Issuu on Google+

“LA SALUD UN JUEGO MÁS DE LA CORRUPCIÓN”

AUTOR: Maria Alejandra Vergara Gómez Estudiante de Comunicación social- periodismo

Universidad Del Quindío Armenia, Quindío


LA SALUD UN JUEGO MÁS DE LA CORRUPCIÓN

El siguiente ensayo plantea la gran problemática que tiene la salud en nuestro departamento, desde qué momento, se empezó a sufrir con esta gran crisis, que puede llegar a matar a más de uno si no se atiende oportunamente y se soluciona de forma rápida. Se manejara un ensayo expositivo con enfoque crítico para así poder encaminar el texto a un plano más personal. En el ensayo se plantean los siguientes temas: El Sistema de Salud de Colombia, la ley 100 y sus reformas; por último se realizará una crítica al Sistema de Salud en el Departamento del Quindío.

El sistema de salud en Colombia, hace parte del Sistema de Seguridad social regulado por el gobierno nacional, a través del Ministerio de la Salud y Protección Social (Colombia) y del Ministerio de Trabajo; bajo mandato constitucional y delegado en parte al sector privado. No obstante se está menguando el servicio para el bienestar consagrado a los ciudadanos; respaldados por los impuestos que los mismos pagan, para poder favorecerse de los servicios del estado. Las empresas promotoras de salud reciben 1.665 pesos mensuales por paciente por parte del Ministerio de Salud, pero las instituciones que prestan servicios de salud solo reciben 140 pesos, mientras las EPS se quedan con el dinero restante, dinero que en un principio es destinado al sistema P y P (Promoción y Prevención de salud), esta es la forma en que los directivos de las EPS, al momento de contratar instituciones que presten estos servicios, contratan a familiares, amigos o hasta sus propias clínicas, y si no las tienen, las crean para poder beneficiarse financieramente de la salud del pueblo. Los médicos no tienen más remedio que atender a sus pacientes por unas consultas de bajo costo, porque ni a ellos les pagan bien, y luego son ellos los que pagan las consecuencias al ser demandados por cuantiosas sumas de dinero; eso sí, los médicos han tenido que acostumbrarse a no recibir un pago mayor, aún siguen trabajando por el


mismo salario que tenían en el año 2001, por lo mismo es que las consultas cada vez son más deficientes y los enfermos prefieren quedarse en casa aguantándose el dolor que tener que ir a un consultorio médico a adivinar cuál es el problema de salud que presenta, ya que los médicos no están autorizados para hacer exámenes de alto costo. Los médicos entre más pacientes atienden mejor les pagan, es por ello que hoy en día se preocupan más por atender muchos en corto tiempo, y no dedicarle el tiempo que se merece al dolor que presenta el paciente. Para nadie es un secreto el trágico Sistema de Salud con el que contamos los Colombianos. Largas filas, medicamentos inservibles, poca atención, interminables esperas y hasta la muerte puede llegar mientras esperamos que se nos conceda el derecho a la salud que por ley se nos ha dado y por politiquería y corrupción nos han robado. Es difícil el hecho de hacer largas filas durante horas interminables para reclamar un medicamento que se supone su EPS lo cubre, y aún más cuando le dicen: que no lo pueden dar por que no es del POS, debe comprarlo. Perder tiempo y perder salud por la corrupción, y la falta de buen manejo de los dineros. Haciendo con esto que no se garanticen los Derechos Humanos ni los Derechos de los Ciudadanos. La corrupción es lo que nos tiene hundidos, cada día aparecen nuevos modelos de saquear un derecho primario y fundamental como la salud; pareciera que les hiciera falta una madre que les enseñe que “con la salud no se juega”, y menos con la salud de un país entero, repercutiendo esto a cada región. La ley 100 de 1993 que cobija las prioridades en la seguridad social de Colombia, ha tenido varias modificaciones, pero estas, no han logrado equilibrar el prestamos de este servicio que por ley de la constitución nacional de 1991 tenemos como derecho. Una de las modificaciones más recientes es la Ley 1438 de 2011: según lo señala su artículo primero, que dice: que se fortalecerá el Sistema de Salud a través de Instituciones que permitan la acción coordinada para el mejoramiento de la salud y la creación de un ambiente sano para los ciudadanos; brindando servicios de calidad y de un forma incluyente para toda la sociedad; se busca generar una serie de beneficios


que favorezcan a los residentes del país, garantizándoles la universalidad del aseguramiento y la garantía de portabilidad o prestación de los beneficios en cualquier lugar del país, en un marco de sostenibilidad financiera. Claro está, que es muy difícil que estas modificaciones y esta “súper salud” de la cual tanto alardean sus creadores se cumpla. Por muy enfermo que llegue a un hospital un paciente, si no es de la esa Zona, debe ser atendido, pero de forma particular, es decir, pagando todos sus gastos. Es preocupante que aquellos impuestos que procuran su bienestar queden en el limbo; y no permitan una atención equitativa, pues las esperas no son iguales para todos, como tampoco la atención por parte del médico. En el departamento del Quindío son muchas las crisis que hay en torno a la salud, el simple hecho de asistir a un consultorio y tener que esperar horas con un dolor terrible y tenerse que enojar, para ser atendido con rapidez, evidencia el mal servicio de salud con el que contamos. También en las cárceles se observa esta gran dificultad; en el año 2009 se presentaron problemas de salubridad en las instituciones penitenciarias del Quindío, especialmente la cárcel Peñas Blancas en la cual los reclusos enfermos, no tenían atención por falta de personal, debido a la ausencia de presupuesto. Al transcurrir el tiempo podemos ver como varias entidades de salud han cerrado sus puertas a la ciudadanía o han cambiado de imagen, muchas de ellas han quebrado viéndose obligadas a cancelar servicios y aceptando demandas millonarias por parte de sus pacientes. En el departamento, uno de los casos más evidentes es el suicidio, crisis que es encabezada por el Quindío. El sistema de salud de la región no fomenta proyectos educativos y preventivos que informen a la ciudadanía sobre el problema que implica esto, y sus posibles soluciones; no brinda un apoyo continuo a aquellas personas con problemas emocionales o de salud. Pero no sólo el suicidio hace parte de este conjunto de problemáticas a nivel del Sistema de Salud en el Quindío, es una gran variedad en cantidad y calidad del servicio prestado a la población de la región cafetera. Así lo demuestran los siguientes casos:


Una persona llegó al Hospital La Misericordia de Calarcá, Quindío, con un gran dolor de abdomen y es enviada a su casa nuevamente porque no se valora a profundidad su problema de salud, sino que lo confunden con una gastritis, poniendo en riesgo la salud del paciente, ya que lo que presentaba era apendicitis, y después de varias asistencias al hospital se convirtió en peritonitis debido a la mala atención por parte de los médicos (Caso presentado en el hospital la Misericordia, Calarcá- Año 2009) Una joven llegó al hospital La Misericordia de Calarcá porque la aquejaba un dolor abdominal también confundido con gastritis, resulta ser cálculos en la vesícula, fue trasladada a la Clínica Saludcoop de Armenia, al momento de ser operada se posterga la cirugía debido a que su EPS no cubre la intervención, en la actualidad la joven intenta reunir el dinero exigido para poder pagar la cirugía. (Caso presentado en el hospital La Misericordia, Calarcá; Clínica Saludcoop, Armenia- Año 2011) Es muy recurrente que las personas lleguen al hospital con síntomas y con mala salud, y los médicos solo se encargan de adivinar que lo aqueja y evitan enviar exámenes que verifique su afección, debido a que no pueden incrementar gastos en la salud, dejando así que las personas corran riesgos y no puedan asistir correctamente su enfermedad debido a la falta de información. En conclusión, la crisis del Sistema de Salud en el departamento del Quindío como en todo el país, se debe a la desviación de los recursos financieros que avalan este derecho fundamental en la ciudadanía Colombiana. Hay que tener en cuenta que el servicio de Salud debe ser garantizado por el estado, debido a que es un Derecho Humano de toda persona, por ende, es inviolable y debe ser protegido por los entes gubernamentales de cada nación. Pero muchas de las reformas hechas al Sistema de Salud Colombiano han repercutido de una forma negativa en el préstamo de este servicio, debido a que la calidad en la atención en los centros hospitalarios ha decaído de sobremanera. Produciendo en los Colombianos un sinsabor a causa de todos los casos conocidos que evidencian la problemática alrededor del Sistema de Salud.


CIBERGRAFÍA

http://www.eltiempo.com/colombia/otraszonas/ARTICULO-WEBNEW_NOTA_INTERIOR-11420683.html (Así se robaron el sistema de salud de los colombianos, Juan Gossaín)

http://www.ucaldas.edu.co/images/stories/ley.pdf (Documento de reforma del sistema general de seguridad de salud, ley 1438 – 19 Enero 2011)

http://es.wikipedia.org/wiki/Sistema_de_salud_en_Colombia (El sistema de salud en Colombia)

ENTREVISTAS

Paula Andrea Vergara, Sandra Milena Loaiza, afectadas por el servicio de Salud prestado en el Departamento del Quindío.


La Salud, un juego más de la corrupción