CAMINO DEL AUTOR

Page 1


Camino del autor


Para mi abuela, quien me enseùó a mirar.


Título Original Camino del autor:

Todas las fotografías son propiedad de Manuel Gimenez.

Textos Manuel Gimenez - Luján Martinez Vidal / Excepto ciertos textos en sección historias.

Traducciones Luján Marínez Vidal.

Diseño Editorial Happy Mondays Studio

Reservados todos los derechos. No se permite la reproducción total o parcial de esta obra, ni su incorporación a un sistema informático, ni su transmisión en cualquier forma o por cualquier medio (electrónico, mecánico, fotocopia, grabación u otros) sin autorización previa y por escrito de los titulares del copyright. La infracción de dichos derechos puede constituir un delito contra la propiedad intelectual.

No soy un pionero de nada. Las cosas no se hacen para ser el primero, sino porque amas hacerlas, porque te enamoras del proyecto

.

D a v i d Lynch


E

ste libro no es mi portfolio; lo principal no es mostrar mi obra ni hablar sobre mí. Quiero inspirar a otros para que hagan lo que aman, que encuentren motivación y experimenten distintos campos artísticos hasta encontrar aquello que los representa. En cine, el camino del héroe es el proceso a través del cual un personaje logra dejar de ser “uno más” para convertirse en alguien destacado dentro del universo que habita. Algo parecido sucede

cuando un artista encuentra su marca de autor. De ahí proviene el nombre del libro y su contenido: cada sección representa un desafío distinto en mi camino hacia encontrar aquello que me hace distinto (ni mejor, ni peor). Si bien lo textual no es lo que prevalece, el libro es narrativo de principio a fin; cada foto cuenta su propia historia y me representa de una manera distinta. Espero que estas historias te motiven a escribir o fotografiar las tuyas.


B IO N

ací un 2 de marzo muy lluvioso de 1995 en Mar

“Manuel, vos vas a dejar una huella”, me decía mi

del Plata. En esta misma ciudad crecí y emprendí

abuela y es así como hoy en día con cada compromiso

el camino que hoy me trae hasta este libro. La inquie-

artístico que asumo intento construir una marca de au-

tud por crear me encontró a muy temprana edad: a los

tor. Es necesario ofrecer algo diferente para dejar una

17 años dirigí mi primer corto, “Adolecer”, y lo difundí

huella, y la forma que hallo para lograrlo es explorando

en las redes con una respuesta que me sorprendió. Los

distintas aristas de mi profesión. Nunca pude dedicarme

comentarios del público, sus devoluciones e identifica-

a una rama sola y encontrar allí mí marca. Este libro re-

ción con mi modo de decir y lo que en ese entonces te-

fleja la búsqueda del autor que hay en mí a través de la

nía para contar fueron un factor crucial en mi decisión

diversidad de mi obra; es el inicio del sendero que quie-

de continuar por el sendero del cine y la fotografía. Si-

ro recorrer; es mi manera de plasmar y homenajear el

multáneamente inicié mi propia productora, Rec.it; en

aprendizaje vivido hasta ahora.

“My writing has a lot to do with who I am, and what my life is like, and my relationships to people.” P A U L

T H O M A S

A N D E R S O N

este espacio pude desarrollarme y aprender gracias a la diversidad de proyectos realizados, que sumaron a mi versatilidad y portfolio, y a la pluralidad de disciplinas que los miembros de Recit aportan a cada trabajo.

Mi escritura tiene mucho que ver con quién soy y cómo es mi vida y mis vínculos con la gente.


U

na serie de fotos puede narrar igual que las palabras: se muestra un recorte subjetivo de la realidad des-

de la perspectiva de quien lo experimenta y lo cuenta. Estas imรกgenes son parte de mi vivencia:




R O D A J E S


“The fact is, you don’t know what directing is until the sun is setting and you’ve got to get five shots and you’re only going to get two.”

R

o

d

a

j

D

irigir supone una multiplicidad de tareas desde el plano artístico y dra-

mático, pero llevar la historia a la audiencia implica mucho más. La capacidad de improvisar y manejar un equipo resulta de fundamental importancia a la hora de narrar. En

D a v i d

F i n c her

este hábitat intento encontrar una voz propia, una marca de autor que no opaque el material pero que, al mismo tiempo, sea visible para aquel que busca algo más con ojos conocedores, una manera de contar que arroje luz sobre las temáticas que más me inquietan. Aquí, un breve muestrario de cómo vivencio

La realidad es que no sabes qué es dirigir verdaderamente hasta que está a punto de atardecer y te quedan cinco tomas por hacer, pero solo podrás hacer dos.

ese proceso de exploración.

e

s


R

o

d

a

j

e

s









end RO DA JES


“If you’re doing what everyone else is doing, you’re doing it wrong.” Case y

N e i stat

Si haces lo mismo que todos los demás, algo estás haciendo mal.


U

n retrato es mucho más que la fotografía de un rostro. No solo se muestra la mirada, cabello, piel, manos;

hay una esencia única e intransferible en cada persona que se para frente a mi cámara y eso es lo que intento capturar. Creo que la belleza está ahí siempre, tan solo hay que mirar detenidamente para encontrarla.










end RE TRA TOS


moda


“I’ve learned it’s important not to limit yourself. You can do whatever you really love to do, no matter what it is.” R y an

G osl i ng

Aprendí que es importante no autolimitarme. Puedes hacer lo que sea que te guste, sin importar de qué se trate.



E

s extremadamente difícil realizar fotografía de moda sin caer en lugares

comunes, en lo trillado. Aún así, me aventuré a hacerlo sin estar del todo seguro de qué resultados obtendría. Así descubrí que el bagaje visual y cultural que traía me permitía tomar fotos con una estética más fílmica. Mis fotos de moda, entonces, podrían considerarse algo cinematográficas: una ventana que espía el mundo fashion con ojos de outsider.











end MO DA


M Ú SICA

“If your pictures aren’t good enough, you aren’t close enough.”

R O B E R T

C A P A

Si tus fotografías no son lo suficientemente buenas es que no estás lo suficientemente cerca.



P

ocas situaciones son tan difíciles de capturar como la energía de los músicos en el escenario y las sensacio-

nes intransferibles que generan en su público. Los recitales son experiencias complejas de explicar con palabras y quizá en eso radique la importancia de las imágenes allí captadas. Aquel que vea la serie de fotos de un determinado concierto tiene que poder entender ese instante en el tiempo con toda su complejidad. De alguna forma hay que traducir sonido a imagen y eso implica una tarea muy ardua. Para lograrlo, tanto o más importante que considerar los aspectos técnicos será saber qué mirar para narrar el contexto.









end RE CI TAL LES


HISTORIAS “When you don’t talk, people begin to read things into you or you become what they long for. You almost become the mirror image of the other person.”

U

na buena fotografía es aquella que cuenta una historia. ¿Qué sucedería entonces si al marco que es-

tablece el recorte de la imagen le agregase, a su vez, otra demarcación, pero textual en este caso? De allí parte la idea de este proyecto: circunscribirle al espectador la interpretación de la secuencia que narra la foto. No por ello se trata de una serie con temática acotada; por el contrario, cada imagen re-

N i c olas

W i nd i ng

R efn

presenta distintos climas y, en consecuencia, diferentes son también los textos que las acompañan.

Cuando no hablas la gente suele atribuirle un significado a tu silencio o te convierten en aquello que buscan. Es casi como si te transformases en el espejo del otro.


… Y dejarse llevar, como quien se lanza al océano desde lo alto de un risco, notando el descenso solo a través del viento que rompe sobre el cuerpo. Entrega ciega de atardeceres y deriva, de márgenes y notas azules. Entrega extática de vértigo y adrenalina, de hacerse una con el mundo para volverse poesía.

Abrirse de brazos al ocaso de la imposibilidad era una forma de entregarse a sí misma.


L

a escritura de los días sin nombre le tejió caricias so-

bre el rostro hasta convertirla en un presagio de mujer, una bocanada de instinto, un indicio de naturaleza abisal… Como si regresara de una vida lejana, o el sortilegio de un tiempo blanco impregnado de imágenes de amor.

Por Sol Iametti


N

o sé si existe dimensión más perfecta que la desconocida noche eterna, profundidad de un bosque inmutable-impasible que sólo atiende a la irrupción de sus ninfas grito en alzas y despierta, sonámbulo, del sueño perturbado. El idilio prevalece haz de luz entre los cuerpos fragmentados: corteza, nudos, flujos -la savia que me recorre Y que espera ser bebida-

¡Aquí dentro! donde se guarda el gran escándalo la cópula en su posición excéntrica que aúlla, que gime – en silencioy otorga de grandeza a los árboles.

P o r L U C IO V I G G IANO

S

in ningún indicio el enloquecido círculo se detuvo sutiles acoplamientos del cielo revelan mi intuición estacionaria -mi celola fuerza que justifica el alterado trabajo de los días.

<¿qué entrometido brazo manipula esta sistematicidad aleatoria?>

Estos meses despierto –sosegadaInundada de una antigua certidumbre: la soberbia de tener un objetivo. Y así – sola e indefensame jacto con zozobra de ser la única mujer del mundo.

P o r L U C IO V I G G IANO


P

orque toda escatología se adueña de nuestro destino, y nuestro destino nos es más que la ensoñación de una imagen, la búsqueda de nuestra historia escapa a cualquier cosificación:acierta en el difuso momento de la acción abierta. Un contrapunto: el desorden de la imagen y la síntesis del signo. Bajo esta lupa se intenta socavar los límites implícitos que nos estructuran, encausan lo que devenimos y nos enlaza en un implacable destino común. Ya que no es factible recorrer la heterogeneidad de la imagen bajo un lente, nos aguarda entonces, el juego irrefrenable del stopque hasta entonces fuera puro desencadenamiento; nos aguarda exorcizar la imagen de todos los lenguajes áuricos; nos aguarda la exégesis de una porción de sentido –originario y fundante- que grita por ser comprendida. Después de todo, la perfección artística subsiste: bajo una cripta inaccesible.

P o r L U C IO V I G G IANO


Por LUJáN MA R T í NE Z V I D AL

D

ifícil dejar la antigua ropa, todos los moldes en donde silenciosamente te acomodaste. Pero solo pensás en IRTE Esperar el momento perfecto con la certeza de que no existe. Penélope o Ulises. Es nunca, es siempre, es

A VECES

La culpa y la tristeza, la comodidad de la que te guarneces; melancolía de saber que ya no hay forma de cambiar lo que

ES

Partiste en tu mente hace tiempo, ¿es que acaso no lo ves? La geografía es un detalle, circunstancia. Ya no hay forma de Acaso si pudieses, ¿a dónde irías? No hay destino; no hay azar. Ese lugar ya no existe. Contemplo mi reflejo; voy

REGRESAR

A VOS


“Solo una cosa no hay. Es el olvido”. [ J L B ,

S

E v e r n e s s ]

olo una cosa no hay: una mente borradora

que elimine recuerdos. La soledad solo tiene un compañero eterno.

Es el olvido. Y lo que hoy luce dorado en mi memoria, mañana será inexorable azul -en el mejor de los caso-, sino carmesí y final.

P o r L U J á N MA R T í NE Z V I D AL



“I profoundly believe that the power of food has a primal place in our homes, that binds us to the best bits of life.”

S

i pensamos en una comida memorable, no solo evocaremos sabores: los cinco sentidos entran en juego y disparan en la cabeza recuerdos y

J am i e

O l i v er

sensaciones de todo tipo. Por otro lado, la mesa como lugar de reunión actúa de enlace y vincula a los comensales en un acto de comunicación. La fotografía funciona de una manera similar: una imagen puede desencadenar emociones de diversa índole y establecer una relación entre espectador e imagen. En esta sección, fotografía y cocina se unen para potenciar mutuamente su efecto sensorial y tentar al lector a cocinar y, sobre todo, a comer.

Creo profundamente que el poder de la comida ocupa un lugar fundamental en nuestros hogares, que nos une con las mejores partes de la vida.





end CO MI DA


A G R A D E C IMIENTO S

A mi madre, por acompañarme en cada paso que doy; siempre. A mi tío Raúl, por mostrarme el cine que me hace crecer. A mi tío Daniel, por creer en mí. A Marín, Joaquín, Gonzalo, Lucas, Azul y Agus por crear juntos e inspirarme a través de rec it. A Luján por motivarme y ayudarme en cada camino que emprendo. A Machi por hacer de Espacio BUA mi segunda casa y el bunker donde suceden todas mis ideas. A todos los que en algún momento se pararon frente a mi cámara, ya que sin ustedes este libro no habría sido posible.