1 minute read

Mangata Magazine N.6

por Alejando moya

Volvemos a la carga. Volvemos a por más magia de la mano de los valencianos DragonFly y de los asturianos Avalanch. La segunda vez en unos meses y la tercera después de la presentación del mítico El Ángel Caído, regrabado con el epígrafe de All Star Band. Agradecer la amabilidad del equipo de la sala Republicca y el trato de los componentes de ambas bandas. Disfrutar de esta gente sobre el escenario fue un verdadero placer y hay que decir, que deleitarse con un concierto en directo de ambas fue, como ya he comentado, poco menos que mágico. Después de un concierto acústico maravilloso, tocaba ponerse las pilas y electrificar el ambiente.

Comenzaron DragonFly que, después de unos minutos de rodaje, nos presentaron Estrella fugaz, perteneciente al que es su nuevo disco Zeitgeist, el cual salió a la venta el 25 de octubre. Si hace unos

meses disfrutábamos del maravilloso acústico del paberse, esa noche, lo disfrutamos mucho más porque íbamos con los deberes hechos.

Una gozada Juanba Nadal y sus agudos en coros y estrofas... nada que ver con el acústico, canela fina. Si para los adultos fue una gozada, cuando ves sobre el escenario que todo funciona como un reloj suizo, no os podéis hacer una idea de la cara de expectación y maravilla que podía tener una niña de once años y eso que no era su primer concierto.

Emulando al monstruo que vendría después, Jorge Alcázar se marcó un solo de batería tal que mi hija, que acababa de empezar a aporrear los platos, se encontraba en una nube. Flipó con las sacudidas de melena de Pablo y me dijo: «¿Y tú tenías el pelo así de largo, papá?». ’( Enarbolando por bandera riffs contundentes, pasamos por Vuela conmigo. Las canciones de los valencianos nos demostraron que tienen todo lo que hace falta tener para ser un grupo de referencia 35 mangata