Issuu on Google+

www.revistahuellasur.cl

REVISTA DE ARTE Y CULTURA PATAGÓNICA

Distribución Gratuita

NÚMERO 4 - REGIÓN DE AYSÉN - 2017

ESPECIAL ANIVERSARIO

Balmaceda, 100 años de historia


DIRECTOR: Miguel Muñoz Pérez. EDITOR: Mauricio Osorio Pefaur. DIRECTOR DE ARTE: David Mansilla Gallardo. OFICINA: 21 de Mayo Nº1197, Coyhaique. EQUIPO: Carolina Huentelicán Cuyul, David Mansilla Gallardo, Alejandra Muñoz Sandoval, Miguel Muñoz Pérez, Sandra Muñoz Neira, Mauricio Osorio Pefaur, Julián Vásquez Villarroel, Juan Carlos Zúñiga Andrades, . Corrección: Cerofaltas. COLABORAN: Carlos Bello Durán, Mauricio Osorio Pefaur, Paula Quintana jornet, María Ester Ponce Correa, Miguel Muñoz Pérez, Arturo Barros Medina, Victor Hugo Gómez, Alejandra Muñoz Sandoval. PARA AUSPICIOS Y PUBLICACIONES Escribir a: revistahuellasur@gmail.com Llamar a: 672210938 - 971091650 971091657. IMAGEN DE PORTADA Project Wallflowers Balmaceda Escuela Jose Antolin Silva Ormeño Foto: Miguel Lara Urzua / Perfil B Tiraje: 1000 Huellas. Esta publicación se distribuye gratuitamente en la ciudad de Coyhaique y toda la Región de Aysén.

CO - PRODUCEN

Editorial El anonimato es una condición individual y colectiva relevante de analizar al momento de revisar y comprender las lecturas históricas del asentamiento humano en lo que ahora llamamos Chile o en cualquier parte del mundo. Ha estado presente en el levantamiento de pueblos, de sus estructuras, sus hechos más relevantes, de las preguntas y las respuestas que les demandó el pasado, el cómo las desarrollaron. La historia prevalece, instalada como domicilio eterno, en las acciones oficiales, en los textos de aquellos que como menester tenían la misión de conservarla, en aquellos que tenían la preparación para leerla o interpretarla, y sujeta a los seres humanos con poder que la financiaban o solicitaban. En los tiempos donde escribir y leer era un privilegio; donde aquella sagrada misión de guardar la memoria registraba sólo los grandes sucesos, las grandes victorias, los feroces incendios, las bonanzas o las terribles crisis, la administración de la política y del territorio. Este registro invaluable de la historia humana y su relación con la geografía natural, olvidaba a la gran mayoría de sus protagonistas, convirtiéndolo en un esfuerzo por generar síntesis de la síntesis, un informe necesario pero incompleto. Siempre incompleto. Ausente, voluntario o involuntario, del sabor que ofrecen las narraciones orales y escritas que la mayoría vive. Dejándolas como versiones o acompañantes de una historia principal. Carente de historias pequeñas, lejanos de la memoria familiar y de su imparable reproducción cotidiana. El anonimato es aquella condición que impide no sólo conocer nombres, apellidos, lugares; es también desconocer logros, creencias, resúmenes del saber, experiencias, traspasos de conocimientos adquiridos profundamente de una generación a otra. Nos priva de otras historias, de descubrir nuevas soluciones, de la diversidad, de encontrar valor en el otro. Siendo que ese otro/otra, quizás más débil, olvidado, produce cultura, transmite historia, habita y pertenece al mismo territorio. Nuestra tesis para dejar de ser anónimo, aunque obvia, implica un esfuerzo mayor, conlleva determinación, capacidad para enfrentar el cambio en un@ mism@ junto al otro; nuestra tesis es la co-construcción, producir un vínculo verdadero, que genere desarrollo. Asume el reconocimiento de otros para fortalecer la identidad de esas personas y la suya propia. Además de fortalecer y validar la voluntad de quienes pretenden visibilidad y respeto. Claro está que es imposible invertir tiempo total en reconocer a otros y otras para que todos salgan del anonimato. Afán infructuoso y agotador. Pero adoptar la actitud atenta y permanente, provocaría una reversión de la condición del anónimo al de “Sabido”, “Notable”, “Conocido”, “Presente”, “Valorado”. Hoy, justo hoy, en el inicio del Centenario de la localidad de Balmaceda, nuestra Revista ha querido colaborar con el proceso de desarrollo y crecimiento que tanto anhelan sus habitantes. Este reconocimiento a tantos y tantas que avanzaron desde lugares incógnitos y lejanos, personas de diferentes credos, culturas, estratos sociales. No sólo para aquellos conocidos en las grandes historias que la forjaron , a los cientos de hombres y mujeres anónimas, provistos de un coraje y una energía olvidada en la urbanidad y sus artificios. A estas personas y sus descendientes, que vinieron a encontrarse con la construcción de sus vidas y grabaron sus cuerpos en esos llanos extensos, amarillos y fríos. No l@s hemos olvidado, no hay razón para el olvido. No están vagando en silencio con ojos perdidos, flotan por los vientos con sus corazones de nieve y sus manos de tierra, sus almas de lana hilada, de bandurrias y pitios. No hay olvido, no hay anónimos despidos, viajan con nostr@s sus anhelos perseguidos, sus historias ya caminan en los libros de los niños... de sus mates, de sus ollas, de los lazos infinitos... Dedicado a la gente de Balmaceda, su pasado, presente y futuro.


MÚSICA

HOMENAJE A

JOSÉ ANTOLÍN SILVA ORMEÑO Carlos Bello Durán “El Malebo”

PRIMERA PARTE Milonga tradicional Milongueando nací un día, milongueando he de seguir, milongueando he de morir, es parte de mi poesía. En este día tan pleno. El pecho de orgullo lleno, por rendir este homenaje. Gente con puro coraje, poblaron así este suelo. Unos aires patagones, se me vienen de improviso. Trataré de ser preciso, Como en tantas ocasiones. Una vez más mis bordones, acompañan mi memoria. Porque este día de gloria, este pueblo solidario, Celebra este Centenario, como parte de la historia. Cien años por el sendero, me quedé un poco a pensar. No habrá sido un buen pasar, en esos tiempos tan fieros. A esos viejos me refiero, Héroes de epopeyas bravas. Cuando en plena pampa armaban, un rancho para vivir. Y así poder subsistir, después que ya se instalaban. Sólo puedo imaginar, añoranzas y recuerdos. Años duros, años lerdos, eso era para empezar.

Y buscaban el lugar, con buena aguada y abrigo. Solo el tiempo era testigo, Y los inviernos también. Así a la tierra de Aysén, Llegó el pionero mi amigo. Balmaceda y unos pocos, fue fundada con esmero, el diez y siete en enero, Fecha la que hoy día evoco. Y con sentimiento toco, Y darlo a conocer pueda. Así nace Balmaceda, primer poblado en la región. Y el sentirlo en la ocasión, en el alma se me queda. Como que imagino el día, después de una gran mateada. El poblador cooperaba, algo importante venía. La gente se disponía, a tranzar lo conversado. Con lazos acollarados, fueron midiendo las calles. Las veredas, los detalles, y la plaza del poblado. Un medio día de enero, y un viento tan helado. Este pueblo fue fundado, por hombres rudos camperos. Comandaba el grupo entero, Y como cumpliendo un sueño, Un líder que con empeño, Firmó el acta fijesé. Ese hombre fue don José, Antolín Silva Ormeño.

Un glorioso personaje, que sembró soberanía. Héroe anónimo esos días, entreverado en el paisaje. Hombre de mucho coraje. Negociante aventurero. Cateador de minas… pero, más nunca llegó a ser rico. Y también se jugó el cuero, en la guerra de Chile Chico. Cien años amigos míos, Hay mucho pa` recordar. Si uno se pone a excavar, ya es más grande el desafío. Esos bravos aguerridos, que levantaron banderas. Aquí mismo, en la frontera, a ejercer soberanía. Yo los recuerdo este día, simplemente, a mi manera.

SEGUNDA PARTE Vals Campero Como hoy yo quisiera, nombrarlos a ellos. Con apellido y nombre, por lo que ellos fueron. Pero pecaría, si no nombro a todos. Porque en un recodo, alguien quedaría.

aquí resistieron. Buena caballada, de distintos pelos. Tranquearon distancias, aquellos abuelos. Balmaceda ha sido, cuna de poetas. Donde muchos versos, son reminiscencias. Donde aquí aprendimos, junto a aquel maestro. Seguir las costumbres, defender lo nuestro. Hoy rendir quisiera, un gran homenaje. En este paisaje, de gente pionera. Esos que hacen años, Aquí hicieron huellas. Y surgió la vida, aquí en la frontera. Esos que hacen años, aquí hicieron huellas. Pasaron cien años… Vive… Balmaceda.

Fueron muchos viejos, junto a Silva Ormeño. Que uniendo las fuerzas,

HuellaSur 3


PATRIMONIO

Balmaceda, 100 años de historia Por Mauricio Osorio Pefaur.

L

a historia de Balmaceda comienza oficialmente el 01 de enero de 1917, fecha elegida por su principal gestor e impulsor, el poblador José Antolín Silva Ormeño, para concretar su fundación. Es por ello que este año 2017 lo iniciamos celebrando este acto civil, protagonizado por un grupo de colonos chilenos y extranjeros, todos migrantes, que desde principios de siglo venían explorando y ocupando tierras en el valle Simpson. Sin embargo, es muy relevante conocer cómo se gestó esta fundación, la primera en todo el extenso territorio continental de la actual región de Aysén, organizada y concretada por los propios pobladores; y cómo fue refrendada dos años después por el Estado chileno. La idea de establecer una colonia campesina en el valle Simpson o “Huemules”, para organizar y dar sustento político, social y económico al proceso de ocupación del territorio por parte de familias de origen y tradición económico cultural campesina, surgió en 1912. José Antolín Silva Ormeño, chileno avecindado en el villorrio de Lago Blanco, ubicado en la provincia de Chubut, territorio argentino, muy cerca de la frontera con Chile, en el paralelo 46º 50’ aproximadamente, ideó un proyecto de organización colonizadora, viendo el constante y progresivo avance de familias chilenas que, enteradas de la existencia de tierras fiscales, disponibles en el lado chileno, se aventuraban a ocuparlas. Silva Ormeño estaba dedicado al comercio y junto a su hermano Bautista, mantenían en Lago Blanco un negocio llamado “El Polo Sur”, donde recibían la visita de todos aquellos que andaban en busca de campos para avecindarse. De este modo Silva Ormeño proyectó que este movimiento migratorio requeriría de un centro Escuela Balmaceda (s/f). (Archivo Café Histórico Ricer, 2008). poblado donde se reuniesen los servicios públicos que ayudarían al desarrollo de los colonos (escuela, registro civil, correos), donde los mismos colonos u otros que no necesariamente tuviesen posibilidades de realizar una vida en las faenas rurales, pudiesen afincarse, y donde otros pobladores contribuyeran con la actividad comercial, la que se concentraría en el pueblo dando así seguridad al intercambio de productos y servicios entre los mismos pobladores. El proyecto va tomando forma en cada conversación de Silva Ormeño y otros pobladores, decidiendo al fin elevar una solicitud formal al Gobierno central para que éste reconociera el poblamiento del valle y apoyara la HuellaSur 4

Balmaceda, celebración del 18 de septiembre de 1929. (Archivo Café Histórico Ricer, 2008).

organización de una Colonia nacional en el Huemúl. El modelo existía y muchos lo conocían: las colonias de Lonquimay, Hueñivales y otras en las regiones del Biobio y Araucanía. Acá tenían todo para crear una Colonia: familias constituidas, brazos para trabajar la tierra, para criar ganado, explotar el bosque; líderes honestos y disponibles para la tarea colonizadora. Sólo necesitaban que el Estado aprobara la propuesta. Es así que los pobladores envían dos solicitudes al Gobierno, el 28 y el 31 de mayo de 1913, informando que el proceso de ocupación llevaba ya varios años y solicitando se reconociera en ellos a los colonos verdaderos del valle Simpson. Mientras esperaban por respuestas desde la capital del país, se sucedían las reuniones en Lago Blanco y valle Simpson. Los “chasques” llevaban y traían noticias. Silva Ormeño planteaba -cada vez que había oportunidad-, la idea de fundar un pueblo en el Huemúl, surgida según él mismo anotara sobre el mapa original de Balmaceda, el 30 de diciembre de 1912. En agosto de 1913, y ante el silencio del gobierno central, Silva Ormeño decide escribir nuevamente, esta vez dando una señal contundente respecto a lo que, como pobladores, esperaban recibir como respuesta: “Desde la fecha de la solicitud á esta parte á tomado gran entusiasmo la jente chilena por esta colonia que se piensa hacer en el Huemul. En dicho lugar hay poblados mas de cien habitantes y poblandose dia por dia, teniendo tanto interes por el nuevo pueblo, que la jente dice que si el Gobierno no cede ese campo para colonia estan todos los inmigrantes chilenos determinados a no salir de él campo en custion. Asi que el Gobierno tendria que emprender una campaña en contra de los inmigrantes chilenos; para hacer desalojar esos campos que tantos siglos han estado privados de la vista del hombre. Asi que con toda seguridad creémos que será acectada nuestra peticion; dandonos esos campos para formar el pueblo de ‘Inmigrantes’. ” En este extracto de la carta se puede ver el espíritu que movía a Silva Ormeño, y tras sus palabras la decisión colectiva de los ocupantes por mantenerse poblando y haciendo producir los campos del valle Simpson. Vemos también que Silva Ormeño consideraba otro nombre inicialmente para bautizar el pueblo que soñaba en el valle: “Inmigrantes”.


Izquierda: imagen de José Antolín Silva Ormeño, publicada en periódico La Razón de Puerto Aysén, el 25 de agosto de 1938 (Archivo Nacional, sección Microformatos y Periódicos). Agradecemos la referencia aportada por Carmen Gloria Parés, quien halló esta imagen y noticia asociada, publicándolas en El Divisadero de Coyhaique el 02 de septiembre de 2016. Centro y derecha: cartas escritas por J. Antolín Silva Ormeño referidas a la fundación de Balmaceda. Forman parte del expediente de creación de la localidad.

Plano original de Balmaceda, elaborado por J. Antolín Silva Ormeño y presentado al Gobierno en 1917 para que éste aprobara la fundación efectuada el 01 de enero de aquel año.

El plano de la localidad (ver imagen), lo habría diseñado y dibujado en 1914, ciñéndose a las ideas “modernas” de la época, informa en carta dirigida al gobierno donde pide sea reconocida la fundación. El nombre definitivo para la localidad se habría decidido tal vez en 1915 o 1916, y la razón profunda de elegir el apellido del presidente José Manuel Balmaceda para ello, fue un homenaje al mandatario que en su gobierno impulsó la colonización nacional y la entrega de tierras a campesinos en el sur del país. Entretanto, el gobierno, que no da una respuesta clara a las peticiones de los colonos y solo emite un “permiso de ocupación” precario en términos legales, sí ejecuta dos actos administrativos importantes: la creación de una nueva Subdelegación a la que denominó “Río Simpson”, dependiente de la autoridad administrativa de la provincia de Llanquihue y la Escuela Mixta para Valle Simpson. Ambos actos de todos modos, respondían a las aspiraciones y peticiones de los mismos pobladores, representados por otro importante gestor de la primera colonización

del valle: Adolfo Valdebenito. En noviembre de 1916, Silva Ormeño redacta y distribuye un comunicado entre los ocupantes del valle y aquellos que residían aún en territorio argentino, con la información relativa al pueblo que se fundaría en el terreno elegido, muy cerca del curso del río Huemúl y dos ríos menores que tributaban en él desde el Oeste (el Humo y el Oscuro), “a 5 kilómetros de los límites”. La fundación se llevaría a cabo el primer día del año 1917. No hay antecedentes que los pobladores hayan organizado un acto fundacional en propiedad, pero es dable pensar que alguna actividad desarrollaron como por ejemplo el izamiento de la bandera chilena en la naciente localidad, solo delimitada por estacones y cuerdas que indicaban los sitios y las calles, tal como habían sido propuestas en el plano de Silva Ormeño. En diciembre de 1919, y después de un accidentado periplo del expediente de fundación del pueblo, que Silva Ormeño enviara

al gobierno para su aprobación mediante decreto, y que se extravió por ¡casi 9 meses! en oficinas del Ministerio de Colonización, el Estado reconocerá oficialmente la fundación del poblado de Balmaceda (Decreto Nº 1610 del 30 de diciembre 1919), acto que refrendaba legalmente el proyecto de los colonos del valle Simpson. Finalmente, en 1920 el Ministerio de Justicia creaba otra de las instituciones que los pobladores siempre habían solicitado: la Oficina del Registro Civil de la 7ª Subdelegación Río Simpson. Fuentes:

Decreto Nº 1610 que crea la localidad de Balmaceda. Con antecedentes. Hallado por Carmen Gloria Páres para la Sociedad de Historia y Geografía de Aisén. Millar, S. 2006. La Conquista de Aysén. Autoedición. Osorio, M. 2014. Antiguas Historias del valle Simpson. Región de Aysén. Ñire Negro Ed. Coyhaique.

HuellaSur 5


ARTES VISUALES

PROYECTO CALLE LLEGA A PATAGONIA

L

a diseñadora/artista visual Pau Quintana jornet (34) de nacionalidad Chileno / Alemana ha dedicado gran parte de su quehacer artístico en los ultimos 3 años al desarrollo de su proyecto WALLFLOWERS. El proyecto persigue la meta de ser una plataforma creativa y dar un impulso para lograr un sentimiento de pertenencia comunitaria, para crear y visualizar así un ambiente social positivo. A través del trabajo con organizaciones a nivel mundial, artistas locales y centros culturales, los que están convencidos del intercambio recíproco de influencias. Wallflowers está en situación de sumergirse en la complejidad de la comunidad, dedicada a la pintura mural de rescate de espacios específicos y sus habitantes. Balmaceda es una de las localidades ubicadas como ingreso principal a la Región y a la vez la zona más antigua en la comuna de Coyhaique, celebrando en el año 2017 cien años de asentamiento, con una comunidad muy rica en conocimientos tradicionales y pioneros de este lugar austral del mundo. Durante los meses Enero y Marzo del 2016 PAU se traslada a la región de Aysén y logra insertarse en la comunidad de Balmaceda trabajando con el apoyo de Valentina Urrutia (psicóloga), Camila Villa (diseñadora) de Servicio País y la directora de la Escuela José Antolín Silva Ormeño, Angélica Catalán, realizando una primera intervención de Project Wallflowers en la Patagonia. Luego sigue una invitación para pintar la fachada del Centro Cultural de Coyhaique. Durante esa experencia y en diálogo con el equipo

del Centro Cultural se empiezan a tirar las primeras lineas para el desarrollo de PROYECTO CALLE (Carretera Austral Llenando Espacios). La meta de CALLE es destacar la importancia de la circulación de cultura y artistas / muralistas con experiencia hacia regiones o localidades que no cuentan con un desarrollo artístico ligado a un trabajo urbano y de valorización de los espacios públicos, siendo un aporte para la comunidad y para los artistas de la región. En Enero Pau vuelve a Balmaceda para celebrar junto a la comunidad sus 100 años y lanzar en ese tiempo Proyecto CALLE. Este proyecto contempla una intervención de muralismo en la localidad en los muros interiores y exteriores de la Iglesia Santa Teresita de los Andes, destacando este espacio como un lugar de encuentro comunitario y visualmente atractivo en la localidad de Balmaceda. Esta obra convierterá tal iglesía en la mas austral intervenida por arte urbano en el mundo. Balmaceda y sus habitantes se empoderarán de su localidad generando un foco de atención distinto al servicio que otorga el aeropuerto y visibilizará nuevamente por medio de esta obra de arte con identidad comunitaria, su historia e importancia como primera localidad de la región. Esta pintura fue posible por el gran apoyo de personas claves como Marcela Gónzales, Carolina Pinochet y su equipo del Centro Cultural de Coyhaique, Valentina Urrutia y Camila Villas de Servicio País , Consuelo Vera de Centro Alma y el Consejo Nacional de la Culturas y las Artes de la Región de Aysén.

Fotografo Miguel lara Urzua de Perfil B HuellaSur 6

MAS INFO: www.c-a-ll-e.com - www.projectwallflowers.com - www.theartofpau.com


Sueños, mujeres, Balmaceda OPINION

Fotografias: Camila Villa

Angélica Beatriz Cifuentes Ovalle

Integrante del Club de huasos y más tradiciones Integrante de la junta de vecinos de Balmaceda “Mi sueño como habitante, es que Balmaceda surja con el tiempo, progrese en todos los ámbitos, porque esta es una tierra de pioneros, de gente de lucha y queremos más para la localidad. Mi sueño como mujer, es seguir en la lucha siempre para que la comunidad mas antigua de la región, y de Balmaceda sobre todo, vean un futuro y tengan una imagen linda de lo que ellos vivieron.”

Fidelia Bórquez

Presidenta de la junta de vecinos

“Contamos con la materia prima para hacer bloques, soleras, y todo eso lo tenemos todo acá en la localidad. El viento para nuestra energía eléctrica también está. Falta seguir luchando para que se puedan hacer todas esas empresas, siempre se han pedido, no lo toman en cuenta, no lo estudian. Para que Balmaceda surja y la gente no se empiece a ir por las fuentes de trabajo, porque estamos quedando con muy poca pega. Hacer incapié lo que algunas veces uno propone con las autoridades que no escuchan, que no tratan de estudiar estas cosas que uno propone.”

Verónica Edith Carrillo Riquelme

Presidente de la agrupación cultural y costumbrista de Balmaceda “Mi sueño es que dejemos de ser anónimos y que nosotros pasemos a ser una localidad reconocida dentro de la región de Aysén y tener mucho mas turismo para nuestra localidad.”

Luzmenia Oriana Bórquez Sepulveda

Directora de la brigada de incendios de Balmaceda “Diez años tiene esta organización soñamos tener nuestro cuartel y nuestro carro nuevo para entregar un mejor servicio a nuestra comunidad. Sueño con que mi pueblo sea tan grande como lo fue años atrás. Quiero que sea la verdadera historia la que se cuente y colaborar con lo que esté a mi alcance.”

María Ester Ponce Correa

Presidenta del taller de ancianos Mackiver Presidenta de la comunidad cristiana “Soy ex - profesora de la escuela de Balmaceda. Mi sueño es tener una cortina de árboles, una cortina que ayudará a que el clima fuera más benigno, y generar un microclima como en otras localidades de la región. En parte esto se ha logrado, porque CONAF está sembrando árboles en el estadio. Lo que más ansío para Balmaceda es que haya unidad, que hayan valores. Que la gente se quiera, que se ayude. Que no hayan rivalidades y que todos seamos uno, porque somos un pueblo pequeño y lo que más necesitamos en este mundo es amor.”

Reina del Viento Descuido …Desprecio… Desuso…Omisión… Relegación…Amnesia… Abandono…Indiferencia … Ingratitud…Egoísmo… Somos un pueblo que envejece, pero no por eso queremos que muera. Estamos olvidados, abandonados somos invisibles o fantasmas. El viento ruge, vuela frío y penetrante en esta tundra desértica pero también sufre porque nuestro pasado fue floreciente. Aquí se inicio la colonización de esta región. El pueblo más antiguo pronto a cumplir cien años “Puerta de entrada”. Pero ¿Quién sabe quién vive aquí?.

Seres humanos que hacemos patria, soberanía resguardamos nuestras fronteras. Personas invisibles que mueven el engranaje de una gran maquinaria que es el aeropuerto, que permite la salida y la entrada de miles de personas. No saben que llegan a Balmaceda porque sus pasajes dicen Santiago – Coyhaique. Balmaceda, donde desembocan los vientos y reciben a los visitantes haciéndose notar con su fuerza impetuosa y penetrante frialdad. “Reina del Viento” dama en estos gélidos parajes; escúchemos el lamento de tantas almas que fueron a su última morada y que hoy no tienen ni siquiera una lápida que recuerde el paso por esta vida.

Monólogo de María Ester Ponce Correa, antesala al documental “Nichos de agua” dirigido por Mario Müller Díaz.

“Los que llegaron primero”, pioneros, hombres y mujeres que a sudor y sangre han engrandecido nuestra Región y que son ellos nuestros antepasados a los que hemos dejado morir, en el olvido silencio y abandono. Pero no todo puede ser tristeza y amargura, también sabemos compartir un plato de comida, que con mucho esfuerzo logramos conseguir. ¡¡¡¡¡Tenemos esperanzas, existe alguna luz, tenemos que golpear conciencias para terminar con esta miseria, soledad e ingratitud!!!!

HuellaSur 7


TEATRO

Gancho DOBLETE NACIONAL Escena VI. De la obra “GANCHO, hijos una frontera” de Miguel Muñoz Pérez

Luz. En el escenario se encuentra un estudiante y un carabinero. El niño tiene unos 10 años, moreno, delgado. Está sentado en una silla de madera gruesa de barniz caoba. Viste su uniforme escolar, desdeñado, un par de zapatillas blancas de lona. Está mojado de pies a cabeza. En su hombro se posa una toalla de baño grande, blanca con letras mayúsculas azules depositadas en un recuadro azul también. Las letras indican la frase: “PROPIEDAD DEL ESTADO DE CHILE”. A sus pies un bolso de cuerina café, viejo, desgastado, lleno de libros.

El carabinero con su uniforme, con botas y espuelas, armado. Un hombre de unos 50 años, 1,60 cm. de altura, moreno, gordo, bigote. Lo rodea cada vez que hace una pregunta, guarda silencios incómodos, lo mira, pregunta. Libreta en mano, anota. Diciembre de 1978. Gancho Chico, seca su lágrimas con la toalla.

Carabinero: Su hermano ¿cómo se llama? Gancho Chico: Fabián (voz suave, temerosa) Carabinero: ¿Cómo dijo? Gancho Chico: ¡Fabián! ¡Señor! (gritando en tono marcial) Carabinero: ¡Ah! …¿ Y cómo le dicen a su hermano? Gancho Chico: Pensé que Ud. Sabía. Carabinero: ¡A ver! ¿Se está negando a contestar? ¡Yo hago las preguntas! Ahora cabro chico. A la buena. ¿Cómo le dicen a su hermano? Gancho Chico: ¡Gancho Señor! Le dicen Gancho. Carabinero: Por ahí nos estamos entendiendo. ¿Por qué le dicen Gancho a su hermano? Gancho Chico:Y ché… porque así nos decían en Río Mayo. Carabinero: ¿Che? Si ché, no ché! (se burla) Gancho Chico… sólo sigue al hombre mientras camina y se cuestiona el “che” para él y mira al niño. El carabinero mueve en negativo la cabeza, mira al cielo, se toma el pelo. Anota en la libreta. Carabinero: ¿Y desde cuándo dice que su hermano está perdido? (Anota en la libreta) Gancho Chico: De antenoche, señor. Carabinero: (Intrigado) ¿Sabe si Gancho anda en malos pasos? Algo habrá hecho que no aparece. Aquí en Chile la gente no desaparece tragada por la pampa. Gancho Chico: ¡Gancho no hizo nada! ¡Ud. No lo conoce! Carabinero: ¿A no? ¡Cómo que no lo conozco mocoso! ¿Crees que no los he investigado? Según me han informado, son los guachos del Curiche y la Chilena, y viven con su tío Remigio, que si no me equivoco o anda cocío o anda tomando (ríe a carcajadas) por eso los dejó internos ¡Flor de cuidador! Llevan rumbeando medio año acá y todos saben de las costumbres del Curiche, y no hay prenda que no se parezca al dueño.

Carabinero: Según me han informado, su hermano no respeta ningún tipo de regla en el internado. Ni a la patrulla del tránsito que yo mismo dirijo le hace caso. Abre los candados de los casilleros con las tijeras. Se cuartea con las profesoras más jóvenes. El otro día lo vieron tomando vino en bota en un asado. Cantando canciones argentinas en vez de cuecas, en lugares prohibidos. Les dice cosas ordinarias a las hijas de mis colegas o a los de la fuerza aérea. Se agarró a coscachos con un militar antes de desaparecer. La última que supe es que anda de arranca´o con la hija del Director de la escuela. ¿Cree que su hermano merece estar en esta escuela y ser tratado con tanto cuidado por el estado de Chile siendo que es Argentino ese bagual? Gancho Chico:(tímidamente) Chileno… es Chileno. Nació aquí en la casa de los Barría. Carabinero: ¿Y Ud. Estaba ahí? No venga con güevás! ¿Sabe qué hacemos con los Argentinos agranda´os acá en Chile? Gancho Chico: (indica que no con la cabeza, temeroso) Carabinero: Ud. ¿Cómo dijo que se llamaba? Gancho Chico: Ernesto, Ernesto me llamo. Carabinero: ¿ Y cómo les dicen a los guachos al otro lado del alambre? (le toma el brazo con fuerza) Gancho Chico: (con rabia) Ganchos, nos dicen Ganchos Carabinero: ¿Y por qué mierda les pusieron así? Gancho Chico: Porque así se les dicen a los amigos cuando hay confianza. Mi padre jamás le hubiese dicho Gancho. Carabinero: El Curiche está muerto y Ud. está solo ¿Pa`que le sirve el sobrenombre? (se va) ganchito...ganchito… (ríe a carcajadas)

A Gancho Chico le caen lágrimas. Llora y trata de no causar ruído.

Apagón.

Carabinero: Llora… llora. Si llorar nos hace bien a todos. (le soba la espalada y le habla al oído) ¿Ves que los conozco? (retorna caminando a dos metros de él)

DOCUMENTAL

“Antolín un visionario de la Patagonia”

Fotografía memorial Antolín Silva Ormeño Ciudad de Balmaceda

Entrevista a Victor Hugo Gómez, Productora Aonikenk

¿Por qué te interesa realizar un trabajo documental de Silva Ormeño? Bueno primero que todo, me gustaría contar que el interés por este personaje surgió cuando en conversaciones con mi abuela Rosa Mansilla Ainol pobladora y nacida en Bahía Erasmo, me dijo que tenia un vecino llamado Antolín y que tuvo un romance con la abuela Sara, posteriormente comencé a reconstruir la historia de mi familia y me llamó mucho la atención de que este personaje (Antolín) era todo un visionario en esa época. ¿Cuál es el argumento del documental? La idea de este documental es un viaje por la historia y reconstrucción de la información oficial escrita por HuellaSur 8

historiadores e investigadores, lo que buscamos con este documental es poder recopilar además antecedentes, historias y anécdotas que vinculen a Antolín , pero sobre todo es poder destacar y resaltar la participación que tuvo como “El Generalísimo del Ejército del Sur” ¿En que proceso están con el documental? El proyecto documental “Antolín un visionario de la Patagonia” lleva dos años aproximadamente en el proceso de guión, actualmente ya hemos postulado a los CORFO cine pero es muy complejo quedar con un proyecto de este nivel desde regiones, pero, no perdemos la fe, creemos que este año el proyecto ya se encuentra más maduro y tiene las condiciones para entrar a la etapa de rodaje.


MÚSICA

Arturo Barros Medina A

mo mucho a mi pueblo, ahí vivieron mis padres, ahí nací, nacieron mis hermanos, me crié durante mi niñez. Estudié tres años en la escuela y luego me marché a estudiar a Santiago. De partida creo que Silva Ormeño es el impulsor del nacimiento de Balmaceda pero que representaba a un grupo mayor de pobladores, y no es el único líder que existía en esa época. Bienvenido sea que haya liderado parte de la guerra de Chile Chico y toda su inventiva, su coraje, su bravura y su visión para llegar al norte del país y defender lo que ahora es nuestro. Sin duda es elogiable. Como músico y compositor he dedicado mi vida entera a crear y escribirle a esta tierra. Para Balmaceda, sus costumbre y su gente existen varias piezas que he interpretado con Los Lazos y el Coro Tierra Viva. En la actualidad veo, con asombro, que aquel pueblo pujante y donde fue dirigente mi madre, hoy enfrenta un abandono progresivo y eso me preocupa. Hay que tomar el ejemplo de los primeros pobladores, el de no esperar a que las cosas lleguen, y relevar al pueblo de Balmaceda al estatus que históricamente se merece. Ya la ubicación geográfica y su situación de pueblo fronterizo podría generar un eje estratégico de desarrollo económico y cultural importante para la región de Aysén y nuestro país. Balmaceda jamás ha tenido problemas con sus hermanos argentinos, y esa es una fortaleza que debemos aprovechar con sus vecinos de Lago Blanco, Río Mayo, Comodoro Rivadavia.

han vivido en Balmaceda deben tener mayor contacto con la Municipalidad, la Intendencia y las autoridades para reunir a todos los interesados y levantar la aparente apatía que tiene Balmaceda. Propongo un acercamiento más fuerte con las autoridades, pienso que ellos estarían dispuestos a apoyar una idea de desarrollo, sólo necesitamos de personas interesadas en trabajar y me ofrezco como colaborador, si se requieren mis servicios. Estoy dispuesto y disponible para lo que necesite mi pueblo, pero me agradaría ver más empuje, más empeño, juntarnos con las autoridades y decir: “señor tenemos que hacer algo” e inmediatamente darnos la representación para ir al consulado en Argentina y comenzar a desarrollar un plan. Podemos mostrar en Balmaceda lo más alto de la cultura Patagónica, hay que armonizar. En vez de comentar, analizar, echarnos la culpa unos a otros, concentrar la energía en armonizar y solucionar los problemas. Nosotros somos capaces de mirar y valorar ese esfuerzo, el empeño, ese entusiasmo, esa fuerza. Devolvámosle la vida a Balmaceda.

Creo que los residentes y las personas que

JOSÉ SILVA ORMEÑO, FORJADOR DE LIBERTADES. Letra y música: A Barros M. “Los Lazos “. ANTOLÍN.Caballero del tiempo - forjador de cualquier ¡Libertad¡ Porque en ti, se juntaron clamores, Antolín Silva Ormeño: Vos de piedra - distancia y coirón.RESPLANDOR.De un lucero que sueña; Forjador de cualquier ¡ Libertad ¡ Soledad - que se vuelve galope. ANTOLÍN SILVA ORMEÑO.Voz de piedra - distancia y coirón.-. ***** Pero al fin- regresaste a la vida, A dormir… en mitad de tu pueblo.Y aquí estás, como en tiempos lejanos, Donde DIOS quiere verte, Para besar tu frente…. POR EL TIEMPO PERDIDO.MI BALMACEDA --DE LA FRONTERA ---- TU CORAZÓN.-

ROMANZA PARA MI PUEBLO. Homenaje al Centenario de mi Pueblo Natal Balmaceda. Reminiscencias. Texto y música Arturo Barros M. Desde mi atardecer, vuelvo a mi viejo pueblo, Donde creció mi tiempo - cuando aprendí a soñar… Cuando aprendí a vivir - arrullado en el viento.. Tenía el alma dormida….La tierra mía… Mi viejo pueblo. LA LUNA Y EL CAMINANTE, ERAN LA VIDA, AQUÍ EN MI PUEBLO.Y hoy vuelvo con mi guitarra, enamorado de tu silencio, A mirarme en tu historia; a mojarme de tiempo.. Y quedarme en tu vida - MI BALMACEDA - Mi viejo pueblo. Yo que estuve tan lejos....me faltaba la vida, Porque todo mi ser - nunca se fue.No se puede olvidar - todo el amor.*** Viajero del sueño errante, jinete y luna - candil del vientoEsa rosa de lluvia, que brotó en los inviernos, Es la tierra que canta- MI Balmaceda.Fui buscando otros cielos - el sol inmenso, Quise verlo de cerca, y se apagó. Yo que estuve tan lejos - me faltaba la vida, Porque todo mi ser - nunca se fue.No se puede olvidar --- Todo el amor.Y hoy vuelvo con todo el canto, Como aquel día---- “ MI VIEJO PUEBLO “.HuellaSur 9


MÚSICA

Escuela, mi humilde escuela. Por Miguel Peña Araneda, 1946 – 2009 (Trovero Sur) 

E

scuela número seis, mi escuelita, en Balmaceda; con sus tres salas de clases, tres profesores apenas, unos…, ciento cuarenta alumnos que en seis cursos se disgregan; años del mil novecientos principio de los cincuenta… Escuela número seis, mi escuela, mi humilde escuela ¡con un corazón latente, tan sencilla, tan modesta; pero sí, tan dedicada como una madre perfecta!. Humilde como los grandes que no presumen ni ostentan, no corren hacia la altura, sino; caminan y llegan llegan con luces de aurora que es la claridad más fresca que asciende por las montañas y desde arriba – y desde arriba nos besa.

Escuela número seis; escuela, mi humilde escuela, voy pasando por la vida dejando detrás mis huellas y en cada una está tu nombre; mi maestro, mi maestra…, y en el manantial más puro de esta Patagonia nuestra, he perfumado mis palabras, mis labios y con modestia; hoy quiero pasarles lista…, quisiera pasarles lista si es que mi voz…, no se quiebra: Mi profesora y madrina de bautizo, directora de la escuela; La señora: Flor Espina…………no se encuentra. Profesor del quinto y sexto…, mi padrino de confirmación: Don: Ramón Díaz……………………….. presente.

Escuela número seis; escuela, mi humilde escuela al nombrarte estoy diciendo; mis maestros, mis maestras; solo tres en un principio, más tres; al fin de la década, ¡cuánto me dieron de sí y ayer no me daba cuenta!…, ¡Cuánto me llevé de ustedes para alumbrarme en las huellas!..., escuela número seis…, mi escuelita, en Balmaceda, al nombrarte estoy diciendo…, mis maestros, mis maestras.

Profe. del tercero y cuarto siempre tan tierna y tan buena, Señora: Adriana Ramírez…………no se encuentra.

¡Cuan fácil es recordarlos y…, y nombrarlos – cuanto cuesta; porque…, porque los ojos se nublan la lengua…, la lengua se nos enreda igual como aquel entonces; frente al pupitre y tus reglas, tu rostro firme y tus ojos de interrogación concreta, esperando la lección, esperando la lección – que yo sabía ¡si yo la sabía perfecta!…, pero a la hora de los quiubos se me volvía insurrecta.

La profesora rubia, pero rubia al natural; la profesora “gauchita”. Señora: Gabriela Sasmay………… no se encuentra.

Profesora de artes manuales, ¡la flor de la juventud y su sonrisa serena. Señorita: Luisa Contreras…………….. presente. Amigo del niño pobre, maestro que respetabas mi timidez y destacabas mis aptitudes aplaudía mis ideas. Don: Juvenal Soto Villegas………no se encuentra.

La inspectora solterona, siempre seria y que una vez, injustamente, me tuvo hincado en las piedras. Señorita: Ida Alvarado Campiño. No se encuentra. La inspectora Ida Alvarado

Todos los viernes desde las 20:00 a las 21:00 hrs

Un programa de Televisión Cultural Conducido por Alejandra Muñoz Sandoval Transmitido por SANTA MARIA TV y Co-producido por ÑIRE NEGRO HuellaSur 10

ya no nos lleva al catecismo gritando por la vereda, no prepara vestimentas de primera comunión, no exige comportamiento para entrar a la iglesia, ni que dirá el padre Bruno si no se aprenden las letras; del Padre Nuestro, la Salve, el Credo, el Ave María, el acto de contrición…, que les servirá de confesión; cuando ésta no la tengan. Escuela número seis; década de los cincuenta Al nombrarte estoy diciendo…, mis maestros, mis maestras; ¡antorchas que se quemaron dejándonos su lumbrera…, hoy día que ya soy abuelo con algo más de sesenta…, ante ustedes – soy un niño…, ante ustedes soy un niño que se arrodilla y les reza…, les reza y les da las gracias, les da las gracias y reza: ¡¡que Dios los tenga en la gloria…, mis maestros, mis maestras…., escuelita de Balmaceda, por humilde – fuiste nuestra farol de nuestros caminos desde - desde los años cincuenta. FIN


Espacio habilitado para talleres y reuniones. Casa amoblada arriendo diario. Venta de artesanía Cel: +56 9 72142926 - +56 9 95113088 Independencia 812 - Coyhaique territorioindependencia@gmail.com // Facebook: Territorio Ocho Doce

SUR TALLADOS

Leonardo Isla Solís FOTÓGRAFO

leonardo.isla.solis@gmail.com leonardoisla.tumblr.com 09 78062622

facebook: surtallados.letreros Cel: 9 7619 7188

ARTESANÍA Y LETREROS EN MADERA

Julián Vásquez Villarroel Profesor- Escritor Trabajos literarios y no literarios. Tesis y trabajos de investigación. Corrección ortográfica, gramatical y de estilo. Valores monetarizados tradicionales y Comercio Justo (trueque).

Cel: +56 973623914 // Mail:jpvasquezv@gmail.com

Cel: 62323542 Mail: chulengoaustral@gmail.com http://chulengoaustral.blogspot.cl/ Coyhaique - Chile


www.nirenegro.cl 21 de Mayo 1197, Coyhaique, Patagonia, Chile // Tel. 672210938 - 971091650 - 971091657 Servicios de Producción y Edición para toda la Región de Aysén y el país.


Revista HuellaSur Nº4