Issuu on Google+

La igualdad de género en literatura infantil

Àngels Sancho

El tesoro del Dragón Smaug. Agustín Fernández Paz

Mi nombre es Zeralda y soy hija del rey de Moebia. Nuestro país se encuentra más allá del Mar Extenso y desde hace años que sufrimos el ataque del dragón Smaug. Según el Gran Libro, el dragón reventará el día que alguien le robe el Anillo de Luz. Con el propósito de librarnos de él, me disfracé de mercader y viajé hasta el país vecino donde se lo robé mientras dormía. Un viejo brujo lo convirtió en el apuesto príncipe Xabrín que consiguió despertar mi curiosidad: Estaba la princesa concentrada en saborear los últimos trozos de aquel exquisito lenguado cuando se abrió la puerta de la posada y un aire frío se coló en el recinto. Zeralda alzó la vista y se olvidó definitivamente del pescado. Porque allí, junto a la puerta, estaba el joven más guapo que había visto nunca.

Hasta el punto que accedí a llevarlo en barco hasta mi país para que desde allí continuara con sus viajes. Durante el trayecto, Xabrín me confesó que en realidad era el dragón Smaug y decidí dejarme de sentimentalismos y actuar sangre fría: Pero Zeralda era mujer valerosa y de grandes recursos y, reaccionando rápidamente, les gritó a unos marineros


La igualdad de género en literatura infantil

Àngels Sancho

aterrorizados ante la figura del monstruo: - ¡Lanzad el tesoro al mar! ¡Rápido o nos matará a todos!

Smaug se cayó al mar y se hundió entre las olas poco a poco. Yo decidí llevar el anillo para recordarle y como amante de aventuras que soy me dediqué a viajar por el mundo. De esa manera es como conocí a un explorador del que me enamoré.

Agustín Fernández Paz. El tesoro del dragón Smaug (1983). Barcelona: La Galera (La Chalupa, 42), 1992 (ilustraciones Fran Jaraba)


"Dragon smaug"