Issuu on Google+

Cáncer de Piel El cáncer surge cuando las células de alguna parte del cuerpo comienzan a crecer sin control. El cáncer de piel es una enfermedad producida por el desarrollo de células cancerosas en las capas exteriores de la piel. Las células cancerosas surgen como consecuencia de daños en el ADN, que constituye el material genético de los organismos cuya función es dictar las instrucciones para fabricar un ser vivo . La mayoría de las veces en las que el ADN se daña, la célula muere o ésta puede reparar el ADN. En las células cancerosas el ADN no se repara, dando lugar a la formación de tumores. En el cáncer de piel el ADN se daña como consecuencia de exposición ambiental a la radiación solar. La sociedad del bronceado ha provocado el La capa exterior de la piel, la epidermis, está compuesta aumento de los casos de cáncer de piel por diferentes tipos de células y los cánceres de la piel se drásticamente... clasifican por el tipo de células epidérmicas que están involucradas: • Carcinoma de células basales: se desarrolla a partir del crecimiento anormal de las células en la capa inferior de la epidermis y es el tipo más común de cáncer de piel, en torno al 90% de los casos de cáncer de piel. • Carcinoma escamocelular o espinocelular: involucra cambios en las células escamosas que se encuentran en la capa media de la epidermis. • Melanoma: se presenta en los melanocitos (células que producen pigmento) y es menos común que los dos anteriores, pero más peligroso. De hecho, es la causa más importante de muerte por enfermedades de la piel. Factores de Riesgo Los índices de cáncer en la piel están aumentando dramáticamente, sobre todo en las personas entre los 20 y los 30 años de edad. De hecho, la mayoría de los niños reciben entre el 50 y el 80 por ciento de la exposición al sol que recibirán durante toda su vida antes de cumplir los 18 años. Por ello, los cánceres de piel son la forma más común de cáncer, entre un 20 y un 30%, y cuenta entre los factores de riesgo con los siguientes: • Color de piel: los cánceres de piel son más comunes en personas de piel, ojos y cabello claros. • Genética: el hecho de tener antecedentes familiares de melanoma incrementa el riesgo de desarrollo de cáncer de piel. • Edad: los cánceres de piel no melanomas son más comunes después de los 50 años de edad. • Exposición al sol y quemaduras solares: la mayoría de los cánceres de la piel se presentan en áreas regularmente expuestas a la luz solar o a otro tipo de radiación ultravioleta (UV) y se considera la causa principal de todos los cánceres de piel.


Síntomas Los cánceres de la piel pueden tener muchas apariencias diferentes: pueden ser pequeños, brillantes o cerosos; escamosos o ásperos; firmes y rojos; en costra o sangrantes; o tener otras características. Los carcinomas de células basales aparecen en forma de áreas de color rojo, planas o escamosas, o de pequeñas áreas cerosas, brillantes y translúcidas al relieve que pueden sangrar. Puede haber algún vaso sanguíneo irregular visible, o mostrar áreas de color azul, café o negro. El cáncer escamocelular afecta las células de la porción central de la capa epidérmica de la piel y es indoloro al principio, pero puede tornarse doloroso cuando se desarrollan ulceraciones que no sanan.

El mayor factor de riesgo es la exposición prolongada y sin protección a la radiación solar así como la edad avanzada...

Este cáncer se puede originar en la piel normal (en la piel que ha sufrido quemaduras, en una lesión o cicatriz) o en un área de inflamación crónica (lo que puede ocurrir con diversos problemas de la piel). Se produce con más frecuencia en la piel afectada por el sol, como la que sufre queratosis actínica, y por lo general se presenta después de los 50 años de edad. El melanoma puede aparecer como un cambio en aquellas manchas de la piel. Cualquier llaga, protuberancia, marca, etc. que sea sospechosa pudiera ser un melanoma. La piel puede volverse áspera o escamosa o puede sangrar o exudar. Se puede dar un melanoma a partir de un lunar, que cambie de aspecto, o textura. Por lo general, un lunar es una mancha de color uniforme, de color café, canela o negro en la piel. Tienen menos de seis milímetros de diámetro y puede estar presente desde el nacimiento o puede aparecer en la infancia o juventud. La mayoría de las personas tienen lunares que son benignos. Estas son algunas de las características para buscar un melanoma: Asimetría: la mitad del área de la piel anormal es distinta de la otra mitad. Bordes: irregulares. Color: cambio de un área a otra con sombras de color canela, café o negra (algunas veces blanca, roja o azul). Diámetro: por lo general (pero no siempre) es mayor de 6mm (similar al diámetro del borrador de un lápiz).

El diagnostico precoz de cáncer de piel y de control de lunares proporciona un diagnostico certero, evitando las comunes biopsias realizadas al azar...

Tratamiento El tratamiento varía dependiendo del tamaño, profundidad y de la localización, así como del tipo del cáncer. El carcinoma basal posee un tratamiento relativamente sencillo, se extirpa, aunque puede presentar alguna complicación como la invasión de los tejidos o estructuras adyacentes, causando daños a su apariencia y funcionamiento. Esta condición es más preocupante cuando se presenta alrededor de la nariz, ojos y orejas.


El tratamiento temprano por parte de un dermatólogo de los carcinomas de células basales y escamocelulares puede dar como resultado un índice de curación de más del 95%, aunque puede haber nuevos lugares donde aparezca el cáncer de célula basal, por lo que el médico debe realizar exámenes con regularidad. El cáncer escamocelular es un tumor maligno, más agresivo que el cáncer de células basales. Se caracteriza por tener un crecimiento relativamente lento, aunque ofrece más posibilidades de propagarse a otros lugares del cuerpo (metástasis), incluyendo los órganos internos, que el cáncer de células basales. Su tratamiento pasa por la extirpación quirúrgica del tumor, tratamientos por radiación o quimioterapia en caso de no tener éxito con la cirugía y la radiación. Generalmente, en el melanoma es necesaria la extirpación quirúrgica de las células cancerosas y de una porción de piel normal circundante. Es posible que se deba hacer un procedimiento denominado biopsia quirúrgica de ganglios linfáticos, para observar si el cáncer se ha diseminado a ganglios linfáticos aledaños, los cuales posiblemente también deban ser extirpados. Igualmente, es probable que sea necesario colocar un injerto de piel después de la cirugía en caso de resultar afectada un área considerable de piel. Además de la cirugía, son recomendables la radioterapia, la quimioterapia o la inmunoterapia Prevención Se debe minimizar la exposición al sol y proteger la piel de los rayos solares utilizando ropa protectora como sombreros, camisas de manga larga, faldas largas o pantalones. La luz solar es más intensa al mediodía, por lo que se debe evitar la exposición al sol durante estas horas. Se deben utilizar protectores solares de alta calidad, preferiblemente con factores de protección de al menos 15. Dichos protectores deben aplicarse por lo menos media hora antes de la exposición al sol y aplicar de nuevo con frecuencia. La mayoría de los niños reciben entre el 50 y el 80 De igual manera, el protector se debe usar todo el por ciento de la exposición al sol que recibirán año, incluso cuando la persona se va a exponer al durante toda su vida antes de cumplir los 18 años sol en invierno, o en zonas nevadas, donde el riesgo por quemaduras solares es muy elevado. Se recomienda examinar la piel con regularidad para detectar la aparición de tumores o de cambios en una lesión de piel ya existente; además, se debe sospechar de cualquier tumor nuevo que se ulcera o que cicatriza con lentitud. Los cambios sospechosos en los tumores preexistentes son, entre otros: cambio de color, tamaño, textura, apariencia, presencia de dolor, inflamación, sangrado o picazón. La American Cancer Society recomienda hacerse examinar la piel por parte de un profesional cada año para las personas mayores de 40 años y cada 3 años para las personas de 20-40 años. También recomiendan auto-examinarse mensualmente.


Cancer de piel male