Page 37

A. GONZÁLEZ y J.M. SANCHIS

DESAGÜES Y SOCAVONES DE SIERRA ALMAGRERA

Minas de Almagrera tenía ya completamente reconocido en 1956 todo el criadero, para lo cual había efectuado importantes trabajos de investigación, ejecutando traviesas, galerías en dirección, pozos, chimeneas, calderillas y otras labores, con una suma total de 16.179 metros lineales. Los resultados obtenidos fueron desalentadores por completo, tanto en lo referido a la metalización de los filones como a la continuidad de las zonas metalizadas, demostrándose un notable empobrecimiento del criadero, en lugar del enriquecimiento que se esperaba hallar. Como consecuencia de estas investigaciones, se decidió paralizar todas las labores de interior en 1957, limitándose al lavado del mineral existente en las antiguas escombreras, procedentes de las minas Convenio de Vergara, Guzmana, Corona de la Fortuna, Monserrat, San Vicente Ferrer, San Antoñico, La Niña, Unión de Torres, Templanza, Rafaela, Riojana, La Venta y Los Lobos 1 y 8. El 12 de noviembre de 1958 cesaría la actividad para no retomarse nunca más, finalizando con el desmontaje de todas las instalaciones y la enajenación de los bienes y elementos no necesarios para futuras actividades, la historia minera de Sierra Almagrera. LOS SOCAVONES El fallo de La Infalible Fueron varios los socavones, como ya hemos visto, que se taladraron para lograr el tan ansiado desecado de la Sierra, aunque el que trazó la sociedad La Infalible nada tuvo que ver con las operaciones de desagüe, ya que su andadura comenzó tres años antes de la aparición del grave problema del agua en las minas de la Sierra (Fig. 38). En 1840, Diego María Madolell constituyó una sociedad para la perforación de un socavón que sirviese de acarreo y transporte de minerales hasta la zona costera, dónde estaban ubicadas las principales fábricas y fundiciones, y que sirviese igualmente como desagüe de las minas. La compañía, bautizada con el pretencioso nombre de La Infalible, se formó con 1000 acciones, la mayor parte de ellas adquiridas por familias y particulares de Cuevas, que acabarían sumidos en la más absoluta ruina. Pascual Madoz, en su Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar (1845-1850) señala que además de estos accionistas particulares, compusieron la sociedad numerosas empresas mineras. Posiblemente fuese así, ya que las primeras concesiones que el socavón debía atravesar, llamadas Cartagena (Nº 152), Lorca (Nº 357), Cehegín (Nº 151), Madrid (Nº 817) y Granada (Nº 114), ubicadas todas ellas en el barranco de La Raja pertenecían igualmente a La Infalible. En el gran catastro de 1909 aparecía como propietario de todas estas minas Joaquín Payá, de Cartagena. Menciona también a las minas Seguridad, Infalible, Águilas y Almería, explotaciones que no figuran en los catastros de 1888 y siguientes. Cita también Madoz a otras minas que se denunciaron al mismo tiempo que La Infalible, registradas bajo los nombres de Annibal, Salomón, Troyana, Naturaleza y Subterránea, si bien no hemos podido localizar a ninguna de estas ni el catastro de 1890 ni en el de 1900-1909. Las obras adolecieron, desde sus comienzos, de una cualificada dirección técnica, lo que ocasionó gravísimas pérdidas económicas causadas por los constantes errores en la construcción. Estas habían sido iniciadas en noviembre de 1840, partiendo desde la Loma del Puente.

37

Desagües y Socavones de Sierra Almagrera, Cuevas del Almanzora, Almería  

Se presenta en este trabajo la historia de los distintos desagües y socavones establecidos en Sierra Almagrera desde el comienzo de la activ...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you