Issuu on Google+

ROMBO

Rombo

1


Rombo

2


iPad Mini

3

Revoluciona Rombo tus sentidos


Rombo ROMBO Premia tu fidelidad. Los subscritores que cumplen un año con nosotros recibirán totalmente gratis el especial de madera con la próxima edición. Disfruta y experimenta las sensaciones de este portentoso material.

ROMBO Publicación de ediciones geometricas. Gerente General Manuela Sanchez Directora

Maria Clara Ramirez

Editor

Santiago Mesa

Producción Fotografica Nicole Romero Publicación electronica

Issu

Una produción de estudiantes de la Universidad EAFIT. Comunicación Social. Diagramación y Diseño 2012. Contactenos: Medialab EAFIT, bloque 38-302. E mail: Medilab@eafit.edu.co

4


Rombo

ciudad 7. Arquitectura en ciudad de Medell铆n

la

cr贸nica 8. Un dia en la vida de un arquitecto

personaje 11. Toyo Ito

investigaci贸n 12. La higiene en la arquitectura de la ciudad

5

tendencias 14. Agua


Rombo Destruir o boxear

Me indigna la destrucción. Me irrita la demolición, el exterminio, la tabula rasa, el grave daño. La reducción a pedazos o cenizas. Me cabrea la guerra y el aniquilamiento, pero también la actitud irresponsable de los críticos malignos, de su actividad camorrera y solapada. Un tipo que bombardea una ciudad juega en el mismo equipo que otro que dinamita, en una revista cultural, una película, una novela, un edificio, un ensayo. Se igualan del mismo modo que lo hace un carterista con un ladrón de cuello blanco, ambos desfalcan, engañan y perjudican. La destrucción del trabajo de los demás es un hábito repulsivo. Me indigna no ya la crisis económica global o la crisis de pobreza y desigualdad que persiste en Colombia a pesar de la supuesta bonanza económica que tenemos, sino el desprecio que demuestran ciertos sujetos por el trabajo de los demás. Quizás aquello también es fundamento de cualquier crisis. Con esto quiero dejar claro qué significa para mí, al menos parcialmente, la destrucción cultural, y como esta se distancia de la tarea crítica. Y quiero hacerles ver que criticar implica una serie de responsabilidades; se parece más a boxear que a dinamitar algo y salir corriendo. Miren las dos imágenes que propongo y quizá lo comprenderán mejor: criticar a Alí implica bailar lo que baila Alí, reconstruir su baile. Creo que quien está en mejores condiciones para intentar bailar el baile de Alí es su oponente, su igual, aunque no voy a negar que hay casos en los que quien mejor interpreta ese baile es un espectador, pero eso es otro tema. En cambio la otra imagen es de un atentado. Algún forajido tiró una bomba y se fue: salió ileso, nunca se expuso, no supimos quien era; evidencia la actitud de quien simplemente quiere destruir, similar a la del crítico que hemos evaluado y a la de la revista que lo publica. Que quede claro, todo lo que he dicho anteriormente no busca censurar ni evitar que la gente escriba lo que le plazca, mi interés es poner de manifiesto la responsabilidad que implica escribir sobre el trabajo de los demás. Miguel Mesa Febrero de 2012 6


Rombo

ARQUITECTURA EN LA CIUDAD DE

MEDELLIN

Federico Mesa (Medellín, 1979).

Miguel Mesa (Medellín, 1975)

Arquitecto de la UPB(Grado honorífico). (Medellín,1997-2002). Estudios de posgrado “Architecture et Philosophie” en la Escuela Nacional Superior de Paris La Villette. Francia. 2006-2007. Actualmente trabaja como arquitecto asociado de Plan:b arquitectos en Medellín, Colombia.

Arquitecto de la UPB (Medellín, 1998) y profesor de la misma. Realizó estudios de Doctorado en la ETSAB (2001-03). Fue editor de la revista COPIA (2000-04) y desde 2006 es director de Mesa Editores, editorial especializada en arquitectura y cultura urbana.

7


Rombo

Un día en la vida de un

arquitecto

“Listo, entonces arranquemos”, y en consecuencia su clase comienza. Aunque son las 7:30 a.m., media hora después de lo reglamentario, todo parece indicar que a nadie le molesta. Se sienta con su tinto que todavía echa humo y una botella de agua para calmar lo caliente que está. Y cuando todas las miradas de los personajes que lo rodean se dirigen hacia él, procede a llamar a lista. Todos ellos parecen estar entre los 18 y 19 años, son estudiantes de segundo semestre de arquitectura. Federico Mesa es una persona de agradable apariencia, de estatura promedio y aunque no es viejo -32 años- ya hay señales de lo que tendrá de pelo en la vejez; detrás de sus gafas, sus ojos claros y verdes hacen que su cara transmita tranquilidad y calma; es una persona amable, aunque no está preso a contener sus sentimientos, fácilmente enseña sus emociones y aunque no siempre lo hace de una manera agradable para las demás personas, intenta controlarlo. Es arquitecto graduado de la UPB, donde en este momento da clase de proyectos en segundo semestre. A esta clase asisten todos los estudiantes que están cursando segundo semestre de arquitectura, a ojo podría decir que son más o menos 70. Los dividen en 8

cuatro grupos y para cada uno hay un profesor. Federico, al que además todos llaman “Gigi”, ignorando que dicho apodo se debe a la obsesión que tenía cuando era niño por un helado italiano con este rótulo. Gigi se encarga de uno de estos cuatro grupos de 16 alumnos.

Cuando termina de llamar a lista y se supone que la clase debería seguir su curso normal, un incorrecto movimiento hace que derrame su tinto, este liquido de color café que además esta hirviendo, comienza a esparcirse por gran parte de la mesa, y al mirar con atención Federico se da cuenta que su libreta, donde anota todo, acaba de ser víctima de su mala jugada, y con un movimiento ágil y muy distinto al primero, logra salvarla. Solo está un poco mojada en las puntas, no es nada que no se pueda arreglar con un trapo. Una alumna le ofrece unas servilletas, las que él utiliza para secar la mesa. Ahora la clase continúa normalmente. Para las clases de proyectos que son los lunes, miércoles y viernes, generalmente hay que llevar para cada día, un avance del trabajo que se está haciendo.


Rombo Federico pregunta entonces “¿quién quiere mostrar lo que lleva?”, y una joven le dice: “yo comienzo”; acerca su maqueta, planos y dibujos sobre su proyecto. Empieza a explicar de qué se trata. Atentos están todos los demás, parecen interesados, aunque algunos como pasa en todo, miran a la luna. Federico empieza a opinar, su tono de voz hace que parezca que está totalmente convencido de lo que dice, es conciso; no dice nada que pueda desentonar, todo es fácil de entender; es lo suficientemente directo, aunque siempre tiene un buen trato. Y por todo esto logra no generar ninguna duda. Se nota que sabe de lo que habla. Parece que la explicación de la primera alumna empezará a tornarse monótona y hasta aburridora, ya lleva más de 20 minutos y los observadores comienzan a perder interés. Aunque pasados algunos segundos vuelven a estar ahí, concentrados. Algunos toman nota mientras otros dibujan. Ahora es el turno de un joven, quien se pone de pie y va hasta donde está parado Federico, y al lado de él pone sus planos y su maqueta, sucede casi que exactamente lo mismo que con la primera exposición, el alumno explica y cuenta de que se trata y Federico le comenta que piensa, aunque en este caso “Gigi” abre su libreta y anota algunas cosas. Su voz empieza a cambiar, enseña tonos de emoción y se puede ver que se exalta. Hay algo más que un simple interés por la arquitectura, al parecer es algo que de verdad siente. No son solo simples comentarios o explicaciones para sus alumnos, cuando de verdad le gusta algún trabajo de ellos lo dice con tranquilidad. Para que sus explicaciones no se queden solo en palabras y entren y salgan como podría pasar, pide una hoja de papel y dibuja 9

lo que con palabras puede no ser tan fácil de decir y al terminar de dibujar les dice: “lo que cambia cuando uno lo dibuja bien”. Y les pide que sueñen un poquito más. De verdad está interesado en sus alumnos, o por lo menos en la arquitectura que hacen. El tiempo ha avanzado más rápido de lo que debería. Hasta el momento sólo van dos exposiciones, aunque algunos ya habían expuesto días atrás, entonces no tienen que repetir su exposición. Cuando solo faltan cinco minutos para ser las 10:00 a.m. hace un recuento de las personas que no han expuesto, y aunque la mayoría ya lo han hecho, faltan algunos. Algo que para este profesor no es bueno y por esto pide que los que faltan pongan sus cosas juntas, para poder ayudarles y decirles que opina. A las 10:10 a.m. sigue explicándoles. Ya es el único profesor en el salón. Su compromiso con esta clase es algo para resaltar. Y al finalizar a los pocos que quedan les vuelve a decir: “¡sueñen más!”. La vida de Federico no solo es ser profesor. También trabaja como arquitecto asociado de Plan: b arquitectos. Donde trabaja con su hermano Felipe Mesa. Oficina que existe desde el año 2000 y donde Federico trabaja desde el 2009. Además en dicha oficina trabajan con dos empleados y tres practicantes. Su puesto de trabajo se destaca entre los demás. Planos y dibujos por todas partes; lapiceros de todos los tamaños y colores, algunos regados, otros organizados y ubicados en sus cajas; un pc centrado en la mesa; postales de distintas ciudades; un par de cuadros, juguetes pequeños y un tinto viejo que refleja algún trasnocho.


Rombo El ambiente en la oficina es tranquilo. Federico todavía no se dispone a trabajar en su puesto, prefiere ir a revisar los trabajos de los practicantes. Se dirige hacia una de ellas, para revisar un plano, mientras una empleada le ayuda a solucionar un problema de una casa de una clienta. Hasta el día de hoy la oficina se encarga de varios proyectos: Tres casas en diseño: en Antioquia, Llano Grande y por Sancho Paisa. Un edificio de oficinas. Asociados con otra oficina de arquitectos. Un hotel en Bogotá. Que está en obra. Un jardín infantil. Que está en obra. Un edificio de vivienda. En la loma Benedictinos. Dos concursos de los cuales acogerán uno para participar. Al parecer un coliseo. Nunca deja de mostrar sus sentimientos, cuando va para el puesto de otra practicante muestra su asombro ante el trabajo que ella ha hecho: “wow” le dice, queriéndole decir lo bien que está. Felipe le dice a Federico que si almuerzan juntos, a lo que él dice que sí. Salen de la oficina caminando. La oficina queda por el parque Lleras, entonces hay muchos restaurantes de donde escoger. Al final deciden comer en uno llamado La Taquería, que es de los más cercanos. Entre el 2006 y el 2008 Federico fue empleado de una oficina francesa, en París, llamada Gaëtan Le Penhuel Architectes. Donde participó en la construcción de: Tres edificios de vivienda, un coliseo, dos guarderías y una casa.

10

Su día de trabajo generalmente termina a las 7:30 p.m., momento en el que se dirige a su casa que queda a una cuadra de la oficina, donde vive con su esposa Catalina Orrego, quien también es arquitecta.


Rombo

TOYO ITO En esta obra la geometría no es sólo un instrumento para el buen diseño y construcción sino que es propiamente la espacialidad arquitectónica habitable. Quien habita en ella experimenta una organicidad, viva, en movimiento, geométrica. Porqué la arquitectura de esta obra es una realización muy acentuada de la geometría Es una geometría orgánica, o de la vida. Vida sometida al despliegue de una matemática compleja.

11


Rombo

LA HIGIENE EN LA ARQUITECTURA DE LA

CIUDAD

SOBRE ARMILLA. Tuberías de agua que suben verticales donde deberían estar las casas y se ramifican donde deberían estar los pisos: una selva de tubos que terminan en grifos, duchas, sifones, rebosaderos. Se diría que los fontaneros terminaron su trabajo y se fueron antes de que llegaran los albañiles; o bien que sus instalaciones indestructibles han resistido a una catástrofe, terremoto o corrosión de termitas. Ninfas y náyades han quedado dueñas de los cursos de agua canalizados en las tuberías de Armilla. Habituadas a remontar las venas subterráneas, les ha sido fácil avanzar en su nuevo reino acuático, manar de fuentes multiplicadas, encontrar nuevos espejos, nuevos juegos, nuevos modos de gozar del agua.

12


Rombo

SOBRE LA LECTURA DE HISTORIA DE LA MIERDA. Limpiar la ciudad es enriquecerla. La ciudad se embellece al barrerla, al estar, limpia. Prohibimos a toda persona, sea quien fuere, vaciar y arrojar a la calle pajas, basuras, aguas de colada, o lodos u otras inmundicias, quemar estas en la calle, hacer matar cerdos u otras bestias y les instamos, muy al contrario, a que estas basuras e inmundicias sean cerradas y puestas en sus casas en cestos y cuévanos, para que sean llevadas, después, fuera de la citada ciudad y sus alrededores. Cada uno debe limpiar la puerta de su casa. La ropa sucia se lava en la casa. Empleo de las materias fecales para abonar las tierras. Lo bello no huele. Lo que es expulsado de la ciudad se encuentra en el campo alimentando un proceso de producción que no es más que el otro nombre de la corrupción. Donde había mierda hay ahora oro.

13


Rombo

AGUA

UN USO RACIONAL PARA UN RECURSO INDISPENSABLE. El agua. Una palabra que todo ser humano sobre el planeta tierra conoce. Para algunos, es la primera palabra que aprenden a decir, otros, corren con la suerte de tenerla en abundancia, pero otros, aunque ajenos a mi realidad tienen este recurso de manera muy limitada. Si. Los recursos hídricos, que son los recursos mas importantes para la vida del hombre están siendo desperdiciados. Cuando decimos “uso racional del agua” nos referimos a el control y gestión del consumo del agua, y este concepto esta ligado o asociado al desarrollo sostenible; es decir al aprovechamiento de los recursos que en este caso seria el agua en proyectos bien sea de ingeniería como de agricultura y arquitectura. La conciencia creada a cuidar el agua no es algo que se dio en el planeta por capricho; tenemos que entender, que el agua es un recurso limitado, y que aunque veamos los gigantescos océanos esa agua para ser potable tiene que pasar por un proceso l l a m a d o desalinización con altos costos. Los recursos hídricos que el hombre puede consumir sin tener que pasar por este proceso mencionado anteriormente son los de las aguas dulces.

14


Rombo

15


Rombo

ESPECIAL DE MADERA en nuestra pr贸xima publicaci贸n

La madera en la historia de la arquitectura Ventajas del uso de madera

Construcciones en madera

16

Vis铆tenos en www.rombo.com.co


Revista Rombo