Page 78

me ilusiona bastante, preferimos ser prácticos y dirigirnos a El Cid, que está bastante más cerca de nuestro hotel. Tras pasar un rato de choteo en el metro, con cambios de líneas absurdos, y dar un buen paseo a pie, llegamos a nuestro destino. El entorno me gusta, una zona muy tranquila del barrio de Chelsea. El problema: la guía que hemos consultado no está actualizada y leemos un cartel en el que se nos indica que se han trasladado al Quinto Pepino o no sé qué lugar. Esto parece ser un tópico de nuestra estancia en la isla: nada sale a la primera. Así que decidimos optar por una pseudoalternativa: pasarnos por Little Italy. Los neoyorquinos tienen en gran consideración la comida de este distrito. No negaré que el ambiente es inigualable: por la noche, cortan las calles para que los peatones puedan transitar con comodidad y los camareros de los restaurantes te puedan dar el coñazo a gusto para que te sientas a comer en el suyo. Las tiendas, con sus regalos más que típicos, permanecen abiertas hasta altas horas, y en ellas su personal asiático te regatea el precio como si estuvieras en un mercado de Marruecos. En algunos sitios hasta hay italianos y todo. Mucha parafernalia, mucha palabrería, mucho carácter italiano. Todo muy bien, pero ¿qué autoridad culinaria puede tener una persona que no ha probado el ja78 Hormigas en Nueva York

Profile for Manuel José Santaella Castillo

Hormigas en Nueva York: pseudoguía prescindible para deambular por la gran manzana  

Una visión de Nueva York más allá de las indicaciones del Lonely Planet (o similares). ¿Qué se siente al visitar la Gran Manzana por primera...

Hormigas en Nueva York: pseudoguía prescindible para deambular por la gran manzana  

Una visión de Nueva York más allá de las indicaciones del Lonely Planet (o similares). ¿Qué se siente al visitar la Gran Manzana por primera...

Advertisement