Page 1


CAMINOS de la BICI Autores Copyleft del texto: Manuel Guerrero Jiménez © Copyright de las fotografías: Jesús Claudio García Maldonado Corrección Francisco Vida Gonzalo Pulido Edita Manuel Guerrero Jiménez caminosdelabici@gmail.com

Diseño y Maquetación Taller del Sur Comunicación S.L. - www.tallerdelsur.net Diseño de cubiertas Jose Manuel, Carlos Gualberto y Rafael Melquíades Guerrero. Fotografía de cubiertas Jesús Claudio García Maldonado. Impresión: Gráficas Andalusí Depósito Legal: GR 3674-2011


CAMINOS de la BICI por la COMARCA de HUÉSCAR

MANUEL GUERRERO JESÚS CLAUDIO


A todos los que me han hecho disfrutar tanto de la bici. Y en especial a José Arregui, Gregorio Morillas, Clemente Marín, José L. Zapata, Manuel Cepero, Pedro Guerrero y Rafael F. Cano.


Ruedas que necesitan otras ruedas encadenadas siempre a los pedales te llevan a las brañas estivales menoscabando hayedos y acebedas. Erguido en el sillín, jamás concedas respiro ni cuartel a las mortales angustias de las cuestas verticales, las pistas, los senderos y veredas. Se queja el plato al engranar los dientes; alas de fuego das al peso muerto para subir las últimas pendientes. Y al fin, sobre ti solo el cielo abierto, cercado por montañas reverentes que dan la paz al vencedor del puerto.

Paco Vida. Santander, Julio 09


A Mari Carmen


CAMINOS de la BICI

9

ÍNDICE Pág. Resumen y datos de rutas y variantes......................................................... 10 Prólogo......................................................................................................... 13 Introducción.................................................................................................. 17 Los caminos rotos........................................................................................ 19 Organización del libro................................................................................... 21

Long.

Dific.

R 1. Las vueltas a La Sagra................................ 51............. M.................... 24 R 2. Caminos de agua......................................... 30............. B.................... 42 R 3. Vuelta a Perico Ruiz.................................... 27............. A.................... 52 R 4. Vuelta al Moncayo....................................... 24............. A.................... 64 R 5. Tejuelo y ValdePalacios............................... 20............. A.................... 70 R 6. Sierra Seca....................................................-............. AA................... 78 R 7. P.N. Sierra de Segura....................................-.............. A.................... 90 R 8. P.N. Sierra de Cazorla...................................-.............. A.................... 98 R 9. Pantano de San Clemente........................... 42............. B.................. 104 R10. P.N. Sierra de Castril.................................... 18............. A.................. 112 R11. Huéscar - Castril.......................................... 68............. A.................. 118 R12. Castril - Los Laneros.................................... 26............ MA................. 126 R13. Castilléjar por Torralba................................. 35............BM................. 132 R14. Galera y Castilléjar....................................... 32............. B.................. 140 R15. Badlands, barrancos y cañadas.................. 27............. B.................. 148 R16. Valle del Barbatas........................................ 21............ BB................. 154 R17. Sierra de Orce............................................. 30............. M.................. 160 R18. P.N. Sierra de María..................................... 52............ MA................. 166 R19. Torre del Salar.............................................. 33............. M.................. 174 R20. Botardo y Cañepla....................................... 55............. M.................. 176 R21. Pedrarias y Campo de la Puebla................. 50............. M.................. 186 R22. El Morrón de los Lobos................................ 20............ AA................. 192 R23. Fuente de la Carrasca................................. 41............ MA................. 198 R24. Pinar de la Vidriera...................................... 20............ AA................. 204 Epílogo a las rutas...................................................................................... 211 Apéndice A. Topónimos e Historias............................................................ 212 Apéndice B. Viajes de verano.................................................................... 229 Epílogo....................................................................................................... 239


CAMINOS de la BICI

10

RESUMEN DATOS de RUTAS y VARIANTES

RUTAS

Long km

DNA

%T

Aprox Cicla- Cota

m Tierra Dif km bilidad máx. Pág.

R1. Las Vueltas a La Sagra 51 550 10 M … 100 1478 27 V1. Perico Ruiz

12

338

80

MA

… 100 1291 33

V2. CampoFique

18

270

100

MA

… 95 1250 33

V3. Vereda del agua

7

100

80

B

… 100 1140 33

V4. Caminos de Jubrena

10

60

100

B

… 100 1095 34

V4a. Canal de Carlos III

13

100

95

B

… 100 1050 34

V5. Cuesta de Almorox

3

225

100

A

… 50 1327 35

V6. La Fuensanta

5

200

100

MA

… 100 1363 35

V7. Carretera de la Puebla

9

300

0

B

… 100 1474 35

V8. Cuesta de Viana

3

15

100

MA

… 95 1474 36

V9. Pies de La Sagra

21

200

100

MA

… 98 1564 36

V10. El Patronato

6

-400

100

B

… 100 1516 37

V11. Las Fuentes- Escribano 16

300

70

A

… 100 1375 37

V11a. Las Fuentes-Dengras

4

150

70

M

… 100 1151 37

V11b. Las Fuentes-Raigadas 20

150

70

B

… 100 1160 37

V12. Canal de S. Clemente

17

60

0

B

… 100 1050 37

V13. La Hoya Yuza

1

-10

100

B

… 100 1030 37

D0. Morrón de los Lobos

20

600

100

AA

… 100 1790 38

D1. Fuente de las Yeguas

8

300

100

MA

… 100 1540 38

D2. Refugio de las Víboras

10

400

100

A

… 100 1639 38

D3. Fuente del Maguillo

2

40

100

M

… 100 1575 38

D4. Fuente de Montilla

2

20

100

B

… 50 1526 39

D5. Puerto La Sagra

12

400

0

A

… 100 1740 39

D6. Peñón del Toro

16

550

100

AA

… 100 1789 39

La Vuelta más larga (!)

80

1300

50

A

… 100 1467 39

La Vuelta más terrosa

62

1100

98

A

… 100 1564 39

La Vuelta más ceñida

25

La Vuelta más bonita

100 A 13+13 100 …

...

1564

40

...

40

1068

43

R2. Caminos de agua

30

200

85

B

0

100

Vs. Varias y sencillas

6

B

R3. Vuelta a Perico Ruiz

27

450

80

A

100

1337

53

V1. Collado Fernando

4

250

100

AA

80

1195

61

… 51

V2. La Hoya de Titos

2

80

100

B

100

1260

61

V3. Canal de Carlos III

13

100

90

B

100

1050

62

Vx. Otras variantes

100

D1. CampoFique

100

A

… 90 1250 62

D2. Atalaya de las Teas

2.5

180

100

AA

… 100 1250 63

… 62


Datos de las Rutas

RUTAS

11 Long km

DNA

%T

Aprox Cicla- Cota

m Tierra Dif km bilidad máx. Pág.

R4. Vuelta al Moncayo

24

650

100

A

9+9

100

1651

V1. Cubero

B

V2. Los Morales

3

-20

40

B

… 90 1332

V3. Sin nombre

7

-400

100

A

90

V4. Cortijo Moncayo

A

… …

300

80

A 31+31 100

1705

71

R5. Tejuelo y ValdePalacios 20

65

1533

V1. Subida puerto de La Sagra 6

400

0

A

100

1740

75

D1. Valdefuentes

3+3

150

100

B

100

1730

75

D2. Pista de la Matea

3+3

250

100

MA

100

1526

75

D3. Barranco de los Pastores 3+3

150

40

B

100

1543

76

D4. Tinada de Prado Puerco

76

0,6

15

100

BB

100

1570

D5. Tovilla y Pinar de La Vidriera …

76

D6. Aproximación a Guillimona 3+3

150

100

MA

100

1806

76

R6. Sierra Seca PP. Subida al Peñón del Toro V1. Laguna y Tornajuelos

… … … … … … … 79 9

500

100

AA 22+22 100

1836

81

9+9

400

100

AA 31+31 100

2136

82

V2. Prados del Conde y SuerteSomera

8+8

-250

100

AA 31+31 100

1836

83

AA 31+31 100

1885

86

V3. Cañada LaMienta

24

500

100

R7. P.N. Sierra de Segura

R7a. Los Centenares

33

300

100

AA 40+40 100

1745

92

100

100

MA 40+40 100

R7a. V1. Banderillas, Pinar Negro 8

R7a. V2. AguaMula

15

-1000 100

R7b. Fuente del Segura

43

800

100

R8. P.N. Sierra de Cazorla

… 91 1800

95

100

1633

95

A 40+40 100

1770

96

B …

R8a. H. Perea y el Guadalentín 45

300

100

R8b. H. Perea y el Borosa

37

150

100

R9. Pantano San Clemente

42

200

50

B

V1. Maza Chica

0,5

5

100

4040 …

A 31+37 100

… 99 1836

100

100

1836

102

100

1272

105

B

100

1072

110

MA 31+x

V2. Lecho del Pantano

110

V3. Chaparral y Escribano

16

250

60

A

100

1385

110

V4. Los Pilares

4

20

100

B

100

1140

V5. Los Dengras

7

60

60

B

100

1164

A

100

1412

111

D2. La Pegueruela

D1. La Umbría Mora

6+6

380

100

A

100

1474

111

D3. Fuente Alta

3+3

50

100

B

100

1193

111

R10. P.N. Sierra de Castril

18

450

90

A

50

100

1487

113

D1. Cerrada de Lézar o del Buitre 1.2

100

100

A

100

1100

116

D2. Cerrá de la Malena

200

100

BB

100

1135

116

10


CAMINOS de la BICI

12

RUTAS D3. Nacimiento del Castril

Long

DNA

%T

Aprox Cicla- Cota

km 18

m Tierra Dif km bilidad máx. Pág. 350 100 MA … 100 1170 116

D4. Hoyos de Moreno

18

500

100

A

100

1443

117

R11. Castril - Huéscar

68

700

50

A 25+25 100

1600

119

V1. Cerrada de Castril

3

150

5

80

916

125

R12. Castril - Los Laneros

26

400

95

MA 25+25 100

1090

127

Vs. Subidas al Campo del Rey …

A

R13. Castilléjar por Torralba 35

B

… …

150

80

BM

100

960

133

B

139

D1. Canteras del Guggenheim …

B

139

D2. A.R. de Las Presas

7

30

70

B

100

808

139

D3. Lago de los Carriones

3

50

0

B

100

790

139

R14. Galera y Castilléjar

32

200

25

B

100

962

141

V1. Cortijo de Felín

38

300

90

M

100

1021

146

V2. Santa Catalina

39

400

0

M

100

1124

147

D1. El Lago

3

50

0

B

100

790

147

R15. Badlands, Barrancos y 27

200

100

B 10+10 100

960

149

V1. Por Cerro Negro

D1. Cascaborras

… … … M … … …

D2. Camino a Castilléjar

B

V3. A los Carriones

B

R16. Valle del Barbatas

21

150

70

BB

100

950

155

R17. Sierra de Orce

30

700

90

M 14+14 100

1471

161

V1. La Alquería

9

60

50

B

100

1010

165

R18. Sierra de María

52

1200

50

MA 36+36 100

1400

167

R18b. La sabina milenaria

27

700

100

AA 31+31 100

1690

171

R18b V1. Vuelta al Cabezo

16

300

R19 Torre del Salar

33 300 95 M … 100 1000 175

AA

V1. V. Micena y Llano de Almaida 11

80

100

B

100

980

178

V2. Fuente Nueva

16

120

95

B

100

990

179

R20. Botardo y Cañepla

55 400 80 M … 100 1140 181

V1. Cañada Caravaca a Pinelo 10

150

100

B

100

V2. Cortijo del Hambre

50

100

B

100 … 100  ...

6

V3. Cortijo de Dª Dolores

7

60

100

B

R21. Pedrarias

50

250

100

M

8+8

100

1163

187

R22. El Morrón de Lobos

20

600

100

AA 15+15 100

1785

193

V1. Alquería Rosales

V2. Estepar

28

-450

100

R23. Fuente de la Carrasca

41

800

90

V1. Cañadas de la Cruz

30

-300

5

BM

R24. Pinar de la Vidriera.

20

600

80

Totales 1686

B

1401

196

B

100

1474

197

MA 24+24 100

1805

199

100

1536

202

AA 40+40 100

1853

205


Prólogo

13

PRÓLOGO

Dicen, los que saben de palabras, que placer es sinónimo de agrado, goce, gusto, incluso de diversión y entretenimiento. Yo incluso añadiría que el placer está asociado a aquellas cosas que hacemos y de las que nunca nos arrepentiremos; muy al contrario, permanecerán durante mucho tiempo en nuestro recuerdo. Pues bien, pocos placeres pueden compararse al que se siente al recorrer el campo subido, pedaleando, en una bicicleta de montaña. Llegado este punto, y para que nadie me tache de imparcial o mentiroso, debo confesar mi condición de ciclista de montaña empedernido, hasta el punto de, en ocasiones, anteponer el paseo en y con mi bicicleta a otras actividades más solicitadas por el resto de los mortales. A ello colaboran un reducido grupo de amigos -entre ellos un tal Manolo Guerrero- que, con apetencias parecidas a las mías, no dudan en seguir mi ejemplo, o yo el de ellos, que a fin de cuentas es lo mismo. No quiere ello decir que no reconozca la dificultad de esta práctica deportiva que, justo es reconocerlo, en ocasiones roza lo inhumano: empinadas cuestas, caminos “rotos” y polvorientos, vertiginosas bajadas con trampas que te esperan a la salida de cada curva… Pero todo ello se difumina e, incluso, se convierte en un aliciente más cuando cabalgamos sobre el sillín de nuestra “bici”. Las mayores pendientes se convertirán en excusa para realizar el ejercicio físico que buscábamos, nuestra autoestima se verá acrecentada al vernos capaces de superar tamaña dificultad y las descarnadas pistas supondrán un motivo para demostrarnos que, con probada solvencia, poseemos la técnica suficiente para mantener el equilibrio en las situaciones más comprometidas. Tan solo una delgada línea separa el placer del dolor en esto del ciclismo de montaña: el no saber dónde se está, el desorientarse y, en el peor de los casos, el perderse. En ese momento, por aquello de la fatalidad, no encontraremos a nadie que nos auxilie y de poco nos servirán las indicaciones que nos dieron al salir del pueblo, unas veces porque el que nos las proporcionó, aunque parecía haberlo recorrido cien veces, no conocía el camino y, otras, porque no recordamos las instrucciones que nos dieron.


14

CAMINOS de la BICI

Aquí es cuando cobra especial importancia el poder “disfrutar” de una buena guía que, de forma amena, nos permita planear la ruta en nuestra casa, el día de antes, e, incluso, consultarla cuando la estemos realizando y tengamos alguna duda o, simplemente, queramos hacer una breve, o menos breve, pausa en nuestro viaje con un libro en las manos y bajo la sombra de un árbol. Dentro de este marco, y con el objetivo de poder pedalear, sin perdernos, y por lo tanto disfrutando del camino, se encuadra el libro que tenemos en nuestras manos. Escrito de forma amena, fácil de leer, dando la importancia necesaria a las indicaciones que, inevitablemente, son necesarias para poder realizar nuestro viaje, pero sin convertirse en un texto ininteligible, saturado de términos de orientación y situación que dificultarían la lectura del texto. Se adereza con comentarios que, por una parte, nos ilustran sobre la personalidad de los autores y, por otra, nos llevan a reflexionar sobre temas íntimamente ligados al ecologismo y la defensa de la naturaleza, hoy tan en boga. Todo ello narrado de forma culta y a la vez cercana, con buen estilo literario, pero sin caer en una falsa erudición que no haría sino empañar la limpieza del escrito. Ello no es óbice para que el libro pretenda ser riguroso, y buena prueba de ello es el apéndice en el que, con auxilio del investigador D. Vicente González Barberán, se dan detalles de muchos de los topónimos que aparecen a lo largo de las rutas, demostrando el interés de los autores porque las personas que lean el libro y recorran sus caminos unan al placer del pedaleo el goce del saber. Qué sería de un libro “de rutas en bicicleta” sin la imprescindible cartografía y una buena galería de imágenes. De nuevo los autores merecen todos los parabienes, ya que en estos dos apartados alcanzan una altísima calificación. Excelente calidad de las imágenes que, además, ilustran perfectamente las rutas que se están describiendo, ya que se refieren a las mismas, y con encuadres propios de personas que aman, tanto el arte fotográfico, como los paisajes que en ellas aparecen. Baste como ejemplo la fotografía, situada en las primeras páginas del libro, en la que la silueta del ciclista se enfrenta a la mole piramidal de La Sagra. También los mapas cumplen su necesaria misión: ofrecer, de forma clara y legible, tanta información como para que el ciclista esté informado y tan poca como para que sea capaz de procesarla. Excelente el mapa general de la ruta que rodea a la sierra protagonista del libro y perfectos los mapas que, de forma más detallada, ilustran el recorrido de cada una de las variantes de la misma. .Y, no piensen que me había olvidado de ello, aunque con mi edad el olvido es una virtud, es llegado el momento de hablar de la, como antes comentaba, auténtica protagonista de esta guía: la Sierra de La Sagra. Esa que recorta su inconfundible silueta en el horizonte ofreciéndose a todos aquellos que se asomen a ese inmenso balcón que es el Altiplano de Granada. Comentaba antes que ejercicio físico y técnica se aúnan en el deporte del ciclismo, pero la bicicleta de montaña ofrece un aliciente más: recorrer paisajes sorprendentes y espectaculares. Y, dentro de ellos, no nos queda más remedio que situar el que en este libro se encuadra. La Sagra, yo he tenido la suerte de pedalear en ella, acompañado por uno de los autores, presenta valores paisajísticos y


Prólogo

15

naturales encomiables y suficiente dificultad técnica, desde el punto de vista del “pedaleo”, para poder sentir ese placer del que hablaba al principio de este prólogo. Situación acrecentada por el hecho de que parece distinta dependiendo de la época del año en la que la recorramos. Un motivo más para felicitar a los autores por habernos regalado el instrumento necesario para “no perder el norte” cuando decidamos, y debemos hacerlo pronto, que las ruedas de nuestra bicicleta hollen los territorios de La Sagra. .El prólogo debe de dejar paso a los auténticos protagonistas: los autores, sus textos, sus mapas, sus fotos y, por supuesto, La Sagra. A los demás sólo nos queda seguir los caminos que, acertadamente, Manuel Guerrero y Jesús Claudio nos han marcado y que nos ayudarán a no errar en el cruce, a evitar caminos cerrados, que -¿a desalambrar?- deberían ser cada vez menos, y a disfrutar de unas magníficas rutas y, por supuesto, de un estupendo libro que hará que, si te acercas por primera vez a La Sagra, te hechice y te obligue a volver a ella, y, si ya la habías visitado, o eres de aquí, que aprendas a amarla, si es que no lo haces todavía.

José Antonio Arregui Díaz Granada, septiembre de 2011


16

Campos de Hernรกn Perea

CAMINOS de la BICI


Introducción

17

INTRODUCCIÓN Cuando llevaba ya muchos años siendo de Huéscar, dándole vueltas, y creyendo conocerla un poco, me encontré con la bici; salí con ella y descubrí un mundo. Descubrí que mi comarca tenía muchos más sitios y caminos de los que en mi imaginación cupieran. Llevo años conociendo y disfrutando recorridos que no dejan de sorprenderme y de darme muchos de mis mejores ratos. Cuando se los cuento a alguien, la mayoría de las veces la cara se les pone de ignorancia, otras de envidia. El haber disfrutado tanto al recorrer y conocer sitios a veces tan nuevos para mí, y en muchas ocasiones tan desconocidos para otros, me ha llevado a escribir, o mejor componer, este libro que tienes en las manos. Si eres de los que desde siempre has recorrido tu comarca ya conoces lo que sigue, pero si eres huesquerino nuevo, o, si no tan nuevo, has descubierto recientemente el placer de recorrer tus campos y tu pueblo, aquí tienes muchas ideas e información útil, que espero que disfrutes, al menos tanto como nosotros. Tratar de escribir los sitios, caminos y veredas que recorren la comarca de Huéscar es tarea excesiva. Aquí intento, intentamos los que hemos participado en esto, dar ideas, pero no darlas todas, que tampoco las conocemos; sí queremos dar pistas para recorrer y conocer mucho, y para que, ya metidos en gastos y en veredas, descubra cada uno rutas nuevas, o al menos nuevos tramos que recorran los sitios de siempre. Si además tienes la ventura de descubrir senderos o parajes inéditos, felicidad completa, y en ese caso, si nos los decís, si nos enseñáis parajes nuevos, muchas gracias ya, y buscaremos la forma de que se conozcan. La selección de las rutas ha sido fácil, hemos puesto casi todas las que conocíamos. Organizarlas ha sido historia más difícil, pero creemos que a poco rato que eches con este libro y con sus mapas, códigos y símbolos, te manejarás con él tan bien como nosotros. Y si te pierdes, no te preocupes mucho, a veces hay pocas cosas más bonitas que perderse; siempre que uno se pierde encuentra algo, o alguien, o un camino de vuelta. Además aquí por Huéscar siempre nos quedará La Sagra, y con La Sagra vista, orientación hallada. Además en la bici, como en la vida, casi siempre es mejor salirse del camino (SdC) que seguir la pista principal (SPP). Sabemos que hay muchas más rutas, casi infinitas y casi inescrutables, nosotros hemos puesto aquí creemos que suficientes para conocer, cubrir y recorrer casi por entero la comarca. Seguro que muy cerca de los caminos propuestos hay otros, incluso más bonitos, que ni siquiera nombramos. Y más allá de los límites de la comarca, que a veces rebasamos, es seguro que también hay más y mejores. Pero así como los límites de la comarca ni siquiera se ven cuando se pasan, los límites de un libro están más claros. Esta guía quiere ser comarcal, quiere ser una guía en el Altiplano pero, por defecto de nacimiento o de vivienda, vemos el Altiplano desde Huéscar y como, por otro lado, sólo sabemos hablar de lo que conocemos bien, la zona de Huéscar domina sobre el resto. Lo sentimos y esperamos que alguien llene el hueco. Casi todas las rutas están hechas desde y para la bici, pero muchas pueden hacerse en coche y bastantes tramos valen la pena andando; otras veces


18

CAMINOS de la BICI

el coche facilitará las cosas. Intentaré dar la información y recomendaciones oportunas. Lo mejor es que, en un rato de mapas, de mesa y de experiencia, con este libro cada uno pueda montar la excursión suya. Que lo mejor siempre es lo de uno. Tener la ocasión de escribir en público pone en bandeja la tentación de decir impertinencias, espero que cada cual distinga con claridad lo pertinente de la perorata y aprenda a saltarse la tabarra. Sabemos que no descubrimos nada nuevo, todo lo ha ido haciendo la naturaleza y el hombre con el tiempo, todo estaba hecho y casi siempre visto; nosotros sólo hemos mirado, medido y recogido lo que nos fue gustando y no habíamos visto nunca junto y por escrito. Procuraremos citar las fuentes cuando las haya y las conozcamos. Hemos trabajado mucho por equivocarnos poco, pero las ocasiones de error son tantas que muchas se nos habrán colado, esperamos no crear conflictos y nunca te fíes de todo ni del todo, aquí pasará como en la vida, aunque esté impreso. A don Vicente González Barberán debemos muchas de las notas históricas y curiosas que se recogen en el apéndice de topónimos del libro. Con esfuerzo y paciencia ha sabido resumir en una o pocas líneas tanto saber como encierra sobre todos y cada uno de los topos que iba preguntándole, o recorriendo. Esperamos que el recorrer la comarca y poder disponer del significado y la historia, aunque breve, de los nombres de algunos sitios, hagan la bici aún más agradable de lo que ya lo es sola. Que como se decía en un libro de Saramago “No hay cuestión que más agrade al peregrino que conocer la razón del nombre de las cosas”, y de los sitios. Tengo que agradecerle a Atlas, a Mercator, al IGN y a GoogleEarth, el haber hecho de la cartografía algo tan perfecto, accesible y asequible; sin ellos este libro sería otra cosa. A Leonardo da Vinci, y todos los que le siguieron en el tema, el haber conseguido el invento de la bicicleta estable. Y a Paco Vida, su entrega para que este texto no fuese un fárrago de faltas y de sobras. Sin ellos este libro no hubiese sido.

La cara norte de La Sagra.


Los caminos rotos

19

Los CAMINOS ROTOS Desde hace algún tiempo están “rompiendo” poco a poco los caminos de siempre. Los nuevos señores de la tierra repiten historias antiguas, de cuando el “Panamá Oscense”. Parece ser que algunos señores, hace ya mucho tiempo, se apoderaron de algunas partes de la tierra del común con la connivencia de la autoridad. Ahora, empiezan a adueñarse de caminos que hemos recorrido siempre, caminos pasajeros, caminos que siempre han unido puntos lejanos, también con la aparente pasividad de la autoridad. Cada día es más frecuente tropezar con una alambrada, una valla, una puerta con candado, o una pértiga, innecesarias; cuando no grandes piedras cerrando los caminos. Parece que ha retornado el triste estilo de los tiempos del citado Panamá Oscense del siglo XIX. Éste es mi alegato, mi aportación a una lucha parece que perdida de antemano, para que los caminos que siempre han sido pasajeros y abiertos vuelvan a abrirse y sigan siendo para el tránsito. Hoy más que nunca resuena en mi cabeza aquella canción de Víctor Jara que gritaba ‘a desalambrar, a desalambrar que ...” . Parece difícil demostrar de quién son los caminos. Hay quien dice que “todos los caminos son privados mientras no se demuestre que están registrados como públicos”, pero con la misma contundencia y con más lógica puede mantenerse que “los caminos por los que siempre se ha pasado, que unen puntos distantes, que atraviesan varias fincas, que tienen nombres en los mapas del catastro y en otros, serán caminos públicos mientras nadie demuestre documentalmente que son suyos”. Y una de tres, o la autoridad los abre y los mantiene abiertos, o cada uno vamos provistos de herramientas que los abran, o perdemos los caminos. Puede que en algún caso algún camino sea privado y documentalmente probado; que lo cierren si quieren y las leyes lo permiten. Puede que a veces la actividad ganadera exija el cercado de una finca, pero eso no supone cerrar el paso. Existen pasos eclesiásticos, o canadienses; existen puertas y portillos que se abren y se cierran; existen formas de vallar la finca sin cerrar los caminos. La seguridad, para el ganado, de una puerta franqueable por las buenas es mayor que la de una puerta o valla que puede ser rota, quedar abierta y el ganado suelto. Aparte de que hay más vallas que ganado, la mayoría de las cercas y puertas ni encierran nada ni son insuperables. He recorrido muchos caminos y senderos por tierras asturianas y navarras llenas de prados y ganado, y todos los caminos eran pasajeros, los cierres siempre podían ser abiertos y cerrados, y allí sí que hay ganadería. Yo hace tiempo escribí al Ayuntamiento expresando mis datos y mi preocupación, no tuve respuesta; pero sé que el Ayuntamiento está haciendo gestiones y dando pasos al respecto. Después de varios años, parece que en un próximo pleno se presentará un estudio o propuesta para intentar abrir uno de los muchos caminos cerrados (agosto 2009).


CAMINOS de la BICI

20

Dentro de no mucho tiempo parecerá que los caminos han estado siempre cerrados. “Cuando yo compré la finca ya estaba más que cerrada” -dirán los propietarios nuevos-. Con la connivencia de la autoridad o con su omisión, y con nuestro silencio y conformismo, dentro de poco los caminos serán todos cerrados. Mañana será tarde. Le decía a Neruda su cartero, que los versos no eran de quien los hacía sino de quien los necesitaba; pues eso pienso yo de los caminos. A mí se me ha ocurrido este alegato, pero algo más habrá que hacer. ¿A desalambrar?

Un acceso cerrado a la cara Sur de La Sagra.


Organización del libro

21

ORGANIZACIÓN del LIBRO En total se describen 24 rutas por la comarca de Huéscar y a veces un poco más allá, cada vuelta puede tener algunas variantes y algunas desviaciones. Esto puede hacer que alguna ruta al principio parezca algo confusa, en ese caso sólo debe ponerse atención en la ruta principal y después se entenderá la utilidad de dichas variantes y desviaciones. La denominación de las rutas será con un número y un nombre, vgr. Ruta 1 “La Vuelta a La Sagra”, Ruta 19, o “Huéscar - Castril”. Con frecuencia las rutas tienen numerosas Variantes o alternativas, que denominaremos con la letra ”V” y un número, y entre corchetes la ruta a la que pertenece, si hace falta, vgr. V1 ó V1 [R1] o R2_V3, y un nombre propio si procede. Las Desviaciones son puntos de salida interesantes que presentan un camino para irse para otros sitios que se alejan de la ruta que se describe o que vuelven al punto de donde salieron, se simbolizan con una D y un número y un nombre, vgr. D2 ‘A Sierra Seca’ Información para cada ruta Número y nombre. Mapa de localización o situación. Mapa esquemático, perfil y rutómetro. Descripción de la ruta y de sus variantes y desviaciones. Track para GPS, que se aloja en una página de LaRed Apéndice Topónimos Se recoge una breve reseña histórica, etimológica o curiosa de todos aquellos hitos que aparecen en cursiva a lo largo de las descripciones. Apéndice Viajes largos Se describen en esta parte algunos viajes de varios días, realizados por uno de los autores, por distintas zonas de España y de Europa. Los recorridos fueron muy estudiados y trabajados y constituyen recorridos interesantes para el verano, que no todo ha de ser Camino de Santiago. www.caminosdelabici.es Es un sitio o página de LaRed donde se alojarán las ampliaciones, modificaciones, correcciones, etc, de cada ruta, así como los track (trazados) y/o waypoints (hitos) para el GPS, y a través de ella puede establecerse contacto con los autores, que será agradecido siempre, y respondido si se puede. Las calificaciones de las rutas son siempre peligrosas, y difícil que coincidan dos apreciaciones. A falta de medidores hemos decidido clasificar la dificultad como Baja (B), Mediana (M) y Alta (A), o bien BM, MA,… con significados tan discutibles como inevitables. Las distancias kilométricas y/o indicadores de posición: un lío. Cuando no indiquemos nada nos referiremos a nuestra propia contabilidad, desde el


CAMINOS de la BICI

22

punto de referencia que en cada ruta se indica: Plaza Mayor, templete de Las Santas, curva del Ángel, etc.; por ejemplo: 12.4 km ó km 26.4. Aparte, en algunas carreteras están claras las marcas oficiales, pero conviven varias y empiezan en sus sitios, las indicaremos con la referencia PK (Punto Kilométrico], ejemplo: PK 38 o A-330 PK 38, otras veces hay marcas en el suelo. Algunas veces habremos llevado otra ruta y muchas se nos olvidará la puesta a cero; un verdadero lío que habrá que conllevar con buena disposición, más detalles localizadores, cuentas y errores. La Orientación Derecha e izquierda, si se refieren a ríos, acequias, rutas y esas cosas de la marcha, las manda el agua; es decir, derecha o izquierda en el sentido en que avanza la corriente o la bici. Lo bueno es llevar brújula, o tener muy claros los puntos cardinales. El nombre de las horas, y el recuerdo de los relojes de aguja, nos pueden servir; decir a las doce si es para el frente, a las nueve si es la izquierda y a las cuatro si es a la derecha y un poco atrás. Las puntas de la Rosa de los Vientos se indican como deben, ejemplos: N (norte), W (Oeste), SE (Sureste), NNW (NorNoroeste, es decir entre N y NW), o bien con los grados del rumbo medidos desde el Norte; ejemplo: 135º es idéntico a decir SE. SPP significa Seguir Pista Principal, será un concepto básico, en cada cruce, en cada “Y” y en cada duda. Son tantas las bifurcaciones, salidas y entradas a las rutas, que es muy cansino describirlas todas; sí se describirán, en su inmensa mayoría, en los rutómetros, pero en la descripción de las rutas se evitan muchas veces para disminuir el ruido. Así es que, salvo indicación en contrario, SPP. Y para los atrevidos, en lugar de SPP, mejor SdC que significará “Salirse del Camino”, que es lo mejor para perderse, encontrar lo nuevo y disfrutar del viaje. La Toponimia es un conflicto arduo cuando el mismo topo tiene distintos nombres según el mapa, el libro, el recuerdo, la equivocación o el informador a mano. Merecería la pena un estudio que los aclarase y una base de datos oficial que los recogiese, pero a falta de todo esto, usaremos los nombres que creamos más extendidos o más bonitos, a sabiendas de que no podemos acertar. El río que por aquí nos lleva se llama, según se mire, Barbatas, Bravatas, de Huéscar, o Guadalquivir, que yo conozca. ¿Elegimos uno, todos, o inventamos otro? Las vías de paso, también tienen lo suyo. Entenderemos carretera si es ancha y asfaltada; camino, carril o pista, si aun siendo asfaltada, es estrecha o si es de tierra aunque sea ancha; sendero si, siendo estrecho, caben al menos dos personas; vereda si cabe una; senda si la vereda o el sendero parecen perderse en cualquier momento; traza cuando parece algo y es apenas nada; trialera si no caben más baches ni piedras; y campo a través cuando no es nada. De la experiencia se deduce que para andar y para la bici, cuanto más estrecha sea la vía, más bonita.


Organización del libro

23

El paso del tiempo cambia muchas referencias demasiado temporales; esta guía se ha escrito entre el 2009 y 2011, y los estados de los caminos y cortijos pueden haber cambiado, pueden haber desaparecido árboles, brotado o secado algunas fuentes y muchas cosas de este tipo; pero evitar estas referencias es lástima. Algunos términos. Las rampas siempre suben, las pendientes bajan, y los falsos llanos engañan mucho. Un sifón baja y sube más o menos de repente para evitarse un viaducto. Una pared es una rampa imposible, o increíble, de subir en bicicleta. El molinillo es el plato chico. El piñón de zapatilla es bajarse de la bici. Una rampa repetidilla es la que parece no terminar nunca. Y las asperillas sé que suben y no sé si también bajan. La precisión. Es un tema difícil, la distancia entre dos puntos es distinta cada vez que se mide, unos aparatos miden metros y otros sólo kilómetros, el principio y el final no están señalados en el suelo. Total, que todo número que se da es aproximado o puede no estar bien medido. No se puede, ni debe, confiar a ciegas en lo que aquí se diga. Habrá que ir atento y en casos dudosos poner a discutir mapas, descripciones, track y rutómetros con la intuición de cada uno. Y, de todos modos, siempre podremos desviarnos de lo que queríamos, pero siempre sabremos volver.


CAMINOS de la BICI

24

Ruta 1- La VUELTA a LA SAGRA [La Madre de Todas las Vueltas]


Ruta 1: La Vuelta a La Sagra

25

Rodea La Sagra, casi todo por asfalto y sin problemas de orientaciรณn. Presenta cantidad de variantes de tierra y desviaciones que hacen que sea quizรก el mรกs interesante y frecuente de los recorridos.


CAMINOS de la BICI

26 RUTÓMETRO Posic. km

Altitud m

TRAZADO DE LA RUTA Y LUGARES DE PASO

0,0

959 Molino de D. Rafael J., Humilladero, Cno. de Las Santas.

2,0

992 Cruce con canal de San Clemente. Conexión con V4.

4,7

1040 Puente de Roque. Conexión con V4.

5,2

1057 Bajada de Perico Ruiz (V1), a nuestra izquierda.

5,3

1068 Restos del canal de Carlos III a la izquierda.

6,6

1066 Fin de los restos del canal.

8,5

1099 Desvío a Malaño, los Chorros y Canal de Carlos III. V5a

8,5

1099 Desvío al Collado Montilla, a la Izda., V5.

10,5

1080 Puente sobre el río Barbatas. Cortijo del Doctor.

11,2

1100 Salto del Moro.

12,2

1110 Presa Nueva, inicio de la acequia de Montilla.

14,5

1156 Inicio subida al Morrón de los Lobos, D0.

15,1

1177 A.R. del Puente de Las Tablas.

16,0

1172 Puente y Cañada de los Cazadores.

16,2

1177 Desvío a la Fuensanta, a la IZDA., V6

18,7

1264 Santuario de Las Santas.

18,8

1297 Cortijo de la Torre.

19,1

1321 Desvío a fuente de las Yeguas, D1.

20,6

1360 Desvío y subida al refugio de las Víboras, D2.

21,5

1340 Vadeo del río Barbatas.

21,8

1370 Pértiga y desvío por Viana, V8. Nosotros a la DCHA.

22,0

1385 GR-9100 Puebla - La Losa, a la IZDA.

24,0

1478 H.R. Los Collados de La Sagra.

24,4

1474 Collado geográfico.

24,6

1473 A la izquierda inicio de la V9, a Collado Blanco.

27,6

1329 A-4301 Huéscar - Santiago, seguimos a la IZDA.

31,6

1190 Desvío al Peñón del Toro y otros, D6.

35,6

1143 Desvío a Las Fuentes, y … , V11

51,0

953 Curva del Ángel.


Ruta 1: La Vuelta a La Sagra

27

Ruta 1- La VUELTA a LA SAGRA [51 km / 550 m] [La Madre de Todas las Vueltas] Elegimos esta ruta como número uno, porque de alguna manera esta vuelta es la madre de todas las vueltas, de ésta salen, a ella llegan y por aquí pasan muchos de los recorridos que haremos. Además, en Huéscar, muchas bicis y muchas cosas giran en torno de La Sagra, y encima, aunque elegir lo mejor es imposible, quizá sea ésta la vuelta más bonita, más variada, más frecuentada, más interesante y más completa. A lo largo del recorrido hay tantos sitios que nombrar, alternativas que referir e historias que contar, que no se acabaría; así que las más se quedarán en el teclado, en otras rutas y, poco a poco, irán apareciendo. Saldremos, como muchas veces, de la Plaza Mayor y, rodeando la Iglesia de Santa María, enfilamos la calle Mayor hacia el Norte, y hasta que lleguemos al Santuario de Las Santas, 18.5 km recorridos y 325 m ascendidos, habremos seguido la pista principal (SPP). Cuando es “SPP” no hay confusión. Terminada la calle Mayor, atravesamos el barrio nuevo de La Victoria y dejamos a la derecha el Templete de Las Santas. Un camino asfaltado y bordeado de cipreses nos guía. Enseguida se nos pone a la izquierda La Acequia de Montilla, un día sinuosa y verde, hoy plana, gris y seca como el hormigón. En El Humilladero, un viejo molino de aceite que fuera de don Rafael Jiménez recuerda industrias de otro tiempo; pondremos a cero nuestro cuentakilómetros. El camino se presenta llano y de curvas suaves hasta llegar a la cuestecilla de El Cigarral, mientras que a ambos lados abundan las casas de campo y naves agrícolas, entre olivos, almendros y cultivos, a la vez que un sinfín de gentes suben y bajan el mismo camino soñando quitarse colesterol, grasa y tiempo. A la izquierda y arriba vemos la sierra y cumbre de Perico Ruiz, llena de antenas, y a la derecha y más lejos la Sierra de La Encantada, herida por dos canales, la Cueva de La Encantada, la atalaya e, invisible, el antiguo y primer Castillo de Úskar. En el Puente de Roque, se cambia de lado la acequia que se pierde por nuestra derecha. Poco más adelante, a nuestra izquierda, nos acompaña durante un rato un tramo del Canal de Carlos III, que, aunque no lo parezca, en la bici se nota que va hacia abajo, algo colmatado pero increíblemente grande; nunca entendí qué cálculos lo llenarían de agua. Al fondo, entre las dos hileras de pinos, vamos viendo El Morrón de los Lobos, inconfundible, con su antena, y accesible en bicicleta; El camino de cipreses más largo del mundo. otro día lo subiremos.


28

CAMINOS de la BICI

Cuando se acaban los cipreses, enfilamos el cortijo de El Doctor. A nuestra izquierda la Sierra de Montilla, con un paso abrupto que nos permitiría cruzar a CampoFique por la Cuesta de Almorox. Pasado el Doctor, la carretera hace un pequeño sifón para cruzar el cauce del Barbatas casi siempre seco, que seguirá un buen trecho a nuestra izquierda. El Salto del Moro, km 11.1 y altura 1100m, marca la entrada en otro mundo: húmedo, verde, rocoso, sinuoso, fragoso y, aunque va subiendo, casi llano. La Piedra del Letrero, que podría llamarse ahora prisión del Letrero, nos recordará himnos y romerías. Poco más arriba y a la izquierda, podemos ver la antigua presa, y la más nueva que recoge el agua del Barbatas para meterla por un tubo grueso, que estaría mejor tapado, y que luego será la acequia (canal) de Montilla.

Río Barbatas en el A.R. Puente de las Tablas.

El camino sigue delicioso, entre pinos, encinas, acacias y retamas y, dejando a la derecha la subida al Morrón y la Peña de la Rendija, llega y atraviesa las áreas recreativas del Puente de Las Tablas, atención a los meandros del Barbatas y la de la Cañada de los Cazadores. Deja a la izquierda dos alternativas muy interesantes como la V2 y V6, pasa por las alamedas del cortijo de los Guijarros, y, poco después de dejar a la derecha un puente que cruza el Barbatas, va para La Puebla y para Los Collados. Empieza a subir la primera gran cuesta de la Ruta, que no es tanto, y nos sube en un santiamén al Santuario de Las Santas Alodía y Nunilón, - km 18.5 y altura 1270 m-. En el Santuario vale la pena parar un rato, sobran los motivos y veinte km de bici se merecen un receso. El agua de la fuente que hay junto al castaño vale la pena, la ermita-iglesia y las repetidas imágenes de Las Santas Benditas pueden evocar en más de uno recuerdos y sentimientos dulces y, por si esto fuese poco, la panorámica es de primera.


Ruta 1: La Vuelta a La Sagra

29

Valle del río Barbatas desde la subida al Santuario de Las Santas.

Una vez descansados y ahítos de paisaje, seguimos con la bici de la mano dejando atrás la ermita, y por unas escaleras subimos hasta el Cortijo de la Torre; debió haber por aquí alguna torre mora un día. Encontraremos un camino de tierra ancho y casi siempre en buen estado, que tomamos hacia arriba, dirección NW.

Encinas centenarias pasado el cortijo de La Torre.


30

CAMINOS de la BICI

Tenemos delante cuatro kilómetros de los que gustan en la bici, tierra, sube y baja suave y el monte es de encinas, algunas enormes, y de pinares; a la izquierda la mole de La Sagra, y a la derecha los encajonamientos del cauce alto del Barbatas, la carretera de los que no conocen este atajo y la sierra de Guillimona. Dejamos enseguida a la izquierda un desvío que va a la Fuente de las Yeguas y, algo más tarde, otro que sube para el Refugio de las Víboras y a La Sagra misma. Atravesamos, por cuarta y casi última vez el Barbatas, por un vado ahora arreglado; dejamos a izquierda una barra que cierra un camino que se adentra a Viana, por el que podríamos llegar derechos al collado, y salimos a la carretera que tomaremos a la izquierda. Entre el camino y el asfalto podemos ver unas encinas enormes y cruzar por ellas, a pie, por supuesto. Ahora nos toca una carretera alquitranada y atravesar Viana. El barranco de la derecha nos podría llevar a una fuente, pero ahora mejor subir las revueltas a los Collados, que nos ofrecerán las mejores perspectivas de La Sagra. Para el que todavía no conozca Los Collados de La Sagra, sólo decir que es de los mejores sitios del mundo para comer, cenar, dormir, empezar excursiones, o simplemente estar.


Ruta 1: La Vuelta a La Sagra

31

Dejando atrás el hotel llegamos al collado geográfico, inconfundible, que separa o une, la sierra de La Sagra y la sierra de Guillimona, el valle del Barbatas y el valle del Raigadas; aunque para mezclar las cosas, por aquí mismo y no podía ser de otra manera, una acequia cambia el agua del río Raigadas, que acaba de nacer en la cercana Fuente de Montilla, al Barbatas; y es éste, ahora sí, nuestro último cruce del Barbatas. Nos vamos para otra cuenca, que para eso es un collado. Como a todo lo largo del camino, vamos dejando a izquierda y derecha caminos a otros sitios, que pueden observarse en el mapa y en su sitio, se describen en las variantes y poco a poco iremos haciendo. Para mí, hay tres clases de ciclistas, los que disfrutan subiendo, los que lo hacen bajando y los que disfrutan siempre; para las dos últimas clases empiezan 25 km de delicia. Mientras La Sagra va quedando a la izquierda y arriba, nosotros vamos volando para abajo con curvas a todos lados, bien trazadas y mejor asfaltadas, hasta llegar al cruce de Santiago de la Espada. Si queremos ver los paisajes, los cortijos que van apareciendo, la cuerda de Sierra Seca que domina el fondo, o el valle del Raigadas, es mejor parar y mirar, que las curvas y la pendiente no permiten distracciones. En el Cruce de Santiago tomamos a la izquierda, al Sur, ahora ya en bajada suave. Atravesamos la finca de La Losa y sus secuoyas gigantes, llevaremos el río Raigadas a un lado u otro según él quiera, como a uno y otro lado vamos dejando fincas y cortijos de otros tiempos y desvíos para otros días. En el km 35.4 el río se va con un camino para el puente de las Ánimas y el pantano, pero nosotros subimos entre pinos y curvas un poco de desnivel. Cuando veamos una caseta de guardabosques subiremos la cuesta de las sabinas, donde alguna vez las habría, y se nos acaba el monte, y casi también las cuestas. Si nos vamos con el río y el camino de su margen hasta llegar al puente de Las Ánimas, desde allí recuperaríamos la carretera si tiramos a la izquierda, o iríamos para Las Fuentes si a la derecha.

Descenso hacia Cortijo Nuevos y La Losa.

Secuoyas (Sequoiadendrum giganteum).


CAMINOS de la BICI

32

La carretera será ahora todo bajada, menos algún repechillo. Cruzamos sin darnos cuenta el Canal de Carlos III, que ha empezado por aquí cerca, y otra vez entre cortijos y desvíos, tierras de labor y de secanos, viendo Perico Ruiz, otra vez, a la izquierda y la Sierra de Marmolance al fondo, llegamos a la ermita de la Virgen de la Cabeza. Tras cruzar el puente y subir unas curvas, la carretera parece que sube suavemente, pero no, este tramo es absolutamente horizontal hasta La Cruz de Charrito. Durante años me admiré a mí mismo por lo bien que subía tras 50 km de marcha, y dejé de admirarme tanto el día que medí que era horizontal lo que veía cuesta arriba. Desde la Cruz de Charrito tendremos delante todo el Altiplano, el Jabalcón y, si el día es claro, los picos blancos de Sierra Nevada se verán perfectamente al sur. Poco más, tras bajar y subir La Hoya Yuza vemos Huéscar entera, en la que entramos por la erLa Sagra. mita del Ángel y el Convento de San Francisco recién arreglado, dejando éste a la izquierda. La mole de Santa María nos guía a donde iniciamos la ruta. Si hemos madrugado y parado poco, aún habrá churros calientes esperándonos; si no quedan, es que es hora de pedir una buena cerveza fría. Lo importante es echar un rato disfrutando y comentando, si hay con quién, y si no, solo, lo que hemos hecho y lo mucho que nos queda por ver desde la bici.

Iglesia parroquial de Santa María.


Ruta 1: La Vuelta a La Sagra

33

VARIANTES en LA VUELTA a La Sagra V1. Detrás de Perico Ruiz. [16 km / 450 m] En lugar de tomar la carretera a Las Santas, saldremos por la carretera a Santiago de La Espada, y a 3 km de la curva del Ángel tomaremos la pista forestal que da la vuelta a Perico Ruiz y que se describe en la Ruta 3. Cambiamos 8 km de asfalto con tráfico y con gente, por unos 13 km de pista estupenda que sube y baja casi 300 ó 400 m, perdida entre pinos, y donde nos cruzaremos con más ardillas que personas, aparte de las grandes panorámicas; mejores aún si subimos a la cumbre. Si prescindimos de la cumbre nos acortamos 4 km y 100 m. Si se dispone de tiempo y fuerzas, y sobre todo si no se conoce esta variante, se recomienda hacerla. El camino de Las Santas acaba haciéndose repetidillo con las veces. V2. CampoFique. [18 km / 270 m] En el km 6.5 de la V1 y a 1260 m de altura, cuando la pista lleva un rato llaneando, veremos a nuestra izquierda que sale un caminillo estrecho que baja, aquí empieza la V2. Comienza bajando hasta la Hoya de Titos y hemos de cuidar tomar siempre hacia la izquierda. Al cruzar el colladillo el camino se ha ido poniendo impracticable y muchos habrán de bajarse. Lo que vemos es CampoFique o campo de la higuera; luego se ve el Cerro Trompeta y se pierde el camino, pero hacia el Norte veremos lo nuestro y con un quiebro a izquierdas nos tropezamos con el camino de la Virgen que viene de Maza y va como nosotros, al NE, a la derecha. Dejaremos a la izquierda dos o tres caminos que podrían parecer principales, nosotros a la derecha, mirando el collado Moril que se ve al fondo. A izquierda dejamos el cortijo de Molina e, inmediatamente, junto a unas encinas muy grandes, seguimos por el camino de la derecha. Más tarde quedará a la derecha el cortijo viejo de la Monja y luego en una T, otra vez a la derecha, y ya no hay pérdida. Por la derecha nos vendrá el camino de la Cuesta de Almorox que cruza la sierra de Montilla (V5), y se quedarán el cortijo de Carranza y el de los Bermejales. Llegamos al collado y mejoran el piso, la inclinación y los paisajes. A la izquierda nos queda el famoso cortijo de Ferrario, hoy de la Zanca, y enseguida estamos en la Cañada de los Cazadores, de la que ya hemos visto las choperas. En la desviación que encontremos nos vamos por la derecha y enseguida estamos en el camino de Las Santas, o pista principal de nuestra ruta. Esta variante hay que hacerla, también, alguna vez. V3. Vereda del Agua. [7 km / 100 m] Hemos de llegar a las Aguas Potables. Por la pista forestal que sale en el km 1.9 desde la curva del Ángel de la carretera a Santiago, y hacia la derecha. Llegamos al camino de servicio del canal de San Clemente y pocos metros más adelante, por un puente, cruzamos el canal y recuperamos la pista forestal que busca una Casa Forestal en ruinas. O, subiendo por el barrio de la Victoria en el camino de Las Santas, tomamos el camino a la Portilla, en la placeta de enfrente del templete de Las Santas.


34

CAMINOS de la BICI

Desde la parte baja de las Potables, y por la margen derecha de la Acequia Alta, un sendero reciente (2007) nos lleva a la vereda que trae/traía el agua de la Acequia de Montilla desde el Puente de Roque, a donde saldremos. Un cartel informativo dice cosas del sendero. Esta variante es una delicia, apenas cambia los kilómetros y sí cambia el asfalto por la tierra, la gente por los pinos, lo ancho por lo estrecho, el ruido por el silencio; se debe hacer siempre. V4. Caminos de Jubrena. [10 km/ 60m] Por debajo del Barrio de los Reyes, desde la parte baja de la cuesta de la Baranda, sale hacia el Norte el Camino de la Boja, que nos llevará por tierra, al principio un poco de asfalto, hasta el km 9 del CdLS (Camino de Las Santas), alternativa que puede ser interesante para conocer y para variar. Dejamos el cortijo de la Boja y un camino a la izquierda y seguimos al frente. Cuando avistamos el cortijo de la Viña elegimos un camino que lo deja a la izquierda y va sobre el río Barbatas. Al acabarse el camino desmontamos y seguimos como podamos entre los olivos hasta darnos con el Descarte. El Descarte es una cosa curiosa, se trata de una grieta enorme, pongamos siete metros de ancho, 100 de largo y 20 de fondo, hecha por la erosión en el terreno blando, por el agua que descartaban en las fábricas de harina que quedan por arriba. Cuidado con no caerse dentro, muerte segura. Seguimos Descarte arriba hasta dar muy pronto con un camino bueno que seguimos hacia la derecha. El camino prosigue siempre en dirección NNE entre la carretera y el Barbatas. En el km 1.5 de la ruta principal, cuando va a empezar la rampilla del Cigarral, sale a la derecha un camino de tierra que nos unirá al que nombrábamos en el párrafo anterior, y nos llevará, atravesando cortijos, hasta casi el del Doctor, siempre entre el Barbatas y la carretera. También puede tomarse esta variante más arriba, recién pasado el Puente de Roque o justo enfrente del camino que baja de Perico Ruiz. Por estos campos de Jubrena hay muchos caminos y formas de pasarlos. Al final y a la izquierda siempre llegaremos a la pista principal. Esta es una buena variante en las etapas de la vida en que uno está empeñado en salirse del camino, o ir por tierra mientras sea posible. V4a. Canal Carlos III. Puede llegarse hasta el km 9 de la Ruta principal remontando el Canal de Carlos III. Desde Huéscar al poblado de San Clemente, atravesamos los campos


Ruta 1: La Vuelta a La Sagra

35

de lechugas, y a la altura del cortijo de Robles hay un camino que cruza el canal de San Clemente y sube al de Carlos III. Se describe, aunque en sentido inverso, en la Ruta 2 “Caminos de Agua”. A mí me gusta más hacerlo a la inversa, pero cuando uno se empeña en rodear La Sagra por el máximo de caminos, éste es otro. Este tramo del Canal de Carlos III y la zona repoblada de Maitena son algo que hay que recorrer. V5. Cuesta de Almorox. [3 km/225 m] Cuando en el CdLS se acaba la penúltima mancha de cipreses por el km 7.5, a la izquierda se ve la Sierra de Montilla y se vislumbra un colladito, o paso, por donde antiguamente venía un camino desde La Sagra a Huéscar, hace ya tiempo en desuso. Hay que echar pie a tierra varias veces, bordear un campo de almendros y remontar a mano el viejo y destrozado camino con esfuerzo. Arriba el camino se hace estupendo y desciende hacia un montón de alternativas: a la izquierda, casi siguiendo la Acequia de la Virgen, llegaríamos a los campos de Maza, Pk 5 de la carretera a Santiago y a Huéscar. A la derecha y luego a la izquierda enfilaríamos al cortijo de Girón y La Sagra Chica y otro montón de alternativas. Hoy toca más a la derecha, por el cortijo de Los Bermejales y, buscando el Collado Moril, salir a la Cañada de los Cazadores, y de allí, por la Fuensanta o por la carretera, a la Ermita de Las Santas, como cuenta la V2 de esta ruta. Saltar la sierra de Montilla se hace trabajoso, y más si coincide con el sol del verano, pero es una variante entretenida. V6. La Fuensanta. [5 km/200 m] Apenas pasada la Cañada de los Cazadores, en el km 16.7, sale a la izquierda una pista ancha y recientemente en estado perfecto que nos sube sin pérdida a Las Santas. Sube un poco más que la carretera asfaltada, y en la Fuensanta ya no hay agua ni laica ni santa salvo los buenos años, ahora está entubada; pero es una alternativa estupenda si uno no está justo de fuerzas. Al desembocar en una pista perpendicular, a la izquierda seguimos con nuestra vuelta a La Sagra y a la derecha, en un verbo, nos lleva al Santuario, pudiendo vislumbrar a la derecha, un antiguo cementerio de tiempos en que por estos sitios vivía y moría la gente. V7. Carretera de La Puebla. Pasados Los Guijarros, en el km 17 de la ruta, por un puente a nuestra derecha se cruza el Barbatas, y un camino asfaltado sube entre almendros hasta la carretera que viene de La Puebla y sigue, por la izquierda, a Los Collados. Es más largo que subir por Viana, es asfalto, a veces pasan coches, pero hay unas perspectivas de la cara Norte de La Sagra excelsas.

Arista noreste de La Sagra.


36

CAMINOS de la BICI

V8. Cuesta de Viana. [3 km / 150 m] A unos tres kilómetros pasada la ermita de Las Santas, cruzado ya el Barbatas, hay una barra, o pértiga, a la izquierda, que invita a dejarnos la pista principal. Si nos la saltamos con educación y no nos perdemos, manteniendo siempre el rumbo Oeste, llegaremos por una senda o camino fuera de uso directamente al Collado de La Sagra. La salida está recién cerrada con verja y alambrada, que se pueden saltar sin dificultad. Si el camino se pone a dar revueltas y a subir mucho, es que nos hemos equivocado, no era tan a la izquierda; si el camino se nos acaba es que nos fuimos muy a la derecha. El camino correcto es más bien derecho y centrado, y puede estar mal y pinchoso, pero a mí me gusta. V9. Pie de La Sagra. [20 km / 200 m] La obsesión por la tierra, o por las rutas off road, nos hizo buscar esta variante que, desde Los Collados de La Sagra (cara Norte), nos lleva a Collado Blanco y al Collado de D. Salvador (cara Sur) entre las cotas 1400 y 1600. En algunos momentos el camino se pone malillo y en otros dudoso, pero siempre se llega, a poco mal que se oriente o se equivoque uno. Recién pasado el collado y en una explanada donde aparcan casi todos los que van para La Sagra por este lado, salen tres carriles: a la izquierda, hacia el Este, uno baja por el Barbatas, o por su primer afluente según se definan los tributarios, para Viana; algo más al Sur se ve otro subir para La Sagra camino de la Fuente de los Paradores y hacia el SWW, dejando a la derecha la carretera, sale llaneando nuestro carril. Pasaremos cerca de un cortijo y una fuente, y cuando avistemos los tejados de los Cortijos Nuevos, tendremos que ir atentos a la izquierda y descubrir entre un “pincharral” nuestro camino, que con dirección SO y luego más bien Sur, nos llevará al otro extremo de La Sagra. Para no perder ni confundir nuestro carril, ya sabemos, a partir del km 1.7 de esta variante, siempre hacia el Sur aunque haciendo curvas y ganando y perdiendo cota suavemente. Si esto deja de ser, nos hemos equivocado. Si lo hacemos bien, llegaremos al cortijo de Collado Blanco, tiene nombre puesto y es curioso de ver; también lo rotulan Sevilla. A la izquierda hemos traído y ahora veremos claramente la imponente cara Oeste de La Sagra. Encima de nosotros queda el gollizno que sube hasta la cumbre por el llamado Bosque Vertical; preciosa ascensión por cierto. A la derecha, al Oeste, Sierra Seca llenará todo el horizonte. De Collado Blanco por un camino ya bueno y saltándonos una cadena, salimos a una pista estupenda casi siempre; a la derecha bajaremos rápidamente, haciendo la variante 10, en 5 km al PK 14 de la carretera de La Losa y de allí hacia el Sur, a Huéscar, y si al Norte para Santiago o La Losa o Cazorla, a mil sitios. Si desde el cruce siguiente a Collado Blanco elegimos subir, tirando para la izquierda remontaremos al pie de La Sagra Chica y desde allí dominaremos CampoFique, y ahora todo será bajar. En este tramo se pasan dos verjas. Si nos ceñimos a la derecha, pegándonos a la sierra de Moncayo, llegaremos por el cortijo del Rincón, a la residencia de los Morales y al PK 6 de la carretera de La Losa. Si buscamos a izquierda, bajaremos a los cortijos de la Cueva


Ruta 1: La Vuelta a La Sagra

37

del Agua, Girón, Montilla, La Monja, Cubero y Maza [PK 5] de la repetida carretera. Y si nos ciñéramos, más aún, a La Sagra, llegaríamos al cortijo de Ferrario y de allí al collado Moril, y por él a la Cañada de los Cazadores, pero ya sería ir para atrás y, además, por aquí también, las alambradas, los candados, la inacción y el silencio han roto los caminos; es el vicio de los nuevos señores de la tierra. V10. El Patronato. [6 km / 400 m] Saltada la cadena del cortijo Collado Blanco y alcanzado el cruce que le sigue, tomamos a la derecha una bajada sin confusiones que pasa por cortijos como la Umbría de La Sagra, la Capellanía, el Duque, casi la Memoria, y el Patronato, donde pasara yo tantos veranos de mi infancia, sin luz, sin agua, sin libros, sin bicis, nosotros solos contra el campo. Con la sierra del Moncayo a la izquierda llegaremos al PK 14 de la carretera de Huéscar a Santiago. V11. Las Fuentes por el Escribano. [16 km / 700 m] Por PK 18 de la carretera a Santiago, sale a nuestra derecha un carril entre grandes cipreses que vadea el Raigadas y asciende fuertemente. Si seguimos la pista principal llegaremos al cortijo de el Escribano y poco después, rolando al SW, acabaremos saliendo entre un chaparral precioso al cortijo de Cánovas, donde una barra o pértiga intenta cerrar el paso, y al camino que, a la derecha, nos conduce a las Fuentes del Guardal. V11a. Las Fuentes por los Dengras. [3.5 km / 40 m] Por el km 14 de la carretera que traemos de La Losa, un camino muy nuevo nos sube al Cortijillo, y luego, por los Dengras, al camino de Las Fuentes. V11b. Las Fuentes por el Raigadas. [20 km / 150 m] Justo cuando el lecho del río Raigadas, o río Seco, va a separarse de la carretera, en el km 35.4 de la ruta o Pk 14 de la carretera, sale a acompañarle por su izquierda un camino entre alambradas que, sin poder evitarlo, nos lleva al Puente de las Ánimas y al poblado de las Cuevas del Canal. Y desde allí, antes de llegar, a la derecha nos vamos para las Fuentes del Guardal, y si a la izquierda, retomaríamos la carretera. Si hemos elegido hacia las Fuentes, el camino principal nos llevará a la piscifactoría y al pantano, y desde allí otra vez a la carretera de La Losa, si es que no nos vamos por el Canal de San Clemente, como describe la siguiente variante. V12. Canal de San Clemente [17 km / -60 m] Viniendo de las Fuentes, cuando se sobrepasa el pantano, podemos: al frente irnos para el anejo de Duda y carretera de Castril; a la izquierda por la presa, y dando la vuelta por lo que un día será pantano, volver a nuestra carretera y, si buscamos un camino que tiene pértiga, en medio de las dos oportunidades anteriores, bajar al pie de la presa, recorrer la parte del río que sale de la presa que siempre está lindo, y más si es otoño, para por fin tomar el Canal de San Clemente que aquí empieza y llegar por él, y a cota, hasta casi Huéscar.


CAMINOS de la BICI

38 D0. Subida al Morrón de los Lobos [9x2 km / 600 m]

Poco más allá de la Piedra del Letrero, junto a una casilla de control de la conducción de agua, con numerosos letreros y con las señales del GR-7 que viene de El Pireo (Grecia) camino de Tarifa, a la derecha, se inicia la subida al Morrón de los Lobos, Peña de la Rendija, Sierra de Jorquera o Calar de la Puebla, que de todos estos modos llaman. Hay que buscar siempre la desviación que más se eleve y no habrá pérdida. Las vistas en la subida Cruce para subir a la Sierra de Jorquera. y una vez subido, soberbias; la vegetación, de mérito. Si no es hoy, hay que subir otro día. D1. Desvío a la Fuente de las Yeguas [4x2 km / 300 m]

Cruce a la Fuente de las Yeguas

Pasado el cortijo de la Torre, por encima de la ermita de Las Santas, el camino se levanta, pasa entre unas encinas muy grandes y llega a un llano. Si tomamos a la izquierda y SPP, llegamos al Cortijo de la Fuente de las Yeguas, al pie de La Sagra, y como todo lo de por aquí, digno de verse. Este camino tiene dos desviaciones a la derecha, según se va, que nos pueden sacar a la pista que sube al refugio de las Víboras y a la Plataforma. Casi al final del camino una recia verja rompe éste otra vez.

D2. Desvío al Refugio de las Víboras y Plataforma. [5x2 km / 400m] Bonita pista de subida, que con mucho zigzag, nos eleva hasta la Plataforma, pasando por el Refugio de las Víboras, punto de partida para una de las muchas ascensiones a La Sagra. Gozaremos de hermosas vistas de la Sierra de Guillimona, los cortijos de su cara Sur, Los Collados, etc. Los peñones o muelas de los Mirabetes y El Castellón de las Ollas nos ofrecen un ejemplo geológico de mérito: si se observan bien, hay que admitir que no son sino los estribos de un anticlinal desventrado. Los tiempos geológicos siempre me parecieron cosa de magia. Subida al refugio de las Víboras.


Ruta 1: La Vuelta a La Sagra

39

D4. Desvío a la Fuente de Montilla [2 km / 20 m] Precioso paseo por una veredilla casi ciclable hasta cerca del final, según la maleza que la envuelva, que nos lleva a la Fuente que durante tanto tiempo nos diera agua y nombres a Huéscar. Es fácil observar cómo el agua de la cuenca del Raigadas es trasvasada como el que no quiere la cosa, y sin ecologista que lo sepa o que se oponga, a la cuenca del Barbatas. D5. Desvío al Puerto de La Sagra [6x2 km / 400 m] No se trata de llegar hoy a Santiago, pero los incansables de la bici no deben dejar la oportunidad de subir curva y contracurva al puerto de La Sagra. Las vistas desde él, y luego en la bajada, que se tienen de La Sagra, la cuenca del Raigadas y Sierra Seca, valen la pena. Aparte, el gusto de subir y el de bajar. D6. Desvío al Peñón del Toro [8x2 km / 550 m]

Subida al Puerto de La Losa.

Si no se ha subido, puede ser interesante subir por subir al Peñón del Toro. Desde la Noguera el camino no tiene pérdida si elegimos siempre la desviación que más se empine, y los peñones, que en realidad son dos, no tienen confusión. El camino sube por un chaparral hermoso, lleno también de enebros y sabinas, y como no, de hermosos pinos. Vistas hermosas del barranco del Tornajuelo y del pantano harán que paremos de vez en cuando, y así se descansa. Hay que bajar con mucho cuidado. La Vuelta más larga [80 km] Es imposible, siempre podremos irnos más lejos, el intervalo es abierto por la derecha. Pero no nos vayamos tan lejos y tengamos La Sagra a tiro, o casi siempre cerca. Yo propongo irnos por Las Cuevas a tomar el Canal de Carlos III, en Malaño hemos de irnos a la Carretera de Las Santas, luego iniciamos la subida al Morrón por Jorquera, y, a mitad de camino, en una gran curva a derecha, nos vamos para la izquierda buscando la carretera de la Puebla a La Losa. Irnos por Santiago sería perder mucho rato La Sagra, nos vamos para La Losa. Pasamos los Collados, tomamos la carretera de Santiago a Huéscar y en La Noguera nos subimos para el Peñón de Toro sin llegar a él, nos desviamos para el Escribano y el Chaparral y llegaremos por el cortijo de Cánovas a Las Fuentes. De allí a Duda, y por la carretera que viene de Castril a Huéscar, y por los llanos de Valentín y Parpacén estamos en la Plaza Mayor con más de 80 km de bici. La Vuelta de más tierra Aguas Potables, Collado Fernando, Hoya de Titos, CampoFique, Collado Moril, Cañada de los Cazadores, La Fuensanta, Cuesta de Viana o Camino de los Cuartos, Collado Blanco, El Rincón, Maza, Huéscar. Se podría echar más


40

CAMINOS de la BICI

tierra buscando por Cubero el enfilamiento a Perico Ruiz, y por la Hoya de Titos a la pista que sube a Perico Ruiz, que con un tramo en descenso nos permitiría, por el Collado de Fernando, pasar por las Aguas Potables y llegar hasta la Piscina Municipal sin tocar el alquitrán. La Vuelta más ceñida Podríamos empezarla en el cortijo de Montilla, en CampoFique. De allí al de los Bermejales y por el Collado Moril, más o menos, a la Cañada de los Cazadores. Por la FuenSanta, a la ermita de Las Santas, y al Camino de los Cuartos. Por el camino de los Collados a Collado Blanco y a la Cueva del Agua, y de allí a Montilla. Aproximadamente 25 kilómetros de tierra y Sagra. Si a los nuevos señores de la tierra no les hubiesen dejado cerrar Ferrario ni Las Yeguas, por Girón, Ferrario y Las Yeguas podríamos acortar 6 ó 7 kilómetros de longitud y 300 m de desnivel acumulado. La Vuelta más bonita Quizá no haya tantas como ciclistas, pero no andarán lejos ambos números. Han salido muchas vueltas a La Sagra y, la verdad, es que todas valen la pena. Seguro que encuentras más, serán más largas, más tuyas, más distintas y, probablemente, tan bonitas; es cuestión de buscarle las rodeas. Ella se lo merece.

Carretera de La Losa.


Ruta 1: La Vuelta a La Sagra

Refugio de las Víboras.

Área recreativa de Las Santas.

41


42

CAMINOS de la BICI


CAMINOS de la BICI

43

Ruta 2 – CAMINOS de AGUA Recorrido delicioso en torno a Huéscar por caminos de tierra con hermosas panorámicas y lugares insólitos para más de uno. RUTÓMETRO Posic. km

Altitud m

0,0

958

Hasta el templete de Las Santas, calle Mayor adelante.

0,0

958

Atravesamos Plaza Cornellá, y al final a la DCHA.

TRAZADO DE LA RUTA Y LUGARES DE PASO

Cruce con el canal San Clemente, al FRENTE.

1,3

993

1,5

1012

A DCHA. inicio de la vereda, delante del cartel informativo.

2,4

1014

Se entra en los pinos.

2,5

1015

La vereda gira a la IZDA. Apenas si se ve el giro, ojo.

2,7

1031

Vereda del canalillo, a la DCHA.

6,0

1035

Puente de Roque, por la carretera a la IZDA.

6,1

1035

Enseguida camino de tierra a la DCHA.

7,6

1036

Cortijo las Teas, giramos a DCHA., al final doblar a IZDA.

10,0

1029

Cruce del río Barbatas, seguimos el carril a DCHA.

10,7

1064

Llegada al canal y giro a DCHA.

12,2

1068

Casa Forestal, parar y ver. Seguir por dónde veníamos.

12,7

1064

Se cruzan canal y camino. OJO: Seguir lecho del Canal.

13,2

1062

Pasar a la margen izquierda y subir rampa “feílla”.

13,8

1060

Recuperamos el Canal.

14,5

1058

Se acaban los pinos.

16,1

1058

17,3

976

Canal de San Clemente, giro a la IZDA.

20,4

977

Cruce con la A-330.

21,7

976

1er. desvío a FuenCaliente, a DCHA. Hay otro enseguida.

24,0

974

Si hemos seguido el canal, Salida por la DCHA.

24,2

964

En Y, a IZDA.

25,0

925

En cruce de cuatro, tomad a la DCHA.

26,5

917

Cruce, seguid de frente.

27,3

900

Molino del Paso, bonito Hotel Rural.

27,7

916

Cruce de la circunvalación por arriba, al FRENTE.

28,6

919

Desvío a IZDA, buscando el río Barbatas.

29,6

950

Calle Barroeta, a la DCHA.

30,0

955

Plaza Mayor, a la fuente.

Dejamos el canal, girar a DCHA. Se puede seguir, pero...


CAMINOS de la BICI

44 Ruta 2 - CAMINOS de AGUA [30 km / 200 m] Se trata de una ruta fácil, de unos treinta kilómetros, casi a cota, si se quiere casi entera por tierra, y por donde las aguas van o vienen de distintas formas. El camino recorre la vereda de las Aguas Potables, la Acequia de Montilla, el Canal de Carlos III, el de San Clemente, el Barbatas, se zambulle en FuenCaliente o cruza sus acecones y, tras remontar el “río de la mierda”, vuelve a Huéscar.

Para empezar hemos de subir a ‘Las Aguas Potables’ o estación depuradora, en la falda de Perico Ruiz, lo que podemos lograr de varias maneras que ya debemos saber. Yo elijo aquí la más “acuosa”.

Saliendo de Huéscar en dirección a Las Potables.

Casi al final del barrio de la Victoria buscamos a la izquierda una placita alargada con una fuente de beber agua, frente al templete de Las Santas, y nos vamos por ella. Aquí ponemos a cero el cuentakilómetros. Al final de la plaza, a la derecha, debemos dar con el camino de la Portilla o de las Aguas Potables que hoy está asfaltado y más bien es una calle. Se inicia entre casas nuevas y luego atraviesa antiguos cortijos, entre naves y chalets modernos, mientras que por debajo sube el agua de los pozos a los depósitos y baja de los depósitos a las casas. Cruza el Canal de San Clemente y llega a las Aguas Potables en 1,5 km, donde termina el asfalto y un panel nos cuenta cosas de la vereda que vamos a tomar y que tomamos a la derecha.


Ruta 2: Caminos de Agua

45

Uno de los acueductos de Las Aguas Potables.

La vereda empieza contorneando la llamada Acequia Alta, hasta adentrarse en un pinar, repoblación de los años cuarenta aunque no estén de acuerdo el tamaño de los pinos y su edad. Enseguida, si no nos pasamos un giro a la izquierda, apenas visible, estamos en una vereda bajo la cual se ve a veces la antigua conducción que traía el agua desde la Sierra de Guillimona a dar de beber a Huéscar. Se trata de 5 km de vereda más bien ancha y a cota que transcurren entre pinos y ardillas por la falda de Perico Ruiz y con sombra garantizada; acabaremos yendo junto a la Acequia de Montilla, que viene, para salir finalmente al Puente de Roque. En algún trozo a partir del Cigarral, y a nuestra derecha, aparece un camino que avanza paralelo a nuestro sendero y que acaba desapareciendo o uniéndose al nuestro.

Acequia de Montilla

Acequia de Montilla y Sierra de Jubrena.


46

CAMINOS de la BICI

En el Puente de Roque, casi una alcantarilla, si entendemos puente por alcántara, nos incorporamos a la carretera y antes de 100 m sale un camino de tierra a la derecha que debemos tomar y que va entre la carretera y la Acequia de Montilla, que una vez alguna autoridad ‘canalizó’ a lo bestia, sin consideración ninguna.

Puente de Roque

El que no quiera tierra puede seguir por el asfalto hasta el último claro antes de que se acaben los pinos de la derecha. Serán casi 4 km de asfalto, y entonces, dejarse caer por el primer carril que haya a la derecha, pasará por el Cortijo de los Chorros, cruzará la Acequia de Montilla junto a un pequeño y bonito acueducto, vadeará el Barbatas y seguirá un camino junto a él, hacia abajo, despreciando uno a la izquierda que sube al cortijo del Villar. Enseguida sube hacia la izquierda unos metros hasta tropezar con el Canal de Carlos III, inconfundible e inevitable entre los pinos. Si al pasar el Puente de Roque hemos preferido el camino de tierra a la derecha de la carretera, iremos despreciando los carriles que nos lleguen. En el cortijo de las Teas, grande y con la Acequia de Montilla cruzándolo, doblamos a derecha y luego a la izquierda para llegar al Cortijo de Abasto; buscamos el cruce del Barbatas y, si remontamos la ladera que hay al otro lado, por un buen camino, tropezaremos con el canal de Carlos III, entre los pinos. Si por los caminos anteriores nos hemos ido demasiado a la derecha habremos dado con el Camino de Jubrena, que va más cerca del río, lo cruza un poco antes y se dirige a los cortijos de El Villar y de Malaño. Antes de llegar a ellos, un carril sube a la derecha para tropezar con el repetido canal, entre los pinos. Hay que tener cuidado y no subir al Canal por la pista forestal que viene de Malaño al Cortijo de Masegosa, nos perderíamos una buena parte de canal.


Ruta 2: Caminos de Agua

Camino al cortijo de Villar

47

El río Barbatas.

Si no se ha visto nunca el Canal por esta parte, seguro que llaman la atención sus dimensiones y la conservación, aparte de lo bonito del camino que se nos viene encima. Este no es el libro, pero en el apéndice de topónimos vienen unos datos interesantes sobre esta extraña y gran obra. Si se investiga por esta zona, se pueden ver algunas obras de fábrica y los restos del inicio de la obras del acueducto por donde el Canal habría de cruzar el Barbatas. Ahora el camino va jugando con el canal, haciendo la ladera de la sierra de Maitena, cambiándose de lado, o por su mismo lecho; a veces se separa un poco y enseguida vuelve, y así durante 5 ó 6 kms deliciosos de pinos, pájaros y ardillas. En un momento vislumbraremos a la derecha la casa forestal de Maitena, bonita, en buen sitio, abandonada y lastimosa, como todas las casas forestales en proceso de consunción. Vale la pena acercarse y aprovechar para realizar un descansillo, contemplar muchas sierras, y tomarse una empanadilla de cabello de ángel, que todo ciclista prevenido debe llevar consigo, como Manolo Cepero hace siempre. Las vistas de las sierras: del Muerto, Perico Ruiz, Bermeja, Montilla, La Sagra, Jorquera, etc., valen la pena un rato.

Canal de Carlos III y la ruta, a la par.

Casa Forestal de Maitena.


CAMINOS de la BICI

48

Mirando a las sierras, a nuestra izquierda se ven en el barranco unos restos extraños de una construcción rota que vale la pena estudiar, a ver qué es; algo más relacionado con el agua de lo que parece. Vueltos al camino que nos traía hay que tener cuidado para no irse por la pista forestal que, en el cruce con el canal empieza a bajar entre los pinos al cortijo de Masegosa. Nosotros, en ese punto, seguiremos por el anchísimo lecho, doblando a la izquierda. Cuando el camino y el lecho parece que se pierden hay que buscar un paso por la izquierda del Canal que, con mal piso y mala rampa, salva un barranco y recupera enseguida nuestra dirección. Cuando se acerca el final de nuestro tramo se pierden los pinos y se abre todo el valle del Barbatas con Huéscar al fondo: vista maravillosa. Veremos que por aquí el lecho del canal se labra y se cultiva. También aquí, alguien intenta cerrar el paso, primero con una alambrada y después con una barra, que se saltan fácilmente.

La ruta bajo el Cerrón

Riada en el río Barbatas

Tras 1600 m contemplando los llanos de Huéscar y Jubrena, habremos dejado un camino que empieza a bajar por la derecha y un barranco por donde se caería el agua que el canal trajese con tanto esmero. A nuestra izquierda la Atalaya de la Encantada, y el camino que traíamos se tira para abajo, por él nos iremos. Habremos hecho 1600 m desde que desaparecieron los pinos. Sigue otro camino al frente, pero sigue poco o llega al mismo sitio, con peor piso. Bajaremos el camino y el barranco, con cuidado de la piedra suelta, hasta llegar al canal de San Clemente que, muy probablemente, traiga por fin agua de verdad. Ahora que va a terminarse el camino del agua, ésta aparece en su estado líquido; hasta aquí toda el agua era metáfora. Desde aquí cada uno puede seguir por donde quiera: bajar al Barbatas, seguir por el canal nuevo, buscar con la vista el bocado de “el Descarte” debajo de las fábricas de harina, atravesar campos de lechugas intensivas, recorrer las cuevas inglesas que hay entre el barrio de Buenos Aires y el río, acercarse a FuenCaliente y bañarse, recorrer su vega o volver a Huéscar, por el río de la mierda, la cuesta de las Chinas o la carretera. Nosotros, como se nos ha hecho corto, proponemos seguir por el agua. Continuaremos por el canal de San Clemente, cruzando la carretera de la Puebla. El espacio se atrinchera o se abre según qué punto, y, cuando nos


Ruta 2: Caminos de Agua

49

cansemos, nos salimos por derecha en alguna salida que nos deje. Si lo hacemos pronto habremos salido a FuenCaliente y, si más tarde, saldremos probablemente al cortijo de Bacocha. De cualquier manera ya vemos La Sagra y Huéscar y, por donde queramos volvemos. También, probablemente, se ha salido del canal el agua que traía, se ha ido a FuenCaliente; otra vez el agua del Raigadas cambiándose al Barbatas. ¡Y los ecologistas, callados!

Hacia el Barrio de San Clemente.

Si hemos elegido la opción larga, tras unos 3.5 km junto al canal desde su cruce con la carretera, descenderemos por unos “secanales” buscando la vega de FuenCaliente. Cruzaremos sus acequias, pasaremos por el Molino del Paso, buen sitio para comer y dormir, cruzaremos la circunvalación por un puente superior y nos dispondremos a cruzar la vega del Barbatas que puede que por aquí hasta lleve agua. Pasaremos, también, cerca de la estación depuradora, en este caso de aguas residuales, las mismas que se potabilizaron al principio de la ruta y que hay que volver a limpiarlas después de pasar por nuestras manos. Luego podemos llegarnos a la Plaza Mayor y allí beber agua de verdad en la fuente, o de la boca de los leones del quiosco, que también es de beber y viene de donde empezamos.


50

CAMINOS de la BICI

Nuestro camino del agua ha terminado. Si repasamos: canal, acueducto, Aguas Potables, tuberías, Montilla, pozos, acequias, acecón, puente, alcantarilla, río, fuente, trasvase, depósito, Descarte, Fuenca, riego, etc. En esta ruta han aparecido y se han repetido muchas palabras de agua; se me olvidaba: aljibe; ¿dónde estaba? Es verdad que alguien podría decir que estos caminos de agua son y han sido de agua seca, o casi seca, pero agua al fin.

Acueducto de la Acequia de Montilla.

Manantial de FuenCaliente.

Fuente en la Plaza Mayor.


Ruta 2: Caminos de Agua

51

V1. Campos de lechugas [3 km] Cuando al bajar del canal de Carlos III llegamos al de San Clemente, enseguida sale un camino de tierra a la derecha, que enfila al barrio de San Clemente, a través de unos cultivos intensivos de lechugas y cosas parecidas. Recorrerlos, o atravesarlos, nos puede dar una buena idea de su cultivo y su magnitud. Desde el Barrio de San Clemente podemos buscar la forma de bajar al río y recorrer las nuevas cuevas que se hacen los ingleses por estas laderas. Por la antigua alfarería junto al río y cerca del puente, podemos cruzar por un vado para acabar saliendo a la gasolinera. Y de allí cada uno a donde quiera.

Campos de lechugas, bajo la Encantada.

Canal de San Clemente.

V2. FuenCaliente. [3 km] Si hemos seguido el nuevo canal, una vez que cruzamos la carretera que une Huéscar y la Puebla, tenemos pronto dos oportunidades de dejar el canal, por la derecha. Por cualquiera de las dos llegamos enseguida al nacimiento de FuenCaliente. Y desde allí hay varias formas de llegar a Huéscar, si vamos mirando al Oeste. Por cualquiera atravesaremos el barrio de las Cuevas, que todavía sigue parcialmente habitado, y en algunas partes recuperadas sus cuevas para uso turístico.

Junto al Canal de San Clemente.

Termalismo de FuenCaliente.


52

CAMINOS de la BICI


53

Ruta 3 – LA VUELTA a PERICO RUIZ RUTÓMETRO Posic. km

Altitud m

TRAZADO DE LA RUTA Y LUGARES DE PASO

0,0

953 Curva del Ángel, en la carretera a Castril / Santiago.

1,7

968 Desvío a Castril, que dejamos.

3,0 5,92

1016 Girar a la DCHA. Comienzo de la pista. 1224 Salida, si se viene, del Collado Fernando.

6,6

1260 D1, Desvío a CampoFique y Hoya de Titos.

8,2

1291 Collado sin nombre, girar a la DCHA. para hacer cumbre.

10,7

1337 Cumbre y media vuelta, tras mirar, ver y descansar.

13,2

1291 Collado sin nombre, seguir al FRENTE.

13,1

1290 Salida de la Hoya, para el que la tomara.

15,5

1108 D2, desvío a la Atalaya de las Teas y al Toyo.

15,7

1081 Alternativa al puente de Roque. Corta y trialera a DCHA.

16,1

1058 Carretera. Girar a la DCHA.

16,6

1041 Puente de Roque. No pasarlo, Y a la DCHA., al SW.

16.6

1041 Seguid el camino - vereda, al principio junto a la acequia.

20,3

1032 Giro a IZDA. en la vereda. La vereda parece que sigue.

21,4

1009 Aguas Potables; Girar a la DCHA. unos pocos metros.

21,5

1011 A la IZDA., inicio de pista forestal.

22,4

998 Cruce del canal, seguir a la DCHA. Y enseguida a IZDA.

23,0

976 A-4301 (Huéscar - Santiago), a la IZDA.

23,2

959 Giro a la DCHA., por la carretera a Castril.

24,1

952 Giro a IZDA. para Parpacén y Huéscar, por tierra.

25,3

923 Manantial de Parpacén, SPP.

27,4

951 Ermita de la Soledad.


CAMINOS de la BICI

54

Ruta 3: La VUELTA a PERICO RUIZ [27 km / 450 m / 80% T] Subiremos 450 m hasta la más cercana de las cumbres de Huéscar por una pista de tierra para nosotros solos. Contemplaremos hasta 130 km de distancia y 360º a la redonda. Haremos un descenso que puede ser vertiginoso y recorreremos una vereda entre pinos y ardillas para terminar por la surgencia de Parpacén, si seguimos la ruta descrita. U otras muchas cosas si improvisamos sobre la bici. En casa hablábamos tanto de Perico Ruiz, bajarlo, subirlo, rodearlo, faldearlo, mirarlo, que mi madre decía que Perico Ruiz parecía nuestro tío; parecía que el campo y nuestros andares estuviesen siempre en ese cerro. Ahora le daremos una vuelta.

Cerro Perico Ruiz desde Huéscar tras una nevada.

Es una vuelta pequeñita, para una prisa, pero que vale la pena; tierra, monte, buena subida y mejor bajada, relativamente corta y vistas hermosas; el mejor sitio para ver lo que rodea a Huéscar. Cuando llegas arriba sin haberte bajado de la bici, recorres todas las puntas de la rosa de los vientos, adoras el paisaje y, por unos momentos, crees que estás en el centro del mundo y que es tuyo. Salimos otra vez de la Plaza Mayor dejando Santa María a la derecha y siguiendo recto si la hora nos permite ir a contramano. Si no, la calle de Morote, en la esquina SW de la Plaza Mayor, nos permite ir en el sentido autorizado. Yendo por Morote, en el semáforo final giramos a derechas y dejamos la ermita de la Soledad a la izquierda; si estuviese abierta y no se la conoce, hay que entrar.


Ruta 3: La Vuelta a Perico Ruiz

55

Estamos en la carretera a Castril y empezamos a contar kilómetros en la Curva del Ángel, junto al restaurado convento de San Francisco. A 1.8 km se deja a la izquierda la carretera a Castril para otro día, y seguimos al frente, camino a Santiago de la Espada. 1.25 km más y nos encontramos después de un brusco cambio de rasante con una pista forestal a la derecha; hay dos, una en ángulo con un montón de tierra que quiere dificultar el paso, y cincuenta metros más abajo otra, perpendicular y expedita. Tomamos la que queramos.

Pinares de repoblación en la Hoya de Yuza.

Estamos en la Hoya Yuza y empieza la subida a Perico Ruiz, en la que nos esperan 20 km de tierra, pista y monte. Atravesamos, subiendo lentamente, una zona de pinos que, en cincuenta años creciendo, no han pasado del tamaño de su infancia, ni pasarán. La pista va derecha y cansa más de lo que aparenta, tras dos kilómetros cansinos das una curva de 180º y, por efecto óptico o mágico, ves que la pista se empina, pero que la bici ya sube sin el esfuerzo de antes. En menos de 500 m otra vez giramos 180º, pero habremos tenido un atisbo de lo que vamos a ver en dirección SO. Arriba lo comentaremos, pero vale la pena fijarse, o incluso parar y mirar en esta ocasión. Si hemos resistido la tentación del desvío, que sale por la izquierda, iremos viendo abajo, también a la izquierda, una hoya, la de Titos, cuenca endorreica que los mapas topográficos pintan llena de agua; también avistaremos más allá CampoFique y Los Morales; y arriba y al fondo, Sierra Seca detrás de Las Fuentes. Por fin llegaremos a un collado en el km 8.2. Dice un hijo mío que collado es la palabra más repetida en una excursión serrana, y es que las sierras están llenas de collados, son sitios de paso, y llegar a ellos es estar ya al otro


CAMINOS de la BICI

56

lado, y el otro lado casi siempre es para abajo. Párate un rato y mira al lado nuevo, estás viendo el campo de Jubrena, el valle del Barbatas, la sierra de la Encantada herida por dos canales, y si pudieses, a tus faldas verías la Acequia de Montilla, que siempre trajo a Huéscar el agua de beber.

Curva de herradura en la subida.

Otra curva de herradura y otra perspectiva.

Este collado no parece esta vez tan bueno ya que, después de haber subido hay que seguir subiendo. A la izquierda, tras un tramo llano, iniciaríamos una bajada que haremos luego, ahora toca subir a la cumbre de Perico Ruiz, por la derecha. Doblamos 180º y sigue la pista entre más encinas que pinos, vislumbramos las antenas y la garita del guardabosques en la misma cumbre a donde vamos. El poco cansancio que traíamos parece haberse quedado en el collado, se nota ya en la cara el viento de las cumbres. Otra curva entera y, al tiempo que la pista se levanta, vemos una rampa artificial que sube derecha y casi vertical hasta las antenas. No te rindas, no dobles las manos, mete todo el hierro que te quede y todo lo despacio que haga falta llegarás montado hasta la misma cumbre, tú puedes.

Subiendo la rampa final a las antenas de Perico Ruiz.


Ruta 3: La Vuelta a Perico Ruiz

57

Enhorabuena. Apoya la bici donde quieras y mira a la redonda, da más de una vuelta, todo lo que ves, ya te lo dije antes, es tuyo. Si miras a La Sagra, estás mirando al Norte, y conforme vais girando tú y tu mirada, a la derecha verás entre otros muchos sitios: Las Sagras, chica y grande, delante Sierra Bermeja, y a la derecha de La Sagra y, muy lejos, la Sierra Guillimona. Siguiendo la ronda: la de Montilla que sobresale en el horizonte más por cercana que por alta, Jorquera o Calar de la Puebla o mejor Morrón de los Lobos, en cuya cumbre plana vislumbraremos una antena telefónica; después, y más bajo que el horizonte, el Valle del Barbatas y/o Campo de Jubrena; en la ladera empieza la repoblación forestal de Maitena y la Sierra de la Encantada, su atalaya y el Canal de Carlos III y, 80 m más abajo, el de San Clemente y su acueducto, que cruza el Barbatas. Muy lejos, estamos mirando al Este, veremos la atalaya de Botardo, los campos de la Puebla, la Muela de Vélez Blanco y la Sierra de María. A media altura está el nuevo San Clemente, y todos los cortijos y olivos que regaba la Acequia de Montilla. Veremos el Barbatas perderse por los riegos de FuenCaliente, los pueblos de Orce, Huéscar y Galera. En el horizonte, entre las Sierras de Orce y la de Baza, destaca inconfundible y lejana la Tetica de Vacares. Encima de Jabalcón, si el día está transparente, destacará el perfil de la Alcazaba y algo al Oeste, el Pico del Veleta. El Mencal, Sierra Arana, Sierra Mágina y, justo al Oeste, deberían verse el Buitre y El Empanadas. La Sierra del Muerto con su atalaya nos tapa Sierra Seca y el pantano. El vano entre la del Muerto y la Bermeja nos deja ver CampoFique, Los Morales, la subida al Peñón del Toro, y enseguida nuestra vista tropieza de nuevo con La Sagra. La ronda ha terminado. Se han quedado muchos nombres por indicar, pero aquí no caben todos, es cuestión de echar allí muchos ratos con un buen mapa, con alguien y, lo mejor, con el guardabosques del observatorio, si es tiempo de fuegos y está puesto.

Panorámica desde las antenas.


CAMINOS de la BICI

58

Dicen que cuando uno llega al Everest comprende que está en el peor sitio y momento de su vida, tiene que bajar y no es fácil; aquí no pasa eso, hay que bajar, pero es un gustazo, empieza una bajada alucinante. Has de tener los frenos a punto, el manillar fuerte y la mirada viva. Has de gastar en cuidado todo lo que te quede y cuando quieras ver algo, pararte. Si bajas corriendo no mires las cosas, deja que te miren ellas, que tú no puedes mirarlas, sólo puedes bajar. Pero, sobre todo, has de pensar que vale la pena volver otro día; que hay muchos sitios donde ir, y sería una lástima no salir más este verano. Disfruta, pero gasta cuidado.

Línea que dibuja el camino de descenso en medio del pinar.

En cuatro o cinco kilómetros hemos dejado atrás la sierra y algún sitio de interés pero no podíamos distraernos, hemos bajado muy deprisa 400 m verticales. Tenemos un kilómetro de asfalto entre cipreses para estirar piernas y espalda, relajar manos y brazos, y estar atentos al Puente de Roque que encontraremos en el km 16,6.

La ruta por el Puente de Roque.

Panel informativo del sendero.


Ruta 3: La Vuelta a Perico Ruiz

59

Desde el camino que bajaba de Perico Ruiz, cuando ya llanea, donde una alcantarilla sobrepasa un barranquillo, hay un camino perdido entre los pinos que lleva directo al Puente de Roque. Es bonito y trialero, pero hay que ir buscándolo. Tú decides. En el Puente de Roque, si has dejado el asfalto a la izquierda, irás por un camino-senda que lleva inicialmente, y a la izquierda, un canal de hormigón; sigue la senda sin desviarte nunca a la izquierda, harás el camino que lleva/ llevaba el agua de Montilla a las Aguas Potables, como se llama aquí a la estación depuradora. El trayecto es una delicia, siempre a cota, a veces ancho, otras estrecho, con caballones, curvillas y lleno de pinos. Si vas en silencio oirás cien pájaros y, si miras atento, verás al menos diez ardillas. Hay varios acueductos, en mal estado, que mejor pasar bajados e incluso por debajo. Tras cinco o seis kilómetros de gozo, cuando se vislumbra que el pinar termina, un tramo de senda recién hecho se desvía a la izquierda para buscar, y seguir, junto a la acequia alta hasta las Potables.

El Cerro Perico Ruiz.

Ruta en medio del pinar.

Cuando te encuentres un camino asfaltado y perpendicular al que traemos, en el km 21.2, sube unos metros a la derecha hasta avistar una pista forestal de irregular acceso a la izquierda. Tómala. Hacia arriba, la alternativa D2 nos subiría de nuevo a Perico Ruiz por una trialera de mérito y casi ciclable. Cuando nos hemos encontrado el camino perpendicular y asfaltado, podíamos habernos ido por él disparados hacia Huéscar, pero sería una lástima, sigamos por la pista forestal. La pista forestal baja suavemente haciendo ladera y curvas hasta llegar al canal de San Clemente y su camino de servicio. Unos metros más adelante, otra vez, se recupera a la izquierda la pista forestal que llegará hasta la carretera que viene de Santiago. Podríamos, por prisa o por variar, atravesar el camino de servicio del canal buscando la Piscina Municipal, que casi se ve, y a Huéscar que se sabe. De cualquier manera ya estamos en casa, hemos completado nuestra vuelta. Podemos alargar un poco la etapa, acercándonos por la carretera de Castril hasta las nuevas instalaciones de la Cooperativa del Aceite y, por unos caminos a la izquierda dar con la surgencia de Parpacén, y de allí, a Huéscar. Y si somos de los duros y nos ha resultado corta, repetirla entera; bonita es.


CAMINOS de la BICI

60

La Rosa de los Vientos desde la Cumbre de Perico Ruiz: “Es la cumbre, por fin, la última cumbre. Y mis ojos en torno hacen la ronda y cantan el perfil, a la redonda, de ‘Huéscar toda’ y su fanal de lumbre ...” (Gerardo Diego). Dirección Distancia km

Lugar

La Sagra Sierra de Guillimona Morrón de los Lobos, 1640 m Atalaya de las Teas Revolcadores Sierra de la Encantada, 1550 m Sierra de los Gigantes Muela de Vélez Blanco Sierra de María Sierra de Orce ORCE Tetica de Vacares GALERA Observatorio de Calar Alto Cúllar (no se ve) Sierra de Baza Benamaurel BAZA CASTILLÉJAR Puerto de la Ragua Jabalcón Mulhacén (Sierra Nevada) Pico Veleta (Sierra Nevada) Cantera de Ferrer o del Guggenheim El Mencal Sierra Arana CASTRIL (no se ve) Sierra Mágina El Cambrón Sierra de Marmolance Sierra del Muerto Cerro del Buitre (no se ve) CampoFique – Los Morales Trocito del Canal de Carlos III Tornajuelo El Moncayo, 1412 m Sierra de Segura Peñón del Toro

350º 8º 33º 35º 45º 86º 95º 102º 123º 150º 154º 170º 180º 180º 184º 200º 207º 207º 210º 190º 225º 225º 231º 240º 236º 248º 256º 260º 265º 260º 270º 270º 284º 320º 303º 303º 323º 324º

13 21 13 4 35 6 50 47 35 23 15 67 11 69 29 65 29 44 16 90 37 90 112 10 67 101 21 80 36 4 1 23 35 3 6 16 8 30


Ruta 3: La Vuelta a Perico Ruiz

61

VARIANTES y DESVÍOS en la VUELTA a PERICO RUIZ V1. Por collado Fernando [4 km / 250 m] Desde las Aguas Potables, a las que llegaríamos por la pista forestal que empieza por la derecha, entre los primeros pinos de la carretera a Santiago, o por el camino de La Portilla que sale de La Victoria, hay una trialera que sale precisamente de la confluencia de los dos caminos anteriores en dirección NNW; al principio se ve ancha y arenosa, cruza una ramblilla y se pone a subir junto a un barranco que hemos de llevar siempre a nuestra derecha y no bajar a él. Se trata de una vereda entre pinos y en ladera, ciclable casi en su totalidad, si uno es fuerte y hábil. Y si en algún trozo hay que subir empujando a la bici, pues se empuja. Al final se llega a un collado sin nombre conocido, que bautizamos como Collado Fernando, por lo mucho que le gustara a mi hermano. Cuando lo alcanzamos y nos damos la vuelta, vemos Huéscar desde uno de sus mejores ángulos. Sólo esta visión ha valido el esfuerzo de la trocha recién subida. Ahora nos vamos andando hacia el otro lado del collado, e inmediatamente vemos y alcanzamos la pista forestal de la ruta principal. Hasta las Aguas Potables habremos subido 50 m en 2 ó 3 km, según vayamos. Por la vereda subiremos 200 m en apenas 1.5 km, 13 % de pendiente media, ¡no está mal! V2. Por la Hoya de Titos [2 km / 80 m] En el Km 6.8 y a 1260 m de altura en la ruta principal, sale un camino a la izquierda que baja a la Hoya de Titos y vuelve a subir a nuestra pista cuando está a punto de empezar a bajar para el Puente de Roque. Al llegar al fondo, hemos de irnos por la primera oportunidad o por la segunda, a la derecha. Bajaremos 40 m y subiremos 70, un sifón, por un caminillo entre pinos que no recorre casi nadie. Si al llegar al fondo nos empeñamos en seguir a la izquierda, nos iremos a CampoFique, por la D1 que explicamos a continuación.

Cruce para la Hoya de Titos.

Canal de Carlos III.


CAMINOS de la BICI

62 V3. Por el Canal de Carlos III [13 km / 100 m]

Cuando bajamos de Perico Ruiz y se llega al camino que sube para Las Santas, se cruza el camino y se toma a la izquierda, luego cruzamos el río Barbatas y subimos al Canal, que se sigue hasta que veamos Huéscar. Esta opción se describe, y es parte, en la Ruta 2. Vx. Otras variantes Estamos tan cerca de Huéscar, que no vale explicar mucho. Por donde vayamos, vamos bien, pero además de lo ya descrito: - Al llegar a la carretera de los cipreses, tras bajar de Perico Ruiz, podíamos cruzarla, y por el campo de Jubrena a la derecha, llegar hasta la cuesta de la Baranda, o cruzar a las Cuevas y a FuenCaliente, etc. - Desde el Puente Roque podemos llegar a Huéscar por el repetido camino de los cipreses, o de Las Santas, pero es asfalto y hay coches y gente. Sólo conviene en caso de prisa. - Al llegar a las Aguas Potables, por el Camino de La Portilla bajaríamos directos al Barrio de la Victoria. - Al salir de la pista forestal de las Potables al Canal de San Clemente, podríamos buscar pasar por la Piscina Municipal. - Etc., etc. D1. A CampoFique

Hoya de Titos y salida hacia CampoFique, a la izquierda.


Ruta 3: La Vuelta a Perico Ruiz

63

Si tomamos la desviación, que describíamos en el km 6.8, hacia la izquierda, y seguimos eligiendo esta opción, acabaremos enseguida yendo por un antiguo paso entre Sierra del Muerto y Sierra Bermeja. El camino está fatal, y pronto se pierde en los bancales y almendros. Habremos de seguir a pie, orientados por el Cerro Trompeta, y buscando el camino y la Acequia de la Virgen, por el cortijo de Cubero. Al llegar a este camino, a la derecha podemos subir para pasar entre La Sagra Chica y el Moncayo, o, por el cortijo de los Bermejales, superar el Collado Moril y caer a la Cañada de los Cazadores. Si elegimos la izquierda saldremos a la carretera de Santiago, a la altura de Maza, y desde allí podemos ir a cualquier sitio que queramos. D2. Atalaya de Las Teas y El Toyo [1.2x2 km / 180 m] Cuando casi se ha terminado la bajada brusca de Perico Ruiz, por el km 15, y el camino gira al SE, hay una cantera de grava a nuestra izquierda, y por detrás de ella empieza a subir un caminillo, junto al barranco que baja, que nos llevará hasta la atalaya y al Toyo. El camino estaba bien, se puede hacer duro de subir, yo no he tenido la oportunidad de hacerlo en bici, pero subir a una atalaya es siempre bueno, y si se puede hacer en bici, mejor.

Atalaya de las Teas.

El Toyo, en la Sierra de Montilla.

Panorámica hacia el E desde la cumbre del Perico Ruiz.


64

CAMINOS de la BICI


65

Ruta 4 – La VUELTA al MONCAYO El Moncayo, al sur de La Sagra, se puede circunvalar por un camino de tierra que pasa por debajo de La Sagra Chica. RUTÓMETRO Posic. km

Altitud m

TRAZADO DE LA RUTA Y LUGARES DE PASO

Por la ctra. a Santiago, 6 km, hasta el desvío al pantano. 0,0

1069 Cortijo de Maza. Desde la A-4301, tomad rambla arriba.

1,1

1076 Cruce de la rambla.

1,3

1078 Y, tomad a la IZDA., a la derecha sería al cortijo Cubero.

4,5

1216 Cruce. Giro a la DCHA. dirección NE.

5,8

1301 Dejamos el cortijo del Rincón a la derecha.

7,2

1430 Cortijo de las Talas, y giro a la IZDA.

7,4

1475 Curva cerrada a la DCHA.

7,7

1476 Giro a izquierda y enseguida a derecha.

8,3

1532 Cortijo Collado de D. Salvador.

8,5

1535 En Y, a la IZDA. Al N., a la derecha Cueva del Agua.

9,8

1651 Alcanzamos la cota máxima.

10,1

1628 Cruzamos cortafuegos.

11,4

1516 Fuerte curva a la IZDA. A la derecha a Collado Blanco.

14,4

1350 Cortijo del Duque.

16,9

1116 A-4301. Giro a la IZDA.

24,0

1069 Cortijo de Maza.


66

CAMINOS de la BICI

Ruta 4. La VUELTA al MONCAYO [24 km / 650 m] El Moncayo es un pico de la estribación sur de La Sagra, que alcanza unos 1500 m, y que es rodeable por un camino terroso, empinado, perdido, vallado y bonito que casi sube a La Sagra Chica y que ofrece grandes perspectivas. Tomaremos camino a Santiago de la Espada por la A-326 primero y enseguida la A-4301; por ella y por asfalto hasta casi el PK 7, a 1070 m de altura, donde están el cortijo de Maza y la desviación al pantano. Justo a la derecha empieza nuestro camino de tierra y ponemos la cuenta a cero.

Cortijo de Maza.

Iniciamos el camino de tierra, observamos dos viejos álamos negros hendidos por el tiempo y catalogados por la Junta de Andalucía como árboles singulares. Dejamos las casascortijo a nuestra derecha, cruzamos la rambla en el km 1.2, rambla que fue alterada para llevar sus aguas (!) al pantano, y enseguida en una “Y” tomamos a la izquierda, dirección NNW, pasamos por entre las casas del Cortijo del Zabal (km 1.8) y seguimos hacia el Norte Junto al Bco. de la Virgen. hasta un cruce (km 4.5). Por la izquierda podríamos haber venido por la residencia de los Morales, al frente nos perdemos, y por la derecha nos vamos para el cortijo del Rincón (km 5.8 / 1305m), que es lo que queremos. Pasado éste, haremos una curva de 90º a la izquierda y luego de 180º a la derecha, y siempre SPP.


Ruta 4: La Vuelta al Moncayo

67

Ahora subimos muy seriamente hasta el cortijo de las Talas (km 7.47 / 1450 m) por donde es fácil que ande el dueño. Por aquí puede que haya una puerta o alambrada que habrá que saltar o pedir permiso si el dueño del Cortijo del Collado está por allí. Muy seguidas hay una curva a izquierda y otra a la derecha (km 7.9) donde hemos de dejar por ahora un carril hacia la izquierda. Seguimos hacia el Norte y alcanzamos el cortijo del Collado de D. Salvador (km 8.4). Debe Cortijo del Rincón y llanos de CampoFique. tener un árbol grande y viejo, una alberca abandonada, una casa vieja y una habitación de cazadores nueva. Ya sólo queda la casa de cazadores, y algunos caminos cambiaron su discurso. Puede ser bueno parar y mirar de dónde venimos, vale la pena. Pasado el cortijo y en dirección NE encontramos otra “Y”. A la derecha nos iríamos a La Cueva del Agua, que hoy no toca, y a la izquierda y N nos vamos enfilando a los pies de La Sagra Chica, por cuyo sur pasaremos siempre subiendo y siempre SPP. En el km 9.9 habremos alcanzado nuestra cota máxima de 1650 m, ahora ya todo es dejarse querer y bajar con mucho cuidado, peligrosamente. Entre pinos enormes, dejando carriles y con otra puerta alambrada, vamos cayendo, a ratos vertiginosamente, hasta el cruce que viene de Collado Blanco, km 11.45 y 1520 m de altura.

Cerro Saltador, izquierda, y la Sierra del Moncayo.


68

CAMINOS de la BICI

Descenso bajo los cortados de La Sagra Chica.

Allí se serena algo la pendiente, y vamos tomando dirección Sur o SW según el tramo. Tendremos debajo todo el Valle del Raigadas, y Sierra Seca enfrente, conviene pararse. Vamos dejando a izquierda y derecha los viejos cortijos de la Capellanía, la Umbría, la Noguera, el Saltador, el Duque, Moncayo, la Memoria, y cuando pasamos por delante del Patronato (16.8 km y 1125 m) estamos a punto de llegar al [PK 14] de la A-4301.


Ruta 4: La Vuelta al Moncayo

69

Ahora, si a la derecha, tiramos a Santiago, al Peñón del Toro, a Los Collados; si a izquierda iríamos hacia Huéscar, o sabe dios a dónde, casi a cualquier sitio. Variantes En lugar de dirigirnos al cortijo del Zabal, podríamos seguir la pista principal, pasar por la finca de Cubero, y luego siempre a izquierdas, llegaríamos al cortijo de Girón y a los de la Cueva del Agua. Para llegar finalmente por encima del cortijo del Collado de D. Salvador, y desde allí al pie de La Sagra Chica. Hasta el cruce del km 4.5 podríamos haber llegado pasando por el cortijo de los Morales, o Residencia de Mayores Rodríguez Penalva. Puede ser una opción. Si en la curva del km 7.9, entre Las Talas y el Collado de D. Salvador tomamos una desviación a la izquierda, cruzamos la sierra del Moncayo y vamos a salir al Cortijo del Duque. Sólo la he hecho una vez. Desde el cortijo del Duque, y también hay verja, otro camino de difícil orientación, por los cortijos del Moncayo y el Saltador, nos sacaría al Cortijo de Fuente Piedra en la carretera A-4301. O el camino se ha perdido con el tiempo o yo me perdí buscándolo.

Almendral en Los Morales.

Bajada de Collado Blanco.


70

CAMINOS de la BICI


71

Ruta 5 – TEJUELO y VALDEPALACIOS Superado el Puerto de La Sagra, entre la carretera a Santiago y la pista de La Matea, hay bonitos caminos. RUTÓMETRO Posic. km

Altitud m

TRAZADO DE LA RUTA Y LUGARES DE PASO

0,0

1705 A-4301, PK 31.3 Puerta al lado W. Barranco Conejero.

1,8

1691 Desvío a la DCHA. al barranco de la Mala Mujer y a Tejuelo.

2,3

1687 En Y, a la DCHA. A la izda. al cortijo de Tejuelo, sin salida.

4,3

1636 Tinada de Tejuelo. Camino casi perdido, ojo!

6,5

1609 Dejamos un desvío a la dcha.

6,8

1591 Cortijo de ValdePalacios.

8,2

1531 Giro de casi 180º a la DCHA. empezamos a volver.

8,2

1531 Hacia abajo, a la pista de la Matea, al Patronato.

9,9

1621 Giro a la IZDA. a la derecha se vuelve a ValdePalacios.

10,8

1615 Entramos en el monte. 1600 Al pasar una portilla a la DCHA. y enseguida a IZDA.

11,6

1549 Dejamos un desvío a la derecha y enseguida otro a la izda.

12,4

1495 Cota mínima, empezamos a girar hacia el Sur.

13,2

1512 Dejamos desvíos a izquierda y derecha.

13,8

1532 Curva de 180º a la IZDA. hacia el N.

15.2

1549 Carretera A-4301, PK 36.3.

15,5

1558 A izda., desvío al cortijo de Prado Puerco o Prado Bello.

18,5

1659 A izda., desvío a cortijo de Tovilla y Pinar de la Vidriera.

19,3

1691 A la izda. internamiento en Guillimona.

19,4

1705 Debemos estar junto al coche.


CAMINOS de la BICI

72 Ruta 5. TEJUELO y VALDEPALACIOS [19 km / 300 m]

La Sagra. Subida al puerto de La Losa.

Tejuelo es un pico de 1700 m que apenas se levanta 100 sobre su falda, y ValdePalacios es un gran cortijo; ambos entre la carretera a Santiago por La Losa y la Pista de la Matea, que viene de Santiago a Vadillo Castril. Hablamos de un recorrido lejano, infrecuente, bonito y con muchas posibilidades, que transcurre en torno a los 1600 m de altura y que permitiría un buen recorte para llegar a los Llanos de Hernán Perea, si disponemos de 4x4 o bici y no podemos subir por el Peñón del Toro. Nosotros iremos en coche por la carretera de La Losa, hasta el PK 31 a 1700 m de altura, donde aparcaremos. A la izquierda hay una verja verde que puede abrirse y deja pasar, como deben ser las puertas del campo, y aquí volveremos luego por la carretera que viene de Santiago. Cogemos nuestras bicis, cruzamos la citada verja que cerraremos tras pasarla, seguimos por un perfecto carril que puede estar rodeado de vacas pacíficas, dejamos una tinada a la izquierda, y antes de 2 km, pasada la verja, estaremos atentos a tomar unas huellas que salen a nuestra derecha, hacia el Oeste, y que buscan colarse entre dos montículos. Es el camino al cortijo del Tejuelo.

A Valdepalacios y Tejuelo, a la derecha.

Praderas del Barranco Conejero.

Si la perdemos o queremos dejarla, siguiendo al S, acabaremos dando con una puerta, ahora con candado, porque en verano encierra las vacas bravas de la finca de Valdefuentes. Si pudiéramos cruzar la puerta llegaríamos en menos de 10 km a Don Domingo. Los caminos rotos son una lástima. Casi siempre hay que parar y volverse.


Ruta 5: Tejuelo y ValdePalacios

73

Si hemos cogido las huellas que decíamos, el camino se convierte en caminillo, y tropezamos con otra portilla que se abre, se pasa, se cierra y tomamos a la derecha. Si seguimos al frente, llegaremos al cortijo y tornajo del Tejuelo, en poco más de 1 km, y hemos de volvernos sobre nuestros pasos. Siguiendo por lo correcto, el camino se define, se pone agradable, se abren las vistas, empezamos a ver la Peña del Cuer- Cabecera del Barranco Malamujer. vo, como una muela puntiaguda al NNW, y en 1.5 km llegamos a la tinada de Tejuelo. Cerca de una verja que hemos empezado a ver. El camino parece que se pierde, pero si rodeamos el cortijo por la derecha, lo recuperamos pronto; y si no, lo buscamos.

Panorámica de laderas y prados.

Tinada del Tejuelo.

Ahora subiremos una loma entre curvillas, y al cumbrear se nos abrirá el paisaje, veremos, a lo lejos, el Patronato, Don Domingo, y mucho de la Sierra de Segura. Pronto el cortijo de ValdePalacios en el km 6.7 y a 1590 m de altura, grande y ganadero, donde se juntan la rambla o barranco de ValdePalacios, y la de los Cuartos que viene de la fuente del Borbotón, casi llanos de Hernán Perea. En el cortijo suele haber ovejas, caballos, agua y un pastor que se llama Ángel.

Cortijo de Valdepalacios.

Tinada del Chaparral.


74

CAMINOS de la BICI

Recuperamos nuestro camino, ahora en dirección NW, viendo al frente la Piedra del Cuervo; el camino se mejora bastante, es de uso, y empieza a bajar. Atentos, a más o menos 1 km, hemos de tomar otro camino que sale en recodo pronunciado a nuestra derecha, cerca de la tinada del Chaparral, que a veces se ve, a veces no. Si no la tomamos, bajaríamos al fondo de la rambla de los Cuartos y subiríamos a la pista de la Matea, pero teniendo en cuenta dónde tenemos el coche, tendremos que volver por aquí. Si nos han traído en auto, es otra cosa. Dar la vuelta por La Matea es posible, pero muy largo. Sigamos por nuestro recodo. Ahora subimos y el paisaje que hemos traído tan despejado y tan vistoso empezará a llenarse de encinas al principio y luego más tarde de pinos y retamas. Hemos de seguir siempre la pista más principal, y en dos casos en que ésta es dudosa tomaremos a izquierda. Si nos fuéramos a la derecha podríamos acabar volviendo a ValdePalacios y nos daríamos cuenta. Si nos vamos muy a la izquierda, se acaban los carriles, o caeríamos al arroyo Arroyo Frío. Hemos de pasar alguna portilla, pero ya sabemos abrir y cerrar. Ya en territorio llano hay algunas bifurcaciones, pero o son ‘cul de sac’, o son ‘bypass‘ que nos sacan al mismo sitio, o son alternativas que acabarán saliendo a la carretera, y más o menos a la altura de Prado Puerco, sitio muy bonito contra lo que dice su nombre. Si lo hemos hecho bien habremos salido al PK 35 de la carretera y nos encontraremos una cadena fácil de superar, pero que mata otro camino para nada. Hasta aquí podríamos haber llegado legalmente, e incluso, en coche. Una vez en la carretera, hemos de remontar 4 km y 200 m, hasta llegar a nuestro aparcamiento; esto, si no nos distraemos por el camino, que distracciones hay: [D3, D4, D5].

Pradera de alta montaña, por Tejuelo.


Ruta 5: Tejuelo y ValdePalacios

75

VARIANTES Y DESVÍOS en la RUTA del TEJUELO. V1. Subida al Puerto de La Sagra [6 km / 410 m / asfalto] Los escaladores tienen la oportunidad de subir un puerto, son seis km de curva y contracurva para subir 410 m. El piso suele estar perfecto, el trazado es precioso, la anchura estrecha, el tráfico es poco y cuando paramos, el panorama excelso. Bajarla luego será de fábula si gusta bajar, pero habrá que saber bajar y gastar cuidado. D1. Al Cortijo de ValdeFuentes [2x3 km / 150 m] Si dejamos el caminillo que va al cortijo de Tejuelo podemos seguir 2 ó 3 km hasta tropezar con la verja que nos llevaría al cortijo de ValdeFuentes y de allí a Don Domingo. Esto si la puerta de entrada es franqueable y no hay vacas bravas. Si nos gustan la sierra y los caminos, éste alarga un poco el viaje, nos ofrece alguna vista nueva y al final hemos de volver sobre nuestros pasos. D2. A la Pista de La Matea [2x3 km / 300 m] Desde la tinada del Chaparral a la pista de la Matea apenas hay que bajar menos de 100 m y subir 60 en unos 2 km, por un camino estupendo, y volver. Pero si podemos hacer lo que queramos, se me ocurre: ir a Santiago por la pista de la Matea. Llegar al puente sobre Arroyo Frío, donde se acaba Huéscar, por unos caminos que tiene que haber entre la pista y el repetido arroyo.

Rambla de los Cuartos y pista de La Matea.


76

CAMINOS de la BICI

Tomar la pista hacia la izquierda, hacia Don Domingo, y por Cañada LaMienta o por el Paso del Noroeste llegar al Peñón del Toro. Y cuarto, si podemos saltar alambradas, por el cortijo de ValdeFuentes, volver al punto de partida. También podríamos descender el Guadalentín, ir donde el Guadalquivir nace, descender el Borosa o, por qué no, el AguaMula; subir al Banderillas, visitar Los Centenares, o el Nacimiento del Segura. Los campos de Hernán Perea me vuelven loco. D3. Al Barranco de los Pastores [2.5x2 km / 100m] Casi al final de nuestra ruta, cuando salimos a la carretera, giramos a la izquierda, para Santiago. A 1.5 km hay una curva enorme a izquierda y de su vértice sale un caminillo lindo que sube suave por el barranco, y que está señalizado como una PR que va al cortijo de Tovilla, junto al hotel del Pinar de la Vidriera. Si se siguen bien las señales y se sigue barranco arriba, se va poniendo difícil, pero es bonito y podemos ver peonías. Tarde o temprano nos volvemos. A unos 600 m de empezar el caminillo se ve que éste se levanta por la ladera de la derecha, tiene pinta difícil y dicen los mapas que llega al Cortijo de Prado Puerco. D4. Tinada de Prado Puerco [casi nada / poquísimo] Entre el Pk 35 y 34 desde el lado izquierdo, volviendo hacia el coche, hay una entrada por un carril, que se ve muy bonito y que llega enseguida al cortijo y tinada de Prado Puerco. Allí se acaba el camino y nos volvemos; es una buena casa, está escondido y tiene hermosos árboles. Si al iniciar el carril cruzamos enfrente, iríamos por otro carril corto, que acaba en otro prado y donde una vez tuve la ocasión de ver, y no fotografiar, un gato montés; emocionante. D5. Cortijo de Tovilla y Pinar de la Vidriera [2x4.5 km / 200 m] Según los mapas, en el PK 32, empieza un camino que va derecho al Cortijo de Tovilla y al hotel del Pinar de la Vidriera en apenas 5 km, y casi a cota. Según la realidad, se ve el camino al otro lado de un prado y de unas alambradas, pero no se ve el acceso al camino, por más que lo hemos buscado. Me imagino que, en este caso de caminos rotos, en lugar de poner una puerta, cadena o alambrada, labraron el camino y se acabó. D6. Aproximación a Guillimona [2x3 km / 100 m] Quinientos metros antes de donde hemos dejado el coche, sale un carril por la izquierda, que atraviesa una portilla, que se abre, y nos permite acercarnos dos o tres kilómetros al pico de Guillimona a través del Barranco de los Encomendadores. No llegamos, pero nos internamos en Guillimona; algo es algo. También, recién coronado el puerto, a la derecha, hay una hermosa cancela que se abre y se dirige al cortijo de los Mirabetes, y desde allí un carril de cabras, pero carril, permitiría llegar casi al pico de Guillimona a los buenos escaladores, pero..., camino roto: a poco más de la verja verde hay otra, cerrada y difícil de franquear.


Ruta 5: Tejuelo y ValdePalacios

Mostajo (Sorbus aria), รกrbol singular.

Caballos en el cortijo de Valdepalacios.

77


78

CAMINOS de la BICI


79

Ruta 6 – SIERRA SECA RUTÓMETROS Posic. km

Altitud m

0,0 0,4 4,0 8,7 9,0

1185 1202 1378 1839 1836

0,0 0,5 3,5 4,0 5,0 9,0

1836 1852 2010 1985 1985 2136

0,0 0,5 1,3 1,6 2,0 2,4 3,0 5,2 7,5

1836 1834 1795 1794 1782 1794 1739 1660 1685

0.0 0,6 1,1 2,2 9,5 11,5 11,5 19,8 21,8 23,1 23,5

1834 1797 1792 1682 1470 1500 1500 1753 1885 1792 1797

TRAZADO DE LA RUTA Y LUGARES DE PASO

SUBIDA AL PEÑÓN DEL TORO PK 17.2 de la A-4301 a Santiago. A la IZDA., al NW. Cortijo de la Noguera. A la DCHA. al Peñón del Toro. Recto al cortijo Escribano. Peñón del Toro, a la izquierda. Cartel informador del P. N. Sª de Castril y cruce de caminos. LAGUNA SECA Y TORNAJUELOS Cartel informador del P.N. Tomad pista a IZDA. al SW. Dejamos a la derecha desvío a los Prados del Conde. Paso de Lucía y viso de la Sierra de Castril. Vista de la Laguna. Dirigirse a ella. Salida de la Laguna. Giro a la IZDA. para ir al Tornajuelos. Cumbre del Tornajuelos. PRADOS DEL CONDE Cartel informador del P.N., encrucijada. Tomad al SW. Tomad a la DCHA. Se verá el refugio a lo lejos y bajo. A la izda. posible camino al refugio. Lo dejamos. 90º a la IZDA, para ir al refugio. Volveremos aquí. Refugio de los Prados del Conde y fuente. Media vuelta. Recuperamos el camino, giro a la IZDA. Desvío a la derecha que podríamos tomar a la vuelta. Cortijo de D. Rafael. Empieza SuerteSomera. Cortijo de Morales y buen sitio para volverse. Podríamos seguir hasta el nacimiento del Castril y… CAÑADA LAMIENTA Cartel informador del P.N. Tomar hacia el N. Pozo cubierto con falsa cúpula por la derecha. En Y, 90º a la DCHA. a la cañada de Cañada LaMienta. Cortijo de Cañada LaMienta. Rambla de los Cuartos. Girar a la IZDA. Pista de la Matea. Girar a la IZDA. (Si margen izquierda de la rambla arriba, el Borbotón) 90º a la IZDA. para pasar el Paso del Noroeste (NW) Se corona el Paso del NW. En Y, tomad frente a la DCHA. Por la izquierda estará el pozo cubierto.


80

CAMINOS de la BICI

Sierra Seca con el Peñón del Toro y La Sagra al amanecer.

Quien no haya subido nunca a Sierra Seca tendrá una de sus mayores sorpresas, y se enfadará de haber estado tan cerca tanto tiempo, y sin verla. Una vez arriba nos moveremos por cotas que rondan entre los 1600 y 2100 m de altitud, con un relieve cárstico donde abundan las dolinas, chicas y grandes, algunos pinos de hermoso porte, pinos bandera, grandes manchas de sabina rastrera y olorosa, y berberis, o agracejo; además de los piornos, cojines de monja o cambrones. Las primeras veces uno tiene la sensación de estar en un terreno donde nunca ha estado. Entre grandes y pequeños trozos de roca caliza por donde discurren caminos imposibles, llenos de roderas, de rocas y de piedras; en medio de prados verdes donde las rocas dejan que éstos crezcan en una somera capa de suelo; hay algunos trozos de labor, muchas ovejas, algún que otro pastor y algún refugio de pastores, de montañeros y de ovejas. También hay fuentes donde mana el agua clara y un pozo. Por no hablar de los paisajes, ni imaginar cómo puede ser el suelo por debajo: todo gruyère. Recorrer Sierra Seca andando, en coche o en bici es duro, pero no tanto, y vale la pena. No es frecuente encontrar paisajes de este tipo, ni moverse por alturas de este porte. Sierra Seca es grande y está relativamente lejos. Puede ser bueno para muchos acercarse en coche. Con 2x4 llega uno perfectamente a la Noguera (20 +20 km / 230 m) o incluso más. Con 4x4 vale la pena subir hasta el Peñón del Toro (31+31 km / 900m), hasta la pista de la Matea (36+36 km / 950 m) o hasta la hoya del Ortigal (53+53 km / 1100 m). Y con chófer puede uno planear travesías en lugar de circuitos. Las travesías dan mucho más de sí. Nosotros indicaremos algunas posibilidades y cada uno hará lo que quiera y pueda.


Ruta 6: Sierra Seca

81

R6. SUBIDA al PEÑÓN del TORO [9 km / 650 m] Nos disponemos a recorrer una pequeña parte de Sª Seca, para mí uno de los parajes más sobresalientes, sorprendentes y hermosos de estos contornos. Bueno, de los más, no; el más. Para la bici puede resultar bastante duro, mucho subir y bajar, y un piso que varía entre delicioso e imposible. La orientación puede resultar complicada. Todo el mundo queda avisado. Mapa, brújula y fuerzas, y mejor aún, un compañero que conozca el terreno. Tanto en coche como en bici hemos de tomar la carretera a Santiago de la Espada y a los 20 km tomar un desvío a la izquierda, de tierra y perpendicular a la carretera. Aquí iniciaremos nuestro cuentakilómetros. El camino desciende entre enormes cipreses directo a vadear el río Raigadas, o río Seco, con más o menos agua. Llegaremos al cortijo de la Noguera, a 500 m de la carretera, y seguiremos la pista principal (SPP) ancha y en buen estado, según el año o los años del último arreglo. En la tercera gran curva, que es a izquierdas (km 1.8 y 1340 m), sale por la derecha un carril bonito que nos llevaría al barranco, fuente y casa forestal del Tornajuelo. Es fácil y corto. Pasada la quinta curva, en el km 3.6, sale hacia arriba y a la derecha la pista que nos llevará, ya sin pérdida, al Peñón del Toro. Si siguiéramos al frente llegaríamos enseguida al cortijo del Escribano, casi en ruinas, después al del Chaparral y acabaríamos llegando a las Fuentes del Guardal y a Huéscar. Se describe en la Vuelta más larga de la Ruta 1. El camino se pone francamente regular, subimos sorteando piedras afiladas, rocas y roderas, subiendo sin parar y a trechos fuertemente. El camino ofrece hermosas vistas de barrancos y pantano a un lado u otro, y por fin, cuando el camino se remansa, vemos dos peñones inmensos al frente. Estamos en El Peñón del Toro, km 7.5 y a 1817 m de altura. En el más grande dicen que se subió un toro, y que al no Peñón del Toro. encontrar la forma de bajarse ni de bajarlo, hubo que cambiarle una muerte lenta por un tiro y por un nombre que perdurará siempre. El paisaje que nos rodea nos da una idea de lo que se nos viene encima. Poco más adelante un panel explicativo con su mapa y su discurso, nos cuenta cosas de dónde estamos y de a dónde vamos. Ahora podemos hacer lo que queramos: acercarnos al barranco de Tornajuelo que queda a nuestra derecha, ir a la Laguna, a los Prados del Conde... Muchos sitios, de los que describimos algunos. Este cruce y panel serán nuestra referencia para muchos de los recorridos que haremos por la sierra a la que acabamos de subir.


82

CAMINOS de la BICI

R6 V1. Laguna de Sierra Seca y Tornajuelo.[2x9 km / 400m] Desde el cartel anterior tomamos la pista que sale en dirección SW, dejando la vista del pantano un poco a la izquierda. El camino será casi siempre malo, y en algún caso encontraremos algún “bypass” de los tiempos de barro o nieve, abundarán las dolinas de todo tipo, incluso dolinas dentro de otras y tendremos vistas espectaculares que podremos mejorar si nos arrimamos a los tajos de la izquierda. A 500 m de empezar dejaremos a la derecha un desvío por el que otro día, o luego, iremos a los Prados del Conde y otros lares. Quitando esto no hay más problema de orientación. El camino sube, baja y sube, casi siempre en mal estado, hasta la cota 2010, el llamado Paso de Lucía, desde aquí se nos abre la cuenca del río Castril y cambia mucho la perspectiva.

Sierra Seca, camino a Cerro Laguna y Laguna Seca.

Casi en el km 4, después de una bajada mala y cuando la pista casi mira al Este, a nuestra izquierda tenemos la laguna de Sierra Seca. Y digo tenemos y no que vemos, porque es probable que no haya agua, o tan poca que no se vea. Se trata de una dolina muy grande y alargada, con el lecho verde y laderas muy suaves, donde en la parte más baja se acumula el agua del deshielo o de las nubes. Yo sólo la he visto con agua en primavera, en invierno mucha nieve y en verano y otoño mucha evaporación. De cualquier modo el paraje vale la pena y el que quiera fósiles puede fotografiar los que quiera, sin llevárselos. Es bueno recorrer la laguna en bici, o andando, teniendo cuidado con los “ponores” o “surbiores”, unos agujeros que debe tener toda dolina por donde el agua se une con el interior de la tierra, como ocurre en todo terreno cárstico.


Ruta 6: Sierra Seca

83

Si tenemos tiempo, la cumbre del Tornajuelo, de 2.136 m, está a apenas 4 km, es cuestión de seguir la pista que traíamos, continuarla casi siempre con rumbo SW y subir otros 150 m más o menos. Habremos subido al techo de Sierra Seca y dispondremos de panoramas espléndidos. A la vuelta, si hemos venido en bici, estamos obligados a disfrutar de nuevo el mismo camino. Solemos tener manía por no volver por los mismos sitios, pero, en verdad, el camino de vuelta siempre es distinto, “panta rei”. Y no sólo es que sea al revés, es que ha cambiado la luz, el punto de vista, la novedad. Sí, muchas veces, repetir es mejor de lo que se piensa.

Laguna Seca en una foto con el deshielo de primavera.

R6 V2. Prados del Conde y SuerteSomera [2x7.5 km / 200 m] En el cartel y cruce de caminos, después de sobrepasar el Peñón del Toro, ponemos a cero nuestro cuentadistancias, tomamos la pista que sale y sube en dirección SW, como si fuésemos para la Laguna. A 500 m buscamos, o vemos, un desvío a la derecha que hemos de tomar. El camino empieza a descender para atrincherarse al poco en las paredes y curvas de un barranco estrecho y sinuoso. Aquí en Sierra Seca los caminos se hacen y se deshacen con el agua, con el tiempo, con los pastores, y pueden ser distintos de un año al otro, no es fácil orientarse y faltan las referencias. Más vale fijarse, aprenderse por dónde vamos, para saber por dónde volver, la red de caminos y “pseudocaminos” puede ser endiablada. Podemos jugar a inventar caminos, pero ¡cuidado! Descendemos, se abre el paisaje y, recorrido 1 km desde el cruce y descendidos 60 m, apenas visible, a la izquierda, e inmediatamente antes de un


84

Refugio y Prados del Conde.

CAMINOS de la BICI

Descenso al refugio de D. Rafael.

resguardo para cabras y ovejas, tendremos la oportunidad de acercarnos al refugio de Los Prados del Conde, que habíamos visto desde arriba, y que en teoría es compartido por montañeros y pastores, tiene además una fuente de agua enfrente. Desde el refugio quizá pudiéramos brincar al Cortijo de D. Rafael, pero mejor volver 500 m y seguir por donde íbamos. Seguimos descendiendo por la pista principal y rolando a SW hasta llegar a un cortijo en el km 4.5, llamado de D. Rafael, donde suele haber pastores a quienes preguntar cosas y sitios. También hay agua. Por aquí se inicia una pista que, por la parte Norte del cortijo nos llevaría a la Pista de La Matea. Nosotros elegimos continuar en dirección SW por la pista que traíamos, estamos atravesando SuerteSomera, donde en los pequeños pedazos en los que la roca se trueca en tierra permitía el cultivo de los mejores garbanzos cuando se cultivaban las tierras, por someras que éstas fueran. Por esta pista, que discurre por el llamado barranco de Marfil, continuamos hasta donde queramos y nunca más allá de donde se ve que empieza a bajar para el río Castril, salvo que sea ése nuestro propósito.

Praderas y entorno de SuerteSomera.


Ruta 6: Sierra Seca

85

Lo más sencillo es volver ahora, por donde hemos venido, disfrutando y aprendiéndonos las formas y las texturas del paisaje. Pero si queremos variar un poco y aventurarnos; unos 500 m antes de llegar a donde antes nos desviamos para el refugio, sale en dirección NE una pistilla que nos lleva a la que va desde el Peñón del Toro al Paso del Noroeste. Cuando la alcancemos en poco más de 1 km, hemos de tomar a la derecha. Desde aquí, si tenemos suerte, veremos un pozo que hizo mi abuelo y pronto, otro kilómetro, por mal camino, al principio, y hermoso paisaje, llegaremos al punto de partida. También desde el cortijo de D. Rafael, por su parte norte, sale y sube otro caminucho que, subiendo, cruza la cuerda de la Linde y por la cañada de Huéscar sale a los llanos de Hernán Perea, al refugio de cañada Humosa, y desde allí, un mundo. Ésta es la alternativa al Paso del Noroeste, que tomaremos en las siguientes rutas. Es menos violenta y mejor piso, pero tiene menos nombre y menos vistas.

Buitres leonados.

Cerro de las Buitreras.

Camino a los Llanos de Hernán Perea.

Interior del refugio de D. Rafael.

Paso del Noroeste.


86

CAMINOS de la BICI

R6 V3. Cañada LaMienta [24 km / 500 m] Ahora nos toca el sector oriental de Sierra Seca. Iremos por una cañada hasta la Rambla de los Cuartos, muy cerca de D. Domingo y el Patronato. Y volveremos por la pista de la Matea y Campos de Hernán Perea, o por la Rambla del Borbotón, hasta la Penadilla o Pinadilla, y desde aquí, buscando el Paso del Noroeste, volveremos al Peñón del Toro. Iniciamos la ruta en el cartel de siempre, en dirección Norte y pronto NorOeste, por un camino al principio estupendo, entre hermosas praderas. El camino se estropea y se embarra, pero como es en descenso se hace bien. Hemos de ir atentos, a un km de la salida hemos de encontrar un desvío, un poco perdido, a la derecha, que se ve que enfila una cañada, la nuestra. Al frente y un poco a la izquierda, el camino se dirige al repetido paso del NW, por donde volveremos. El camino que enfila para la cañada, debe estar en mal estado, al no ser usado por casi nadie. Puede resultar difícil y ambiguo o imposible para un 4x4, según el año, pero una bici pasa bien.

Una ducha tras la larga travesía por Cazorla.

El camino se mejora, desciende, y en el km 2.4 alcanzamos el cortijo de Cañada LaMienta, sigue bajando, sube algo y en el km 6,7 desciende de forma decidida, durante 3 km, hasta la Rambla de los Cuartos, que hemos de tomar hacia arriba, a la izquierda. El camino que viene por la derecha, viene


Ruta 6: Sierra Seca

87

desde ValdeFuentes y la carretera de Santiago, ver ruta 5, que en línea recta quedan a 4 km. En el km 11.4 hemos alcanzado la famosa Pista de La Matea, y veremos un puente de fábrica sorprendente en estos caminos. Podríamos acercarnos a D. Domingo, pueblecillo que queda apenas a 1 km subiendo un poco hacia el N, o seguir al frente, por la Rambla de los Cuartos, hacia la Fuente del Borbotón y acabar saliendo de nuevo a la pista de la Matea, inmediatamente antes del Morro del Cagasebo. El camino es bueno y hasta el final sin pérdida. Yo sólo lo hice una vez con el Club Peñón del Toro. Lo que aquí proponemos es remontar la pista en dirección a Cazorla, al principio hacia el Este, pero enseguida dominando SW.

Puente sobre la Rambla del Borbotón.

Si hemos elegido la pista, a unos 2 km podremos buscar el pino Galapán, árbol singular, por nuestra derecha; también a la derecha, llevaremos el arroyo de la Juan Fría, y más subiendo que bajando, entre paisajes dignos de contemplar, llegamos al km 19.8, donde a la izquierda, y cerca de unos pinos aislados y hermosos, encontraremos el camino que se ve subir para el ya renombrado paso del Noroeste. Si hemos elegido la Rambla de los Cuartos y el barranco del Borbotón el camino será más largo, más suave y casi igual de bonito. Hemos de tener cuidado y en el km 1.6, desde el puente, seguir al frente hacia NW, y en el km 11.2 hemos de continuar hacia el Sur para, dejando el Morro del Cagasebo a la derecha, salir a la pista de la Matea y tomar allí a la izquierda. A 1.5 km


88

CAMINOS de la BICI

nos encontraremos el desvío, ahora a la derecha, que sube para el Paso del Noroeste, entre unos rodales de pinos llamativos. En dos kilómetros hemos de subir 130 m para coronar el repetido paso, buen sitio para contemplar los campos de Hernán Perea y los Prados del Conde. En el camino de subida, entre dolina y dolina, conviene parar para respirar y para mirar. Estamos atravesando un mirador de privilegio, lleno de piornos, de saEn ruta hacia Rambla Seca. binas, de enebros, de dolinas y de horizontes. Y ahora, buscando a veces la pista, descendiendo, y con cuidado, llegamos en el km 23.1, al punto donde antes nos desviamos para Cañada LaMienta. Ya todo es conocido y podemos buscar el pozo, que se encuentra en un prado más bien llano y es la única construcción por aquellos parajes. Y el viaje está prácticamente terminado. Quizá se haya hecho algo duro en algún tramo, pero valía la pena bicicletear por estos campos y cañadas.

Camino Bco. de Juan Fría y al Paso del NW.


Ruta 6: Sierra Seca

Pino Galapรกn.

89


90

CAMINOS de la BICI


91

Ruta 7 – PARQUE NATURAL SIERRA de SEGURA Recorridos extracomarcales, pero inevitables. Desde la pista de la Matea al pantano del Tranco, pasando por los Centenares. Y gran recorrido visitando donde nace el río Segura. RUTÓMETRO Posic. km

Altitud m

TRAZADO DE LA RUTA Y LUGARES DE PASO

R7a. Los Centenares 0,0

1726 Refugio de Cañada Humosa en la Pista de la Matea.

0,0

1726 Salimos hacia el Oeste, dirección a Rambla Seca.

0,4

1718 Giro a la DCHA. por rambla del Borbotón.

3,2

1647 Giro de 90º a la IZDA. dejamos Pista Principal.

6,0

1739 Se nos incorpora pista por la izquierda. Seguir a la dcha.

6,6

1759 Giro de 90º a IZDA. al cortijo Campo del Espino.

6,6

1759 Se puede seguir PP y en refugio del Espino, giro a la izda.

8,2

1697 Cruces. A la izda, desvío al Banderillas y Pinar Negro.

8,2

1697 Al frente, NNE, a la Hoya del Ortigal y Centenares.

10,4

1632 Hoya del Ortigal. Al Frente (al W) a los Centenares.

12,1

1545 180º a la izda., desvío al río AguaMula.

15,1

1430 Giro a la DCHA.

15,7

1382 Pueblo abandonado de Los Centenares. MEDIA VUELTA.

16,3

1430 Recuperamos nuestro camino, giro a la DCHA.

18,4

1324 Atravesamos Las Canalejas: pueblo, iglesia y cementerio.

22,7

1249 180º a la IZDA.

30,4

679 Río AguaMula.

32,5

648 Camping Llanos de Arance. Al Banderillas 3,5 km / 150m (sólo ida). Al Cortijo y Sima de Pinar Negro 4 km / 50 m (sólo ida). El río AguaMula 15 km / -1300 m (descenso)


92

CAMINOS de la BICI

R7a. Los CENTENARES [33 km / +300, -1000 m] Hoy toca complicado, primero nos alejamos demasiado del Altiplano y segundo necesitamos apoyo logístico. Pero la Sierra de Segura está tan cerca y es tan bonita, que no podemos evitarlo, y además, siempre encontraremos un amigo, o una mujer, capaz de sacrificarse y disfrutar un poco por nosotros, como la de mi amigo Julio H. Se podría hacer el viaje en varias etapas seguidas, o tomar un coche de ‘Quercus’ y que nos vuelva, pero esto también complica.

Panorámica desde la Cuerda del Banderillas hacia los Campos.

Vamos a atravesar de Sur a Norte los campos de Hernán Perea, ver Pinar Negro y acercarnos al Banderillas, si queremos, y recorrer una parte muy interesante de la Sierra de Segura, si tenemos en cuenta que el río Borosa es el que separa Segura de Cazorla. Necesitamos que alguien nos lleve en coche a la pista de La Matea, subiendo por el Peñón del Toro, por la Matea o por Vadillo Castril y nos deje en el refugio de Cañada Mergosa, más o menos. Luego el chófer continuará hacia Rambla Seca, Vadillo Castril, Torre del Vinagre y hasta Coto Ríos o Los Llanos de Arance, donde nos recogerá dentro de cuatro o cinco horas. Yo hice este viaje, es verdad que resultó largo, pero ni chófer ni ciclistas pronunciaron palabras de congoja. También se puede organizar de otras maneras. Esta ruta está dedicada a Nicolás “Carrasco”, madrileño, que se compró una bici el jueves para hacer este recorrido el sábado. Es verdad que en algún momento estuvo a punto de tirar la toalla y la bici, pero no lo hizo. Lo que sí hizo fue disfrutar como un cosaco.


Ruta 7: Parque Natural Sierra de Segura

93

Ponemos la cuenta a cero en el refugio de cañada Mergosa, o Humosa según qué mapa, y a 1718 m de altura, en pleno Hernán Perea. Salimos hacia el Oeste, hacia el control de Rambla Seca, y enseguida sale una pista por nuestra derecha, que tomamos. Desde aquí, una pista o camino enfila hacia el Norte, descendiendo suavemente. Dejamos los tornajos de D. Fernando a la izquierda, se inicia el barranco De paso por los Tornajos de D. Fernando. del Borbotón, y en el km 3.2 hemos de desviarnos a la izquierda por una suave subida. En el km 6.2 tropezamos con la pista que viene de poco más abajo de donde empezamos, por el refugio del Rincón y por donde podríamos haber venido. Seguimos a la derecha, y subiendo un poco, en quinientos metros, podemos seguir la pista principal a la derecha o atajar por la izquierda. Nos vamos por la izquierda, pasamos por una dolina casi recién hecha, dejamos muy cerca, y a la izquierda, el cortijo de Campos del Espino, y pasado éste, podemos desviarnos a la izquierda para visitar Pinar Negro y otros sitios. Si seguimos al frente, conservando el rumbo NNW, en el km 11, llegaremos a la Hoya del Ortigal

Hacia el cortijo de los Campos del Espino.


94

CAMINOS de la BICI

Si en el cruce anterior a la dolina nueva seguimos por la pista principal, la de la derecha, en 1.5 km tenemos la desviación a Pinar Negro junto a un álamo muy grande y, en medio kilómetro más, llegamos al refugio de Campos del Espino, donde hemos de desviarnos por la izquierda para llegar, también, a la Hoya del Ortigal. Lugar bonito, cruce de caminos y de senderos; hasta el GR-7 (variante norte), viene por aquí y por él seguiremos un poco. Desde la Hoya del Ortigal vale la pena acercarse al Corral de Las Pinturas. Para esto hay que seguir el GR-7 en dirección a Atenas (NE), subir y bajar un poco, y en tres kilómetros está el Corral y Mirador. Veremos los Centenares, todo el camino que nos queda por hacer, y sitios de este parque difíciles de ver. Si siguiéramos por esta pista, en 6 ó 7 km más, llegaríamos a la fuente del río Segura, o girando antes a la derecha, retornaríamos a la pista de La Matea, concretamente a D. Domingo. Pero éstos son otros líos de la opción B. Volvemos a la Hoya, que nos esperan en Arance. Salimos de la Hoya del Ortigal por donde va el GR-7, hacia el Oeste, hacia Tarifa. Por donde unas grandes piedras intentan cerrar el camino. Vamos a bajar 350 m en 3 ó 4 km con alguna subidilla. El camino se llama de Las Espumaderas y en algún momento se puede poner incierto y malo. Tenemos que hacer lo siguiente: 500 m al E, 1200 m al Norte, 800 m al E (puede que se pueda seguir al frente) y 1800 m al NE, todo esto más o menos. O dejarnos llevar por la intuición. Habrá que ir con ojo hasta llegar muy cerca de Los Centenares o a éstos mismos.

Los Centenares visto desde el mirador de Juan León.


Ruta 7: Parque Natural Sierra de Segura

95

Después de ver y recorrer Los Centenares, pueblo abandonado por expropiado, donde sólo unos hermanos lucharon y ganaron por mantenerse dueños, el camino se pone fácil y seguro. Salvo tres subidillas que se harán cansinas, todo es bajar y a veces vertiginosamente. Pasaremos por el pueblo de las Canalejas, con iglesia, cementerio y casas, pero sin gente viva. Después el cortijo de los Alguaciles, y en el km 21.4, el último alto, ya era hora. Por aquí se moría Nicolás y quería tirar la bici. Si hemos mirado al Sur, nos habrá llamado la atención una muela o mesa enorme, es el Castellón de los Toros. Por el km 23, en plena bajada, inmediatamente antes de la casa forestal de la Fuente del Roble, hay que girar violentamente en recodo a la izquierda, seguir bajando y, ya siempre buscando el Este, llegar al Guadalquivir, que no va entre naranjos y olivos. Y poco después llegar al camping de los Llanos de Arance o, en un pelín más, a Coto Ríos, donde deben estar esperándonos. Ahora, y ya recogidos por el coche que nos dejó en Hernán Perea, cruzaremos el Guadalquivir, un poco por encima del pantano del Tranco, recorreremos parte del valle, en su zona más turística y poblada, y tendremos que retornar a la comarca. Podemos hacerlo por la ciudad de Cazorla, por el nacimiento del Guadalquivir y Puerto Llano para salir a Pozo Alcón, o por la Nava de San Pedro otra vez a Hernán Perea. Todos son largos y bonitos. R7a V1. Pinar Negro y el Banderillas [2x4 km / 100 m] Por el km 8.5 de nuestra ruta, como se avisa en la descripción, podemos desviarnos a Pinar Negro y al Banderillas. Recorreremos preciosos parajes, nos acercaremos al cortijo de Pinar Negro, casi en ruinas, pero reliquia de otro tiempo. Intentaremos buscar su sima, a 2700 m y a SSW desde el cortijo. Podemos casi subir al Banderillas en bici. O simplemente acercarnos hasta el mirador de la Fresnedilla. Vale la pena. El valle de río AguaMula a nuestros pies, el Banderillas en nuestra mano izquierda, el valle del Guadalquivir y el corazón de Ca- Refugio en el Banderillas. zorla debajo. Ir y volver pueden ser 6 u 8 km, o algo menos si usamos un atajillo para volver. R7a V2. El Río AguaMula [15 km / -1000 m] A 1000 metros, desde la Hoya del Ortigal a Los Centenares, por la ruta anterior, a la izquierda sale un sendero en recodo que enfila al Sur y por donde debe ir también el GR-7. Nos lleva al cortijo de la Fresnedilla, justo debajo y al sur del Castellón de los Toros, donde empieza una hermosa pista que sigue el cauce del río AguaMula a poca distancia, y que deja a derecha e izquierda interesantes sitios, llega al Guadalquivir en un rato, justo en el Control de AguaMula. Y desde allí, si tiramos a izquierda, en apenas dos kilómetros estamos en los Llanos de Arance y en Coto Ríos. Este descenso lo hice andando y no he tenido ocasión de bajarlo en bici; algún día será.


CAMINOS de la BICI

96 R7b. El nacimiento del río Segura [43 km / 800 m]

En los doce primeros kilómetros este recorrido coincide con el anterior, el de Los Centenares, hasta la Hoya del Ortigal. Y al final coincide consigo mismo. A diferencia del anterior el recorrido es circular y no necesitaremos chófer. RUTÓMETRO Posic. km

Altitud m

TRAZADO DE LA RUTA Y LUGARES DE PASO

R7b. Nacimiento o Fuente del Segura 0,0

1726 Refugio de Cañada Humosa en Pista de la Matea.

0,0

1726 Salimos hacia el Oeste, dirección a Rambla Seca.

0,4

1718 Giro a la DCHA., por rambla del Borbotón.

3,2

1647 Giro de 90º a la IZDA., dejamos Pista Principal.

6,0

1739 Nos viene una pista por la izquierda. Seguir a la DCHA.

6,6

1759 Dejamos un desvío a la izquierda al Campo del Espino.

8,2

1706 Álamo gordo. A la izquierda: Banderillas y Pinar Negro.

9,1

1701 Refugio Campo del Espino. Girar a la IZDA.

11,9

1631 Hoya del Ortigal. Giro a la DCHA.

14,0

1720 Corral de las Pinturas, a la izquierda mirador de Juan Bueno.

17,8

1513 Se nos incorpora pista por la derecha, volveremos a ella.

19,7

1412 Nacimiento del río Segura. MEDIA VUELTA, tras un rato.

21,6

1513 En Y, a la IZDA.

28,6

1716 Cota máxima relativa.

32,4

1545 Pueblecillo de Don Domingo.

35,7

1496 Giro de 90º, a DCHA. antes del puente, se toma la rambla.

40,2

1647 Cerramos un círculo.

43,0

1718 Pista de la Matea. Giro a la IZDA.

43,4

1726 Refugio de Cañada Humosa.


Ruta 7: Parque Natural Sierra de Segura

97

En la hoya del Ortigal tomaremos hacia arriba y en dirección NW, por el GR-7. A los dos km hemos de parar en el mirador de Juan Bueno, o Corral de las Pinturas, a la izquierda, con vistas soberbias. Tras unos cuatro kilómetros entre pinos y en maravilloso descenso nos vendrá por la derecha una pista que tomaremos a la vuelta. Y en otro poco hacia abajo, estamos en las Fuentes del Segura. Si es año y tiempo de lluvias, es un nacimiento soberbio, por el sitio y por la forma de brotar el agua. Hay quiosco de bebidas y, lo más probable, gente que, acostumbrados a la soledad de los campos de dónde venimos, nos resultará extraña. Por eso, acabaremos volviendo por donde hemos llegado en busca de los terrenos solitarios y las cuestas empinadas. Por el km 22 tomamos a la izquierda, y la pista principal y casi única, en 11 km, nos pone en Don Domingo, pueblín, como dirían en Asturias, donde hoy apenas quedan dos vecinos y un hotel rural de nuevo cuño y a lo peor cerrado.

Fuente del río Segura.

Al llegar a la pista, tomaremos a la derecha, para ir cerrando el círculo, y al llegar al puente, antes, tomaremos a la derecha, otra vez, para subir por la rambla del Borbotón. Si es tiempo de agua, habremos de vadear el arroyo no se sabe cuántas veces, y poco a poco en subida llevadera, llegaremos a donde empezamos. También se puede, al llegar al puente citado, seguir por la pista de la Matea; es quizá mejor piso, no mucho, y es más corto, pero también más empinado. Creo que lo bueno será irnos por la que menos conozcamos, por aquello de que lo más nuevo es más bonito.

Charca en la Rambla del Borbotón.


98

CAMINOS de la BICI


99

Ruta 8 – PARQUE NATURAL de SIERRA de CAZORLA El río Borosa puede ser una de las joyas turísticas del triple parque, y el Guadalentín es un poco más secreto. Recorreremos los Campos de Hernán Perea. Por el control de Rambla Seca, entraremos en el P.N. de Cazorla, propiamente dicho, para descender el río Guadalentín hasta la presa del pantano de la Bolera, o el río Borosa para llegar a la Torre del Vinagre. No es Huéscar, ni siquiera es Granada, pero es inevitable. También, como en la anterior ruta, necesitamos un amigo que nos suba al Peñón del Toro y que nos recoja en la Bolera o en la Torre del Vinagre. Si vamos a descender el Borosa, sería mejor que el coche, por Hernán Perea y por Vadillo Castril, siguiera hasta la dicha Torre del Vinagre. Para que nos recojan en La Bolera, es mejor que el coche se vuelva por Huéscar y Castril. RUTÓMETRO Posic. km

Altitud m

TRAZADO DE LA RUTA Y LUGARES DE PASO

0,0

1838 Cartel indicador Peñón del Toro. Salimos hacia el NW.

2,3

1883 Paso del Noroeste.

4,3

1759 Incorporación a la pista de la Matea. Giro a la IZDA.

5,9

1733 Dejamos a la derecha desvío de la ruta 7.

13,7

1568 Dejamos a la izquierda desvío a Sª de Empanadas y Lézar.

14,0

1585 Control de Rambla Seca.

21,4

1555 Collado Bermejo, desvío al río Borosa a la derecha.

24,5

1490 Desvío a la IZDA. hacia Huelga Madera y río Guadalentín.

=

= Hay otro desvío válido 4 km adelante.

31,4

1130 Vado Carretas. Giro a la IZDA.

33,8

1305 Cortijo del Raso del Peral en la cañada del Mesto.

38,2

1012 Cola del Pantano de la Bolera.

39,5

1054 Barranco del Guazalamanco.

46,0

1011 Salida a la A-326 de Pozo Alcón. Giro a la IZDA.

46,5

1020 Presa del pantano de la Bolera.


100

CAMINOS de la BICI

Ruta 8a. DESCENSO del GUADALENTÍN [45 km / 300 m / 100% T Iniciamos la marcha en bici y la cuenta en kilómetros en el panel y cruce de caminos, recién sobrepasado el Peñón del Toro. Iremos camino de la pista de la Matea por el paso del NW, tomando por el camino que enfila a donde indica su nombre. En el km 2.4 estaremos en el punto alto del repetido paso y, otro tanto en descenso, en la pista de la Matea, que tomaremos a la izquierda. Durante unos ocho kilómetros disfrutaremos llaneando hacia abajo, por los campos de Hernán Perea, entre vacas, ovejas, refugios de pastores, dolinas y desviaciones, incluida una al Puerto de Lézar, otra a la Sierra del Empanadas y una tercera que se vuelve para Pinar Negro.

Hacia Rambla Seca. Sierra del Empanadas al fondo.

Pino Rodríguez de la Fuente.

En el km 13.8 empiezan los pinos y se acaba Hernán Perea, hay otro refugio de pastores y senderistas, y una puerta que controla el paso al Parque, es el llamado control de Rambla Seca, que cierra de noche (!). Seguimos bajando, a veces subiendo algo, y llaneando con un paisaje nuevo. A 3 ó 4 km del control encontramos a la derecha y al borde de la pista, un pino hermoso y enorme, que homenajea a Rodríguez de la Fuente, tiene buenas fotos y cerca de él está la Nava del Coñico (!). Seguimos bajando y en una gran curva a izquierdas, sale a la derecha, hacia el N, un camino con pértiga y en ascenso, seguro que con coches aparcados. Es Collado Bermejo, punto de comienzo del arroyo de Valdeazores y después del río Borosa, que describimos luego. A nuestra izquierda, en lo hondo de las curvas de nivel, ha empezado a nacer el río Guadalentín, al que estamos buscando. A 3.5 km de Collado Bermejo, e inmediatamente antes de la prominencia de El Caballo de Acero, empieza a descender una pista cerrada a coches y hacia la izquierda, que busca el Guadalentín por la Huelga de la Madera, que alcanzaremos en algo más de 1000 m. Proseguimos barranco abajo, con o sin agua, y por su margen derecha, hasta llegar al Vado de Carretas y cortijo de las Siete Fuentes. Aquí se une el arroyo que baja de la Nava de San Pedro, y otro camino que baja desde algo después de la desviación que tomamos hace un rato.


Ruta 8: Parque Natural de la Sierra de Cazorla

Ahora ya es todo dirección SSW, el río baja encajonado entre sus paredes calizas y el camino, por eso, en vez de bajar siempre, de vez en cuando sube desagradablemente, buscando el paso, y no nos deja ver el río, a pesar de la cercanía. Hace muchos años bajando por aquí con mi hermano Pedro y Julio ‘Carrasco’, éste inventó el freno automático, introdujo unos palillos en las “maniquetas” de los frenos para que la bici bajara frenando sola.

101

Pico Cabañas.

En el mapa topográfico pueden verse los nombres sonoros y la posición de tanto sitio que pasamos, como la desembocadura del arroyo de los Tornillos del Gualay y la Charca de las Truchas; a nuestra izquierda y en alto, el Tranco del Lobo, y a nuestro paso por la cañada del Mesto, los cortijos del Raso del Peral y del Puntal de Ana María. Mientras que en la margen derecha del Guadalentín vemos el Calar de Juana, que nos separa de la Cerrada del Pintor y el Pico Cabañas, entre otros muchos nombres. Finalmente alcanzamos la cola del pantano de La Bolera después de 37.3 km disfrutando de la bici y del paraje. Cruzamos el Guadalentín por un puentecillo estrecho, ni carros ni coches caben, en la Cerrá de la Herradura. En vereda un rato, a cota, o casi, y sin preocuparnos mucho de la conducción, seguimos disfrutando del paisaje. Ahora más sereno, cruzamos sitios de nombres hermosos, como el río Guazalamanco o el Aula de la Naturaleza del Hornico, el camping de la Bolera o la presa del pantano. Ver el pie de la presa es espectacular si desembalsa, y si no, también. Y ahora sí es el final, nuestro buen amigo, que nos dejó en el Peñón del Toro esta mañana, nos tiene preparado en la terraza del bar sobre las aguas azules del pantano un arroz y una cerveza que no se sabe bien si es más grande que fría, o está más fría que grande es. La bici ha terminado.

Cascada en el Arroyo de Guazalamanco.

Embalse de la Bolera.


CAMINOS de la BICI

102

R8b. DESCENSO del BOROSA [38 km / +100 m, -1300 m / 100% T] RUTÓMETRO Posic. km

Altitud m

TRAZADO DE LA RUTA Y LUGARES DE PASO

R8b. Descenso del río Borosa 0,0

1838 Cartel indicador Peñón del Toro. Salimos hacia el NW.

2,3

1883 Paso del Noroeste.

4,3

1759 Incorporación a la pista de la Matea. Giro a la IZDA.

5,9

1733 Dejamos a la derecha desvío de la ruta 7.

13,7

1568 Dejamos a la izquierda desvíos a Lézar y al Empanadas.

14,0

1585 Control de Rambla Seca.

21,4

1555 Collado Bermejo, desvío a la DCHA.

25,6

1301 Embalse de los Órganos.

26,8

1274 Embalse de Aguas Negras. Nacimiento del río Borosa.

27,2

1234 Empiezan vereda y canal, y pronto el túnel.

27,7

1234 Empieza la pedrera de bajada.

36,0

707 Salida de la zona controlada. Piscifactoría.

38,0

698 Torre del Vinagre.

En 1996 tuve el privilegio de pasar unos días de bici y marcha con mis hijos en la Sierra de Cazorla y, en bici, descendimos el río Borosa. Fue aquél un año de grandes lluvias después de la pertinaz sequía y era tal el esplendor del valle, que mis hijos y yo coincidimos en que después del Borosa ya no nos podría gustar río alguno. Por fortuna nos han seguido gustando los ríos, aunque pocos sean comparables al Borosa. En el km 20.7 de la ruta anterior, y 1560 m más altos que el mar, en una gran curva a la izquierda, veremos a la derecha un camino cerrado por pértiga, que sube un poco al Collado Bermejo, apenas a unos metros. Nos vamos por él. Enseguida todo será bajar, un descenso de ensueño, y sin posible pérdida. No hace falta ni mapa ni mapilla. Todo es bajar, pero cuanto más despacio vayamos y más veces paremos será mucho mejor, lo bueno sería ir andando. Pasaremos, y debemos parar, por la laguna de Valdeazores y luego el embalse de los Órganos que llena el arroyo de Valdeazores. Cerca de la últi-


Ruta 8: Parque Natural de la Sierra de Cazorla

103

ma presa está el nacimiento del Aguas Negras, que yo creo es donde nace el Borosa. Dejamos un camino y empezamos una estrecha vereda, tras pasar por encima de la presa, iremos junto al canal que alimenta una central eléctrica. Para eso eran los embalses. Nos metemos en un túnel estrecho y oscuro por donde van el canal, la vereda, la gente y las bicicletas, aunque no tenga ni luz ni anchura para tanto; pero se puede. Si es fin de semana con gente, habrá que ser muy respetuosos con los andarines, avisarles y cederles la preferencia siempre. Después del túnel hay que descender por una pedrera y habrá que echar pie a tierra algunas veces, salvo los muy trialeros. Se llega al llano, se sobrepasa la central y se acaba la vereda. Y ya es camino ancho junto al río con muchos sitios para pararse, bañarse y estarse. Hay que tener cuidado y en un momento dejarse el ancho camino para tomar a la izquierda: La Cerrada de Elías. Es una pasarela de madera colgada sobre el río, en donde éste se encajona entre altas paredes llenas de vegetación y de caliza. Habrá que ir andando a ratos, o siempre, pero que nadie vaya a seguir por el camino. En el puente de los Caracolillos, a poco más de 1 km salidos de la Cerrada de Elías, cruza sobre el Borosa una pista forestal que por las casas, también forestales, del Pecho de las Instancias, de la Fresnedilla y de Roblehondo, llega a Linarejos y a Vadillo Castril, pueden ser 15 ó 20 km y unos 600 m, que yo nunca hice, pero siempre quise. Si hemos seguido hacia abajo, enseguida llegamos al control de entrada al camino, a la piscifactoría y al Centro de Interpretación del río Borosa. Inmediatamente cruzamos el río Guadalquivir, que tampoco aquí va entre naranjos y olivos, sino entre un hermoso bosque de ribera, y estamos en la civilización, excesiva, que rodea a la Torre del Vinagre. Hemos llegado a otro mundo. En la Torre del Vinagre hay muchas cosas que ver. Si uno se viniera a vivir por esta parte del valle del Guadalquivir, en este tramo hay muchos recorridos para la bici; pero esto es ya otro libro.

Laguna de Valdeazores.


104

CAMINOS de la BICI


105

Ruta 9 – Vuelta al Pantano de San Clemente RUTÓMETRO Posic. km

0,0 1,7 3

Altitud m

TRAZADO DE LA RUTA Y LUGARES DE PASO

953 Curva del Ángel. Salimos en dirección a Santiago. 970 Y, seguimos a la DCHA. por la A-4301. 1018 Pista a Perico Ruiz, que dejamos.

4,8

1025 Cruz de Charrito a la izquierda.

6,4

1025 Puente y Santuario de la Nª Sª la Virgen de la Cabeza.

7,8

1061 Desvío por MazaChica a la IZDA.

8,5

1067 Otro desvío por MazaChica, a la IZDA.

8,7

1070 O bien, desvío a la presa por GR-9101, a la IZDA. Aproximación desde Huéscar: 9 + 9 km (ida y vuelta).

0

1070 Cruce de la A-4301 con la GR-9101, tomar a la IZDA.

1,3

1079 Camino viejo a San Clemente, a la IZDA.

4,5

1075 A izda. desvío cortijo del Campillo y ctra. Castril, lo dejamos.

6,7

1065 Inicio de la Presa de San Clemente.

7,6

1071 Desvío a Duda y Castril, seguimos a la DCHA., subida.

9,4

1091 Desvío a izquierda que dejamos.

9,7

1091 D1, a la Umbría Mora que dejamos.

10,1

1088 D2, a La Pegueruela que dejamos hoy.

11,6

1110 Fuente escondida a la derecha, buena para beber.

11,9

1114 En Y, a Fuente Alta a la izquierda. Debería hacerse.

12,3

1092 Vado y puente sobre río Guardal.

12,7

1081 Entrada a la piscifactoría, a la IZDA. y media vuelta.

15,1

1148 D4, Al Escribano por el Chaparral, sería a la izquierda.

15,4

1137 D5, a Los Pilares, si seguimos al frente, es mejor.

16,4

1108 Carril a la izquierda, va a la A-4301 por Los Dengras.

17,6

1080 Poblado de El Canal. Giro a la IZDA.

17,8

1072 Puente de la Ánimas. Parar y verlo por debajo.

19 22,6

1139 Carretera A-4301, izda. a La Losa, seguimos a la DCHA. 1070 Cortijo de Maza y cruce del inicio.


106

CAMINOS de la BICI

Ruta 9. VUELTA al PANTANO de SAN CLEMENTE [42 km / 200 m] Saldremos por la carretera a Santiago de la Espada, dejaremos a la izquierda la carretera de Castril, y varios carriles de otras rutas a la derecha. Cruzamos el canal de San Clemente que viene del pantano por el que pasaremos. Tras bajar y subir la Hoya Yuza, avistaremos a la izquierda los campos de Valentín, al fondo los cantiles de Marmolance, a veces con buitres, y en una curva a derechas veremos a la izquierda un montón de piedras y una cruz vieja de madera, La Cruz de Charrito, hombre-correo que fue asaltado y muerto camino de Madrid. Dicen que era costumbre del que pasaba por allí rezar un padrenuestro por su alma y poner una piedra junto a la cruz. Yo de pequeño he rezado muchos, pero nunca nos dejaron echar la piedra. Aquí empezamos a ver la cara Sur de La Sagra, imponente. Si es invierno quizá tenga su sombrero de nieve y si verano, de cielo. Veremos también el Santuario de la Virgen de La Cabeza. Tras subir unas rampillas, en unos 9 km llegamos a una desviación a la izquierda para la presa de San Clemente y el Cortijo de Maza a la derecha. Dejamos al frente la carretera que sigue a Santiago y a muchos sitios y a la derecha caminos de tierra que haremos otros días. Por este punto pasaremos a la vuelta, y repetiremos el camino traído hasta aquí, pero con otro aire. Aquí ponemos a cero el cuentakilómetros y empieza nuestro mapa. Camino de la presa del pantano seguiremos la carretera, pero podemos, al llegar a la desviación hoy fuera de servicio que iba al pueblo de San Clemente por el km 1.25, seguir por ella y en algún momento cruzar lo que un día, parece que lejano, será lecho del pantano. Hay caminillos y por donde vaya la bici vamos bien, acabaremos volviendo a la carretera que traíamos, pero ya cerca de la presa. Podemos acercarnos al borde del agua por caminos de cuando las obras y ahora de pescadores de orilla. Incluso podríamos bordear el pantano llevándolo a la izquierda, pero tendremos que hacer el camino al andar, y llevar la bici al hombro algún que otro tramo; poder, se puede, salvo cuando el pantano esté muy lleno. Si es año de poco nivel podríamos encontrar por dónde estuvo el pueblo, algunos ladrillos perdidos denotan el lugar.

Embalse.

En la presa, km 6.7, vale la pena parar un ratillo aunque no estemos cansados, el azul de este agua no es normal y todas las presas, y ésta es de escollera además, valen la pena un rato. Mirando a La Sagra, a la izquierda nos queda la Umbría Mora por donde otro día saltaremos a Fátima, al fondo y a la izquierda Sierra Seca, donde también subiremos, y desde donde se va a tantos sitios. A la izquierda de La Sagra, Los Mirabetes, un día iremos andando desde los Collados, a la derecha de La Sagra, el Moncayo, que también tiene su


Ruta 9: Vuelta al Pantano de San Clemente

107

vuelta. Al otro lado de la presa, renace el río Guardal y su bosque de ribera, que también se recorre, y el canal de San Clemente que se ve salir bajo la presa y por él podríamos volver a Huéscar por un camino plano, demasiado plano para la bici, mejor seguir hacia la sierra y las Fuentes del Guardal.

Embalse de San Clemente y Sierra Seca en primavera.

Pantano en su plenitud.


108

CAMINOS de la BICI

Pasada la presa y las casas de los ingenieros, la carretera se va para la izquierda buscando la de Castril y pasando por Duda, pero nosotros torcemos a la derecha para elevarnos levemente por una pista asfaltada que rodea durante un rato el pantano y deja dos carriles interesantes y de tierra a la izquierda (km 9.4 y 9.8), el primero cruza por la Umbría Mora hasta las Hazadillas y Fátima [D1] y el segundo sube y baja a la Pegueruela y al Barranco del Paso del aire [D2]. Si seguimos la pista principal atravesamos una zona de casas de campo recientes y la pista se hace de tierra enseguida, a la vez que se rodea de encinas, hiniestas y retamas, sube algo y se revuelve. Oiremos una fuente de agua a la derecha del camino, en realidad es un Descarte de la conducción que viene de Fuente Alta, y en el km 11.5 y, ya entre pinos, se abre el camino en una Y. Por la izquierda hay un camino delicioso, de ida y vuelta y sólo 3 + 3 km, que sube suavemente a Fuente Alta y allí termina y vuelve, no hay pérdida, no es duro y vale la pena. Pinos hermosos, los más grandes, buenos barrancos y la fuente que es de tipo cueva. Si está seca es una cueva en la que se entra de pie si se lleva linterna, y tras un pasillo sinuoso de diez o quince metros se abre un lago, lago es un decir, que se pierde en el interior de la Tierra. Y si la Fuente ‘ha reventado’, el espectáculo es soberbio, increíble el volumen de agua que sale y la furia con que lo hace. Estés donde estés, si oyes que han reventado las fuentes, ven. Poco más abajo de la fuente corre un riachuelo, aunque la fuente esté seca, que forma un paraje idílico y casi siempre solo. El lado derecho de la Y nos lleva, bajando, al paraje y cortijo de las Fuentes, las fuentes del río Guardal. Vadearemos un riachuelo con poca agua, si lleva mucha hay puente, y en medio de la exuberante vegetación que tanta agua permite, encontramos la Piscifactoría (km 13). Vale la pena entrar, hay dos lagos llenos de truchas, se pueden pescar y/o comprar, y observar el borde de secuoyas que un día serán gigantes de verdad. Volvemos al camino que traíamos, y cuando sigamos por donde veníamos cruzaremos sin darnos cuenta el río Guardal, y seguiremos un trecho entre pinos.

Pisfactoria de Las Fuentes.

Entorno de Los Pilares sobre el río Raigadas.

En un cambio de rasante aparecerá de nuevo La Sagra, majestuosa. Ya hemos dicho alguna vez que por aquí todo gira en torno a ella. Poco después, cuando el camino va a doblar a la derecha, tenemos otra desviación a iz-


Ruta 9: Vuelta al Pantano de San Clemente

109

quierda (km 14), variante de El Chaparral, enfilando al Norte, que nos llevaría por un encinar salvaje y solo, de ensueño. Si estás en forma, es una buena alternativa, añade 15 ó 20 buenos km al viaje. Se describe como alternativa en la variante tres. Si SPP, apenas a 900 m de lo anterior, otro desvío a la derecha que luego doblará a izquierdas nos lleva a los Pilares de Carlos I, una de las partes más primitivas del proyecto del Canal. Son unos pilares enormes que sostendrían el acueducto necesario, hay que verlos. Si por pereza o por el Síndrome de la Senda del Arcediano (SSA) seguimos la pista principal, acabamos saliendo a las Cuevas del Canal, y habremos hecho 2100 m en lugar de 2400 m, no es mucho ahorro.

Riada por el Puente de las Ánimas.

A 100 m del poblado pasaremos por El Puente de Las Ánimas, para mí, sin contar iglesias, la obra más importante y curiosa de esta zona. Hay que tener cuidado, se puede pasar sobre él sin verlo. También hay que bajarse, descender al río, mirarlo mucho y tratar de entenderlo, no es fácil sin ayuda, pero es muy curioso. Hace un poco que la pista que traemos se ha cubierto de asfalto, ahora se empina un ratillo y en el km 16.7 sale perpendicularmente a la carretera que viene de Santiago, si la tomamos hacia el Sur en apenas 5 km estamos en Maza y con otros nueve volvemos a la Plaza. Es fácil suponer que volverás muchas veces a esta vuelta; el tamaño, el desnivel, la vegetación, el agua, las montañas, y las muchas alternativas la hacen ideal para cualquier época del año y para cualquier ciclista.


110

CAMINOS de la BICI

V1. Variante de Maza Chica Si uno tiene muchas ganas de ir por tierra en el km 8.1, pasado, desde la curva del Ángel, por el cortijo de Maza Chica sale un carril de tierra que en 1500 m nos lleva otra vez al asfalto que va para el pantano. V2. El lecho del pantano Si en el km 1.25, desde el cortijo de Maza, seguimos al frente, rectos, por el camino que antes iba a San Clemente podemos hacer varias cosas, sobre todo si el pantano no está muy lleno. Seguir más o menos rectos y salir en 2.8 km a la carretera que llevábamos, cerca ya de la presa. Habríamos atajado un poco, tomado tierra y paseado por lo que algún día muy lejano será pantano. Buscar la orilla del pantano y pasear por ella es un paseo lindo, y variable dependiendo de la altura que ese año haya alcanzado el agua. O, siguiendo con el agua a nuestra izquierda buscarnos la vida y ser capaces de llegar a donde estuvo el pueblo de San Clemente, a las Fuentes del Guardal, a los Pilares, a las cuevas de Canal o al Puente de las Ánimas o al cortijo Montero o al de la Teja, etc. Estas alternativas dependen mucho de la altura que haya alcanzado el agua. V3. Variante del Chaparral [16 km / 250 m / 60% tierra] Una vez salidos de los pinos que rodean la Piscifactoría, ya entre campos de labor, en el km 9.4 en un giro que el camino que traemos va a dar a la derecha, sale otro camino a la izquierda que enfila el Cortijo de Cánovas que se ve a unos 600 m. Se trata de un camino pedregoso, a veces, y algo abandonado, en el que hemos de orientarnos y quizá retroceder en algún momento además de subir alguna rampa a pie, pero que vale la pena. En este cortijo han puesto recientemente una cadena o una pértiga, que puede sobrepasar una bicicleta, si por allí hay alguien y le pedimos permiso se pondrá tan contento. Hay otro camino que después del cruce sale a la izquierda, que nos permitiría el mismo recorrido en auto. Pasado el cortijo, que se deja a la derecha, nos metemos en un encinar, donde nos creeremos solos y en otro mundo. Se inicia con una rampa violenta y pedregosa, de difícil ciclabilidad y de poco más de cien metros. Una vez arriba el piso se remansa y va haciendo curvas y “bypasses” entre encinas, pinos, enebros y algo de romero. En algún momento podemos encontrarnos en un “cul de sac”, y tendremos que retroceder unos metros para recuperar el camino correcto. Otras veces una bifurcación nos pone a dudar hasta que vemos que poco más adelante se juntan las dos opciones. Conservando la orientación más o menos Norte no hay posibilidad de salir a otro sitio. A los cuatro kilómetros el campo se abre y aparecen tres o cuatro construcciones, una totalmente en ruinas. Se trata del cortijo del Chaparral, desde aquí divisaremos también el cortijo del Escribano, hacia el que seguirán nuestras bicis. Dejaremos las casas del Chaparral a la derecha y entre grandes encinas recuperamos el bosque para llegar en dos kilómetros, y buscando a


Ruta 9: Vuelta al Pantano de San Clemente

111

derechas, al Escribano, cortijo de tantos recuerdos y esquilos, hoy tristemente abandonado. Será en km 5.2 desde los Cánovas. Enfilamos a La Sagra y empieza un camino estupendo, aunque depende del año. A la izquierda sale la pista que sube al Peñón del Toro, quizá sea mucho para hoy, mientras que nosotros empezamos el descenso suave hasta la carretera de La Losa, siempre SPP y siempre entre enebros y chaparros, menos espesos ahora. Pasaremos por el cortijo de la Noguera y vadearemos el Raigadas. Una vez en el asfalto, km 8.6 desde Los Cánovas, nos quedan unos 20 kms para llegar a Huéscar por la carretera recorrida tantas veces.

Encinas del Cortijo Chaparral.

Llegada al Cortijo del Escribano.

D1. Desvío por la Umbría Mora En el km 9.4 se inicia el camino antiguo de Castril a San Clemente, junto a un antiguo cartel de peligro de incendio, que nosotros podemos aprovechar para ir a Castril, volver a Huéscar, dejando San Clemente, o subirlo y bajarlo para seguir lo nuestro. Lo que queramos. Es un camino de tierra y piedra que suele estar mal y poco transitado. Sube 200 m en 2,5 km hasta el cortijo de La Umbría Mora, sigue otros 1200 de longitud hasta hacer collado a 1400 m de altura, y baja al cortijo de las Hazadillas y del Corralón para aparecer en Fátima. En total desde el desvío 10.5 km, más otros 20 si decidimos seguir a Huéscar. D2. Desvío a la Pegueruela [6+6 km / 380 km / Tierra y piedra] En el km 9.8 a la izquierda, justo antes de un cortijo que hace de casa forestal y de helipuerto, sale un camino con aspecto de pista forestal que llega hasta el cortijo de la Pegueruela y, andando, al barranco del Paso del Aire. Desde allí no hay más remedio que volverse, pero es bonito llegar, por la subida, porque parece un sitio perdido y porque hay un aceral singular en aquellas alturas que en otoño puede estar lindo, y en primavera también. D3. A Fuente Alta [3+3 km / 50 m / Tierra buena] Al llegar al km 11.5 sale un carril a la izquierda y hacia arriba. Más que un desvío es una obligación, y así se describe en el cuerpo del texto principal. Por una pista deliciosa que va y viene a, y, de Fuente Alta.


112

CAMINOS de la BICI


113

Ruta 10 – P.N. SIERRA de CASTRIL VUELTA al PORTILLO CAMINO de los MADROÑALES Se trata de darle la vuelta al pantano del Portillo, y si es desde Huéscar vale la pena ir en coche hasta Castril, sin coche se alarga el recorrido en 50 km. RUTÓMETRO Posic. km

Altitud m

TRAZADO DE LA RUTA Y LUGARES DE PASO

Aproximación desde Huéscar: 25 + 25 km (ida y vuelta) 0,0

928 Hotel La Fuente de Castril. Ctra. A-326. Hacia el Pantano.

1,0

925 Presa.

1,8

925 Tomad a la DCHA., carretera antigua.

4,0

1073 Desvío a la DCHA., hacia el cortijo del Buitre.

4,1

1062 Desvío a la DCHA., por el camino de los Madroñales.

6,7 8,5 11,7

985 Cota mínima relativa. 1188 Cota máxima. 947 Girar a la DCHA., para ir volviendo, o a izquierda si…

14,7

1093 Pago de Tubos.

14,8

1099 Desvío a la DCHA. Hacia cortijos del Martín.

15,8

1088 Cruce de 4 caminos, al FRENTE.

16,3

1076 En encrucijada, al FRENTE.

17,6

930 Hotel la Fuente, y final relativo.

Castril, sus calles, y fuentes; un pueblo que vive en completa sintonía con un entorno natural incomparable.


114

CAMINOS de la BICI

Ruta 10. P.N. Sª de Castril. Vuelta al Portillo Camino de los Madroñales El nombre del camino se debe a que así se llama el que recorre el lado Noroeste del pantano, o margen derecha del mismo, hasta que llega al puente de Lézar en la cola del repetido pantano. El nombre del embalse se debe a un “portillo” que hay justo encima del túnel por el que se llega a la presa desde Castril. Como es circular y empezamos yendo en coche, la podemos iniciar en muchos puntos, yo la comienzo en Castril dejando el coche en la entrada, frente al hotel La Fuente, y desde allí en bici hacia la presa (SPP). Salvo que queramos desde el principio alargar la cosa y bajar por la carretera antigua, al puente de la Cerrá, al mismo pie de la presa, que ahora sí es verdad que cierra el valle. Aliviadero de fondo.

Por la presa hay que pasar despacio, la panorámica hacia el pantano es espléndida. Si desde la presa miramos a Norte y NW, como entre las 10 y 11, veremos la sierra por la que va nuestro camino, se ve la sierra y se ve que un camino por allí parece imposible.

Al final de la presa está el aliviadero y si han dejado que el embalse se llene, cosa rara, la caída del agua es espectacular. Si no rebosa, seguimos. Tendremos tres oportunidades, nosotros elegimos la de la dereEmbalse del Portillo. cha, la antigua carretera que iba al pantano de la Bolera, y empezamos a subir. En 2 km hay una desviación a la derecha un poco repentina, un panel debe indicar que por allí se va al sendero del Pico de Buitre, y a nosotros nos llevará a lo nuestro. A 150 m del desvío anterior sale un carril a la derecha, más remansado y, en el momento de escribir esto (2009), en muy buen estado, como recién hecho, y en seguida un panel, que apenas dice más que el nombre del camino. Tenemos unos siete kilómetros hasta llegar al río Castril, en el puente de Lézar, cerca del barranco y la cerrada del Buitre. El camino sube y baja, nunca mucho, está rodeado de almendros, olivos, cornicabras y pinos, de vez en cuando algún serbal y en los barrancos álamos, que si es otoño ofrecerán colores de lujo. Salen muchos caminos a ambos lados pero la pista principal está clara. En algún momento se ve el pantano y gusta. El camino está arreglado recientemente e incluso con alcantarillas para que las lluvias no se lleven el arreglo, pero, dado lo inestable del terreno, la erosión y el transporte, ya se habían cegado muchas; este camino sufrirá y se cortará o romperá de vez en cuando.


Ruta 10: P.N. Sierra de Castril. Vuelta al Portillo

115

Cerquísima del río Castril, se ve “la cerrá”, y un hito de madera indica por donde subir al cortijo de Lézar y a la Cerrada del Buitre (D1). Hay que subir y bajar, pero en este momento, o en otro, vale la pena hacerlo. Cuando llegamos al carril que discurre junto al río Castril, hemos de pensar qué queremos. Podemos tirar a la derecha, río abajo, para seguir con nuestra vuelta, ya de regreso, o tomar a la izquierda río arriba (D2, D3 y D4) para subir al camping del Cortijillo, a la Cerrá de la Malena, a los Hoyos de Moreno, o al Nacimiento del Castril. Todo esto en bici. Si queremos andar, las posibilidades son todas las que ofrece el P.N. Sierra de Castril. Supongamos que queremos dejar tanta oportunidad para otro día, o que hemos vuelto de hacer tanto destino. Tomaremos río abajo por un trecho hasta cruzarlo por un puente, el repetido puente de Lézar; Lézar da nombre a muchos sitios por esta zona. Pasado el puente a la derecha, por la margen izquierda del río, va un senderillo delicioso junto al borde del pantano/río que puede valer la pena hacer mientras dure. Y ahora toca subir y subir sin descanso hasta llegar al Pago de Tubos, lugar con casas, agua y una gran alberca. Habremos subido unos 200 m en unos 4 km, y seguimos hacia adelante unos 200 m más, hasta que empieza a cambiar la pendiente. Otra vez hay muchos caminos que pueden llegar a Castril, o a la presa. Podemos jugar a buscarlos o preguntar, podemos ir muy pegados al pantano, pero no mucho, o salir a la carretera, que sería la peor opción. Lo mejor es preguntar por la Pontezuela y al principio por asfalto, y desde La Pontezuela en tierra y luego cemento, recorrer la Colada de Pozo Alcón, disfrutar de buenas vistas del pantano y salir a donde habíamos dejado el coche. Ver ruta 11 para este tramo. Y en Castril otra vez el lío, al coche y rápido. O unas cervecillas, comer, bajar al río y a La Arboleda Perdida de Saramago y a la Cerrada, recorrer andando las empinadas, retorcidas y preciosas calles de Castril, comprar los famosos vidrios para un regalo. Quizá que lo mejor sea hacerlo todo, aunque tardemos más. Castril es mucho Castril, y además yo soy un poco castrileño, desde chico.


CAMINOS de la BICI

116 D1. A la Cerrada del Buitre [600 m / 100 m / tierra]

A punto de llegar al carril que corre junto al río nos encontraremos un desvío a izquierda, señalado con un pequeño hito de madera. Subiremos 100 m de altura en 600 m de recorrido, buena pendiente, hasta el cortijo de Lézar, y allí mismo nos acercamos y nos introducimos cuanto podamos, poco, en la Cerrada del Buitre.

Cortijo de Lézar.

Si nos pasamos el desvío, al llegar al carril principal hemos de dar media vuelta y buscarlo mejor, o encontrar otra subida que hay apenas 900 m aguas arriba del río. D2. A la Cerrá de la Malena [10 km / 200 m / tierra] Al llegar al repetido camino del río hemos de tomarlo hacia arriba, en 2.5 km llegamos a un camping, el Cortijillo, bar, restaurante y esas cosas. Si seguimos, apenas 800 m adelante, el camino va a cruzar el río por el puente de Pino Hermoso, inmediatamente antes sale un camino a la izquierda, que luego se convertirá en vereda ancha y ciclable. El final es La Cerrá de la Malena, espectacular, imprescindible, inevitable, mayúscula. Algunos letreros y alguna gente dicen la Magdalena, pero es claro que Malena es nombre más bonito, aparte de ser Malena nombre de tango. D3. Al Nacimiento del Castril. [9+9 km / 350 m / tierra]

Cascada de la Malena.

Río arriba y pasando por el puente de Pino Hermoso llegamos al cortijo del Nacimiento, o al “Tubo”. Por la gorda tubería de hierro que lleva el agua desde la cámara de carga hasta los álabes de la turbina que transforman la energía potencial o cinética del agua en energía eléctrica, que es más manejable y llevadera. Allí dicen que es una “Fábrica de la Luz”, que es más bonito aunque menos exacto. Pasando por debajo del tubo, todo está indicado, y haciendo unos tres kilómetros llegaremos al nacimiento del río Castril, donde el agua sale de una pared de roca caliza de bonitas maneras. El camino es

Nacimiento del río Castril.


Ruta 10: P.N. Sierra de Castril. Vuelta al Portillo

117

ahora vereda y en algún momento hemos de desmontar, y sobre todo ceder siempre el paso al que va andando, que ésta es senda de personas y no de bicicletas. Si uno quiere, puede dejar la bici en algún matojo e ir andando a sitios tan bonitos como la casa del Maestrillo, el Empanadas, la Cerrá de Túnez, el cortijo de la Puerca, el barranco de la Osa y su tejo, el Puerto de Lézar, los Prados del Conde, y así hasta el infinito. Desde aquí se puede ir a cualquier parte.

Tajos del Barranco de Túnez.

D4. A Los Hoyos de Moreno [8 km / 500 m / Tierra] Al llegar al carril del río, tomamos río arriba, pasamos el camping y la desviación a la Malena. Desde el puente de Pino Hermoso contamos 1700 metros. Casi llegando al tubo, sale un carril a la derecha que nos lleva al cortijo de los Hoyos de Moreno y, si seguimos, podemos llegar al barranco de las Canalejas. Todo es bonito, vale la pena subir, vistas formidables, buena vegetación, algo de agua y lugar perdido. El barranco de las Canalejas es un recorrido estupendo para bajarlo andando, pero intentarlo bajar con la bici sería demasiado, ni puesta ni al hombro, mejor otro día y a pie.

El río Castril y la trucha común.


118

CAMINOS de la BICI


119

Ruta 11 – HUÉSCAR - CASTRIL Se trata de ir y venir al pueblo más bonito por los caminos más raros, que para hacerlo por asfalto se precisa poca explicación. RUTÓMETRO Posic. km

Altitud m

TRAZADO DE LA RUTA Y LUGARES DE PASO

0,0

950 En curva del Ángel, junto antiguo convento franciscano.

1,6

964 Seguir a la DCHA., ctra. A-4301 a Santiago de la Espada.

8,2

1071 Cortijo de Maza. 90º a la IZDA., al pantano.

15,3

1075 A la DCHA., NNE, subida y con el pantano a la derecha.

17,4

1094 Desvío a la IZDA., dejamos el asfalto. Entre dos labores.

19,7

1275 Punto conflictivo: DCHA. o FRENTE, ¿los dos? Elegir.

21,2

1455 Collado de la Umbría Mora, seguimos siempre a SW, izda.

28,1

1112 Fátima. Carretera A-316, seguir a la DCHA.

30,7

1119 Dejamos la A-316. A la DCHA. al P.N. Sierra de Castril.

31,1

1101 Desvío a IZDA. por el segundo camino, hacia el Martín.

32,5

1078 En el tridente (cruce con tres) tomamos al FRENTE.

33,8

932 A-316. Castril. Visita al pueblo de interés turístico andaluz.

34,1

910 Plaza del Carmen, a la IZDA. por la calle Huéscar.

35,3

1062 Girad a IZDA. Dejamos atrás Cementerio y la vidriera.

36,2

987 Carretera A-316 a la DCHA. Almazara a la derecha.

41,6

1102 Fátima, por calle principal, girar a la DCHA.

43,5

1062 Quiebro a IZDA. y DCHA. Seguimos al SE.

46,9

988 Gran curva a IZDA, rodeando el cerro del Cubo, NE.

47,8

980 Zeta entre pinos y cortijo de La Señora y ermita.

49,6

965 En Y, torcemos a la DCHA. Descenso.

50,6

882 En T, torcemos a IZDA. y apuntando al NE.

51,9

866 Cortijo Cueva de los Ruices, vadeo río Guardal, E.

53,0

970 Coronamos el llano. Seguir al frente, cantera a la izquierda.

68,0

950 Llegada a Huéscar, a la ermita de La Soledad.


CAMINOS de la BICI

120 R11. HUÉSCAR – CASTRIL [68 km / 900 m / T]

Pantano de San Clemente, Umbría Mora, Hazadillas, Tubos, la Pontezuela, pantano del Portillo, la Cerrá, camino de las Cruces, fábrica de vidrio, Fátima, cerro del Cubo, La Señora, vadeo del Guardal, Cueva de los Ruices, La Carrasca, cantera de Guggenheim o de Ferrer, la Cuba, Torralba, Parpacén. Todos nombres sonoros, y por raro que parezca, camino de Castril. A Castril, uno de los pueblos más bonitos de la provincia de Granada, si no el que más, se puede ir y venir de muchas maneras, la más rápida, y la más tonta al mismo tiempo, será por la carretera A-326, como los coches. Nosotros proponemos aquí una forma distinta y más interesante para la bici. Además, para ir por carretera, siempre hay tiempo y no hace falta mucha guía. Nuestra propuesta es ir por el pantano de San Clemente, cruzar a Fátima por la Umbría Mora y las Hazadillas y, por el Pago de Tubos, caer a Castril. Para volver lo haremos por la Cerrada o por el camino de las Cruces hasta llegar al cementerio y a Fátima y, desde allí, rodear por el Sur el cerro del Cubo, cruzar el río Guardal en la Cueva de los Ruices y llegar a Huéscar por Torralba. Un poco largo quizá, pero un recorrido muy completo para los días buenos. En caso de prisa siempre tenemos a mano la A-326 para acortar e ir como las “autedias”. La A-326 por el Campo de Valentín.

Embalse de San Clemente y restos de la antigua ermita inundados.


Ruta 11: Huéscar - Castril

121

Salimos de Huéscar y hemos de llegar a la presa del pantano de San Clemente. O mejor, ponemos el cuentakilómetros a cero en la curva del Ángel, camino de Santiago de la Espada, como hicimos en la ruta 9. Llegados al pantano de San Clemente, por el extremo NO de la presa, elegimos el camino que da la vuelta al pantano y lo tomamos, un poco cuesta arriba al principio. A 2.3 km de la presa sale un segundo caminillo a la izquierda, en la zona donde hay muchos chalets y entre dos campos de labranza y rumbo 240º. Poco más adelante, si se nos pasa, hay una pista forestal y un cortijo que hace de casa forestal (cortijo de la Capellanía) y un helipuerto, que nos puede servir para saber que hemos de volvernos 350 m.

Camino del cortijo de La Capellanía.

Si cogemos el correcto, tendremos un camino estrecho que pronto se envuelve en pinos, y más tarde en pinos con encinas y algún que otro espino albar, que le da buenos colores en primavera y en otoño. Tenemos cuatro kilómetros hasta el collado. A poco más de la mitad nos cruzará perpendicularmente un carril, mejor que el nuestro, que va del cortijo de la Hoya Alta al cortijo de la Umbría Mora. Nosotros hemos de seguir al frente, aunque esté más malo, y peor que se va a poner. Se eleva la pendiente y el piso se estropea, pero dura poco, enseguida la pendiente se serena y se nota que estamos llegando al collado, hemos ascendido 290 m. En el collado de la Umbría Mora, si nos volvemos podemos despedirnos de La Sagra, conviene, estaremos fuera de su vista un rato. El lado nuevo es muy distinto, el camino mejora y se pondrá de lujo, empiezan los cultivos cuidados, y el campo se llena de almendros, de cerezos y de ganado. Y cortijos como los Altos, las Hazadillas, la Mora, el Sapo, los Rubios, el Moro, el Corralón y Belerda, y al final, si hemos ido dejando casi todos a nuestra derecha, llegamos a Fátima. Nos damos cuenta de que es mucho más grande y más profunda que lo que creíamos al verla tantas veces por la carretera. Si nos hemos escorado a la derecha, saldremos a la carretera algo más cerca de Castril.


122

CAMINOS de la BICI

Un ratillo, casi tres km por carretera hasta tomar el camino que nos llevaría al Nacimiento y P.N. de Castril. Apenas a 300 m de tomar el desvío, salen a la vez dos caminos a la izquierda, tomaremos el segundo y mejor. Y ya no hay pérdida, estamos en la Colada de Pozo Alcón. Llegaremos a la Pontezuela, grupo de casas donde hemos de seguir recto, aunque el asfalto gire a la izquierda. El camino se pone estrecho y de tierra, pero es la colada y acabará llegando más pronto a Castril, justo al hotel, y tiene unas hermosas vistas del pantano del Portillo. Desde el asfalto habremos hecho unos 3 km. Si en la Pontezuela seguimos por el asfalto a la izquierda pasaremos por la Solana y saldremos a la carretera, pero muy altos todavía y lejos, no merece la pena. En Castril hay que echar un rato, si hemos ido pocas veces, la Peña del Sagrado Corazón, la Iglesia con su Puerta del Sol, sus calles, el Cantón, Casa Emilio, los vidrios, recuerdos de D. José Saramago, etc. Y ahora empezamos a volver para Huéscar, precisamente por la calle Huéscar, que empieza en la misma plaza de D. Hernando de Zafra y sigue por el camino de las Cruces hasta el cementerio. De allí hay que seguir subiendo a la izquierda. Habremos pasado, sin verla, cerca de la nueva fábrica de vidrios, y acabamos saliendo a la carretera, a la altura de la cooperativa de aceite. Más subida, y al llanear estamos en el trozo de carretera que hicimos cuando veníamos, y llegaremos a Fátima. Salir de Castril nos cuesta subir 200 m. También podemos, desde Castril, bajar al río, que son 100 m, recorrer la pasarela de la Cerrá a pie, cruzar el río por el Molino de las Tres Piedras, donde

Embalse del Portillo desde el descenso de la Pontezuela y Llanos de Tubos.


Ruta 11: Huéscar - Castril

123

jugaba mi madre de pequeña y hoy es Casa Rural, y subir al cementerio por un camino estrechísimo, de coches, y con ojo para no seguir río abajo. También podríamos volver al casco urbano por la Cuesta de María Alonso, pero es mucha cuesta.

Valle del río Castril y Cerro de Jabalcón al fondo.

Desde Fátima, podemos seguir por la carretera, 20 km de asfalto, coches y casi a cota, o entre 25 y 30 km de tierra y brújula con algunos desniveles. Como hemos elegido tierra, Fátima hemos de cruzarla por su centro y a la derecha, o mejor, preguntar por los cortijos del cerro del Cubo y de los Jaros, que hemos de atravesar. Seguiremos contorneando dicho cerro del Cubo, que queda a nuestra izquierda. En la cara Este del cerro nos encontraremos con un buen cortijo que se llama de La Señora, y una ermita, que dejamos a la derecha. Y también por la derecha, encontraremos y elegiremos un camino que baja al río Guardal. El río no hay más remedio que vadearlo andando y descalzos, salvo que lleve muy poca agua; estamos en la Cueva de los Ruices con casas a un lado y otro del río. Al frente se ve subir una rampa que mete miedo, 100 m en un momento, es la nuestra, salvo que prefiramos un carril muy malo que saldrá para la derecha y que acaba subiendo lo mismo. Desde la Cueva de los Ruices y sin vadear el río podríamos salir a la carretera por el cortijo de la Escopeta, al Norte, no merece. Manolo Cepero vadeando el río Guardal.


CAMINOS de la BICI

124

Una vez en el Altiplano, seguiremos los caminos que vayan más o menos hacia el Este, apuntando a la Atalaya de Ferrer, mejor enfilar a la parte derecha de la cantera. Si nos vamos para la izquierda y dejamos la cantera a la derecha, saldremos a la carretera, y si a la izquierda, seguiremos por tierra y además veremos los trabajos de la Cantera de Ferrer o del “Guggenheim”, que es cosa curiosa de ver y de fotografiar.

Cantera de la Atalaya de Ferrer.

Pasada aquélla, si escoramos a izquierda, acabamos en los campos de Valentín y si buscamos al frente, por Parpacén a Huéscar; si tiramos a derechas, pero poco, podemos pasar por Torralba y luego Parpacén. De cualquier manera la Sierra de La Encantada nos marcará el rumbo cuando no veamos la torre de la colegiata de Santa María.

Campo de Valentín.

Campos de cereales.

Ha resultado una manera larga, complicadilla y trabajosa de acercarnos a Castril, pero divertida, por infrecuente.


Ruta 11: Huéscar - Castril

125

V1. Cerrada del Castril. Las Pasarelas [3 km / 200 m / A] Puede ser de los sitios más visitados y desde luego de mayor éxito de la comarca, y está prácticamente descrita en un párrafo anterior. Digo lo de siempre, si uno no ha estado nunca, no tiene excusa, y si ya lo conoce, volverá a disfrutar. Hay que bajar al río y luego seguirlo. En ‘La Arboleda Perdida” hay un texto de Saramago, de su discurso en Estocolmo, que vale la pena leer dos veces. Luego seguimos el río por una pasarela de madera colgada de la peña, sobre un río de aguas turbulentas. Lo cruzamos por un puente colgante, avanzamos como ciegos por un túnel oscuro y volvemos a cruzar el río a la altura del Molino de las Tres Piedras, hoy casa y hotel rural. Hasta aquí no ha habido desperdicio, es más, podríamos esperar, o volver, para ver la cerrada iluminada a la noche, sería demasiado, es espectacular. Ahora toca subir, pero como vamos contentos, no nos importa tanto. Dejamos atrás el Hotel Rural, antiguo molino. Si tomamos la primera oportunidad a la izquierda subimos a Castril por la cuesta de María Alonso. Mejor tomamos la segunda y, a 200 m, en una gran curva a la siniestra, dejamos un desvío a la izquierda, y pronto llegamos al cementerio y nos unimos a la pista principal.

Las Pasarelas en la cerrada del río Castril, un paso original con bici.


126

CAMINOS de la BICI


127

Ruta 12 – VALLE BAJO del RÍO CASTRIL. Los LANEROS Recorrido por el valle del río Castril. Descenso por la vertiente orográfica derecha, por el borde alto del valle; y vuelta, junto al cauce del río, por los caminos de la vega entre Castril y Los Laneros. RUTÓMETRO Posic. km

Altitud m

TRAZADO DE LA RUTA Y LUGARES DE PASO

0,0

853 Paseo de La Arboleda Perdida. Puente. Hacia el camping.

0,3

858 Dejamos el camping a la izquierda. Subida fuerte.

1,7

1061 Balsa a la derecha. Cerro de la Harina a la izda. Llanear.

3,0

1072 Cruce, tomar a la IZDA.

3,4

1060 Desvío a la DCHA.

4,2

1033 En Y, a la IZDA.

4,7

1026 Tomad a la DCHA, enseguida a la IZDA.

5,7

1007 En Y, a la IZDA.

6,7

971 En Y, a la IZDA.

7,2

961 En Y, a la DCHA.

7,3

966 En Y, a la IZDA.

11,0

844 Vadeo del arroyo y giro a la IZDA.

12,2

731 Seguimos a la IZDA.

13,3

717 Puente de tubos sobre el río Castril.

13,6

730 Giro a la IZDA. A la derecha Los Laneros y…

16,3

743 180º a la derecha sube a Fuentevera.

18,0

758 180º a la derecha sube a Los Isidoros.

19,3

762 Cruce, al FRENTE. A la derecha subida al cortijo Coronado.

21,0

775 Cruce, al FRENTE. A la derecha subida a Almontaras.

22,0

789 A la derecha subiría al cementerio de Castril.

22,3

791 Cruce, al FRENTE. A la derecha subida a Castril.

24,6

811 En Y, a la IZDA. Buscando el río.

25,1

854 HR Rural y cruce del río, túnel, puente colgante y Pasarelas.

25,8

856 Paseo de La Arboleda Perdida.


128

CAMINOS de la BICI

R12. VALLE BAJO del RÍO CASTRIL. Los LANEROS [26 km / 350 m / 95% T] Hoy llegaremos otra vez a los confines de la comarca, recorreremos las tierras altas y llanas de la margen derecha del Castril, cruzaremos el río a la altura del pueblo de los Laneros, ya fuera de la comarca de Huéscar, y volveremos a Castril, ahora por la margen izquierda del río y casi a la altura del agua. Nuestro recorrido empieza justo donde empieza la Cerrá del Castril, en La Arboleda Perdida de D. José Saramago, donde un texto suyo cuenta, de preciosa manera, aspectos importantes de las vidas de sus abuelos, también contadores de cuentos como él. Junto al puente aparcamos, si hemos llegado hasta aquí en coche, y ponemos a cero el contador. Preparados para una buena subida, enfilamos hacia el camping, que dejaremos a nuestra izquierda, ascenderemos 250 m en menos de 2 km, 13 ó 14 %. Hay una alternativa: seguir desde Castril por la A-326 (moderna) durante unos 4.5 km y luego tomar a la izquierda un carril de 1,2 km hacia el cortijo de los Bernales, menos pendiente y más distancia. Nosotros, en esta guía, suponemos que también tenemos ganas de subir.

El Cerro de la Harina reflejado.

Final de la fuerte subida inicial.

Ruta alternativa por la A-326.

A los 1.8 km se relaja la subida, y a punto de terminar, a la izquierda, estará esperándonos el cerro de la Harina y a la derecha una balsa enorme para la comunidad de regantes de todo lo que quede por debajo. Vale la pena pararse, rodearla y contemplar paisajes mientras estiramos piernas. En el km 3 se nos unirían los que vinieran por la carretera y giraríamos a la izquierda, hacia


Ruta 12: Valle bajo del río Castril. Los Laneros.

129

el Sur. Y con cuidado, antes de 400 m, desvío a la derecha junto al Cortijo de los Bernales, hoy en ruinas. Después pasaremos por los cortijos del Nevazo, y ya siempre en dirección Sur, mirando a Jabalcón, y en cada ‘Y’ que nos encontremos, a la izquierda, salvo que la izquierda nos quiera tirar al río.

Campos de cereales.

Cortijo del Nevazo.

Ahora el terreno es llano, o hacia abajo, con almendros y olivos. Si es tiempo, habrá muchas amapolas en los terrenos baldíos y algunas menos en las sementeras, también quedará algún que otro pino, de gran porte y de Alepo, o pincarrasco, junto a los caminos. Se ven cortijos por doquier, la mayoría ya viejos, y en un momento, sobre su loma y dos barrancos por medio, se ve Campo Cámara. Por el km 9 dejamos a la derecha los cortijos de Aranda y nos habremos acercado bastante a donde el llano y los cultivos se convierten en laderas y cárcavas que bajan directamente al río. En el llano del otro lado del río que nos lleva podemos adivinar Fuente Vera, inconfundible, si localizamos su antiguo depósito de agua, sobre una torre elevada de férrea armadura.

Asomadilla al valle, al NE.

Descenso hacia Los Laneros.

Pinos carrascos y almendrales.


CAMINOS de la BICI

130

Ahora se precipita la bajada, que suele estar de piso bueno salvo algún ratillo malo, se nos une algún que otro camino, vadeamos el barranco de Trillo y hacia el km 14 cruzamos el río Castril por un puente viga elemental, sin barandas y bajo, que las aguas cubren cuando vienen bravas.

Vado del Arroyo del Trillo.

El tractor va por el puente.

Trescientos metros después de pasar el puente, nuestro camino gira a la izquierda, hacia el cortijo de la Flora y va a ponerse paralelo al río. Pero puestos en Los Laneros se pueden hacer muchas cosas, visitarlos y visitar su Iglesia de la Santa Cruz, ir a los Baños de Zújar, que quedan como a 12 km, excursionear por la cola del pantano del Negratín, visitar las juntas del Castril y del Guardal, recorrer las ermitas de la zona de la Teja y de las Cucharetas. O echarle valor a la cosa y subir la carretera que de los Laneros trepa al Campo del Rey para parar en cada curva, mirar hacia abajo y ver el valle del Castril sinuoso y alamédico, si se acepta el adjetivo.

Aguas arriba de Los Laneros, con la vega cubierta de álamos, por donde subiremos.


Ruta 12: Valle bajo del río Castril. Los Laneros.

131

Después de lo anterior, o parte, nos quedan apenas 12 km para volver a La Arboleda Perdida, lo haremos casi a la altura del río, y es probable que los caminos estén estropeados por culpa de un trasvase interrumpido. El camino, o la senda, va más o menos cerca del río, sin alejarse mucho de su orilla. Podríamos, en algún momento y a nuestro volunto, acercarnos al río y buscar algún camino entre las alamedas y el cauce inmediato, que vaya contra el agua. También podríamos subir a la derecha por malos caminos: desde el cortijo de los Arboleanos a Fuente Vera, por el cortijo Correas a los Isidoros, por el de los Asturianos al del Coronado, desde el de los Mallorquines a las Almontaras. Siempre será subir 200 m en poco más de un kilómetro. Yo no lo veo muy bonito, pero siempre hay gente que se queda falta, y aquí puede aprovechar y hacer eses de altura.

Vistas desde Fuente Vera con el valle del río y flanqueado por barrancos.

Y ya casi debajo de Castril, por el km 25, a la derecha podríamos subir al cementerio de Castril y a la fábrica de vidrio, o poco más adelante por la cuesta de María Alonso subir a Castril centro, o, siguiendo las indicaciones a una HR Rural, llegar al molino de las Tres Piedras y disfrutar de aquello, cruzar luego el río y por la pasarela de la Cerrá, ahora a pie, llegar a La Arboleda Perdida, donde nos reencontraremos con nuestro coche y con Saramago. NB. Inconvenientes insalvables impidieron que hiciéramos esta ruta ni en bici ni completa. Pero hemos verificado que se puede. Y sobre todo, sí hemos visto personalmente que es bonita y facedera.


132

CAMINOS de la BICI


133

Ruta 13 – CASTILLÉJAR por TORRALBA Recorrido de tierra, casi a cota, entre campos de labor y lugares interesantes, entre Huéscar y Castilléjar. RUTÓMETRO Posic. km

Altitud m

0,0

950

Ermita de La Soledad. Iniciar por carretera A-4200.

0,3

948

En Y, a la DCHA. Camino del Manantial de Parpacén.

1,6

933

En Y, a la DCHA. Seguir por asfalto.

2,2

926

Pasar Parpacén, 90º a la IZDA, nogal a la derecha.

2,6

928

En Y, seguir al FRENTE. Cortijo de Parpacén, a la derecha.

3,2

934

En T, tomamos a la IZDA.

3,5

934

Cruce de cuatro, a la DCHA.

5,7

922

Seguir RECTO, dejamos desvío a la izquierda.

6,2

921

En Y, a la IZDA.

TRAZADO DE LA RUTA Y LUGARES DE PASO

6,6

911

Giro a DCHA. e inmediatamente a IZDA.

7,2

911

Cortijo de Torralba. Quiebro a IZDA y DCHA.

8,5

915

90º a la IZDA. Balsa en la derecha.

8,9

897

En T, a la DCHA.

10,0

943

Cortijo Alto, que sorteamos por en medio.

10,8

948

Desvío a la IZDA.

12,0

944

Llegamos al Pinar del Guardal.

14,7

850

Cruce de una rambla. Seguimos a la DCHA.

15,6

858

En cruce de cuatro, al FRENTE.

15,8

858

En Y, a la IZDA.

16,8

818

En Y, a la DCHA.

17,2

797

En Y, por la IZDA. a Castilléjar; por la dcha. a Las Presas.

20,5

780

Castilléjar.

0,0

759

Salida de Castilléjar, A-4200. REINICIAMOS contador.

2,5

788

Cortijo del Cura, nos salimos de la carretera a la IZDA.

2,5

788

Seguimos ‘Galera Integral’. En una Y, a la IZDA.

4,4

825

Giro a IZDA., nos cambiamos a la margen derecha.

9,3

885

Giramos a la DCHA. Para cruzar la cañada.

11,2

920

Salimos a la carretera, y la seguimos a la IZDA.

11,2

920

O cruzamos Don Gabriel y buscamos el camino a Huéscar.


134

CAMINOS de la BICI

R13. A CASTILLÉJAR por TORRALBA [36 km / 250 m / 80% T] Recorrido a cota, de unos 30 km, con muchas posibilidades de equivocarse y casi ninguna de perderse. Iremos por los campos de Torralba, las charcas de ‘Valverde’, la cantera de Ferrer o del Guggenheim, y el Pinar de Guardal hasta Castilléjar; casi todo tierra. Volveremos a Huéscar por FuenteAmarga, Don Gabriel y Riego Santo. Con las sementeras verdes, los trigos amarillos, o los almendros floridos, puede mejorar mucho el recorrido; o perder mucho si está llovido, o lloviendo. En el camino de hoy hay mil maneras de tomar la desviación equivocada, pero es difícil perderse; desde Parpacén debemos ir casi siempre mirando la mole de Jabalcón y llegaremos a Castilléjar. A la vuelta, o por la carretera o mirando para el Morrón de los Lobos, un poco a la derecha de La Sagra, seguro que llegamos a la plaza de Huéscar. Podríamos aprovechar el día para tirar por el lado que queramos, que ya llegaremos. Saldremos de la Plaza Mayor de Huéscar enfilando la calle de Morote, de Baza o de Castilléjar, a la ermita de la Soledad, donde empezamos nuestra cuenta de kilómetros, seguimos hasta llegar a la ermita de San Juan, en el km 0.3, entre grandes ailantos y con una plazuela donde hay una prensa hidráulica de la antigua almazara de D. Rafael Jiménez, ahí tomaremos, a la derecha, el camino al manantial de Parpacén. Entre almendros, olivos, cereales, cultivos y casas aisladas, y tomando a la derecha en la primera Y, km 1.6, que nos encontremos, llegamos a la surgencia de Parpacén en el km 2.2, y su AR que dejaremos a nuestra izquierda. Inmediatamente hay un camino a la izquierda que la rodea y que dejamos; unos metros más adelante frente a un hermoso nogal, sale otro perpendicular y a la izquierda, que tomamos y que enseguida nos pasa delante Manantial de Parpacén. del cortijo de Parpacén. Dejamos algún otro cortijo y cruces, que ignoramos, hasta llegar de frente a una pequeña casa blanca delante de la que giramos a la izquierda, y casi de inmediato, en el siguiente cruce, km 3.6, y antes de otra casa, giramos a la derecha para recuperar nuestra dirección.

Sierra de Marmolance, al N.

Ruta en medio de grandes cebadas.


Ruta 13: Castilléjar por Torralba.

135

Avanzamos por camino de tierra entre campos de cereales, cercas para el ganado y alguna parcela verde y forrajera. Miramos siempre a Jabalcón e ignoramos cruces y desvíos hasta el km 5.5, donde dejamos a la izquierda una desviación con mejor aspecto que el camino que seguiremos al frente. Tras remontar algunos metros vemos las casas de Torralba y cruzamos la Acequia de la Virgen, que viene de la Cueva del Agua, desde el pie de La Sagra y que se cruza en tantos otros recorridos. Ahora enfilamos las casas que hemos visto y nos vienen por la derecha la cañada Ferrer y el camino de Castril a Galera, y a nuestra izquierda se forma la acequia de FuenteAmarga toda llena de cultivos verdes. Buscamos las 10 ó 12 casas que sobre un montículo y entre grandes árboles forman el poblado de Torralba (km 7.1).

Cortijos de Torralba.

Charca de Valverde, o del Pinar.

Dejamos las casas de Torralba a la izquierda y remontamos un poquito tomando dos desvíos a izquierda y siempre con el camino malillo, cuando nos encontramos con la primera laguna o ‘charca de Valverde’ (km 8.2) azul, rodeada de árboles, llena de ánades y sorprendente en este “secanal”. En el km 8.5 una alambrada que había empezado a la izquierda tiene un espacio abierto por donde nos metemos, enseguida encontramos otra laguna casi rectangular y sin vegetación, ambas sorprendentes lagunas son del Cortijo del Pinar que nos encontramos de inmediato. Al sobrepasarlo giramos a la derecha y enfilamos las canteras de Ferrer o del “Guggenheim”, hasta llegar a Cortijo Alto, formado por numerosas casas, instalaciones y naves, y cercado para el manejo del ganado pero con la entrada y salida francas. Podemos evitar el paso por Cortijo Alto si en lugar de buscar la segunda laguna seguimos recto hasta las canteras. En km 10.7 termina una pinada a nuestra izquierda que seguiremos durante algunos kilómetros y que presenta variados estados, pero sin pérdida si SPP. Pinos a la izquierda y giro a la izquierda, también, al llegar a una cadena inútil donde las haya (km 11.5). Se enfila hacia el Sur y a dos grandes encinas, empiezan pinos a la derecha y mejora el camino, que va a meterse en un monte de pinos sorprendente en este terreno, y que llaman Pinar del Guardal. Pronto se abre el horizonte y se ve el valle del Guardal y los “badlands” al fondo;

Encinas junto al camino.


CAMINOS de la BICI

136

precioso paisaje. Termina el pinar y empiezan los barbechos blancos, vamos por la cuerda de una colina alargada. En el km 14.6 cruzamos un barranquillo con lecho de arena y seguimos a izquierdas, para salir enseguida por la derecha. Nos encontramos con una Y, donde seguimos por la izquierda, tomando dirección SSW.

Camino del Pinar.

Si no tomamos el giro hacia el Sur del principio del párrafo anterior, podemos seguir recto, cruzar una cañada e ir girando a izquierdas, hasta entroncar con un camino, llamado del Pinar, y que se une a lo descrito en el párrafo que precede. Llegamos a una casilla y a una confluencia de cuatro caminos, tomamos al frente, a la derecha y atrás vemos en un montículo el vértice geodésico de Águilas (886 m). Enseguida nos encontramos con el camino de Castril a Castilléjar, que viene del cortijo de la Carrasca y que nos lleva a las Cuevas del Gato y a Castilléjar. Han empezado los disquillos rojos que balizan el sendero de Castril a Castilléjar que seguiremos, Castilléjar se ve en el km 18. Llegamos enseguida a un camino asfaltado, que a la derecha nos llevaría al área recreativa de Las Presas en el río Guardal y a izquierdas a nuestro destino.

Vértice de Águilas.

Vértice de Águilas.

Castilléjar con los “badlands” por el sureste.


Ruta 13: Castilléjar por Torralba.

137

En el km 20, un palo tiene varios indicadores de senderos. Hemos llegado a Castilléjar y podemos recorrerla y visitarla o darle la vuelta por uno u otro lado. Hagamos lo que hagamos, buscamos la salida a la carretera de Huéscar a Baza, que emprendemos hacia la izquierda. Como cada uno ha hecho lo que quería, ponemos nuestro cuentakilómetros a cero para estar de acuerdo. En dos o tres kilómetros llegamos al Cortijo del Cura, y en el mismo letrero nos salimos por la izquierda por un camino asfaltado que va buscando un barrio de casas-cueva, seguiremos siempre las indicaciones de “Galera Integral”. Dejamos dos desvíos y en una Y nos vamos por la izquierda, que sube menos y que tiene pinta de brincar el monte de “badlands” que vemos al frente. El camino se estrecha, es de tierra, pasa por una especie de trinchera, y cuando se corona el cerrillo aparece la cañada de FuenteAmarga, a 3.7 km de la salida de Castilléjar, y todas las montañas del N y NW: el Buitre, el Zurdica, Marmolance, La Sagra, Montilla, etc. Ya sólo nos queda seguir cañada arriba y en algún momento salir a la carretera de Castilléjar a Huéscar y llegar a ésta por asfalto, pero si queremos más tierra seguimos la cañada.

Cañada de FuenteAmarga.

Cruzamos la cañada en el km 4.2, aunque puede subirse por los dos lados, su orilla derecha es mejor camino, que ya llevamos muchos malos hoy. Divisaremos la Atalaya de FuenteAmarga y al llegar a su altura por un buen cruce, por donde debe andar la fuente de FuenteAmarga, la cruzamos, km 6.7, y tomamos el lado izquierdo de la cañada, que tiene peor piso y mira a Perico Ruiz, hasta llegar a dos álamos y un llorón grandes, junto a una balsa seca y abandonada, km 8.6, antes FuenteAmarga Alta.


CAMINOS de la BICI

138

En un rato cruzamos de nuevo, esta vez enfilando a un gran pino. Antes de llegar a él, km 9.3, tomamos el camino hacia la derecha y por la margen derecha de la rambla hasta que ésta da una gran curva a izquierdas; entonces la cruzamos y seguimos para salir a la carretera y al cortijo Don Gabriel; dejamos a la izquierda el cortijo de Garrapata; seguimos siempre de frente. En el km 11.8 un cambio brusco de rasante nos saca ya sin remedio a la carretera. Si seguimos queriendo tierra, que podemos querer, cruzamos las casas de Don Gabriel y por atrás sale un camino, ahora por terrenos verdes y de alamedas, que debemos llevar a nuestra derecha. Ha llegado el agua de Riego Santo, el camino parece a veces intransitado, pero si tiramos a la izquierda, aunque parezca raro, en pocos kilómetros nos lleva de nuevo, y esta vez sin remedio, a la carretera tantas veces rechazada. Y, ya en un verbo, a Huéscar. Llegada por D. Gabriel y Río Santo.

El plano supone que estamos hartos de tierra, y entonces por el asfalto en un ratillo y sin problemas estamos donde empezamos.

Camino de Torralba a Cerro Negro.

Carrizales en el río Barbatas.

Área recreativa de Las Presas.

El Lago de Castilléjar.


Ruta 13: Castilléjar por Torralba.

139

V1. Por Cerro Negro desde Torralba [12 km / -200 m / 90% T] Al llegar a Torralba, la dejamos a nuestra derecha y girando un poco a izquierda acabamos tomando una pista principal y de buen piso que pasa por el cortijo y cuevas de Cerro Negro y nos lleva, pronto y un poco cuesta abajo, a Castilléjar. Esta variante no tiene nada que ver con la ruta propuesta, el camino más corto y más ancho suele ser el más feo, pero tenía que decirlo. V2. Vuelta a Huéscar por Santa Catalina y Fátima [40 km / 400 m / A] Si tenemos mucha gana de asfalto y de pedales, desde Castilléjar y cruzando el Guardal por un buen puente, la GR-9102 nos lleva a través de Santa Catalina y Campos del Rey, con paisajes interesantes por desérticos, hasta llegar a la carretera de GR-9102 de Castril a Baza. Por ella y por las Almontaras llegamos a la carretera A-326 de Castril a Huéscar, que por Fátima, el Puente Duda y los Campos de Valentín, nos llevan a Huéscar entrando por el Ángel. Serán unos 40 km desde Castilléjar y pocos desniveles. Es un buen circuito para hacer pedales. V3. De Castilléjar a Huéscar por Galera [13 km / 150 m/ A] En la indicación del cortijo del Cura, de la carretera de Castilléjar a Huéscar, nos metemos por él y un camino rural, hoy asfaltado, nos llevará a Galera por la margen derecha de su río. Hermosos meandros del río Galera, tierras de labor en la vega, Castellón Alto y “badlands”, harán bonita la alternativa. De Galera a Huéscar hay muchas formas de llegar, véanse rutas 14 y 15. D1. Cantera de Ferrer o de Guggenheim Desde cortijo Alto, en la ruta principal, las canteras quedan a tiro de rifle, vale la pena acercarse y ver la cantidad y tamaño de los bloques que se extraen y apilan; si pudiéramos entrar y ver cómo se corta la roca en estas canteras, ya sería la leche. D2. Área recreativa de Las Presas [8 km / 120 m / 50 % T] Cuando bajando del Pinar del Guardal llegamos al asfalto, pronto tenemos un desvío a la derecha, lo tomamos, veremos que el camino va acercándose al río Guardal y aguas arriba se nos acabará el asfalto y por tierra llegamos a la orilla del río Guardal que nos sorprenderá por su cantidad de agua, probablemente. El camino acaba en una especie de área recreativa con bar y todo; el bar puede estar cerrado. Cuando termina el camino sigue una vereda ciclable durante un rato junto al río, y cuando no es ciclable es andable y llega hasta la Cueva de los Ruices y quizá hasta el puente Duda o a la presa de San Clemente, yo he llegado hasta los Ruices. Tiene algunas salidas, pero no podemos porque hemos dejado atrás las bicis. Este recorrido es una preciosidad. D3. Lago de Los Carriones [7 km / 50 m / A] Desde Castilléjar vale la pena acercarse al Lago, se trata de una piscina artificial con forma de lago en medio del desierto. Valdría también la pena investigar la orilla del Guardal y alguna ermita que hay por aquí.


140

CAMINOS de la BICI


141

Ruta 14 – GALERA y CASTILLÉJAR Treinta kilómetros casi en llano por caminos tranquilos, con las visitas y vistas de Galera, Castilléjar y sus entornos. RUTÓMETRO Posic. km

0,0

Altitud m

TRAZADO DE LA RUTA Y LUGARES DE PASO

950 Ermita de la Soledad. Carretera A-4200 a Castilléjar.

0,3

950 Giro de 90º a la IZDA., camino de Serrabona.

1,4

940 En Y, seguir a la IZDA.

1,8

937 En Y, a la DCHA. A la derecha cortijo con cipreses.

3,3

909 Cortijo de Serrabona.

3,5

907 90º a la IZDA. para cruzar río Santo.

4,2

919 En cruce de cuatro a la IZDA., enfilamos al Sur.

4,9

917 Cruce de cuatro, al FRENTE.

6,6

882 Cruce con carretera, al FRENTE., sigue camino de tierra.

7,2

820 Seguir a la IZDA. Nos unimos a un camino asfaltado.

8,8

841 Giro a la DCHA., carretera vieja de Galera -Huéscar.

9,0

830 Galera. Tomar primera calle a la DCHA., río de Galera.

15,4

793 Cortijo del Cura. Seguir a IZDA. por A-4200.

17,7

759 Entrada a Castilléjar.

18,6

770 Recorrido por Castilléjar.

18,6

770 Volvemos por la carretera A-4200 dirección Huéscar.

22,8

816 Si queremos, desvío a la derecha, carretera antigua.

26,9

904 Altiplano. Se incorpora la carretera antigua por la derecha.

33,0

950 Ermita y eras de San Juan, estamos en Huéscar.


142

CAMINOS de la BICI

R14. GALERA y CASTILLÉJAR [32 km / 200 m / 25% T] Iremos a Galera por un camino que no es frecuente y tendremos la oportunidad de visitarla y recorrerla. El curso de río Galera nos enseñará sus profundos y bien trazados meandros a la vez que recorremos su vega y vemos de lejos los terrenos donde se afincaron los hombres argáricos. Castilléjar estará puesta para nosotros, y por último recorreremos tranquilamente las tierras de donde el Altiplano toma su nombre. Apenas 30 km sin más subida que la del valle de Castilléjar al Altiplano de Huéscar. A Galera se puede ir de muchas maneras, y en otras rutas se describen otras formas (rutas 13 y 15), ahora proponemos bajar por el camino de Serrabona, recorrer el río Galera hasta Castilléjar y volver al Altiplano. El camino de Serrabona lo podemos tomar de dos maneras. Primera: nos vamos por la calle de Castilléjar y cuando lleguemos a la última casa de Huéscar por nuestra izquierda, inmediatamente antes de ella, tomamos la calle/camino que deja dicha casa a la derecha, y ya todo para adelante. Segunda: tomamos carretera para Granada y en la gasolinera, nos desviamos dejándola a nuestra derecha, cruzamos lo que un día será la circunvalación de Huéscar, y un poco a la izquierda tomamos un camino que se une con el de Serrabona, en 700 m. Ahora seguiremos siempre la pista principal y tirando, en caso de duda, a derechas. Si nos vamos demasiado a la izquierda paCamino de las Zorras a Serrabona. saríamos por el cortijo de Aro, y si insistimos a la izquierda, saldríamos a la carretera de Galera, A-330. Si nos vamos demasiado a la derecha, si el camino empieza a tirarse para el Oeste, saldríamos a la carretera de Castilléjar, A-4200. Mejor SPP (seguir pista principal). En una Y, importante, tomaremos a la derecha, y nos servirá de guía un cortijo con cipreses altos que dejaremos escondido a nuestra derecha. Si lo hacemos bien, en poco más de tres kilómetros, habremos llegado al cortijo de Serrabona, tiene unas nogueras Cortijo de Serrabona. enormes y bonitas y en él estamos sobre la vega de río Santo, la que viene de Parpacén. Si nos hemos equivocado, en los mismos kilómetros, podemos estar en el cortijo del Rifle, en el de Aro o en Don Gabriel. Pero siempre podremos encontrar Galera.


Ruta 14: Galera y Castilléjar

143

Supongamos que no ha habido error. Ahora, dando algunos giros, atravesamos la vega que riega el río Santo. El camino parece que se estropea, que va a perderse, por la hierba que le crece, pero seguimos hasta remontar al llano; aguas abajo y lejano se ve el edificio que aloja un transformador eléctrico. Al salir de la cañada que forma el río Santo, cuando nos encontremos un camino o pista ancho, lo tomamos a la izquierda y ya seguiremos siempre de frente, en En ruta hacia Galera. dirección SE, casi viendo las zonas altas del pueblo de Galera. Atravesamos la carretera, que va, o viene, de la planta de transferencia de residuos, y seguimos hasta llegar a una pista recién asfaltada que se llamaba camino de Castril a Galera, y ahora camino de la Siera. Enseguida todo es cuesta abajo, y con buen piso entramos en Galera por la vieja carretera, cuando hayamos hecho el kilómetro noveno. Eso si no nos hemos equivocado alguna vez, o entretenido varias, saliéndonos en los muchos casos, que podíamos. Os recuerdo que lo mejor es salirse del camino. Recorrer un pueblo en bici es cosa que debe hacerse siempre, es fácil y en un ratillo nos hacemos una idea de su traza urbana, sus casas y sus cosas. Galera es interesante de recorrer y de parar, y si queremos más bici, río abajo, por su izquierda, podemos llegar al Castellón Alto, paraje donde se ha puesto en valor un poblado argárico, que además de su interés intrínseco, tiene muy buenas vistas de la vega de Galera. Si tenemos fuerza, podemos escalar las calles que suben por sus barrios de casas cueva hasta una ermita, y más.

Galera por la entrada de la carretera antigua.


CAMINOS de la BICI

144

Aunque se pueden hacer muchas cosas, nosotros seguimos hoy por el río Galera. Según se entra por la carretera antigua de Huéscar, veremos un hermoso pilar, o fuente, a nuestra derecha, por ahí iniciamos un camino estrecho, ahora asfaltado que, con el río a la izquierda y farallones de tierra y algunas casas a la derecha, llega hasta el cortijo del Cura, que es más grande que un cortijo, y que nos pone en la A-4200. Interesantes los meandros que hace el río, la vista del Castellón Alto en su posición estratégica, los “badlands” que empiezan en la ladera opuesta y las tierras cultivadas que riegan las muchas acequias que acompañan al camino que llevamos.

La Hedionda.

Filamentos de aguas sulfurosas.

Acequia junto al río

Una vez en la carretera, si seguimos a la izquierda, llegamos a Castilléjar, y allí, como en Galera, la recorremos y disfrutamos. Hoy, para variar, vamos a volver por carretera, que está muy buena y casi siempre sola.

Trincheras de la nueva carretera.

Por el llano hacia Huéscar.

Vueltos de Castilléjar, la carretera, desde el Cortijo del Cura, sube entre grandes trincheras que salvan las grandes curvas de la carretera de antes, se hace un poco repetidilla y corona en un llano que a lo lejos, envuelven las montañas de siempre. Ahora, más claramente que nunca, estamos en el al-


Ruta 14: Galera y Castilléjar

145

tiplano, y en algún momento vemos Huéscar. Podíamos haber llegado hasta aquí tomando la carretera antigua que sale a la derecha, a unos 700 m del cortijo del Cura, más curvas y más larga, pero más natural, más espartana y más sola. Ya arriba, veremos de cerca la atalaya de FuenteAmarga, dejamos a la derecha la planta de transferencia, pasamos por el cortijo de Don Gabriel, donde podríamos retomar la tierra cruzándolo, ver ruta 13, y de cualquier manera, entramos en Huéscar por las ermitas de San Juan y de La Soledad. Ya sabemos que a Huéscar antes, y un poco ahora, siempre se salía y se entraba por ermitas.

Atardecer en el Altiplano.

Atalaya de FuenteAmarga.

Si queremos tierra y caminillos, que podemos querer, cruzamos las casas de Don Gabriel y por atrás sale un camino, ahora por terrenos verdes y de alamedas, que debemos ir dejando a nuestra derecha. Estamos por las aguas de Río Santo, el camino parece que no lo pase nadie, pero si tiramos a la izquierda, aunque parezca raro, en pocos kilómetros nos lleva de nuevo y ya sin remedio, a la carretera, y ahora y en un verbo, a Huéscar. Estando en estas tierras se pueden hacer muchas cosas que no describimos porque esto ha de tener fin. Pero, sí apuntamos y en muchos casos se describen en otras rutas. Por ejemplo: recorrer las calles y casas de Castilléjar y Galera, volver desde Galera por el valle del río Barbatas (R16), acercarnos desde Castilléjar al Lago de los Carriones, recorrer las zonas de “badlands” o barrancos que quedan entre ambos pueblos (R15), recorrer la cañada de FuenteAmarga (R13)...

Alamedas del río Guardal en Castilléjar.


CAMINOS de la BICI

146

R14. V1. CORTIJO de FELÍN [14 km / 300 m / T / + 24 km a Huéscar] RUTÓMETRO Posic. km

Altitud m

TRAZADO DE LA RUTA Y LUGARES DE PASO

0,0

760 Castilléjar. GR-9012, Puente sobre el río Guardal.

0.0

760 A la DCHA. Seguir hacia La Balunca, por la alameda.

2,5

797 Tras curva a izda. y dcha., 90º a la DCHA, seguir.

2,6

798 Dejamos un barranco enfrente, giramos a la IZDA.

3,4

823 Cortijo de Felín Chico.

3,6

833 En Y, a la DCHA.

4,3

851 Giro a la IZDA. buscando el cortijo de Felín Grande.

5,7

896 Cortijo de Felín Grande, y giro a la DCHA.

8,8

971 Se nos pone el monte a ambos lados.

9,3

886 Giro de 90º a la IZDA.

9,5 11,5

990 90º a la DCHA. 1030 Carretera A-9105, por la DCHA. a la A-326 de Castril. Podríamos acercarnos a Los Cortijillos.

Camino entre alamedas.

Tras recorrer o atravesar Castilléjar, cruzamos el río Guardal por un puente, al frente empieza la GR-9012 que va para Las Almontaras y Castril e, inmediatamente empieza a la derecha un caminillo asfaltado que va junto al río y en sentido contrario. Iremos un buen trecho, delicioso, entre álamos, luego empieza a alejarse el río, y un poco más y se pierde el asfalto, luego va por caminos que parece que no hay nadie, hasta salir al caserío del Leganillo, ya en la GR-9105, cuyo asfalto y seguridad alcanzaremos con ganas. En el recorrido que acabamos de describir iremos siempre en dirección NW y tendremos al frente y a la derecha (entre la una y las dos) la mole inconfundible del Cerro del Cubo y más lejos el perfil de El Zurdica, el camino transcurre entre rastrojos y barbechos al principio, para luego bordear y por fin meterse en una pinada bonita y con sombra durante un rato.

Por el km 6 estaremos en el cortijo de Felín que dejaremos a la derecha, habremos pasado una balsa y algunos caminos se van a la derecha, hacia el Este; mejor será que nosotros conservemos la dirección Norte por un rato. Cortijo Felín Chico.


Ruta 14: Galera y Castilléjar

147

Si en algún momento nos tienta irnos entre N y E tendremos que cruzar el arroyo de las Hazadillas o el río Guardal, o ambos; los dos hundidos y con paso incierto. Sería interesante encontrar los pasos y ceñirnos más al Cerro del Cubo, para salir casi al Puente Duda dejando a la izquierda el repetido cerro y pasando por el Cortijo de la Señora o, si cruzamos el Guardal, llegar a Huéscar por los campos de Torralba. Yo no lo he hecho, ni oído, pero se tiene que poder.

Pinares con esparto.

Ruta hacia el Cerro del Cubo.

Si nos vamos a la izquierda salimos a la GR-9102 y no pasaría nada, véase el desvío por Santa Catalina. Desde el Leganillo podemos atajar a los Cortijillos y de aquí, por el Cortijo del Cerro del Cubo, salir a la carretera entre Fátima y el puente de Duda. R14. V2. Santa Catalina [19 km / 400 m / A / + 20 km a Huéscar] Desde Castilléjar tomamos la GR9102 que enfila al NO o NW, todo asfalto por campos de cereales, de cominos o de nada si estamos por el cortijo de Santa Catalina, y en el Campo del Rey entre granjas de cerdos a montones llegamos a la GR-9105 en 11 km, 8 km más y pasando por Las Almontaras a la carretera de Castril a Huéscar, y por Fátima y el Puente de Duda a Huéscar en 21 km más.

Cortijo Felín Grande desde Santa Catalina.

Casi nadie lo entenderá, pero viene al caso: a Santa Catalina y a mi tío Jaime debo una semana de ensueño en el Nilo con mis cinco hijos. Ha quedado una vuelta larguilla y variada. Para hacer millas. R14. D1. El Lago [3km / 50 m] Saliendo por la GR-9102, en 500 m habrá un desvío a la izquierda, dirección SWW, que tras mil metros, más o menos, nos lleva a un lago, artificial, por supuesto. Allí la gente se baña si es verano, y nosotros podemos disfrutar de las vistas y de la cerveza, si hace al caso.


148

CAMINOS de la BICI


149

Ruta 15 – BADLANDS, BARRANCOS y CAÑADAS Precioso recorrido por tierras lunares entre las poblaciones de Galera, Castilléjar y la A-330. El que haga el recorrido por vez primera puede que alucine. RUTÓMETRO Posic. km

Altitud m

TRAZADO DE LA RUTA Y LUGARES DE PASO

A 500 m de la unión de A-330 y ctra. antigua de Galera. 0.0

939 Tomamos dirección SSW.

0,3

940 En Y, a la DCHA., volveremos por el otro.

2,2

946 A la dcha. dejamos desvío a Cañada del Cascaborras.

3,6

958 A la dcha. dejamos balsa y desvío a Castilléjar.

4,1

949 Cortijo de los Llanos. Doblamos a la derecha.

7,6 12,6

880 Seguir al FRENTE. A la derecha desvío a Cuesta Vieja. 723 Rambla del Gallar. 180º a la IZDA.

14,9

783 Finaliza el desfiladero.

19,9

917 A la IZDA. seguimos por el Camino de la Amarguilla.

19,9

917 Al frente a la Cueva del Comunal, también valdría.

21,6

947 Giro a la DCHA., camino de la Cañada de Ozmín.

22,2

955 Por la derecha nos viene el camino del Comunal.

22,4

955 El segundo a la IZDA, tomamos el camino de la Basilica.

22,6

955 Torre de Guzmín, o de Ozmín.

26,4

939 Ctra. A-330 antigua. Y vuelta a casa según posibilidades.

Rambla de Aguasalá.

Tulipán silvestre.

Chorreras congeladas.


150

CAMINOS de la BICI

R15. BADLANDS, BARRANCOS y CAÑADAS [27 km / 200 m / T] Recorre esta ruta paisajes que poca gente ha visto de cerca. Los terrenos que tanto abundan en el NW de la provincia: los “badlands”, cuando se ven desde dentro, son otra cosa, que no se imagina uno cuando se ven de lejos. El recorrido es más bien llano en su mayor parte, los caminos buenos y el horizonte casi siempre abierto. Podríamos ir en coche hasta haber subido las cuestas de Galera, donde empieza la ruta verdadera, pero como no es difícil llegar en bici desde Huéscar, elegimos este medio de transporte. Que cada uno llegue como quiera. Para ir a Galera tomaremos el camino antiguo de las Cuevas, o camino ancho, en la cuesta que empieza debajo del Arco de Santo Cristo, o mejor debajo de El Pósito, o también por debajo de la huerta de mi padre, camino a la antigua ermita de Santa Quiteria que estaba por donde hoy está el puente de las cuevas; tras la primera curva a la izquierda giramos a la derecha dos veces y enfilamos al Sur, hacia Galera. El camino va asfaltado a ratos, y estrecho o ancho, según qué trozo. A la izquierda siempre el valle y las acequias, y por tanto verde hierba o verde maíz, a la derecha casi siempre marrón tierra, y más de olivos. Cruzamos la circunvalación por un paso inferior, vamos dejando cortijos a ambos lados: el Seto, la Cueva del Pedreño, los Papaos, el Quemao, del Aire, del Sobrante, de Merlo,... Cuando una línea eléctrica de media tensión cruza nuestro camino, podríamos atravesar el río [V2] y llegar a Galera por la otra margen. Si no lo hacemos, dejamos a la derecha y atrás la central termosolar de las Cañadas, balsas de cuando el cáñamo, estercoleros antiguos, y sólo hemos de tener cuidado de no meternos en el río tirando a la izquierda, ni salir a la carretera por la derecha, siempre SPP. En una bifurcación dudosa, con una noguera grande en medio, por la izquierda. Enseguida se mejora el camino, bajamos, se pone verde el campo a los dos lados, y se abre ante nosotros Galera, a la que habremos llegado en ocho kilómetros. Si hace tiempo que no hemos estado en Galera, o es la primera vez que vamos, hay que entrar y echarle un rato. Ahora hay que subir unos 120 m, en más o menos 1 km, y podemos elegir: o por las curvas o por las cuevas. Las curvas, para los que veníamos en “autedia”, a Huéscar, serán todo recuerdos, yo nunca creía que el autobús cupiese en cada curva, ni que pudiese acabar de subir cada repecho, pero cabía y subía, Vladimiro manejaba bien. Las cuevas que llenan los barrancos dejaron fascinado a mi amigo Lino, él nunca olvidaría ‘la Galera’, Galera desde el Portacho. como él la llamaba. Si buscas el camino para subir por calles y por cuevas, será aún más pendiente, pero más genuino y más troglodita, más turístico. Cuando alcancemos el llano, ya metidos en


Ruta 15: Badlands, barrancos y cañadas

151

secanos y “badlands”, seguimos la antigua carretera hasta encontrar un camino estrecho, y de más polvo que tierra, a nuestra derecha. La carretera antigua que traíamos está a punto de unirse a la carretera nueva. Al principio de este camino iniciamos nuestra cuenta de kilómetros, y a los pocos metros del principio tomaremos la desviación que va a la derecha. Los “badlands”, literalmente tierras malas o baldías, son terrenos arcillosos y de yeso, donde las lluvias, infrecuentes y torrenciales, han producido una gran erosión, dando lugar a un paisaje de barrancos o cárcavas, con grandes pendientes y un aspecto de desierto apenas cubierto por el esparto. Son las tierras que abundan entre Guadix y Huéscar y las que forman el Roosevelt National Park y el Badlands National Park en USA. Aquí podríamos llamarla “España Árida Park”. Hay otro terreno llamado “malpaís”, que también es un terreno malo, con muchas piedras, difícil de andar, pero de origen volcánico y aquí no hay de eso. Por aquello de que “badlands” suena muy a inglés, por aquí se llaman también barrancos a estas formaciones.

Inicio por terreno de yesos.

Hacia el Cortijo de Los Llanos.

Y a ellos, a los “badlands”, a los barrancos, vamos, el camino va en dirección SW, siempre mirando hacia la noble mole del Jabalcón. Hay un kilómetro terrible de polvo, un polvo que se hace largo; luego se acaba poco a poco y el camino se hace bueno. Es llano y con campos de cereales a ambos lados. Y por ambos lados le salen y le vienen desviaciones que dejamos, hasta vislumbrar y ver el cortijo de los Llanos o de Ros, según qué plano, grande y solo. Aquí giramos un poco al W y nos metemos de lleno en el repetido y buscado “badland”. En un momento estaremos solos en medio del desierto, del esparto, de los barrancos y del yeso. Hay que ir parando de vez en cuando para asimilar tanto paisaje; mientras, avanzamos por una arista entre barrancos de esparto y aire.

Camino por los badlands.

Los Barrancos de Castilléjar.


CAMINOS de la BICI

152

A lo largo del camino encontraremos unos discos de cerámica pequeños que indican “Galera-Castilléjar”, o “Castilléjar integral”, el primero nos llevará antes a Castilléjar, y el segundo a los Carriones; yo prefiero el más largo que dura más y tiene más campo.

Cueva junto a la ruta.

Descenso hacia el río Guardal.

En un momento empiezan a crecer los pinos verdes que llaman la atención después de tanto marrón y amarillo. Y pronto, nuestro camino empieza a bajar, malo, señal de que se acaba. El paisaje se “antropiza”; de estar solos entre el esparto y el cielo, entramos entre ramblas, taraix, álamos, retamas, el río, casas-cueva, casas casa y hormigones, y al ratillo hasta se ve el asfalto. Cuando termina la bajada llegamos a una rambla, la Rambla del Gallar. En este punto, si nos vamos a la derecha y cruzamos el río, estamos en el asfalto y se pueden hacer un montón de cosas: visitar y recorrer los Carriones, Castilléjar, el Lago y volver a Huéscar por muchos sitios. Nosotros vamos a seguir entre barrancos y cañadas. Así que retorcemos 180º a la izquierda y nos metemos en una rambla estrecha, de paredones altos, y sin más salida que seguir o volver. Si se hace en coche, también hay que rezar para que no venga otro en sentido contrario. Tenemos casi dos kilómetros y medio de rambla estrecha y con poco desnivel. A la distancia dicha, se ve la salida a la derecha, y se toma. Ahora, conservando la dirección siempre hacia el Este, el terreno se abre y los barrancos y ramblas se convierten en cañadas, más horizontes, más anchura y más cultivos. Dejamos numerosas desviaciones a la derecha, al tiempo que vamos recuperando altura.

Entrada a la Rambla del Gallar.

Barranco Atravesao.


Ruta 15: Badlands, barrancos y cañadas

Cañada de la Amarguilla.

153

Yeso espejuelo.

En el km 17,3 y a 823 m del mar, en una bifurcación, a la izquierda, empieza el Camino de la Amarguilla, que podemos tomar. Supongamos que tomamos el de la derecha. En el km 20 hay otra bifurcación clara. Al frente tenemos el camino a la Cueva del Comunal, que podemos tomar y, si en la oportunidad siguiente giramos a la izquierda, nos lleva a donde vamos. Si giramos a la izquierda, estamos en el Camino de la Amarguilla, que toma dirección Norte. En el km 21,7, prácticamente hemos salido de los barrancos y estamos en el Altiplano. Al frente, si los caminos van bien, llegaríamos al cortijo de los Llanos. Nosotros giramos a la derecha, por el llamado camino de la Cañada de Guzmín. En 500 m se nos unen por la derecha los que vienen del Comunal, y enseguida hay dos desviaciones a la izquierda, tomamos la segunda que es mejor. Y ya debemos de estar viendo la Torre de Guzmín. Atalaya árabe, como tantas que hay por aquí, pero que en terreno llano y con planta cuadrada resulta extraña. Vista, fotografiada y comentada la torre de Guzmín, nuestro recorrido se está acabando, apenas cuatro kilómetros al NNE, y estaremos donde empezamos. DESVÍOS En los puntos kilométricos: 2.2, 3.6 y 7.6, tenemos la oportunidad de dejar la ruta y tomar desvíos a la derecha, los dos primeros acaban bajando al río de Galera y el tercero al río de Castilléjar, a través o a lo largo de más barrancos bonitos y pendientes. Junto al río Galera va un camino, más o menos perdido, y en algunas ocasiones hay puentes o vados para cambiar de orilla, si es que no optamos por subir y alcanzar de nuevo el Altiplano. En km 12.6, tras la gran bajada, podemos irnos a la derecha y desde la carretera de Benamaurel a Castilléjar, podemos hacer muchos recorridos, o volver a casa, pero ya fuera de “badlands” y barrancos. Al salir de la rambla del Gallar, tenemos numerosas oportunidades a la derecha, interesantes de investigar y por las que acabaríamos llegando a las carreteras de Cúllar a Benamaurel o de Cúllar a Galera.

Camino de Cascaborras.


154

CAMINOS de la BICI


155

Ruta 16 – El VALLE del RÍO BARBATAS Recorrido corto, fácil y cercano que nos dejará ver pequeñas cosas nunca vistas por algunos. Y en torno a nuestro río, o al Guadalquivir, según cómo acabe la discusión. RUTÓMETRO Posic. km

Altitud m

TRAZADO DE LA RUTA Y LUGARES DE PASO

Convento de Dominicas. 0,0

948 Salir por camino junto al Tanatorio.

1,2

910 Doblamos a la DCHA.

2,1

900 Cruce bajo carretera de la circunvalación A-330.

2,9

893 Nos desviamos por la IZDA. al vado de las Monjas.

3,2

878 Cruzamos el río y seguimos a la DCHA. Por el Gr-7.

5,1

869 Cruce de cuatro, tomamos a la DCHA.

6,9

844 Se nos une el camino de la margen derecha.

8,2

839 A la derecha Galera. 90º a la IZDA. inicio del regreso.

8,5

844 Necrópolis de Tútugi.

9,4

865 Riego Nuevo. Giro de 90º a la IZDA.

11,3

869 En Y, al FRENTE. Bajamos antes por la izquierda.

11,6

877 Desvío a la DCHA., empieza la subida.

12,7

908 Cortijo de Cucurujil.

14,0

931 Acequia. Giro de 90º a la IZDA.

15,9

900 Hotel Rural El Molino del Paso.

16,2

912 Desvío izda, izda, dcha, nos llevaría a la Fábrica de la Luz.

16,3

916 Cruce sobre A-330. Giro de 90º a DCHA.

17,0

923 Manantial de FuenCaliente. Lo rodeamos.

17,7

919 Cruce inferior de la circunvalación. Camino a la DCHA.

17,6

922 Antigua Fábrica de las Lanas. Volvemos.

18,4

930 FuenCaliente. Lo rodeamos y seguir al Este por tierra.

21,0

950 Barrio de las Cuevas, río y subida final a Huéscar.


156

CAMINOS de la BICI

R16. El VALLE del RÍO BARBATAS [22 km / 150 m / 80% T]

Panorámica de Huéscar y vega del río Barbatas.

Puede ser éste un recorrido sorprendente para quienes hayan vivido tanto tiempo y tan cerca de nuestro río Barbatas, o Guadalquivir ‘técnico’, según se piense. Unos 20 kilómetros sobre tierra, caminos sin coches y apenas sin subidas, nos permitirán ver además del valle bajo del Barbatas, lleno de cultivos verdes hasta en agosto y numerosos e interesantes cortijos, una central solar fotovoltaica, una ‘Fábrica de Luz’ hidráulica, una ‘Fábrica de lanas’, una amplia red de acequias, una necrópolis ibérica y muchas cuevas, antiguas y arregladas, entre otras muchas cosas. Los caminos vuelven a ser infinitos y a veces inescrutables, pero hagamos lo que hagamos, irá bien, al principio río abajo y luego río arriba. Si entramos en algún “cul de sac”, pues media vuelta. Y si ha habido lluvias, mejor dejar al barro que se seque solo.

El camino de Galera.

Salimos de la Plaza Mayor, Paseo del Santo Cristo abajo, doblamos a la derecha, y pasadas las Dominicas y el Tanatorio, sale un camino antes terroso y ahora asfáltico a la izquierda y hacia abajo, que tomaremos, aquí pondremos a cero el marcador de los kilómetros. Estamos Debajo las Huertas, antiguo lugar de duelos y desafíos entre zagales. Llegamos a un camino asfaltado que tomamos a la derecha, se trata del Antiguo Ca-


Ruta 16: El valle del río Barbatas

157

mino Ancho de Galera. Podemos seguir por tierra unos metros y tomar el siguiente asfaltado que nos pasaría por la Estación Depuradora de Aguas Residuales. El camino de Galera presenta numerosos desvíos a la derecha que nos sacarían a la carretera actual, y muchos a la izquierda que van a trabajar la tierra y al final chocan con el río (“cul de sac”). También lleva acequias que reparten agua y verdean la tierra. Si no cruzamos el río, que no es fácil, y si no nos salimos a la carretera, que no queremos, llegaríamos a Galera, que es lo que hace la R14. Hoy queremos recorrer el otro lado del río y hemos de cruzarlo en un punto preciso. Hacia el km 2 de la ruta cruzamos la circunvalación por debajo. Al salir y a la izquierda, y algo lejano, vemos el acueducto de la Fábrica de Luz, que visitaremos al final de la etapa, la Sierra de María, un cerro puntiagudo que se llama, otra vez, el Cerro del Águila y la Sierra de Orce. Seguimos al frente, a la izquierda llevaremos el valle verde y a la derecha ribazos terrosos. En el km 3 con la Cueva del Pedreño a la derecha y viendo el cortijo de Las Monjas al otro lado del río, torcemos a la izquierda para cruzarlo. No he encontrado sitio para cruzarlo más adelante, salvo uno más hacia el final. Por encima del camino que cruzará el río, va una línea de media tensión, que nos servirá de guía. Cruzamos el río por un puentecillo, o alcantarilla, que además de cambiar de margen atraviesa el bosque en galería, bosque que no nos deja cruzar el río por otro lado. El camino, que mejora mucho, llega a una intersección de cuatro, un “carrefour”, en el que tomaremos el de la derecha. Luego vendremos por el de enfrente. A la izquierda subiríamos al cortijo Canónigos y tendríamos que volvernos (“cul de sac”). Si hubiésemos seguido camino adelante, en vez de cruzar el río, es decir por la margen derecha, enseguida, a la derecha e invisible, pero con una pancarta que lo avisa y que vemos de espaldas, está la central solar fotovoltaica de las Cañadas, donde los fotones que vienen del Sol hacen saltar a los electrones, que corren cargados de energía por las líneas eléctricas, gracias al silicio y al ingenio. La central queda algo escondida, pero se puede distinguir. El camino se pone estupendo, se pega al río, y a dos kilómetros se le une por la derecha el antiguo camino de Galera, que dejamos antes. Cruzaremos el río por un puente feo y con el entorno enmarañado. Aquí el Barbatas se nos separa y en poca distancia desaparecerá tragado por el río de Orce que viene de las Cañadas de Cañepla. Qué río se traga a quién es tema polémico, por no estar tan claro, después de tanto, qué río es el Guadalquivir verdadero. Pero éste es otro lío.

Puente sobre río Barbatas.


158

CAMINOS de la BICI

Enseguida llegaremos a Galera, km 8, que podemos visitar o dejar para otro día. Si la dejamos, cuando lleguemos al asfalto tomamos a izquierda, como para volver, y nos dirigimos a Riego Nuevo. O visitamos Galera y volvemos a este punto, corrigiendo los kilómetros andados. Pronto, a la derecha, veremos un aparcamiento y una construcción extraña, por moderna. Estamos en la entrada a la Necrópolis de Tútugi, debajo de la antedicha “modernez”, unos paneles nos explican lo que hay, y una gran rampa nos puede subir para ver la necrópolis en “vivo”. Vale la pena, hay gente que viene de lejos para hacerlo. Otros vinieron y se quedaron casi para siempre. Visitada la Necrópolis, seguimos y llegamos a Riego Nuevo, km 10.1, si lo visitamos llegaremos hasta una escuela nueva y abandonada, de cuando había niños en estos lares, y si continuamos subiendo llegaríamos a los llanos de Orce, a Orce mismo, y a ... Mejor seguir por donde veníamos, aunque ahora el camino vuelve a la tierra, para llegar al cruce de cuatro por donde pasamos hace un rato. Seguimos de frente y el primer desvío a la derecha [km 11], con mal piso y desagradablemente empinado, lo tomamos; es corto y nos sube al cortijo de Cucurujil, grande y viejo. Enseguida nos damos con un camino mejor y perpendicular al nuestro. A la derecha nos lleva al cortijo-cueva El Rincón de las Ánimas, excavado en un montecillo cónico, aislado y llamativo, donde vive un inglés simpático. También podríamos por aquí buscar un paso a Orce, pero dice el inglés que está difícil; parece un reto. Igualmente cuenta el inglés, Pablo, que aquí hubo una batalla encarnizada entre moros y cristianos, y que sus almas en pena que por aquí vagan, dan nombre al lugar. Si dejamos el reto y las ánimas para otro día, y volvemos sobre nuestros pasos, o si hubiéramos tomado en el cruce a la izquierda, seguiremos el camino junto a una buena acequia, hoy por desgracia metida en cemento recto, liso y feo. No la he seguido hasta su principio, pero necesariamente ha de venir de FuenCaliente, forzosamente hemos de estar por debajo del mismo, las acequias casi nunca suben. Pronto avistamos Huéscar y mejor que cada uno siga por donde quiera, y dé las vueltas que se le antojen. Si quiere recto, que mire la torre de la Iglesia y procure apuntar siempre hacia ella, y si quiere vueltas, podemos ver acequias y cortijos como el de la Calahorra, el del Cerro del Tonto, el Molino del Paso, hoy de los mejores hoteles y restaurantes rurales de la comarca, la antigua Fábrica de la Luz, o Fábrica de los López; inconfundible si buscamos el acueducto que hacía de cámara de carga y que vimos al principio.

Cultivos en la vega y Huéscar.


Ruta 16: El valle del río Barbatas

159

Si quiere seguir esta guía, cuando haya pasado Cucurujil, y seguido su acequia, ha de despreciar un camino a la izquierda que lo bajaría al cortijo de las Monjas, que nombramos al principio, cuando el cruce del Barbatas. Llegará a un camino, perpendicular al que traemos, lo tomamos a la izquierda, y luego habrá otro a la derecha que va para FuenCaliente y la Fábrica de las Lanas. Nosotros seguimos al frente, bajando y dejando otro cortijo y camino a la izquierda. Nuestro camino se empeora. A la derecha dejaremos el molino del Negro y enseguida veremos el del Paso, que se nota que es hotel y azul. Para visitar la Fábrica de la Luz, a 100 m del Molino del Paso, tomamos un camino a la izquierda e inmediatamente otra vez a la izquierda, y al ratillo el de la derecha. Pronto vemos el acueducto y si nos acercamos vemos el sistema y el generador, el conjunto está en ruinas y es una lástima, pero una fábrica de luz vale la pena, aunque esté muerta. Aquí lo que se transformaba era el brío, la energía potencial gravitatoria primero y después de caer cinética, en energía eléctrica que “corre” por los cables, gracias a la magia electromagnética descubierta por Faraday y a la ley de Ohm. Una vez vista y entendida, aunque sea a medias, hemos de volver por donde vinimos y, recuperado el camino seguirlo a la izquierda para cruzar la circunvalación. Este puente es buen sitio para contemplar gran parte del valle del Barbatas y cómo se engalaberna con la cuenca y las aguas de FuenCaliente.

Interior de la Fábrica de la Luz.

Cruzada la carretera de circunvalación, podemos acercarnos a FuenCaliente, si después del puente giramos a la derecha. Y allí refrescarnos por dentro y por fuera si es verano, y también buscar entre las alamedas la Fábrica de las Lanas. Hemos de rodear FuenCaliente casi por completo, pasar por debajo de la circunvalación y tomar inmediatamente un camino de tierra a la derecha. Está muy cerca, y es inconfundible por su masa arquitectónica y su cantidad de ventanas. A pesar del nombre, aquí no se hacía la lana, que siempre la hicieron las ovejas, aquí lo que se hacía era lavarla, labor en la que Huéscar destacó. Para volver de FuenCaliente a Huéscar hay muchas maneras, por el “río de la mierda”, por la cuesta las Chinas o por la carretera, como hacen los coches y los autobuses. Hay más formas pero ya es dar mucho rodeo. En nuestro plano hemos buscado el llamado Barrio Nuevo, las cuevas, y por su izquierda cruzar el Barbatas casi por debajo del puente de las Cuevas, para completar un poco más el valle; además, en tiempos de estiaje es aquí donde el río empieza a tener agua, en este caso recién nacida de la tierra. Según las vueltas dadas, habremos hecho al menos 20 ó 22 km Y si hemos elegido caminos que no eran, acercado a ver dónde iba el otro, curioseado algún cortijo, entrado a ver Galera, etc., podemos hacer cuantos kilómetros queramos.


160

CAMINOS de la BICI


161

Ruta 17 – SIERRA de ORCE Casi 30 km por el SSE de Orce, entre almendros y más pinos, minas primitivas de sílex y buenas panorámicas, llegaremos justo al borde de la comarca sobre Venta Quemada y Las Vertientes. RUTÓMETRO Posic. km

Altitud m

TRAZADO DE LA RUTA Y LUGARES DE PASO

0,0

931 Plaza y Castillo de Orce. Tomar GR-9104 a María (Almería).

1,1

996 Llano de Rosario. Desvío a la DCHA., indica sendero Gr-7.

9,5

1157 Área Recreativa “El Bosque”. Doblamos a la derecha.

9,8

1175 Helipuerto. En Y, a la DCHA.

11,2

1221 Cruzamos un cortafuegos.

11,6

1197 En cruce, a la IZDA.

12,0

1205 Cortijo de Muñoz.

14,0

1384 Cruce. Giro a la IZDA., volveremos aquí.

14,6

1422 Miradores, y minas de sílex.

15,3

1471 Final de camino. Panorámicas. Media VUELTA.

16,6

1380 Paso por el cruce del km 14, al FRENTE.

16,8

1380 Cortijos del Periate.

19,5

1524 En Y, a la DCHA., cortijo a la izquierda.

26,7

1015 A la izda. por el Cerro Taale a la A-9107, a la DCHA. a Orce.

29,0

932 Orce.


CAMINOS de la BICI

162 Ruta 17. SIERRA de ORCE [30 km / 700 m / 90% T]

Vamos a recorrer una zona al SSE de Orce, entre almendros en las zonas más bajas y pinos y algo de encinas a partir de 1150 m, todo tierra y en general buena. Finalmente llegaremos a las antiguas minas de sílex de la Venta, de los hombres primitivos, y nos asomaremos a ver el cambio de vertiente de la Sierra de Orce, a la comarca de Baza. Si queremos, al volver, atravesaremos el cerro de Taale y también recorreremos la Alquería. Llegamos a Orce como podamos, largo y tierra como hace la R19 por la Torre del Salar o cualquier recorte de ésta, por camino directo, o bien en coche que dejaríamos en la plaza de Orce. Montados en las bicis salimos en dirección a María, sobrepasamos la gasolinera, subimos casi 1 km de cuesta y cuando ésta se remansa en Llano Rosario, un cartel y un camino nos dicen que al Bosque de Orce se va por la derecha. Aquí ponemos el cuenta kilómetros a cero e iniciamos un camino de tierra ancho y bueno que discurrirá entre labores y almendros un buen rato. Siempre SPP, hay algún “bypass” por la izquierda que no vale la pena. En algunos momentos se observan los hitos que quedan y balizan el sendero GR-7. A la izquierda dejamos primero el cerro de la Mina y una especie de canal. A continuación empieza la sierra de la Umbría, con una atalaya encima.

Camino con buen firme.

A.R. El Bosque, Orce.

Hacia el km 7 empiezan a mejorar los pinos, la pista se levanta, gira al Sur y luego a SW y estamos en el Área Recreativa de El Bosque, la zona se llama así, hermosos pinos y mesas de merienda debajo de ellos, barbacoas y una casa de la que sale una fuente seca. El terreno se ve húmedo, pero sin cursos de agua. Seguimos el camino, al rato y a la derecha dejaremos el cortijo Muñoz, en arreglo y entre pedregosos campos de labor. Ahora hay que subir fuerte, 200 m de alto en 2000 de largo, hasta alcanzar la pista que cruza. Si queremos llegar a las minas y a la cuerda, a la izquierda, otro centenar de metros en un rato.

Ruta hacia el Cortijo Muñoz.

Cultivos al pie de la Sierra de Orce.


Ruta 17: Sierra de Orce

163

Vistas desde el Cerro Montilla.

Llegamos a la zona de miradores, pasarelas y minas. El mirador primero mira al cortijo de La Venta que da nombre a las minas, y el segundo, ambos bien puestos y de madera, mira a las bonitas perspectivas de los llanos de Orce, de Huéscar y de la Puebla. A nuestra espalda una pasarela de madera, a 30 cm del suelo, nos lleva a las repetidas y famosas minas de sílex de la Venta, de donde los hombres de hace mucho tiempo sacaban el material para hacer armas y herramientas de piedra tallada. Yo he comido carne con un cuchillo de piedra y no os podéis imaginar lo que aquella piedra cortaba. Las minas, son unas catas cubiertas por chapas de zinc y un cobertizo semicilíndrico grande, que deben tapar cosas de más mérito; pero allí, sin guía, y sin panel que explique, no hay nada que merezca verse, o que yo viera. Otra cosa es imaginarse a aquellos hombres bregando con el hambre y con las piedras, y recordar, “El Clan del Oso Cavernario”, el que lo haya leído; ocasión que aprovecho para recomendar su lectura, si es que alguien no lo ha hecho todavía. Seguimos el camino que traíamos, que se empeora mientras sube, y enseguida “cumbrea” a 1482 m de altura. Vale la pena echar un rato: Venta Quemada, Las Vertientes, la A-92, el Matián, la sierra de Baza y todas las del sur nos quedan casi debajo. Inmediatamente al Sur de donde estamos empiezan a multiplicarse los caminos, barrancos y cortijos, pero ya es otra comarca. Estamos a 300 m del borde. Gamones.


164

CAMINOS de la BICI

Cuando decidamos volver, volvemos, ahora cuesta abajo. Al llegar a la bifurcación de antes nos vamos a la izquierda aunque un letrero diga que Orce está a la derecha. Dejaremos a la derecha dos cortijos del Periate, uno derruido y otro algo más nuevo, y dejaremos a la izquierda el camino que iría al cortijo de la Venta y luego a Venta Quemada, Cúllar y Tarifa, salvo que sea eso lo buscado.

Ruta hacia Periate.

Subiremos un sinuoso zigzag interminable hasta que a 1550 m, el camino que está dando la vuelta a un cerro redondo, apunta al Norte y empieza a bajar de una forma imparable. Dejamos algún cortijo o tinado a izquierda y a derecha y hemos de gastar cuidado en un descenso que no ceja. El firme es irregular y con arena y, cuando no es curva es contracurva, hasta que por el kilómetro veintitrés entre los cortijos Valeroso y del Zandracas, la pendiente se suaviza y los pinos se han trocado en almendros.

Seguimos el camino principal, que se llama del Periate, o el que queramos, y acabaremos en el centro de Orce. Antes de llegar, empezamos a ver una ermita, la de San Antón, pequeña y blanca, en un altozano y a la izquierda; podemos ir a verla. También nos guían las dos torres octogonales de la Iglesia y luego la del homenaje del Castillo de las Siete Torres. Y ya en el centro, nos tomamos una cerveza en la plaza, o en la Mimbrera, el que quiera. Por el km 26 habremos visto a unos quinientos metros y a la izquierda, en la falda del cerro Taale, unas instalaciones extrañas, o para mí lo fueron; se trata de un criadero de miles de perdices. Por el km 27, de la ruta, nos cruza una pista, si la tomamos a la izquierda atravesaríamos una zona forestal con su casa inclusa y saldríamos a la carretera que sube de Orce buscando la A-330, que nos vendría muy bien para hacer la variante de la Alquería, si es que estamos libres de coche. La primera parte de la ruta ha terminado, si incluimos un buen paseo por Orce, que material tiene para echarle un rato.

Todas las torres de Orce.

Torre del Homenaje.


Ruta 17: Sierra de Orce

165

V1. La Alquería de Galera [8.5 km / 60 m / 30%] Supongamos que estamos en Orce y sin lastre, es decir sin coche que arrastrar. Como hemos venido descendiendo y por tanto descansados, podemos irnos a Huéscar dando un rodeíllo por La Alquería de Galera que siempre la dejamos sola. Desde la plaza buscamos la carretera A-9017 que llega a la A-330, y empieza subiendo. En 200 m tenemos la oportunidad de visitar a San Antón, a la izquierda, si no lo hicimos antes, o seguir. Luego hay pinos y se remansa el subir. A casi cuatro kilómetros de Orce y en el poste kilométrico 4 hay un desvío a la derecha que tomamos, casi hacia el Norte. Enseguida tomamos en una bifurcación, el de la derecha (al frente) y en el siguiente cruce, a 1500 m, a la izquierda, y se acabó la orientación. Iremos por un camino estrecho, semiverde y bueno que se estropea cuando se pone a bajar a la cañada que viene. Debe haber un camino más corto, pero yo me lié, o no lo había. Dejaremos a la derecha el cortijo de Don Segundo que tiene muy buena pinta y grandes árboles, y está ya metido en la cañada. Enseguida se avista La Alquería, extendida, con casas variopintas y poca gente. A la entrada hay una especie de embalse en forma de media luna, que no vi quién lo embalsaba y que parece desaguaba por ambos cuernos, queda bonito. También se ve y se pasa la iglesia, lo que parecen casas rurales y alguna casa extraña. ¡Tantas veces pasando tan cerca de la Alquería, y las pocas que uno ha entrado! Vista la Alquería, podemos hacer ya lo que queramos. Salir de la Alquería por la izquierda, hasta llegar a la carretera que viene de Granada a Murcia. Cruzar esta última y buscar la antigua carretera de Galera. O bien, podemos seguir cañada abajo por un camino estrecho y alquitranado que nos lleva sin remedio a la carretera A-330, habiendo visto más vegetación, más cultivos y cómo riegan esta gente la cañada.

Manantial en La Alquería.

Vi en un mapa, que nada más salir a la carretera empieza enfrente un camino que nos llevaría a Galera, muy cerca de la antigua población de la cultura ibérica de Tútugi sin apenas pisar asfalto. Se llama el camino de la Alpanchía y lo encontramos con excesiva vegetación que se podría limpiar fácilmente. Una vez en Galera, cualquiera que lleve este libro en la mochila sabe a estas alturas cinco o seis forma de volver a Huéscar, sin tener que echar mano de la carretera.


166

CAMINOS de la BICI


167

Ruta 18 – SIERRA de MARÍA Se trata de recorrer los bosques y parajes del P.N. de María, el castillo de Vélez Blanco y el pueblo de María, entre otros sitios. Otra vez fuera de la comarca e incluso de la provincia, pero es que el Parque de María y los Vélez hay que recorrerlo. RUTÓMETRO Posic. km

Altitud m

TRAZADO DE LA RUTA Y LUGARES DE PASO

0,0

1060 AL-9101 km 4.8. Inicio del camino “Cuesta del Bancal”.

0,2

1060 Giro a la IZDA., dejamos una casa a la derecha.

0,9

957 En Y, a la DCHA.

1,6

1106 En Y, a la IZDA.

1,7

1107 En Y, a la DCHA. Salvo que queramos acortar.

2,4

1160 Otra Y, a la IZDA.

3,2

1254 El camino dobla un poco a la derecha.

3,6

1318 El camino dobla 90º a la izquierda, casi al E.

3,8

1333 Cota máxima, cadena, sigues doblando a izquierda, al NE.

6,2

1177 Cortijo y fuente: Casicas de Piedra.

8,1

1136 AL-9101 y cortijo La Alfahuara, lo rodeamos por la izda.

8,2

1139 Se inicia la pista de ‘Los Alamicos”, a la DCHA.

10,6

1222 Desvío al Área Recreativa y casa Almacén.

11,5

1206 Salimos a la pista que traíamos y seguimos a la DCHA.

15,4

1400 Cota máxima y Mirador del Morral.

17,6

1230 De nuevo AL-9101, giro a la DCHA.

20,9

1214 Giro a la DCHA., hacia el Santuario Virgen de la Cabeza.

22,6

1355 Santuario, agua y media VUELTA.

25,4

1201 A la DCHA., pista para La Umbría del Maimón.

30 34,2

1338 En T, a la IZDA., al SE, y enseguida al NE. 1206 En Y, a la IZDA.

35

1143 AL-9101. Girad a la IZDA. Visita o vista del Castillo.

53

1060 Si no nos hemos distraído, estamos donde empezamos.


CAMINOS de la BICI

168 R18. La SIERRA de MARÍA [52 km / 1200 m / 50% T]

En coche llegaremos hasta el caserío de Casablanca, a unos 36 km de Huéscar. En bici recorreremos la zona más occidental y sur del Parque, A.R. de Los Alamicos y el Santuario de la Virgen de la Cabeza. Desde María, por la pista que recorre la Umbría del Maimón saldremos, por la Fuente del Peral, al castillo de Vélez Blanco y, por un carril-bici magnífico, a María. Desde allí al A.R. de La Piza. Y en coche, por la carretera A-317, de María a Puente Génave, o a Puerta de Segura últimamente, a Huéscar por los campos de la Puebla. Habrá que llegar en coche hasta el km 5 de la AL-9101, unos diez kilómetros antes de llegar a María desde Orce, caserío de Casablanca, donde lo dejaremos. Apenas 100 m de haber pasado Casablanca se inicia a la derecha un camino de tierra, con buen aspecto, que está señalado como “Camino de la Cuesta del Bancal”. Ponemos la cuenta a cero y nos vamos por él. EnVista desde la carretera de Orce. seguida llegamos a una casa grande que dejamos a nuestra derecha y enfilamos los pinos y carrascas del Parque, que empieza por aquí. El camino va desfigurándose, el piso estropeándose y la pendiente confirmándose suavemente. Hay numerosas bifurcaciones y nosotros siempre procuraremos dirigirnos al SE al principio y al S después, hasta el km 3.7 y a 1317 m de altura. Si nos vamos a la derecha nos saldríamos del parque y si a la izquierda recorreríamos una parte más baja y más fácil; lo importante es llegar a un cortijo en el lado Sur de la carretera que se llama La Alfahuara, pero sin prisa y mejor por arriba. En el km 3.17, antes nombrado, el camino se va doblando a izquierdas, dándole la vuelta al cerro de las Talas, hasta acabar apuntando casi al Norte. Habrá una cadena, que extrañamente prohíbe ir al sitio de donde venimos y que se puede saltar. Ahora bajamos 120 m en casi 3 km y llegamos a la Casica las Piedras, el terreno puede estar húmedo y haber una fuente con agua por aquí. Seguimos atravesando el bosque y en dos kilómetros llegamos al cortijo de la Alfahuara, lo Panorámica desde el Burrica. rodeamos y vemos que desde la carretera parte un camino forestal estupendo, otra vez hacia el Sur. Puede que llegando a La Alfahuara el camino parezca perderse, pero no.


Ruta 18: Sierra de María

169

Ahora tenemos 10 km de pista buena e inconfundible. En el km 10.5, de la ruta, tenemos una zona cercada y con casa dedicada a vivero del parque, y poco más adelante un desvío para el área recreativa de los Alamicos, que hay que visitar. Si seguimos por la desviación del A.R. veremos un antiguo cortijo convertido en casa almacén del parque y, siguiendo bordeando el cerro donde está la casa, bajaremos por un caminillo bonito hasta encontrarnos la pista por donde veníamos, la tomamos a la derecha, repetimos un poco lo antes recorrido y seguimos nuestra marcha ascendente. Hacia el kilómetro dieciséis está el punto más alto de esta pista y hay un hermoso mirador, desde el que hay que contemplar el Parque de María, el Altiplano oscense y al fondo la mole de La Sagra. Después ya todo es bajar y cantar hasta la carretera. Se nos ha terminado la primera parte del Parque. Tenemos que hacer ahora 3 km de carretera hacia la derecha, hasta tomar la pista de asfalto que sale a la derecha hacia la ermita de la Virgen de la Cabeza. Vale la pena; hay una fuente muy buena de la que no se pueden tomar más de 50 litros, una iglesia, unas zonas de estar y, algo más arriba, un buen Jardín Botánico con horarios de visita. Desde aquí se emprendería la marcha para ascender a las cumbres del Parque.

Panel informativo y La Sagra.

En el tramo de carretera que hemos hecho, a la izquierda había un desvío para subir al Centro de Interpretación del Parque con buena pinta y en buen sitio, pero para mí, siempre, y han sido muchas veces, ha estado cerrado; debe tener su horario de El agua, un bien escaso. apertura. Del Santuario volvemos a la carretera, bien por el mismo sitio o dándole la vuelta a la ermita y buscando unos caminos de tierra y almendros casi paralelos a la pista de subida y a 200 ó 300 m de distancia, en realidad se trata del cordel de la Umbría.

Cortijo del Peral, con fuente.

Desde el Mirador del Peral.


170

CAMINOS de la BICI

Otros dos kilómetros de carretera y estamos en María, suponiendo que queramos visitarla luego, hemos de buscar la pista forestal de la Umbría del Maimón. Si seguimos la circunvalación, a unos 500 m de iniciado el pueblo sale a la derecha una pista buena y perpendicular, que dice algo, y que en diez kilómetros más nos lleva por hermosos parajes hasta el castillo de Vélez Blanco, hermosamente conservado y restaurado, vale la pena echarle un buen rato. Se verá claro, pero en Castillo de Vélez Blanco y la Muela. la Fuente del Peral hemos de tomar a la izquierda, es la única alternativa discutible. Ahora toca volver, lo haremos por la carretera que al principio tiene hasta carril-bici. Si vamos bien de tiempo conviene entrar en María, por sus calles, algunas casas y sobre todo la Iglesia. Siguiendo hacia el coche, podemos subir al Centro de Interpretación del Parque que veremos indicado y que tiene hermosas vistas, y podemos también, si antes no quisimos descanso ni cerveza, entrar al Área Recreativa de La Piza y beber y descansar ahora; ya estamos muy cerca del coche. Una vez en el coche y con más de 50 km en la bici, es buena idea volverse por la A-317 hasta Cañadas de Cañepla y desde allí por el laberinto de caminos que es el campo de la Puebla, a Huéscar. Si no queremos aventuras, pues volvemos por donde sepamos.

Plaza de la Iglesia de María.

Centaurea mariana, endemismo.


Ruta 18: Sierra de María

171

Variantes El recorrido descrito podría dividirse en dos días: la primera parte, o parte occidental, que puede alargarse buscando caminos por la zona norte, la que queda al otro lado de la carretera; y la segunda parte, que desde María recorre la Umbría del Maimón y llega al castillo de los Vélez, podemos alargarla recorriendo el pueblo de Vélez Blanco, incluso acercarnos a la Cueva de los Letreros, donde encontraron el famoso Indalo de Almería, o bien, recorrer la zona Nororiental del P.N. pasando por las casas forestales de Pozo Trigueros y la del Gabar, e incluso subir al pico del Gabar (1500 m). Hay mucho tajo por aquí. R18B. La Sabina Milenaria [27 km / 700 m / T] Debería ser una ruta independiente, pero la organización del libro exige incluirla como variante. Vamos a ver una sabina que parece llevar mil años allí sola. Más de treinta kilómetros de tierra, y de hermosas tierras, por el interior perdido de la Sierra de María. Dieciocho kilómetros subiendo y diez o doce bajando, todo por una sabina sola, sorprendente y perdida cerca de las cumbres y en lo más recóndito del parque. Entre otras cosas. Elegimos empezar en el Pozo de la Rueda, a unos 15 km de Orce camino de María y a unos 31 de Huéscar, 700 m al Oeste del límite entre Almería y Granada. Podíamos haber elegido otros principios, tres o cinco kilómetros más cerca de Orce para ir a juntarnos en el cortijo de los Boquerones, o del Romano, pero el Pozo de la Rueda es mejor para empezar. Es un cortijo antiguo y por lo tanto solo, grande como para recorrer el trazado de sus pocas calles y de su buena tra- Pozo de la Rueda. za, muchas casas siguen en pie, su pequeña iglesia aún mantiene erectas sus paredes. Es bueno, ahora o al volver, darle unas vueltas y hacerle unas fotos. Ya en bici nos vamos hacia el Sur, de espaldas y perpendiculares a la carretera, por un camino más bien malo, mirando a un hueco por donde sale el

Hacia el Barranco de Molina.

Los llanos que transitamos.


172

Romeros, cultivos, dehesas…

Subida de revueltas.

Llano a 1.700 m de altitud.

Sabina (Juniperus thurifera).

CAMINOS de la BICI

Barranco Molina, que se hará nuestro amigo, entre el Cerro del Trigo y la sierra de La Umbría del Campo. En la embocadura se juntan muchos caminos, los que decíamos antes, y varios cortijillos. Enfilamos el barranco y a la salida de la embocadura giraremos al Este, rumbo que vamos a conservar hasta la sabina solitaria. Antes hemos venido entre campos de labor y almendros y ahora empezarán las hermosas encinas sobre las dehesas verdes; si es tiempo de verdes todavía. Sin darnos cuenta, y sin sentir nada, estamos en Almería. Qué verdad es que los límites políticos son sólo puntos y rayas en un mapa. Subiremos poco a poco por el repetido barranco de Molina, también sube un ramal de la Cañada Real del Puerto de Chirivel, nos llegan barranquillos por uno y otro lado y dejamos bastantes cortijos a ambas manos: del Perentil, de los Barrancos, del Aljibe, de las Pozas, de Benito, etc. A los cinco kilómetros de barranco nos encontramos un cortijo-calle, dos casas chicas que dejan en medio una calle estrecha. A la vuelta tiraremos por la pista que esta vez dejamos a la izquierda. Ahora que subimos, nos vamos a la derecha, para girar pronto a la izquierda hasta encontrarnos un cruce de cuatro caminos (“carrefour”, dicen los franceses) y enfrentarnos a un cartel que nos dice que vamos bien, lo que nos queda para subir hasta la sabina famosa y otros datos. Desde que entramos en el barranco la pista se puso perfecta, desnivelada para arriba, pero de perfecto piso y sin posible pérdida. Puestos en el cartel hay una pista, hacia el Sur, que sube al puerto de Chirivel, por él se va la cañada, y por él llegaríamos a Chirivel, que no queremos, pero sí se puede subir y asomarse al puerto, e incluso volver por aquí luego. Cuando queramos, iniciamos la subida que nos espera hasta la sabina, nos atamos los machos, y a subir. La pista sigue bien, pero mucha arena y mucha pendiente, casi trescientos metros en tres kilómetros, luego se pone más cariñosa. Ya no suben ni las encinas, sólo suben los piornos, nosotros y las cumbres de María, apenas 200 m, las más altas, por encima de nosotros.


Ruta 18: Sierra de María

173

Y pronto, con la subida ya serenada, vemos una mancha verde y grande, de un verde distinto al de un chaparro; no puede ser más que la sabina antigua y solitaria. Por si alguien no la viera, un letrero dice lo que es y lo bien que huele la Juniperus thurifera. Me quedo con todas las ganas de explicar aquí cómo es, cómo se entra y cómo se sale, lo que yo sentí allí dentro, en el interior de un ser vivo de seiscientos años, entre sus brazos. Ahítos de sabina, hay que volver, después de asomarme un poco a la “volcaíca” que se ve hacia el Este. Pero si se es afortunado, si el tiempo o la fuerza o la familia no ponen tope, podemos seguir, bajar al lado Sur de la Sierra de María y desde Chirivel subir al puerto de su nombre y llegar adonde estaba el primer letrero de la sabina o donde queramos. Si nos hemos vuelto, cuidado en la bajada, es una tentación para los locos, y locos somos todos si vamos en la bici, demasiada pendiente, Sabina. demasiada arena, demasiadas curvas, demasiado hermoso, para estamparnos en aquel suelo de caliza y piorno. Mucho cuidado, como dijimos una vez, hemos de bajar de muchas sierras todavía. Ahora ya todo es bajar por donde subimos, hasta la calle estrecha, donde hemos de tomar a la derecha, hacia el norte. Nos internamos en una sierra de chaparros y seguimos bajando con el mismo cuidado de antes, ahora además entre árboles, hasta que se abre la vista en el cortijo de la Cuesta. Con siete u ocho kilómetros, fijos al NW, distinguiremos con trabajo el Pozo de la Rueda, y para él derechos, entre tierras que en verano serán lechugas verdes, cortijos varios como los de Falces, otro de la Cuesta, uno de Casablanca y, sobre todo, un aljibe árabe, catalogado, en el que hay que parar. Se conserva entero, está casi cubierto como un túmulo y no vi claro por dónde podía haberse llenado de agua algún día; seguro que no miré como se debe. Y nuestro viaje se termina enseguida. El de hoy se lo debemos a todos aquéllos que no acabaron con la sabina y a Jesús Claudio, que la descubrió para nosotros, me hubiera gustado descubrirla yo, pero...

Entorno del Barranco de Molina.

Llano de regreso.


174

CAMINOS de la BICI


175

Ruta 19 – La TORRE del SALAR Cuarenta kilómetros recorriendo caminos e historias antiguas en torno al hombre de Orce, y por los llanos de Orce. RUTÓMETRO Posic. km

Altitud m

TRAZADO DE LA RUTA Y LUGARES DE PASO

0,0

950 El Pósito. Por el Arco de Sto. Cristo. Cruzar la carretera.

0,0

945 Tomamos el antiguo Camino de las Cuevas, al E.

0,2

939 Curva a izda. en seguida desvío a la DCHA.

0,6

932 90º a la IZDA. Hacia el río Barbatas. Lo cruzamos.

1,1

936 Salimos a un camino ancho y giramos 90º a la DCHA.

2,0

920 Cruzamos sobre carretera de circunvalación. Giro a la DCHA.

2,1

912 En Y, a la IZDA. hacia el Molino del Paso.

3,7

922 Casi 90º a la IZDA.

5,6

974 Cruzamos el Canal de San Clemente.

6,0

993 Máxima cota, Puerto Lobo.

9,2

937 Cruce al FRENTE.

10,4

923 Otro cruce, al FRENTE.

12,5

923 90º a la DCHA, volvemos. Al frente a Venta Micena.

17,8

895 Cementerio de Orce. Casi 180º a la DCHA.

17,8

895 Al frente, visita a ORCE. Quizá sea mejor.

18,3

899 Giro a la IZDA. Vamos un rato por el GR-7.

18,4

899 Giro a la DCHA.

21,9

880 Giro a la IZDA, hacia la carretera.

24,0

843 Incorporación a la A-330. Tomamos a la DCHA.

25,3

830 Giro a la DCHA. hacia Riego Nuevo.

25,5

838 Casi 180º a la IZDA.

26,7

846 En Y, a la IZDA., y a poco más, puente sobre el río Barbatas.

31,0

903 Cruzamos bajo la carretera de circunvalación A-330.

33,0

950 Huéscar.


CAMINOS de la BICI

176 Ruta 19. La TORRE del SALAR [33 km / 300 m / 85% T]

Una forma extraña de ir a Orce y volver. Salimos atravesando las vegas del río Barbatas y los llanos de Orce hasta llegar a la Atalaya del Salar, ya cerca de Venta Micena y Barranco León, la cuna de Europa, a los que podríamos acercarnos. Visitamos Orce. Recorremos parte del GR-7. Y si queremos alargar, la Alquería, las cuevas de Galera, y lo que queramos. Empezamos nuestra ruta en el paseo del Santo Cristo, y de tantos otros. Puestos en el semáforo salimos a la derecha y enseguida vemos el camino Debajo de las Huertas, que deja el convento de la Dominicas a la izquierda y la carretera a la derecha. Descendemos hacia el río atravesando dos caminos hoy asfaltados. El camino y el río coinciden unas decenas de metros y se puede ir por el agua o por una vereda y puentecillo a la derecha, queda más auténtico por el agua. Se remonta la ladera del río y a la derecha continúa una pista de tierra y ancha, y seguimos llevando la vega del Barbatas a la diestra. Cruzamos la circunvalación por un puente superior, pasamos por la puerta del Molino del Paso, molino de harinas recuperado como hotel rural con gran acierto y un lugar mucho más que recomendable para dormir, comer y estar. Estamos en el camino de Huéscar a María, que con rumbo de 130º, casi a SE, nos lleva hasta los llamados Llanos de Orce, campos de cereal y de secano a unos 950 m de altura, desde donde podremos ver Huéscar, Galera, la sierra de María y sobre todo cuando lleguemos a lo alto, al fondo a 130º, ESE, veremos la atalaya del Salar, nuestro primer destino, ya imperdible. En el km 3.7 tomaremos a la izquierda, para recuperar nuestro rumbo en 500 m. En el km 5.6 cruzaremos el canal de San Clemente, y en el kilómetro seis alcanzaremos la cota máxima. Enseguida y afinando la vista veremos nuestra atalaya y cruzaremos tres pistas, que van para los campos de la Puebla y tierras lejanas, que podrían servirnos de puntos de fuga, tomándolas a la derecha; pero no vale la pena. La Atalaya o Torre del Salar, cuando nos acercamos, se pierde, pero sabemos dónde está, Las Yeseras, bordes del antiguo mar. hemos de sobrepasarla y doblar a la derecha. Volveremos a verla, ahora desde abajo, en su plenitud, vieja y rota sobre un cerro que parece un milhojas, horadado por cuevas abandonadas. Una pista estupenda que viene de Venta Micena nos llevará, por el antiguo lecho de mares prehistóricos, a Orce. Camino de Huéscar a María.


Ruta 19: La Torre del Salar

177

Cañada del Salar y la Atalaya.

Vamos por la cañada del Salar, que según teorías es el principio de uno de los guadalquivires. Si en vez de girar seguimos, podemos ir al yacimiento de Venta Micena, como se explica luego. Volvemos por una pista sin problemas y casi siempre descendiendo suavemente, hasta que avistamos Orce, y mirando vemos que hemos llegado a las tapias del cementerio. ¡Alto!, si queremos visitar Orce, nos vamos para él y buscamos sus cosas, allí está lo encontrado en los bordes de los antiguos mares, el castillo árabe de las Siete Torres, el palacio-casa de los Segura, la Iglesia, bonitas calles y buenos y escondidos bares. Si queremos seguir nuestra marcha, porque ya conocemos perfectamente Orce, en el cementerio hay que revolverse 180º a la derecha y tomar una buena pista al Norte, y en seguida al Oeste, que llevará a la vega del río Orce. Vamos por un tramo del GR-7, que ya sabemos viene de Tarifa y va para el puerto de El Pireo, junto a Atenas. Por el GR-7 avanzamos algo más de cuatro kilómetros, empieza a ponerse malo, y aunque sigue y parece que se acaba, el bueno nos lleva a cruzar el río y nos saca a la carretera, no hay más remedio. Y por la carretera, hasta Galera. De Galera a Huéscar cada uno hace lo que quiere, pero en el plano proponemos subir por la margen derecha del río Barbatas. Antes de llegar a Galera nos desviamos a la derecha, como para Riego Nuevo, pero inmediatamente nos volvemos a la izquierda, el camino acabará enfilando a Huéscar y en una “Y”, tomamos a la izquierda y enseguida cruzamos el Barbatas por un puente feo, y ya todo para arriba. El viaje ha terminado, cuarenta kilómetros de tierra, ciclables, variados, con temas para distraerse y aprender y, la primera vez que se hacen, nuevos.


CAMINOS de la BICI

178

Campos y cultivos junto a la ruta.

Cortijo de Vista Alegre, junto al GR-7.

V1. Yacimiento de Venta Micena y Llano de Almaida En el km 12.5 de la ruta principal, hemos sobrepasado el cerro del Salar con su torre o atalaya, y cuando nos disponemos a girar a la derecha para volver, podemos elegir seguir al frente. Subiremos suavemente por la Rambla del Salar, según D. Vicente Glez. Barberán, cauce que científicamente debería ser el del verdadero río Guadalquivir con fuentes por las Cañadas de Cañepla. Seguiremos la rambla y pasaremos por el cortijo de Zibari que tiene inscripciones y fuente de agua y, por estar en alto, buenas vistas de la cañada, ancha y vegetada. A poco más de un kilómetro de Zibari, se nos quedará algo lejos y a la izquierda el cortijo de los Prados y enseguida hemos de buscar un desvío disimulado que tira un poco a la derecha; a la izquierda dejaremos una construcción extraña que es un pozo viejo, roto y seco. Nos estamos dirigiendo de frente a la población de Venta Micena, que podemos visitar, si queremos. O apenas un kilómetro antes, unos carteles nos guiarán al yacimiento arqueo-paleontológico de Venta Micena. Por estas tierras, que no eran exactamente como ahora, parece que pudieron vivir los primeros pobladores de Europa, si es que era vivir tener que disputarse los huesos con las hienas. Probable que el yacimiento esté cerrado y con poca vista, salvo que tengamos la suerte de coincidir con expertos, pero el sitio es el auténtico; aquí, encima de estas tierras y en medio de este aire, vivieron, lucharon y murieron unos hombres que, con el tiempo, la evolución y, sobre todo con la inteligencia y la cultura, acabamos siendo nosotros. Las hienas y los tigres con dientes de sable seguirán siendo como eran. En el museo de Orce podemos ver y aprender mucho de estas cosas. Hay que ir.

Llano de Almaida.

Hacia la Cañada de los Vélez.


Ruta 19: La Torre del Salar

179

Ahora, si seguimos la dirección Oeste, a través de los llamados llanos de Almaida, llegaremos al cementerio de Orce. De cementerio a cementerio, y sigo porque..., parece que juguemos a la oca. Y ya estamos otra vez en la ruta principal. V2. Fuente Nueva También podemos acercarnos al pueblo de Venta Micena, pequeño y recogido donde hace tiempo también vivió mucha gente, y luego a Fuente Nueva, lleno de casas-cueva y de extranjeros. Desde Fuente Nueva atravesamos el río Orce, y por la margen izquierda del río, llegamos a la ermita de San Sebastián. Y desde allí, visitar Orce, que es lo debido, o a la derecha y Norte, al cementerio, y recuperamos la ruta principal.

Orientados siempre con La Sagra.

Los Prados y el pueblo de Orce.

Manantial de FuenCaliente, Orce.

Girasol cultivado en la vega.


180

CAMINOS de la BICI


181

Ruta 20 – Atalaya de Botardo y Cañadas de Cañepla Cuarenta kilómetros recorriendo caminos e historias antiguas en torno al hombre de Orce, y por los llanos de Orce. RUTÓMETRO Posic. km

Altitud m

TRAZADO DE LA RUTA Y LUGARES DE PASO

0,0

950 Convento de las Dominicas, en el tanatorio, a la IZDA.

0,9

932 Cruzamos el río Barbatas y siempre al FRENTE.

1,9

929 FuenCaliente, lo rodeamos, pasamos el aparcamiento.

2,1

927 Girillo a IZDA., al cortijo Cañadas, y lo dejamos a la izda.

3,8

980 Canal de San Clemente, giro a la DCHA., lo seguimos.

3,9

980 Cruzamos sobre el canal, a la IZDA.

5,0

1032

Cortijo de la Atalaya a la izda., seguimos al FRENTE.

6,0

1104 Llegada al collado, a la DCHA., descenso.

8,6

1001

En Y, a la IZDA. También valdría de frente.

10,2

1017

Desvío a la DCHA.

11,0

1010

Cortijo de Félix. Giro a la DCHA., dirección Este.

12,7

993 Cortijo de Astor, al FRENTE. Pasar entre balsa y aljibe.

15,0

1002

Cortijo de la Parra, al FRENTE.

18,3

1074

Empieza el monte, doblamos a la IZDA., casi N.

21,0

1107

Cortijo de Pinelo. Elegimos al Sur, monte y Cañepla.

21,5

1107

En Y, a la DCHA.

22,8

1107

En T, a la IZDA.

23,1

1137

90º a la IZDA.

25,8

1069

Cortijo Torres. En Y, a la IZDA.

26,3

1050

Camino de Venta Micena a Cañepla, a la IZDA.

28,6

1058

Cañadas de Cañepla. Giro a la IZDA. y carretera.

33,0

1099

Km 11 de la A-317. Nos salimos por la IZDA., al Oeste.

38,0

1050

Cortijo de las Lomas. Mantener Oeste.

45,0 45,0 46,5 55,0

980 Casa de Don Juan, atravesamos y a la izquierdilla. 986 90º a la IZDA., enfilado a Botardo. 1017

Cortijo de Botardo. Cada uno hace lo que quiera.

950 Huéscar.


182

CAMINOS de la BICI

R20. Botardo y Cañadas de Cañepla [55 km / 400 m / 80% T] Por FuenCaliente y la atalaya de Botardo llegaremos, y recorreremos de este a oeste, y viceversa, inmensos campos de cereales donde se nos perderá la vista y encontraremos vistas nuevas; pisaremos tierras de Almería, que es una nota exótica, y creeremos estar perdidos para encontrarnos luego. También en cierto modo estaremos junto a las fuentes del Guadalquivir. El campo de la Puebla es una cuenca endorreica, donde mueren ríos que no van a dar a la mar, y que será un mar el día que no drene ni evapore tanto como llueva. Hoy por hoy no llueve apenas y aquello está lleno de cereales y, modernamente, de lechugas y hortalizas que parecen criarse en medio del desierto por el milagro de los pozos, las bombas y las gomas. Allí se llega normalmente por la carretera de la Puebla, la A-330, pero nosotros que parecemos haberles tomado tirria a asfaltos y carreteras, encontraremos alguna alternativa más terrenal. Iremos primero hasta FuenCaliente, cada uno como quiera, pero proponemos salir desde el Pósito, donde si es temprano podemos llegar desde la Plaza Mayor por la calle de las Tiendas, ahora sin escalones. Salimos hacia Granada y ponemos la cuenta a cero en el convento de las Dominicas. Nos metemos por el camino de Debajo de las Huertas, y enseguida, en cuanto Cortijo de Félix. enfilamos al Este, todo adelante llegamos a FuenCaliente en apenas 2 km. Lo rodeamos y dejado el aparcamiento a nuestra izquierda, tomamos un camino de tierra al frente que nos lleva al cortijo de las Cañadas. Nos vamos a por él y lo pasamos por la derecha. Pasaremos por debajo de la circunvalación y llegaremos al canal de San Clemente, que poco más abajo cruzamos por el primer puente para subir al cortijo de la Atalaya y casi hasta la atalaya misma, que nos servirá de guía ahora y cuando volvamos. Llegados al alto, podemos dejar las bicis solas y

Polvos de verano.

Balsa en el Cortijo de Astor.


Ruta 20: Atalaya de Botardo y Cañadas de Cañepla

183

buscar la atalaya, si queremos, o si sin querer no hemos estado nunca en ella. Estamos por el kilómetro seis y a mil cien metros de altura. Ahora el camino se va para la derecha, a SE y cuesta abajo. En poco más de 2 km de almendros, labores y espartos hay una o más bifurcaciones, por donde vayamos es bueno, si elegimos NE, más o menos. Si lo hacemos por la izquierda la siguiente bifurcación a la derecha, y enseguida el cortijo de Félix. Hemos entrado en los llanos de la Puebla y a la vista están. En el cortijo de Félix tomaremos a la derecha y mantendremos el rumbo Este casi diez kilómetros, atravesando los cortijos de Astor, de la Parra, y de Penalva, y luego, girando al Norte y ya por monte de encinas y cuestas, llegaremos hasta el cortijo de Pinelo, en el km 22 y otra vez a 1100 m sobre el mar. Respecto a las montañas, desde el cortijo de Félix, mirando al Norte: la Encantada, la sierra de Jorquera y corriendo a la derecha, la del Águila, la del Alcatín, Revolcadores, la Zarza, alguna más y al SE la Sierra de María.

Amanece en el Campo de la Puebla.

En verdad que el campo de la Puebla es algo inmenso, inmensamente grande e inmensamente solo. El campo, en general, suele estar casi siempre solitario, puedes encontrarte una persona cada mucho tiempo, pero aquí parece que hay menos personas todavía, y es tan grande que la vista abarca la soledad entera. Estoy pensando en estos campos en invierno, que los acabo de ver, todo es un barbecho que no acaba y todos los cortijos aparecen vacíos. En primavera, con las sementeras altas y llegando el verano con los trigos, o verdes o dorados, ondeados por el viento, seguro que dan otra sensación. Aún así, en invierno, también es hermoso.


184

Camino de Pinelo, desde Orce.

CAMINOS de la BICI

Patio interior, cortijo Pinelo.

En el cortijo de Pinelo hay que tomar decisiones. Podemos acortar nuestro viaje: entonces hemos de buscar un camino a la izquierda, que apunte a NW y en mil metros nos pone en el camino de los Pepines, que tomándolo a la izquierda, al Oeste, nos lleva derechos a Huéscar acortando el viaje en 17 km. Si elegimos la dirección SSE, que es lo que hacemos, atravesaremos una zona de montes y encinas y llegaremos al cortijo de Torres y al camino que viene de Venta Micena. Si nos vamos para Venta Micena y Orce, a la derecha, al SW, en 35 km estamos en Huéscar. Os proponemos tomar a la izquierda, pasar por Cañadas de Cañepla y retomar los campos de la Puebla. Vosotros mismos.

Ruinas de cortijo.

Colinas de esparto y encinas.

Si hemos elegido más llanos de la Puebla, tomamos a la izquierda y paramos un poco en Cañepla. Hablamos con los paisanos del nacimiento del Guadalquivir, tomamos una cerveza en el único bar del pueblo, y seguimos por la carretera A-317 hacia la Puebla, hasta el punto kilométrico 111. En este tramo la carretera tiene barras verticales en el borde para guiar en la limpieza al quitanieves. El invierno puede ser duro. Si en el PK 111 giramos a la izquierda y tomamos el carril de la derecha, estaremos enfilando al Oeste, a la sierra de la Encantada y viendo La Sagra. Hay monte de pinos repoblado y espartos, pero enseguida vuelven los sembrados y los surcos largos. Al atravesar el cortijo de las Lomas, que es enorme y alargado, ¿cuánta gente nacería y moriría en estos campos de trigo?, hay que tener cuidado y no irnos a la izquierda, buscaremos el frente, manteniendo rumbo. Pasamos por el cortijo Mesías, y enseguida el caserío, cortijada o casi pueblo de las Casas de Don Juan, que tiene iglesia y árboles; llevamos diez kilómetros desde la carretera que dejamos.


Ruta 20: Atalaya de Botardo y Cañadas de Cañepla

Ermita en las Casas de D. Juan.

185

Cultivo intensivo de hortalizas.

Ahora puede que queramos hacer cosas diversas, como pasa siempre cuando el final se acerca y sabemos dónde estamos. Al frente y a la derecha podemos visitar plantaciones intensivas de hortalizas que es cosa interesante, nueva, bonita y sorprendente en estos secanales. Hacia la izquierda, SSW, vamos buscando el cortijo de Botardo y la atalaya que otra vez hace de guía, y desde allí cada uno buscará Huéscar a su modo. Al Sur vemos y buscamos la atalaya, un poco a SW y luego a W vamos por caminos y entre pinos, cruzando la carretera y evitándola podríamos llegar a FuenCaliente. Y si salimos de Botardo más directos al Oeste, cruzaremos el canal de Carlos III y llegaremos antes a la carretera, que mantenemos o que evitamos, buscando caminillos junto a ella, a Ovejas segureñas al amanecer. nuestra izquierda. Finalmente hemos de llegar a Huéscar, que la estamos viendo, habremos hecho unos sesenta kilómetros casi llanos, por caminos que no son frecuentes en ciclistas. En bicicleta tiene que gustarnos todo, y además, si hemos llegado, es evidente que no estamos perdidos, que era cosa fácil en estos laberintos, donde todo se ve y nada está claro.

“Nacimiento” del río Guadalquivir.

Cañadas de Cañepla, Almería.


186

CAMINOS de la BICI


187

Ruta 21 – Pedrarias y Bugéjar Otra vez campos de la Puebla, ahora más grandes y más lejos; me recuerdan a “Horizontes lejanos” y, por ellos, casi hasta Murcia. RUTÓMETRO Posic. km

Altitud m

TRAZADO DE LA RUTA Y LUGARES DE PASO

Canal de Carlos III junto a ctra. A-330. 0,0

1066 Desvío a la DCHA., e inmediatamente a la izquierda.

5,0

1000 Cortijo Alcatín. Seguid al FRENTE, dejar asfalto a la dcha.

12,0

1010 Cruzar A-317, seguir al FRENTE.

18,0

1047 Cortijo de Valdía. Se acaba la sierra. Tomad NE.

21,0

1069 Cortijo Loma de Félix. Se ve Pedrarias 3 km a SEE.

23,0

1076 Vamos girando al Este.

24,2

1096 Pedrarias. Gran cortijada y fuente con grandes árboles.

Cortijo Higueruela de Abajo. Seguir siempre derecha.

De Pedrarias salimos hacia el S, se ve la sierra de La Sagra. 24,6

1092 En Y, a la IZDA., al SW.

26,0

1088 Otra Y, a la IZDA., hacia la sierra.

28,0

1160 Cortijo de la Zarza. Lo dejamos a la izquierda, rumbo S.

32,0

1087 Cruzamos pista y bordeamos cerro por la derecha.

33,0

1043 Giramos 90º a la DCHA.

33,5

1040 90º a la IZDA., e inmediatamente a la DCHA., rumbo SW.

35,0

1067 Bugéjar. La cruzamos y vemos a lo largo.

35,5

1066 Dejamos el asfalto a la dcha. y una de tierra a la izda.

37,0

1067 En Y, seguir a la DCHA. Vía Pecuaria de Huéscar a Bugéjar.

41,0

1010 A-317, PK 105. Cruzamos y seguir V.P.

47,0 53,0 60,0

987 Gran cruce. Al SW las Casas de Don Juan y atalaya Botardo. 1066 Canal de Carlos III. 960 Huéscar.


188

CAMINOS de la BICI

Ruta 21. Pedrarias y Bugéjar [50 km / 250 m / T // Aprox. 8+8] Para hacer esta ruta hay que haber hecho muchas, o gustar mucho de los caminos cansinos, donde todo es casi lo mismo. En realidad se trata de llegar a los confines de la comarca; pero, ya puestos, se puede disfrutar de la inmensidad del campo y, si el tiempo es de cosecha, los cultivos de cereales y de hortalizas intensivos valdrán la pena. Como he dicho antes, se trata de batir prácticamente la comarca de Huéscar a fuerza de bicicleta, y hoy tocan 70 km, casi llanos, para tener ocasión de empaparnos de cereales, hortalizas, cortijos y kilómetros. Pero tiene valores. Moverse por estos campos de la Puebla no es fácil si no se conocen; la brújula y el mapa o, en más moderno, el GPS, nos pueden dar la vida. Envasado de lechugas.

Campo de Bugéjar en invierno.

Empezamos. Cada uno llega como quiera al cruce del canal de Carlos III con la A-330, que va a la Puebla de D. Fadrique. E inmediatamente, empieza un camino de tierra a la derecha, que tomamos, y ponemos a cero nuestro cuentakilómetros. Si os habéis fijado, desde la carretera que viene de Huéscar y se une a la circunvalación que llega, a la derecha hay un carril de tierra que nos quita del asfalto y nos lleva a “donde mami”.


Ruta 21: Pedrarias y Bugéjar

Nos vamos por el camino que empezó a la derecha, nada más pasar el canal, casi paralelo a la carretera, pronto se convierte en camino alquitranado y sigue. Cuando llevemos 5 km, hay que tener cuidado, a la izquierda veremos el cortijo de Alcatín, en la falda del cerro Curica. El asfalto hace un quiebro a la derecha, pero nosotros hemos de tomar al frente por un camino que apenas si se ve, es el camino bajo de Huéscar a Almaciles, caminos de otros tiempos. Desde que entramos en el campo de la Puebla nos llamó la atención un cerro alto para estos llanos, al fondo, en dirección NE, es El Morrón, de la Sierra del Alcatín. Pues vamos hacia él, recorreremos la ladera izquierda de esa sierra. Y no hay problemas de rumbo hasta que se nos acabe la sierra dicha en el cortijo de Valdía.

189

Cerro Curica.

Despreocupados del rumbo, podemos dedicarnos a observar los sistemas de riego y de cultivo, las pantanetas de agua y Acequia de Bugéjar. sus pozos, las líneas infinitas de lechugas si es su estación, los cortijos viejos, las naves nuevas y la red inextricable de caminos. El nuestro es recto, llano y muchas veces liso. Podíamos haber continuado por el asfalto, también tiene su interés y se describe en la variante 1. En unos nueve kilómetros cruzamos la carretera que viene de María, superamos el cortijo de la Higueruela, cambia un poco el paisaje y vamos siempre pegados a la sierra despreciando otros caminos. Cuando se acaba la sierra del Alcatín estamos en el cortijo de Valdía. Aquí se encuentran siete caminos, por lo menos, nosotros tomaremos el cuarto por la izquierda, o mejor dicho, el que tira para NE. Debe verse ya Pedrarias, un cortijo muy alargado, donde acaba la ladera de un monte también alargado, con unos álamos muy grandes, a 4 ó 5 km de distancia y al NE. Ya tampoco habrá confusión que dure, si el camino se va demasiado para otro sitio, tendremos que volver e intentar otro que nos vaya, o que nos lleve, mejor.

Cortijo de Valdía.

Cortijo de la Higueruela.


190

CAMINOS de la BICI

Pedrarias es un cortijo grande, al menos 14 puertas en la fachada primera, y que fue en su tiempo importante venta en el camino de Murcia, y tiene iglesia, además de alberca y fuente. Un km más al NE y casi nos habríamos salido de la comarca, de la provincia y de la comunidad; mejor volverse.

Cortijada de Pedrarias.

Cultivos hortofrutícolas.

Bugéjar.

Interminables rectas.

Dejamos la alberca a nuestra derecha, y cuando el camino se bifurca, a la izquierda, y en mil metros otra vez a la izquierda; salvo que queramos ir acortando y perdernos el cortijo y la sierra de la Zarza. La sierra de la Zarza separa como debe Andalucía y Murcia, su pico representativo se llama El Gato, y le falta un metro para llegar a 1500, aunque nosotros subiremos pocos; nos cambiará un poquito el paisaje y la próxima vez que subamos a La Sagra, cuando veamos la Zarza desde arriba y algo lejos, pensaremos que allí estuvimos. A unos 5 km, desde Pedrarias, nos encontramos con el cortijo de la Zarza, probablemente con gente a pesar de estar perdido y con fuente escultural. Del cortijo de la Zarza salimos hacia el Sur y un poco al Oeste (SSW), primero por monte y luego monte a izquierdas y campos de lechugas a la derecha, y llegaremos a Bugéjar. Éste debió de ser hasta hace poco como la capital del territorio, tuvo más de sesenta vecinos, tiene acequia, calles y muchas casas, pero ya no vive nadie y parece que vengan pocos. Los pueblos abandonados siempre me recuerdan a Foncebadón en el Camino de Santiago, y a Anielle en “La lluvia amarilla”; ni puedo ni quiero evitarlo. Al salir del pueblo dejamos la pista asfaltada a la derecha y dos desviaciones a la izquierda. Estaremos en la antigua vereda de Huéscar a Bugéjar, en este caso a la viceversa, y siempre a SW, hacia el extremo Sur de La Sagra, que hace ya rato que venimos viendo, dejándonos atravesar por todas las pistas que nos vengan por un lado u otro. Hablando del Camino a Santiago, este tramo pue-


Ruta 21: Pedrarias y Bugéjar

Inmensos campos de cereales.

191

Primavera colorida en la Zarza.

de recordar aquellos kilómetros interminables de Castilla, donde podía haber treinta kilómetros sin un árbol y sin agua, la etapa entera nos puede servir de pista de entrenamiento. Ahora que tanta gente quiere ir a la casa del Apóstol montada en bicicleta. A casi 15 km de Bugéjar están las Casas de Don Juan, y aquí se armará el desbarajuste, los menos de 15 km que pueden faltar a Huéscar querrá cada uno por un sitio, o Iglesia y cementerio de La Toscana. cada vez. No pasa nada. Si es su tiempo, podemos entretenernos con las mieses mecidas por el viento, que son el mar de Castilla, o con los campos de lechugas llenos de gente negra y de hortalizas verdes; para terminar volviendo a Huéscar con la atalaya de Botardo a derechas, a izquierdas o irnos a la carretera pronto, si más a la derecha. Total, setenta kilómetros de campos llanos y llenos de caminos.

La ruta con caminos muy buenos.

Cortijo numerado.


192

CAMINOS de la BICI


193

Ruta 22 – Morrón de los lobos Se trata de subir a 1800 m de altura y dominar un horizonte de 360º insólito para algunos e interesante para cualquiera. Para mí, además, la subida más fuerte de la comarca. RUTÓMETRO Posic. km

Altitud m

TRAZADO DE LA RUTA Y LUGARES DE PASO

0,0

1200 Camino Las Santas km 16, cruce con caseta, a la DCHA.

1,5

1274 Pasar por cortijo de Jorquera. Dejar desvío a izquierda.

3,7

1385 Gran curva a la DCHA., a la izquierda Variante 1.

4,7

1469 Doblamos a la IZDA., al frente cortijo del Alguacil.

5,4

1486 Dejamos a la izquierda el camino a la Puebla (V2).

8,5

1796 Hacemos cumbre. Seguir hacia Morrón de Lobos. A la izda: Peña de la Rendija y caseta de vigilancia.

9,3 18,6

1798 Morrón de los Lobos. Antena de telefonía. 1200 Camino Las Santas. Si volvemos por el mismo camino. V1. Alquería de Rosales

0,0

1385 Km 3.7 de ruta pral. Giro a la IZDA. para descender, al NW.

1,9

1341 En Y, seguir a la IZDA. A la derecha iríamos a la Puebla.

3,1

1301 Otra vez a la IZDA.

3,6

1291 Carretera GR-9100. Giro a la IZDA.

4,1

1320 Desvío a la Alquería de Rosales, Universidad musulmana.

7,5

1313 Sale a la IZDA. el camino de vuelta a Las Santas.

11

1193 Carretera Las Santas, izda.: Huéscar, dcha.: La Losa, etc. V2. Puebla y Estepar

0,0

1486 Km 5.4 de ruta pral., seguir camino que baja a Puebla, Gr-7.

3,8

1213 Ermita del Ángel. Cruzamos o paseamos la Puebla.

4,5

1158 Carretera A-330, a la DCHA., seguir hacia Huéscar.

9,5

1078 90º a la DCHA, camino que sigue la rambla del Estepar.

10

1097 En Y, al FRENTE. A la vuelta seguir el otro ramal.

12,6

1217 Cortijo del Estepar.

15,2

1097 Torcemos a la DCHA., a la izda. cerro de Buenavista.

18,5

1025 Cruzamos la A-330, habiéndola seguido unos metros.

19,7

996 Giro a la DCHA., paralelos a la A-330. A Huéscar.


CAMINOS de la BICI

194

R22. Morrón de los Lobos [20 km / 900 m / T // Aprox. 15+15] Desde el camino de Huéscar a Las Santas, o desde la Puebla, se puede iniciar esta formidable subida a la más alta cota ciclable de la zona, con una pendiente media y casi constante del 7%, que es mucho. Desde arriba, lo que se ve, hay que admirarlo.

Panorámicas excelentes desde lo más alto de la ruta.

Si salimos de Huéscar hay que hacer casi 16 km por el camino de Las Santas, y allí está la desviación que sube a la derecha. Hay una caseta de la conducción de agua, y numerosas flechas y señales del GR-7, que viene de El Pireo. Allí indica que se sube a la Peña de la Rendija, y podría decir que al Calar de la Puebla o que a Jorquera. Todo es casi lo mismo, o al menos todo está arriba. Cortijo de la Jorquera.

Desde que empecemos a subir, subiremos sin cesar, al principio fuerte, después se suaviza un poco y otra vez se pone fuerte, hasta el final, que es posible que más de uno haya de bajarse, piñón de zapatilla. En ese caso no pasa nada; eso sí, hay que seguir con la bici a mano, pues arriba hay un llano delicioso y grande, y bajar en bici es la venganza de subir.


Ruta 22: Morrón de los Lobos

195

Antes de un kilómetro nos encontramos el antiguo cortijo de Jorquera, hoy casa forestal, o al menos del AMA, entre una zona arbolada y frondosa, sin pinos ni encinas, que sorprende. Por allí hay agua, que se ve y que se oye. Enseguida a la izquierda hay un camino que baja y llega a los Guijarros y está regular de no usarse. Por el kilómetro y medio, hay unas encinas muy gordas a la derecha, y una fuente y balsa, escondidas a la izquierda, una mesa de piedra y algún que otro serbal, que en otoño merece ir a verlo. Esta especie de área recreativa tan diminuta, con agua, puede pasar desapercibida. Sería un sitio estupendo para desayunar de vez en cuando. Después de esto, viene el trozo más sereno del camino. Casi en el km 4, hay una gran curva a la derecha y subiendo, mientras que a la izquierda hay un punto de escape. Por él llegaríamos a la carreterilla que va de la Puebla a los Collados, la GR-9100, y casi a la altura de la Alquería de Rosales o Universidad árabe, se describe como V1. Seguimos subiendo, ahora un poco más fuerte. Si hay algún desvío, no hay duda, nosotros por el de máxima pendiente. En el km 6 y casi a mil quinientos metros de altura, otro punto de fuga a la izquierda, que cae directamente en la Puebla. Se describe como variante dos.

Encina catalogada.

Revuelta con La Sagra.

Penúltimo esfuerzo.

El camino sigue empinándose, y va girando a la izquierda, cuando se pone otra vez mirando al Este, se nos abre otro panorama. Vemos todo el valle del Barbatas y la zona de Huéscar, desde arriba se verá mejor. La pendiente se puede poner sobre el 10%. Y por fin sobre el km 9 se acaba la subida, estamos en la cumbre, y respiramos como no hemos respirado nunca, de bien. Arriba es un llano muy grande, con una Subida a la antena. pista estupenda, que serpentea y juega entre pinos preciosos. En el extremo Sur, están las antenas que tantas veces hemos visto desde el camino de Las Santas cuando enfila al cortijo del Doctor. Hay que acercarse a ella, dejar la bici, asomarse al borde y echar un


CAMINOS de la BICI

196

buen rato conociendo y reconociendo. También hay que mirar La Sagra, se ve como para hablarse de tú a tú. Luego, extrañamente, desde La Sagra, el Morrón se ve que parece un grano. Cuando nos cansemos, nos vamos al otro extremo, al del lado Norte. El último tramo sin la bici. Llegando, a la derecha, tenemos la Rendija que da nombre a la peña, y una vista y una foto que recordaremos siempre que vengamos de Murcia para la Puebla. Enseguida está la caseta del guardabosques, y el guardabosques solo. Tiene las mejores vistas y las más infrecuentes, además tiene prismáticos, y siempre que yo he ido, tenía el don del conocimiento de los nombres; puede ser una oportunidad y un banquete. Y ahora, sin muchas ganas, toca volver y bajar. Disfrutando, pero con cuidado, vayamos a que ahora que estamos acabando el libro tengamos un problema. Y bajando, lo que antes eran puntos de fuga ahora son oportunidades de hacer más bici, de recorrer más sitios. Son las variantes que se describen a continuación. R22 V1. La Alquería de Rosales [12 km / 100 m / 60 % T] En el km 4 de la subida, en una gran curva, había una desviación, que ahora nos encontraremos de frente y para abajo cuando llevemos 6 km bajando. Durante algo más de un kilómetro se llama camino de la Tojera, y después se llama camino de Las Santas, es por donde la Puebla lleva y trae a Las Santas Benditas del pueblo al Monte y viceversa. En el km 2.3, a la derecha nos iríamos a la Puebla, y si seguimos al frente saldremos a la carretera GR-9100 que cruza de la Puebla a La Losa, y que tomaremos a la izquierda. Enseguida tenemos la oportunidad de desviarnos a la derecha y visitar una Mezquita y una Universidad árabe, que está en la finca de la Alquería de Rosales. Se puede visitar, te la pueden enseñar, te puedes hospedar y es de interés. En los mapas se ve que un camino le da la vuelta a la finca y, si no, carretera arriba, en algo más de 2 km, encontraremos una desviación a la izquierda, que nos baja a la finca

Castellón de La Molata.

Á. R. Las Santas.


Ruta 22: Morrón de los Lobos

197

de los Guijarros y desde allí o subimos al santuario de Las Santas o nos vamos para Huéscar, que ya todo el camino es de delicia y es conocido. Cuando hemos bajado 2 km entre almendros desde la GR-9100, hay un desvío a la derecha, y por él hay cosas interesantes; el antiguo Puente de Hierro, una antigua central hidroeléctrica que está abandonada, varios cruces sobre el río Barbatas, más de un molino, una torre, y un atajo interesante para llegar al santuario. R22. V2. La Puebla y el Estepar [28 km / -450 m / 75% T] Cuando hayamos bajado unos cuatro kilómetros, en una segunda gran curva a la izquierda hay un desvío a la derecha, que nos baja en 4 km y vertiginosamente a la ermita del Santo Ángel, que está en la parte alta de la Puebla de Don Fadrique, donde en Navidad empiezan los bailes de Cascamorras. Ésta es la mejor ocasión del libro para visitar esta villa. Recorrer sus calles observando casas, aleros y los hierros forjados Por el Gr-7 a Puebla. de rejas y balcones es un regalo para la vista, la iglesia gótico renacentista de Santa María de la Quinta Angustia, hay que verla por dentro y por fuera, el paseo de Las Santas y su templo también, al igual que la casa de los Patiños, los bares, y más calles y..., La Puebla da mucho de sí. Ahora lo más probable es que haya que volver a Huéscar, y lo más sencillo es hacer cinco kilómetros por asfalto y por la Garganta de Lóbrega. Y al salir de ésta, cruzado un barranco, encontraremos un camino a la derecha que nos sube por la rambla de la Hoya del Estepar, hasta el cortijo del mismo nombre y, si andamos un poco, nos pone casi encima de la Piedra del Letrero, al otro lado de la sierra de Jubrena, pero sin camino que siga. Vayamos al Estepar o no, para evitar la carretera y sus coches, tomamos el desvío al cortijo del Estepar, e inmediatamente a la izquierda, hay un camino que le da la vuelta al cerro de Buenavista, y sale a la A-330 para cruzarla, hasta tres oportunidades, y darle la vuelta al cerro del Cura. Podemos acabar saliendo a la carretera cuando cruza el Canal de Carlos III, y habremos cambiado asfalto por tierra.

Almendral bajo la Rendija.


198

CAMINOS de la BICI


199

Ruta 23 – Fuente de la Carrasca Montañas y encinares por el NE de la comarca, e incursiones en las Comunidades Autónomas de Castilla la Mancha y del Reino de Murcia. RUTÓMETRO Posic. km

Altitud m

TRAZADO DE LA RUTA Y LUGARES DE PASO

Ermita de San Gregorio. Puebla de D. Fadrique. 0,0

1163 Camino de los Berruezos, a la DCHA., N.

5,0

1380 Cortijo de la Cizaña.

6,2

1430 Cota alta.

9,5

1377 Casa Valera. 90º a la IZDA.

12,8

1503 Cortijo de la Fuente de la Puerca.

14,2

1582 A-317, giro a la DCHA.

15,4

1654 Puerto del Pinar de la Vidriera.

17,1

1581 Seguir camino a la DCHA. Cortijo Nuevo a la izda.

22,2

1684 Rambla de los Vaquerizos. Girando a la derecha.

23,6

1590 Cortijo de la Hoya del Espino de Arriba. Asfalto.

28,0

1525 Fuente de la Carrasca. Giro a la DCHA. Descenso.

29,0

1427 Cortijo de San José. Después giro a IZDA.

31,0

1376 Casa Valera. Giro a la IZDA.

34,3

1429 Cota.

40,4

1163 La Puebla de Don Fadrique.

Reserva Natural de la Sierra de las Cabras, Albacete.


CAMINOS de la BICI

200

Ruta 23. Fuente de la Carrasca [41 km / 800 m / 90% T // aprox. 24+24] Saldremos de la Puebla hacia el Norte, dejando a la izquierda la ermita de San Gregorio, al principio de la carretera que va para Santiago. Es el camino de los Berruezos, aunque nosotros seguiremos siempre al frente, hacia la finca de la Cizaña, el collado Serrano y el cortijo Valera. El camino es ancho, bueno y quizá un poco empinado, con cultivos y almendros y dos cursos con agua, si el año es húmedo, que van a morir al Campo de la Puebla. Antes de tres kilómetros atravesamos el cortijo de las Moyas, grande y envuelto en sombras de enormes ailantos. Después empieza el monte, se empina la cuesta y pronto vemos el cortijo de la Cizaña, y el camino se hace horizontal y gustoso.

Almendrales del Campo de la Puebla.

Vallas de la finca de la Cizaña.

En casi 10 km y casi 200 m estamos en el cortijo Valera. La provincia de Albacete, y la comunidad que corresponde, quedan al alcance de nuestra mano derecha. También vemos la sierra de las Cabras, e incluso podemos ver la Fuente de la Carrasca, a donde llegaremos luego. El camino ha oscilado entre subir, llanear e incluso bajar, y siempre con pinos, enebros, encinas y a veces cultivos, según qué sitio. Si quisiéramos el viaje más breve, o alargarlo por otro lado, hasta aquí podríamos haber llegado en coche.

Cortijo Valera.

Una encina de catálogo.

En el cortijo Valera giramos a la izquierda, dejándolo a nuestra derecha, con su tejado roto. El camino es delicioso, parece recién hecho, llanea, de tierra roja y monte verde, vamos subiendo hasta el cortijo de la Fuente de la Puerca, grande, viejo y con nogales, que dejamos a la derecha. Pasado y doblado el cortijo, veremos una o varias encinas formidables, de parar a tocarlas. Y enseguida estamos en la A-317.


Ruta 23: Fuente de la Carrasca

201

Ahora nos damos el gusto de coronar el Puerto del Pinar de la Vidriera, a unos 1600 m. Y pasados apenas 1500 m desde la coronación, pasado el PK 74.2 de la A-317, tendremos Cortijo Nuevo, ruta 24, a la izquierda y nuestro desvío, otra vez de tierra y monte, disimulado y para arriba, a la derecha. Ahora empezamos a ganar cota por un caminillo malo que se eleva bruscamente. Pronto llanea y a la izquierda tendremos dos cerros, el del Oro y el del Oso, y por en medio de ellos viene el límite de Andalucía con Castilla La Mancha, que atravesamos sin sentirlo. El camino se pone otra vez estupendo, por la pendiente, por la vegetación y por los horizontes. A nuestra izquierda, abajo y lejana vemos la rambla o barranco de los Vaquerizos, y un cortijo que se llama de la Rambla. Seguimos manteniendo un poco la cota y la dirección NE, hasta que por el km 22 y por nuestra cota máxima empezamos a girar a la derecha, para enfilar a SE y llegar al cortijo de la Nava del Espino, nombre repetido. El camino se ha puesto malo, por aquí debe haber mucha agua y mucha arcilla, hay roderas enormes, que pueden obligarnos a bajarnos. Hasta que no coronemos la pendiente habrá lo mismo.

Caminos con buen firme.

Cuando coronamos, en un cruce, tiraCortijo Hoya del Espino de Abajo. mos al frente izquierda, e inmediatamente a la derecha, que habrá una portilla. Con la portilla se abre el horizonte y vemos todos los campos de la Puebla, la Sierra de María, la Muela de los Vélez y muchas cosas más. Se sube algo más, y en km 22.7, los mapas dicen al frente, y que llegaríamos rectos a la Hoya del Espino, pero a la derecha un camino estupendo hace un semicírculo para llegar al mismo sitio, por muy buen camino y hacia abajo. Este cortijo es una ruina, pero fue grande y es interesante recorrerlo y mirarlo. Tarde o temprano, de la Hoya del Espino hemos de salir para la derecha, atravesando la sierra de las Cabras, y en unos tres kilómetros llegar a la repetidísima Fuente de la Carrasca, por carretera de asfalto y después de subir un poco, todo bajada. Justo a la entrada, un camino disimulado, de tierra y hacia abajo nos llevará al cortijo Valera, que ya habremos visto al otro lado de la rambla de Almaciles. Vale la pena recorrer un poco Fuente de la Carrasca y parar un rato, se trata de

Lavadero en Fuente de la Carrasca.


CAMINOS de la BICI

202

15 ó 20 casas, más o menos cuidadas, pero sin signos de vida. Hay incluso una casa nueva de piedra roja y un anexo de madera, como un proyecto de albergue rural o similar, pensé yo, pero abandonado. Hay también un Salón de Actividades Múltiples, un campo de fútbol, y al final del pueblo a la izquierda se sube a la fuente y a un lavadero antiguo. Muchas cosas y poca gente. Salimos por el camino que indicamos al llegar, en dirección SW y por tierra descendemos por el cortijo de San José hasta el de Valera, que ya es terreno conocido. Mientras bajábamos, otra vez sin sentirlo, hay poco espíritu nacionalista aquí, nos hemos cambiado de la nación, o región, según se exagere, castellano manchega a la andaluza. Desde Valera, hacia el Sur, a repetir lo andado, y dándonos cuenta de que lo de antes no fue todo subir, y ahora no será todo bajar. Pero sobre todo veremos un paisaje y unas Encinar muy bien conservado. tierras, que para más de uno habrán sido un descubrimiento. Y ya se sabe que el mejor camino es el camino nuevo, o con alguien nuevo, como me enseñaba Fidel Argudo, mi maestro en veredas y en muchas cosas más. R23. V1. Cañada de la Cruz [30 km / - 500 m / 10 %] Desde la Fuente de la Carrasca, podemos alargar un poco el viaje, casi siempre a cota y hacia abajo. Para ello, seguiremos con la dirección que traíamos, al SE, camino rural a Cañada de la Cruz, en la provincia de Murcia, entre sementeras, pinos, encinas y cabras blancas. No podía de otra forma estando en la Sierra de Las Cabras. Casi a los seis kilómetros y en terreno llano estamos a punto de llegar a la confluencia de las tres comunidades o regiones. Un camino que sale a la derecha, hacia el sur y hacia abajo, en apenas 2 km y bajando 60 m, nos acerca al pie del Cerro de los Lobos, en cuya cumbre coinciden las tres regiones. Luego habríamos de volver al camino principal.

Sierra de las Cabras.

En el km 12 desde la Carrasca estaremos en el pueblo de Cañada de la Cruz, que tiene un museo, muchas instalaciones para turismo rural y un restaurante estupendo, entre otras cosas. También tiene la cumbre más alta de Murcia, Revolcadores, que hemos venido viendo los últimos kilómetros. Para seguir, y dejamos la iglesia a nuestra izquierda, sale a la derecha un camino de tierra que tomamos, y que enfila a La Sagra. Ésta será ahora nuestra brújula. El camino creo que se llama del Salero.


Ruta 23: Fuente de la Carrasca

Campanario en Cañada de la Cruz.

203

Sigue la ruta por el Gr-7.

En el km 12.5 desde Fuente de la Carrasca hay un cruce dudoso, nosotros a la izquierda, aunque parece que unas encinas cierran el camino. Seguimos ya siempre el camino principal aunque sea feo y, mirando para La Sagra hasta llegar a Almaciles. Estamos circulando en el sendero Gr-7, y en algún momento vemos hitos que lo indican. Quizá haya otro camino más directo que venga de Cañadas. Por fin llegamos a la rambla de Almaciles, con sus largos puentes.

La ruta con Revolcadores al fondo.

Puente de Almaciles, con 27 ojos.

A mitad de camino, o mejor de la línea, que une Cañadas y Almaciles, a 1329 m de altura y al Este del Almacilón, se juntan las provincias de Murcia, Almería y Granada. No conozco camino que se le llegue. Si estamos cansados o hartos, podemos seguir por la carretera hasta llegar a la Puebla, o bien, preguntando por el camino que sube al cortijo del Burruezo de Arriba, evitar un poco de asfalto y disfrutar más de sierra a costa de subir y bajar. Y de cualquier manera a la Puebla de Don Fadrique. Donde también hay muchas cosas que hacer.

Almaciles.

Diversidad del paisaje en la ruta.


204

CAMINOS de la BICI


205

Ruta 24 – Pinar de la Vidriera y Hoya del Espino Algo lejano de la capital de la comarca, pero con una red de caminos, senderos y paisajes que no podemos dejar de recorrer. RUTÓMETRO Posic. km

Altitud m

TRAZADO DE LA RUTA Y LUGARES DE PASO

0,0

1571 A-317, Pk 74.2. Aparcamos y en bici hacia la IZDA.

0,3

1571 Cortijo Nuevo.

1,0

1580 Giro a la dcha. Al frente posible atajo por el barranco.

1,8

1650 En Y, a la IZDA., al cortijo Hoya del Espino.

2,2

1630 Cortijo Hoya del Espino. Muchas alambradas y portillos.

2,7

1623 Unión con el atajo, que ahorraría 500 m.

4,7

1729 Cortijo en ruinas. Por la dcha. vienen del Pinar de Araceli.

5,3

1787 Giro a IZDA. Al frente camino con portillo para luego.

6,1

1830 Árbol del Ahorcado, Pino vivo y MEDIA VUELTA.

7,0

1787 A la IZDA., buscar portillo que se dejará cerrado.

7,7

1708 Giro a la IZDA., para subir a la caseta del Cerro de Huesa.

8,6

1800 Caseta de vigilancia y MEDIA VUELTA.

9,5

1703 Seguimos al frente, SPP.

10,8

1648 Cruce de caminos. Fuente. Giro a la IZDA.

11,8

1531 Enfilamos al N, a la DCHA. Dejamos camino a la izda.

13,3

1563 H. Pinar de la Vidriera. A-317, tomad a la DCHA.

16,5

1623 Giro a la DCHA., se inicia subida al Pinar de Araceli.

17,4

1737 Recepción Pinar de Araceli. Giro a la IZDA.

21,0

1571 Debemos estar junto al coche.


206

CAMINOS de la BICI

R24. Pinar de la Vidriera y Hoya del Espino [20 km / 600 m / 80 % T] El pinar de la Vidriera o del Duque es una enorme finca que fue del Duque de Alba, y donde hace mucho tiempo hubo una vidriera aprovechando que era sitio de madera y que la de Castril era un éxito. Hoy no se sabe dónde estuvo la vidriera famosa, pero sí que ha quedado un pinar enorme y hermoso que podemos recorrer de mil maneras, en bici nosotros, y en coche, o mejor andando, el que lo quiera. La ruta 24 recorre la parte que queda justo al Norte de la Sierra de Guillimona, o si se quiere a la izquierda de la carretera que va de la Puebla a Santiago, A-317, una vez rebasado el Puerto del Pinar. La variante 24b recorrerá la zona que queda a la derecha, pero se la tendrá que hacer cada uno.

Pinos de gran porte.

Cortijo Nuevo.

Buen firme en algunos tramos.

Llegaremos como sea al Pk 74.2 de la A-317 que va de la Puebla a Santiago. Aparcamos, y veremos a nuestra izquierda y abajo, si no lo hemos visto antes, un cortijo grande de ventanas rojas que se llama Cortijo Nuevo. Preparamos nuestras bicis, ponemos a cero el cuenta distancias y tomamos un camino ancho, llamado camino del Pinar del Duque, que baja a un puente llamativo para ir al cortijo. Enseguida estamos en el cortijo. Seguro que pararemos en el mismo y en el puente que encontramos antes; hoy puede ser ruta de muchas paradas. El paisaje de hoy, como indica su nombre, van a ser pinos, y muy buenos pinos; veremos muchos piornos que en mayo están preciosos vestidos de azul, hay mucho berberis, o agracejo, que si pillamos en flor o en fruto están mejor, las retamas dan una nota amarilla por primavera, y muchas más plantas de interés y de colores. Los caminos son en general muy buenos, pero el agua hace barro y los vehículos hacen roderas, ni uno ni otras son buenas para la bici. Si ha llovido hace poco habrá que abstenerse o ir preparados. Pero en general están muy bien los caminos.

Nosotros vamos a subir por el barranco Hoya del Espino. A casi 1 km de la salida y cuando tenemos una construcción a nuestra derecha y el camino gira


Ruta 24: Pinar de la Vidriera y Hoya del Espino

207

hacia ella, nosotros seguimos al frente por una senda que apenas se distingue, pero que va más o menos por el centro del barranco, siempre en dirección SWW. Pasamos por debajo del cortijo de la Hoya del Espino y sus cercas para manejar el ganado, y seguimos. En el km 4 y a 1730 m nos encontramos con un cortijo, parte en ruinas, y un camino que baja del Pinar de Araceli a nuestra derecha. El camino nuestro si- Cabecera del Barranco Hoya del Espino. gue subiendo con la indicación “al Árbol del Ahorcado”, que habremos visto a nuestra izquierda sobre una cuerda serrana y que pronto enfilaremos. Justo cuando lo enfilamos, a nuestra derecha hay un camino de menos categoría y con portillo, que cuando bajemos de la horca tomaremos. Si alguien quiere puede esperarse aquí, pero da lástima perderse las excelentes panorámicas y las praderas que se extienden bajo las laderas de la Sierra de Guillimona.

El Árbol del Ahorcado.

El Árbol del Ahorcado es un pino que fue enorme y hoy, ya muerto y casi derruido, ofrece bonitas siluetas contra el cielo; en sus cercanías hay otro pino, vivo y categórico, que no podemos dejar de disfrutar. El camino sigue hasta un depósito de agua y poco más allá, algún mapa indica senderos que atravesando el barranco de las Yeguas y luego el de los Encomendadores llegarían a la carretera de La Losa a Santiago, justo a la Fuente de los Pastores, en unos cinco kilómetros ignotos.

Un pino majestuoso para ver.

Nosotros nos bajamos los 900 m de distancia hasta el portillo que dijimos; también baja a nuestra izquierda el barranco de Tovilla, recién nacido. Dejamos la pista principal, cruzamos el repetido portillo, abriéndolo y cerrándolo, y


208

CAMINOS de la BICI

nos encaminamos al Este para subir a una caseta de vigilancia a 1830 m de altura, en el Cerro de Huesa, desde donde veremos casi todo lo que queríamos; aquí es donde luce un mapa. La subida es dura, pero ya que estamos tan cerca no hay otro remedio. En primavera la subida es como una alfombra verde que hace zigzag.

Pinar de la Vidriera

Pinar de Araceli.

Sierra de Guillimona.

Piornos azules y pinares.

Desde el mirador de la caseta veremos nuestro camino. Lo bajaremos vertiginosamente, y en menos de 1000 m nos desviamos a la izquierda, por la pista principal, al NW. Ahora, casi 2000 m de hermosa bajada y llegamos a una llanata o prado, con fuente, tornajos metálicos y cruce de muchos caminos. Seguro que hay que cargar agua, lo dice la Ley del Verano. Según veníamos a la derecha, al SE, y por el repetido camino del Pinar del Duque subiríamos a las cabañas de Araceli; si seguimos al frente, al NE, llegaríamos enseguida a la A-317. Pero nosotros nos revolvemos a la izquierda para bajar al barranco de Tovilla y tras unos 900 m de bajada doblar a la derecha y subir hacia el hoy hotel del Pinar de la Vidriera, antes cortijo del Pinar de la Vidriera, a unos 1500 m de pinares, piornos, retamas y cosas más difíciles. Desde la casa del Pinar se pueden hacer muchas cosas, quedarse, tomar algo si está abierto, recorrer los senderos que por allí anuncian, descansar o seguir carretera abajo. A 3 km en recto y a 7 km siguiendo las curvas que bajan 850 m, está el puente que une Granada, o Huéscar, con Jaén, sobre el Arroyo Frío, que es el río que separa lo que el puente une. Río abajo pronto se llama Zumeta y a la derecha sería Albacete. Confluencia interesante, pero dura para la bici y para hoy. Lo mejor, hoy y con bici, es tomar la A-317 hacia la derecha y subir suavemente 3 km hasta que una pista a la derecha dice que nos sube, duramente, al Pinar de Araceli, con restaurante abierto y cabañas de alquiler, que vale la pena ver. Si alguno estuviera harto de caminos de tierra y de orientarse, la carretera, casi a cota en unos 6 ó 7 km nos llevaría al coche.


Ruta 24: Pinar de la Vidriera y Hoya del Espino

209

Una vez vistas, y si se quiere, recorridas, las cabañas que se extienden en una gran zona de preciosas vistas y rincones, debemos tomar otra vez el camino del Duque, que se ve saliendo de la recepción del complejo, enfrente y un poco a la derecha, en ángulo agudo con el camino que hemos traído. Ahora todo es bajar entre bosques, sitios de mirar o caminillos por donde meterse un poco; dejaremos a la derecha el cortijo de la Hoya del Espino, y llegaremos al lugar que recorrimos al principio de la etapa. La cosa se está terminando hoy. Si queremos alargar el viaje, desde el Pinar de Araceli, podemos atravesar la zona de cabañas, hacia el Sur, mirando a Guillimona y tomar el camino que anuncia al “Árbol del Ahorcado y la Cueva de la Bella Lola”, bajaremos a la Hoya del Espino, por donde vinimos, y por su barranco descenderemos hasta el coche. Una salida del Pinar de Araceli.

De cualquier manera, la ruta ha terminado. Esta zona del Pinar de la Vidriera es tan desconocida para tantos y tan hermosa, y tiene tantos caminos, y por suerte abiertos, que la ruta recién hecha te habrás dado cuenta de que es sólo una de las muchas que por aquí caben. Esta sierra tiene muchas vueltas. Al norte de la A-317, todavía quedan caminos que recorrer que siguen siendo de la comarca y algunos quizá se metan por Albacete, pero en esta guía hay que poner fin a algo que es ilimitado, tenemos que parar en algún sitio. Esperamos que cada uno haya aprendido a disfrutar y a encontrar caminos nuevos.

Cortijo de la Hoya del Espino.

Sierra de Guillimona.


Epílogo

211

EPÍLOGO a las RUTAS Y hasta aquí las rutas que nos propusimos para este libro. Conforme las poníamos en claro y las rehacíamos, hemos vuelto a comprender que los caminos de la bici son innumerables, que entre cada dos caminos, entre cada dos opciones, hay un tercer camino. Y además, que es difícil decidir la bondad de cada uno. Así pues, ahora resulta que quedan muchas más rutas que las aquí propuestas. Esperamos que este librito haya servido, en algunos casos, como un libro iniciático, y que ahora cada uno y cada día que se monte en su bicicleta, sea capaz de hacer un camino nuevo lleno de horizontes bonitos. Que así sea. Dicen que dijo Nietszche que “la verdadera belleza se halla en lo imperfecto”. Vaya esto como excusa de tantas erratas o fallos como se nos puedan haber escapado.


CAMINOS de la BICI

212

APÉNDICE de TOPÓNIMOS Abasto, cortijo de Debe llamarse así, por acumularse en este sitio la provisión de bastimentos, víveres y demás elementos del sustento, para las obras del Canal de Carlos III. Acequia de la Virgen Viene desde la Cueva del Agua, a unos 1500 m sobre el mar en la cara Sur de La Sagra y atraviesa todo CampoFique para ir a regar los campos de Torralba. Debe su nombre a pasar por la ermita de la Virgen de la Cabeza. Acequia de Montilla Trae el agua a Huéscar desde la Fuente de Montilla, a 1500 m sobre el nivel del mar en la cara Sur de la Sierra de Guillimona. Fuente que está en la cuenca del río Raigadas, o río Seco, y debía verter por tanto en ese río para llegar al pantano de San Clemente, técnicamente en dicha fuente tiene su verdadero nacimiento el río Guardal. Trasvasada en el siglo XVII, puede observarse el instante del trasvase cuando atraviesa la carretera, justo en los Collados de La Sagra, entre La Sagra y Guillimona. Aceral Colectivo de arce, en la nomenclatura de Linneo "acer". Es decir, sitio con muchos arces. Aguas Potables Instalaciones para proporcionar el agua potable a Huéscar en los años cuarenta del pasado siglo, siendo alcalde D. Manuel Rodríguez Penalva y modernizadas siéndolo D. Manuel Guerrero Abellán. El proyecto y dirección de la obra se debe al ingeniero D. Vicente González, que realizó ambos de forma gratuita. Alcántara En árabe, puente. Por lo que decir puente de Alcántara es un pleonasmo, es decir, una repetición.

Alcantarilla Diminutivo de alcántara, puentecillo. Se usa frecuentemente para denominar los pasos de agua de las cunetas por debajo de caminos y carreteras. Aljibe Depósito de grandes dimensiones, cubierto y construido artificialmente, destinado a llenarse del agua de la lluvia o de alguna acequia, para su almacén. Almontaras Mezcla de latín y árabe, lugar con vegetación de monte, pero en terrenos llanos. Anastomosis Subdivisión y unión posterior de algún conducto u órgano. En nuestro libro lo usamos cuando un camino se bifurca, plantea la duda, y al rato los vemos que se unen. Antropizar Introducir en un paraje natural elementos humanos como caminos, casas, acequias, o carteles publicitarios, haciendo que el paraje pierda su virginidad prístina. De “antropos”, hombre. Arance Debe ser un apellido. Arboleda perdida, La Título de un libro de Rafael Alberti, que en Castril da nombre a una arboleda sobre el túnel que cubre el río, inmediatamente antes de la Cerrá. En un cartel se reproduce parte del texto, precioso, del discurso de D. José Saramago en la recepción del Nobel. Argar Del árabe: cueva. También es el nombre de un yacimiento almeriense que dio nombre a una cultura de la edad del cobre, de la que tantos restos hay por aquí, como Castellón Alto en Galera, y tantos otros.


Apéndice de topónimos

Argárico Relativo a la época del Argar. Por ejemplo, el poblado y la cultura de Galera cuando los hombres vivían en Castellón Alto. Asperillas Se usa para denominar a las cuestas que se hacen duras, o ásperas, a la subida. También es un planta olorosa de la familia de las rubiáceas. Atalaya de cerro Trompeta El que una atalaya deba verse desde al menos otras dos obligaba a que en este cerro de CampoFique hubiese una, aunque hoy día estuviese destruida y, en efecto en la cumbre del cerro se han observado restos de la atalaya que faltaba. (Mariano Martín). Atalaya de Fuente Amarga El nombre de amarga, que también podía ser hedionda, se debe al carácter sulfuroso de algunas aguas que por aquí nacen o nacían.

213 Barbatas Nombre de raíz romana o prerromana, barb, como Barbastro. Barbatus debía ser nombre de persona. Barranco de los Encomendadores Debe referirse a los comendadores de la orden de Santiago o incluso del Temple que abundaron por estas tierras en tiempos de reconquista. Berberis vulgaris, o agracejo Arbusto caducifolio y con grandes y disimuladas espinas, que abunda mucho en nuestras sierras. Precioso con su abundancia de diminutas flores amarillas, o cuando después se convierten en bayas moradas. Se usa mucho en jardinería. Bermejo Rojo, rojizo, bermellón, etc. Color que da nombre a barrancos, sierras, ríos, etc. Berruezo En LaRed sólo aparece como apellido.

Atalaya de la Encantada Sustituye al castillo almohade cuando éste es definitivamente tomado por el Reino de Granada al de Murcia.

Bravatas Igual que decir Barbatas. Aparte de significar bravuconadas o frases amedrentadoras.

Autedia En esta zona llamábamos autedias a los autobuses, por ser de la empresa Autedia SA, los primeros autobuses que hicieron el servicio de Granada a la Puebla de D. Fadrique, allá por los años sesenta. Bonito ejemplo de sinécdoque o de metonimia, que no es tema tan claro. En Málaga llamaban, y llaman, “portillos” a los autobuses, y en Sevilla, “amarillos”.

Bypass Para nosotros un camino alternativo de corta longitud, como anastomosis. Al principio crea confusión y después alegra.

Badlands Literalmente, malas tierras. Tierras y paisajes de arcilla y yeso, donde dominan los cristales de yeso espejuelo, el esparto y los grandes barrancos o cárcavas. Ejemplo: la zona entre Galera, Castilléjar y la A-330. Y todas las que a ellas se parecen.

Cagasebo, cerro de Pega que sea el apodo o alias de alguien. Da nombre a un cerro próximo al principio de la rambla del Borbotón. Un pájaro de la familia de los túrdidos tiene el nombre de cagaceite, que se parece mucho a cagasebo. Calahorra Calr Horra, castillo hermoso, fortificación bonita e importante. Calle de Baza Por aquí venía antiguamente el camino de Baza, apuntando directamente, antes


214 de sucesivas alineaciones, a la Puerta de Castril donde se juntaba con el camino correspondiente, en el inicio de la hoy calle de las Tiendas. En tiempos de Isabel II, el camino de Granada a Murcia se va por Vélez Rubio y el camino de Baza se viene a Huéscar por Galera. Y la calle de Baza pasa a llamarse de Castilléjar de donde también viene. Más tarde se llamaría Morote en agradecimiento a un personaje que dotó a Huéscar de escuelas públicas. Calle Mayor También se llamó de Santa María, era la calle principal y en ella estaban las casas más importantes, de las que algo queda. Camino antiguo de Galera Dejó de usarse como camino principal de Galera en tiempos de Isabel II o Alfonso XII. Camino de Jubrena Debe su nombre a la finca de algún romano que debía llamarse Juberius y juberiana sería el sitio o finca de Juberius, y de ahí Jubrena. Al fondo de Jubrena, está el cortijo de el Villar, nombre que se daba a los lugares con ruinas antiguas, que en este caso podía ser la casa de la finca del romano Juberius. CampoFique Campo de la Higuera (Ficus), aunque hoy no se vea ninguna por aquí. También hay por aquí un cortijo llamado de las Higueras. Campos de Valentín Juan Valentín y su hijo, también Juan Valentín, eran escribanos en la Huéscar del siglo XVI, donde se hicieron muy ricos y dieron nombre a estos campos. Campos del Rey Tras las conquistas, el Rey o bien donaba lo conquistado, como el caso de Castril, o se lo quedaba casi todo y lo donaba poco a poco. Esta zona de Campos del Rey sería un reducto de lo que él se quedara.

CAMINOS de la BICI

Canal de Carlos III Es la obra pública quizá más antigua y desde luego más sobresaliente, de un canal de navegación y riego que discurriría desde las Fuentes del Guardal hasta los campos de Cartagena y Cabo de Palos. Pensado ya en tiempos de Enrique IV, antes de concluir la Reconquista, quedan a la vista obras de los tiempos de Carlos I, los Pilares. De la Real Cédula de su Majestad D. Carlos III, aprobando la propuesta de D. Pedro Prádez para continuar su construcción, en 1774, se recoge que su anchura será de 21 pies (5.85 m), el fondo de siete a ocho pies (2.09 m) y su longitud incluyendo los dos ramales 92,75 leguas (516 km). Incluye dicho proyecto el trasvase, en cabecera, del Castril al Guardal, así como la reconducción de muchos otros cauces y la construcción de ingentes obras de fábrica incluidas enormes esclusas y una anchura de 50 varas (41.7 m) a cada lado para servicios, caminos y arboledas. Para todo habría un plazo de diez años. Intermitencias, presupuestos, problemas técnicos y el signo de los tiempos dejaron el proyecto en el camino. Cañada Puede referirse a una zona de tierra alargada comprendida entre dos alturas próximas y no muy altas, y también es un paso de ganado trashumante de 90 varas de ancho, unos 75 m. Cañada Ferrer Ferrer, apellido que da nombre al cerro, a la atalaya, a la cantera, a una cañada y a un cortijo, al menos. Cáñamo Es la planta (Cannabis sativa) y la fibra que de ella se obtiene. Desde muy antiguo hasta hace muy poco fue una de la fibras más utilizadas, para vestidos, cuerdas, papel, velas de barco, etc. En todas las vegas de Galera se producía casi en monocultivo. Las fibras artificiales y sus posibles usos estupefacientes erradicaron o prohibieron su producción. Los cañamones, con los que se


Apéndice de topónimos

hacen las secas de Huéscar, son el fruto o la semilla del cáñamo. Capellanía Nombre de un cortijo que en su día se destinó a costear los gastos de un capellán que debía de rezar cuantas misas pudiese por el alma del donante. Carrefour Cruce de dos calles, encrucijada. Cárstico (Karst) Tipo de paisaje, o de terreno, en los parajes calizos, producido por la disolución del carbonato cálcico (roca caliza), por las aguas que contienen dióxido de carbono disuelto. Da lugar a la formación de dolinas, poljes, lapiaces, cañones, cuevas, estalagmitas y estalactitas, etc. Y a un aspecto muy particular de las rocas superficiales debido a la erosión diferencial. También se da en yesos. Castellón Prominencia o elevación del terreno, de paredes casi verticales y más o menos llano en su parte superior. En muchos casos se aprovechaba la parte superior para asentamientos primitivos que allí tenían más fácil la defensa. Buenos ejemplos son el Castellón de las Ollas al Norte de La Sagra o Castellón Alto en Galera. Castellón Alto Pueblo argárico, excavado y puesto en valor en Galera. De visita imprescindible. Castellón de las Ollas Llámase así por los restos de cerámica que se hallaron por allí, por eso queda mal llamarlo de las Hoyas. Allí hubo un castillo almohade primero, castillo de Mirabet, y luego de la Orden de Santiago, u “orden cana”, que fue destruido por Ismail I. Cuenta una leyenda árabe que había por allí un olivo que florecía y fructificaba una vez al año, pero en un solo día las dos cosas. Si se mira desde la ladera norte de La Sagra y desde cierta altura, de modo que se vean la

215 muela de los Mirabetes y la muela del Castellón de las Ollas, puede observarse que en realidad son los estribos de un anticlinal desventrado por los tiempos geológicos. Castilléjar Castilleja o castillo pequeño, al que los curas de Toledo en el XIX añaden una 'R' final para que 'suene' mejor. Castillo almohade En la sierra de Úscar, hoy de La Encantada. Primera manifestación tangible de la existencia de Huéscar. Hoy está en ruina y difícil de ver desde lejos si no se conoce, pero de acceso relativamente cómodo por el barranco de la Mala Mujer, en la parte norte de la sierra. Está justo en la parte más elevada de dicha sierra. En una de las muchas refriegas que tuvieron lugar en torno de este baluarte se usó en España por primera vez la artillería de pólvora. Castillo de los Mirabetes Castillo árabe que estuvo sobre el Castellón de las Ollas. Véase Castellón de las Ollas. Centenares Se llamaban así a los terrenos o zonas donde se cultivaba el centeno. Central fotovoltaica Instalaciones donde la energía de los fotones de la luz del Sol se transforma en corriente eléctrica cuando incide sobre unas placas formadas, entre otras cosas, por silicio, donde se produce la transformación maravillosa de la luz en corriente eléctrica mediante el llamado efecto fotoeléctrico, que tanto cambió la concepción del mundo. Central termosolar Centro de producción de energía eléctrica, en el que la energía solar se concentra mediante espejos para calentar un fluido que calentará el agua, cuyo vapor moverá unas turbinas y éstas un alternador que producirá la corriente eléctrica gracias a la magia, a la inducción, de Faraday.


216 Cerrá o Cerrada En Castril se usa mucho este término para denominar los pasos estrechos que se ha abierto el agua para atravesar una pared rocosa. Son bonitos ejemplos la Cerrá de Castril, debajo de la Peña, la cerrá del Buitre, la de la Malena, la de Túnez. Todas éstas en orden según nos acercamos al nacimiento. Cerrá de la Malena El agua del barranco de la Magdalena, próximo a su desagüe en el río Castril se abre paso por una grieta abierta en los estratos verticales que contornean la margen derecha del río. Esto forma un tipo de paisaje maravilloso, el agua que sale por una grieta de la pared vertical cae sobre una poza, de bonitas formas y en un entorno encantador. Cerro del Cubo Puede que se llame así por la forma de un cubo de arena derramado visto desde el Norte. Cerro del Tonto Debió de haber por aquí un tonto famoso en tiempos antiguos, ya en el XVII o XVIII. Chaparral Zona, o bosquete, formado por encinas de corto tronco, carrascas o chaparros. Charcas de Valverde Recuérdese la película “Horizontes de Grandeza”. Cigarral La finca perteneció a, y la casa tiene escudo de, el barón de Belpuig. Lo de Cigarral debe ser a imitación de los cigarrales de los alrededores de Toledo. Colada (de ganado) Camino para el paso de ganado inferior a los 20 metros de anchura. Collado Bermejo Collado es un paso montañero de una vertiente a otra de la sierra, que pasa entre dos elevaciones, y bermejo es el

CAMINOS de la BICI

nombre de tal collado debido posiblemente al color rojizo de las rocas o tierra de por allí, o algún otro elemento de tal color o parecido. Con este nombre hay uno en el inicio de la ruta del río Borosa en Cazorla. Collados de La Sagra En el collado que pasa de la cuenca del Barbatas a la del Raigadas, por entre la sierra de La Sagra y la de Guillimona, hay dos cortijos llamados collado de Arriba y de Abajo. El hotel y restaurante allí instalados tomaron de ellos el nombre. Convento de las Dominicas Está aquí desde el siglo XVI, fundado por la viuda de un militar de Carlos V y en el terreno de unas casas moriscas cedidas a la fundación por Felipe II. Convento de San Francisco Los franciscanos se establecen primero en la ermita de San Sebastián (donde ahora está la de La Soledad) hacia 1610 ó 1612, hasta que construyeron el convento definitivo. Hubo en éste hasta 40 frailes y dieron clases de Filosofía y Teología. El convento abandonado vino a ruina y ahora está restaurado y pendiente de uso como Centro de interpretación de la oveja segureña. Convento de Santo Domingo En 1585 cubren la nave de la iglesia, y siempre fueron pocos frailes. Las dominicas habíanse instalado con anterioridad en Huéscar. Luego se usó como teatro, y en 2011 está transformado en un teatro moderno próximo a ser inaugurado. Cordel (de ganado) Paso agropecuario que no llega a los 37 metros de anchura. Corral de las pinturas Maravilloso escenario entre la Hoya del Ortigal y la Fuente del Segura, con unas vistas excelsas al valle del Guadalquivir sobre el pueblo abandonado de los Centenares. La razón de su


Apéndice de topónimos

nombre nadie supo explicármela, quizá quedaran por aquí algunas pinturas rupestres. Hoy le llaman también Mirador de Juan Bueno. Cortijo de Aro Otro cortijo con nombre de apellido. Cortijo de Bacocha De la familia "Bachocco", familia genovesa dedicada al negocio de la lana que tanto representó en Huéscar. Cortijo de Cucurujíl Cucurujil, en árabigo, querría decir 'el de Cucurius' y Cucurius era Cogollos de Guadix, así pues Cortijo de Cucurujil es como decir cortijo del cogolludo. Cortijo de El Villar Villar era un nombre que se daba a los sitios donde había ruinas antiguas, podían ser la ruinas del la villa del romano Jubrerius (véase Jubrena). Cortijo de Felín Nombre árabe. Cortijo de la Memoria Cortijo que en su tiempo fue donado para que con sus frutos se dijesen misas 'en memoria' del donante. Revertirían a propiedad particular cuando Godoy, valido de Carlos IV, consiguió que todo este tipo de bienes revirtieran al Estado aprovechando que con la Revolución Francesa se le habían puesto feas las cosas a la Iglesia. Cortijo de la Señora Puede referirse a una señora de muchos bienes, más que a la Virgen de la ermita próxima. Cortijo de La Torre Debió haber una atalaya mora por esta parte. Cortijo de las Monjas Como tantas otras veces sería una finca cedida a las monjas, o gravada con un censo, para el dicho de misas por el alma en pena de quien la donara.

217 Cortijo de las Teas Puede ser un recuerdo de una serrería de pino tea. Cortijo de los Canónigos Finca dejada a la diócesis y administrada por canónigos, para que le dijeran misas al donante. Estas fincas pagaban un canon o censo para dicho fin, censo que era redimible con dinero. Cortijo de Malaño Se puede pensar que hubo algún año tan malo en esta zona que diera nombre al sitio. Cortijo De Maza Era uno de los cortijos de los Maza de los Hinojosa, familia huesquerina importante en el siglo XVI de quienes también era la Casa de Maza, en la placeta a la que da nombre, casa con portada y escudo dignos de señalarse y verse. Cortijo de Serrabona Los Serrabona fueron una familia del Rosellón, que por el siglo XVII, no aceptaron el cambio de dominación, se vinieron a España y en cierta manera fueron compensados por lo perdido en Francia. Luego emigrarían a Vélez Rubio. Cortijo de U Se llama así este cortijo por los antiguos submarinos alemanes “U”. Cuando éstos estaban de moda vivía en este cortijo una familia de 16 hermanos, tan destructivos como los famosos submarinos. Cortijo del Cura Otra vez la cesión de una finca para estipendio de las misas de difuntos. Cruz de Charrito Cruz sobre un montón de piedras próxima a la Virgen de la Cabeza. Lo de arrojar una piedra y rezar una oración es una costumbre antigua y semita, que aún se conserva en algunos sitios de oriente, como en La Meca. Charrito fue un correo que llevaba a Madrid la correspondencia por este antiguo camino


218 y fue asaltado, robado y muerto al poco de salir de Huéscar hace ya años. Cuesta de las sabinas Quizá en otro tiempo estuviese bordeada de tantas sabinas, que le dieron nombre. Hoy no se ve ninguna subiendo y sí hay dos pobres enebros, al borde de la carretera, pero ya en el llano. Cueva de los Ruices Otra vez un apellido dando nombre a un sitio. Junto al río Castril, algo más abajo del Puente Duda. Cueva del Agua Situada en la ladera sur de La Sagra a unos 1500 m de altura entre los cortijos de Girón y el de la Cueva del agua. Si se encuentra y se franquea la puerta que la cierra, al fondo de la gran cámara que la forma discurre un río con agua que da gusto verlo (si se lleva linterna) y que a la salida llaman acequia de la Virgen. Cul de sac Literalmente culo de saco, se ve fácil. Se usa para nombrar a aquellos caminos o calles que no tienen salida, como la calle del Argelejo en Huéscar. Debajo las Huertas Lugar de cita para duelos o peleas entre zagales en años antiguos, quedaba por el camino que se inicia cerca del tanatorio y hacia el río. Descarte Lugar por donde una acequia o conducción de agua, se desprende del agua que le sobra. En Huéscar, depresión enorme, y digna de verse, que produjo la erosión de las aguas del descarte de las fábricas de harina del camino de Las Santas. Dicha depresión queda próxima al río Barbatas. Dolina Depresión que se produce en los terrenos cársticos, cuando se hunde el terreno debido a que el subsuelo había desaparecido por disolución. Las

CAMINOS de la BICI

nuevas suelen tener forma cónica, y las antiguas están muy deformadas, sus dimensiones son muy variables, y los paisajes que forman resultan muy vistosos. Abundan en Sierra Seca. El Toyo de sierra Bermeja es otro ejemplo, espectacular. Duda o Dúdar Pedanía de Huéscar con nombre de origen íbero, por lo que debería ser Dúdar, como Cúllar, Júcar o Úskar. El Cigarral Finca que fue de los señores Ladrón de Guevara cuyo escudo se conserva en la fachada de la casa cortijo, que después perteneció al Marqués de Corvera. El Humilladero Se colocaba un crucero en la salida de los caminos importantes, en este caso el que iba hacia la Puebla. Se trataba de una invitación al rezo, quizá de rodillas y de ahí venga lo de la humillación. El Rincón de las Ánimas Contaba un inglés que por aquí vagaban las almas de moros y/o cristianos muertos en una terrible batalla que ningún indicio histórico confirma. Cerca del cortijo de Cucurujíl. El río que nos lleva Novela maravillosa y de lectura imprescindible que escribiera para nuestro deleite D. José Luis Sampedro. Trata de la vida de los gancheros que bajaban las maderadas por el Alto Tajo, pero dice muchas cosas de la vida en general. Enebro Juniperus vulgaris, arbusto muy abundante en nuestras sierras, inconfundible por su porte, color y sus cortas acículas, hojas en forma de aguja. Sus frutos o gálbulos, se usan como condimento y sobre todo para la aromatización de la ginebra. En francés, enebro es genevrie, y de ahí ginebra. Según el estado de maduración, morder una enebrina recuerda perfectamente al gintonic.


Apéndice de topónimos

Engalabernadas Dícese de dos casas contiguas, unas de las cuales tiene una habitación, o más, dentro de la otra casa. Dícese, también, de dos situaciones de la vida que se encuentran demasiado mezcladas. Ermita de El Ángel Debía estar alineada con la calle del Ángel, pero no. Se trata del ángel custodio que acompañaba a los viajeros en el camino a Madrid que por aquí empezaba. En los tiempos sin coches se decía: 'vámonos ya, que van las bestias por el Ángel', para meter prisa y dando a entender que ya habían partido las caballerías para volver a los cortijos en los días de mercado. Ermita de San Juan La Soledad de ahora fue antes ermita de San Sebastián, patrón que libraba de toda clase de pestes o epidemias malas. Ermitas En todas las salidas del pueblo había una ermita, del Ángel yendo a Castril y Madrid, de San Bartolomé en la Boja camino de Las Santas o de la Puebla, de Santa Quiteria en el camino ancho que baja para las cuevas, de San Cristóbal en la continuación de su calle hacia Galera, y la de San Sebastián (hoy de la Soledad) y la de San Juan yendo a Castilléjar o, antiguamente, a Baza. Escollera Muro construido por acumulación de materiales sueltos. En nuestro caso, se usa para referirse a presas como la de San Clemente, hecha por este procedimiento. Es un tipo de presa de gravedad. Otras pueden ser de arco o de bóveda, pero ya no podrán ser de materiales sueltos. Fábrica de la Luz de los López Aprovechando la energía del agua de la segunda acequia que sale de FuenCaliente por la izquierda, en el siglo pasado unos López propiciaron un salto de agua e instalaron una pequeña central eléctrica hidráulica. Se conserva el

219 acueducto con muchos arcos que lleva el agua en el último tramo, la casa del alternador y el alternador mismo. Fábrica de las lanas Fundada por un Dueñas de Baza a finales del XIX, la edificación es de estructura metálica y era un lavadero de lanas a pesar de sus tres pisos. Después ha sido granja de pollos y marranos, y ahora se merecería una puesta en valor importante. Falso llano Son esas cuestas que parecen horizontales, o esos llanos que sin parecerlo van para arriba y que en bicicleta acaban haciéndose tan cansinos. Ferrer Otro nombre de apellido que da nombre a un cortijo, un monte y en este caso una atalaya. Fresnedilla Si fresneda es el colectivo de fresno, fresnedilla será un pequeño bosque o agrupación de fresnos. Nombre de una finca que hay en el inicio del descenso del río AguaMula. FuenCaliente Surgencia de agua procedente del acuífero de los llanos de la Puebla de D. Fadrique, que forma una especie de lagunilla o embalse donde aprendió a bañarse y a nadar tanta gente de la comarca. Dicen que el que la temperatura de salida del agua sea la misma en invierno que en verano, hace que en invierno parezca caliente la que en verano es realmente fría. Fuente Alta Una de las fuentes del Guardal, se trata de una cueva donde pueden entrar dos personas a la vez y erguidas, en cuyo fondo y con linterna se puede ver un lago sin fin. Lo normal es que no salga agua de tal fuente, pero cuando las fuentes revientan, el agua sale a presión llenando toda la cueva, lo que constituye un espectáculo increíble.


220 Fuente Amarga Uno de las muchos manantiales más o menos hediondos que abundan en los terrenos salinos, sulfurosos y sísmicos de la zona del Guadiana Menor Fuente de las Yeguas Era común en tiempos de antiguos la cría de caballos por estas tierras. Fuente de Montilla Véase Acequia de Montilla. Galapán Palabra inexistente en el DRAE, pero que en la sierra de Segura denomina al pino más grande de tal sierra; se precisan 4 ó 5 personas para abrazar su tronco, está próximo a D. Domingo y regularmente indicado en la pista de la Matea, entre D. Domingo y Hernán Perea. Desde lejos no parece tan grande. GPS Sistema de Posición Global, que mediante un aparato, un programa y unos satélites colocados a 20000 km de la Tierra, te permiten saber dónde estás y por dónde ir. GR-7 Sendero de gran recorrido, que une el Puerto de El Pireo, en Grecia, con Tarifa en España, atravesando la comarca de Huéscar entre otros sitios, en sus 4000 km de recorrido.

CAMINOS de la BICI

Guillamón que se da en Murcia y trocara en 'i' la 'a'. Hernán Perea Don Hernando, era Adelantado de Cazorla, y murió luchando cuerpo a cuerpo contra los abencerrajes en el Pago de Tubos, empezando a bajar al río Castril, por el actual acceso al Parque. Da nombre, también, a toda la zona alta y más o menos llana a ambos lados de la pista de la Matea que va de Santiago de la Espada a Vadillo Castril por lo alto de Sierra Seca. Hiniesta Es una especie del género genista, planta de poca altura que pone de amarillo y perfuma la primavera, muy abundante en torno del pantano de S. Clemente y en muchos otros sitios. Es confundida, por ser las flores amarillas y de primavera, con las distintas retamas, gayombas e incluso con las aulagas. Pero no son lo mismo. Hoya Yuza Yuza es el apocarístico de Yusuf (hijo). Debió ser esta hoya del hijo de alguien. Hay quien la llama Holluza, como despectivo de Hoya, o quizá digan olluza, por olla despreciable. Humilladero Véase El Humilladero.

Guadalquivires Libro publicado por la CHG en 1977, y agotado hace mucho tiempo, donde en un gran artículo D. Vicente González Barberán, entre otros aspectos del Guadalquivir, trata científicamente de su verdadero y discutible nacimiento.

Jabalcón Montaña del sulfuro de manganeso. De Jabal (montaña) al- khul. Aunque no haya sulfuro de manganeso por aquí. Quizá fuese el camino que venía por el Guadiana Menor y por donde llegaban esas materias; dicho sulfuro de manganeso servía como cosmético.

Guardal Hasta no hace mucho Guadix Hardal, río de no sé qué planta.

Jubrena Origen romano, de juberis-ena, finca de Julius.

Guillimona Puede venir de Guillén, Guillermo o Wilhelm que al fin y al cabo es todo lo mismo, o de una señora de apellido

Juniperus thurífera Género y especie de la sabina milenaria de la sierra de María. Literalmente: enebro que porta olor.


Apéndice de topónimos

La Encantada Como otras leyendas de origen navarro, trata de una lamia, personaje maléfico, bella y hechizante que cada 24 de Junio salía de la cueva y peinaba al sol sus cabellos de oro. La Losa El nombre puede deberse al aspecto de losa que tiene el Mirabete. La Matea Una señora de tal nombre se lo traspasó a este caserío de Santiago de la Espada. La Portilla Nombre derivado del apellido Portillo. La Sagra Ver Sagra. La Victoria En Noviembre de 1569 un cura que está a punto de decir la misa en el Convento de Santo Domingo ve a más de cinco mil moriscos de Galera dirigidos por El Maleh que se aprestan a tomar Huéscar por esta zona que ahora es el camino de Las Santas, rápidamente avisa a la población y entre ésta y unos veinte caballeros que partían para Orce y que se vuelven, alcanzan la victoria sobre los que intentaban invadir Huéscar. En memoria se decía todos los años una misa en el lugar y se exhibía el gabán, capa, que El Maleh había perdido en la batalla. LaMienta Extraño topónimo. Puede que 'Mienta' fuese el mote de alguno de sus antiguos dueños. Las Hazadillas Debía ser Sacedillas porque hubiera muchos sauces, aunque no se vea agua ahora. Ley del verano Rellenar el agua siempre que haya a mano. Es una buena costumbre para no quedarse seco en esos viajes de calor y largos.

221 Lézar Topónimo de origen íbero que se repite en bastantes sitios de España y en varios de la Sierra de Castril (Puente, Cañada y Puerto). Los Guijarros Otro apellido. Madroñales Plural del colectivo de madroño. El madroño es un arbusto o árbol de poco desarrollo, hoja perenne y que da unos frutos esféricos formados por granitos de color rojo y amarillo y comestibles, muy buenos, y una suerte encontrárselos en el monte cuando se están desgajando las madroñeras. Maitena Nombre del bajo imperio romano como todos los terminados en -ena, como Jubrena, Mairena y tantos otros. Marmolance De lance que significa sitio y mármol que es carbonato cálcico, de aquí salió el mármol rojo de la Portada de la Colegiata de Santa María y de la chimenea de la Casa del los Abades, entre otros. Meandros Curvas, a veces exageradas, que hace un río, o curso de agua, cuando transcurre por terrenos llanos. Mesa Formación geológica consistente en una elevación del terreno que culmina en una superficie plana y con bordes abruptos, frecuente en los terrenos áridos y debida a procesos de erosión diferencial. Ejemplos: la Muela de Vélez, la Mesa de los Toros junto al río AguaMula, o el Castellón de las Ollas. Mirabetes Organización de monjes-soldado árabe, cuya estructura se copiaría por los cristianos cuando las Cruzadas, dando lugar a las órdenes militares como la del Temple, Malta, etc. También se llamó Mirabetes a toda la zona de la ladera sur de la Sierra de Guillimona,


222

CAMINOS de la BICI

al castillo que había en el Castellón de las Ollas, a un cortijo que queda sobre la Fuente del Maguillo, y a la pareja de muelas que asoman cerca del puerto de La Losa y que desde tantos sitios se ven. En uno de los Mirabetes actuales se pueden encontrar los restos de unos atanores, o tuberías verticales.

mulo de piedra y rocas. Excavadas a principios del s. XX habían sido expoliadas con anterioridad. Recientemente puestas en valor, y visitables.

Molata Ciudad íbera entre la Puebla y Almaciles, yendo a la izquierda, que se llamó Arquislaquis.

Pago Terreno que riega una acequia.

Molino de las tres piedras Molino de harina a la salida de la Cerrá de Castril, que debía tener tres piedras para la molienda y que hoy es un hotel rural. Molino del Paso El Barbatas debía de tener por aquí un buen paso, que dio nombre a este molino de harina que movía el agua de FuenCaliente y que hoy el matrimonio AlvarNuño ha transformado en Hotel Rural de categoría más que encomiable. Montilla Otra vez un apellido dando nombre a un sitio. Primero la gente toma el nombre del sitio del que vienen: Gallego, Vizcaíno, Serrano, para acabar a veces dando nombre al sitio donde llegan. Morote Diputado cunero de la zona de Huéscar en el s. XIX. Propició la creación de las Escuelas Graduadas de Huéscar. También es responsable de la carretera de Huéscar a La Puebla, adonde hasta entonces se iba por la carretera que hoy llamamos camino de Las Santas. Muela Similar a una mesa en geología. Véase mesa. Necrópolis de Tútugi Se encuentra en Galera y es la necrópolis ibérica más grande de España, 130 tumbas de cámaras cuadradas con columna central y cubiertas de un tú-

Ortigal Terreno cubierto de ortigas, como pinchal es terreno de pinchos.

Pago de Tubos Terrenos y poblamiento que se riegan con el agua de la fuente de Tubos. Y Tubos por la abundancia de roca tobácea. Panamá Oscense Título de un libro escrito por un notario de Huéscar donde se recogían las apropiaciones que se hicieron de las tierras comunales en el siglo XIX; casi todas las fincas de pinos eran entonces de propiedad municipal, y las lindes variaban con tanta rapidez e indefensión como estaba pasando en Centroamérica a propósito de la creación de Panamá. El mencionado escritor hubo de salir por piernas de estas tierras. Panta rei Frase atribuida a Heráclito (500 a.C.) traducible como todo fluye, o todo cambia o nada permanece, relacionada con aquello de no poder bañarse dos veces en el mismo río, que puede dar lugar a toda una filosofía o forma de ver la vida. Parpacén Barbacena, las tierras de un Barbatus. Donde cuenta la leyenda que bautizaron a Las Santas, lo que hizo llamar río Santo al río que de aquí sale. Debe existir un puente de piedra sobre el dicho Río Santo, o cerca, que yo no encontré. De la villa del romano Barbatus quedan por aquí abundantes restos de cerámica rota. Era costumbre en el bajo imperio romano, que los romanos ricos viviesen refugiados en villas o cortijos rodeados de todos y de todo lo suyo.


Apéndice de topónimos

Paseo del Santo Cristo Paseo de la Mona, Paseo de Mariana Pineda, Paseo de José Antonio Primo de Rivera, se llama hoy del Santo Cristo por la Hermandad del mismo nombre y de capas amarillas. En tiempos de moros sería la Almusara, lugar inmediato a la muralla donde tenían lugar los alardes, formación de las tropas y exhibiciones a caballo, a la vez que sitio para reuniones y fiestas que dentro de las calles estrechas de las ciudades moras no tenían cabida. Paso canadiense Fosa cubierta de barras de hierro redondas o no, que el ganado no se atreve a sobrepasar; sirve para que por los caminos que atraviesan las vallas no pueda escaparse el ganado, aun estando la valla abierta. Deberían llamarse pasos eclesiásticos, pues ya en la Edad Media, se usaban en las puertas de las iglesias para que las ovejas no se mezclasen con el culto. Visítese la iglesia de Zugarramurdi en Navarra. Paso de Lucía Cuando el camino que va a la Laguna de Sierra Seca cambia a la vertiente del río Castril. Lo llamamos así por las emociones que produjeron a Lucía Guarnido aquellos parajes la primera vez que los pasó. Paso del Noroeste Parte más alta del camino, si se puede llamar así al que va desde el Peñón del Toro hasta la pista de la Matea, dejando Cañada LaMienta a la derecha. Difícil, pero posible para un coche alto y con buena tracción. Panorámicas extraordinarias. Paso eclesiástico Véase paso canadiense, o visítese la iglesia de Zugarramurdi en Navarra. Si se extendiera su uso no habría que cerrar caminos con la excusa del ganado. Patronato Muchos cortijos conservan este nombre de cuando fueron donados a la Iglesia, se formó un patronato, para que con sus beneficios se dijesen muchas mi-

223 sas por el alma del que los donara. Revertirían a propiedad particular cuando Godoy, valido de Carlos IV, consiguió que todo este tipo de bienes revirtieran al Estado aprovechando que con la Revolución Francesa se le habían puesto feas las cosas a la Iglesia. Pegueruela Si Pegueruela es peguera pequeña, la peguera era una especie de horno donde restos de resina, arena y ramas se transformaban por el calor en pez o brea para marcar el ganado y para impermeabilizar las botas de vino entre otras utilidades. Viene de la palabra "pegunta", marca que se ponía, y se pone, al ganado lanar con pez derretida. Esta finca, como muchas otras, pasó a propiedad privada, siendo comunal, cuando 'El Panamá Oscense". Peñón del Toro Nos los encontramos al culminar la subida a Sierra Seca desde La Noguera. Peonías Flor salvaje, de origen asiático, muy extendida y de llamativos colores que encontramos de vez en cuando en cualquier sierra por primavera. Periate Nombre que se repite en esta y otras zonas sin explicación conocida. Perico Ruiz El pico toma el nombre D. Pedro Ruiz Coello, señor portugués que siguió fiel a la corona española cuando la independencia de Portugal. Felipe IV, en recompensa, lo hace recaudador de impuestos reales en esta zona de Huéscar y él, agradecido, dio su nombre y su memoria a esta hermosa cumbre. En mi familia se hablaba tanto de este pico, subirlo, rodearlo, verlo, pasearlo, etc., que mi madre decía que Perico Ruiz parecía nuestro tío. Pértiga Barra, en general de hierro, que cierra, rompe, los caminos. Sobre un extremo gira y por el otro la sujeta un candado.


224 Piedra del Letrero Roca enorme en cuyo lateral hay unos abrigos donde se conservan pinturas rupestres de tipo levantino, minimalistas y esquemáticas, estudiadas en su tiempo por el abate Breuil. También canta uno de los himnos de Las Santas que aquí se juntarían ellas, "Alodía si te vas, Nunilón aquí te espero" Pilares de Carlos I Junto con la presa construida dentro de la finca de las Fuentes y algunos indicios de túneles en el barranco del río Castril son las obras más antiguas de este faraónico proyecto. Pinar de la Vidriera El quinto Duque de Alba, aprovechando la existencia de tanto pino, creó en estos parajes una 'fábrica de vidrio' que funcionó durante un corto tiempo y de la que no quedan restos. El actual caserón fue levantado mucho más recientemente por los Bañones de la Puebla y últimamente convertido en Hotel de Montaña, vacío, por La Junta de Andalucía. Plaza Mayor Fue la plaza del arrabal a la salida de la puerta de Castril. Estaba aquí el mercado o zoco y también debe estar por aquí el cementerio de la ciudad árabe del que todavía no se ha encontrado resto alguno. O al menos así era en las ciudades árabes como en Granada en la salida por la Puerta de Elvira. Polje Igual que dolina, pero en plan fino. Ponor Abertura que se hace de forma natural en los suelos cársticos por donde las aguas superficiales desaparecen en el subsuelo. A veces se llaman también así los sumideros de las dolinas, que por Huéscar llaman 'surbiores'. Portillo A veces se llama así a un pequeño puerto o paso montañoso. Como el que se observa encima del túnel que lleva al río Castril y que da nombre al pantano.

CAMINOS de la BICI

Pósito Institución medieval que hacía de depósito de grano para tener provisión de semilla que sembrar en los años malos. Prados del Conde Del conde de Lerín. Tierras de Sierra Seca que pertenecieron al Municipio de Huéscar y que de forma dudosa fueron cedidas al municipio castrileño en fechas recientes. Hoy hay por allí un refugio. Presa de la Piedra del Letrero Construida en el siglo XVII para derivar las aguas del Barbatas y formar la acequia de Montilla con los sillares del destruido Castillo de Mirabete. Puente de las Ánimas En realidad puente y acueducto al mismo tiempo. Si se observa se verá que por donde hoy pasamos las personas estaba destinado al paso del agua del canal, se deduce por la forma inclinada de los 'pretiles' del puente. La circulación de gentes y carretas sería por la zona intermedia, bajo el acueducto, pudiendo por aquí cruzar tanto el río como el canal. Y el río Raigadas, o Seco, éste sí, iba y va por su sitio natural. Su construcción empieza en el XVI y termina en el XVII, y su advocación será porque en tiempos pasados la devoción a las Ánimas del Purgatorio era más acentuada. Puente de Roque Que no Puente Roque, ya que Roque debe ser el nombre del que lo hiciera. Se trata de un puentecillo o alcantarilla para sobrepasar el cauce de la acequia de Montilla; enterrada hoy día en cemento la famosa acequia, el puente casi ha dejado de serlo. Puente Duda De los años 20, antes se vadeaba el río por los cortijos de La Escopeta y La Cueva de los Ruices. Debía ser Dúdar como en otros topónimos de origen íbero, Úskar, Cúllar, Júcar, etc.


Apéndice de topónimos

Puntos cardinales (etimología) El Cardo y el Decumano, eran los dos ejes centrales y perpendiculares que estructuraban y orientaban los castros romanos, y de ahí viene el asunto. Añade mi amigo Fidel, que cardum era el quicio de una puerta, es decir la piedra y el hueco donde se apoyaba el eje de la puerta en su giro. Quiteria Virgen y mártir del segundo siglo y de la que poco se sabe. La leyenda cuenta que nació de la mujer del gobernador romano de Galicia en un parto múltiple de nueve hermanas, que todas acabaron en el martirio. En Huéscar tenía una ermita donde se cruzaba el camino a las cuevas con el río. Rafael Jiménez Ilustre caballero procedente de Castril, de imborrable memoria y mejor recuerdo para todos los deudos, que fuimos sus nietos y bisnietos y a quienes nos quiso tanto. Raigadas Río que nace en la Fuente de Montilla, Sierra de Guillimona, y desemboca en el embalse de San Clemente. Su nombre debe proceder de 'raíz', se parece mucho a 'arraigado'. Rambla de los Cuartos El nombre de los cuartos puede deberse a que en dicho sitio se procediese al descuartizamiento de los criminales condenados a esa pena, o la exhibición del resultado, o a la aparición de un tesoro. Riego Nuevo Pago próximo a Galera y regado por la ampliación de una de las acequias que salen de FuenCaliente. Riego Santo El párroco Quintana Dueñas, por algún procedimiento desconocido, enteróse de que las hermanas Alodía y Nunilón, de Aldahuesca, Navarra, fueron bautizadas en estas aguas que vienen de la

225 surgencia de Parpacén. De ahí el nombre del río y del riego. Río de la Mierda Cuando se va en bici a FuenCaliente por el camino más corto, por Debajo las Huertas, se cruza el río Barbatas. Inmediatamente antes del cruce desembocaban allí hasta hace poco los darros de Huéscar, sucios y pestilentes darros que hicieron que los zagales pusiesen tan sonoro nombre al río. Hoy la depuradora de residuos oculta la razón de su nombre, pero … Río Guardal Guadix Hardal. Río Santo Ver Riego Santo. Sabina Especie de planta del genero Juniperus, como el enebro, suele ser rastrera, es de hoja perenne e imbricada, como las del ciprés. Abundante en nuestras sierras y de olor agradable. Sagra De bib-sagra que significa puerta o frontera, o quizá de origen romano "sacrum" con el significado de sagrado. Debió haber aquí un santuario íbero y después uno musulmán. Puede significar también peñón enorme, pero este significado es más soso. Hay testimonios de que en este paraje había un olivo que florecía, daba fruto y maduraba en el mismo día. 2381 m sobre el nivel del mar hacen de ella el mirador más grande y potente que por aquí haya y un destino de ascenso inevitable. En su cumbre, en un libro de firmas, alguien escribió: ‘el año que no subamos, estaremos muertos’. Santuario de Las Santas En lugar sagrado para íberos, árabes y cristianos, el santuario lo construye el Conde de Lerín, recién traída de Navarra la devoción a Las Santas y Mártires Alodía y Nunilón. En este lugar, o próxi mo, se encontraba aquel olivo que flore-


CAMINOS de la BICI

226 cía y fructificaba el mismo día. Las aglomeraciones de público eran tales que en el Ayuntamiento se conservan las ordenanzas que regulaban el acceso. Secuoyas O Secuoias, o mariantonias y welingtonias, como aquí se las conocía, se trata de una de las especies de mayor altura y edad. Pertenece a la familia de las cupresáceas, su madera es demasiado blanda, pero su contemplación es espectacular. Septentrión Todos sabemos que significa Norte, pero quizá no todos sepan que los romanos a las siete estrellas del carro, el asterismo de la Osa Mayor, que tanto gusta ver en las noches de estrellas, las llamaban los siete (septem) caballos o bueyes (triones) que tiraban, arrastrando, de la esfera celeste. Silencio de la Grava Precioso ruido que producen las ruedas de la bici en los caminos de arenilla en medio del silencio del monte. Síndrome de la Cuerda del Pozo O el ansia por volver a las teneras. Ganas repentinas de volver a casa que a veces se experimentan en la parte final de un viaje por bien que éste vaya. Síndrome de la Senda del Arcediano Tentación de cambiar el plan establecido por miedo a lo ignoto. Síndrome de Stendhal Insensibilidad transitoria a la belleza, por empacho, hartazgo, de la misma. Dice que le ocurrió a Sthendal en Florencia. Hay otras versiones, pero a mí me gusta ésta. SuerteSomera Finca por los Prados del Conde que se llama así por tratarse de un terreno con una capa de suelo, de tierra, de poco tomo, poca altura.

Surbior (Ponor) Véase ponor. Taraje, taray También tamarindo. Árbol o arbusto pequeño de aspecto plumoso, follaje fino y verde glauco, de flores rosas o blancas, se usa en jardinería. Tejuelo Puede ser diminutivo de teja, que antes se usaba como medida para el agua de riego. Tornajo Bonitos troncos grandes y huecos que debidamente vaciados servían, y sirven, de abrevadero para el ganado en el monte junto a las fuentes. Tornillos Fósiles de gasterópodos abundantes en esta cuenca y en cierta forma de tornillo, dieron nombre a esta zona o al arroyo. Torralba Torre Blanca. Aquí hubo un castillo árabe en tiempos de la guerra de Granada, anteriormente hubo también una villa romana. De nada quedan restos que no estén enterrados o formando la Torre del Homenaje de Huéscar y el propio caserío del actual cortijo. Tovilla Puede que el nombre se deba a la existencia de roca tobácea, aunque debería entonces escribirse Tobilla. Tovira Puede ser una desviación de Tavira, que era un apellido y también ciudad de Portugal. Track Hablando de GPS, debía decirse recorrido, camino o trazo, pero casi siempre se dice track. Es un fichero digital que transferido a un mapa georreferenciado o a un dispositivo GPS nos marca la ruta seguida, o a seguir.


Apéndice de topónimos

Tributario Corriente de agua que fluye en otra de mayor rango, afluente. Tútugi Nombre ibérico, aunque no sea bisílabo ni acabado en -ar. Hoy da nombre a cortijo, necrópolis y excavación. Úskar Antiguo nombre de la sierra de la Encantada y de su castillo almohade, nombre íbero como Dúdar, Júcar, Cúllar, que se han mantenido casi inalterados con el paso del tiempo, y que dio nombre de Huéscar y justificación al gentilicio huesquerino frente a oscense, de imposibles razones. ValdeFuentes Contracción de valle de las fuentes. ValdePalacios Contracción de valle de los palacios. Valentín Apellido de un padre y un hijo, uno de ellos o los dos notarios, que adquirieron y dieron nombres a estos campos tan llanos. Viajes margarita Viajes de verano, de varios días de duración en los que todas las noches se duerme en el mismo sitio y cada día se hace un recorrido distinto por su entorno. Lo contrario es un viaje de travesía, lineal, cada noche en un puerto, sin regreso. Viana Otra vez un apellido toma en nombre de un sitio, en este caso de Viana (Navarra), y luego se lo da a un cortijo como nombre. Villar Villar era un nombre que se daba a los sitios donde había ruinas antiguas. Virgen de la Cabeza En muchísimos pueblos hay una Virgen de la Cabeza, o mejor sería del cabezo.

227 Era costumbre que un pastor se encontrase en un cabezo, monte o cerro, una virgen y que cuando se la bajase al pueblo, la imagen de la Virgen se volviese sola al cabezo de procedencia una y otra vez, hasta que se le construía una ermita donde ella quería. En lo alto de Marmolance se conservan los muros de la antigua ermita y, lo que es más sorprendente y menos leyenda, una fuente a pesar de la altura y las sequías. Viso Primer o último punto desde el que se ve el pueblo, el cortijo, etc, cuando vamos a o nos venimos de. Vladimiro Gran persona y conductor de 'la autedia' de cuando muchos éramos más chicos. Waypoints Así se designan en el lenguaje de los GPS a hitos, puntos de referencia, o localizaciones.


Apéndice - Viajes de Verano

229

Apéndice - VIAJES de VERANO A lo largo de los últimos diecisiete años he tenido el privilegio de poder hacer cada verano un gran viaje en bicicleta, con los amigos a quienes está dedicado este libro. Voy a dejar aquí constancia breve de algunos de ellos para el que ande pensando por dónde hacer cicloturismo, sin tener que repetir tanto el Camino a Santiago, que también es buen destino, aunque no para repetirlo tanto. Los recorridos estuvieron muy pensados y trabajados, reuníamos una información bastante exhaustiva del recorrido, levantábamos perfiles y elegíamos el trazado cuidadosamente buscando caminos de tierra, cosa difícil desde lejos, y si no, carreteras que apenas fuesen recorridas por coches. Pasábamos por pueblos preciosos y visitábamos los testimonios artísticos o históricos que se nos ponían en el camino, o cerca, o que habíamos, adrede, diseñado. La gente con quienes tropezábamos siempre fue muy buena gente; además, un ciclista sudoroso, a casi todos, despierta cierta especie de cariño, todo el mundo tiene un hijo o un nieto que hace bicicleta. Los más fueron viajes de travesía durmiendo cada noche en sitio diferente y portando alforjas. Luego lo cambiamos por viajes margarita, tomando un sitio bonito como centro y base. Cada día hacíamos un recorrido largo por su entorno para volver al mismo punto, a veces apoyados con los coches, y ahora sin alforjas. Al final se puede discutir, y no acabar, si es mejor uno u otro tipo La descripción minuciosa de los viajes se sale del tamaño y propósito del libro, me limito a poner los mapas, con algunos de los hitos y el trazado; en todos había multitud de sitios de interés y de parar. Los viajes en bici, los viajes en cualquier medio, aunque yo pienso más en los de bici, además de disfrutar haciéndolos, se puede disfrutar otro tanto, o más, preparándolos, buscando y resumiendo trazados y distancias, apuntando y aprendiendo puntos interesantes y caminos bonitos, imaginándonos el viaje, y haciéndolo alrededor de la mesa llena de mapas y folletos. Cuando luego llega el viaje de verdad, en parte se olvida el anterior y todo es nuevo, pero en el fondo uno sabe dónde está y a dónde va, los nombres son ya todos familiares, y uno cree, un poco, estar en tierra propia, que el recorrido es suyo. Después, cuando el viaje acaba, viene el tercer tiempo: escribir la memoria y el resumen de aquello que pasó. Es increíble cómo se disfruta en esta parte, para colmo, el viaje ya no se olvida nunca. Y como dijo alguien: “los viajes no se acaban mientras se recuerden”. Intentando dormir, en vano, bajo las estrellas y bajo el puente de Puente la Reina, en pleno Camino a Santiago, aprendí de la radio aquellos versos de Cavafis que dicen: ”Cuando emprendas tu viaje a Ítaca, reza a los dioses para que el camino sea largo”. Lo importante no es el llegar, lo que importa es el camino.


230

CAMINOS de la BICI


ApĂŠndice - Viajes de Verano

231


232

CAMINOS de la BICI


ApĂŠndice - Viajes de Verano

233


234

CAMINOS de la BICI


ApĂŠndice - Viajes de Verano

235


236

CAMINOS de la BICI


ApĂŠndice - Viajes de Verano

237


CAMINOS de la BICI

238

Preparando alforjas.

Vadeando en Andorra.

El Tremedal.

Mis amigos de la bici.

Coches y bicis.


CAMINOS de la BICI

239

Sobre el Tajo.

Castilla.

Pinchazo.

Morella.

Finisterre.


CAMINOS de la BICI

240

Como rĂ­os.

Subidilla.

Coches y bicis.

Arribes del Duero.

Andorra.


Epílogo

241

EPÍLOGO Yo debo demasiadas cosas; a mis padres les debo el ser y el ser como soy, a mis hijos les debo muchas de mis razones para vivir, y con otras cuantas personas, que citar aquí sería prolijo y peligroso, estoy también en deuda. Pero aquí tratamos de la bici, a la bici le debo mucho; como he dicho en algún otro momento, le debo muchos de mis mejores ratos, y también le deberé haberme librado de algunos ratos malos. En la bici he aprendido muchas cosas, me ha servido para conocerme a mí mismo y para descubrirme un poco, he conocido lugares hermosos y lejanos a los que difícilmente hubiese llegado de otro modo, y a otros más cercanos pero que en la bici se disfrutan de una manera incomparable; he descubierto a mucha gente y he disfrutado de su amistad sobre la bici, y luego andando. La vida, la amistad, el aire y el campo son de otra manera subido en una bicicleta, el agua, un amigo, la cerveza o una silla no son lo mismo cuando después de muchas horas apretando los pedales y los dientes te bajas de la bici. No recuerdo, no ha habido ni una vez, ni siquiera en aquellas pocas en que he vuelto lisiado con la bici, que pensara que quizá hubiese sido mejor no haber salido. Debe ser ésta otra de las buenas propiedades de mi bicicleta, una Trek 8000, ya vieja. Con este libro que aquí acaba, he querido hacer mi particular homenaje a la bicicleta, y a los hombres y los caminos que me han rodeado.


Acabóse de imprimir este libro en Granada el día de la Raza de 2011. Fue compuesto por Taller del Sur Comunicación e impreso en Gráficas Andalusí.


Caminos de la bici huescar  

2000 km de rutas para recorrer en bici o por otros medios la comarca de Huéscar (Granada - España). Contiene planos, rutómetros, perfiles,...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you