Page 1

Novelalago no solo hace una inteligente lectura del libro inacabado de Nabokorr, *oit ándonos el

proceso mental de un creador, sino que va más lejos

Formas de desaparecer Eduardo lago Sienpre supe que

voluería a verte, Aurora lee MAtPASO

288 PÁGINAS 22 EUROS

J.a MAsourrER nóo¡nEs

La mejor definición que se puede hacer de la escritura de Eduardo Lago (Madri d, lgí4, pero residen_ te en Nueva york desde hace 25 años) se encuentra en el título que dio a su artículo sobre las tradücciones al español del U/lses de Ja_

mes Joyce: El íncubo de Io ímposi_ óle. De este íncubo surgió su p.i-"ra.novela, Llámame Brooklyn, pre_ mio_Nadal 2oo 6, para prolóngarse

en Ladrón de Mapas, publicada también por Destino. Añora es la editorial Malpaso la que da el me_ Jor paso posible al abrir su catálo_ go con Síempre supe que volvería a vVte, Aurora Lee. En esta novel4 el íncubo puede convertirr"

demoniada pesadilla, en divertidí"r, "rr_ sima vigilia y en un malabarismo a la hora de interpretar y recrear una novela que es en realidad dos y que Lagq con admirable auda_ cia,- conüerte en una vertiginosa multiplicación de textos. Na'bokov

empezó El original de Laura (o Mo_

rír

es dívertido, si les atrae más un título igualmente apropiado) a fina_ les_de 1974, cuando estaba ya

enfermo,.

muy

y con una ansiedad poi

terminarla que nos recuerda al ño_ l3ño de 2666. No Io logró. Lo que dejó fueron 138 fichas breves escri_ tas a\áIiz (con fichas trabajó Loli_ Pálídoíuego). pidió a su mujer lai Vera que a su muerte las destruye_ se- teinta años más tarde, su hijo

Dimitri,

a-la edad que tenía su pa_

dre cuando ryyr¡ó,y también muy enfermo, decidió publicarla. La re_ acción fue lapreüsible: críticas de_

moledoras frente a otras abiertamente entusiastas. Como ha escrito Javier Aparicio Maydeu, EI orígínal de Laura no es

una novela en fragmentos sino

fragmentos de novela. pero en con_

trade lo que puedan pensar, desde

su arrogancia, Matin Amis o el exjoven excrítico literario, novelas inacabádas como las de Nabokov o

Eduardo lago

las de Bolaño nos introducen en el

interior del proceso mental de un

creador, con páginas que son au_ ténticas joyas. y así lo ira entendi_ do Lago que, en esta novela no sólo hace una inteligente lectura del libro; va, además, todo lo lejos que

puede

ir un novelista

de ialento.

Cuando Hallux le pide a Marlowg

Imposible dar una idea de todo lo que abarca y sugiere esta novela de novelas, grande a la sombra de los grandes

;ffi";

escritor fantasma, novela, se desencadena el vértigo de la creación. No se trata solameá-

te de encontrar un final sino de

utilizar los mismos trucos de magia

que el maestro. para l"os nombres, que revelan"mp"rur, un curioso desdoblamiento, algo que ya hace Nabokov al transformar, por ejem-

plo, a Flora y Laura en FLaurajHaes el dedo gordo del pie -referencia a los problemas dsNabokov yalplacer que sienteWild al amputárselo, superior al de la mastuibación-; Marlowe es un personaje de las novelas de Chandlér; el coñocido agente literario Andiew Wylie,

llux


el Chacal, es aquí Peter Baily; y nos encontramos con lajoyceana Anna Livia Tsé-Tsé, o con Rosebud -nombre del trineo de Ciudadano

Kane-,el perro olisqueador

de

ma-

nuscritos, Geraldino Wonn o Gusano, y tantos otros. Entramos de lleno en la polémica sobre si hay que respetar la voluntad de un escritor -de Virgilio a

Kafka- de que se destruya una obra suya. Entramos también en la

metatextualidad, en una novela donde los personajes de Nabokov confunden con los de Lago para crear una serie de relatos independientes y al mismo tiempo estrese

chamente relacionados, novelas, textos acabados dentro de una novela más que inacabada borrada

por voluntad del autor ('un acto

de autodestrucción que, paradójicamente, desarrolla un elemento

de creatividad", escribe Philip Wild, el neurólogo de Nabokov). Sin olvidar las malignas referencias de Lago a agentes literarios y editores sólo interesados en vender o, implícitamente, su desacuerdo con la traducción de Jesús Zulaika paraAnagram4 puesto que él prefiere traducir las citas del escritor ruso directamente de la edición inglesa de Penguin Classics o de la americana de Alfred Knopf. Imposible dar una idea de todo 1o que abarca y sugiere esta novela de novelas, grande a la sombra de los grandes, trabajada con el rigor

de un científico

y con la imági-

nación delirante de un verdadero creador. I

Lago Cultura/s La Vanguardia  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you