Page 35

34

en 1934 y continuada en todo el país hasta 1938, especialmente por las experiencias autogestionarias de sus compañeros de causa en las zonas obreras y campesinas de Cataluña. No obstante, los anarquistas, agrupados en la CGT, continuaron practicando la solidaridad con las huelgas del carbón (1947) de los ferroviarios (1947) y la “huelga de la chaucha” (1949) que sacudió al gobierno autoritario de Gabriel González Videla. Asimismo, lideraron la huelga de 8 mil obreros del Cuero y Calzado en 1947 y la del Sindicato de Marroquineros. Durante más de un mes, 25 fábricas estuvieron paralizadas por un movimiento que entregó importantes experiencias: creación de comisiones de vigilancia obrera y sólidas Cajas de Resistencia, con peticiones nuevas para aquella época, como el salario familiar y semana corrida de trabajo, con pago de días feriados. Este proceso de lucha pavimentó el camino de la unidad, afectada por la división de la CTCH en los 2 Bernardo: Araya, comunista e Ibáñez, socialista. A fines de 1950 -en brazos de la huelga general de enere-febrero convocada por la JUNECH (Junta Nacional de Empleados de Chile)- se organizó un Comando contra las Alzas, presidido por Clotario Blest, donde participaron los anarquistas, al lado del MUNT (Movimiento Unitario Nacional de Trabajadores. Pronto surgió el CUS (Comité de Unidad Sindical), en el que estuvo representado el trotskista Humberto Valenzuela y el anarquista Ernesto Miranda, dirigente nacional de los Trabajadores del Cuero y Calzado. El planteo unitario culminó el 13 de febrero de 1953 en el congreso de fundación de la CUT, donde los anarquistas llevaron una importante representación, proveniente de la Construcción, espescialmente de la Sociedad en Resistencia de Estucadores, de la Federación de Obreros de Imprenta de Chile (FOICH), del Cuero y Calzado, además de otros sindicatos, que les permitió elegir varios dirigentes nacionales y provinciales: Ernesto Miranda, Héctor Durán y Ramón Domínguez. A poco andar, estos dos últimos desertaron de la CUT y del anarquismo promoviendo la división de la CUT, posición que también alentaba la Confederación Marítima de Chile (COMACH), dirigida por Wenceslao Moreno. Los anarquistas orientados por Miranda dirigieron la huelga con ocupación de 170 fábricas del Cuero y Calzado en julio de 1955, movimiento que duro más de una semana con un alto grado de combatividad. Pedro Nolasco Arratia y Ernesto Miranda siguieron

CONTRIBUCION A UNA HISTORIA DEL ANARQUISMO EN AMERICA LATINA  

Estos apuntes aspiran a contribuir a la elaboración colectiva de una historia del anarquismo en “Nuestra América”, como dijera Martí.

CONTRIBUCION A UNA HISTORIA DEL ANARQUISMO EN AMERICA LATINA  

Estos apuntes aspiran a contribuir a la elaboración colectiva de una historia del anarquismo en “Nuestra América”, como dijera Martí.

Advertisement