2 minute read

almas EL PINTOR DE

almas EL PINTOR DE

ILDEFONSO FALCONES

En esta novela encontramos como personaje principal a Dalmau Sala. Huérfano de padre anarquista, se vale de su talento con la pintura para trabajar en un taller de cerámica. Pese a los pensamientos que tiene enfrentados hacia su patrón, se siente en deuda, podríamos decir que por diversos favores realizados por este. Con su pensamiento, un tanto crédulo, pasa por situaciones muy delicadas que le afianzan en la lucha anarquista, ganándose el odio de empresarios, burgueses, beatos e iglesia.

A Emma Tàsies le daría el mismo nivel de protagonismo que a Dalmau. Es inteligente, guapa, fuerte, decidida y con las ideas muy claras. Lleva su vida con relativa tranquilidad hasta que una aparente traición de su gran amor, Dalmau, la pone en la calle sin recursos. Enseguida destaca como oradora y se convierte en líder de la lucha obrera y del feminismo naciente.

La novela cuenta con unos grandes personajes secundarios. Sin duda, Josefa ocupa un lugar especial. Es la madre abnegada de Dalmau. Habiendo perdido a su marido por el ideal anarquista en un juicio injusto, sigue trabajando como costurera en su domicilio durante incontables horas, para poder llevar una peseta a casa y así seguir malviviendo. Aunque mantiene sus ideales, los palos que le da la vida le han enseñado que si se quiere sobrevivir, a veces hay que cerrar los ojos y hacer cosas con las que no se está de acuerdo. La trama nos sitúa en Barcelona en el año 1901. Dalmau trabaja como pintor y

29 mangata ceramista en el taller de Don Manuel Bello, y Emma trabaja en una casa de comidas. Ambos provienen de familias con pensamientos anarquistas. Y las consecuentes pérdidas de familiares debido a ello. Esto convierte a Emma en una luchadora por las mejoras laborales. Dalmau, por su parte y debido a su talento, se ve cada vez más sumergido en círculos burgueses, donde obnubilado por ciertas compañías y sucesos conoce el infierno. Comete errores que pagará durante años.

El libro está narrado en tercera persona con un lenguaje culto que no dificulta la lectura. Cuenta con capítulos bastante largos; pero, aun así, se hace entretenida la lectura.

Es un libro cargado de documentación en el que aparecen personajes reales, y donde el autor consiguió encajar a la perfección la historia de Dalmau y Emma.

Me ha gustado mucho que, pese a centrarse más en la lucha obrera y la diferencia de clases, se hable también del modernismo y cómo cambia la ciudad.

La evolución de los personajes desde el comienzo de la lectura me pareció brutal. La forma en que cada uno avanza en sus ideales y cambia de prioridades, aprendiendo tanto de lo bueno (que no es mucho) como de los errores personales o daños cometidos por terceros.

Recomiendo esta novela, ya que representa a la perfección la sociedad de ese comienzo de siglo y en especial, si te gusta la novela histórica bien documentada.