Page 1

“ALCALÁ EL  REAL”,     la  huella  de  un  artista  romántico.   Tres  variaciones  sobre  un  mismo  tema.   Manuel  Martínez  Vela.     Doctor  en  Bellas  Artes  por  la  Universidad  de  Granada.   Granada,  septiembre  de  2012.    

 

1

1


A principios   de   1833   el   pintor   británico   David   Roberts   pasó   por   Alcalá   la   Real.   (fig.   1)   Roberts   había   venido   a   España   con   la   intención   de   recorrer   Andalucía   y   plasmar   en   dibujos  

lo

más

llamativo

e

interesante de   una   tierra   que   empezaba  a  despertar  el  interés  y  la   curiosidad  

de

los

europeos.

Andalucía era  por  aquellos  años  una   tierra  atrasada  que  aparecía  llena  de   contrastes   a   los   ojos   de   quienes   en   otros   lugares   de   Europa   estaban   asistiendo  al  avance  de  la  revolución   Fig.  1  Retrato  de    David  Roberts,  por  Charles  Baugniet  

industrial. Los   innumerables   restos   de   un   pasado   musulmán   que   en   gran  

medida dibujaban   el   perfil   del   paisaje   urbano   y   las   peculiaridades   de   sus   habitantes   habían   convertido   a   nuestro   país,   y   especialmente   a   Andalucía,   en   el   paradigma   europeo   del   exotismo   para   los   románticos   de   la   época.   Viajeros   como   Chateaubriand,   Washington   Irving,   Alexandre   Laborde,   Guirault   de   Prangey,   Richard   Ford   o   Lord   Byron   ya   habían   empezado   a   difundir   la   imagen   de   una   tierra   insólita,  llena  de  leyendas  y  paisajes  misteriosos,  castillos,  mezquitas  y  palacios;  y   Roberts,  como  ellos,  se  sintió  atraído  por  este  territorio  tan  sugerente.   David  Roberts  nació  en  Stockbridge,  cerca  de  Edimburgo,  el  24  de  octubre   de   1796.   De   familia   modesta,   pronto   empezó   a   mostrar   cualidades   para   el   dibujo   y   a  los  16  años  ya  trabajaba  como  pintor  de  escenografías  en  un  circo.  Con  24  años   se   trasladó   a   Londres,   donde   empezó   a   trabajar   como   pintor   de   decorados   en   algunos  teatros,  como  el  Drury  Lane  Theater  o  el    Covent  Garden.  En  poco  tiempo   Roberts   consiguió   un   gran   prestigio   y   llegó   a   ser   considerado   como   uno   de   los   mejores   pintores   de   escenografías   del   Reino   Unido.   Sin   embargo   este   trabajo   no    

2


llegaba a   satisfacerle   plenamente,   por   lo   que   en   1824,   en   la   cúspide   del   éxito,   lo   dejó   todo   y   empezó   a   recorrer   Europa   pintando   paisajes   y   monumentos   de   los   lugares   que   visitaba.   Parece   ser   que   no   tuvo   gran   éxito   con   estos   trabajos,   y   así,   en   1832   decide   viajar   a   España   buscando   algo   nuevo   y   distinto   de   lo   que   sus   ojos   habían  contemplado  hasta  ese  momento.     Roberts  llegó  a  España  en  diciembre  de  1832.  Entró  por  la  frontera  de  Irún   y   continuó   atravesando   la   península   en   dirección   al   sur   visitando   ciudades   como   Vitoria,   Miranda   de   Ebro,   Burgos,   Madrid,   Córdoba,   Alcalá   la   Real,   Granada,   Loja,   Málaga,   Ronda,   Gibraltar   o   Sevilla   de   las   que   dejó   constancia   en   su   carpeta   de   apuntes.     Tras  tener  que  abandonar  precipitadamente  España    a  causa  de  la  epidemia   de   cólera   que   se   declaró   en   Sevilla   mientras   residía   en   esta   ciudad,   Roberts   vuelve   a  Londres  a  finales  de  octubre  de  1833.  Su  equipaje  va  repleto  de  dibujos  y  bocetos   sobre   los   que   empezará   a   trabajar   para   elaborar   las   ilustraciones   que   se   reproducirían  más   tarde   en  las  litografías  pertenecientes  a  la  colección  Sketches   in   Spain  y  los  grabados  incluidos  en  la  colección  Landscape  Annual,  una  serie  de  guías   anuales  con  información  para  viajeros  que  publicaba  Robert  Jennings  en  Londres   desde   1830.   En   esta   colección   publicó   cuatro   volúmenes   agrupados   bajo   el   titulo   de   Tourist   in   Spain,   el   primero   de   los   cuales,   dedicado   a   Granada,   vio   la   luz   en   1835.1   Precisamente   este   tomo   es   el   que   contiene   el   conocido   grabado   titulado   ALCALÁ  EL  REAL  que  representa  la  fortaleza  de  La  Mota  vista  desde  el  este.     Roberts   obtuvo   un   gran   éxito,   refrendado   por  las  más  de  2.000  libras  que  le   abonó   su   editor,2   una   suma   muy   considerable   para   la   época.   Además   de   los   grabados   y   litografías   Roberts   realizó   algunas   pinturas   destinadas   a   satisfacer   la   demanda  de  ciertos  clientes  con  poder  adquisitivo  que  no  se  contentaban  con  las   estampas  y  querían  poseer  versiones  al  óleo  de  alguna  de  aquellas  imágenes.                                                                                                                     1    

ROSCOE, Thomas.  The  tourist  in  Spain.  Granada,  con  ilustraciones  a  partir  de  dibujos  de  David   Roberts.  Robert  Jennings  and  Co.  Londres,  1835.   2     Según  GALERA  ANDREU  (1991)  esta  es  la  suma  que  percibió.  Sin  embargo,  GÁMIZ  GORDO   (2011)  rebaja  esa  cantidad  a  420  libras,  aunque  aclara  que  sería  el  precio  más  alto  pagado  en  su   tiempo    por  dibujos  de  esta  naturaleza,  a  excepción  del  pintor  Turner.  

3

3


La obra:  Tourist  in  Spain.  Granada.     El  libro  consta  de  un  total  de  304  páginas3  a  las  que  hay  que  sumar  las  21   hojas   correspondientes   a   los   grabados.   Además   de   estos   grabados   se   incluyen   otras   10   viñetas   xilográficas   insertadas   en   el   texto,   al   comienzo   de   cada   capítulo.   Aunque   la   mayoría   de   las   ilustraciones   corresponden   a   escenarios   de   la   propia   ciudad   de   Granada,   sobre   todo   la   Alhambra,  Roberts  no  deja  de  reflejar   algunas   de   las   imágenes   que   le   han   impresionado   durante   el   viaje.   Así,   junto   a   la   vista   de   Alcalá,   aparecen   otras  de  Luque,  Ronda,  Gaucín  o  Loja.   (fig.  2)   Aunque   la   obra   es   sobre   todo   conocida   por   las   ilustraciones   de   Roberts   éste   no   es   el   autor   exclusivo.   Los   textos,   que   van   haciendo   un   recorrido   por   la   historia   de   la   conquista   de   Granada   y   describiendo   sus   monumentos   y   paisajes,   se   deben   a   la   pluma   de   Thomas   Roscoe,   un   autor   experimentado   en   el   género   de   libros   de   viajes.   Los   grabados   Fig.  2  Primera  página  de  Tourist  in  Spain:  Granada  

tampoco

están

ejecutados

directamente por   Roberts.   Él   es   el   autor   de   los   dibujos   en   los   que   se   basaron   los   grabadores   contratados   por   la   editorial  para  ejecutar  las  planchas.  En  la  época  en  la  que  se  edita  este  libro  todavía   no  se  había  inventado  el  fotograbado,  y  para  reproducir  cualquier  imagen  no  había   más   remedio   que   recurrir   al   grabado   en   planchas   de   metal   o   bloques   de   madera                                                                                                                   3    

El formato  es  19,2  x  12  cm.  Existe  otra  edición  limitada  de  un  álbum  publicado  en  1837  con  el   conjunto  de  grabados  de  Roberts  sobre  España,  impresos  lujosamente  y  con  amplios  márgenes,   en  papel  de  41  x  28  cm.  En  esta  edición  el  grabado  sobre  Alcalá  presenta  alguna  diferencia  con  el   publicado  en  1835.  Concretamente  se  ha  modificado  la  tipografía  del  título  sustituyéndose  la   romana  inicial  por  la  inglesa.    

4


por medios  manuales.  De  este  trabajo  se  encargaban  artistas  y  técnicos  altamente   especializados,   grabadores   o   xilógrafos   expertos   en   las   diferentes   técnicas   del   grabado  con  buril,   aguafuerte,  etc.  La  autoría  de  estos  es  reconocida  hasta  el  punto   de  que  los  grabados  aparecen  firmados  con  el  nombre  del  autor  del  dibujo,  David   Roberts,   y   del   grabador   de   cada   uno   de   ellos.   El   propio   Roberts   se   encargó   de   la   selección   de   los   grabadores,   entre   los   cuales   encontramos   los   nombres   de   E.   Goodall,  J.  Fisher,  James  B.  Allen,  J.  H.  Kernot,  Freebairn,  J.  C.  Armytage,  J.  Carter,  J.   Stephenson,   R.   Wallis,   T.   Higham,   J.   Cousen,   J.   C.   Varall,   W.   Raddyffe,   J.   T.   Willmore,   W.   Wallis   y   E.   Challis.   La   laboriosidad   del   trabajo   en   las   planchas   obligaba   a   contar   con  un  elevado  número  de  grabadores  para  poder  realizar  el  trabajo  en  un  periodo   de   tiempo   corto,   lo   que   hubiera   sido  imposible  de  haberse  encargado  de  esta  labor   un  solo  grabador.   Con   respecto   a   la   autoría   del   grabado   sobre   Alcalá,   lo   encontramos   reseñado   en   el   ángulo   inferior  derecho  

y corresponde   a   James   B.   Allen.   Junto   con  

los nombres   del   autor   del   dibujo   y   del   grabador   aparece   el   título   de   la   estampa,   “ALCALÁ   EL   REAL”   en   el   que   observamos   cómo   el   artículo   femenino   LA   ha   sido   cambiado   por   el   masculino.   Debajo   del   título   aparecen   los   datos   del   editor   (Robert   Jennings   &   Co.   London)   la   fecha   (28   de   octubre   de   1834)   y   el   taller   donde   se   imprimieron  las  estampas  (Lloyd  &  Hennings).  (fig.  3)     Los  grabados   Los   21   grabados   están   realizados   sobre   plancha   de   acero.   La   mancha,   es   decir   la   superficie   de   la   imagen   impresa,   tiene   unas   dimensiones   de   14   x   9,4   cm.,   a   lo  que  hay  que  sumar  lo  que  ocupa  el  texto  también  grabado  en  la  misma  plancha.   El  grabado  al  acero  se  utilizó  ampliamente  en  Inglaterra  durante  la  primera  mitad   del  siglo  XIX.  Las  tradicionales  planchas  de  cobre  se  sustituyeron  por  las  de  acero   que,  por  su  mayor  dureza  y  resistencia,  permitían  largas  tiradas  sin  sufrir  desgaste.   Para  el  trabajo  de  las  planchas  se  usaban  diferentes  técnicas  como  el  aguafuerte  o   el  buril.  

5

5


Fig. 3  Alcalá  el  Real.  Grabado  de  James  B.  Allen  sobre  un  dibujo  de  David  Roberts.  1834.  

6


El grabado  sobre  Alcalá  la  Real   No  conocemos  el  dibujo  original  que  Roberts  entregó  al  editor,  por  lo  que  no   podemos   saber   hasta   qué   punto   el   grabado   es   fiel   al   mismo.   Sí   es   evidente   que,   aunque  la  silueta  de  la  fortaleza  de  la  Mota  es  perfectamente  reconocible,  el  resto   de   la   composición   está   dominada   por   una   interpretación   fantástica   y   exagerada   de   la  orografía  y  la  vegetación.  Como  buen  representante  del  romanticismo,  Roberts   acentúa   los   rasgos   consiguiendo   que   la   estampa   adquiera   un   grado   de   misterio   y   exotismo  que  ahora  nos  parece  excesivo,  pero  que  era  el  que  demandaba  el  público   inglés   de   la   época.   Aunque   muchos   otros   de   los   grabados   incluidos   en   esta   obra   parecen   ser   más   fieles   a   la   realidad,   no   es   éste   el   único   en   el   que   el   artista   ha   recurrido   a   hacer   una   interpretación   más   o   menos   libre   del   modelo.   En   el   que   representa  la  fachada  del  Corral  del  Carbón,  (fig.  4)  por  ejemplo,  se  permite  ciertas   licencias  compositivas:  elimina  los  edificios  de  la  acera  derecha  de  la  estrecha  calle   que   desemboca   en   el   edificio   árabe   y   coloca   en   su   lugar   unas   edificaciones   que   estaban  cercanas  pero  no  en  el  lugar  donde  aparecen  representadas4.    

Fig.  4    Casa  del  Carbóu  (sic.)  Publicado  en  Tourist  in  Spain:  Granada.    

                                                                                                              4    

En concreto  vemos  a  la  derecha  de  la  imagen  parte  del  convento  del  Carmen  (actual   Ayuntamiento  de  Granada)  con  su  desaparecida  torre.    

7

7


Es lo   que,   desde   mi   punto   de   vista,   hace   Roberts   con   la   vista   de   Alcalá:   utiliza   diferentes   bocetos   de   lugares   distintos   para   componer   una   imagen   a   su   gusto.   Se   trata   de   una   especie   de   puzle   o   collage   en   el   que   fusiona   elementos   diversos.  Cuesta  imaginar  que  los  pequeños  arroyos  que  atraviesan  el  entorno  de   Alcalá   pudieran   sugerir   a   Roberts   esos   profundos   barrancos   y   cortados,   esos   despeñaderos   tan   acentuados   que   dibuja   en   los   accesos   al   pueblo.   Si   embargo,   como   más   adelante   veremos,   es   posible   que   encontrara   la   fuente   de   inspiración   en   otro  lugar  no  demasiado  lejano.   El  texto  que  describe  la  imagen  pretende  contextualizarla  dentro  de  un  duro   viaje   entre   Córdoba   y   Granada   en   el   que   el   viajero,   el   artista   en   este   caso,   se   ve   obligado   a   atravesar   un   terreno   accidentado,   por   senderos   tortuosos   y   medio   abandonados.  Con  muchas  imprecisiones  geográficas5  el  autor  del  texto  describe  la   escena   en   la   que   el   viajero,   que   bien   podría   ser   el   personaje   que   aparece   representado  en  el  ángulo  inferior  derecho  montado  sobre  un  caballo,  se  aproxima   a  Alcalá  procedente  supuestamente  de  Luque:   «Dejando   a   la   derecha   la   fortaleza   de   Luque   el   viajero   se   interna   en   la   alta   cadena   montañosa   que   forma   la   gran   frontera   de   Granada,   que   es,   de   hecho,   una   extensión   de   ese   famoso   conjunto   de   baluartes   naturales   conocido   como   las   Alpujarras.   Con   un   paisaje   atravesado   por   arroyos   que   en   determinados   períodos   del   año  aumentan  su  caudal  por  las  lluvias,  el  artista  tuvo  que  afrontar  un  riesgo  y  una   dificultad   considerables   para   obtener   este   encuadre,   más   aún   ante   la   ausencia   de   puentes.  Sin  embargo,  debió  haber  sentido  que  la  grandeza  salvaje  de  los  paisajes  que   le  rodeaban,  el  entorno  romántico  de  los  pueblos  y  ciudades  con  sus  antiguos  castillos   árabes  y  toda  la  historia  que  les  acompañaba  compensaban  con  creces  sus  esfuerzos   […].  Entre  estos  antiguos  castillos,  uno  de  los  más  notables  y  bellos  es  el  de  Alcalá  la   Real.   El   panorama   que   ve   el   viajero   cuando   se   aproxima,   con   el   sol   de   poniente   bañando   sus   muros   angulosos   y   tiñendo   de   luz   dorada   sus   almenas   semiderruidas,   es   aún  más  impresionante  desde  las  grandiosas  ruinas  romanas  esparcidas  por  doquier.                                                                                                                   5    

Estas inexactitudes  pueden  atribuirse  a  que  realmente  Roscoe  escribió  el  texto  sin  haber   visitado  España,  basándose  en  la  información  que  le  proporcionó  Roberts  y  en  relatos  de   viajeros  anteriores.  Thomas  Roscoe  no  pudo  viajar  a  España  hasta  1835,  después  de  haber   publicado  los  dos  primeros  volúmenes,  para  tomar  las  notas  que  le  sirvieron  para  redactar  los   textos  de  los  volúmenes  siguientes.      

8


Una empinada   pendiente,   que   se   encuentra   en   un   estado   peligrosamente   descuidado,   es  el  único  acceso  a  la  antigua  calzada  romana.   El   momento   elegido   por   el   artista   para   representar   este   interesante   monumento  es  la  salida  del  sol,  tan  difícil  de  plasmar.  El  pueblo  en  sí,  con  sus  gentes   andrajosas   y   la   miserable   posada   en   la   que   el   propio   artista   se   hospedó,   no   cuenta   con   nada   que   atraiga   la   atención   del   viajero.   De   hecho,   podemos   estar   de   acuerdo   con   el   artista   cuando   al   levantarse   por   la   mañana   dice   “¡Soy   el   mejor   bravucón   pulgoso   de   Andalucía!”,   como   hiciera   el   caballero   de   «The   Mountaineers».6   Pero   el   viajero   llegará   a   Granada   esa   misma   noche,   lo   que   compensa   cualquier   pequeño   inconveniente   que   pueda   encontrar   en   su   ruta   desde   Córdoba.   Durante   las   últimas   guerras   de   Granada,   Alcalá,   uno   de   esos   pueblos   que   parece   haber   brotado   de   la   propia  roca,  estuvo  bajo  el  mando  del  bravo  Conde  de  Zendilla  (sic.)  […].  »7   La   lectura   de   estas   líneas   deja   claro   que   al   artista,   al   viajero,   le   causó   una   mala  impresión  el  pueblo,  con  su  posada  miserable  y  sus  pulgas  con  las  que  debió   combatir   durante   la   noche.   También   nos   da   una   idea   del   grado   de   fidelidad   del   texto   y   la   imagen   con   la   realidad.   Sugiere   el   autor   que   el   viajero   se   aproxima   a   Alcalá   desde   Córdoba   y   sin   embargo   vemos   que   el   caballista   que   aparece   en   el   grabado  lo  está  haciendo  realmente  desde  Granada.  Asegura  también  que  la  vista   está   realizada   al   amanecer   a   pesar   de   que   el   lugar   donde   ha   representado   el   sol   brillando  corresponde  con  el  oeste8.  Con  respecto  a  la  calzada  romana  que  cita  no   sabemos  si  forma  parte  de  alguna  información  que  Roberts  trasladó  al  autor  de  los   textos  o,  lo  más  probable,  es  una  licencia  de  éste  para  acentuar  el  carácter  exótico   del  paisaje.     Roberts   viajaba   de   Córdoba   a   Granada   cuando   hizo   la   parada   en   Alcalá   (febrero  de  1833).    A  la  llegada  debió  impresionarle  el  perfil  de  la  fortaleza  y  esa   misma  tarde  tomaría  algunos  apuntes,  uno  al  menos  desde  la  salida  hacia  Granada,   donde   hoy   están   las   escuelas   del   Coto   aproximadamente.   Al   día   siguiente,                                                                                                                  

6  

El autor  se  refiere  a  la  obra  teatral  The  Mountaineers  publicada  por  George  Colman  the  Younger   en  1808.   7     Traducción  de  Elvira  Martínez  Rueda   8     Aunque  unas  línea  antes  describe  al  viajero  acercándose  a  la  ciudad  a  la  puesta  de  sol:  “when  the   setting  sun  rests  upon  its  jutting  angles”  

9

9


reiniciado ya   su   camino   hacia   la   ansiada   ciudad   de   la   Alhambra,   conforme   se   acercaba   al   paso   natural   entre   la  zona   montuosa   y   la   Vega   de   Granada,   la   garganta   que   atraviesa   el   río   Velillos   a   los   pies   de   Moclín,   se   detendría   para   reflejar   en   su   cuaderno   de   apuntes   este   paisaje   protagonizado   por   el   impresionante   cortado   rocoso.     Desde  mi  punto  de  vista  Roberts  debió  elaborar  la  imagen  definitiva  sobre   Alcalá,    la  que  entregó  al  grabador  para  su  traslado  a  la  plancha,  a  partir  de  varios   de   los   apuntes   tomados   durante   este   tramo   del   viaje.   Es   bastante   probable   que   algún   dibujo   sobre   la   garganta   que   da   paso   a   la   Vega   de   Granada   a   los   pies   de   Moclín  sirviera  de  base,  junto  con  alguno  de  los  apuntes  tomados  sobre  la  fortaleza   de   la   Mota,   para   elaborar   la   imagen   que   finalmente   se   grabaría   en   la   plancha.   Parece  como  si  a  Roberts  le  hubiera  parecido  que  al  castillo  alcalaíno  le  faltaba  un   elevado   cerro   escarpado   a   sus   pies,   que   contribuyera   a   acentuar   el   sentido   de   verticalidad   y   le   aportara   un   aspecto   más   abrupto,  y   al   perfil   agreste   de   la   Boca   de   Moclín  un  buen  remate  de  murallas  y  torres,  justo  las  que  había  visto  unas  leguas   antes   en   Alcalá.   La   silueta   de   esta   formación   rocosa   desde   la   actual   carretera   de  

Fig. 5  Grabado  original  y  fotomontaje  del  autor.  

10


Granada, coincide  casi  al  milímetro  con  la  representada  en  el  grabado  de  Roberts.   El   fotomontaje   adjunto   puede   dar   una   idea   de   hasta   qué   punto   pudo   ser   este   paisaje   moclinero   el   que   usó   Roberts   como   pedestal   para   la   fortaleza   de   la   Mota.   (fig.  5)   Hay   otro   grabado   de   la   misma   obra   que   parece   haber   sido   inspirado   en   mayor  o  menor  grado  en  el  escarpado  cerro  de  Moclín.    Se  trata  del  que  aparece  en   la  primera  página  de  «Tourist  in  Spain»  dedicado  al  castillo  de  Luque  (fig.  2).  Las   peñas  sobre  las  que  se  asientan  ambas  fortificaciones  presentan  un  cierto  parecido   en   ambos   grabados.   Más   adelante   veremos   que   otro   artista   recurrió   a   algunos   detalles   del   grabado   que   representa   Luque   para   elaborar   otra   imagen   fantástica   sobre  Alcalá.         VERSIONES  DEL  GRABADO  DE  ROBERTS.  

Fig.  6    Dibujo  de  E.  Buttura.    Grabado  por  H.  Boullemier.  

 

11

11


El grabado  de  Buttura  /  Boullemier    en  France  Militaire.  (fig.  6)   En   1838   se   publica   en   París   el   tomo   4ª   de   la   obra   “France   Militaire”9,   una   historia   del   ejército   francés   que   en   este   volumen   se   dedica   a   las   gestas   de   Napoleón,   entre   ellas   la   ocupación   de   España.   El   texto   está   ilustrado   con   un   gran   número   de   grabados   que   representan   mapas,   personajes   y   ciudades.   Entre   estas   últimas   aparece   representada   una   vista   de   Alcalá   la   Real10   para   ilustrar   un   pequeño   texto   en   el   que   hace   referencia   a   la   toma   de   Alcalá   por   las   tropas   napoleónicas.  Comparte  la  página  con  otra  representación  de  Ronda.  Tanto  la  vista   de  Alcalá  como  la  de  Ronda  (fig.  5)  están  claramente  inspiradas  en  las  de  Roberts.   Coincide   en   todos   los   detalles,   los   barrancos   y   tajos,   el   caballista,   la   vegetación,   incluso   el   título,   Alcalá   el   Real.   Son,   como   otros   muchos   de   los   grabados   de   este   libro,  plagios  realizados  con  la  finalidad  de  abaratar  costes  aunque  eso  supusiera   tener  que  ilustrar  la  obra  sin  demasiada  exigencia  en  cuanto  a  la  originalidad  de  las   imágenes.   El   tamaño   de   la   viñeta   que   representa   la   vista   de   Alcalá   es   menor   que   el   original   (11   x   7,7   cm.)   pero   lo   que   más   lo   diferencia   es   el   tratamiento   plástico.   Mientras   que   en   la   obra   de   Roberts   se   resuelven   los   volúmenes   y   las   luces   por   medio  del  claroscuro,  es  decir,  de  una  gradación  tonal  que  va  desde  el  negro  más   intenso   al   blanco   puro,   y   que   crea   una   atmosfera   mágica   y   sugerente,   con   un   detalle   y   minuciosidad   extraordinarios,   el   grabado   francés   presenta   un   trabajo   mucho  más  simple  en  el  que  prevalece  la  línea  sobre  la  mancha.     El   grabado   está   firmado   por   el   dibujante   y   el   grabador.   En   este   caso   la   autoría   del   dibujo   se   la   atribuye   E.   Buttura11   mientras   que   el   grabado   lo   firma   H.   Boullemier.      

                                                                                                             

9  

Hugo, A.  France  Militaire.  Histoire  des  Armées  françaises  de  terre  et  de  mer  de  1792  a  1837.   Volumen  4.    Chez  Delloye,  editeur  de  la  France  pittoresque.  Paris,  1838.   10     Hoja  independiente  de  texto  entre  las  páginas  252  y  253.   11     Eugène-­‐Ferdinand  Buttura  (París,  1812-­‐1852)  fue  un  pintor  paisajista,  que  se  formó  con  Paul   Delaroche  y  Edouard  Bertin.  En  1837  obtuvo  el  Gran  Premio  de  Roma  de  paisaje  histórico.  

12


Fig. 7    Jenaro  Pérez  Villaamil.  Vista  de  Alcalá  la  Real.  Óleo  sobre  lienzo.  1836  12  

                                                                                                              12    

Reproducción publicada  en  el  catálogo  de  la  exposición  Tres  maestros  del  paisaje  decimonónico   español.  Jenaro  Pérez  Villaamil.  Carlos  de  Haes.  Aureliano  de  Beruete,  Madrid,  Centro  Cultural   Conde  Duque,  1990.  

13

13


La versión  de  Pérez  Villaamil   Jenaro  Pérez  Villaamil,  es  uno  de  los  más  importantes  pintores  románticos   españoles.  Nacido  en  1807  en  El  Ferrol,  fue  militar  y  estuvo  exiliado  en  Puerto  Rico   durante  dos  años.  Regresó  a  España  en  1832  y  al  año  siguiente  conoció  a  Roberts   durante  su  estancia  en  Sevilla.  Fue  miembro  de  la  Real  Academia  de  Bellas  Artes  y   pintor  de  cámara  de  Isabel  II.     La   influencia   que   Roberts   ejerció   en   la   obra   del   artista   gallego   fue   muy   notable,   hasta   el   punto   de   que   varias   de   las   obras   de   Villaamil,   como   la   vista   de   Gaucín   (Málaga)   que   conserva   el   Museo   del   Prado,   son   versiones   en   pintura   casi   literales   de   grabados   del   artista   escocés.   Sobre   el   grabado   de   Alcalá   también   realizó   un   cuadro   que   fue   expuesto   por   primera   vez   en   1836,   es   decir   un   año   después  de  la  publicación  de  los  grabados  de  Roberts  en  Inglaterra.     El   cuadro   titulado   Vista   de   Alcalá   la   Real13   (fig.   7)   se   presentó   en   la   Exposición   de   la   Academia   de   San   Fernando,   junto   con   obras   de   otros   pintores   como   “el   artista   de   cámara   Vicente   López”,   según   refiere   el   Semanario   Pintoresco   Español14.   Junto   a   la   vista   de   Alcalá,   Pérez   Villamil   presentó   un   conjunto   de   14   obras   entre   las   que   se   encontraban   cuadros   titulados   Ruinas   y   molinos   de   Alcalá   de   Guadaira,  La  Catedral  de  Sevilla  por  el  lado  de  las  gradas,  El  interior  del  claustro  de   San   Juan   de   los   Reyes   en   Toledo,   Fragmento   de   Granada,   etc.   El   crítico   que   hizo   la   reseña  sobre  la  exposición  destaca  especialmente  a  Villaamil  de  quien  afirma  que     “El  profesor  que  se  hace  más  notable  en  esta  esposicion,  tanto  por  la  cantidad  de  los   cuadros  que  ha  presentado,  cuanto  por  la  originalidad  é  importancia  de  los  asuntos   que   trata,   es   el   señor   Villa-­‐amil,   por   cuya   asombrosa   fecundidad   y   la   manera   ingeniosa   y   pintoresca   de   describir   objetos   nacionales,   no   dudamos   apellidarle   el   Scribe   de   nuestro   pintores.   […   ]   No   concluiremos   este   párrafo   sin   tributar   al   señor   Villa-­‐amil  el  testimonio  de  aprecio  que  merece  por  su  estraordinaria  laboriosidad,  y   el  patriótico  celo  con  que  sin  estímulo  ni  proteccion  alguna,  trabaja  incansablemente   en   trasladar   nuestras   riquezas   naturales   y   artísticas,   visitando   á   su   costa   los   pueblos                                                                                                                   13    

Vista de  Alcalá  la  Real.  Oleo  sobre  lienzo.  166  x  128  cm.  Firmado  y  fechado  ángulo  inferior   izquierdo:  "G.P.  de  Villaamil,  1836".    Colección  Particular.  Madrid.      

14    Semanario  Pintoresco  Español.  Núm.  28.  1836.  Págs.  225  y  226.  

14


que las  contienen  aun  con  el  triste  convencimiento  de  no  tener  otra  recompensa  que   el  aprecio  de  las  personas  inteligentes  y  amantes  del  pais.”15   La   influencia   del   grabado   de   Roberts   en   el   óleo   de   Villaamil   es   más   que     evidente.  No  hay  duda  de  que  el  artista  gallego  compone  su  obra  a  partir  de  este   grabado   aunque   incluye   algunas   alteraciones.   La   coincidencia   entre   ambas   imágenes   es   tan   acentuada   que   podríamos   decir   que   casi   llega   al   nivel   de   plagio,   algo   que   posiblemente   Villaamil   intenta   disimular   con   pequeñas   modificaciones,   aunque   finalmente   algunos   de   estos   detalles   estén   también   extraídos   de   otros   grabados  de  Roberts.  La  silueta  de  la  Mota,  que  en  esta  pintura  presenta  una  escala   menor,  aparece  diluida  entre  las  luces  doradas  del  pretendido  amanecer  que  bañan   el   conjunto   de   la   obra   dotándola   de   una   tonalidad   cálida   en   la   que   predominan   los   ocres  y  los  amarillos.  La  composición  incorpora  algún  elemento  procedente  de  otro   grabado  del  artista  británico,  como  es  la  propia  muralla  que  baja  serpenteante  al   borde  del  precipicio  y  que  coincide  casi  punto  por  punto  con  la  que  aparece  en  el   grabado  que  representa  la  cordobesa  población  de  Luque.  (fig.  8)  

Fig.  8    Detalles  del  grabado  de  Roberts  que  representa  Luque  (izq.)  y  del  cuadro  sobre  Alcalá  la  Real  de   Pérez  Villaamil.  

                                                                                                             

15 La  ortografía  corresponde  a  la  transcripción  literal.    

15

15


Fig. 9    Edward  Walker.  Dibujo.  Primer  cuarto  del  s.  XX    (Colección  particular.  Granada)      

El dibujo  de  Edward  Walker   Una  última  versión  del  grabado  de  Roberts  sobre  Alcalá  es  la  que  realizó  el   artista   inglés   Edward   Walker   hacia   la   segunda   década   del   siglo   XX.   (fig.   9)   La   obra,   un   dibujo   a   lápiz   sobre   papel   coloreado   con   acuarela   está   firmado   aunque   no   fechado.   En   su   reverso   aparece   el   título,   Spanish   Monastery   y   el   sello   de   la   casa   Christies   de   Londres   donde   salió   a   subasta   el   30   de   enero   de   1991.     Con   unas   dimensiones   de   28   x   40   cm,   la   obra   presenta   un   paisaje   fantástico   en   el   que   la   fortaleza   alcalaína   (un   monasterio   español,   según   el   dibujante)   aparece   en   un   entorno   aun   más   abrupto   que   el   del   grabado   original   en   el   que   está   basado   el   dibujo.   Tras   las   rocas   del   primer   plano   y   la   silueta   de   la   fortaleza,   una   mancha   azul   sugiere   un   lago   o   el   mar,   y   tras   él   de   nuevo   la   tierra.   Para   cualquier   alcalaíno   no   deja   de   ser   sugerente   la   escena   en   la   que   nuestra   fortaleza,   situada   realmente   a   más  de  mil  metros  de  altitud  se  asoma  a  la  orilla  del  mar  gracias  a  la  fantasía  de  un   artista   que,   aunque   viajó   por   España,   es   probable   que   ni   siquiera   llegase   a   conocer   nuestra  ciudad  más  que  por  el  grabado  de  Roberts.  

16


Edward Walker,   un   buen   artista   que   gozó   de   reconocimiento   de   sus   contemporáneos,   fue   un   multifacético   paisajista,   cartelista,   grabador   y   dibujante,   que   trabajó   con   óleo,   acuarela,   témpera,   etc.   y   pintó   frecuentemente   escenas   rurales   y   urbanas.   Nombrado   Associate   of   Royal   College   of   Art,   fue   Jefe   del   Departamento  de  Diseño  en  la  Sheffield  Technical  School  of  Art,  donde  trabajó  entre   1906   y   1908.   Se   convirtió   en   Jefe   del   Departamento   de   Arte   del   London   County   Council   Paddington   Technical   Institute   desde   1908   hasta   1911,   y   a   continuación   Director   de   Arte   del   Cheltenham   Ladies   College   desde   1911   a   1920.   Finalmente   desempeñó   el   puesto   de   director   en   la   Scarborough   School   of   Art   desde   1921.   Su   obra  está  representada  en  importantes  colecciones  del  Reino  Unido.     Walker   viajó   por   España,   Italia   y   Marruecos   presentando   algunas   exposiciones   en   el   Reino   Unido   con   el   fruto   de   sus   trabajos   inspirados   en   estos   países.   En   la   Royal   Academy   expuso   algunas   de   estas   obras   como   la   titulada   Granada   from   the   Generalife   (1912)   y   The   Hermitage   Gaucin   (1926).   El   dibujo   basado   en   la   Mota   también   fue   expuesto   en   esta   institución,   según   figura   en   una   anotación  en  el  reverso  del  mismo  (Exhibited  at  R.  A.)  y  es  probable  que  fuese  por   estos  años.       Conclusión:   El   grabado   sobre   Alcalá   la   Real   incluido   en   la   obra   Tourist   in   Spain   ofrece   una  visión  de  esta  ciudad  que  en  su  conjunto  poco  se  corresponde  con  la  realidad,  a   pesar  de  que  algunos  de  los  elementos  iconográficos  que  la  componen  puedan  ser   reconocibles   como   es   el   caso   de   la   silueta   de   la   fortaleza   de   la   Mota.   En   un   momento  en  el  que  aun  no  existe  la  fotografía,  una  imagen  surgida  en  gran  parte  de   la  fértil  inventiva  de  un  gran  artista  consigue  imponerse  sobre  la  visión  real  hasta   llegar   a   suplantarla.   Esto   resulta   patente   en   las   versiones   de   Buttura   o   Villaamil,   quienes  con  casi  total  certeza  no  llegaron  a  visitar  nunca  nuestra  ciudad,  pero  que   por   el   título   que   le   asignan   a   sus   obras   debieron   creer   estar   representando   a   la   ciudad   alcalaína.   Es   de   suponer   que   los   franceses   que   tuviesen   acceso   a   la   obra   sobre   las   conquistas   napoleónicas   o   los   visitantes   de   la   exposición   madrileña   de   1836  no  dudarían  de  que  lo  que  estaban  contemplando  era  la  representación  cierta  

17

17


de una   pequeña   ciudad-­‐fortaleza,   encaramada   a   un   agreste   risco   y   perdida   por   tierras   sureñas.   Walker,   ya   liberado   del   carácter   divulgador   de   las   obras   de   los   anteriores   se   siente   más   libre   de   fantasear   con   la   imagen   de   la   fortaleza   y   la   convierte   en   un   monasterio   inaccesible   en   un   entorno   espectacular,   cercano   al   mar,  tal  vez  una  especie  de  Peñón  de  Gibraltar  asomado  al  Estrecho.     Bibliografía:   AA.  VV.  Tres  maestros  del  paisaje  decimonónico  español.  Jenaro  Pérez  Villaamil.   Carlos  de  Haes.  Aureliano  de  Beruete.  Catálogo  exposición.  Centro  Cultural  Conde   Duque.  Madrid,  1990.   ANÓNIMO.  “Esposicion  de  1836”  (sic.)  en  Semanario  Pintoresco  Español,  Núm.  28.  9   de  octubre.  Madrid,  1836.   (http://www.bibliotecavirtualmadrid.org/bvmadrid_publicacion/i18n/publicacio nes/numeros_por_mes.cmd?anyo=1836&idPublicacion=8)   DOLMAN,  B.  (ed.).  A  Dictionary  of  Contemporary  British  Artists  1929.  Antique   Collectors  Club.  Woodbridge,  Reino  Unido,  1981.   GALERA  ANDREU,  P.  La  Granada  de  David  Roberts.  Catálogo  exposición.  Centro   Cultural  Caja  Granada.  1991.   GÁMIZ  GORDO,  A.    “Las  vistas  de  España  del  viajero  David  Roberts,  pintor  de   paisajes  y  arquitecturas,  hacia  1833”  en    EGA.  Revista  de  expresión  gráfica   arquitectónica,  nº  15.  Asociación  Española  de  Departamentos  de  Expresión  Gráfica   Arquitectónica.  Universidad  Politécnica  de  Valencia,  2011.   (http://ojs.upv.es/index.php/EGA/article/view/992/1046)   GIMÉNEZ  CRUZ,  A.  La  España  pintoresca  de  David  Roberts:  el  viaje  y  los  grabados   del  pintor.  Universidad  de  Málaga,  2002.       HUGO,  A.  France  Militaire.  Histoire  des  Armées  françaises  de  terre  et  de  mer  de  1792   a  1837.  Chez  Delloye,  editeur  de  la  France  pittoresque.  Paris,  1838.   (http://books.google.es/books?id=6287dXz7IQ8C&pg=PA284&dq=France+militai re+quatrieme&hl=es&sa=X&ei=hvCeUOSiLImI0AXu44CoDQ&ved=0CE0Q6AEwCQ #v=twopage&q&f=false)   ROSCOE,  T.  The  tourist  in  Spain.  Granada.  Robert  Jennings  and  Co.  Londres,  1835.   (http://www.bibliotecavirtualdeandalucia.es/catalogo/consulta/registro.cmd?id= 6346)   VIVES  PIQUÉ,  R.  Guía  para  la  identificación  de  Grabados.  Arco/Libros  S.L.  Madrid,   2003     Nota:  Enlaces  activos  10/10/2012.  

18

Alcalá la Real en un grabado del siglo XIX  

Artículo publicado en "Alcalá la Real. Estudios. Actas del Segundo Congreso". Ayto. de Alcalá la Real, 2013. ISBN 978-84-89014-69-5

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you