Issuu on Google+

Reflexiones sobre la práctica docente en los procesos de integración escolar. Horacio Belgich

Para que la escuela produzca niños educados y escolarizados justamente debería tener un clima institucional estable entre alumnos, padres, maestros y directivos. Efectivamente la mayoría de las veces este clima no puede llevarse a cabo, es decir en las instituciones existe rivalidades tanto internas como externas que de alguna manera obstruyen el mejor aprovechamiento para los alumnos. Uno de los problemas que afectan más es la violencia impactada por la pobreza y la desigualdad, un poco más la desigualdad, porque en la mayoría de las ocasiones, se presenta de manera más evidente en las escuelas y por ende comienza la violencia. La cantidad no siempre quiere decir que es referida a calidad, el sistema se preocupa mucho por dar ciertos y bastantes contenidos, de hecho creo que más de los que los niños son capaces de asimilar y reflexionar con tiempo, aparte de que no siempre los niños están en una disponibilidad de percatar todo el programa porque por sus pensamientos ocurren otras cosas (reconocido como fracaso escolar), y el sistema no tiene marcada la prevención en los problemas de aprendizaje y detección sobre las dificultades porque supuestamente no hay tiempo, y en lugar de saturar con contenidos creo que se debería hacer un espacio para esto, para que el aprendizaje y la motivación fuera real, es decir que los alumnos le encuentren un sentido claro a la escuela y poder reflexionar más sus propios aprendizajes. Así que el fracaso escolar es una parte de las diferencias escolares (desigualdad), lo que procede a la violencia, y esto a una baja de aprovechamiento productivo. Estoy muy de acuerdo que el mejor derecho de los niños es que los adultos demos lo mejor para ellos, es decir que puedan aprovechar al máximo todos los conocimientos que podemos transmitirles y esto requiere de una mejor educación en donde se puedan atender a todas las diversidades que estamos pasando, diversidades que deben ser tratadas de manera subjetiva. Otra parte muy importante es que los niños tienen derecho a recibir educación sexual, muchas personas pueden verlo mal, pero no lo es, de hecho ayuda desde la prevención de los abusos sexuales, ya que vivimos en un tiempo que eso se está dando con mucha frecuencia sobre todo con niños y jóvenes, y están en todo el derecho de saber que tiene que cuidar su cuerpo, respetarlo y cómo hacerlo. Malú: Martha Guadalupe Llamas Martínez


Reflexiones sobre la práctica docente en los procesos de integración escolar. Horacio Belgich