Page 1


C O NTE N I D O S T A F F Director editorial Luis Carlos Ávila

luis.avila@mallpocket.com

Jefe de redacción Eliana Samacá

eliana.samaca@mallpocket.com

Redacción Camilo Suárez V.

35

EDICIÓN

12 PLACARD

Vestida con tinta

18 PLAZOLETA

La mata que no mata

22 TIMECODE

La cámara perversa

Dirección gráfica y diseño Adriana Caycedo Corrección de estilo Patricia Salamanca Marketing / Publicidad Stephanie Sarmiento Sindy Rodríguez

42 WHAT IF

Historia de una aguja

Director general Hugo Posada

hugo.posada@mallpocket.com

Comercialización exclusiva MEDIAPLUS S.A.S.

Tel.: 300 1615 ext. 108 comercial@mediaplus.com.co Impresión CARVAJAL SOLUCIONES DE COMUNICACIÓN S.A.S. Quien solo actúa como impresor Bogotá, D.C. - Colombia 2015

28 PORTADA

Adicciones y Pasiones

46 SHUFFLE

Guía tropical de adicciones, manías y obsesiones

50 CTRL+ALT+SUPR

Mallpocket es una revista mensual de distribución gratuita de MAPROGES S.A. Esta publicación puede ser compartida, comentada, divulgada en medios masivos impresos o digitales, siempre y cuando se haga mención a Revista Mallpocket y a los autores de los textos y las imágenes. Mallpocket no se hace responsable de las opiniones o comentarios de sus colaboradores.

El juego de ser otro en la red

54 SPOTLIGHT

Famosas Pasiones

58 ANEXO

Viajar por tierra

36 PASSWORD

Entre el crossfit y el crossfreak

64 OPINIÓN 66 DOBLEU

Portada Ed.34 Agosto 2015

"MI PEOR ERROR"

El gran placer

Columna de Rodrigo Sandoval


LUCAS Suancha

JULIANA CUERVO

u br e

Escritor y profesor universitario en las aéreas de escritura creativa, cine, psicología criminal; literatura policíaca, de terror y ciencia ficción. Sufre un trastorno obsesivo compulsivo que lo obliga a mantener las puertas cerradas de cualquier lugar donde se encuentra. Autor de la novela Malditos, hermosos. Su último libro que incursiona en la literatura infantil, se titula Vladimir, el niño vampiro. @Miguelmendozal7

Diseñador e Ingeniero Eléctrico de la Universidad de los Andes; equilibra su pasión y su forma de ver la vida desde estos dos mundos tan diferentes. Determinado a combinar sus pasiones en el ámbito creativo y las ciencias exactas, lo que le permite tener una visión particular del diseño y las artes. Apasionado por la tipografía, la forma y la figura como composición estética, fotógrafo por hobby, ilustrador y fiel amante de las alitas bbq. www.behance.net/oscarberrio

Amante del color, los videojuegos y la música en 8 bits. ‘El pat’ o Camilo Patiño mezcla todos sus gustos, gestos y ocurrencias para plasmar alegría en sus ilustraciones, intentando sacar una sonrisa. www.behance.net/camilopatib6d0

Paula Ricciulli

Julián Gómez Cadavid

Ed .3 5 - O ct

Comunicadora social y magíster en Escrituras Creativas. Le apasiona la creación de contenidos y de nuevos formatos. Le gusta el Crossfit, dibujar, ir a cine y ante todo, viajar.

Oscar Andrés Berrio Navarrete Camilo Patiño Carvajal

Croaldaobroes-

Nació y creció en la ciudad de Medellín. En 2010 realizó sus estudios en dirección de cine para animación en Buenos Aires - Argentina. Su estilo Naive tiene mucha influencia de la era moderna del diseño y la animación. Obsesionada con el color, las manualidades y los cómics. Ama las palomitas de maíz y el cheesecake de banana. Actualmente trabaja de manera freelance desde su estudio en Medellín. www.julianacuervo.com

Miguel Mendoza Luna

María Angélica Herrera

Es un joven Bogotano de 24 años, diseñador gráfico por profesión pero ilustrador por vocación. Inspirándose en su madre, sus mentores, la animación clásica japonesa, los cartoons de los 90 y el café, ha logrado mantenerse dedicado a su oficio día a día. www.behance.net/josuan

Periodista. Tiene más blogs que plata en la billetera. Cree que todo puede decirse con gifs animados y frases de las primeras temporadas de Los Simpson. Mintió sobre su edad en Latinchat. Todo lo puede en Britney Spears que la fortalece. Discoscraptasticos.wordpress.com @RicciuP

Es periodista y 'media junkie', fotógrafo y dibujante aficionado. Escribe y hace radio. Suele poner todas sus palabras en función de su carrera. @JulianGomezC_

Fabian Buitrago

Estudiante de Antropología de la Universidad Nacional. Disfruta de los juegos de rol y de jugar League of Legends.


Por: Lu i s Carl os Á vila @ben d i toavi l a

A

lguna vez alterné mis labores de libretista con el noble oficio de la docencia, exactamente el año pasado. Lo cuento con nostalgia porque de la Escuela donde empecé a dar clases de escritura creativa nunca me volvieron a llamar, se aseguraron de pagarme con prontitud y así finiquitar cualquier relación o excusa para contactarme de nuevo. Y no, no eran clases pésimas aunque no lo crean, puedo decir con toda libertad que en cada sesión dejaba todo en la cancha, así que morí con los guayos y las gafas puestas. Creo que el problema radicó en que adapté parte del modelo con el que a mí me educaron mis senseis, siempre tan polémico pero efectivo. Uno en la vida tiene muchos profesores, pero pocos maestros. Le agradezco a Dios porque en mi vida académica y personal di con personajes oligofrénicos, provocadores y absolutamente salidos de los cabales, al punto de que para muchos pasaban por groseros e insensibles. La verdad jamás me sentí agredido por ellos, pues siempre entendí que su método radicaba en la confrontación directa a la obra, nunca a la persona, aunque así pareciera. Debe ser por eso - además por la increíble música-, que disfruté tanto Whiplash, porque entiendo que el talento en cualquier área se puede obtener si se es mentoreado por un experto, que generalmente es un genio y como tal está ligeramente demente. Aquí en Colombia, la gente brincó cuando veían Master Chef, que por la rudeza y agudeza de los chefs jurados, por ejemplo. Pero va uno a ver y es tal nuestra mediocridad, que terminamos dudando de lo que somos por algo que otro dice, y nos terminamos indignado porque una persona con más experiencia nos da palo, cuando es equivocándose que uno se pule.

La confrontación siempre merecerá un palco para verla en primicia. A mí esas vainas me emocionan porque yo pasé por ahí, por realities creativos, de entregas a contrarreloj donde los nervios siempre están de punta y solo brilla el talento. Con el tiempo, he ido aprendiendo que a veces no se necesita tanto de este, sino más bien entrega y disciplina, elementos que complementan el trabajo duro y en ocasiones detonan genialidades que superan hasta las del más talentoso. La vida se hace poderosa en la medida en que permanecemos enfocados hacia una meta, sin aspavientos ni arandelas. Y es ahí, en el deseo de hacer historia, donde necesitamos tener pasiones, las cuales nos motivan a salir de la comodidad y aventurarnos a ir más allá. Lo que nos apasiona nos obsesiona, y el secreto está en aprender a equilibrarlas para que no nos consuman, pues son tan poderosas que nos pueden llevar a olvidar que la verdadera importancia de la vida está en esforzarse, trabajar duro y en el camino agotarse, eso sí, con la sonrisa del deber cumplido. A eso vamos a jugar en esta edición, donde rendiremos homenaje a esas pasiones que mutaron en obsesiones y después en adicciones, porque detrás de ellas hay mucho por encontrar de nosotros mismos. En mi caso, hace mucho me apasioné por la escritura, y luego me obsesioné con mis clases, las cuales quise convertir en un espacio donde la gente se llevara algo en la cabeza para pensar en la vida. Pequé, depronto por entusiasta, porque motivé a los estudiantes a que llevaran amigos desparchados, y la clase se llenó de gente que jamás pagó, pero al menos se rompieron la crisma, algo que muchos de los que estaban inscritos no se atrevieron a hacer.

MALLPOCKET.COM


13

“Juli, ya me tatué. Siento que me quité un peso de encima.” *** ¿Cómo es que un tatuaje quita pesos de encima? ¿Cómo un río de tinta que se incrusta dentro de la piel tranquiliza a quien, producto de un cambio de ánimo, viste algunas de sus emociones con un tatuaje? Me cuesta hacerme a la idea. No encuentro la imagen mental de un conjunto de trazos sobre mi piel que terminen echando mis pesos a un lado –tal vez soy muy escéptico–, y fue precisamente ese escepticismo el que me impulsó para seguirle el paso a una amiga muy cercana durante su proceso de conseguir un tatuaje, con el fin de poder familiarizarme con las propiedades sanadoras que se le atribuyen. Ahora, mientras escribo, puedo decir que el ropaje de tinta hace las veces de placebo. El tatuaje, cuando se convierte en vestidura, rellena espacios vacíos y cubre heridas. Saber que varias lágrimas recorrieron la cara de una desenamorada al son de las gotas de tinta que iban quedando para siempre entre su dermis, casi me obligó a familiarizarme con la tinta como coraza. * I Tatuar no es dibujar simplemente. Trazar líneas invasivas dentro de pieles de gente es una responsabilidad muy grande. Tatuar es colocar un vestido sobre la piel, uno de tela de tinta que no desaparece, que termina siendo parte de la piel. “El tatuador se convierte en un confidente muy grande para quien ha decidido marcar su piel”, me contó quien tatuó a Paula, mi amiga. El tatuador casi siempre hace las veces de caja fuerte de secretos y de casillero de emociones. Sentado sobre una silla negra, cómoda a la vista por lo menos, pude verle desde la vitrina de su tattoo-shop mientras dibuja. Llevaba sus trazos en silencio —si escuchaba música, esta parecía no afectarle—. Quién sabe qué clase de enamoramientos o desamores, emociones o tristezas estaría plasmando sobre los papelitos blancos que terminan migrando hacia pieles de entusiasmados clientes que muerden sus labios mientras los tatúan. Quise estar viéndolo sin que reparara sobre mí. Por eso me paré sobre la acera, recostado contra un muro, y me hice el que sostenía una larga y calmada llamada telefónica. Durante casi cuarenta minutos el hombre no dejaba de repasar curvas –según pude notar a partir del movimiento del brazo derecho– por lo

Tomada de: bit.ly/1NHc16E

cual, después de hablar con un joven tatuador amigo, pude inferir que el dibujante silencioso estaba probando un sombreado. Luego, casi como para dejar su brazo descansar, dejó sus bocetos a un lado y se paró de su silla negra. Recorrió su taller cantando algo que no supe identificar. Movía la cabeza y llevaba el ritmo de la música que se tomó el ambiente del lugar, tal como lo hace un rock-star sobre el escenario. Lo interrumpió una llamada telefónica y salió a la calle a hablar. Debo admitir que sentí que mi observación lejana había llegado a su fin, porque a decir verdad yo parecía un cliente dubitativo que iba a vestir su piel con tinta hasta que se arrepintió antes de entrar al taller de tatuajes; y el tatuador pudo oler mi hambre de preguntón, por lo cual empezó a acercarse a mí mientras mi situación de observador lejano se desvanecía. Terminé mi llamada imaginaria y me devolví por donde llegué al sitio. Aquel tatuador, el que sombreó una forma durante un rato, sigue siendo un extraño. No entré a su taller a preguntarle por sus responsabilidades como dibujante de pieles, simplemente lo vi mientras cumplía con guardar quién sabe cuántos secretos.


14

PLACARD Vestida con tinta

II Días atrás, Paula, mi amiga que pidió no exposición de sus apellidos, selló un capítulo de su vida después de hacerse a un tatuaje sobre su espalda. “We will all be judged by the courage of our hearts”, una frase tomada de Sense8, una de las súperseries que forma parte de los múltiples hits de Netflix. Lo que la motivó para tatuarse fue la sensación casi moralista que permite la frase; que en otras palabras puede leerse como, “todo bien, al final los buenos con los buenos, y los malos con lo suyo; lo que vale es el coraje de nuestros corazones”. Después de un desamor que incluyó varias borracheras, un paquete grande de madrazos, lágrimas sollozantes nunca secadas y gritos de ira nunca escuchados, el episodio ocho de aquella serie fue como una iluminación cósmica, y sirvió de espaldarazo final para que se hiciera el tatuaje. El ánimo de Paula contra el amor de su vida se transformó en una sensación constante de reto; y, para no entrar en detalles, ha quedado en stand by después de la coraza que Paula carga sobre su espalda hoy: ‘todos seremos juzgados por el coraje de que hay dentro de nuestros corazones’, ‘hasta luego’. El reto de Paula y las rabietas causadas por su amor terminaron siendo un tatuaje. Una marca, una cicatriz de una sensación exteriorizada. Hoy tiene poderes curativos cuando Paula se mira al espejo; pero antes de materializarse, fue un miedo constante. A juzgar por lo que he escuchado mientras trabajé consiguiendo historias y testimonios en función de este texto, me atrevo a decir que el miedo de Paula es algo normal. Tal vez es fácil cortarse el pelo, por ejemplo; pero dejarse una marca para siempre, es algo más trascendental, como dicen algunos tatuados a partir de quienes pude aprender sobre los vestidos de tinta. La angustia de Paula fue sistemática hasta que Rafael Bohórquez, un tatuador que lleva más de 18 años exteriorizando sensaciones, terminó de repasar la frase de Sense8 que arropa una parte de su espalda. Parte del trabajo de Rafael, durante cada una de las sesiones de tatuaje que conforman su carrera, es alejar del miedo y de la angustia a todos los que le confían sus intimidades,

Foto: Julián Gómez Cadavid

aquellas que le dan vida a la mayoría de diseños que él termina plasmando sobre las pieles. El tatuaje como vestido, a decir verdad, es un placebo muy poderoso; y el tatuador, como artífice material de aquél poder, debe tener el tesón suficiente para vestir de manera muy respetuosa las emociones que quedan cristalizadas entre la piel y la tinta. A Rafael lo tatúa su maestro. Creo que por no hacer un ejercicio iconoclasta, no me contó mucho sobre el tatuador que le ha guiado durante su carrera; pude saber que tiene 36 años, y su maestro 41. Su mentor, a quien conoce desde hace 22 años, vistió su espalda y parte de sus dos brazos, con formas orientales.


ADICCIONES Y PASIONES~ Ed. 35

Creo que entre tatuadores debe existir un código de honor, o algo que pueda asemejarse; entre vestidores de la piel no solo existe la confianza para compartir intimidades, sino que aparece, también, una especie de espejo cuando uno de los tatuadores llega al taller para recostarse sobre la camilla sin tomar la máquina y dirigir las agujas. Rafael me contó que entre él y su maestro existe un vínculo muy fuerte por dos razones que se repiten casi de manera universal entre tatuadores y tatuados: porque después de contarle una historia muy íntima para guiar el diseño de las formas de sus tatuajes, cosa que sucede para que los dibujos finales contengan el significado deseado, el nivel de confianza que se establece es muy alto. El tatuador termina siendo una especie de elegido, al final es 'El elegido'. Cuando alguien está presto a tatuarse empieza a cazar talentos y crea una lista de convocados, como en el caso de Paula. Nombres y referencias empiezan a desfilar y a pasear campantes –muy acompañados por sus tarifas– dentro de las cabezas de quienes desean hacerse un tatuaje. Marchan repetidamente hasta que, casi a razón de la creatividad del más indicado, se crea el vínculo y a ‘El elegido’ se le encomienda la misión de exteriorizar lo que despierta el tesoro íntimo que se convierte en tatuaje.

El proceso es difícil de explicar, muy a pesar de las preguntas que hice y de lo que aprendí a partir de los intercambios entre 'El Elegido' y Paula. Tal vez los tatuados que estén leyendo este texto puedan dar cuenta de cómo se crea el vínculo. Cuando ya está establecida la conexión, y la confianza entre el tatuador y el pronto a estar tatuado lleva a éste último a recostarse sobre la silla/camilla del taller, lo que queda –lo más obvio– es que empiecen a sonar las agujas de la máquina mientras perforan la piel e inyectan la tinta.

Tomada de: gratisography.com

15


Tomada de: bit.ly/1JyAkxl

III Paula decidió tatuarse un jueves. Cazó talentos, hizo un par de cotizaciones y finalmente eligió a Rafael durante la tarde del sábado siguiente. El lunes, ‘sin agüero’, llegó pasadas las once de la mañana a Skull Tattoo, el taller de Rafael, y se sentó sin chistar. Durante el fin de semana le había enviado el esquema a Rafael –especificó el tipo de letra y el tamaño– y había preparado todo. Se sacó su camisa, desajustó su sostén y se recostó bocabajo sobre una de las camillas. Las agujas empezaron a afinarse mientras se mecían entre tarritos de tinta negra. La guía del tatuaje quedó tal como Paula quería. Las agujas empezaron a atravesar la piel y a rozar las terminales nerviosas de su espalda; y las lágrimas de satisfacción, emoción y dolor empezaron a migrar.

Blindarse duele, hacerse a una coraza depende de cuánto se desea (o se necesita) el placebo. Paula, como decía antes, se ve al espejo y sonríe. Se siente tranquila al saber que su vestido está ahí; que su bandita sanadora hecha con tinta negra le anima, le hace sonreír. Ya tiene su primera prenda puesta: y como he escuchado repetidamente, una no es suficiente. Ya ha hablado con otros tatuadores, y espera encontrar a su nuevo Elegido. Tal vez el acorazamiento, el vestido de tinta y piel, nunca deja de construirse.


PLAZOLETA La mata que no mata

Foto: bit.ly/1NI2pbG

18

MALLPOCKET.COM


ADICCIONES Y PASIONES ~ Ed. 35

Apenas alguien habla de coca, todo el mundo se imagina cocaína, ignorando que tienen la misma raíz pero no son lo mismo. Una cosa es masticar la hoja y otra esnifar el polvo. Quizá por todas las prohibiciones crecimos satanizando todo lo que tiene coca, menos esa bebida oscura que despierta amores y odios. La ONU se ha levantado en una lucha incansable por erradicar los cultivos de coca, porque esta es la materia prima de la cocaína, mientras que los indígenas latinoamericanos también libran su lucha por defender su tradición. Y al mismo tiempo la cantidad de curiosos por ingerir productos a base de esta hoja va en aumento. En torno a esta hoja de color verde intenso se han tejido infinidad de mitos e interrogantes. La primera vez que Andrés, estudiante de Ingeniería, esnifo una línea, tenía 18 años. Lo hizo en una rumba con amigos de la universidad, bastaron 30 minutos para que el corazón se le acelerara y la euforia se apodera de su cuerpo. A unos kilómetros, Paola, estudiante de Comunicación social, llegó a entrevistar a un hombre indígena que sería clave para su tesis de grado, al llegar le ofrecieron aguadepanela con hojas de coca acompañada con galletas de coca. Hasta ahí normal. Pero en medio de la entrevista llegó una visita y empezaron a rotar un tarro que tenía coca en polvo, era verde, no se la esnifaron, sino que uno a uno se fueron metiendo una cucharada a la boca. Paola ya estaba un poco inquieta; sin embargo, probó motivada por la explicación previa de que el polvo era natural y tenía un valor nutricional significativo. Para cerrar la tanda ofrecieron hojas secas de coca, y después de la experiencia no pasó nada, Paola no sintió nada. Coca para el que quiera, coca para todo el mundo Para los indígenas la hoja de coca es vida, fuerza, una planta sagrada y milagrosa. En tiempos pasados, las hojas servían como ofrenda para los dioses, además ha sido su compañera fiel en horas arduas de trabajo y largas caminatas, pues al ser masticada disminuye la sensación de hambre y cansancio. Hoy en día el consumo de la hoja, en su estado natural, ha aumentado y la oferta de alimentos es variada; harina de coca, galletas de coca con chocolate, té de coca, aromáticas de coca, ron de coca, caramelos de coca y hasta pomada de coca para aliviar los dolores en las articulaciones. A diferencia del polvo blanco, estos productos tienen un bajo costo; por ejemplo, una caja con 20 bolsas de té cuesta menos de $10.000.

Tomada de: foodiesfeed.com

19


20

PLAZOLETA La mata que no mata

Los defensores de la planta aseguran que tiene calcio, vitamina A, complejo B, fibra, zinc, magnesio, potasio. Además su consumo aumenta la resistencia física, fortalece los huesos, ayuda para tener una mejor digestión, limpia el hígado y reduce el estrés, todo esto se obtiene gracias al consumo de la hoja en su estado natural. Así que si está cansado en época de parciales, nada de bebidas energizantes, hágale a lo natural, a lo de la tierrita. Pero a pesar de los beneficios de la planta el Invima emitió alerta sanitaria y prohibió el consumo y la comercialización de productos elaborados con la hoja de coca, fuera de los resguardos indígenas; sin embargo, el Consejo de Estado declaró nula la

alerta, pues ya existían registros que avalaban la elaboración de los alimentos, además reconoció que varios estudios científicos han confirmado los beneficios nutricionales y medicinales de la planta. Por lo tanto la comercialización de recetas con coca es legal, mientras no sea comercializada como droga ilícita. Así que si quiere animarse a probar lo puede hacer; no le caería mal un té de coca de medias nueves o un caramelito de postre.

Tomada de: foodiesfeed.com

MALLPOCKET.COM


ADICCIONES Y PASIONES ~ Ed. 35

21


22

TiMECODE La cámara perversa

“Todos los cineastas somos perversos” François Ozon A lo largo de su historia, la crónica secreta de la industria del cine ha puesto en evidencia las obsesiones y pasiones desbordadas de muchos famosos directores. Torturas psicológicas a los actores, grabaciones y rodajes en situaciones al límite, crueldad extrema y egos desbordados, son algunas de las situaciones que parecieran acompañar la genialidad obsesiva de importantes nombres detrás de la gran pantalla. Asomémonos a la convulsa intimidad detrás de los sets de filmación, donde descubriremos una película paralela en la cual los villanos protagonistas fueron sus directores.

MALLPOCKET.COM


Entre monstruos y vampiros Así como el científico protagonista de la novela de Mary Shelley, obsesionado por dar vida a una criatura cadavérica e informe, muchos de los pioneros del arte del celuloide como Charles Chaplin (Tiempos modernos), James Whale (Frankenstein) y Orson Welles (Ciudadano Kane), se caracterizaron por exhibir egos asfixiantes y personalidades excéntricas dispuestas a traspasar cualquier límite con el fin de crear una obra maestra. Aún son recordadas las histéricas exigencias actorales del alemán F.W. Murnau, director del primer vampiro del cine Nosferatu (1922, adaptación libre y sin pagar derechos de la novela de Bram Stoker), para lograr planos perfectos y actuaciones aterradoras. Mantener en vilo a todo el equipo de producción era su método creativo. Su equivalente estadounidense Tod Browning (Drácula, 1931), aunque más tolerante con los actores, para el rodaje de Freaks (1932) no tuvo reparos en emplear personas con discapacidades físicas, incluso con anomalías genéticas severas. La película narra la historia de una feria de personas con deformidades, amenazados por una bella mujer que desea apoderarse de su extravagante circo. La cinta fue vetada y Browning acusado de aprovecharse de la situación de tales actores. A esta lista de “directores vampiros” capaces de succionar la energía de sus actores, se suman ilustres nombres como el de Alfred Hitchcock, quien además de acosar a sus divas, generaba condiciones de tortura psicológica para lograr un efecto más profundo en las actuaciones. Así ocurrió durante el rodaje de Los pájaros (1963) cuando sometió a la actriz Tippi Hedren a ser atacada por aves reales, situación de la cual resultó seriamente lastimada. Directores clásicos como Ingmar Bergman (Persona, 1966) o más contemporáneos como Oliver Stone (Asesinos por naturaleza, 1994), no solo son recordados por sus obras maestras sino por exhibir un cínico temperamento a la hora de maltratar a los actores, a los que parecieran percibir como simples accesorios para alcanzar sus objetivos dramáticos. Con el diablo adentro El director de la afamada El exorcista (1973), William Friedkin, para generar una atmósfera de rodaje convincente, hizo retirar la calefacción de la casa donde se filmaba la historia de presumible posesión diabólica. El objetivo final: provocar que los actores experimentaran el castigador frío que suponía la presencia del mal.

Tomada de: bit.ly/1LkWvi5

Tomada de: bit.ly/1VrsPzp

Uno de los que peor la pasó con Friedkin fue Jason Miller, el actor que interpretó al padre Carras; en varias escenas donde el sacerdote enfrenta a la niña posesa, Miller ignoraba que de la nada le arrojarían a la cara algún tipo de fluido que simulaba vómito o incluso que Friedkin le abofetearía para de inmediato ordenar “¡Acción!” y así registrar en cámara sus facciones de ira y estremecimiento. Por motivos legales, la actriz menor de edad Linda Blair fue reemplazada por una doble en la mayoría de escenas; sin embargo, Friedkin exigió que la niña dramatizara uno de los momentos en los cuales convulsiona y enfrenta a sus exorcistas.


24

TiMECODE La cámara perversa

Para esta escena se usó un rústico aparato accionado por una cuerda, el cual obligaba a la frágil joven a recogerse una y otra vez. Una vez se empezó a filmar, la chica empezó a gritar y rogó que se detuviera la situación; pero aún ante el evidente sufrimiento de la actriz, Friedkin ignoró la súplica. Blair resultó lesionada seriamente en su columna vertebral. Lo verdaderamente maligno de El exorcista, nada tiene que ver con la supuesta maldición sufrida por aquellos que participaron en el rodaje, sino la diabólica indolencia de su impredecible y extremo director, cargado de crueles sorpresas dramáticas. Realismo y perversión a toda costa Otro rumor del Hollywood secreto, involucra al genio de genios Stanley Kubrick, reconocido por su irascibilidad y difícil carácter. Se dice que durante el rodaje de El resplandor (1980), incluso confabulado con Jack Nicholson, quien encarnó a un demente escritor fratricida, se dedicó a maltratar verbalmente a la actriz Shelley Duvall, la joven que interpretaba a la esposa aterrada de Jack. Se rumora que Kubrick la escogió precisamente porque le resultaba fastidiosa y de esa manera no tendría reparos en torturarla emocionalmente a la hora de filmar. Al final del rodaje, definido por agotadoras repeticiones de tomas claustrofóbicas, las constantes presiones psicológicas condujeron a Duvall a una crisis nerviosa. En otro plano incluso más perturbador, la protagonista de El último tango en París (1972), Maria Schneider, denunció que el director Bernardo Bertolucci no le advirtió los cambios en el guion que desembocarían en la escena en que el personaje interpretado por Marlon Brando la sodomiza. Bertolucci declaró que decidió no decirle a la actriz para lograr así un efecto de realismo. Aunque años después se disculpó por su proceder, insistió que hacer cine justificaba cualquiera situación dramática: “Las provocaciones son a veces más importantes que las explicaciones”. Schneider, marcada de por vida por esta escena, al respecto replicó: “Fue una idea de Brando. Bertolucci me dijo lo que tenía que hacer momentos antes. Me engañaron. Casi me violaron. Las lágrimas que se ven en la película son verdaderas”. Después de esta galardonada cinta, su vida como actriz y como ser humano entró en una espiral autodestructiva.

Lars Von Trier (Dogville, 2003) se suma a la lista de directores crueles que plasman ansiedades y obsesiones personales en sus guiones. En esa constante ruptura de ficción y realidad, este danés (que además tiene su propia productora de cine porno) ha arrastrado a sus actores a límites insoportables. Tanto Björk, protagonista de Bailarina en la oscuridad (2000), como Charlotte Gainsbourg, actriz de la sexualmente explícita Ninfomaníca (2013), han declarado pasarla de lo peor durante sus rodajes; sometidas a burlas o a situaciones improvisadas que van más allá de lo previsto en los guiones, señalan al director como un provocador que no teme en abusar ni del equipo técnico ni de los actores para poner en pantalla su despiadada y misógina visión de las relaciones humanas. Roman Polanski (Luna de hiel, 1992) y Woody Allen (Deconstruyendo a Harry, 1997), son otros dos directores cuyas filmografías son apéndices de sus particulares tormentas biográficas y románticas. Casados en varias ocasiones con sus actrices, han reflejado en varias cintas sus complejas y destructivas relaciones con ellas. Los sets de grabación pueden convertirse en verdaderos infiernos cuando los directores no se sienten satisfechos con el registro de una escena. Del taquillero Michael Bay, Megan Fox declaró: “Es como Napoleón, quiere fabricarse una reputación de genio loco, quiere comportarse como Hitler… casi morimos durante el rodaje de Transformers”. De David Fincher (Zodiac, 2007), populares actores como Jake Gyllenhaal se quejan de su particular idea de la perfección al repetir una misma escena cientos de veces. Detrás de cámaras se viven intensos dramas provocados por los directores, especie de semidioses cuya pasión puede desbordarse al punto de la destrucción de aquellos que les rodean, todo con el único fin de consumar sus obras. Al parecer, detrás de cada gran película que los espectadores disfrutamos alguien tuvo que sufrir la tortura de un genio.

MALLPOCKET.COM


Tomada de: bit.ly/1GcyEJZ

Tomada de: bit.ly/1Fg5nTS

Tomada de: bit.ly/1MJGhz0

Tomada de: bit.ly/1VmomOq

Tomada de: bit.ly/1MUQA3A

Tomada de: bit.ly/1LOBE0S

Tomada de: bit.ly/1JqufDa Tomada de: bit.ly/1GcyEJZ


26

PASSWORD Entre el crossfit y el crossfreak

MALLPOCKET.COM


28

PORTADA Pasiones y Adicciones

Ilustraciones: Lucas suancha behance.net/josuan

MALLPOCKET.COM


ADICCIONES Y PASIONES~ Ed. 35

Tenemos ideas limitadas e imaginarios sociales que nos hacen ser básicos y superficiales, por eso cuando nos hablan de pasión de una pensamos en lo físico; y si nos nombran el término adicción lo primero que se nos ocurre son pases, plones y jeringas, o peor aún, nos declaramos adictos a algo porque le tenemos cierto gusto. Pero, ¿se ha preguntado si tiene pasiones en su vida? ¿si estas tienen un límite o si está cerca de ser un adicto? Hay cosas que son necesarias para vivir, pero además de lo fisiológico, como seres humanos necesitamos cosas que nos emocionen, que nos hagan sentir que realmente estamos vivos. Por eso es necesario ilusionarnos con algo o alguien, equivocarnos, sufrir, experimentar, arriesgarnos, pero sobre todo tener pasiones, porque vivir sin algo que nos motive, que nos ponga el corazón a mil y la piel de gallina, simplemente sería como pagar la entrada a un parque de diversiones para quedarse sentado.

29


30

PORTADA Pasiones y Adicciones

Pero ¿cómo saber si algo es una pasión o no? Sencillo, lo es si encuentra una serie de beneficios en eso que lo apasiona, empieza a crear un vínculo muy cercano, cada día busca saber más de ese objeto de deseo y va a querer repetir por la sensación que esto le provoca, así tal cual como cuando le da un beso a esa persona que le gusta, si es bueno y le hizo sentir un vacío en el estómago, no nos digamos mentiras, va querer uno y otro y otro. Esto pasa porque el cuerpo libera endorfinas, una sustancia que le da esa sensación de bienestar y plenitud. Está bien experimentar todo eso, es necesario, lo importante es no perder el equilibrio y que su pasión no lo desvíe del resto de relaciones en su vida. Así que si chupar piña le gusta mucho, pues bien, pero si ya quiere piña al desayuno, medias nueves, almuerzo, onces y cena, y ya no quiere ir a la universidad, ni hacer trabajos, ni nada más por andar en lo mismo, preocúpese. Indudablemente experimentar pasión es algo necesario, seguramente si su carrera lo apasiona va a ser el mejor porque va a querer investigar más y va a marcar la diferencia; pero ojo, la pasión tiene límites. Según el psicólogo Víctor Velásquez, esta debe tener una porción de objetividad para que no pierda el norte, pues por más apasionado que esté debe tener presente el costobeneficio, porque el problema surge cuando por la pasión empieza a descuidar sus relaciones y el compromiso con sus labores. Cuando la pasión sobrepasa los límites seguramente estará pisando el delicado campo minado de la adicción, en el que cualquier paso en falso puede ir mutilando cosas en su vida. En este punto vale la pena preguntarse: ¿hay adicciones buenas y adicciones malas? Velásquez asegura que todo tipo de adicción es nociva porque la persona pierde la objetividad en la vida y centra toda su vitalidad en un solo objeto. Sin embargo, hay adicciones que socialmente son promovidas y aceptadas, entonces ser adicto a las sustancias psicoactivas o al juego está mal, pero si se es adicto al trabajo está bien; porque da resultados, es una persona exitosa y un ‘ejemplo a seguir’ aunque deje a su familia a un lado, ya no coma, no comparta y no tenga una vida fuera de lo laboral. O tener una vida en torno a lo saludable, en la que solo coma cosas libres de grasa, haga el ejercicio suficiente para tener un cuerpo perfecto, y además ser felicitado en redes sociales por su gran logro, a pesar del costo que esto tenga, es aceptado.

Pero ¿por qué surge una adicción?, ¿el problema es probar?, ¿tenemos genes adictivos?, ¿qué hace que unas personas se queden atrapadas en una adicción y otras no? Los que piensan que las sustancias son las únicas culpables de generar adicción pueden estar equivocados, Velásquez asegura: “La adicción aparece cuando hay una carencia y el consumo la cubre. Por ejemplo el adicto a las relaciones tenía un vacío antes de que la otra persona llegara, el cual fue dejado por unas relaciones familiares, de vínculos maternos y paternos mal elaborados, esa carencia hace que la persona esté deseando que alguien venga a amarla”. Así como a unos les gusta el rock y otros el pop, por x o y razón, las personas que desarrollan una adicción se inclinan por eso que llena el vacío que tienen, quizá es por eso que algunos encuentran en el juego la tranquilidad y estabilidad que no encontraron en las drogas a o el alcohol. Pero esta sensación es efímera, pues cuando se está apartando del consumo de ese algo la persona va a entrar en un estado de depresión o angustia, en ese momento es cuando el cuerpo genera dopamina y necesita repetir la experiencia, porque no existe ni felicidad ni bienestar fuera de esta. Saber si algo se está convirtiendo en una adicción es más fácil de lo que se cree, aunque realmente es más visible para las otras personas, pues si ese algo que le está generando bienestar a la persona en cuestión le hace perder el vínculo con la realidad, pierde la objetividad y el resto de cosas que tenía se van esfumando y al adicto no le importa, el problema es que está en peligro porque la persona en la búsqueda de repetir la experiencia pone en riesgo su vida y la de los demás. MALLPOCKET entrevistó a apasionados y adictos por algo, quienes cuentan su experiencia, porque quieren compartir eso que los llena de felicidad o para que quizá los que lean su historia no repitan los mismos errores.

MALLPOCKET.COM


Un gamer profesional apasionado por competir Javier Muñoz, Campeón del Festigame Chile 2015, descubrió su gusto por los videojuegos desde los 6 años jugando FIFA 98, y hasta los 15 se consideró un adicto porque quería jugar todo el tiempo. Pero a los 17 su pasión por FIFA lo llevó a su primer torneo en el que el ganador se llevaba dos millones de pesos. En esa ocasión quedó en el segundo lugar, pero experimentó una nueva sensación: “Llegué a los torneos y eso me gustó, más que jugar me gustaba competir y empecé a hacerlo cada vez que tenía oportunidad”. En el 2010 ganó un torneo organizado por Movistar y el derecho de representar al país en una eliminatoria suramericana en Brasil, en donde también triunfó venciendo 6-0 al favorito y asegurando su cupo en el mundial de FIFA en Barcelona para el mismo año, pero la racha de ganador no lo acompañó hasta allá y además los nervios le jugaron una mala pasada dejándolo por fuera en cuartos de final. Como todo un profesional, Javier tiene un entrenamiento previo a los torneos, hace un cronograma en el que planea la cantidad de partidos que va a jugar y los agenda con rivales específicos.

31

La vez que más ha jugado fue en el 2011 para clasificar al mundial en Los Ángeles, para el cual estuvo consagrado durante 15 días en los que jugaba de 12 a 14 horas diarias seguidas y fue así como cogió la delantera y aseguró el cupo, para luego competir y convertirse en subcampeón mundial de FIFA, pero otra vez los nervios y la ansiedad se salieron de control y le arrebataron el primer lugar. A sus 23 años ha sido campeón en más de 15 oportunidades en torneos de diferentes partes del mundo. Aunque es hincha del Chelsea, la mayoría de veces que ha triunfado lo ha hecho jugando con el Real Madrid, y su único agüero a la hora de competir es sentarse al lado izquierdo de la pantalla. Para Javier un buen gamer es el que gana, es competitivo y perfeccionista, para él ganar esos torneos ha sido la mejor sensación que ha experimentado en su vida, aunque antes de cada juego importante siente ansiedad y se estresa, pero cuando empieza a jugar y a saborear la victoria todo empieza a cobrar sentido y nada iguala el orgullo que siente al triunfar. Además de jugar, hace un par de meses se graduó de Ingeniería industrial, una carrera que alternó con el juego, pues aunque perdió materias, afirma que le fue mejor de lo que le debió haber ido. Y como regalo de grado su papá le costeó el viaje para ir a competir en el Festigame Chile 2015, del cual resultó ganador y no solo se trajo la copa sino 10.000 dólares. A esta altura solo le hace falta ganar el torneo más importante, “El día que me gane el Mundial puedo morir, aunque yo digo que paro, pero pues no sé, porque uno siempre quiere más”.

Foto: bit.ly/1M3UH7y

Foto: RedButton Agency

ADICCIONES Y PASIONES~ Ed. 35


32

PORTADA Pasiones y Adicciones

MALLPOCKET.COM


ADICCIONES Y PASIONES~ Ed. 35

El barrismo como estilo de vida Antonio* tuvo amor a primer vista por Independiente Santa Fe cuando tenía 7 años. Empezó a ver los partidos en su casa, pero su pasión cada vez iba creciendo, sin importar que no quedara campeón en los torneos, su gusto iba más allá. A los 14 años empezó a ir al estadio con el temor por los rumores de violencia y robos, el cual se fue cuando llegó y vivió en carne propia la fiesta del fútbol y sintió que la piel se le erizaba. Cada vez que iba a ver a su equipo su amor trascendía a tal punto que con 15 años decidió tatuarse en los brazos un par de insignias en honor al equipo que lo desvela. El día que el rojo juega su vida no es normal: “Cuando juega Santa Fe se parte todo, así tenga clase, parcial, lo que sea, es más importante ir a ver al equipo. Todo cambia, la forma en la que me visto y las cosas en las que pienso, porque todo está en pro de Santa Fe”. Nunca olvidará el 15 de julio de 2012 cuando su equipo ganó la séptima estrella, después de 37 años, ese gol que les dio el triunfo le hizo experimentar la alegría más grande de su vida, además del nacimiento de su hijo. Antonio hoy tiene 20 años, estudia Administración de empresas en una prestigiosa universidad del país, y confiesa que por su equipo ha mentido, se ha volado, ha ahorrado, ha vendido y empeñado sus pertenencias; eso sí, nunca ha robado ni ha pedido monedas para ir al estadio.

Todo lo que hace vale la pena por esos 90 minutos intensos en los que todo se le olvida, y la ansiedad previa al iniciar el juego se transforma en una alegría profunda que le invade el estómago de mariposas, al punto de que lo compara con el amor por alguien, y afirma: “Nunca se ha perdido esa magia, eso que me enamora, esa ansiedad y ese gusto; así gane o pierda estaré fiel”. En un momento de su vida tuvo problemas con las drogas, pero es firme al asegurar que fue algo aislado del equipo; sin embargo, cuenta: “Cuando uno quiere consumir hace lo que sea, así mismo es con Santa Fe, no digo robar, pero lo que está a la mano de uno, vender, trabajar, empeñar. Eso sí, si me tenía que definir entre el vicio y la boleta, mi amor por el equipo ganaba”. El barrismo es un estilo de vida y un sentimiento puro para Antonio, ya que no concibe cómo las personas son capaces de agredir a otro solo por llevar una camiseta diferente; sin embargo, ha tenido peleas, ha provocado y se ha dejado provocar, pero a pesar de esto asegura: “No soy un santo, pero tengo límites. Yo no quiero hacerme matar por mi equipo, lo que quiero es llegar a viejito cantando, estando ahí y transmitirle esto a mis hijos”. *El nombre fue cambiado por petición del protagonista de la historia.

33


34

PORTADA Pasiones y Adicciones

Adicta al “amor” “Hoy puedo decir que llevo varias 24 horas bien” esa es la respuesta de Laura* cuando se le pregunta cuánto tiempo lleva alejada de la adicción que sufrió por más de 10 años. No fue a las drogas, ni al trago; sino a algo tan común que pasó inadvertida para la vista de muchos, su adicción fue a las relaciones afectivas. Hoy, que reconoce su problema y está en un proceso, afirma que todo empezó a los 8 años cuando a su papá lo asesinaron, y desde ese día su vida cambió. Laura vivió una niñez con maltrato y ganas de quitarse la vida, por eso a los 11 años tuvo el primero de muchos intentos de suicidio. A los 13 descubrió la magia de ser querida y el escape de su realidad cuando tuvo su primer novio y experimentó el inicio de lo que sería su pesadilla, luego del primero llegó otro y luego otro, “No podía parar, terminaba con uno y seguía con el otro. No podía estar ni un mes sin compañía, porque era una sensación de vacío, por eso nunca me desarrollé como ser humano, entonces si al tipo con el que estaba le gustaba el rock a mí también; fui rasta, punk, artista plástica…Yo me metía la música que a él le gustaba y sus intereses, no podía ser yo”. Con cada relación iba tocando más fondo, cada noviazgo era peor que el anterior. Cuando tenía 19 años conoció a un hombre en un bus, él tenía 21, se empezaron a hablar por chat a pesar de que Laura tenía novio; sin embargo, en menos de un mes ya eran pareja. Pero al poco tiempo empezaron los celos “Yo era obsesiva, le miraba el chat, le revisaba el celular, lo llamaba para preguntarle: dónde está, con quién, solo quería que estuviera para mí. Todo era un dolor, es que es algo tan doloroso saber que esa persona se va a ir con otra o que está mirando a otra que no sea yo”. La relación era demasiado demandante por parte de los dos. Laura relata: “Él tenía problemas de alcoholismo y era dependiente de mí, necesitaba que le solucionara la vida y yo necesitaba controlársela, pero por mí”. Para ella no era suficiente lo que le

daba su novio y como él no era suficiente entonces se consiguió a otros, porque su vacío y sus carencias emocionales eran tan grandes que no sabía cómo llenarlas. Había momentos y situaciones en las que la relación se salía de control; por ejemplo, cuando salían de rumba era terrible: “No podía disfrutar por andar pendiente de quién lo miraba, él era el centro de atención de mi vida, pero más que amor y respeto era un deseo porque fuera de mi propiedad, y esto es progresivo, después fueron los golpes, yo lo cacheteaba y él me respondía, tenía hasta marcas de mordiscos en los brazos”. Y cuando discutían era peor, así lo relata Laura: “Cuando peleaba con él quería morirme, entonces era pensando yo qué me tomo. Me daba ansiedad por arreglar las cosas, me tensionaba mucho, rompía cosas, me hacía daño, el nivel de locura era impresionante y al otro día llegaba a la universidad como enguayabada, por toda la adrenalina de la situación”. Laura se avergonzaba de contarle su situación a alguien, pero un día lo comentó con una compañera del grupo de teatro, quien le prestó un libro Las mujeres que aman demasiado de Robin Norwood y además le dijo que podía acudir a un grupo de Adictas anónimas a las relaciones afectivas. Cuando empezó a leer el libro se asustó al ver los fondos a los que podía llegar: la cárcel, un hospital o el cementerio. Decidió ir a una las reuniones y su primera impresión fue “Estas viejas están locas y tienen problemas de verdad, yo dije acá sí que me voy a volver loca”. A pesar de todo, ella quería parar con su vida de extremos y por eso acudió a terapia psicológica. El profesional era un hombre de unos 40 años, empezó haciendo su trabajo y prestándole atención a los problemas de su paciente, pero al ver la atención que le prestaba, Laura lo malinterpretó y empezó a sentir un gusto por él: se empezó a arreglar más para ir a terapia, ya no era una hora sino tres o más.

MALLPOCKET.COM


ADICCIONES Y PASIONES~ Ed. 35

Y así dejó su relación tormentosa de cuatro años para involucrarse con su terapeuta,“Lo que viví con mi anterior pareja en tantos años con este hombre mayor lo sufrí en 6 meses, intensos. Era un tipo posesivo, me maltrataba psicológicamente, era obsesivo, me seguía a la universidad, me controlaba, era violento”. Al ver la situación y reconocer que no podía parar, no tenía voluntad y no podía decir no, decidió buscar ayuda de nuevo. Laura volvió a leer el libro porque el dolor emocional era muy fuerte, se empezó a aislar, no quería salir de su apartamento, descuidó sus responsabilidades académicas, pero mientras repasaba las páginas del escrito leyó que las adictas se recuperan entre mujeres y por eso decidió volver al grupo porque sentía que la adicción se le había llevado todo. Al llegar realizó el autodiagnóstico y con estas tres preguntas fue consciente que en realidad necesitaba ayuda porque era una adicta: ¿Es muy difícil para usted estar sin pareja aunque el hecho de tenerla le cause mucho dolor y sufrimiento?, ¿Hace cualquier cosa para evitar que una relación se disuelva y sentirse abandonada?, ¿Usted está dispuesta a esperar, conservar esperanzas y esforzarse más para complacer al hombre que ama? En el momento en que reconoció que era una adicta y paró de relacionarse con los hombres, empezó a sentir todos los síntomas de un adicto: “Salía del trabajo y sentía el pánico, me desubicaba fácilmente, sentía dolor físico, la ansiedad era impresionante, sentía que tenía que llamarlo y hablar con él. Cuando estaba en la casa solo lloraba”. Pero a medida que avanzaba en el proceso mejoraba, aunque tuvo crisis y recaídas. Hoy reconoce que por su adicción vivió cosas extremas en búsqueda del conflicto y el dolor: estuvo en lugares y situaciones en las que no debía estar, no sabe cuántas veces intentó acabar con su vida y tuvo tres abortos. A pesar de todo eso afirma “Hoy se quién soy, que me gusta, tengo hobbies y lo más importante: quiero vivir”. *La protagonista real de la historia pidió que su nombre fuera cambiado.

35


36

PASSWORD Entre el crossfit y el crossfreak

Por: María Angélica Herrera

Cuando uno escucha hablar de Crossfit es posible sentir tres cosas: curiosidad, admiración o fastidio infinito, eso dependerá de a quién se lo escuche y en qué contexto. En mi caso, la primera vez que escuché hablar de Crossfit fue hace más de cuatro años cuando una amiga del trabajo se quejó un día entero del intenso dolor de piernas que casi no la dejaba moverse. Había empezado a hacer Crossfit la noche anterior. Sus quejas siguieron por varios días, a veces eran por el dolor de piernas; otras veces, por el dolor de brazos; y otras, por las ampollas en las manos. En ese primer acercamiento sentí curiosidad, ¿qué era eso tan aparentemente salvaje que mi amiga era feliz haciendo? Para empezar quise saber dónde y con quién hacía esos ejercicios, para mí, traumáticos.

MALLPOCKET.COM


I l u s t r a c i o n e s : J U L I ANA CU E R V O behance.net/JulianaCuervo


Ella me contó que lo practicaba en un sitio cuyos dueños, debidamente certificados en Crossfit, habían empezado convocando gente por redes sociales, haciendo que amigos y conocidos se interesaran por este tipo de entrenamiento y se pusieran cita en un parque de Bogotá para entrenar. Así, para ese entonces, esa comunidad convocada ya era una familia de decenas de personas interesadas en conocer y practicar Crossfit, por lo que, solo en cuestión de meses, aquellos entrenadores de la iniciativa virtual, ya tenían su propio gimnasio (o box como se llama en Crossfit), y aproximadamente más de 100 clientes. En sí, lo que me explicaba mi amiga era que el Crossfit se centraba en hacer ejercicios de alta intensidad en tiempos muy cortos. Eso de 'tiempos cortos' fue realmente lo que se quedó en mi cabeza, y fue mi motivación principal para comprobar por mí misma qué era eso. En la época, mi actividad física era nula, así que entre el temor y la expectativa que tenía, asistí a mi primera clase. Empezó muy puntual con un calentamiento de menos de 10 minutos, pero que mi cuerpo sintió como si hubieran sido 30. Después vinieron una serie de ejercicios que en promedio debían tomar 12 minutos. Ahogada, sudada, adolorida, mareada

y casi vomitada, yo terminé a los 18 minutos. Y aunque pueda calificarse de masoquismo, aquella primera 'paliza' que me dio el Crossfit me quedó gustando, ¿por qué? Porque hasta ese entonces mi ignorancia deportiva relacionaba el ejercicio con jornadas larguísimas en las que llegaba un punto en el que el agotamiento se confundía con el aburrimiento; y con esa primera clase, para mí, el Crossfit estaba muy lejos de eso y más cerca de lo que yo buscaba: un tipo de entrenamiento variado, exigente y rápido. Mi elasticidad era pésima y mi resistencia física, peor. Empecé a entrenar dos o tres veces a la semana, a aprender sobre el levantamiento olímpico, ejercicios de gimnasia y de resistencia; y empecé también a ver cómo mi cuerpo tenía capacidades que yo desconocía, y a ver cómo, con el tiempo, iba creando retos físicos conmigo misma. Así mismo, empecé a conocer los diferentes tipos de personas que entrenaban en ese mismo lugar. Según mi experiencia, me di cuenta de que existen aquellas que han hecho del Crossfit su profesión, compiten de manera profesional, y podría decirse que viven para y por el Crossfit. En su mayoría, según vi, son personas altamente preparadas que no ven el crossfit como aquello que


ADICCIONES Y PASIONES ~ Ed. 35

ha moldeado sus cuerpos, que les ha dado six-pack, músculos definidos y el cuerpo perfecto para una selfie ante el espejo. Lejos de eso, parece que ven en este tipo de entrenamiento un estilo de vida que los ha llevado a conocer y entender los límites físicos y mentales, y se esfuerzan porque cada día esos límites vayan más allá para retarse en competencias nacionales e internacionales, donde lo principal es superarse a sí mismos. De igual manera, hay otro tipo de personas, aquellas que ven el Crossfit como una actividad física retadora y exigente, y entrenan por gusto a lo que ese tipo de entrenamiento les propone; sin embargo, están lejos de sumergirse del todo en el cambio de vida que este sugiere, tal como las dietas y los ritmos de entrenamiento. Y por último, están los que ven en el Crossfit el ejercicio de moda que les brinda resultados físicos efectivos, aquellos para quienes la superación de sus propios límites no tiene la misma prioridad como alcanzar el abdomen marcado, los músculos definidos y el 'cuerpo perfecto'. Sin embargo, la mayoría de estos tres tipos de personas, con objetivos e intereses tan diferentes, coinciden en algo: recurren

a las redes sociales para mostrar en una imagen o video cómo se aproximan al Crossfit. Todas las publicaciones serán diferentes por su contenido, pero muchas coinciden en la intensión. Entre tantas miles de fotos y videos diarios, es posible identificar tres objetivos que tienen sus autores al publicarlos: mostrar su fuerza y resistencia, mostrar su conocimiento técnico, y mostrar sus resultados físicos. Desde mi punto de vista, cada publicación tiene un poco de los tres, pero generalmente un objetivo sobresale entre los otros. Ya sea porque la publicación muestra un ejercicio completo de levantamiento de pesas, o en qué consistió el ejercicio del día, o sea una simple selfie frente a un espejo, cada una de ellas tiene una dosis de dichos objetivos; y así mismo, puede generar en quien la ve algún tipo de admiración, curiosidad o pereza infinita. En todo caso, por más diferentes que sean las intensiones, los objetivos y las actitudes de quienes lo practican, mi conclusión es que esas maneras de acercarse al Crossfit coinciden en algo: son igualmente respetables y entretenidas.

39


TODOLIST hot en paraíso

ED.35 / CALENDARIO DE EVENTOS

fiesta

Llega el 10 de octubre la cuarta edición de Hot en Paraíso, una fiesta llena de sabor y baile al mejor ritmo musical. Este evento se llevará a cabo en Ricaurte, más exactamente en Paraíso Hotel Estudios, donde el público podrá disfrutar de la música de artistas de primera como Los Petit Fellas, El Freaky, Manuel Medrano, La Tostadora, Systema Solar, Pedrina y Rio y Suelta como Gabete, entre otros. La boletería tiene un valor de $50.000 en Paraíso y $150.000 en Jardín del Edén, con las cuales podrá disfrutar de piscina, barra libre y otras experiencias. Más información a través de www.atrapalo.com.co

Festival de cine francés

CINE

A partir del 29 de octubre llega a las salas de cine la película del director Carlos Moreno, Que viva la Música, basada en el libro homónimo de Andrés Caicedo. El film relata la historia de María del Carmen, una joven caleña que comienza a involucrarse con el mundo de la música, el baile, la fiesta y la experimentación de sentidos como búsqueda de identidad. Fue premiada como Mejor Coproducción Latinoamericana en el 10° Festival de Cine Latinoamericano de Sao Paulo además de ser reconocida por contar con una amplia banda sonora compuesta por 23 canciones de todos los géneros. Cuenta con la participación de Paulina Dávila, Christian Tappan, Nelson Camayo, David Cantor y Alejandra Dávila.

Monólogos de la Vagina

TEATRO El Teatro Nacional La Castellana da inicio a una nueva temporada de la exitosa obra Monólogos de la Vagina, protagonizada por las reconocidas actrices Carolina Cuervo, Diana Ángel y Marcela Gallego. En esta ocasión el público podrá disfrutar de un acto totalmente enfocado en los distintos nombres que recibe “la vagina”, datos científicos, relatos e historias profundamente humanos de adolescentes de diferentes culturas que harán reír y reflexionar. El humor invade las salas del teatro y serán las mujeres las protagonistas de cada minuto de esta presentación, donde se explorarán abiertamente todos los conocimientos sobre esta parte del cuerpo. Para más información visitar: www.teatronacional.co


42

WHAT IF? Historia de una aguja

En un cultivo hidropónico de quinua y guayaba trasnochada, que antes fue taller de lipoescultura, MALLPOCKET encontró una aguja que se animó a contarnos su testimonio para esta edición, tan adictiva como apasionada. Siéntense y siga, pero eso sí, asegurándose de no encontrársela cerca de su trasero.

MALLPOCKET.COM


I l u s t r a c i o n e s : 贸 s c a r B errio N ava rre t e behance.net/oscarberrio


44

WHAT IF? Historia de una aguja

Nadie está feliz con los brazos y piernas que le tocaron: que por gordos, flacos, cortos o demasiado largos: todos se quejan de sus extremidades a pesar de tenerlas, y eso es lo que más agobia a Guasamayeta*, una aguja cabezona y ciclopesca que, como la canción de Roberto Carlos, quisiera tener un millón de amigos, o por lo menos un bracito para defenderse en la vida, porque eso de ser aguja por avatares del destino es algo que no se termina de tragar. Es que nadie quiere a las agujas, por ponzoñosas y maldadosas, porque son como los perros Pitbull: caen en malas manos y terminan sufriendo la mala reputación de por vida. “Me fabricaron empezando el siglo XX, dizque para coser las botas de unos soldados. Pero me hicieron el feo por gorda”, cuenta entre lágrimas esta ya adulta aguja que, en sus tiempos en la guerra, fue utilizada para que los combatientes hicieran bromas a sus compañeros de batallón, dejándola en sillas, camas y almohadas. “Fue una época difícil, porque en resumidas cuentas me cayó encima todo el peso pesado de la ley”, agrega. Esa ha sido su condena: caer en la sobrevaloración, pues a pesar de su diseño original y específico para una tarea marroquinera, ha probado de todo, literalmente. “Del bolsillo de un soldado pasé a la mano de su hijo, todo porque el niño tenía una piñata y el papá me regaló, para que su hijo me usara para despejar el camino con quien quisiera sus dulces”. Cruel testimonio, pues en esas conoció todo tipo de pieles, ojos, dedos y superficies donde fue insertada, sin reconocimientos de ninguna clase, porque ni medio dulce le dieron. “El problema es que las agujas salimos en la Biblia, y salir ahí es estar amenazado de por vida”, cuenta mientras un niño le pincha el globo a otro con su retaguardia. “Después de que Jesús dijera que los camellos podían pasar por nuestro ojo – que entre otras cosas se llama hondón–, a todos esos benditos les dio por intentarlo, y a la gente por verlo (…) Y así fue que terminé en la vida del circo”. Guasamayeta cuenta esta parte con sumo dolor, pues dice que ahí perdió la inocencia en la nariz del hombre tachuela, que la usó para practicar y luego la dejó, “como cualquier hombre con cualquier mujer”. De ese oscuro momento –y de innombrables recovecos corporales que conoció– logró migrar haciendo una arriesgada movida: le pagó a un elefante para que la lanzara dentro de una

canasta de palomitas de maíz, logrando así afectar la mano de un cliente que, ni corto ni perezoso, demandó al circo hasta sacarle el último y lánguido peso, por supuesto quebrándolo. Es por eso que a Guasa, como le dicen de cariño, no la quieren ver ni en pintura, porque como sirvió de informante, terminó chuzando aquella noble institución de entretenimiento. Pero el destino le tenía un nuevo giro, pues por recomendación de un paquete de papas desocupado que le sirvió de refugio,

MALLPOCKET.COM


ADICCIONES Y PASIONES ~ Ed. 35

conoció a una agonizante abeja que le envidió su poder puntiagudo, y le reveló que por ahí sueltas, en todos los jardines del mundo, existen flores de todo tipo, dispuestas a que se les extraiga el polen, sustancia que termina enamorando. La abeja murió sin advertirle que ella no era animal, y que enterrarse en una flor les cuesta la vida; así que Guasa fue, se clavó a varias flores y no respondió nunca por las consecuencias, dejando su semilla esparcida y además huérfana. Como eso de las sustancias le quedó gustando, preparó un portafolio para volverse subversiva, pues entre una chaqueta de cuero estaría su futuro. “Me volví metacha, y hasta punkera, de esas que van prendidas a la ropa y aguantan todo. La vaina es que no me imaginé que en un concierto de esos, me caería encima un polvo blanco que me cambiaría la vida para siempre”, cuenta entre lágrimas, pues ese fue su inicio en la decadencia en su nuevo hogar: el cine. Y sí, porque ese polvo blanco resultó ser maquillaje en tono dos, el mismo que un famoso actor y músico se tuvo que aplicar a la hora de rodar la película Réquiem por un sueño. “Yo llegué al cine dizque para ser llanta de repuesto, o bueno, aguja de repuesto, porque las llantas ya no me dejan ser sus amigas y ni siquiera nombrarlas. Me tocaba pasarle un líquido a las venas de un muchacho ahí todo

loco, pero en el proceso y en tanta toma de repetición, pues la vaina me quedó gustando, así que me enganché”. Guasa ahora era famosa, pero eso le costó su libertad hondal. A diferencia sus primas y hermanas, que se dedicaron a vacunas niños, o a coser calzones, Guasa probó los placeres carnales, pues fue usada para perforar cuerpos y conciencias hasta el punto de ser desechada. “Es que eso es lo que no sabe la gente, que nosotras somos como cucarachas: somos lo que queda después del desastre. Entonces la botan a una ahí, al piso; y luego que venga abra la caja de guaro con la aguja, o que arréglele la perforación al otro, y que a fin de cuentas una sigue ahí, así la desechen”. Y desechada fue que terminó, hasta que una amiga de la misma caja que la vio por casualidad pidiendo plata para el chamber le habló del punzante mundo de la acupuntura, técnica que estaba dándole empleo a todas. Guasa hizo la fila y se enganchó, literalmente, al dedo gordo del pie de una señora encopetada que, por errores de carácter, se la robó entre un zapato, por aquello de querer hacerse acupuntura a su estilo y sin pagar. “Yo he probado de todo, pero estar dentro del tacón de doña Alicia no se lo recomiendo ni a una bomba de helio”, cuenta entre risas. Y es que esa doña Alicia de la que habla, sería su nueva patrona, hasta que una vez más todo cambió. Fue doña Alicia que la trajo a su casa actual, un cultivo de fruta bastante particular, donde trabaja como espantapájaros de intrusos: ahora está incrustada en un alambre de púas, “Aunque yo le digo alambre de agujas, pero a las púas no les gusta. Me tratan como al boliviano que estuvo con los mineros chilenos, si viera esa montadera. Menos mal tengo lo mío y no me dejo”. Así ve pasar los días, conectada a una reja, desde donde sueña con algún día volver a estar en manos de algún niño travieso, o por lo menos de un anciano diabético, algo que le justifique un poco más de acción y menos de comodidad, “porque eso de vivir enrejada no aguanta”. Guasa se enfoca en un intruso que se acerca al cultivo, y en su chuzar lento pero intenso deja ir la frustración de una vida que le fue esquiva, pues su diseño la llevó a experiencias desagradables, pero que le han permitido vivir intensamente. Nos despedimos de ella trayéndole un huevo, para sacarle con ella un poco de la clara, y hacer con eso un pastel para un cumpleaños al cual nunca será invitada: el de las llantas del carro nuevo.

45


46

SHUFFLE Guía tropical de adicciones, manías y obsesiones

P o r : P a u l a R i c c i u l l i @RicciuP

A menudo, la música tropical nos habla de amor, traición, despecho y nostalgia. Nos habla directo al corazón, pero también a las caderas y a los pies, para bailar y bailar. Pero además nos habla de nuestra mente, y describe todas esas adicciones, manías y obsesiones que preferiríamos ocultar. Estos son algunos trastornos que surgen de esas canciones que nos encanta bailar, con su respectivo tratamiento. Si los síntomas persisten consulte a su médico, o DJ de cabecera.

MALLPOCKET.COM


Adicción al amor Varios estudios recientes han demostrado que el amor es una poderosa droga. Sus efectos van desde la dilatación de pupilas, pasando por una sensación de bienestar general, relajación y alivio del estrés. Ya lo confirmó Juan Luis Guerra cuando dijo “inyéctame tu amor como insulina”. Naturalmente, quienes la padecen también son víctimas del síndrome de abstinencia. En Amor narcótico, Chichi Peralta describe los síntomas. “Tu amor es como un tóxico, es un efecto narcótico que amarra, cuando quieres libertad”. Tratamiento. Dejar la adicción al amor no es tarea fácil, debido a la sensación de bienestar que produce. Sin embargo, investigaciones recientes han demostrado que los síntomas del amor romántico desaparecen después de alrededor de dos años.

Síndrome de fan enamorada Quienes lo padecen, con frecuencia llenan sus paredes con las fotos del objeto de su afecto y le confiesan a su almohada la pasión por él. Suelen gritar de forma histérica en los conciertos e incluso sufrir desmayos cuando lo conocen. Fueron Servando y Florentino quienes agruparon este conjunto de síntomas en la canción Una fan enamorada. Tratamiento. No se conoce tratamiento para este síndrome, aunque suele desaparecer tras varios meses. Como efecto secundario se encuentra la vergüenza posterior al recordar los síntomas padecidos.


ADICCIONES Y PASIONES~ Ed. 35

Oneiromonofobia, o miedo a dormir solo A quienes padecen esta fobia les cuesta mucho vivir sin otra persona y se les dificulta llevar una vida normal sin compartir la cama. Estos síntomas son ilustrados por Eddie Herrera y Liz en A dormir juntitos. Aquí, ambos son incapaces de estar sin el otro a la hora de dormir. Tratamiento. No sabemos si esta fobia tiene alguna cura, aunque tal vez sea para mejor. No nos imaginamos otra forma de dormir de Eddie Herrera que no sea “abrazadito”. Odaxelagnia caníbal La odaxelagnia es una parafilia en la que la persona siente excitación sexual al ser mordido o morder en el acto sexual. Otra versión incluye la excitación al ser comido, al mejor estilo de Lalo Rodríguez en Devórame otra vez. Dada su gran emoción al ser devorado, es posible que la mejor pareja de este intérprete sea una boa. Tratamiento. Varios científicos han intentado encontrar una cura. Pero parece ser que la búsqueda ha sido infructuosa, pues no se conoce algún tratamiento para las desaforadas ganas de devorar y ser devorado.

Síndrome Eddie Herrera Los vicios son comportamientos negativos para la salud, pero quienes padecen este síndrome quieren contagiarse de los vicios deliberadamente, sin importarles las consecuencias, ni el tipo de vicio. Eddie Herrera, a quien se debe el nombre del trastorno, lo expuso en Pégame tu vicio. Tratamiento. Dejar atrás los hábitos no es fácil, pero tampoco imposible. La clave es concentrarse en hábitos positivos que ayuden a dejar los negativos atrás. Aunque como diría el propio Herrera. “No me importa si eres una perdida. Si bebes y fumas esa es tu vida”.

49


50

SHUFFLE Guía tropical de adicciones, manías y obsesiones

Por: Efraín Fabián Buitrago Rojas

MALLPOCKET.COM Tomada de: unsplash.com


Todavía recuerdo el día que jugué rol por primera vez. Estaba desparchado y de repente un hombre, de veintitantos años, barbado y de gafas, preguntó si alguien quería ‘rolear’. Nos entregó unas hojas con distinta información que debíamos llenar: nombre, altura, raza y muchos atributos como fuerza, percepción y astucia, que eran determinados por el resultado de un dado de 20 caras. Mi mente corría imaginando lo que haría en este mundo y al tiempo me preguntaba por esta selección de dados con números de caras que no había visto jamás. De este modo nació un semi elfo ladrón, parecidísimo a Legolas… Me sentía orgulloso por ser tan ‘original’. El ´Master´ como todo el mundo lo llamaba, nos empezó a explicar que este juego se trataba de encarnar a estos personajes que habíamos creado, estaríamos en un mundo de fantasía medieval y atravesaríamos diferentes aventuras que solo podríamos sortear haciendo uso de nuestras habilidades. Alguien nuevo, también a este tipo de juegos, preguntó cuál era el objetivo final de este, el DM (Dungeon Master) le respondió que la finalidad era contar una historia en donde nosotros seríamos los protagonistas que moldearían este mundo. A mi yo de 16 años le pareció asombroso. Antes éramos un grupo de desocupados un sábado, ahora los héroes de este relato. En ese entonces el plan era cada dos semanas, busqué otro grupo de rol, y luego dos más para poder jugar rol mínimo 4 veces a la semana. Las sesiones se podían extender por 8 horas así que estaba un total de 32 o 40 horas jugando, más las veces que intentaba convencer a varios amigos de que fuéramos o yo les narraba una historia. Era fascinante ser parte de todos estos relatos y olvidarse del mundo. Muchos personajes que creé vivieron, y otros tantos murieron. Experimenté varios tipos de rol y fui toda clase de personajes: un vampiro codeándome con la alta clase de Bogotá, un hombre lobo pordiosero en Chía, un exagente del gobierno... Pero el tiempo pasó y las veces que iba a ‘rolear’ se redujeron y el vacío quedó allí. En los días malos o aburridos me preguntaba, mientras iba en el bus, cómo escaparía cierto personaje de una trampa mortal.

Más adelante me topé con alguien que tenía el mismo predicamento, quien me dirigió a dos páginas que me ayudarían a retomar el ‘vicio’: Animerolero y Harrylatino. Para poder ‘rolear’ en estos foros había que registrarse, leer las reglas, crear un personaje y finalmente postear sus atributos en un mensaje para que fuera aprobado por un administrador o máster de la página (después encontré sitios web en donde se usa el modelo clásico del rol y se construye el personaje con las hojas como tradicionales). Nuevamente podía vivir aventuras a punta de imaginación. Estos foros requieren más de parte del jugador, porque las aventuras más movidas son aquellas donde los personajes interactúan sin intervención del máster y cada quien debe poner de su parte en describir reacciones, entorno, y entregarle la narración a la siguiente persona para continuar una cadena interminable de acciones, una historia entretenida.

Tomada de: bit.ly/1L0Mdn9


52

CTRL+ALT+SUPR El juego de ser otro en la red

Gradualmente mi círculo de amigos y yo abandonamos los foros. La moda entonces era World Of Warcraft ( WOW ). Descargarlo con la Internet de entonces era una titánica tarea (me llevó tres días, pidiéndole a mi mamá que no apagara el computador, convenciéndola de que era para una tarea). Los videojuegos de rol multijugador masivo en línea (MMORPG) comparten con los foros y el rol clásico el hecho de que se puede personalizar el personaje de acuerdo a unos parámetros, pero ahora la pantalla reemplaza la imaginación. Al cabo de un rato el juego se tornó repetitivo para mí. El vasto mundo de Azeroth se volvió aburrido, las conversaciones y juegos se convirtieron en un simple bazar para vender objetos. La aventura, en ese mundo de orcos, duendes, guerreros y elfos, terminó siendo lo menos importante. Luego encontré un servidor llamado Argent Dawn de WOW donde la gente ‘roleaba’ sus personajes, ya no era xXXELdestructorXXx, sino un escuálido elfo nivel 2 que apenas sabía pelear. En ese servidor, por el bien de mantener el rol, es decir un mundo

coherente de fantasía, la gente es muy estricta y corrige que nadie se salga de su personaje. En Argent Dawn se pide informar cuando se tiene que hacer algo fuera del personaje; por ejemplo, alguien que dice: “Ya vengo, tengo que sacar el perro” daña la atmósfera del rol (y puede llegar a ser expulsado del servidor). En vez de eso, se recomienda permanecer en la historia escribiendo: “Me quedaré preparando esta poción”. Si bien este tipo de servidores no tiene tantos usuarios como los otros, la comunidad es muy dedicada y se involucra más con el mundo de fantasía, con un trasfondo. WOW y The Lord Of The Rings son los mejores lugares para poder jugar rol en estas plataformas según la comunidad. No obstante, una de las desventajas de ese tipo de juegos es la suscripción mensual, por lo que empecé a explorar otras opciones como Habbo y Second life. Estas plataformas son metaversos, es decir entornos para la interacción social y económica a través de avatares en un espacio virtual. Sin una misión aparente o

MALLPOCKET.COM Tomada de: bit.ly/1Fpv0kH


osarYio Gl ADICCIONES PASIONES~ Ed. 35 De

condiciones de victoria, lo que se busca, como dice uno de los títulos, es vivir una segunda vida (construir casas, hacer familias, visitar lugares, hacer parte de debates, etc.). Existen varios eventos promocionados para mantener la circulación de los ‘residentes’ quienes acuden y participan en chats. Al igual que todas las cosas evolucionan con el pasar de los años, jugar rol ha trascendido el espacio de la mesa. Desde Internet se han generado estas nuevas formas que combinan el rol clásico, las plataformas virtuales y las redes sociales. Sigo deseoso de ver qué nueva forma de seguir el ‘vicio’ nos traerá el futuro, tal vez con la implementación de un juego de inmersión total que utilice herramientas como el Oculus rift, para que el jugador experimente lo que se narra. O tal vez sea lo contrario y el rol se simplifique, quizás a tal punto que nazcan grupos de Whatsapp para ‘rolear’.

rol Rolear

master

Manuales basicos

campana

dados

pifia

tirada

Jugar rol / narrar en primera persona las acciones del personaje.

Es el encargado de dirigir los juegos de rol, narrando la historia y dificultades con las que se encuentran los jugadores.

Las reglas de cada juego de rol están contenidas en uno o más manuales, que disponen de información para la creación de personajes, listado y costes de equipos, introducción a la ambientación del juego, fichas de personaje, y métodos para resolver situaciones de combate, encuentros, acciones, habilidades, etc. Constituyen el mínimo necesario para jugar a uno de estos sistemas. Una serie de varias aventuras, más o menos interconectadas, generalmente jugada por los mismos personajes. Elementos poliédricos de diverso número de caras, que sirven para generar números aleatorios, o, en muchos casos, para hacer ruido detrás de la pantalla del máster o para asaltarla. Los más usados son de 4, 6, 8, 10, 12 y 20 caras, habiendo también de 30 y de 100, y de muchas más variedades. Embarrarla. Suele implicar una tirada muy, muy, muy mala.

En la mayor parte de sistemas, implica una tirada de dado junto con uno o varios modificadores. Sirve para determinar si una acción tuvo éxito o fracaso.

53


54

SPOTLIGHT Famosas Pasiones

Cada persona tiene algo que la apasiona, que la impulsa a ser mejor y a perfeccionarse en eso que la desvela. En esta ocasi贸n MALLPOCKET reuni贸 a 3 personajes con una pasi贸n en com煤n.

MALLPOCKET.COM


ADICCIONES Y PASIONES ~ Ed. 35

Actor @carlos1torres

¿Cuál es su pasión? Mi familia y mi trabajo. Es lo que más amo en mi vida y es un amor incondicional. ¿Qué es lo más extremo que ha hecho por su pasión? Lo más extremo fue venirme a los 17 años de mi ciudad natal, Barranquilla, a Bogotá, solo para estudiar actuación. ¿Tiene alguna adicción? Soy adicto a la disciplina.

Foto: Cortesía oficina Actor and Manager

¿Ha experimentado algún beneficio o consecuencia por su adicción? Ser disciplinado me ha dado muchos beneficios en lo laboral, lo económico y en el amor.

55


SPOTLIGHT Famosas Pasiones

Actriz @cuervocarolina

¿Cuál es su pasión? Me apasionan la ortografía, la escritura y la actuación. Todas son formas de comunicación, formas de expresar mi realidad. No hay otra forma de ser más libre que poder expresar mi originalidad, mi individualidad. ¿Qué es lo más extremo que ha hecho por su pasión? Decidir vivir de ella. ¿Tiene alguna adicción? Antes fumaba, pero desde hace casi dos años que no lo hago. Ahora mi adicción es el té Chai. ¿Ha experimentado algún beneficio o consecuencia por su adicción? Cuando fumaba mis pulmones se resentían seriamente y aunque ya no fumo, sigo pensando que el cigarrillo, es el vicio más delicioso del mundo.

Foto: Cortesía oficina Actor and Manager

56

MALLPOCKET.COM


ADICCIONES Y PASIONES ~ Ed. 35

Actor @CamiloTrujilloP

¿Cuál es su pasión? La actuación, es algo que me llena completamente y me hace olvidar de los problemas y del mundo. ¿Qué es lo más extremo que ha hecho por su pasión? La locura más grande que hice por mi pasión, por mi sueño, fue venirme de Medellín a Bogotá sin plata, viví en un motel, hasta me tocó dormir en la calle, pero todo fue para luchar por mi sueño. ¿Tiene alguna adicción? Soy adicto al amor. El amor es algo que me llena, me hace sentir completamente feliz. Para mí sin amor no hay nada, por eso todo hay que hacerlo con amor.

Foto: Diego Ayala

¿Ha experimentado algún beneficio o consecuencia por su adicción? El amor me hace muy feliz, los sentimientos se acoplan y se forma algo lindo. Lo malo es que también he sufrido y el dolor es fuerte.

57


u n a aven tur a pa r a apas i o n a d os Soy Santiago, para mis amigos un romántico, que quiere conservar sus recuerdos de infancia viajando por tierra y en flota; pero yo me describo como un apasionado por la aventura en carretera. Desde niño he viajado por tierra: en un inicio porque me tocó, no había para más; pero ahora lo hago por elección, porque me gusta, lo disfruto y me lo gozo de principio a fin. Cuando era un adolescente iba a visitar a mis abuelos a Bucaramanga, mis papás me dejaban en La Terminal y me recomendaban con el ayudante del bus, una vez la flota arrancaba, empezaba la aventura; pasar por diferentes pueblos, sentir el cambio de clima, observar cómo se transformaba la vegetación. Realicé varios viajes en flota, fui al Festival de cometas en Villa de Leyva, me gocé San Pedro en Neiva, rumbeé hasta no dar más en Medellín con la feria de las flores y ni sé cuántas veces fui de puente a Melgar y Girardot.

Tomada de: unsplash.com


ADICCIONES Y PASIONES ~ Ed. 35

A pesar de todos los viajes que había realizado, siempre soñé con hacer uno en especial, motivado implícitamente por mi mamá que dice lo mismo que casi todas: “usted desperdiciando la comida y tantos niños que se mueren de hambre, qué dieran otras niños por tener lo que usted tiene” y esas cosas que saben decir nuestras progenitoras. Entonces por curiosidad y de aventurero empecé a planear un viaje a Quibdó-Chocó; cuando le dije a mi mamá que en ese departamento serían mis próximas vacaciones fue todo un escándalo, le contó a mi abuela, a mis tías, y todas pegaron el brinco, me llamaron a decirme que si estaba loco, que eso era peligroso, que cómo me iba a ir por tierra. Igual nada de eso influyó, la decisión estaba tomada. Para el viaje de mi vida invité a Tomás y a Nicolás, mis amigos de la universidad desde primer semestre, les vendí mi sueño como un gran paseo, ellos la verdad eran inexpertos en el tema de viajar en flota, por eso les dije que descargaran la app de La Terminal para que se fueran empapando de los tiempos, la distancia y la ruta; pero yo ya tenía todo listo; consulté fecha de salida, compra de pasajes on-line, tiempos, hospedaje y actividades a realizar. Como todo un experto los preparé, les dije que tenían que hacerse una buena playlist para el viaje, que mejor descargaran la música por si nos quedábamos sin señal en algunos lados, les recordé que si no querían sus dispositivos muertos llevaran una batería portátil. Chocó es caliente, pero el viaje sería en la noche entonces les dije que una cobija les vendría bien, y eso sí, que llevaran algo para comer en el camino, cosas ligeras. Me gusta aventurar y sentir adrenalina, pero cuando viajo a un lugar por primera vez hay cosas que no dejo al azar, como el hospedaje, por eso previamente descargué Kayak y busqué un lugar que se ajustara a nuestro presupuesto, por lo menos la quedada ya estaba fija. Llegó el día, sábado 13 de junio, el bus salía a las 9:00 pm, y como yo era el organizador quería estar con tiempo, aun cuando los tiquetes los habíamos comprando en línea por la aplicación Pinbus, los que nos permitió no hacer una fila eterna, sino que solo era llegar y abordar. Usé Tappsi para pedir un servicio desde mi casa, ubicada a unas pocas cuadras de Unicentro, de aficionado llegué a las 6:30 pm, dos horas y media antes de la partida, y le dije a Tomás y a Nicolás que nos veíamos a esa hora. Les había advertido que nos tocaba aplicarnos la vacuna contra la fiebre amarilla, pero Tomás no

ANEXO

lo hizo, menos mal nos salvamos porque en La Terminal se la aplicaron y lo mejor de todo, sin cobrar un peso. Eran las 7:15pm y Nicolás no aparecía. Así que emprendimos un tour por el lugar, algo que no había hecho antes, porque siempre llegaba sobre el tiempo y además nunca había hecho un viaje tan largo. En el recorrido vimos que había duchas en La Terminal, como para no creer. Como yo estaba dispuesto a vivir una experiencia inolvidable, decidí tomar un baño para estar fresco en el viaje, y por qué no, para tener algo más que contar. Tomás prefirió esperarme afuera mientras compraba comida para picar. A las 8:30pm llegó Nicolás, le pregunté por su carnet de la vacuna y menos mal lo tenía, lo que sí no hizo fue descargar las aplicaciones que les había recomendado, porque con el plan de datos de uno a veces dura una eternidad, en este punto debo confesar algo, una vez en mis tantos viajes, me regalaron un folleto en el que decía que La Terminal era lo máximo porque tenía Wi-Fi gratis, me pareció tan bacano como la vez que anunciaron que algunas estaciones de Transmilenio tendrían acceso a Internet free; tengo que confesar que ese día amé el Wi-Fi de La Terminal, Nico descargó Tripit; un app para hacer reservas de hoteles, actividades y restaurantes; Yelp, súper útil para buscar sitios para comer y turistear; y Sitorsquat, que ayuda para ubicar el baño más cercano dependiendo de la ubicación, indispensable para él que le da por ir al baño en los lugares menos indicados. Finalmente abordamos el bus; fueron 22 horas de viaje, solo paramos en Mariquita y Manizales, para estirar, ir al baño y comer algo. Después de pasar por Honda, Mariquita, Manizales, La pintada, el Río Cauca, Peñalisa y un montón de pueblos que era la primera vez que los escuchaba nombrar, llegamos a Quibdó, fueron 15 días de aventura en los que visitamos Bahía Solano, Nuquí, Sapzurro y Capurganá, entre otros; conocimos personas buena onda y la pasamos una locura, y fue sin duda el mejor viaje de nuestras vidas. Después de esa aventura ya estamos planeando nuestro próximo destino, Lima- Perú, que son aproximadamente 5 días, un viaje largo que sin duda alguna vale la pena, aunque eso no lo puede decir alguien a quien no lo apasiona la carretera, porque así como la vida, uno no puede hablar de lo que no conoce, y con el tiempo aprende que para viajar y tener una experiencia única no hay nada como hacerlo por tierra.

59


60

TiMECODE La cรกmara perversa

MALLPOCKET.COM Tomada de: unsplash.com


MALLPOCKETRECOMIENDA COLOMBIA ES MUNDIAL

ED.35 / MALLPOCKET

LIBRO

A través de este libro, el reconocido cronista y periodista deportivo Javier Hernández Bonnet, narra decenas de situaciones y anécdotas acerca de la vida íntima y oculta de la selección Colombia a lo largo de las eliminatorias para llegar al Mundial de Fútbol del siguiente año. El texto cuenta varios detalles acerca de las estrategias utilizadas por el técnico José Pékerman para lograr la victoria contra varios de los equipos contrincantes, además de las formas que utilizó para aislar a la selección de los medios de comunicación.

Película

If Had Wings

La película dirigida por Allan Harmon y protagonizada por Craig Bierko, Jaren Brandt Bartlett y Jill Hennessy, cuenta la historia de Alex, un joven ciego de 17 años que sueña con poder correr para el equipo de Cross-Country de su escuela secundaria. A pesar de los contratiempos conoce a Brad Coleman, un joven problema con el cual tendrá que formar un equipo para poder cumplir su meta de correr en la pista sin problema y al mismo tiempo evitar que su compañero vuelva a caer en líos.

Mi Extraña Obsesión

SERIE

¿Alguna vez se ha imaginado comer papel de baño o levantar pesas todos los días al extremo? Discovery Home & Health presenta la serie Mi Extraña Obsesión una nueva forma de mostrar estos y muchos otros extraños comportamientos que tienen varias personas en el mundo. A lo largo de 12 episodios se podrán observar varios casos de personas que desarrollan adicciones atípicas para cubrir y solucionar sus conflictos personales y que deberán tratar de luchar contra ellos para evitar el estrés.


P o r : F a b i รก n A g u i l a r R e s t r e p o flickr.com/suenosyrealidades


Por: Rod ri g o San d oval @El Bayabu yi ba

E

n el pasto nos sentábamos a ver la vida pasar, esa combinación en la que la espalda se congelaba y la frente se hervía a la luz del sol siempre me daba tos. Las nubes bien arriba nos mandaban mensajes con figuras que imaginábamos, en algún rincón alguien tocaba un oboe, empezaba por humedecer la caña, apenas lo veíamos, de repente empezaba a soplar y sabíamos que pronto tendríamos un concierto. Tus pies si acaso llegaban a mi pantorrilla, tu pelo se enredaba con el pasto y me gustaba sacarle los pedazos de hojas de eucalipto o hacerte un nudo con un palito caído por ahí. Sí, ya lo teníamos claro, era nuestro plan de todos los viernes. De vez en cuando lo llenábamos de papitas y cerveza, algunas veces eran solo gomitas, podíamos estar todo el tiempo en silencio, a mí me gustaba cuando podía hablar como una cotorra, siempre tuviste esa capacidad impresionante de escuchar mis descabelladas ideas y no ponías resistencia cuando me empecinaba en demostrar que no estaba equivocado, me presionabas para que explicara mejor, que profundizara más. Yo esperaba con ansias el momento en que la tarde empezara a manchar el cielo de amarillo y naranja, ahí era mi turno de buscarte, de acercarme. Cuando los cúmulos estaban teñidos de morado era tu vez, nos juntábamos en un abrazo cómplice que alejaba el frío y aguaba los labios. No, no nos besábamos, apenas nos llenábamos de ganas. Cuando el guardia empezaba las rondas te tomaba de la mano y corríamos, no teníamos que hacerlo, solo nos gustaba andar rápido, sentir el viento golpear los pómulos rojos y nos despedíamos en la parada del bus con un beso y el brazo estirado de alguno de los dos. Me fascina escribir, dedico mis días a teclear la pantalla de un celular, las letras en un computador, a hacer trazos poco finos sobre un papel. Me encanta poner palabras sobre las hojas

mientras estoy en una reunión y muchas veces me encuentro con post-it que guardan una imagen que se me vino a la cabeza y quería convertir en un cuento. Como la anterior, hace un par de días vi una pareja universitaria haciendo lo que con mis amigos denominábamos ‘plan vaca’ y pensé que no podría ser la mejor introducción a esta columna, tenía que hacer un relato corto. Tengo unas gafas gruesas que tengo que tener puestas cuando escribo, me gusta sentir el peso de los lentes cuando me siento a pensar en cómo liberar mi mente de ideas. También, por fortuna, he logrado abrirme un par de espacios para escribir. En mi trabajo, lo hago mecánicamente, me sale natural; aquí, cuando les escribo a ustedes, me toca releer muchas veces y cambiar palabras para evitar esa costumbre cansona de hacer apelaciones rimbombantes; cuando escribo para alguien que me gusta soy terriblemente cuidadoso para evitar malos entendidos y para que cada palabra exprese perfectamente lo que siento. Escribir es un gran placer. Un gran placer inocuo. A pesar de que las palabras son tan poderosas no creo que le haga daño a nadie con ellas, cuando me siento a trazar el plan de una nueva aventura de escritura tengo la cautela y la prudencia que le falta a mi voz. Al escribir no tengo verborrea, debo controlar cada palabra y practico unas muy saludables pausas para repensar las ideas, me edito, me corrijo, me concentro. Es mucho más bonito. Nunca me ha preocupado escribir bien, aunque temo que lo hago. Me parece más chévere descubrir las palabras regadas y reconocerlas como mías, haberlas marcado, transformarlas y darles un nuevo sentido. Me emociona profundamente compartirlas, es mi pasión, son mi vicio, son la forma como me conecto conmigo y con el resto.


ED.35 / MALLPOCKET

DOBLEU z

La mayoría de las personas dice ser adicta a algo, trascendental o no, por eso les preguntamos a nuestros lectores por redes sociales ¿Cuál es su adicción? Y esto fue lo que respondieron:

Angievgarciap

@cristina9127

@Felllo

Mi adicción son las gomitas y el cine.

Jon Snow Mi adicción son las películas de horror, así que una película animada con mis personajes favoritos es una buena idea.

Marcela Florián Mi adicción son los animales.

Melissa Argueta Tengo una adicción loca por Coca-Cola. Toda botella que sacan es mía.

rvae Mi adicción es revisar Wpp cada dos segundos.

Si quieres participar en nuestras próximas ediciones, no olvides seguirnos: mimallpocket @mallpocket

Mi adicción es morder a mis amigos/as en momentos de tensión.

Adaniela24 Mi adicción además de @luiss_alfonso que amo, es el chocolate y de hecho tengo un proceso psicológico para curarlo ¿suficiente adicción?

Mi adicción es la lasagna.

@ElKeratina Mi adicción es el helado con mucho chocolate.

Mayré Muñoz Mi adicción son los payasos y unicornios.

@NANOVALBUENA Soy adicto al cine.

@4ndres41v4r4do Mi adicción son los viajes, y más si son contigo amor.


puntos oficiales de

distribución

Mallpocket Ed.35 - Octubre 2015 BOGOTÁ

CENTRO

• Estación Transmilenio Las Aguas • Universidad de Los Andes (Parque Espinosa) • Universidad Jorge Tadeo Lozano (Plazoleta Media Luna) • Universidad del Rosario (Plazoleta) • Universidad Externado (Calle 11 con Carrera 1ra E)

CALI • Universidad San Buenaventura • Universidad Javeriana • Universidad Autónoma • Universidad ICESI • Universidad Santiago de Cali • Universidad del Valle

CHAPINERO

NORTE

• Universidad Javeriana • Universidad Piloto de Colombia • Universidad Santo Tomás (51 con 9ª) • Paradero buses Politécnico Gran Colombiano • Estación Transmilenio Calle 76 Costado Sur (Calle 74) • Politécnico Internacional (Calle 73 con 11) • Universidad Sergio Arboleda (Entrada principal) • Universidad Central Sede Norte (Calle 75 con 16) • Universidad Nacional

• Universidad San Martín • Universidad Militar Nueva Granada • Escuela Colombiana de Ingeniería • Universidad El Bosque • Universidad San Buenaventura (Cra. 8H con calle 172) • Universidad de la Sabana

MEDELLÍN • Fundación Universitaria Autónoma de las Américas • Pontificia Bolivariana • EAFIT • Universidad de Medellín • Fundación Universitaria Luis Amigó • Fundación Universitaria de Bellas Artes de Medellín • Corporación Universitaria Americana

• Universidad de Antioquia • Politecnico Jaime Isaza Cadavid • Universidad Autónoma Latinoamericana • Fundación Universitaria Maria Cano

OTROS • Restaurante Piola (Cll. 93 no.11A-11) • Restaurante La Verdad (Cr. 4A no. 27-57)


Revista Mallpocket Ed.35 Adicciones y Pasiones  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you