiller, lo que si recuerdo es que nos daba caña tanto en el estudio como a la hora de hacer ejercicio físico. Como el colegio de General Mola, sólo tenía dos patios y no había pistas, nos llevaba una vez por semana a la Ciudad Deportiva, que aún existe, a correr. En aquella época no existía el campo del Rico Pérez ni el Pabellón, enfrente de la Ciudad Deportiva había un montículo donde nos sentaba en el suelo y nos preguntaba la lección de geografía. Después a correr, cosa que él le gustaba mucho, no nos escapábamos del examen nunca. El deporte, era toda su vida. Recuerdo las fiestas colegiales el 6 de junio, cuando los hermanos llevaban sotana, el hermano Feli se recogía la sotana y allá que iba detrás del balón contra los de Preu partido que se celebraba todos años (los que sean de mi edad lo recordaran) siempre tan feliz, buen amigo de mis padres, consuelo en los momentos difíciles de la vida, cuando falleció mi padre estuvo con nosotros junto con el hermano Báscones, no se puede olvidar. Hace cinco años nos acompañó cuando celebramos el XXV aniversario, compartió con nosotros la comida de celebración y lo vi como siempre, feliz, sencillo, algo mayor. Desde el...

50

En el Colegio de Alicante ha sido donde más años ha vivido y desarrollado su labor apostólica. Alumnos, Antiguos Alumnos, Padres, Profesores, sus compañeros, Autoridades locales y Educativas, para todos, éste Hermanito de María ha sido siempre alguien muy querido, como de casa... Desde el...

51


Hermano Feli Religioso Marista, recientemente fallecido, a quien muchos alicantinos hemos conocido y pasado por sus manos de educador. Sirvan estas líneas de recuerdo y reconocimiento a su labor.

Desde estas líneas quiero trasmitir nuestro pésame a la Comunidad Marista Alicante, y expresar nuestro reconocimiento a la labor del hermano Felicísimo como educador y deportista Antonio Carceller Migallón. Periódico Información, 17/01/2005)

Personalmente nos preparó a mí en 1964, y a mi hermano pequeño en 1968, para hacer la primera comunión. Posteriormente lo tuve como tutor, no recuerdo si fue en el curso de ingreso o 2º curso de Bachiller, lo que si recuerdo es que nos daba caña tanto en el estudio como a la hora de hacer ejercicio físico. Como el colegio de General Mola, sólo tenía dos patios y no había pistas, nos llevaba una vez por semana a la Ciudad Deportiva, que aún existe, a correr. En aquella época no existía el campo del Rico Pérez ni el Pabellón, enfrente de la Ciudad Deportiva había un montículo donde nos sentaba en el suelo y nos preguntaba la lección de geografía. Después a correr, cosa que él le gustaba mucho, no nos escapábamos del examen nunca. El deporte, era toda su vida. Recuerdo las fiestas colegiales el 6 de junio, cuando los hermanos llevaban sotana, el hermano Feli se recogía la sotana y allá que iba detrás del balón contra los de Preu partido que se celebraba todos años (los que sean de mi edad lo recordaran) siempre tan feliz, buen amigo de mis padres, consuelo en los momentos difíciles de la vida, cuando falleció mi padre estuvo con nosotros junto con el hermano Báscones, no se puede olvidar. Hace cinco años nos acompañó cuando celebramos el XXV aniversario, compartió con nosotros la comida de celebración y lo vi como siempre, feliz, sencillo, algo mayor. Desde el...

50

En el Colegio de Alicante ha sido donde más años ha vivido y desarrollado su labor apostólica. Alumnos, Antiguos Alumnos, Padres, Profesores, sus compañeros, Autoridades locales y Educativas, para todos, éste Hermanito de María ha sido siempre alguien muy querido, como de casa... Desde el...

51


¡Lo más importante! Lo más importante es que me considerabas tu amiga... Me visitaste en una hora intempestiva, cosa rara en ti. Me desperté y supe lo que había pasado. Un ser pequeño pero infinitamente grande nos había dejado.

Homenaje deportivo al H. Feli El Club Deportivo Maristas, organiza el sábado día 29 de enero del 2005, un Homenaje al Hermano Felicísimo Ruiz García, coordinador y promotor del deporte durante más de tres décadas. El evento comenzará a las 16:30h. Equipos Participantes: Fútbol Sala: Selección de la liga de Padres y Profesores del Colegio Maristas, Selección de la liga de Antiguos Alumnos Maristas y Selección CD. Fútbol Maristas (Entrenadores y jugadores). Balonmano: Selección Veteranos CD. Agustinos y Selección Veteranos CD. Maristas. Baloncesto: Selección Veteranos CD. Maristas. El Club Deportivo Maristas, invita a todos los deportistas, personas vinculadas al deporte y a todo el mundo en general, a rendir con su presencia, un Homenaje al Hermano Feli.

Cuántas vivencias tengo en mi corazón y cómo quisiera expresarlas todas. ¿Te acuerdas hace 25 años nuestras vacaciones en Lomilla; la riña que mi hija le dió al Provincial por mandarte a Roma; nuestras juergas sanas; esa risa loca que nos invadió en la Gran Vía compartida con nuestro gran amigo y mi marido, la de veces que te he regañado y la de veces que me has dicho: “Te estas poniendo vieja” y un sin fin de recuerdos, anécdotas, risas y lagrimas?, pero lo más importante es que me considerabas tu amiga. Imín sé que estarás contento de reposar junto a tu padre y aún más de estar cerca de esa gran madre que aunque esta sufriendo en su corazón por esa gran perdida. A mí Dios también quiso regalarme todos estos años de haberte conocido, mi corazón continua escuchando tu corazón, saboreo todo lo compartido contigo, tus consejos en Guardamar, tu sencillez, tu bondad, tu amistad, gracias por dejarme ser tu amiga. Gracias en nombre de mi familia, gracias por tu despedida, gracias porque se ha cumplido lo que tantos años atrás dijiste: Que nuestra amistad y cariño permanezca fresca como esta rosa. Amparo Peris

Club Deportivo Maristas Alicante. Desde el...

52

Desde el...

53


¡Lo más importante! Lo más importante es que me considerabas tu amiga... Me visitaste en una hora intempestiva, cosa rara en ti. Me desperté y supe lo que había pasado. Un ser pequeño pero infinitamente grande nos había dejado.

Homenaje deportivo al H. Feli El Club Deportivo Maristas, organiza el sábado día 29 de enero del 2005, un Homenaje al Hermano Felicísimo Ruiz García, coordinador y promotor del deporte durante más de tres décadas. El evento comenzará a las 16:30h. Equipos Participantes: Fútbol Sala: Selección de la liga de Padres y Profesores del Colegio Maristas, Selección de la liga de Antiguos Alumnos Maristas y Selección CD. Fútbol Maristas (Entrenadores y jugadores). Balonmano: Selección Veteranos CD. Agustinos y Selección Veteranos CD. Maristas. Baloncesto: Selección Veteranos CD. Maristas. El Club Deportivo Maristas, invita a todos los deportistas, personas vinculadas al deporte y a todo el mundo en general, a rendir con su presencia, un Homenaje al Hermano Feli.

Cuántas vivencias tengo en mi corazón y cómo quisiera expresarlas todas. ¿Te acuerdas hace 25 años nuestras vacaciones en Lomilla; la riña que mi hija le dió al Provincial por mandarte a Roma; nuestras juergas sanas; esa risa loca que nos invadió en la Gran Vía compartida con nuestro gran amigo y mi marido, la de veces que te he regañado y la de veces que me has dicho: “Te estas poniendo vieja” y un sin fin de recuerdos, anécdotas, risas y lagrimas?, pero lo más importante es que me considerabas tu amiga. Imín sé que estarás contento de reposar junto a tu padre y aún más de estar cerca de esa gran madre que aunque esta sufriendo en su corazón por esa gran perdida. A mí Dios también quiso regalarme todos estos años de haberte conocido, mi corazón continua escuchando tu corazón, saboreo todo lo compartido contigo, tus consejos en Guardamar, tu sencillez, tu bondad, tu amistad, gracias por dejarme ser tu amiga. Gracias en nombre de mi familia, gracias por tu despedida, gracias porque se ha cumplido lo que tantos años atrás dijiste: Que nuestra amistad y cariño permanezca fresca como esta rosa. Amparo Peris

Club Deportivo Maristas Alicante. Desde el...

52

Desde el...

53


“...luchando y con mucho ánimo...” Ya han pasado algunos años desde el 1998, en el que me incorporé a las actividades del deporte, en el Colegio Diocesano San José de Carolinas de Alicante y durante todo este tiempo, Feli, era y creo que sigue siendo un referente modelo para todos. Días antes de irnos de vacaciones, la pasada Navidad, coincidí con el Hermano Feli y charlamos, como siempre, de deporte escolar, del trabajo de los chicos y chicas, de futuros encuentros entre los deportistas de nuestros colegios; como siempre. Al preguntarle por su salud, me dijo que “luchando y con mucho animo”. No podía ser de otra manera en el. Con estos sentidos renglones y en nombre de todos los deportistas de la comunidad escolar del Colegio Diocesano San José de Carolinas de Alicante y en el mío propio, quiero expresar nuestro grandísimo dolor por su perdida. Echaré de menos su saludo del “que tal hermano” cada vez que nos veíamos y muchas gracias por todo lo que he aprendido de ti sobre el trabajo en el deporte escolar. Reiterando nuestro dolor, pero creyendo firmemente en la promesa de la vida eterna, un saludo de todos los deportistas escolares del San José de Carolinas.

Con Isabel Fernández y Javi Alonso, su esposo y entrenador, con quienes mantenía una entrañable amistad.

Antonio Grande.

Desde el...

54

Desde el...

55


“...luchando y con mucho ánimo...” Ya han pasado algunos años desde el 1998, en el que me incorporé a las actividades del deporte, en el Colegio Diocesano San José de Carolinas de Alicante y durante todo este tiempo, Feli, era y creo que sigue siendo un referente modelo para todos. Días antes de irnos de vacaciones, la pasada Navidad, coincidí con el Hermano Feli y charlamos, como siempre, de deporte escolar, del trabajo de los chicos y chicas, de futuros encuentros entre los deportistas de nuestros colegios; como siempre. Al preguntarle por su salud, me dijo que “luchando y con mucho animo”. No podía ser de otra manera en el. Con estos sentidos renglones y en nombre de todos los deportistas de la comunidad escolar del Colegio Diocesano San José de Carolinas de Alicante y en el mío propio, quiero expresar nuestro grandísimo dolor por su perdida. Echaré de menos su saludo del “que tal hermano” cada vez que nos veíamos y muchas gracias por todo lo que he aprendido de ti sobre el trabajo en el deporte escolar. Reiterando nuestro dolor, pero creyendo firmemente en la promesa de la vida eterna, un saludo de todos los deportistas escolares del San José de Carolinas.

Con Isabel Fernández y Javi Alonso, su esposo y entrenador, con quienes mantenía una entrañable amistad.

Antonio Grande.

Desde el...

54

Desde el...

55


Recuerdo de Felicísimo

Te echaremos de menos

Sabíamos que estabas muy enfermo. Sabíamos que te quedaba poco tiempo. Sabíamos que el cáncer no perdona, pero teníamos la esperanza de que el tratamiento fuera efectivo. No lo fue. Hoy te recordamos, y te recordamos ‘en tu colegio Maristas ejerciendo de profesor y dirigiendo el deporte.

He intentado muchas veces escribirte, pero cada vez que empezaba las lágrimas me lo impedían. Hoy por fin he decido hacerlo...

Conocías a todos los alumnos por su nombre y esa familiaridad que tenías con los chavales/as del colegio era gratamente correspondida por ellos y sus familias. Muchos años, exactamente 15 compartiendo contigo y nuestros hijos un montón de ilusiones dentro del . mundo del deporte. Para nosotros fue un placer conocerte. Herma no, mil gracias; Hasta siempre. Familia Castillo González – (Diario Información 26/01/2005)

Quiero que sepas, allí donde estés, que para mí eres un ejemplo a seguir, que aunque cuando era más pequeña, siempre que me veías me tenías que decir: ¡¡Ángela, ya ni me saludas, ven aquí!! Y yo iba y me dabas un FUERTE abrazo de ‘’los tuyos’’, eso fue porque en aquellos años yo era más vergonzosa por eso tenías que decirme eso... pero el tiempo pasó y fui creciendo y ya no pasaba por al lado tuya sin darte un abrazo... Quiero darte las gracias por todo lo que hiciste por mi, fuiste el primero que me apoyaste a seguir jugando al fútbol en el equipo del colegio a pesar de que fuesen todos chicos, tu me animabas día a día, siempre estabas pendiente de mi por si necesitaba algo, me abrías los vestuarios para que me pudiese duchar después de jugar... y siempre antes de empezar los partidos decías: ¡¡ Venga salir a jugar con FURIA, con FUERZA, con GARRA!! No te importaba el resultado sino que jugásemos con ilusión, con furia y que nos divirtiésemos. Luego llegó un día que no pude seguir jugando al fútbol, pero no podía dejar de hacer deporte y me apunté a baloncesto, y también con nuestro equipo de baloncesto te portaste muy bien, nos regalaste un equipaje, nos apoyaste para jugar en provinciales y confiaste en nosotras ya que decías que había que comprometerse a ir a los partidos...y nosotras no te fallamos. Incluso nos dejaste jugar en alguna ocasión en el pabellón, cosa que nos hacía mucha ilusión.

Desde el...

56

Desde el...

57


Recuerdo de Felicísimo

Te echaremos de menos

Sabíamos que estabas muy enfermo. Sabíamos que te quedaba poco tiempo. Sabíamos que el cáncer no perdona, pero teníamos la esperanza de que el tratamiento fuera efectivo. No lo fue. Hoy te recordamos, y te recordamos ‘en tu colegio Maristas ejerciendo de profesor y dirigiendo el deporte.

He intentado muchas veces escribirte, pero cada vez que empezaba las lágrimas me lo impedían. Hoy por fin he decido hacerlo...

Conocías a todos los alumnos por su nombre y esa familiaridad que tenías con los chavales/as del colegio era gratamente correspondida por ellos y sus familias. Muchos años, exactamente 15 compartiendo contigo y nuestros hijos un montón de ilusiones dentro del . mundo del deporte. Para nosotros fue un placer conocerte. Herma no, mil gracias; Hasta siempre. Familia Castillo González – (Diario Información 26/01/2005)

Quiero que sepas, allí donde estés, que para mí eres un ejemplo a seguir, que aunque cuando era más pequeña, siempre que me veías me tenías que decir: ¡¡Ángela, ya ni me saludas, ven aquí!! Y yo iba y me dabas un FUERTE abrazo de ‘’los tuyos’’, eso fue porque en aquellos años yo era más vergonzosa por eso tenías que decirme eso... pero el tiempo pasó y fui creciendo y ya no pasaba por al lado tuya sin darte un abrazo... Quiero darte las gracias por todo lo que hiciste por mi, fuiste el primero que me apoyaste a seguir jugando al fútbol en el equipo del colegio a pesar de que fuesen todos chicos, tu me animabas día a día, siempre estabas pendiente de mi por si necesitaba algo, me abrías los vestuarios para que me pudiese duchar después de jugar... y siempre antes de empezar los partidos decías: ¡¡ Venga salir a jugar con FURIA, con FUERZA, con GARRA!! No te importaba el resultado sino que jugásemos con ilusión, con furia y que nos divirtiésemos. Luego llegó un día que no pude seguir jugando al fútbol, pero no podía dejar de hacer deporte y me apunté a baloncesto, y también con nuestro equipo de baloncesto te portaste muy bien, nos regalaste un equipaje, nos apoyaste para jugar en provinciales y confiaste en nosotras ya que decías que había que comprometerse a ir a los partidos...y nosotras no te fallamos. Incluso nos dejaste jugar en alguna ocasión en el pabellón, cosa que nos hacía mucha ilusión.

Desde el...

56

Desde el...

57


Ahora que no estás te echamos de menos, se nota mucho tu ausencia y has dejado un gran hueco; cuando por las tardes llegábamos a entrenar siempre íbamos al polideportivo a saludarte o te buscábamos para ver donde jugábamos o donde estaba un colegio o para saber si había partido; también me acuerdo cuando ibas pegando las carteles con los horarios de los partidos y siempre escribías en la parte de abajo algo así como: ¡¡ÁNIMO AMIGOS, NO FALTEIS!! Nunca faltaban esas palabras de ánimo que escribías semana tras semana. Todas estas pequeñas cosas que parecen insignificantes para mí, personalmente, tienen mucha importancia y hacen que me acuerde de ti cada día, pero la vida sigue y hay que saber superar los malos momentos. Siempre estarás en mi recuerdo y voy a intentar seguir tu ejemplo de persona sencilla, deportista, luchadora, muy cariñosa, generosa, trabajadora, pendiente de los demás, solidaria y así podría seguir escribiendo una serie interminable de cosas buenas. Feli, gracias por todo, nunca te olvidaré, Un FUERTE abrazo, Ángela Nicora

Estimado Feli Ese día recibí tres llamadas, una de ellas del H. Pencho desde Roma, que no hubiera querido nunca recibir. Desde tierras castellano leonesas estaba al tanto de tus evoluciones y malestares. Quiero agradecerte lo que más me has inculcado: pasión y diversión por eso que nos gusta tanto a los dos, el deporte. Esas tardes de sábados tan bien organizadas, transmitiendo a todos los que íbamos las ganas de competir con una sonrisa de oreja a oreja. Cuando mis compañeros me eligieron Delegado de 3º de BUP, tú eras nuestro tutor, nos reímos tanto uno del otro que fue cuando llegamos a conocernos fuera del ambiente deportivo. Me hiciste pasar vergüenza (reconozco que no la tenía) y conseguiste que estudiara siendo mérito tuyo que ese año fuera diferente y no tuviera que estar tantas horas en las clases de verano en el colegio. Son muchas las anécdotas que podría recordarte, pero todas ellas prefiero guardarlas entre tú y yo. Gracias, gracias y gracias. Sigues y seguirás en nuestra forma de actuar y de “filosofar”. Allá donde estés no metas jaleo (como me decías) y recuerda que hay mucho de ti en muchos de nosotros. Desde Valladolid, un beso muy fuerte a toda la Comunidad Marista. Héctor Riquelme Pérez. A.A. 1984-1993.

Desde el...

58

Desde el...

59


Ahora que no estás te echamos de menos, se nota mucho tu ausencia y has dejado un gran hueco; cuando por las tardes llegábamos a entrenar siempre íbamos al polideportivo a saludarte o te buscábamos para ver donde jugábamos o donde estaba un colegio o para saber si había partido; también me acuerdo cuando ibas pegando las carteles con los horarios de los partidos y siempre escribías en la parte de abajo algo así como: ¡¡ÁNIMO AMIGOS, NO FALTEIS!! Nunca faltaban esas palabras de ánimo que escribías semana tras semana. Todas estas pequeñas cosas que parecen insignificantes para mí, personalmente, tienen mucha importancia y hacen que me acuerde de ti cada día, pero la vida sigue y hay que saber superar los malos momentos. Siempre estarás en mi recuerdo y voy a intentar seguir tu ejemplo de persona sencilla, deportista, luchadora, muy cariñosa, generosa, trabajadora, pendiente de los demás, solidaria y así podría seguir escribiendo una serie interminable de cosas buenas. Feli, gracias por todo, nunca te olvidaré, Un FUERTE abrazo, Ángela Nicora

Estimado Feli Ese día recibí tres llamadas, una de ellas del H. Pencho desde Roma, que no hubiera querido nunca recibir. Desde tierras castellano leonesas estaba al tanto de tus evoluciones y malestares. Quiero agradecerte lo que más me has inculcado: pasión y diversión por eso que nos gusta tanto a los dos, el deporte. Esas tardes de sábados tan bien organizadas, transmitiendo a todos los que íbamos las ganas de competir con una sonrisa de oreja a oreja. Cuando mis compañeros me eligieron Delegado de 3º de BUP, tú eras nuestro tutor, nos reímos tanto uno del otro que fue cuando llegamos a conocernos fuera del ambiente deportivo. Me hiciste pasar vergüenza (reconozco que no la tenía) y conseguiste que estudiara siendo mérito tuyo que ese año fuera diferente y no tuviera que estar tantas horas en las clases de verano en el colegio. Son muchas las anécdotas que podría recordarte, pero todas ellas prefiero guardarlas entre tú y yo. Gracias, gracias y gracias. Sigues y seguirás en nuestra forma de actuar y de “filosofar”. Allá donde estés no metas jaleo (como me decías) y recuerda que hay mucho de ti en muchos de nosotros. Desde Valladolid, un beso muy fuerte a toda la Comunidad Marista. Héctor Riquelme Pérez. A.A. 1984-1993.

Desde el...

58

Desde el...

59


Este hombre de paz sabía escuchar y estaba convencido de que, mediante la práctica del deporte se pueden desarrollar una serie de valores fundamentales para la convivencia como el trabajo en equipo, el respeto, el saber ganar sin prepotencia u orgullo y el saber perder sin humillación ni rencor. Ahora que no le podemos ver, aunque permanezca en nuestra memoria, quisiéramos recordar su rostro sonriente, la felicidad y la paz que transmitía su mirada. Siempre nos enseñó que el deporte simpre para desarrollar algunas de las capacidades más fuertes: la energía, la audacia, la paciencia y la constancia. Al amigo al que todos llamábamos Feli, le dedicamos este sencillo homenaje descubriendo su fotografía para que permanezca en este pabellón y no le echemos de menos cuando vengamos aquí. Le recibimos de nuevo entre nosotros y le damos las gracias por ser un buen amigo y un verdadero hombre de Paz. Y pedimos a Dios que lo tenga a su lado.

Homenaje al H. Felicísimo, en el día de la PAZ Queridos amigos: Buenos días y bienvenidos a este pabellón de deportes en el que nos reunimos hoy para celebrar la Paz. Y para comenzar este acto, ¿qué mejor que traer a nuestro recuerdo a un hombre de paz? Su nombre está en nuestra memoria y su presencia no ha dejado de manifestarse en este colegio desde hace muchos, muchos años. Todavía resuenan sus pisadas en este pabellón donde cada día pasaba horas en contacto con todos nosotros. Era un hombre de presencia. No había que andar buscándole porque estuviera ocupado con otras tareas. Realizaba su misión con entrega y alegría y acogía con una sonrisa a cada uno de los que nos acercábamos a él. Desde el...

60

Le dedicamos al Feli un largo y cariñoso aplauso.

FELI, nunca te olvidaré Desde aquí sólo puedo decirte GRACIAS por todo, por ser como eras y todo lo que has hecho por absolutamente todos los que hemos tenido la suerte de conocerte. Hay una cosa que siento muchísimo y es que mi hijo de 16 meses no va a tener la suerte de poderte conocer y de que vea como afrontabas la vida en todos sus sentidos, pero no dudes que yo de mi propia voz se lo contaré. Un abrazo muy fuerte a toda la familia Marista Alejandro Varela ex-alumno y futbolista del Cádiz C.F. S.A.D. Desde el...

61


Este hombre de paz sabía escuchar y estaba convencido de que, mediante la práctica del deporte se pueden desarrollar una serie de valores fundamentales para la convivencia como el trabajo en equipo, el respeto, el saber ganar sin prepotencia u orgullo y el saber perder sin humillación ni rencor. Ahora que no le podemos ver, aunque permanezca en nuestra memoria, quisiéramos recordar su rostro sonriente, la felicidad y la paz que transmitía su mirada. Siempre nos enseñó que el deporte simpre para desarrollar algunas de las capacidades más fuertes: la energía, la audacia, la paciencia y la constancia. Al amigo al que todos llamábamos Feli, le dedicamos este sencillo homenaje descubriendo su fotografía para que permanezca en este pabellón y no le echemos de menos cuando vengamos aquí. Le recibimos de nuevo entre nosotros y le damos las gracias por ser un buen amigo y un verdadero hombre de Paz. Y pedimos a Dios que lo tenga a su lado.

Homenaje al H. Felicísimo, en el día de la PAZ Queridos amigos: Buenos días y bienvenidos a este pabellón de deportes en el que nos reunimos hoy para celebrar la Paz. Y para comenzar este acto, ¿qué mejor que traer a nuestro recuerdo a un hombre de paz? Su nombre está en nuestra memoria y su presencia no ha dejado de manifestarse en este colegio desde hace muchos, muchos años. Todavía resuenan sus pisadas en este pabellón donde cada día pasaba horas en contacto con todos nosotros. Era un hombre de presencia. No había que andar buscándole porque estuviera ocupado con otras tareas. Realizaba su misión con entrega y alegría y acogía con una sonrisa a cada uno de los que nos acercábamos a él. Desde el...

60

Le dedicamos al Feli un largo y cariñoso aplauso.

FELI, nunca te olvidaré Desde aquí sólo puedo decirte GRACIAS por todo, por ser como eras y todo lo que has hecho por absolutamente todos los que hemos tenido la suerte de conocerte. Hay una cosa que siento muchísimo y es que mi hijo de 16 meses no va a tener la suerte de poderte conocer y de que vea como afrontabas la vida en todos sus sentidos, pero no dudes que yo de mi propia voz se lo contaré. Un abrazo muy fuerte a toda la familia Marista Alejandro Varela ex-alumno y futbolista del Cádiz C.F. S.A.D. Desde el...

61


“¡Furia!, ¡que parecéis viejas pelonas!” El grito del Feli cuando nos lamentábamos de un arbitraje o de lo que nos habían pegado en un partido era siempre éste: “FURIA” y “PARECEIS VIEJAS PELONAS”. ¡Qué decir de una persona que ha sido mi profesor de “Felisofía”, director en mi etapa de alumno, compañero del colegio y sobretodo AMIGO!; un amigo que te decía las cosas muy claras fuesen buenas o no, sin pelos en la lengua y sin “putadas místicas”. Que llamaba tu atención con una buena “puñá” en el hombro o cogiéndote la mano (lo suyo no era mano, era una tenaza) y estrujándola, siempre desde el cariño de un padre que da un consejo a su hijo: “hermanico, mira lo que te digo…”. Donde estuviese y con quien estuviese, siempre era un motor de actividad, de ingenio, de alegría...

Pues este AMIGO y HERMANO de trabajo de campo (él no investigaba), que se ruborizaba con sólo mencionar que se le iba a entregar un reconocimiento, distinción, homenaje… -y le aparecía esa media sonrisa- nos ha dejado un hueco enorme en nuestros corazones; no vemos la figura de esa persona en el patio, al pie de los autobuses para recoger a los pequeños, con su camisa y su rebeca sólo en invierno (él decía que frío hacía en su pueblo). Se nota la falta de Feli. Y amigo, dónde estés ahí arriba, un gran abrazo y ánimo, seguro que otra faena te has buscado. Víctor J. Lebrero (Alumno, compañero y amigo de Feli) Desde el...

62

Desde el...

63


“¡Furia!, ¡que parecéis viejas pelonas!” El grito del Feli cuando nos lamentábamos de un arbitraje o de lo que nos habían pegado en un partido era siempre éste: “FURIA” y “PARECEIS VIEJAS PELONAS”. ¡Qué decir de una persona que ha sido mi profesor de “Felisofía”, director en mi etapa de alumno, compañero del colegio y sobretodo AMIGO!; un amigo que te decía las cosas muy claras fuesen buenas o no, sin pelos en la lengua y sin “putadas místicas”. Que llamaba tu atención con una buena “puñá” en el hombro o cogiéndote la mano (lo suyo no era mano, era una tenaza) y estrujándola, siempre desde el cariño de un padre que da un consejo a su hijo: “hermanico, mira lo que te digo…”. Donde estuviese y con quien estuviese, siempre era un motor de actividad, de ingenio, de alegría...

Pues este AMIGO y HERMANO de trabajo de campo (él no investigaba), que se ruborizaba con sólo mencionar que se le iba a entregar un reconocimiento, distinción, homenaje… -y le aparecía esa media sonrisa- nos ha dejado un hueco enorme en nuestros corazones; no vemos la figura de esa persona en el patio, al pie de los autobuses para recoger a los pequeños, con su camisa y su rebeca sólo en invierno (él decía que frío hacía en su pueblo). Se nota la falta de Feli. Y amigo, dónde estés ahí arriba, un gran abrazo y ánimo, seguro que otra faena te has buscado. Víctor J. Lebrero (Alumno, compañero y amigo de Feli) Desde el...

62

Desde el...

63


Quiero ser como Beckham Yo no conocí de una forma muy cercana a Feli, no tuve esa fortuna, pero sí, a lo largo de los años, he comprendido como era él. A las personas las podemos conocer observándolas y escuchando lo que otros dicen de ellas y desde el respeto y el cariño se puede uno hacer a la idea cómo, quién y qué era este gran Hermano. Mi primer gran descubrimiento sobre él, lo hice con apenas 7 años, enfundado en mi ‘babi’ de rayas azules y blancas en las escaleras de la capilla del patio de arriba en el colegio de Mola 5: ¡¡Los hermanos también llevaban pantalones!! . El Hermano Felicísimo arremangándose la sotana para jugar al fútbol con los pequeños me permitió descubrir que los hermanos también jugaban y desde la admiración y la inocencia infantil descubrí que los maristas estaban cerca de nosotros. Además ¡te dejaban balones para jugar en los patios! Volví a reencontrarme con Feli cuando estaba en Valencia, y su actividad y su forma de ser me hizo descubrir que el deporte mueve en gran medida la vida colegial, que muchísimos padres se acercan al colegio por el deporte y que Felicísimo era una persona muy querida y respetada. Otro descubrimiento que hice sobre Felicísimo me lo proporcionó mi querido Hermano Cirilo, un día durante sus paseos de jubilado ocioso me contaba sus dolencias y como Feli le curaba las llagas de sus pies enfermos. Me emocionó descubrir el sentimiento de familia que anidaba en la comunidad y como el Feli era muy hermano de sus hermanos. Desde el...

64

¿Dónde podías encontrar al Feli por las mañanas? En el patio esperando a los autobuses para ayudar a los de infantil, cuantos besos daba, y cuantas palabras amables repartía. Y luego ¿Dónde podías encontrarlo? Sin lugar a dudas: en el pabellón, y mucho más de lo mismo: presencia, cercanía, disponibilidad. Estoy convencido que Feli ha sido un buen religioso marista: su sencillez, su humildad y su modestia lo atestiguan. Él reclamó para sí los tres primeros puestos que anhelaba San Marcelino. El primer puesto en el “Portal de Belén” rodeado de todos los niños de infantil, el primer puesto en el “Altar” de cada día con su amor al trabajo y presencia permanente en el deporte, apoyando, alentando, conversando. El primer puesto en la “Cruz” ayudando a los más necesitados y dando ejemplo durante su rápida enfermedad. Muchos son los que con su testimonio, sus recuerdos y vivencias pueden dar mejor que yo detalle de esta reflexión pero creo que todos estaremos de acuerdo en que Felicísimo fue un buen discípulo de Champagnat, un buen Hermano Marista. Cuando comenzó a recibir tratamiento para el cáncer, perdió el pelo y para gastarle bromas y aliviarle la tensión le llamaban “Beckham”. Por eso, por lo que he visto, por lo que he vivido, por lo que he leído y me han contado ¡Yo quiero ser como “Beckham”! Antonio Cánovas Desde el...

65


Quiero ser como Beckham Yo no conocí de una forma muy cercana a Feli, no tuve esa fortuna, pero sí, a lo largo de los años, he comprendido como era él. A las personas las podemos conocer observándolas y escuchando lo que otros dicen de ellas y desde el respeto y el cariño se puede uno hacer a la idea cómo, quién y qué era este gran Hermano. Mi primer gran descubrimiento sobre él, lo hice con apenas 7 años, enfundado en mi ‘babi’ de rayas azules y blancas en las escaleras de la capilla del patio de arriba en el colegio de Mola 5: ¡¡Los hermanos también llevaban pantalones!! . El Hermano Felicísimo arremangándose la sotana para jugar al fútbol con los pequeños me permitió descubrir que los hermanos también jugaban y desde la admiración y la inocencia infantil descubrí que los maristas estaban cerca de nosotros. Además ¡te dejaban balones para jugar en los patios! Volví a reencontrarme con Feli cuando estaba en Valencia, y su actividad y su forma de ser me hizo descubrir que el deporte mueve en gran medida la vida colegial, que muchísimos padres se acercan al colegio por el deporte y que Felicísimo era una persona muy querida y respetada. Otro descubrimiento que hice sobre Felicísimo me lo proporcionó mi querido Hermano Cirilo, un día durante sus paseos de jubilado ocioso me contaba sus dolencias y como Feli le curaba las llagas de sus pies enfermos. Me emocionó descubrir el sentimiento de familia que anidaba en la comunidad y como el Feli era muy hermano de sus hermanos. Desde el...

64

¿Dónde podías encontrar al Feli por las mañanas? En el patio esperando a los autobuses para ayudar a los de infantil, cuantos besos daba, y cuantas palabras amables repartía. Y luego ¿Dónde podías encontrarlo? Sin lugar a dudas: en el pabellón, y mucho más de lo mismo: presencia, cercanía, disponibilidad. Estoy convencido que Feli ha sido un buen religioso marista: su sencillez, su humildad y su modestia lo atestiguan. Él reclamó para sí los tres primeros puestos que anhelaba San Marcelino. El primer puesto en el “Portal de Belén” rodeado de todos los niños de infantil, el primer puesto en el “Altar” de cada día con su amor al trabajo y presencia permanente en el deporte, apoyando, alentando, conversando. El primer puesto en la “Cruz” ayudando a los más necesitados y dando ejemplo durante su rápida enfermedad. Muchos son los que con su testimonio, sus recuerdos y vivencias pueden dar mejor que yo detalle de esta reflexión pero creo que todos estaremos de acuerdo en que Felicísimo fue un buen discípulo de Champagnat, un buen Hermano Marista. Cuando comenzó a recibir tratamiento para el cáncer, perdió el pelo y para gastarle bromas y aliviarle la tensión le llamaban “Beckham”. Por eso, por lo que he visto, por lo que he vivido, por lo que he leído y me han contado ¡Yo quiero ser como “Beckham”! Antonio Cánovas Desde el...

65


Uno nunca deja el colegio del todo Allí, entre sus patios, queda algo de nosotros, y si alguna vez volvemos a visitarlo, nos reconocemos porque en realidad nunca nos hemos ido. En sus aulas, por sus pasillos, entre los gritos de sus nuevos inquilinos todavía resuenan nuestras voces infantiles, que el oído atento puede escuchar como un eco lejano. Ahora, después de tantos años, los recuerdos se desdibujan. Algunas caras, muy pocos nombres, y entre ellos el del Hno. Feli, tan presente que parece que de pronto nos saludará tras la portería o al dar la vuelta al salir de la cantina. Así me gustaría recordarlo. Mantenerlo entre los recuerdos de una infancia que sujeto firmemente con el temor de que se escurra entre las manos. Allí, en los patios de mi infancia queda Feli como tantos otros, invitándonos a seguir recordándolos. Javier García Martínez, Antiguo alumno, cursos 79-91

Los niños de 4º Primaria Recuerdan... al Hermano Felicísimo... …. gastaba bromas, hacía reír a los tristes y cuando estaba enfermo bajaba todas las mañanas frías para ayudar a los pequeños a bajar del autobús. (Pablo Gutiérrez Sirvent 4º - B). … era muy bueno.El, homenaje que la hicimos el día de la Paz me gustó “mogollón “. Seguro que le gustó mucho el día de la Paz. (Eloy Martín Mañogil 4º-B). … siempre que alguien necesitaba ayuda siempre estaba allí. (Javier Gómez de la Iglesia 4º - B). …siempre andaba por los pasillos y si veía a alguien que le necesitaba, él estaba allí. Le gustaban los niños. Siempre lo llevaré en el corazón. (Claudia Mataix Gómez 4º-C). …algunas cosas permanecerán siempre en nuestro corazón. Siempre nos ayudaba a bajar del autobús.Aunque estuviera enfermo, siempre venía y nos ayudaba en todo…..Era más que un amigo. (Andrea Ruzafa Pérez 4º-C). …. donde le necesitabas, allí estaba y nunca hizo mal a nadie. Ese era el Felicísimo, y aunque ya no esté siempre recordaremos su humor y su gran sonrisa. (Lidia López Casas 4º - D). … siempre estaba con nosotros, igual cuando me rompí mi codo él estaba ahí para ayudarme a sonreír. (Natalia Quereda Lloret 4º-B).

Desde el...

66

Desde el...

67


Uno nunca deja el colegio del todo Allí, entre sus patios, queda algo de nosotros, y si alguna vez volvemos a visitarlo, nos reconocemos porque en realidad nunca nos hemos ido. En sus aulas, por sus pasillos, entre los gritos de sus nuevos inquilinos todavía resuenan nuestras voces infantiles, que el oído atento puede escuchar como un eco lejano. Ahora, después de tantos años, los recuerdos se desdibujan. Algunas caras, muy pocos nombres, y entre ellos el del Hno. Feli, tan presente que parece que de pronto nos saludará tras la portería o al dar la vuelta al salir de la cantina. Así me gustaría recordarlo. Mantenerlo entre los recuerdos de una infancia que sujeto firmemente con el temor de que se escurra entre las manos. Allí, en los patios de mi infancia queda Feli como tantos otros, invitándonos a seguir recordándolos. Javier García Martínez, Antiguo alumno, cursos 79-91

Los niños de 4º Primaria Recuerdan... al Hermano Felicísimo... …. gastaba bromas, hacía reír a los tristes y cuando estaba enfermo bajaba todas las mañanas frías para ayudar a los pequeños a bajar del autobús. (Pablo Gutiérrez Sirvent 4º - B). … era muy bueno.El, homenaje que la hicimos el día de la Paz me gustó “mogollón “. Seguro que le gustó mucho el día de la Paz. (Eloy Martín Mañogil 4º-B). … siempre que alguien necesitaba ayuda siempre estaba allí. (Javier Gómez de la Iglesia 4º - B). …siempre andaba por los pasillos y si veía a alguien que le necesitaba, él estaba allí. Le gustaban los niños. Siempre lo llevaré en el corazón. (Claudia Mataix Gómez 4º-C). …algunas cosas permanecerán siempre en nuestro corazón. Siempre nos ayudaba a bajar del autobús.Aunque estuviera enfermo, siempre venía y nos ayudaba en todo…..Era más que un amigo. (Andrea Ruzafa Pérez 4º-C). …. donde le necesitabas, allí estaba y nunca hizo mal a nadie. Ese era el Felicísimo, y aunque ya no esté siempre recordaremos su humor y su gran sonrisa. (Lidia López Casas 4º - D). … siempre estaba con nosotros, igual cuando me rompí mi codo él estaba ahí para ayudarme a sonreír. (Natalia Quereda Lloret 4º-B).

Desde el...

66

Desde el...

67


…”el Feli”, era como un abuelo para mí. Yo lo quería muchísimo y lo sigo queriendo. Él está mejor con Dios y nos sigue queriendo esté donde esté I love you “Feli”. (Mariola Jiménez Miralles 4º - B). … le gustaban los animales y los perros. También le caía bien la gente humildes siempre daba la vuelta a todo el Colegio a ver si estaba todo bien. Se acostaba el último, cenaba el último. Se fue al Cielo el día de los Reyes Magos. (Fernando Sala Sánchez 4º-B). … este año lo he pasado mal. Tus enfermedades me han dolido. Tú siempre estabas en mi ayuda. Eras un abuelo para mí. Y aunque hayas muerto, siempre estarás en mi corazón. Siempre que te veía me daba una alegría en mi corazón. Siempre te querré “abuelo”. (Lucía Gómez Hernández 4º-B) …todos los sábados lo veía en el Colegio. Muchas veces me hinchaba la pelota me saludaba. ¿Quién me hinchará ahora la pelota los sábados...? Todos nos quedamos con una parte de él que nunca en la vida se nos olvidará. (Estefanía Blasco Casal 4º-A) …cuando iba a segundo, una vez me hice un esguince. Cuando Desde el...

68

fui al Cole el H.Felicísimo me llevaba a “coscoletas” hasta clase, después me sentaba en la silla y esperaban juntos “Feli” y mi madre hasta que llegara la clase del patio... (Baldo Santana Martínez 4º-C). …un día nos llamó a mí y a unos amigos para que subiéramos unas mesas y unas sillas del patio de 3º y 4º al patio de 5º y 6º, porque no podía. Cuando estaba acabando la segunda parte del partido mis amigos y yo nos encontramos con Heli y él nos dio 5 € y las gracias por haber subido las mesas y las sillas. Fue la última vez que vi a “Feli”… (Kike de España 4º-B). … nos pegaba “calvotes de mentira “ para jugar, y se preocupaba mucho por todos nosotros… (José María Blázquez Figueiras 4º-A). …era muy bueno con todos, profesores, padres, alumnos, perros, etc. aunque hayas fallecido te admiramos aún más que antes y si ganamos este año en el día SED, mi equipo y yo te lo dedicaremos. Cada vez que marque un punto o que gane un partido te lo dedicaré a tí y a mi abuela Mª Jesús que falleció hace muchos años….Tenía que ser justo el día de los Reyes Magos... (Cholo Soler Sala 4º-A). Desde el...

69


…”el Feli”, era como un abuelo para mí. Yo lo quería muchísimo y lo sigo queriendo. Él está mejor con Dios y nos sigue queriendo esté donde esté I love you “Feli”. (Mariola Jiménez Miralles 4º - B). … le gustaban los animales y los perros. También le caía bien la gente humildes siempre daba la vuelta a todo el Colegio a ver si estaba todo bien. Se acostaba el último, cenaba el último. Se fue al Cielo el día de los Reyes Magos. (Fernando Sala Sánchez 4º-B). … este año lo he pasado mal. Tus enfermedades me han dolido. Tú siempre estabas en mi ayuda. Eras un abuelo para mí. Y aunque hayas muerto, siempre estarás en mi corazón. Siempre que te veía me daba una alegría en mi corazón. Siempre te querré “abuelo”. (Lucía Gómez Hernández 4º-B) …todos los sábados lo veía en el Colegio. Muchas veces me hinchaba la pelota me saludaba. ¿Quién me hinchará ahora la pelota los sábados...? Todos nos quedamos con una parte de él que nunca en la vida se nos olvidará. (Estefanía Blasco Casal 4º-A) …cuando iba a segundo, una vez me hice un esguince. Cuando Desde el...

68

fui al Cole el H.Felicísimo me llevaba a “coscoletas” hasta clase, después me sentaba en la silla y esperaban juntos “Feli” y mi madre hasta que llegara la clase del patio... (Baldo Santana Martínez 4º-C). …un día nos llamó a mí y a unos amigos para que subiéramos unas mesas y unas sillas del patio de 3º y 4º al patio de 5º y 6º, porque no podía. Cuando estaba acabando la segunda parte del partido mis amigos y yo nos encontramos con Heli y él nos dio 5 € y las gracias por haber subido las mesas y las sillas. Fue la última vez que vi a “Feli”… (Kike de España 4º-B). … nos pegaba “calvotes de mentira “ para jugar, y se preocupaba mucho por todos nosotros… (José María Blázquez Figueiras 4º-A). …era muy bueno con todos, profesores, padres, alumnos, perros, etc. aunque hayas fallecido te admiramos aún más que antes y si ganamos este año en el día SED, mi equipo y yo te lo dedicaremos. Cada vez que marque un punto o que gane un partido te lo dedicaré a tí y a mi abuela Mª Jesús que falleció hace muchos años….Tenía que ser justo el día de los Reyes Magos... (Cholo Soler Sala 4º-A). Desde el...

69


…era una buena persona ayudaba a los indefensos veía a un niño llorando y tenía una reunión, dejaba sus cosas en el suelo e iba a ayudar al niño. (Héctor Martínez Llauradó 4º-B). … todos te queríamos como eras, y aunque te hayas ido siempre te querremos y estarás en nuestro corazón. Este año hacemos la Comunión los niños de 4º de Primaria y queremos que nos acompañes en la celebración ese día. (Lourdes Martínez Rubio 4º-B). …nunca se olvidaba de nosotros, por la mañana se ocupaba de los autobuses y me lo pasaba muy bien con él. Le quería mucho. (Eva Rocamora Benavent 4º-A). … a veces venía a nuestra clase y nos daba sustos, y nos daba caramelos…pero él sigue estando en nuestro corazón. Te quiero “Feli”. (Pilar Vegara Aracil 4º-A). …Hermano Felicísimo. Te queremos todos. Un beso. (Ángela García Galváñ 4º-C). Los alumnos y alumnas de Cuarto de Primaria, que este año hacen su Primera Comunión, han querido recordar a “ su Hermano FELI “, en unas redacciones plenas de sentimiento, agradecimiento, sinceridad, emoción… De las cuales he entresacado algunos párrafos, ya que sería imposible publicar completas, aunque la verdad es que son todas un reflejo vivo y sentido de los más pequeños hacia su HERMANO y AMIGO. Joaquín Canales Desde el...

70

Al H. Feli Hay que ver como es el ser humano siempre disfrutamos de la compañía de los nuestros y cuando se van nos damos cuenta de cuántas palabras más te hubiera gustado tener con esa persona que tanto apreciabas. El hermano Feli, difícil es decir cosas que no se hallan dicho ya, para mi como un amigo aunque bien es cierto que ahora lo pienso y me hubiera gustado que fuera como un hermano, allí me acercaba yo en mis años académicos en petición de un balón, una pista y el hacia posible mis deseos de jugar, hasta ahí todo normal, con sus consejos sus palabras cortas y bien dichas... Me acuerdo como siempre decía que valoráramos lo que teníamos que la juventud es un bien muy preciado que debíamos de aprovechar, lo decía con ojos vibrantes con ojos jóvenes, un joven de 66 años con mucha fuerza tanto física como mentalmente, recuerdo también que siempre sentía preocupación por los de su alrededor siempre al acecho de la ayuda y difícil era que le pidieras algo y no te lo concediera. Recuerdo recientemente como después de terminar con mis años académicos aún me sentía como en casa cuando pisaba el pabellón su pabellón nuestro pabellón, contaré una pequeña historia que me sucedió... “Después de terminar mis años académicos allí en Maristas, así como tres o cuatro años mas tarde me aficioné a los bailes de salón, fíjate tu, quien lo hubiera imaginado yo aficionado a los bailes de salón. Tras ir aprendiendo poco a poco los primeros pasos de cada baile tanto mi pareja de baile como yo necesitábamos un Desde el...

71


…era una buena persona ayudaba a los indefensos veía a un niño llorando y tenía una reunión, dejaba sus cosas en el suelo e iba a ayudar al niño. (Héctor Martínez Llauradó 4º-B). … todos te queríamos como eras, y aunque te hayas ido siempre te querremos y estarás en nuestro corazón. Este año hacemos la Comunión los niños de 4º de Primaria y queremos que nos acompañes en la celebración ese día. (Lourdes Martínez Rubio 4º-B). …nunca se olvidaba de nosotros, por la mañana se ocupaba de los autobuses y me lo pasaba muy bien con él. Le quería mucho. (Eva Rocamora Benavent 4º-A). … a veces venía a nuestra clase y nos daba sustos, y nos daba caramelos…pero él sigue estando en nuestro corazón. Te quiero “Feli”. (Pilar Vegara Aracil 4º-A). …Hermano Felicísimo. Te queremos todos. Un beso. (Ángela García Galváñ 4º-C). Los alumnos y alumnas de Cuarto de Primaria, que este año hacen su Primera Comunión, han querido recordar a “ su Hermano FELI “, en unas redacciones plenas de sentimiento, agradecimiento, sinceridad, emoción… De las cuales he entresacado algunos párrafos, ya que sería imposible publicar completas, aunque la verdad es que son todas un reflejo vivo y sentido de los más pequeños hacia su HERMANO y AMIGO. Joaquín Canales Desde el...

70

Al H. Feli Hay que ver como es el ser humano siempre disfrutamos de la compañía de los nuestros y cuando se van nos damos cuenta de cuántas palabras más te hubiera gustado tener con esa persona que tanto apreciabas. El hermano Feli, difícil es decir cosas que no se hallan dicho ya, para mi como un amigo aunque bien es cierto que ahora lo pienso y me hubiera gustado que fuera como un hermano, allí me acercaba yo en mis años académicos en petición de un balón, una pista y el hacia posible mis deseos de jugar, hasta ahí todo normal, con sus consejos sus palabras cortas y bien dichas... Me acuerdo como siempre decía que valoráramos lo que teníamos que la juventud es un bien muy preciado que debíamos de aprovechar, lo decía con ojos vibrantes con ojos jóvenes, un joven de 66 años con mucha fuerza tanto física como mentalmente, recuerdo también que siempre sentía preocupación por los de su alrededor siempre al acecho de la ayuda y difícil era que le pidieras algo y no te lo concediera. Recuerdo recientemente como después de terminar con mis años académicos aún me sentía como en casa cuando pisaba el pabellón su pabellón nuestro pabellón, contaré una pequeña historia que me sucedió... “Después de terminar mis años académicos allí en Maristas, así como tres o cuatro años mas tarde me aficioné a los bailes de salón, fíjate tu, quien lo hubiera imaginado yo aficionado a los bailes de salón. Tras ir aprendiendo poco a poco los primeros pasos de cada baile tanto mi pareja de baile como yo necesitábamos un Desde el...

71


lugar donde practicar y nos decidimos a buscar un sitio, fuimos muchos lugares de alicante, incluidas universidades, salsa sociales etc., etc... y al final de la noche se me ocurrió probar en Maristas, quizás había suerte, allí fui no con muchas esperanzas de triunfo pero por probar no se perdía nada, una vez llegué allí el hermano Feli con su siempre hospitalaria sonrisa me recibió tanto a mi como a mi amiga con los brazos abiertos haciéndome sentir como en casa, nos dejó bailar en el gimnasio siempre que no intercediéramos con las restantes actividades del colegio, fue un gesto muy afable que recordaré siempre...” Era genial y no me extraña que tantos le quisiéramos por que se lo ganaba a fuerza de bondad y buen corazón. Como ésta hay otras tantas anécdotas de muchos momentos que se habrán quedado en nuestras retinas haciéndonos ver por sus gestos y ejemplos que nosotros también podemos seguir su camino... Un abrazo hermano Feli y siempre serás para mí un ejemplo a seguir. José Enrique.

Querido Hermano Felicísimo: El pasado día seis de enero no pude ir al Colegio a despedirme de ti, como me hubiera gustado, y contribuir así, con mi presencia, a demostrar lo importante que has sido para todos nosotros, por eso no quiero desperdiciar esta ocasión y lo quiero hacer desde aquí, con estas líneas dictadas por el corazón. Ya sé que no es de muy buen cristiano el apenarse mucho cuando alguien se muere para esta vida, porque te ‘vas a otra mejor’...; ya sé que debemos estar contentos por haberte conocido y ni decir tiene que los que te hemos querido, nos hemos sentido queridos y apreciados por ti... pero la verdad es que me ha sabido a poco, que me he quedado con ganas de disfrutar más de esa compañía que nos hacías por las tardes cuando cansado de subir y bajar al Pabellón te acercabas a sentarte en la ‘garita de portería’, o cuando cogías decidido el micrófono para hablar a las clases, o te pasabas un montón de tiempo llamando por teléfono porque uno u otro se había caído, o había perdido el autobús... Y como estoy de acuerdo en que has sido un EJEMPLO a seguir, yo por mi parte, desde mi sitio y con todas mis fuerzas, lo voy a intentar todo lo que pueda. Te quiero Feli.

‘Gajes del oficio’... alguna vez, alguna pierna que otra...

Desde el...

72

mucho

H.

Isabel Martínez. Desde el...

73


lugar donde practicar y nos decidimos a buscar un sitio, fuimos muchos lugares de alicante, incluidas universidades, salsa sociales etc., etc... y al final de la noche se me ocurrió probar en Maristas, quizás había suerte, allí fui no con muchas esperanzas de triunfo pero por probar no se perdía nada, una vez llegué allí el hermano Feli con su siempre hospitalaria sonrisa me recibió tanto a mi como a mi amiga con los brazos abiertos haciéndome sentir como en casa, nos dejó bailar en el gimnasio siempre que no intercediéramos con las restantes actividades del colegio, fue un gesto muy afable que recordaré siempre...” Era genial y no me extraña que tantos le quisiéramos por que se lo ganaba a fuerza de bondad y buen corazón. Como ésta hay otras tantas anécdotas de muchos momentos que se habrán quedado en nuestras retinas haciéndonos ver por sus gestos y ejemplos que nosotros también podemos seguir su camino... Un abrazo hermano Feli y siempre serás para mí un ejemplo a seguir. José Enrique.

Querido Hermano Felicísimo: El pasado día seis de enero no pude ir al Colegio a despedirme de ti, como me hubiera gustado, y contribuir así, con mi presencia, a demostrar lo importante que has sido para todos nosotros, por eso no quiero desperdiciar esta ocasión y lo quiero hacer desde aquí, con estas líneas dictadas por el corazón. Ya sé que no es de muy buen cristiano el apenarse mucho cuando alguien se muere para esta vida, porque te ‘vas a otra mejor’...; ya sé que debemos estar contentos por haberte conocido y ni decir tiene que los que te hemos querido, nos hemos sentido queridos y apreciados por ti... pero la verdad es que me ha sabido a poco, que me he quedado con ganas de disfrutar más de esa compañía que nos hacías por las tardes cuando cansado de subir y bajar al Pabellón te acercabas a sentarte en la ‘garita de portería’, o cuando cogías decidido el micrófono para hablar a las clases, o te pasabas un montón de tiempo llamando por teléfono porque uno u otro se había caído, o había perdido el autobús... Y como estoy de acuerdo en que has sido un EJEMPLO a seguir, yo por mi parte, desde mi sitio y con todas mis fuerzas, lo voy a intentar todo lo que pueda. Te quiero Feli.

‘Gajes del oficio’... alguna vez, alguna pierna que otra...

Desde el...

72

mucho

H.

Isabel Martínez. Desde el...

73


Hermano Feli Religioso Marista, recientemente fallecido, a quien muchos alicantinos hemos conocido y pasado por sus manos de educador. Personalmente nos preparó a mi en 1964, y a mi hermano en 1968, para hacer la primera comunión. Posteriormente lo tuve como tutor, no recuerdo si fue en el curso de ingreso o 2º curso de Bachiller, lo que si recuerdo es que nos daba caña tanto en el estudio como a la hora de hacer ejercicio físico. Como el colegio de General Mola, sólo tenía dos patios y no había pistas, nos llevaba una vez por semana a la Ciudad Deportiva, que aún existe, a correr. En aquella época no existía el campo del Rico Pérez ni el Pabellón, enfrente de la Ciudad Deportiva había un montículo donde nos sentaba en el suelo y nos preguntaba la lección de geografía. Después a correr, cosa que él le gustaba mucho, no nos escapábamos del examen nunca. El deporte, era toda su vida. Recuerdo las fiestas colegiales el 6 de junio, cuando los hermanos llevaban sotana, él se recogía la suya y allá que iba detrás del balón contra los de Preu partido que se celebraba todos años, siempre tan feliz, buen amigo de mis padres, consuelo en los momentos difíciles de la vida, cuando falleció mi padre estuvo con nosotros, junto con el hermano Báscones, no se puede olvidar. Desde estas líneas quiero trasmitir nuestro pésame a la Comunidad Marista Alicante, y expresar nuestro reconocimiento a la labor del hermano Felicísimo como educador y deportista Antonio Carceller Migallón (Información, 17/01/2005) Desde el...

74

Desde el...

75


Hermano Feli Religioso Marista, recientemente fallecido, a quien muchos alicantinos hemos conocido y pasado por sus manos de educador. Personalmente nos preparó a mi en 1964, y a mi hermano en 1968, para hacer la primera comunión. Posteriormente lo tuve como tutor, no recuerdo si fue en el curso de ingreso o 2º curso de Bachiller, lo que si recuerdo es que nos daba caña tanto en el estudio como a la hora de hacer ejercicio físico. Como el colegio de General Mola, sólo tenía dos patios y no había pistas, nos llevaba una vez por semana a la Ciudad Deportiva, que aún existe, a correr. En aquella época no existía el campo del Rico Pérez ni el Pabellón, enfrente de la Ciudad Deportiva había un montículo donde nos sentaba en el suelo y nos preguntaba la lección de geografía. Después a correr, cosa que él le gustaba mucho, no nos escapábamos del examen nunca. El deporte, era toda su vida. Recuerdo las fiestas colegiales el 6 de junio, cuando los hermanos llevaban sotana, él se recogía la suya y allá que iba detrás del balón contra los de Preu partido que se celebraba todos años, siempre tan feliz, buen amigo de mis padres, consuelo en los momentos difíciles de la vida, cuando falleció mi padre estuvo con nosotros, junto con el hermano Báscones, no se puede olvidar. Desde estas líneas quiero trasmitir nuestro pésame a la Comunidad Marista Alicante, y expresar nuestro reconocimiento a la labor del hermano Felicísimo como educador y deportista Antonio Carceller Migallón (Información, 17/01/2005) Desde el...

74

Desde el...

75


Carta al amigo Feli Querido Feli: Sospecho que estás bastante mejor que nosotros. Acabamos de celebrar la Eucaristía por ti, pero no sé si no serás tú el que tenga que rezar por nosotros. La prensa y los amigos cuentan que has muerto, pero me da la impresión de que eres tú el que vive, porque vives para siempre. Querido Feli, hoy tenías que haber bajado a presidir esta reunión, porque tú eres el especialista en el silencio de la palabra. Lo tuyo fue siempre predicar con el ejemplo. Trabajo, trabajo y servicio, siempre atento a quien necesitaba ayuda. Yo sé, Feli, que hay muchos que sueltan las palabras como elementos decorativos y tal vez para salir del paso. Tú siempre fuiste religioso de obras, obras en el silencio de Dios que no quiere púlpitos de recetas de mercadillo. El hombre de los hechos, con chaquetilla de punto y pantalones de rebajas, de zapatos de tu amigo, el de la Florida, porque eran buenos y baratos, y porque, una parrafada con el hombre sencillo, que conocías de siempre, te recordaba la amistad compartida, y el pan de la bonomía. Feli, sólo te vimos con traje en el viaje a la eternidad, y convencido estoy de que cuando llegaste al cielo, y te contemplaras así, te despacharías con alguna de tus no académicas expresiones. Estoy seguro que habrás pedido trabajo al Señor en el cielo, y que habrás montado algún campeonato deportivo en los polideportivos celestiales, y algún otro tiberio de los tuyos. Porque el deporte conserva y evita tantas cosas. Y en el cielo no puede haber parados. Habrás mirado si las cosas están en orden y si hay algo que tenga que componerse y enviárselo al Activo. Desde el...

76

Querido Feli: por aquí abajo las cosas siguen rodando, pero se nota tu ausencia. La portería, los campos, el polideportivo añoran tu figura, siempre inquieta, buscando a quién consolar, aconsejar, darle un toquecito de atención, recordarle sus deberes, o echarle un pulso de fuerza o de ingenio. Los padres escuchaban el eterno recordatorio a modo de carillón: “Hermano, cómo te va la vida. Estás hecho un pagano, tienes olvidados a tus hijos, estás hecho un blando, no tienes para media torta, así no tenemos futuro”. Y te salía tu inmensa riqueza personal a borbotones de poca palabra y de mucha obra. Si, Feli, ya sabemos que no te preocupaba el físico, la lluvia, el trabajo, porque, te podía la responsabilidad. Y el religioso, apostillabas, debe entregarse a tope, y no andarse con “teorías místicas”. Bueno, esto de teorías, lo digo yo, porque tú siempre empleaste el duro verbalizar castellano de tu Lomilla palentina. Viendo la iglesia y cementerio de tu pueblo, me expliqué muchas cosas arcanas hasta entonces. “Aquesta es Castilla, que face los homes e los gasta”. “Largos en facellas, cortos en contallas.” Querido Feli, los que estamos aquí, llevamos el vacío de tu persona, y nos cuesta admitir lo definitivo. Sólo Dios basta. Te agradecemos, cómo no, todo lo que has hecho por esta tu Alicante, por este tu colegio, por estos tus amigos, por esta tu comunidad de Hermanos. Nos cuesta imitarte, porque cuesta y duele, porque exige tensión y entrega, pero viendo cómo los “pequeños” te recuerdan y te envían cartas de dolor y cariño, y no se explican qué te ha pasado, nos anima al compromiso, sabiendo que la Desde el...

77


Carta al amigo Feli Querido Feli: Sospecho que estás bastante mejor que nosotros. Acabamos de celebrar la Eucaristía por ti, pero no sé si no serás tú el que tenga que rezar por nosotros. La prensa y los amigos cuentan que has muerto, pero me da la impresión de que eres tú el que vive, porque vives para siempre. Querido Feli, hoy tenías que haber bajado a presidir esta reunión, porque tú eres el especialista en el silencio de la palabra. Lo tuyo fue siempre predicar con el ejemplo. Trabajo, trabajo y servicio, siempre atento a quien necesitaba ayuda. Yo sé, Feli, que hay muchos que sueltan las palabras como elementos decorativos y tal vez para salir del paso. Tú siempre fuiste religioso de obras, obras en el silencio de Dios que no quiere púlpitos de recetas de mercadillo. El hombre de los hechos, con chaquetilla de punto y pantalones de rebajas, de zapatos de tu amigo, el de la Florida, porque eran buenos y baratos, y porque, una parrafada con el hombre sencillo, que conocías de siempre, te recordaba la amistad compartida, y el pan de la bonomía. Feli, sólo te vimos con traje en el viaje a la eternidad, y convencido estoy de que cuando llegaste al cielo, y te contemplaras así, te despacharías con alguna de tus no académicas expresiones. Estoy seguro que habrás pedido trabajo al Señor en el cielo, y que habrás montado algún campeonato deportivo en los polideportivos celestiales, y algún otro tiberio de los tuyos. Porque el deporte conserva y evita tantas cosas. Y en el cielo no puede haber parados. Habrás mirado si las cosas están en orden y si hay algo que tenga que componerse y enviárselo al Activo. Desde el...

76

Querido Feli: por aquí abajo las cosas siguen rodando, pero se nota tu ausencia. La portería, los campos, el polideportivo añoran tu figura, siempre inquieta, buscando a quién consolar, aconsejar, darle un toquecito de atención, recordarle sus deberes, o echarle un pulso de fuerza o de ingenio. Los padres escuchaban el eterno recordatorio a modo de carillón: “Hermano, cómo te va la vida. Estás hecho un pagano, tienes olvidados a tus hijos, estás hecho un blando, no tienes para media torta, así no tenemos futuro”. Y te salía tu inmensa riqueza personal a borbotones de poca palabra y de mucha obra. Si, Feli, ya sabemos que no te preocupaba el físico, la lluvia, el trabajo, porque, te podía la responsabilidad. Y el religioso, apostillabas, debe entregarse a tope, y no andarse con “teorías místicas”. Bueno, esto de teorías, lo digo yo, porque tú siempre empleaste el duro verbalizar castellano de tu Lomilla palentina. Viendo la iglesia y cementerio de tu pueblo, me expliqué muchas cosas arcanas hasta entonces. “Aquesta es Castilla, que face los homes e los gasta”. “Largos en facellas, cortos en contallas.” Querido Feli, los que estamos aquí, llevamos el vacío de tu persona, y nos cuesta admitir lo definitivo. Sólo Dios basta. Te agradecemos, cómo no, todo lo que has hecho por esta tu Alicante, por este tu colegio, por estos tus amigos, por esta tu comunidad de Hermanos. Nos cuesta imitarte, porque cuesta y duele, porque exige tensión y entrega, pero viendo cómo los “pequeños” te recuerdan y te envían cartas de dolor y cariño, y no se explican qué te ha pasado, nos anima al compromiso, sabiendo que la Desde el...

77


separación es temporal, y, que aunque alejados físicamente, jugamos en el mismo equipo, defendemos los mismos valores, y nos identifica el mismo Evangelio. Feli, dile a la Buena Madre que nos eche un cable. Que la necesitamos mucho en estos momentos en que la familia se ve de tal manera erosionada. Que necesitamos el calor familiar y comunitario del que tú has sido siempre portavoz con las obras, repito, más que con la palabra. Que como Madre, vele por las cunas de la vida y la ilusión, hoy que tantos alancean el proyecto de Dios. Dile a Marcelino que estamos empeñados en el renacer de las vocaciones religiosas, en la extensión del Reino, en la fidelidad a la Madre Iglesia, en el apostolado de la escuela, de la solidaridad, y de la Fraternidad Marista. Dile todo lo que tú muy bien sabes porque lo viviste. Dile que te necesitamos, pero, dile también, que nos sentimos apasionados en vivir la alegría, la oración y la familia. Bueno, querido Feli, que se nos echa la noche encima. Saluda a la familia celestial, especialmente a Marcelino y todos los Maristas que se nos adelantaron, a los que formaron las aulas maristas y que ahora te acompañan en la plenitud de la vida. Ruega para que nuestro caminar siga el estilo que tú nos legaste. Disfruta, porque ahora tienes tiempo y espacio, y, nosotros intentaremos agradecer a Dios el milagro de tu vida testimonial y el regalo de tu fraternidad y tu alegría marista. Adiós Feli.

Con sus padres, hermanos y sobrinos.

Un abrazo y hasta siempre. Aurelio Santamaría Barriocanal. Alicante, 15-II-2005

Desde el...

78

Desde el...

79


separación es temporal, y, que aunque alejados físicamente, jugamos en el mismo equipo, defendemos los mismos valores, y nos identifica el mismo Evangelio. Feli, dile a la Buena Madre que nos eche un cable. Que la necesitamos mucho en estos momentos en que la familia se ve de tal manera erosionada. Que necesitamos el calor familiar y comunitario del que tú has sido siempre portavoz con las obras, repito, más que con la palabra. Que como Madre, vele por las cunas de la vida y la ilusión, hoy que tantos alancean el proyecto de Dios. Dile a Marcelino que estamos empeñados en el renacer de las vocaciones religiosas, en la extensión del Reino, en la fidelidad a la Madre Iglesia, en el apostolado de la escuela, de la solidaridad, y de la Fraternidad Marista. Dile todo lo que tú muy bien sabes porque lo viviste. Dile que te necesitamos, pero, dile también, que nos sentimos apasionados en vivir la alegría, la oración y la familia. Bueno, querido Feli, que se nos echa la noche encima. Saluda a la familia celestial, especialmente a Marcelino y todos los Maristas que se nos adelantaron, a los que formaron las aulas maristas y que ahora te acompañan en la plenitud de la vida. Ruega para que nuestro caminar siga el estilo que tú nos legaste. Disfruta, porque ahora tienes tiempo y espacio, y, nosotros intentaremos agradecer a Dios el milagro de tu vida testimonial y el regalo de tu fraternidad y tu alegría marista. Adiós Feli.

Con sus padres, hermanos y sobrinos.

Un abrazo y hasta siempre. Aurelio Santamaría Barriocanal. Alicante, 15-II-2005

Desde el...

78

Desde el...

79


Gracias, Feli

Para un amigo:

Nunca pensé que te irías tan pronto y he de confesarte que durante estos últimos meses confié en una mínima esperanza de vida, pero no ha sido así. Tan sólo me queda darte las gracias. Gracias por enseñarme a volar una cometa; por hacerme de rey mago; por haberme regalado cómics de Astérix; por acompañarme a los festivales de mi colegio; por llevarme a la piscina; por llevarme a la feria; por haber compartido un viaje, así como campamentos; por enseñarme el máximo común divisor y el mínimo común múltiplo; por enseñarme las ecuaciones y las raíces cuadradas; por enseñarme trucos para ortografía; por mostrarme a los perros cuando eran cachorros; por cuidar de mis pájaros; por presentarme amigos; por ayudarme a integrarme en el colegio; por enseñarme un estilo de vida; por felicitarme los cumpleaños; por tenerme vigilada; por iniciarme al baloncesto; por llevarme de clase a casa; por llevarme al médico; por consolarme cuando tuve miedo; por enseñarme a conducir; por hacer que el día de Navidad fuera distinto; por celebrar las vacaciones; por hacerme reír; por ser mi ángel de la guarda. Pero sobre todo, gradas por haberme querido y llegar a ser uno más en tu familia. Tu cuerpo se habrá ido, pero tu esencia se ha quedado en esta Tierra. Maribel lborra Ancheta (Periódico Información, 11/01/2005) Desde el...

80

Burgos, 20 de Febrero 2005 Hace algo más de un mes nuestro hermano Feli nacía para la eternidad. Muchos han sido las muestras de afecto de reconocimiento de su labor como hermano y como persona generosa que pasó por este mundo haciendo el bien. Si, Feli, tu vida no fue baldía, has dejado muchas semillas de bien por donde fuiste pasando. Ya sé que me hubieras dicho con tu gracejo tan peculiar:” déjate, hermanita de chorradas místicas”. Has conseguido despertar más de un sentimiento dormido de nuestro corazón y arrancar más de una lagrima en nuestros ojos, somos muchos quienes te conocimos y apreciamos tu buen hacer, tu saber estar, esa presencia sencilla pero perseverante. Se han repetido durante este mes actos de reconocimiento a tu persona: profesores, deportistas, alumnos, ex-alumnos, hermanos, familia, conocidos…; está bien y me alegro a la vez que se me abre un gran interrogante que quiero compartir con todos aquellos que apreciasteis a Feli. Yo me pregunto: ¿quién va a coger tu testigo para seguir la carrera, para seguir haciendo el bien al “estilo Feli” ?, ¿acaso soy yo?, ¿acaso el reto es para ti?. Seríamos un poco hipócritas si valorando lo que hacía, llorando su partida y reconociendo el éxito de una vida no siguiéramos sus huellas. Si algo nos ha movido el corazón con su partida, algo nos tiene que seguir moviendo en nuestras manos y en nuestros pies. Sí, Feli, el éxito de tu vida fue descubrir a Dios seguir su camino y hacerle un hueco en tu vida a Él y en Desde el...

81


Gracias, Feli

Para un amigo:

Nunca pensé que te irías tan pronto y he de confesarte que durante estos últimos meses confié en una mínima esperanza de vida, pero no ha sido así. Tan sólo me queda darte las gracias. Gracias por enseñarme a volar una cometa; por hacerme de rey mago; por haberme regalado cómics de Astérix; por acompañarme a los festivales de mi colegio; por llevarme a la piscina; por llevarme a la feria; por haber compartido un viaje, así como campamentos; por enseñarme el máximo común divisor y el mínimo común múltiplo; por enseñarme las ecuaciones y las raíces cuadradas; por enseñarme trucos para ortografía; por mostrarme a los perros cuando eran cachorros; por cuidar de mis pájaros; por presentarme amigos; por ayudarme a integrarme en el colegio; por enseñarme un estilo de vida; por felicitarme los cumpleaños; por tenerme vigilada; por iniciarme al baloncesto; por llevarme de clase a casa; por llevarme al médico; por consolarme cuando tuve miedo; por enseñarme a conducir; por hacer que el día de Navidad fuera distinto; por celebrar las vacaciones; por hacerme reír; por ser mi ángel de la guarda. Pero sobre todo, gradas por haberme querido y llegar a ser uno más en tu familia. Tu cuerpo se habrá ido, pero tu esencia se ha quedado en esta Tierra. Maribel lborra Ancheta (Periódico Información, 11/01/2005) Desde el...

80

Burgos, 20 de Febrero 2005 Hace algo más de un mes nuestro hermano Feli nacía para la eternidad. Muchos han sido las muestras de afecto de reconocimiento de su labor como hermano y como persona generosa que pasó por este mundo haciendo el bien. Si, Feli, tu vida no fue baldía, has dejado muchas semillas de bien por donde fuiste pasando. Ya sé que me hubieras dicho con tu gracejo tan peculiar:” déjate, hermanita de chorradas místicas”. Has conseguido despertar más de un sentimiento dormido de nuestro corazón y arrancar más de una lagrima en nuestros ojos, somos muchos quienes te conocimos y apreciamos tu buen hacer, tu saber estar, esa presencia sencilla pero perseverante. Se han repetido durante este mes actos de reconocimiento a tu persona: profesores, deportistas, alumnos, ex-alumnos, hermanos, familia, conocidos…; está bien y me alegro a la vez que se me abre un gran interrogante que quiero compartir con todos aquellos que apreciasteis a Feli. Yo me pregunto: ¿quién va a coger tu testigo para seguir la carrera, para seguir haciendo el bien al “estilo Feli” ?, ¿acaso soy yo?, ¿acaso el reto es para ti?. Seríamos un poco hipócritas si valorando lo que hacía, llorando su partida y reconociendo el éxito de una vida no siguiéramos sus huellas. Si algo nos ha movido el corazón con su partida, algo nos tiene que seguir moviendo en nuestras manos y en nuestros pies. Sí, Feli, el éxito de tu vida fue descubrir a Dios seguir su camino y hacerle un hueco en tu vida a Él y en Desde el...

81


Para el Hermanito

consecuencia a los demás. Te fuiste y me quedé con ganas de decirte alguna que otra cosa, ahora sólo quiero pedirte que desde el cielo reces por nosotros, por los chavalines de infantil a quienes cada mañana salías a buscar, por los jóvenes de nuestros colegios, por los profesores y catequistas, por los que te conocimos, por tus amigos, para que la ilusión, la constancia y la sencillez sean los motores de nuestra vida, para que no olvidemos que la meta está allí donde estás tú: en el cielo, donde Dios nos espera desde toda la eternidad. Un abrazo y hasta siempre. Puri y Rafa

(De pie) Julio Ortega, Fco Lledó, Felipe Mateos, Salvador, Juan Buigues, (De rodillas) Manuel Indurain, Felicícimo Ruiz, José Mª Rius, Marino Latorre y Tobías Martínez.

La noticia me dejó bloqueada. Cuando reaccioné, pensé que no podría haber sido de otro modo, ni en un día mejor. La noche de Reyes, hermanito, cuando los más pequeños de Infantil soñaban sueños de ilusiones, tu fuiste el regalo pedido por Dios, y tu, tan entregado a todos, te entregaste a Nuestro Señor. Y te marchaste como tu eras, discreto, sin querer llamar la atención. Tu, tan sabio, tan cercano, Con su tío, H. Roldán, en el Claustan duro con los padres tro de ‘Las Avellanas‛. “pasotas” y tan dulce con los pequeños; tu, tan fuerte, aún en la enfermedad, preocupándote más de la salud de los otros, más que de la tuya propia... En los pocos años que te conozco, has sido el Hermano Marista con mayúsculas, sencillo, modesto... y doy las gracias a Dios por permitirme compartir ratitos contigo, pequeñas confidencias: (“Traes mala cara”, “Hoy me duele la cabeza”, “Es que estás muy mayor”...); Te has ido tranquilo, con la certeza del trabajo bien hecho, y sin temor (“¿De qué tienes miedo, hermanita?, mírame, yo no tengo miedo.”). Ha sido muy rico para mí poder conocerte un poco mejor en estos dos últimos años, tu me has hecho ser mejor persona. No te podremos, ni querremos olvidar, Rosana Miralles

Desde el...

82

Desde el...

83


Para el Hermanito

consecuencia a los demás. Te fuiste y me quedé con ganas de decirte alguna que otra cosa, ahora sólo quiero pedirte que desde el cielo reces por nosotros, por los chavalines de infantil a quienes cada mañana salías a buscar, por los jóvenes de nuestros colegios, por los profesores y catequistas, por los que te conocimos, por tus amigos, para que la ilusión, la constancia y la sencillez sean los motores de nuestra vida, para que no olvidemos que la meta está allí donde estás tú: en el cielo, donde Dios nos espera desde toda la eternidad. Un abrazo y hasta siempre. Puri y Rafa

(De pie) Julio Ortega, Fco Lledó, Felipe Mateos, Salvador, Juan Buigues, (De rodillas) Manuel Indurain, Felicícimo Ruiz, José Mª Rius, Marino Latorre y Tobías Martínez.

La noticia me dejó bloqueada. Cuando reaccioné, pensé que no podría haber sido de otro modo, ni en un día mejor. La noche de Reyes, hermanito, cuando los más pequeños de Infantil soñaban sueños de ilusiones, tu fuiste el regalo pedido por Dios, y tu, tan entregado a todos, te entregaste a Nuestro Señor. Y te marchaste como tu eras, discreto, sin querer llamar la atención. Tu, tan sabio, tan cercano, Con su tío, H. Roldán, en el Claustan duro con los padres tro de ‘Las Avellanas‛. “pasotas” y tan dulce con los pequeños; tu, tan fuerte, aún en la enfermedad, preocupándote más de la salud de los otros, más que de la tuya propia... En los pocos años que te conozco, has sido el Hermano Marista con mayúsculas, sencillo, modesto... y doy las gracias a Dios por permitirme compartir ratitos contigo, pequeñas confidencias: (“Traes mala cara”, “Hoy me duele la cabeza”, “Es que estás muy mayor”...); Te has ido tranquilo, con la certeza del trabajo bien hecho, y sin temor (“¿De qué tienes miedo, hermanita?, mírame, yo no tengo miedo.”). Ha sido muy rico para mí poder conocerte un poco mejor en estos dos últimos años, tu me has hecho ser mejor persona. No te podremos, ni querremos olvidar, Rosana Miralles

Desde el...

82

Desde el...

83


Gracias a todos Como hermano de sangre del Feli quisiera , en nombre propio y en el de su madre y hermanos, agradeceros vuestras muestras de cariño y afecto reflejadas en más de setenta artículos colgados en la web del Colegio Marista de Alicante. Estas cartas, sé positivamente que no son más que la punta de iceberg de todos los que le apreciabais y le queríais por su sencillez, espíritu de trabajo y optimismo. Quizás no sea yo la persona más indicada para poner adjetivos a su personalidad, pero sí me considero portavoz suyo para agradeceros profundamente esa estima, cariño y amistad que siempre asociareis al nombre de “El Feli”. Permitid que me sienta orgulloso de haber tenido un hermano pequeño de estatura pero grande de nobles sentimientos. Un abrazo a todos y que su recuerdo nos sirva para imitarle en todo lo que en él admirábamos. Gracias y hasta siempre.

¡¡La FAMILIA...!!

Luis Jaime y Familia.

Desde el...

84

Desde el...

85


Gracias a todos Como hermano de sangre del Feli quisiera , en nombre propio y en el de su madre y hermanos, agradeceros vuestras muestras de cariño y afecto reflejadas en más de setenta artículos colgados en la web del Colegio Marista de Alicante. Estas cartas, sé positivamente que no son más que la punta de iceberg de todos los que le apreciabais y le queríais por su sencillez, espíritu de trabajo y optimismo. Quizás no sea yo la persona más indicada para poner adjetivos a su personalidad, pero sí me considero portavoz suyo para agradeceros profundamente esa estima, cariño y amistad que siempre asociareis al nombre de “El Feli”. Permitid que me sienta orgulloso de haber tenido un hermano pequeño de estatura pero grande de nobles sentimientos. Un abrazo a todos y que su recuerdo nos sirva para imitarle en todo lo que en él admirábamos. Gracias y hasta siempre.

¡¡La FAMILIA...!!

Luis Jaime y Familia.

Desde el...

84

Desde el...

85


Gracias Feli En 1977 no era un mal estudiante, cursaba 7º de EGB en el Colegio Maristas de Valencia, pero la gimnasia nunca fue mi fuerte. Hace casi treinta años y parece que fue ayer. Los sábados por la tarde, en el frontón del patio, jugando a frontenis con el Hermano Feli. Gracias Feli. Aprobé la gimnasia y aprendí muchas cosas más gracias a ti y a otros profesores que, como tú, habéis dedicado vuestra vida a formar a buenas personas. Aprendimos a distinguir lo importante de lo accesorio (quién no se acuerda de aquella expresión “eso me lo paso yo por bajo pata” acompañada de una pirueta con el llavero), aprendimos a respetarnos, a ir asumiendo nuestras responsabilidades como adolescentes, ¡aprendimos tantas cosas! La última vez que nos vimos fue en Roma, en 1982, durante nuestro viaje de COU. En todos estos años, en la forma de afrontar nuestra vida, todos los alumnos del Colegio Maristas de Valencia hemos recordado las cosas que nos enseñaste, casi sin darnos cuenta, esas pequeñas cosas que se quedan grabadas en tu conciencia cuando sólo tienes 10 ó 15 años.

Si algo daba facilmente y con generosidad era la amistad y el cariño...

Gracias Feli. Fernando Candela Alumno de Maristas Valencia entre 1970 y 1982

Desde el...

86

Desde el...

87


Gracias Feli En 1977 no era un mal estudiante, cursaba 7º de EGB en el Colegio Maristas de Valencia, pero la gimnasia nunca fue mi fuerte. Hace casi treinta años y parece que fue ayer. Los sábados por la tarde, en el frontón del patio, jugando a frontenis con el Hermano Feli. Gracias Feli. Aprobé la gimnasia y aprendí muchas cosas más gracias a ti y a otros profesores que, como tú, habéis dedicado vuestra vida a formar a buenas personas. Aprendimos a distinguir lo importante de lo accesorio (quién no se acuerda de aquella expresión “eso me lo paso yo por bajo pata” acompañada de una pirueta con el llavero), aprendimos a respetarnos, a ir asumiendo nuestras responsabilidades como adolescentes, ¡aprendimos tantas cosas! La última vez que nos vimos fue en Roma, en 1982, durante nuestro viaje de COU. En todos estos años, en la forma de afrontar nuestra vida, todos los alumnos del Colegio Maristas de Valencia hemos recordado las cosas que nos enseñaste, casi sin darnos cuenta, esas pequeñas cosas que se quedan grabadas en tu conciencia cuando sólo tienes 10 ó 15 años.

Si algo daba facilmente y con generosidad era la amistad y el cariño...

Gracias Feli. Fernando Candela Alumno de Maristas Valencia entre 1970 y 1982

Desde el...

86

Desde el...

87


Tuve el honor... de ser su alumno No sé, exactamente, pero acabo de enterarme hoy, día 18 de mayo de 2007, de forma absolutamente casual, que el Hermano Feli nos dejó el 6 de enero -el día de la ilusión para los niños, no podía ser de otra manera- del año 2005. Y he sentido tanto dolor, tanta tristeza, que no he podido reprimir el deseo de escribir estas desgraciadamente tardías líneas. Tuve el honor, el privilegio, la dicha de ser su alumno en Valencia, en ya lejana década de los 70, tiempos difíciles y convulsos, quizá especialmente para quienes entonces eramos adolescentes y vivíamos la confusión propia de la edad agravada por ese entorno cambiante. Y en esa etapa, tan decisiva en la vida de una persona -aunque al vivirla no seamos conscientes de ello-, para mí y para muchos de mis compañeros, el Hermano Feli fue nuestra luz, nuestra guía y en más de una ocasión nuestro consuelo. En una época en la que la vivencia de la Religión se desarrollaba con frecuencia en los extremos, el Hermano Feli contribuyó decisivamente a forjar mi espíritu. Con sus palabras -siempre medio afónico y tantas veces socarrón-, pero sobre todo con su ejemplo, acrecentó en mi la fe, la esperanza, la confianza en un Dios comprensivo y misericordioso, todo ello presidido por la devoción a la Virgen: “A Jesús por María”. Yo vivía entonces muy cerca del Colegio y éste constituía el centro de nuestra vida, incluso en vacaciones. Tuve la suerte -puedo decir que, literalmente, el privilegio compartido con algunos compañeros- de jugar muchos sábados por la tarde con él al frontenis en una de las enormes paredes que entonces cercaban el patio, cuando el Colegio estaba cerrado. Y en las escasas ocasiones en que conseguíamos ganarle un punto o, en las todavía más escasas que ganábamos una partida,

Los PREMIOS: Copas, Placas, Medallas...

Desde el...

88

Desde el...

89


Tuve el honor... de ser su alumno No sé, exactamente, pero acabo de enterarme hoy, día 18 de mayo de 2007, de forma absolutamente casual, que el Hermano Feli nos dejó el 6 de enero -el día de la ilusión para los niños, no podía ser de otra manera- del año 2005. Y he sentido tanto dolor, tanta tristeza, que no he podido reprimir el deseo de escribir estas desgraciadamente tardías líneas. Tuve el honor, el privilegio, la dicha de ser su alumno en Valencia, en ya lejana década de los 70, tiempos difíciles y convulsos, quizá especialmente para quienes entonces eramos adolescentes y vivíamos la confusión propia de la edad agravada por ese entorno cambiante. Y en esa etapa, tan decisiva en la vida de una persona -aunque al vivirla no seamos conscientes de ello-, para mí y para muchos de mis compañeros, el Hermano Feli fue nuestra luz, nuestra guía y en más de una ocasión nuestro consuelo. En una época en la que la vivencia de la Religión se desarrollaba con frecuencia en los extremos, el Hermano Feli contribuyó decisivamente a forjar mi espíritu. Con sus palabras -siempre medio afónico y tantas veces socarrón-, pero sobre todo con su ejemplo, acrecentó en mi la fe, la esperanza, la confianza en un Dios comprensivo y misericordioso, todo ello presidido por la devoción a la Virgen: “A Jesús por María”. Yo vivía entonces muy cerca del Colegio y éste constituía el centro de nuestra vida, incluso en vacaciones. Tuve la suerte -puedo decir que, literalmente, el privilegio compartido con algunos compañeros- de jugar muchos sábados por la tarde con él al frontenis en una de las enormes paredes que entonces cercaban el patio, cuando el Colegio estaba cerrado. Y en las escasas ocasiones en que conseguíamos ganarle un punto o, en las todavía más escasas que ganábamos una partida,

Los PREMIOS: Copas, Placas, Medallas...

Desde el...

88

Desde el...

89


siempre le decíamos con cierto cachondeo que estábamos “felicísimos”. Pero aún recuerdo con mayor cariño los ratos que pasábamos charlando en la Secretaría del Colegio, mientras le ayudábamos a ordenar fichas y expedientes, lo que, por cierto, jamás nos eximió del cumplimiento de la disciplina y de nuestros deberes como estudiantes, como no podía ser de otra manera, siendo un hombre tan cabal y tan justo como pocos he conocido. Al ver la foto en la esquela -que, creo, se corresponde precisamente con la época en que yo le conocí- y al leer alguno de los textos dedicados a su memoria por otros antiguos alumnos, recordaba cómo nos impresionaba el hecho de que, efectivamente, la única diferencia en su vestimenta de invierno y verano era una chaquetilla -en mi época azul y a veces marrón, he leído que después verde- que se ponía encima de la camisa de manga corta: “pero si aquí no hace frío...os tengo que llevar a Aguilar del Campoo para que notéis el frio de verdad...”. Mil anécdotas y recuerdos me vienen a la cabeza y me duele, como tantas veces ocurre, no haberle escrito, no haber sabido expresarle, en su momento, mi admiración y mi afecto, primero por la torpeza de la juventud y después por el polvo que cubre las cosas importantes con los años y del que sólo somos capaces de desprendernos ante los golpes, como este, que nos da la vida. Estoy seguro que quienes leáis estas líneas comprenderéis lo que intento expresar en ellas, porque le conocisteis. Y por ello, os envío el abrazo que ya no podré darle a mi querido Hermano Feli. A él le dedicaré un Rosario, porque seguro ya habrá llegado a Jesús por María.

El autobús imaginario de los sábados Hace ya tiempo que los sábados no viene ningún autobús. Es más, algunos de nuestros jugadores jamás han subido en el autobús de los sábados. Sin embargo, todos los sábados usamos la misma fórmula para llamar a los equipos. Y es que, aunque quisiéramos, ni Quique ni yo misma, la podemos cambiar. Es la fórmula “mágica” de una voz rasposa, que más que entenderse se intuía, atronando por la megafonía varias veces en las mañanas de los sábados: “Pero H: Feli, si ya no hay autobús”; en el mejor de los casos ante este comentario no había respuesta, y cuando contestaba… ¡los que le conocimos sabemos lo que podía llegar a soltar! Por eso los avisos de los sábados seguirán siendo IN MEMORIAM:

“!MARISTAS, FICHAS, BALÓN Y AL AUTOBÚS!” Pilar Montiel, (Portería)

Ignacio Tormo Tormo Desde el...

90

Desde el...

91


siempre le decíamos con cierto cachondeo que estábamos “felicísimos”. Pero aún recuerdo con mayor cariño los ratos que pasábamos charlando en la Secretaría del Colegio, mientras le ayudábamos a ordenar fichas y expedientes, lo que, por cierto, jamás nos eximió del cumplimiento de la disciplina y de nuestros deberes como estudiantes, como no podía ser de otra manera, siendo un hombre tan cabal y tan justo como pocos he conocido. Al ver la foto en la esquela -que, creo, se corresponde precisamente con la época en que yo le conocí- y al leer alguno de los textos dedicados a su memoria por otros antiguos alumnos, recordaba cómo nos impresionaba el hecho de que, efectivamente, la única diferencia en su vestimenta de invierno y verano era una chaquetilla -en mi época azul y a veces marrón, he leído que después verde- que se ponía encima de la camisa de manga corta: “pero si aquí no hace frío...os tengo que llevar a Aguilar del Campoo para que notéis el frio de verdad...”. Mil anécdotas y recuerdos me vienen a la cabeza y me duele, como tantas veces ocurre, no haberle escrito, no haber sabido expresarle, en su momento, mi admiración y mi afecto, primero por la torpeza de la juventud y después por el polvo que cubre las cosas importantes con los años y del que sólo somos capaces de desprendernos ante los golpes, como este, que nos da la vida. Estoy seguro que quienes leáis estas líneas comprenderéis lo que intento expresar en ellas, porque le conocisteis. Y por ello, os envío el abrazo que ya no podré darle a mi querido Hermano Feli. A él le dedicaré un Rosario, porque seguro ya habrá llegado a Jesús por María.

El autobús imaginario de los sábados Hace ya tiempo que los sábados no viene ningún autobús. Es más, algunos de nuestros jugadores jamás han subido en el autobús de los sábados. Sin embargo, todos los sábados usamos la misma fórmula para llamar a los equipos. Y es que, aunque quisiéramos, ni Quique ni yo misma, la podemos cambiar. Es la fórmula “mágica” de una voz rasposa, que más que entenderse se intuía, atronando por la megafonía varias veces en las mañanas de los sábados: “Pero H: Feli, si ya no hay autobús”; en el mejor de los casos ante este comentario no había respuesta, y cuando contestaba… ¡los que le conocimos sabemos lo que podía llegar a soltar! Por eso los avisos de los sábados seguirán siendo IN MEMORIAM:

“!MARISTAS, FICHAS, BALÓN Y AL AUTOBÚS!” Pilar Montiel, (Portería)

Ignacio Tormo Tormo Desde el...

90

Desde el...

91


Con dos SUPERIORES GENERALES: (arriba) con el H. Basilio Rueda y (abajo) con el H. Benito Arbués que, además, era de su misma promoción.

Desde el...

92

Todos sabíamos ‘la verdad‛... pero en aquella comida de profesores (junio 2004) ... él, como si nada...

Desde el...

93


Con dos SUPERIORES GENERALES: (arriba) con el H. Basilio Rueda y (abajo) con el H. Benito Arbués que, además, era de su misma promoción.

Desde el...

92

Todos sabíamos ‘la verdad‛... pero en aquella comida de profesores (junio 2004) ... él, como si nada...

Desde el...

93


¡¡¡Gracias a cuantos escribiron…!!!

Epílogo Cuando estas líneas vean la luz y estos sentimientos dejen de ser íntimos, habrán pasado unos tres años desde que Dios y la Buena Madre se llevaron a Felicísimo para que se cumpliera la voluntad del Padre. Durante ese tiempo le han dedicado una calle, un Pabellón y miles de pensamientos… Puede que alguien crea que el pasar del tiempo relaja la intensidad de la ‘mirada del corazón’, pero estoy seguro que cuanto hemos escrito y expresado, ‘en caliente’, para quienes conocimos, vivimos, compartimos y quisimos ‘al Feli’ no es que no sufrirá el menor deterioro en su grado o fuerza de emoción; sino que, me atrevo a insinuar, cada vez que releamos estas páginas, se reafirmará y confirmará, e incluso, lo que se dice en ellas, puede que se convierta en el paradigma de los valores que, padres y educadores, nunca deberíamos olvidar: cercanía, cariño, comprensión, querer, siempre disponibles para ayudar, ‘austeridad para si, todo para los demás’… Los más pequeños, que mantenían un trato especial con él, a diario, cuando les esperaba al bajar del autobús; los medianos, los que más le visitaban para pedirle prestado cualquier cosa que ‘botara’, hinchar un balón, la rueda de la bici, una camiseta, las llaves para la ducha…; los mayores, los seniors, los padres, los antiguos alumnos, los que hacían con él ‘las horas pequeñas’ y los acompañamientos por ‘esos campos de Dios’, en coches particulares o en autobús… todos hemos crecido y hace tiempo que no le vemos; contemos a nuestros hijos, sobrinos, nietos, novias, parejas, que, una vez, conocimos a un marista, de talla pequeño, pero GRANDE como persona, un ‘apóstol de las pistas’, que cuando hablaba, miraba, reía o jugaba lo hacía siempre con y desde el corazón... Antonio Beltrán Desde el...

94

(A modo de índice)

Prólogo Javi Alonso ............................................................ 04 El H. FELICISIMO RUIZ O “EL FELI”… H. M. Jorques, Prcial. Pcia. Marista Mediterránea .. 08 Carta a mi amigo Feli H. Fulgencio Martínez (Pencho) ............................ 11 Obras son amores Antonio Beltrán ..................................................... 14 Gracias, Feli David López Reflexión Carlos Conesa-Salguero ........................................ 18 Hermano, adiós Kairoi .................................................................... 20 A veces la vida es cruel VICENTE GÓMEZ (Tito) .......................................... 21 El cura que jugaba al fútbol H. Fulgencio Martínez (Pencho) ............................ 22 Un abrazo, hermano Francisco Meseguer, (AA - 1973-1986) ................. 23 Condolencias Andrés Baeza ........................................................ 24 Desde el...

95


¡¡¡Gracias a cuantos escribiron…!!!

Epílogo Cuando estas líneas vean la luz y estos sentimientos dejen de ser íntimos, habrán pasado unos tres años desde que Dios y la Buena Madre se llevaron a Felicísimo para que se cumpliera la voluntad del Padre. Durante ese tiempo le han dedicado una calle, un Pabellón y miles de pensamientos… Puede que alguien crea que el pasar del tiempo relaja la intensidad de la ‘mirada del corazón’, pero estoy seguro que cuanto hemos escrito y expresado, ‘en caliente’, para quienes conocimos, vivimos, compartimos y quisimos ‘al Feli’ no es que no sufrirá el menor deterioro en su grado o fuerza de emoción; sino que, me atrevo a insinuar, cada vez que releamos estas páginas, se reafirmará y confirmará, e incluso, lo que se dice en ellas, puede que se convierta en el paradigma de los valores que, padres y educadores, nunca deberíamos olvidar: cercanía, cariño, comprensión, querer, siempre disponibles para ayudar, ‘austeridad para si, todo para los demás’… Los más pequeños, que mantenían un trato especial con él, a diario, cuando les esperaba al bajar del autobús; los medianos, los que más le visitaban para pedirle prestado cualquier cosa que ‘botara’, hinchar un balón, la rueda de la bici, una camiseta, las llaves para la ducha…; los mayores, los seniors, los padres, los antiguos alumnos, los que hacían con él ‘las horas pequeñas’ y los acompañamientos por ‘esos campos de Dios’, en coches particulares o en autobús… todos hemos crecido y hace tiempo que no le vemos; contemos a nuestros hijos, sobrinos, nietos, novias, parejas, que, una vez, conocimos a un marista, de talla pequeño, pero GRANDE como persona, un ‘apóstol de las pistas’, que cuando hablaba, miraba, reía o jugaba lo hacía siempre con y desde el corazón... Antonio Beltrán Desde el...

94

(A modo de índice)

Prólogo Javi Alonso ............................................................ 04 El H. FELICISIMO RUIZ O “EL FELI”… H. M. Jorques, Prcial. Pcia. Marista Mediterránea .. 08 Carta a mi amigo Feli H. Fulgencio Martínez (Pencho) ............................ 11 Obras son amores Antonio Beltrán ..................................................... 14 Gracias, Feli David López Reflexión Carlos Conesa-Salguero ........................................ 18 Hermano, adiós Kairoi .................................................................... 20 A veces la vida es cruel VICENTE GÓMEZ (Tito) .......................................... 21 El cura que jugaba al fútbol H. Fulgencio Martínez (Pencho) ............................ 22 Un abrazo, hermano Francisco Meseguer, (AA - 1973-1986) ................. 23 Condolencias Andrés Baeza ........................................................ 24 Desde el...

95


Hasta siempre Feli Manuel López López ............................................... 25

Siempre estabas tú Carlos Alcalá, AA y padre de una alumna ................ 41

Al Feli no le daban miedo las alturas Jesús Muñoz .......................................................... 26

… los frascos pequeños… Cristina Moya (Antigua alumna) Gracias por querernos Antonio Riera P. (Nieto, Hijo, AA y padre alumna) . 42

Tuvimos tu apoyo incondicional I. Capelo AA, CLUB BALONMANO MARISTAS Feli, un hasta luego Pablo José Cerezo .................................................. 28 Siempre una sonrisa o una palabra agradable Mónica Valdivia Poveda 4ºD-primaria .................... 29 Echaremos de menos ese saludo… Víctor Soro Bonmatí ............................................... 30 A FELICISIMO (Poesía) Elena Talavera Sánchez, 6º D primaria .................. 31 En la muerte del H. Felicísimo. H. A. Santamaría (Superior Comunidad Marista) ... 32 Morirse no es nada importante San Agustín ........................................................... 34 Imín: un ángel de la guarda Itziar García Michelena (sobrina del H. Feli) .......... 35 ¡¡Muchas gracias!! Carlos García Ruiz (sobrino del H. Feli) ................. 37 Hermano Feli. Enrique J. Martínez (Baloncesto Maristas ) .............. 39 Desde el...

96

Con aprecio marista, H. A. Brambila de la Mora (Hno Marista/México) ... 43 A mi amigo Feli... Laura Dapena La ‘Felisofía…’ Pepo ...................................................................... 45 Hasta siempre Feli Carlos Salguero ..................................................... 47 Hermano Feli. Antonio Carceller Migallón .................................... 50 Homenaje deportivo al H. Feli Club Deportivo Maristas Alicante .......................... 52 ¡Lo más importante! Amparo Peris ....................................................... 53 “...luchando y con mucho ánimo...” Antonio Grande .................................................... 55 Recuerdo de Felicísimo Familia Castillo González ...................................... 56 Te echamos de menos Desde el...

97


Hasta siempre Feli Manuel López López ............................................... 25

Siempre estabas tú Carlos Alcalá, AA y padre de una alumna ................ 41

Al Feli no le daban miedo las alturas Jesús Muñoz .......................................................... 26

… los frascos pequeños… Cristina Moya (Antigua alumna) Gracias por querernos Antonio Riera P. (Nieto, Hijo, AA y padre alumna) . 42

Tuvimos tu apoyo incondicional I. Capelo AA, CLUB BALONMANO MARISTAS Feli, un hasta luego Pablo José Cerezo .................................................. 28 Siempre una sonrisa o una palabra agradable Mónica Valdivia Poveda 4ºD-primaria .................... 29 Echaremos de menos ese saludo… Víctor Soro Bonmatí ............................................... 30 A FELICISIMO (Poesía) Elena Talavera Sánchez, 6º D primaria .................. 31 En la muerte del H. Felicísimo. H. A. Santamaría (Superior Comunidad Marista) ... 32 Morirse no es nada importante San Agustín ........................................................... 34 Imín: un ángel de la guarda Itziar García Michelena (sobrina del H. Feli) .......... 35 ¡¡Muchas gracias!! Carlos García Ruiz (sobrino del H. Feli) ................. 37 Hermano Feli. Enrique J. Martínez (Baloncesto Maristas ) .............. 39 Desde el...

96

Con aprecio marista, H. A. Brambila de la Mora (Hno Marista/México) ... 43 A mi amigo Feli... Laura Dapena La ‘Felisofía…’ Pepo ...................................................................... 45 Hasta siempre Feli Carlos Salguero ..................................................... 47 Hermano Feli. Antonio Carceller Migallón .................................... 50 Homenaje deportivo al H. Feli Club Deportivo Maristas Alicante .......................... 52 ¡Lo más importante! Amparo Peris ....................................................... 53 “...luchando y con mucho ánimo...” Antonio Grande .................................................... 55 Recuerdo de Felicísimo Familia Castillo González ...................................... 56 Te echamos de menos Desde el...

97


Ángela Nicora ......................................................... 57

Maribel lborra Ancheta .......................................... 80

Estimado Feli Héctor Riquelme Pérez. A.A. ................................... 59

Para un amigo Puri y Rafa ............................................................ 81

Homenaje al H. Felicísimo en el día de la PAZ ................ 60

Para el Hermanito. Rosana Miralles .................................................... 83

FELI, nunca te olvidaré A. Varela AA y futbolista del Cádiz C.F. S.A.D. ......... 61 “¡Furia!, ¡que parecéis viejas pelonas!” Víctor J. Lebrero ..................................................... 63 Quiero ser como Beckham Antonio Cánovas ..................................................... 64 Uno nunca deja el colegio del todo J. García Martínez, AA, cursos 79-91 ...................... 66 Los niños de 4º Prim, Recuerdan al H. Felicísimo Joaquín Canales ..................................................... 67 Al H. Feli José Enrique .......................................................... 71 Querido Hermano Felicísimo Isabel Martínez ..................................................... 73 Hermano Feli. Antonio Carceller Migallón ..................................... 75 Carta al amigo Feli. H. Aurelio Santamaría Barriocanal ........................ 78

Gracias a todos. Luis Jaime y Familia ............................................. 85 Gracias Feli. Fernando Candela ................................................ 87 . Tuve el honor, el privilegio, la dicha... Ignacio Tormo Tormo .......................................... 89 El autobús imaginario de los sábados… Pilar Montiel, (Portería) ....................................... 91 Epílogo Antonio Beltrán ................................................... 94 Sinceras GRACIAS a todos lo que hemos hecho posible esta ‘corona de sentimientos’, y a cuantos habéis aportado material fotográfico, especialmente a la familia del Feli.

Esto que terminas de leer, ha sido una ‘obra de todos’...

Gracias, Feli. Desde el...

98

Desde el...

99


Ángela Nicora ......................................................... 57

Maribel lborra Ancheta .......................................... 80

Estimado Feli Héctor Riquelme Pérez. A.A. ................................... 59

Para un amigo Puri y Rafa ............................................................ 81

Homenaje al H. Felicísimo en el día de la PAZ ................ 60

Para el Hermanito. Rosana Miralles .................................................... 83

FELI, nunca te olvidaré A. Varela AA y futbolista del Cádiz C.F. S.A.D. ......... 61 “¡Furia!, ¡que parecéis viejas pelonas!” Víctor J. Lebrero ..................................................... 63 Quiero ser como Beckham Antonio Cánovas ..................................................... 64 Uno nunca deja el colegio del todo J. García Martínez, AA, cursos 79-91 ...................... 66 Los niños de 4º Prim, Recuerdan al H. Felicísimo Joaquín Canales ..................................................... 67 Al H. Feli José Enrique .......................................................... 71 Querido Hermano Felicísimo Isabel Martínez ..................................................... 73 Hermano Feli. Antonio Carceller Migallón ..................................... 75 Carta al amigo Feli. H. Aurelio Santamaría Barriocanal ........................ 78

Gracias a todos. Luis Jaime y Familia ............................................. 85 Gracias Feli. Fernando Candela ................................................ 87 . Tuve el honor, el privilegio, la dicha... Ignacio Tormo Tormo .......................................... 89 El autobús imaginario de los sábados… Pilar Montiel, (Portería) ....................................... 91 Epílogo Antonio Beltrán ................................................... 94 Sinceras GRACIAS a todos lo que hemos hecho posible esta ‘corona de sentimientos’, y a cuantos habéis aportado material fotográfico, especialmente a la familia del Feli.

Esto que terminas de leer, ha sido una ‘obra de todos’...

Gracias, Feli. Desde el...

98

Desde el...

99


Desde el...

100

HNO_FELI  
HNO_FELI  

Testimonios sobre la vida del Hno. Felicísimo Ruiz Garcia, Marista.

Advertisement