Issuu on Google+

E-guía: PILAR GALÁN Biografia: Pilar Galán nació en Navalmoral de la Mata en 1967. Es licenciada en Filología Clásica y ejerce como profesora de Lengua Castellana y Literatura en el IES “Luis de Morales “ de Arroyo de la luz, Cáceres.

OBRAS: Ha cultivado todos los géneros literarios y escribe una columna semanal, “Jueves sociales", en el periódico "Extremadura". Ha publicado, entre otras obras, libros de cuentos: El tiempo circular, 2001; Manual de ortografía, 2003; Diez razones para estar en contra de la Perestroika, 2004; novelas: Pretérito imperfecto, 2001 ; Ocrán-Sanabu, 2002; Dime que me quieres (2005), Ni Dios mismo (2006) y Grandes superficies (2010) (todos ellos en De la luna libros). Ha escrito también la obra de teatro Los pasos de la piedra y algunas piezas breves sobre La Celestina y Antonio Machado. Conferenciante y directora de talleres literarios.

SE” N E C RO “EL B S E I A DEL C 2 E T O o-201 r e r BIBLI b 1-fe


Página 2

LAS LECTURAS DE PILAR GALÁN:

Desde los libros de ‘Los cinco’, de Blyton, a ‘Guillermo el travieso’, o ‘Tom Sawyer’, pasando por ‘La Odisea’, Las comedias de Plauto, Horacio, Marcial, ‘El Quijote’, ‘El Buscón’, los poemas de Quevedo y Garcilaso, ‘El Romancero Viejo’; la gran mayoría de los libros de Delibes, Muñoz Molina, Javier Marías, José Mª Merino, Millás, Mendoza, Max Aub... y entre los hispanoamericanos, Borges, Cortázar, Vargas Llosa, García Márquez, Benedetti, Sepúlveda: También Poe, Kipling, Tolkien, Zweig, Mrozek, Saki, Dickens, R. Dahl....

“Al compás de los días enhebro mi discurso, reparto con cuidado conjunciones, añado núcleos mentirosos, digo: tenemos que dejarlo, me haces daño, pero mi mano se empeña en escribir, acude, corre, dame besos, deja que mi cuerpo nazca en tus dedos, dibuja otra vez interrogaciones, no preguntes. Salpico mi texto de cursivas, subrayo lo importante, distribuyo mayúsculas y negritas, razono, expongo mi tesis, intento ser sensata, construyo un texto argumentativo, te narro, dialogo, trato de describirte, me convierto en narrador omnisciente, me vuelvo personaje, escribo prólogos y epílogos, me muero por borrarte de mi índice. Con mi texto corregido, te llamo el día anterior como una niña, temblando de los pies a la cabeza, presintiendo como siempre que vuelvo a equivocarme. La pasión empieza en el segundo exacto en que empiezo a marcar tu número. No estás. La tarde se convierte en una sucesión de horas que deben llenarse hasta la noche, hasta que vuelvas y oigas mi mensaje, y yo sepa que sonríes ante mi voz temblona. O lo que es aún peor, esperar que contestes, sentir el alma en vilo, dormirse sin saber aún qué va a pasar mañana” (Fragmento)


ARTÍCULOS PERIODÍSTICOS

Página 3

Violencia escolar Acaba de empezar el curso y ya comienzan a bombardearnos con la violencia escolar. El caso es que los políticos, tan preocupados de la educación que sacan tres o cuatro leyes al año, a ser posible totalmente contrarias a las del partido anterior, se llevan las manos a la cabeza, y no dejan de repetir expresiones espantosas como esa de tolerancia cero. Hay que erradicar la violencia en las aulas, dicen. Tolerancia cero con los agresores. Y yo, que trabajo en esto de la enseñanza, me pregunto por qué no se empieza desde el principio. Los alumnos violentos no se revisten de bestias salvajes en cuanto cruzan el umbral de un centro educativo ni dejan de serlo a las dos y media. Un angelito no se convierte en demonio al sonido del timbre y ninguna asignatura es conjuro para que se despierten los bajos instintos. La violencia se lleva como un traje de neopreno, ajustado al alma. Y se ha tejido de esos hilos que urde el exterior: la mala educación, la precariedad del mercado laboral (para qué estudiar, piensan), las guerras estúpidas que defendemos, el mensaje nacionalista más cerril, la cobertura informativa de las proezas de cualquier descerebrado asesino, la actitud de algunos padres o la desidia de las autoridades para castigar a quienes rompen papeleras, por ejemplo. Y este cóctel molotov se incendia al contacto con las más mínimas normas de disciplina, o en cuanto se pide respeto. Un centro educativo no es más que el reflejo de lo que llega de fuera. No hay violencia escolar, solo violencia. Dejémonos de poner etiquetas. Aquí sobra el adjetivo y faltan fuerzas para enfrentarse al problema.

Gestos Los gestos marcan nuestra vida más que las grandes gestas. Se puede aparecer en los libros de historia por haber descubierto América, pero a lo mejor lo único que te importa es el recuerdo de una caricia o el sabor de una comida de la infancia. Existen gestos comunes a casi todos: el primer beso, la torpeza increíble de esos labios que no parecen tuyos, el primer amor y sus desdichas, el cigarro compartido que provoca náuseas a la puerta del instituto, sacarse la camisa por fuera y pintarse los labios en el espejo del ascensor para que no lo descubran tus padres, el tartamudeo del dedo recorriendo emes por la cuadrícula azul de un cuaderno olvidado. Más adelante aparecen otros rituales que conforman nuestra vida, como la primera vez que agarras un volante como si fuera una tabla de salvación, o ese momento en que agarras a alguien igual que en tu primera clase en la autoescuela. Gestos de ira, de cariño, caricias aprendidas por manos que firman hipotecas, declaraciones de amor, contratos de trabajo o cheques sin fondo. Gestos que compartimos o que son solo nuestros, o al menos eso creemos para sentirnos distintos y a la vez cercanos; gestos que marcan transiciones en la vida, como acunar un niño, teñirse las primeras canas, leer con miedo el resultado de unos análisis. Y por último, gestos que te enfrentan con el espejo, como esa noche, quizá ayer mismo, en que arropas con cuidado el cuerpo castigado por los años de quien te arropaba en tu infancia. Hay en ese momento un tributo callado al paso del tiempo, una entrega de testigos en la carrera agotadora, dichosa y extrañamente circular que constituye la vida.


Entrevistas‌ http://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/provinciacaceres/pilargalan-escritora-y-responsable-del-taller-de-literatura-me-causa-emocionimpartir-un-taller-literario-donde-me-crie-_199707.html http://www.santiagoapostol.net/revista04/galan. http://lagaceta.educarex.es/?s=5&p=563


E-Guía de Pilar Galán