Issuu on Google+


José Ramón Pin Arboledas ¿Cuáles son las claves del nuevo directivo?

José Ramón Pin Arboledas, titular de la Cátedra José Felipe Bertrán de Gobierno y Liderazgo en la Administración Pública y Profesor Ordinario de Dirección de Personas en las Organizaciones en el IESE, guía a los directivos baleares por las diferentes fases por las que atraviesan en su carrera profesional. A través de los tótems del águila, la araña, el canguro y el búho, Pin Arboledas realiza un acertado análisis sobre las claves, las estrategias y los problemas a los que se enfrenta un directivo en las diferentes etapas de su vida laboral.

Texto: María Pineda Lázaro Maquetado: Manuel Malvar Tombo


LAS ETAPAS DE LA VIDA

LA FASE DEL ÁGUILA

Según su tesis, la vida de los seres humanos transcurre entre períodos de estabilidad y crisis. Un periodo de estabilidad es aquel en que se está cómodo y en el que se tratan los problemas habituales. Un periodo de crisis es aquel en el que aparecen nuevos problemas con los que no se está habituado a tratar. ¿Qué producen las crisis? Mucha tensión interior. LAS TRES FACETAS DEL DIRECTIVO ¿Qué ocurre cuando se juntan en la carrera de un directivo varias crisis en distintos ámbitos de su vida (profesional, familiar, etc)? En la trayectoria de un directivo se combinan tres facetas a lo largo de su vida: la personal o bio -social, la profesional y la familiar. En las tres se producen, regularmente, periodos de estabilidad y de crisis. La acumulación de varias crisis simultáneas en las tres facetas de su vida puede disparar la tensión. Cada período tiene sus crisis y sus problemas. Tener crisis no es malo, resolverlas es aprender.

“Tener crisis no es malo, resolverlas es aprender” El TÓTEM EN LA VIDA DE UN DIRECTIVO ¿Qué es un tótem? El tótem es un objeto de la naturaleza, generalmente animal, que en la mitología de algunas sociedades se toma como emblema protector de la tribu o individuo (Diccionario de la Real Academia de la Lengua) y que representaba las virtudes de una familia, una tribu o un personaje. En nuestro caso, la utilidad del tótem consiste en servir de memorizador de las acciones que deben realizarse, así como de orientador de las actividades que debemos emprender en cada fase. ¿En qué fases se puede dividir la vida de un directivo? Yo diría en cuatro fases. La fase del águila, la fase de la araña, la fase del canguro y fase del búho.

¿Qué consejos son los adecuados en esta primera fase? Yo recomendaría tener vista de águila, astucia de zorro y habilidad para buscar ayuda. Además, aconsejaría centrar todas las energías en el desarrollo profesional. ¿Cuáles son los principales obstáculos a sortear en esta fase? • De la autonomía del estudiante a la dependencia profesional. • De la variedad del estudio a la rutina del trabajo. • La tentación del analista, el riesgo del “kamikaze”. • Tareas principales de la fase del águila. • Otear el horizonte. • Colocarse en los vientos favorables para planear sin esfuerzo. • Desarrollar una competencia especializada. Liderar por “expertice”. • Buscar un mentor. ¿Encontrar un mentor es fácil? No es nada fácil. Tiene que saber, querer y poder. ¿Qué enseña el mentor? Conocimientos y habilidades técnicas. Además proporciona orientación sobre los vientos más favorables y rutas para moverse en la organización. El mentor ayuda también a… • Desarrollar las relaciones. Oportunidades de

aprendizaje. • Oportunidades de lucimiento. • Evitar los primeros tropiezos.

“S


LA FASE DE LA ARAÑA

LA FASE DEL CANGURO

¿Cuáles son las habilidades que un directivo debe desarrollar en la fase de la araña? • Aprender a manejarse en 360° • Tener la paciencia de la araña. • Adquirir la sabiduría humilde del filósofo.

Qué se aconseja hacer en la fase del canguro? • Saber saltar con elegancia. • Aprender a ser mentor, para lo que es necesario liderar por ilusión y apoyo. • Saber mantener el equilibrio profesional, personal y familiar.

¿Cuáles son los problemas a los que se enfrenta el directivo en esta segunda etapa directiva? • Experimentar el “gap de poder”. • Experimentar la “dependencia de los subordinados”. • Correr riesgos por la actuación de los subordinados. • Aprender a delegar. • “Dirigir a su propio jefe”. • “Enseñar al que sabe” (senior). • “Manejar colegas, staff, proveedores, clientes ... ¿Qué tareas hay que afrontar en la fase de la araña? Aprender a dirigirse en 360°. • Completar la red de conocidos internos en la “organización”. • Escalar la ladera jerárquica. Evitar precipitación, pero no desaprovechar oportunidades. • Desarrollar una red de relaciones en el exterior. • Hacerse visible en el sector, cluster o zona geográfica elegida. • Iniciar una formación más generalista. Liderar por ilusión. • Seleccionar un mentor para esta fase y aprender con humildad. Es el momento de contar con un segundo mentor, ¿cuáles son las tareas de este segundo mentor? • Ayudar a las relaciones internas y externas. • Proporcionar consejo en las promociones y ascensos. • Dar oportunidades de lucimiento en el exterior.

¿Cuáles son los problemas de la fase del canguro? • Calibrar cuándo, cómo y dónde “saltar”. • Evitar la precipitación y el exceso de prudencia. • Hacer frente a las crisis personales: 1. “Adecuando los sueños a la realidad”. 2. “Tempus fugit”. - Hacer frente a la relación trabajo-familia. - Saber desprenderse del mentor y los “pupilos”. Dentro de la fase del canguro se encuentra el proceso de la reubicación. ¿Cómo podemos afrontarlo? • Irse sin dejar heridas. • Trasladarse con el equipo (el canguro salta con su cría). • Hacerlo progresando en responsabilidad e imagen. ¿Nos podría dar algún consejo para conseguir el desenganche de los pupilos? • Rebajar las barreras jerárquicas. • Superar el “sentimiento de traición”. • Mantener las relaciones. Durante la fase del canguro hay que tener cuidado con los posibles descarrilamientos. ¿Cuáles podrían ser sus causas? • Lo que en algunas antes era fortaleza, ahora puede ser debilidad. (Decidir rápido versus escuchar). • Hay debilidades que han permanecido ocultas. El afán por obtener resultados a corto plazo ocultó la debilidad de no desarrollar a los colaborado. • El éxito tras el éxito da lugar a la arrogancia. • Reacción inadecuada ante la mala suerte que antes no había sufrido.


¿Qué cosas debe hacer el directivo para llegar con éxito a la última fase del búho? • Otear el “signo de los tiempos” en la fase del águila. • Desarrollar bien la red de conocimientos e intereses de la fase de la araña. • Saltar adecuadamente, sostener la red de relaciones, desarrollar los pupilos, mantener el equilibrio personal, profesional y familiar, evitando los descarrilamientos en la fase del canguro...

LA FASE DEL BÚHO

¿Es éste el momento de la sabiduría? • El búho es el animal sabio en la literatura infantil, el que asesora, el tótem de Minerva (la diosa de la sabiduría). • Tiene imagen de serenidad. • Es capaz de ver en la noche cuando otros no ven. • Distingue lo importante entre las sombras. • Es veloz y rápido en su vuelo de rapaz. ¿Cuáles son los peligros de la fase del búho? • Despreciar la formación. • No estar atento a las olas del cambio. ¿Qué tareas son importantes en esta etapa? • La tarea de representación en el exterior. • La asistencia a foros externos. Otear los cambios. • Saber buscarse un lugar adecuado en la organización, servir de ayuda no de estorbo. • Preparar la salida y el abandono del poder. • Adaptarse a las limitaciones físicas que impone la edad. • Seleccionar buenas águilas, arañas y canguros para asegurar la supervivencia de la organización. En definitiva: Velar por el bien de la organización. Liderar por apoyo y consejo..



José Ramón Pin