Page 1

EL MUNDO DE LC6 NIテ前S Los animales

9


El reino anim al

La g a vio ta e s un anim al

¿Cuál es la diferencia entre un sauce y un gatito? Para un sauce estar vivo significa ir creciendo en el suelo a partir de una pequeña semilla; tener raíces para to­ mar el agua del suelo; estar en el mis­ mo sitio, puesto que los sauces no pue­ den moverse; tener hojas verdes para tomar la luz del sol en el verano y con­ vertirla en comida; tener semillas que puedan convertirse en nuevos sauces. Esta es la vida de los sauces. Son plantas. Para un gatito estar vivo significa na­ cer, comer y crecer; moverse a su alre­ dedor; aprender sobre los otros anima­ les, jugar y hacer ruido; crecer y tener gatito s. Esta es la vida de los gatos. Son ani­ males.

La aném on a e s un anim al

El z o r r e r o jo e s un anim al

El gatito es un anim al


A n é m o n a de m ar

¿Es esto una flor que se come un pez? No. Es un animal llamado anémona que se come un pez.


¿Sabes el mejor modo de diferenciar una planta de un animal? No siempre puedes hacerlo con sólo mirarlos. Algunas plantas parecen animales y algunos animales parecen plantas. En el fondo del mar hay un ser viviente que pa­ rece una flor que sale de la arena. Pero si un pez pasa nadando por allí y toca los pétalos de la flor, el pez es atrapado. Una boquita se abre en medio de la flor y se traga el pez. ¿Tienen boca las plantas? ¿Pueden comer cosas? No. Ninguna planta tiene boca. Todas las plantas hacen su propio alimento a partir del sol, del aire y del agua. Ahora esta flor del fondo del mar se mueve y se desliza lentamente sobre la arena. ¿ Puede una planta moverse ? No. Una vez la planta brota de su semilla perma­ nece en el mismo sitio a menos que sea movida por el hombre, por un animal o por el viento. Esta cosa viviente del fondo del mar no es una planta, porque se mueve y come. Es un animal lla­ mado anémona de mar. Si un ser viviente se mueve y come, es un animal.


C iem p iés

El cie m p iés es un a n im a l que se m ueve p o r m e d io de m uchas patas. Este tiene cuarenta. A lg u n o s ciem piés tie n e n más.

Las serp ien tes son a nim a le s que no tie n e n patas. Pero una serpiente puede m overse m uy rá p ida m en te sobre suelo áspero.

S e rp ie n te rey ca liforn ian a

Si una cosa se mueve por sí misma, es un animal. Las plantas no pueden moverse por sí mismas. Pero los ani­ males se mueven de distintas formas. La almeja tiene un pie que utiliza para agarrarse en la arena o fango. Un kudú avanza a cuatro patas. Una mariquita anda con seis patas. Una araña anda con ocho patas. Y algunos milpiés andan con más pa­ tas aún. Las serpientes se arrastran sin patas por el suelo. Incluso pueden subirse a los árboles. Las aves, los murciélagos y los in­ sectos vuelan. Los peces nadan. Algunos animales se mueven solamen­ te cuando son jóvenes. Las ostras, per­ cebes y esponjas recién nacidos nadan en el agua hasta que encuentran un buen sitio. Entonces se quedan allí y ya nun­ ca más se mueven. Los animales se pueden mover sin ayuda. Esto es algo que las plantas no pueden hacer. Si algo se mueve por sí mismo es una animal.


Gaviotas

Los pájaros y los insectos son animales que pueden usar las patas para moverse en el suelo y las alas para volar en el aire.

G ra n kudú

El kudú es uno de los animales que anda y corre a cuatro patas.

M a d ré p o ra

Animales pequeños, parecidos a los gusanos, viven dentro de estos túneles retorcidos. Sacan la cabeza fuera, pero nunca se mueven del sitio.


Lo m b riz de tierra

El gusano hace túneles en el suelo com iendo la tierra. Se alimenta de los trozos de plantas y hojas que hay en el suelo.

M ariposa de la alfalfa

La lengua de la mariposa es com o un tubo enrollado. Cuando está hambrienta, desenrolla la lengua y chupa el jugo de las flores.

Si una cosa come, es un animal. Y hay casi tantas maneras de comer como clases de animales. El gusano come mientras se arrastra por la tierra. Se alimenta con restos de plantas podridas. La esponja coge las plantas pequeñas y animalitos que hay en el agua que pasa a través de ella. El camaleón dispara su lengua visco­ sa y atrapa insectos. La lengua de la mariposa es hueca como una paja y normalmente está en­ rollada. Cuando tiene hambre, desenro­ lla la lengua, la pone dentro de una flor y chupa su néctar. Las ardillas listadas tienen fuertes dientes para romper nueces y semillas. Tienen como unas bolsas en sus meji­ llas. En estas bolsas se llevan la comi­ da a su casa. La ballena toma con la boca agua con plantas y animalitos, echa el agua y se traga los animalitos y plantas. Las plantas fabrican su alimento con la luz, el agua y las sustancias que hay en el suelo y en el aire. Pero los ani­ males deben comer para vivir.


E sp o n ja

Unos tú n e le s p eque ños del cu erpo de la esponja dejan entrar en ella el agua del mar. En el agua hay p lantita s y a n im a le s que la esponja com e.

A r d illa lis ta d a

Las m e jilla s de esta ardilla listada están llenas de nueces y se m illa s para lle var a su casa. La a rd illa ro m pe la cáscara de los fru to s con sus fu e rte s dientes.


IMuevas cosas vivientes

Pingüino em perador

El pingüino proviene de un huevo puesto por la madre pingüino. El pequeño crecerá hasta llegar a ser como ella,

Todas las cosas vivientes proceden de otras cosas vivientes. Todo animal recién nacido procede de un animal como él. Un pingüino procede de un pingüi­ no. Un caballo procede de un caballo. Un escarabajo procede de otro escara­ bajo. Algunos animales salen directamente del cuerpo de sus madres. Los caballos nacen de esta manera. Lo mismo ocu­ rre con los monos, gatos, ballenas y al­ gunos peces y serpientes. Algunos animales salen de huevos que provienen del cuerpo de sus madres. Los pingüinos nacen de esta manera. Lo mismo ocurre con los escarabajos, sapos y la mayoría de peces. Algunos animales recién nacidos se parecen a sus padres. Otros son muy diferentes. Pero todo animal crece has­ ta convertirse exactamente en la mis­ ma clase de animal que sus padres. M a riq u ita m exicana jo v e n y aduEta

La m ariquita joven de la izquierda es muy distinta de la adulta de la derecha. Pero cuando crezca, serán iguales. El potrillo sale del cuerpo de su madre. Se parece mucho a ella. Y e g u a y potrillo


Leones

A medida que va creciendo, el cachorro de león aprende de su madre y de su padre a vivir, como los leones.

¿Puede un loro rugir como un león? ¿Puede un sapo aprender a volar como un pájaro? ¿Puede un león romper si­ mientes como un loro? No. Los animales crecen para vivir de la misma manera que viven sus pa­ dres. Su apariencia, sus acciones y su voz son como las de los animales de su propia especie. El cachorro de león aprende a andar y después a correr. Aprende a comer carne. Gruñe y después ruge. Aprende a cazar otros animales para comer. La pequeña rana crece y hace todas las cosas que hacen las ranas. Salta y croa y atrapa insectos con su lengua viscosa. El loro aprende a volar. Rompe nue­ ces y semillas con su pico. “Habla” con su ruidosa voz. Cada animal aprende a vivir como vi­ ven todos los animales de su clase. Cada animal hace las cosas que debe hacer para seguir viviendo. Esta es la forma de vida de los animales.


C o to rra

Los loros aprenden a vivir como viven los loros. Vuelan, comen nueces y semillas y "hablan" con su ruidosa voz.

Rana v e rd e

Las ranas saltan, nadan y croan porque su cuerpo estรก hecho para hacer estas cosas. Las ranas no pueden actuar de otra manera.


Tigrillo

Los anim ales estĂĄn en todas partes

...saltando, arrastrĂĄndose, corriendo y andando por bosques, desiertos, praderas y lugares nevados. M a p a ch e s

Z o rro de orejas de m u rciĂŠ la g o


Foca de bandas C abras de Kassala

Ja g u a ru n d i y boa co n stricto ra


...nadando, salpicando y flotando en océanos, lagos, ríos y estanques. T o rtu g a pintada

Escarabajo de agua

Babosa de m ar D elfín


Pato m andarĂ­n

Lucio


P elĂ­cano s grises

Lo s a n im a les estån en tŠdas partes

...zumbando, aleteando y revoloteando sobre el suelo. Langosta


...excavando, serpenteando y deslizรกndose debajo del suelo. Alacrรกn cebollero


Lince rojo

Los animales estĂĄn en todas partes

...en la cima de las altas montaĂąas. Rebeco blanco am ericano


M u rc ié la g o s

Los a n im a le s e stá n en to d a s partes

...en oscuros agujeros y en cuevas. Los animales están en todas partes.

G rillo de ca v ern a

Salam andra ca v e rn íco la


Para hacer más fácil el estudio de los animales, los científicos han hecho una clasificación. Una clase de anima­ les está formada por animales pareci­ dos en muchos aspectos importantes. Hay muchas clases de animales y cada una de ellas tiene su nombre. Cada especie de animales pertenece a una de estas clases. Estas páginas muestran las especies de animales que pertene­ cen a las clases más importantes. M a m ífe ro s

Si un animal bebe leche cuando es pequeño y tiene pelo en su cuerpo, pertenece a la clase de los mamíferos.

Aves

Si un animal procede o sale de un huevo con una cáscara dura y tiene plumas en el cuerpo, pertenece a la clase de las aves.


Si un animal vive en el agua y tiene agallas, escamas y aletas en el cuerpo, pertenece a la clase de los peces.

Si un animal tiene una piel escamosa, tiene la sangre fría y ha nacido en la tierra, pertenece a la clase de los reptiles.

Artrópodos

A n fib io s

Si un animal tiene más de cuatro patas articuladas y un caparazón duro alrededor de su cuerpo, pertenece a la clase de los artrópodos.

Si un animal nace en el agua y respira por agallas, pero puede vivir en la tierra cuando es adulto, pertenece a la clase de los anfibios.


Mamíferos

La cebra es un m a m ífe ro

El p u m a es un m am ífero

Si tienes un perro o un gato, tienes un mamífero. Los hámsters, ratones y conejillos de Indias también son mamíferos. Y tú también lo eres. Quizá has visto una vaca alimentan­ do a un ternero. Éste bebe leche del cuerpo de su madre. De todos los ani­ males, sólo los mamíferos hacen esto. Los mamíferos tienen la sangre ca­ liente. El día puede ser helado o muy caluroso, pero el cuerpo de los mamí­ feros permanece siempre a la misma temperatura, en todo tiempo. Los mamíferos tienen el cuerpo cu­ bierto de pelaje tupido o pelo escaso. El pelo puede ser largo o corto, liso o rizado, blando o duro. Puede haber mu­ chos o sólo unos pocos pelos gruesos y duros. Hay más de 700.000 clases de in­ sectos y más de 20.000 clases de peces. Sólo hay unas 5.000 clases de mamífe­ ros. Pero de todos los animales, los ma­ míferos son los escogidos para estar con el hombre o ayudarle.


La m orsa es un m a m Ă­fe ro


Dos m am íferos Ésta es una página para mirar. H ay muchas cosas que ver en esta foto de una jirafa madre con su cría. L a jirafa madre tiene un cuello muy largo. Quizá pensarás que hay una gran cantidad de huesos en tan largo cuello. Pero la jirafa madre no tiene más huesos en su cuello de los que tú tienes en el tuyo. Sus hue­ sos son, simplemente, más largos. El largo cuello y las largas piernas de la jirafa la hacen muy alta. La jirafa es el más alto de los ani­ males. Las dos jirafas tienen manchas en el cuerpo. Es­ tas manchas ayudan a la jirafa a esconderse. Cuando una jirafa está entre árboles, las manchas de su cuer­ po parecen hojas. Es muy difícil ver una jirafa escon­ dida entre los árboles. Las dos jirafas tienen una cola terminada en una mata de pelos largos. Las jirafas usan la cola para espantar moscas y otros insectos. El cuerpo de la ji­ rafa está cubierto de pelo suave. Las jirafas son ma­ míferos y todos los mamíferos tienen el cuerpo cu­ bierto de pelo tupido o escaso.

J ira fa s m a sa i


¿Es el ratón como el alce? ¿El delfín como el cier­ vo? ¿El murciélago como el gato? Estos animales parecen muy distintos entre sí. Pero todos se parecen en muy importantes aspectos. Todos son mamíferos. Ello quiere decir que todos han nacido de la misma manera y que todos comen el mi-smo tipo de alimentos cuando son pequeños. La mayoría de crías viven dentro de su madre an­ tes de nacer. La cría está unida a la madre por medio de un tubo y recibe alimento y oxígeno del cuerpo de su madre por medio de este tubo. El animalito vive y crece y, cuando su cuerpo está ya preparado, sale del cuerpo de su madre. Las distintas especies de pajaritos comen distin­ tas cosas. L o mismo hacen los peces, reptiles, insec­ tos y anfibios cuando son pequeños. Pero todas las crías de mamíferos comen lo mismo. Todos comen

R a tó n c a m p e s tre d e P e n s ilv a n ia

Un ratón cam pestre de Pensilvania recién nacido no es m ucho m ayor que un dedal. Sus ojos están cerrados. Es un animal muy débil e indefenso.


leche que sale del cuerpo de su madre. Los cachorros de león comen leche. Los ratoncitos comen leche. Las ballenas jóvenes comen leche. Los murciélagos recién nacidos comen leche. Ninguna cría de mamífero come otra cosa cuando es pequeña. Muchas clases de mamíferos recién nacidos son débiles e indefensos durante mucho tiempo. Los ga­ ritos, perritos, ratoncitos y los niños, que también son mamíferos, nacen con piernas débiles y con los ojos cerrados. Pero algunas crías de mamífero son más fuertes. Un alce joven puede nadar junto a su madre a los pocos días de haber nacido. Un berrendo puede correr a 40 kilómetros por hora cuando sólo hace un día que ha nacido. Las crías de mamíferos son distintas en muchas cosas. Pero en la forma de nacer y en lo que comen, todas son iguales. El alce nace con los ojos abiertos. Puede andar al poco tiempo de nacer. Alce


C a n g u ro gris

Crias era la ¡bolsa

Un canguro recién nacido mide sólo unos dos cen­ tímetros y medio. Un koala mide aún menos. Y una zarigüeya es más pequeña que una abeja. Estas son las más desvalidas de todas las crías de mamíferos. Pasan los primeros meses de su vida en la bolsa de su madre. No se mueven de la bolsa. Ni siquiera asoman la cabeza. No hacen más que be­ ber leche y crecer. Después, por espacio de unas semanas o meses, juegan como muñecos con su madre. Pasan parte del


tiempo fuera de la bolsa. Pero corren a refugiarse en ella cuando se asustan de algo. Cuando dejan la bolsa, permanecen con su madre. Las crías de zarigüeya van con su madre cuando ésta busca comida. Montan a su espalda. Los pequeños koalas hacen lo mismo. L a madre va por las copas de los árboles, comiendo hojas, y la cría va colgada de ella. Está con su madre hasta que tiene un año. A los diez meses de haber nacido, un pequeño can­ guro llega a ser mayor que la bolsa de su madre. En­ tonces va saltando al lado de su madre y permanece con ella hasta que tiene 18 meses. Aunque estas crías son pequeñas y débiles al prin­ cipio, crecen hasta convertirse en animales grandes y fuertes. La zarigüeya adulta es tan grande como un gato. El koala mide alrededor de un metro. El cangu­ ro adulto es el mayor de todos. Es casi tan alto como un hombre bajo.

El koala adulto va a todas partes con su cría a la espalda.

La zarigüeya hace m ontar sobre ella a todas sus crías.

Koala

Z a rig ü e y a


Cóm o crecen las crías de m am ífero Un ratón recién nacido pesa un poco más que una pluma. Sus ojos están cerrados y su cuerpo no tiene pelo. Los ojos de una joven nutria de río también están cerrados. Pero un espeso abrigo de pelaje cubre su cuerpo. Los ojos del cervatillo están abiertos. Su madre lo ha escondido entre las matas hasta que pueda an­ dar. Las manchas de su cuerpo hacen que se confun­ da con las matas. El cervatillo no despide olor. Un oso puede pasar a su lado y no ver ni oler al cerva­ tillo. A los diez días de nacer, el cuerpo del ratón se cubre de pelo. Sus ojos están abiertos y puede correr. Está casi completamente desarrollado. L a pequeña nutria es todavía desvalida. Sus ojos están aún cerrados.

O so y cervatillo

Ei cervatillo recién nacido permanece quieto y en silencio para que el oso no le vea.


Nutrias de río

La madre y los cachorros salen del baño.

El cervatillo ya puede andar y sigue a su madre. Al cabo de un mes, la pequeña nutria abre los ojos. El ratón ya está completamente desarrollado. In­ cluso ha tenido hijos. A los seis meses, las manchas del cervatillo han desaparecido. Un oso puede verle y olerle. Pero el ciervo puede correr velozmente con sus fuertes patas. La nutria se ha convertido en campeona de nata­ ción. Le encanta zambullirse, salpicar y jugar con el agua. Una y otra vez se desliza por el vado fangoso hacia el río. Al cabo de un año, el cervatillo y la nutria son ya casi adultos. Pero la vida del ratón está ya acabando. Cada cachorro de mamífero crece a su manera y a su propio ritmo.


¿Q ué com en?

La mayor diferencia entre los mamíferos y todas las demás clases de animales es la leche. Los mamí­ feros hembras alimentan a sus crías con leche que sale de su propio cuerpo. Ninguna otra clase de ani­ males puede hacer esto; sólo los mamíferos. Así, la primera comida de cada cría de mamífero es la leche de su madre. Los búfalos, osos, mofetas, ardillas, ballenas, morsas, todos beben leche cuando son pequeños. Cuando un mamífero crece, sus mandíbulas se ha­ cen fuertes. Sus dientes de leche caen y en su lugar crecen unos dientes más fuertes y más afilados. El pequeño mamífero aprende a morder y despedazar, a roer y mascar. Entonces necesita algo más que leche. Los ciervos y las gacelas necesitan hierba. Las jirafas y los elefantes necesitan hojas. Los lobos y leones necesitan carne. El oso horm iguero recoge term itas y hormigas con su fuerte lengua. H o rm ig u e ro gigante


Leones africanos

B iso n te s am ericanos

Los jóvenes cachorros de león beben leche. Después, aprenden a com er carne.

El joven bisonte tam bién bebe leche. Cuando se hace mayor, sólo come hierba.

Algunas crías siguen a su madre y comen lo mis­ mo que ella. Pero otras necesitan que se les enseñe a comer lo que comen los mayores. Un lobo macho va de caza y cuando regresa echa la carne cerca de sus cachorros. Los cachorros juegan con ella, después la prueban. Se dan cuenta de que les gusta esta comida. Se hacen carnívoros y nunca más beben leche. Los cachorros de león siguen a su madre cuando ésta caza. Deja que ellos jueguen con los animales que ha matado. Una vez que los cachorros han pro­ bado la carne, aprenden a que les guste. Los mamíferos beben leche durante un tiempo des­ pués de nacer. Pero a medida que van creciendo, aprenden a comer lo que comen su padre y su madre.


H ip o p ó ta m o h em bra con su hijo

Olas de aprendizaje

Cuando un hipopótamo joven empieza a andar, su madre le golpea con su enorme nariz para hacerle ca­ minar siempre detrás de ella. De esta manera puede protegerle mejor. Pronto el pequeño hipopótamo apren­ de a andar detrás de su madre, dondequiera que ésta vaya. Aprender a estar detrás de su madre es sólo una de las muchas cosas que un pequeño hipopótamo debe aprender. Los días de infancia son días de aprendi­ zaje para los hipopótamos y para todos los mamífe­ ros. Es entonces cuando aprenden las cosas que les ayudarán a vivir. Cada especie de mamífero aprende una manera •distinta de vivir. Las focas, que pasarán la mayor


parte de su vida en el agua, aprenden a nadar mon­ tando al lomo de su madre. Los cachorros de león, que vivirán de la caza, miran cómo cazan sus madres. Los ositos aprenden a distinguir su comida viendo cómo sus madres tragan bayas y pescan en los ríos. Los mamíferos pequeños aprenden de sus madres. Muchos mamíferos hembra no tratan en realidad de enseñar a sus crías; los animales no son tan listos. Pero las crías contemplan a sus madres y hacen lo que ven hacer. Llega un día en que las crías ya son casi adultas. Entonces su madre ya puede dejarlas solas. Esto es lo que hacen las madres de los osos, alces y castores. Pero el joven mamífero está ya preparado para vivir su propia vida. Ha aprendido cómo encontrar comida y cómo preservarse del peligro. Ha aprendido a vivir.

Lo b o s y conejo

Los lobitos aprenden a cazar viendo a un lobo adulto.


Los mamíferos están en todas partes. Los osos po­ lares, los bueyes almizcleros, las morsas y los renos vi­ ven en las partes más frías del mundo. Los camellos y las ratas canguro viven en los sitios más cálidos. Los pequeños pikas y las ardillas manchadas viven en lo alto de las montañas. Los topos viven bajo tierra. Los mamíferos construyen sus viviendas tanto en las cálidas junglas tropicales como en los bosques fríos del norte. Las ballenas, delfines y marsopas son mamíferos que pasan toda su vida en el océano. Dondequiera que haya un sitio para vivir, allí vive algún mamífero.

O so s polares

Algunos mamíferos viven en lugares fríos y helados.


M ono rhesus

D ro m e d a rio

Algunos mamíferos viven en selvas húmedas y tórridas.

Algunos mamíferos viven en desiertos cálidos y secos,

Algunos mamíferos viven en cuevas oscuras y pueden volar.

Algunos mamíferos viven en el mar.

Murciélago de B ech ste in

Delfín

I i

i


Un túnel por debajo del agua lleva a la casa donde los castores duerm en y están calientes. M a d rig u e ra d e c a s to r

¿Dónde se meten los animales cuan­ do sopla el viento de invierno, cuando nieva y cuando la nieve se hiela en el suelo? ¿‘Dónde se esconden cuando la tierra está mojada? ¿Están sueltas las crías cuando hay animales peligrosos cerca ? Algunos mamíferos no necesitan vi­ vienda de ninguna clase. Las ballenas, por ejemplo. Tampoco las necesitan al­ gunos de los animales con pezuñas, como el alce y el buey almizclero. Algunos mamíferos sólo buscan refu­ gio cuando van a tener crías. L a ma-


yoría de monos duermen en los árbo­ les. El elefante busca un lugar oculto para tener sus crías. Pero algunos mamíferos se constru­ yen viviendas para resguardarse del sol, del viento, de la nieve, o de los otros animales. El perrillo de las praderas ex­ cava una madriguera con muchas habi­ taciones. En la pradera hace calor, pero la madriguera está fría. Y es, además, segura. Alrededor de la puerta hay mon­ tones de escombros. El perrillo de las praderas se sienta sobre ellos para vi­ gilar si hay peligro. Los montones de escombros le preservan también de las inundaciones. En invierno, el zorro está seguro en su madriguera, excavada en un banco arenoso. Si la nieve tapa una, dos o tres puertas, puede salir por cinco o seis más. La casa de verano de la rata al­ mizclera, hecha de hierba húmeda y ca­ ñas, se convierte en casa de invierno hecha de hielo. El castor hace su casa de ramas y ramitas. La casa está generalmente en un estanque. El techo de la casa se hie­ la en invierno. El viento, la nieve y los animales hambrientos no pueden entrar. Pero el suelo de la casa no se hiela. El castor entra y sale para coger la comi­ da que ha almacenado en el fondo del estanque. La vivienda de un animal, de la clase que sea, está hecha para que el animal viva en ella.

M a d rig u e ra de ardilla

Algunas ardillas hacen sus casas en troncos de árboles, donde almacenan comida para el invierno.

M a d rig u e ra de perrillo de las praderas

El perrillo de las praderas duerme y almacena comida en pequeños cuartos colocados alrededor de un túnel.


La vida d@ uon ŽsŠ negro armerieanŽ

Al final del invierno, tres cachorros de oso nacieron en la cueva de su madre, oscura y caliente. Ahora es primavera y su madre los saca a ver el mundo.

Hay muchas cosas nuevas y excitantes que los osos pueden ver y oler. La osa madre vigila cuidadosamente a sus cachorros.


Mientras la osa madre come, allí cerca juegan los oseznos. Saltan, gruñen y se pegan unos a otros con sus garras.

Cuando la osa madre term ina de comer, alim enta a sus crías. Como todas las crías de mamífero, los oseznos beben leche.

Los oseznos aprenden lo que es el agua en una charca fangosa. Más tarde, aprenderán que los peces sabrosos viven en el agua.

Pasa la página para ver el resto de esta historia.


El osezno aprende a subir a los árboles. Este osezno se estiró en una rama y se ha quedado dorm ido bajo el cálido sol del verano.

El verano va a llegar a su fin. Pronto, los oseznos y su madre volverán a la cueva para su largo sueño de invierno.


Los osos de dos aĂąos son casi tan grandes como su madre. Dentro de poco tiem po, la abandonarĂĄn para tener sus propios oseznos.

O so s n e g ro s am ericanos


A ve s

El águila de cabeza blanca es un ave

¿Sabes lo que diferencia a las aves de los otros animales? No son sus alas. Otros animales tam­ bién tienen alas. No es su pico. Otros animales tam­ bién tienen pico. No son los huevos. Otros animales también ponen huevos. ¿Te rindes? Son las plumas. Todas las aves tie­ nen plumas. Y las aves son los únicos animales que tienen plumas. Así pues, los seres que tienen plumas son aves.

El pavo real es un ave El colibrí es un ave


El tucรกn es un ave


Esta ave Ésta es una página para mirar. ¿Qué puedes ver en este arrendajo azul? Sus alas están extendidas. Las plumas están muy juntas unas a otras. Por eso pueden batir el aire y permiten al ave volar. Las plumas de la cola del ave también están muy juntas. Así ayudan al ave a guiarse cuando vuela y la ayudan a aterrizar. El ave tiene largas uñas en sus patas. Las uñas ayudan al ave a sostenerse en la rama del abedul. Si pudieras tocar esta ave, verías que tiene dos clases de plumas. Las plumas que ves son duras. D e­ bajo de éstas, junto a la piel del ave, hay una capa de pequeñas plumas blandas, llamadas plumón, que conservan el calor del ave. Algunas aves preparan el nido con estas pequeñas plumas.


Arrendajo azul


A ve s tru ce s

La cría de avestruz de la izquierda hace varios m inutos que ha salido del huevo. Sus plumas se empiezan a secar. La otra cría está rompiendo el huevo. M uy pronto terminará de salir.


Saliendo del huevo

) Dentro de su huevo, la diminuta avecilla está acu­ rrucada formando una bola. Su cabeza es mayor que el cuerpo. Sus ojos están cerrados. Toda la comida que necesita está dentro del huevo. La cría de ave crece hasta que llena completamen­ te el interior del huevo. Entonces ya está lista para romper el cascarón. El pico de la avecilla es un pequeño diente. El ave usa este diente para salir del huevo. El diente cae unos días después que el ave ha salido del huevo. Cuando la cría está preparada para romper la cás­ cara, empieza a moverse dentro del huevo. La cásca­ ra se agrieta. La cría golpea con su pico contra la ranura y ésta aumenta de tamaño. Saltan algunos tro­ zos de cáscara. Al cabo de un rato, la avecilla ha hecho un gran agujero en la cáscara y sale a través de él. Una nueva vida ha llegado al mundo.


Robín am ericano

Los robines americanos recién nacidos son débiles y desvalidos. Sus padres tienen que alimentarlos.

Los robines americanos recién naci­ dos están muy juntos en su nido. Sus ojos están cerrados. No tienen plumas. No pueden sostenerse sobre sus patas pequeñas y débiles. Con un batir de alas, la madre de los pequeños se posa en el nido. En su pico lleva un gusano que se retuerce. Los pequeños abren desmesuradamente su boca como diciendo: ¡A mí, a mí, dá­ melo a mí! La madre pone el gusano dentro de una boca y se aleja volando. Al poco rato regresa con otro gusano o insecto y lo pone en la boca de otra cría. Sobre un montón de hierba, cerca de un río, se encuentran unos patitos. Son aves distintas de los robines america­ nos. Los patitos tienen plumas vello­ sas. Sus ojos brillantes están totalmen­ te abiertos. Y cuando su madre grazna, salen del nido y la siguen. Todos en fila marchan patosamente hacia el río. Algunas clases de aves, como los ro­ bines americanos, los arrendajos azules y los trepadores, son desvalidos hasta mucho después de nacer. Pero otras cla­ ses de aves, como los flamencos, patos, gallinas y gansos, pueden ver, andar y cuidar de sí mismos muy poco después de nacer.


F lam e n cos

Una crĂ­a de flam enco deja el nido dos o tres horas despuĂŠs de salir del huevo.


A ves que vuelan y aves que no vuelan Un vencejo está preparándose para volar. Desde que salió del huevo, sus plumas se han ido alargando. Sus alas se han ido haciendo fuertes. Ahora, el pajarillo está ya preparado. Se pone sobre el borde del nido. Aunque nunca ha volado, el vencejo sabe ya qué ha de hacer. Ex­ tiende sus alas y se lanza fuera del nido con sus pa­ tas. El aire choca contra las alas del vencejo y lo man­ tiene en el aire. El vencejo aletea. Las plumas de los extremos de sus alas se extienden y giran echando aire debajo de las alas y empujando el vencejo hacia delante. Las crías de vencejos, golondrinas, picos carpin­ teros y muchas otras aves pueden volar bien la pri­ mera vez que lo intentan. Pero algunas aves, como el gorrión, necesitan un poco de práctica antes. Aletean débilmente fuera del nido. Después, saltan en el suelo moviendo sus alas y así aprenden a volar. L os avestruces no pueden volar. Sus alas son de­ masiado pequeñas para mantener su gran cuerpo en el aire. Los pingüinos tampoco pueden volar. Sus alas son como aletas de ballena. Los pingüinos nadan tan bien como los peces. Unas aves llamadas kiwis tam­ poco pueden volar. N o tienen alas. Ciertas aves voladoras son los animales más rá­ pidos. L a más veloz es el halcón peregrino. Puede vo­ lar a más de 300 kilómetros por hora.


La mayorĂ­a de aves vuelan, Esta ave no puede volar.

T o r d o charlatĂĄn

A v e s tru z


Palas, lanzas, cascanueces, pinzas, taladros y pajas

Una espátula rosada pasea por la ori­ lla del mar con su cabeza bajo el agua. Su pico es como una pala. Oscila su cabeza de un lado a otro y extrae pececillos y otros alimentos del lodo y del agua. El pico de una garza es como una lanza. Es largo y puntiagudo. La garza clava su afilado pico en el pez, lo le­ vanta del agua y se lo traga. El pico de un loro es como un cas­ canueces. Un loro puede romper fácil­ mente nueces y semillas con su pico, grande y fuerte. Los robines y los gorriones tienen pi­ cos como pinzas. Con ellos cogen co­ mida que encuentran en el suelo y se la comen. El pico de un pico carpintero es como un taladro. Se alimenta de insectos que viven bajo la corteza de los árboles. Con su pico afilado y puntiagudo martillea el árbol y hace un agujero en la corte­ za. Entonces el pico carpintero puede coger los insectos. El colibrí tiene un pico como una pa­ ja. Es un tubo largo y hueco. El colibrí coloca su largo pico en una flor y chu­ pa su néctar. La mayoría de picos de ave son he­ rramientas especiales. Tienen la forma adecuada para proporcionar al ave la clase de comida que precisa.


G u a c a m a y o azul

C o lib rí

G o rrió n de la pradera Espátula rosada G arza de Louisiana

Pico carpintero


N id o de robines

Los nidos de las aves

Los nidos son las casas que las aves construyen para sus crías. La madre pone los huevos en el nido y las crías crecen en ellos. Después, todas las aves abandonan el nido. Las distintas clases de aves hacen distintas clases de nidos. Los robines hacen nidos como escudillas, utilizando las cosas más diversas: hierba, ramitas, hojas, cuerdas. Ponen lodo en el in­ terior del nido. Después cubren el lodo con hierbas. Los somormujos hacen nidos que flo­ tan. Hacen el nido con plantas marinas y cañas y lo atan a plantas que crecen en los lagos y balsas.

N id o de s o m o rm u jo s


Midos de golondrinas

Las golondrinas de los graneros o go­ londrinas comunes hacen nidos como cazos redondos de barro y paja. Los patos hacen montones de hierba sobre el suelo y los cubren con plumas que arrancan de su propio cuerpo. Los pá­ jaros horneros hacen nidos en forma de cúpula con hojas y hierbas. Los nidos tienen la forma de hornos antiguos. El pájaro hornero se llama así por el tipo de nido que hace. Algunas aves no construyen nidos. Cierta clase de loros ponen sus huevos en agujeros de los árboles. Y los críalos y cucos ponen sus huevos en los nidos de otros pájaros.

Mido de gu a ca m a yo am arillo

N id o de éider com ún


En primavera, una pareja de ocas se picotean m utuam ente, com o buenos amigos. La hembra, a la izquierda, pronto pondrá huevos.

La vida de una ©©ai canadiense

La hembra hace un nido de hierba y plumas, pone en él los huevos y los calienta.


¡Cuidado! Un animal se acercaj La oca bate sus alas y se pone a graznar. El animal se asusta y se va.

Al cabo de un mes, una oca pequeña, mojada y débil, sale del huevo y entra en el mundo.

Pasa la página para conocer el final de esta interesante historia.


Las pequeñas ocas pueden nadar casi enseguida de nacer. Cuando tienen un día, abandonan el nido para darse un paseo.

Las pequeñas ocas nadan y se zambullen sin necesidad de que les enseñen. Sus padres las protegen mientras nadan.

A las dos semanas de nacer, las pequeñas ocas andan torpem ente de un lado a otro aprendiendo las cosas de la vida.


Hacia el fin del verano, las pequeñas ocas ya tienen dos meses de edad; casi lo suficiente para volar. En otoño las fam ilias de ocas se preparan para volar hacia el sur. Al año siguiente, las jóvenes ocas estarán ya en condiciones de tener su propia fam ilia.


iP©e@s

El caballito de m ar es un pez

A veces es difícil decir lo que es y lo que no es pez. Un caballito de mar no parece un pez, pero lo es. Y un delfín parece un pez, pero no lo es. ¿ Cómo puede decirse si un animal es un pez? Casi todos los peces tienen es­ camas. Las escamas son láminas pe­ queñas de materia ósea redondas u ova­ ladas. Recubren el cuerpo del pezCasi todos los peces tienen aletas. Generalmente los peces tienen una ale­ ta en la espalda, una en el estómago, una muy ancha que sirve de cola y dos a cada lado. Todos los peces tienen agallas. Son unos cortes que hay en la cabeza del pez, detrás de la boca. Los peces res­ piran por agallas. Escamas, aletas, agallas; el animal que tiene todas estas cosas es un pez.

La perca es un pez

La anguila es un pez


Truchas


Cam peones de puesta de huevos

Algunos peces no ponen huevos. Otros ponen po­ cos. Otros, en cambio, ponen miles de huevos. Y hay algunos que ponen millones. Un arenque hembra pone más de treinta mil hue­ vos de una vez. Los huevos caen al agua y se pegan a las rocas, a la arena o a las plantas. Una sardina hembra puede poner cien mil huevos. Sus huevos flo­ tan en el agua. Pero los campeones de puesta de huevos son el bacalao y el rodaballo. Un bacalao hembra puede po­ ner cuatro millones de huevos. Y un rodaballo, nueve millones. Con millones de peces poniendo millones de hue­ vos, pensarás quizá que los océanos, lagos y ríos es­ tán llenos de peces pequeños. Pero la mayoría de hue­ vos no llegan a convertirse en pececillos. Los huevos de pez son redondos y blandos como bolas de gela­ tina. Muchos huevos se consumen con el agua y se secan. Muchos son tragados por otros peces. Sola­ mente unos cuantos huevos de cada millón se con­ vierten en pececillos.


P e ces Joya

Este pez pone cientos de huevos que se pegan a la roca y a la arena. Algunos peces ponen millones de huevos que flotan en el agua.


Padres solícitos

En el mundo de los peces, es el padre el que se hace cargo de la mayor parte de la incubación. Un espinosillo empieza a hacerse cargo de sus pe­ queños aun antes de la puesta. Prepara un nido en forma de túnel con hojas, filamentos de algas y otras materias vegetales. La madre pone los huevos en el agujero. Cuando la madre ha puesto los huevos, el padre la aleja del sitio. Quiere guardar los huevos él solo. Mientras nada sobre el nido, abanica los huevos con la cola. Esto mantiene el agua fresca y ayuda a que los huevos eclosionen.

El caballito de mar guarda los huevos de la madre en una bolsa de su estómago. Caballito de mar

Cuando los huevos eclosionan los caballitos salen despedidos de la bolsa de su padre.


Espinosillo

Este pez está guardando los huevos en el nido.

Cuando los pequeños salen del huevo, no pueden nadar bien. El padre los vigila y defiende de cualquier cosa que se acerque. Cuando los pequeños pueden na­ dar, el padre nada con ellos y los vigila, mientras bus­ can comida. Muchos otros peces hacen nidos y guardan a sus hijos como hace un espinosillo. Pero un pez gato ma­ cho protege a sus hijos de distinta manera. Guarda los huevos en su boca hasta que se rompen. Entonces retiene a los pececillos en la boca hasta que son bas­ tante grandes para cuidarse por sí mismos. Entonces los escupe al agua y ellos se alejan nadando.


Casi todo lo que vive en el agua sirve de comida a los peces hambrientos. En el océano, la mayoría de peces se alimentan sólo de otros peces. El bacalao, la merluza, el tarpón y el atún comen arenques pequeños, sardinas y an­ choas. Y los peces grandes son a su vez devorados por los tiburones. Los tiburones se comen cualquier animal, vivo o muerto. Los peces que viven en ríos y lagos se alimentan también de otros peces. Pero algunos comen también otros alimentos que no son pescado. La trucha salta fuera del agua para atrapar insectos voladores. El es­ turión come caracoles, cangrejos de río e insectos. Cuando están hambrientos, los grandes esturiones, los lucios y los amias engullen ranas, patitos y crías de ratas almizcleras. Algunos peces comen sólo plantas. La carpa y al­ gunos peces gato nadan por el fondo de ríos y lagos. Con sus pequeños dientes mascan trozos de plantas que crecen en el lodo. Unos pocos peces comen a la vez plantas y ani­ males. La vieja colorada come plantas marinas y pe­ queños gusanos que viven en el coral. El pez luna come pequeñas gambas, pececillos, medusas y peque­ ñas algas.


U n gran tibur贸n azul s e est谩 co m ien d o una ballena de pico m uerta P e c e s de agua dulce


S alta rĂ­n del fango Pez arquero


¿Cuál es el pez m ás raro?

Hay miles de clases de peces. Si tra­ tas de elegir el más raro del mundo, tendrás mucho trabajo. El saltarín del fango tiene cabeza de rana y cuerpo de pez. Se arrastra por el suelo y salta. Puede saltar y atrapar insectos voladores con su boca. Un pez arquero caza su comida. Nada por encima del agua. Un escarabajo se acerca zumbando. El pez lanza un cho­ rro de agua por su boca. El agua toca al escarabajo, y éste se cae. El arquero lo engulle. Hay un pez llamado pez vaca. Tiene cuernos en la cabeza. Hay un pez llamado de hocico de ele­ fante. Su larga nariz parece la trompa de un elefante. Un pez globo puede hincharse con aire. Parece un balón redondo, con ojos y boca. Algunos peces parecen trozos de alga marina. La platija tiene los dos ojos en el mismo lado del cuerpo. En un pez gato de cristal se puede ver su interior. Estos son solamente algunos de los peces raros que viven en el mundo. ¿Ves el trabajo que tendrías para elegir el más raro?

P ez v a ca

P ez d e h o cico de e le fan te


Sonidos que emiten los peces

El océano es un lugar ruidoso. Está lleno de los ruidos que hacen los peces que viven en él. Hay un pez que se llama roncador por el ruido que hace frotando sus dientes. Otro pez, el verrugato, hace un ruido parecido a un graznido. El abadejo, el aglevino, el pez sapo y otros mu­ chos peces hacen también ruidos extraños frotando algunos de sus músculos con una porción de piel de su cuerpo. Los caballitos de mar hacen un ruido de golpe seco al golpear un hueso de la cabeza con uno de la espalda. Los tiburones hacen a veces un sonido como un bramido cuando tragan agua para mantener su cuer­ po cerca de la superficie del agua. Algunos sonidos, como éste del tiburón, no tienen ningún significado. Pero significan algo, como una lla­ mada del pez macho a la hembra, una señal de pelea entre peces. Los científicos estudian estos sonidos de los peces para ver si significan algo.


Pez sapo

El pez sapo hace un ruido al hacer chocar uno de sus mĂşsculos contra un pedazo de piel.

Roncador blanco

El roncador tom a su nombre del sonido que hace al frotar sus dientes.


Reptiles Imagínate que encuentras en el suelo unos huevos elásticos como si fueran de cuero, de los que salen unos anima­ les pequeños de piel escamosa. ¿Sabes qué clase de animales son? Sólo pueden ser reptiles. Los peces también tienen piel escamosa, pero no pueden poner huevos en la tierra. Las aves ponen huevos en la tierra, pero no tienen piel escamosa. Sólo los reptiles tienen piel escamosa y ponen huevos en la tierra. Las serpientes, tortugas, lagartos, tuataras, caimanes y cocodrilos, todos estos animales son reptiles.

El co co drilo e s un reptil

La to rtu g a v erd e

e s un reptil

El m on struo de G ila e s un reptil


Este reptil

Ésta es una página para mirar. Observa con aten­ ción esta tortuga. Parece como si un pintor hubiera pintado rayas y manchas en su cabeza. Por esto, esta clase de tortuga se llama tortuga pintada. La coraza de la tortuga es dura, brillante y abul­ tada. Cuando la tortuga se encuentra en peligro, mete la cabeza, las patas y la cola dentro de la coraza. Este caparazón es demasiado duro para que los animales lo muerdan. Por esto, cuando la tortuga se esconde dentro, normalmente está a salvo. Mira los dedos de la tortuga. Cada uno de ellos acaba en una uña afilada. Los dedos están unidos por una tela. ¿Crees que esto ayuda a nadar a la tortuga? La tortuga va hacia el agua. Con esta coraza dura y pesada parece que no podrá nadar muy bien. Pero esta clase de tortuga es muy buena nadadora.


O tros reptiles

To rtug as del fango

Si estas tortuguitas ven un enemigo, se meten dentro de su concha.

Puedes reconocer una tortuga por su coraza. Una tortuga caja tiene una con­ cha alta, redonda, que puede cerrarse como una caja. Una tortuga de mapa tiene una concha amplia, llana, con bor­ des abultados. Una tortuga de concha blanda parece un pastel verde. Pero to­ das las tortugas tienen concha. Y la ma­ yoría pueden meter la cabeza, las patas y la cola en la concha a la primera se­ ñal de peligro. Otro reptil fácil de reconocer es la serpiente. Tanto si es una serpiente pe­ queña, una serpiente de agua de 35 cen­ tímetros o una anaconda de 3 metros, todas las serpientes tienen la misma forma; son largas, redondas y no tie­ nen patas.

S e rp ie n te de ja rretera

Las serpientes no venenosas son inofensivas para las personas. Comen gusanos, sapos, ranas e insectos.


A veces es difícil distinguir un lagar­ to. Hay lagartos que parecen serpien­ tes y otros que parecen gusanos. Un lagarto caimán parece un caimán pe­ queño. Pero hay un medio de identifi­ car los geckos, escincos y otros lagar­ tos. Si un animal coge a uno de estos lagartos por la cola, ésta se desprende y el lagarto se escapa. No les hace daño el perder la cola. Pronto les nacerá otra nueva. Los caimanes y los cocodrilos son dos reptiles que se parecen mucho. Pero el caimán tiene mandíbulas más gordas y cortas y es más pequeño. El cocodri­ lo es el mayor de los reptiles.

Caimán

G ecko

A este lagarto no le duele tener la cola partida. Pronto le nacerá otra.

Un caimán reposa al sol durante el día y caza de noche.


C rías

y

m adres con escam as

Un aligator americano se arrastra entre arbustos espinosos y los aparta con las patas y la boca. Pronto deja un espacio amplio y limpio. En él hace un mon­ tón de barro y plantas. En un hueco de la cima del montón pone, por lo menos, cincuenta huevos. Des­ pués, cubre los huevos con barro y plantas. Durante dos meses, la madre aligator está al lado de su nido. Un día oye unos ruidos. Abre el nido con sus dientes. Pequeños aligátores parpadean en presen­ cia del brillante sol. Las madres aligátores cuidan sus huevos hasta el momento en que se rompen. Pero la mayoría de rep­ tiles se limitan a poner los huevos y se van. Sus hijos nunca los ven. Las tortugas excavan huecos en el barro o en la arena. Ponen los huevos en los agujeros. Después cu­ bren los huevos y se marchan. El cálido sol hace rom­ per el cascarón. La pequeña tortuga se arrastra fuera del nido y va hacia el agua. La mayoría de serpientes ponen sus huevos y se alejan. Pero unas pocas clases de serpientes se enro­ llan alrededor de sus huevos hasta que se rompen. Cuando pasa esto, la madre abandona el lugar.

A lig áto r am erican o

El aligator americano pone los'huevos dentro de un nido de barro y hierbas. Cuando los huevos se rompen, la madre abre el nido.


Pieles nuevas p@r wi@|as

Una serpiente de jarretera se arrastra por la hier­ ba. Su piel vieja, arrugada, cuelga de la punta de su cola. La serpiente llega a unas rocas. Se desliza entre ellas. La vieja piel se engancha a una roca. Con un giro de la cola, la serpiente sale arrastrándose. La piel vieja se ha quedado atrás. Cada pocos meses, la serpiente ha de cambiar de piel porque ya no cabe dentro de la que tenía. Cuando la piel vieja está ya en condición de salir, se seca y se afloja. La serpiente frota su boca contra algo áspero. La piel de alrededor de los labios salta y se abre. Esto no le hace daño a la serpiente. La serpiente comienza a arrastrarse. Al hacerlo, su piel vieja empieza a volverse del revés, como cuan­ do te quitas un guante. Al final, la piel vieja queda colgando de la cola de la serpiente. La serpiente se arrastra entre rocas o ramas. La piel vieja se queda fuera. Allá va la serpiente con una nueva y brillante piel que ha crecido debajo de la vieja. Los lagartos también cambian de piel. Pero, por culpa de sus patas, no pueden sacar la piel en una pieza como lo hace la serpiente. El lagarto rompe su piel vieja. Y algunos lagartos se comen los pedazos.


S e rp ie n te de c a sc a b e l

Esta serpiente acaba de salir de su piel vieja. Su nueva piel es brillante y lustrosa.

G ecko

El gecko rompe su piel vieja a pedazos. Algunos lagartos se comen su propia piel vieja.


Comida para serpientes

Las serpientes sólo comen cosas vi vas. La mayoría de serpientes comen pájaros, lagartos y conejos. Las peque­ ñas comen ratones, gusanos, ranas, ca­ racoles e insectos. Hay serpientes que se alimentan sobre todo de arañas. Las serpientes africanas devoradoras de hue­ vos comen solamente huevos de pájaro. Pero, ¿ sabes cuál es la comida favo­ rita de algunas serpientes? Otras ser­ pientes. La serpiente corredora negra se alimenta sobre todo de serpientes. Las serpientes rey y las cobras comen también muchas serpientes. Las serpientes no mastican su comi­ da. La tragan entera. Las serpientes pueden abrir la boca enormemente. La cabeza y el cuerpo se estiran para dejar entrar grandes cosas. Las serpientes devoradoras de hue­ vos pueden comer huevos más grandes que su propia cabeza. Algunas pequeñas serpientes de ja­ rretera pueden tragar ranas enteras. Y las grandes pitones pueden tragar cer­ dos enteros, pequeños ciervos y came­ ros con pezuñas y todo.

Las serpientes pueden tragar cosas que son mayores que su cabeza. Esta serpiente se va a tragar un huevo de gallina.

Las mandíbulas de la serpiente son capaces de separarse y su piel de alargarse. El agua de la boca hace que el huevo se haga resbaladizo, para que entre fácilm ente.

El huevo entra en la garganta de la serpiente. Un hueso de su garganta romperá la cáscara. Luego, la serpiente arrojará los restos. S e rp ie n te d evo rad o ra de h u evo s


Moviéndose sin patas

Las serpientes no tienen patas, pero se mueven muy bien sin ellas. Una serpiente puede avanzar zig­ zagueando casi tan deprisa como tú andas. La mayoría de serpientes dejan un rastro cule­ breante cuando se arrastran. Esto pasa porque avan­ zan curvando su cuerpo en forma de S. La cabeza, el centro y el fin de esta S se apoyan contra el suelo. Esto hace que la serpiente se deslice. La serpiente de cascabel cornuda avanza de lado. Se enrolla como un resorte. Entonces estira su cabeza todo lo que puede y la pone en el suelo. La aprieta fuertemente contra el suelo y avanza el resto de su cuerpo junto a la cabeza. Cuando la serpiente arras­ tra el cuerpo, éste deja en el suelo un pequeño rastro. De esta manera la serpiente de cascabel avanza a sal­ tos en lugar de arrastrarse. En vez de dejar un rastro zigzagueante, deja una serie de íes paralelas. Algunas serpientes se arrastran sobre las escamas de su costado, que son grandes y lisas. Las pitones, las serpientes de cascabel y las boas hacen esto. Ex­ tienden las escamas hacia fuera. Las escamas se cla­ van en el suelo. La serpiente, entonces, avanza su cuerpo apoyándose en las escamas. Esto la hace avan­ zar en línea recta. Parece difícil avanzar sin patas. Pero las serpientes lo hacen muy bien.

Serpiente de c a sc a b e l co rn u d a

Una serpiente de cascabel cornuda avanza de lado saltando sobre el suelo.


Jugando al escondite con el so l

Es de noche en el desierto. Un pequeño lagarto descansa con el cuerpo cubierto de arena. Sólo pue­ des ver su cabeza. La arena le sirve de manta para mantener el cuerpo caliente durante la fría noche.

Cuando sale el sol, el lagarto sale de la arena. Se mueve muy despacio porque está frío. Se pone sobre una roca un largo rato, dejando que el sol le caliente.

Cuando su cuerpo está ya bastante caliente, el la­ garto empieza a buscar comida.


Durante el día el sol calienta el cuerpo del lagarto. Cuando está demasiado caliente, se tiende a la som­ bra de una roca para que su cuerpo se enfríe un poco. Luego vuelve a salir al sol.

Iguana de d edo s de fleco

Los lagartos y otros reptiles tienen la sangre fría. Su cuerpo se pone frío o caliente según el aire que los rodea. Si su cuerpo se enfría, los reptiles no pue­ den moverse bien. Y si se calienta demasiado, se mue­ ren. Por eso los reptiles tienen que jugar al escondite con el sol. Cuando están calientes, corren hacia la sombra. Los caimanes, cocodrilos y tortugas se me­ ten en el agua fría cuando están demasiado calientes. Los reptiles que viven donde los inviernos son fríos se mueven con mayor lentitud a medida que lle­ ga el tiempo frío. En invierno se enroscan en los si­ tios más calientes que encuentran. Su cuerpo se en­ fría y se pone rígido. No pueden moverse. Cuando vuelve el tiempo cálido, los reptiles empiezan a mo­ verse y hacen de nuevo una vida normal.


Anfibios

El sap o v e r d e e s un anfibio

l Has visto alguna vez una rana gran­ de y gorda? La rana es uno de los ani­ males que viven en el agua cuando son pequeños y en la tierra cuando son adul­ tos. A estos animales les llamamos an­ fibios. Los anfibios ponen huevos blandos y sin cáscara. Los huevos se secan fácil­ mente. Por eso los anfibios los ponen en el agua o en lugares húmedos. De pequeños parecen pececillos y respiran por agallas, como los peces. Cuando lo anfibios crecen, sus aga­ llas desaparecen. Entonces los anfibios salen a vivir en la tierra. Respiran por medio de pulmones, como los pájaros, los perros y las personas. La palabra anfibio significa dos vi­ das. Son anfibios aquellos animales que viven una temporada en el agua y otra en la tierra.-

La sala m a n d ra m o tead a

e s un anfibio


La rana de รกrbol de o jo s ro jo s e s un anfibio


E ste anfibio

Ésta es una página para mirar. Si la contemplas con atención, sabrás muchas cosas sobre esta rana. ¿Ves los ojos grandes y redondos de la rana? Es­ tán en lo más alto de la cabeza. La rana puede mirar fuera del agua sin necesidad de sacar la cabeza del agua. ¿Crees que esto sirve a la rana para estar más segura ? Las patas traseras de la rana son gruesas y fuer­ tes. ¿Las ves? Estas patas gruesas y fuertes hacen que la rana sea un maravilloso saltador. La rana nada también con sus patas traseras. Los pies de las patas traseras de la rana son como grandes aletas. Ayudan a la rana a nadar. Las patas delanteras de la rana spn más pequeñas que las traseras. Cuando se sienta, la rana apoya sus patas delanteras en el suelo. A veces las utiliza como manos, para coger insectos y llevarlos a la boca. Mira la piel de la rana. Si pudieras tocarla, ¿te parecería áspera o suave?


Rana v erd e y sa p o a m erican o

Todos son anfibios

Las ranas y los sapos se parecen mu­ cho. Pero los sapos son más gruesos que las ranas y tienen las patas trase­ ras más cortas. La piel del sapo es ás­ pera y seca. La de la rana es blanda y húmeda. Muchos sapos tienen verrugas. Pero no las notarás si los tocas.

T rito n e s


Salamandra roja

IMecturo

Las ranas y los sapos no tienen cola. Unos anfibios llamados salamandras y las lagartijas tienen cola. Hay muchas clases de lagartijas y salamandras. La salamandra enana que vive en los Es­ tados Unidos no es más larga que uno de tus dedos. Las salamandras gigan­ tes, que viven en el Japón, son más grandes que tú. El más raro de los anfibios es la cecilia. La cecilia vive en tierras tropica­ les. Parece un gusano grande y grueso. Algunas son más gruesas que el pulgar de un hombre y las hay que llegan a tener un metro de longitud.

C e cilia


Los anfibios van de caza

La mayor parte de los anfibios se esconden y duer­ men durante el día. Por la noche, arrastrándose y sal­ tando, van a la caza de alimentos. Las ranas y los sapos parecen siempre hambrien­ tos. Y, en cierto modo, son como los leones y tigres, porque buscan seres vivos para comer. Las ranas y sapos comen insectos, gusanos y otras pequeñas ra­ nas y sapos. Las grandes ranas comen incluso tortu­ gas pequeñas, serpientes, ratas y pájaros. Las ranas y los sapos sólo comen cosas que se mueven. Si un insecto o gusano no se mueve está a salvo frente a un sapo o una rana. Pero si hace el más pequeño movimiento, la rana y el sapo lo verán y se lo tragarán. Muchas especies de ranas y sapos tienen la len­ gua larga y pegajosa y la emplean para coger comida. 51 un insecto pasa cerca de ellos, el sapo o la rana se le acerca, dispara su lengua y atrapa el insecto. La rana y el sapo son expertos cazadores. Un cien­ tífico vio una vez cómo un sapo pequeño cazaba 52 mosquitos en menos de un minuto.


Raraa

La rana ha cogido un grillo. Con sus patas delanteras lo empuja al interior de la boca.

El gusano que se estรก comiendo este sapo era mรกs largo que el propio sapo. Pero ya casi se lo ha comido todo entero. Sap o am erican o


Protegiéndose del invierno

Los anfibios tienen la sangre fría. Sus cuerpos es­ tán calientes o fríos según el aire que los rodea. Cuan­ do llega el frío del invierno, el cuerpo del anfibio se enfría. Los anfibios tratan de calentarse. Las ranas y sa­ pos se refugian en agujeros muy hondos que encuen­ tran o excavan ellos mismos. Ciertas clases de lagar­ tijas y salamandras se esconden debajo de troncos, piedras o montones de hojas. Algunas salamandras y ranas se encierran en el barro del fondo del lago o río donde viven.

Salam an d ra m oteada en invierno


Cuando hace mucho frío, las ranas, sapos y sala­ mandras se quedan quietos en sus escondrijos. Sus cuerpos se enfrían y no pueden moverse. Su respira­ ción se hace lenta, su corazón casi deja de latir. En este estado los anfibios pasan largos días y noches de invierno. Si sus escondrijos no les preservan del mucho frío, sus cuerpos se enfrían demasiado y se mueren. Cuando llega la primavera, los anfibios comienzan a calentarse. Poco a poco salen de sus escondrijos y empiezan otra vez su vida normal.

Salamandra m oteada en p rim avera


La wicte de una rana

Al comienzo de la primavera, la rana pone más de un m illar de huevos en un lago o balsa. Cinco días más tarde se rompen los huevos y nacen unos renacuajos pequeños.

Los renacuajos nadan y mordisquean pequeñas plantas. Respiran por agallas, como los peces. Pero ya les están creciendo los pulmones para respirar aire.

A los dos meses les crecen las patas traseras. Semanas más tarde, aparecen las patitas delanteras. M uchos renacuajos son devorados por peces e insectos de agua.


Al cabo de tres meses, los renacuajos pueden dejar el agua y respirar aire por sus pulmones. Son ya ranas jóvenes. Su corta cola se va reduciendo poco a poco y desaparece.

-

Al final del verano, ya son ranas adultas. Durante el invierno, hibernarán en el fondo del lago. En la primavera se convertirán en padres y madres de nuevos renacuajos.


A nim ales de m uchas patas

El can g rejo de río e s un artrópod o

Cualquier día soleado de verano, pue­ des ver muchos animales silvestres en los patios y prados. Unos tienen ocho patas y atrapan otros animales en una trampa. Son ara­ ñas. A lo mejor tienes la suerte de ver el maravilloso animal saltador de seis patas que tiene las orejas en los lados. Es el saltamontes. Y si encuentras un agujero rodeado de un anillo de arcilla, podrás ver salir un animal de diez pa­ tas constructor de túneles llamado can­ grejo. El mundo está lleno de estos anima­ les de muchas patas. Se llaman artró­ podos. Viven en todas partes: junglas, desiertos, océanos, cuevas, cimas de las montañas y en el patio trasero de tu casa, donde puedes verles arrastrarse, saltar, brincar, cazar, volar, luchar y co­ mer durante todo el verano.

E s ta oruga e s un artróp od o

La m ariquita e s un artrópodo


El sa lta m o n te s e s un artr贸podo


S e is patas

M o sca

Esta es una mosca adulta. Las pequeñas no pueden volar. No tienen alas. Parecen gusanos pequeños de color blanco.

Cuando una mosca se posa en tu bra­ zo y se pasea por él, te hace cosquillas con sus seis patas. La mosca es uno de los animales de seis patas a los que llamamos insectos. Las moscas, hormigas, abejas, salta­ montes, escarabajos, grillos y maripo­ sas son insectos. Todos ellos tienen seis patas. Todos los insectos tienen también an­ tenas en la cabeza. Y la mayoría de in­ sectos tienen alas. Algunos, como las moscas, tienen dos alas. Otros, como las libélulas, tienen cuatro alas. Todos los insectos tienen seis patas y dos antenas. La mayor parte de insectos tienen alas. Los cuerpos de los insectos se dividen en tres partes: cabeza, tórax y abdomen.

La m o sca tien e d o s a n te n a s


Los insectos no se parecen en nada a las personas. Si tú quieres gustar al­ guna cosa, te la pones en la lengua. En cambio, si una mosca quiere probar al­ guna cosa, camina por encima de ella. La mosca gusta los alimentos con sus patas. Cuando quieres oler algo, te lo acer­ cas a la nariz. Pero la mosca no tiene nariz,. Huele con las dos antenas de su cabeza. La mosca huele mejor con sus antenas que tú con tu nariz. Los insectos no ven como nosotros. El ojo de un insecto está formado por cientos de pequeños ojos. Cada uno de estos pequeños ojos ve una parte de lo que el insecto está mirando. Vivas donde vivas, es seguro que al­ guno de estos animales de seis patas vive cerca de ti. Hay casi un millón de especies de insectos y hay miles de mi­ llones de cada especie.

Libélula

Algunos insectos, como esta libélula, tienen cuatro alas. Otros insectos tienen sólo dos.

E sca ra b a jo ceram b ícid o

Todos los insectos tienen antenas. Las de este escarabajo son bastante largas. Algunos insectos las tienen más cortas.


Ocho patas

A rañ a viuda negra

Unas arañas hacen sus nidos de seda en los rincones o en las ramas. Al volar, los insectos se enredan en las telarañas. Unas arañas se sumergen en el agua y atrapan pece.cillos e insectos acuáticos. A rañ a p e scad o ra

A muchas personas no les gustan las arañas. Pero las arañas nos ayudan. Co­ men muchos insectos que son dañinos a las personas. Ciertas arañas atrapan insectos en re­ des hechas de seda. La seda sale del cuerpo de la araña por unos agujeritos. La seda es un líquido que se convierte en un hilo delgado y fuerte cuando le toca el aire. Las diferentes clases de arañas ha­ cen distintas clases de telas. Las ara­ ñas de jardín hacen telas pegajosas. Las arañas viudas negras hacen telas enma­ rañadas. Las arañas de hierba hacen te­ las parecidas a sábanas.


Las aranas lobo y las aranas lince atrapan insectos cazándolos. Las ara­ ñas saltadoras atrapan insectos saltan­ do sobre ellos desde varios centímetros de distancia. Algunas arañas son pescadoras. Es­ peran a la orilla de un riachuelo o un estanque y cazan los insectos acuáticos que pasan. A veces saltan al agua y agarran algún pez. La araña balsa cons­ truye un bote de seda y hojas. Cuando un pececillo o un insecto de agua pasa cerca de la balsa, la araña lo atrapa. Las arañas no son insectos. Los in­ sectos tienen alas, antenas y seis patas. Las arañas no tienen alas ni antenas y tienen ocho patas. Los animales de ocho patas se llaman arácnidos. Un insecto tiene seis patas, alas y antenas. Pero la araña tiene ocho patas y no tiene alas ni antenas. La piel de la araña es dura y está cubierta de pelo.

A ra ñ a de jardín

Algunas arañas construyen redes con los hilos dispuestos como los radios de una rueda y los cuelgan en el aire sujetos por otros hilos de seda. Los insectos que pasan quedan atrapados en la red.


Diez patas

G am ba

P e rce b e

Caminando por el fondo arenoso del mar va un animal que parece un gran insecto. Pero tiene diez patas. Dos de las patas tienen grandes garras. El ani­ mal tiene largas antenas. Su cuerpo está recubierto por una dura concha. Es una langosta. Langostas, cangrejos, gambas y per­ cebes son crustáceos. Esta palabra sig­ nifica animales con costra. Todo el cuer­ po de la langosta está cubierto de una piel dura, como una armadura. Los crustáceos son primos de los in­ sectos que vuelan, saltan y andan por el suelo. Pero los crustáceos son distin­ tos, en varios aspectos, de los insectos. Los insectos tienen seis patas y dos an­ tenas. Los crustáceos tienen por lo me­ nos diez patas y cuatro antenas. Los insectos respiran aire a través de pe­ queños agujeros de su cuerpo. La ma­ yoría de crustáceos viven en el agua y respiran por agallas, de la misma ma­ nera que los peces. Los cangrejos y las langostas se pa­ recen bastante. Pero los cangrejos tie­ nen un cuerpo grueso y redondo. Las langostas, en cambio, tienen un cuerpo largo y una cola ancha y llana. Las gambas son más pequeñas que los cangrejos y langostas. Algunas cla­ ses de gambas son tan pequeñas que sólo se ven al microscopio.


Los percebes son crustáceos que no andan de un sitio para otro. Cuando son jóvenes, se pegan a las rocas, a tro­ zos de madera flotantes o al fondo de los barcos. Están encerrados dentro de sus conchas, de las que sólo salen las patas. Recogen los trocitos de comida que flotan en el agua con sus patas.

La langosta anda con ocho patas y coge los alim entos con las pinzas de sus otras dos patas. Nada agitando la cola. Su cuerpo está cubierto por una dura concha.

La n g o sta

Las langostas, los cangrejos, las gambas y los percebes son prim os de los insectos que viven en la tierra.


[Pequeños que cazan

La mayoría de insectos empiezan a buscar comida en cuanto salen del huevo. La comida que buscan es­ tos insectos son otros insectos. Cuando una crisopa sale del huevo, empieza a bus­ car pulgones. Los pulgones son unos diminutos in­ sectos que viven en las hojas. Cuando la crisopa en­ cuentra un pulgón lo ataca, lo agarra y chupa sli sangre. Después deja el pulgón muerto y coge otro. Mata a todos los pulgones que encuentra. Una criso­ pa pequeña se denomina león, porque es tan fiera como un auténtico león. Una libélula joven es también un fiero cazador. Vive en lagos y ríos y caza insectos de agua, mos­ quitos pequeños y otros animales acuáticos. La libé­ lula espera que pase a su lado alguno de estos peque­ ños animales y lanza disparado su labio inferior que termina en pinza. Con las pinzas atrapa a su presa y se la lleva a la boca. La hormiga león es un insecto pequeño. Se le lla­ ma hormiga león porque coge hormigas y las come. La hormiga león excava un agujero en forma de copa en la arena. Se esconde en el fondo del agujero, sa­ cando solamente la cabeza. Cuando se acerca otra hor­ miga al agujero la atrapa y se la lleva al fondo del agujero para comérsela.


Esta crisopa pequeña ha atrapado su comida favorita, un pulgón. Estas pequeñas crisopas son tan fieras que se les llama leones. Crisopa pequeña comiéndose un pulgón

Libélula jo v e n co g ien d o una c u c a ra c h a de agua

La libélula vive en estanques y ríos. Con los ganchos de su largo labio inferior, coge otros animales acuáticos pequeños.

Hormiga león

La hormiga león es un insecto pequeño. Vive en pequeños hoyos en la arena. Cuando otra hormiga cae en el hoyo, la hormiga león se la come.


Un gran cambio

Una oruga pequeña, verde y marrón, se arrastra sobre una hoja. Una mariposa, con bellos dibujos ne­ gros en sus alas plateadas, vuela hacia un arbusto. La mariposa y la oruga no se parecen en nada. Pero son la misma clase de animal. La oruga es sólo una mariposa joven. Todas las orugas que ves en el verano son mari­ posas jóvenes. Cuando una oruga sale del huevo, pasa unas semanas comiendo y creciendo. Luego se pega al tronco de un árbol y se cubre con seda que fabrica en su propio cuerpo. Esta cobertura se llama capullo. Algunas orugas se cuelgan cabeza abajo de las ramas de los árboles. Sus cuerpos se cubren de una concha dura. Otras orugas se entierran en el suelo. La oruga De estas bolitas am arillas saldrán pequeñas orugas que comerán y crecerán.

La oruga de harpía se parece a una hoja retorcida. Su forma y color la protegen de sus enemigos.

H u e v o s d e harpía

O ruga d e harpía


se va a dormir a su capullo, a su concha o en el sue­ lo. Algunas orugas duermen durante la mayor parte del verano y se despiertan en el otoño. Otras duer­ men durante el invierno y despiertan en primavera. Pero cuando la oruga se despierta de su largo sueño, ha cambiado. Rompe su concha o sale de sus sábanas de seda o se arrastra por el suelo. Ya no es una oruga alar­ gada de cortas patas. Ahora sólo tiene seis patas y dos largas antenas. Una especie de trapitos arruga­ dos que lleva a su espalda crecen lentamente y se convierten en alas. La pequeña oruga se ha converti­ do en una mariposa. La oruga se pone en una rama, se cubre con seda que fabrica en el interior de su cuerpo y se echa a dormir.

M ientras está dormida, la oruga se convierte en mariposa. Sale del capullo de seda y se va volando.

Capullo de harpía

H arp ía adulta


Cam bio de piel

Un joven saltamontes se sube a una rama de árbol. Durante largo rato, el saltamontes está cogido a la ramita sin moverse. De repente, sucede algo extraño. La piel resbala sobre el cuerpo del salta­ montes y éste sale de su propia piel, que queda cogida al árbol. Todos los animales de muchas pa­ tas, como los insectos, arañas, cangre­ jos y langostas, cambian de piel mu chas veces en su vida. Durante las horas que siguen a su cambio de piel, su nue­ va piel es blanda. Después se hace du­ ra, como una de tus uñas. En verano puedes ver una especie de insectos muertos pegados a una rama o a un tronco de planta. Es una piel vacía que un insecto ha dejado aban­ donada.

Este saltam ontes se ha hecho demasiado grande para su pequeña piel. La piel se seca, se agrieta y el saltam ontes sale de ella.


Las nuevas alas del saltamontes son pequeñas y arrugadas. A medida que el saltam ontes respira, la sangre riega las alas y éstas se estiran.

S a lta m o n te s

La nueva piel blanda se hará dura en pocas horas. Cuando el saltam ontes se haga demasiado grande, cambiará de nuevo de piel.


Ruidos que hacen los insecto s

En una calurosa noche de verano, puedes oír los ruidos que hacen los insectos. Muchos de los cri-cri que oyes los hacen los gri­ llos, saltamontes y cigarras. Los insectos machos ha­ cen estos ruidos para llamar a las hembras. Ninguno de estos insectos hace este ruido con la boca. El efipigérido macho hace el ruido frotando sus alas. En un ala tiene una hilera de dientes pequeños. En la otra tiene un raspador. Frotando una con otra hace el ruido como lo haces tú frotando un lápiz so­ bre las púas de un peine. Muchos insectos hacen un zumbido al volar mo­ viendo las alas. Hasta los insectos tan pequeños como las moscas producen un ligero zumbido. Pero ningún insecto tiene voz. Y aunque parece que oyen, la ma­ yor parte tampoco tienen oídos. Los saltamontes, grillos y los efipigéridos sí que tienen oídos, pero en los lugares que menos puedes pensar. El saltamontes tiene los oídos en sus costa­ dos. El efipigérido, en sus patas.


Efipigérido

Así es, vista con el microscopio, la parte de las alas con que el efipigérido macho produce el característico cri-cri.

Así es la pata de un efipigérido hembra vista con el microscopio. El agujero es el oído.


Protección para los insectos

A b eja

El aguijón protege a la abeja.

C h in ch e m aloliente

El mal olor protege al chinche maloliente.

Los insectos están siempre en peli­ gro de ser devorados por otros muchos animales. Pero muchos insectos tienen maneras de protegerse a sí mismos. Muchos insectos pueden luchar si se les ataca. Las avispas, abejas, avispo­ nes y otros insectos pueden producir picaduras muy dolorosas. Las chinches malolientes alejan a los otros insectos con el mal olor. El escarabajo bombar­ dero arroja un jarabe maloliente y de mal sabor que incluso aleja a las ranas. Cuando un efipigérido se posa en una rama, parece una hoja. Ciertas clases de mariposas parecen trozos de corteza de árbol. Los insectos palo y algunas orugas parecen ramitas. Parecer lo que no son les va muy bien a estos insec­ tos para evitar que otros animales los coman. La mariquita, la mariposa monarca y otros insectos tienen mal sabor. Estos insectos son siempre de colores brillan­ tes, naranja y negro. Estos colores son como un cartel que dijera: “Tengo mal sabor”. Los pájaros aprenden a no co­ merse estos insectos. El color es una La form a protege al insecto palo. In se c to palo


M arip o sa m on arca

La mariposa monarca es alim ento de mal sabor para los pájaros. Los pájaros aprenden a distinguir la mariposa monarca por sus brillantes colores y la dejan en paz. Las mariposas virrey no tienen mal olor. Pero sé parecen en el color a las mariposas monarcas. Por eso, los pájaros las dejan tam bién en paz. Ambas mariposas están protegidas por sus brillantes colores.

M a rip o sa v irrey

protección, pára ellos. Hay otros insec­ tos que no tiénen mal sabor, pero son de color naranja y negro. Los pájaros son engañados por sus colores y les de­ jan en paz. De esta manera, el color es también una protección para estos in­ sectos.


In secto s constructores de viviendas

A ra ñ a m ígala

En el suelo arenoso y seco del desier­ to hay un pequeño agujero redondo cu­ bierto, a modo de puerta, por una pie­ dra pequeña y redondeada. La puerta está abierta, i Quién vive en esta extra­ ña casa? La vivienda de una araña migala es un túnel con una puerta hecha de seda y desperdicios. Las hormigas cosecheras viven en túneles que excavan en el suelo. H o rm ig as c o s e c h e r a s


El agujero es la puerta de entrada de la vivienda de una araña migala. La ara­ ña construye un largo túnel redondo y lo cubre de seda. Luego hace la puerta con seda y desperdicios. Pone incluso una especie de cerradura en la parte in­ terior de la puerta, para cerrarla si un enemigo trata de entrar. Muchos otros animales de muchas patas se hacen también sus propias vi­ viendas de seda, hojas, desperdicios y madera. Algunas arañas construyen un largo tubo de seda próximo a un tronco de árbol. La araña pasa toda la vida en su casa, larga y redonda. Un insecto llamado cigarrero se hace una casa cada día. Coge una hoja y ata sus extremos con seda que él mismo fabrica en su cuerpo. Después se come el interior de su casa. Muchas clases de hormigas constru­ yen ciudades enteras. Cavan túneles y almacenes en los desperdicios, la arena o la madera. En unas habitaciones guar­ dan comida y en otras guardan los hue­ vos de la hormiga reina. Cierta clase de termitas hacen un nido con desperdicios mezclados con cola que mana de su cuerpo. Los nidos son más altos que un hombre y más duros que la piedra.

A b e ja carp in tera

La abeja hace habitaciones dentro de un tronco vacío. En cada habitación hay una abejita y una bola amarilla de miel.

A v isp a co m ú n

Ciertas avispas construyen sus nidos con tubos de papel. La avispa fabrica el papel masticando madera.


El mundo del mar

El pez vo lad o r Vive en el m ar

La ca ra co la v ive en el m ar

Imagínate un animal que tenga diez ojos, diez brazos que lanzan veneno y un cuerpo hecho de gelatina. Este ani­ mal existe realmente. Se llama medusa y vive en el mar. El mar está lleno de animales. Es la casa del rape y del pulpo armado de ocho brazos. Es la casa del pez volador y de la caracola, un gigantesco caracol con una garra y una concha enorme y retorcida. El mar es la casa de animales que nadan, flotan y se arrastran, y de ani­ males que se fijan en el fondo y nunca vuelven a moverse. Es la casa del más pequeño y del mayor animal que haya existido jamás. El mar es un sitio hermoso. Y un si­ tio que asusta. Es un país maravilloso, un país de hadas. Es otro mundo.

ES pulpo v iv e en eS mnar


El rape v iv e en el m ar


El mar está lleno de muchas clases de animales. Peces, cangrejos, ostras, caracolas y muchos otros animales pa­ san su vida en el agua. Pero las balle­ nas, los delfines, las tortugas marinas, las serpientes de mar y otros respiran aire. Deben sacar la cabeza del agua para respirar. Muchos animales marinos no pare­ cen la clase de animal que son. La an­ guila parece una serpiente, pero es un pez. Los delfines y las ballenas parecen peces, pero no lo son. Son mamíferos, como las morsas y focas. Y las espon­ jas, anémonas y corales ni siquiera pa­ recen animales. Parecen plantas.


Peligro: cierra la tapa

La ostra es un animal que se pasa casi toda su vida dentro de una caja. La ostra se mueve solamente cuando es joven. Una ostra recién nacida es como una masa redonda y pequeña, no mayor que la cabeza de una aguja. Se mueve por medio de unos pelitos que tiene su cuer­ po. Es blanda como una gota de caucho, pero cuando ya ha cumplido un día, le comienza a crecer una con­ cha dura. En una semana, la concha cubre todo el cuerpo de la ostra. Una semana más tarde, la ostra se pega a una roca y ya nunca más se moverá. La cubierta de la ostra está formada por dos con­ chas unidas por medio de una bisagra que forma par­ te del cuerpo de la ostra. La ostra vive en el interior de la concha. La mayor parte del tiempo, la concha está abierta. La ostra ha de tener la concha abierta para poder comer. Come pequeñas plantas y animales que flotan en el agua que la rodea. Cuando la concha está abier­ ta, la ostra está en peligro. A muchos animales les gusta comer ostras. Pero la ostra puede cerrar rápidamente la concha cuando el peligro está cerca. La ostra no tiene ojos ni orejas ni nariz, pero tiene muchas pequeñas ante­ nas. Estas pueden decir a la ostra cuándo se acerca un enemigo. Entonces, la ostra cierra la tapa. La ostra puede cerrar su concha tan fuertemente que ni siquiera un hombre forzudo puede abrirla. Al­ gunos animales saben cómo hacer para que la ostra abra su concha. Pero cuando una ostra cierra su tapa, está a salvo de la mayoría de los hambrientos anima­ les que viven en el mar.


O stra

La concha de la ostra es como una caja. La ostra reposa en el interior de la concha y tiene la tapa abierta, como la ostra de la figura. En la foto de abajo la concha de la ostra ha sido abierta totalm ente. Se puede ver la ostra, blanda y gris, que reposa en el fondo de la concha.


La vida en u n í <e®pa

Un animal parecido a una flor pequeña va flotan­ do en el agua del mar. Se pega a la arena del fondo. Coge minerales del agua y construye una pequeña copa de piedrecitas alrededor de su cuerpo. Al cabo de un rato el animal brota, como si fuera una flor. El brote crece y se convierte en otro animal flor. El nuevo animal construye otra copa de piedre­ citas a su alrededor y germina a su vez, al poco rato. Y así, continuamente. Al cabo de muchos años, hay un gran montón de copas de piedra, todas unidas. Dentro de cada copa hay un animal parecido a una flor. Durante el día, todos los animales se esconden en la copa. Por la no­ che, todos los animales estiran su cuerpo y sacan los brazos que parecen pétalos de flor. Con esos brazos cogen los pequeños animales que pasan nadando cer­ ca de ellos.

M iles de anim alitos que parecen florecillas viven e'n este coral parecido a un encaje. C o ral e n ca je


Las copas de piedrecitas se ñaman coral. Cuando estos animales parecidos a flores están dentro de las copas, el coral parece un campo de flores. Los animalitos son de varios colores. Por eso el coral puede ser rojo, rosa, naranja, azul, verde o púrpura. El coral puede tener la forma de un arbusto, de un balón re­ dondo o de un encaje. El coral vivo es muy hermoso. Hace que el mundo del mar parezca un país de hadas.

Durante el día, todos los animalitos del coral se esconden en sus copas.

Por la noche, los anim alitos del coral sacan sus brazos de las copas y atrapan los alimentos.

Coral estrellad o de día

C o ral e stre lla d o d e n o ch e


Una estrella con brazos

E stre lla de m ar so l

Las puntas de la estrella de mar son sus brazos. La mayoría tienen cinco brazos. Algunas tienen muchos más.

Hay un animal que tiene ojos y pies en sus brazos y que para comer pone su estómago al revés. Y si pierde un brazo, le crece uno nuevo. Este animal se llama estrella de mar. Su cuerpo tiene forma de estrella. Cada una de las puntas de la estrella es un brazo. La mayoría de estrellas de mar tienen cinco brazos, pero algunas tie­ nen hasta cincuenta. En la parte infe­ rior de cada brazo hay muchos tubitos. Estos son los pies de la estrella. En la punta de cada brazo hay un montón de manchas pequeñas. Son los ojos de la

E stre lla d e m ar co m ú n

Los pies de la estrella de mar están en la parte inferior de sus brazos. Los pies parecen tubitos.


estrella de mar. Sólo le sirven para dis­ tinguir la luz de la oscuridad. Si a una estrella de mar le muerde otro animal un brazo y se lo arranca, le puede crecer otro. A veces un brazo arrancado puede dar lugar a una nueva estrella de mar. Cuando una estrella de mar encuen­ tra una almeja o una ostra, se pone en­ cima de ella y tira con fuerza de las dos mitades de la concha hasta abrirlas. En­ seguida saca su estómago por la boca, lo desliza entre las dos hojas de la con­ cha. Y se come la almeja u ostra.

Estre||a de mar y almeja La estrella de mar separa la concha de la almeja. Entonces, pone el estómago dentro de la concha y se come la almeja.


Millones y millones de plantitas y animales viven en el océano. La mayoría son tan pequeños que sólo pueden verse con el microscopio. Estas diminutas plantas no son como las plantas que tú has visto. Algunas parecen trozos de gelatina unidas en cadena. Otras parecen bolitas. Otras son como áncoras, con hilos colgados de ellas. Los animalitos son muy raros también. Unos pa­ recen campanas. Otros parecen bombillas con seis pa­ tas. Otros son como bolas redondas. Muchos de ellos son los hijos de otros animales mayores, como la me­ dusa. Todos estos animales y plantas flotan en el océa­ no, en su parte superior. Se les llama plancton. El plancton es el alimento más importante que hay en el mar. Muchos peces pequeños comen plancton. También lo comen otros peces mayores. Y otros animales ma­ rinos. Si de repente se acabara el plancton, todos es­ tos animales morirían. No quedaría un solo animal vivo en el océano. Por esto el plancton es el alimento más importan­ te del mar. M illones de plantitas y animales flotan en el océano. Se les llama plancton. Constituyen el alim ento de muchos grandes animales del océano. La fotografía muestra plancton visto al microscopio. Plancton


Un autéfrrti©© monstruo marino

Hace mucho tiempo, la gente creía en monstruos. Se decía de uno de ellos que tenía diez brazos y que era tan grande que podía tragarse un barco entero. Hoy sabemos que no existe tal monstruo. Pero existen animales parecidos a él. Viven en el fondo del océano. Son calamares gigantescos. El calamar tiene ocho brazos largos, puntiagudos, serpenteantes, y otros dos brazos que son como láti­ gos acabados en forma de pala. Sus ojos son grandes y miran fijo. Su cuerpo está dentro de una concha que recuerda el cucurucho de un helado. La mayoría de calamares no son mayores que la mano del hombre. Pero los calamares gigantes son más largos que dos autobuses puestos en fila. Sus ojos son como platos. Los calamares gigantes son realmente monstruos marinos. Los calamares gigantes son el alimento favorito de los cachalotes. Los cachalotes se sumergen en las profundidades oscuras del océano, donde viven los ca­ lamares. Hay batallas terribles cuando se encuentran un cachalote y un calamar gigante. El calamar rodea con sus brazos al cachalote y lo aprieta. La mayoría de veces el cachalote vence al calamar y se lo come. Se han visto muchos cachalotes con marcas de bra­ zos de calamares gigantes en sus cuerpos.

C a la m ar gigante


¿Cuál es el mayor animal de todos los tiempos? No es uno de los grandes dinosaurios de la antigüe­ dad. Es un animal que vive ahora. Es la ballena azul. Una ballena azul es tan larga y ancha que ocho gigantescos elefantes podrían ponerse en hilera enci­ ma de ella. Las ballenas parecen grandes peces. Pero las ba­ llenas no son peces. Son mamíferos. Pasan toda su vida en el agua, pero respiran aire, como nosotros. Si una ballena está demasiado tiempo bajo el agua, se ahoga.

La ballena azul es tan larga como ocho elefantes en fila.

B allen a azul


Parece que las grandes ballenas deberían comer cosas grandes. Pero la garganta de la mayoría de las ballenas es tan pequeña que no puede pasar por ella nada que sea más grueso que una naranja. Así, el ma­ yor de los animales come las cosas más pequeñas del océano. La ballena común, la ballena de Groenlandia y los rorcuales comen plancton. El plancton está for­ mado de plantas y animales tan pequeños que no se pueden ver sin el microscopio. Otras ballenas comen carne. Los narvales comen peces, cangrejos y langostas. Los cachalotes comen peces también. Pero la comida favorita de los cacha­ lotes es el calamar gigante. Las oreas comen focas y marsopas y también atacan al hombre. En otro tiempo había muchas ballenas en el mar. Pero los hombres han cazado ballenas durante mu­ chos años. Las ballenas se cazan para sacar de ellas carne y aceite. Ahora no quedan muchas ballenas. Casi todos los grandes cachalotes han sido cazados. El mayor animal que jamás ha vivido puede desapa­ recer, para siempre, muy pronto.


A nim ales que parecen frutos

A sc id ia roja

La ascidia roja, aunque parece una extraña granada, es un animal marino que aspira el agua por una boca y la expulsa por otra. Para comer, el pepinillo de mar arrastra sus dedos sobre la arena y el barro y se los lleva a la boca chupando la comida que ha quedado pegada a ellos.

Nunca encontrarás una piña o una uva marina en un cesto de frutas ni un pepinillo de mar en una ensalada. Por­ que la piña y la uva marinas no son frutos ni el pepinillo es una hortaliza. Se llaman así porque se parecen a esos frutos, pero son animales. Esta especie de granada alargada que ves en la fotografía de la izquierda no es una fruta sino un animal llamado as­ cidia roja. Las ascidias son cuerpos re­ dondos con dos aberturas como boquitas. Por una de ellas aspiran el agua. Por la otra, la expulsan. Las ascidias comen los animalitos y plantas que hay en el agua que aspiran. Están siempre sobre rocas y arena y nunca se mueven. Pepinillo de mar


La foto inferior de la página de al lado es un animal llamado pepinillo de mar. Tiene un cuerpo largo y redondo, con una especie de manojo de hojas en una punta. Estas hojas son los dedos del pepinillo y le sirven para comer los alimentos que se pegan a ellos, como tú comes mermelada chupándote los de­ dos. Los pepinillos se arrastran lenta­ mente sobre la arena y el barro movien­ do unos tubitos que rodean su cuerpo. Al moverse recogen trozos de comida con sus dedos y se los llevan a la boca chupándoselos. Las ascidias rojas, los pepinillos de mar, las uvas y las piñas marinas no son los únicos animales marinos que parecen lo que no son. El erizo de mar parece una bola con muchas agujas cla­ vadas en ella. El espatango es un ani­ mal que parece un bollito de pan.

E sp ata n g o

Esto parece un bollito de pan, pero es un animal marino que se mueve con varias patas que parecen tubitos.

Erizo de m ar

El cuerpo redondo de un erizo está cubierto de púas. Algunas de estas púas son venenosas.


El mundo oculto

La v o rtice la e s tan peq ueña que no p u e d e s verla sin m icro sco p io

En este mismo momento, a tu alre­ dedor hay millones y millones de seres vivientes. Pero no puedes ver ninguno de ellos de tan pequeños que son. Son tan pequeños que millares de ellos pue­ den vivir en una gota de agua. Estos pequeños seres vivientes sólo se pueden ver con el microscopio. Es­ tas diminutas criaturas no se parecen en nada a los perros, ranas ni a ningu­ no de los animales que conoces. Estas pequeñas criaturas tienen la forma de gotas de gelatina, zapatillas, barriles o cucuruchos de helado hechos de cristal. La mayoría de animales que viven en este mundo oculto se llaman protistos. Son pequeños y raros pero se mueven, cazan y comen como los grandes ani­ males. Los pequeños protistos son par­ te de este gran mundo viviente, lo mis­ mo que el elefante y la ballena.

El param ecio e s tan peq ueño que no p u e d e s verlo sin m icro sco p io

La am eba e s tan pequeña que no p u ed es verla sin m icro sco p io


La euglena e s tan peq u e単 a q u e no p u e d e s v e d a sin m icro sco p io


S e re s invisibles

Si extiendes mermelada sobre una rebanada de pan y de repente la mermelada se mueve y se va, creerás que estás viendo visiones. Pero algunas veces en los bosques, después de la lluvia, se puede ver algo que parece mermelada que se arrastra sobre troncos de árboles y postes. La mayor parte de criaturas del mundo oculto no pueden verse sin microscopio. Pero a veces millones de estos seres se juntan formando una masa y ésta sí que puedes verla. Esto es en realidad esta masa de mermelada extraña que se arrastra; una enorme mul­ titud de pequeños seres vivientes, unidos. Se llama mixomicete. Los mixomicetes tienen normalmente el tamaño de la mano de un hombre. Se van arrastrando lentamente sobre troncos húmedos, hojas y tallos. Se alimentan de pequeños seres del mundo oculto y trozos de plan­ ta. Cuando el suelo no está húmedo se detienen y co­ mienzan a secarse. Se transforman en muchas bolitas. Dentro de éstas hay unas cosas polvorientas, pareci­ das a las semillas, que se llaman esporas. Las bolitas se abren y las esporas salen volando. Si una espora cae dentro del agua, se convierte de nuevo en un ser pequeño, microscópico. Al cabo de un rato, esta criatura se divide en dos nuevas criaturas que permanecen juntas. Éstas se unen a otros pares y pronto una nueva especie de mermelada gelatinosa, formada por millones de nue­ vas criaturas, irá avanzando lentamente. El mixomi­ cete se mueve, como los animales, pero procede de una especie de simiente, como las plantas. Como muchas criaturas del mundo oculto, parece, al mismo tiempo, animal y planta.


Esto parece mermelada que resbala sobre un tronco. Pero en realidad son muchas criaturas vivientes, todas unidas.

La mermelada se detiene. Se transforma en muchas bolitas. Dentro de las bolas hay unas cosas parecidas a las semillas, llamadas esporas.

M ixo m icete

Las bolas se abren. Una nube de esporas salta al aire. De las esporas saldrán pequeñas criaturas que se m ultiplicarán y unirán para form ar otra vez el mixomicete.


¿Q ué son? Las pequeñas criaturas del mundo, ¿son animales o plantas? A veces pa­ recen una cosa, a veces otra. La euglena vive en estanques y po­ zos llenos de agua. L a euglena es nor­ malmente verde, como una planta, y utiliza la luz del sol para hacer su pro­ Esta criatura, com o muchas del m undo oculto, parece a veces una planta y a veces un animal. M uchos científicos llaman protistos a todas estas pequeñas criaturas.

pia comida, como hacen las plantas. Pero la euglena se mueve, como un animal. Y cuando está en la oscuridad, pierde su color verde. Caza para comer, como los animales. Por esto algunos científicos dicen que la euglena es en

E u g le n a

realidad un animal. Pero otros científicos dicen que la eu­ glena no puede llamarse ni animal ni planta, sino que necesita un nombre distinto para demostrar que es diferen­ te, a la vez, de los animales y las plan­ tas. Saben que las criaturas como la eu­ glena fueron las primeras cosas vivientes que existieron sobre la tierra. Por esto la llaman protistos, que significa el pri­

mero de los primeros. Muchos científicos llaman protistos a todas las pequeñas criaturas del mun­ do oculto.


E s tĂŠ n to re s

V o rtic e la s

Son de los mayores protistos. Comen chupando pequeĂąas criaturas.

Estos protistos parecen flores en su tallo. Pero son mĂĄs animales que plantas.

Estas criaturas tienen hileras de pelitos en su cuerpo. Nadan usando los pelos como remos.

Este protisto se arrastra usando com o piernas sus manojos de pelitos.

P aram ecio

E u p lo te s


Un océano en una cucharilla Imagina que tienes ojos microscópicos y miras una cucharada de agua de un charco. El agua parece clara a todos los demás. Pero con ojos microscópicos tú puedes ver que hay cientos de miles de pequeñas criaturas que nadan en el agua. Una cucharadita de agua es como un océano para las diminutas criaturas del mundo oculto. Son criaturas muy raras. Una de ellas parece como una zapatilla de cristal. N o tiene cabeza ni piernas ni ojos ni boca. Su cuerpo está cubierto por hileras de pelitos. Los utiliza como pequeños remos para mo­ verse en el agua. Esta criatura se llama paramecio. De repente, aparece otra criatura. Parece un trozo de gelatina lleno de burbujas. Cambia de forma cada vez que se mueve. Avanza lanzando parte de sí mis­ ma hacia delante, como si fuera un brazo, y arras­ trando el resto de su cuerpo a continuación. Esta cria­ tura es una ameba. L a ameba se mueve en dirección al paramecio. En­ vía sus brazos, largos y rizados, por encima y debajo del paramecio. El paramecio queda atrapado. De re­ pente, ya está dentro de la ameba. El paramecio se irá disolviendo a medida que la ameba lo va digirien­ do. En una cucharadita de agua de charco puedes en­ contrar diferentes clases de criaturas diminutas, lla­ madas protistos. Se trata de algunos de los seres vi­ vos más pequeños que existen.


Vista con el m icroscopio, la ameba parece una gota de gelatina. Al avanzar tropieza con un paramecio.

La ameba atrae ai paramecio hacia sĂ­. Todo su cuerpo comienza a envolver al paramecio.

Ahora el paramecio estĂĄ dentro de la ameba. Se ha convertido en alimento. Pronto desaparecerĂĄ, mientras la ameba lo va digiriendo. A m eb a y p aram ecio


El grande se com e al chico

¿Sabes que formas parte de una gran cadena de alimentos ? La cadena de alimentos comienza en el mundo oculto. Miles de millones de plantas diminutas llama­ das diatomeas flotan en el océano. Necesitarías un potente microscopio para verlas. Como muchas plan­ tas, hacen su propia comida utilizando la luz del sol. Viviendo en el océano, junto con las diatomeas, hay miles de millones de pequeños animales, pareci­ dos en la forma a las gambas, llamados copépodos. Son mucho mayores que las diatomeas. Pero aún ne­ cesitas un microscopio para verlos. Cada copépodo se come más de cien mil diatomeas al día. Nadando entre las diatomeas y copépodos avanza un pequeño pez llamado arenque. Sólo tiene treinta centímetros de longitud, pero es gigantesco en com­ paración con los copépodos. Un arenque come miles de copépodos. Los arenques son comidos a su vez por peces ma­ yores, como el bacalao. Los bacalaos mayores miden un metro. El bacalao es un importante pescado para la co­ mida del hombre. Los pescadores de los barcos pes­ can el bacalao en grandes redes. El bacalao se corta en trozos. Estos trozos se congelan y se envían a los almacenes y colmados. Tu madre compra unos trozos de bacalao conge­ lado en la tienda. Lleva el pescado a casa y lo cocina para comer. Cuando tú te comes el pescado, la cade­ na de alimentos que comenzó en la pequeña diatomea del mundo oculto llega a ti.


Para seguir con vida Cerca del Polo Norte una foquita des­ cansa sobre la nieve. Si un oso polar viera a la foquita se la comería en un minuto. Pero el oso polar no puede verla. La piel de la foca es blanca como la nieve. L a foquita está protegida por su pro­ pio color. Muchos animales necesitan protec­ ción para evitar que otros los devoren. Algunos animales están protegidos por su forma o color, como la foquita. Otros, por su coraza. Otros son buenos lucha­ dores. Otros buenos corredores. El c o lo r to s ta d o d e u n p o to o y su fo r m a le a y u d a n a s e g u ir c o n v id a

Pero ya sea corriendo, luchando o pa­ sando desapercibidos, los animales ne­ cesitan un sistema para protegerse, para seguir con vida.

Las p úas d el p u e rc o e s p ín le a y u d a n a s e g u ir c o n v id a

La v e lo c id a d d e la g a c e la le a y u d a a s e g u ir c o n v id a


El co lo r de una foquita le ayu da a se g u ir co n vida


Colores que ocultan Un saltamontes verde salta en el prado. Vuela por el aire y aterriza otra vez sobre la hierba. Antes de saltar no lo has visto. Tampoco lo ves después que ha aterrizado. Su color verde lo confunde con la hier­ ba verde. Por eso está oculto a tu mirada. Es difícil ver un animal si es del mismo color que el suelo, las rocas y las plantas que lo rodean. Es di­ fícil ver una oruga verde sobre una hoja verde, un sapo oscuro sobre un montón de tierra oscura. El co­ lor de la oruga la hace invisible a los pájaros. El color del sapo cornudo que busca insectos sobre un mon­ tón de hierba lo hace invisible a los pájaros y ser­ pientes que se lo podrían comer. Las manchas y rayas de color que muchos anima­ les tienen en su cuerpo les ayudan a permanecer ocul­ tos. El cuerpo de la jirafa es de color naranja pálido o blanco y está lleno de manchas rojo-marrones. Cuan­ do la jirafa camina entre árboles, casi no se la puede ver. Su cuerpo se confunde con las manchas de sol y sombra que se forman en el suelo. La piel del tigre es de color marrón-naranja con rayas negras. Cuando el tigre descansa en un campo verde con zonas de sol y de sombra casi no se le pue­ de ver. Los animales se acercan sin verle y el tigre puede saltar sobre ellos y comérselos. El color y los dibujos del cuerpo de los animales les ayudan a ocultarse y así pueden cazar otros ani­ males o permanecer ocultos evitando que los cacen a ellos.


Jira fa

Los colores y dibujos del cuerpo de la jirafa la ocultan cuando está entre los árboles.

Un pájaro ham briento no puede ver una oruga verde sobre una hoja verde.

Los colores de las plumas de un faisán hacen que se confunda con un montón de hojas secas.

Oruga

F a isá n


Cam bios de color ¿T e gustaría jugar al escondite con un camaleón? T e costaría mucho encontrar este pequeño lagarto porque se esconde cambiando de color. Puede ser ver­ de sobre una hoja verde, amarillo sobre un fondo de arena amarilla y gris sobre una roca gris. Ciertos langostinos cambian de color aún mejor que el camaleón. Pueden ser verdes cuando nadan en­ tre plantas marinas verdes, de color naranja cuando están cerca de un coral de este color, marrones cuan­ do nadan sobre rocas marrones. Por la noche, cuando el agua se ve de color azul oscuro, se hacen también de este color. Un campeón de los peces que cambian de color es el lenguado. Puede hacerse de color amarillo, ma­ rrón, azul, verde o rosa. Puede incluso hacerse de va­ rios colores a la vez. Si nada sobre un fondo de arena marrón con piedras amarillas, el lenguado se vuelve de color marrón con manchas amarillas. Unos cientí­ ficos pusieron una vez un lenguado en un estanque que tenía un dibujo moteado en el fondo. El cuerpo del lenguado se volvía también moteado. ¿Cómo cambian de color estos animales? En su cuerpo tienen unos saquitos llenos de colorantes que se comunican con su piel por unos tubitos en forma de ramita de árbol. El color de la luz que rodea al lenguado hace que los tubitos se llenen de este colo­ rante y así la piel se hace del color del fondo sobre el que nada el lenguado. Los animales que cambian de color tienen mucha suerte. Pueden permanecer ocultos a las miradas de los curiosos en cualquier lugar donde estén.


Estas fotografías muestran cómo el lenguado cambia de color para hacerse como el fondo sobre el que nada. En la últim a fotografía, el lenguado ha im itado tan bien el color de la arena que casi no se le puede ver.

Len gu ado


Muchos animales se defienden de los demás ac­ tuando como actores. El lagarto de gorguera es pequeño e inofensivo. Pero pretende pasar por grande y peligroso. Cuando abre la boca, su garganta es brillante y asusta. Puede poner tieso un faldón de piel que tiene en el cuello y entonces parece mucho mayor y peligroso. L a inofensiva serpiente de hocico de cerdo tam­ bién pretende a veces ser muy peligrosa. Abre su bo­ ca, silba y hace acción de morder. Pero si su enemigo no se asusta, la serpiente se finge muerta. Se enrolla sobre sí misma y permanece quieta. A muchos ani­ males no les gusta comer serpientes muertas. Por eso el enemigo la deja tranquila y se va. Otros animales fingen que no son ni siquiera ani­ males. Un pájaro llamado potoo se hace pasar, cuan­ do se ve en peligro, por una rama de árbol. Sus plu­ mas parecen cortezas. Se pone sobre una rama, se estira y cierra los ojos. Parece una rama cortada. Algunos animales actores tienen disfraces que les protegen de sus enemigos y al mismo tiempo les ayu­ dan a coger comida. Un pez sudamericano llamado pez hoja se puede hacer pasar por una hoja que flota en el agua. Los peces mayores pasan a su lado y no lo reconocen como pez. Pero cuando un pez más pe­ queño pasa nadando, el pez hoja se lo come. Estos animales actores no saben que están repre­ sentando. Hacen esa comedia para seguir con vida.


Lagarto de gorguera

Cuando este lagarto está en peligro, abre la boca. Entonces la gorguera que rodea su cuello se pone tiesa.

Con la gorguera tiesa, el lagarto parece mayor que otros animales. Por eso sus enemigos se asustan y se van.

S e rp ie n te de h o cico de cerd o

Esta serpiente no está atacando de verdad. Está sólo haciendo comedia. Así asusta a los animales que la atacan.


Pangolín

A nim ales con armadura

Un pangolín parece un tronco de pino con patas y cola. El pangolín es uno de los animales que están pro­ tegidos por una armadura. Esta armadura está hecha de escamas, como las del tronco de un pino, pero mu­ cho mayores. Cuando un pangolín se asusta, se en­ rolla como una bola. Pone la cabeza entre las patas y se cubre el estómago con la cola. Sus afiladas es­ camas se ponen de punta. Ni el mismo tigre se atre­ vería a morderle. El armadillo es otro animal con armadura. Los ar­ madillos nacen con una piel blanda. Pero al crecer, su piel se cubre de placas de hueso, delgadas y peque­ ñas. Esta armadura ósea recubre todo el cuerpo del armadillo. El armadillo se protege enrollándose como el pangolín y se convierte en una bola dura y ósea, que ni un zorro ni un lince se atreverían a morder.


Los puercoespines, los erizos, el pez erizo y los erizos de mar llevan también una especie de armadu­ ra. Sus cuerpos están recubiertos de afilados pinchos que impiden que otros animales les muerdan. Los pangolines, armadillos, puercoespines, erizos y erizos de m ar no pueden correr rápidamente ni es­ conderse ni son buenos luchadores. Pero tienen una armadura que les ayuda a conservar la vida.

Los arm adillos no son buenos luchadores. Necesitan su armadura para protegerse de otros anim ales que podrían comérselos.

A r m a d illo d e n u e v e b an d a s

Cuando un arm adillo está en peligro, se enrolla com o una bola. Todo su cuerpo está protegido por la gruesa armadura.


Licaom es p ersig u ien d o una m anada de c e b ra s


Una carrera p©r la wida

Los licaones, carnívoros africanos parecidos a los perros, cazan colectivamente. Cuando varios licaones quieren cazar una cebra para comérsela y alimentar a sus crías actúan conjuntamente. Persiguen y acosan a la cebra hasta darle muerte. Los licaones corren todo lo que pueden para dar alcance a su presa. Y las cebras corren también todo lo que pueden a fin de escapar con vida. Es la carrera por la propia exis­ tencia. Cebras y licaones corren por su vida. Los licaones deben cazar la cebra para poder comer. Y la cebra debe escapar para seguir viviendo. Si los licaones son lentos o viejos, la cebra puede escapar. Pero si los licaones son jóvenes y rápidos, probablemente atra­ parán a la cebra y la matarán para comérsela. Los animales que consiguen su alimento cazando otros animales son rápidos corredores. Un hombre nunca podría ganar una carrera con ellos. Los zorros y los lobos son dos veces más rápidos que el hombre. El guepardo corre tres veces más que el hombre. Es el más rápido de los animales. Los animales que sirven de comida a los leones, zorros y demás cazadores son también animales co­ rredores. Las gacelas corren más que los caballos de carreras. Las liebres y las cebras son casi tan rápidas como las gacelas. Las mismas jirafas, que parecen tan lentas, corren más que el hombre. Los leones, leopardos y guepardos cazan antílo­ pes, ñus y cebras. Los lobos cazan ciervos y alces. Los coyotes y zorros cazan conejos. El animal caza­ dor corre para poder comer. El animal perseguido co­ rre para que no se lo coman. El que gana la carrera es el que sigue vivo.


D ientes y garras

El sol brilla sobre los cactus y matas de artemisa de un desierto de Norteamérica. Un tejón está muy ocupado excavando un hoyo. Un coyote pasa por allí. Ve al tejón y se relame los labios con su lengua larga y rosada. El coyote está planeando comerse al tejón para cenar. El tejón trata de huir. Pero el coyote se lanza so­ bre él y lo atrapa. El tejón gruñe, enseñando sus afila­ dos dientes. Se vuelve contra el coyote y lo araña con sus garras. El coyote retrocede. Es mucho mayor que el tejón, pero no le gustan nada los dientes y las garras que tiene. Al fin, decide marcharse en busca de una cena más fácil. El tejón ha salvado su vida luchando. El tejón es un buen luchador. Pero otros animales que parecen inofensivos también luchan para evitar que se los coman. Las cebras, las jirafas y los ciervos golpean al enemigo con sus pezuñas, duras y afiladas, y pueden hacerle heridas profundas. El aparentemen­ te inofensivo avestruz se defiende también a golpes. El golpe de una de sus grandes patas puede romper el lomo de una hiena. Cuando el gigantesco oso hor­ miguero está en peligro, se levanta sobre sus patas traseras y lucha con las afiladísimas garras de sus patas delanteras. Todo animal usa sus armas cuando lucha por su vida.


C o y o te y tej贸 n

El coyote quisiera comerse el tej贸n, pero le teme. El tej贸n es buen luchador y sabe defenderse.


Form as de vida de los anim ales

El can to del pinzón p u ede s e r un a v iso

La horm iga va a trab ajar to d o s lo s días

¿Por qué cantan los pájaros? ¿Por qué caminan sin cesar las hormigas? ¿Por qué el mandril parece bostezar cuando ve otro animal? ¿'Hay alguna razón para que estos animales obren de esta manera? Los animales no pueden pensar como la gente. Pero los animales actúan casi siempre por una razón. El canto de un pájaro puede ser un aviso de peligro, una amenaza o una invitación a un com­ pañero. Las hormigas caminan sin ce­ sar para encontrar la comida que llevar a su nido. El mandril no bosteza. Con su especie de bostezo advierte a otro animal que no se acerque, si no quiere reñir. Los animales hacen cosas para pro­ tegerse, para encontrar alimentos o para estar más cómodos. E incluso a veces hacen cosas para divertirse.


E le fa n te s a frica n o s

La madre elefante protege a su crĂ­a guardĂĄndola entre sus piernas. Si la madre ve un enemigo, levanta la trom pa y hace un ruido de atenciĂłn.


Protegiendo a las crías

La nieve cae en torbellinos. El viento silba. Una tempestad se abate sobre las nevadas tierras que ro­ dean el Polo Sur. Allí vive el pingüino emperador. Los pingüinos mayores agrupan a todas las crías y for­ man a su alrededor un tupido círculo. De esta mane­ ra, los pingüinos protegen a sus crías de la tormenta. En Africa, un elefante y su cría corretean en una pradera cubierta de hierba. La madre tiene a su cría entre las piernas mientras van andando. De esta for­ ma protege a la cría de los animales que puedan ata­ carla. Si la madre ve algún animal enemigo, levanta la trompa y hace un largo sonido. Esto advierte al animal que no se acerque. Tres garzas pequeñas están en su nido en Nor­ teamérica. La madre garza está de pie sobre el nido y abanica a las crías con sus alas. Las crías morirían si se calentaran demasiado; por esto la garza madre las abanica. Las crías de animales están en peligro por mu­ chas razones. Muchas de ellas morirían o las mata­ rían si no se las protegiera. Por eso muchos animales protegen a sus crías de todo aquello que pueda ha­ cerles daño.


Sonidos que significan algo

M irlo de alas rojas

Cuando un m irlo macho de alas rojas canta en primavera, está diciendo a los otros machos que se mantengan alejados.

La paloma arrulla. El coyote aúlla. Los grillos cantan. Los gansos graznan. El león ruge. Muchos de estos sonidos que emiten los animales por la boca quieren decir algo. Algunos sonidos de animales son avi­ sos. Un mirlo macho de alas rojas que canta en primavera está lanzando ad­ vertencias a otras aves de su especie: “Este es mi sitio. Alejaos o pelearemos.” Algunos sonidos que hacen los ani­ males son invitaciones. Hay una clase de ranitas que hacen un ruido como de cascabel. El ruido lo hacen los machos para invitar a las hembras a acercarse a ellos. Ciertos sonidos son señales de soco­ rro. El delfín, cuando se siente herido o en apuros, emite un sonido silbante. Entonces otro delfín acude a ayudarle. Algunos sonidos indican peligro. Si un pinzón ve un halcón en el cielo, se pone a gritar. Los otros pinzones se es­ conden rápidamente en los árboles o entre las matas, donde el halcón no pue­ da verlos. Los sonidos de los animales no son palabras. Los animales no pueden ha­ blar como hacemos nosotros. Pero mu­ chos sonidos que hacen los animales significan realmente algo.


Coyote

Cuando un coyote aĂşlla, otros empiezan a aullar al mismo tiempo. Algunos creen que el aullido del coyote es una seĂąal.

C a sto r

Cuando el castor tem e algĂşn peligro, golpea el agua con la cola. Esto produce una salpicadura y un ruido. El ruido adviene a los otros castores del peligro. Cuando lo oyen, se echan al agua y se alejan nadando.


Una larga siesta invernal En otoño, la marmota se enrolla formando una bola en su casa subterránea y se pone a dormir. Duer­ me durante todo el invierno. El sueño de la marmota no es como el sueño que tú tienes por la noche. El corazón de la marmota em­ pieza a palpitar lentamente hasta estar casi parado. Su respiración casi se para también. Y el cuerpo de la marmota cambia. Normalmente está caliente por­ que es un animal de sangre caliente. Pero el cuerpo de la marmota se enfría antes de que comience su larga siesta de invierno. El sueño de la marmota se llama hibernación. Las ardillas, murciélagos y algunos otros animales de san­ gre caliente también hibernan. Los osos y otros ani­ males hacen largas siestas en invierno, pero no hiber­ nan en realidad. Sus cuerpos no se enfrían. Las serpientes, tortugas, ranas y sapos también hibernan, pero de distinta manera. La serpiente es un animal de sangre fría. Su cuerpo está siempre a la misma temperatura del aire circundante. Así, cuando el tiempo se enfría, el cuerpo de la serpiente también se enfría. L a serpiente busca un sitio caliente y se arrastra al interior de un agujero. El tiempo se va ha­ ciendo más frío y el cuerpo de la serpiente se enfría a su vez y se endurece. Su corazón y su respiración casi se paran. La serpiente debe aguardar a que llegue el tiempo caluroso para que su cuerpo se caliente lo suficiente para poder moverse. Pero el cuerpo de la marmota se calienta por sí mismo, mucho antes de que llegue el tiempo caluroso. A veces hay nieve todavía en el cam­ po cuando la marmota despierta y sale de su agujero.


M arm ota

La marmota duerme durante todo el invierno en su casa bajo tierra. Esta larga siesta se llama hibernación.

S e rp ie n te de agua

En invierno, el cuerpo de la serpiente se pone tan frío y rígido que no puede moverse hasta la llegada del buen tiem po. Esto es tam bién un tipo de hibernación.


P รก ja ro s m ig rato rio s


El gran misterio


Los cocodrilos tratan de comerse todos los pája­ ros que se les acercan. Pero cierta clase de pájaros pueden andar entre los cocodrilos sin que peligre su vida. Incluso ponen sus huevos en el mismo sitio que los cocodrilos. Estos pájaros se llaman alcaravanes y se alimen­ tan de los insectos que molestan a los cocodrilos. Esto proporciona a los pájaros una comida fácil y al mis­ mo tiempo hace que los cocodrilos estén más cómo­ dos. Los pájaros ayudan a los cocodrilos y ésta es probablemente la razón por la que los cocodrilos no les hacen daño. Otras aves, llamadas bufagos, ayudan a los rino­ cerontes. Normalmente, el rinoceronte no deja que se le acerque ningún animal. Pero permite que los bufa­ gos se le monten a la espalda. L os bufagos se comen los pequeños insectos que pican al rinoceronte. Esto hace que el rinoceronte se sienta mejor. H ay unos peces pequeños, llamados labros, que ayudan a otros muchos peces. Ciertos gusanitos se pegan a los peces y les pican en el cuerpo. Cuando esto sucede, los peces se acercan a un coral donde vive el labro. El pequeño labro recorre el cuerpo del pez y se come todos los gusanos. El alcaraván, el bufago y el labro sacan algún pro­ vecho de los animales a quienes ayudan: la comida. Los animales a quienes ayudan se ven así libres de insectos y gusanos que les molestan y les hacen da­ ño. Los científicos llaman a esto simbiosis.


B u fag o s y rin o cero n te

El bufago ayuda al rinoceronte comiéndose los insectos que le molestan. El pequeño labro ayuda a los otros peces comiéndose los gusanitos que están sobre ellos. Lab ro s lim piando un pez


Seguridad en la m anada Una manáda de papiones busca comida en una llanura de África. Todos los papiones vigilan a su alrededor. Puede haber un león arrastrándose por la hierba hacia ellos. Cuando un papión ve u oye algo extraño emite un fuerte chillido. Entonces, todos los papiones se apresuran a subir a los árboles. Gracias al aviso de un papión, todos se han puesto a salvo. Algunos animales viven juntos, en manada. Así están más seguros. Si un animal está solo, puede ser que no vea o no oiga al enemigo que se arrastra hacia él. Pero si están muchos animales juntos, hay muchas más posibilidades de que uno de ellos vea u olfatee el peligro y avise a los otros. Manadas de papiones, cebras, antílopes y ciervos se escapan cuando se les advierte del peligro. Pero, a veces, la manada lucha contra el enemigo. P a p io n e s


Si los bueyes almizcleros encierran en un círculo a sus crías, los lobos no las pueden atacar.

Cuando los bueyes almizcleros del Canadá, gran­ des y peludos, son atacados por los lobos, forman un círculo encerrando en él a sus crías. Los bueyes que­ dan con la cabeza baja mirando a los lobos y amena­ zándoles con sus largos cuernos. Los lobos aúllan, pero no se atreven a atacar. Mientras los bueyes al­ mizcleros están en círculo, toda la manada está a salvo. Muchas veces un animal solo no está tan seguro como en manada. La manada da seguridad.


Una ciudad de horm igas Un nido de hormigas es como una pequeña ciu­ dad, donde viven cientos e incluso miles de hormigas. Las hormigas construyen sus nidos excavando túne­ les y almacenes en el suelo. El dibujo de la página siguiente muestra un nido de hormigas rojas. Las hormigas caminan de un lado a otro. En la superficie un grupo de obreras busca comida. L a hormiga alada es un macho. Las hormi­ gas machos no hacen ningún tipo de trabajo. Dentro del nido, en el túnel superior, dos obreras arrastran al interior parte de una hoja. L a utilizarán para reparar el nido. Otras obreras transportan capu­ llos a otra habitación. Dentro de cada capullo hay una hormiguita que, al crecer, romperá el capullo y echará a correr. En el túnel de en medio está la hormiga reina. Es mucho mayor que las obreras. Pasa su vida entera poniendo huevos. Es la madre de todas las hormigas del nido. Las hormigas trabajan juntas, como si fueran muy inteligentes. Pero en realidad no son inteligentes. No pueden pensar como tú. L a hormiga hace cosas por­ que su cuerpo recibe señales en forma de olores. Los distintos olores hacen que las hormigas hagan distin­ tas cosas. Las hormigas nunca cambian ni aprenden nada nuevo. N o pueden. Hace cientos de millones de años las hormigas vivían exactamente de la misma manera y hacían las mismas cosas que hacen hoy en día.


Nutria

A las nutrias les gusta ju g ar con toboganes. Esta nutria ha hecho un tobogĂĄn en la nieve. En el verano, a las nutrias les gusta deslizarse por pendientes fangosas hacia el agua.


¿Te gusta jugar al marro? A los chimpancés les gusta. Los chimpancés se persiguen unos a otros en­ tre los árboles y arbustos, chillando y gritando. Pa­ rece como si estuvieran enfadados, pero en realidad se están divirtiendo. A veces, para empezar el juego, un joven chimpancé pellizca a otro y sale corriendo. A las focas también les gusta jugar. Resoplan, gri­ tan y salpican en el agua. Los chimpancés, focas y muchos otros animales parece que juegan sólo para divertirse, como tú. Pero, jugando, muchos animalitos aprenden a cazar. Los cachorros de lobo juegan arrojándose uno so­ bre otro, se muerden y se golpean jugando. Cuando han crecido, ponen en práctica lo que han aprendido jugando y cazan a otros animales corriendo y mor­ diéndolos. Los cachorros de zorro también aprenden jugan­ do. Cuando uno está acostado, otro se acerca lenta­ mente hacia él y le salta encima. Cuando son mayo­ res, los zorros consiguen su comida de la misma manera; acercándose cautelosamente a un animal y saltando sobre él. Muchas crías de mamífero juegan para divertirse y al mismo tiempo aprenden. Pero los insectos, rep­ tiles, anfibios y peces nunca dan la impresión de es­ tar jugando. Están demasiado ocupados en buscar ali­ mentos y en evitar que se los coman.


El mundo de los anim ales

1

P a ra u n fe n e c el m u n d o e s tá lle n o d e ru id o s

U n a m a rip o s a o lfa te a el m u n d o c o n su s a n te n a s

I El m o n o la n u d o p u e d e v iv ir e n un m u n d o d e c o p a s d e á rb o le s

Vemos, olemos y sentimos el mundo que nos rodea. Los animales también lo hacen, pero de distinta manera. Al­ gunas especies de animales no pueden hacer todo esto. Otros animales lo ha­ cen mejor que nosotros. Así, a cada clase de animales el mun­ do aparece de forma diferente. Unos animales ven los colores, otros ven sólo sombras grises. Para unos animales el mundo está lleno de olores, para otros no existen los olores. Algunos animales no pueden oír. Otros no pueden ver. El mundo de ciertas clases de anima­ les es muy diferente a tu mundo. El mundo de un murciélago es la oscuri­ dad, con ecos de sonido. Para una ma­ riposa el mundo está lleno de formas, colores y olores que no podemos ima­ ginar. Pero cada animal tiene la clase de ojos, nariz, oídos y antenas que precisa para vivir su vida en el mundo.


Los g ra n d e s o jo s d e l b Ăş h o p u e d e n v e r e n la o s c u rid a d


Si pudieras ver a través de los ojos de un conejo verías a un mismo tiempo las cosas situadas delante de ti, a los lados y casi todo lo de detrás. Pero no distinguirías los colores. Todo sería gris y borroso, como la imagen en blanco y negro de un televisor mal sintonizado. Si algo se moviera detrás de ti, lo ve­ rías al instante. Si tuvieras los ojos de un halcón, ve­ rías las cosas de colores, como las ves con tus ojos. Pero lo verías todo au­ mentado. El halcón, volando a 400 me­ tros de altura, puede ver un ratoncillo que corre sobre la hierba. La vista de un halcón es ocho veces más potente que la de una persona. El halcón puede ver una rata corriendo en un campo a 4 0 0 m etros de distancia. C ie rv o

Como los ojos del ciervo están a ambos lados de su cabeza, puede ver, a un m ism o tiem po, lo que tiene delante, a los lados y parte de lo que tiene detrás.

H a lc ó n


Ojos de lib é lu la

Cada uno de los ojos de la mayoría de los insectos está form ado en realidad por miles de ojitos. Cada ojito ve una pequeña parte de lo que mira el insecto.

Si pudieras ver a través de los ojos de una abeja, las cosas te parecerían ra­ rísimas. Un campo de flores te parece­ ría una sombra grande y negra. Las margaritas amarillas te parecerían con brillantes manchas que la gente no pue­ de ver. Estas brillantes manchas son de un color llamado ultravioleta. Las abe­ jas ven el color ultravioleta, pero tú no puedes verlo. Otros animales ven las cosas de modo muy diferente de como las ves tú. Al­ gunas arañas tienen ocho ojos. ¿Cómo crees que ven las cosas ? ¿Cómo ven las cosas la langosta o el pulpo? Sólo po­ demos suponerlo. Pero cada tipo de ani­ mal ve las cosas como precisa para se­ guir viviendo.

Estas dos foto s corresponden a la misma flor. La fotografía de abajo fue tom ada con una clase especial de luz. M uestra que hay un color que no podem os ver en el centro de la flor. La abeja ve este color com o una mancha brillante.


Escucha Un murciélago vuela por el interior de una cueva. Rocas largas y afiladas cuelgan del techo y brotan del suelo. La cueva está completamente a oscuras. Pero el murciélago no tropieza con una sola roca. ¿Cómo sabe el murciélago dónde están las rocas? Las oye. M ientras vuela, el murciélago da pe­ queños chillidos. Si una roca está en­ frente del murciélago, el chillido hace eco, el murciélago lo oye y se desvía para no chocar. T ú no puedes oír ni el chillido del murciélago ni el eco. Pero el murciélago los oye perfectamente. Los pájaros pueden oír mejor que los hombres. ¿ H as visto alguna vez un tor-

El m urciélago em ite unos pequeños chillidos al volar en la oscuridad. Si oye el eco de su chillido, se desvía para no chocar contra el obstáculo que tiene delante. M u rc ié la g o


do o un mirlo con la cabeza pegada a un lado? Está escuchando el ruido que hace un gusano al avanzar. El pájaro vuela hacia el ruido y atrapa al gusano. Las orejas del pájaro son dos agujeros, uno a cada lado de su cabeza. Los cier­ vos, los conejos y muchos otros anima­ les necesitan buen oído para evitar que se los coman. Pueden mover sus orejas para escuchar mejor los ruidos de los animales que vienen a comérselos. Los perros también pueden oír rui­ dos que tú no puedes oír. Si suena un pito especial para perros, tú no oyes nada. Pero tu perro sí. Y se echa a co­ rrer sin que tú sepas por qué. Llama a un perro por su nombre con voz muy baja y verás cóm o sus orejas se mueven. Los perros y otros mamíferos pueden orientar sus orejas hacia el sonido que están escuchando.

P e rro te r r ie r


Un m undo de olores

A r d illa v o la d o ra

Cuando pasas ante una pastelería lo notas por el olor, aunque no veas el es­ caparate. No puedes ver el perfume de una señora, pero puedes decir que lo usa. Y sabes que el amigo con quien hablas acaba de mascar un chicle de menta. Tu olfato te dice estas cosas aunque tú no quieras saberlas. El olfato también les dice muchas co­ sas a los animales. Generalmente, más de las que tu olfato te dice a ti. Las ardillas huelen las nueces que recogen y saben, sin necesidad de abrirlas, si están buenas o podridas. Prueba si eres capaz de hacerlo tú y verás que no. Cuando una serpiente busca alimen­ to, saca su lengua que tiene forma de

La ardilla puede decir si la nuez es buena o mala sólo con olería.

C u le b ra d e l d e s ie rto

Cuando una serpiente saca la lengua, está olfateando. La lengua de la serpiente le sirve para oler las cosas.


Y. Con la lengua la serpiente puede oler una rata o una rana incluso en medio de un bosque lleno de olores. Los insectos pueden oler muy bien las cosas, aunque no tengan nariz. Hue­ len con sus dos antenas móviles. Una mariposa luna macho tiene dos antenas que parecen plumas doradas. Estas an­ tenas pueden oler una mariposa luna hembra a más de un kilómetro y medio de distancia. El olfato ayuda a los animales a en­ contrar comida o a encontrar una com­ pañera. El olfato permite a los anima­ les saber si un enemigo está cerca. Cada animal vive en su propio mundo de olo­ res y cada olor significa algo para él. Con sus dos antenas com o plumas doradas, esta mariposa puede oler a otra que está a un kilóm etro y medio de distancia. M arip o sa luna


Una m anera distinta de cazar

Una hambrienta serpiente de cascabel se arrastra durante la noche. El animal al que va a cazar no pue­ de verla porque todo está oscuro. La serpiente tam­ poco puede verle, pero no lo necesita. Tiene otro me­ dio de encontrarle. En la cabeza de la serpiente de cascabel, debajo mismo de sus ojos, hay dos pequeños hoyos. Con es­ tos hoyos la serpiente puede sentir el calor de los cuer­ pos de otros animales, aunque no estén muy cerca. De repente, la serpiente vuelve su cabeza hacia la izquierda. Una rata está cerca y los hoyos de la ser­ piente de cascabel han sentido el calor del cuerpo ca­ liente de la rata. Sin hacer ruido, la serpiente se acer­ ca, avanza la cabeza y coge la rata con su boca. Los hoyos de la serpiente la han guiado al lugar donde estaba la rata. Debajo de los ojos, la serpiente de cascabel tiene dos hoyitos. Estos hoyitos le ayudan a encontrar los anim ales que se come. S e r p ie n te d e c a s c a b e l y ra ta d e lo s b o s q u e s


M o sq u ito h e m b ra

El mosquito tiene en la cabeza dos antenas que le sirven para encontrar comida.

Un mosquito hembra también puede sentir el ca­ lor a mucha distancia. Siente el calor con sus dos an­ tenas. La sangre de los animales de cuerpo caliente es el alimento de los mosquitos hembra. Cuando un mosquito se posa en tu brazo para picarte es porque sus antenas le han dicho que tu sangre está caliente. Ya sabes cómo cazan los animales guiándose por la vista, el oído y el olfato. Ahora has aprendido cómo buscan la comida la serpiente de cascabel y el mos­ quito guiándose por el olor de otro animal que está lejos de ellos. Pero es algo del mundo de los animales que sólo podemos imaginar.


El m undo de la noche Un ratón se pasea por un prado en una noche es­ trellada. Aunque no ve casi nada, el ratón conoce el camino porque esta parte del prado es su territorio. T ú también puedes ir del comedor de tu casa a tu habitación aunque esté a oscuras. El aire está lleno de olores y el ratón olfatea mientras se pasea. El ol­ fato le sirve para encontrar comida. Cerca del ratón, un búho de grandes ojos está po­ sado sobre un árbol. Sus grandes ojos le permiten ver más que los del ratón. Por eso el búho puede ver me­ jor en la noche que un animal diurno. Sin embargo, si la noche es muy oscura, el búho no ve al ratón. Pero, de repente, el búho se lanza sobre el ratón. El búho tiene un oído tan fino que oye incluso el ruido que hace el ratón al correr. Gracias a su oído, puede atrapar al ratón. En otra parte del prado, un mapache olfatea el aire y escucha en busca de alimentos. Los ojos del mapache brillan como dos brasas amarillas. En el interior de los ojos del mapache hay como dos espejitos que reflejan la luz de la luna y de las estrellas. Muchos animales nocturnos tienen ojos como espejos, que les sirven para ver mejor en la noche. De noche, en los prados y bosques hay tanta ac­ tividad como en pleno día. Allí hay mariposas, luciér­ nagas, murciélagos, búhos, chotacabras, zorras, mapaches y otros animales. D urante toda la noche, estos animales cazan y comen en su mundo nocturno, lleno de ruidos y olores.


Búho d e V irg in ia y ra tó n

El búho ha atrapado un ratón y se lo va a comer. El ratón y el búho son animales nocturnos.


Frío y calien te

La rata canguro vive en el desierto abrasado por el sol. Las capas de aire que están en contacto con el suelo se calientan tanto que están en continuo mo­ vimiento. De día, la rata canguro duerme en un agu­ jero bajo tierra para librarse del calor del sol. Cuando se pone el sol, el suelo del desierto se en­ fría. Entonces la rata canguro sale de su agujero y se pone a buscar semillas que le sirvan de alimento. No busca agua. Aunque encontrara una charca, no bebe­ ría. La rata canguro nunca bebe porque su cuerpo puede producir el agua que precisa con las semillas que come.

R a ta c a n g u ro

La rata canguro vive en el desierto. Estas ratas nunca beben agua. Durante eí caluroso día permanecen en sus frescas madrigueras subterráneas.


M orsas

Las morsas viven en lugares helados donde siempre hace frío. Pero la morsa se conserva caliente gracias a la gruesa capa de grasa que tiene bajo la piel.

La morsa vive en un mundo de agua fría e islas flotantes de hielo. La morsa se acerca nadando a una de estas islas de hielo, clava sus dos largos dientes o colmillos en el hielo y, apoyándose en ellos, sale del agua. Una vez está fuera se estira al sol sobre el hie­ lo, como tú te tumbas en una playa soleada. La mor­ sa se conserva caliente porque debajo de su piel fuer­ te y dura tiene una gruesa capa de grasa. Las diferencias que tienen los cuerpos de los dis­ tintos animales les sirven para seguir viviendo. Una rata canguro tiene lo que necesita para vivir en el cá­ lido desierto. La morsa tiene lo que precisa para vivir en su mundo frío y helado. La rata canguro y la mor­ sa nunca podrán cambiarse los lugares donde viven.


Trom pas y colas ¿No te parecería raro tener una mano en la punta de laiiariz? Pues el elefante tiene una especie de mano en la punta de su nariz. La nariz del elefante es su trompa. En la punta de la trom pa tiene uno o dos bultitos que le sirven de dedos. El elefante puede levantar la trompa y arran­ car con esos dedos las hojas de los árboles. Después curva su trompa hacia abajo y se lleva las hojas a la boca. Con los dedos que tiene en la punta de la trom­ pa puede coger un pequeño cacahuete. Puede también utilizar su trompa como porra para golpear a un tigre y echarlo patas arriba. Los monos lanudos, los monos aulladores y otras clases de monos de América del Sur tienen una cola tan útil como la trompa del elefante. Con ella se co­ gen a una rafrta y columpiándose pasan a otra. Tam ­ bién les sirve para colgarse en un lugar y con las pa­ tas libres van cogiendo frutas y se las comen. Tener una cola así es como tener una mano más.


E le fa n te a fric a n o

M o n o a u lla d o r

El elefante utiliza la punta, de su trom pa com o una mano

Este mono puede utilizar su cola com o una mano mĂĄs.


El ornitorrinco es un mam Ă­fero, pero en algunas cosas parece un ave. Tiene el cuerpo com o un castor y las patas y el pico com o un pato. El ornitorrinco hembra da leche, com o los m am Ă­feros hembras. Pero pone huevos, com o las aves.

O rn ito rrin c o


El equidna es un mamĂ­fero, pero, com o el ornitorrinco, en algunas cosas parece un ave. Un equidna hembra da leche, com o los mamĂ­feros. Pero pone huevos, como las aves. Come horm igas y termitas.

E q u id n a


Este extraĂąo lagarto llam ado ajolote parece un gusano con dos patitas. Sus dos patitas le sirven para arrastrarse y para excavar agujeros bajo tierra, donde se esconde durante el dĂ­a. Los ajolotes viven solam ente en la Baja California.

A jo lo te


La llamada serpiente de cristal ni es serpiente ni es de cristal. Es un lagarto sin patas. Puedes ver que no es una serpiente porque tiene párpados. Ninguna serpiente tiene párpados. Si coges una serpiente de cristal por la cola, ésta se romperá. La cola de muchos lagartos se rompe y vuelve a crecer. Pero no sucede igual con la cola de las serpientes. S erpiente d e c ris ta l


P ez tre p a d o r

Este pez se ahogarĂ­a si estuviera dem asiado rato en el agua. Tiene que asomarse a la superficie del agua, de cuando en cuando, para respirar aire. A veces sale del agua y se pasea por la tierra, remando con sus aletas.


A veces los lagos donde los peces pulm onados viven junto con otros peces se secan. Entonces los peces normalmente se mueren, pero el pez pulm onado construye una concha de barro alrededor de sĂ­ mismo y se echa a dormir hasta que el lago se llena otra vez de agua y el barro se ablanda. El pez pulmonado puede respirar en el agua y en el aire. Pez p u lm o n a d o a fric a n o


Esta regla te servirá para saber el tam año de cada uno de estos animales. M a m ífe ro s La m u s a ra ñ a e tru s c a m id e u n o s dos c e n tím e tro s y m e d io . La b a lle n a azu l es m á s la rg a q u e c ie n d e e s ta s re g la s en fila . La m u s a ra ñ a y la b a lle n a son m a m ífe ro s . T a m b ié n lo es tu p e rro .

La m usaraña etrusca es el m ás pequeño de los m am íferos. No es mayor que el dedo pulgar de un hombre.

La ballena azul es el mayor de los m am íferos. Es m ás larga que ocho elefantes en fila.

A ves

R e p tile s

El c o lib rí m id e u n o s c in c o c e n tím e tro s . El a v e s tru z es m ás a lto q u e o c h o re g la s en fila . El c o lib rí y el a v e s tru z son av e s . T a m b ié n lo es el g o rrió n .

El g e c k o d e d e d o s e s fé ric o s m id e u n o s c in c o c e n tím e tro s . La p itó n re tic u la d a m id e u n a s tre in ta re g la s . El g e c k o y la p itó n son re p tile s . T a m b ié n lo es la to rtu g a .

El colibrí es el ave m ás pequeña. No es m ás largo que uno de tus dedos.

El avestruz es la mayor de las aves. Es m ás alta que un hombre alto.

La pitón reticulada es el reptil más largo. Es m ás larga que seis bicicletas puestas en fila.


Anfibios La rana e n a n a d e C u b a m id e unos dos c e n tím e tro s . La sa lam a n d ra g ig a n te es ta n larga co m o c in c o re g la s e n fila . La sa lam a n d ra y la ra n a son anfibios. T a m b ié n lo es el sa p o .

La rana enana de Cuba es el más pequeño de los anfibios. Tiene el tam año de una moneda.

La salam andra gigante es el mayor anfibio. Es casi tan larga como una bicicleta.

Peces El gobio p ig m e o m id e a lg o m ás de un c e n tím e tro . El tib u ró n ballena es ta n la rg o c o m o cincuenta re g la s en fila . El g o b io y el tib u ró n b a lle n a s o n p e c e s . Tam bién lo es la tru c h a .

El gobio pigmeo es el pez más pequeño. No es más largo que la uña de un hombre.

El tiburón ballena es el m ayor pez. Es un poco más largo que un vagón de m ercancías.

A rtró p o d o s U n á c a ro es m á s p e q u e ñ o q u e e s te p u n to . U n c e n to llo g ig a n te es m á s a n c h o q u e o c h o re g la s . El á c a ro y el c e n to llo g ig a n te son a rtró p o d o s . T a m b ié n lo es la h o rm ig a .

El ácaro es el : artrópodo más pequeño. Los ácaros m ás pequeños son tan dim inutos que no los puedes ver sin el microscopio.

El centollo gigante es el mayor de los artrópodos. Su cuerpo es mayor que un cesto de papeles.


U nos para otros En todas las partes del mundo viven juntos plantas y animales de distintas especies. Algunos animales se alimentan de plantas. Otros, de animales. Unos ani­ males se van a buscar comida lejos de U n a o ru g a d e m a rip o s a m o n a rc a

donde viven; otros la encuentran allí

p u e d e v iv ir d o n d e h a y a p la n ta s d e v e n c e tó s ig o

donde viven. Pero los animales y las plantas se necesitan mutuamente. El hombre también necesita a los anima­ les y las plantas. Si no fuera por ciertos insectos, mu­ chas plantas no tendrían simientes. Si los animales que se alimentan de plan­ tas no tuvieran enemigos que se los co­ mieran a ellos, las plantas serían des­ truidas. Si no hubiera gusanos y otros pequeños animales que viven debajo del suelo, no habría tierra buena para las raíces de las plantas. Si no hubiera plan­

El ra tó n d e c a m p o a m e ric a n o

tas verdes, no habría animales ni per­

a y u d a a m a n te n e r re d u c id o el n ú m e ro d e s a lta m o n te s

sonas.

El p a n d a g ig a n te só lo v iv e d o n d e c re c e n c a ñ a s d e b am b ú

ES g lo tó n es un e n e m ig o n a tu ra l d e m u c h o s a n im a le s


Plantas y anim ales se necesitan nraytuamerat®

Las plantas y los animales trabajan unos para otros y se hacen intercambios de las cosas que nece­ sitan para vivir. Los animales respiran el aire de la atmósfera. En el interior de su cuerpo el aire se transforma y, cuan­ do sale al exterior, lleva más cantidad de carbono que cuando entró. Los animales no pueden volver a res­ pirar este aire con carbono. Pero las plantas necesi­ tan carbono para vivir. Lo cogen del aire y éste se convierte en bueno para que lo respiren los animales de nuevo. Las plantas comercian con los animales: reciben carbono y dan aire puro. Las plantas hacen comida del carbono y del agua. Utilizan la luz del sol para realizar este trabajo, igual que un motor usa gasolina o electricidad para realizar un trabajo. Las plantas almacenan el alimento que fa­ brican dentro de ellas mismas. Muchos animales co­ men plantas y se aprovechan de la comida que estaba en las plantas. Otros animales, como los zorros, lobos y leones, comen animales que han comido plantas y se aprovechan de la comida de las plantas que estaba en el cuerpo de los animales comidos. De esta mane­ ra, las plantas alimentan a todos los animales. Pero, i qué obtienen las plantas a cambio ? Muchas cosas. Las plantas se fabrican alimentos con el car­ bono y otras cosas que proceden del cuerpo de los animales. Los insectos llevan el polen de una flor a otra y el polen forma semillas. Los pájaros y otros animales comen frutos y arrojan las semillas donde pueden brotar como una nueva planta. Así estos ani­ males ayudan a que nazcan otras plantas. Las plantas y los animales se necesitan unos a otros. No podrían vivir unos sin otros.


A b e jo rro

Cuando una abeja se posa en una flo r para coger alim ento, su cuerpo queda lleno de un polvo am arillo llam ado polen. Cuando esta mism a abeja pasa por otra flo r a coger alim ento, el polen que lleva pegado a su cuerpo se queda en esta nueva flo r y hace que nazcan nuevas semillas.


Per qué les anim ales wiwesi dendte viven Tú comes carne, patatas, pan. El oso come pes­ cado y habas. Ciertas clases de animales comen plan­ tas. Otros, en cambio, se alimentan sólo de otros ani­ males. Hay animales que comen plantas y otros animales. Pero todo animal tiene su comida favorita y debe vivir donde pueda obtener lo que necesita. Las vacas comen hierba. Las cebras y gacelas tam­ bién. Por esto no viven en el bosque, sino en las gran­ des llanuras, donde hay mucha hierba para comer. Los leones comen gacelas y cebras. Por esto los leo­ nes viven también en las grandes llanuras, donde está su alimento. Los pandas gigantes viven en las montañas del sur de la China. Los pandas comen plantas de bam-

Los anim ales que comen plantas, com o las cebras, viven donde hay plantas. Los anim ales que comen carne, com o los guepardos, viven donde hay anim ales para comer. G u e p a rd o s y c e b ra s


bú. El tipo de bambú que comen los pandas crece sólo en las montañas donde viven. Los pandas no pueden trasladarse a otra parte de China. No habría comida para ellos en otro lugar. Los koalas viven en Australia. Comen solamente las hojas de 12 clases de eucaliptos, pero no todas las hojas sino sólo unas pocas de cada árbol. Por esto un koala tiene que vivir donde hay eucaliptos. Los animales carnívoros deben vivir donde viven los animales que son su comida. Los animales herbí­ voros deben vivir donde hay plantas que ellos comen. Cada tipo de planta debe vivir en el sitio adecuado para ella. Por esto, en todas partes del mundo, ciertas clases de animales y plantas viven siempre juntos.


La tropa de lim piadores de la naturaleza

¿Qué se hace de las hojas que caen cada año en el suelo del bosque? ¿Por qué no se amontonan año tras año y llegan a cubrir el mundo? Todas las primaveras, millones de pequeños in­ sectos comen las hojas del suelo. Los mohos crecen en las hojas y las pudren. Así, las hojas empiezan a disminuir. Los gusanos, unos insectos llamados colémbolos y los pequeños ácaros, parecidos ü las aranas, se co­ men las hojas y echan los desperdicios al campo. Los hongos y unos animales más pequeños llamados bac­ terias transforman estos desperdicios en materia só­ lida, líquida o gaseosa. En otoño ya casi no queda nada de las hojas que cayeron el otoño anterior. Los insectos, gusanos, hongos y bacterias son los limpiadores de la naturaleza. Son muy importantes, porque sin ellos el mundo sería un montón de basura. Gracias a ellos desaparecen los seres muertos, tanto las hojas como los elefantes. Pero estos limpiadores hacen algo más que librar­ nos de la basura. Convierten todos los seres muertos en alimentos que las plantas pueden comer. Estos ali­ mentos son materias sólidas, líquidas y gaseosas. Sin ellas, las plantas no podrían vivir. Y sin plantas no podría haber animales ni personas. Si no hubiera esta tropa de limpiadores de la na­ turaleza, no podrías vivir. Entre las hojas del suelo viven babosas y pequeños insectos. Más abajo viven los ácaros y colém bolos, que aparecen rodeados de un círculo en el dibujo de la página siguiente. Los gusanos y los alacranes cebolleros viven m ucho más abajo.


V id a en Das altas snioníaftas y @m las profundidades

Las grutas subterráneas están completamente a oscuras. Las cimas de las montañas son frías y de­ siertas. Parece imposible que haya animales que vi­ van en tales lugares. Pero los hay. Peces pequeños y blancos nadan en las aguas de una caverna subterránea. No tienen ojos. La caverna está completamente a oscuras y los ojos no les ser­ virían de nada a estos peces. Pero aunque ciegos, estos peces nunca chocan con las rocas ni entre sí, porque sienten la proximidad de las cosas sin necesidad de tocarlas. Uno de estos peces ciegos nada junto a las rocas de la caverna. Un cangrejo pequeño y sin ojos está agarrado a una roca. El pez se arroja sobre el can­ grejo y se lo traga. Este pez tiene también olfato y puede encontrar la comida fácilmente. En lo alto de una montaña, muy lejos de la caver­ na, un rebeco está buscando plantas para comer. El rebeco trepa cada vez más alto. El camino es empi­ nado y estrecho, pero el rebeco sube fácilmente. Sus pezuñas tienen forma de copa e impiden que resbale. El rebeco puede llegar hasta donde no puede seguirle ningún otro animal. En lo alto de las montañas altas y empinadas el rebeco se encuentra en su casa. Hace millones de años, los animales poblaban cual­ quier rincón del mundo donde era posible la vida. Por esto hoy día hay animales que viven en las más altas montañas y en las mayores profundidades. Los ani­ males han cambiado para adaptarse a los sitios don­ de viven. Por esto el rebeco no resbala y el pez ciego cavernícola no necesita ojos.


R e b e c o b la n c o a m e ric a n o

El rebeco trepa a las partes más altas y em pinadas de las montañas. Sus pezuñas im piden que resbale.

P e z c ie g o c a v e rn íc o la

El pez ciego cavernícola no tiene ojos. No los necesita en el m undo oscuro en que vive. Encuentra su comida guiándose por el olfato.


Éste es mi dom inio Ciertos animales eazan en cualquier parte y duer­ men donde los sorprende la noche. Otros animales siempre duermen y cazan en el mismo lugar. Este lu­ gar es su dominio. El dominio de una libélula es un espacio del ta­ maño de una habitación. El dominio de un búho pue­ de ser un prado o parte de un bosque. El dominio de una familia de monos es un grupo de árboles de una selva. Incluso cierta clase de peces tienen su dominio del que nunca se van. La mayoría de animales guardan su dominio. M u­ chos de ellos incluso señalan sus límites de una ma­ nera clara. Ciervos, osos y otros animales salvajes se frotan contra los árboles del límite de su territorio y dejan un olor que advierte a los demás animales que aquello es propiedad particular. El glotón incluso mar­ ca con su olor la comida que hay en su territorio. El canto de muchos pájaros es una forma de decir a los otros pájaros que aquello es su dominio. Si demasiados animales de la misma especie vi­ ven en el mismo territorio, es posible que no haya suficiente comida para todos. Por esto, muchos ani­ males tratan de alejar a sus semejantes de su territo­ rio. Algunos ni siquiera permiten que sus crías per­ manezcan en sus dominios. A los animales no parece importarles que anima­ les de distinta especie habiten en su mismo territorio. Pero si un animal de su especie trata de instalarse en sus dominios, luchan para impedírselo.


El burlón defiende su dom inio atacando al búho que se ha instalado en su territorio.

Golpeándole con su duro pico, el burlón hace saber al sorprendido búho que es m ejor que se aleje de su territorio. Burlón y b ú h o d e V irg in ia


Equilibrio en los seres vivos Hace tiempo, varios miles de ciervos y unas do­ cenas de pumas vivían juntos en una parte de Arizona. Cada año los pumas se comían cientos de ciervos. Pero nacían otros tantos. Por eso, casi siempre había el mismo número de ciervos. El número de pumas también era casi siempre el mismo. T anto los pumas como los ciervos siempre tenían qué comer. Había un equilibrio entre los animales y los alimentos. Un día, unos pumas entraron en una granja y se comieron algunos animales. Los granjeros comenza­ ron a cazar pumas, y pronto los m ataron a todos. A partir de entonces los cervatillos pudieron cre­ cer sin que se los comieran los pumas y pronto hubo muchos más ciervos de los que normalmente había. A consecuencia de esto, pronto empezó a escasear la comida. En el verano los ciervos comieron la m a­ yor parte de la comida que les hubiera alimentado en invierno. Cuando llegó el invierno, muchos ciervos se mu­ rieron de hambre. Viviendo juntos, los animales mantienen un cierto equilibrio que les permite la subsistencia. Pero a ve­ ces los hombres rompen este equilibrio y entonces surgen los problemas para los animales y a menudo también para el hombre.


C iervo s


La mayoría de los animales tienen como enemigos naturales a otros animales que se los comen. Es de noche en un desierto de los Estados Uni­ dos. Una araña lobo está cazando. La araña es el ene­ migo natural de los escarabajos y otros insectos. La araña, corriendo sobre la arena, tropieza con un escorpión. El escorpión es el enemigo natural de la araña. Con sus garras delanteras el escorpión ate­ naza a la araña y le clava la punta de su larga cola. Entonces el escorpión empieza a comerse a la araña. Al cabo de un rato, el escorpión termina. Un ra­ tón de campo americano de ojos brillantes pasa por allí y ve al escorpión. Le salta encima, lo m ata y se lo come. Esta clase de ratón es el enemigo natural del escorpión. El ratón se limpia sus bigotes y se aleja. De re­ pente, se oye un chillido. Es un búho, el enemigo na­ tural del ratón. El búho atrapa al ratón con sus afila­ das garras. Muy pocos animales atacan al búho para comér­ selo. Por eso el búho está a salvo de enemigos natu­ rales. Los zorros, osos, leones, tigres y otros grandes animales carnívoros tampoco tienen enemigos natu­ rales. La vejez es su peor enemigo. Porque cuando un animal cazador se hace demasiado viejo para ca­ zar, no puede atrapar nada y se muere de hambre.


E sco rp ió n y a ra ñ a

El escorpión ha atrapado a una araña y se la come. El escorpión es el enem igo natural de la araña.


Cam biar o m orir Imagínate que todas las plantas de vencetósigo del mundo desaparecieran de repente. ¿Qué les pasaría a las orugas de mariposa monarca? No comen más que hojas de vencetósigo. La mariposa tendría que poner los huevos en otra clase de planta. Y los gusanos tendrían que aprender a comer las hojas de esta nueva planta. De lo contra­ rio, los gusanos morirían y pronto no habría ya ma­ riposas monarca. Si la mariposa monarca cambiara y aprendiera a comer otra clase de planta, diríamos que se ha adap­ tado. Y si no cambiara, se morirían todas y su espe­ cie desaparecería. Hace millones de años, la tierra estaba poblada de unos reptiles gigantescos, llamados dinosaurios. Qui­ zá el mundo se hizo demasiado frío para ellos. Quizá el clima hizo escasear su comida. Pero el caso fue que los dinosaurios no fueron capaces de adaptarse. En la actualidad no hay ningún dinosaurio. Todos se ex­ tinguieron. Hace millones de años, había unos caballitos que en lugar de pezuñas tenían pequeños dedos. Vivían en los bosques y comían hojas. Quizá un día se en­ contraron con comida insuficiente. Quizá el bosque se hizo demasiado peligroso. Pero el caso fue que los caballos aprendieron a vivir en los prados y a comer hierba. Se adaptaron. Los caballos de hoy provienen de los caballitos de hace muchos años que se adaptaron. En realidad, to­ dos los animales que viven ahora provienen de ani­ males que se adaptaron hace muchísimos años.


E ohippus

El dibujo de arriba muestra cómo eran los caballos hace millones de años. No eran mayores que los gatos. Eran los antecesores de los grandes caballos de hoy, como el de la fotografía de abajo.

C aballo á ra b e d e p u ra raza


Animales de tiempos pasadlos Imagínate unos animales como los peces, pero con patas. Imagínate árbo­ les como plumeros gigantes. Así es como eran algunos animales y plantas hace muchos años. El mundo es muy viejo. Como tú, que cambias al crecer, el mundo y las cosas que viven en él también cambian. El mundo ha cambiado mucho desde los tiempos antiguos. En él han vivido mu­ chas clases de animales. Hace muchísimos años había reptiles escamosos grandes como casas. Había caballos que no eran más grandes que los gatos. Mucho antes aún, no había animales de ninguna especie que vivie­ ran en la tierra. Todos los animales vi­ vían en el agua. Las páginas siguientes te muestran algunos de los extraños animales que vivieron hace muchos años.

E! pteranodon era un reptil volador

E! tyrannosaurus era un gran reptil

El m a m u t e ra un m a m ífe r o


Hace millones de años, todos los ani­ males y plantas vivían en el mar. Ha­ bía esponjas, medusas, gusanos con pa­ tas y unas cosas que parecían almejas. Había otro animal que se movía so­ bre las rocas y la arena. Tenía ojos grandes, como de insecto, antenas y muchas patas. Parecía como un cangre­ jo y un insecto, al mismo tiempo. Este animal se llamaba trilobite. Algunos trilobites eran tan grandes como tu puño. La mayoría, sin embar­ go, no eran mayores que una moneda. No eran más listos que los insectos. Pero hace quinientos millones de años, los trilobites eran los animales más gran­ des y más listos del mundo entero. Sírvete de este pequeño cuadro para saber los nom bres de los anim ales representados en el dibujo de colores.


Peces con arm adura

Los peces que nadaban en el mar hace cuatrocientos treinta millones de años estaban cubiertos de una armadu­ ra dura y ósea. No tenían mandíbulas como los peces de hoy. Sus bocas eran sólo agujeros en las conchas óseas que cubrían su cabeza. Al nadar por el fondo del mar chu­ paban la comida por estos agujeros. Estos peces con armadura no eran los únicos animales que vivían en el agua. Había también animales con mu­ chas patas, como los insectos. Eran grandes y rápidos y se alimentaban de otros animales. Los peces con armadu­ ra eran pequeños y lentos. Su armadu­ ra les servía de protección. Sírvete de este pequeño cuadro para saber los nom bres de los anim ales representados en el dibujo de colores.


Peces con patas Imagínate un pez con patas. Hace unos cuatrocientos millones de años existieron estos animales. Nada­ ban en los mares calientes y corrían por la tierra fangosa. Fueron los primeros animales de cuatro patas del mundo.

Sírvete de este pequeño cuadro para saber los nom bres de los animales representados en el dibujo de colores.


Un enigm a de hace 2 5 0 m illones de años Hace unos doscientos cincuenta millones de años vivía un gran reptil llamado dimetrodon. Era tan lar­ go como un automóvil. Comía reptiles pequeños. El dimetrodon: es un enigma para los científicos. Tenía una gran aleta, como una vela, en su espalda. Nadie sabe para qué le servía.


Algunos peces de hoy tienen grandes aletas en su espalda. La aleta les ayuda a nadar. Pero el dimetrodon no era un animal marino. Su aleta no podía ser­ virle para nadar. Algunos científicos piensan que la aleta le servía al dimetrodon para no tener demasiado frío ni calor. Pero no están muy seguros de ello.

D im e tro d o n


Tortugas y terrib les lagartos

Hace unos doscientos veinticinco millones de años, apareció en el mundo el primer dinosaurio. Con él aparecieron las primeras tortugas. La palabra dinosaurio significa terrible lagarto. Pero los primeros dinosaurios no eran terribles. Al­ gunos no eran más grandes que las gallinas de hoy. Los mayores no eran más altos que un hombre. Has­ ta millones de años después no aparecieron los dino­ saurios gigantes. Las primeras tortugas se parecían mucho a las tortugas de ahora. La forma de las tortugas debe ser la mejor para ellas, pues en doscientos veinticinco mi­ llones de años casi no han cambiado de forma.


Los m ayores dinosaurios Si vivieran los brontosaurios, podrías pasar por entre sus patas sin tener que agacharte. Un brontosaurio era mayor que cua­ tro elefantes puestos en fila. La pala­ bra brontosaurio significa lagarto true­ no. El hombre que lo bautizó pensó sin duda que al caminar haría un ruido como de trueno. El dinosaurio llamado braquiosaurio era aún mayor. Era mayor que cinco elefantes puestos en fila. Y tan alto que podía m irar por encima de un edificio de cuatro pisos. E stos dos dinosaurios vivieron hace unos ciento cincuenta millones de años. Eran grandes, pero no eran peligrosos para los otros animales. Pasaban gran parte de su tiempo en lagos, comiendo las buenas plantas acuáticas del fondo.


Ningún reptil de los que hoy viven, serpiente, tor­ tuga, lagarto, caimán, cocodrilo, puede volar. Y nin­ gún reptil de hoy tiene pelo en el cuerpo. Pero hace ciento cincuenta millones de años había muchos rep­ tiles voladores. Algunos científicos creen que tenían el cuerpo cubierto de una especie de pelo. La mayoría de reptiles voladores de hace ciento cincuenta millones de años eran del tamaño de los murciélagos de hoy en día. Probablemente volaban como los murciélagos. Los reptiles voladores se acercaban a la superficie de los lagos y cogían peces con sus largas mandíbu­ las. Para dormir se agarraban con las patas a la rama de un árbol y colgaban cabeza abajo con el cuerpo envuelto en sus anchas alas.

R h a m p h o rh y n c h u s


Las primeras aves tenían la apariencia de reptiles con alas y el cuerpo cubierto de plumas. Incluso es probable que emitieran silbidos como las serpientes. Las primeras aves que conocemos eran del tama­ ño de pichones. Tenían garras en sus alas y dientes en la boca. Probablemente no podían volar muy bien, pero podían subirse fácilmente a los árboles. Las primeras aves vivieron hace unos ciento cin­ cuenta millones de años, como algunos de los gran­ des dinosaurios.


Cuando un tiranosaurio decidía m atar a un triceratops para comérselo, emprendía contra él una lucha terrible y sangrienta. El tiranosaurio le mordía con sus largos dientes de quince centímetros y le clavaba sus afiladas pezu­ ñas. El triceratops le embestía con los tres afilados cuernos que tenía en la cabeza. Cuando sus pesados cuerpos caían, el suelo temblaba. La lucha terminaba solamente cuando uno de los dos dinosaurios moría.


H istoria petrificada Cuando vivían los dinosaurios no había hombres en el mundo. ¿Cómo, pues, sabemos que existieron los dinosaurios y otros animales de la antigüedad? Cuando un dinosaurio moría o lo mataban, su cuerpo caía a veces en el barro y quedaba cubierto por él. Las partes blandas se pudrían y al final sólo quedaban los huesos. Lentamente, el barro que cubría los huesos se iba endureciendo hasta transform arse en roca. Los hue­ sos se pudrían a su vez, dejando agujeros dentro de la roca. E stos agujeros tenían exactamente la misma forma de los huesos. El barro y la arena se introducían en estos aguje­ ros a través de las hendiduras de la roca. Los aguje­ ros se rellenaban. Y después de un largo tiempo, el barro y la arena del interior de los agujeros se trans­ formaban tam bién en rocas que tenían la misma for­ ma que los huesos del dinosaurio. Los científicos buscan este tipo de esqueletos de piedra excavando en el suelo. Una vez los han halla­ do, pueden saber cómo era el animal, por el tamaño de sus huesos, y qué comía, por el tamaño de sus dientes. A veces pueden saber si el animal tenía de­ sarrollados los sentidos de la vista, el oído y el olfato. E stos esqueletos de piedra se llaman fósiles. Hay otra clase de fósiles. Los dinosaurios dejaban las hue­ llas de sus patas en el barro, y cuando el barro se convertía en piedra, las huellas quedaban también gra­ badas en piedra. A veces un insecto quedaba atrapa­ do en una gota de savia de árbol que se convertía en una piedrecita de cristal, llamada ámbar. E stos fósi­ les son como historia escrita en piedra, que nos dice cómo eran los animales que vivieron hace tiempo.


Esqueleto fó s il d e d in o s a u rio C o e lo p h y s is

He aquí unos fósiles de animales que m urieron y quedaron cubiertos de barro hace cientos de m illones de años. Por estos fósiles podemos saber cóm o eran los animales.

T rilo b ite s y B ra c h io p o d s fó s ile s


Si vieras un caballo como los que vi­ vieron hace sesenta y cinco millones de años, no creerías que aquello fuera un caballo. Aquellos caballos tenían dedos en los pies, en lugar de pezuñas. Co­ mían frutas y hojas, en vez de hierba. Y no eran mayores que los gatos.


Elefantes sin trom pa Hace cincuenta millones de años, las tierras encharcadas del Egipto actual estaban habitadas por elefantes. Pero aquéllos no se parecían en nada a los elefantes de ahora. Los primeros ele­ fantes no tenían trompa ni largos col­ millos y eran del tamaño de un cerdo.


Elefantes con abrigo de piel

Si hubieras podido vivir en Norteamérica o Euro­ pa hace veinte mil años, te hubieras creído que esta­ bas en el Polo Norte. La mayor parte de la Tierra estaba cubierta por una gruesa capa de hielo y nieve. Muchos animales que allí vivían' eran como los animales que hoy viven en lugares fríos. Había osos, alces y manadas de lobos. Había también unos ani­ males que parecían enormes elefantes, pero tenían el cuerpo cubierto de pelo. Estos animales se llaman ma­ muts, palabra que significa muy grande. Los mamuts, dinosaurios y otros animales de la antigüedad han desaparecido. Con el paso de los años, muchos de estos animales murieron y otros cambia­ ron de forma. Todos los animales están aún cambian­ do de forma. Dentro de un millón de años, el mundo será tan diferente del actual como lo era hace un mi­ llón de años. Muchos de los animales de hoy habrán desaparecido. Es posible que haya nuevas clases de animales. La historia de la vida en la Tierra es una historia que siempre está cambiando.


La gente y los anim ales

El h o m b re e s tu d ia los a n im a le s p ara s a b e r m á s d e ello s

Hay personas que pasan sus horas de trabajo con los animales salvajes. Trabajan en zoos, parques, hospitales para animales, museos y laboratorios. Algunas de ellas trabajan en el mismo sitio donde viven los animales salvajes. Los guardianes de zoos cuidan de los animales del zoo. Ciertos científicos es­ tudian los animales para saber cómo viven y actúan. Los veterinarios son los médicos de los animales. Los guardia­ nes de animales y los vigilantes se cui­ dan de los animales en los parques y reservas. Hay fotógrafos y artistas que hacen retratos a los animales para los museos y los libros. Hay muchas clases de trabajos para quienes quieran trabajar con animales. H a y g e n te q u e c u id a d e los a n im a le s e n los zo o s y p a rq u e s

H a y g e n te q u e h a c e d ib u jo s d e a n im a le s p a ra re v is ta s y lib ro s


Hay mucha gente que trabaja en el zoo. Los cui­ dadores dan comida a los animales y los limpian a ellos y sus jaulas. Los veterinarios cuidan de que los animales estén sanos y los curan si caen enfermos. Los zoólogos estudian a los animales para saber más de ellos. Las páginas siguientes muestran algunas de las cosas que hacen las personas que trabajan en el fa­ moso zoo de Londres, en Inglaterra. C a im á n

Los anim ales tam bién tienen dolor de muelas. Los cuidadores del zoo com prueban la dentadura de los animales para asegurarse de que está sana.

Los elefantes deben bañarse cada día para que no se seque su piel. El elefante juega con sus cuidadores y, a veces, los tira al agua. E le fa n te a fric a n o


R in o c e ro n te

El cuidador del zoo corta y afila las uñas del rinoceronte Si las uñas crecen demasiado, el rinoceronte tiene d ificu ltad al andar.

A muchos anim ales les gusta que les peinen y cepillen sus cuidadores. Esto hace que su piel esté limpia. A lgunos animales salvajes se lim pian frotándose con los árboles. P o trillo d e S h e tla n d


La hora de la com ida Los animales salvajes cazan su comi­ da, pero los animales del zoo han de ser alimentados por sus cuidadores. Por eso, los cuidadores han de saber qué clase de comida come cada animal y cuánta necesita. Alimentar a los anima­ les es uno de los aspectos más impor­ tantes de su cuidado.

Estas bandejas contienen com ida para aves. Cada bandeja tiene fruta picada, cereales y otras cosas que gustan a las aves.

Cada jaula recibe su bandeja de com ida. Así, las aves reciben exactam ente la cantidad de comida necesaria para mantenerse sanas.


P anda gigante

Un zoo ha de tener grandes cantidades de caña de bambú para ei panda. Esto es lo único que come el panda.

Jaguar

Cuando están en libertad, ios leones, tigres y jaguares no com en cada día. Por eso, tam poco se les alim enta cada día cuando están en el zoo.

C ie rv o ro jo

Un ciervo salvaje nunca come zanahorias. Pero los cuidadores del zoo saben que las zanahorias son buenas para el ciervo.


¿Cóm o se alim enta una jirafa?

Los guardianes del zoo han de cono­ cer muy bien a los animales para saber cuidarlos. Saben que las jirafas salvajes que viven en Africa estiran su largo cuello hacia los árboles y comen sus hojas. Normalmente así es como comen las jirafas. No pueden bajar la cabeza y comer del suelo, como hacen otros animales. Por esto, los guardianes del zoo tienen un método especial de dar la comida a las jirafas.

Aquí llega un cuidador para alim entar las jirafas. Las jirafas parecen saber que es la hora de comer.

El cuidador ata un m anojo de hojas con una cuerda y lo cuelga en un árbol, fuera de la casa de las jirafas.


El cuidador eleva la comida de las jirafas com o si izara una bandera.

Las hojas están a la altura adecuada para que las jirafas puedan com er cóm odam ente. Así es com o se da la com ida a las jirafas.


Un zoo infantil

El zoo infantil es un zoo pequeño dentro de uno grande. Los animales del zoo infantil son mansos y buenos y se dejan tocar y hacer caricias. Muchos de ellos son aún pequeños. Por eso, sus guardianes han de saber cuidarlos. Estos guardianes han de saber mucho de animales, porque los niños que visitan el zoo hacen muchas preguntas.

En e! zoo de Londres, cada tarde se sirve la merienda a los chimpancés. C h im p a n c é s


C ab ra

Los guardianes del zoo han de saber muchas cosas sobre los animales. La muchacha guardián está hablando de la cabra a los niños. C a rn e ro e s c o c é s

La mayor parte de los animales del zoo infantil son mansos y buenos.


Los biólogos, zoólogos y naturalistas son científicos que estudian los seres vivientes. Trabajan en las casas y en los laboratorios. Pero a veces se van a lugares salvajes del mundo para estu­ diar los animales que viven allí. Lo que estos científicos aprenden nos sirve para saber más cosas sobre el mun­ do que nos rodea.

M o n o rh e s u s

Roger Tory Peterson es un artista y fotó g ra fo que estudia las aves. A quí está grabando las voces de los pingüinos reales. P in g ü in o s re a le s

Este biólogo pone cintas num eradas en el cuello de estas barnaclas canadienses. Por medio de estas cintas, los científicos podrán estudiar al anim al cuando esté en libertad. B a rn a c la c a n a d ie n s e


A este estudiante de zoología le interesan los anim ales de las m ontañas de la India. El m ono rhesus parece estar estudiando al estudiante.

Jacques Cousteau ha pasado su vida explorando en los océanos. Hace películas de los peces y anim ales que viven en el agua.

El equipo de Jacques Cousteau tom a fotografías bajo el agua. Aquí están a veinte m etros de profundidad.


Algunos animales se parecen mucho a las perso­ nas. Pueden estar contentos, tristes, hambrientos. Pue­ den ser valientes o cobardes. Pueden aprender cosas y resolver problemas fáciles. Los científicos llamados psicólogos estudian estos animales para saber por qué actúan como lo hacen. A veces la conducta de los animales ayuda al psicó­ logo a comprender por qué la gente actúa como lo hace. Estudiando a los animales, los psicólogos apren­ den cosas de la gente.

M o n o rh e s u s

Lo que el d octor Harry H arlow ha aprendido de los monos pequeños puede ayudarnos a criar m ejor a los bebés humanos.


R ata blanca

Esta psicólogo ensaya distintos métodos para ayudar a la rata a aprender cosas. Quizá uno de estos métodos pueda ayudar también a los humanos.

O cas

El doctor Konrad Lorenz ha pasado su vida estudiando anim ales y haciéndose amigo de ellos. Ha escrito muchos libros interesantes.


M ono araña

El trabajo de los veterinarios, de los guardas de los parques y de los vigi­ lantes de los bosques es guardar a los animales. Los veterinarios son los médicos de los animales. Saben tanto sobre los ani­ males como los médicos sobre las per­ sonas. Los guardas de los parques y los vi­ gilantes ayudan a proteger a los anima° J les en parques nacionales y reservas.

Los veterinarios cuidan a los animales como los médicos a sus pacientes. Este steenbok africano quedó incomunicado por una inundación. El guarda fue a su rescate y lo puso a salvo S te e n b o k african o

Kongoni

Los veterinarios hacen un trabajo importante ayudando a que manadas de animales no caigan enfermos.


C aim รกn

El guarda va a poner una etiqueta al caimรกn. Se marca a los animales para contarlos mรกs fรกcilmente.


R a tas b lan cas

Estas ratas no están sufriendo ninguna tortura. Las máquinas que las rodean están midiendo el daño que la polución del aire ha hecho en el cuerpo de estas ratas. Esto puede ayudarnos a saber el daño que la polución hace a las personas, porque lo que perjudica a los animales daña también, con frecuencia, al hombre.


Sacando provecho de los anim ales

Los animales son una ayuda para los científicos que buscan la manera de cu­ rar las enfermedades de las personas. Si un científico llega a descubrir la ma­ nera de curar a esos animales, podrá también curar a las personas. Traba­ jando con animales, los científicos han descubierto muchas clases de medici­ nas que curan a las personas.

El doctor Albert Szent-Gyorgyi es bioquímico. Trabajando con animales ha descubierto muchas cosas acerca del funcionamiento del cuerpo humano.

Trabajando con animales, el doctor Min Chueh Chang ha descubierto medicamentos que curan a las personas.


Fotos, dibujos y pinturas de anim ales

Debe ser muy divertido ser pintor o fotógrafo de animales. Estos artistas van a todas partes del mundo para ha­ cer fotografías o pintar animales. Sus ilustraciones se utilizan para libros como éste. También se utilizan en revistas, en los zoos, museos y bibliotecas. Y también como decoración de las casas.

El pintor Don Eckelberry pasa muchas horas en los bosques mirando las aves que quiere pintar. Hace rápidos dibujos de todo lo que ve. Luego, va a su estudio y empieza a pintar, valiéndose de los apuntes que ha tomado al natural.


Este cuadro de codornices es obra de! pintor de animales Don Eckelberry.


A nim ales dom ésticos

E s te y a k e s un anim al d o m é stico del T íb e t

E s te e lefan te e s un anim al d o m é stico de la India

Los animales domésticos son los que ves en las granjas, en las fincas y, a ve­ ces, en las casas. La mayoría de ani­ males domésticos son útiles, de una u otra forma, a las personas. De unos animales domésticos obte­ nemos comida: leche, carne, huevos, mantequilla y queso. De otros animales domésticos se aprovecha el pelo y la piel para hacer vestidos. Algunos animales domésticos traba­ jan para las personas, llevando grandes pesos y arrastrando carros. Colas, jabones, mantecas y otras mu­ chas cosas se obtienen del cuerpo de los animales domésticos. Algunos animales domésticos nos sir­ ven para divertirnos, para montarlos o para jugar con ellos. Hay también animales domésticos que nos hacen compañía y nos mues­ tran su cariño.


El ganado lo componen importantes animales do­ mésticos. Del ganado vacuno obtenemos la carne que comemos preparada de muchas maneras. El ganado de granja nos da leche para beber y para hacer crema, mantequilla, queso y helados. La mayor parte del cuero que se usa para hacer zapatos proviene de la piel del ganado. El ganado se cría para obtener carne y leche en todo el mundo.

Las vacas como las de esta fotografía se llaman vacas lecheras. En las granjas hay muchas vacas como éstas. V a c a s le c h e ra s


Bueyes

Los bueyes se crĂ­an en grandes manadas y de ellos se obtiene la mayor parte de la carne que comemos.


Pavo

El pavo es una comida tradicional en la navidad espaĂąola.

Las gallinas se crĂ­an en las granjas para obtener huevos y carne de pollo. G allina y pollitos


¿Te gustan las tortillas, el pollo asado y el pato asado? E stas comidas provienen de aves que se crían en granjas. Las aves que se crían para obtener comi­ da se llaman aves de corral. Gallinas, patos, ocas y pavos son las más importantes aves de corral. Muchas granjas crían aves de corral. Se llaman granjas avícolas.

P a to s

Las gallinas y los pavos tienen unos trozos de carne más clara y otros más oscura. El pato tiene toda la carne oscura. La oca asada es un plato tradicional de navidad en Inglaterra y otros países. O ca s


Esta oveja va a ser esquilada Su abrigo de lana es espeso y pesado.

La lana se esquila cuidadosamente y se saca en una sola pieza. El esquileo no hace da単o a la oveja.


Las ovejas son muy necesarias. Con su lana se hacen vestidos, m antas y muchas otras cosas. En muchas partes del mundo hay grandes rebaños de ovejas. Una o dos veces al año se esquilan todas las ove­ jas. Su lana se envía a fábricas donde se transform a en vestidos. Pero las ovejas también nos dan ali­ mentos en su carne, como las costillas de cordero que, sin duda, tantas veces habrás comido.

O v e ja s

Estas ovejas acaban de ser esquiladas. La lana les crecerá otra vez.

C onejo b la n c o

Con la piel de este conejo blanco, tam bién se pueden hacer vestidos.


Com ida y m uclie más

Alguien dijo una vez que del cerdo todo se puede utilizar menos su gruñido. Esto es casi verdad. Del cerdo obtenemos jamón, tocino, chuletas, lomo, sal­ chichas, etc. Incluso se comen los pies del Qerdo. La piel del cerdo se transforma en manteca, jabón y cre­ ma de afeitar. El pelo de cerdo se utiliza para cepi­ llos, y los huesos de muchos cerdos se utilizan para hacer cola. Estos cerdos ganaron un premio en un concurso. Una de ias razones de su victoria fue que tenían mucha carne y poca grasa. C e rd o s


C erd o de Y o rk

Grandes cantidades de jam贸n saldr谩n de esta clase de cerdo.

La hembra adulta del cerdo se llama cerda. El cerdito es el hijo de la cerda. C erd a y cerd ito s


Trabajo y Ju@g©

Caballo de pura san g re

Los pura sangre son caballos delgados y ágiles que corren muy deprisa. Se crían para carreras y saltos.

Los caballos son útiles al hombre des­ de hace miles de años. La gente solía hacer la mayor parte de sus viajes a ca­ ballo o en carruajes tirados por caba­ llos. Los caballos tiraban de arados y carros en las granjas. Hoy en día, las máquinas hacen la mayor parte del trabajo que hacían los caballos. Pero todavía se crían caballos para montar, para carreras y para otros deportes. Y en algunas partes, los ca­ ballos hacen aún gran trabajo. En el Turkestán los caballos se entrenan para un deporte muy duro en el que los caballos han de pararse, arrodillarse y dar vueltas sobre sí mismos con gran rapidez. C a b a llo s b a ctria n o s


Los caballos grandes y fuertes se crĂ­an para tirar de las pesadas carretas como las que se utilizan en el circo.


A yudantes especiales Los perros son buenos animales ca­ seros y también muy buenos ayudan­ tes. Son listos y aprenden con facilidad, por lo que con frecuencia se les enseña a hacer trabajos especiales.

P e rro g u ía

Los perros-guía conducen a los ciegos y evitan que tropiecen.

P e rro p a s to r

Los perros pastor están entrenados para cuidar de los rebaños de ovejas.


En algunas partes del mundo, frías y nevadas, la gente viaja en grandes trineos tirados por perros. P e rro s de trineo

Cuando estos perros olfatean un ave u otro animal, apuntan su hocico hacia él, para mostrarle a su dueño dónde está la presa. P e rro s de caza


Un animal casero es un animal que vive contigo. Puede ser un perro San Bernardo, enorme, amistoso, que te lame la nariz cada mañana para despertarte. O un hámster, pequeño y gordito, que chilla cada vez que pasas por delante de su jaula. Si tienes un animal casero, recuerda que a ti te toca darle el cuidado que necesita.

Da a tu perro o gato com ida y agua lim pia cada día. Dale un sitio lim pio y caliente para dorm ir. Pero, sobre todo, dale cariño. P e rro y g a to


P e riq u ito s

P e c e s ro jo s

Limpia la jaula de tu periquito cada día y dale sem illas y agua. Tam bién le gustan las verduras.

El pez rojo no necesita m ucho cuidado. M antenle el agua lim pia y dale comida para peces o migas de pan una vez al día.

El hám ster es lim pio y am istoso. Come pan duro, nueces, frutas y verduras. Su jaula no ha de estar expuesta a la luz brillante.

Los anim ales juguetones necesitan ejercicio. Si una rata o un gerbilló tiene una rueda com o ésta en su jaula, puede correr cuanto quiera.

H á m s te r

G e rb illo


Muchos de los animales que vemos en el zoo son animales dom辿sticos de tierras lejanas. En la India y en el sudeste de Asia los elefantes ayudan a construir carreteras y a limpiar bosques. En Africa y Asia los camellos tiran del arado y llevan a la gente a su espalda. En muchas partes del mundo hay personas que tienen reba単os de cabras, yaks, ca足 mellos, llamas e incluso renos, de la misma forma que otros granjeros tienen reba単os de vacas u ovejas.

En Laponia y en algunas partes de Rusia, los renos tiran de los trineos. Renos


Vaca

y te r n e r o

En algunas partes de la India, las vacas viven en la casa de sus dueños. Se aprovechan para obtener su leche, pero nunca se m atan para com er su carne. En Sudam érica, mucha gente utiliza las llamas para el transporte o las mata para com er su carne y hacer vestidos con su piel. En países africanos y asiáticos, los asnos y cam ellos se usan para m ontar y para llevar carga. L la m a s A s n o y c a m e llo


Anim ales @n peligro

La g ra n alc a e s tá e x tin g u id a

Nunca verás en ningún zoo el pájaro de la página siguiente, llamado dodó. Los dodós se han extinguido. Esto sig­ nifica que ya no hay dodós vivos. Pero hace trescientos años había muchos mi­ les de dodós. Hoy existen muchos miles de osos polares, rinocerontes y tigres. Pero és­ tos y muchos otros animales pueden es­ tar pronto extinguidos. Muchos anima­ les van desapareciendo., Unos mueren por la suciedad del aire y del agua. Otros mueren por exceso de caza. Otros mueren porque no tienen donde vivir. Mucha gente hace todo lo que puede para preservar a los animales de su ex­ tinción. Pero si no lo consiguen, mu­ chos de nuestros animales favoritos de­ saparecerán tam bién para siempre, como ocurrió con el dodó.

La c u a g a e s tá e x tin g u id a


En todas partes del mundo los hombres matan muchos animales salvajes. Muchos animales se cazan para aprovechar sus pieles, plumas, cuernos y colmi­ llos. Muchos animales mueren cuando la tierra donde vivían se cubre de fábricas, aeropuertos o carreteras. Algunos animales mueren de accidente. A menos que la matanza se detenga, muchos animales desaparece­ rán de la Tierra.

C rá n e o s de rin o cero n te

Esto son cráneos de rinocerontes que fueron muertos para poder cortarles los cuernos. Los cuernos se venden porque mucha gente cree que son una medicina.

Estos colmillos y pieles fueron confiscados a cazadores que habían violado la ley al matar demasiados animales. Los cazadores querían vender los colmillos y pieles. C o lm illo s de e lefan te y p ie le s de leopardo


Se mata a las morsas para aprovechar sus colm illos. Con ellos los esquim ales hacen juguetes y los venden. Pero se han m atado ya demasiadas morsas; por eso ahora hay leyes que las protegen. M o rs a

Las grandes tortugas marinas pueden desaparecer muy pronto. Se utilizan para hacer sopa y aceite y son muy apreciadas por su piel. T o r tu g a m a rin a v e rd e


P e c e s m u erto s del rĂ­o P o to m ac

Los peces toman agua con sus agallas para respirar. Si en el agua hay muchos desperdicios, los peces mueren.


El aire y el agua su cio s matan a los anim ales

Los animales necesitan aire y agua limpios. Mu­ chos animales no pueden respirar el aire que tiene mucho humo y hollín. Los peces y otros animales no pueden vivir en lagos y ríos que tengan mucha basu­ ra y desperdicios. Cuando el petróleo cubre las aguas del océano, muchos animales marinos y aves mueren. Los insecticidas no sólo matan a los insectos sino también a otros animales. Las aves marinas no saben cuándo hay petróleo en el agua. Cuando tratan de nadar en aguas con petróleo, se ahogan.

C orm orán aho gado en ag u a s co n petróleo


Mucha gente ayuda a salvar anima­ les de la muerte. Para algunos, como los guardas y vigilantes, ayudar a los animales forma parte de su trabajo. Otras personas hacen lo que pueden simplemente porque les gustan los ani­ males y quieren salvarlos. P ato s

Los patos no pueden encontrar comida cuando los ríos y los lagos están helados. Estos hombres rompen el hielo para que los patos no se mueran de hambre.

Cientos de aves marinas quedaron atrapadas en aguas con petróleo, cerca de California. Muchos voluntarios trabajaron para limpiarlas y salvar el mayor número posible.

Lim pieza de a v e s m arin as


C ie rv o d e c o la b la n c a

Este ciervo qued贸 atrapado en una inundaci贸n. Los guardianes lo capturaron, le pusieron una inyecci贸n para dorm irlo y lo salvaron.


J ir a fa

En el lugar donde vivía esta jirafa no había bastante comida. Hubiera m uerto de hambre. Pero estos hom bres la capturaron y la transportaron en cam ión a un lugar donde había más com ida. Manadas enteras de anim ales se han salvado de esta manera. Los zoos salvan algunas clases de anim ales poniendo ju ntos a machos y hembras, com o esta pareja de oryx. No quedan muchos oryx. Pero si éstos tienen crías y sus hijos vuelven a criar más adelante, pronto habrá muchos más oryx que ahora. Se salvarán de su extinción. O ry x d e A r a b ia


L eo n e s en el parque nacional de Nairobi

En ciertos países dei mundo, ios lugares donde viven juntos muchos animales se han transformado en grandes parques. Los animales están en libertad, pero la gente puede aproximarse para verlos, como te muestra esta fotografía. Estos animales están a salvo. La gente no puede ir a cazar al parque.


Animales fawerotos ¿Sabes lo que come tu animal favorito y cuál es su tamaño? Lo sabrás si lo buscas en esta lista. Ten presente que la altura de un animal de cuatro patas se mide desde la cruz (los hombros) hasta el suelo. Su longitud se mide desde el hocico hasta el extremo de la cola. A lp a c a . Mide cerca de 1,25 m de alto. Parece un pequeño camello con el cuerpo muy pelu­ do. En las montañas de Sudam érica, donde vi­ ven las alpacas, se hacen vestidos y mantas con lana de alpaca. Las alpacas son m ansas y vi­ ven en manadas.

A ra ñ a . Las arañas viven en casi todas partes. Tienen ocho patas, y muchas de ellas, ocho ojos. Comen insectos que atrapan en sus re­ des. Algunas grandes arañas tarántulas comen pájaros, lagartos y ratones.

A rd illa . La ardilla vive en muchas partes del mundo. Come frutas, nueces, sem illas e insec­ tos. En otoño, las ardillas encuentran toda la comida que quieren y la almacenan para el in­ vierno. La ardilla gris mide unos 60 cm de largo.

A rm a d illo . El armadillo de nueve bandas vive en el sur de los Estados Unidos, en México y en América del Sur. Mide unos 60 cm de lar­ go. Cuando se asusta, se acurruca formando una bola y su armadura ósea lo protege. Los armadillos cazan de noche para comer. Comen gusanos e insectos.


A vestru z. El avestruz es la mayor de las aves, pero no puede volar. Sus alas son demasiado pequeñas. Pero puede correr más deprisa que un caballo de carreras. Los avestruces viven en los desiertos africanos. Comen plantas que en­ cuentran en el desierto y, a veces, lagartos.

Ballena. Las ballenas viven en todas partes del océano. Las ballenas parecen grandes peces, pero en realidad son mamíferos, como el perro y el gato, y respiran aire. Las ballenas comen peces y otros anim ales marinos, plantas peque­ ñas y animales que cogen del agua. Todas las ballenas son enormes, pero la mayor es la ba­ llena azul. Las mayores ballenas azules miden 3 0 m de largo.

Biscmte am ericano. El bisonte puede llegar a medir unos 2 m de alto y 4 m de largo. Anti­ guamente había millones de bisontes. Hoy día no hay más que unos pequeños rebaños en Wyoming y Colorado, Estados Unidos, y en Alberta, Canadá.

Boa constrictora. Hay muchas clases de boas, pero todas ellas se procuran la comida de la misma manera. La boa se enrolla alrededor de un animal y lo aprieta. El animal no puede res­ pirar y muere. La boa se traga entonces al ani­ mal. Una boa puede medir hasta 4 ,5 0 m de largo. Come ratas, pájaros y otros animales pe­ queños.


Buey alm izclero. El peludo buey almizclero vive en el extremo norte de Alaska, Canadá y Groenlandia. Excava en la nieve con sus patas para encontrar el musgo y las ramitas que co­ me. Los bueyes almizcleros viven en manada. Mide más de 2 m de largo y 1,50 m de alto.

Búfalo. Grandes manadas de búfalos africanos viven en el sur y este de Africa. El búfalo afri­ cano mide menos de 2 m de alto. Sus cuernos son largos y afilados. Si un búfalo africano se enfada, embiste y casi nada puede pararlo. El búfalo africano come hierba.

Búho. Los búhos viven en casi todas partes del mundo, en bosques, desiertos, prados y gra­ neros. La mayoría duermen durante el día. Por la noche cazan animales como ratones, cone­ jos, ratas, peces, sapos, insectos y gusanos. Pueden volar sin hacer ruido. Hay muchas cla­ ses de búhos.

Cam ello. El camello de Arabia tiene una sola joroba. Vive en los cálidos desiertos arenosos de Arabia y del norte de África. El camello bactriano tiene dos jorobas. Vive en los desiertos rocosos y las llanuras nevadas de Asia Central. La mayoría de camellos miden 2 m de alto. El camello come dátiles, grano y hierba seca.


Canguro. Los canguros viven en Australia y en las islas vecinas. Las madres llevan las crías en unas bolsas que tienen en el estómago. Al na­ cer, una cría de canguro sólo mide 2 centí­ metros. Pero un canguro mayor puede tener casi 2 ,5 0 m de alto y puede dar saltos de tre­ ce metros. El canguro come plantas.

Casto r. El castor vive cerca de los ríos en Amé­ rica y el norte de Europa y Asia. Come corte­ zas de árboles y plantas acuáticas y puede de­ rribar, mordiéndolos, árboles delgados y peque­ ños, para hacer con ellos una presa. El castor mide poco más de 1 metro. Tiene una cola an­ cha y plana.

Cebra. La mayoría de cebras viven en las lla­ nuras de hierba de África. Viven en manadas comiendo hierba. Las cebras parecen caballos con rayas, pero cada clase de cebras tiene dis­ tintas clases de rayas. La cebra mide algo me­ nos de 1,50 m de alto.

Ciervo. Es el único animal que tiene cuernos ramificados. El ciervo rojo, el ciervo de cola blanca, el reno, el alce y el caribú son varieda­ des del ciervo. El pudu, el ciervo más pequeño, tiene unos 3 0 cm de alto. El alce americano, el mayor ciervo, tiene unos 2 m de alto. Los ciervos comen hierba y plantas.


Cipm unk. El cipmunk parece una ardilla raya­ da, con una corta cola. Vive en túneles subte­ rráneos donde guarda montones de nueces, se­ millas y frutos secos y bayas. Los cipmunks viven en América del Norte y el norte de Asia.

Cobra. Esta serpiente puede lanzar un chorro de veneno a varios decímetros de distancia a los ojos de un animal o de una persona. El ve­ neno mata a los animales pequeños y puede dejar ciega a una persona. La mayoría de co­ bras escupidoras tienen 1,50 m de largo. Co­ men animales pequeños. Las cobras escupido­ ras viven en Africa.

Cocodrilo. El cocodrilo vive en pantanos y en las riberas de los ríos, en muchas zonas cálidas del mundo. Es el mayor y más pesado de los reptiles vivientes. Algunos cocodrilos miden más de 6 ,5 0 m de largo. El cocodrilo come cual­ quier animal que encuentre, incluso al hombre. Los caim anes son primos de los cocodrilos.

Com adreja. Vive en casi todas partes del mun­ do. Se puede mover muy rápidamente y entrar


Conejo. El conejo de rabo de algodón vive en las praderas de América del Norte y del Sur. En verano come plantas verdes. En invierno come ramitas y cortezas. Los conejos europeos se parecen mucho a los americanos, pero aqué­ llos excavan túneles para vivir en ellos. El co­ nejo de rabo de algodón mide de 2 0 a 45 cm de largo.

C him pancé. Los chimpancés viven juntos en pequeños grupos en las selvas de Africa Occi­ dental. El grupo se mueve por la selva buscan­ do nueces, frutas y bayas. Algunos chimpan­ cés son casi tan altos como un hombre bajo. Los chimpancés son los más hábiles de todos los monos.

Delfín. El delfín parece un pez, pero es en rea­ lidad un mamífero, como el perro, el gato o el caballo. Los delfines no pueden respirar en el agua, como los peces, sino que respiran aire. Los delfines viven en las zonas más cálidas de los océanos. Nadan en pequeños grupos y se alimentan de peces. Los delfines comunes mi­ den unos 2 metros.

Diablo de Tasm ania. El diablo de Tasmania vive en la isla de Tasm ania, cerca de Australia. Mide 90 cm y es un fiero cazador. Come pe­ queños canguros, lagartos, pájaros y, a veces, incluso corderos. Las madres de los diablos de Tasmania tienen bolsas como los canguros hem­ bra.


Dirago. El dingo es un perro salvaje que vive en manadas en Australia. Tiene el tamaño de un perro pastor de Escocia. La mayoría son de color marrón amarillento. Comen canguros pe­ queños y otros animales pequeños. Las crías de dingo son buenos animales domésticos.

D ragón de K o m o d o . Este lagarto es el mayor de todos ellos. Puede llegar a medir más de 3 metros. Vive en la isla de Komodo y otros lugares del sudeste de Asia. Come animales pequeños, vivos o muertos.

E le fa n te . Los elefantes viven en Africa y en el sur de Asia. El elefante africano es el mayor de todos los anim ales terrestres. Los mayores ele­ fantes africanos pueden medir hasta 4 m de alto. Los elefantes viven juntos en pequeñas manadas. Se alimentan de hojas.

Esco rpión. Los escorpiones viven en los de­ siertos y selvas de muchas partes cálidas del mundo. El escorpión se esconde durante el día y sale de noche a cazar. Coge insectos y ara­ ñas con sus garras y los envenena con la pun­ ta de la cola. Los mayores escorpiones miden unos 2 0 centímetros de largo.


G acela. Las diferentes clases de gacelas viven en pequeños grupos en Africa, India, Asia Me­ nor y Mongolia. La mayoría de gacelas miden de 60 a 70 cm y pueden correr más deprisa que los caballos de carreras. Comen hierba.

Gálago. Vive en las cálidas selvas africanas. Se mueve entre los árboles saltando de rama en rama. Algunos son tan grandes como ga­ tos; otros, pequeños como ratas. El gálago come frutas, sem illas y flores.

Gerbo. La mayor parte de los gerbos viven en los desiertos de Africa, Arabia y el sudoeste de Asia. Durante los días calurosos, el gerbo duer­ me en agujeros subterráneos. En las noches frías, el gerbo sale a cazar insectos y coger sem illas. El gerbo mide unos 38 centímetros. Salta como un canguro y puede andar con dos patas.

Glotón. El glotón vive en zonas del norte de Am érica, de Europa y de Asia. Es un cazador fuerte y fiero. Come conejos y otros animales pequeños y, a veces, incluso renos. Al glotón le gusta vivir y cazar solo. Mide de 60 a 90 cm de largo.


Goriüa. El gorila vive en África. Las familias de gorilas viven en la selva comiendo plantas tier­ nas y frutas. Algunos son tan altos como el hombre. Los gorilas son muy fuertes, pero no son peligrosos si no se les molesta.

G uepardo. El guepardo es un gato grande, con manchas, que vive en los llanos herbáceos de África y partes de Asia. Mide algo más de 1 m de alto. El guepardo es el más rápido de los animales que corren. Obtiene su comida cazan­ do gacelas, impalas y otros animales.

H ám ster. Los hámsters salvajes viven en tú­ neles subterráneos y duermen de día.' Por la noche, salen a buscar sem illas y frutos que al­ macenan en túneles. Los hámsters salvajes vi­ ven en el este de Europa y en el oeste de Asia. Miden unos 1 5 cm de largo.

Hipopótam o. El hipopótamo vive en los pan­ tanos y ríos de las partes más calurosas de África. Un hipopótamo grande puede tener 1,50 m de alto y 4 ,5 0 m de largo. Llegan a pesar 2 toneladas. El hipopótamo come hierba y plantas acuáticas.


Im p a la . Grandes manadas de impalas viven en el campo abierto en el sur y este de África. El impala come hierba y hojas. Cuando está en peligro, hace un ruido como un estornudo. En­ tonces, todos los otros impalas salen saltando. El impala mide 1 m de alto.

J a b a lí v e rru g o so . Este animal debe su nom­ bre a las grandes verrugas de su cara. El jabalí verrugoso vive en pequeños grupos en los lu­ gares arenosos de África. Come hierba, raíces y, a veces, otros animales pequeños. El jabalí verrugoso mide unos 75 cm de alto.

J ir a f a . El cuello de la jirafa es más largo que todo tu cuerpo. Pero la jirafa no tiene en el cuello más huesos de los que tú tienes en el tuyo. Los huesos de su cuello son más largos. Las jirafas viven en las llanuras herbáceas de África. Comen hojas y ramitas de acacia. Una jirafa recién nacida es tan alta como un hom­ bre alto, y una jirafa adulta es tres veces más alta.

SCoaSa. El koala come solamente hojas de eucaliptus y pasa la mayor parte de su vida en los árboles de eucaliptus. El koala madre tiene una bolsa como el canguro. Las crías perma­ necen en la bolsa durante seis meses; después montan a la espalda de su madre. El koala mide unos 70 centímetros. Vive en Australia.


Lagarto cornudo. El lagarto cornudo vive en los desiertos y en los lugares secos de México y el oeste de los Estados Unidos. Mide unos 7 cm y come insectos y arañas. Cuando se le molesta echa sangre por los ojos.

Le ó n . El león es el único felino a quien le gus­ ta vivir en manada. La mayoría de leones viven en Africa, pero quedan algunos en la India. El león mide más de 3 m de largo y 1 m de alto. El león caza y come cualquier animal grande, excepto elefantes, rinocerontes e hipopótamos. Generalmente la que caza es la leona.

León marino. La mayoría de clases de leones marinos viven en manadas en el océano, a lo largo de las costas. El león marino respira aire, pero puede estar dentro del agua veinte minu­ tos. Los leones marinos comen peces, calama­ res y aves marinas. El león marino mide 7 m de largo.

Leopardo. El leopardo vive solo, en las junglas de Africa y Asia. A veces se esconde en lo alto de los árboles y salta sobre ciervos y otros ani­ males que pasan por debajo. El leopardo mide unos 2 ,5 0 m de largo. El leopardo de piel to­ talmente negra se llama pantera negra.


Lince rojo. El lince es un gato salvaje de cola corta que vive en los bosques y pantanos de América del Norte y México. Puede ver bien en la oscuridad y caza casi siempre de noche. Come conejos, ardillas e incluso ciervos y pa­ vos silvestres. El lince mide cerca de 40 cm de alto.

Lo b o . Los lobos viven en Europa, Asia y Amé­ rica del Norte. Normalmente se mueven y ca­ zan en manadas. El gran lobo de bosque come ciervos, alces y anim ales más pequeños. Los lobos más pequeños, como el lobo rojo, comen conejos y otros animales pequeños. El lobo de bosque mide 1 m de alto.

M apache. El mapache vive en los árboles hue­ cos y cuevas de los bosques de América del Norte y del Sur. Se sirve de sus patas como manos para coger cosas del agua y llevarse la comida a la boca. El mapache mide unos 80 cm de largo. Come ranas, tortugas, caracoles, in­ sectos, cereales y frutas.

M ata-m ata. La mayoría de tortugas son man­ sas, pero en cambio la mata-mata es fiera. Muerde con tal fuerza que sus mandíbulas ha­ cen un ruido sonoro. La mata-mata vive en América del Norte y algún ejemplar llega a te­ ner hasta 70 cm de largo. Come peces, insec­ tos, cangrejos y plantas marinas.


M ofeta. La mofeta vive en América del Norte y del Sur. Se defiende lanzando un líquido ma­ loliente que sale de un lugar próximo a su cola. Los otros animales no pueden soportar el he­ dor y la dejan sola. La mofeta tiene el tamaño de un gato. Come hojas, insectos, frutas, nue­ ces, ratas y otros animales pequeños.

IVSorao a r a ñ a . Estos monos viven en pequeños grupos en las junglas de América Central. El cuerpo del mono araña mide 60 cm de largo y su cola es más larga que su cuerpo. El mono usa la cola como una mano más para ir de árbol en árbol. El mono araña come insectos, fruta, flores y nueces.

M ono rhesus. El mono rhesus vive en grandes grupos en los bosques y en las colinas rocosas del sur de Asia. Es un animal muy listo y acti­ vo. Come hojas y frutos. A veces, entra en jar­ dines y huertos a robar fruta. Mide unos 60 cm de alto.

¡Wlorsa. Las morsas viven en manadas en el agua fría y en los hielos que flotan cerca del Polo Norte. La morsa come muchas almejas y animales de concha que saca del fondo areno­ so del mar con sus largos colmillos. Una gran morsa macho mide unos 4 m de largo.


¡M urciélago. El murciélago es el único mamí­ fero que vuela. Durante el día, los murciélagos duermen en cavernas y otros sitios oscuros. De noche, salen a comer. La mayoría de murcié­ lagos comen insectos que cogen mientras vue­ lan. Algunos murciélagos comen fruta. Miden de 1 5 a 2 0 cm de largo.

INEutria. Muchas clases ae nutrias viven cerca de los ríos y lagos, casi en todas las partes del mundo. Cierta clase de nutrias pasa la mayor parte de su vida en el mar. Las nutrias marinas comen peces, cangrejos, ranas y tortugas. Las nutrias miden un poco más de 1 m de largo.

Mu. El ñu parece grande y pesado, pero es uno de los animales más rápidos. Es tan grande como un burrito. Pasa las mañanas y tardes comiendo hierba y bebiendo agua. Durante el día, duerme. Los ñus viven en grandes mana­ das en las llanuras de Africa.

Orangután. Vive en pequeños grupos en las junglas de las islas de Borneo y Sumatra. Se mueve saltando de una rama a otra de los ár­ boles con la ayuda de sus patas. El orangután mide de 1 m a 1,50 m de alto. Come frutos, flores, hojas e insectos.


Ornitorrinco. El ornitorrinco es un mamífero como el perro o el gato. Pero tiene un pico como un pato y pone huevos como un ave o un reptil. El ornitorrinco mide medio metro. Vive cerca de los ríos, en Australia. Come camaro­ nes, gusanos y renacuajos.

O so. El oso blanco de Alaska es el carnívoro de tierra de mayor tamaño que existe. Mide unos 3 m de largo. El oso negro, que vive en América del Norte y México, mide poco menos de .2 m de largo. La mayoría de osos comen frutos, nueces, peces, insectos y animales pe­ queños. Todos los osos pueden ser peligrosos, incluso los domesticados.

O so horm igyero. El hormiguero gigante vive en las praderas de hierba de Am érica. Mide unos 2 m de largo y tiene el cuerpo de color marrón grisáceo con una marca blanca y negra en la garganta y espalda. El hormiguero ataca los nidos de termitas y las atrapa con su len­ gua larga y fuerte.


Parada. El panda gigante parece un oso de co­ lor blanco y negro. Pero muchos científicos creen que los panda, en realidad, son coatís. El panda gigante vive en las montañas del sur de la China. Come plantas de bambú jóvenes. El panda gigante mide 2 m de largo y 1 m de alto.

Papión. Los papiones parece que siempre es­ tán enfadados. Son muy fieros. Grandes mana­ das de papiones viven en los llanos de Africa. Comen lagartos, insectos y raíces. A veces se meten en las granjas y comen todo lo que en­ cuentran. El papión mide casi 1 m de alto y anda a cuatro patas.

Pelícano. El pelícano vive en muchas partes del mundo. Es un campeón de la pesca de pe­ ces. Se sumerge en el agua con el pico abier­ to. La bolsa de debajo del pico se estira y tra­ ga agua y peces. Luego echa el agua y se come los peces. El pelícano mide más de 1,50 m de largo.

Pepinillo de mar. Este extraño animal vive en el fondo del mar. Uno de los extremos de su cuerpo es como una boca. Alrededor de esta boca tiene muchos brazos en forma de un ma­ nojo de hojas. Con estos brazos se lleva a la boca pequeñas plantas y animales. Los pepini­ llos de mar miden unos 3 0 cm de largo.


P erezoso. El perezoso vive en las selvas cáli­ das de América del Sur. Pasa la mayor parte de su vida colgado boca abajo de los árboles. Se mueve lentamente por las ram as, comiendo hojas y ramitas. Muy pocas veces baja al suelo y sólo para subirse a otros árboles. El perezoso mide unos 60 cm de largo.

Pez espada. El pez espada vive en las zonas cálidas del océano. Nada entre grupos de pececillos y mata todos los que puede con su punta afilada. Después, se come todos los pe­ ces que ha matado. El pez espada mide unos 2 m de largo.

Pez rojo. Los peces rojos viven en peceras y estanques. Son rojos, anaranjados, amarillos, blancos e incluso negros. Algunos miden unos pocos centímetros de largo y otros miden más de 30 cm. Comen gusanos, pequeños insectos, migas de pan y trocitos de planta.

Pingüino. El pingüino, llamado más propia­ mente pájaro bobo, es un ave que no puede volar. Pero es un nadador maravilloso. Todos los pingüinos viven en la parte sur del mundo. Algunos viven incluso en los hielos de cerca del Polo Sur. El pingüino más grande mide más de 1 m de largo y el menor unos 25 centíme­ tros. Comen peces y conchas de marisco.


Piraña. Las pirañas nadan generalmente for­ mando grandes grupos. Son más peligrosas que los tiburones. Se precipitan sobre cualquier ani­ mal que cae al agua y se lo comen, no dejando más que los huesos. Las pirañas viven en los ríos de América del Sur. La piraña mide de 10 a 45 cm de largo.

P u e rc o e sp ín . El puercoespín está bien prote­ gido por largos pinchos llamados púas, que cu­ bren todo su cuerpo. Los puercoespines ame­ ricanos suben muy bien a los árboles, pero en cambio otros no pueden hacerlo. El puercoes­ pín mide cerca de 1 m de largo. Come corte­ zas y raíces de árbol.

Pulpo. El pulpo tiene un cuerpo redondo, ojos abultados y ocho brazos llamados tentáculos. Su boca es como un pico de loro. El pulpo coge langostas y otros animales marinos con sus tentáculos y los destroza con su pico. La ma­ yoría de pulpos son del tamaño de la mano del hombre.

Rata. Las ratas viven en casi todas las partes del mundo. La rata negra y la gris comen de todo y destruyen mucha comida. Son vehículo de enfermedades. El cuerpo de la rata negra mide casi 20 cm de largo. Su delgada cola es más larga que su cuerpo.


R a tó n . Los ratones viven en pantanos, selvas, desiertos y casas, en casi todas las partes del mundo. La mayoría comen simientes, granos, fruta y nueces. Algunos comen insectos; otros se comen otros ratones. La mayoría miden de 10 a 2 0 cm de largo.

[Seno. Grandes manadas de renos viven en las zonas frías y alejadas del norte de la Tierra. El reno tiene un abrigo de pieles espeso y ancho y pezuñas redondas, que le ayudan a andar por la nieve. Come hierba en verano y musgo en invierno. El reno mide 1 m de alto.

R in o c e ro n te . Las distintas clases de rinoce­ ronte viven en Africa y parte de Asia. El rino­ ceronte come hierba y hojas de arbustos. Pasa la mayor parte del tiempo tumbado en el barro húmedo y blando. El rinoceronte blanco mide más de 1,50 m de alto.

S e rp ie n te de c a s c a b e l. La serpiente de cas­ cabel vive en muchas partes de América del Norte y del Sur. Tiene cascabeles de hueso en la cola que suenan cuando la serpiente se mueve. La serpiente de cascabel mata anima­ les pequeños con veneno, y después se los tra­ ga enteros. La serpiente de cascabel de espal­ da de diamante mide más de 2 m de largo.


Tarsero. El tarsero vive en árboles de las In­ dias Orientales y de Filipinas. Es un gran sal­ tador y atrapa insectos y lagartos saltando so­ bre ellos y cogiéndolos con sus manos. El cuerpo del tarsero mide unos 1 5 cm de largo.

Tiburón. El tiburón es un gran pez que nor­ malmente vive en las zonas calientes del océa­ no. Come peces pequeños y cualquier otra cosa que pueda cazar, incluso personas. El tiburón más grande mide unos 1 7 m de largo, y come sólo pececillos y plantas.


Tigre. Los tigres viven en muchas partes de Asia, tanto en las cálidas junglas del sur, como en los nevados bosques del norte. Al tigre le gusta cazar y vivir solo. Come ciervos, antílo­ pes, ganado salvaje e incluso elefantes jóve­ nes. La mayoría de los tigres miden más de 3 m de largo.

Titi. Es el más pequeño de los monos. Su cuer­ po mide sólo 10 cm de largo. El titi vive en las cálidas selvas del Amazonas, en América del Sur. Pasea por los árboles cogiendo nueces, frutas e insectos para comérselos.

Topo. El topo pasa la mayor parte de su vida bajo tierra. Cada día excava túneles para en­ contrar gusanos y alimentos. El topo ve con mucha dificultad, pero oye y huele muy bien. La clase más conocida de topos mide cerca de 2 0 cm de largo. Los topos viven en América del Norte, Africa, Europa y Asia.

Tortuga. Ésta es la tortuga terrestre. La mayor parte de estas tortugas viven en las islas Ga­ lápagos, cerca de América Central. La tortuga de las Galápagos es tan grande que un niño puede fácilmente montar a su grupa. Come hierba, fruta y plantas. Algunas de estas tortu­ gas tienen más de 100 años.


Ualaby. El ualaby pertenece a la familia de los canguros. Parece un canguro pequeño y gordo con patas cortas. La madre ualaby guarda sus pequeños en una bolsa igual que hace la ma­ dre canguro. El ualaby come hojas y plantas. Vive en Australia.

V a m p iro . Sí, realmente existe el vampiro. Pero no chupa la sangre. Hiere a los animales que están durmiendo con sus afilados dientes y lame la sangre con su lengua. El vampiro mide sólo 7 cm de largo. Vive en América Central y del Sur.

V o m b a t. El vombat vive en Australia y Tasmania. Es un animal excavador y vive en túneles subterráneos durante el día. Por la noche, sale para comer hierba, cortezas y raíces. La madre vombat, como la madre canguro, tiene una bol­ sa para guardar a sus crías. El vombat mide cerca de 1 m de largo.

Y a k . El yak pertenece a la familia de las vacas. Vive en las regiones altas del Tíbet. Hay reba­ ños de yaks salvajes, pero las gentes del Tíbet tienen también rebaños de yaks domésticos. El yak salvaje tiene unos 2 m de alto. El yak do­ méstico es un poco más pequeño. El yak come hierbas.

Z o rro . El pequeño zorro rojo vive en América del Norte, Europa, Asia y norte de Africa. Du­ rante el día, permanece en su madriguera. Por la noche, sale para cazar ardillas, ratas, insec­ tos y animales pequeños. Los zorros pertene­ cen a la familia de los perros.


Palabras difíciles

A jo lo te

Lagarto de dos patas con cuerpo en forma de gusano.

A lca

Ave que vivía en las costas del norte del A t­ lántico. La g ran alca está extinguida.

A lg a s

Plantas que viven en el agua y se fabrican su propio alimento.

A m eba

Pequeño animal que sólo se puede ver con el microscopio.

A n a co n d a

Gran serpiente que habita cerca del agua y come principalmente pájaros y animales pe­ queños. Vive en América del Sur.

A n ém o n a

Animal marino de brillantes colores que se parece a la flor de la que toma el nombre. Pertenece a la misma familia que la medusa y el coral.

A nfib io

Animal que cuando es pequeño vive en el agua y respira por agallas y cuando se hace adulto vive en la tierra y respira por pulmo­ nes. Las ranas y los sapos son anfibios.

A n g la sp is

Animal parecido al pez, que vivió en el mar hace millones de años.

A rá cn id o

Animal parecido a los insectos, sin antenas ni alas. Tiene cuatro pares de patas. Las arañas son arácnidos.

A rc h a e o p te ry x

Ave del tamaño de un cuervo con garras en las alas y dientes. Vivió hace millones de años.


A rtró p o d o

Animal de muchas patas cubierto de una con­ cha protectora que puede ser fuerte y dura o débil y delgada. Los insectos y arañas son artrópodos.

B a c te ria

Pequeña criatura que sólo se puede ver con el microscopio. Puede ser de forma ovalada, recta o espiral.

Biólogo

Persona que estudia los seres vivientes.

B io q u ím ico

Persona que estudia los cambios de vida en las plantas, animales y seres humanos.

B irk e n ia

Animal pequeño, parecido al pez, que vivió en el mar hace millones de años.

B raq uió pod o

Crustáceo con dos conchas de distinta forma cada una.

B ra q u io sa u rio

Uno de los mayores dinosaurios. Tenía un cuerpo enorme y una cola pequeña.

B ro n ío s a u rio

Dinosaurio gigantesco, que se alimentaba de plantas, con cuatro patas como los elefantes, cuello largo y larga cola.

C am aleó n

Lagarto que puede cambiar de color.

C apullo

Cubierta de seda en que se encierran ciertos gusanos antes de transformarse en mariposas.

C a ra co la

Animal marino cubierto de una concha retor­ cida en forma de cono.

C e cilia

Animal que se parece al gusano, pero que es un anfibio como las ranas y sapos.

C e p h a la sp is

Clase de pez que vivió hace millones de años. Tenía una gran concha ósea que recubría su cabeza.


C iem piés

Pequeño animal, parecido al gusano, cuyo cuer­ po está dividido en muchas partes, cada una de las cuales tiene un par de patitas.

C o ce o ste u s

Animal parecido al pez, que vivió en el mar hace millones de años.

Coelophisis

Uno de los primeros dinosaurios. Tenía larga cola y también un cuello largo. Corría con sus patas traseras.

Copépodo

Animal diminuto, parecido al camarón, que vive indistintamente en agua dulce y salada.

Cotorra

Loro de larga cola.

C rustáceo

Animal de cuerpo cubierto con una concha que tiene muchas patas. Vive en el agua. El cangrejo, la langosta, el camarón son crus­ táceos.

Cuaga

Cebra de Africa del Sur con tiras de color sólo en la parte delantera de su cuerpo. La cuaga es un animal extinguido.

Diatomea

Planta microscópica que vive en el océano.

Dimetrodon

Reptil con una gran aleta en el lomo. El dime­ trodon vivió hace millones de años.

Dinosaurio

Reptil que vivió hace millones de años.

Eohippus

Antecedente del caballo actual. Era del tama­ ño de un gato. Vivió hace millones de años.

Equidna

Pequeño mamífero de cuerpo cubierto de pelo duro y afiladas púas.

Erizo

Pequeño animal comedor de insectos que tie­ ne hocico y cola largos y púas puntiagudas en el lomo.


Escarabajo bombardero

Escarabajo de tierra que hace un sonido deto­ nante y desprende un líquido rojizo y malo­ liente cuando está en peligro.

Espora

Semilla muy pequeña. Los mohos y hongos nacen de las esporas.

Esténtor

Animal pequeño, en forma de embudo, que sólo puede verse con el microscopio.

Esturión

Pez grande de cuerpo alargado.

Euglena

Animal pequeño que sólo se puede ver con el microscopio. Vive en el agua dulce.

Eupiotes

Protista con el cuerpo cubierto de pelitos que usa para moverse en el agua. Se puede ver solamente con el microscopio.

Gerbillo

Animal parecido a la rata, cubierto de piel y con larga cola. Vive en las regiones arenosas y secas de Africa y Asia.

Hibernación

Largo período de tiempo que ciertos animales pasan dormidos en invierno.

Schthyostega

Pez con patas que vivió hace millones de años.

Jag uar

Animal parecido al tigre, de piel amarilla oscura con manchas negras o marrones.

Jaguarundi

Especie de gato de cuello largo, patas cortas y cola gruesa y alargada.

Kiwi

Ave de plumas lanudas que no puede volar. No tiene alas ni cola. Es del tamaño de un pollo.

Kudú

Gran antílope africano que vive en las llanu­ ras de hierba del Sahara.


Labro

Pez pequeño que vive en los corales y se come los gusanitos pegados al cuerpo de otros peces mayores.

M oeritherium

Pequeño animal que vivió hace millones de años en Egipto. Es el antecesor del elefante.

M osqu ito

insecto de dos alas del tamaño de una mosca pequeña.

Waturalista

Persona que estudia las plantas y los anima­ les en el sitio donde viven.

Onyehophoran

Animal pequeño parecido al gusano, de patas cortas y fuertes que vivió hace millones de años.

Ornitorrinco

Mamífero, con un pico parecido al del pato, que pone huevos.

Oryx

Antílope africano.

P an g elín

Mamífero con el cuerpo cubierto de escamas.

Paramecio

Pequeño animal que vive en los lagos. Parece una zapatilla de cristal. Se puede ver sola­ mente con el microscopio.

Pez de hocico de elefante

Pez africano de agua dulce con un largo hoci­ co inclinado hacia abajo como la trompa del elefante.

Pez joya

Pez de agua dulce, pequeño, de colores bri­ llantes, aletas espinosas y manchas parecidas a joyas de colores en sus costados.

Pinzón

Pájaro cantor europeo con el pico en forma de cono para romper semillas.

Protisto

Ser microscópico que parece a la vez anima! y planta.


P sicó lo g o

Persona que analiza las razones por las que las personas obran de una manera determi­ nada.

P terano d o n

Reptil volador con cuerpo del tamaño de un pavo. Vivió hace millones de años.

P te ric h th y o d e s

Especie dé pez que vivió hace millones de años. Tenía la parte delantera del cuerpo re­ cubierta de una armadura ósea.

P te ry g o íu s

Animal del tamaño de un hombre, parecido a una gigantesca langosta, que vivió hace mi­ llones de años.

Pulgón

Pequeño insecto que se alimenta chupando jugo de plantas y árboles.

R h a m p h o rh yrich u s

Reptil volador de cola larga en forma de pala y dientes largos y afilados. Vivió hace millones de años.

Rodaballo

Pez grande que tiene los dos ojos al lado iz­ quierdo de la cabeza.

So m o rm u jo

Ave de cuerpo alargado que hace el nido so­ bre el agua.

S ty lo n u ru s

Animal marino de concha dura con muchas patas juntas. Vivió hace millones de años.

T e rm ita

Insecto parecido a la hormiga que vive en ni­ dos excavados en la tierra.

Theto d us

Animal marino con el cuerpo cubierto de huesecillos como dientes. Vivió hace millones de años.

T ira n o sa u rio

Enorme dinosaurio carnívoro que caminaba con sus dos patas traseras. Vivió hace millones de años.


Trem ataspis

Pez sin mandíbulas, con el cuerpo cubierto de una armadura ósea, que vivió hace millones de años.

Trepador

Ave pequeña, que vive especialmente en los árboles. Se alimenta de nueces e insectos.

T riasso ch elys

Tortuga que vivió hace millones de años. Era muy parecida a las tortugas actuales, pero no podía meter totalmente la cabeza y las patas dentro de la concha.

Triceratops

Dinosaurio que vivió hace millones de años, en el oeste de América del Norte. Tenía una gran cabeza con un cuerno sobre cada ojo y sobre la nariz.

Trilobiíe

Pequeño animal marino con un par de patas en cada una de las muchas partes de su cuer­ po. Respira por medio de agallas que tiene en sus piernas.

Tuatara

Gran reptil de Nueva Zelanda.

Ultravioleta

Color que pueden ver algunos animales, pero que es invisible a las personas.

Vorticela

Pequeña criatura con cuerpo en forma de cam­ pana colocado sobre un delgado tallo. Sólo se puede ver con el microscopio.

Zoología

Estudio de la vida animal.

Zoólogo

Persona que estudia los animales.

5 Los animales  

Un colorido libro con miles de animales en sus páginas. Animales de agua, aire y tierra y su relación con el hombre.

5 Los animales  

Un colorido libro con miles de animales en sus páginas. Animales de agua, aire y tierra y su relación con el hombre.

Advertisement