Issuu on Google+

Malo Group llega a Bogotá con inversión de $5.000 millones

Bogotá_ Con presencia en 13 países del mundo y en todos los continentes, Malo Health & Wellness Group llegó a América Latina y decidió que Colombia será su puerta de entrada. Para ello, la firma, que cuenta con servicios de cuidados dentales, salud y bienestar, spa, fitness, educación y producción de cerámicas dentales abrió, su primera clínica en Bogotá, en la Calle 90 con Carrera 19A. Dedicada a la implantología y la estética dental, Malo Clinic Dental Care Bogotá cuenta con 18 pisos en un área de 50.000 metros cuadrados y la atención de 600 especialistas. En entrevista con LR, el doctor Paul Malo, fundador del grupo especializado en salud señaló que la llegada a Bogotá tuvo una inversión de $5.000 millones y que están estudiando su incursión en otras ciudades.

¿Por qué decidieron abrir en Colombia su primera clínica en América Latina? Tenemos 30 clínicas en todos los continentes, pero ninguna en América Latina. Estudiamos tres países: México, Brasil y Colombia y decidimos abrir la primera aquí por que el país hoy está viviendo un desarrollo muy importante y eso lo convierte en una buena apuesta. Además, hay muchos dentistas en Colombia que hacen nuestros cursos en Europa , por lo que hay una buena relación. ¿Cuál es la inversión que realizaron en este centro odontológico? Son $5.000 millones. Después de esta clínica, ¿hacia dónde se van a dirigir? Primero llegamos a Colombia, queremos tener cuatro clínicas, en Brasil tenemos planeadas otras cuatro y en México una. En un futuro cercano solo estaremos en esos tres territorios, pero es cuestión de estudiar si hay algo en otros países que nos interese. Nosotros somos líderes mundiales en estética dental y nos enfocamos en clínicas grandes y regionales, por lo que si la ciudad no tiene una población de más de tres millones de habitantes y si no tienen capacidad de compra, no se puede abrir una clínica. Hacemos trabajos complejos y necesitamos una cantidad de población con capacidad adquisitiva. Bogotá es muy interesante por esa razón y Medellín también. Vamos a pensar en unos dos años en una clínica más grande, esta va a ser regional para que vengan los países alrededor de Colombia. Además de Medellín, ¿tienen otras ciudades pensadas? Estamos estudiando Barranquilla. En otros países cuentan con las líneas de salud y bienestar, spa, cuidado médico, fitness, cerámica y educación. ¿Esperan traer esos servicios a Colombia? No, por el momento solo traemos los cuidados dentales. Este es un tema que vamos a estudiar. El mayor spa del mundo es nuestro, son 10.000 metros cuadrados de spa médico y contamos con ocho en el mundo. En Colombia y en América del Sur es solo la línea de cuidados dentales. ¿Por qué? En América del Sur hay una competencia médica bien importante, pero en la dental somos muy diferentes y tenemos una gran ventaja porque realizamos procedimientos muy complejos, sin embargo en la parte médica no contamos con esa ventaja. La opinión Jaime Arias Presidente de Acemi “Todo lo que sea prestación de servicios en Colombia es muy bueno, pero las clínicas especializadas o de excelencia tienen un campo muy amplio”. Tatiana Arango tarango@larepublica.com.co

14/10/2013

“Hemos logrado que los pacientes estrenen dientes en un solo día” ENTREVISTA El odontólogo portugués Paulo Maló habló con Semana.com sobre la revolucionaria técnica de implantes dentales All-on 4, que acaba de llegar a Colombia. Semana.com: ¿En qué consiste esta técnica de implantes dentales? Paulo Maló: Junto a mi equipo de investigación desarrollamos hace 20 años una técnica quirúrgica que le permite a las personas que han perdido algunos de sus dientes recuperarlos gracias a unos implantes para los cuales no es necesario hacer ningún trasplante de hueso, lo cual es revolucionario. Cuando las personas pierden los dientes, también pierden el hueso y no hay forma de colocar el implante. Hay dos opciones en esos casos: se puede utilizar una caja de dientes o se debe realizar un injerto de hueso. El problema es que los trasplantes óseos tienen muchas dificultades. Semana.com: ¿Cuáles dificultades? P.M.: Primero que todo el costo. Son cirugías muy complejas y delicadas con anestesia general que tienen un alto precio. En segundo lugar está la edad, pues la tasa de éxito de un trasplante de hueso en una persona de la tercera edad es muy baja, por ejemplo. Un tercer factor es el tiempo porque cuando se hace un trasplante no se pueden colocar los implantes el mismo día. Normalmente toca esperar un año para que el paciente tenga sus dientes nuevos. De igual forma hay personas que no pueden someterse a un trasplante por salud, no solo por razones económicas. Si una persona mayor tiene osteoporosis, no se puede hacer el procedimiento. Si tiene diabetes u otras patologías también resulta muy difícil realizarlo. Entonces estamos ante una situación dramática. Personas que tienen la capacidad económica para tener dientes fijos pero no pueden hacerlo por cuestiones técnicas. Semana.com: ¿Su técnica brinda soluciones para superar esas barreras? P.M.: Así es. Con esta técnica exclusiva hemos logrado colocar implantes dentales sin necesidad de injerto de hueso en un solo día. Esto reduce alrededor del 50 por ciento el costo en comparación con los tratamientos convencionales. Además tiene una tasa de éxito 98 por ciento superior, pues la persona tiene sus dientes nuevos el mismo día de la cirugía y el

resultado final es mucho mejor desde el punto de vista estético. Semana.com: Uno de los mayores problemas de estos procedimientos es que son extremadamente invasivos. ¿Qué tan invasivo es el suyo? P.M.: No es tan invasivo. Con esta técnica el dolor disminuye casi a cero y la inflamación es prácticamente nula. Un trasplante óseo siempre es extremadamente invasivo debido a que el paciente tiene la boca completamente abierta, se le debe abrir la cadera o el cráneo para tomar el hueso de allí e implantárselo. Entonces tenemos dos localizaciones quirúrgicas, lo cual es muy invasivo y doloroso. Lo es aún más si es una persona mayor u obesa, pues luego de la cirugía puede presentar problemas de locomoción o movilidad. Por eso quien se somete al tratamiento All-On-4 no tiene que someterse a incisiones, ni cortes porque el procedimiento quirúrgico es hecho con guías virtuales. El paciente se hace la cirugía en la mañana y en la tarde está jugando golf. Semana.com: ¿Y cuánto tiempo dura el procedimiento? P.M.: Tarda desde cinco minutos hasta cuatro o cinco horas. Depende de la técnica que se use. Se puede utilizar una virtual que deja al paciente libre media hora después. Se gastan 15 minutos en la cirugía y 15 para instalar las prótesis. La otra más o menos toma media hora de cirugía y se debe esperar de 3 a 4 horas para instalar las prótesis. Pero todo depende del paciente y su caso. Normalmente usamos anestesia local, pero en los casos más complejos acudimos a la anestesia general. Las rehabilitaciones totales son muy complejas y ese es nuestro campo de trabajo. Mientras menos hueso y más años tenga el paciente, todo se hace más difícil. Las mujeres mayores son los más complejos según mi experiencia. Semana.com: ¿Qué tanto ha evolucionado este tratamiento que usted creó hace 20 años? P.M.: La técnica es dinámica porque siempre hay innovación y nuevos productos que le permiten evolucionar. Así ha ocurrido con All-On-4. Actualmente hay mayor facilidad, mejor tasa de efectividad y menor costo. La idea es usar los avances tecnológicos no solo para mejorar los tratamientos sino también para asegurar su éxito y hacerlos más asequibles. Normalmente para tener mayor calidad tenemos más costos. Yo pienso que esa lógica no debe aplicarse y la tecnología debe ser el medio no solo para mejorar los resultados, sino para disminuir los costos. Por eso somos líderes mundiales y atendemos a más de 85.500 pacientes diariamente. Aunque los costos varían de país a país, estimamos que aproximadamente los precios disminuyen del 40 al 50 por ciento. Los tratamientos cuestan entre 15 y 30 millones de pesos colombianos. Semana.com: ¿Por qué pusieron los ojos en Colombia? P.M.: Porque es un país que está teniendo un desarrollo muy interesante y su economía está creciendo. Aquí ya tenemos una masa crítica suficiente, es decir una cantidad de población suficientemente grande para justificar la apertura de una clínica. Cuando planeamos construir un centro médico primero evaluamos cuántos clientes potenciales podemos tener porque los equipos son muy caros y la capacitación de los odontólogos también lo es.

En el caso de Colombia creo que hay por lo menos 5 millones de clientes potenciales. A muchas personas les interesa tener una sonrisa y dientes bonitos. Prefieren hacer una inversión en su salud que comprar un carro nuevo. Nuestra técnica All-On-4 es la prueba fehaciente de que la gente sí puede tener dientes fijos sin tener que someterse a tratamientos muy dolorosos y demorados. Por eso llegamos a Colombia. Bogotá es la primera ciudad de Latinoamérica donde habrá un centro Malo Clinic, con más de 1.500 profesionales que estarán al servicio de las necesidades de las personas que deseen tener unos dientes lindos y una sonrisa agradable. La idea es expandirnos en el futuro hacia otras ciudades del país como Barranquilla y Medellín.

SEMANA.COM COPYRIGHT © 2012 PUBLICACIONES SEMANA S.A. Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


MALO CLINIC em Bogotá