Page 1

Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua CofradĂ­a Sacramental de la Sagrada Cena de JesĂşs y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

1


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Editorial Bienvenidos seáis todos a esta publicación. Tanto mi Cristo de la Cena como mi Madre del Amor han vuelto a señalarme con el dedo para cargarme con esta cruz no deseada pero asumida con la responsabilidad y el cariño inmenso que cualquier hermano puede tener a sus amantísimos Titulares.

Revista Conmemorativa del XXV ANIVERSARIO REFUNDACIONAL -Puente Genil Mayo 2.008-

Edita: Antigua Hermandad y Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Nuestra Señora del Amor. C/Santos, 8-10 Apartado de Correos, 141 14.500 Puente Genil (Córdoba) Colabora y Patrocina: Exma. Diputación Provincial de Córdoba. Coordinación y Maquetación: Alfonso J. Morales García. Portada: Foto Video Javi. Fotografías: Foto Video Javi Andrés Gutiérrez Foto Rios Archivo Cofradía Hermanos varios Impresión y Composición: Imprenta Exma. Diputación Provincial La Cofradía no se responsabiliza del texto, opiniones y artículos publicados en la presente revista. Queda prohibida la total o parcial reproducción de cualquier contenido de la misma.

Con estos míticos veinticinco años venimos a cerrar un ciclo crucial en la historia de nuestra cofradía. Un ciclo que ha servido para sentar las bases de un proyecto ambicioso e ilusionante capaz de ganar para sí la más amplia gama de esfuerzos y apoyos personales en pos de una meta ambiciosa sembrada desde el anhelo y la esperanza de un puñado de hombres emprendedores que supieron abanderar a la sociedad pontana del último cuarto del siglo veinte a la voz de ¡Puente Genil, por la Santa Cena! Cerramos un ciclo mítico de veinticinco años y al mismo tiempo nos vemos en una doble encrucijada. De un lado la obligación de rendir homenaje a cuantos se quedaron en un camino sembrado de esperanza, trabajo, ilusiones…Reconociendo una serie de realidades y logros que han hecho posible que su proyecto primitivo sea, hoy en día, una realidad palpable y digna del orgullo no solo de cuantos supimos mirar por aquella óptica privilegiada capaz de revolucionar esquemas, cánones y patrones de nuestra –ya por sísingular y extraordinaria Semana Santa sino de cuantos –de una manera menos activa- también se han sentido identificados con nuestra línea a lo largo de nuestra reciente historia. Por otro lado se hace necesario, al ver cumplida una etapa emprender nuevos horizontes, marcar nuevas metas, establecer nuevas pautas de actuación más acordes con la realidad y la sociedad actual en la que nos encontramos inmersos sin que ello suponga un menoscabo de las estructuras asentadas a lo largo de estos veinticinco años de historia. Es hora de reconocer y manifestar con orgullo lo realizado plasmando, de manera documental, lo vivido, lo construido, hacer balance, recordar a los que se fueron, evocar sus palabras y sus hechos haciéndolos testigos de excepción de una efemérides compartida pues, aunque no en lo corporal si que están presentes y formarán parte siempre del espíritu de esta cofradía…

“No soy digno de emprender esta tarea mas, basta que me lo pidas, para que así sea. Hágase, pues, tu voluntad e ilumíname el camino”…

2


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

INDICE Saluda del Cofrade Mayor Saluda del Director Espiritual Saluda del Alcalde Saluda del Presidente de la Agrupación de Cofradías, Hermandades y Corporaciones Bíblicas. Saluda del Párroco de San José XXV Aniversario Fundacional y de Hermanamiento con la Hermandad de la Sagrada Cena y Nuestra Señora del Amor de Puente Genil. 25 Años de vida de Hermandad Parece que fue ayer Singularidad histórico-artística del paso de la Santa Cena La Cofradía del Lunes Santo Lunes de Primavera, Santo y de azahar Puente Genil por la Santa Cena: XXV Años de realidad Pétalos desde la Gloria Veinticinco años de esplendor Hermandad y Cofradía, su etimología Veinticinco años son nada XX Años de fidelidad y entrega a su cofradía Del Pregón de Semana Santa 1.988 Nuestros Titulares Recordando a nuestro primer Cofrade Mayor: Francisco Cabezas Cáceres Ocho años de entrega abnegada a mi cofradía Binomio manantero inseparable Mi cuatrienio como Cofrade Mayor A mi Cofradía Puente Genil por la Santa Cena –Síntesis TeológicaLa Virgen del Amor acompañará este año a la Sagrada Cena María Santísima del Amor Y el pueblo dijo…Sí ¡A ésta es! Costalero Un recuerdo imborrable: Costaleros de la Santa Cena Lunes Santo: Pórtico de la Gloria A la Cofradía de la Sagrada Cena de Puente Genil y a su preciosa Virgen del Amor Diez años ya… Lunes Santo costalero… Mi sueño de primavera La Cena Del Pregón de Semana Santa 1.994 Al Señor de la Sagrada Cena – A Mª Stma. del Amor Virgen del Amor “Califa del llamador”. Nuestras Cuadrillas Uno de las sombras La Capilla de la Santa Cena: Una obra para la posteridad A la memoria de mi padre: “Manantero Ejemplar” Crónica de los Actos del XX Aniversario Al alma de las personas que han hecho posible una Casa-Hermandad digna de su aportación La Casa Hermandad: un anhelo hecho realidad A la Virgen del Amor Al coro y costaleros de la Sagrada Cena y su Madre del Amor Sagrada Cena – A la Virgen del Amor La Cuadrilla de la Muerte La Generación del Cincuentenario ANEXOS Acta Constitucional de la Cofradía Juntas de Gobierno Relación de Hermanos Mayores Hermanos Costaleros Fundadores cuadrilla Virgen del Amor Hermanos Costaleros Fundadores cuadrilla Santa Cena Acta de Colocación de la Primera Piedra de la Casa Hermandad Firmas colaboradoras

3

4 5 6 7 8 9 19 20 22 29 31 32 37 38 43 46 49 57 58 64 66 69 71 74 77 79 79 82 86 88 89 91 92 96 98 99 102 103 104 106 109 112 115 120 121 129 130 131 132 133 135 136 139 146 147 148 149 151


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Saluda del Cofrade Mayor José Miguel Sánchez Baena Cofrade Mayor

Queridos hermanos y hermanas de la Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor. Paz y Bien. Hoy quiero felicitaros a todos con motivo del XXV Aniversario de la refundación de nuestra querida Cofradía. Veinticinco años de compromiso, de trabajo, ilusión y esperanza junto a nuestros titulares y es por lo que quiero darles las gracias a todos los que de una manera u otra han hecho posible que este año estemos celebrando estas efeméride. Han transcurrido veinticinco años desde que un grupo de hombres de nuestro pueblo a finales de 1.982 iniciaron con coraje y profunda devoción, la puesta en marcha de lo que era un gran sueño, la refundación de la Cofradía de la Sagrada Cena, hoy instituida Sacramentalmente en una realidad materializada en el populoso barrio de la Matallana que se viste de blanco y rojo sacramental en la tarde del Lunes Santo. Puente Genil, por mor de ese puñado de hombres y mujeres entusiastas, volvió a ver en sus calles al Misterio de la Eucaristía representado en el paso de la Sagrada Cena de Jesús. Quiero tener un espcial recuerdo para aquellos hermanos que me han precedido en la máxima representación de la Cofradía durante estos primeros veinticinco años: Francisco Cabezas Cáceres -que desgraciadamente ya no se encuentra entre nosotros-; Francisco González Cabello, José Castilla Muñoz y Juan Ortega Chacón. Para todos mi reconocimiento por su labor al frente de la Cofradía. Veinticinco años puede parecer poco tiempo pero es un periodo importante en la vida de una Cofradía. Este año de 2008, supone para nuestra Cofradía el año de la celebración de nuestro XXV Aniversario. Se aglomeran las ilusiones, preparativos, objetivos –unos concretos y otros por definir- y la esperanza de completar esta etapa crucial que ha servido para sentar las bases de este proyecto ilusionante rindiendo homenaje a esta Cofradía lo más dignamente posible. Dicha celebración culminará el próximo día 31 de Mayo. Muchas han sido las vivencias desde su refundación. Hemos tenido tiempos de esplendor y épocas difíciles en las que no faltó nunca el sacrificio de los hermanos para seguir adelante en el empeño. Siempre ha habido en nuestra Cofradía una constante centrada principalmente en el entusiasmo y el amor a nuestras cosas que ha hecho posible que metas de difícil e impensable logro años atrás hayan quedado superadas holgadamente. Vuestro trabajo y esfuerzo se han visto recompensados con la publicación de esta revista conmemorativa de nuestro veinticinco aniversario. Se trata de la culminación de una ilusión colectiva, diseñada por un grupo de hermanos que desde un primer momento tuvieron fe en el proyecto. Y termino rogándole a Ntro. Señor de la Cena y Ntra. Sra. del Amor su protección para todo Puente Genil y para todos los hermanos de la Cofradía. Un Fraternal abrazo.

4


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Saluda de nuestro Arcipreste y Director Espiritual Con motivo de la celebración del XXV Aniversario de nuestra Cofradía, quisiera transmitiros las esperanzas e ilusiones que nuestro Sr. Obispo, tiene puestas en las Cofradías y Hermandades de nuestra Diócesis: quiere nuestro Pastor que os sintáis Iglesia de Cristo y que cada uno de los hermanos y cofrades viváis esta verdad de cristianos militantes en todos los ámbitos de vuestra vida: familia, trabajo, ocio, política; pero para que esto pueda ser una realidad necesitamos valernos de los medios que Jesucristo y la Iglesia, han puesto en nuestras manos. • La frecuencia en recibir los sacramentos, especialmente la Eucaristía (comunión) y la Penitencia (confesión). • Necesitamos ser hombres y mujeres de oración, porque nosotros no tenemos las fuerzas necesarias para vivir en plenitud el Evangelio, "sin mí nada podéis hacer" nos dice el mismo Jesucristo. • Es imprescindible que adquiramos una profunda y seria formación religiosa. La delegación Diocesana de HH. CC. nos brinda un plan de formación que no podemos desaprovechar. ¿Os dais cuenta, hermanos y hermanas de lo que seríamos si todos comenzáramos a dar pasos serios en este sentido? Estoy seguro que el Señor, no nosotros, con su gracia puede cambiar nuestro querido Puente Genil. Como cofradía Sacramental, otro anhelo que quiero expresaros es que a través de la devoción cofradiera DESCUBRAMOS LA PRESENCIA REAL DE JESUCRISTO EN LA HOSTIA CONSAGRADA. Ostentamos la representación de la Santa Cena, el momento de la Institución de la Eucaristía, con un Misterio de gran valor artístico y de un demostrado valor afectivo: veneradlo, honradlo, con el mayor fervor, pero no olvidemos que el culto que está permitido dar a las imágenes es "relativo, no absoluto" es decir, no se adora a la imagen, sino a lo que representa y lo que representan las imágenes de Jesucristo en cualquier advocación es el Cristo que está REAL Y VERDADERAMENTE PRESENTE EN LA SAGRADA EUCARISTÍA: El mismo que sufrió la muerte de cruz por amor infinito al Padre y a cada uno de nosotros. Necesitamos comulgar (comer a Jesucristo), para mantener la vida espiritual lo mismo que no podríamos vivir sin tomar alimento material. El está en el Sagrario y no necesita nada de nosotros porque es Dios, se quedó porque tú y yo lo necesitamos ¿qué sería de mí si Jesús no estuviera en el Sagrario....?. Hermanos y hermanas descubrid su presencia, saboread su compañía. Nadie te va a entender como EL, nadie te va a consolar como EL "gustad y ved que bueno es el Señor". No quiero olvidarme de la advocación Mariana del Amor de nuestra cotitular. Por eso termino queridos hermanos y hermanas con palabras del Papa en su Encíclica “Dios es Amor”: Dejarse invadir por el Amor de Dios, que os quiere con locura y os hará felices y haced partícipes a los demás. Con la esperanza y la ilusión de que vivamos este XXV Aniversario con fecundidad y llenos de alegría cristiana, os saluda. José Joaquín Cobos Rodríguez 5


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Saluda del Alcalde de Puente Genil

La celebración de los 25 años de la creación de la Cofradía de Santa Cena y la Virgen del Amor supone el reconocimiento a un trabajo bien hecho, que consiguió estimular la participación de muchos jóvenes en nuestra Semana Santa; que significó la apuesta clara y decidida por la juventud y el abanderamiento del movimiento costalero de nuestro pueblo; la recuperación de antiguas tradiciones de esta localidad; el haber huido del camino fácil, que era haber fundado una Corporación Bíblica que siempre ha tenido bastante más facilidad para su montaje y el apostar por la creación de una Cofradía con el empuje de la gente joven. De hecho, la creación de esa Cofradía significa el principio de un nuevo esplendor para la Semana Santa de Puente Genil, porque a partir de su ejemplo la mayoría de las Cofradías y Hermandades volvieron a plantearse otra manera de procesionar sus pasos durante la Semana Santa. Gracias, en primer lugar, por el ejemplo que nos disteis a todos y todas con respecto a las posibilidades de engrandecer nuestra Semana Mayor, por ese banderín de enganche que significó para esa importante cantidad de jóvenes que aparecieron en los años 80. La apuesta también por un recorrido específico para que todas las partes del pueblo cuenten con la presencia de su Fiesta Mayor por antonomasia, y por haber aguantado durante estos años e ir mejorando con respecto al anterior las cuestiones afrontadas. De hecho, vaya mi última felicitación por la puesta en funcionamiento de la Casa Cuartel de la Hermandad, que supone también un importante hito en este camino que, sin prisas pero sin pausa y de manera ascendente, viene manteniendo esta Cofradía desde sus comienzos. Recupera también una vieja costumbre, que es la participación de las Corporaciones Bíblicas en la puesta en funcionamiento de las Hermandades y Cofradías como Hermanos de Luz. Desde aquí mi felicitación como pontano, a esas Corporaciones que estuvieron en la base de la creación de esta Cofradía, por el esfuerzo que les significó acometer esta empresa y por el mantenimiento de ese esfuerzo a lo largo de la historia. Muchas felicidades y que gocemos de vuestra presencia en las calles de Puente Genil durante muchos años más. Manuel Baena Cobos Alcalde-Presidente Ayuntamiento de Puente Genil

6


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Saluda del Presidente de la Agrupación de Cofradías, Hermandades y Corporaciones Bíblicas Queridos hermanos de la Cofradía de la Sagrada Cena de Jesús y Mª Santísima del Amor: En la tarde del Lunes Santo, desde hace veinticinco años, cuando en el reloj de la Iglesia de la Parroquia de San José dan las siete, un bandurrillo de palomas blancas emprenden el vuelo huyendo veloces al oír abrir las puertas del templo. Y desde el bello cielo azul de nuestro pueblo, miran expectantes tras las insignias propias de la cofradía que aparezca el extraordinario, impresionante y pontanes paso de misterio que representa el crucial momento de la Institución de la Eucaristía. La preciosa y fenomenal imagen del Señor con el sagrado cáliz en su mano, bendice a todo un pueblo que expectante e impaciente lo espera desde el primer día que recorrió nuestras calles hasta hoy. Cada vez con más devoción, con más cofrades, con más costaleros enamorados de alcanzar la dicha de poder llevarlo con la suavidad y el cariño que merece. Bendito acierto el de todos aquellos hermanos que ilusionados realizaron la gran proeza de conseguir que se refundara la Cofradía de la Santa Cena que se perdió. Y con la fuerza de la fe, de la hermandad, de la esperanza en alcanzarlo, ese puñado de valientes consiguen unas hermosas imágenes que vienen a nuestra villa a sorprender y asombrar a todos. Sobrecogidos y rendidos ante su magnificencia, nos encontramos Lunes Santo tras Lunes Santo, año tras año y van ya veinticinco ejemplares años, ante su trono, bendición que ha colmado ese día de luz y de amor. Y este año de 2008 se llena de orgullo, agradecimiento y felicitación esta Agrupación de Cofradías, Hermandades y Corporaciones Bíblicas de Puente Genil, al celebrar el XXV Aniversario de la refundación de la Cofradía de la Sagrada Cena de Jesús. Orgullo que se siente al ver como la cofradía ha ido creciendo, cuajando en los corazones de los pontanos y haciendo cada día posible que creciera el amor y el fervor por sus imágenes. Agradecimiento por vuestra constancia y esfuerzo diario que ha ido engrandeciendo año tras año nuestra Semana Santa. Y, como siempre, agradecer también vuestra solicitud de hacer participe a la Agrupación de esta importante celebración y darnos la oportunidad por medio de estas letras de manifestar el hito que fue esta refundación para nuestra Semana Mayor. Quiero aprovechar la oportunidad de mostraros la gratitud de la Agrupación por vuestra siempre presta participación y colaboración, felicitaros por tan importante contribución a la memoria de los cofrades, hermanos y paisanos que tenemos la oportunidad de tener entre nosotros, desde hace veinticinco años, de nuevo la presencia de tan bellas imágenes, que provocan en la gente de nuestro pueblo un sincero y sentido fervor. Invitaros a que entre todos y con nuestra entrega consigamos que el Lunes Santo, como cada año, se convierta en punto de encuentro de Puente Genil consigo mismo, para recibir la alegría de la Eucaristía que representa, mediante la cual sembrará la confraternidad entre los pontanos con sus tradiciones y sus añejas costumbres, basadas en la fe y en una sentida y profunda hermandad. Os invito a que participéis de la manera más activa cada uno de vosotros en los preparativos de este XXV Aniversario, en los cultos, en los actos que se dispongan, etc. Sobre todo colaborar con la Junta Directiva. Y esta ayuda os reportará la alegría de estar más cerca de vuestras imágenes, fortalecerá vuestra fe y hará en vosotros el milagro de sentiros participes de la historia y de un evento importante que compartisteis e hicisteis posible con vuestra participación y ayuda. Recibir mi más sincero abrazo, apoyo y reconocimiento todos los hermanos cofrades que os preparáis para vivir este aniversario. Y os deseo que Ntro Padre Jesús en la Sagrada Cena os colme de gozo y animo, para que continuéis juntos cada Lunes Santo y el resto de vuestras vidas. Y ruego a María Santísima del Amor que os proteja por siempre. Así sea para todos vosotros y bien de la Cofradía. Feliz XXV Aniversario de la refundación de la Cofradía. Juan Fernando García Arroyo 7


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

A LA COFRADÍA DE LA SANTA CENA Y LA VIRGEN DEL AMOR EN LA CELEBRACIÓN DEL XXV ANIVERSARIO DE SU REFUNDACIÓN. Rafael Caballero Torrero Párroco de San José

Celebrar algo, como es el caso de la Cofradía, significa resaltar lo gratificante, lo gozoso, lo valioso de la vida para impulsar, desde el sentido que compartimos, la realidad que nos queda por delante. Esto nos lleva siempre a preguntarnos qué sentido le damos a los acontecimientos que vivimos para no quedarnos en lo superficial, sino que sean momentos importantes en el avance de nuestra existencia. ¿Qué importancia puede tener para la Cofradía, para la Parroquia, para la Iglesia y para el mundo una celebración como esta? ¿qué significa para mí todo lo que esto va a llevar consigo? Esta Cofradía ha querido titularse “de la Santa Cena y la Virgen del Amor”. Y asumir este título lleva consigo resaltar el sentido de la Cena para vivir y hacer vivir todo lo que ella significa. La Cena, la Eucaristía, la Fracción del pan, la Misa son formas de referirse al gesto de Jesucristo de resumir todo lo que había sido su existencia: entender la vida compartida con el Padre Dios como una gracia y entregarla a los enfermos, los pobres, los marginados, los sometidos, los engañados, los desorientados, los que no cuentan, como consecuencia de una sociedad organizada al margen del plan de Dios. Jesucristo quiso resumir y dejar en este gesto un memorial (un recuerdo, una presencia y una llamada) para continuar “cada vez que hagáis esto” el servicio de nuestras propias vidas a las vidas que hoy lo están reclamando. Con estas palabras: Tomad y comed, tomad y bebed mi Cuerpo y mi Sangre, que se entregan por vosotros y por todos los hombres para la liberación de las consecuencias del pecado. “Haced vosotros lo mismo”. Y esta Cofradía ha querido acompañar el Misterio de la Cena con la Virgen del Amor. Es lógico que el Amor de Dios en Jesucristo entregado para la vida de los hombres, vaya acompañado por la Virgen, que amó y entregó su vida (esto significa amar) para que se cumpliera el plan de salvación sobre los hombres. Ella pudo decir: “el Señor ha hecho obras grandes por mí”, por medio de mí. Agarrados a esto, es importante para el mundo, sobre todo para los pobres; para la misión de la parroquia y de Iglesia, que haya una comunidad, una Cofradía que resalte el Sacramento, el Testamento que nos dejó Jesús, con todo su sentido de servicio al hermano, de amor al hermano, de entrega a la construcción de un mundo de hermanos, donde sobre el egoísmo, la división y la injusticia, sea la Civilización del Amor la que triunfe. Como responsable de la Parroquia de San José, donde está canónicamente instaurada la Cofradía de la Santa Cena y la Virgen del Amor, me uno a la celebración del 25 aniversario, felicitando y felicitándonos por estos veinticinco años, por los titulares, y haciendo votos para que, en el momento que nos ha tocado vivir, desde la meditación en el Misterio que nos identifica, podamos celebrar y sobre todo puedan celebrar los demás, que hacemos como Jesús en la Cena, entregar nuestras vidas; y podamos decir como la Virgen del Amor: el Señor está haciendo grandes obras por nosotros. En esto siempre me tenéis a vuestro lado. Rafael Caballero Torrero

8


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

XXV ANIVERSARIO FUNDACIONAL Y DE HERMANAMIENTO CON LA HERMANDAD DE LA SANTA CENA Y NUESTRA SEÑORA DEL AMOR DE PUENTE GENIL. Juan Palacios Ávila Hermano Mayor Honorario

Mi condición laboral de administrativo en la Empresa Abengoa, de Sevilla, me hace entablar amistades con compañeros cofrades de la ciudad de Puente Genil, ya que en esta Empresa había empleados en todas las categorías laborales, tanto de administrativos como de operarios. Es lógico que una de las esferas de más asidua presencia fuera la cofrade. De estas conversaciones llegué a "empaparme" de la idiosincrasia antiquísima y propia de los "hermanitos" cofrades pontanos y de sus Corporaciones Bíblicas, formando una de las Semanas Santas de más importancia autóctona universal. Ya uno de mis compañeros de la Sección de Contabilidad de la Empresa a la que pertenecíamos, a la hora del consabido café, al hablar de la Hermandad de la Santa Cena pontana, que se había fundado en el Siglo XVII y que estuvo ligada a la Hermandad de la Vera Cruz -que era llamada de la Sangre- y que procesionaban el Jueves Santo y su paso lo componía el Señor, reunido con sus Doce Apóstoles celebrando la Ultima Cena y que era una Hermandad muy popular, pues este compañero, José Antonio Prieto González, me hizo el comentario de que en Puente Genil estaban intentando el reorganizar la Hermandad de la Santa Cena que, desafortunadamente, en el año 1.936 sufrió, como tantas Iglesias, los trágicos sucesos y pavoroso incendio de la Ermita de la Veracruz y de todas sus Imágenes por lo que la Hermandad desapareció. Simultáneamente a esta conversación, concretamente el 16 de Febrero de 1983, se recibe carta del Delegado de Cultura del Ilustre Ayuntamiento de Puente Genil, Don Juan Ortega Chacón, en el que manifiesta lo siguiente: " Muy Sres. míos: existiendo el propósito en esta ciudad de restaurar el "paso" de la Cena, desgraciadamente desaparecido en el transcurso del año 1936, durante nuestra Guerra Civil, la Comisión formada de esta naciente Cofradía, ha tenido la atención de dirigirse a esta Delegación Municipal de Cultura, con el fin de indagar datos y recibir orientación y ayuda. Siendo un ferviente semanasantero y rendido admirador de la Semana Santa sevillana, de la que sigo con entusiasmo todos sus programas y evoluciones, he tenido conocimiento de que esa Cofradía, han sustituido o van a sustituir en el presente año, las Imágenes del paso de la Cena de Cristo por otras nuevas. Al referírselo a estos Señores, me ruegan me dirija, a través de esta Delegación, a Vd. con el ruego de recabar información al respecto. Consideraríamos muy interesante que estarían dispuestos a adquirirlas, en caso de que esa Cofradía estuviera dispuesta a vender Imágenes, paso o ambas cosas, aunque necesitaran una restauración por nuestra parte. Yo, que personalmente los conozco, por haber presenciado el magno desfile del Domingo de Ramos de esa Cofradía, me complazco en requerirles esta información, y servir de medio a tan grato cometido. Ojalá fuera factible por una y otra parte, y se pudiera enriquecer nuestra tradicional y también popular Semana Santa, con tan preciadas tallas que han enriquecido durante tanto tiempo la excelsa Semana Santa de nuestra querida y admirada Sevilla. Quedo a la espera de sus amables noticias. Como cofrade y amante de las cosas tradicionales y en especial de nuestras 9


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Semanas Santas, reciba un afectuoso saludo, que ruego transmita al resto de los miembros de esa querida Cofradía." Esta carta fue contestada por el entonces Hermano Mayor, Juan Palacios Avila, con fecha 11 de Marzo de 1983 con el siguiente contenido: " Acuso recibo de su muy atenta carta de fecha 16 del pasado mes de Febrero, y le manifiesto que la tardanza en contestarla, ha sido motivada por la exigencia de tener que ponerla en conocimiento de la Junta de Gobierno que presido. En el dia de ayer, se celebró Junta de Oficiales, y en ella expuse sus gratos deseos, y como era de esperar, ésta se ratificó en lo concerniente a este tema, de no tratar este asunto, hasta pasada la Semana Santa. Por lo que su proposición, al igual que otras que ya anteriormente hemos recibido, han sido pospuestas hasta dichas fechas, en las que se estudiaran las mismas. Aunque si hemos de anticiparles que su proposición ha tenido bastante aceptación, por lo que representa la Semana Santa de esa bella ciudad, en el ámbito cofradiero. Nos place enormemente sus palabras dedicadas a esta Cofradía, al igual que la que dedica a nuestra Semana Santa, por lo que le damos gracias, y por descontado, que tendrá cumplida información al respecto, en su momento oportuno, y sin más por el momento, le saludo muy atentamente, enviándole un cordial saludo." El dia 26 de Marzo de 1983, recibimos contestación a nuestra anterior carta, de Don Juan Ortega Chacón, Delegado de Cultura del Ayuntamiento de Puente Genil, que nos dice lo siguiente: " Muy Señor mió y muy querido amigo: Con gran alegría y satisfacción recibí su carta del pasado día 11 de los corrientes, en la que alumbra una dosis de esperanza a esta ilusión de la naciente Cofradía local de la Cena, que, pienso, que a no ser por una circunstancia como esta que puede presentarse, va a resultar imposible que se ponga en pié. Por un común amigo, el Sr. Prieto, gran pontanés y manantero también, tuve noticias suyas, y me honra que un común amigo sea casi embajador en nuestra querida Sevilla. El otro día, hablando con un miembro de la Cofradía de aquí del Señor de la Humildad y Paciencia, salió el tema y me condujo al archivo donde conservan, como oro en paño, todos los boletines, convocatorias de cultos que les mandan Vdes., y se honran de esta mutua cordialidad y afecto existente entre ambas Cofradías. (Como dato, por cierto, puedo decirle que está documentado que la Imagen de Jesús de la Humildad y Paciencia de Puente Genil, es sevillana y fue traída por una Reverenda Madre Franciscana, a mediados del Siglo XVII, y que es de la Escuela de Montañes-Mesa-Roldán y que tiene enorme fervor y veneración en esta ciudad). También a manera de paréntesis quisiera felicitarles por esa edición del Boletín trimestral que editan. Me maravilla esa obra que están haciendo. Lo recibiría con muchísimo gusto cada trimestre, abonándome la cuota que tengan en la Hermandad, lo que me representa un honor, y una enseñanza, ya que se puede siempre aprender en ese magisterio indiscutible de las Cofradías Sevillanas. Me he permitido adjuntarles tres detalles de la Semana Santa, editados por la Agrupación de Cofradías de Puente Genil, para que pueda hacerse una leve idea, pues esta Semana Santa - en sus virtudes y muchos defectos - es más interior que exterior, ya que el presunto de su trama se vive en los Cuarteles ( especie de casas de Hermandad, pero de espíritu más festero, creo yo). En la revista hay un artículo mío, que se lo he marcado con mi dedicatoria, simplemente para que lo distinga. He seguido las vicisitudes del nuevo Apostolado y su bendición el pasado día veintitrés, a través de la prensa y la radio. Es magnifico y les doy la enhorabuena, pues junto al Cristo de Santa Marta, creo es la cumbre del malogrado Ortega Brú. Pueden estar orgullosos a pesar del sacrificio que haya supuesto a esa Cofradía ejemplar. Sin embargo, aunque sean más "endeblitos" ese apostolado histórico, que ya no van a utilizar ¡sería todo apaño para esta Cofradía de aquí... ¡ Yo no he podido ir este año el Domingo, que quería ir para ver el nuevo Apostolado. Quizás vaya el Martes Santo. Pero

10


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

indudablemente después de Semana Santa le visitaremos un día. De cualquier manera mi enhorabuena expresado a toda la Junta de Gobierno, y mis deseos de que tengan una feliz Estación de Penitencia, y que Cristo y su Bendita Madre del Subterráneo os sigan ayudando y protegiendo. Reciba un afectuoso saludo.”

La Comisión Gestora nombrada al efecto, que quedó definitivamente constituida el día 28 de Junio de 1.983, y que sus primeras Reglas fueron aprobadas por el Obispado cordobés , tres meses después, sigue sus labores para intentar reorganizar la Hermandad, pero ya toda ilusionada, porque vislumbran con luz firme la consecución de ese Apostolado sevillano, que consideran proyecto firme para su constitución efectiva, con esos impulsos precisos que pueden ser materializados ante la excepcional acogida, ayuda e impulso de la confraternal Hermandad de la Sagrada Cena de Sevilla, a través de su Hermano Mayor, Juan Palacios Ávila y de su Junta de Gobierno, que comunican la fecha de la primera toma de contactos para la realización de tal fin. Y llega el dia 23 de Septiembre de 1.983 en el que se desplazan a Sevilla una comisión de Cofrades pontanos, que estaba compuesta por D. Juan Ortega Melgar, D. Manuel Morales Solano, D. Juan Ortega Chacón, D. José Antonio Prieto González, D. Francisco Cabezas Cáceres y Don Francisco Luque Estrada, que se reúnen en la Sala Capitular de la Hermandad de la Sagrada Cena de Sevilla, para tratar el importante asunto de este Apostolado.

Después de las deliberaciones propias sobre el asunto, se queda en que la nueva Hermandad de la Santa Cena de Puente Genil, adquiriría el antiguo Apostolado mediante un donativo de 600.000,00 ptas., que se destinaria integra y exclusivamente a la consecución de un nuevo Sagrario para esta Hermandad Sacramental. Una vez terminada la reunión la representación cofrade pontana se desplazan, en unión del Hermano Mayor Juan Palacios Ávila, que hace de anfitrión, a Triana, a la calle Alfarería, a casa del escultor y gran cofrade, Don Antonio Dubé de Luque, donde la representación pontana establecen las oportunas conversaciones para la realización de la Imagen de Nuestro Señor Jesús en su Ultima Cena. Igualmente nuestro Hermano Mayor les acompaña a la casa de las Hermanas Plaza, modistas, que nos han efectuado la vestimenta de nuestros Apóstoles, para que ellas mismas les hagan las ropas a Jesús en su Sagrada Cena y este Apostolado ahora ya 11


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

suyo. Las Imágenes del Apostolado son trasladadas seguidamente a Puente Genil, y la Comisión Gestora que preside Don Francisco Cabezas Cáceres, siguen sus fervientes tareas para conseguir la Bendición de las Sagradas Imágenes de la Santa Cena, así como la primera salida penitencial de la Hermandad, después de su reorganización. Ya en el Boletín de Enero de 1.984, el Hermano Mayor en su artículo "Habla el Hermano Mayor", manifestaba que: " Para este Hermano Mayor y quizás para muchos de vosotros mis hermanos, tendrá que acontecer otro acto importantísimo, que en estos momentos en que escribo estas líneas, me hacen sentirme ilusionado en su espera. Es la confraternización que hemos de llevar a cabo con nuestros hermanos de la Sagrada Cena, de la bella ciudad de Puente Genil. Nuestro desplazamiento a este acto, seguro que afianzará aún más, los lazos de amor fraterno que nos unen con nuestros hermanos pontanenses. Seguro que sentiremos fervor al contemplar sus rostros de orgullo, de ellos que, con tanto esfuerzo y sacrificio han conseguido sacar adelante la Hermandad; veremos con satisfacción las caras de nuestros amigos, hermanados en nuestra fe, Morales, Ortega, Prieto, Cabezas, Luque, etc. etc. Sí, seguro que ya estarán descansados, pero esperando su otro momento culminante, el del Lunes Santo. Que Nuestro Señor Jesús en su Sagrada Cena, os siga alentando en vuestra ilusión. Asistiremos emocionados a la Bendición de la nueva Imagen de Jesús, que nuestro buen amigo Antonio Dubé de Luque, tan maravillosamente les ha esculpido. Veremos, si nuestros sentidos no nos traicionan, nuestro antiguos Apóstoles, magníficamente vestidos, por nuestras Hermanas Doña Josefa y Doña Carmen Plaza, acompañando a dicha Imagen de Jesús.” Con fecha 24 de Febrero de 1.984 se recibe escrito en esta Corporación, por la Hermandad pontana, en la que nos comunican lo siguiente: " Queridos hermanos; en la Junta de Gobierno celebrada en el día de ayer, y por unanimidad, se adoptó el acuerdo de nombrar conjuntamente, PADRINOS, en la ceremonia de la Bendición de Nuestras Sagradas Imágenes de la Santa Cena, por el Obispo de la Diócesis, que tendrá lugar (D.m.) el próximo día 11 de Marzo, a las 12,30 horas, en la Parroquia de San José a la Agrupación de Cofradías de Puente Genil y a la Cofradía de la Sagrada Cena de Sevilla. Así entendemos que la tutela, a la que encomendamos nuestra naciente Cofradía, debe estar representada, simbólicamente, por este abrazo entre Sevilla y Puente Genil. Esperando aceptéis este nombramiento que para nosotros representaría un alto honor. Recibid un fuerte abrazo. Vienen las firmas de D. Francisco Cabezas Cáceres, Presidente de la Comisión Gestora y de D. José Labrador López, Secretario de la misma." El día 28 de febrero, nuestro Hermano Mayor contesta a la anterior carta de la Santa Cena Pontana, con el siguiente contenido: " Nuestros muy estimados hermanos en Cristo: con profunda satisfacción hemos recibido la noticia del acuerdo de esa Junta de nombrar, por unanimidad, a esta Hermandad de la Sagrada Cena de Sevilla, como PADRINOS, conjuntamente con la Agrupación de Cofradías de esa Ciudad, en la ceremonia de la Bendición de Vuestras Sagradas Imágenes, por lo que os enviamos nuestra sincera gratitud por tan alto honor, y os aseguramos que, desde este momento, vivimos plenamente ese momento histórico, en que, nuestras Hermandades, unidas en la Fe de Nuestro Señor, en ese momento sublime de la Institución de la Sagrada Eucaristía, nos demos ese abrazo fraternal que tanto anhelamos. Por anticipado que nos responsabilizamos plenamente de ese Padrinazgo que nos otorgáis, y en la seguridad de que perdurará por siempre, aceptamos gustosísimos este nombramiento y os enviamos, mientras llega ese anhelado día 11 de Marzo, nuestro mas cariñoso abrazo en Cristo.” Y llega el tan anhelado día 11 de Marzo de 1,984, un hito o fecha señaladísima en la historia de la Cofradía pontana, en esa Solemne Función Religiosa, en donde queda bendecido todo el Misterio completo de la Sagrada Cena por el Exorno.y Rvdmo. Monseñor Don José Antonio Infantes Florido, Obispo de la Diócesis de Córdoba y que como ya ha quedado dicho fueron apadrinados por la Agrupación de Cofradías Local y por nuestra Hermandad Sacramental de la Sagrada Cena. En dicho acto un grupo de nuestras hermanas, lucían la clásica mantilla española y depositaron ramos de flores a los pies de la Santa Cena e igualmente la esposa de nuestro Hermano Mayor, Doña Gracia Iglesia Rodríguez, fue obsequiada con un hermoso ramo de flores.

12


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Una vez terminada la Función Solemne, los hermanos asistentes y los representativos de la Sagrada Cena de Sevilla, se reunieron en ágape fraterno en uno de los Cuarteles de más solera de esta bella ciudad, cual es el Cuartel de los Romanos, y que su amplio comedor acogió a unas trescientas personas y esta comida fue presidida por el Obispo de la Diócesis Monseñor Infantes Florido. En dicho acto el Hermano Mayor de la Sagrada Cena sevillana pronunció las siguientes palabras: " En primer lugar quiero agradecer vuestra galantería por ese ramo de flores entregado a mi señora y que al llegar a Sevilla, será puesto a los pies de Nuestra Madre María Santísima del Subterráneo. Cuando aún estamos gozosos por esa emotiva Función Religiosa que acabamos de celebrar, nos encontramos aquí reunidos para celebrar ese otro acto, no menos emotivo, de nuestro común hermanamiento, para seguir juntos ese camino hermanados en la Fe de Cristo y hermanados, asimismo, en nuestra misma advocación de la Ultima Cena de Nuestro Señor Jesús. Pero antes queremos los hermanos de la Sagrada Cena de Sevilla, hacer patente nuestro más profundo agradecimiento a Vuestra Hermandad, por ese padrinazgo que nos habéis con13


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

cedido y que nos ha colmado de inmensa satisfacción. Desde que tomamos los primeros contactos, allá en el verano del pasado año, con los miembros de aquella incipiente Junta Reorganizadora de vuestra Cofradía, los hermanos de Sevilla, hemos ido viviendo vuestras ansiedades y vuestros gozos, cada vez que conseguíais alcanzar algunos de aquellos logros que, con tesón anhelábais. Juntos también hemos estado cerca, muy cerca, de vuestras inquietudes y esfuerzo, así como también por llegar a esta hora esperanzadora, que hoy ya ha culminado con la Bendición de esa maravillosa Imagen de Nuestro Señor Jesús, tan magníficamente tallada por Antonio Dubé de Luque, que, de verdad a todos nos ha extasiado. También hemos estado muy cerca de vosotros, en esa satisfacción que habéis experimentado al contemplar las magnificas vestimentas del Apostolado, realizadas por nuestras hermanas Dª. Carmen y Dª. Josefa Plaza. Pero como desde el primer momento nos hemos sentido hermanados, hoy, públicamente queremos dar gracias a Dios, porque nuestra Junta de Gobierno, con toda la responsabilidad que pesaba ante todos sus hermanos, por lo que representaba la decisión a tomar en este importante evento, acertó plenamente al designar que las Imágenes de nuestro Apostolado, pudieran venir a Puente Genil. Por anticipado os he de decir, que estábamos seguros de nuestra decisión, porque nos constaba la importancia semanasantera de vuestras Cofradías, en todo el ámbito de nuestra Región andaluza, así como de los cimientos firmes y profundos de vuestros cofrades.

14


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

En este momento me viene a la memoria un artículo que publiqué en el Boletín de la Empresa, en donde presto mis servicios laborales, y en él trataba la alegría y la tristeza de los hombres. Pero trataba ambas cosas por caminos separados, desunidas. No podía llegar a pensar que ambas cualidades, pudieran en algún momento ir unida. Hoy, os puedo asegurar, que los hermanos de la Sagrada Cena de Sevilla, que nos hemos desplazado en este día a Puente Genil, hemos sentido, en lo más íntimo de nuestro ser, esa común unión de la alegría y de la tristeza. Hemos sentido tristeza, mucha tristeza en esta separación, ya que algo muy nuestro se aleja de nosotros. Por nuestras mentes hemos estado recordando esos momentos de horas, días y años de nuestra contemplación y adoración, allí en el interior de nuestro Templo, con todo ese bagaje de mimo y cariño que lográbamos depararles. Pero al mismo tiempo, hemos sentido inmensa alegría, tanta alegría, que ahoga en algo esas posibles lágrimas, que bien pudieran aflorar a nuestros ojos. Ya lo consideramos algo lejano en la distancia, pero al mismo tiempo lo consideramos cercano, como muy bien a dicho vuestro hermano Juan Ortega, aun cuando estamos en Puente Genil, seguimos estando en Sevilla, y porque con este acto de hermanamiento, nuestros corazones han de fundirse y seguir estando presentes en esta Ultima Cena de Nuestro Señor. En nombre de mi Junta de Gobierno y de toda mi Hermandad, os queremos transmitir nuestra sincera felicitación por la consecución de todos vuestros anhelos, pero debéis de saber que habéis iniciado ya este camino, y que no hay tiempo de descanso, porque ahora os toca realizar la parte mas ardua y difícil, el de mantener la línea de estabilidad que os demanda vuestra plena responsabilidad, ante todos vuestros hermanos y ante todo Puente Genil, que tanto os ha ayudado. Os reitero mi felicitación, porque sabemos de vuestra constancia y esforzado sacrificio, porque habéis luchado con ansias y fe, y ahora merecéis el premio del aprecio de todos los pontanenses y de todos los sevillanos de la Hermandad de la Sagrada Cena, y que para que este acto perdure por siempre, en este momento, con nuestro fraternal abrazo, os queremos hacer entrega de unos presentes para que recordéis estos momentos." Ya de vuelta a Sevilla, el Hermano Mayor, con fecha 12 de marzo, manda un Saluda a la Corporación con el siguiente término: " SALUDA a los Señores Cofrade Mayor, Hermano Mayor, miembros de la Junta reorganizadora y Hermanos todos de la Cofradía Sacramental de la Santa Cena de Jesús y Nuestra Señora del Amor, nuestros hermanos en Cristo, y quiere hacerles llegar, en su nombre propio, y en el de todos los hermanos de esta Hermandad, que se desplazaron a esa Ciudad de Puente Genil, el pasado Domingo, para asistir a ese momento glorioso de la Bendición de las Imágenes de la Santa Cena, el profundo agradecimiento por cuantas atenciones, sin límites, hemos recibido y que indeleblemente perdurarán en nuestra fraternidad y que toda palabra queda empequeñecida, ante la magnitud de la muestras de afecto recibidas, por lo que os enviamos gracias de todo corazón.” Y llega otra fecha gloriosa, en los anales de esta -Corporación, cual es la del Lunes Santo, día 16 de abril de 1.984, en el que se abren las puertas de la Parroquia de San José, y tiene lugar la primera salida penitencial de la Hermandad de la Santa Cena pontana, con su paso completo de Misterio, que es aclamado por todo Puente Genil. El día 8 de Junio de 1.984, se celebra Cabildo General de elecciones, en donde se da por terminado ese ciclo formativo de la Comisión Gestora reorganizadora, que ha 15


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

sabido llevar, con enorme espíritu de sacrificio, la naciente Hermandad, llevándola a la cima cofrade pontana. Y en esta fecha se nombra una Junta de Gobierno para dirigir, según estipulan las Reglas, el próximo periodo de cuatro años en donde toman la responsabilidad de dejar perfilada la trayectoria de este Hermandad. Y en este mismo año de 1.984, concretamente en el mes de Octubre, se culmina la ejecución de la Imagen de María Santísima del Amor que igualmente ha sido tallada, con su habitual maestría, por el Imaginero Don Antonio Dubé de Luque.

Y cuando llega el día 11 de Noviembre de este año 1984, con el Templo Parroquial de San José completamente lleno de hermanos y fieles pontanos, Monseñor Infantes Florido, Obispo de la Diócesis cordobesa, procede a la Bendición de esta Imagen de María Santísima del Amor. En este emotivo acto estuvo presente nuestra Hermandad con una amplia representación, que además de la ofrenda floral que hicieron nuestras hermanas, también hicieron la entrega de un Rosario de plata a la Santísima Virgen. Después de la Función Solemne celebrada y el acto emotivo de la Bendición de Nuestra Señora del Amor, la Hermandad se reúne en una Comida de Hermandad que tiene lugar en el Cuartel del Imperio Romano que, nuevamente, estuvo presidida por el Obispo de la Diócesis Monseñor Infantes Florido. En dicha fraternal comida el Hermano Mayor de la Hermandad de la Sagrada Cena de Sevilla, pronuncia las siguientes palabras: "Mis queridas Hermandades y hermanos de Córdoba, Málaga y Sevilla, queridos pontanenses todos: aún resuenan en mi corazón las palabras, que, hace ya ocho meses, pronunciara nuestro querido Párroco, cuando nos hablaba de la religiosidad, de la profunda religiosidad de los hermanos de la Sagrada Cena de Sevilla, y que en nombre de ellos hoy quiero yo agradecer, ya que las hice llegar a mis hermanos en el Ultimo Cabildo celebrado. Después quisiera deciros que hay varios motivos fundamentales para sentirme satisfecho, contento y gozoso, de estar entre mis hermanos de la Sagrada Cena de Puente Genil; uno de ellos, el haber asistido, como hace ocho meses también, a esa maravillosa función en donde se ha procedido a la bendición de una nueva y hermosa Imagen, que como legado histórico os ha dejado nuestro querido imaginero Antonio Dubé de Luque. Una nueva Imagen, joya salida se sus manos, la última, claro, por que gracias a Dios seguirá haciendo otras. También quisiera expresaros el sentirme orgulloso de estar entre vosotros, porque en aquel acto de hermanamiento, nos hicisteis ver las excelencias cofrades de Puente Genil. Por último y aunque mi hermano en Cristo, Juan Ortega, ha querido 16


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

disuadirme de ello, quisiera "pegaros un pellizco", a ese, y perdonarme la palabra, "machismo" que, quizás sin daros cuenta ó por tradición, procedéis. Quizás nosotros, los cofrades de Sevilla, por fortuna, os trajimos en aquellas fechas de la bendición del Señor, una embajada femenina; Esa embajada, como ramillete de flores, que no queremos tener guardadas en nuestras casas, porque así ellas nos sirven de peldaños para profundizar nuestro sentir cofrade, en esos 365 días del año, soportando todas nuestras veleidades cofradieras, porque podíamos decir que esto son veleidades, el estar trabajando horas y horas, y días y días, en nuestras Hermandades, en donde como funciones principales que tienen las Juntas de Gobierno, es llevar la fe a nuestros hermanos, por eso quiero decirles a los hermanos de Puente Genil, que os abráis en la mayor amplitud, para que en vuestras Hermandades, vuestras Corporaciones o vuestros maravillosos cuarteles, también puedan tener cabida las mujeres, porque es fundamental el contar con su presencia. Que conste que también a nosotros, allí en Sevilla, también nos está costando algo de trabajo el que entren las hermanas, porque también y quizás hay algo de machismo. Hoy quiero decirle a ese grupo de personas que iniciaron la nueva andadura de la Hermandad de la Sagrada Cena, que en estos momentos me acuerdo de esas locuras de tantos Santos y Santas de nuestra Religión porque estimo que los que ellos han hecho en año y medio, perdonarme la expresión, es cosa de locos. Porque de no tener nada, absolutamente nada, han llegado a alcanzar la gloria, y creo que esto es como le decían a aquella gran Santa que se llamó Santa Teresa, que era cosa de locos, locura de atar, Santa Teresa loca de atar por su amor. Pues vosotros, yo creo, mis hermanos pontanenses de la Hermandad de la Sagrada Cena, que sois también locos de atar, pues en términos cofrades, habéis hecho lo más grande del mundo, en tan poco espacio de tiempo: Imagen del Señor, Apóstoles, paso de Misterio, Imagen bellísima de la Virgen, paso de palio, que si aún no está, me dice Juan Ortega, que pronto lo tendréis todo, todo y sobre todo el salir procesionalmente. Pero no creáis que todo son alegrías, no, vendrán horas de incertidumbre y también como hace unos instantes me decía vuestro querido Párroco que también os pegara un pellizquito sobre vuestra religiosidad, que no es solamente la alegría de salir en Semana Santa, sino que todos los días del año hay que pensar muy seriamente en esa Virgen del Amor. ¡ Que nombre más bonito le habéis puesto, AMOR ¡ Porque repartir AMOR es en realidad, la misión que tenemos que realizar todos los cofrades de toda nuestra Andalucía, de toda España, de llevar el mensaje evangélico de Nuestro Señor, que un día nos impartió el PAN, como vosotros y nosotros lo veneramos todo el año. Y ahora si os quiero dar las gracias porque dais todo y eso es lo principal, AMOR. Muchas Gracias.” Y en el Boletín de aquellas fechas de Nuestra Hermandad, en el artículo "Habla el Hermano Mayor", este nos decía lo siguiente: " Nuevamente hemos estado unidos fraternalmente con nuestros hermanos de la Sagrada Cena de Puente Genil, en ese acto emotivo e inenarrable de la Bendición de la Imagen Titular de dicha Cofradía, NUESTRA SEÑORA DEL AMOR. ¡Que 17


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

hermoso nombre habéis escogido para esa belleza de escultura, que al mirarla se hace rezo, salida de la prodigiosa gubia de nuestro querido Antonio Dubé! De verdad que fue una maravillosa Función, que estuvo presidida por Monseñor Infantes Florido, Obispo de Córdoba, y maravilloso fue, igualmente, su Primer Besamanos. ¡Cuanta emoción contenida en los rostros de los pontanenses y cuantas primeras plegarias en los labios de los presentes! Hubo representaciones de cofrades de Córdoba, Málaga, Salteras y Sevilla, que en ese día todos estaban unidos en ese afán de alabar las grandezas de MARÍA. Que ELLA, esa MADRE MARÍA SANTÍSIMA DEL AMOR Y EL SEÑOR DE LA SANTA CENA, colme de bendiciones a todos nuestros hermanos pontanenses y les de la suficiente fortaleza para ver satisfechas todas sus grandes ilusiones y esperanzas.” El dia 1 de abril de 1985, Lunes Santo, ya efectuaron la estación Penitencial la Hermandad de la Santa Cena pontana, con sus dos pasos, el de Misterio, como lo habla realizado el anterior y feliz año, llevado por hermanos eostaleros de la propia Hermandad, que ya se ha dejado dicho que era la primera Cofradia, la pionera, en llevar pasos con costaleros al estilo sevillano. Y seguidamente el paso fulgurante, pleno de luz y resplandor que era "mecido" por una cuadrilla de costaleros, llegada de Moguer, que hicieron lucir la belleza cultural de la Santísima Virgen, por las calles de Puente Genil, repletas de un gentío expectante por ver tanta belleza, en su primera salida procesional. Y el día 12 de abril de dicho año 1985, el Hermano Mayor, Juan Palacios, escribe al Cofrade Mayor y a su Junta de Gobierno de la Hermandad Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Nuestra Señora del Amor de Puente Genil, manifestándoles lo siguiente: "Queridos hermanos en Cristo: después de haber pasado la Semana de Pasión y estar viviendo ya la Gloria de la Resurrección, os escribo estas letras, para testimoniarles en nombre propio y en el de la Hermandad que presido, esa jornada plena de vivencias, que gozamos en el pasado Lunes Santo, en el que Nuestra Señora del Amor, esa maravillosa Imagen salida de la gubia del eminente cofrade sevillano ANTONIO DUBE DE LUQUE, fue paseada, en olor de multitud, por las calles pontanenses, a hombros de esos esforzados costaleros de Moguer, y que en esa Estación Penitencial, ELLA, como Madre que quiere reunir a su rebaño, hizo posible que tres provincias españolas estuvieran unidas, por los lazos cofrades del afecto y del Amor, que a ELLA le debemos: Córdoba, Huelva y Sevilla, supieron elevar al Cielo, cada uno en su forma, esas plegarias que forzosamente han de hacer sonreir, a la más bellas de la mujeres, MARÍA. He comentado que mis vivencias personales, transcurridas en ese LUNES SANTO, pudieran dar lugar a escribir un libro, pues han sido tantas y tan variadas, en un sentirme identificado con el pueblo de Puente Genil, mentalizado en el fondo de de mi corazón, con el sentir cofrade de todos mis hermanos pontanos, que creo que nunca podré olvidar esos momentos vividos en vuestra fraterna unión. Por eso, hoy que tenemos Junta de Oficiales, constará en Acta, por expreso deseo de este Hermano Mayor, nuestra felicitación a esa Fervorosa Cofradía, que tantos méritos ha conseguido para la Semana Santa de Puente Genil, en el corto espacio de dos años . Por estos motivos os enviamos nuestros fraternos y cariñosos abrazos y en ese hermanamiento elevamos floraciones a Nuestro Señor Jesús en esa su Ultima Cena, en que tenemos puestas nuestras advocaciones comunes y en su Madre María del Subterráneo o del Amor, para que siga conduciéndonos firmemente unidos por los caminos de la Fe.

18


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

25 AÑOS DE VIDA DE HERMANDAD Juan Palacios Ávila Hermano Mayor Honorario

¿No habéis pensado lo bonito que es el recordar? ¿Ese echar la mirada hacia atrás, y pensar aquellos lejanos tiempos, plenos de juventud, de ansiedades y ganas de comerse el mundo? Pues en visión retrospectiva queremos añorar aquel año de 1983. ¡Cuantas ilusiones ganadas! ¡Cuantos deseos satisfechos! Fue mi año de locura cofrade. Estaba recién estrenando mi mandato en la Junta de Gobierno de mi Hermandad de la Sagrada Cena de Sevilla. No habla día de descanso, me faltaban horas del día para mi querer hacer. Mi impaciencia no tenia limites. Habíamos comenzado el año dándole nuestro adiós, postrero a nuestro hermano número uno: Fernando Jiménez Mellado, hombre carismático, que tuvo mucho que ver en aquel nefasto año 1936, y que nos ha permitido poder hoy, hincarnos de rodillas, y rezarle con todo fervor al Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia. Se instauró la celebración del Primer Jueves de mes Eucarístico, que para algo somos Hermandad Sacramental. En aquel ya lejano año en nuestro Templo de Los Terceros, se celebró un concierto, en donde ya aquella principiante Banda de Cornetas y Tambores de Nuestro Padre Jesús atado a la Columna y Nuestra Señora de la Victoria, ya conocida por las Cigarreras, con motivo de la presentación de su primer disco. El día 23 de Marzo fue un día grande en nuestra Hermandad, ya que nuestro Arzobispo Monseñor Fray Carlos Amigo Vallejo, bendecía el nuevo Apostolado de la Sagrada Cena, obra de Luis Ortega Brú. Y muy cercano el 29 de Marzo, nos dábamos un caluroso abrazo fraterno con nuestros hermanos de la Cena Vallisoletana. Ya habíamos terminado los hermanos de arreglar la techumbre de nuestro Templo, y nos llega nuestro querido Arzobispo Fray Carlos, a darnos el X Acto de Exaltación a la Eucaristía, y en el mes de Junio el Alcalde de nuestro Ayuntamiento, incluye en el nomenclátor de la ciudad, la titulación de una plaza, en la Barriada Residencial de San Carlos, con el nombre del escultor Luis Ortega Brú. El día 26 de Junio se celebra un Cabildo en donde se da vía libre para el inicio de las gestiones de acercamiento previo con los miembros de la Junta Reorganizadora de la Hermandad de nuestra misma Advocación de la Sagrada Cena, del pueblo de Puente Genil, en Córdoba, y en nuestra Sala Capitular se celebra una reunión con aquellos cofrades pontanos, que nos visitaban rebosantes de ilusiones. Para la historia aquí quedan sus nombres: Don Juan Ortega Melgar; Don Manuel Morales Solano; Don Juan Ortega Chacón; Don José Antonio Prieto González; Don Francisco Cabezas Cáceres y Don Francisco Luque Estrada. Estos cofrades consiguen en tiempo record solventar muchos eventos importantes: Rehacer y reorganizar la Cofradía; nueva Imagen del Señor de la Sagrada Cena, obra del escultor sevillano Don Antonio Dubé de Luque; paso de salida para el mismo ; vestiduras del Señor y de todos los Apóstoles, que fueron realizadas por las afamadas modistas sevillanas Hermanas Plaza; Bendición de las Imágenes por el Arzobispo de Córdoba, Monseñor Infantes Florido; así como ese hecho primordial tan importante, como es realizar su primera Estación Penitencial en el Lunes Santo del año 1984. Y para colmo, ese dechado de finura, de elegancia, de fulgor en su mirada, que nos ampara, nos acoge, nos ayuda, nos alienta nuestra fe, como es la Imagen de Nuestra Señora María Santísima del Amor, obra también de Antonio Dubé de Luque. Son 25 años lo ya pasados en su contemplación, y como en ese camino de Sevilla a Puente Genil, no crece la hierba, a decir de nuestro buen y querido hermano Juan Ortega, Tengo mi corazón completamente entregado a ese noble pueblo pontano, y eso se lo debo a mis hermanitos cofrades de la Santa Cena, y desde aquí quiero hacer mención a mis Cofrades Mayores de esos 25 años, Francisco Cabezas, Francisco González, José Castilla, Juan Ortega y José Miguel Sánchez. Que estos 25 años sean el inicio de una dilatada vida en amor, perseverancia, trabajo y laboriosidad, para que nuestra Corporación alcance la plenitud deseada. 19


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

PARECE QUE FUE AYER… Antonio J. Dubé de Luque Escultor y pintor Como pasa el tiempo, parece que fue ayer y ha pasado ya un cuarto de siglo desde que un grupo de cofrades decidieron refundar una cofradía y así devolver a Puente Genil un paso de misterio desaparecido. Nada más y nada menos que se trataba del trascendental momento en que el Señor instituye la Eucaristía, pan de vida, alimento espiritual, consuelo y refugio para los cristianos. Era el procesionar el Misterio que integra el mayor número de imágenes de cuantos salen en la Semana Santa. Todo un reto que, gracias a la labor magnífica y el tesón de sus cofrades se consiguió y el resultado está ahí cuando cada Lunes Santo congrega en su transito por la calles pontanas a miles de personas a su alrededor. Esta Cofradía vino a ser como un revulsivo para la Semana Santa de Puente Genil. Integró por vez primera bajo un paso a la figura del costalero, no sin críticas de los inmovilistas que auguraban una pérdida de identidad, que los años se han encargado de desmentir. Recuerdo mi primer contacto con los hermanos de esta Cofradía en la primera mitad de la década de los ochenta del pasado siglo. Mis queridos amigos de la Hermandad de la Sagrada Cena de Sevilla, me comentaron que por haber adquirido la de Puente Genil su antiguo Misterio deseaban encargarme a mí la imagen del Señor. Quien me iba a decir que ese conjunto de apostolado que había yo restaurado en 1965, primer escarceo en el mundo de la imaginería y tras una desafortunada intervención anterior, que estuvo a punto de dejarlo sin procesionar, iba a estar presidido por una imagen de Cristo que yo realizaría más adelante. Y así fue. La primera vez que me entrevisté con aquellos ilusionados cofrades, varios de ellos ya gozan de la presencia de Dios, me impactó por su cordialidad, clase y señorío, y, todo se tradujo después en una fraterna amistad que perdura hasta nuestros días. En el proceso de ejecución del Señor, se sucedían las visitas siempre agradables de estos cofrades, que seguían el trabajo desde su inicio con el boceto de la cabeza del Cristo, su talla en la madera, y su conclusión con la fase de policromía. También tengo el gratísimo recuerdo de la bendición del Señor. Fue mi primera visita a Puente Genil y mi primer contacto con el ambiente manantero de esta Ciudad. Los hermanos de la Hermandad se deshicieron en atenciones. A mi esposa a mi nos llevaron a visitar los famosos cuarteles, y, curiosamente, al parecer mi mujer era la primera que entraba en ellos, lo que produjo una serie de comentarios, pero el trato fue siempre exquisito con nosotros lo que agradecimos profundamente cuando nos enteramos de tal circunstancia. Conocimos el miserere ante la puerta del Templo de Jesús Nazareno. Todo ello fue un cúmulo de sensaciones nuevas para mí, que me hizo comprender 20


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

la riqueza de las tradiciones centenarias de esta bendita tierra. El día de la Bendición Solemne del Señor, lo recordaré siempre por el ambiente fraterno que reinaba en el Templo y las palabras de S. E. R. D. José Antonio Infantes Florido que en su homilía hizo defensa de las Cofradías de manera rotunda e inequívoca. Después vendría el encargo de la figura de la Madre de Dios, Nuestra Señora del Amor. Desde el primer momento me plantee su ejecución como algo diferente. Tenia que ser la Virgen que presentía en su corazón lo que acontecería tras el última Cena de su Divino Hijo. Pero Ella no debería tener una expresión de dolor fuerte. Su mirada se elevaría al Cielo como demandando una explicación, un por qué tenía que cumplirse la profecía del anciano Simeón en Aquel que no había hecho daño a nadie, que resucitó a los muertos, que sanó a los enfermos y sus palabras eran de esperanza en un mundo mejor. Todo ello lo medité mientras las gubias iban desbastando a cortes limpios la madera de cedro con la que iba configurando su bendito rostro. Me esforcé para que Ella en su incipiente tristeza continuara siendo la llena de gracia que Dios había elegido para Madre de su Hijo. Pensé para Ella en un palio de malla calado para que su mirada al cielo no encontrara obstáculo. Cuando la finalicé, se volvieron a repetir las escenas de emoción de los queridos cofrades de la Hermandad que la contemplaron en mi estudio. Ya vestida, el malogrado fotógrafo sevillano Antonio Fernández (Fernand), le hizo una colección de fotos preciosas, al igual que lo hizo con la imagen del Señor. Me viene a la memoria la alegría que reinaba en el Templo el día de su bendición. Varias personas me preguntaban sobre detalles que observaban en la Imagen, tales como podía haberle tallado los dientes, como estaban hechas las lágrimas de cristal fino, que en que mujer me había fijado como modelo, etc., todo ello usual en la bendiciones de las imágenes religiosas. Pero hubo algo que me llenó de satisfacción; el contemplar que el pueblo fiel la había aceptado de manera entusiasmada, señal que la Virgen tenía carisma y atraería hacia ella la devoción de los fieles. Y es que es muy importante para nuestro trabajo que los imagineros sepamos transmitir a nuestra imágenes la unción sagrada necesaria para que sirvan de vehículo hacia Dios. Una imagen por muy bella que sea si no transmite no sirve para el culto. Podrá ser una pieza de museo interesante pero nunca para recibir culto en un Templo. Así, en cada Imagen Sagrada que se realiza va un retazo de la vida del escultor que le transmite vida con sus sentimientos y, sobre todo, si es creyente como tiene que serlo, la oración mental con el Señor, para que guíe su mano a la hora de labrar la madera para que al final lo represente con la dignidad que se merece. Enhorabuena a mis queridos cofrades de la Hermandad de la Sagrada Cena por esta celebración tan especial que demuestra una mayoría de edad y el buen hacer de cuantos han ido dejando lo mejor de cada en pro de esta Corporación Sacramental y Nazarena de esta ciudad pontana. 21


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

SINGULARIDAD HISTÓRICO-ARTÍSTICA DEL PASO DE LA SANTA CENA Juan Ortega Chacón Cofrade Mayor Emérito

En la Cuaresma de 1982 -ostentando el cargo de Teniente-Alcalde Delegado de Cultura del Ilustre Ayuntamiento- mantuve una entusiasta entrevista con hermanos de la tres Virtudes (Teologales, Cardinales y Morales) -nucleadas por Francisco Cabezas y Luque Estrada- dispuestos a reflotar, por enésima vez, la reposición del paso de la Santa Cena, desaparecido en 1936. Era algo así como un reto permanentemente derrocado; una deuda pendiente con nuestro patrimonio sentimental que una y mil veces había fracasado no por falta de entusiasmo sino por la tremenda envergadura tanto de índole artística como económica. Escuchándoles me identifiqué de inmediato con su propósito al considerar que yo tenía en ello una “deuda de sangre” ya que mi inolvidable padre, Juan Ortega Melgar, Vicecofrade de la Cofradía de la Columna lo había intentado en multitud de ocasiones por lo que nos sumamos de inmediato. Sobre esta minúscula base -un grupo de soñadores- pusimos en marcha tan anhelado propósito. Lo demás es historia -mejor o peor contada- que no podrá reflejar nunca aquella bendita ilusión que alumbramos -desgraciadamente ya muchos velándonos desde la Gloria- y que guardaremos mientras vivamos como el más grato recuerdo. Por mis efectivos -y afectivos- contactos con Sevilla, yo tenía conocimiento de que por el genial imaginero Luís Ortega Bru se ultimaba un nuevo Apostolado para la cofradía de la Cena, que resultaría su obra postrera. El Domingo de Ramos de 1982 contemplé en Sevilla, por última vez en las calles, aquel viejo Misterio… ¿Qué harían con aquellos Apóstoles, tan expresivos, al sustituirlos por las nuevas tallas?... Indagué en los entresijos cofradieros y valiéndome de mi cargo, avalándola como una acometida consumada, me dirigí al Hermano Mayor y Junta de Gobierno de la Cofradía de la Sagrada Cena en demanda de que el Apostolado que iba a ser sustituido, esgrimiendo los “méritos” semananteros, recalara en La Puente (conservo documentación al respecto). Era algo más que una quimera en una triple dimensión: el riguroso “celo” de Sevilla para desprenderse de sus cosas; su presunto elevado coste y, sobre todo, porque la que yo denominaba “gestora” éramos cuatro o cinco personas sin más alas que las del corazón. Pero quiso Dios que tan inalcanzable meta se acercara a la realidad, al enviarnos ese ángel -más bien arcángel- que guía todos los nobles propósitos. En este caso con nombre y apellidos: D. JUAN PALACIOS ÁVILA, por entonces Hermano Mayor de la Cofradía de la Sagrada Cena de Sevilla. Y otra mano de la Providencia: trabajaba en la empresa Abengoa, en la que tenían especial presencia pontanenses muy “mananteros” (Manolo Morales, José Antonio Prieto, Antonio Baena…) que desde el primer momento tomaron la “causa” como suya. Y así, paso a paso, con incertidumbres y retrocesos pero con una fe inquebrantable se fue consolidando, hasta el punto de desbordarnos ya que estábamos alimentando una ilusión colectiva cuando ni siquiera por la Cofradía sevillana se había acordado la cesión. En el cuartel de las “Cien Luces” de la Cofradía de Jesús, a la sombra del Patrón, el veintiocho de Junio de 1983 constituimos la que sería intitulada como “Antigua Hermandad -ya que se trataba de una reorganización de la que existía en la Veracruz en 1936- y Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Nuestra Señora del Amor”. Es pues este 2008 el veinticinco aniversario. Antes de adentrarme en el contenido -principalmente documental al que me voy a ceñir- quisiera proclamar, veinticinco años después de aquella “bendita locura” de la que tengo la suerte de ser sobreviviente

22


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

como uno de los “caballos de tiro” que, aparte del afán colectivo y entusiasmo que acabó transmitiéndose a toda la médula sentimental de nuestro pueblo, tendremos una deuda de gratitud permanente, entre otras, con dos personas que fueron valedores excepcionales de esta gran realidad: JUAN PALACIOS -con todo merecimiento nombrado Hermano Mayor Honorario- y ANTONIO DUBÉ DE LUQUE preclaro artista que, sin condicionantes de tiempo, nos esculpió las dos portentosas -primero la del Cristo y meses después la de la Virgen- Imágenes Titulares, dechado de arte y unción devocional que constituyen -por encima de otros valores humanos y patrimoniales que también nos enaltecen- nuestra Luz y el mayor legado para la historia. En el caso de Antonio Dubé no sólo fue el artífice, sino el ilusionado -e ilusionante- diseñador, totalmente desinteresado, de esa soñada maravilla estética que es el paso de palio de la Virgen del Amor. Como en otros trabajos se abordarán aspectos distintos voy a hacerlo sobre la iconografía y paso de la Santa Cena: EL APOSTOLADO. El gran estreno de 1983 en Sevilla lo constituyó el Apostolado de la Sagrada Cena, de Ortega Bru. A partir de aquel momento, el antiguo quedó, semiabandonado, en una oscura dependencia del coro alto del templo de los Terceros. Allí lo encontramos la primera vez al iniciar una negociación difícil y plagada de obstáculos. Pero había algo que desde el primer momento parecía decirnos que su destino final sería Puente Genil y la tarde del Lunes Santo su nueva luz.

El Apostolado de la Cena de Sevilla -venerado en la parroquia de “Omnium Sanctorum”, de la calle Feria- corrió la misma suerte que el de Puente Genil: destruido en los disturbios de Julio de 1936. Sólo se salvó -junto a la Virgen del Subterráneo y el Cristo de la Humildad- la Imagen del Señor, cuyo busto se conserva en la Sacristía desde que fuera sustituido por el actual obra cumbre de Sebastián Santos (1955). Su desaparición obligó a realizar un nuevo Apostolado. Las circunstancias de la Guerra y las enormes dificultades económicas obligaron a los abnegados cofrades, en el afán de reponerlo cuanto antes, a encargar algunas tallas y, en precario, readaptar otras. Según consta en los correspondientes archivos de la Cofradía de la Sagrada Cena de Sevilla y como fruto de las investigaciones, colaterales y paralelas que he podido realizar, ofrezco el siguiente resumen, en base a su actuales denominaciones. Como quiera que han circulado distintas versiones -incluso escritas- que no se atienen a la realidad o tienen un carácter especulativo, quiero hacer, como testigo presencial, una aportación en este veinticinco aniversario referenciando autores, fechas y procedencias. A excepción de la imagen del Señor son todas tallas de cuerpos anatomizados con caras, manos y piernas policromadas. Pese a la aparente armonía del conjunto se trata de imágenes de diferentes gubias y épocas. IMÁGENES DE BIDÓN. A comienzos de 1937, tras reponer al culto los Titulares salvados lo hacen en la iglesia de los Terceros (“Omnium Sanctorum” estuvo cerrada al culto), encargando un nuevo Apostolado al imaginero ANTONIO BIDÓN VILLAR que en el intervalo aproximado de un año en plena Guerra y austeros materiales esculpió siete Apóstoles, completando el misterio con la adaptación de otras cinco tallas (a las que me referiré más adelante) que acompañarían a la del Señor, obra de Gutiérrez Cano en 1860. Figurarían tres de ellos de pie y el resto sentados o genuflexos. Sabemos, además, que el carpintero Francisco Olivera cobró ciento treinta y cinco pesetas por la realización de nueve banquillos (que son los que se conservan) y el ebanista-dorador Manuel González, setenta y dos por “pintarlos en color caoba y filetearlos con purpurina”. De esta manera y desde el templo de los Terceros salió por primera vez el Domingo de Ramos diez de Abril de 1938.1 Por razones desconocidas pero que se nos antojan estéticas, se desecharía, a mediados de los años sesenta, una de ellas ya que consta -incluso fotográficamente- que se utilizó como Apóstol, adaptado, el primitivo Cristo tras elevar a titular el de Sebastián Santos.

1

Juan Carrero. Anales de las Cofradías – Archivo de la Hermandad - Periódico “La Unión”

23


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Antonio Bidón es, pues, el autor de seis de los Apóstoles que actualmente componen nuestro misterio y que denominamos como: Santiago Mayor; Santo Tomás; Santiago Menor (primitivo San Juan apodado cariñosamente en Sevilla como D’Artagnan); San Mateo; San Bartolomé y Judas Iscariote (los primeros sentados y los dos últimos de pie).

Bidón Villar (Sevilla 1893-1962) fue notable escultor e imaginero, realizando obras para diversos lugares de Andalucía y en Sevilla la Virgen de la Concepción de la cofradía Trinitaria. De modelación roldanesca se inició con Ordóñez, caracterizándose por el correcto tallado y expresividad de sus imágenes. La precipitación y precariedad de medios sería evidente ya que constan frecuentes restauraciones a cargo de Martín Ortega (1964) y Antonio Dubé de Luque (1965 y 1973). Posteriormente lo serían aquí en Puente Genil las tallas de Santiago Mayor (2002-2003) y Santo Tomás (2005-2006) por los artistas Carlos Herrerías y José Montesinos. IMAGEN DE GUTIÉRREZ CANO. Es las más antigua y de las más valiosas del conjunto. Corresponde a San Judas Tadeo. Originariamente parece que efigiaba a San José de Calasanz encontrándose en el Convento de los Terceros readaptándola Bidón como Apóstol. De finísimo modelado acredita a un artista de primerísima fila. Tiene la cabeza cubierta con toca hebrea. Debió de esculpirse en torno a 1875 y presenta evidentes analogías iconográficas con el primitivo Cristo de la Cena y otras obras documentadas de este autor. Manuel Gutiérrez-Reyes Cano (Sevilla 1845-1915) fue un notabilísimo imaginero en cuyo oficio había sido iniciado por su padre, figurando en su haber numerosas imágenes tanto titulares como secundarias de la Semana Santa sevillana. Dado su mal estado fue restaurada, con enorme acierto, por el artista pontanés Pedro García Velasco.

24


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

IMÁGENES DE PIZARRO. Bien por falta de presupuesto (hasta 1941 se espaciaron los pagos); por la lógica premura, o por ambas cosas, se recurrió a que el propio Bidón adaptara CUATRO TALLAS cedidas por la Cofradía de las Siete Palabras, de la Parroquia de San Vicente. Se trata de una historia singular que daría sustancia para un extenso trabajo, exponente de años difíciles: En 1887 la mencionada cofradía decide realizar un paso alegórico -entonces muy de “moda”- que representara al Sagrado Corazón de Jesús, ofreciéndose en supremo sacrificio, custodiado por dos ángeles (el de la Misericordia y el de la Justicia) sobre un grupo de nubes con cuatro figuras (Abraham, Moisés, Isaías y David) representando a los Profetas y Patriarcas de la Antigua Ley contemplando al Redentor. Todas estas imágenes fueron encargadas al excelente imaginero EMILIO PIZARRO DE LA CRUZ -hermano y miembro de la Junta de Gobierno de la mencionada cofradía- que las realiza entre esas fechas y finales de 1901 en que las entrega por un importe total de 1250 pesetas.2 Por una serie de razones no se llegó a procesionar nunca, abandonándose definitivamente el proyecto en 1922 quedando las imágenes para diversos usos. En estas circunstancias fueron requeridas por la Hermandad de la Cena, readaptándose los cuatro Profetas por Bidón como Apóstoles primero en calidad de préstamo, adquiriéndose, definitivamente, por un donativo de mil pesetas en 1948.3 Así pues son cuatro -y no tres como se ha insistido erróneamente- las imágenes de Pizarro todas de excelente factura y gran valor artístico, las cuales conservamos y son las siguientes: San Pedro (arrodillado junto al Señor); San Andrés (de magnífica cabeza que aparece de pie); San Felipe, genuflexo y San Simón Cananeo, sedente. Las dos primeras fueron restauradas por Pedro García Velasco en 2000 y 2001, respectivamente, mientras que el San Felipe lo fue en 2003-2004 por Carlos Herrerías y José Montesinos. LA IMAGEN DE SAN JUAN. En 1965 la Junta de Gobierno de la Cofradía de la Cena, y ratificado por el Cabildo decide realizar una nueva imagen de San Juan, efectuándose el encargo al acreditadísimo imaginero granadino, asentado en Sevilla, Rafael Barbero. Éste lo concibió genuflexo, místico e idealizado, para posar al lado derecho del Señor, tal como lo hace en la actualidad. Es talla de mérito y de una gran dulzura en medio del conjunto. Destaca su largo cabello, finamente gubiado, cayéndole por la espalda. Está inspirada en la famosa de Salzillo según testimonio de Jesús Creagh, que tuvo parte muy activa en su realización. Fue estrenada el Domingo de Ramos tres de Abril de 1966, por lo que es la más moderna de las que componen nuestro Misterio.4 RAFAEL BARBERO MEDINA (1913-1990) fue uno de los mejores imagineros de su época realizando numerosas tallas esparcidas por toda Andalucía, así como otras menores insertas en las tallas de pasos. Ante un serio deterioro de la talla de San Juan fue profundamente restaurada y aplicada nueva encarnadura por el artista pontanés Pedro García Velasco entre 1999 y 2000. Todo este admirable y singular conjunto fue adquirido por un donativo simbólico a la Cofradía de la Sagrada Cena de Sevilla. Tras pequeños retoques a alguna de las imágenes, por el propio Dubé de Luque, fueron traídas a Puente Genil el nueve de Marzo de 1984 transportado en un vehículo de la emblemática empresa pontana XIMÉNEZ y bendecido dos días más tarde, en la Parroquia de San José por el llorado Obispo de Córdoba D. José Antonio Infantes Florido, tan ligado a nuestra cofradía. LA IMAGEN DEL SEÑOR. Para presidir tan histórico y singular Misterio y -pese a las diferencias canónicas- tan equilibrada, teníamos claro que la Imagen de Cristo tenía que encargársele a un imaginero de primerísima fila y que, al mismo tiempo, conociera muy bien el Apostolado para que, aún destacando, resultara armónico en el conjunto. Estas dos características sólo las reunía D. Antonio Joaquín Dubé de Luque. La primera más que acreditada a nivel nacional y la segunda por haber restaurado en dos ocasiones los Apóstoles e incluso retallado alguno de ellos. 2

Archivo de la Cofradía de las Siete Palabras - Actas y sesión de cuentas. Rafael Jiménez Sanpedro (Boletín Cofradías de Sevilla – Marzo 2005) 3 Archivo de ambas Hermandades. 4 Archivo Cofradía - ABC de Sevilla.

25


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Más incluso que el montante económico acuciaba el tiempo, habida cuenta de tener encargos para dos años. A su inolvidable estudio de la calle Alfarería, 38, del Barrio de Triana nos dirigimos conscientes de una casi segura negativa. Contábamos como avales con Juan Palacios y Jesús Creagh, amigos del artista. Se lo pedimos casi llorando y creo que lo ablandó nuestro desbordante entusiasmo. Un emocionado abrazo lo selló cuando -robado a su mínimo descanso- lo comprometimos. Corría el mes de Mayo de 1983. En las Navidades de ese mismo año pudimos contemplar, ya tallada, la portentosa cabeza del Señor (ofrezco foto inédita). Aunque la parte interna del cuerpo quedó sólo abocetada -sería íntegramente tallado y policromado en 2002- se presentó y entregó la tarde del nueve de Marzo de 1984, trasladándose en furgón especial a Puente Genil que tuvimos el honor de acompañar. Fue bendecido con todo el Misterio procesionándose por primera vez el Lunes Santo dieciséis de Abril de 1984. EL PASO. No menos singular e intrincada singladura cofradiera adorna al magnífico paso de la Santa Cena, en el que se presentó en aquel primer -histórico y ya lejanísimo- Lunes Santo. No dudábamos que tan impresionante Misterio exigía un paso de grandes dimensiones y, desde luego, acorde con la categoría artística de las imágenes. Con el menguado presupuesto que contábamos y la premura del tiempo que nos agobiaba, era imposible acometer una canastilla de talla que es lo que exigía. Presentar un armatoste liso después de tanta ilusión y años de espera hubiera sido decepcionante… La mano de Cristo, en forma de providencia, nos volvió a señalar el camino. Antonio Dubé trabajaba para las Reales Cofradías Fusionadas de la Parroquia de San Juan de Málaga, siendo el autor de la Virgen del Mayor Dolor, San Juan y otras secundarias. En una de nuestras angustiosas visitas nos informó que estaban ejecutando un nuevo paso de orfebrería, diseñado por él, desechando el antiguo de talla. Inmediatamente entré en contacto con ellos gracias a la gestión de mi primo hermano José María Ortega Muñoz, que había sido el Párroco durante muchos años. Así apareció otro de los “ángeles” enviados por el Señor: ANTONIO DOMÍNGUEZ RUÍZ, Hermano Mayor en aquel momento, mi gran amigo y mejor cofrade. Intervinieron también dos pontanenses residentes en Málaga: Luís Ruíz y Domingo Morillo. De manera cordialísima y en un precio simbólico cerramos el “trato” trasladándolo, desmontado, a Puente Genil en los primeros días del año 1984 para su adaptación. Muchos años después lo puedo documentar, con absoluta precisión, en su particular historia y largo periplo cofradiero. El “trono” -en el argot de Málaga- fue realizado en 1959 por el afamado tallista malagueño PEDRO PÉREZ HIDALGO. Nacido en Málaga, en 1912, se inició en la Escuela de Artes y Oficios; trabajó en Madrid en el taller de Benlliure, regresando a Málaga donde trabajaría, conjuntamente, con el reconocido imaginero Francisco Palma Burgos, estableciendo taller propio. Es uno de los creadores de los colosales tronos de la Semana Santa de Málaga (Virgen de 26


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

la Paloma, Cristo de Zamarrilla o Soledad de Mena). Murió en 2005. Tuve ocasión de mantener una entrevista con su hija Rosa Mª Pérez Calvillo que me suministró la fotografía que acompaño en donde aparece junto a una de las esquinas del paso. Este se creó para la Virgen del Rosario de la Cofradía de la Sentencia, con sede en la Parroquia de Santiago. 5 Ejecutado en madera tallada, dorada y policromados cuatro excelentes bajorrelieves con motivos pasionistas (Oración del Huerto; Flagelación; Camino del Calvario y Crucifixión), con cuatro ampulosas esquinas que sustituidas con posterioridad, son utilizadas en los cultos. En los laterales destacan unos medallones blasonados, cuyas pinturas originales fueron transformadas, que se encajan sobre plintos dorados con volutas y roleos. En el frontal se ostenta medallón central que distribuye intercolumnios con ménsulas en las que se alojan esculturas de Apóstoles, al igual que en los laterales. En 1971 fue adquirido por las Reales Cofradías Fusionadas para trono de la Virgen del Mayor Dolor (como documento gráfico adjuntamos fotografía) adaptando los medallones mayores y menores. Por el gran pintor malagueño -y laureado cartelista- José Palma Santander, se incorporaron fidelísimas pinturas del primitivo Cristo de la Exaltación; del de Azotes y Columna y del Monte Calvario. Estas tres se conservan en la actualidad, sustituyéndose otra, en mal estado, por el rostro de nuestro Nazareno, obra del hermano de la cofradía y artista local, Joaquín Borrego Chaparro. Como era “trono de Virgen” carecía, prácticamente, de la talla trasera, oculta por el manto. Esto se solucionó tallando un medallón similar el pontanés Rafael Pozo Galisteo. Igualmente se alargaron los laterales con tallas procedentes de las cabezas de varal, de la misma procedencia y autor, trabajos realizados, con sumo arte e ilusión, por los hermanos Pozo, Guevara y el mencionado Borrego. El primer año -1984- causó verdadero impacto pese a ir motorizado, como era norma entonces en todos los pasos, así como en 1985 y 1986. Al ser adaptado para ser llevado a costaleros –tras el reto lanzado por el capataz y maestro Rafael Muñoz- se iniciaron una serie de transformaciones tendentes tanto a eliminar peso, como a la funcionalidad y enriquecimiento artístico. Así, ya en 1990 se aplicaron nuevas tallas acordes con el estilo, asumiendo el trabajo el hermano de la Cofradía y significado artista FRANCISCO PALOS CHAPARRO. De sus gubias saldrían, sucesivamente, las tallas de los preciosos respiraderos, dorados en el taller de Joaquín Borrego. Por los mismos autores se ejecutarían las artísticas esquinas, con bellísimas cabezas en relieve de los cuatro evangelistas, policromados por Antonio Carmona.

5

Revista “La Cruceta” - Málaga, Septiembre de 2005

27


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

No menos interesante resulta la trayectoria de los portentosos candelabros arbotantes de las esquinas del paso. También por indicación de Antonio Dubé, los adquirimos, en 1983 (por importe de cien mil pesetas) a la Cofradía de Jesús Despojado, que los había tenido que eliminar ante las reducidas dimensiones de su nueva capilla de la plaza de Molviedro. Se trata de una verdadera obra de arte. De minuciosa talla; dorados en oro fino y con frutos ricamente estofados, habían sido realizados en 1946 por el famoso tallista sevillano Manuel GUZMÁN BEJARANO (Sevilla 1921-2002) para la Cofradía de Montserrat que los vendió, con posterioridad, a la de Jesús Despojado. (Reproduzco fotografía aún en ese paso). Sobre este modelo por Francisco Palos y Rafael Esojo en la talla y dorados por Joaquín Borrego, se acometieron en 2003 los dos laterales que ostenta el paso actual. No creo, pues, que exista en toda Andalucía un conjunto -tanto en imaginería como en el propio paso- tan singular, de tanta valía artística y con tanta historia diseminada. Por puro azar se han venido a fusionar, en armónica taracea, épocas y autores de las dos Semanas Santas, consideradas como canónicas: Sevilla y Málaga, con aportación fundamental de los artistas pontanenses…

Hoy, veinticinco años después, con toda la grandeza que ha aportado esta Cofradía a nuestra Semana Santa, con el peso específico del Lunes Santo, que es notorio en la comarca e incluso en toda Andalucía sigo pensando que su puesta en marcha y materialización fue un verdadero MILAGRO. Un don del Cielo que nos regaló este valiosísimo patrimonio que es todo un legado trascendental que, con indeclinable celo, tenemos que conservar y a ser posible enriquecer. A los promotores, artífices y generosos benefactores les deberá siempre nuestro pueblo ETERNA GRATITUD.

28


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

LA COFRADÍA DEL LUNES SANTO Antonio J. Illanes Velasco Cronista de la Villa

La Semana Santa de Puente Genil, adquirió una nueva dimensión con la incorporación de la Cofradía Sacramental de la Santa Cena y Ntra. Sra. del Amor a los desfiles procesionales completando los días de la Semana Santa, vívidos en nuestro pueblo de manera tan especial, después de veinticinco años intensos, pareciera que estuvo desde siempre, plenamente integrada como está y sirviendo de ejemplo y acicate a otras cofradías más antiguas que se venían manteniendo dentro de una rutina, pero con reducida ilusión. El viejo sueño de algunos próceres pontanenses de hondas raíces en la Puente, caso del señor D. Juan Ortega Melgar, de recuperar para la Semana Santa de Puente Genil el paso de misterio de la Santa Cena, perdido en los avatares de la Guerra Civil y que se veneraba en la antigua Ermita de la Veracruz como reflejaba la vieja cuartelera: Jueves Santo en la tarde Salen de la Veracruz Jesús Preso, La Columna La Cena y la Santa Cruz. Tiene la misma composición que la referente al Miércoles Santo, referida a la Ermita de la Caridad y dado que el Señor de la Humildad estuvo hasta el año 1890 en la citada Ermita, la cuartelera es anterior a ese año, con lo cual debieron componerse hacia el mismo tiempo. El poeta malagueño Miguel Eroles en un pequeño librito que dedico al ilustre gobernador José Contreras Carmona en el año 1908, dedica también un poema al Jueves Santo en que hace mención a la Santa Cena que salía en procesión de la Ermita de la Veracruz al igual que el conocido libro de la Semana Santa de Miguel Romero publicado en el año 1911. Documentos gráficos de este paso de Misterio, que debía de ser sencillo, imágenes de vestir en sencillas parihuelas y que se encontraban en el altar de la Veracruz, en el que hoy se encuentra la Imagen de la Virgen de la Piedad, no tenemos ninguna fotografía antigua que lo represente, al menos conocida, esperamos que cualquier día aparezca en algún archivo o casa particular , es el único caso de no poseer ninguna fotografía, de las demás Imágenes hay constancia fotográfica. Tengo muy buenos amigos dentro de la cofradía, por lo que año tras año en estos veinticinco años que conmemoramos, he podido seguir paso a paso el devenir de esta Cofradía joven y veterana a la vez, por que se 29


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

ha nutrido y se nutre constantemente de sangre nueva que le aporta vitalidad, entusiasmo, ideales y a la vez la veteranía y experiencia de hombres curtidos, conocedores y amantes de nuestra Semana Santa en la que se conjuga la tradición y el saber hacer bien las cosas, sin prisa pero sin pausa, aportando a nuestra fiesta Mayor un día muy especial como es el Lunes Santo. Nuestra Semana Santa como algo vivo, por que la componen hombres y mujeres de Puente Genil esta en continua transformación, nuestra Fiesta es una amalgama de influencias a la que nosotros le hemos dado un sello personal que la convierte en única y especial, no en vano estuvimos durante mucho tiempo en zona de frontera y fuimos receptivos a lo que nos gusto de otros lugares y lo adaptamos aquí, dándole nuestro toque especial. Recuerdo con cariño y nostalgia, aquellas buñoladas y tantas actividades como se hacían para recabar fondos , para ir dotando a la Cofradía del ajuar necesario , no solo para la estación de penitencia, si no para los cultos que cada año se celebraban con mayor esplendor. La Cofradía tiene su sede canónica en la Parroquia de San José, que ha contribuido a engrandecer y enriquecer con la recuperación del antiguo baptisterio convertido en un magnífico cenáculo donde se presenta a la veneración de los fieles el magnífico apostolado sevillano que gracias a las oportunas gestiones realizadas en su tiempo vino a engrandecer el patrimonio artístico religioso de Puente Genil junto con los dos bellas representaciones de Jesús y Ntra. Sra. del Amor obras del afamado escultor Antonio Dubé de Luque.

No ha estado quieta esta joven Cofradía que ha contado con importantes donaciones de numerosos hermanos, que hicieron posible que la misma pudiera contar con una casa Hermandad, ubicada en la popular y manantera calle Santos, que ha contribuido a embellecer esta calle con el artístico diseño de su portada. Amplio espacio con las dependencias suficientes para guardar el rico ajuar patrimonial, gran salón de reuniones, cocina y otros espacios idóneos necesarios en este tipo de edificios. No me queda sino felicitar a todos los hermanos y a su Junta de Cabildo, para que sigan trabajando por su Cofradía con el mismo entusiasmo y tesón que han demostrado en estos veinticinco años, cuya efemérides estamos celebrando. 30


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

LUNES DE PRIMAVERA, SANTO Y DE AZAHAR Esteban Morales Sánchez Hermano costalero de la Virgen del Amor

Recordar los sentimientos que despierta las horas previas a la salida de la Virgen del Amor es un verdadero estímulo para los sentidos que acumulado año tras año, fortalece el espíritu cofrade. Desde los primeros ensayos ya, creo que todos los costaleros de la Virgen pudimos reconocer que teníamos el privilegio de protagonizar una de las salidas procesionales de la Semana Santa de Puente Genil más emblemáticas, con el tiempo, y más sentidas desde siempre, por la ciudadanía. Son de los recuerdos grabados en la memoria que más sentidos acumulan y que han de permanecer como parte importante de nuestra vida, de nuestra personalidad, de cada uno de nosotros. El Lunes Santo bajo el palio de la Virgen del Amor nos puede inundar de imágenes entrañables. Desde la policromía de nuestras vestimentas, blancas, negras y corintas; hasta ese crisol de luces que el atardecer del lunes santo filtra entre los bordados de los faldones de la parihuela. Sí , siempre que me preguntan por el Lunes Santo yo recuerdo su luz. Y son sabores los que también recuerdo. El lunes abre boca en la comida de Hermandad a todos los sabores más mananteros de nuestro Pueblo. Y también sabe a limón, a chicles, y corazón, a ese sabor que te queda cuando subes la Cuesta Baena… Y también nuestra salida procesional queda en nuestros oídos para siempre, con nuestras marchas, desde Campanilleros a hasta Rocío, desde la Saeta a Recuerdo, y Madre del Amor, en la Matallana más manantera. Y también es música imborrable el sonido del esparto costalero en el silencio de la noche. Ay, también de las saetas… Lunes santo oloroso. De incienso en la eucaristía y de rosas en la salida. Olores de flores, de claveles y de jacintos, de primavera. De romero y naranjo en el encierro con la esperanza de volver a verla el próximo año. Ser costalero de la Virgen del Amor tiene tacto. El roce de nuestros hombros en la chicotá, la mano a la espalda en la ayuda al amigo. El tacto del abrazo al compañero que este año está y el recuerdo al que se fue. Y que decir del roce del costal con la madera, con los pies en el suelo vamos con ella p’al cielo… Por eso, siempre que puedo digo que, soy hombre, esposo, padre, amigo y costalero de la Virgen del Amor. Ahí quedó…

31


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

PUENTE GENIL POR LA SANTA CENA: XXV AÑOS DE REALIDAD Alfonso J. Morales García Tesorero de la cofradía

A la memoria de Francisco Cabezas Cáceres, Juan Ortega Melgar, José Gálvez, Constancio del Val, Francisco Castilla, Antonio Mora… y cuantos con su ilusión y empeño pusieron los pilares materiales y sentimentales de nuestra cofradía en estos XXV años. El próximo mes de junio, la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Nuestra Señora del Amor conmemorará el XXV Aniversario de su refundación. Con motivo de dicha efemérides se han organizado una serie de actos conmemorativos que tendrán su momento más brillante en la solemne Salida Procesional Extraordinaria que realizará Nuestra Señora del Amor en la tarde noche del sábado treinta y uno de mayo en el día de la Solemnidad del Amor Hermoso de María –Onomástica de nuestra cotitular-. Pero a la hora de celebrar una efemérides, por encima de cualquier hecho o acontecimiento presente, se hace necesario el echar la vista atrás y hacer un balance de realidades y acontecimientos que justifiquen algo más que un punto y seguido en una cuenta del tiempo que nadie puede detener y que seguirá aumentando sus cifras con el devenir de los años. De la antigüedad de la Hermandad de la Cena que se veneraba en la ermita de la Veracruz y que formaba parte de la procesión del Jueves Santo encontramos diversas referencias históricas, aunque ninguna cita de manera precisa el momento histórico en que pudiera tener su fundación, si bien, pudiera establecerse que fuera a mediados del siglo XVII. Los “Apuntes Históricos de la Villa de Puente Genil” de Pérez de Siles y Aguilar y Cano (Sevilla 1.874) describen la Ermita, el Altar y Paso de la Santa Cena e igualmente el orden y desfile de la procesión. Encontramos referencias escritas también en multitud de publicaciones locales, pero donde encuentra su mayor descripción gráfica es, sin duda, en el Libro de Semana Santa de Puente Genil de Miguel Romero de 1.911: “Hermandad de la Santa Cena. Estandarte de la misma, siguiéndole su numerosa y ferviente hermandad alumbrando, música y bengalas. El Paso de la Cena es muy bonito y artístico, llamando la atención la mesa rebosante de platos con dulces, pan, roscos de fideo, (. . .) vino selecto y en el centro de la misma, maniatado, un blanco y hermoso corderillo con primorosos lazos de seda (. . .) las esculturas son trece. El Divino Maestro y sus doce discípulos sentados a la mesa en que tuvo lugar la Institución de la Eucaristía...” Pero el destino quiso que se torcieran los renglones de la historia y nuestro país se viera inmerso en una lucha fratricida que marcara un antes y un después en las vidas de todas las familias españolas sesgando en todos los aspectos el panorama nacional, hecho del que nuestro pueblo no pudo quedar impasible… Dada mi condición de hermano de la Cofradía de Jesús Preso y la responsabilidad asumida con motivo del Cincuentenario de su Imagen Titular en 1.992 de confeccionar y coordinar la publicación conmemorativa como miembro -entonces- de su Junta de Gobierno; tuve la oportunidad de conocer, de primera mano, de boca de testigos supervivientes de aquella fecha la narración de los desagradables hechos acaecidos en la ermita en julio del año 1.936 que se saldaron con la pérdida de las imágenes titulares de Jesús Preso y la Santa Cena. La crudeza, violencia e irreverencia sacrílega de los mismos me impiden -por respeto- que los reproduzca aunque representaría un documento digno de guardar en la tan de moda denominada últimamente “memoria histórica” que también afectó a nuestra Semana Santa. La Ermita fue incendiada y destruidas la totalidad de la imágenes, atributos y enseres de la Hermandad y presumiblemente el archivo y libros de Actas, quedando ésta extinguida. Pero estos hechos no solo sirvieron para privar a nuestra localidad de una representación iconográfica que mutilara una de nuestras procesiones más típicas, sino que sirvió para despertar un anhelo permanente en el corazón de muchos de nuestros mananteros más castizos: restaurar para nuestra Semana Santa el paso de la Santa Cena; anhelo del que siempre se confesó lávalo y estandarte uno de nuestros fundadores y Manantero Ejemplar: Juan Ortega Melgar. 32


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Comenzaban a afianzar sus pasos los ochenta, Puente Genil vivía inmerso en una época de bonanza desde el punto de vista socio-cultural que mantenía ilusionados a un sector importante de la población en el que también se encontraba el mundillo semanantero. Tomando como punto de análisis éste último, mencionar que la década había comenzado con la necesidad de restauración de Ntro. Padre Jesús Nazareno, restauración que fue sufragada mediante una suscripción popular en la que participó todo Puente Genil… En mi opinión, este hecho implicó un movimiento generalizado de acercamiento de público al ámbito de la Semana Santa que se tradujo en un incremento de hermanos en cofradías y corporaciones. Surgen nuevas corporaciones, grupos de picoruchos; la juventud siente la necesidad de incorporarse de manera activa; se incorporan nuevas imágenes (Virgen del Consuelo) y se recuperan otras (Santa Cruz); se ocupa el Martes Santo y Puente Genil ambiciona completar su Semana Santa con el Lunes. El intento de completar este dia con la procesión del Silencio parece no terminar de convencer… Y Puente Genil siente el deseo y la necesidad de completar su Semana Santa con el único paso que le queda por restaurar: La Santa Cena. Hacia finales de 1.982 un grupo de pontanenses tiene conocimiento del deseo de la Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Sevilla de renovar su apostolado por otro de nueva ejecución y se comienza un largo rosario de comunicaciones, laboriosas gestiones, viajes y entrevistas en aras de traer a Puente Genil el apostolado que, hasta esa fecha, procesionaba la hermandad Sevillana. Los promotores artífices de dicho propósito y, por consiguiente, de la refundación de la Cofradía de la Santa Cena fueron Francisco Cabezas Cáceres, Francisco Luque Estrada, Juan Ortega Chacón, Rafael Quero Medina, Manuel Morales Solano y José Antonio Prieto González. La empresa no era fácil, pues consistía en hacer resurgir el Ave Fénix de sus propias cenizas. Levantar de la nada una cofradía que necesitaba de trece imágenes para concretarse, solo podía dejar de ser un sueño para hacerse realidad si se contaba con el apoyo de todo el pueblo. Antes era necesario posicionarse de manera preferente ante otras peticiones de distintos lugares como Málaga, Jaén o Valladolid. En ese posicionamiento serían piezas fundamentales los dos hermanos citados en último lugar pues gozaban de la amistad y del conocimiento personal dada su relación laboral en la empresa hispalense Abengoa con el entonces Hermano Mayor de la Cena Sevillana: Juan Palacios Ávila. La categoría, tradición y características de la Semana Santa pontanesa decantó la balanza a nuestro favor. Así pues el 28 de junio de 1.983, en el Cuartel de “Las Cien Luces” se procede a constituir y sentar las bases de la actual Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Nuestra Señora del Amor: “Una cofradía nueva pero que continúa con una tradición vieja; una cofradía sacramental que al mismo tiempo que al culto semanantero se compromete al culto y la vivencia Eucarística, con actividades espirituales y sociales (…) una cofradía abierta a todos los pontanenses, hombres y mujeres; mananteros viejos, tradicionales y los que nunca han participado en la Semana Santa. En definitiva la cofradía de todo Puente Genil. (…) Establecer su sede canónica en la Parroquia de San José y realizar Estación de Penitencia en la tarde noche del Lunes Santo –único hueco de nuestra Semana Santa- y así poderle prestar el mayor calor y atención por nuestras cofradías y corporaciones.”6 El 23 de Septiembre una comisión de Cofrades pontanos compuesta por Juan Ortega Melgar, Manuel Morales Solano, Juan Ortega Chacón, José Antonio Prieto González, Francisco Cabezas Cáceres y Francisco Luque Estrada, se reúnen en la Sala Capitular de la Hermandad de la Sagrada Cena de Sevilla, con sede en la Iglesia de los Terceros y cierran las condiciones de adquisición de las imágenes de los doce apóstoles que en su conjunto fueron esculpidas en 1.939 por D. Antonio Bidón Villar, a excepción de la de San Juan (1.959) de Rafael Barbero, las de San Pedro y San Andrés anónimas del siglo XIX y la de San Judas Tadeo, atribuida a Gutiérrez Cano. La Imagen de Cristo, de cuerpo entero, fue tallada el mismo año por el imaginero sevillano D. Antonio Dubé de Luque, siendo bendecido el grupo escultórico por el Rvmo. y Exmo. Sr. Obispo de la Diócesis D. José Antonio Infantes Florido, en ceremonia celebrada el 11 de marzo de 1.984, siendo procesionada el Lunes Santo de ese mismo año. La Cofradía rinde culto, asimismo, a una imagen de María Santísima, Dolorosa, bajo la advocación de Nuestra Señora del Amor, obra igualmente de D. Antonio Dubé, siendo bendecida también por D. José Antonio Infantes el 11 de noviembre de 1.984 y procesionada por primera vez el Lunes Santo 1º de Abril de 1.985 (…)

6

Extracto literal del Acta constitucional de la Cofradía de fecha 28 de junio de 1.983

33


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

La línea de la cofradía, establecida en el párrafo suscrito del Acta Constitucional ha sido norma fundamental de estos veinticinco años y, por consiguiente, de manera corporativa se siente orgullosa de haber llevado al extremo el deseo de aquel puñado de hombres –por qué no decirlo- valientes que asumieron el reto de aupar la Semana Santa de Puente Genil a los más altos niveles de dicha celebración junto con ciudades de primera línea de la geografía española, haciendo una cofradía abierta y del pueblo.

En cuanto al carácter sacramental –eje de su identidad- se rellenó prácticamente el calendario anual de actividades de acercamiento espiritual de los hermanos al culto: Cultos cuaresmales, Estación Penitencial con Eucaristía previa, ofrenda floral, Función Eucarística, Cultos del Santo Rosario, recuperación del Rosario de la Aurora, Misa de difuntos y Misa navideña. Desde 1.987 la cofradía ha venido realizando, como mínimo, un viaje de índole religioso-cultural de peregrinación en el que han sido destinos los principales lugares de devoción popular de la península y sur de Francia (Fátima, Lourdes, Pilar, Santiago, Guadalupe, Rocío, Almudena, Covadonga, Montserrat, Javier, Silos, Ávila, Burgos, Toledo, Valvanera…) Desde el punto de vista social, se hizo necesario rodearse de un número importante de hermanos para poder cumplir sus fines y actividades; poder adquirir los enseres y elementos ornamentales necesarios y sufragar los gastos inherentes de una Estación de Penitencia con dos pasos. Dichas circunstancias han hecho que por el archivo de hermanos hayan pasado una masa social cercana a las tres mil personas, permaneciendo en activo durante estos veinticinco años una horquilla entre 1.600 y 1.200 hermanos/as. Un fenómeno social de esta magnitud lleva implícito un carácter popular por lo que siempre se ha mantenido una cuota anual que posibilitara la pertenencia y permanencia en la misma al mayor número de personas que así lo deseasen, contasen con el fervor a nuestros titulares y se sintieran identificados con nuestros fines y actividades. La consonancia entre el Espíritu cristiano de solidaridad y la injusticia social de una sociedad moderna en la que vivimos, requiere del compromiso con los más desfavorecidos, por ello en 1.985 se pone en marcha con carácter anual, cada navidad, la Campaña de Ayuda a familias necesitadas “Santa Cena y Amor en Navidad” que a lo largo de estos años ha experimentado tres líneas distintas de actuación. En sus comienzos mediante ayuda alimentaria asistiendo a cerca de 200 familias, posteriormente mediante ayuda asistencial canalizada y

34


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

en la actualidad mediante la organización de un acto social de convivencia navideña cuyos beneficios son repartidos equitativamente a Cáritas y a nuestra Parroquia para que sean estas instituciones las que apliquen el mismo en función de su línea anual de actuación en materia caritativo-social. La juventud siempre ha sido uno de los estandartes de la cofradía. En unos años en los que no existían salidas para la misma, la cofradía de la Cena y el Amor asumió responsable y valientemente el papel dinamizador de buena parte de la juventud de nuestra Semana Santa. La decisión de que nuestros pasos fuesen llevados por hermanos costaleros “al estilo sevillano”7 supuso un revulsivo sin precedentes. Decisión, sin embargo, que no hizo esperar las críticas más radicales de los sectores más castizos, lo que obligó que, aunque manteniendo el estilo, se imprimiera una idiosincrasia propia, desde la discreción, sin alardes ni expresiones impropias al mundillo manantero local –más que las necesarias- y haciendo universales composiciones del acerbo musical de Puente Genil en agrupaciones musicales de renombre andaluz. Desde el periodo 1.985-87 ambos pasos son portados por dos cuadrillas de hermanos costaleros de la cofradía aglutinando un colectivo de jóvenes que superó el segundo centenar en sus mejores años, habiendo participado en la estación de penitencia de 2.007 un total de 168 hermanos costaleros en ambos pasos.

Nuestros pasos chiquitos dieron pie a la semilla semanantera entre los años 89-91, haciendo Estación de Penitencia el día 30 de abril de cada año, siendo el primero que quedaba desocupado en este momento, manteniéndose así en la actualidad a pesar de la coincidencia con otras cofradías. En su momento se tomó la decisión de que fueran acompañados por una banda de música, siendo reconsiderada en los últimos años en aras de buscar un aire menos ostentoso y más acorde con los gustos y necesidades de los niños que organizan –bajo supervisión de los mayores- su procesión. En 1.987 nace en el seno de la cofradía el Coro “Virgen del Amor”, habiendo sido otro motivo de incorporación y participación de la juventud en el seno de la cofradía. Desde sus comienzos de planteó como fines contribuir, con su participación, en el mayor esplendor de los actos de la cofradía. Independientemente de lo anterior, también ha mantenido una línea artística que le ha llevado a actuar en un buen número de lugares de la geografía andaluza y nacional, siendo el primer coro rociero en actuar en la Catedral de Burgos. Posee cuatro trabajos discográficos y ha sido acreedor en varias ocasiones del Primer premio regional de Villancicos y campanilleros del certamen organizado por la Asociación de Belenistas de Sevilla. En enero de este año se han dado por concluidas las obras de construcción de nuestra Casa Hermandad sita en la calle Santos 8-10. Esta obra viene a cubrir las necesidades de habitabilidad propias de una cofradía como la nuestra. Un lugar de reunión de los distintos colectivos donde tengan lugar parte de las celebraciones y actividades que celebramos a lo largo del año. Iniciada en la cuaresma del año 2.000 ha sido posible, de una parte, gracias a la donación de los solares8 y, de otra, al esfuerzo de los hermanos de la cofradía que unos con su trabajo y otros con su colaboración han hecho posible la edificación de una obra de tal magnitud; esfuerzo y sacrificio que ha sido soportado con cargo a un presupuesto anual de por sí ajustado y con la entrega y 7 8

La cuadrilla de Ntra. Sra. Del Amor fue la primera cuadrilla de hermanos costaleros de nuestra Semana Santa. Los solares donde se edifica la Casa- Hermandad son donación de la Familia González- Lucena 35


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

colaboración de todos. De igual modo es obligado el agradecer a cuantas empresas locales y foráneas han dado su empujón en situaciones de “pasos perdidos” ofreciendo su ayuda material tan indispensable para seguir adelante. Esta realidad viene a completar y ampliar las posibilidades sociales pues abre un espacio nuevo de participación y apertura al pueblo cuyo ejemplo más relevante lo encontramos estos últimos años en la organización de nuestra Cruz de Mayo, constituida en unas auténticas jornadas de participación y puertas abiertas en convivencia con el pueblo de Puente Genil.

Todo este entramado descrito tiene su máximo punto exponencial en la Salida Procesional del Lunes Santo. Valorar o evaluar desde dentro lo que esta cofradía ha aportado a la misma es más una labor crítica y valorativa del pueblo que acompaña, vitorea y vibra con nuestros pasos a lo largo de las seis horas y media que dura nuestra Estación. No es nuestra intención –ni nunca lo ha sido- entrar o crear competencia alguna con nadie; es el pueblo soberano y la opinión pública quién tiene la capacidad objetiva de dar a cada uno lo que se merece en función de sus actos. No obstante, hay quién ha marcado un antes y un después de nuestra Semana Santa con y sin el Lunes Santo. La innovación estética, ornamental, musical, artística y el importante número de nazarenos que participan en el mismo han impreso un sello de identidad propio que ha cumplido con creces las expectativas de ese nutrido grupo de pontanenses ilusionados que -ahora va a cumplirse XXV años- hicieron que todo un pueblo fuera participe de un sueño y un anhelo común. Veinticinco años más tarde Puente Genil por la Santa Cena se convierte en una Santa Cena de Puente Genil, una cofradía del y para el pueblo donde todo aquel que quiera puede, tiene y debe encontrar su sitio. Desde el agradecimiento más sincero al pueblo de Puente Genil: gracias a cuántos con su colaboración, con su crítica, con su oración, con su aportación, con su aplauso… han dado un motivo por el que trabajar jueves tras jueves y año tras año en hacer cada vez más grande nuestra/vuestra cofradía.

36


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

PÉTALOS DESDE LA GLORIA Alfonso L. Rodríguez Miranda Corresponsal Diario Córdoba

No tuve la oportunidad de vivir directamente la refundación de la cofradía de la Cena que este año celebra su veinticinco aniversario. Pero no me queda más remedio que negar este hecho (el de la refundación) porque en realidad esta cofradía nunca dejó de existir. Vivió aunque sea virtualmente –palabra ahora puesta de moda- en la ilusión, en la mente y en el anhelo de ciertas personas. Esas mismas que fueron capaces de transmitir a otras la idea de poner en la calle un paso de la Última Cena -esta vez unido a la imagen de la Virgen del Amor- y fueron los elegidos para consumarla. La elección de Puente Genil para reflotar esta procesión no fue casual. Es una localidad donde el terreno está abonado para que germine una semilla dormida durante años y hacer que el Lunes Santo se llene de contenido ampliando la Semana Mayor. Un nuevo día procesional nació para Puente Genil, pero no sólo eso, sino para hacer suyos unos modos y unos estilos nuevos que hoy están plenamente consolidados, comúnmente aceptados gozando del cariño y de la estima populares. Su trabajo ha costado aceptar que un puñado de jóvenes se fajen y se enrollen un costal, que una banda de música marque una manera armónica la cadencia que los penitentes discurran disciplinadamente y con el capillo bajado, por ejemplo. El público ha reconocido estas incorporaciones en la tradicional Semana Santa pontana y hoy son paradigma de lo bien hecho. Desde hace 25 años se cumplen inexorablemente una serie de ritos que signan la peculiaridad de esta cofradía. Las puertas se abren puntualmente a las siete de la tarde, las filas de nazarenos –blanco inmaculadoforman en la salida del templo abarrotada de público. Todo orden y compás. El paso majestuoso de la Cena es mecido en sus primeros compases a los sones de una banda de categoría reconocida. Cuando esta canastilla espectacular enfila La Matallana ya está preparada en el suelo la caja con palomas blancas y las bolsas con pétalos desde el campanario que anuncian la salida de la Virgen. El paso luce esplendoroso de pies –de sus valientes costaleros- a cabeza –de la Señora- y traspasa el umbral del templo a las precisas órdenes del capataz. Cuando salen nerviosas las palomas hacia el cielo, de arriba bajan sin prisa los pétalos que durante muchos años dejaba caer una muchacha –hoy mujer- que su nombre va como anillo al dedo con el hecho. Son pétalos desde la Gloria. Por una vez he roto mi compromiso interno de no dar nombres. No ocurrirá más porque son más las mujeres que han adornado estos pasos, que han contribuido a engrandecer esta cofradía. Son muchos los hombres que anhelaron participar en este proyecto manantero, muchos los que vibraron cuando lo vieron en las calles, cuando los aplausos del público les retumbaban en el pecho. Muchos los que emocionados lloraron en el encierro de los pasos o al oír la fugaz saeta anónima. Muchos los que sin “perseguir la gloria” -como dijo el poeta- han arrimado su grano de arena para disfrutar hoy de una ejemplar Casa-hermandad, muchos los que han dedicado su tiempo más preciado cuidando hasta el último detalle de un culto, de un ensayo, de una comida... Muchos los que se empeñaron en fraguar un coro, en buscar costaleros o en recabar donativos. Todo y todos tienen su importancia y todos son los que en definitiva tienen algo que ver con esta efeméride feliz porque forman parte del proyecto común. Sólo resta dedicar un recuerdo a los que ya no están entre nosotros aunque dejaron su entrega y dedicación para ejemplo a seguir. Sigo sin dar nombres pero están en la mente y en el corazón de los que hoy leen estas líneas. 37


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

VEINTICINCO AÑOS DE ESPLENDOR José L. Aires Rey Presidente Emérito de la Agrupación de Cofradías y Corporaciones Bíblicas

Se cumple este año el 25º aniversario de la fundación de la Cofradía de la Santa Cena y Nuestra Señora del Amor y habrá a quien le pueda parecer mucho tiempo y a otros no tanto, en cualquier caso en estos últimos cinco lustros nuestra muy sentida Semana Santa ha crecido significativamente y se le han realizado notables incorporaciones y mejoras que la han engrandecido. Retrotrayéndonos en el tiempo y haciendo ejercicio de memoria colectiva podremos recordar que cuando iniciábamos el decenio de los ochenta la celebración de nuestra Semana Mayor contaba con menos días procesionales y menos Corporaciones bíblicas de los que en la actualidad disfruta, viviéndose por entonces, de alguna forma, asentados en una cierta paralización cofrade, que no manantera. En aquel tiempo eran veinticuatro Pasos los que se procesionaban, siendo únicamente dos los que se llevaban a hombros, ninguno aún a costaleros y el resto eran llevados por tracción mecánica y a ruedas. Hoy, veinticinco años después, se cuenta con treintaiún Pasos, de los cuales once son llevados a hombros, otros tantos a costaleros y nueve a ruedas. Durante este cuarto de siglo la Semana Santa de Puente-Genil ha aumentado notablemente, ora en el apartado de Cofradías, ora en el de Corporaciones bíblicas y tanto unas como otras han visto crecer ostensiblemente el número de hermanos que las componen y las actividades desarrolladas en las mismas. En estos cinco lustros han sido muchas las Imágenes que se han incorporado al acervo patrimonial cofrade-pontanés, tales como el Cristo de las Penas o el de los Afligidos, las Dolorosas de los Ángeles, la Estrella, el Rosario o la Victoria. Han nacido nuevas Hermandades, han crecido otras, hay mayor lucimiento y realce procesional, se han realizado numerosas restauraciones en la imaginería, se han efectuado renovaciones y transformaciones en los Pasos, se ha mejorado el aspecto artístico de los mismos, han surgido asociaciones musicales y talleres de bordados en el seno de algunas cofradías, etc. Por otra parte han aumentado afortunadamente, y de qué manera, los Cultos cofrades a lo largo del año incluyendo devotos actos de Besamanos a las Imágenes de Nuestra Señora y de Besapiés a las de Cristo; han proliferado piadosos actos de Via-Crucis, Rosarios de la Aurora y Cultos extraordinarios; se ha multiplicado el número de Corporaciones y figuras bíblicas, etc. 38


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Todo ese acrecentamiento y pujanza ha propiciado un gran auge y esplendor de nuestra Semana Santa que, entre otros, ha conllevado cambios radicales en los itinerarios, que se hayan levantado Casas de Hermandad o que el número de nazarenos haya aumentado. Igualmente puede decirse con las procesiones y Cultos de las Hermandades de Gloria y Sacramentales que tanto apogeo han tomado en los últimos tiempos. En estos veinticinco años a que nos referimos irrefutablemente se ha crecido en todos los ámbitos cofrade-mananteros, se ha madurado y evolucionado extraordinariamente, manteniendo y siguiendo siempre los cánones marcados por la tradición. Esto es, se ha insuflado vida a la Semana Santa hasta alcanzar cotas insospechadas de actividad cofrade y manantera. Se ha vivificado sin perder nunca el norte de los orígenes y permaneciendo ligados estrechamente a ellos por el cordón umbilical de la tradición. Hace veinticinco años Puente-Genil acogió con gran satisfacción y entusiasmo a la Cofradía Sacramental de la Santa Cena y Nuestra Señora del Amor y hoy es todo un orgullo para el pueblo en general, para sus cofrades, para sus costaleros y para los Grupos de hermandad que están integrados en ella. Hace veinticinco años, en aquel proyecto, hoy llamado Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Nuestra Señora del Amor, a la llamada de Puente Genil por la Santa Cena, participó mucha gente, hombres y mujeres, Cofradías y Corporaciones bíblicas, asociaciones y devotos en general que aportaron su valiosísima e inestimable colaboración para hacer posible lo que después sería una feliz realidad en esta relevante Hermandad. Se aportaron óbolos y donaciones para la adquisición de los enseres precisos para componer el majestuoso Paso de la Sagrada Cena de Jesús y, como si de cualquier parto o alumbramiento se tratara, se puso mucho empeño e ilusión para que el Lunes Santo fuera ocupado por la Santa Cena. Todo el pueblo colaboró en mayor o menor medida, unos aportando su generosidad, otros dando ánimos y otros acogiendo con entusiasmo el esperado advenimiento. Arduas horas de reuniones hicieron falta, numerosos viajes a Sevilla, infatigables esfuerzos, intensas gestiones, hacer partícipe a mucha gente, aunar posiciones… La tarea no era fácil. Fue el trabajo ilusionado de numerosas personas que denodadamente fueron laborando, codo con codo, para hacer realidad un hermoso proyecto del que hoy todos nos sentimos orgullosos. Mucha fue la expectación que se creó hace veinticinco años ante la esperada salida procesional del portentoso, admirable e impresionante Paso de la Santa Cena y muchos fueron los que ante la misma se mostraron con ansia y anhelo, otros con perplejidad y sorpresa. No faltando tampoco la crítica, unas veces benevolente y otras incomprensiva; unas con mesura y otras desproporcionada, pero nunca llegó a desalentar a la entonces naciente Cofradía. Aquel primer Lunes Santo muchos ojos se humedecieron de alegría, de satisfacción, y bajo el capillo de muchos de los nazarenos muchas fueron también las lágrimas de emoción y de gozo que corrieron por sus mejillas. Una gran muchedumbre esperaba impaciente llenando por completo la Plaza de España y sus aledaños, aquel primer Lunes Santo, para ver salir por primera vez el asombroso Paso de Misterio que porta a Jesús con sus Apóstoles en la representación de la Santa Cena. En las avenidas Manuel Reina y Susana Benítez aguardaban del mismo modo cientos de personas que contemplaban admirados el cortejo procesional. El esfuerzo y el trabajo de mucho tiempo había dado su fruto y se hizo realidad. Para mucha gente aquel jubiloso Lunes Santo de hace veinticinco años supuso una novedad, para otros era restituir una Hermandad y un Paso para la Semana Santa que había desaparecido en los infaustos sucesos 39


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

del año 1936, restableciéndose adaptado a los nuevos cuños y modelos de la época, enriqueciendo a su vez el patrimonio artístico de nuestra ciudad. Para Puente-Genil nacía, dentro de los cánones y principios que rigen la Semana Santa, un nuevo modelo de procesionar, era el estilo costalero, frente a la forma mayoritaria de tracción mecánica y de ruedas que por entonces se llevaban los Pasos o a hombros bajo varales. Por otra parte se inició el recorrido procesional por inusuales callejuelas estrechas, como Adriana Morales y Veracruz. Nuevas marchas musicales se oyeron por primera vez en Puente-Genil para acompañar a un Paso procesional que no fueran las tradicionales de nuestra Semana Santa, como Amargura, Pasan los Campanilleros, Estrella sublime, Virgen del Valle… que convergían con los pasos y movimientos de los costaleros al andar bajo las trabajaderas. Nuevos términos se empezaron a escuchar dentro del glosario semanasantero con los que poco a poco se fue familiarizando: levantá, chicotá, derecha adelante, izquierda atrás, costal, igualá, ¡a ésta es!, ¡menos pasos quiero!, ¡ahí quedó!... Y todos estos elementos, como fueron procesionar por calles estrechas, la música, los costaleros, la estética y presentación del Paso, etc. hizo que la ingente multitud acompañara sin cesar e incansablemente por todo el itinerario, primero al Paso de la Cena y después al palio del Amor. Hace veinticinco años ya de la fundación o de la reorganización de la Cofradía de la Santa Cena y Nuestra Señora del Amor. Veinticinco años gozando de muchos logros, de mucho entusiasmo e ilusión. Veinticinco años de historia llenos de emosionantes momentos y también de haber pasado no pocas vicisitudes y sorteado no pocos obstáculos. Durante estos cinco lustros la Cofradía ha tenido una intensa actividad. En todo momento y en cualquier época del año se han prodigado multitud de actos, religiosos una veces y sociales otras, entre los que se ha podido asistir a devotísimos Rosarios de la Aurora, piadosos actos de Besamanos y ofrendas florales a María Santísima del Amor; a Besapiés del Señor; a populares veladas con fines benéficos; a anuales viajes de peregrinación que han tenido como norte y guía algún lugar de atracción mariana o espiritual, como han podido ser los realizados a Santiago de Compostela, Fátima, Lourdes, Covadonga, los Monasterios de Santo Toribio de Liébana, Montserrat o Guadalupe, visitándose al mismo tiempo ciudades como Burgos, Barcelona, Zaragoza, Valencia, Alicante, Murcia, Santander, Santillana del mar, Logroño, etc. Se han celebrado numerosos Cultos consagrados en Honor y Gloria a los Excelsos Titulares, donde hemos podido oír homilías pronunciadas por el que fuera Obispo de Córdoba, Monseñor Infantes Florido, tan allegado a la Cofradía; del recordado D. Isidoro Díaz Murugarren, canónigo de la catedral de Burgos; de Fray Manuel Aparicio Ramírez, de Córdoba; de D. Tomás Gálvez Campos, pontanés y párroco en Palencia; de D. Antón Pacho y D. Lorenzo Hurtado, ambos de Aguilar de la frontera; de D. Juan-Manuel Cazorla Baena, de Sevilla; de D. Carlos Linares, Vicario de la Campiña o de Fray Rafael Pozo Bascón, pontanés y capuchino de Sevilla, y así una larga nómina de predicadores que con su verbo nos asistieron espiritualmente y nos acercaron el mensaje evangélico, tanto a la Hermandad como a cuantos fieles se acercaron en diversas ocasiones a los Cultos, ya fueren éstos de Cuaresma o de Gloria. Profusos han sido los actos de Besamanos y Rosarios de la Aurora en honor de Nuestra Señora del Amor recorriendo en sus matinales itinerarios las calles del entorno de la Parroquia de San José. La Cofradía ha propiciado el nacimiento del Coro Virgen del Amor en el seno de la Hermandad, el cual ha publicado varios discos, ha ganado algunos concursos, ha ofrecido recitales de villancicos, ha intervenido en Cultos, ha cantado en la Misa de Nochebuena, etc. Del mismo modo ha mantenido actos de convivencia; ha fomentado obras sociales y de caridad, pudiéndose destacar las Campañas de Navidad en las que se ha atendido a familias necesitadas y se han hecho donativos a centros de atención a necesitados; ha organizado conciertos de marchas procesionales con ocasión de los Cultos cuaresmales dedicados a la Santa Cena y la Virgen del Amor, como pudieron ser el de la Agrupación musical Nuestra Señora de la Victoria, de la localidad sevillana de El Arahal y el de la Asociación 40


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Musical Utrerana, esta última estrenando la marcha Madre del Amor. En su Casa de Hermandad suele instalar cada año una Cruz de mayo donde interviene el Coro de la Cofradía; etc. Muchos han sido, en definitiva, los hechos a destacar realizados por la cofradía en estos veinticinco años, que siendo importantes todos ellos, podríamos subrayar la apertura para el culto de la Capilla, cual Cenáculo, donde se venera el Misterio de la Santa Cena en el espacio que ocupaba hasta entonces el baptisterio dentro del seno de la Parroquia de San José y que desde que se refundara la Hermandad era anhelo prioritario poseerla, llevándose a cabo la bendición de la misma y la intronización de las Imágenes de Jesús con el grupo apostólico en dicho lugar el 2 de junio de 1996. Tres años antes, la mañana del 20 de junio, la Cofradía vivió otro momento de especial interés cuando celebró el X aniversario de su fundación con procesión extraordinaria del Cristo de la Santa Cena, efemérides ésta coincidente con la celebración del XLV Congreso Eucarístico internacional recién celebrado en Sevilla. Del mismo modo, otra salida extraordinaria del Señor fue con motivo del XX aniversario fundacional de la Hermandad el 14 de Junio de 2003, en esta ocasión procesionándose desde la iglesia de la Veracruz, donde radicó la primigenia Cofradía, hasta su sede canónica en la Parroquia de San José, pasando por calles como Veracruz, Santos, Cosano, Madre de Dios, Aguilar y las avenidas Susana Benítez y poeta Manuel Reina. El día 4 de marzo de 1995 para conmemorar el X aniversario de la primera salida procesional de la Virgen del Amor la Cofradía organizó un acto cultural con una conferencia a cargo del doctor Antonio Hermosilla Molina quien versó sobre la Pasión de Cristo vista por un médico. Otro hito de suma importancia que pasará a los anales de la Cofradía tuvo lugar el 18 de enero del presente año, cuando se llevó a cabo la inauguración de la Casa-Hermandad en la pontanensa y manantera calle Santos, en cuya oportunidad se aprovechó para presentar el cartel conmemorativo del XXV aniversario que ahora se celebra. Y hoy, como en estos veinticinco años pretéritos, disfrutamos de un esplendente Lunes Santo radiante de luz y belleza, pletóricos de fe, donde las calles por donde discurre la Cena y el Amor se llenan de fulgor y de arte, hallándose siempre repletas de gente que, rebosantes de sentir cofrade y con el rezo contenido, acompaña a los Pasos que admirablemente relucen mostrando el sublime Misterio de la institución por Cristo de la Sagrada Eucaristía y a su Santísima Madre del Amor. Un Lunes Santo donde la solemnidad y majestuosidad que nos infunde la Soberana Imagen de Jesús sosteniendo el Cáliz en el monumental Paso de Sagrada Cena contrasta con la alegría, el júbilo y el alborozo del Paso de palio de Nuestra Señora del Amor, formando así un conglomerado de sensaciones, un mosaico de colores y un cúmulo de vibraciones que nos entran por todos los sentidos, ya sea por el incienso que sube a las alturas, por la música que nos subyuga, por las flores que aroman las calles de esta Jerusalén pontana, por las mecidas del palio que alberga a la Virgen dirigiendo su mirada al cielo o por el tintineo de las bambalinas. Esta Cofradía nació hace veinticinco años para ocupar un esplendoroso y exultante Lunes Santo que estaba vacío, bañándolo de los primaverales perfumes que nos brinda el exorno floral de los Pasos y llenándolo de gente, de sentimientos, de música, de costaleros, de “Campanilleros” y de incienso, y con el revolotear de unas palomas que sobrevuelan la jubilosa tarde al mismo tiempo se elevan las plegarias de cientos de 41


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

pontanenses que acompañan a Jesús en la Santa Cena y a su Santísima Madre del Amor durante todo el recorrido hasta que nuevamente regresa a San José en medio de un mar de gente que se aglutina a las puertas del templo entre esbeltas palmeras y naranjos preñados de flor que dejan escapar el olor del azahar para invadir toda la Plaza y fundirse con el del aromático incienso y el de la chorreante candelería del palio. Estimados hermanos de la Santa Cena y Nuestra Señora del Amor, desde estas líneas y desde el lugar que ocupo cada año en alguna concurrida acera, antaño mostrándoles a mis hijas el admirable conjunto de belleza, arte y estética de los Pasos que posesionáis y hogaño iniciando a mis nietos en sus primeros pasos mananteros vestidos con la túnica de vuestra Cofradía, vaya mi aplauso y reconocimiento a toda la Hermandad al tiempo que os deseo en esta efemérides que celebráis muchas felicidades y pido a los Sagrados Titulares de vuestra Cofradía nos conceda a todos muchos años de vida para seguir contemplando cada Lunes Santo la majestuosa salida procesional de la Sagrada Cena de Jesús y María Santísima del Amor. 14 de marzo de 2008 Viernes de Dolores.

Saetas a la Virgen del Amor Brilla como un resplandor Lunes Santo por la tarde y acompañan con fervor a la más Excelsa Madre que es la Virgen del Amor.

Como preciosa azucena la tarde del Lunes Santo vas quitando toda pena llenando al pueblo de encanto Madre de la Santa Cena.

Cual lucero reluciente y hermosísimo primor se eleva el sagrado ambiente pues vas repartiendo Amor por las calles de «La Puente»

Llevas todos los honores eres Madre del Señor vas en un jardín de flores Virgen Santa del Amor alivia nuestros dolores.

Cuando ya oscurece el Sol como Reina Soberana marchas Virgen del Amor por la alegre Matallana en la Semana Mayor.

Caminas tras el Señor antes de empezar a sufrir Virgen Santa del Amor novia de Pueme-Genil consolamos tu dolor.

Jesús y su Apostolado delante de Ti camina con tu Amor los ha consolado como dulce medicina puro bálsamo sagrado.

Del Nazareno eres Madre y de todos los pontanos los cirios de fervor arden del Amor que derrochamos el Lunes Santo en la tarde.

Que se esclarezcan las nubes y brille el radiante Sol reinen los tonos azules que la Virgen del Amor es Madre de «Las Virtudes» Francisco Luque Estrada 42


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

HERMANDAD Y COFRADÍA, SU ETIMOLOGÍA Manuel Bueno García Presidente Emérito de la Agrupación de Cofradías y Corporaciones Bíblicas

Al intentar escribir algo para la publicación especial con motivo del XXV aniversario de la refundación de la Antigua Hermandad y Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y nuestra Sra. Del Amor, me asalta una primera duda: ¿por qué dos palabras, hermandad y cofradía, para definirla si ambas significan lo mismo etimológicamente?. Al parecer la diferencia radica en un antiguo código de derecho canónico promulgado en 1917 en el cual se especificaba que las hermandades eran asociaciones de fieles constituidas a modo de cuerpo orgánico, erigidas para ejercer alguna obra de piedad o de caridad. Y las Cofradías serían estas mismas hermandades que además se encargaran del incremento del culto público. Por ello no debemos reducir el significado de cofradía exclusivamente a actos de culto olvidando la labor social que todas las cofradías deben de realizar. Otra duda que me asalta es si las cofradías, como se dice, se fundaron en los siglos XIII o XV, o realmente nacen desde que se funda la Iglesia Católica con María, Jesús y sus discípulos, o incluso antes. Sea como fuere, es indudable que las cofradías tienen que basarse en la tendencia natural del hombre a asociarse y a realizarse a través de la comunidad. En su nacimiento, casi siempre están formadas por un grupo de laicos, fervorosos, dirigidos por alguien, en la mayoría de las ocasiones, sacerdotes, frailes…etc., que buscan fomentar una vida más perfecta, promover el culto público o la doctrina cristiana, realizar otras actividades de apostolado y llevar a cabo obras de piedad o caridad. Aunque no podemos descartar que existan cofradías para la defensa de un determinado oficio, o de un mismo grupo social, étnico, etc. que puedan carecer del aspecto religioso y cultual; como ejemplo podíamos citar las cofradías de pescadores u otras que surgieron en la edad media como cofradías militares para el mantenimiento de lugares recientemente reconquistados a los musulmanes y cuyos miembros se encargaban de la defensa de estos lugares fronterizos. ¿Cómo surgen las cofradías de Semana Santa?. Hasta el siglo XIII la contemplación y devoción de la persona de Jesús se fijó más en su divinidad, sin negar su humanidad. En cambio a partir de San Francisco de Asís se inicia la contemplación y devoción de la humanidad de Jesús, sin negar en absoluto su divinidad, desde su Nacimiento hasta su Pasión y Muerte sobre la cruz; una humanidad semejante a la nuestra en todo menos en el pecado, resaltándose así sus dolores y padecimientos. Esto permite que en los siglos XIV y XV pudieran formarse asociaciones dedicadas a resaltar esta contemplación de la Pasión y Muerte del Señor y así surgen los elementos esenciales de las cofradías de la Vera Cruz, la Santa Cruz y la Sangre, motivos de una especial devoción. La Sangre y el agua que se derraman del costado de Cristo cobran una especial relevancia al ser interpretadas como símbolos de la eucaristía y del bautismo. La influencia en esta época de la Sangre o del Cristo de la Sangre la podemos confirmar con la antigua imagen y el cuadro de los disciplinantes que aún se conservan en la Ermita de la Vera Cruz. Se produce así el cambio de la devoción por la Cruz gloriosa a la devoción por la Cruz pasionista. Los actos extralitúrgicos que se celebraban en la baja edad media en el pórtico de algunas iglesias o en las plazas de los pueblos durante la Semana Santa, después de la Misa, o los Santos Oficios, con la representación de la Pasión o escenas de la misma, con sermones como el del prendimiento o el de la sentencia, debieron ir conformando lo que luego serían las procesiones con figuras y personajes bíblicos, probablemente al principio sólo del nuevo testamento y alegóricas, y posteriormente del antiguo testamento. A partir del siglo XVI se realiza, de manera general, una expansión de la aparición de las cofradías de la Semana Santa o de Pasión. En el siglo XVII, con la llegada del barroco, la cruz y la sangre como elementos esenciales de la pasión van decayendo, y comienzan a cobrar auge otros momentos y aspectos de la pasión; así el siglo XVII es llamado el del Nazareno. El barroquismo y la forma de vida brillante y ostentosa, resultante del poder y riqueza de los monarcas de la época y de la próspera situación del Cristianismo después del triunfo de Trento y la Contrarreforma se manifiestan en todos los aspectos de la vida y claramente en el arte que influye en la 43


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

religiosidad, y de esta forma las cofradías pierden austeridad, lo que deriva en el boato, la esplendidez y las situaciones festivas, no tan en consonancia con la contemplación e imitación de la Pasión de Jesús. También se configura en esta época la devoción mariana, con el auge de los rosarios públicos y la explosión concepcionista, prueba de ello es el voto que emite nuestra villa, el Pontón de Don Gonzalo a favor de la Inmaculada Concepción, a la que erigimos patrona. Así aparecen las imágenes de María en nuestra Semana Santa. La crisis general de la España de la segunda mitad del XVII influiría decantando lo que ya se había creado y teniendo que refundar con posterioridad muchas de estas cofradías. Las crisis institucionales creadas por los gobiernos de Carlos III y Carlos IV (1767 - 1808) con disposiciones duras sobre las horas de encierro de las cofradías, el control de las mismas y los intentos de desamortización de estas, la presencia de los franceses y sus saqueos y la guerra de la independencia (1808 - 1814), marcaron momentos difíciles para el mantenimiento y desarrollo de estas instituciones. Durante los reinados de Fernando VII e Isabel II (1814 - 1874) se suceden periodos de auge con periodos de crisis intensas dependiendo de que el gobierno del país estuviera en manos de los liberales o de los conservadores. Tras este periodo difícil, le sigue otro de desarrollo y auge que iría desde el reinado de Alfonso XII (1875) hasta 1930. Ya en estos años hay constancia de la Cofradía de la Sagrada Cena de Jesús que salía de la Vera Cruz junto con la Santa Cruz, Jesús Preso, Jesús Amarrado a la Columna y la Virgen del Mayor Dolor, según información de Rodolfo Gil de 1895. Pero con la catástrofe de los años treinta, la segunda república y la guerra civil, desaparece el paso de la Santa Cena y su cofradía, debiendo ser esta refundada. Es evidente que nuestra Semana Santa siempre ha estado influenciada por los acontecimientos de la época y por agentes externos a ella que en ocasiones han supuesto problemas para su desarrollo y evolución. Han existido acontecimientos irreverentes de los propios participantes que han propiciado estar en el punto de mira de las autoridades eclesiásticas de la época y ataques de los enemigos de la Iglesia pretendiendo su desaparición, pero hemos sido capaces de llegar hasta nuestros días. También es obvio, aunque aún haya algunos cofrades que no lo entiendan así, que las cofradías son instituciones eclesiales y que como tales deben cumplir la misión de la Iglesia. La refundación de la cofradía de la Sagrada Cena de Jesús y Nuestra Señora del Amor fue, en su momento, un hecho importante para la Iglesia y para la Semana Santa de Puente Genil, pues viene a ocupar de nuevo el centro de lo que significó la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, pues la última cena se debe de considerar como el paso del Cristo en carne y hueso, al Cristo místicamente prolongado en el tiempo vivo y presente en su Iglesia. En la última cena, Jesús, al instituir la eucaristía, instituye la Iglesia, al celebrar el banquete pascual con los suyos crea entre él y ellos unos profundos lazos de fraternidad. La fracción del pan y el reparto a cada uno de ellos de un pedazo, así como la participación en el mismo cáliz del vino, son signos de una profunda solidaridad y de comunión de destino. Por su fraternidad y porque comen el cuerpo del que va a ser entregado, por la fuerza que de él reciben, ellos también se convierten en siervos para los demás. A los cofrades no nos identifican los estandartes, ni las banderas, ni las medallas; sólo nos identifica el que cumplamos con el mandamiento nuevo que nos dio el Señor: el amor entre nosotros y al prójimo, un amor nacido del respeto a la dignidad y libertad del otro. Conocemos los males de la época que nos ha tocado vivir: una secularización a ultranza que no se cuestiona la conducta desde la ética o la moral, sólo valen los resultados; la violencia para la apropiación indebida de lo privado y de lo público; el egoísmo que nos pone de manifiesto componentes racistas que creíamos desterrados; sistemas económicos injustos sujetos a sus leyes de oferta y demanda, costes y beneficios; el consumismo hedonista que esclaviza…etc. Las cofradías, desde nuestra perspectiva como Iglesia, y mediante una sólida formación cristiana tenemos mucho que ofrecer en el futuro: Sencillez y austeridad frente a la tentación del poder, y entender este poder como servicios a la comunidad. Limpieza de corazón y denuncia frente a cualquier forma de corrupción. Actitudes de paz frente a los requerimientos de la violencia, sin olvidar que la paz del Señor nace de la justicia y que sobre situaciones injustas no se puede construir la paz. 44


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

La misericordia frente a la venganza. La esperanza frente al vacío y la desesperación. A su vez las cofradías debemos de evitar: Ahogar los sentimientos de religiosidad popular, bajo formas de expresión de la fe rituales y formalistas, que alejan al hombre de su participación en los actos de culto. Aislar nuestra vida comunitaria cristiana de la realidad social y económica de nuestro pueblo. Convertir las cofradías en reductos frente a la Pastoral. Es importante reconocer la contribución de las cofradías y sobre todo de ésta al mantenimiento y florecimiento de la vida cristiana y de la fe, la importante contribución a la vida espiritual de nuestro pueblo, al arte y cultura del mismo mediante la representación plástica del misterio de la Santa Cena y la catequesis pública de este hecho, eje central de nuestra fe como institución del Sacramento de la Eucaristía y fundamento de la Iglesia de Cristo, sin olvidar su influencia en el fortalecimiento del tejido social que como cofradía lleva implícito, y su apuesta por una sociedad menos deshumanizada. Ojalá sepamos aunar esfuerzos en la defensa de las cofradías, en la formación cristiana de sus miembros, en reforzar la labor social de las mismas y en su integración en la Iglesia ecuménica como instituciones de la misma. Que este XXV aniversario sea el prólogo de una larga y fecunda vida para esta nuestra querida Hermandad y Cofradía de la Sagrada Cena de Jesús y Nuestra Señora del Amor.

45


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

VEINTICINCO AÑOS SON NADA Francisco J. Reina Jiménez

A mi buen amigo José Antonio Porras Almeda, Hermano Mayor de la Santa Cena, en este año del XXV Aniversario refundacional de la cofradía.

Dice un fragmento de la letra del tango Volver que escribiera el brasileño Alfredo Le Pera y musicara el afamado cantante Carlos Gardel: “Sentir… que es un soplo la vida,/ que veinte años son nada…”, Sólo unas estrofas después, el tanguero proseguirá añorante desgranado su anhelo: “Vivir,/ con el alma aferrada/ a un dulce recuerdo/ que lloro otra vez…/ …Y aunque el olvido, que todo destruye/ haya matado mi vieja ilusión, guardo escondida una esperanza humilde/ que es toda la fortuna de mi corazón”. En este caso los años no son veinte sino veinticinco, pero por lo demás, estos pensamientos resumen hasta cierto punto mis sentimientos y mi paso por la cofradía de la Sagrada Cena de Jesús y Nuestra Señora del Amor. Después de este tiempo, de estos veinticinco años de andadura -apenas nada si lo comparamos con la vida de otras hermandades varias veces centenarias-, los recuerdos que tengo de nuestra cofradía afloran a mi mente con distinta intensidad, pero siempre de manera muy grata, quizá por esa costumbre de idealizar y convertir los escenarios que compartimos y a sus hermanos -amigos- protagonistas, en momentos felices de la vida que quieres conservar, desterrando al olvido los menos buenos. He de decir que llegué a la cofradía de una forma casi quijotesca, a modo de irrefrenable impulso y como si de un deber ineludible se tratara. Con enorme ilusión y muchas ganas de ser partícipe -con el respeto debido a la parte valiosa del legado de nuestros mayores- de una Mananta distinta y emergente. Con el afán de sumarnos a un gran proyecto y el deseo de romper con la atonía imperante desde hacía tiempo en nuestras cofradías y además con una fórmula valiente y hasta entonces novedosa en Puente Genil: ¡como costalero! Y hablo en plural por que no fui yo el único. Fueron muchas las voluntades que en esos comienzos se aunaron para alcanzar el sueño de volver a incorporar a nuestros desfiles procesionales el misterio de la Santa Cena, que hasta su destrucción en los días de nuestra última guerra civil, se había venido procesionando el Jueves Santo. También fueron diversos los caminos elegidos y la procedencia de cuantos se sumaron al proyecto. Mi camino no fue el de la asistencia a las reuniones preparatorias y constituyentes de la nueva cofradía, sino que mi inmersión en la misma llegó poco después, de manos de la cofradía de la Santa Cruz, que habíamos refundado también sólo un año antes un grupo de jóvenes amigos y que había realizado su primera Estación de Penitencia precisamente esa Semana Santa de 1983, portando a su titular a hombros y desechando las nefastas ruedas que imperaban en todas las hermandades pontanas, con excepción de la cofradía de la Virgen de la Guía y de la de San Juan y Ntra. Sra, de la Cruz -ésta desaparecida, por cierto y por desgracia, hace pocos años. Un “algo” con tintes renovadores había empezado a colorear nuestras estancadas y hasta cutres cofradías a principios de los años ochenta. Basta con retrotraerse a las actas y fotografías de la década anterior para hacerse una idea del panorama existente en la práctica totalidad de nuestras asociaciones en cuanto a vida de hermandad, participación de hermanos en los desfiles o exorno de altares y pasos, por entonces a años luz de la realidad actual. Y ese nuevo espíritu, esas ganas de intentar engrandecer “lo nuestro” pero utilizando parámetros y criterios hasta entonces desconocidos, es lo que hizo que muchos hermanos de la recuperada cofradía de la Santa Cruz se sintieran igualmente identificados con esta nueva cofradía que ahora comenzaba a fraguar. Ahí estaba yo, con el pellizco en el cuerpo, esperando ante la cochera de Antonio Guevara la llegada del apostolado que venía ¡nada más y nada menos que de la hermandad homónima de Sevilla! ¡Casi “ná”! Aquello era para nosotros lo más de lo más. Ignorábamos los pormenores -luego conocidos- que habían propiciado la arribada de este magnífico grupo escultórico a La Puente y de la especialísima y benemérita 46


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

responsabilidad que tuvo en todo ello don Juan Palacios Ávila, cristiano de pro y ejemplo de caballerosidad, a la sazón Hermano Mayor de la corporación nazarena sevillana y de su particular empeño en que viniera a Puente Genil -pese a las voces en contra dentro de su propia junta de gobierno de quienes preferían otros destinos- auspiciado por la amistad que tenía con José Antonio Prieto y Manolo Morales, compañeros suyos de trabajo en la empresa Abengoa. Nunca sabremos agradecer suficientemente este hecho a Juan Palacios, que ha marcado un hito en la historia reciente de la Semana Santa de Puente Genil, aquilatando más si cabe su valor religioso, artístico y patrimonial. Y de aquellos “santos” llegados en camión envueltos en guardapolvos, mis recuerdos me llevan a una furgoneta aparcada en la calle Aguilar con el Señor de la Santa Cena semitendido en su interior y el posterior traslado que hicimos, cruzando la calle, al estudio fotográfico de Domingo Bordas para que éste sacara las primeras instantáneas oficiales. Aún rememoro perfectamente la emoción contenida que embargaba a Francisco Luque Estrada, a Juan Ortega Melgar y su hijo, Juan Ortega Chacón -que llegaría a ser, estrenado el nuevo siglo, preclaro Cofrade Mayor- y a todos los presentes, mientras Domingo disparaba y retrataba aquel rostro tan dulce y bello… Luego vendría la bendición y primera salida en 1984 -todavía a ruedas- del portentoso y sacramental Misterio, que por fin pudo ser llevado a costaleros tres años más tarde. Pero antes, en noviembre de 1984, habría de llegar también la bendición de la dolorosa del Amor, salida -como el Cristo- de las manos del escultor-imaginero sevillano Antonio Dubé y la creación de la primera cuadrilla de hermanos costaleros de nuestro pueblo, a la que tuve el honor de pertenecer por espacio de cinco años. Muchos empezamos a descubrir este mundo maravilloso de la trabajadora, la faja y el costal al apuntarnos -sin reservas- “para llevar a la Virgen del Amor”.

Uno mira atrás y le parece mentira comprobar el paso de gigante que se daba por aquel entonces. Ni las críticas, ni el frío, ni el esfuerzo -a los que nos sometíamos gustosos- impidieron que nos lanzáramos a recorrer nuestras calles en las gélidas noches de final del otoño e invierno -hacíamos muchos más ensayos de los que se hacen ahora- y cubrir aquellos recorridos maratonianos que se iniciaron desde el cocherón del fondo de la 47


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Calzada hasta llegar a las mismísimas tapias del popular desguace “El Cabaré”, que la familia España regentaba frente al campo de fútbol -ahora en espera de demolición- de la plaza Jesús Nazareno, cuyos alrededores recorrimos muchas noches de ensayo. Allí estábamos. bajo las indicaciones de Alfonso Morales, nuestro bisoño aprendiz de capataz, los no menos inexpertos costaleros Francisco Cabezas -hijo de nuestro primer Cofrade Mayor, Francisco Cabezas Cáceres-, Antonio Carmona Ruiz, los Mellizos, Enrique Villén (q.e.p.d.), Juan Carlos Velasco, Paco Hidalgo, Eduardo Guerra, José Antonio Laguna, Manuel Ángel Domínguez, José María Ibarra, Pablo Alfaro, Rafael y Baldomero Esojo, Carlos Delgado Torres, Rafa Cosano, Manuel Jesús Jurado, mi hermano Víctor, los aún activos –a los que especialmente quiero expresar mi enhorabuena- Manolín Jiménez, Antonio Joaquín Alfaro y los hermanos Esteban y Paco Morales; y todos los que ahora no recuerdo, que unieron ilusión y voluntad bajo aquella parihuela, en cuya trasera iba igualado un servidor. Hace unos años, rememorando aquellas vivencias, escribía con simples palabras salidas del corazón: “Me gusta imaginar a Jesucristo reunido con su Junta de Gobierno, en ese Cabildo anual que es la última cena de cada Lunes Santo, viendo como su Madre, nazarena del Amor y de la gracia, no va a estar sola en el drama del Gólgota, por que allí, rodeada de costaleros que la quieren y la piropean, de todo un pueblo que se arremolina para verla de cerca, hay otros hijos pendientes de Ella.

Por que no me diste estatura yo te doy las gracias ¡Señor! que no importan los centímetros ni la altura sino la anchura de corazón. Por que no me diste estatura yo te bendigo ¡Señor! por que en la última trabajadera pude ser patero izquierdo de la Virgen del Amor. Y si de aquellos hermosos años, ¡Señor!, me quedó prendida alguna pena fue no poder ser también costalero tuyo, ¡el Lunes Santo, en tu Sagrada Cena!” Luego vendrían –en octubre- los rosarios de la Aurora a la Virgen del Amor y el inicio de los famosos “viajes-peregrinación” que tanto supusieron en la cohesión de buena parte de aquella avalancha de hermanos que se incorporaron a la cofradía desde procedencias tan diversas. Cómo no acordarme aquí de nuestra simpática y querida Olivia Rubio –siempre rebosante de alegría- o de José Gálvez “Colorín”, que ya partieron hacia la casa del Padre; y cómo olvidar a aquel grupo que formábamos Josefina Reguera, Juan Rodríguez, Antonio Carmona –tan servicial con sus magníficos dibujos-, Julián Muñoz Merino -que era como el abuelo de todos-, Manuel Cantos Páez -¡cuántas túnicas y capillos no habrá cosido!-, Andrés Gutiérrez -magnífico fotógrafo y colaborador de la cofradía-, que junto al párroco don Manuel García Prados y las familias Ortega, Benjumea, del Val, Redondo, González, Alfaro, Mora, Torres, Guerra, Delgado, Marín, Parra, las de gran parte de los hermanos del Juicio de Salomón…, recorríamos España llevando con orgullo el nombre de nuestra cofradía y de nuestro pueblo. Y poco a poco iría llegando todo lo demás. El incremento de nuestro patrimonio merced a tantas donaciones y sacrificio de hermanos. Y la adquisición y donación por parte de ese otro gran Cofrade Mayor que tuvimos, Francisco González Cabello, del terreno donde hoy se alza, impresionante, la recientemente bendecida Casa de Hermandad. Y la creación del Coro “Virgen del Amor”. Y los pasos Chiquitos, y… un suma y sigue que logró hacer de la cofradía, en pocos años, un referente a seguir. Y fueron pasando los años hasta sumar veinticinco y en cada uno de ellos muchas personas han ido escribiendo –configurando- con su presencia, con sus oraciones, con aportaciones de todo tipo, con trabajo y esfuerzo, con su silencio –de mil maneras- un cachito de nuestra pequeña gran historia. Estas líneas reflejan sólo una mínima parte de ella. Me gustaría terminar invocando el amparo de nuestros sagrados titulares para nuestra cofradía y cuantos la componen. Vaya mi oración y recuerdo para los que estuvieron y mi abrazo y felicitaciones para todos.

48


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

XX AÑOS DE FIDELIDAD Y ENTREGA A SU COFRADÍA Coro “Virgen del Amor”

A la satisfacción compartida de la celebración del XXV Aniversario de nuestra Cofradía viene a unirse -nunca mejor empleada la palabra- la del vigésimo aniversario de nuestro Coro. Y qué mejor ocasión que ésta para hacer un breve recorrido sentimental por la historia del Coro que es la de la Cofradía y viceversa. Aún a sabiendas de la imposibilidad que supone resumir veinte años tan intensos, y teniendo en cuenta el reducido espacio de esta revista que nos ofrece otras muchas y magníficas colaboraciones, intentaremos, no obstante, dar unas leves pinceladas del pasado, presente y alentador futuro de nuestro Coro, utilizando para ello, a modo de hilo conductor, cuatro imaginarias estaciones en las que siempre hemos dividido el año para, de este modo, evidenciar nuestra permanente e incansable actividad. Siempre renacer en Navidad. Fue en fechas cercanas a la Navidad de 1987 cuando -coincidiendo con el simpar empuje, creativo y arrollador, que nuestra Cofradía impuso en el panorama semanantero de nuestro pueblo- un grupo de jóvenes hermanos de la misma, unidos además por fuertes lazos de amistad y una enorme sensibilidad y afición por la música en general, y por la andaluza y tradicional en particular, deciden constituir un Coro e instituirlo en el seno de nuestra Hermandad, adoptando por nombre el de “Virgen del Amor” para mayor gloria y veneración de nuestra titular. Bajo la protección y tutela de la Cofradía da el Coro sus primeros pasos. Con la ilusión crece el número de componentes y pronto comienza a despuntar por su calidad y originalidad.

49


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

La Navidad del año siguiente realiza la primera participación, “debut oficial”, en el Concurso Local de Villancicos, encuadrados en la categoría infantil, obteniendo el SEGUNDO PREMIO con apenas unos meses de andadura. Y es que el Coro, ya desde muy temprano, “apuntaba maneras”… Y en el recuerdo una imagen para la historia: la de aquellos hermanos de dulces y blancas voces, ataviados con unos “ponchos”(al más puro estilo sudamericano) cantando el singular villancico -ya nuestro- “De las montañas venimos”. Con la medalla de la Cofradía junto al corazón, palpitante y ansioso…. Con los ojos llenos de ilusión y las gargantas vibrantes de emoción por querer llevar el nombre de nuestra Virgen a lo más alto, a golpe de voz y sentimiento… Así empezaba nuestro Coro a andar su glorioso camino, rebasando pronto el ámbito de nuestro pueblo (ganó el Concurso Local de Villancicos en todos los años sucesivos que participó) para salir pronto a la provincia consiguiendo importantes premios en Concursos organizados por Navidad en la capital cordobesa, peñas flamencas de la provincia y otras participaciones siempre de indudable éxito. Del repertorio navideño de nuestro Coro hay que destacar, por encima de todo, la calidad y la VARIEDAD del mismo, abarcando desde los originales y tradicionales villancicos cordobeses del inmortal Ramón Medina, hasta otros de marcado carácter flamenco o rociero, e incluso algunos clásicos y polifónicos, recogiendo, en este último caso parte de la herencia legada por el estilo marcado por el entrañable Coro del Colegio Público José María Pemán -dirigido por la queridísima Señorita Dª María Julia Peláez- de cuyas fuentes musicales nuestro Coro indudable y afortunadamente bebió. Y reseñar, también en este sentido de nuestro repertorio, la incansable labor del Coro -y en especial de nuestra querida componente María Eugenia Ortega- por recuperar villancicos “olvidados” que, como “El Portillo” o “Viejecito de las gachas” (de Ramón Medina) nunca habían sido interpretados, y de otros que, habiéndolo sido, dormían en “la noche de los tiempos”, contribuyendo este Coro a recrearlos e impregnarles su propio estilo. Labor que hoy sigue siendo principal objetivo para este Coro en pro de nuestra música. Y en la medida en que sería imposible enumerar la gran cantidad de premios acumulados por el Coro en esta modalidad de villancicos, destacaremos al menos, por su simpar importancia, los TRES PRIMEROS PREMIOS, conseguidos de forma consecutiva, en el Concurso que, a nivel de Andalucía, cada año organiza la Asociación de Belenistas de Sevilla, compitiendo con Coros de enorme calidad y diversa procedencia. Fue una satisfacción y un honor elevar el nombre de nuestro pueblo y de nuestra Cofradía al más alto de los niveles que un Coro puede llegar en esta modalidad. Y siempre con un “sello” y un estilo muy propios en la forma de cantar, interpretar e incluso de vestir, siendo el color burdeos combinado con el blanco -identificativos de la Cofradía-, enmarcados en el más clásico estilo cordobés, nuestra seña de identidad indumentaria. Y por encima de premios y distinciones siempre con nuestra Cofradía. Sirviendo de impulsores de aquellas MISAS DEL GALLO en nuestra Parroquia a las que este Coro dio simpar realce. O aquellos Recitales de villancicos, también en nuestra Parroquia -que algunos de nuestros hermanos se afanaban en arreglary en otras muchas de nuestro pueblo, que este Coro regalaba en un esfuerzo por ofrecer a nuestra Cofradía y al pueblo en general lo mejor de nuestro arte… O la misa en honor de San Juan Evangelista, patrón de la juventud, que también nuestro Coro, junto con otros hermanos impulsó. Y también las aportaciones a las Campañas de Navidad y la colaboración con Cáritas 50


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

en favor de los más necesitados…. (Cuando no hacían falta manifestaciones ni exhibiciones a las puertas de las Iglesias a favor de la pobreza…Sino anónimamente, sin megáfonos ni cámaras de televisión….) O las entrañables y reconfortantes visitas a la Residencia de Ancianos y Asilo de nuestra localidad para ofrecer nuestros mejores villancicos a los más desamparados… Y siempre “codo con codo” con nuestra Hermandad, como cuando, más cercano el tiempo, se han organizado las convivencias de Navidad a beneficio de nuestra flamante Casa Hermandad, en las que el Coro ha sido alma y corazón para ambientar tan entrañables jornadas. Y en nuestro haber, y para orgullo del pueblo y de nuestra Cofradía dos grabaciones discográficas dedicadas a la Navidad que son el fruto de nuestra dedicación por tan entrañable género de nuestra música: “Con Amor en Navidad”, que recoge diez preciosos villancicos en los que bien se plasma la calidad y armonía polifónica de nuestro Coro; y el más que reciente y triunfal “Patriarca Manuel”, de suprema categoría, que ha visto la luz coincidiendo con el XXV Aniversario de nuestra Cofradía y XX Aniversario de nuestro Coro, que viene a suponer una nueva aportación en favor de nuestra música y un regalo, muy especial, para nuestra Hermandad en la celebración de tan significativa efeméride. El coro cofrade. “Yo recuerdo en primavera su bella Semana Santa…” Así comienzan unas sevillanas que nuestro amigo José Manuel Reina compuso dedicadas a nuestro pueblo y que el Coro, dándole su propia impronta, montó y adaptó. Y es la Semana Santa y el mundo cofrade y semanantero en general nuestra principal seña de identidad. Nació el Coro, como antes se ha dicho, en, por y para su Cofradía siendo sus componentes hermanos de la misma algunos incluso desde la fundación de la propia Hermandad. Así, desde el principio, los hermanos del Coro han servido y siguen sirviendo a su Cofradía de manera incondicional: ocupando cargo de responsabilidad en las diferentes Juntas Directivas constituidas; colaborando en el montaje de los pasos y altares de culto; ayudando bajo las trabajaderas al mayor esplendor de nuestra Estación de Penitencia; a lo pies de nuestra Virgen cada Lunes Santo conformando el tramos de nazarenos y Guión de Juventud… Y siempre, por encima de modas comerciales y otros estilos pasajeros, nos identificamos con la música dedicada a nuestras benditas imágenes, interpretando un amplio repertorio de temas cofrades e incluso adaptando marchas procesionales (“Rocío”, “Costalero”…) para ser cantadas y para mayor solemnidad de nuestras funciones religiosas. De manera especial pudimos expresar ese gusto tan nuestro por la Semana Santa en el Retablo Lírico-Musical que con el nombre “Sentir Manantero” y sobre la idea, guión y dirección de nuestro querido hermano Juan Ortega Chacón, pudimos representar en el Teatro Circo de nuestro pueblo y en la sevillana localidad de Morón. También destacar la decisiva contribución e iniciativa de nuestro Coro en la restauración de las imágenes de nuestro Apostolado, con la organización del Festival “Lo Nuestro”, del que el Coro fue promotor y alma mater. Asimismo, la decisiva organización del Festival con objeto de recaudar fondos para la realización de la Capilla de la Santa Cena que hoy es bendita realidad. Para dicho fin, con este Coro como bandera e iniciativa, se realizó un enorme festival con destacadas actuaciones como la del Coro de la Hermandad del Rocío de Sevilla, Pepe Perejil, David Pino…entre otros, que, además de hacernos pasar una noche inolvidable contribuyeron, con su altruista colaboración, a poner en pié nuestra anhelada Capilla. Y han sido muchas nuestras intervenciones, siempre de manera desinteresada, en pro de nuestras 51


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Cofradías, Hermandades y Corporaciones. Recordamos, con especial cariño, la participación en las Jornadas Culturales de la Corporación “El Cirio” o la misa anual de nuestra Agrupación de Cofradías que alguna vez tuvimos el honor de cantar. O aquellos cultos del Resucitado, ya pasada Semana Santa, y sus excelentes hermanos que siempre se volcaban en atenciones con nosotros. Para el recuerdo, también, en los albores del Coro, una de nuestras primeras intervenciones: fue en la Iglesia del Carmen para cantar los cultos cuaresmales de la Hermandad del Cristo del Silencio que procesiona nuestras calles la noche del Martes Santo… Recordar que íbamos en autobús urbano desde el Romeral porque aún éramos muy niños….¡¡Cómo ha pasado el tiempo!!

Es pues, notable la impronta cofrade de Coro. Qué mejor prueba de ello que en dos de sus grabaciones discográficas “Siempre a tu lao” y “Mi corazón en la Puente” donde el Coro “se siente” y “se encuentra” interpretando temas que le tocan “la fibra sensible”, algunos de lo cuales son composición original en letra y música de algunos de nuestros componentes dedicados con todo el cariño a nuestros titulares como el precioso tema “Jesús de la Santa Cena”. Y cómo no, el referido tema “Costalero”, adaptado por el Coro sobre la base de la marcha de Semana Santa del mismo nombre y que un gran hermano costalero de nuestra Cofradía -Juan José Campos Cabello- un día nos sugirió habiéndose convertido, con el tiempo, en una de nuestra principales señas de identidad en el pequeño homenaje que este Coro quiere rendir a los costaleros de nuestra Cofradía, pioneros y fundadores de esta forma y arte de llevar los pasos en nuestro pueblo que hoy es consagrada realidad. Y siempre sirviendo nuestro Coro como “vivero” de hermanos y fuente de juventud para esta Cofradía para mayor gloria y veneración de nuestros benditos titulares cuyas advocaciones, orgullosos, hemos paseado por buena parte de nuestra geografía. El trabajo constante, pasada Semana Santa. Ni mucho menos “descansa” el Coro pasada Semana Santa, todo lo contrario. El Coro siente y participa de las fiestas y devociones que por primavera se suceden en nuestra localidad (habiendo colaborado con Hermandades como la de San Marcos, los Desamparados y allí donde se nos solicitó para, de manera 52


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

desinteresada, contribuir al mantenimiento de nuestras tradiciones). También nuestro Coro puso su “granito de arena” en la renovada fiesta de las Cruces de Mayo que en nuestro pueblo han alcanzado espectacular progresión. Y fue el Coro, una vez más, quien -al amparo de su Cofradía- montó la PRIMERA CRUZ DE MAYO DE NUESTRA HERMANDAD, en aquel patio de “La Molina” que durante un tiempo sirvió a la Cofradía como Casa Hermandad por la simpar generosidad de nuestro Cofrade Mayor Honorario Francisco González Cabello.

…Aquella Casa Hermandad de “La Molina” que el Coro casi convirtió en una Escuela de Arte y Oficios…En los felices veranos que allí compartimos se ofrecían, cada tarde, desafiando al calor y al descanso, clases de guitarra, solfeo, o baile por sevillanas, impartidas por y para los propios miembros del Coro. En aquella fragua de arte y entrega por nuestra música se forjaron muchos que hoy son consagrados guitarristas, cantaores, músicos… que dieron sus primeros y más importantes pasos gracias a esta desinteresada labor quizá desconocida pero siempre loable y ejemplar de nuestro Coro. Y a aquella primera Cruz de Mayo han seguido otras muchas, hasta la actualidad, con el Coro siempre participando y compartiendo con satisfacción los sucesivos premios alcanzados por nuestra Cofradía por su magnífico montaje y mejor ambiente. Y cómo no, en este mes de mayo nuestro Coro a los pies de Su Virgen en la Ofrenda Floral (con motivo de Su onomástica). 53


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Y seguidamente a los de Su Cristo en la Función Eucarística que nuestra Cofradía reglamentariamente celebra. Y recordar también el acompañamiento, siempre fiel, de nuestro Coro en las procesiones extraordinarias de nuestro Cristo con motivo de los sucesivos aniversarios, en el siempre gratificante honor y privilegio que supone poder rezarle cantando. Y llegado el estío, para la mayoría época de relax y descano, el Coro sin embargo se “viene arriba”. Y como sería prolijo enumerar tantas actuaciones, premios y distinciones acumuladas a lo largo de estos veinte años en estas cálidas fechas tan dadas a organizar certámenes y acontecimientos en los que cabe nuestra participación, destacaremos sólo algunas por su carácter histórico o anecdótico, aún a costa de dejarnos otras muchas e importantes atrás. Así recordaremos, con especial cariño, que nuestras primeras actuaciones sobre un escenario se sucedieron en aquellas entrañables “Buñoladas” que nuestra Cofradía realizaba a en fechas veraniegas con el objeto de recaudar fondos. También para el recuerdo, grabado con letras de oro en la pequeña gran historia de nuestro Coro, la participación en las Fiestas de San Pedro y San Pablo en la ilustre ciudad de Burgos, de la mano de nuestro queridísimo Don Isidoro Díaz Murrugarren -Canónigo de la Catedral y una de las más brillantes personalidades de esta capital castellanaenamorado hasta su muerte de nuestro pueblo, de nuestra Cofradía y muy en particular de nuestro Coro, al que quiso dar el honor de ser el PRIMER CORO que interpretara una misa rociera en tan renombrada Catedral, además de participar en todas las fiestas organizadas por el Ayuntamiento para impregnar con nuestro arte y nuestra alegría a esta noble capital castellana. Resulta difícil describir, tantos años después, tantas emociones compartidas y lo que representó para este Coro llevar el nombre de Andalucía, de nuestro pueblo, de nuestra Cofradía y muy en especial de nuestra Virgen a tan altas “cotas” jamás soñadas. Como también resulta difícil entender a lo largo de estos veinte años algunas incomprensiones de una -gracias a Dios- reducida parte del Clero local, cuando tanto se nos ha reconocido y reconoce en las altas instancias religiosas… Y a la brillante participación en Burgos añadir las no menos importantes de Zaragoza, Murcia, Madrid, Albacete….y muchas más. Destacar también los importantes PREMIOS conseguidos en los destacados Concursos de Coros Rocieros, a nivel de Andalucía, como los de Adamuz (Primer y Segundo Premio) e Hinojosa del Duque, donde conseguimos 54


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

ganar dos años consecutivos el primer premio además de la máxima distinción a la mejor composición original. Y cómo no, reseñar la brillante participación durante varios años consecutivos como CORO ESTRELLA e invitado al Certamen de Coros que cada año sirve de pórtico a la Feria de Málaga en la inmortal plaza de toros de La Malagueta de la capital de la Costa del Sol. Y es sin duda la amplitud del repertorio de nuestro Coro que jamás se encasilla en un determinado estilo la que, como hemos visto, le hace ser requerido por doquier, destacando siempre por su afinación, elegancia y calidad pudiendo ofrecer en una misma actuación los mejores temas flamencos, rocieros o cofrades en una perfecta y singular armonía y con una exquisita puesta en escena y armonización. Y por encima de grandes premios y lejanos destinos, siempre colaborando con NUESTRO PUEBLO, como cuando llegada la Feria se celebraban en la caseta municipal aquellas Muestras en apoyo a los grupos locales…; y colaborando con nuestras aldeas en la celebración de la festividad de sus respectivos patronos; participando en los cultos que a finales de agosto se celebran en honor de Santa Teresa Jornet, con las siempre adorables Hermanas del Asilo Hogar Santa Susana. Y detrás de tantos éxitos y participaciones, muchas horas de ensayo, de convivencia y de amistad, gracias a todos aquellos que siempre nos dieron y nos siguen dando ánimos y apoyo e incluso “posada”, cediendo generosamente sus locales y uniendo sus esfuerzos para el buen desarrollo de nuestro Coro. Y aún a costa de dejarnos atrás muchos nombres e instituciones quisiéramos, aquí y ahora, dejar constancia de la generosidad de familias tan queridas para nosotros como Aguilera Romero, Castilla Espejo, Del Val de la Torre, González Cabello, Ortega Cruz, Parras Rejano, Serrano Urbano y muchas más que siempre confiaron y confían en nosotros. En torno al Rosario de la Aurora: el Coro a los pies de su Virgen. Recién pasado el verano, la actividad cofrade y los cultos que en honor de María Santísima se celebran coincidiendo con Su Natividad y las Fiestas del Santo Rosario, devuelven al Coro a los pies de Su Virgen. Han sido numerosas las participaciones del Coro en todas aquellas funciones religiosas que las Cofradías de nuestro pueblo y de fuera de él han celebrado y celebran en torno a tan señaladas y marianas fechas. Así hemos acompañado con nuestros cantos, entre otras, a la reconstituida Hermandad de la Virgen de la Piedad, la de la Virgen de los Dolores o a la de la Santa Cruz. También, fuera de nuestro pueblo pudimos varios años cantar a la patrona de Benamejí, Zambra y otras localidades siempre de manera desinteresada y con el único objetivo de enaltecer a la Madre de Dios. Pero es mediado el mes de octubre cuando el Coro vive quizá el momento más cercano a su Titular en todo el año. Y es con ocasión del Triduo y Rosario de la Aurora que en honor de nuestra Virgen en estas fechas tradicionalmente se celebra. Y es para nosotros principal honor cantar todo el triduo, el Rosario y la Función principal como la mejor ofrenda de Amor a nuestra Madre. Y unas veces más, otras menos, debido alas circunstancias de la vida, pero NUNCA SE HA DEJADO DE CANTAR y nunca se dejará de hacerlo (salvo prohibiciones expresas como la que el pasado año 2007 se nos impuso), así quieran evitarlo. Pero quedémonos con los dulces recuerdos y el aún más dulce presente y alentador futuro que estos Cultos al Coro siempre le deparan. Y significar cómo no la aportación al rezo del Santo Rosario que el Coro siempre ha hecho adornando las letanías de los misterios que se rezan antes del comienzo del triduo habiendo montado para dicha ocasión doble repertorio de misterios por sevillanas. O el rezo del Ángelus el sábado a 55


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

mediodía en ese solemne momento en que la Virgen es para el Coro y el Coro para la Virgen… La vigilia durante tantos años en el besamanos acompañando a la Virgen para que nunca se quedara sola y poder cantarle, llenos de emoción y cara a Cara… La imposición de las medallas a los nuevos hermanos del Coro en la misa del sábado… Y el domingo acompañando con nuestros cantos siempre a los pies de la Virgen, ofreciendo lo mejor y más original de nuestro repertorio en honor de nuestra Madre; colaborando y aprendiendo de los miembros de la Schola Cantorum al principio, para después asumir el reto de ser nosotros mismos quienes, modestamente, sigamos con la tradición de cantar las coplas originales que nuestro pueblo dedica desde tiempo inmemorial a María Santísima con ocasión del Rosario de la Aurora. Y cómo no, desde aquí un recuerdo a nuestro querido Manuel Gil Rivas “Machuca” que desde el cielo siempre seguirá cantando a nuestra Virgen y guiando a sus niños del Coro. Y recordar también al cariñosísimo Antonio Aguilar, … y a muchos otros que tanto nos enseñaron y nos siguen ayudando, como Rafa Bedmar, para que siempre se cumpla esa letrilla de nuestras coplas que ya advierte que ”...no te han de faltar, hijos fieles que de madrugada Tu Santo Rosario vengan a rezar…” Y acabado el Rosario de la Aurora y Función Principal la convivencia con nuestra Hermandad en el tradicional almuerzo que pone colofón a nuestras celebraciones. Y señalar esa mesa de gente joven que vuelca su corazón por ambientar nuestras comidas y que ojalá nunca se tenga que echar de menos por falta de atención y cuidado…. Y finalizadas, siempre felizmente, las fiestas en torno a nuestra Virgen , los ensayos de los villancicos, las tardes de pestiños y aguardiente, de convivencia, de recuerdos, de ilusionantes proyectos y sempiternas ilusiones en el camino que de este precioso mes de octubre dedicado a María nos lleva al nacimiento de Cristo y con él al siempre renacimiento de este Coro que, veinte años después, sigue fiel a su Cofradía, a sus valores y a sus principios para templar siempre su voz con todo el AMOR que nuestra Virgen y nuestro Cristo se merecen. Que sean ellos los que nos permitan celebrar juntos muchos más aniversarios para Su mayor gloria y veneración. Recibid un fuerte abrazo de VUESTRO CORO.

56


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

DEL PREGÓN DE SEMANA SANTA 1.988 Julio Cámara Romero Pregonero 1.988

¡Tomad y comed! esto es mí cuerpo. Y nos dejó su cuerpo y su sangre, ¡que mejor alimento se puede heredar de nuestro Dios! Desde aquella última cena todo fue para él un puro tormento, pero entonces estaba con ellos, con sus discípulos. ¡Tomad y comed! que esto es mi cuerpo y mi sangre, y hacedlo siempre en memoria mía. Y desde hace unos años nos va ofreciendo el divino alimento, cuando cae la larde del Lunes Santo pontanés. Desde San José hasta el puente sobre el Genil, este paso bellísimo con el que se ha engrandecido hasta lo infinito nuestra Semana Santa, recorre nuestras calles entre el clamor de todos sus hermanos y del pueblo, que le sigue para admirarlo, sobre todo por las cuestas, para comprobar la destreza y entrega de sus costaleros, de esos costaleros que al compás de sones celestiales van meciendo a esa Paloma Blanca que va llorando de Amor. ¿Cuantas emociones afloran a nuestras gargantas al ver ese palio que caracolea con la brisa de la tarde, como si de una marcha por bulerías se tratara. Con cuanto mimo la llevan. Por eso no puedo por menos que animar a esos chavales que bajo la trabajadera esperan el golpe seco del llamador y la voz del capataz que les advierte: ¡Que voy a llamar tres veces para que estéis preparados!. ¡Cuando suene el llamador estaréis bien avisados! ¡A ésta es! ¡Estad alerta!, y apretad bien en el suelo alpargatas costaleras, y subid hasta los cielos a la Virgen Madre Nuestra que va llorando de Amor detrás dela Santa Cena. ¡Lunes Santo en la Puente! Costal y trabajadera. Virgen vestida de blanco entre lirios y azucenas. ¡A ésta es! Se oye una voz, ¡Vamos al cielo con ella! Y se eleva por los aires la Paloma de Pureza y el palio de plata y oro se mece en la primavera de la Puente y atesora Reina del Cielo en la Tierra. ¡Valientes que no decaiga! ¡Vamos al cielo con Ella! A llenarla de piropos y a cantarle cuarteleras, que meciendo su llorar y aliviando así su pena, es lo mismo que rezarle bajo las trabajaderas. 57


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua CofradĂ­a Sacramental de la Sagrada Cena de JesĂşs y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

58


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

S. Pedro

S. Juan

S. Simón Cananeo

59


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

S. Judas Tadeo

S. Felipe

S. Andrés

60


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Sto. Tomás

Santiago El Mayor

S. Mateo

61


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Santiago El Menor

San Bartolomé

Judas Iscariote

62


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua CofradĂ­a Sacramental de la Sagrada Cena de JesĂşs y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

63


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

RECORDANDO AL PRIMER COFRADE MAYOR: FRANCISCO CABEZAS CÁCERES Familia Cabezas Vázquez

Francisco Cabezas Cáceres nació en Puente Genil en Septiembre de 1937, hijo de Antonio, ayudante de albañil y Carmen ama de casa. A mediados de los sesenta contrae matrimonio con Dolores Vázquez Hidalgo, fruto del cual nacieron cuatro hijos, formando así una gran familia en la cual la bondad, el respeto a los demás y la entrega fueron los principales pilares que la soportaban. Tuvo sus comienzos a su corta edad como ayudante de albañil en la construcción de la iglesia de San José. Colaboró en años posteriores en varias reformas de la cúpula, cubierta y sacristía. Entre los años 1973 y 1988 fue gerente de la constructora Construcciones ESCA con la cual llegó a realizar el setenta por ciento de las obras que se construían en Puente Genil por aquellas fechas. Fue promotor y constructor de más de cien viviendas, la plantilla con que contaba alcanzó en algunas ocasiones con mas de ciento cincuenta empleados de forma directa a su cargo sin contar los empleos indirectos de las subcontratas que para su empresa trabajaban. Numerosos edificios que hoy en día permanecen en pie reflejan la capacidad de entrega y responsabilidad que caracterizaba a “Cabecitas el Contratista” como amablemente le llamaban. Manitas de afición, desde su taller particular que tenia en una habitación de su casa, realizó en miniatura una replica del estadio Santiago Bernabéu que fue colgado en el techo de la Peña deportiva del Real Madrid como objeto decorativo durante mucho años. Realizó numerosos rostrillos para las corporaciones Bíblicas aligerando el peso de los mismos con el sistema de pegado capa a capa con cola y papel al contra molde que previamente se moldeaba en barro, sustituyendo a los anteriores que se fabricaban con escayola. Expuso en Expogenil una idea de vivienda-chalet que tenia en su mente la cual la plasmó en una maqueta en miniatura que presento en esta feria de muestras. Proyecto que realizaría a tamaño real e íntegramente de forma artesanal, utilizándola como vivienda veraniega y de ocio en la aldea del Palomar. Para otra edición de la famosa Feria de Muestras de nuestra localidad Expogenil le fue encargado una replica de Castillo Anzur monumento histórico de nuestro pueblo que sirvió de símbolo para la feria de muestras. 64


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Fue promotor y constructor muchos años de decenas de ideas para las portadas de las casetas de feria de Las Virtudes Teologales y de La peña Deportiva del Real Madrid, consiguiendo siempre el primer o segundo precio en el concurso de casetas. Destacar también su participación en los proyectos de las carrozas para la cabalgata de reyes magos con la Peña del Real Madrid y Las Virtudes Teologales, su idea y su ingenio le valía para entusiasmar a cuantos le arropaban en cada proyecto. Presidente de la Peña deportiva del Real Madrid varios años y fundador de la misma. Presidente de la Peña del Genil participando en la nueva construcción de la peña. Presidente varios años de la Corporación Bíblica Las Virtudes Teologales participando plenamente en una de las reformas más grandes que la corporación tuvo. Fue Hermano Mayor de la Virgen del Rosario en la Aldea del Palomar… Como habéis visto una vida y un currículo interesante, pero mas interesante era como persona. Tenia la virtud de la bondad, que era lo que más nos gustaba de él. Su corazón era tan grande que no le cogía en el pecho, siempre dispuesto para ayudar a quien lo necesitara, pero en todos los aspectos. Cuando estábamos en casa él nos contaba todas sus peripecias a cerca de sus interminables viajes a Sevilla y donde hiciera falta, no tenia limites de horas para dedicarse a lo que le hacia ilusión. Con solo mirarlo y escucharlo veíamos en su cara la felicidad con que todo lo contaba y nos transmitía las ganas de que la SANTA CENA saliera por nuestro pueblo. Creo que nuestro padre el primer lunes santo se sentía el hombre mas orgulloso del mundo y en los siguientes años aún más porque tuvo a su lado a su hijo mayor de costalero, su yerno también de costalero y su hijo menor de bucarero. Era su sueño hecho realidad. Todo había tenido su recompensa, hasta que el 25 de Abril de 1992 nos dejara. Los primeros lunes santos sin él eran muy duros, buscábamos entre todos los hermanos de la cofradía su cara pero, nunca la encontrábamos. Solo nos quedaba mirar la cara de nuestro padre de la cena, allí seguro que estaba él. Eso es lo que nos ha quedado revivir todos los años el sueño de nuestro padre en nuestro fantástico LUNES SANTO Sabemos que está entre esos discípulos de Jesús SEGURO. Te acompañaremos siempre PAPA. Tu esposa e hijos con cariño, gracias por esos maravillosos años que nos regalaste y esas semanas santas tan intensas que vivimos contigo.

MEDITACIÓN AL PASO DE LA SANTA CENA Ruégote a Tí, si es que llegarte puedo de mi escabel mis observancias mudas: Perdóname, como a Tomás, mis dudas o, cual Simón, con mi callar, el miedo. Perdóname si es mi velar remedo, podré dormirme mientras sangre sudas, mas no venderte como le hizo un Judas y, en tu Cruz, solo, como Juan, me quedo. Revistiendo tu norma con la estola doce lenguas la tuya por vitola, volverán, sabios, a tu misma mesa -ya de temores roto el escandalloquien te dudó otrora o te negó en el gallo. Solo quien te vendió ya no regresa. Vicente Rubio Cabo 1.987

65


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

OCHO AÑOS DE ENTREGA ABNEGADA A MI COFRADÍA Francisco González Cabello Cofrade Mayor Honorario

Mi incorporación a la Cofradía se produce en el año 1.984. Fui el Primer Hermano Mayor de la Virgen del Amor en su primer desfile Procesional del año 1.985, la decisión de la Cofradía de iniciar la primera salida de la Virgen del Amor a Costaleros, marcó un hito, que cambió totalmente la estética de la Semana Santa de Puente Genil, ya que uno tras otro todos los pasos de nuestra Semana Santa fueron abandonando los motores e incorporando costaleros ó bastoneros a sus desfiles procesionales. Hoy me siento orgullo de haber alentado este cambio, ya que junto con otros hermanos pedí a mi junta de gobierno, en mi etapa de Cofrade Mayor, que con la juventud de nuestro Pueblo, y a través de ella impulsáramos este cambio de actitud, que como he dicho mejoraría la estética de la Semana Santa, pero sobre todo haría protagonista de excepción a la juventud de nuestro pueblo y especialmente a la juventud de Nuestra Cofradía. El 26 de Mayo de 1.988 fui elegido Cofrade Mayor, al haber finalizado su mandato el anterior Cofrade y querido hermano q.e.p.d. Fco. Cabezas Cáceres. Al aceptar el nombramiento, acepte igualmente una tarea ingente, ya que la Cofradía era deficitaria casi en todo. En ese momento solo contaba con trescientos hermanos, lo que daba unos ingresos por cuota de trescientas mil pesetas, y no había otros ingresos posibles, salvo los típicos de lotería, y otras actividades menores, que difícilmente podrían cubrir el presupuesto de salida del Lunes Santo y ello sin hablar de otros gastos propios de la actividad Cofrade. Por otro lado, no queríamos renunciar a las extraordinarias bandas que nos hacían el honor de acompañar a nuestros pasos el Lunes Santo, Nuestra Sra. de la Victoria del Arahal en la Cena y Asociación musical Utrerana de Utrera en la Virgen del Amor, ambas de un nivel artístico tal que las situaba entre las primeras de Andalucía. Empecé mi función de Cofrade Mayor haciendo que en todas las Instituciones de nuestra Semana Santa, se nos otorgara el reconocimiento, del gran peso, que nuestra Cofradía había adquirido en Nuestra Semana Santa, pues había incorporado un Lunes Santo apoteósico, lleno de esplendor y devoción Cofrade a nuestra Semana Santa y además lo había ofrecido a nuestro Pueblo, que lo aceptó, y que todavía hoy sigue fundido con nuestra Cofradía de forma que nos parece que cada Lunes Santo, es más hermoso que el anterior. Paralelamente inicié una campaña que presente a mi Junta de Gobierno con el objetivo de armonizan el costo de los desfiles procesionales y el resto de los gastos con los ingresos, y bajo el lema de “Un Hermano, otro Hermano”, propuse que cada uno deberíamos traer a otro hermano de cuota, y así hasta alcanza mil hermanos número necesario para sufragar el gasto de salida del Lunes Santo. La iniciativa fue un éxito, pues prácticamente la cerramos rozando la cifra presupuestada. Para cubrir el resto de gastos, se iniciaron una serie de actividades, como fiestas, buñoladas, viajes, etc.

66


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Ajustado bastante mejor el tema económico de la Cofradía, aunque siempre de manera precaria, puse todo mi entusiasmo en hacer una Cofradía Grande, que fuera mucho más que organizar los desfiles del Lunes Santo, y “hasta el año que viene”. La Cofradía no tenía casa propia, ni lugar fijo donde alojarse, y desarrollar sus actividades. Desde aquí mi agradecimiento una vez más al Juicio de Salomón, que con una gran muestra de cariño y hospitalidad, nos cedía su casa cuartel para que pudiéramos celebrar las reuniones de la Junta de Gobierno de todos los Jueves del año, mi agradecimiento asimismo a la Cofradía de la Esperanza que tantas veces nos cedió su casa hermandad para celebrar nuestros cabildos, al Imperio Romano del que también hemos disfrutado de su hospitalidad y a tantos otros que nos dieron cobijo y apoyo, de una u otra manera. El tener que utilizar siempre la casa de otros, nos daba cierto sentimiento de nómadas, por lo que con una inquebrantable firmeza, decidí dotar a nuestra Cofradía de una casa Cofrade propia , ya que necesitábamos tener ese sentimiento de libertad que te da estar en tu propia casa, mientras esto llegaba, cedí a la Junta de Gobierno una casa en La calle Horno para sus reuniones, y para los ensayos del coro y otras actividades. Con esta disponibilidad de casa propia, afloró un sentimiento de autonomía y de libertad que fue una experiencia reconfortante, y que me afianzo en el propósito de la casa Cofrade. La casa Cofrade la veía no solo como la sede institucional de la Cofradía, también era la herramienta necesaria y punto de encuentro para el desarrollo de las actividades de la Juventud, coro y costaleros, de las mujeres, de los niños de la cofradía y así mismo de los hermanos Cofrades y de su Junta de Gobierno. Con la aprobación de mi familia, mi esposa y yo compramos dos solares a nombre de la Cofradía en la calle Santos, y tuve la gran satisfacción de hacerle entrega sin condiciones, como donación a mi querida Cofradía, en la persona del Cofrade Mayor José Castilla y del mayordomo Juan Ortega de las escrituras correspondientes diciéndoles que esta donación era sin condiciones y para que sobre dichos solares la Cofradía edificara la Casa Hermandad, para con una actitud de puertas abiertas fuera cobijo de todos los estamentos de la Cofradía y estuviera al servicio de nuestro Pueblo. Para guardar los pasos y enseres cedí un local a la Cofradía en la Avda. de la Estación, de donde además salían los ensayos de los costaleros, que se iniciaban en los primeros años en el mes de Enero. Para poder desarrollar el proyecto de los dos pasos, cuya estética estaba dirigida por el insigne imaginero D. Antonio Dubé de Luque autor de la imagen del Cristo de la Cena y de la Virgen del Amor, la Cofradía no tenía recurso alguno, por lo que todo se hacía mediante aportaciones de los hermanos, y del pueblo de Puente Genil. Con el apoyo sin límites de mi familia, a la que desde aquí expreso mi profundo cariño y agradecimiento asumí el papel de mecenas, donando e impulsando y adelantando en el tiempo piezas de nuestro “tesoro Cofrade” tales como el manto de la Virgen, los respiraderos, la túnica de Jesús, la candeleria y un sin fin de aportaciones más, que junto con las de otros hermanos hacen que al día de hoy el proyecto de la culminación de los dos pasos en el estilo proyectado, este prácticamente ultimado. 67


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Cuando entregué el relevo de la Cofradía era rica en entusiasmo, ilusión y extraordinaria confraternidad y cariño entre sus hermanos; todas las aportaciones hechas a mi Cofradía, me han producido una gran satisfacción, pero nada comparable a los ocho años de gestión como Cofrade Mayor, donde codo con codo todos los hermanos, hemos disfrutado de los logros y de las alegrías del desarrollo cofrade y del deber cumplido, y hemos sufrido juntos las adversidades que algunas veces inevitablemente se presentan. Por ello doy las gracias a todos mis hermanos cofrades, por el cariño que me han demostrado a mis dos Juntas de Gobierno que durante ocho años colaboraron conmigo codo a codo, sin desalientos, a la Juventud Cofrade que alcé una bandera en su apoyo incondicional, y que nunca he bajado, a mi querido hermano y gran amigo Juan Ortega, del que tanto aprendí del ritual Cofrade. Un agradecimiento muy especial a D. José Joaquín Cobos Rodríguez Director Espiritual de nuestra Cofradía y queridísimo amigo que supo guiar nuestros pasos, tan acertadamente y con tanta humildad. Agradecer asimismo a mi Cofradía el nombramiento otorgado a mi persona de Cofrade Mayor Honorífico y que sinceramente no creo merecer. Gracias a la Junta de Gobierno que me ha dado la oportunidad de rememorar todos estos recuerdos y de plasmar mi sentimiento Cofrade en este articulo y termino poniéndome como siempre a la incondicional disposición de mi Cofradía y de mis hermanos Cofrades.

LA ÚLTIMA CENA Plácida la mirada, blando el semblante, el corazón sereno, el alma sosegada, el pecho de paz lleno, como cumple al humilde Nazareno.

¡Silencio!, lengua mía. Loen por ti al Señor los ruiseñores, y de noche y de día díganle en sus loores: «¡Cantemos al Amor de los Amores!»

Absorto en el Cenáculo ora, al Padre, Jesús. La estancia aquella, altar y tabernáculo, y Cristo, en medio de ella, fanal de Amor con plenitud de estrella.

Con sólo una palabra, Cristo en su propia Carne el pan convierte, nuestra esperanza labra, cifra así nuestra suerte, y la vida nos da, que no la muerte.

Sus más caros amigos, aquellos, sus Apóstoles amados, de su poder testigos por El tan regalados,... ¿qué tiene... que le miran admirados?

Y ¡oh, portento divino! Para saciar tu sed, transida oveja, trueca en su Sangre el vino, y, así atiende a tú queja, que contigo se queda... aunque se aleja.

Y en medio de los Doce en la augusta quietud de aquella hora, con qué espiritual goce y ansia reveladora.. quiebra el aire su lengua evocadora.

¡Mi Dueño y Señor mío! ¡ Tuyos, mi corazón y mi deseo, mi ser y mi albedrío, que, aunque miro y no veo, en Ti espero, a Tí te amo y en Ti creo!

68


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

BINOMIO MANANTERO INSEPARABLE José Castilla Muñoz Cofrade Mayor 1.996-2.000

Corría la década de los ochenta cuando en el mundillo semanantero de nuestro pueblo surge un movimiento cofrade dentro del seno de los grupos que conforman nuestra Semana Santa -y en especial en el de las las Corporaciones Bíblicas- con el afán de integrarse en las Cofradías y Hermandades que hacen su estación de penitencia en nuestra sin par Semana Mayor. Este movimiento de integración ha significado, en mi opinión y por la experiencia vivida en mi Corporación, de una parte: el apoyo a dichas Cofradías o Hermandades dando nuevos hermanos penitentes que formen parte en los desfiles procesionales, con su hábito nazareno alumbrando en esas largas filas y como complemento portando los atributos de su Cofradía que tanta belleza y esplendor da a nuestras procesiones. De otra -y no podemos olvidarlo- la presencia en los actos propios de la Cofradía como son los cultos cuaresmales, cabildos, actividades sociales y espirituales, lúdicas, celebración de señaladas fechas en cumplimientos de aniversarios etc., que tanto se están prodigando últimamente y hacen que mananteros tradicionales curtidos en nuestras tradiciones mananteras desde que dieron sus primeros pasos en la Semana Santa Chiquita el día de la Cruz -aquellos felices años que no se necesitaban a padres que nos llevasen de la mano ni tampoco cuarteles porque los padres no los tenían- si acaso en una casa de una buena madre que los acogiera con cariño y les guisara el correspondiente arroz caldoso y, en cualquier portal era bueno, para ceder la ropa al siguiente relevo… Pues bien; estos mananteros viejos y tradicionales que con su experiencia en el día a día, año tras año, porque así los hay en nuestro pueblo, han servido de sostén a la estructura de las Hermandades o Cofradías, consecuentemente mas débil y menos cohesionada que las de las Corporaciones a las que me refiero. Esta integración ha repercutido de forma muy positiva, especialmente en el carácter y ambiente religioso que hoy se respira dentro de la convivencia en las Corporaciones, cantándoles a sus titulares y la celebración dentro de los cultos cuaresmales de la “Función General de Regla” que prescriben sus estatutos, donde el hermano por lo menos una vez al año, como es preceptivo y manda nuestra Religión Católica, se le brinda la oportunidad de cumplir con el Sacramento de la Confesión y Comunión. Con ello no hay que echar a un lado los momentos lúdicos que en ocasiones se respira en nuestras Corporaciones porque, ya se ha dicho, en la Semana Santa de nuestro pueblo, además de la representación de la pasión se celebra la Resurrección de Cristo y la Salvación y Redención que El nos anunció. En este contexto y en mi inquietud trasmití a mi Corporación la necesidad de que teníamos que formar parte de una Cofradía o Hermandad de nuestra Semana Santa donde participáramos de penitentes en 69


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

los desfiles procesionales y de las actividades religiosas propias de una Cofradía. Conseguido en consenso de todos los hermanos y capitaneados por el entonces hermano de mi Corporación Manuel Morales que fue uno de los principales impulsores en la Refundación de esta nuestra Cofradía de la Sagrada Cena y Nuestra Señora del Amor; asistimos el hermano José Pérez y el que suscribe al acto de la Refundación, celebrado el día 28 de Junio de 1983 en el Cuartel de las Cien Luces. Desde entonces, en mi condición de Presidente de la Corporación, forme parte como vocal en la Junta de Gobierno de la Cofradía, después vice-cofrade durante los dos mandatos consecutivos del hermano Francisco González Cabello como Cofrade Mayor, sucediendo a éste ostentando el cargo de Cofrade Mayor en el cuatrienio del 1996 al 2000 y ocupando en la actualidad la vocalía de obras. Muchas eran las metas que por aquellos años nos proponíamos y a decir verdad que gracias a todos los que formamos la Cofradía y con la inestimable ayuda de las mujeres y jóvenes, además del tándem Corporación- Cofradía se consiguió, entre otros logros: la construcción de la Capilla de la Sagrada Cena que en la actualidad ocupa el Misterio en el ejercicio 1996-97 en la Parroquia de San José, sede donde canónicamente esta constituida. El día 17 de abril de 1998 el Ilmo. Sr. Director General de Asuntos Religiosos, por delegación del Ministerio de Justicia procede a dotar de personalidad jurídica pública a nuestra Cofradía tras la aprobación de los nuevos Estatutos de la Cofradía conforme al Estatuto Marco. El 25 de Marzo del 2000, se coloco la primera piedra, de lo que es hoy en día nuestra Casa Hermandad, culminándose los trabajos de terminación oficialmente el 18 de Enero del 2008. Indudablemente mucho es el camino andado y logros conseguidos que parecían inalcanzables desde la fundación de la Cofradía hasta la fecha de este XXV Aniversario que celebramos pero, ni que decir tiene que siempre, unas veces al frente ocupando puestos de máxima responsabilidad, otras al lado, codo con codo con la Junta de Gobierno ha estado presente la figura y colectivo de mi Corporación “El Juicio de Salomón” al que tanto tiene que agradecer la Cofradía, su Cofradía. En este apartado significar también a las mujeres que gracias a su tesón y sacrificio desinteresado, colaboran en la confección del bordado del techo de palio, donado por la Corporación, que se estrenara en la salida procesional extraordinaria del treinta y uno de mayo. Durante este periodo una gran cantidad de hermanos del Juicio han sido Hermanos Mayores de alguno de los dos pasos, como son Manuel Morales Solano, Rafael Martín Riquelme, Ramón Serrano García, Manuel Serrano García; Francisco, Miguel y José Castilla Muñoz… hasta quince en total, además de ocupar puestos, básicos en la Junta de Gobierno de Secretario, Tesorero, Cofrade Mayor como el actual José Miguel Sánchez, que tanto ha trabajado en las tareas de terminación de la Casa Hermandad. En este apartado habría que extenderse mucho más, pero dadas las colaboraciones que tendrán que conformar nuestra revista, es imprescindible resumir y abreviar… Desde estas líneas mi agradecimiento a todos ellos por su aportación y actitud siempre positiva y válida facilitando, de esta forma, dirigir los destinos de una gran cofradía que gracias, una vez más a todos, hemos creado. He ahí el por qué del título de ésta mi aportación: “hoy no se entendería corporación del Juicio sin su cofradía; ni cofradía sin la vinculación de nuestra corporación”. ESTE ES EL BINOMIO MANANTERO INSEPARABLE. Con el abrazo fraterno a todos los hermanos de la cofradía nos felicitamos en este nuestro XXV Aniversario… Y por muchos más.

70


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

MI CUATRIENIO COMO COFRADE MAYOR (2.000-2.004) Juan Ortega Chacón Cofrade Mayor2.000-2.004o

En 1982, como dejo reseñado en otro artículo, recayeron sobre mis hombros buena parte de las responsabilidades ilusionantes de la Comisión Gestora de esta “bendita locura” que es nuestra Cofradía. Desde el primer momento dejé claro que declinaba cualquier primacía jerárquica para centrarme en la parcela artística y patrimonial ya que la estimaba fundamental en el momento de su puesta en marcha siendo más útil en creatividad. Asumí, pues, el cargo de Mayordomo -que desbordé en cometidos y contenidos- rodeándome y contactando, sucesivamente, con grandes artistas y acreditados diseñadores: El insigne imaginero Antonio Dubé de Luque; el orfebre Manuel de los Ríos; el taller de bordados Salteras, que dirigía mi gran amigo y mejor cofrade Alfonso Reyes; tallistas excelentes como Francisco Palos; artífices del metal como Fructuoso Sánchez o Juan Morales Cledera, bien de la madera como Juan Velasco; pintores o doradores tan entrañables como Joaquín Borrego o Antonio Carmona… Y, por cerrar de alguna manera, una relación interminable, un artista, tan polifacético como incondicional, en el vestido y exorno floral: Plácido Pérez, al que nuestra Cofradía y todas las de Puente Genil, le deben mucho… Con un larguísimo etcétera, en todos los campos, con los que Dios nos bendijo. Y a la cabeza, casi anónimamente, un ramillete ejemplar -humilde e infatigable- de abnegadas MUJERES COFRADES, aglutinado por mi esposa María Eugenia, que, inasequibles al desaliento, con otros muchos hombres, de venerable edad algunos (José Gálvez, mi padre…) y otros muy jóvenes, formamos un apretado haz que, en acelerado aprendizaje artístico, fue dando sus frutos afianzándse dentro de la propia Cofradía o proyectándose, generosamente, a otras. Es esa la pura realidad. Bajo mi responsabilidad, con el respaldo incondicional de las respectivas Juntas de Gobierno; la ayuda generosísima de devotos mecenas, de unas cuantas familias emblemáticas y el impulso de todos, fuimos reuniendo un rico patrimonio artístico que, con la perspectiva de veinticinco años, es causa de legítimo orgullo al haberse logrado en un intervalo increíblemente corto. Esto demanda una deuda de eterna gratitud al representar un exponente referencial de lo que, unidos, se puede hacer…

71


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Porque fue esta una empresa de dentro y de fuera de Puente Genil. Una misión fascinante que dilató mis conocimientos, ensanchó mis afectos y relaciones con circuitos artísticos y cofrades de toda Andalucía y, a la recíproca, sirvió para que descubrieran las singularidades de nuestra “Mananta” a través de nuestra Cofradía. Fueron diecisiete años, fecundos e inolvidables, en los que me entregué con pasión, dejando perfilado el cargo, la impronta de la Cofradía y materializada una de las mayores ilusiones de mi vida y creo que de muchos pontanos. Después de un primer periodo de asentamiento bajo el timón de Francisco Cabezas -que tan pronto se nos fue para tutelarnos desde el Cielo- vino el largo y fructífero mandato -ocho años- de Francisco González Cabello, con el que la Cofradía desplegó buena parte de sus credenciales, adquiriendo el carisma de cofradía señera en el conjunto de las instituciones semananteras, afianzándose el Lunes Santo como un día integrador e importante en Puente Genil y en toda la comarca. Vino después un corto pero eficacísimo mandato de cuatro años de la mano de José Castilla al que correspondió la ilusionada puesta en marcha de la construcción de la Casa Hermandad que, junto a la Capilla, serían vectores consolidantes de la cofradía. José Castilla ha sido de los hermanos más sacrificados y ejemplares y que, calladamente, más la impulsaron al asumir durante muchos años el cargo de Vicecofrade en una labor oscura y de inevitable desgaste. No quiso -pese a las fuertes presiones que le hicimos- continuar un segundo mandato. Fue entonces cuando los hermanos de la Junta me señalaron a mí que -pese a que me considero más eficaz trabajando en equipo- acepté, como humilde servidor, por cariño a la Hermandad a la que he colocado siempre por encima de cualquier protagonismo o prurito personal, demasiado colmados en otros ámbitos.No tengo por qué ocultar que tengo mucho más de espíritu idealista que de sentido práctico; de poeta que de ejecutivo; de hombre de acción, sentimental, que de posibilista. Y, sobre todo, de soñador. En consecuencia me atraen más los aspectos artísticos, culturales y cultuales, con el correspondiente cultivo de los contactos humanos y apiñamiento de gente que las obligadas realizaciones constructoras. Voy a hacer un balance somero de una gestión de cuatro años, que abandoné por voluntad propia, cerrándome a una prolongación de la misma. En él se consolidaron las obras de la casa y la financiación sobre la primera base de unos recibos pro-obra que hermanas de la Cofradía cobraron visitando a las familias. Esto y generosos donativos de materiales permitieron la realización de obras internas en los cuartos de baño, cocina y salón de los pasos, en los que tuvieron decisiva intervención los hermanos José Parras -motor permanente- , Rafael Baena, Manolo Gil, Montaño y otros muchos que, en su aspecto exterior, tuvieron artístico remate con la colocación en la fachada de los dos preciosos mosaicos con tejeroz de nuestros titulares, de excepcional belleza, realizados en cerámica trianera por el afamado artista Manuel Ruiz, donados por el matrimonio Paco González-Rafi Lucena. En el orden patrimonial se continuó en línea de avance y mantenimiento con el propósito, firmísimo, de la restauración cada año de una de las imágenes del Apostolado. Con el soporte económico del festival “LO NUESTRO”, que se consolidó en vísperas de la Inmaculada como un evento popular de flamenco y copla. Por la acción -tanto artística como organizativa- de nuestro Coro “Virgen del Amor” disfrutamos con las actuaciones, desinteresadas, de jóvenes o consumados artistas, que nos ofrecieron deliciosas veladas propiciando que Pedro García Velasco restaurara las imágenes de San Andrés (2001) y San Pedro (2002). Los licenciados Carlos Herrerías y Pepe Montesinos proseguirían tan importantísima labor con Santiago y San Felipe en 2003 y 2004, respectivamente. Este proceso de revalorización artística del Misterio tuvo su culmen con la ejecución -demorada mucho en el tiempo por ocupación del imaginero y elevado coste- de la talla completa y policromado exhaustivo del cuerpo del Señor, que realizó su autor, Antonio Dubé de Luque -entre Julio y Octubre de 2002elevando el mérito artístico de la Imagen, importe que fue sufragado en su integridad por un matrimonio devoto. Tendría riquísima envoltura por la donación de una túnica -confeccionada en terciopelo carmesí de Lyon y bordada en oro fino en los talleres de Salteras- por el matrimonio González-Lucena, que es la pieza más rica de nuestro ya extenso patrimonio. Para completar la estética y alumbrado del paso de la Santa Cena se realizaron en 2003 los candelabros de talla, laterales, sobre el modelo de los magníficos arbotantes de las esquinas. En el paso de la Virgen, amén 72


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

de pequeños detalles, se colocaron unas pequeñas coronitas, plateadas, en los candelabros de cola para protección del manto. La celebración en la tercera semana de Mayo de las populares CRUCES se consolidó en estos años, siendo la calle Santos punto de encuentro con el referente de nuestra Casa Hermandad con afluencia mayoritaria de público de todas las edades. Obtuvimos varios premios por el arte y exorno derrochado por los priostes Fructuoso del Val y Antonio Flores entre otros y el esmerado servicio de “intendencia” que los hermanos de la barra y hermanas de la cocina brindaron, generando importantes beneficios que fueron revertidos en las obras. En otro orden de cosas se prosiguió en la acción social y en la cultural plasmada en los popularísimos VIAJES y EXCURSIONES, mayores y menores. Especial recuerdo, por su espiritualidad, el efectuado por segunda vez a Fátima; el de Caravaca y “Terra Mítica”; el de tierras castellanas o el inolvidable de Pamplona. Pero el acontecimiento que más huella dejó y del que guardaré imperecedero recuerdo fue el del inmerecido honor que tuve de presidir los actos conmemorativos del XX Aniversario de la fundación, en 2003. A tales efectos constituimos una amplia comisión, muy emprendedora y con presencia activa de mujeres hermanas de la cofradía: Desde el extraordinario cartel con espléndida fotografía del Cristo o la emotiva conferencia de Dubé de Luque y otros actos culturales al emocionante traslado desde San José a la Veracruz, sede primitiva de la Hermandad. El sábado catorce de Junio tuvo lugar la procesión extraordinaria de regreso. El Señor procesionó, entre enorme gentío, en el paso de la Virgen con un exquisito exorno floral eucarístico, llevado por sus costaleros y con la banda de la Victoria de Arahal… Muchas cosas quedaron inconclusas o sólo esbozadas como ideas, sin faltar los inevitables errores. Al término de este mandato reglamentario, algo cansado, incomprendido en ocasiones y hasta cuestionado por algunos sectores más “prácticos”, me negué a ampliarlo entendiendo -con un deber más que cumplido- que se cerraba un ciclo casi biológico, que había empezado -con absoluta entrega y sin descanso- veintidós años atrás, dejando en ello buena parte de mi vida y lo mejor de mi talento, compensado, plenamente, con la materialización ilusionante de un privilegiado sueño… Era más lógico dejar el testigo a nuevas generaciones para que con nuevas perspectivas y renovadas energías alcancen ese “infinito” que nos habíamos propuesto los fundadores, hoy ya casi tristemente desaparecidos. Quedaré siempre incondicional y ferviente a disposición del Cofrade Mayor para cuanto me mande y como el más humilde de los servidores a las plantas benditas del Cristo de la Santa Cena y su Santísima Madre del Amor.

La «Santa Cena» ¡Oh Jesús!, Eres Dios, Cristo Divino, que en aquella Santa Cena final a los Hombres Te viniste a entregar por igual Especies de Pan y Vino! Y al Hombre le enseñabas el Camino de Tú atributo de Ser Inmortal, pues, haciéndote exquisito Manjar, en el Alma ponías Tú Destino. Ven: porque iluminando el caminar del Hombre, aunque parezca enemigo, con el Rayo de Luz de Tú mirar y Tú ofrenda en Cáliz de Vid y Trigo, a Ti, Dios, llegará por venerar Tú real presencia en el Pan y el Vino. Luis Fernando Gómez de Cisneros 73


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

A MI COFRADÍA José Miguel Sánchez Baena Cofrade Mayor

Me dirijo a vosotros con motivo de este nuestro XXV Aniversario y quiero deciros que estoy muy orgulloso de ser vuestro Cofrade Mayor y que desde mi inexperiencia he intentado estar al nivel que nuestra Cofradía y vosotros os merecéis. Los que voluntariamente asumimos puestos de responsabilidad en una Cofradía, hemos de tener claro el carácter transitorio y accidental del mismo y no asumirlo nunca como un patrimonio personal y hereditario. Con esa idea llegué y he sido feliz en el desempeño del cargo. Cuando en 2.004 daba el paso al frente, tenía claro -y así se lo hice saber a los que compartían esta sacra locura- que se tratarían de unos años de trabajo intenso, aunque nos quemásemos en el intento. Ser de la Santa Cena es una cosa seria, exige mucho. Ser miembro de la Junta de Gobierno demanda un comportamiento y una entrega generosa, no hay lugar para la especulación social, la proyección profesional o el lucimiento personal. Los ejes fundamentales sobre los que ha girado la labor de esta junta que he tenido el privilegio de presidir, han sido las imágenes y los hermanos: las dos únicas verdades que residen en el interior de una Cofradía. Hacia los primeros, hemos intentado día a día darles el mejor de los cultos en su capilla, altares o en sus pasos. A los hermanos y hermanas, a los que hemos pretendido llegar mediante la máxima apertura y participación en la vida en la Cofradía, así como acogiendo su visita con el máximo cariño. Y ese es el mayor patrimonio que tiene la Cofradía, su vida interna. Lo que lleva a la fuerte presencia de hermanos en los cultos y actos que se han organizado por amor y devoción a las imágenes. Lo demás… Restauraciones en los pasos, estrenos, casa hermandad… Nada de esto tiene valor si lo anterior no nos hace palpitar. Cuatro años ya. Cuando miras atrás se ve tan cercano y al mismo tiempo tan lejano el día en que lleno de ilusión y gracias al apoyo de los hermanos que con su voto hicieron posible que, desde el puesto de mayor responsabilidad de la Cofradía siguiera trabajando por y para ella. Ahora, cuando se aproxima el momento del 74


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

relevo, es la ocasión de examinar lo acontecido en estos últimos cuatro años, enumerar lo realizado y con la perspectiva que da el tiempo, analizar las decisiones tomadas, arrepintiéndome de algunas, pero reafirmándome en otras. No creo que sea yo quien deba relacionar lo realizado vanagloriándome de algo que, aunque esté orgulloso de que se haya realizado, era mi obligación el que se hiciera. Además opino que habrá cosas que corresponden por completo a la labor de esta Junta de Gobierno, pero también actuaciones realizadas son fruto de los que nos precedieron, incluso hace bastantes años y que han ido germinando para hacerse ahora realidad, de igual modo que nosotros habremos puesto la semilla que con el tiempo se convertirá en nuevos retos para juntas venideras. Debemos tener conciencia de que hay que trabajar por la Cofradía, sin pretender buscar protagonismo de los que, de una u otra forma, estamos al servicio de ella y cuya única preocupación debe ser buscar lo mejor para la Cofradía con la certeza de que habrá momentos en que acertaremos y otros en los que nuestras decisiones pudieran estar equivocadas. En estos momentos de examen quiero dar las gracias a todos los que han hecho posible lo realizado. A quienes en su momento depositaron su confianza en mí y en los hermanos que componen la Junta de Gobierno y nos apoyaron para seguir trabajando por esta Cofradía como debe ser. A quiénes han colaborado más estrechamente conmigo y especialmente a aquellos que en los momentos más difíciles han sido mi apoyo. En fin, a todos los hermanos sin distinción, a los que han ayudado por ayudar y a los que han hecho más difíciles las cosas, porque le han dado más valor a la labor realizada y además confío en que su actuación haya sido porque ellos pensaban que era lo mejor para la Cofradía. Quiero aprovechar estas páginas, para pedir perdón a todos aquellos a los que de una manera u otra haya podido molestar, esperando que a la vez que me lo otorgan, tengan la certeza de que en ningún momento haya sido esa mi intención y menos aún ofender a un hermano. Gracias. Espero que todos trabajemos, independientemente de quien sea elegido como Cofrade Mayor, para conseguir que nuestra Cofradía sea la mejor, no solo en los cultos que realicemos, ni en el Lunes Santo cuando recibimos felicitaciones por la forma de realizar la Estación de Penitencia sino que ante todo Puente Genil, cofrade o no, seamos ejemplo de Hermandad que da testimonio de su fe poniendo en práctica el primer y principal mandamiento: el AMOR a Dios y al prójimo. Permitidme que haga mención especial a nuestros costaleros y capataces que con su sacrificio y amor restando horas de su descanso, su familia y su ocio, ofreciéndose a nuestro Titulares, sin olvidar a los hermanos que por diferentes motivos no han podido caminar junto a ellos y a quienes han dedicado sus levantás y chicotás. El Lunes Santo es el día grande, es el día en que nuestro estado febril-cofrade alcanza su punto máximo y solo nos sentimos bien oyendo los sones de las marchas procesionales, chicotá a chicotá, siguiendo el paso que marca nuestro Cristo de la Cena y acompañados por el que nos marca nuestra Virgen del Amor. Hacéis que nuestra Cofradía sea seria, impulsando un sentimiento común de inquietud y sentir Religioso-Cofrade que se transforma en una auténtica y verdadera estación de Penitencia. A todos gracias por estos cuatro años que me habéis permitido compartir con vosotros, para los cuales no tengo palabras de agradecimiento para expresaros toda mi gratitud hacia mis cuadrillas, los ensayos tan buenos que salieron, lo arropado que me he sentido entre vosotros y sobre todo vuestra generosidad, gracias por compartir en hermandad la fe de llevar a Cristo y María por las calles de Puente Genil con arte. Permítaseme tener un recuerdo especial para los integrantes de mi Corporación del Juicio de Salomón, por su compromiso, persistencia, muestras de cariño y colaboración permanente con la Cofradía. Pertenecer al Juicio de Salomón es para mi un orgullo, a mi Corporación siempre la he entendido como uno de los grandes acontecimientos de mi vida. En esta gran Corporación he aprendido no pocas y provechosas lecciones sobre la convivencia en hermandad, ha sido un aprendizaje constante que empezó en los años de juventud y continua hoy día. En ella he aprendido una forma especial de sentir, consiguiendo que la devoción a mi Corporación sea por encima de todo, algo íntimo y profundo convirtiéndose en el centro sobre el que gira una parte importante de mi existencia. 75


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

El Juicio de Salomón ha tenido el privilegio de que en estos veinticinco años trece de sus hermanos hayan sido Hermanos Mayores de la Cofradía; dos de sus hermanos Cofrades Mayores y otros hermanos desempeñando cargos de primera línea como Vicecofrade, Diputado Mayor, Capataz, Secretario o Tesorero de la Cofradía; así como innumerables vocalías. Por último, un recuerdo muy especial para todos mis hermanos que ya no están a nuestro lado pero que, con toda seguridad, se encuentran junto a Jesús en un lugar privilegiado siguiendo nuestros pasos y velando por nosotros. El final obligado de estas letras es para volcar todo mi cariño y agradecimiento a todos los miembros que componen la Junta de Gobierno, auténticos pilares de esta Cofradía en todos estos años. Sí, va por vosotros, porque cuando os pedí ayuda a cambio recibí un respaldo, un esfuerzo, una entrega y un desvelo que tardaré toda mi vida en agradecer. Sois grandes y por eso esta Cofradía es grande. Por vosotros. Por estar ahí cada día y cada hora, con un estilo impecable, gracias amigos. Estoy en deuda con vosotros. Gracias especialmente a mi familia por quitarles parte del precioso tiempo para este proyecto y en especial a mi mujer. Genil.

Gracias en general a todos cuántos muestran interés por esta Cofradía de nuestro pueblo, Puente

Creo que ha llegado el fin de una etapa y ahí quedará un imborrable recuerdo. Por eso, gracias y adelante, la unidad entre nosotros es fundamental en este tiempo que nos concede el Señor y le pido a la Virgen del Amor que nos ilumine para que, aunque pensemos distinto y eso es bueno, sepamos siempre respetarnos y querernos. Gracias por todo.

Tengo una pena de Amor

(A mi Corporación El Juicio de Salomón, muy especialmente a José Castilla Muñoz, que este año es Hermano Mayor de la Sagrada Cena.)

Tengo una pena de amor, la sufro a mi manera, quiero ser "HERMANO MAYOR” Lo seré cuando "DIOS" quiera.

Dos altares que se mueven, el corazón acelera, la garganta que no puede, el pecho queda de piedra.

Es locura que deseo, mi más ferviente anhelo, por ello vivo y muero hasta poder conseguirlo.

En aquella oscuridad dos luceros resplandecen, veo mis "PASOS" de la bondad, sus costaleros los mecen.

¿Cuando Jesús y María, me lo vais a conceder.? Os lo suplico día a día postrado a vuestros pies.

Al contemplar al señor su mirada me decía, has conseguido por amor ser lo que tu querías.

Antes de "SEMANA SANTA" tuve sueño en lejanía. que contarlo me encanta y embarga de alegría.

Despierto grité: !Alegría¡, aunque en un sueño pasó, "HERMANO MAYOR" fui un día de la "CENA Y DEL AMOR"

Oscuro, luces de ceras, campanas, música, gentío, nardos, rosas, azucenas, emociones… El pueblo mío

Manuel Serrano 1.990

76


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

PUENTE GENIL POR LA SANTA CENA -SÍNTESIS TEOLÓGICAJosé Cabello Cañete Revista Semana Santa 1.984

Entre el policromado parnaso de imágenes y figuras que constituye la Semana Santa pontana, faltaba algo, que por su importancia escriturística y teológica encarna y significa la esperanza y aspiración espiritual del pueblo hebreo con prefiguraciones veterotestamentarias y que constituye a la vez el epicentro del evangelio, el indeleble tatuaje de la fe neotestamentaria, la esencia espiritual del Cuerpo Místico y la confraternidad y el amor de Cristo con su Iglesia, tanto en el sacerdocio común, como en el sacerdocio ministerial; «Yo soy la vid y vosotros los sarmientos» todos somos parte de un solo cuerpo, con la misma savia. Meditando los conceptos anteriores, deduciremos que vamos a ocuparnos de la Eucaristía que nos unifica corporal y espiritualmente a todos los cristianos y como dijo el Maestro: «Quien come de mi carne y bebe de mi sangre, en mi mora y Yo en él». En la antigua ley, la Eucaristía se predice figurativa y simbólicamente en el Maná, en las codornices del éxodo, en el agua de la peña de Hored, en la oblación de Melquisedee, en los sacrificios, en los panes de la propiciación y entre otros muchos en el cordero pascual. La Eucaristía sitúa al creyente con Cristo, Sumo Sacerdote, siempre vivo y en estado de victima, en el sacrificio de la Cruz. En referencia a las consideraciones iniciales de este trabajo, debemos de exponer que allá por el siglo XVI existía en nuestra ciudad pontana la Hermandad de la Santa Cena instituida canónicamente en la capilla de la Vera-Cruz y que avatares del destino histórico de nuestro pais hicieron desaparecer con el consiguiente sacrilegio, las imágenes titulares, atributos y enseres. Asi quedó nuestra singular «mananta» histórica y viva, con la falta del epicentro teológico de su gran auto sacramental, que desfila con líricos acordes de fervor, por sus amplias avenidas y por el místico engranaje de sus calles estrechas y evocadoras doseladas por el palio de luz y oro de las noches abrileñas, que recogen los cánticos penitenciales y líricos acentos de todo un pueblo, que se constituye como autor y actor del misterioso drama del Calvario. Hoy renace esta Cofradía, con el trabajo inteligente y la entrega de un grupo de pontanenses y la colaboración de todos, con slogan de ¡Puente-Genil por la Santa Cena! Esta Cofradía, representa una trilogía de los divinos misterios que encarnan tres piezas fundamentales de la doctrina de Jesús y de su Iglesia: La institución del Sacramento y del Orden sacerdotal, el Lavatorio de los pies y el Mandamiento Nuevo, lo que vamos a describir procurando sintetizar y la posible claridad en la expresión. Ha llegado en Israel el dia de la Pascua que conmemora la celebración bíblica del pueblocon la liberación del yugo egipcio y la salida hacia la tierra prometida. Todas las familias, se disponen con el aleluya del triunfo histórico, a celebrar el acontecimiento. Jesús y sus Apóstoles que venían procedentes de Betania, al doblar las alturas del Monte Olívete, se presentan ante ellos el singular espectáculo de las tiendas de campaña, que proliferan ante el adorno de las enramadas, que lucen sus mejores galas para ornamentar a la fiesta nocturna; sale el humo de los hornillos, que deriva hacia el cielo como acción de gracias a Yahavé, producido por el asado de los corderos, que suponen la victima propiciatoria que se ha de inmolar en la cena. Un suave murmullo de oraciones, aleluyas y gritos rasgan el viento desde el fondo del valle hacia las alturas. Jesús camina con ferviente anhelo de celebrar la Pascua; Ve en lotananza el huerto de Getsemani, la torre Antonia, los palacios de Caifás y Anás, el de Herodes, la calle de la Amargura y el Calvario. Al llegar al Cenáculo, se disponen para celebrar la Cena Pascual. Jesús se prepara para el Lavatorio de los pies y aunque algunos autores opinan que fue el final de la Cena, vamos a describirlo en primer lugar dejando para luego la. Institución Eucaristica y el Mandamiento Nuevo. Finalizado el lavatorio, dice Jesús a sus apóstoles entre otros preceptos: «Os he dado ejemplo, para que como yo hago con vosotros, asi lo hagáis vosotros también, porque si lo hacéis, seréis bienaventurados». Acto 77


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

sublime de humildad en la que Cristo Autor y actor, nos enseña la igualdad de todos los hombres: del señor y del siervo, del rico y el pobre, del universalismo étnico y racial y sobre todo, aquello del que se «humilla será ensalzado y el que se ensalza, será humillado». Tomen buena nota de estas conclusiones, los vanidosos, los mayestáticos, los poderosos, los seudocristianos que porque practican el culto personal, singular y para ellos solos, se creen mejores que los demás; los que en el templo se ponen más cerca del altar como en la parábola del Fariseo, los «sepulcros blanqueados» que a veces son la «raza de víboras» de sus hermanos y se olvidan que la Iglesia es Pueblo de Dios... Jesucristo, ya terminada la Cena legal, cogió el pan, lo bendijo y partiéndolo, lo dio a comer a todos sus apóstoles diciendo: «Tomad y comed todos de El porque éste es mi cuerpo» y seguidamente bendijo el Cáliz con vino diciéndoles: «Tomad y bebed, porque ésta es mi sangre; la sangre del Nuevo Testamento, la que por vosotros y por muchos será derramada, para la remisión de los pecados» «Haced esto en memoria de mí». Asi fue instituido el Sacramento de la Eucaristía con lo cual la sustancia de pan y vino se convierten real y verdaderamente, en el Cuerpo y la Sangre del Señor. La comunión bajo la especie de pan, fruto de la tierra, significa el conocimiento de los misterios de la vida telúrica, la posesión fraterna de los bienes de la tierra y la perfecta unión con los hermanos. En otro grado, el vino que también es fruto de la tierra y del trabajo del hombre, es la sangre espiritual de los bienes celestes, la participación de los misterios espirituales del hombre con la ciencia divina; ambos son la fuerza de Cristo y de su sacrificio; la cadena del amor invisible pero infrangible entre El y los suyos. En cuanto a la presencia real, se han producido varios errores: Berengario, que en el siglo XI negaba la transustanciación, Escoto, Himenarío Reins, que afirmaba que en el sacramento sólo existía la memoria de la carne y la sangre del Señor. Lutero, que negaba la transustanciación. Zwinelio, que consideraba la Eucaristía como símbolo para exaltar la fe. Calvino, que afirmaba que la presencia real, era solo simbolo de Fe. El evangelista Juan, en el cap. 6 dice que Jesús, «es el pan de Vida» y el pan eucarístico. Pablo, en su carta a los corintios afirma que el que participa, come verdaderamente, el Cuerpo y la Sangre del Señor. Por esto la misa es una celebración COMUNITARIA de la familia cristiana. Si consideramos la Eucaristía a la luz del Concilio Vaticano II en el número 7 de la Constitución Lumen Gentium y bajo el título «Cuerpo místico de Cristo», dice literalmente: «En ese cuerpo, la vida de Cristo, se comunica a los creyentes, quienes están unidos a Cristo paciente y glorioso por los sacramentos de un amor arcano, pero real». -Y deduce porque el Pan es uno, somos muchos un solo cuerpo, pues todos participamos de ese mismo Pan. Así nosotros, nos convertimos en miembros de un mismo cuerpo y cada uno, es miembro del otro. Según la Encíclica «Mysterium Fidei» de Pablo VI y el Credo del Pueblo de Dios, Cristo sacramentado es alimento no individual sino de unión en toda la Iglesia y Dios, como dice San Pablo, entregó a Cristo por todos nosotros (Rom. 8, 32). La transustanciación consiste como dijo el C. de Trento en la conversión del pan y el vino en el Cuerpo y Sangre de Cristo, que cambia la sustancia, pero persisten los accidentes de olor, color y sabor no demostrables por la ciencia, pero sí, por métodos ontológicos. En la Encíclica «Mysterium Fidei» de Pablo VI aparecen los términos de transignificación y transfinalización porque Cristo está en toda la Iglesia en cuanto a signo de una cosa sagrada con significado de unidad y cuerpo y en cuanto a fin, con una realidad que llamamos ontológica y en razón de comida, en cuanto a su presencia viva y santificante. La doctrina de la Iglesia confirma la transustanciación en la profesión dirigida a los waldenses en el Concilio IV de Letrán, en la profesión de fe dirigida a Miguel Paleólogo, en el Concilio de Lyon y en la definición dogmática de Trento y confirma que en la misa se ofrece a Dios un verdadero y propio sacrificio semejante al de Melquisedec que ofreció pan y vino en su calidad de sacerdote del Dios Altísimo (Gen. 4. 18 y 20). En el discurso escatológico de Jesús después de la Cena, les ofrece a sus discípulos y a todos nosotros el Mandamiento Nuevo que pudiéramos llamarle el «alcaloide» de la caridad, la esencia y naturaleza de la «paz» humana y que sublimiza a la vez, todo el Decálogo de la ley Mosaica: «Que os améis los unos a los otros como Yo os he amado». Los tres misterios que hemos considerado en este breve trabajo, encarnan la más importante y sustantiva dimensión social porque el hombre no ha resuelto el problema de la «soledad»; la civilización se dirige a la masa y es que allí donde existe un solo hombre, existe ansia de autocomunicación profunda, de mirarse hacia adentro, de conciencia de amor, que debe inexorablemente de proyectarse hacia la Comunidad.

78


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

LA VIRGEN DEL AMOR ACOMPAÑARÁ ESTE AÑO A LA SAGRADA CENA. Juan Ortega Chacón Revista Semana Santa 1.985

La fecha del pasado Lunes Santo, dieciséis de Abril de 1984, quedará marcada en los anales de nuestra fecunda historia semanantera, como el dia en que volvió a nuestras calles, con esplendor y majestuosidad, el desaparecido paso de la Santa Cena, que tan querido y anhelado era por todos los pontanenses. Después del brillante desfile, después de ser aclamado en su largo recorrido por las calles de nuestro pueblo, quedó abierto el deseo, tanto en la Cofradía como en todo el Puente-Genil manantero, de que fuera pronto acompañado por el clásico paso de Virgen, con el que se cierran todos nuestros desfiles. Porque no se concibe en este pueblo nuestro que tanto quiere a la Virgen, en esta Andalucía nuestra tan mariana, una procesión de Cristo en sus Misterios de Pasión, que no vaya acompañado de su Bendita Madre. Por ello, nada más terminada la Semana Santa, la Cofradía puso manos a la obra y, tras la ratificación por el Cabildo General de Mayo, le fue encargada al genial imaginero sevillano D. Antonio Dubé de Luque, la ejecución de la Imagen de la Virgen, bajo la advocación excelsa del Amor. Si este gran artista derrocho inspiración al esculpir la imagen del Cristo de la Sagrada Cena, la ejecución de la Virgen del Amor, supone un dechado de perfecciones, de sensibilidad, exquisitez y divina inspiración. No se puede ser imaginero, no se puede representar a Cristo y a María, sólo con las dotes humanas. Hace falta ser creyente, ser cristiano, ser devoto y ser cofrade ejemplar como Antonio Dube, para podcr expresar con la gubia y la policromía, el milagro, humano y divino, de acercarnos el rostro soberano de María con toda su belleza y esplendor.

79


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

«¿A donde te encontraste con María...?» -le preguntó un Cofrade de Córdoba, presente en el acto de bendición de la Virgen-. ¿Donde, Antonio; -te repito yo- hablaste con Jesús y con su Madre para representarlos asi ante nuestros ojos; para mover nuestra oración, nuestra confianza, nuestra lágrima o nuestra alegría...? El domingo once de Noviembre, en la Parroquia de San José, y en ceremonia concelebrada fue bendecida por el Obispo de Córdoba, MONSEÑOR INFANTES FLORIDO, que tanto ha estimulado a nuestra Cofradía con su inestimable presencia, profunda palabra y paternales bendiciones. Al término de la ceremonia religiosa se celebró un entrañable almuerzo de hermandad en el Cuartel del Imperio Romano al que asistieron gran número de hermanos, representaciones de Cofradías de Sevilla, Córdoba y Málaga y que contó con el calor «manantero» del grupo joven de música y de los extraordinarios saeteros Frasquito y Antonio Gutiérrez. La imagen de la Virgen es bellísima. Cautivan su dulce y aniñada candidez donde tan solo, tímidamente aún -como presintiendo las amarguras de la Pasión- se asoman una lágrimas casi rientes, que resbalan sobre el nácar rosado de las mejillas. Y esa mirada -pontana y andaluza- que clava en el Cielo como un místico interrogante. Joya del arte escultórico, que viene a enriquecer, en suma, nuestro patrimonio artístico y religioso. Son muchas las manos, que han intervenido en la puesta a punto del paso. Mucho el sacrificio económico de los hermanos. Los donativos anónimos, los trabajos y desvelos sin nombre, que irán asidos, invisibles, en el esplendor de su trono. DUBE DE LUQUE, no sólo ha sido el autor de la valiosa Imagen, sino que ha realizado el diseño y dibujos completos del paso, bordados de la saya, trazado del originalisimo palio, que aunque no se presentará terminado, es 80


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

de peculiar gusto y estilo. La diadema imperial de la Virgen es una valiosa obra de orfebrería, en ella se engastan las cabezas en plata de los doce Apóstoles. Ha sido ejecutada por el orfebre sevillano Manuel de los Ríos, en cuyos talleres de Orfebrería Andaluza han sido cincelados los airosos y ricos varales del palio, que han sido costeados por diversos hermanos y dos Corporaciones allegadas a la Cofradía. En este mismo taller han sido realizadas la canastilla y respiradero plateado -aún también incompleto- del paso, asi como las originalisimas jarras repujadas que inundarán de blancas flores el trono de la Señora. La confección del techo del palio, manto y vestidos de la Virgen han sido realizados en el taller de las Hermanas Plaza de la ciudad hispalense. El suntuoso bordado de las bambalinas del palio, asi como la saya, cínturón y toca, han sido ejecutados, con categoría y extraordinaria finura artística, en los talleres de bordado de la Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad del bonito pueblo sevillano de Salteras, que dirige el artista-cofrade Alfonso Reyes. La peana ha sido dorada por el genial decorador pontanes Joaquín Borrego, y en los talleres artesanales de Muñoz Cruces, los metales del estandarte. Y por encima de todo esto el trabajo anónimo y desinteresado de muchos, la gran ilusión -el sueño que se hará realidad; Dios mediante la tarde del Lunes Santo- de todos los hermanos de la Cofradía, que se podría simbolizar en las mujeres cofrades, que han puesto muchas horas, la labor primorosa de sus manos en .ilusionadas vigilias, para que ELLA vaya todavía más guapa. Vestida de blanco. Como la novia radiante de fervores de todo Puente-Genil; saldrá excelsa, Señora y Soberana, el próximo Lunes Santo, repartiendo AMOR a raudales desde el jardín abierto de su hermoso trono, cubierta de leve palio transparente para que iodos la vean. Donde el sol de la tarde se recree con esplendores de oro y la plata de luna de la madrugada la acaricie.

¡Madre del Amor; bendice a Puente-Genil y lleva con tu blancura y tu dolor tierno, consuelo, progreso y hermandad a todo nuestro pueblo!

81


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

MARÍA SANTÍSIMA DEL AMOR. Francisco Luque Estrada Revista Semana Santa 1.985

La naciente Cofradía Sacramental de la Santa Cena de Jesús y Nuestra Señora del Amor, en el tiempo record de un poco más de un año, va a culminar sus «mananteros y pontanesisimos proyectos» con la incorporación este año a su ferviente procesión del majestuoso Paso de Maria Santísima del Amor. Nuevamente, el Excmo. y Rvdmo- Sr. Obispo de la Diócesis, José Antonio Infantes Florido, se dignó aceptar la amable invitación, como lo hizo (ambién con la Sania Cena varios meses antes y presidió la Solemne Función y Bendición de la valiosa Imagen, la inolvidable mañana del Domingo 11 de Noviembre de 1984. Fue un acto emotivo, ya que desde dicho momento ia Semana Santa de Puente-Ge-nil maríana por Excelencia, toda vez que en los corazones de los hijos de esta tierra late el sentir desde tiempo inmemorial por su bendita Patrona la Purísima Concepción, venera en sus calles con los vítores más sublimes a la Reina de los Mártires, y desde ahora cuenta también con !a Sagrada Advocación del Amor, que servirá como dulce bálsamos a las afligidas vírgenes de Pasión en su dolor promovido por el fatídico Drama del Calvario. No sería justo, al hablar de esta Cofradía, a cuyo engrandecimiento colaboró !a Agrupación de Cofradías, Hermandades, Corporaciones bíblicas e Imperio Romano, y en resumen todo el pueblo pontanas, dejar de omitir para constancia histórica los nombres de los componentes de su Junta de Gobierno, que impulsados por suprema ilusión cofradiera, llevan reuniéndose más de ochenta jueves consecutivos, «llueva o ventee», «haga más o menos frio», tabajando con los grandes deseos de cumplir tan admirable empresa. Francisco Cabezas Cáceres, Francisco Luque Estrada, Rafael Quero Medina; Juan Ortega Chacón, Manuel Morales Solano, José Labrador López, Antonio Moreno Torres, Antonio Mora Expósito, José Pérez García, José Castilla Muñoz, José Gálvez Fernández, Fructuoso Sánchez Torres, Juan Morales Cledera, Antonio Guevara Jiménez, Antonio Illanes Hurtado, Francisco González Cabello, Juan Perales Torres, Carlos Arteaga Juárez, José Cejas Lozano, Manuel Pérez Bascón, Juan Velasco Solano, José Antonio Prieto González, Manuel Pérez Bascón, Antonio Morón Aguilar, y Luis Fernando Luque Aguilar. Se había hablado mucho del nombre que llevaría la nueva Virgen, recordándose él de la Paz, y el Subterráneo, que comprenden las sagradas advocaciones de las Cofradías de la Santa Cena de Málaga y Sevilla, pero por poderosa razón, se optó por la Virtud del Amor, dardo que hiere el corazón. Y así pues, con esos profundos sentires, se ha sembrado un afecto de grandeza y hermandad en este centro geográfico de Andalucía, donde se abrazan hermanadamente sentándose en una misma mesa lo mismo que hizo Cristo con su Apostolado, la ..Cofradía de la Santa Cena de Sevilla, Hermandades Fusionadas de Málaga, Santísimo Cristo de la Vera Cruz y María Santísima de la Soledad, y María Magdalena de la población sevillana de Salteras, y Cristo de la Expiración de Córdoba, que además, se afanan por corresponder con sus «presentes» como recuerdos de la más íntima confraternidad. Igualmente, nuestro querido hermano y mejor imaginero sevillano, Antonio Dubé de Luque, nos ha dejado una maravillosa joya artística. La Imagen de la Virgen del Amor, que eleva los ojos al Cielo en demanda clemente, y como «Novia» de la Semana Santa Pontana, sus lágrimas se convierten en sonrisas. El próximo lunes Santo, se abrirán de par en par las puertas de la parroquia de San José, y tras el admirado Paso de la Santa Cena del Señor, seguirá el flamante estandarte elogiable obra de la hermana Aurora Salamanca Hidalgo, que alumbrará en unión de ese ramillete de piadosas camareras vestidas con la peineta y mantilla española como devoto honor a la Madre de Dios. Al mismo tiempo, quisiéramos mencionar los nombres de las mismas; por el interés y el trabajo que realizan dentro de esta Cofradía, y son a saber: Dolores Vázquez Hidalgo, María del Carmen Estrada Porcel, María Eugenia Cruz Gamero, Enriqueta Fernández Huete, Josefa Hervías Gallardo, Antonia Pedraza Sánchez, Antonia 82


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Espejo Cabezas, Antonia de la Torre Cuesta, Angustias Gálvez Campos y María Celi Luque García. Después, cirios blancos, purezas albas, plegarias de cera, y claveles que aroman el Cuerpo de la bendita Dama, que se ha hecho luz de Amor, y en el artístico trono con sus doce varales de plata, cincelada y repujada, destacará su palio de malla calada primorosamente realizado por las distinguidas hermanas Plaza de Sevilla, y las encantadoras bambalinas bordadas magistralmente por nuestros hermanos de Salteras. El trono, estará cuajado de ánforas y candelabros y claveles blancos semejando un precioso jardín, y la valiosa Imagen, vestida de blanco, llevará en su pecho un broche de oro con la Efigie del Divino Nazareno, como también un relicario de plata obsequio al igual que la Escultura, varales, ánforas, y manto, de fervorosos hermanos de la Cofradía. En la tarde del primer día de la Semana Mayor, serán soltadas un bandurriyo de palomas blancas, las cuales llevarán a las Alturas un tierno Mensaje de incesante Fe pontana, volviendo a posarse en el Manto de la Virgen Soberana, como refugio amoroso que derramará a caudales efluvios celestiales abriendo universos de Amor, mientras que nuestros músicos entonarán el típico Miserere y Mater Dolorosa (que Dios quiera que no se pierdan nunca), y suene el canto de la Saeta, plegaria, rezo y caudal de devoción y religiosidad popular: Caminarás tras del Señor antes de empezar a sufrir consolando tu dolor te aclama Puente-Genil Virgen Santa del Amor.

Doble ruego Al Señor de la Santa Cena y la Virgen del Amor desde Málaga. Yo quisiera Señor de Eucaristía que a Madre del Amor llevas consigo, hicieres que el fervor tengo contigo también aquí contara en mi alegría. Mas, yo no sé por qué es que tal fe, fría se torna cuando un año no consigo ir a Vos, y aun llevarme algún amigo, por tus gracias y de la Gran María, Y no es que acá nos seas diferente, que igual virtud te aprecia el malagueño; es que echo a ver a Hermanos de La Puente: su voz, su ardor y su hálito de ensueño... ¡Perdona este ¿capricho?, mi Señor, e igual te ruego VIRGEN DEL AMOR!. J. Márquez Cabello, 1.988

Saetas a la Virgen del Amor ¡Hermanitos costaleros elevarla con primor porque es la de más salero que en La Puente puso Dios y Madre del Mundo entero!... Madre mía del Amor Tú que tanta gracia tienes: mándale la bendición a todo el que te retiene un algo de obligación. J. Márquez Cabello, 1.989

83


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Y EL PUEBLO DIJO SÍ. Juan Ortega Chacón Revista Semana Santa 1.986

Al capataz y a toda la cuadrilla de costaleros de la Virgen de! Amor. El Lunes Santo del pasado año marcará un hito en la semanantera historia de . Puente-Genil, no sólo por ser la primera salida procesional de la Virgen del Amor, sino porque un grupo de HERMANOS -de una Cofradía de Moguer con la que nos unen fraternales lazos y algunos de ia nuestra- llevaron desinteresadamente sobre sus espaldas, con entusiasmo, con devoción, con fe... y con arte a raudales, su hermoso paso, resaltando asi, aún más, su cautivadora belleza. Eran poco más de las siete de la tarde cuando inició su desfile la Cofradía. Se abrieron las altas puertas de la Parroquia de San José y la Cruz de Guia y faroles, encabezaron las largas filas de blancos nazarenos que preceden al majestuoso e impresionante paso de la Sagrada Cena. Todo es admiración y respeto ante la memorable escena. La imagen de Jesús es conmovedora. En la dulzura de su gesto, se funden la Divinidad sublime, la hermosura soberana del Hijo de Dios y una humana y varonil perfección de lineas clásicas. ¡Cuanta ternura encierra en su mirada y la mayestátlca humildad de sus manos que bendicen y dialogan con sus Apóstoles!. Y la armónica -y heterogénea al mismo tiempo- composición del Apostolado. Aquella colosal docena de pescadores y hombres rudos que hoy se nos representan en humano coloquio con Cristo, en el momento trascendental de la Institución de la Eucaristía. Hasta el gesto fiero de Judas, que aparece encarado con el Maestro al filo de consumar su traición, se dulcifica, por mor del arte y la dulce entrega del Señor. Todo en el paso resulta llamativo: El corderillo pascual, blanco, con su lacito rojo aparece en la mesa, donde los artísticos panecillos y los pomposos fruteros hacen gala; ponen la nota de color en la magnificencia esplendorosa de la representación. Las notas del Miserere y una suelta de azuladas palomas recibió al paso de Misterio. Una ingente multitud ocupaba la Plaza y abarrotaba, ya impaciente, esperando a la Cofradía por las amplias avenidas de la Matallana. Pero había una expectación inusitada, un silencio bullidor e impaciente, que ansiaba con intensa emoción la salida de la Virgen del Amor. Dentro del Templo el capataz habla llamado a sus hombres para ver si estaban en sus puestos. Sonaron dos golpes del llamador que se agrandaron con ecos solemnes por las naves de la iglesia, policromadas caprichosamente, por el contraluz alto de las vidrieras, donde se apagaban los últimos fulgores de la tarde... ¡¡A ésta es...!!. Silencio impresionante... Y al tercer golpe, acompañado del popular grito...¡¡Al Cielo con Ella!!... se produjo el milagro: Aquel palio suntuoso, aquel manto blanco de novia, aquellas bambalinas de seda y oro, aquellas velas en llamas, aquellas flores primorosas -puestas con mimo y con arte sin igual- que inundaban el paso en aclamación a la Señora... ¡Todo!. ¡¡Todo...!!. Tomó vida, cobró mágico movimiento, se puso a andar... Yo la ví a Ella, a la Virgen, que como celestial paloma se echaba a andar y que las dulces lagrimillas de su cara se evaporaron y fueron las nuestras, las de los nazarenos y los que asistíamos al impresionante momento, las que nos brotaron libres y la emoción inolvidable que nos atenazó la garganta... Y Ella echó a andar... Repicaban gloriosamente las campanas y la vimos en la puerta aclamada. Una lluvia de pétalos la saludó. Volaron en libertad, a sus pies, unas palomas blancas y hubo una, que se metió entre el palio, que se enredó en las flores, que revoloteó gloriosa en su homenaje, acariciando con sus alas impolutas la cera y la flor... ¿Qué pasó después?. Nadie sabría explicarlo. El pueblo se volvió loco y todos arrastrados, imantados, la fueron siguiendo. Vimos llorar a los venerables ancianos y dulces monjitas del Asilo, cuando los hermanos costaleros se la mecieron y acercaron en su homenaje. 84


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Todo el pueblo la seguía con su sólo nombre en los labios. Las saetas brotaron en los balcones como espontáneos florones de enervante primavera. Por calles y por plazas la aclamaron sin cesar. En Santa Catalina fue delirante. La calle de la Plaza era un fervoroso mar. Fue emocionante su caminar solemne por su estrecha andadura, donde no cabía un alfiler. A todos se nos habían parado los relojes en aquella tarde-noche-madrugada de sublime añoranza. Apoteósica resultó la subida por la Cuesta Baena. Era tal la multitud, que prácticamente le cerraba el paso entre la emoción y los aplausos. Frente a la opinión detracto-ra de algunos escépticos, los hermanos costaleros la subieron de un solo "tirón" entre el alborozo de todos. Demostraron que el espíritu pone alas y vence los mayores obstáculos y que cuando las cosas se hacen con entrega, con fe" y con corazón, no hay dificultades que se resistan... Pese a ser ya muy avanzada la madrugada las calles estaban abarrotadas de un público enfervorizado que aclamaba a la Virgen en cada "levanta". Nadie, absolutamente nadie, mostraba cansancio ni un ápice de prisa. Las horas se habían eternizado. El encierro -entre la apoteosis final de saetas y de cantos- fue brillantísimo, cuando ya andaban bien pasadas las tres de la mañana. Las reverencias y últimas mecidas de los pasos dejaron estremecidos y entusiasmados a todos los pontanenses. Aquella fue una jornada imborrable que todos mantendremos en el recuerdo... Aquellos hermanos costaleros de Moguer, quedarán para siempre unidos a nuestra Cofradía, como mudos y ejemplares protagonistas de una remembranza irrepetible. Pasada Semana Santa, sobre el grupo primitivo de hermanos costaleros, entre Abril y Mayo, estaba formada una cuadrilla amplia, que eligiendo como capataz al hermano Alfonso Morales estaba ya dispuesta e impaciente por empezar a «trabajar» cuanto antes. Inmediatamente que pasó la Feria de Agosto empezaron los ensayos semanales. Todos los viernes por la noche, desde entonces hasta ahora, con frío y con calor, con fiestas y sin ellas, en algunas calles de Puente Genil se han oído unas pisadas acompasadas, unos golpes del llamador y unas voces de mando: Eran los costaleros de la Virgen del Amor, que ajenos al tiempo, a las juveniles diversiones o a determinadas opiniones, con fe y con corazón, preparan y sueñan en el Lunes Santo que llevarán, sobre sus cuerpos, la carga más dulce que puede llevarse: la de María Santísima. Más de sesenta hombres, más de sesenta jóvenes integran la cuadrilla. La juventud de Puente Genil ha dado otra vez ejemplo de manantería, abnegación y entrega. No han dudado un momento en dar este paso con tesón incomparable y fe profunda. Sus vivencias plenamente cofradieras no se limitan a lo que comúnmente se denomina «sacar el paso». Son hermanos de pleno derecho de la Cofradía y hermanos ejemplares. Asisten a todos los cultos, fervientes católicos, frecuentan Sacramentos y participan en todas las tareas y actividades como lo demostraron recientemente en el reparto de cajas a familias necesitadas que emprendió la Cofradía la pasada Navidad. ¡Ojala que sean fecunda semilla para nuestra Mananta!. El paso de la Virgen se seguirá completando este año. Poco a poco, con la ayuda de todos se continuará ejecutando el proyecto completo. Y asi esta Semana Santa, se estrenará parte del respiradero con preciosas pilastras repujadas en los laterales y frontal del paso con motivos eucarísticos, alegóricos a la Cofradía. Así mismo se completará el juego de jarras y otros diversos enseres y ornamentaciones entre las que destacan los preciosos candelabros de cola, regalo de su Hermano Mayor, en el presente año, Antonio Baena Jiménez. Todo está casi a punto. El capataz manda y perfecciona los movimientos de sus hombres; se marcan y afinan los compases de las marchas. Durante estas últimas noches, en nuestras calles, que gritan ya la primavera, se verán estremecidas por las rítmicas pisadas y el esfuerzo infatigable de este grupo de HERMANOS COSTALEROS que ya sueñan y anhelan que la DULCE CARGA sea puesta sobre sus hombros y suene el golpe del llamador; el grito enérgico del capataz. No para su protagonismo -que es la disciplina y el oscuro silencio la mayor virtud del costalerosino para pasear triunfante por las calles de la Puente a la Reina de los Cielos y que esos aplausos y esos vítores sean la plegaria colectiva del Pueblo a María y su Gracia el premio supremo a su trabajo y esfuerzo. El pasado año, el Lunes Santo, quedará prendido en el recuerdo y la emoción. Frente a ciertos retrógados e inmovilistas, presuntos «puristas», que presumen de «castizos» y supuestos guardianes de añejas tradiciones, el Pueblo -que sólo sabe sentir- dijo SI con fervor y piropos a la Virgen y con el más rendido aplauso a los que, humildes, ocultos y sudorosos, desde el ángulo estrecho de una trabajadera, levantaban, a golpes de corazón, a Maria Santísima del AMOR.

85


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

¡A ÉSTA ES! COSTALERO Alfonso J. Morales García Revista Semana Santa 1.987

A la cuadrilla de Hermanos costaleros de la Virgen de! Amor. El 16 de Abril de 1984 se veían cumplidos los sueños de muchos mananteros cuando era procesionado el majestuoso conjunto escultórico que representa La Sagrada Cena de Jesús -después de medio siglo de ausencia- lo cual supuso un enriquecimiento importantísimo para nuestro patrimonio cultural y espiritual, en el que todos los ponta-nos sin excepción se volcaron con generosidad y entusiasmo. El Lunes Santo de 1985 brilló con un resplandor muy especial, pues se sumaba a esta procesión la bellísima imagen de la Virgen del Amor, llevada a hombros de hermanos costaleros de Moguer y Puente-Genil, lo cual causó un fuerte impacto al pueblo en general. El año pasado esta cofradía contaba ya con su propia cuadrilla de costaleros. Gracias a Dios contamos este año, por segunda vez consecutiva, con una cuadrilla de hermanos costaleros en su totalidad de Puente Genil, lo cual causa gran admiracióny orgullo a gran cantidad de hermanos de nuestro pueblo: aunque tampoco faltan aquellos que aún no quieren aceptar el arte de ser costalero como otra de las muchas costumbres de nuestro querido pueblo, aunque ésta última se de creación reciente lo que despierta cierta inquietud entre los que se autodenominan puristas, supongo que las estructuras mecánicas en su dia también tuvieron enemigos, pero los tiempos cambian. Parece mentira que ante cosas como éstas se pueda permanecer ciego. Pero centrémonos en la tarde del Lunes Santo, en el cielo había alguna que otra nube, como si con su blanco color pudieran camuflarse entre el ramillete de picoruchos de los hermanos de la cofradía, queriendo huir de la noche para ver salir a la Señora. Mientras tanto, dentro del templo, los hermanos abrían marcha hacia la calle, el paso de la Senta Cena empezaba a caminar; al mismo tiempo el murmullo de una oración, la de los costaleros bajo el paso de su Madre, La Virgen del Amor; un viva, un silencio, y tras este tres golpes de martillo inundaron las naves del templo, era el capataz comunicando a sus hombres que había llegado el momento; y, desde dentro una voz exclama: -«¡Hasta el cielo con Ella, que se lo merece «tó»!» Y tras la orden de: -«¡A ésta es!» Ella se levantó como nunca, fue como si un solo corazón, como si un solo hombre la hubiera alzado con toda su alma, pero no fue uno solo, fueron un grupo de treinta de sus hijos, fue Puente-Genil. Y cimbreó el varal, las campanitas de las jarras soltaron su tintineo, el olor de las rosas inundaba el ambiente y la luz de la cera insinuaba una sonrisa en su rostro. Después Ella lo hizo todo, Ella con su divina humanidad los cubrió con su manto y les infundió fuerza y confianza durante todo el recorrido, derrochó su Amor por donde quiera que pasó, oyó la súplica del devoto, brotaron saetas de los balcones; y, entre los destellos de las miles de estrellas que la miraban volvió a su templo... -¡Hasta el año que viene Madre Mía! -¡Dame salud y corazón para sentirte de nuevo sobre mis hombros! Esta fue la despedida de sus costaleros, de esos hombres humildes de corazón que lo dan todo a cambio de nada. Ser costalero en Puente-Genil supone un esfuerzo muy grande debido a lo poco arraigado que este arte se encuentra, pero cada día son más los jóvenes, -que por no encontrar otro sitio en nuestra Semana Santa- optan por participar de esta manera activa en la conmemoración que año tras año repetimos de la Pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo. Hermano costalero es aquel que lejos de sentimientos de protagonismo y novedad porta sobre sus espaldas con AMOR, FE y DEVOCIÓN la imagen que más quiere. Nuestro pueblo se debe sentir orgulloso de tener jóvenes, que pudiendo optar por otro tipo de vida, optan por entregarse durante unas horas 86


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

en la morada de Cristo o de su Madre, de respirar el aroma de la primavera bajo sus plantas, de ser cirio y flor a la vez, alfombra de su camino, hermanos que no piden nada a cambio porque Ellos se lo dan todo. ¿Hay aigo mejor que servir de sendero de Jesús?, ¿Hay mejor pago que rezar bajo el manto de su Madre?... Sin duda alguna las respuestas se encuentran en el corazón y en la conciencia de cada uno de nosotros. Para mi el verdadero ambiente de hermandad se encuentra entre las trabajaderas, donde el hermano está hombro con hombro, llevando el mismo peso y luchando para un mismo fin, respirando el mismo aire, es aquí donde se vive la confraternidad, es aquí donde recibimos la herencia de Jesús, el mandamiento del Amor, el amor al prójimo. Este año la cofradía de la Cena ha querido que el paso de misterio saliera como lo hacía hace medio siglo, a hombros de sus hermanos, para ello ya se cuenta con otra cuadrilla que junto con la del paso de palio harán posible el sueño de ver procesionados a hombros de sus hermanos costaleros sus dos titulares. Todo Puente Genil está con nosotros, así lo demuestra cada vez que pasamos por las calles durante nuestros ensayos, nos alientan y acompañan durante un rato, e incluso retiran ese coche que nos impide el paso por algún sitio estrecho; a todos, desde aquí quisiera dirigir nuestro más sincero agradecimiento. No quisiera dejar atrás mi más cordial enhorabuena a la Cofradía del Cristo del Calvario y Nuestra Señora del Consuelo que este año han incorporado también costaleros bajo la canastilla de su Venerada Madre. Ya se encuentra todo dispuesto, las cuadrillas ultiman los detalles, nuestras calles esperan impacientes esos pasos firmes, que con grandes dosis de arte han sido templados y mimados por los costaleros poníanos. Tímidamente en nuestros oídos un golpe de llamador suena; y, tras él una voz: -¡Al Cielo con Ella! ¡A esta es!

Saetas a la Virgen del Amor Virgen del Amor, pareces en tu divino cortejo la flor más bella que crece; dale a este pueblo sincero tu Amor, que se lo merece.

Allá va la Puente entera detrás de tus resplandores. Dolor en la primavera; es Lunes Santo y me espera la Virgen de mis Amores. Juan Morales Rojas Córdoba, Octubre de 1987

“Mare” mía del Amor, la “Mare” que yo más quiero, la que vela con candor, la que vela con candor, mi corazón manantero.

Lunes de gran esplendor, la Puente ferviente espera la salida de la flor, Reina de la primavera, que es la Virgen del Amor. Hermanitos costaleros, mecerla con gran primor, a la reina de los Cielos. “Mare” nuestra del Amor… ¡ Y de tos los mananteros! Antonio Sojo Sojo, Lunes Santo 1.996

87


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

UN RECUERDO INOLVIDABLE: COSTALEROS DE LA SANTA CENA Un Costalero D.C.T Revista Semana Santa 1.988

En primer lugar, "nuestro" agradecimiento a todos aquellos que hicieron posible, ese gran reto que supuso, la salida procesional de la Santa Cena llevada por Hermanos Costaleros. Constituía una arriesgada empresa que, gracias al esfuerzo común de Junta de Gobierno y cuadrilla de Costaleros, se vio transformado el Lunes Santo pasado, en una hermosa realidad. Todo ese tiempo que ha transcurrido desde ese día hasta hoy, no ha apagado en ninguno de nosotros, la llama viva de nuestro amor, fe y veneración a nuestro titular. Habíamos consagrado todo nuestro esfuerzo y algo de nuestro tiempo, en una tarea que para "nuestra Cofradía" era de una enorme responsabilidad que, con su buen hacer y una gran dosis de riesgo, ha sabido brindar a Puente Genil ese maravilloso testimonio teológico de Cristo en la celebración de la Eucaristía. Permítaseme situarme en la calle de la Plaza a la altura de la Parroquia de la Purificación. Cierto es que la cuadrilla es numerosa, pero no menos cierto es que son muchos los jóvenes de corta edad que engrosan sus filas. En ese momento, las fuerzas flaqueaban, quizás, cierto desánimo se apoderó de nosotros, mas aún, sabiendo que nos esperaba una labor ardua y difícil: la subida de la Cuesta Baena. Nuestro capataz no cesaba de animarnos, su aliento constante, tenía toda su confianza depositada en nosotros y no le podíamos defraudar. Habíamos subido la pequeña cuesta del Ayuntamiento y entonces nos detuvimos. Escuchábamos atentos las órdenes del capataz, en un instante en el que, tal vez, las fuerzas rozaban el nivel más bajo. Pero tengo que confesar que absolutamente ninguno de los que iban dentro pidió el relevo y si se lo ofrecimos algunos, lo rechazaron de pleno. Nos preparábamos para la "levanta" y la cuadrilla a un sólo oído, escuchando a nuestro capataz. El Paso se alzó con toda su majestuosidad y echó a andar al compás de la música. Yo no podía creerlo, es como si El hubiese hecho otro de sus milagros y se hubiese escapado por un rato a echarles una mano a esos "niños costaleros", que tenían, tan sólo, al sudor como compañero. Pero, me gustaría terminar, precisamente, por el principio: con nuestra salida, ese Lunes Santo. Estábamos todos en el interior de la iglesia, cada costalero, se ponía la faja y se arreglaba el costal. Quedaban atrás, un reguero de viernes en los que uno tras otro, acudíamos ilusionados al semanal ensayo, deseosos de aprender ese oficio, técnica y arte, que es ser costalero. Era corno si cada ensayo fuera el verdadero Lunes Santo. Y ese día llegó casi sin darnos cuenta. El reloj de San José marcaba las siete, un rato antes habíamos contemplado admirados la suprema belleza de ese Cristo, que en la Ultima Cena, quiso compartir el pan con cada uno de nosotros. El nerviosismo nos atenazaba, la cuadrilla de salida, ya había sido designada, el momento tan ansiado ya nos acariciaba, los corazones nos latían más deprisa que nunca, debajo, las palabras perdían su significado. Las puertas del templo se abrieron, la campanita inevitablemente sonó, la gente nos aguardaba expectante, nosotros debajo y en un silencio que lo envolvía todo, esa sencilla oración pero tan cargada de contenido, que es el Padre Nuestro, iniciada por nuestro capataz, rasgó el aire. Y entonces, lloré...

88


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

LUNES SANTO: PÓRTICO DE LA GLORIA Alfonso J. Morales García Revista Semana Santa 1.988

Dedicado a Juan Ortega Chacón, Mayordomo de la Cofradía de la Santa Cena y M" Stma. del Amor. Un año más nos aproximamos a ese Puente pasional, crisol de tradiciones, que año tras año viene a representar ese relicario de arte en los días de la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. En los albores de la primavera, el susurro de las aguas del Genil entonan extraños ritmos de canción eterna, la sangre del pontanés se inflama de un extraño espíritu de júbilo y un aire especial, como si de un ángel se tratara, asciende hasta las cumbres del Calvario para desplegar a los pies del Sublime Nazareno su transparente clámide. Atrás queda el frío invierno y con el mes de Febrero damos paso a la severa cuaresma, que transcurrirá, como bien dice la copla: "entre sermones, quinarios y letanías"... Despertarán las campanas de nuestras iglesias de su letargo invernal, para lanzar, a los cuatro vientos, el anuncio de los cultos de nuestras hermandades y cofradías con sones de gala, y un agradable perfume a incienso invadirá y purificará el ambiente. Habrá quien exclame esa frase que hemos hecho nuestra: ¡ya huele a Semana Santa!. Al compás de la música del Imperio suben todas las corporaciones, hermandades y pueblo en general, no faltarán a su cita con el Nazareno; allí un rosario de saetas y cánticos subirán a modo de plegaria en recuerdo del ser querido, del hermano, de aquellos que, presentes en la memoria de cada uno de nosotros, están compartiendo ya la gloria de su divina presencia. Todo esto forma un extraordinario y suntuoso puzle que, pieza a pieza, va formando ese fenómeno inigualable que constituye nuestra mananta. Pero no todo es fiesta; tras esto se esconde todo un pueblo modesto, anónimo, que se desvive a lo largo del año con el fin de alcanzar, cada vez más, el máximo esplendor de aquello que sentimos, queremos y llevamos grabado dentro. Gracias al anónimo esfuerzo de los miembros directivos de las Cofradías y corporaciones podemos acudir un año más a nuestra cita con la tradición. ¿Y qué decir de los hermanos costaleros? Ellos también con su anónimo esfuerzo, tesón y trabajo, han sabido ganarse, a pesar de su corta existencia, un lugar dentro de nuestra Semana Santa. Son numerosas las noches que se entregan al duro pesar de la trabajadera, son muchos pasos dados durante las frías y desapacibles noches de invierno por nuestras calles, para que al salir en procesión los días de la pasión del 89


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Salvador, sean capaces de tejer con sus huellas y su sudor, el más maravilloso alfombrado que pueda encontrar bajo su paso Cristo o María. Es impresionante como tan sólo un golpe de llamador, provoca esa eclosión de musicalidad y arte, es como si el danzar de las bambalinas, varales, tintineo de jarras... compusiera una bella poesía, fiel reflejo del fervor que esos hombres profesan a su titular y que nos invade el alma de espiritualidad. ¡Qué bonita estampa el Lunes Santo en la tarde, ver salir a Jesús de la Santa Cena acompañado de esas soberbias y magnificas esculturas que simbolizan los doce pilares de nuestra Santa Madre Iglesia! Ante las puertas de San José se dieron cita un gran número de personas que no querían perderse tal acontecimiento. Al compás de la Marcha Real, la grandiosa y artística nave que portaba la representación de la institución del misterio de la Eucaristía salía poco a poco del templo ante el volar de decenas de palomas y el incansable sonar de las campanas desde lo alto de las torres. Un brillo especial habitaba aquella tarde en los ojos del Cristo de la Santa Cena, era como si con su serena mirada hubiese enviado sobre los allí presentes su celestial bendición. Sin duda alguna, Jesús se sintió orgulloso aquel día de los cincuenta y cuatro hombres que lo portaron sobre sus hombros. ¡Qué ejemplar lección de FE y VOLUNTAD nos dieron esos muchachos! Ellos hicieron posible que la voluntad y el fervor prevalecieran ante la fuerza física. Portaron a Jesús y a sus discípulos con la fuerza de su corazón. Siguiendo los pasos de Cristo, tu madre, María Santísima del Amor, en su paso; auténtico ejemplo de arte, cátedra permanente de estética que compone un verdadero madrigal de versos medidos y perfectos que son sus doce varales de plata, los cuales, articula dos por sus hermanos costaleros, nos harán vibrar en más de una ocasión al paso de los lugares más típicos e insólitos. ¡Qué escuela de arte! Arte del costalero, ese obrero humilde en alpargatas y mangas de camisa, sin más herramientas que una arpillera forrada, que es el costal, y una faja en la cintura. Obrero de arte y hermandad bajo ese "yugo" que son las trabajaderas. Paso de palio de la Virgen del Amor, luz y tinieblas. Arriba la luz, hoguera dorada, porque dorado es el bordado del palio, doradas sus bambalinas, dorada su corona; y en el centro de ese dorado que invade el ambiente María, fuente de luz, perdón, llanto, pasión y amor. Abajo una estrechez llena de tinieblas, de sofoco y sudor, auténtico taller de orfebrería en la tarde-noche del Lunes Santo. Al compás de la música el paso se mece, contemplaremos las lágrimas en el rostro emocionado de los ancianos del asilo cuando la Virgen gira en ese lugar, el original paso de la calle Adriana Morales, donde los vecinos alargan sus manos para dejar en las bambalinas su piadosa plegaria; sin olvidar la majestuosa subida por la cuesta Baena pasada ya media noche, cuando la brisa fresca primaveral empieza a hacerse presente. De vuelta a su templo, todas las emociones enmudecen ante una saeta. Saeta, clavel sonoro lleno de espiritualidad nacida no en la garganta del hombre que la articula, sino en lo más hondo de su corazón: Mece; el paso costalero, aguanta peso y sudor, ¡que la besen los luceros! y se inflamen de AMOR las venas del mundo entero.

90


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

A la Cofradía de la Sagrada Cena de Puente Genil y especialmente a su preciosa Virgen del Amor. -Felicidades... María... Mar inmenso de bonanza... Legión de amores que avanza como empuja el alba al día... .

-La Virgen, vendrá pasando y prendiendo corazones... y entre rezos y canciones las calles irá embriagando...

-Tú, nos traes un resplandor que es triunfo en las batallas... Y cuando el mundo nos falla, Tú, nos refieres a Dios...

-Es... ¡La Cena... con su Reina! que despilfarra alegría... Con su Virgen nos enseña, que de Dios, celebra el día...

-Tu amparo es gracia ¡tan pura!... que a mi alma trastornada, la saca de su angostura... la hace, bienaventurada...

- Y en Comunión de dulzura con el Pan que da el Altar... ¡ Ven corriendo a comulgar y sabrás qué es ambrosia!...

-Tú, nos das tanta ternura para el pobre corazón, que al querer la conversión hay que implorar tu figura... -Que hasta el dolor de «lo malo» del pecado que acribilla... lo limpia tu rostro, y brilla con la suavidad de tu halo... -Porque tu amor deslumbrante nos envuelve con tu hechizo... y al Gran Dios, que todo hizo Tú, lo ofreces, siempre amante... -Al que viene con verdad arrepentido y con pena... tu carita «le serena»... y lo llenas de humildad... -Por eso Dios te creó y te dio su luz sagrada... de ti, nació Redentor y te hizo Madre, amada... -¡Cumbre pura de su amor! ¡resplandor de la mañana! ¡lirio de pena pontana! y amapola del dolor... -¡Tu, eres un rayo de sol, que amanece al nuevo día! Traes, fiesta de Eucaristía del comulgar con fervor... -Puente Genil, con tu cara, siente el cielo, aquí en la tierra... Que a todo el mundo despiertas., al «dormir» la luna clara...

91

-Pasa, la Cena... «sin prisa» canta Misterios Sagrados y en masa, van congregados cofrades que van a Misa... -Que ir a Misa, con María... es regalo del Señor... que no hay gozo ya mejor, que el Amor y Eucaristía... -Por ello, desde el celeste... los angelillos se asoman ¡Que Puente-Genil, despierte, mirad qué Amor de Señora!... -Felicidades, Princesa... Maravilla de los Cielos... De tus Cofrades ¡consuelo! flor..., que naciste en limpieza... -Felicidades... de honor, te digo con pleitesía... que no habrá, como María que dé al Hijo, en Pan de Amor. -«Ven, Pontanés, a rezar... y a enaltecerla a piropos... Tu Virgen, huele a heliotropos... Y es Madre que enseña a Amar... -«Felicidades, Señora... Lumbrera del Lunes Santo... y de Puente Genil ¡Tanto... que eres su vida y su aurora!... AMEN

P. Fray Ricardo, de Córdoba Franciscano Capuchino


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

DIEZ AÑOS YA... Juan Ortega Chacón Revista Semana Santa 1.993

El próximo veintiocho de Junio, se cumplirán diez años de la fundación -en rigor de reorganizaciónde la que a partir de aquel día se denominó Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y María Santísima del Amor. La refundación de esta Cofradía tuvo mucho de logro común, de colectivo afán. Era una especie de asignatura pendiente, de compromiso adquirido voluntariamente por nuestro pueblo. Era, de otra parte, una meta que toda Semana Santa que se precie de importante desea alcanzar. En el caso de Puente-Genil, no sólo se daban con creces todas estas circunstancias, sino que pesaba el precedente histórico. El duro trance de la Guerra Civil se había saldado con importantes pérdidas en el patrimonio artístico semanantero. Sin embargo, con mayor o menor presteza y calidad, todo se había restaurado. A los casi cincuenta años de la pérdida del grupo escultórico de la Santa Cena, que recibía culto en la Ermita de la Veracruz, de la Hermandad, de su patrimonio, de sus archivos, no quedaba ni la más insignificante reliquia... Ni tan siquiera una mala fotografía. Sólo quedaba, muy vivo y ferviente, el recuerdo de aquel paso que llenaba con su singular belleza la tarde del Jueves Santo, las nostalgias de los viejos hermanos, cofrades añoranzas que se alimentaban en la preciosa descripción de esa magna antología poético-semanantera que es el Libro de Miguel Romero. Muchas veces, por semananteros entusiastas, se había intentado poner en marcha el proyecto que devolviera este paso trascendental, inicio de la Pasión de Cristo. Ni faltó fe, ni voluntad, ni ilusión. Se tropezó con el imponderable económico y sobre todo con la realización de un grupo artístico acorde con los contenidos estéticos y categoría de nuestra Semana Santa. Faltó, en definitiva, coyuntura favorable como la que se propició, porque Dios quiso, a finales de 1982. Transcurridos diez años de aquellos días y aquellos momentos inolvidables e irrepetibles, es tiempo-aunque todavía fresco-de reflexionar acerca de lo que este hecho en sí representó, para la propia Cofradía y si, como parece, tuvo incidencia sobre el conjunto de nuestra Semana Santa. Quisiera en todo momento huir de asumir ningún tipo de protagonismo y mucho menos contar "batallitas". Soy de los que piensan que los acontecimientos y los cambios actúan como vientos históricos que arrastran, en su momento, de manera irreversible a las personas y a los grupos, que se ven empujados. Los acontecimientos conducen a las personas más que las personas a los acontecimientos. Momentos hay en que más que la casualidad actúa la causalidad. Cuando a finales del ochenta y dos un pequeñísimo grupo de personas nos pusimos en marcha, no imaginábamos hacia dónde y hasta dónde podíamos llevar nuestro empeño. El tiempo y las circunstancias han ido derivando, robusteciendo un principio que tenía bastante de quimera. El logro alcanzado se debió, fundamentalmente, a tres factores: El primero el apoyo incondicional, entusiasta y generoso, tanto económica como anímicamente de todo el pueblo, pero en especial del mundo semanantero, desde donde se alentó el proyecto encabezado por la Agrupación de Cofradías, entonces presidida por Pedro Rivas. Los primeros hermanos, los primeros recursos en forma de donativos y de estructuras humanas las brindaron, como siempre, nuestras ejemplares Corporaciones que hicieron otro "hueco" para acoger a la Santa Cena, conscientes de la vitola que para nuestra Semana Santa representaba. 92


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Está claro que, sin el soporte humano y económico de todo el universo semanantero, nada se hubiera podido hacer. Es justo, de gratitud y honroso proclamarlo. En segundo, a la excepcional coyuntura surgida ante la renovación -no exenta de polémica interior-del Apostolado de la Cofradía de la Sagrada Cena de Sevilla por la obra, que resultaría póstuma, de los nuevos Apóstoles realizados por el gran imaginero Luis Ortega Brú. Se entrevió entonces la posibilidad de adquirir el Misterio -la mayoría obra del escultor Bidón- que hasta ese mismo año se había estado procesionando junto al Cristo de Sebastián Santos. No fueron pocos los obstáculos y vicisitudes centrados, en que buena parte de la Cofradía no quería desprenderse de tan afectiva obra de arte.AI ejemplar cofrade sevillano -hoy hermano de nuestra Cofradía y paladín de todo lo pontanés- JUAN PALACIOS AVILA, por entonces Hermano Mayor de la cofradía sevillana, debemos en buena parte el que al final se eligiera a Puente-Genil como destinatario. Esto, sin olvidar, el "cerco" tendido por los pontanenses residentes en Sevilla, Manuel Morales Solano, José Antonio Prieto González y Antonio Baena Jiménez, muy cercanos al círculo laboral de Palacios, que constituyeron transcendental plataforma y embajadores vehementes de nuestra causa. Todo esto se reforzó por unos lazos fraternales tendidos desde el primer momento y que tendrían su colofón en el encuentro con el genial imaginero ANTONIO DUBE DE LUQUE que, postergando multitud de contratos firmados, supimos entusiasmarlo con la idea y, trabajando a destajo, legarnos la joya del Cristo Titular y ayundándonos en la composición y diseño del paso, definió una línea estética propia, que culminaría con la realización de la bellísima Virgen del Amor y el singular conjunto de su paso. El tercer factor, lógicamente, creemos de ley al embrión de los que nos constituimos en promotores y, sucesivamente. Comisión Gestora y Primera Junta de Gobierno. Con fe y entusiasmo, sorteando dificultades, supimos encarnar y dar forma al proyecto en un período de tiempo, para la envergadura de la empresa, realmente récord. De todos cuantos colaboraron, hicieron su aportación o simplemente habían soñado alguna vez con la reposición de la Santa Cena para su pueblo no se pudieron sentir, en ningún momento, defraudados sino justificadamente orgullosos, cuando el once de Marzo de 1 984 fueron bendecidas las Imágenes por el Obispo de la Diócesis en la Parroquia de San José y algo más de un mes después pudieron aclamarlas en el primer Lunes Santo de La Puente... A todo ello se pondría remate de lujo con la bendición y posterior salida de ese poema de belleza, gracia y encanto que es el paso de María Santísima del Amor. Y todo esto, aunque parezca cercano es ya historia. Los que de alguna forma fuimos protagonistas nos quedará un recuerdo imborrable de haber gestado, de haber asistido a un hito importante en nuestra inveterada historia semanantera. En cualquier caso creo que todos entendimos que significaba el arranque de una necesitada renovación, estética y espiritual, en la aletargada vida de nuestras cofradías. Esbozado este breve resumen de aquellos momentos apasionantes, creemos positivo apuntar una reflexión desapasionada de lo que, coincidiendo con el tiempo de la fundación de la Cofradía, ha supuesto de renovación e impulso en nuestra peculiar Semana Santa. Creo que no descubro nada al afirmar que, en líneas generales, antes de 1983 en lo tocante a cofradías se sufría un estancamiento, una parálisis vegetativa que, a pasos agigantados reclamaba un reactivo, ante los síntomas -incluso- de regresión. La refundación de la Cofradía de la SANTA CRUZ por un grupo de jóvenes sería el primer aldabonazo precursor de que nuevos tiempos se acercaban. Aquel año de 1983 se repuso ese señero paso alegórico en la noche del Viernes Santo. A todos nos llamó la atención el orden, el entusiasmo y fervor ejemplares derrochado por aquel puñado de "muchachos" que no sólo reponían un paso perdido, sino que restauraban la tradición -sostenida por la popular Virgen de la Guía- de llevar los pasos a hombros. Como vivimos tiempos de argumentos racionales, de cifras informatizadas, donde lo que prevalecen como definitivos son los datos estadísticos, me parece interesante aportar éstos para enjuiciar de manera consecuente y con la suficiente perspectiva esta década: 93


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

En 1982 se procesionaron en la Semana Santa veinticuatro pasos; en la pasada y en ésta treinta. De esos veinticuatro pasos, en 1982 tan sólo eran llevados a hombros, dos, siendo el resto transportados a ruedas y motor; en la de 1993 -sumados los de costaleros y varales- lo harán diecisiete. Es decir, más del cincuenta por ciento. Durante este tiempo se han incorporado a la veneración las nuevas Imágenes de la Sagrada Cena, Ntra. Señora del Amor, Virgen de la Estrella, Ntro. Padre Jesús de los Afligidos, Virgen de la Victoria y, aunque no procesiona en Semana Santa, La Reina de los Ángeles y San Juan Evangelista. Han sido sustituidas por otras de mayor mérito artístico el Misterio del Lavatorio y Ntra. Señora de la Cruz. Se han llevado a cabo restauraciones, en conjunto acertadas y de realce artístico, en doce de las Imágenes Titulares. Además de ¡os pasos totalmente nuevos, se han renovado -total o parcialmente- trece. A ello debemos sumar las renovaciones y adquisiciones tanto en el capítulo de talla, dorados, orfebrería, bordados... Es decir todas y cada una de las cofradías han acometido o están en inmediato proyecto de hacerlo, mejoras trascendentales. De revolución estética se pueden calificar los cambios operados en el exorno floral, iluminación y colocación de la cera, montaje de altares y presentación de pasos, vestido de Imágenes,... hasta el punto que fotografías o vídeos comparativos resultarían sorprendentes. Afortunadamente la técnica actual permite comprobar con detalle lo afirmado. Y siendo todo esto importante lo es mucho más la cohesión conseguida, el aumento sustancial del número de hermanos; la proliferación de cultos duran te el año al entender que la cofradía no es sólo "sacar el santo". La incorporación de jóvenes, de mujeres cofrades; la creciente proyección cultural y una iniciada atención caritativa... Todo eso está ahí y es de una contundencia irrefutable. Jugar a protagonistas. Buscar máquinas o vagones. Clasificar en listos y torpes; inmovilistas y adelantados "mananteros" y cofrades; "sevillanistas" y "pontanesísimos"; castizos y xenófilos... sería como mirar el dedo en lugar de ver la luna. Los cambios ocurren por "madurez biológica". Porque hay que renovarse. Porque la mejor manera de mantener la tradición -que es muy distinto a la rutina- es vivificarla, salvarla, volviendo a las fuentes siempre o realizando injertos o trasplantes que, si no son rechazados, son signos evidentes de vida y progreso. Y miro, otra vez, hacia dentro y a lo que en estos diez años se ha creado, se ha soñado, se ha sufrido y se ha gozado en esta Cofradía. Muchas horas, muchos días de trabajo anónimo y callado, de familias apiñadas en torno a la cofradía; gente abnegada que, como los costaleros, no se ven pero se notan. De avanzar, sin mirar para atrás, pero sin carreras atropelladas... De encajar muchos desdenes; críticas malévolas; etiquetajes caprichosos, de los que se otorgan patentes gratuitas .. Y desde luego muchos alientos, enormes impulsos de los que en su mayoría han entendido que ser punta de lanza es siempre más expuesto, pero más noble e inteligente que regatón machacador. Y la realidad objetiva, con datos en la mano, es que en el panorama de las cofradías andaluzas han sido muy pocas las que en tan breve espacio de tiempo han tenido tanto "tirón" para incorporar a gentes de distintas edades y sensibilidades en un proyecto cargado de ilusión, dentro como es natural de los errores cometidos -que no han sido pocos- y de las imperfecciones de toda obra humana, aunque se nos haya echado una "buena mano" desde Arriba... Crear un patrimonio artístico de tan alta calidad y categoría en Imágenes y pasos. Conseguir un guión procesional con enseres y atributos de conjuntada belleza y elegante estética, acompañado de nutrido cuerpo de nazarenos y de excelentes agrupaciones musicales. Abarrotar de un público enfervorizado todas las calles y plazas en más de siete horas de recorrido. Hacer del Lunes Santo, un día grande y atraer a gentes de muchos lugares cercanos y distantes... Superar el millar de hermanos con crecimientos anuales progresivos, aglutinando a pontanenses de todos los barrios y muchos residentes fuera de Puente-Genil. Convencer, por el testimonio, a remisos y contrarios... Encauzar a la juventud con incentivos culturales como el mantenimiento de un coro de creciente calidad. Contar con más de ciento sesenta costaleros, en su mayoría jóvenes, para llevar los dos pasos. Agrupar a la infancia y procesionar los dos pasos chiquitos. Integrar plenamente a la mujer a la vida de la Cofradía sin protagonismos deformantes, ni servidumbres patriarcales... Iniciar los primeros pasos para un fondo de acción social y caritativa... Peregrinar, en siete ocasiones ya, más de un centenar y medio de hermanos a acendrados vértices de espiritualidad, ofreciendo una panorámica cultural de la Patria... Apretar lazos y relaciones con cofradías y hermandades de toda España. Reunirse en cualquier sitio y en 94


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

todo tiempo en nombre del Cristo de la Sagrada Cena y María del Amor... Son algunas cosas. ¡Y queda tanto, Dios mío, por hacer!. Podemos seguir juntos, calladamente, asumiendo críticas; hacer tanto por la Iglesia y por nuestro Pueblo. Todo ello sin perder nunca de vista el objetivo principal: Que somos tan sólo un MEDIO, un CAMINO, para llevar hombres a CRISTO. Diez años ya. Me apena contemplar en la nómina algunos tachones de los que no supieron entendernos. Se me llenan los ojos de lágrimas al ver, en tan corto tiempo, tantos huecos, tantas cruces ya en los entrañables casilleros del archivo... Hermanos ejemplares que tanto lucharon, que entregaron las últimas ilusiones de su vida al asentamiento de la Cofradía. Los que lloraron, a lágrima viva, conmigo y nos abrazamos emocionados cuando en aquellas dos primeras tardes radiantes del Lunes Santo vimos salir por las puertas de San José a la Cena y al palio, dulcemente mecido, de la Madre del Amor... Y se me anuda la garganta al pensar en hermanos como Francisco Cabezas, que tanto quería a su Pueblo, que tanto luchó y que se nos ha ido tan pronto... Y en Rafael Quero optimista siempre, abeja silenciosa, con el rostro tapado por el picorucho para llorar sin que lo vieran... Y Paco Muñoz, manantero de ley... y Paco García que trajimos la imagen del Señor, de Sevilla, y le rezaba por el camino... Y Alfonso Reyes, director del taller de bordados de Salteras, tan identificado con Puente-Genil y la cofradía que se nos acaba de ir... Y tantos, tantos que se asomarán cada Lunes Santo a un balcón privilegiado de la Gloria... Diez años ya. Una breve marca caminera, una responsable reflexión y apretar el paso, firme y decidido, para evitar tropiezos y rodeos en la imprevisible andadura.

FOTOS SALIDA EXTRAORDINARIA X ANIVERSARIO

95


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

LUNES SANTO COSTALERO... MI SUEÑO DE PRIMAVERA Juan José Campos Cabello /Manuel Gutiérrez Quintero "Cofrades costaleros de la Cofradía de la Sagrada Cena de Jesús y de María Santísima del Amor"

De todos los lunes que tiene un año, hay uno, para nosotros, maravilloso. Es el día especial, el día cumbre y deseado, en el que el corazón late al ritmo del eterno enamorado. Es nuestro Lunes Santo, siempre añorado. ...Y llegó. Llegó el gran día. El de la expresividad sublime. Los ojos de los que pasaron gran parte de la noche, colocando, primorosa y cariñosamente, las flores en los pasos; parpadean, tenuamente, a la luz de los rayos del sol; que se filtran a través de las vidrieras de la cúpula, de la Iglesia de "San José". Parece, como si es astro rey, quisiera ser el primero, en contemplar la majestuosidad del PASO DEL MISTERIO DE LA ULTIMA CENA DE JESÚS y la hermosura de la bella estrella sublime, en el rostro de MARÍA STMA., MADRE DEL AMOR en su paso de palio. El olor a camelias y a clavel, a incienso y a cera, contemplan el bello e inigualable "marco", que rodea y contempla, a tan impresionante cuadro, de expresividad y belleza incomparables. Mientras tanto, "La Puente", espera ansiosa y anhelante, el mágico momento; en el que Jesús y María visiten y paseen sus calles, si cabe, hoy, todavía más hermosas. ¿Y el costalero?. El costalero experimenta, el cúmulo de sentimiento y sensaciones, que genera; la exultante alegría de haber llegado tan ansiado día, por un lado, y por otro, la emoción contenida, derivada de la impaciencia, y sobre todo de la responsabilidad; que se concreta y refleja, en los pequeños y típicos "síntomas", del clásico pellizco en el estómago y el temblor de rodillas. Todo ello fruto de la ansiedad y tensión, que se van acrecentando, a medida que el gran momento se acerca, es decir, se trata de las señales inequívocas del amor que nos lleva a desempeñar nuestra misión, de cirineos con acento andaluz, como reza la brillante frase acuñada por un querido hermano y plasmada por él, en el dorso de un cuadro de nuestros titulares, de especial significación, por cuanto representa la primera salida procesional del "paso de la CENA, a costaleros". Así pues, tras las duras y frías noches de ensayo, el costalero será galardonado, con el incomparable premio, de ser portador de la dulce carga y peso de las imágenes de su devoción. Ya se aproxima el instante que el costalero ha estado esperando, desde el mismo momento, en que terminó la procesión del año 96


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

anterior. De este modo, y continuando con la secuencia vivencial del costalero, en su día grande éste, contemplará arrebolado, la hermosura de sus pasos ya preparados, y después, se dirige, junto con los demás hermanos de la cofradía; a celebrar la tradicional comida de hermandad del Lunes Santo. Y luego... las varillas del reloj de San José señalarán la hora mágica. La hora ansiada y esperada. La hora en que uno de los "Alma Mater" de nuestra cofradía, nuestro querido hermano mayordomo, tras las preces de rigor, se dispondrá, como de costumbre, a organizar la salida procesional. Llamará a "La Cruz de Guía y Faroles" pues, pronto se abrirán las puertas del templo... tras las cuales el pueblo hace ya un rato que espera impaciente, por ver aparecer en el umbral de la iglesia a los "pasos" con las imágenes de su devoción. ¿Y los Costaleros?. Los costaleros ya se habrán colocado bajo las trabajadoras de sus respectivos "pasos", y aguardaran, en permanente estado de tensión el momento maravilloso de "La Primera Levanta". Los capataces rezarán junto a ellos, y pedirán a Cristo y a María, que les ayuden a realizar la estación de penitencia. Ya "El Paso de La Cena", se dispone a levantar, pues, Jesús quiere ir abriendo paso a su Madre, hacia el deseado encuentro con el pueblo y su gente. Bajo "los pasos", la tensión irá en aumento, y los Hnos. costaleros permanecerán expectantes, en espera de las voces de atención de sus respectivos capataces, que precederán el sonido de los tres golpes de rigor, del llamador; al son de los cuales, el costalero irá acompasando sus movimientos bajo la trabajadera hasta llegar el momento cumbre, en que el compás del ¡A ésta es!. ¡Hasta el cielo con ella!; culmine el mágico ritual, con el éxtasis de la levantá. La primera levantá se habrá llevado a cabo y "los Pasos" se encaminarán al son de la primera marcha cofrade costalera, hasta el umbral de la puerta del Templo, donde, como de costumbre, se interpretará la Marcha Real o Himno Nacional cuando, ya estemos saliendo. ...Ya salimos. La fe, el murmullo de fuera en boca de la gente que anhelante espera, el faldón de los "paso" que elegante vuela con la primera brisa que llega de la calle; El sudor comienza a perlar nuestros rostros, y nuestra mente y sobre todo en nuestro corazón, que ya se nos quiere salir del pecho, se agolpan un sin fin de sensaciones, que seguramente, nos acertaremos a explicar en su totalidad, pero sin duda, jamás olvidaremos. Nunca se borrarán de nuestras mentes, ni de nuestros corazones, los aplausos, la música, el dulce olor a azahar de los naranjos del pequeño parque de S. José, que junto con la fe y la devoción, así como las ganas de darlo todo; conforman este imperio de sentimientos, sentidos, que envuelve el alma del costalero. 97


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Y hoy desde éstas páginas mananteras, intentando glosar los diversos aspectos de nuestra Semana Santa, nos atrevemos a decir, con toda humildad, que ese sublime cúmulo de sensaciones, que experimentamos los costaleros; ese sentir que apenas podemos llegar a esbozar con palabras, no es sino la presencia de "Dios", entre nosotros para hablarnos y decirnos en que forma y de que modo, así como en que sentido hemos de interpretar nuestra misión, sirviendo de Cirineos, como buenos cristianos, por amor y a la mayor gloria y alabanza de Cristo y de María.

LA CENA Dedicado a nuestra Cofradía de la Santa Cena y M* Stma. del Amor en su X Aniversario Fundacional

"La Cena" cumple diez años de su historia los primeros. Años de esfuerzo y trabajo. De sueños y de ilusiones, de esperanzas y de anhelos. Uno de los más bonitos, es tener sus Costaleros. Nos cabe el humilde orgullo, de haber sido los pioneros, en enajenar las ruedas, de los "Tronos Mananteros". Lo que mueve nuestros "Pasos" son los "Pasos Costaleros" y el motor que los impulsa, sus corazones tan bellos. Así, muy poquito a poco, van recorriendo senderos, moviéndose "Paso a Paso" al son de "Campanilleros". Atrás quedan los ensayos en noches de frío invierno, cuando suena "Alma de Dios" y "Soñamos Nuestro Sueño".

De que llegue el Lunes Santo causa y fin de nuestro empeño. A la voz del Capataz, con "Hermano Costalero" "muy asentaito el pie", seguimos con nuestro sueño. Subir La Cuesta Baena, la Veracruz, el encierro, y, como no: la salida. Por fin, ¡Dios!, ¡Cuánto anhelo! El sueño es la realidad, la realidad nuestro sueño. Silencio pues, Silencio. Las "Voces Mágicas" sueñan: ¡¡A esta es y es hasta el Cielo!! Mientras cae "el llamador" se enervan los sentimientos. Y el corazón se acelera, la respiración se aguanta y con "los vellos de punta" se hace un nudo en la garganta, porque "La Cena"… ya se levanta

98


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

DEL PREGÓN DE SEMANA SANTA 1.994 Juan Ortega Chacón Pregón 1.994

¡LUNES SANTO! El Pregonero necesitaría aquí mucho tiempo para expresar tantas emociones, tantos nombres, tantos momentos irrepetibles que marcaron su vida para siempre y que constituyen su particular relicario... ...Y llega ese momento, único y esperado; esa emoción, que sólo puede sentir el que la ha vivido..., en que en medio de un silencio, espeso y cortante, el capataz -como timonel- se acerca a ese barco poderoso, rico en arte, orgullo de todo Puente-Genil que es el paso de la Santa Cena...:

¡Silencio que están rezando todos junios, de rodillas.,.! -Señor, fuerza te pedimos danos fuerzos y alegría...! A las siete campanadas tres golpes van a sonar. Rastreo de zapatillas y la voz del capataz: "Con arte, con corazón, despacio en la levantá"... -La SANTA CENA se eleva -... "Valientes, "tos" por igual..., Vamos con lo izquierda "alante", venga esa derecha atrás...; despacio, varnos de frente, de esa música al compás.,," Las puertos de San José abiertas de par en par,,, y hay un nudo en las gargantas y una lágrima al gritar; -¡Qué suerte ser costalero para llevarte, Señor...! y entre las trabajaderas, al unísono, una voz: "-Qué suerte, llevo al Señor. No lo hago por dinero; lo lleno por devoción al Cristo que yo más quiero....'

99


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Está a punto de estallar la primavera!. Crecen los fulgores Siguen saliendo, a borbotones, los blancos nazarenos que van trayendo, a tironcitos, el ascua de oro que reluce al fondo Ya está cerca... y hay un alborozado y celestial repique de campanas. Y un grito de entusiasmo Y una lluvia de pétalos de flores Y miles de respiraciones contenidas Y un vuelo de palomas blancas, que. al recobrar la libertad, dibujan, sobre el cielo azul un corazón abierto del AMOR que al salir por las puertas de San José, viene derramando, a raudales. María Santísima. Y entonces -y sólo entonces- confirmaremos que ha estallado la primavera.. ¡Mana Santísima del Amor! Hay un niño -¡muchos niños!- que. emocionados y valientes, imantados por la magia divina de estos momentos, dirán a sus madres. -Madre, cuando sea mayor yo quiero ser costalero de la Virgen del Amor. Madre, cuando sea más grande yo quiero ser costalero. Quiero sentirme el sudor corriéndome por el cuerpo y empujar, cuando me digan. "¡Vamos con Ella hasta el Cielo...! ...Y quebrantarme de gozo al sentir Su dulce peso... Yo no quiero que me vean, yo quiero ir en silencio, tatareando las marchas; fundiéndome al paso lento...; y adivinar las esquinas, los balcones, el incienso...; y vibrar con los aplausos y llorar con el saetero... -Madre, cuando sea mayor yo quiero ser costalero de la Virgen del Amor... Quiero sentir junto al mío el hombro del compañero, subir la Cuesta Baena y aguantar hasta el encierro... No quiero ser capataz, ni vestir de nazareno, no quiero capas de seda, ni bastón, ni terciopelos... Yo sólo quiero un costal bien ajustado a mi cuello e ir cantándole bajito lo mucho que yo la quiero, que aunque no le vea la cara ELLA me dará Su Premio... Por eso. aunque sea tan niño, ya sabes tú lo que quiero. -Madre, cuando sea mayor yo quiero ser costalero de la Virgen del Amor.

100


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Y cuando se cierren las puertas y con enorme pena, tome un clavel para apagar, uno a uno, los cirios de Tu palio y. casi en soledad, te mire a la cara y me atreva a besar Tu mano delicada, un vértigo profundo me transmutará y con el Ave María en los labios, con la misión cumplida. Tu indigno Mayordomo, mirándote, con los ojos nublados y el corazón temblando, te dirá: Quiso el artista plasmarte con toda su fe y anhelo y en un éxtasis de Cielo con sus gubias modelarte y aunque quieran igualarte el mismo Sol y la Luna, como Tu cara no hay una más guapa, ni más bonita, Virgen del Amor, bendita, ¡Eres Tú como, ninguna....! Y eres Tú mi primavera y la luz de cada día. la ilusión y la alegría que llenan mi vida entera; por eso estando a Tu vera bajo el manto protector de Tu blanco resplandor, soy Tu esclavo y prisionero... De Tí siempre PREGONERO, MADRE MI A DEL AMOR...

Madre del Amor (Con motivo del Besamanos del 26-X-97) A la memoria de mi padre, JUAN ORTEGA MELGAR, que estará a Sus divinas plantas)

Cuantas veces mi padre en este día temblando de emoción llegaba a verte... Y, tan cerca de él, quería tenerte que en Tu blanco fulgor se confundía... Tu nombre fue la paz de su agonía. Tu Imagen centinela de su muerte..., y envolviendo en Tu Amor su cuerpo inerte contigo lo llevaste, madre mía... Deja hoy que al besar Tu santa mano él comparta este encuentro tan dichoso, porque sé que estará siempre a Tu lado... Y, absorto ante Tu rostro soberano, radiante en Tu regazo venturoso, ya nunca os besaré por separado. Juan Ortega Chacón

101


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Al Señor de la Sagrada Cena En Puente-Genil estoy, Señor, viéndote en este Altar enseñando como amar a todas las gentes hoy. Y hoy que perdiéndome voy por mi calle sin salida, ya que tu Amor me convida, no permitas que me esconda de esa ventana tan honda por donde Tú nos das Vida. ¡SEÑOR JESÚS DE LA SAGRADA CENA! Poco bueno tenías que admirar en nosotros. y paso a paso fuiste, no obstante a tu objetivo. Preparaste la Ultima Cena... La Cena Permanente. Mas, hombre y Dios a un tiempo, hiciste lo infinito y te quedaste aquí, hecho pan y hecho vida; En un sencillo Cáliz esperando a que llegue, el hombre arrepentido, buscando el Pan de Vida.

A María Stma del Amor Entre el bello retablo de las flores y el amor que desciende desde el Cielo, en La Puente eres Madre de consuelo, y refugio en sus penas y dolores. En Tu manto de eternos fulgores, se cobijan sus lágrimas, y un vuelo de esperanzas y de paz circunda el suelo que siente Tus maternos resplandores. Por Tí tiene la huerta más encanto y el Genil es al pasar líquido canto, flor de azahar, naranjal, membrillo, limonera... Por Tu AMOR caminan los pontanos amparados y limpios de anochecer. Por tí guiados esperando la eterna primavera.

Rvo. P. D ISIDORO DÍAZ. MURUGARREN Canónigo de la S.I.C.M. de Burgos (En los Solemnes Cultos de la Cofradía. Febrero de 1993)

102


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

VIRGEN DEL AMOR ¿Quién te puso tu cara. Madre, de encendido arrebol?. ¿Quién te puso Madree mía, por buen nombre el de Amor?. Dulce nombre, Madre mía, que los hermanos pusieron, con cariño en aquel día, y a Ella se acogieron, como luz, faro y guía, porque eres consuelo del pecador, y en un lunes de quimera, te llevan en un palio de flor, porque eres esperanza llena. Y no puedo contener tu llanto, ni aplacar tu tristeza, porque tu fino aire pontano, es brisa suave que besa, que amansa tempestades, y es bálsamo que embelesa. ¿Quién te puso, tu cara, Madre, de encendido arrebol?. ¿Quién le puso, Madre mía, por buen nombre el de Amor?. Que eres fervor de los amores, querubín pleno de colores, que el cielo todo llena, y para consolar tus penas, de San José eres mensajera, y eres silencioso clamor que a Puente-denil iluminas, y eres Madre que caminas y llenas mi corazón. Y Tu bondad es grandeza, camino, sendero y luz, que a tus hermanitos enseñas, toda Tu celestial belleza.

¿Quién te puso, tu cara. Madre, de encendido arrebol? ¿Quién le puso, Madre mía, por buen nombre el de Amor?. Y en tus mejillas rosadas, primor entre los primores, Cuanto amor en la nada, cuanto amor en la vida, cuanto amor esperado, y siempre amor recibido. cuanto amor ya encontrado, y cuanto amor recogido. Porque es amor logrado lleno de cariño y sabor, eres luna y eres sol, en u'n Lunes Santo virginal, eres Saeta, gracia y flor, eres Madre mía, hermosura y dolor, eres Madre mía del alma, La Reina de mí Amor. JUAN PALACIOS AVILA Sevilla, 1994

103


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

“Califa del Llamador"

Dedicado a "Rafael Muñoz Serrano"capataz de "La Santa Cena”. Maestro y amigo; "Alma Mater"de la cuadrilla .

De Córdoba, "La Sultana". Llegó hasta Puente-Genil, para "sacar a la Cena", y crear escuela aquí. Capitán de costaleros, Capataz de Capataces, "Califa del Llamador" maestro de los maestros, es nuestro Rafael Muñoz. JUAN J. CAMPOS y MANUEL GUTIÉRREZ QUINTERO "Hermanos Costaleros de la Cuadrilla de La Cena"1.994

104


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua CofradĂ­a Sacramental de la Sagrada Cena de JesĂşs y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

105


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

UNO DE LAS SOMBRAS (A la memoria de Pepe Gálvez) Juan Ortega Chacón

Revista semana Santa 1.995 "... y siempre seréis ejemplo trabajando... y en las sombras" (De mí Pregón 1994) El pasado mes de Junio murió José Gálvez Fernández, excepcional "manantero", hombre humilde, sencillo y de corazón tan grande, como se cultivan pocos. Sé bien que al escribir su nombre resultará para algunos desconocido, porque, Pepe, era para todos, cariñosa -y hasta encomiásticamente-"Colorín"... Es decir que, pertenecía, todavía, a esa reserva de hombres, que con humor tolerante y talante jovial, encarnaba un retazo, perdido y amable, de aquellos tiempos en los que los hombres y las familias, no eran números, ni letras, ni claves de ordenador... Sino gentes de alma, de carne y hueso, a los que su oficio -o vaya Dios a saber qué capricho de vecino o antepasado- motejaron, ingenua y cariñosamente, con un remoquete que con naturalidad y hasta con un poco de legítimo orgullo y gozosa herencia, ostentaban como unlina-je. Por eso jamás le conocí, torcer el gesto o mostrar contrariedad ante al apodo.,, Todo lo contrario. Hombre de una gracia natural y de una agudeza sin límites, usaba siempre el retruécano o sacaba la capacha de su inagotable gramática parda, contando infinidad de anécdotas relacionadas con el tema... Baste decir que en su casa -como emblema y blasón- tenía bien a la vista, para que nadie tuviera dudas, una jaula con un eterno y disecado jilguero... Pepe, había nacido en la calle Nueva del Barrio de Miragenil un 31 de Octubre de 1.911 y, desde chiquillo en el Día de la Cruz, hasta que la terrible enfermedad lo inmovilizó, fue santo y seña e infatigable su trabajar en -por y para- nuestra Semana Santa... Casado con Matilde Campos fue padre de numerosa prole, todos personas magníficas, dilectos cristianos y "arropados" por su padre en las cosas del pueblo y de la "Mananta". Su hijo Tomás, sacerdote, Franciscano conventual, puso la guinda a una familia siempre entregada al servicio de la Iglesia, militante y activa. Desde que tuve razón conocí a Pepe, siempre en la "brecha" y de solícito "pringón". Su primera imagen que recuerdo está, indudablemente asociada, a su única y queridísima Corporación de "Los Ataos"... (Finales de los años cincuenta, la Calle del Horno de irregular piso empedrado. Corrían los arroyos...Aquella inolvidable fuente del Reinado de Fernando VII con la que se cometió la inútil -y doble- crueldad de arrancar de su planta y destrozar. Talleres astesanales. Olor sempiterno a pan calentitoy a humo de leña. Algunas alfarerías con sus tinajas, macetas y ollas secando al sol. Rebaños de cabras de dulces esquilas que, enjarrillos de hojalata, servían, tibia, su leche por las mañanas. Largos pregones de "molletes calientes" en las amanecidas frías del invierno y "merenguillas" y jazmines en los atardeceres del estío... El Padre Celestino. Los comedores de su obra social "San Juan Bosco" en el Colegio Pemán...). 106


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Era la Corporación de los "ATAOS" de las únicas con cuartel propio: una casa antigua, con camarilla, amplio patio y sala baja donde exponían el Miércoles Santo las Figuras. Eran hermanos de la Corporación -siempre para mí emblemática- personajes singulares de aquella "Mananta" sencilla, abnegada, encastada y sublime: Cabezas, Román, "Teléfonos", Francisco Valle, Solís, Ariza, "Chifarri" y "Colorín". Los chiquillos éramos más amigos de Pepe "Colorín" porque nos dejaba entrar en el cuartel, probarnos los rastrillos y hasta los cascos -de plumas de colores- de los romanos y, sobre todo, porque nos enseñaba los gallos que mantenía en un pequeño corral y con singular destreza amaestraba. Siempre lo veíamos bregando. Eran los "Ataos" corporación valiente, sin tacha y con singular impronta ya que tenían "música". (Un grupito que conseguía el prodigio de tocar misereres, mater y el trepidante "Barrabás")...Pepe se vestía de San Pedro, manteniendo el gallo firmísimo y logrando que cantara, en Santa Catalina o donde hubiera que lucirse... Lo vi también, siempre, hasta servirle de mortaja, con su túnica, negra y azul, de la Bendita VIRGEN DE LA GUIA... Asentado en el Barrio Alto, en la calle José Ariza, formó parte de aquel memorable grupo que capitaneados por el Padre Celestino, realizaron el milagro de poner en pie la hoy señera Parroquia de San José; meter a todo el populoso Barrio en la Parroquia -y la Parroquia en el Barrio- además de ampliar la impresionante obra social que constituyó un colosal -y último- esfuerzo colectivo de nuestro pueblo. Por su oficio conocía todos los caminos, todas las veredas. No había fined, término, pozo, arroyuelo o vericueto que le fueran desconocidos. En el campo era un águila. Arboles, arbustos, hierbas; frutas, flores o animales le eran totalmente familiares en usos, brotes y costumbres. Presagiaba con prodigiosa certeza los cambios de tiempo, mirando la luna, la forma de las nubes, el soplo del viento, los retozos de los pajarillos... Aguzaba su predicción en vísperas de la Semana Santa. Ligado, profesional y afectivamente al querido Pepe Marta -durante tantos años Cofrade Mayor del "Terrible" -era miembro del equipo de trabajo para el exorno de su paso, trayendo el brezo, encañando los claveles... Siempre servidor alegre, de sonrisa abierta, y mañosas manos... Cuando en 1983 fundamos, en la Parroquia de San José, la Cofradía de la SANTA CENA, fue Pepe uno de los "fichajes" de lujo. Sería interminable reseñar, siquiera por encima, el trabajo oculto y oscuro, realizado por este hombre, sencillo y admirable, no sólo en la expansión y nucleización de la Cofradía en el Barrio, sino en la Parroquia, de la que Pepe y toda su familia han sido eternos servidores. ¡Tantos inolvidables recuerdos!: Montando los cultos y los pasos. Su gracia a raudales. Sus previsiones y detalles en las madrugadas. Su casa -casa de la Cofradía-auténtico arsenal de las más inverosímiles herramientas... Echarse, de casa en casa, de bar en taberna, del barrio para vender la lotería, las papeletas de las rifas... No tener nunca hora, pretexto, ni negativa... ¡¡Cuántos hombres de tu barro, cuántos hermanos como tú -cristianos de fondo- harían falta en nuestra Semana Santa, en todas las cofradías, en todas las Parroquias y en nuestra Iglesia Católica...!! Por eso tú serás siempre Manantero ejemplar, de derecho, aunque no te titularan... Cuando una atroz enfermedad te postró, en medio de tus dolores y penosa invalidez, llevados con resignación cristiana, era tu mayor tormento no poder actuar. Desde tu impotencia en el sufrimiento nos mandabas, nos explicabas -aunque lo supiéramos- dónde y como había que hacer las cosas... Te llevaban a los Cultos y a todos se nos anudaba la garganta cuando te colocabas a los pies del Misterio o de la Virgen. Cuando llegabas al Besamanos, te alzábamos a la mano de Ella o le ponías, llorando, a los pies tus flores... En el Rosario de la Aurora, montabas un altar en tu casa y todos nos arremolinábamos, en ese momento, cuando te volvían el paso. Aquellas lágrimas y aquellas flores eran el mejor destello y la más honda emoción de la esplendente mañana. Asistías a las comidas de hermandad, salpicándolas con tu buen humor, olvidando 107


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

tus dolores. Inolvidable aquel sencillo homenaje que te rendimos el último año con tu hijo Tomás, nuestro hermano, predicador... Este año cuando pasamos, en Octubre por tu puerta con el Rosario de la Aurora, no estaba el altar, ni tú, tan siquiera, detrás de los cristales... El paso de la Virgen del Amor sólo se paró. No tuvimos que volverlo. Hubo un profundo silencio y muchas lágrimas. Se cantaron coplas eternas y cada año nuevas. Todos sentimos que estabas presente y nos mirabas desde el Cielo, aunque un lazo de crespón negro aleteara entre los blancos claveles, como peana de tu Virgen. Te fuiste sin lograr uno de tus sueños más vehementes, de machacona insistencia: la capilla donde estuvieran, siempre expuestos al culto, el Señor y los Apóstoles. Para ello, está "intocable" en la tesorería tu primer donativo, como primera piedra... Por eso, el día de tu muerte, allí en San José, a los pies de tu Cristo de la Cena y de tu Virgen del Amor, un grupo de tus hermanos nos prometimos emprender, cuanto antes, estas obras, por cumplir una de esas promesas rotas, que todos los hombres sencillos y grandes como tú, hermano ejemplar siempre, nos dejaste encomendada. Pide tú por nosotros y por todos desde tu Cielo para que ese logro sea pronta realidad. Puente-Genil, Jueves Lardero, 95

A María Santísima del Amor I

¡Que bella salutación, al ofrecerte ser Madre, Gabriel Te llevó del Padre! Y, sin saber la razón, entregaste Tu ilusión en ser la Madre de Dios, pues, con Tu cálida voz Y Tu sencilla humildad, pusiste Tu voluntad en manos de Tu Señor. II

Es Tu Hijo, el Nazareno, con El Padre el mismo Dios. Por eso, ¡Madre de Amor!, Tu Corazón es tan bueno que de Amor se encuentra lleno y entre todos los humanos lo derramas con Tus manos, pues, sin distinguir colores, nos entregas Tus amores a infieles y a Cristianos. III

¡Santo Espíritu de Dios!. ¡Madre, Excelsa y Divina!. El Cristo de una hornacina, a la tenue luz del sol, se desclava en Tu honor, para no hacerte llorar el día tan singular que en Cáliz de Salvación nos diera Su Corazón; Su Amor Eterno Inmortal.

Luis Fernando Gómez de Cisneros 108


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

LA CAPILLA DE LA SANTA CENA: UNA OBRA PARA LA POSTERIDAD Juan Ortega Chacón Revista Semana Santa 1.997

Jesús les dijo: 'Id a la ciudad a casa de tal persona y dadle este recado: 'El Maestro dice: Mi tiempo está cerca, en tu casa voy a celebrar la Pascua con mis discípulos'. Y ELLOS hicieron lo que Jesús les había mandado' El pasado dos de Junio de 1.996 pasará a la pequeña gran historia de la Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y María Santísima del Amor como uno de sus hitos principales ya que, desde su refundación en 1.983, era un deseo generalizado el poder mantener expuesto al culto, permanentemente, el sublime Misterio de la Institución por Cristo de la Sagrada Eucaristía: Venerar, iconográficamente, el Sacramento del Amor, como una proyección del que se nos ofrece VIVO en el Sagrario. Decíamos en 1.995, cuando a iniciativas de nuestro Coro "Virgen del Amor" anunciábamos un festival artístico para recaudar fondos, que todo proyecto es una utopía que la realidad acaba desbordando. Y, efectivamente, todos, habíamos soñado desde su venida a Puente Genil, con una capilla que sirviera de "Cenáculo" cotidiano para nuestra Santa Cena. Quizás, la ubicáramos en otro lugar del templo, con otros soportes o líneas artísticas, pero en este caso la realización ha superado, con creces, a la imaginación, siempre subrayando que una capilla es eso antes que nada: un oratorio, un lugar de culto y por consiguiente toda fantasía, por muy genial que sea, ha de quedar sometida a su fin primordial -espiritual y devocional- en equilibrio de contenidos y sin ostentaciones pretenciosas. Porque una capilla es algo que se construye con afán de perdurar, con espíritu de eternidad. Un altar de cultos es efímero y cambiante; casi imaginativo. Un paso es un trono triunfal con unas medidas, unos cánones, sometido a una estética y a unos condicionantes callejeros y populistas. La inmensa mayoría del público -sin cuestionar su grado de compromiso- contempla en Semana Santa las cofradías como un espectáculo. Los pasos tienen un sentido catequético, pero con un claro predominio de valores artísticos, sensoriales, que "pasan" ante los ojos del espectador creyente como una secuencia plástica y argumenta! que motiva y enciende su particular devoción. Su marco es la calle, el cielo, la tarde o la madrugada, las marchas, las saetas, el murmullo, el rezo contenido, el movimiento, la emoción fugaz... La capilla no, la capilla es el silencio. Es la quietud. Es el arañazo de la fe en soledad, el momento íntimo con tu Virgen o con tu Cristo. Es la petición vehemente. Es la lágrima, el sollozo o el suspiro. Es la súplica, el arrepentimiento y el sigilo sólo compartido por unas Imágenes queridas que parece que te escuchan y que te hablan, consolándote, a la tenue luz de un lamparario, casi en la sombra... Una capilla, en suma, es un retículo para la devoción y está destinada a que, durante años y siglos, generaciones venideras postren sus cuitas o gozos, pongan flores devocionales o expresen, calladamente, ese caudal de alegrías y fracasos que es la vida. Por eso, su apertura al culto, es un hecho singular. Pero, sobre este mar de divagaciones flotan una serie de factores humanos. De hombres y mujeres de carne y hueso. De manos, de gubias, de pinceles, de agujas, de martillos y cinceles... De afanes, trabajos y proyectos, callados, anónimos y -tristemente- perecederos que quedarán físicamente prendidos en las paredes o relucirán esplendentes los días principales. Son esos artífices, los maestresalas, humildes y generosos, a los que nuestro Cristo de la Cena, sintiéndose en el altar un poco huérfano de sus Apóstoles, nos pidió un día que preparáramos un Cenáculo: 'Id y encontraréis unos hombres buenos, de corazón abierto y sensibilidad ferviente, para que preparen el lugar en que, a diario, quiero celebrar mi Cena en Puente Genil. Y un día de finales de Enero, un grupo de albañiles, dirigidos por el hermano Rafael Bascón, iniciaron las obras exploradoras para ir ejecutando el proyecto abocetado por Antonio Carmena y delineado por José Miguel 109


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Sánchez, David Parras y Rafael Martín. No estuvieron exentas las dificultades, habida cuenta de las características de la obra primitiva y materiales empleados. La pila bautismal fue trasladada al presbiterio y vaciado el espacio para construir el suelo de altar que habría de servir de plataforma. Realizadas las estructuras, instalación eléctrica y solado, se inició un largo y delicado proceso que duraría hasta la misma Semana Santa, en los primeros días de Abril. Durante todo este tiempo, protegida con toldos, el ejemplar hermano José Parras, familia y algunos empleados desarrollaron el extraordinario programa ornamental de estucados y yeserías conducentes a transformar los lisos trazados del paramento, interpretando, fielmente, los elementos arquitectónicos proyectados. Se procedió a la reducción simétrica del arco toral, trazando otro con elementos decorativos de tipo renacentista; realización de un artístico artesonado del techo, de estirpe clásica, que ajustaría la estancia a su destino. Sobre el fondo, en el centro, se realizó un frontis triangular con friso, sustentado por columnas de orden dórico, donde irá ubicado el Señor, centro de la memorable escena. Entre 1.495 y 1.497 Leonardo da Vinci realizaría su impresionante "Sagrada Cena" para el refectorio de Santa María de Gracia de Milán, modelo -universal e insuperable- de aquella Noche Santa. Cuatrocientos años después, en nuestra Parroquia de San José, se ha intentado recrear motivos del genial artista que sirvan de marco a nuestra Santa Cena. Pasada la Semana Santa se inició la labor más delicada consistente en la policromía y dorado de elementos trazados por la mano y el corazón de nuestro ejemplar hermano Parras. Ello vendría, con conocimiento y afecto sobresalientes, de la mano de otros hermanos bajo la dirección del artista Joaquín Borrego Chaparro, Rafael Serrano y Rafael Rivas. Joaquín, transformó el suave paisaje toscano del cuadro en un retazo de olivar de Getsemaní -paso inmediato de la Pasión de Cristo- con claras semejanzas a nuestros ubérrimos olivares bajo un crepúsculo añil y rosado de ideal primavera. Paralelamente, en el taller de Rafael Esojo, se entallaba el fronstipicio en madera de tono caoba del altar. El extraordinario tallista y queridísimo hermano de nuestra cofradía Francisco Palos Chaparro gubiaba el escudo y motivos eucaristía» que lo exornan y que serian magistral-mente policromados y estofados en un trabajo de categoría por Antonio Carmona. Se procedió a la restauración de la lámpara principal, adquiriéndose en los talleres sevillanos de Manuel de los Ríos dos lampararios votivos de litúrgico diseño, complementándose con cerámicas, expresamente realizadas en la Rambla, por Alcaide y demás elementos decorativos. Tras concluir los efectos lumínicos y los últimos ilusionados esfuerzos de manos infatigables, nos permitió, en los últimos días de Mayo, disponer con dignidad y cariño, de un Cenáculo pontanés para la Sagrada Cena de Cristo con sus apóstoles. En el aire ilusionado de las vísperas nos pareció escuchar: "Fueron y lo encontraron tal y como les había dicho”. El sábado, uno de Junio, tuvieron lugar los actos preparatorios. Toda la tarde, hasta su traslado, estuvo la imagen del Cristo en Besapié. Así mismo se ofició una solemne Eucaristía preparatoria que se aplicó por el 110


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

alma de Francisco Rores, ejemplar costalero del paso de la Santa Cena, recientemente fallecido. También tuvo lugar la tradicional Ofrenda Floral a María Santísima del Amor, cuyo altar también ha sido mejorado. Pero quizás el acto más emotivo e inolvidable para todos, por su carácter íntimo y trascendente, fue la pequeña procesión de traslado, a puerta cerrada, del Señor a la nueva capilla. Fue trasladada por cuatro hermanos representando a los cuatro colectivos de la cofradía (junta de Gobierno, Costaleros, Mujer y Coro) mientras nuestro Coro "Virgen del Amor" interpretaba el Padrenuestro y otros cantos. Cuatro faroles lo custodiaban entre una nube de incienso, la emoción y el fervor nos desbordaban a todos. Cuando llegamos a la capilla, los Apóstoles parecían estar "esperando al Señor" y, cuando su Imagen fue entronizada en el centro, todo, absolutamente rodo, se engrandeció de súbito y pareció cobrar sentido y enorme valor. Todo se magnificó con caracteres sublimes ante el general estremecimiento y devotas lágrimas. El domingo día dos, por nuestro Párroco D. Manuel García Prados; Arcipreste de la Villa y Director Espiritual de la Cofradía D. José Joaquín Cobos Rodríguez; y coadjutor de la Parroquia D. Rafael Caballero, se procedió a la bendición. La Eucaristía, concelebrada, y toda la ceremonia resultaron solemnísimas, así corno el acto de Exaltación Eucarística y Procesión Claustral con su Divina Majestad. En todos estos actos intervino el Coro de la Cofradía y el templo estuvo abarrotado de fieles. Asistieron nutridas representaciones de Hermandades, Cofradías y Corporaciones de Puente Genil y de la Sagrada Cena de Sevilla -para ellos tenía un especial significado- recibiéndose multitud de adhesiones de todas las Hermandades Andaluzas de la Sagrada Cena, que en este día celebraban cultos.

Y ahí quedó, para siempre, abierta al culto, la capilla de la Santa Cena. A diario se postran numerosos fieles, vuelan las plegarias fervorosas, siendo objeto de devota veneración para todos los que, al entrar o salir a los oficios religiosos, evocan la escena memorable de la Institución del Sacramento del Amor. A todos gracias. Que sirva de camino para encontrar a Cristo. Y muy especialmente a todos los que pusieron su arte, sus manos -humildes, apasionadas y generosas- porque tendrán el premio infinito de haber servido al Señor y la recompensa -impagable- de pasar a la eternidad. 111


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

A LA MEMORIA DE MI PADRE, "MANANTERO EJEMPLAR" Juan Ortega Chacón Revista Semana Santa 1.998

«Hay hombres que luchan un día y son buenos; hay hombres que luchan un año y son mejores, pero los hay que luchan toda una vida: esos son los imprescindibles» (BERTOL BRECH)

Resulta extremadamente difícil para un hijo escribir de su padre, aunque sea -tristemente- después de muerto, momento en el que se hacen tópicos los cantos de alabanza y generales reconocimientos. Voy a tratar de sustraerme a estos condicionantes para tratar de subrayar -simplemente eso- algunos de los rasgos poderosos y aquilatadas virtudes que adornaban a mi inolvidable padre y que fueron norma, pauta y camino, en su dilatada y generosa vida. Trataré de hacerlo algo así como en tercera persona, interpretando y transmitiendo, en cierta manera, lo que la voz del pueblo, llano y sencillo, al expresar su pesar, ha ido proclamando. Era mi padre uno de esos hombres que no debían haber muerto nunca. Ya sé que esta voluntad, además de absurda y contra natura, sería compartida por todos y cada uno al perder a su ser más querido. Pero me refiero, lógicamente, a su espíritu, a su manera de ser; a su talante cordial e integrador; a su capacidad de sacrificio. A su casta hidalga y caballera; honrada y activa. Trivial y profundo a la vez -adobado además por su natural talento y una gracia chispeante- parecía encarnar y ser uno de los últimos depositarios de formas de una época -de muchas épocas quizáshoy desgraciadamente desaparecidas. Su actuación -siempre silenciosa y en la sombra- era un testimonio vivo de actitudes e ideales, capaz de transmitir -sin ejercer ni proclamar magisterio alguno- valores trascendentes. No voy a repetir un balance de sus acometidas y aportaciones, muchas de ellas conocidas, algunas valoradas y las más, inéditas o mal atribuidas, por su conocida humildad y fobia al relumbrón. Su filosofía se asentaba en un principio de responsabilidad exhaustiva: «Las cosas hay que hacerlas sin esperar jamás pagas ni recompensas». Y ésto lo aplicó, a ultranza, tanto en la vida familiar y profesional como en todas sus intervenciones, siempre proyectadas a enaltecer a nuestro pueblo y su Semana Santa. En 1.996, a sus ochenta y siete años, fue nombrado «Manantero Ejemplar». En aquella su última, vigorosa e ilusionada Cuaresma, me pregunté y se preguntaron muchos: ¿Hacen falta tantos años de entrega abnegada para ser reconocido con este título? O de otra manera: ¿Es tan alta y excelsa la causa de nuestra «Mananta» que requiere todos estos años de sacrificios y aportaciones que no permite la «jubilación» y hay que estar hasta el último de tus días haciendo 112


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

méritos...? Yo, cuando lo veía en plenitud de facultades, disfrutar aquellos momentos inolvidables de pequeños homenajes y espontáneos reconocimientos, me decía: ¿Ejemplar sólo como «Manantero»? ¿No lo ha sido siempre en todos y cada uno de los actos de su vida y no digamos como esposo, como padre y abuelo...; como hombre cabal, como pontanés excepcional, como ferviente católico...? Y, sin embargo, sólo este título colmó todas sus aspiraciones. Tan es así que tras el tremendo -e inesperado- desenlace, cuando cumplí el triste deber de leer sus últimas voluntades sólo tuve que ejecutar, fielmente, su deseo postrero al grabar en su tumba el único título con el que quería pasar a la Eternidad: «MANANTERO EJEMPLAR». Al salir a la luz este año de 1.998 la revista de la Agrupación de Cofradías, a cuya puesta en marcha tanto contribuyó mi padre, me voy a permitir, jerarquizándolos un poco, destacar tres rasgos, tres constantes, que destacaron en todas sus vivencias y que fueron corolario de todas sus actuaciones: Fidelidad, Ilusión y una acendrada Fe. Nacido en una familia de profunda raigambre semanantera y artística -él lo fue, aunque modesto- tanto por Ortega, como por Melgar, heredó desde la cuna el amor y el servicio a nuestro pueblo como un compromiso de por vida y de actuar de palanca y timón en todo lo relacionado con las cofradías. Por ello, aunque perteneció a casi todas, fue la del Señor de la Columna -que el pueblo ligó a «los Ortegas»- su principal campo de actuación: Desde niño, «vestido de cardenal»; fundó en 1.925 el Primer Grupo; ocupó casi todos los cargos en la Directiva; fue motor principal de la reposición al culto de la Ermita y de la restauración de la Virgen de la Veracruz -cotitular de la cofradía- y del Cristo de la Sangre, incorporados a la devoción popular. Y de otras muchas cosas... Hasta que con esa túnica como sudario y envuelto en su estandarte se nos fuera, para siempre, el pasado cinco de Agosto. Constancia y fidelidad. Era de tal calibre el amor a su pueblo que, viéndose forzado a residir en Córdoba desde 1.931, canalizó toda su energía en aglutinar a los «paisanos», siendo «correo» y vínculo permanente de las «cosas del pueblo», al que venía con asiduidad. En 1.952 consigue la histórica fundación de la Corporación «Los Samaritanos», por pontanenses residentes en Córdoba. Pero eso no era suficiente y, sacrificando posición y las naturales ventajas de vivir en la capital, logró su auténtica obsesión: vivir en su pueblo, incorporarse a la vanguardia de la lucha semanantera a lo que se consagró, plenamente, desde 1.956. «Obras son amores». Su optimismo desbordante, su talante vitalista y entusiasta, resultaban proverbiales. A diario y a pie, recorría el pueblo, aún en los barrios más alejados e incipientes, celebrando con júbilo contagioso el trazado de una calle, las obras de un jardín, la construcción de un edificio... Se le encendían los ojos cuando se enteraba de la fundación de una nueva cofradía o corporación e indagaba con detalle las «reformas», visitaba los talleres o los cuarteles que se construían o restauraban. Aplaudía y ayudaba, por encima de sus posibilidades, a todo -y a todos- lo que empezaba, sin filiación sin patentes ni barrios... Se sentía tan joven como el que más. Su mentalidad, progresista y en permanente evolución, le hacía identificarse con todos los jóvenes sin reticencias ni reaccionarismos. Decía siempre: ¡Ojalá en mi juventud hubiera habido estos medios! Su ilusión por la reposición del paso de la Santa Cena le hizo movilizarse en todas direcciones hasta que transmitiéndonoslo con vehemencia dimos el paso definitivo -él siempre empujando desde abajo- logrando la valiosísima realidad actual. Y todo, con precisión documental, quedaba anotado en su archivo de enorme valor sentimental... Optimismo e ilusión siempre vivos hasta sus últimos días, ya cercado por la muerte. Cada vez que regresaba a su cabecera lo primero que, indefectiblemente, me preguntaba -casi en un mismo plano que la familiaera por las «novedades» del pueblo o la Mananta... Sus Imágenes más queridas formaron una verdadera «capilla» confortando su dolor y su agonía. Y la Fe, que impulsaba todos sus pasos, todos sus anhelos. Fe auténtica y sin alharacas. Católico ferviente, de vida austera. En sus últimos años sus largos paseos tenían puntos y horas fijas sin afectarle el tiempo o la estación. La visita a la Patrona -puntual los Jueves en la Exposición de Santísimo- y el «cierre» de Jesús, pasadas las dos: Principio y fin de su jornada. Dormía poco -él decía que así vivía más- por lo que pasaba largas horas rezando por todos o «soñando» con su pueblo. En todos los Cultos -de Pasión o de Gloria- estaba al primer toque y no digamos en las procesiones: Desde que salían, hasta que se apagaba la última vela... 113


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Y esta Fe, que no era beateril ni superficial, se proyectaba en afecto a los hombres todos y al progreso social; en defensa de los débiles, sin demagogias ni militancias. Con testimonios... No fue capaz, habiendo tenido ocasiones para ello, de hacer fortuna ni atesorar nada material por su escrupulosidad sin límites y un sentido tan estricto del deber y la honradez, que resultaban hasta perjudiciales para los suyos. ¡Pero así era!... Son tantas cosas que a todos los que estuvimos tan cerca de él, se nos ha quedado el corazón, abierto y helado, con un vacío que cada día que pasa se agranda y sublima su recuerdo. Y eso, que esa Fe que él tenía -jamás tuvo miedo a la muerte- nos conforta. He hecho míos, compartiéndolos plenamente, aquellos versos memorables de Pemán: «Por tu bondad y por tu Amor, porque lo mandas y quieres, porque es tuyo mi dolor: Bendita sea, Señor, la mano con que me hieres.» Cuando entre lágrimas, tuve que leer su «testamento» -exclusivamente espiritual- me sentí no sólo como hijo, heredero, sino parte del pueblo al que tanto quería. Me bastaron las primeras líneas para añadir a sus disposiciones como epitafio, estas palabras suyas: «...Sólo os dejo una Gran Paz y mi Eterno cariño...» ¡Descansa en la Paz del Señor, padre mío!

114


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

CRÓNICA DE LOS ACTOS DEL XX ANIVERSARIO Alfonso J. Morales García Redacción

La organización de estos actos, como casi todo lo que sucede en esta Hermandad, no fue resultado de la improvisación ni del azar, sino consecuencia del trabajo concienzudo de una comisión especial constituida al efecto y que, trabajando paralelamente a la Junta de Gobierno y contando con su apoyo, comunicación y relación continua, consiguió componer un programa de actos dignísimo no solo para la celebración de la efemérides a la que estaban destinados sino de la altura y categoría que esta cofradía; sus hermanos y el pueblo de Puente Genil merecen. Fue expreso deseo del Cofrade Mayor que la comisión anteriormente aludida contara con la máxima representación de los distintos colectivos que conforma nuestra cofradía y, de manera especial, aquellos que hubieran jugado un papel importante en la refundación de nuestra Hermandad. Dicha comisión estuvo compuesta por el siguiente grupo de hermanos y hermanas: Juan Ortega Chacón -Cofrade Mayor-; Alfonso J. Morales García –Secretario y capataz del Palio-; José M. Sánchez Baena -Tesorero-; Francisco Navas Ruiz –Mayordomo-; Juan Antonio Redondo Cabello –capataz del Misterio-; Rafael Benjumea García –vocal de culto-; Antonio Carmona Montalbán, Antonio Flores Avilés y José Antonio Carmona Segura por la Junta de Gobierno; las hermanas Matilde Gálvez Campos, Mª Carmen Estepa Ortiz, Mª Eugenia Cruz Gamero, Miriam Prieto Almeda, Mariola González Martos, Rocío Aguilar Carnerero, Antonia Alarcón Ortiz e Isabel Pérez Díaz. Rafael Martín Riquelme y Rafael Bascón Aguilar en representación de las Corporaciones Fundadoras “El Juicio de Salomón” y “Las Virtudes Teologales” así como Enrique González Escalera y Fructuoso Sánchez Torres en representación de las ternas de hermanos Mayores entrantes y salientes respectivamente. Las reuniones de esta comisión tuvieron lugar tanto en el cuartel de “Las Profecías de Jesús” como en nuestra casa hermandad y el periodo en que tuvieron lugar las reuniones el comprendido entre los meses de enero y junio. Otro de los cometidos de la comisión fue el de establecer qué medios de financiación se iban a llevar a cabo de manera que el coste de todos los actos no fuera un lastre económico a la ya cargada tesorería de nuestra cofradía, por lo que tuvo que establecerse medios de financiación que fueron principalmente la venta de una colección de fotografías inéditas del Cristo en tamaño cartera con un número para el sorteo de un magnífico cuadro de nuestra Imagen Titular que, dicho sea de paso, quedó depositado en nuestra casa hermandad al no aparecer la fotografía agraciada con el número premiado. La confección de unas camisetas conmemorativas en recuerdo que también serían utilizadas por los hermanos costaleros el día de la salida extraordinaria y un 115


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

amplio número de donativos y colaboraciones por parte de numerosos hermanos, hermanas y colaboradores en general. En Breve resumen estos fueron los actos y en líneas generales así se desarrollaron: El miércoles cuatro de junio tuvo lugar el Acto de Presentación del Cartel Conmemorativo del XX Aniversario así como del Programa de Actos previsto en el cuartel de la Corporación “El Juicio de Salomón”. Dicho cartel, en una tirada de medio millar de ejemplares, fué editado con el patrocinio de la Obra Cultural y Social de Cajasur, representa una fotografía realizada por nuestro hermano Andrés Gutiérrez al Stmo. Cristo de la Santa Cena vistiendo la túnica bordada de terciopelo color burdeos sobre fondo oscuro. La obra se ha visto completada y mejorada con los trabajos de digitalización y retoque fotográfico a cargo del otro profesional de la fotografía de nuestra localidad Javier Morón Calzado (Foto-video Javi). No cabe duda que ha sido un recuerdo inolvidable para cuantos hemos podido contemplarlo y conservar alguno de los ejemplares, habiendo gozado de las admiraciones y felicitaciones del mundo cofrade y semanantero de nuestra localidad y demás lugares donde ha llegado. A dicho acto asistieron de manera protocolaria, la junta de gobierno, medios de comunicación, autoridades, hermanos fundadores y representantes de aquellas cofradías más emblemáticas o de especial relación con esta cofradía (Hermandades del Jueves Santo, Cofradías Sacramentales, Cofradía de Jesús Nazareno, Hermandad de Ntra. Sra. De los Desamparados y Cofradía de la Purísima Concepción) y por supuesto representantes de las distintas sucursales de Cajasur de la localidad. Al término del mismo tuvimos ocasión de compartir una copa de vino de la tierra.

El Jueves doce de junio, tuvo lugar en el cuartel de “Las Cien Luces” la Conferencia-coloquio: “Imaginería e Iconografía del Misterio de la Santa Cena. Su venida a Puente Genil”. En la misma intervinieron D. Antonio Dubé de Luque, autor de nuestras Imágenes Titulares, quién verso sobre las características iconográficas y artísticas del Cristo de la Cena así como de todo el proceso de creación y culminación del mismo. D. Jesús Creag Álvarez de Toledo, versó de nuestro apostolado en un término menos científico haciendo una reseña de los avatares sufridos por las imágenes durante sus años de pertenencia a la hermandad 116


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

sevillana, imprimiendo al acto un clima de distensión que lo hizo verdaderamente ameno y entrañable. Por último nuestro querido D. Juan Palacios Ávila rememoró todo lo referente a las gestiones que rodearon y propiciaron la venida a Puente Genil del hoy nuestro Misterio. No cabe duda de que fue un acto que contó con todos los ingredientes necesarios de emotividad, complementados con la representación de prácticamente a totalidad de corporaciones y cofradías de la localidad y numeroso público. Tras el mismo, en el patio, asistentes y conferenciantes compartimos unas tapas como muestra de verdadera convivencia semanantera que se prolongó hasta la madrugada.

El viernes trece de junio, al término de la Misa Parroquial de la Parroquia de San José tuvo lugar el Solemne Acto de Exaltación Eucarística con Exposición Mayor de S.D.M., Bendición, Reserva y Traslado Solemne del Stmo. Cristo de la Santa Cena hasta la Ermita de la Veracruz (Sede Canónica de la Antigua Hermandad de la Santa Cena) acompañado por todos los hermanos/as de la cofradía. Durante el recorrido se rezaron los Misterios Dolorosos del Santo Rosario e intervinieron tanto el Coro “Virgen del Amor” como el trio de saxofones Milenium que interpretó música de capilla. A lo largo del recorrido se sucedieron bajo la parihuela los distintos colectivos que forman parte de nuestra cofradía (Hermanos costaleros, junta de gobierno, colectivo de hnas. camareras, coro, Juicio de Salomón y Martirios de Jesús). Debemos de hacer constar como momentos verdaderamente entrañables de este traslado solemne el paso de nuestra Imagen ante la Plaza del Calvario con la Ermita de Jesús Nazareno de fondo y ofrenda de su cofradía, la ofrenda que igualmente realizó la corporación de “Los Samaritanos” o el recibimiento dispensado por las tres directivas de las Cofradías con sede canónica en la Ermita de la Veracruz a nuestra llegada. El itinerario seguido, a fin de dar participación a calles de la feligresía que no participan de nuestro recorrido habitual fue: Plaza de España (sector izquierda), Ramón y Cajal, Antonio Aguilar, Avda. de Andalucía, Manuel de Falla, Cristóbal Castillo, Cruz del Estudiante, San Cristóbal, Plaza del Calvario, Amargura y Aguilar. El Sábado catorce de junio a las nueve y media de la tarde desde la Ermita de la Veracruz tenía lugar la Salida Procesional Extraordinaria del Santísimo Cristo de La Santa Cena, siendo portado por el colectivo de Hermanos Costaleros de la Cofradía en cuadrilla única y dirigido por el cuerpo de capataces y contraguías de ambos pasos.

117


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

El acompañamiento Musical estuvo a cargo, como no podía ser de otra manera, de la Banda de Viento, Metal y Percusión Ntra. Sra. de la Victoria de Arahal. Completaba el cortejo el Cuerpo de Acólitos de la Hermandad de la Sagrada Cena de Sevilla, representación corporativa de las Corporaciones de la Cofradía portando cirios y atributos, hermanos/as en general y Representaciones Oficiales de las Cofradías de la Sagrada Cena de Sevilla y Montilla; Hermandad de Ntra. Sra. de los Desamparados; Cofradía de Ntro Padre Jesús Nazareno; Cofradía de la Purísima e Inmaculada Concepción; Hermandades Sacramentales de la Purificación y Santiago; Cofradías de Ntro Padre Jesús Preso; del Señor Amarrado a la Columna y Ntra. Sra. De la Veracruz; y de Ntra. Sra. de la Esperanza.

Durante la totalidad del recorrido, no faltó el acompañamiento masivo del público que, una vez más, confirma el espíritu y carisma popular de nuestra cofradía. Son momentos a destacar en esta crónica el paso ante nuestra casa hermandad, momento en que el cantaor y hermano de la Cena sevillana Pepe Medina cantó el Padrenuestro desde el balcón; la reverencia realizada ante las puertas de la fachada principal del Santuario de la Madre de Dios entre el redoblar de campanas y numerosos vivas a la Patrona de Puente Genil y a nuestra cofradía. Igualmente se hizo estación a las puertas de la Capilla del Asilo-Hogar Santa Susana, resultando verdaderamente emotivo pues se interpretó la marcha Encarnación Coronada quedando todos sorprendidos 118


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

cuando, en los compases correspondientes de dicha composición, parte de la Banda entonó la Salve Mariana. Añadir tan solo que el paso elegido para esta ocasión fue la parihuela del palio, complementada con ornamentos de ambos pasos y exornada con centros de gladiolos blancos. En las esquinas los candelabros arbotantes el paso de misterio, resultando un conjunto de singular belleza. El recorrido fue el siguiente: Veracruz, Santos, Cosano, Madre de Dios, Aguilar, Paseo del Romeral (derecha), Susana Benítez y Manuel Reina. La Presidencia estuvo ocupada por nuestro cofrade mayor, presidente de la Agrupación de Cofradías y los hermanos mayores entrantes y salientes de ambos pasos, los hermanos Miguel Jiménez González, Fructuoso Sánchez Torres, Enrique González Escalera y Francisco González Garrido. En el caso de este último le representaron sus hijos por expreso deseo de la junta de gobierno ya que se encontraba hospitalizado pendiente de intervención quirúrgica. El Domingo quince de junio a las once de la mañana en la Parroquia de San José tuvo lugar la Solemne Función Extraordinaria Presidida por el Exmo. y Rvmo. Sr. D. José Antonio Infantes Florido Obispo Emérito de Córdoba quién contribuyó extraordinariamente desde su Episcopado a que esta cofradía fuera una realidad e intervino decididamente tanto en la fundación de la misma como en la venida del Misterio a Puente Genil, dicha función fue concelebrada y a la misma fue invitado la totalidad del clero de nuestro pueblo. No cabe duda de que fue verdaderamente entrañable volver a contar de nuevo con su presencia. Como colofón de tan Solemnes Actos celebramos el Tradicional Almuerzo de Hermandad al mediodía en el Salón Santa Teresa.

119


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

AL ALMA DE LAS PERSONAS QUE HAN HECHO POSIBLE UNA CASA HERMANDAD CON SU DIGNA APORTACIÓN Antonio Ruiz Pérez Hermano de la cofradía

Con el abrazo fraterno a la cofradía de la Sagrada Cena y Ntra. Sra. del Amor. Sagrada Cena y Nuestra Sra. Del Amor. Amor que profundiza en los corazones pontanos con el vuelo de palomas Libertad del Espíritu Santo, entrega de los enamorados del Lunes Santo porque esas palomas volverán a sus nidos, esperando un nuevo año para volar en “Vuelo de Eucaristía” y del abrazo dulce del Amor de esta cofradía. Cofradía potenciada por Corporaciones Bíblicas; con enterezas de los Testigos y el marco fundamental de El Juicio de Salomón, ejemplo de entrega primordial a una trilogía de mananteros hombres-mujeres-niños todos a una intención: entregar sus devociones en pro de esta hermosa hermandad que glorifica la tarde del Lunes Santo de Santa Cena y Amor de la Pasión de Jesús en Puente Genil.

Impregnaste brocha y pincel, las paredes de esplendor Serrano noble –gran saberde La Santa Cena y del Amor.

Casa-Hermandad, donaciones, y de azulejos hermosos las mismas aportaciones de los suelos generosos.

“Pavilla”de albañilería. Él trabajó muy contento, antes de que apuntara el día en la Casa estabas dentro.

Columnas tiene en su patio y una entrada “Caponera” con estucos de palacio de la artesanía señera.

La cerrajería: Morales González la electricidad; los amigos de avatares que potencian la Hermandad.

Toda su gente aportando Sencilla y humilde voluntad y los bolsillos soltando Para Gloria de la Hermandad.

Donación de la solería como las iluminaciones y lámparas de la armonía los humildes corazones.

¡ Salve genios cocineros! que le dais sabor al viento, para que los costaleros estén fuertes fuera…y dentro.

Luego están los “Pegayesos” Que les gusta el vino y “farra” e “indispués” por ser traviesos le piden cuentas a Parras.

¡Casa Sacra! ¡Humilde Hermandad! de la Santa Cena y Amor. Incienso de la Verdad. (Lo Salomónico de Dios) 8 de marzo de 2.008

120


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

LA CASA-HERMANDAD: UN ANHELO COMÚN HECHO REALIDAD Alfonso Jesús Morales García Redacción

Entre los muchos proyectos que nacieron al abrigo de la junta de gobierno de esta cofradía, existió siempre un deseo que, por magnánimo sí que se antojaba como imposible. Dicho deseo no era otro que el poder tener algún día una Casa Hermandad donde, al menos, nuestros enseres quedasen dignamente depositados. Desde nuestros comienzos y con la paulatina adquisición de todos los objetos ornamentales de nuestros pasos cada día que pasaba se hacía más necesario el disponer de un salón u otra dependencia análoga donde ir depositando todo el ajuar de nuestros pasos. Sería totalmente injusto no hacer un alto en la presente crónica para agradecer toda la hospitalidad que hemos recibido a lo largo de estos veinticinco años. La primera y principal no es otra que el local propiedad de la familia Morales Solano en C/San Sebastián (conocido como el matadero viejo), donde se realizó el primer montaje, composición y reforma del paso de la Santa Cena; posteriormente las parihuelas del paso de palio, siendo el lugar donde se realizaran aquellas entrañables y tímidas primeras levantás de lo que luego sería nuestra primera cuadrilla de costaleros. Sus paredes sirvieron de cobijo a nuestros pasos durante los primeros años y allí realizábamos nuestros multitudinarios ensayos los primeros años de nuestro caminar costalero. Como olvidar, incluso, su conversión en auténtico “pozo de Samaría” al encontrarnos en ese mismo lugar el punto de reposición de fuerzas y refrigerio tras el martirio de bajada de la Calzada en el transcurso de nuestra Estación de Penitencia del Lunes Santo. Algunos años más tarde dicho refrigerio fue trasladado a la cochera de la familia Gómez de Cisneros. Con la entrada de la década de los noventa la cofradía emprende un acercamiento a la Parroquia y recibe el ofrecimiento de nuestro cofrade por aquellas fechas -Paco González- de habitar unos locales propiedad de su empresa situados en la zona del tropezón, lo que supondría facilitar la asistencia del colectivo de costaleros a un lugar más céntrico, amplio y cómodo. Así se hizo y los mismos fueron utilizados durante siete años, habiéndose habilitado en el mismo, incluso, una zona para local de ensayo del coro. Pero no termina ahí nuestra peregrinación. La venta del mismo en el año 1.996 provoca un nuevo traslado. En esta ocasión a unos locales sitos en C/ José Echegaray propiedad de nuestro también cofrade José Castilla, lugar de donde salieron para su depósito definitivo en el local de pasos de nuestra recién concluida Casa Hermandad.

121


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

No echemos en olvido que si, a lo largo de estos veinte años de peregrinaje, la cofradía hubiese tenido que hacer frente a un alquiler de locales para guardar nuestros pasos, no se hubiese alcanzado la adquisición o realización de un buen número de proyectos, por ello, es de justicia dedicar esta líneas –al menos- como justo reconocimiento y gratitud por estas desinteresadas cesiones. Manolo, Paco, José... MUCHAS GRACIAS. Y que nuestros Amantísimos Titulares os lo recompensen y premien con su filial protección. Pero no todo queda en el almacenaje de nuestros pasos. Juntas, cabildos, almuerzos de hermandad, comidas de costaleros… ¡Cuántas veces hemos hecho nuestras las casas ajenas! Pero, al mismo tiempo ¡Cuántas veces nos hemos sentido en nuestra propia casa sin disponer de ella! La junta de gobierno ha tenido como sede permanente gran parte de esta, nuestra reciente historia, el cuartel del “Juicio de Salomón”; casa donde se han deliberado y adoptado las decisiones más trascendentales de estos veinticinco años y que incondicional y permanentemente ha estado siempre dispuesta para las necesidades de la cofradía en general. Pero no sería justo, por ello, olvidar los comienzos de la misma en los locales de nuestro entrañable y malogrado hermano Rafael Quero ni posteriormente los salones de la Peña “El Genil”. Los Cabildos Generales, por el contrario, han tenido su sede permanente en la casa de la cofradía hermana de Nuestra Señora de la Esperanza; gestión asumida, siempre, por nuestro hermano Antonio Redondo… ¿Cuántas muestras de afecto y hospitalidad más tendría de citar? Pero no puedo olvidarme de, quizás, la más importante: nuestra Parroquia. Dos dependencias en desuso han servido estos años de auténtico almacén de todo nuestro ajuar y patrimonio procesional, siendo una auténtica muestra de maña y tesón. Han sido como la chistera de la que el mago saca y mete su repertorio variopinto, cantidad de cosas impensables ante nuestra mirada atónita o aquellos cestos desde los que se multiplicaron hace dos mil años aquellos panes y peces por indicación del Maestro. Cierro los ojos y aún me parece ver a nuestro querido hermano Pepe Gálvez “Colorín” coronando la cima de una escalera, disponiendo puntas, alambres, cordeles, rieles, vigas falsas, estantes y demás artilugios para que todo cuanto se iba desmontando tuviese su digna disposición en el escaso espacio del que se disponía. Era todo un doctorado en tramoya teatral que ha sobrevivido y se ha trasmitido prácticamente hasta nuestros días. Representaba un auténtico derroche de vitalidad a su edad, en puertas de los ochenta. El mismo que en los últimos años, en las mismas condiciones –y aunque pudiera representar una falta de modestia por mi parte- he visto asumir y desarrollar a mi padre junto con otros hermanos en las tareas de montaje y mayordomía como Juan Velasco, Juan Ortega o Rafael Benjumea. Hasta el más mínimo rescoldo o el más estrecho rincón fue aprovechado y convertido en la zona más útil para nuestros propósitos. Siempre con el beneplácito de nuestros máximos responsables parroquiales: D. Manuel García y D. Rafael Caballero. Pero aún así los espacios eran no solo insuficientes, sino inadecuados para albergar otra serie de piezas, objetos o elementos que, por mucho que quisiéramos ya no cabían en los lugares de que disponíamos. Es por ello que siempre ha habido alguna familia dispuesta a ceder o albergar en una habitación vacía, en un ropero en desuso o en cualquier dependencia o lugar necesario lo que hiciera falta. Han sido varios a lo largo de estos años, pero buena parte de este cobijo externo a la parroquia tan necesario, fue asumido primordialmente por la familia del Val quién, por iniciativa de nuestro siempre recordado y querido hermano Constancio, puso a nuestra disposición un local de su casa para que la disposición y almacenaje de los mismos fuese la adecuada o al menos la más conveniente dentro de sus posibilidades y de nuestras necesidades. Iniciativa que, incluso después de su desafortunada pérdida, se ha seguido utilizando hasta que nuestra casa ha permitido que los mismos encuentren su ubicación definitiva. Gracias, Constancio, allá donde estés en nombre de esta cofradía que siempre te recordará con el cariño que te mereces y por la que, seguro, seguirás velando y trabajando desde el lugar que el Cristo de la Cena y Nuestra Madre del Amor te hayan encomendado. A comienzos del año noventa y tres y, durante algo más de año y medio, nuestro hermano Francisco González, Cofrade Mayor por aquel entonces, pone a disposición de la cofradía la casa de “La Molina” en calle Horno que había adquirido meses antes, en un intento por experimentar la sensación anhelada de tener un techo propio. Hermanas camareras, junta de gobierno y sobre todo, el coro hicieron uso de la misma para sus reuniones, actividades, ensayos… e incluso organizamos nuestra primera Cruz de Mayo en ella. Su uso representó el paso previo y definitivo para rozar el sueño deseado… En el año noventa y seis y, recién comenzado el periodo en que nuestro hermano José Castilla accedió al cargo de Cofrade Mayor, recibe la llamada de nuestro hermano Paco -que hacía algún tiempo que había establecido su residencia en Sevilla- y pide reunirse con él para tratar un asunto de interés para nuestra 122


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

cofradía. Llegado el momento oportuno y, junto a Juan Ortega, quedan gratamente sorprendidos cuando durante el transcurso de la reunión pone, encima de la mesa, las escrituras de dos solares sitos en la calle Santos 8-10 de nuestra Villa. Los mismos habían sido adquiridos por su familia y, desde aquel mismo momento por decisión y consenso familiar, quedaban a disposición de la cofradía con el ruego expreso a nuestro Cofrade Mayor de que construyera en los mismos la tan deseada y esperada Casa Hermandad. Dicho gesto supondría el revulsivo que transformaría y revolucionaría el devenir de nuestra cofradía desde entonces pues, a los desvelos propios de alcanzar el montante presupuestario para realizar nuestra Estación de Penitencia y continuar con la adquisición de patrimonio cofrade habría de sumarle el reto importantísimo de recabar los fondos oportunos para levantar en los mismos las estructuras necesarias para que dicha petición y anhelo se convirtiera en la esperada y deseada realidad. Recuerdo de manera entrañable, la cara de perplejidad que se nos quedó a los miembros de la junta de gobierno cuando el jueves siguiente se nos transmitía la noticia. Representó un hecho magnífico que la cofradía agradecerá siempre y que siempre mencionaremos con la dignidad y justicia que se merece. El camino por recorrer a continuación está plagado de gestiones administrativas y económicas. La cofradía se encontraba inmersa en el periodo de adaptación de nuestros Estatutos conforme a lo establecido en el nuevo código de Derecho Canónico y al Estatuto Marco para Hermandades y Cofradías. Se hacía necesaria la adquisición de personalidad jurídica pública ante el Ministerio de Justicia y de adquirir una serie de condicionantes legales necesarios para poder realizar no solo la transmisión patrimonial derivada de la donación, sino lo que era más importante; la búsqueda de la financiación de los trabajos de cimentación y cubierta de los solares en aras de poder optar a la hipoteca que posibilitara la construcción de la casa sobre el proyecto de ejecución realizado. No se trató precisamente de un camino de rosas pues, no en balde fue un trabajo concienzudo que se llevó casi tres años de trabajo administrativo y de planificación de las actividades necesarias para financiar el gasto que dicha empresa requeriría en lo sucesivo. Atravesada la barrera psicológica del milenio, el mismo se inició con la adjudicación y comienzo de las obras de nuestra Casa-Hermandad, tarea que nos consta acaparó gran parte del tiempo libre de nuestro Cofrade Mayor José Castilla, quién tiene sobrada experiencia en este ramo y en el que todos depositamos

123


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

nuestra confianza ciega y él en particular su dedicación y desvelos. El inicio real de las obras comenzaron el jueves veinte de enero, día en que se iniciaron las tareas de limpieza y acondicionamiento de los solares por los Hermanos Merino Carnerero, quiénes donaron la mitad del importe de su trabajo a esta cofradía, quedando constancia en relación de donaciones recibidas. La realización de las obras fue ofertada en un principio a cuatro empresas de nuestra localidad, si bien, realizados los correspondientes presupuestos y analizados convenientemente, la Junta de Gobierno en sesión extraordinaria celebrada el jueves tres de febrero y levantando el correspondiente acta adjudicó la ejecución a la empresa de Construcciones Bascón, regentada por nuestros queridos hermanos Rafael Bascón Calvillo y su hijo Rafael Bascón Aguilar. Entre los dos presupuestos ofertados en mejores condiciones y dada su similitud económica, el hecho de que tanto los anteriormente citados como la totalidad de la familia pertenezca de manera activa a nuestra cofradía y participasen de innumerables actividades a lo largo del año siendo además el hijo hermano costalero de nuestra Madre del Amor, son circunstancias que han hecho que la junta valorara en su justa medida y, unánimemente, inclinara la balanza a su favor. Decir, en honor a la verdad, que tanto el proyecto original como la dirección de obra han sido responsabilidad de los hermanos costaleros respectivos Marco Antonio Cabezas Gálvez y David Parras Rejano; técnicos que han realizado su trabajo de manera totalmente desinteresada, siendo tan solo con cargo a nuestro pecunio los costes colegiales; lo que supone un importante ahorro a nuestras arcas. La ceremonia de colocación de la Primera Piedra se celebraría el sábado veinticinco de marzo de dos mil, cuya acta extraordinaria se reproduce –íntegramente- en un anexo de la presente publicación.

Con una periodicidad mensual se fueron realizando informes a la Junta de Gobierno sobre los pormenores de las obras que para el año dos mil uno habían completado la fase de cimentación, estructura, saneamiento, cubierta y cerramientos. A efectos de contribuir con los gastos propios de la edificación de la casa, por acuerdo de la Junta de Gobierno y con carácter extraordinario se puso a disposición de los hermanos en el mes de diciembre de dos mil unos Cupones Pro-Obra a mil pesetas cada uno que, con carácter simbólico, supusiera la aportación de todos bajo el lema: "UN TROCITO DE TU CASA HERMANDAD". Conocedores de la existencia de casas con mayor o menor número de miembros hermanos/as, se dejó a la voluntad de cada familia la elección del número de cupones con el que colaborar. No cabe duda que representa una manera humilde pero poderosa con que aportar todos nuestro particular grano de arena para que esta obra se realizara y constituyera el orgullo personal de todos, testimonio cultural para las generaciones venideras y enriquecimiento del patrimonio de todo Puente Genil. 124


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Precisamente como muestra de esta última frase y coincidiendo con la culminación de los trabajos de cubierta y cerramiento se decidió la organización, ese mismo año, de una Cruz de Mayo con la intención de ofrecer unas “Jornadas de Puertas Abiertas” y la oportunidad de presentar a todos los hermanos y hermanas el estado de las obras y potenciar en estos días nuestros fraternales lazos y espíritu cofrade de convivencia y hermandad reunidos bajo un solo techo común. El resultado y la experiencia resultó muy gratificante y concurrida de hermanos y público en general que acudió a admirar esta realización; siendo la opinión generalizada de admiración y alabanza y motivo de orgullo y satisfacción para todos nosotros. Verdaderamente representan unas jornadas para apreciar y descubrir las virtudes personales de muchos hermanos de los que solo teníamos conocimiento y relación en oportunidades contadas a lo largo del año. Fue ese el motivo por el que en años sucesivos se ha seguido fomentado esta convivencia no solo entre los hermanos, sino con el pueblo entero. Celebraciones así y el apoyo recibido por cuantos se han acercado a las mismas son las que han animado a trabajar al unísono en lograr su finalización y ofrecer un amplio campo de desarrollo a las inquietudes e iniciativas que, aunque numerosas, no encuentran su meta por falta de un espacio adecuado. Bien desde la máxima responsabilidad o desde su vocalía de obras, felicitar al hermano Pepe Castilla por su dirección, tarea que siempre ha contado con el beneplácito y confianza de toda la Junta de Gobierno igual que los que con su trabajo y dedicación, desde el plano técnico, profesional o laboral han hecho realidad este anhelo de todos y por supuesto a cuantos hermanos con su presencia, apoyo y colaboración, por pequeña que fuera, hayan contribuido con su ayuda, presencia y donativo al engrandecimiento de nuestra cofradía. Desde ese año y de manera ininterrumpida se ha venido instalando en el Salón de Pasos una artística Cruz de mayo dentro del certamen local de Cruces de mayo del Ilustre Ayuntamiento, organizada por nuestra cofradía, y en el que, cada uno en su faceta contribuye en la medida de sus posibilidades: el coro en el aderezo, los costaleros en la barra y el colectivo de hermanas camareras en la cocina. Desde mi punto de vista personal es el justo reconocimiento no solo al indudable mérito artístico, sino que también al social puesto que durante ese fin de semana nuestra cofradía se constituye en lugar y punto de encuentro de prácticamente toda la localidad. Los beneficios económicos han sido destinados a la continuidad de las obras de la Casa-Hermandad durante todos los años de celebración. 125


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Pero no todas las obras o trabajos que se han realizado has sido encargados a profesionales o empresas del ramo. Durante algunos años ha habido un grupo de hermanos de la cofradía que restándole tiempo a su familia ofrecían su trabajo para ir aportando y ampliando las instalaciones iniciadas. Dichos trabajos fueron coordinados por nuestros hermanos Rafael Baena Guadix y José Parras Cejas, habiendo recibido la colaboración de Tomás Morales Gutiérrez, Rafael Bascón Acosta, Manuel Muñoz Merino, Manuel Gil Navas, Juan Manuel Velasco Estrada o Francisco González Garrido. Gracias a su trabajo anónimo y callado se finalizó la cocina, aseos y diversos trabajos de fontanería e instalación eléctrica. ¿ Cuándo entraremos en nuestra casa ? Esa era la pregunta del millón. Casi no nos lo creíamos cuando durante la celebración de los actos del XX Aniversario los preparativos del paso se realizaron en el salón de pasos… Así pues, el destino quiso que el local donde se encontraban los pasos fuese adquirido por otro propietario y, como consecuencia, definitivamente pudimos consumar la mudá de nuestros pasos el nueve de julio de dos mil cuatro. Muchos pensábamos que solo estando dentro de la casa y necesitando el uso de las instalaciones, íbamos a ser capaces de ir adecuando dependencias e ir avanzando hasta el final de las obras. Recién asumido por José Miguel Sánchez al cargo de máxima responsabilidad de nuestra cofradía, se propone la meta de finalizar definitivamente la Casa-Hermandad. Era un propósito que de no ser asumido como reto se hubiera prorrogado en el tiempo y se imponía la necesidad de perseverar en el empeño. La financiación quedaba asegurada con las actividades previstas al respecto pero hacía falta un golpe de efecto que insuflara un poco de ánimo económico y posibilitara acometer las obras menores que hacía falta realizar. Por ello se constituyó un grupo de unos ochenta hermanos que estuvieran dispuestos a abonar una cuota mensual de seis euros, emisiones que se han realizado durante dos años y que, sin duda, ha supuesto el respiro económico casi definitivo. Pero no solo el dinero lo soluciona todo. Era preciso poner manos a la obra –y nunca mejor dicho-. Y en este propósito desde el mismo seno de la junta de gobierno emanaron peones, electricistas, soladores, camioneros, albañiles… Con el Cofrade Mayor a la cabeza y rodeado de un puñado de locos ilusionados, hemos estado en la brecha aportando lo único que era necesario: nuestra ilusión y nuestro trabajo personal. Pero nos hizo falta un profesional que con su saber hacer y su maestría en el oficio nos pusiera a cada uno en su sitio y ahí apareció nuestro hermano Antonio Gil Alcaide que empezó ofreciendo su trabajo para terminar un ojo de patio y terminó coordinando 126


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

y asumiendo la responsabilidad de ir poniendo la guinda a cada uno de los picos que quedaron por terminar (patio de luces, arcadas y solería del patio principal, alicatado del portal, solado de la escalera, colocación de rejas…). Antonio ha sido el ángel que nuestros titulares nos han puesto en el camino para que el sueño se hiciera definitivamente realidad. Todos cuantos hemos compartido su compañía durante este tiempo solo seremos capaces de valorar el orgullo y la ilusión que nos ha trasmitido en cada cubo de mortero o en cada palada de arena que hacía falta arrimar… precioso y preciso tiempo que ha sacrificado de su familia quién –no por ello- le ha dejado de animar y acompañar en el empeño. En nombre de todos GRACIAS DE TODO CORAZÓN UNA VEZ MÁS. Pero aparte de Antonio el hecho de terminar la casa ha sido una enfermedad contagiosa cuyo virus ha ido emanando de dos hermanos fundamentalmente: Rafael Baena Guadix y José Miguel Sánchez. Todos hemos tenido momentos de mayor o menor disponibilidad pero ambos han sido los verdaderos capataces que han sabido aglutinar materiales, esfuerzos y “tajo” en que emplear el más mínimo tiempo libre de la cuadrilla de trabajadores disponibles. Utilizando términos deportivos, si se me permite la licencia, ellos son los que ostentan el récord de permanencia y cada cual en su ámbito han sabido captar todo lo necesario para seguir abriendo campo de trabajo e ir culminando tareas pendientes. Pero si de arrimar se trata, no puedo olvidarme de varios hermanos aparecidos en momentos clave. De un lado nuestro hermano José Antonio Carmona que ha sabido aprovechar su privilegiada relación para atraer donativos en especie que bien han sido utilizados en la casa o han servido de moneda de cambio para obtener o comprar los necesarios. Pedro González Martos en la donación de todos los mecanismos de electricidad y Rafael Benjumea Valverde por todas las lámparas de bajo consumo que iluminan la casa. Así como de la familia Martín-Ortega que supo creer y valorar la tarea que traía de cabeza a esta junta de gobierno y a la cofradía en su conjunto y quiso sumarse con su importantísima aportación económica. Tres años, tres años día tras día y fin de semana tras otro al compás que nuestro director de orquesta que nos iba marcando como si de una marcha de procesión infinita o una larga chicotá se tratara. Interminable sería el seguir narrando anécdotas y méritos de los que verdaderamente han dado su tiempo y su trabajo y sería faltarles –incluso- al respeto de su anonimato y de su entrega ferviente; como dijo el pregonero: “al trabajo en silencio y en las sombras”. Pero, aún en el temor de que pudiera dejarme alguno en el tintero vaya nuestro aplauso más sincero –además de los ya nombrados- para ellos: a Rafael Serrano y José Manuel Delgado por los trabajos de pintura; a Manuel Gil Navas en la fontanería; a Francisco González Garrido por la instalación eléctrica; a los hermanos Rafael y Baldomero Esojo que tan magistralmente han aportado su trabajo de ebanistería y carpintería; igualmente que a David Gámiz y Antonio Jesús Morales por su polivalencia; a los hermanos Juan y Alfonso Morales Cledera en la carpintería metálica y cerrajería artística y a Juan Velasco por su disponibilidad y apoyo. 127


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Por último agradecer a las firmas que han colaborado con su aportación desinteresada o en especie medida de sus posibilidades y de su generosidad: José María Romero y Rafael Díaz de (Instalaciones San Eloy); Florencio Lucena; Alfonso González (Pavigesa); José Antonio Rivas y Manuel Torres Bancalero (Hormigones Aguilar); Cerámica Los Remedios; Antonio y Rafael Gutiérrez; Francisco Velasco Carrillo (Agrícola Velasco); Miguel Salas Estrada (Xenilosa); Manuel Arjona Sánchez (Construcciones Santa Ana), Francisco Sánchez Torres; Excavaciones Hnos. Merino Carnerero; Antonio Somé Trujillo y Construcciones Rafael Bascón. A ellos habría que sumar los donativos de lámparas, faroles y apliques realizados por diversos hermanos por ofrecimiento personal o familiar El pasado 15 de enero se daban por concluidas las obras. Aprovechando la presentación del cartel del XXV Aniversario el día 18 de ese mismo mes, se hizo la presentación de nuestra Casa Hermandad ante la sociedad manantera de Puente Genil que protocolariamente había sido invitada al acto. Habría sido imposible poder atender al amplio colectivo de hermanos que conforma nuestra cofradía. No obstante no ha hecho falta una ceremonia inaugural para que los hermanos, en mayor o menor medida, hayamos podido disfrutar previamente de las instalaciones (Cruces de Mayo, Jornada solidaria de Convivencia de Navidad, Almuerzo del Lunes Santo, Procesión infantil, Belén Navideño, Cabildos…). Tan solo queda vivir intensamente las actividades de nuestra cofradía y participar con nuestra presencia y en compañía de nuestros familiares y amigos de la vida de la misma para mayor Gloria de nuestros Amantísimos Titulares otorgándole dignamente el calificativo que orgullosamente le damos a nuestra casa: HERMANDAD.

128


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

A la Virgen del Amor

La tarde del lunes santo, la Puente espera ya ansiosa, a la Virgen del Amor; que cual bella mariposa nos cautiva generosa, siendo madre del Señor. Crujen las puertas del templo para dar paso a un tesoro que enriquece a nuestro pueblo. Vestida de raso y oro y blanca como el armiño; mi corazón como un niño te aplaude, porque te adoro. Paloma que tanto añoro por tu mensaje divino; las flores en tu camino van perfumando tu rostro. ¡Parroquia de San José, quién te iba a tí a decir, que esta joya tan preciosa de tu templo iba a salir! ¡Ante un gentío imponente que te aclama dulcemente con el más puro sentir! Porque eres, la más de bella, la madre del Redentor. El pueblo con mucha fe se extasía lleno de amor; porque en tu mirada ve, que eres la Madre de Dios. Te van meciendo –Señoracon tanto mimo y ternura, que hace que tu hermosura nos deslumbre encantadora. Te precede esplendorosa, la Sacramental Santa Cena, con el Santo Apostolado, que entre humildes pescadores el Maestro ha formado. 129

Jesús, el Mesías amado, entregó a su apostolado la Sublime Eucaristía que en pan y vino fundía su cuerpo y sangre sagrado. Vas bajo palio dorado con tus varales de plata, y bambalinas bordadas por mujeres sevillanas. Tú cara de nácar fina y el carmín de tus mejillas yo jamás, había soñado. Tú acrecientas nuestra fe porque naciste señora, de las manos de Dubé. Mago en el arte divino tallando sus dolorosas, las que despedían llorando el aroma de las rosas. ¡Nuestra gran Semana Santa, es gloriosa cual ninguna! Hoy se ha visto enriquecida por ti. Virgen del Amor; la madre del Redentor, y madre también lo eres, de las pontanas hermosas. ¡ Viva Sevilla y la Puente, que ha conseguido alcanzar, ese encanto refulgente donde el Genil sonriente en él se suele mirar! ¡Gozando la maravilla de ser portadora ella, de lo mejor de la Villa! Antonio Serrano Gutiérrez


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

AL CORO Y COSTALEROS DE LA SAGRADA CENA Y SU MADRE DEL AMOR

Con afecto a la Cofradía de la Sagrada Cena y María Stma. Del Amor. Antonio Ruiz Pérez

Cánticos a vuestro Jesús. cantos del amor a la Madre. costalero portando tú al Cáliz con Cuerpo y Sangre.

Valientes en los senderos, entregando corazones a unos faroles con celos en esquinas de emociones.

La mecen mu de mañana en Rosario de la Aurora el canto a coro es la diana, al amor de la Señora.

Callejuela la de Jesús con apretujadas gentes, muchos cirios dando luz en manos de penitentes.

Al nacer nuestro Señor, ya con tristezas y agonías, bálsamos son el dolor, alondras, tonos de alegrías.

Majestuoso paso andando. El Señor y su ”Apostalao” al vino y pan consagrando en quien será “Glorificao”.

Palomas vais liberando en la tarde primaveral, Discípulos caminado con el Maestro ¡Vida y Verdad!

Con resignación, contento, está Cristo de alma llena. Solidario el sufrimiento. Sacramentando la Cena.

Lunes Santo de grandeza; sonar de campanilleros, musicalidad, belleza, rima de los costaleros.

Cuesta esbelta de silencio, al subir las procesiones empuja soberbio el viento y silvan sus emociones.

Lirica la de los Cielos; digan entrega…Amor humilde, de sensibles mananteros y jilgueros del “Terrible”.

Costaleros que vais “suando” de esfuerzos sin sufrimiento… vuestras almas respirando aromas de Sacro incienso.

Juventud con ilusión. El manantial de la armonía, la rama de inspiración donde florece la poesía.

¡¡Entrañable fortaleza, melodía en voces serenas. la celestial entereza de Eucaristías Nazarenas!!

130


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

SAGRADA CENA Tu cena fue despedida, el intento de un perdón, pórtico de tu Pasión por que te roban la vida y entregas tu corazón. Esa Cena fue presencia de traición y de monedas, soledad de tus veredas y asombrosa omnipotencia por que te vas y te quedas. El Amor abre sus alas convertido en un momento, en herencia y Sacramento y en él tu Amor nos regalas con un Nuevo Testamento. Nos das tu carne en comida que en la Hostia está presente, también la sangre caliente que brotará de tu herida como manantial y fuente. Tu Amor tan profundo y fuerte no rechaza ni condena y mi corazón estrena un deseo de quererte y de compartir tu Cena. José G. de Quevedo 2.006

VIRGEN DEL AMOR. Con la cabeza inclinada bajo el peso del dolor, aún tiene luz tu mirada por que más brilla el Amor cuando aceptas, confiada, la voluntad del Señor. Sostienes muy levemente, esa corona de espinas que ciñeron en su frente unas manos asesinas y aún tienen sangre caliente de su cabeza divina. Tu alma blanca es muy pura y tu fe no tiene igual, sin embargo , te tortura el dolor de todo el mal que este mundo en su locura, te clavó como un puñal. Tu dolor tiene un consuelo que endulza tu corazón: la semilla que en el suelo hundieron sin compasión subirá después al cielo. Existe resurrección Tu Amor es siempre el redil donde guardas tus ovejas bajo el cielo azul añil y tu Amor nunca se aleja jamás de Puente Genil. José G. de Quevedo 2.006 -Plumillas Gentileza de D. J. Andrés Rivas Bachot-

131


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

LA CUADRILLA DE LA MUERTE El Miércoles Santo de cada año, el paso del Misterio debe quedar desmontado para poder levantar el Monumento del Jueves Santo con nuestro Apostolado. Dicha circunstancia obliga a tener que mudar el paso al local en un día en que es prácticamente imposible poder reunir a la cuadrilla completa. Desde hace algunos años este traslado se hace poniéndole una ruedas a los zancos del paso; que aunque quita esfuerzo no decae en el hecho de la dificultad de las maniobras con el poco personal del que se dispone. Antiguamente eran unos pocos atrevidos costaleros los que, sacando fuerzas de donde no las había, se encargaban de realizar el traslado; de ahí el sobrenombre de “La cuadrilla de la Muerte”. En homenaje a ellos y como testimonio y ejemplo para años venideros sirva este reportaje:

132


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

LA GENERACIÓN DEL CINCUENTENARIO No cabe duda que si algún colectivo vive con especial intensidad nuestra cofradía es el colectivo infantil. Niños y niñas, al igual que la primavera, florecen llegando el mes de abril y renuevan de colorido, musicalidad e ilusiones nuestro devenir cofradiero. La puesta en uso de nuestra Casa-hermandad ha servido para poder atender de una manera más conveniente a los más pequeños que tienen sus ensayos en un lugar adecuado y con las comodidades de los mayores… ¡ Incluso disfrutan de sus comidas de hermandad! Bien es cierto que otros/as –por el contrario- viven un mes de abril permanente en los distintos actos de nuestra cofradía. Valla por ellos y porque desde nuestras familias sepamos inculcarle el Amor y Devoción que nuestros Titulares se merecen. Con la ayuda de Ellos, nuestros pequeños serán los próximos encargados de organizar el Cincuentenario. Con el cariño más sincero de todos vuestros mayores:

133


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua CofradĂ­a Sacramental de la Sagrada Cena de JesĂşs y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

134


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

ANEXOS

135


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

COFRADÍA SACRAMENTAL DE LA SAGRADA CENA DE JESÚS Y NUESTRA SEÑORA DEL AMOR. ACTA DE CONSTITUCIÓN En Puente Genil, a las veintiuna horas y treinta minutos del día veintiocho de Junio de mil novecientos ochenta y tres, tiene lugar en el Cuartel de Las Cien Luces, de Jesús, reunión de un numeroso grupo de Hermanos que después se mencionarán; con la asistencia del Sr. Arcipreste, Don José Joaquín Cobos Rodríguez; Párroco de San José, Rvdo. Don Manuel García Prados y el Sr. Presidente de la Agrupación de Cofradías, Don Pedro Rivas Bachot. Todos requeridos a esta reunión por Don Francisco Cabezas Cáceres, Don Francisco Luque Estrada, Don Rafael Quero Medina, Don Manuel Morales Solano, Don José Antonio Prieto González y Don Juan Ortega Chacón que son los promotores de la refundación de la Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Nuestra Señora del Amor; Cofradía ésta que viene a reemplazar a la desaparecida que hacía su salida de la Ermita de la Veracruz. En nombre de los promotores toma la palabra Juan Ortega Chacón, haciendo de moderador el Sr. Arcipreste, Don José Joaquín Cobos Rodríguez. El Sr. Ortega explica detalladamente los pormenores de todo lo lie vado a cabo por los promotores, desde que hace dos años tuvieron conocimiento que la Cofradía de la Sagrada Cena de Sevilla había decidido renovar el grupo escultórico del Apostolado, de gran valor artístico, y que hasta el pasado año ha venido desfilando en la Semana Santa sevillana. Así, “tras largas y laboriosas gestiones” y “numerosos viajes a Sevilla”, poco a poco fue cuajando y madurando la idea “inicial”; gracias por una parte a nuestros paisanos, residentes en Sevilla, Manolo Morales y José Antonio Prieto, y por otra, al cariño con el que desde, el primer momento tomaron la idea la Junta de Gobierno de la Cofradía de la Sagrada Cena de Sevilla y en lugar destacado su Hermano Mayor, Don Juan Palacios Ávila, pese a contar con proposiciones de ciudades como Málaga, Jaén y Valladolid,pero que “pesó de manera definitiva la tradición y categoría de nuestra Semana Santa”. E1 Apostolado adquirido es obra del escultor sevillano Don Antonio Bidón Villar, esculpido en 1.938. Que se encuentran inventariadas en los catálogos artísticos. También el Sr. Ortega da cuenta de las gestiones llevadas a cabo en torno al imaginero sevillano Don Antonio Dubé de Luque, que pese al agobio de trabajo, a instancias de la Cofradía sevillana, ha aceptado el encargo de esculpir la imagen de Jesús -fundamental en el misterio y titular de la Cofradía-, quién presentará el boceto del Cristo en el próximo Otoño, comprometiéndose a culminarlo en la Cuaresma venidera. Finalmente indica el carácter con el que nace la Cofradía: Una Cofradía nueva pero que continua una tradición vieja; una Cofradía Sacramental que al mismo tiempo que al culto "semanantero" se compromete al culto y la vivencia Eucarística, con actividades espirituales y sociales que se reflejarán en los Estatutos; una Cofradía abierta para que se integren en ella todos los pontanenses, hombres y mujeres, mananteros viejos y tradicionales y los que nunca han participado en la Semana Santa; en definitiva la Cofradía de todo Puente Genil. Termina diciendo que estamos ante la posibilidad de incorporar a nuestra Semana Santa este paso, de un Misterio fundamental y trascendente cual es la Institución de la Eucaristía. La categoría de nuestra Semana Santa lo exige, ya que con este paso se iguala a las grandes de Sevilla, Málaga, Valladolid o Murcia; pide la ayuda de todos para la puesta en marcha de esta Cofradía en ciernes, que será lo que Puente Genil quiera que sea y llegará donde nuestro pueblo, quiera qué llegue, aunque tiene confianza, pues Puente Genil se: abrió siempre por su Semana Santa. Don José Joaquín Cobos expone lo que la Iglesia actualmente considera que debe ser la Cofradía(catequesis espiritual)y propone se designe una Comisión Gestora que sea la encargada de perfilar la naciente Cofradía. Por distintos hermanos asistentes se dan a conocer distintos puntos de vista de lo que debe ser una Cofradía Sacramental. 136


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

A fin de ir perfilando la redacción de los Estatutos y recaudar fondos para la adquisición de las imágenes, tronos y enseres, por los asistentes se designa una Comisión Gestora, que finalizará su mandato en Mayo dé 1.984, presidida por Francisco Cabezas Cáceres. Vicepresidente, Francisco Luque Estrada. Director Espiritual Rvdo. Padre Don Manuel García Prados. La Tesorería-Administración estará a cargo de Rafael Quero Medina y Antonio Mora Expósito. Secretaría, José Labrador López y Francisco Aguilar Fernández; Mayordomo, Juan Ortega Chacón y Consiliario, Juan Perales Torres Otros puntos tratados y acordados: -

Que la Cofradía establece su sede en la Parroquia de San José.

-

Solicitar la integración en el seno de la Agrupación de Cofradías.

-

Realizar estación de penitencia la tarde del Lunes Santo único hueco que queda para llenar nuestra Semana Santa, y por ello mismo poderle prestar el mayor calor y atención por nuestras Cofradías y Corporaciones.

-

Que el primer desfile procesional con el paso de la Santa Cena se realice en la Semana Santa de 1.984, completándose el desfile en años sucesivos con el paso de la Virgen del Amor.

-

Que la adquisición de imágenes, tronos y enseres sea por suscripción popular, ya que es un logro para todo Puente Genil y el importe tan elevado a recaudar en tan breve tiempo supone un reto para todos.

-

Solicitar del Ayuntamiento y Agrupación de Cofradías encabecen la suscripción popular con una generosa ayuda, ya que la nueva Cofradía viene a llenar un vacio en nuestra Semana Santa y dará realce a nuestro pueblo.

-

Que el primer Hermano Mayor sea Manuel Morales Solano, a petición del grupo promotor y en reconocimiento de su fructífera y desinteresada gestión

-

Que se oficie a Entidades, comercios, Hermandades, grupos y Peñas en solicitud de ayuda.

-

Nombrar a los gremios alimentarios como Hermano Mayor Honorario.

-

Se fija en MIL PESETAS la cuota inicial de Hermano Protector.

-

Hermanarse de forma especial a la Cofradía de la Santa Cena de Sevilla, y a las Sacramentales de Puente Genil (Archicofradía del Santísimo de la Parroquia de Nuestra Señora de La Purificación y Cofradía del Santísimo Sacramento de la Parroquia de Santiago); a la Pontificia y Real Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno -Patrón de Puente Genil- y a la Cofradía de Nuestra Señora de los Desamparados, concediéndoles el Título de Cofradía Hermana Honoraria.

-

Abrir cuentas en todas las entidades bancarias.

-

Confeccionar Cartel en el que se presente la idea al pueblo y solicitar su apoyo generoso.

-

Fueron designadas las Comisiones de Hacienda, Estatutos y Patrimonio y Arte, que quedaron constituidas como sigue: Hacienda: Presidida por Rafael Quero Medina, la integrarán Antonio Duclos, Pedro Venegas, Rafael Fernández, Carlos Arteaga, Rafael Benjumea, Manuel Lavado, Manuel Sebastianes, Miguel Palma, José Cejas y José Antonio Pérez. Estatutos: Director Espiritual, Juan Perales, Juan Ortega, José Labrador, Francisco Aguilar y Manuel Lavado.

137


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Patrimonio y Arte: Francisco Luque Estrada, Juan Morales Cledera, Fructuoso Sánchez Torres, Manuel Morales v Juan Ortega Melgar, Antonio Moreno, Rafael Reina, Antonio Redondo, Rafael Montero, Manuel Rosales, José Antonio Prieto, Manuel Velasco, José Roldán, Antonio Gálvez y José Pérez. Todos los asistentes al acto, además de los ya indicados como promotores, fueron: Antonio Moreno Torres, José Cejas Lozano, Antonio Delgado Moret, Manuel Rosales Aranda, Juan Perales Torres, José Antonio Pérez Romero, Rafael Montero Urbano, Juan Morales Cledera, Miguel Palma Cáceres, Manuel Velasco Delgado, Lázaro Páez Cano, Rafael Fernández Velasco, Antonio Redondo Henares, Rafael Benjumea García, Francisco Aguilar Fernández, Carlos Arteaga Juárez, Antonio Mora Expósito, Manuel Lavado Rodríguez, Rafael Reina Aguilar, Manuel Sebastianes Pérez, Fructuoso Sánchez Torres, Juan Ortega Melgar, José Labrador López, Pedro Venegas Cantos, José Pérez García, José Roldán Domínguez, Alfonso Pérez Humanes, Antonio Gálvez Silva, Luis Felipe Morales Solano, José Castilla Muñoz, Manuel Pérez Bascón, Manuel Montero Urbano, Francisco Chacón Pérez, Juan Jiménez, Manuel González Bordas, Antonio Duclos García, Andrés Cejas Cornejo, Rafael Estrada Amo y Joaquín Borrego Chaparro. Finalizó el acto y se levantó la reunión a las veintitrés horas y treinta minutos del día al principio dicho.

RECIBOS EMITIDOS PARA CAPTACIÓN DE PRIMEROS HERMANOS

138


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

JUNTA DE GOBIERNO DEL PERIODO 1.988-1.992 (Elegida el 28/5/92 en lista cerrada conforme a lo establecido en los Estatutos Vigentes)

Cofrade Mayor: Vice-Cofrade Mayor:

139

Francisco Cabezas Cáceres Francisco Luque Estrada (Sustituido en 1.985 por José Castilla Muñoz)

Secretario:

José Labrador López

Tesorero:

Rafael Quero Medina (Al fallecer le sustituye Antonio Mora Expósito)

Mayordomo:

Juan Ortega Chacón

Vocales:

Antonio Mora Expósito Carlos Arteaga Juárez Antonio Moreno Torres Juan Morales Cledera José Antonio Pérez García José Castilla Muñoz José Cejas Lozano Manuel Pérez Bascón José Gálvez Fernández José Antonio Prieto González Fructuoso Sánchez Torres Juan Velasco Solano Luis Fernando Luque Aguilar Antonio Morón Aguilar Antonio Guevara Jiménez Francisco González Cabello Antonio Illanes Hurtado (1.985) Antonio Redondo Henares (1.985) Alfonso J. Morales García (1.985)


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

JUNTA DE GOBIERNO DEL PERIODO 1.988-1.992 (Elegida el 26/5/88 en lista cerrada conforme a lo establecido en los Estatutos Vigentes) Cofrade Mayor: Vicecofrade Mayor: Secretario: Tesorero: Mayordomo: Consiliarios: Vocales:

Francisco González Cabello José Castilla Muñoz José Labrador López Antonio Mora Expósito Juan Ortega Chacón Rafael González Cabello Francisco Cabezas Cáceres Rafael Baena Guadix José Miguel Sánchez Baena Juan Velasco Solano Alfonso Dominguez Jurado Antonio Redondo Henares Antonio Morón Aguilar Antonio Moreno Torres José Gálvez Fernández Antonio Guevara Jiménez Fructuoso Sánchez Torres Rafael Martín Riquelme Francisco Sánchez Deza José Antonio Pérez García Manuel Morales Solano

Ampliación de la Junta de Gobierno y distribución en comisiones (Nombramiento en Junta Extraordinaria de Gobierno de 17/XI/88) 1.- Comisión Ejecutiva Francisco González Cabello José Castilla Muñoz José Labrador López Antonio Mora Expósito Juan Ortega Chacón 2.- Comisión de Costaleros

3.- Comisión de Mujeres y niños

Juan Ortega Chacón Alfonso Jesús Morales García Alfonso Dominguez Jurado Antonio Redondo Henares Rafael González Cabello Rafael Martín Riquelme José Díaz Torres Antonio Moreno Torres Cuatro Hnos. Costaleros

José Gálvez Fernández Juan Perales Torres Juan Velasco Solano Andrés Gutiérrez Fernández Antonio Guevara Jiménez Francisco Castilla Muñoz Alfonso Jesús Morales García

140


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

4.- Comisión de Mayordomía Juan Ortega Chacón Juan Velasco Solano Antonio Guevara Jiménez José Gálvez Fernández Fructuoso Sánchez Torres Alfonso Domínguez jurado Andrés Gutiérrez Fernández Juan Morales Cledera Rafael Baena Guadix

5.- Comisión Eonómica Francisco González Cabello Antonio Mora Expósito José Miguel Sánchez Baena Antonio Redondo Henares Rafael González Cabello Rafael Martín Riquelme Manuel Morales Solano Rafael Morales Rivas Antonio Castillo Castillo Francisco Castilla Muñoz José Castilla Muñoz

6.- Comisión de Acción Parroquial y Social Juan Ortega Chacón José Gálvez Fernández Francisco Cabezas Cáceres Juan Velasco Solano Alfonso Domínguez Jurado Francisco Sánchez Deza Francisco Torres Núñez Francisco Navas Ruiz José Labrador López 7.- Comisión de Celebraciones Y Relaciones Públicas Antonio Morón Aguilar Francisco Castilla Muñoz Antonio Castillo Castillo Antonio Moreno Torres Manuel Moreno Moreno Francisco Cabezas Cáceres Rafael Martín Riquelme José Miguel Sánchez Baena José Antonio Pérez García Francisco Sánchez Deza Francisco Torres Núñez José Castilla Muñoz Francisco Navas Ruiz

8.- Comisión de Acción Cultural y Asesoramiento Juan Ortega Chacón Francisco González Cabello Juan Perales Torres Luis Fernando Gómez de Cisneros José Labrador López Rafael Baena Guadix Antonio Moreno Torres Fructuoso Sánchez Torres Rafael Morales Rivas Alfonso Jesús Morales García Francisco Navas Ruiz

141


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

JUNTA DE GOBIERNO DEL PERIODO 1.992-1.996 (Elegida el 28/5/92 en lista cerrada conforme a lo establecido en los Estatutos Vigentes)

Cofrade Mayor: Vicecofrade Mayor: Secretario: Tesorero: Mayordomo:

Francisco González Cabello José Castilla Muñoz José Labrador López José Miguel Sánchez Baena Juan Ortega Chacón

Diputado Mayor de Gobierno: Manuel Moreno Moreno Consiliarios: De Acción Parroquial: Rafael Benjumea García De Caridad y grupos infantiles:

Manuel Pérez Serrano

Vocales: Vice-secretario:

Juan J. Campos Cabello

Vicetesorero:

Rafael Martín Riquelme

Vicemayordomos:

Juan Velasco Solano Alfonso Dominguez Jurado Fructuoso del Val de la Torre

Prioste: de costaleros:

Rafael Morales Rivas Manuel Quero Carmona

Fiestas:

Antonio Moreno Torres Francisco Sánchez Deza

Acción Juvenil:

Francisco J. González Martos

Relación con corporaciones:

Francisco Castilla Muñoz.

Obras y Reformas:

José Parras Cejas

Arte:

Antonio Fco. Carmona Ruiz.

Capataz Virgen del Amor:

Alfonso Jesús Morales García

Un representante cuadrilla de la Virgen Dos representantes de las cuadrillas de la Santa Cena

142


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

JUNTA DE GOBIERNO DEL PERIODO 1.996-2000 (Nombrada por el Cofrade Mayor electo conforme a lo establecido en los nuevos Estatutos) Cofrade Mayor: Vice Cofrade Mayor: Secretario: Tesorero: Mayordomo:

José Castilla Muñoz José Parras Cejas Alfonso Jesús Morales García José Miguel Sánchez Baena Juan Ortega Chacón

Diputado Mayor de Gobierno:Francisco José González Molina Prioste:

Fructuoso del Val de la Torre

Consiliarios:

José Labrador López Francisco González Cabello

Vicesecretario:

Manuel Pérez Serrano

Vicetesorero:

Manuel Dorado Torres

Vicemayordomo:

Alfonso Domínguez Jurado

Viceprioste:

Antonio Flores Avilés

Vocales: De Cultos y Atención Espiritual : De Evangelización: De Celebraciones festivas y Actos Sociales:

Rafael Benjumea García, Juan Velasco Solano Antonio Redondo Henares Rafael Martín Riquelme Antonio Moreno Torres Francisco Sánchez Deza.

De Infancia, Juventud y Coro: Francisco Jesús González Martos. De Relaciones con Corporaciones y Cofradías: Manuel Escalera Cosano Francisco Castilla Muñoz. De Actividades Caritativas y Sociales: Miguel Palma Cáceres Francisco Cabezas Vázquez. Representantes de las Cuadrillas Santa Cena: V. del Amor:

143

Juan Antonio Redondo Cabello Juan José Campos Cabello Rafael Bascón Aguilar Rafael Esojo Castilla.


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

JUNTA DE GOBIERNO DEL PERIODO 2.000-2.004 (Nombrada por el Cofrade Mayor electo conforme a lo establecido en los nuevos Estatutos) Cofrade Mayor: Vice-Cofrade Mayor: Secretario: Tesorero: Mayordomo:

Juan Ortega Chacón Fructuoso Sánchez Torres Alfonso Jesús Morales García José Miguel Sánchez Baena Alfonso Domínguez Jurado (Francisco Navas Ruiz desde Octubre/2.000) Diputado Mayor de Gobierno: Manuel Escalera Cosano Prioste:

Fructuoso del Val de la Torre

Consiliarios: -Director de Obras Casa-Hermandad-: José Castilla Muñoz -Coordinador de Hnos Costaleros-: José Parras Cejas Vice-secretarios:

Sergio Reina Gálvez Esteban Morales Sánchez Alejandro Lozano Guerra José Labrador López Rafael Esojo Castilla Antonio Carmona Montalbán

Vice-tesoreros: Vice-Mayordomo: Vice-Prioste: Vocalías:

Cultos y Atención Espiritual de los Cofrades:

Rafael Benjumea García

Evangelización y Promoción Sacramental:

Juan Velasco Solano

Actividades Caritativas, Sociales y de Relaciones con Corporaciones y Cofradías: José Manuel Delgado Ortiz Francisco Castilla Muñoz Acción Infantil, Juvenil y Coro:

David Jesús Bueno Aires

Adjunto al área de Infancia y Juventud:

Antonio Flores Avilés

Adjunto al Diputado Mayor de Gobierno:

Antonio Moreno Torres

Adjunto al Consiliario de Hermanos Costaleros: Francisco José González Molina Representantes de las Cuadrillas Santa Cena:

Juan Antonio Redondo Cabello Rafael Moreno López Marcos García Martos

V. del Amor:

Rafael Bascón Aguilar José Manuel Jiménez Rejano.

144


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

JUNTA DE GOBIERNO DEL PERIODO 2.004-2.008 Cofrade Mayor: Vice-Cofrade Mayor: Secretario: Tesorero: Mayordomo: Diputado Mayor de Gobierno:

José Miguel Sánchez Baena José Antonio Carmona Segura Rafael Martín Riquelme Alfonso Jesús Morales García Rafael Benjumea García Manuel Escalera Cosano

Prioste:

Antonio Carmona Montalbán

Consiliarios:

Juan Ortega Chacón Fructuoso del Val de la Torre

Vice-secretarios:

Antonio Luis Quero Carrillo José Labrador López José Manuel Jiménez Rejano Emilio Velasco Jurado

Vice-tesoreros: Vice-Mayordomos

Vice-Prioste:

Alfonso Morales Cledera Juan Velasco Solano Alfonso Domínguez Jurado Antonio Flores Avilés

Vocalías: Cultos y Atención Espiritual de los Cofrades:

Mª Celi Luque García

Evangelización y Promoción Sacramental:

Flora Aznar Gómez

Actividades Caritativas, Sociales, Corporaciones y Protocolo:

Francisco Navas Ruiz

Infancia, Juventud y Coro:

Mariola González Martos

Capataz de la Santa Cena:

Juan Antonio Redondo Cabello

Representantes de las Cuadrillas: Santa Cena:

V.del Amor: Vocalía de Obras:

Apoyo a actividades festivas y celebraciones:

Vocalías Adjuntas:

145

Rafael Moreno López Rafael Alarcón Arrabal Rafael Montufo Moreno Rafael Esojo Castilla. (Vice-mayordomía)

José Castilla Muñoz José Parras Cejas Rafael Baena Guadix Francisco González Garrido Alejandro Lozano Guerra Sergio Reina Gálvez Antonio Moreno Torres José M. Delgado Ortiz Francisco Sánchez Deza


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

RELACIÓN DE HERMANOS MAYORES

AÑOS

PASO DE LA SANTA CENA

PASO VIRGEN DEL AMOR

1984 1985 1986 1987 1988 1989 1990* 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010

Manuel Morales Solano Antonio Illanes Hurtado José Gálvez Fernández Rafael Martín Riquelme Francisco Torres Núñez Ramón Serrano García

Francisco González Cabello Antonio Baena Jiménez Francisco Moyano Reina Rafael González Cabello Andrés Gutiérrez Fernández

José Castilla Muñoz

Juan Velasco Solano

Manuel Quero Carmona Antonio Redondo Henares Antonio Morón Aguilar Juan Ortega Melgar Miguel Palma Cáceres Jerónimo Guillén Gil José Parras Cejas Manuel Serrano García Miguel Castilla Muñoz Francisco Navas Ruiz Francisco González Cabello Enrique González Escalera Miguel Jiménez González Rafael Benjumea García Antonio Mora Hervías José Antonio Carmona Segura José Antonio Porras Almeda Francisco Trenas Santos Miguel Ortiz Gómez

Rafael Morales Rivas José Manuel Baena Navarro Juan J. Campos Cabello Francisco Castilla Muñoz José Labrador lópez Rafael Albalá Romero Joaquin Borrego Chaparro Alejandro Lozano Guerra Alfonso Morales Cledera Antonio Redondo Henares Antonio Mora Expósito Francisco González Garrido Fructuoso Sánchez Torres José Antonio Carmona Segura Pedro González Martos Francisco Navas Ruiz Rafael Baena Guadix Pablo Alfaro Rodríguez Francisco J. González Martos

* Llovió el Lunes Santo y repitieron los Hermanos Mayores al año siguiente.

146


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

RELACIÓN NOMINAL DE LOS HERMANOS COSTALEROS FUNDADORES DE LA CUADRILLA DEL PASO DE NUESTRA SRA. DEL AMOR QUE COMPARTIERON TRABAJADERA CON LOS HERMANOS COSTALEROS DE MOGUER EN SU PRIMERA SALIDA PROCESIONAL EL LUNES SANTO, 1 DE ABRIL DE 1.985 (PRIMEROS COSTALEROS DE NUESTRA SEMANA SANTA) Alfonso Jesús Morales García (Activo) –Capataz desde 1.985Rafael Montufo Moreno (Activo) -2º Capataz desde 1.989Antonio Joaquín Alfaro Rodríguez (Activo) -6ª TrabajaderaPablo Alfaro Rodríguez Francisco Cabezas Vázquez Miguel Cáceres Pedrosa Gregorio Campos Berral Antonio Fco. Carmona Ruiz Rafael Cosano Carmona Antonio Cosano Morillo Carlos Delgado Torres José María García Carmona Fco. Javier Gómez López Francisco Hidalgo Molina José María Ibarra Limonchi José Antonio Laguna García Alfredo Limonchi López Javier López Jiménez Juan Pino Solís Fco. Javier Reina Jiménez José Manuel Reina Peinado Francisco Rodríguez Logroño José Francisco Sánchez Rejano Rafael Sillero Serrano Francisco Torres Romero Juan Carlos Velasco Solís

147


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

RELACIÓN NOMINAL DE LOS HERMANOS COSTALEROS FUNDADORES DE LA CUADRILLA DEL PASO DE LA SANTA CENA EN SU PRIMERA SALIDA EL LUNES SANTO, 13 DE ABRIL DE 1.987 Juan Antonio Redondo Cabello (Activo) –Capataz Titular desde 2.000Moisés Palos Gutiérrez (Activo) –Contraguía desde 1.998Rafael Alarcón Arrabal (Activo) -4ª TrabajaderaAntonio Borrego Ligero (Activo)-3ª TrabajaderaRafael Benjumea Valverde (Activo)-9ª TrabajaderaJorge Bascón Aguilar (Activo)- )-9ª TrabajaderaJuan José Campos Cabello (Activo) –Actualmente en la 6ª del Paso de PalioJuan Carlos Chacón Aguilar (Activo) )-9ª TrabajaderaFrancisco J. Lozano Cardeñosa (Activo) )-7ª TrabajaderaFrancisco M. Marín Aguilar (Activo) )-5ª TrabajaderaJerónimo Martin Palos (Activo) )-2ª TrabajaderaAngel Redondo Cabello (Activo) )-3ª TrabajaderaRafael Zafra Berral (Activo) )-2ª TrabajaderaJesús Aguilar Jiménez Julio Aranda Estepa Manuel J. Arenas Estrada Antonio José Arroyo Arroyo Antonio Jesús Arroyo Estepa Manuel Baena Carmona Antonio Baena Ibarra Francisco Balaguer Gamero Antonio Bascón Bascón Juan M. Burón Arrabal Antonio Cabello Cejas Francisco J. Cabello Cejas Marco Antonio Cabezas Gálvez Manuel J. Carmona Cosano José Julio Carnerero Roldán Jesús Angel Casasola Jurado Antonio Castilla Aguilar Juan Manuel Cejudo Cejas Francisco Javier Cosano Carmona Francisco A. Cosano Romero Eduardo Chía Morales José Manuel Delgado Ortiz Carlos Delgado Torres (Palio) Conrado Dorado Nievas Javier Durán Durán José A. Durán Gómez Manuel Estrada Cejas Francisco Flores Cabezas Julio C. de la Fuente Espejo José Gálvez Moreno Luis Fdo. Gama Ibarra Manuel Gama Ibarra Luis Fdo. Gómez de Cisneros Ramos Juan Manuel Gómez Roa Francisco González Molina Francisco E. Guerrero Cabello Francisco Guerrero Moreno Manuel Gutiérrez Quintero Pablo Gutiérrez Rivas Juan José Hurtado Cejas

Juan M. Illanes Guzmán José Antonio Leiva López José M. Lozano Arroyo Juan C. Luna López Manuel Marín Muñoz Rafael Marrón Castilla José Martín Cantos Francisco J. Martín Marcos Juan J. Martín Moreno Juan Carlos Morales Cabello Jorge Merino Alcaide Manuel Muñoz Cabello Dámaso Muñoz Melero Cristóbal Núñez Jiménez Antonio Pachón Ruz Francisco Manuel Molina Valera José Antonio Pérez Alcaide Manuel Angel Palos Rivas Ángel Pérez Cugat Francisco Javier Merino Gil Cándido Pérez Gálvez José Pino Solis Manuel Prieto Navarro Antonio Luis Quero Carrillo Pablo M. Reina Luque José Angel Reina Rivas Antonio Rodríguez Estepa José Roldán Rivas Francisco Rivas Soria José María Ruiz Florido Eduardo Sánchez Fuentes José Sánchez López Rubén Serrano Rodríguez Rafael Sillero Serrano (Palio) Antonio Valverde Arteaga José Alberto Velasco Cosano Francisco J. Velasco Solís Miguel A. Venegas Rivas Fernando Villafranca Muñoz

148


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Mª Stma. del Amor -- Apartado de correos 141 -Parroquia de San José 14.500 - PUENTE GENIL

ACTA EXTRAORDINARIA CON MOTIVO DE LA COLOCACIÓN DE LA PRIMERA PIEDRA DE LA CASA-HERMANDAD DE LA COFRADÍA SACRAMENTAL DE LA SAGRADA CENA DE JESÚS Y NUESTRA SEÑORA DEL AMOR. En la Villa de Puente Genil, siendo las 13’00 horas del sábado día veinticinco de marzo del año dos mil, día en que conmemora la Iglesia la Anunciación de Nuestro Señor Jesucristo por el Arcángel San Gabriel en el Misterio de la Encarnación de Nuestra Señora, y en este solar, unión de los marcados con los números 10 y 12 de la calle de todos los Santos de nuestra Villa. Los aquí presentes, convocados por la Junta de Gobierno de la Antigua Hermandad y Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Nuestra Señora del Amor, compuesta por los hermanos que a continuación se citan: Cofrade Mayor: José Castilla Muñoz, Secretario: Alfonso Jesús Morales García, Tesorero: José Miguel Sánchez Baena, Mayordomo: Juan Ortega Chacón, Prioste: Fructuoso del Val de la Torre, Vice Cofrade Mayor: José Parras Cejas, Vicesecretario: Manuel Pérez Serrano, Vicetesorero: Manuel Dorado Torres, Vicemayordomo: Alfonso Domínguez Jurado, Viceprioste: Antonio Flores Avilés, Hermano Mayor de la Santa Cena: Miguel Castilla Muñoz, Hermano Mayor de Ntra. Sra. del Amor: Alfonso Morales Cledera, Consiliarios: José Labrador López y Francisco González Cabello Diputado Mayor de Gobierno: Francisco José González Molina.

Vocales: De Cultos y Atención Espiritual de los Cofrades: Rafael Benjumea García, De Evangelización: Juan Velasco Solano y Antonio Redondo Henares De Celebraciones festivas y Actos Sociales (adjuntos a tesorería): Rafael Martín Riquelme, Antonio Moreno Torres y Francisco Sanchez Deza. Del Coro: Francisco Jesús González Martos. De Relaciones con Corporaciones y Cofradías: Manuel Escalera Cosano y Francisco Castilla Muñoz. De Actividades Caritativas y Sociales: Miguel Palma Cáceres y Francisco Cabezas Vázquez. De la Cuadrilla de la Santa Cena: Juan José Campos Cabello y Juan Antonio Redondo Cabello. De la Cuadrilla de la Virgen del Amor: Rafael Bascón Aguilar

En presencia de nuestro Director Espiritual, Administrador Parroquial de San José y Arcipreste de nuestra Villa, D. José Joaquín Cobos Rodríguez, del Presidente de la Agrupación de Cofradías y Corporaciones Bíblicas de Semana Santa D. Manuel Bueno García, del Coro "Virgen del Amor" dirigido por Mª Eugenia Ortega Cruz así como de los presidentes y representaciones de las Corporaciones y colectivos integrados en esta Cofradía, de las que tienen establecida sede en las calles Santos y Adriana Morales así como los distintos medios de comunicación social de la localidad. Se procede a cumplimentar la ceremonia protocolaria de puesta de la Primera Piedra de lo que en un futuro constituirá la Casa-Hermandad de esta cofradía, bajo proyecto original del Arquitecto D. Marco Antonio Cabezas Gálvez, con Dirección de Obra del Arquitecto Técnico D. David Parras Rejano y la ejecución correspondiente a cargo de la empresa Construcciones Bascón regentada por D. Rafael Bascón Calvillo y D. Rafael Bascón Aguilar, todos ellos hermanos de cabildo de esta cofradía. Igualmente es deseo de esta Junta el hacer constar de manera especial el agradecimiento al matrimonio formado por los hermanos Francisco González Cabello y Rafaela Lucena Cruzado por la adquisición de estos solares y su posterior donación a la cofradía para el presente fin. Que el Santísimo Cristo de la Cena y su Amantísima Madre del Amor os lo premie y os proteja muchos años. 149


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

El proyecto aludido prevé una superficie construida de cuatrocientos cincuenta metros cuadrados, incluyéndose copia de los planos en este arca que, además del presente acta, guarda como testigo de este acto protocolario el siguiente contenido: Periódicos locales: El Pontón Puente Genil Semanal Puente Genil Información La Puente Diario Córdoba. (Todos ellos en edición del día de hoy) Copia del acta constitucional de la Cofradía. Relación nominal de hermanos activos de la Cofradía al día de hoy. Fotografías de nuestros titulares recuerdo de los Solemnes Cultos celebrados en el presente ejercicio. Monedas de curso legal de 1 a 500 pesetas. Medalla de la Cofradía. Insignia de solapa de la Cofradía. Dos medallitas con las imágenes del Cristo y de la Virgen respectivamente. Siendo depositada en la fosa abierta al efecto de manera conjunta por el donante del solar Francisco González Cabello y por el Cofrade Mayor José Castilla Muñoz y haciendo uso de la palabra ante los asistentes el Arquitecto, el Presidente de la Agrupación de Cofradías y Francisco González Cabello, cerrando el acto el Cofrade Mayor José Castilla. Y no habiendo más asuntos que tratar el Coro “Virgen del Amor” procede al canto del Padrenuestro como acción de gracias y se declara terminado el acto de este Sábado del Diablo Mudo lo que, en mi condición de secretario certifico con el Vº Bº del Cofrade Mayor. El Cofrade Mayor.

El Secretario.

fdo: José Castilla Muñoz

fdo: Alfonso J. Morales García

Diario Córdoba, miércoles 28 de marzo de 2.000

150


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

FIRMAS COLABORADORAS La Antigua Hermandad y Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Nuestra Señora del Amor, quisiera dejar patente su más sincero agradecimiento a las siguientes firmas comerciales por su colaboración y contribución a la realización de los Actos Conmemorativos del XXV ANIVERSARIO REFUNDACIONAL sin cuyo apoyo no hubiera sido posible la realización de los mismos. A todos MUCHAS GRACIAS.

Exma. Diputación Provincial de Córdoba Frimesa Refrigeración Palitos Membrillo “San Lorenzo” Cafetería San José General Visión óptica Drogenil, S.L. Bar Cafetería “El Coto” Suministros Agrícolas José Pérez Automoción Pérez Santos S.L. Agro Moto Navarro, S.L. Café Bar “El Poncho” Pinturas Santa Ana Frutería San José Cafetería Gris 90 Panadería Pastelería Mati Gálvez Adame joyeros Excavaciones hermanos Merino Carnerero ELECTRO-MUEBLE Redondo Milar Anzuroliva –Distribuidor Oficial Estrella DammBar- Cafetería “El Tapeito” Almacenes Frigoríficos José Arroyo Merino e Hijos Hierros PEFRAN –Ferralla y Almacén de HierrosBudha Copas – CBC Cafetería Bar “El Parque” – Studio 54 Productos GARPE S.A. –HerreraPlácido Floristas Fontanería FONMAGI Productos San Fermin Material de Oficina Ofimarket Cafetería Antoñín Café-Bar Apólito FERIAMUEBLE Fco. Arroyo S.L. GRAFIMOR Cafetería La Esquina

151


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

FIRMAS COLABORADORAS ESMONSUR Modas Fabiola Jurado Estación de Servicio Miguel Castilla Aguilar Dámaso Melero S.A. Las 12 del Pilar C.B. Servicios Funerarios de Puente Genil S.L. Seguros Pelayo –Agencia Puente GenilFerralla MAFRAIN Cristalería Marrón-Jiménez S.L. Corporación Bíblica “La Resurrección de Lázaro” Corporación Bíblica “El Juicio de Salomón y Las Tres Marías” El Hno. Costalero más veterano de la 4ª del Palio Donativos anónimos de Particulares y Hermanos Varios VEINLUC – Renault Trucks (Lucena-Puente Genil) Verduras Manuel Estrada (Puente Genil) Antonio Díaz (Puente Genil) CIATCO-Renault Trucks (Córdoba) Transportes Camilo García (Lucena) Construcciones Pavón (Cabra) Hormigones José María Domínguez (La Rambla) Transportes Pollos Humilladero S.L. “El Coco” Transportes Manuel Pizarro (Aguilar de la Frontera) Transportes Manuel Cobacho (Badolatosa) Anónimo (Antequera) Transportes Muñoz Postigo (Humilladero) Transportes Juan Portillo (Matarredonda) Tornos Casa Rueda Hnos. Villa Tacógrafos (Lucena) Lucena Motor IVECO Transportes Egabrenses de la SubBética (Cabra) Radiadores Antonio Rubio (Lucena) Neumáticos Hermanos Olea (Lucena) LAUROMUEBLE (Málaga) Antonio Aguilar (Lucena) Transportes Manuel Rubio (Montoro) Transportes y Excavaciones Jesús y María (Cabra) Lechugas Francisco Granados (Cabra) Transportes Francisco Jurado (Carcabuey) Granalquiler Trucks (Lucena) Juan Algar (Lucena) 152


Revista Conmemorativa XXV Aniversario Fundacional de la Antigua CofradĂ­a Sacramental de la Sagrada Cena de JesĂşs y Ntra. Sra. del Amor de Puente Genil.

153

Profile for Agrupacion  Cofradias

Revista xxv aniversario  

REvista XXV Aniversario Cofradía Santa Cena y Virgen del Amor.

Revista xxv aniversario  

REvista XXV Aniversario Cofradía Santa Cena y Virgen del Amor.

Advertisement