Issuu on Google+

ESCÁNDOLO reducir a los Estados a personas específicas, por ejemplo, el presidente. El presidente es el Estado, pero también el Estado es el presidente. Esta es una metáfora con la que comprendemos y nos formamos un marco.

mos reducir a los Estados a personas específicas, por ejemplo, el presidente. El presidente es el Estado, pero también el Estado es el presidente. Esta es una metáfora con la que comprendemos y nos f ormamos un marco.

Según Lakoff (1991), los humanos hacemos uso de marcos mentales con los cuales comprendemos el mundo. Los marcos son estructuras de pensamiento que se van estructurando según lo que percibimos a nuestro alrededor y a través de estas estructuras comprendemos todo mucho más fácilmente. Por ejemplo, uno de los marcos más comunes es el de la familia, no por nada la familia es el objeto más familiar al que estamos relacionados, y a través del marco de la familia comprendemos mucho lo que nos rodea como si fuera una familia: la escuela, el trabajo, el gobierno, el Estado… Los marcos nos permiten reducir lo complejo y hasta lo amorfo a algo más pequeño y familiar. En este sentido, podemos entender a los Estados, no solo como familias, sino como personas que mantienen relaciones dentro de la comunidad internacional, y más aún, pode-

Ahora bien, si podemos entender a un Estado como una persona y si a una persona la podemos entender como a un Estado, podríamos entender también, de forma metafórica, a “Occidente” como un Estado. Estas formas de enmarcado están dadas por como percibimos el mundo y a éste lo percibimos, en gran medida, por lo que dicen los políticos y los medios Es por esto, que si queremos analizar el escándalo político en el plano internacional, tenemos que hacer uso de marcos y metáforas que nos permitan entender la situación. En EEUU, como cualquier otro Estado democrático, se da el fenómeno de escándalo político como se explicó anteriormente, pero en el plano internacional también se da el fenómeno. La diferencia es que en este plano aquellos que pierden el capital simbólico son los Estados o

sus mandatarios. La esfera política del sistema internacional estaría compuesta por los diferentes Estados, mientras que la subesfera estaría compuesta por los políticos profesionales, es decir los mandatarios y diferentes representantes legítimos del Estado. Al igual que en la esfera política estatal, en la esfera política internacional también se require de un capital simbólico con el que se soportan el resto de poderes. Este capital no está dado solo porla reputación o la credibilidad, sino también por la legitimidad. Del mismo modo, también se hace uso y se requiere de un poder simbólico, con el cual los Estados pueden intervenir en el curso de los acontecimientos, influir en las acciones o creencias de otros Estados y crear también cierto tipo decontecimientos. Sin embargo, este poder no se puede ejercer siempreen este plano de manera abierta o directa, ya que el sistema es anárquico y todos 18


18_