Page 1

KATHERINE HITE

POLÍTICA Y ARTE DE LA CONMEMORACIÓN MEMORIALES EN AMÉRICA LATINA Y ESPAÑA


KATHERINE HITE

POLÍTICA Y ARTE DE LA CONMEMORACIÓN MEMORIALES EN AMÉRICA LATINA Y ESPAÑA

COLECCIÓN LA PLAZA MAYOR

Traducción de Jesús Cuéllar Menezo


Hite, Katherine Política y arte de la conmemoración: Memoriales en América Latina y España = Politics and the art of commemoration: Memorial to struggle in Latin America and Spain [texto impreso]/ Katherine Hite; Ricardo Brodsky (prólogo) . -- 1ª ed. – Santiago: Mandrágora Ediciones, 2013. 188 p.: 15x23 cm.ISBN : 978- 956-9114-11-3 1. Memoriales - Aspectos Políticos - América Latina 2. Memoriales - Aspectos Políticos - España 3. Violencia Política - América Latina - Historia - Siglo XX 4. Guerra Civil, 1936 -1939 - Monumentos - Historia - España I. Título. II. Brodsky, Ricardo (prólogo). Dewey : 980.03.-- cdd 21 Cutter : H47p Fuente: Agencia Catalográfica Chilena

Título original: Politics and the art of commemoration / Memorials to struggle in Latin America and Spain © Routledge, London & New York, 2012

Política y arte de la conmemoración / Memoriales en América Latina y España © Katherine Hite, 2013 De esta edición: © Mandrágora Ediciones, 2013 Colección La Plaza Mayor Primera edición en español: septiembre de 2013

Traducción: Jesús Cuéllar Menezo Diseño y diagramación: ©MandrágoraDiseña Revisión de textos: Belén de Sárraga Registro de Propiedad Intelectual N° 232.343 ISBN 978-956-9114-11-3 Mandrágora Ediciones Manuel Barrios 4890, Las Condes Santiago de Chile mandragora@lamandragora.cl www.lamandragora.cl Impreso en QuadGraphics

Agradecemos el importante apoyo de la Fundación Ford y del Institute for International Education para la publicación de este libro.

Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, en todo o en parte, ni registrada o transmitida por sistema alguno de recuperación de información, en ninguna forma o medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier otro, sin permiso previo, por escrito, del autor.


ÍNDICE

Agradecimientos 9 Presentación 11 1/ Memoriales para la lucha política

15

2/ Un monumento para el relato imperial español

44

3/ El ojo que llora: víctimas, victimarios y el problema de la empatía

68

4/ La búsqueda y la transmisión intergeneracional del dolor en Paine, Chile

94

5/ Globalidad artística y fabricación de la memoria: las bicis de Fernando Traverso 127 Epílogo 155 Notas 165

Bibliografía 177 Índice analítico 184


PRESENTACIÓN

El estudio de Katherine Hite Política y arte de la conmemoración, al asumir una perspectiva comparada a partir de los casos de España, Perú, Argentina y Chile, adopta una decisión que, reconociendo que se trata de cuatro experiencias muy diferentes, pone de manifiesto con igual fuerza el tipo de problemas y debates que están implícitos en la construcción de un memorial. Se trata, naturalmente, de problemas que dicen relación con opciones políticas frente a temas tales como la verdad, la justicia, la memoria, la victimización, la impunidad y la reconciliación. También, se trata de la relación posible entre arte y derechos humanos o, mejor dicho, de la capacidad de éste de representar los conflictos y en particular las dolorosas experiencias de muerte y desaparición forzada de personas, que han golpeado tan duramente a nuestra región. Los chilenos interesados en el tema han podido acercarse a estos debates a través de diversas publicaciones sobre los memoriales, tales como Geografía de la Memoria, editado por el Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior (2010), Memorias de la Ciudad, del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (2009), la Ruta de los Derechos Humanos, del Ministerio de Bienes Nacionales (2009), Crítica de la Memoria, de Nelly Richard (2010) o el más reciente Espacio y recuerdo de las autoras Isabel Piper y Evelyn Hevia, entre otras tantas publicaciones de reseña o crítica, además de los numerosos trabajos de tesis desarrollados en los últimos años, parte de los cuales se conservan en el Museo de la Memoria. Asimismo, ha sido relevante el trabajo de audiovisualistas, artistas y escritores en torno al tema. En especial, destaco la obra del dramaturgo Guillermo Calderón, Villa, en donde un grupo de mujeres discute sobre el proyecto de recuperación de un antiguo centro de detención y torturas de la dictadura de Pinochet, en clara referencia a Villa Grimaldi. Pero también estos temas han sido parte de un debate público, como aquel que rodeó la creación y existencia del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, en donde, entre otras cosas, se hacen explícitas las tensiones entre Memoria e Historia, así como el problema de la culpa. Los lugares de memoria, expresión ya clásica acuñada por Paul Ricoeur, son “los guardianes de la memoria personal y colectiva”; son la expresión de un cierto deber público de memoria, que sería correlativo al derecho de


1/ MEMORIALES PARA LA LUCHA POLÍTICA

Aprecio enormemente a la ex presidenta chilena Michelle Bachelet (2006-2010). Quizá por su condición de mujer y porque introdujo la paridad de género en su gobierno. Me emociona su identidad de socialista que perdió a seres queridos, asesinados por la dictadura chilena (1973-1990). La reacción que suscitó el experimento socialista (1970-1973) del presidente Salvador Allende, democráticamente elegido, fue violenta e intensa, y se desató durante toda la década de 1970 y entrada la de 1980 contra dirigentes y militantes de izquierda afines a Bachelet y, en muchos casos, muy próximos a ella. Al iniciar su mandato, Bachelet abogó por un programa que estaba en consonancia con los principios de aquéllos a los que había perdido, a los que recuerda. En sus últimos meses en el cargo y como legado de su paso por el poder, Bachelet inauguró el Museo Nacional de la Memoria y los Derechos Humanos. Su intención era trasmitir la idea de que familiares, parejas y compañeros no habían muerto en vano. ¿Por qué el problema de la memoria, y en concreto las memorias de la lucha, la guerra, el conflicto y la violencia, han estallado con tal fuerza hoy en día? Sin duda se debe a que la memoria forma parte de lo que somos y de cómo interpretamos nuestro presente, y para muchas, muchas personas, el presente es algo deplorable. En mi condición de latinoamericanista estadounidense, me avergüenzan profundamente las constantes intervenciones imperialistas de Estados Unidos, demasiado familiares en su calidad de ecos de las acciones cometidas por EE.UU. en América Latina a lo largo del último siglo y medio, o incluso durante más tiempo.1 Al ser hija de padres y abuelos socialistas estadounidenses, represento a la generación más reciente de una dinastía de, por lo menos tres generaciones, de luchadores y disidentes, cuyas memorias inspiran en gran medida mis análisis y acciones, y también mi rabia y mi desesperación. Partimos de la memoria para orientar nuestra interpretación del presente. Las memorias colectivas o sociales son tejidos entrelazados2 Los académicos estadounidenses sitúan las raíces de culturas paramilitares actuales como las de los ultraderechistas de Minute-


POLÍTICA Y ARTE DE LA CONMEMORACIÓN

27

Ilustración 1.1. Detalle del Monumento a las víctimas del terrorismo de Estado, Parque de la Memoria, Buenos Aires (fotografía de Katherine Jensen).

Al igual que el proceso de creación del Memorial a los veteranos de Vietnam, el proceso de construcción del muro conmemorativo argentino estuvo sembrado de problemas. El texto que debía aparecer en la inscripción de la piedra fundamental, situada a la entrada del monumento, suscitó un intenso debate centrado en por qué habían luchado esas víctimas y con qué fines y destino. La redacción final fue: “Aquí se emplazará el Monumento en homenaje a las víctimas del terrorismo de Estado y a los ideales de libertad, solidaridad y justicia por los que vivieron y lucharon”. También se discutió cómo conseguir que el orden en el que aparecieran los nombres en las piedras dejara claro que el principal método represivo había sido la desaparición forzosa de las víctimas. Aunque diez destacadas asociaciones argentinas de defensa de los derechos humanos participaron en el proceso de creación de todo el proyecto, no todas apoyaron la iniciativa de creación del parque y el monumento. Algunas protestaron durante la colocación de la primera piedra, entre ellas un importante sector de las Madres de la Plaza de Mayo, algunos integrantes de la Asociación de Ex-Detenidos Desaparecidos e HIJOS (asociación de hijos de des-


28

KATHERINE HITE

aparecidos), acusando a los legisladores y miembros de los partidos de pertenecer a las mismas fuerzas políticas que habían votado a favor de las leyes que otorgaron impunidad a los autores de crímenes durante la dictadura. Hebe de Bonafini, líder de una importante facción de las Madres, que denunció que la inscripción de los nombres supondría la “individualización” de las 30 mil víctimas y que ofendería a “nuestros seres queridos revolucionarios”, amenazó con borrar directamente los nombres inscritos en las piedras. La inauguración del Muro de la memoria argentino tuvo lugar en noviembre de 2007 y congregó a cientos de personas, en una ceremonia presidida por el presidente Néstor Kirchner y su esposa, la futura presidenta Cristina Fernández. Según algunos colegas y dos alumnas mías que asistieron al acto, las divisiones entre las asociaciones de defensa de los derechos humanos respecto del proyecto y el alcance tanto del parque como del muro, no quedaron patentes, y la ceremonia resultó bastante emotiva.35 Sin embargo, al contrario que el Memorial a los veteranos de Vietnam, el Monumento a las víctimas del terrorismo de Estado de Buenos Aires es poco visitado, e incluso apenas conocido por la mayoría de los argentinos. El alcance de los memoriales, la posibilidad que tienen de hacer consciente al gran público de su existencia y significado, depende de la accesibilidad de su emplazamiento y de los actores que con ellos se comprometan. En abril de 2007 visité Mujeres en la Memoria, un memorial situado en el centro de Santiago de Chile. Antes de visitarlo, leí la transcripción entera de lo dicho durante su inauguración, celebrada la noche del 12 de diciembre de 2006, el día que fue cremado el ex dictador chileno Augusto Pinochet. Parece que la ceremonia fue hermosa y extremadamente conmovedora, y las resplandecientes imágenes nocturnas del memorial que tenía en mi ordenador portátil mostraban su muro de granito y cristal maravillosamente iluminado, con rosas recién cortadas a sus pies. Mujeres en la Memoria fue una iniciativa de doce mujeres, entre ellas ex prisioneras políticas, exiliadas y familiares de asesinadas. Tardó cuatro años en construirse y se hizo gracias a los aportes de docenas de organizaciones de base y de donantes individuales, chilenos y extranjeros. La inauguración, muy concurrida, contó con la actuación de la Orquesta Juvenil de Paine que, compuesta por nietos y sobrinos (de ambos sexos) de detenidos desaparecidos, interpretó una conmovedora pieza; actuaron además dos cantantes y la intelectual y activista feminista Sandra Palestro pronunció una vigorosa alocución. Palestro relató cómo las mujeres habían conseguido apo-


POLÍTICA Y ARTE DE LA CONMEMORACIÓN

29

Ilustración 1.2. Monumento a las víctimas del terrorismo de Estado, Buenos Aires, alejándose en dirección al Río de la Plata (fotografía de Katherine Jensen).

yo para el proyecto y dio las gracias a las integrantes del gobierno y a otras de movimientos comunitarios, unas bien conocidas y otras no tanto. Insistió en que, aunque el monumento rendía homenaje a las 118 chilenas asesinadas por la dictadura militar, 72 de ellas aún desaparecidas, también era un memorial para las mujeres asesinadas en toda América Latina, desde la mexicana ciudad Juárez a la Argentina, pasando por Guatemala o El Salvador. Mujeres en la Memoria pretende ser el primer monumento de ese tipo. Cuando llegué a Chile cuatro meses después de la inauguración, comencé a preguntar a mis amigos dónde estaba exactamente Mujeres en la Memoria. La mayoría no tenía ni idea. Uno llamó por su teléfono móvil a un amigo “que debía saberlo”. Fue en vano. Mis mejores amigos chilenos son de centro-izquierda, políticamente despiertos y comprometidos. Sin embargo, no sabían de la existencia de ese monumento. Llamé a un antiguo prisionero político. Un tanto avergonzado, confesó que había estado fuera del país durante la inauguración, que no lo había visitado y que no estaba del todo seguro de su ubicación exacta. Al regresar a mi habitación de hotel busqué por internet el em-


En todo el mundo proliferan los memoriales. Los Estados reconocen su valor político, ya que pueden expresar la unidad nacional, la

superación de legados violentos, el compromiso con la estabilidad política o el fortalecimiento de la democracia. Los memoriales son fruto de inconstantes negociaciones entre Estados y sociedades que,

simbólicamente, pretenden corregir errores, reconocer pérdidas o proclamar diferentes relatos históricos no dominantes.

Este libro indaga en las relaciones entre arte, representación y política,

fijándose en memoriales que recuerdan pasados violentos de España y

América Latina. Basándose en el testimonio, entre otros, de curadores artísticos, historiadores, sicólogos, teóricos políticos y expertos en el Holocausto, Política y arte de la conmemoración utiliza los memoriales como lentes conceptuales para examinar con lucidez los profundos

factores políticos de los conflictos y como sugerentes escenarios en donde el imaginario visual y el arte representan los traumas colectivos. Rastreando lejanos relatos de lucha política y enfatizando que las prácticas conmemorativas constituyen innovadoras manifestaciones

de acción colectiva, este libro tiene el valor agregado de estar escrito con muy buena pluma y leerse fluidamente por un público amplio, más

COLECCIÓN LA PLAZA MAYOR

allá del específico de involucrados en estas temáticas.

Política y arte de la conmemoración Memoriales en América Latina y España  

Las relaciones entre arte, representación y po-lítica que hay en los memoriales que recuerdan pasados violentos de España y América Latina....

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you