Page 1

ACOPIOS, 1: 1-10 (2009) HASTIAL 2011 V1: 1-33

ISSN en trámite MTIEDIT

Revista digital de Patrimonio Minero Ibérico

ISSN XXXX-XXX

Domingo de Orueta y Duarte José Manuel SANCHIS Jesús, 23. E-46007 Valencia E-mail: finezas@gmail.com

INTRODUCCIÓN Domingo de Orueta y Duarte fue, sin duda alguna, uno de los científicos españoles más notables y brillantes de los dos últimos siglos. Sus investigaciones, tan profundas como diversas, en los campos de la geología, la petrografía, la microscopía y la fotografía marcaron hitos en la historia de la ciencia de nuestro país, cuyos trabajos son de obligada revisión para todos aquellos que deseen profundizar en esa amplia gama de técnicas y conocimientos, dejando claramente definido el camino a seguir para el desarrollo sistemático de la geología, no solamente en la región andaluza sino en el resto del país. Posiblemente, la figura de este ilustre ingeniero de minas no haya sido tratada históricamente como se merece. Hechos aparentemente tan poco relevantes como la escasa bibliografía existente sobre su persona, el vacío sobre su vida y su obra existente en las recopilaciones publicadas sobre ingenieros de minas en España, o el desconocimiento casi generalizado sobre sus trabajos e investigaciones es buena prueba de ello. Quizá haya influido en ello las múltiples facetas del personaje, que hacen difícil su posicionamiento en un ámbito concreto: ingeniero de minas, profesor, geólogo, óptico, industrial, viajero... ¿con cuál quedarse? Indiscutiblemente, con todas y cada una de ellas. Pero precisamente en esa increíble variedad de aspectos reside el atractivo de Orueta. No pretendemos con este sencillo trabajo profundizar en demasía sobre todos esos aspectos, que pensamos deben ser abordados por personas mucho más preparadas intelectualmente que quien firma esta líneas, pero si deseamos dar algunas pinceladas históricas y biográficas que nos ayuden a conocer mejor la personalidad y los logros de Domingo de Orueta y Duarte (Fig. 1). Creemos conveniente, para poder entender mejor la personalidad y la vocación de Domingo de Orueta, dar un somero repaso a los antecedentes familiares de nuestro científico, y de qué modo la pasión de su padre, también llamado Domingo, influyó de modo notable tanto en el aspecto personal como profesional del ingeniero. Para ello, hemos recurrido a sus descendientes directos, y a los conocimientos familiares que ellos poseen. Por una parte, a Manuel de Orueta González, quien publicó un magnífico trabajo junto a Andrés Rodríguez titulado “MacPherson y los Orueta (Col. Pasajes y paisajes de la Serranía de Ronda, Vol. 2), y por otra, a nuestro buen amigo 1


DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

José Manuel SANCHIS

Jorge de Orueta González, con quien mantenemos amistad desde tiempos remotos, unidos por el común vínculo de la mineralogía y al que agradecemos todas las informaciones que sobre su antepasado nos ha facilitado gentilmente.

Figura 1: Orueta, visto por el fotógrafo A. Cánovas del Castillo, “Kaulak”

2


José Manuel SANCHIS

DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

DOMINGO DE ORUETA Y AGUIRRE: POR AMOR A LA CIENCIA La familia Orueta era oriunda de Oñate (Guipúzcoa), desde donde partió el abuelo de nuestro personaje hacia América, como tantos otros, en busca de fortuna y mejores condiciones de vida, regresando a España en el año 1823. Fijó su residencia, provisionalmente, en Cádiz, contrayendo matrimonio poco después con Pilar Aguirre, su prima carnal. El matrimonio se trasladaría a Málaga en dónde abrirían su propio negocio, entrando a formar parte de una sociedad minero-metalúrgica, La Concepción, que explotaba yacimientos de hierro en Ojén. De su unión con Pilar nacerían tres hijos, siendo el menor de todos ellos Domingo de Orueta y Aguirre. Orueta y Aguirre pasó su infancia en la capital malagueña, hasta que en 1846 se desplaza hasta Inglaterra para ampliar sus estudios, permaneciendo en aquel país hasta 1850. De nuevo en Málaga, su padre intenta, sin al parecer demasiado éxito, introducirlo en los negocios familiares, pero Domingo estaba mucho más interesado en la naturaleza y las artes en general. Posiblemente, a raíz de un viaje por Europa que realiza en compañía de su íntimo amigo Jorge García de Toledo, nacería en él su pasión por la geología. Sus excursiones científicas serían a partir de su vuelta a España una constante, viéndose acompañado en muchas de ellas por José MacPherson (Fig. 2), convirtiéndose además en todo un experto con el manejo del microscopio, comprado en Londres el mismo año del fallecimiento de su padre, 1860.

Figuras 2 y 3. Izquierda: Retrato de José MacPherson. Derecha: Los Barros de los Tejares, publicación de 1874.

Sus inquietudes científicas y sus ansias de conocimiento le llevaron a formar una biblioteca de más de 2000 volúmenes, que tras su muerte fue donada por su hijo Ricardo a la Institución Libre de Enseñanza, en recuerdo de la íntima amistad que tuvo con Francisco Giner de los Ríos, constituyendo sus trabajos en el campo de las ciencias de la Tierra la base en las que se asienta todo el saber de la geología malagueña, reflejados en cuatro libros básicos para su entendimiento: El Torcal de Antequera, Los 3


DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

José Manuel SANCHIS

Barros de los Tejares (Fig. 3), El Sud-oeste de Málaga y El Septentrión de Málaga, siendo éste el último estudio geológico realizado por Orueta. Hemos de resaltar también su notable apoyo y contribución a la creación de la Sociedad Malagueña de Ciencias Físicas y Naturales, de la que fue Presidente en su época fundacional, esto es, en 1872. También a su impulso se debe la formación de un museo en el que, además de disponer de diversos aparatos de observación y medición, se contó con unas interesantes colecciones de mineralogía, entomología y botánica.

Figura 4: Plano de la Serranía de Ronda. 1926.

A Orueta y Aguirre se le debe el hallazgo de la scheelita en la Serranía de Ronda (Fig. 4). Según relato de su propio hijo, fue durante una excursión geológica en 1870 cuando en un viñedo situado al norte de Estepona localizó unos fragmentos de mineral que en principio creyó que era cerusita. Al analizarla con más detenimiento, observo ciertos caracteres en el mineral que no encajaban con la naturaleza del carbonato de plomo, por lo que decidió remitirle a D. Luis de la Escosura unas muestras para su análisis, resultando ser scheelita. Orueta regaló un ejemplar a la Escuela de Minas, otro al Museo de Ciencias naturales y reservó para si otros dos ejemplares, que más tarde pasarían a ser propiedad de su hijo Domingo, quien los depositaría en la colección de minerales y rocas que el Instituto Geológico de España poseía procedentes de la Serranía de Ronda. Según comunicación personal de Jorge de Orueta, en el domicilio familiar hubieron dos magníficos ejemplares de este mineral (¿podría tratarse de los mismos dos ejemplares que D. Domingo reservó para sí, y que en lugar de ser donados por su hijo al IGE continuaron en la vivienda?) por los que se interesó en diversas ocasiones el insigne mineralogista D. Joaquín Folch, tropezando siempre con la negativa de Dña. Manuela. Los dos grandes cristales se encontraban depositados sobre un piano, cuando un día, por accidente, cayó uno de ellos al suelo, haciéndose añicos. Entonces, la viuda de Orueta, recapacitó y obsequio a D. Joaquín Folch el otro ejemplar.

4


José Manuel SANCHIS

DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

Al poco de fallecer su progenitor, fundaría en Málaga, en compañía de sus otros dos hermanos la sociedad Orueta Hermanos, cuya actividad alternaría con sus estudios entomológicos y geológicos, en los que siempre encontró el incondicional apoyo y consejo del no menos notable José Macpherson. Contrajo matrimonio en 1861 con Francisca Duarte; de este matrimonio nacerían cinco hijos: Domingo, Luis, Ricardo, María y Leonor. Este gran científico, autodidacta, enérgico y parco en palabras, fallecería el 19 de Febrero de 1895, a los 61 años, dejando en su hijo Domingo la semilla de la ciencia, que germinaría de un modo extraordinario en él. DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE: CIENTÍFICO POLIFACÉTICO Y GENIAL Domingo de Orueta y Duarte nació en Málaga el día 24 de Enero de 1862. Tras cursar sus estudios primarios, y más tarde el peritaje de química en el Instituto, titulación que obtendría siendo casi un niño, marcharía a Inglaterra, dónde adquiriría las bases de su educación científica e incluso social. A su regreso a España ingresaría en la Escuela de Ingenieros de Minas de Madrid, en el año 1880, dirigida por aquel entonces por D. Andrés Pérez, a quien más tarde sucedería D. Luis de la Escosura (1882) (Fig. 5). Cinco años después finalizaría sus estudios con unos brillantísimos resultados, alcanzando el primer puesto de su promoción. Siendo aún estudiante de ingeniería de minas ocupó el cargo de profesor de la prestigiosa Institución Libre de Enseñanza, impartiendo clases de Laboreo de Minas y Geología. En los pasillos de la vieja Escuela de Minas coincidiría con alumnos de otras promociones (la suya fue la XLII) que más tarde serían prestigiosos ingenieros de minas, como Fernando Villasante, Ricardo Guardiola, Florentino Azpeitia o Eduardo Gullon, entre otros, teniendo como compañeros de promoción a Juan de Aubarede, Manuel Cortés, Luis Villate, Lorenzo Martínez, Gabriel Molina, Antonio Vargas, José Carbonell, Manuel Fernández, Máximo de Mozarena, Pedro López, Alberto San Román, Carmelo Salarnier y Ricardo Pina Figueroa. Una vez obtenida su titulación, regresará a su ciudad natal, para comenzar las prácticas reglamentarias en la Ferrería Heredia, como subdirector de la misma. Esta empresa tenía en aquel entonces la exclusiva de suministro de frascos para mercurio de Almadén, y la experiencia adquirida en ésta factoría le sería de gran utilidad en tiempos futuros, como más tarde veremos. Durante esta estancia en Málaga tuvo oportunidad de acompañar a su padre y a José MacPherson en las investigaciones que ambos llevaban a cabo por la Serranía de Ronda, adquiriendo ya un profundo conocimiento de la zona. Al finalizar dicho periodo de prácticas fue destinado al distrito minero de Badajoz (1887) donde permanecerá hasta Abril de 1888, fecha en que fue nombrado jefe interino del distrito de Cuenca, pasando más tarde a ocupar la jefatura de Huelva, solicitando en 1889 la licencia ilimitada en dicho servicio. De allí se trasladaría a Palencia, para ocupar el cargo de subdirector de las minas de carbón de Orbó, simultaneando esta subdirección con la de la mina de Matallana, en la vecina provincia de León, en donde algo más tarde sería nombrado director, ocupando tal cargo hasta su traslado a Gijón para comenzar su aventura comercial, ocurrido en 1893. Pertenecía Domingo de Orueta al Cuerpo de Ingenieros de Minas desde 1887, del que llegaría a ser Inspector General, y en 1893 fue nombrado profesor de la Escuela de Capataces de Mieres (Fig. 6), en la que permanecería impartiendo sus clases durante un cuarto de siglo, siendo nombrado profesor de Electrotecnia en 1897. Permanecería en la 5


DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

José Manuel SANCHIS

Escuela impartiendo clases hasta 1913, fecha en la que solicitó ausentarse de su plaza a objeto de poder llevar a cabo un estudio en la Serranía de Ronda. En dicha solicitud, Orueta se comprometía a hacerse cargo de todos los gastos ocasionados por el profesor que le sustituyera, para no causar quebranto económico alguno a la administración. El permiso le sería concedido.

Figura 5: Luis de la Escosura. Escultura de Fructuoso Orduna,1925. ETSIM de Madrid.

6


José Manuel SANCHIS

DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

Figura 6: Escuela de Capataces de Mieres. Postal de 1910.

Cinco años más tarde de ser nombrado profesor en Mieres, esto es, en 1898, fue requerido como ingeniero director de la Fábrica de Mieres, importante empresa asturiana dedicada a la explotación de minas y a la siderurgia. Posiblemente, la experiencia adquirida en esta etapa profesional de su vida sería determinante a la hora de decidir independizarse y crear su propia empresa. 1893 será la fecha clave de esta iniciativa. Domingo de Orueta había contraído matrimonio en 1886 con Manuela Castañeda, malagueña al igual que él, y con la que tuvo cinco hijos: Domingo, Manuel, Concepción, Jorge y Lucía.

Empresario e inventor Domingo de Orueta encontró en El Llano de Gijón el lugar ideal para realizar su sueño. Alquiló unos solares que habían estado ocupados por una antigua fábrica de jabón, insalubres y en total abandono, convirtiéndolos al poco tiempo en suelos adecuados a sus propósitos, transformando la vieja edificación en casi un palacio, la antigua huerta en un vergel florido y hermoso, y adecuando las vetustas naves industriales en una fábrica moderna, ordenada y limpia. Estos terrenos serían luego adquiridos en propiedad gracias al préstamo otorgado por el Crédito Industrial Gijonés, cuyo principal accionista era Luis Belaunde. La empresa se llamaría “Talleres Orueta. Fábrica de hierros forjados y estampados” (Figs. 7 y 8). El 10 de Enero de 1893 presentó Orueta (Fig. 9) ante el Registro de Patentes y Marcas los dibujos y la memoria de un producto de su invención que con el paso del tiempo terminaría enriqueciéndole. Dicha patente, la nº 14177, correspondía a un sistema especial perfeccionado para la construcción de frascos de hierro dulce destinados a contener mercurio. El 13 de Febrero de ese mismo año le sería concedida, figurando en el expediente como fecha de puesta en práctica el día 15 de Enero de 1894 (Figs. 10 y 7


DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

José Manuel SANCHIS

11). Su vigencia fue, en principio, por 20 años. En la memoria de esta patente, redactada de puño y letra por el inventor, se hace a lo largo de sus 10 folios una pormenorizada descripción del proceso de fabricación y de los problemas que presentaban los antiguos frascos, elaborados manualmente. Recuerda Orueta la experiencia adquirida durante los cuatro años que estuvo al frente de la Ferrería de Heredia, en Málaga, al tiempo que manifestaba estar construyendo en ese momento 48.0000 unidades por encargo de los Sres. Neville & Co., actuales adjudicatarios de la contrata, manifestando además haber encontrado la solución a los numerosos problemas que dicha fabricación presentaba, como los puntos de costura, entre otros, tras haber efectuado numerosos ensayos de presión y resistencia a los golpes.

Figuras 7 y 8: Publicidad de 1902.

Figura 9: Firma de Orueta en la patente de 1893.

Cinco años más tarde presentaría ante la misma oficina un certificado de adición, en el que se desarrollaba un nuevo sistema para la elaboración de los ya mencionados frascos de azogue. Un año más tarde, esto es, en 1899, volvería a presentar un nuevo certificado de adición sobre el mismo producto (Fig. 12). En 1909, un nuevo sistema de fabricación de envases para mercurio sería nuevamente patentado por el ingeniero, al que se le concedió con fecha 26 de Mayo de aquel año el número 45.444. Como puesta en práctica aparece la fecha de 25 de Mayo de 1912, y su caducidad se produjo el 1 de Enero de 1926, el mismo año en que Domingo de Orueta fallecería en Madrid. Reseñaremos a continuación la importancia que para el futuro de su empresa tuvieron estas patentes. 8


JosĂŠ Manuel SANCHIS

DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

Figuras 10, 11 y 12. Izquierda: Frasco de mercurio. Patente de 1903. Centro: Detalles del frasco. Patente de 1903. Derecha: Frasco para mercurio en la patente de 1905.

Figura 13: Real Decreto de 1893.

9


DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

José Manuel SANCHIS

En curiosa coincidencia, el 25 de Abril de 1893 fue emitido un Real Decreto (Fig. 13) con la firma de la reina María Cristina y el Ministro de Hacienda Germán Gamazo (no olvidemos que las minas de Almadén pertenecían al Estado) por el que se autorizaba al Gobierno a contratar directamente con Domingo de Orueta como proveedor único de los frascos de hierro necesarios para el envase y transporte de todo el mercurio obtenido en dichas minas, con una vigencia contractual de 7 años, pagando el Estado por cada uno de ellos la cantidad de 5´15 pesetas. Estos nuevos frascos estaban dotados de una mayor solidez, ya que resistían hasta veinte atmósferas de presión, cuando solamente eran obligatorias 12, soportando además caídas desde alturas elevadas estando totalmente llenos, siendo más económicos que los anteriores al haber sido construidos por máquinas en lugar de a mano. La práctica y enseñanzas adquiridas en su antiguo trabajo en la fábrica de Heredia ahora le serían de una gran utilidad. El éxito del nuevo envase sería total, no tardando demasiado tiempo en conseguir el suministro de los mismos a minas de Asturias, Granada e incluso Italia (Fig. 14). Al finalizar el periodo de contratación con el Estado, tuvo Orueta que orientar su producción hacia otros productos que le permitieran seguir manteniendo su fábrica en plena actividad. Dirigió entonces sus objetivos hacia las obras públicas, los ferrocarriles, herramientas para la agricultura, vagonetas, barrenas, todo tipo de hierros forjados, y productos para la minería, dedicándose principalmente a la fabricación de palas, de las que llegaría a producir 60.000 unidades en 1901, siendo el mayor fabricante nacional de dicha herramienta, a lo que habría que sumar las más de 80.000 piezas diversas que anualmente salían de sus talleres, en los empleaba a 200 obreros. La materia prima empleada en la fabricación de las palas provenía de las fundiciones que Duro y Compañía tenían en La Felguera, y la estampación se hacía mediante una tijera que daba el perfil curvo en un solo golpe, gracias a los cálculos que había realizado Enrique Stoldz. La producción diaria de palas estaba cifrada en 1.000 unidades, si bien la factoría tenía capacidad para producir hasta 1.300. Como anécdota referida a este artículo minero, reseñaremos el obsequio que hizo en 1897 a la Escuela de Minas, consistente en una excelente colección de las mismas.

Figura 14: Diversos frascos de mercurio. Museo Fco. Pablo Holgado, Almadén.

10


José Manuel SANCHIS

DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

En el año 1900 realizó Domingo Orueta un viaje al extranjero que duró cinco meses, en el que se dedicó a adquirir maquinaria moderna para su fábrica, aprovechando su estancia en Inglaterra para vender la patente de señales de aviso mediante telegrafía sin hilos, por la que obtuvo la suma de 1.600 Libras. En 1902 recupera Orueta el monopolio de fabricación de envases para mercurio, por contratación directa con el Ministerio de Hacienda, asegurándose así nuevamente el futuro de su negocio. La fábrica de El Llano (Fig. 15) estaba perfectamente equipada y preparada para afrontar nuevos retos, como lo demuestra el parque de maquinaria existente: • Taller de forja: Máquina de forja de golpe rápido, con seis yunques portamatrices y un martillo pilón de 200 kilogramos. • Taller de calderería: 2 máquinas de tijera y ponzonadoras • Taller de gran forja: Prensa forjadora • Taller de ajuste: cepillo horizontal, torno y maquinaría auxiliar • Taller de ferrocarriles: máquina de vapor fija auxiliar, prensa hidraúlica de 450 toneladas, maquinaría de forja de golpe rápido con 5 yunques

Figura 15: Membrete de fábrica. 1907.

Los afamados Talleres Orueta recibieron en Julio de 1909 a una ilustre visitante: la infanta Isabel, más conocida con el sobrenombre de “La Chata”, hija de Isabel II y princesa de Asturias (Figs. 16 y 17). El día 29 de aquel mes, y aprovechando su estancia veraniega en Gijón, la infanta cursó una visita oficial a las instalaciones, quedando recogida en el diario El Publicador de la siguiente manera: “A las seis y media salía la Infanta del cine Sanchís yendo a coger el coche para el exbarrio de El Llano. En la puerta de la fábrica de Orueta la recibieron D. Domingo de Orueta y familia, los duques de Santa Lucía, el jefe de talleres D. Pancracio García y dos empleados de las oficinas. Las señoritas de Orueta la obsequiaron con un precioso ramo de flores. Recorrió todos los talleres de la fábrica, viendo funcionar todas las máquinas y observando las diferentes manipulaciones de los trabajos. Pasó luego al jardín donde admiró la colección de animales propiedad del Sr. Orueta, visitando el gabinete bacteriológico del que hizo elogios encomiados. Fue obsequiada la infanta 11


DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

José Manuel SANCHIS

con un espléndido té, saliendo de la fábrica del Sr. Orueta altamente complacida. Luego, la infanta se dirigió en coche al muelle, dónde paseó un momento, retirándose después al hotel.”

Figuras 16 y 17: Isabel II.

Pero no todo sería un camino de rosas para la vida empresarial de este ilustre malagueño. En 1910, siendo Domingo de Orueta el presidente de la Agremación de Comerciantes y Fabricantes de Gijón, se vivió una etapa muy convulsa y agitada a nivel laboral, con numerosas huelgas y paros obreros. El germen de dichas revueltas, según relata Francisco Prendes, estuvo precisamente originado en la fábrica de Orueta, al intentar imponer este la jornada de 10 horas a sus carpinteros para aumentar la producción de mangos de madera para palas de minero. Durante una huelga general, y mientras conversaba con unos amigos, en compañía de su esposa, en la puerta de una tienda, sufrió un atentado por parte de un exaltado vendedor de periódicos de tendencia anarquista llamado Marcelino Suárez, y del que resultó herido por un disparo de bala en el antebrazo y la región glútea, sin graves consecuencias para el herido. El trabajador, muy conocido en círculos anarquistas de Barcelona y Asturias, acusaba a Orueta de ser el responsable de tales huelgas, organizadas como respuesta al cierre patronal impuesto por el empresario. Afortunadamente, el segundo disparo que debía efectuar aquella Browing, falló. Orueta fue trasladado rápidamente al hospital, y el agresor fue detenido. Los inventos patentados por Domingo no se limitaron al campo industrial del envasado de azogue, sino que, como constructor también de tranvías, vagones de ferrocarril y otros medios de locomoción, aplicó su ingenio y dotes de inventiva en estos vehículos. Así, en 1899, solicitó patentar un procedimiento mecánico aplicado a la telegrafía sin hilos cuya finalidad estaba destinada a evitar los choques de trenes, además de permitir la comunicación entre dichos convoyes, en marcha. Le fue concedida el 13 de Enero de 12


José Manuel SANCHIS

DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

1900, asignándole el número de orden 25041, sin que exista constancia de su puesta en práctica. El sistema consistía básicamente en un dispositivo mediante el cual, y por grande que fuese la interposición de obstáculos entre los dos convoyes (edificios, montes, etc.) se hacían sonar dos timbres de alarma en ambos trenes, a no menos de trescientos metros. Poco tiempo después presentó Orueta una nueva patente, en la que la distancia efectiva de aviso se había duplicado. Por último, mencionaremos también su patente nº 71183, aplicada a cuadros porta-etiquetas para vagones de ferrocarril, a fin de protegerlas de accidentes o deterioros, sin que conozcamos exactamente la aplicación y utilidad de semejante invento (Fig. 18).

Figura 18: Memorandum de empresa. 1907.

Y una vez consolidada su posición económica, social y empresarial, Domingo decide que ha llegado el momento de dedicarse en cuerpo y alma a aquellos temas que siempre le han apasionado: las ciencias de la tierra y la microscopía. Para ello, traspasa todas sus responsabilidades empresariales a su hijo Manuel y fija su residencia en Madrid, en el año 1915.

El científico curioso Durante su prolongada estancia en Gijón, Domingo de Orueta no descuidó en momento alguno su compromiso social, político e intelectual con la sociedad de la época. Formó parte del comité organizador de la Exposición Regional, pronunció diversas conferencias sobre temas científicos, habló también en público sobre una de sus pasiones: el microscopio, y colaboró en la creación de entidades culturales, como la Filarmónica, de la que fue su presidente. No hay que olvidar que Orueta era un gran aficionado a la música. Se cuenta que llegó a poseer en su palacete más de tres mil cilindros musicales grabados, para poder ser escuchados en el órgano eléctrico que presidía uno de los salones. 13


DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

José Manuel SANCHIS

Figura 19: Factoría Carl Zeiss, en Jena (Alemania).

Figuras 20 y 21. Izquierda: Instalación de microfotografía. Gijón, 1911. Derecha: Plano del laboratorio de Gijón. 1911.

El arte y la literatura formaban parte de su vida casi con la misma intensidad que la música. Sus amplios conocimientos abarcaban casi todos los espectros del saber, con predominio del arte egipcio y la literatura. Dominaba cinco idiomas con gran facilidad, y como ejemplo de su pasión por la cultura egipcia, baste recordar la aventura que corrió por la tierra de los faraones en 1924, al incorporarse a una caravana nómada para poder constatar la existencia de una formación geológica en pleno desierto que el creía dudosa. ¿Insaciable curiosidad científica o capricho de millonario? Quizá ambas cosas justifiquen tan arriesgada travesía. En esta increíble aventura tuvo oportunidad de establecer relación con Howard Carter, descubridor de la tumba de Tutankamen junto a Lord Carnavon, quien aceptará la invitación de Orueta para pronunciar una conferencia en Madrid, en la Residencia de Estudiantes, y a la que asistirían los Reyes de España. 14


José Manuel SANCHIS

DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

Figuras 22 y 23. Izquierda: Microscopio petrográfico Zeiss. Derecha: Microscopio metalográfico Zeiss.

A pesar de todas estas inquietudes, será la microscopía la ciencia que domine gran parte de su vida. Heredada de su padre, Domingo convivió desde niño con estos instrumentos ópticos, familiarizándose con ellos y llegando a tener un pleno conocimiento y dominio de los mismos. Sus numerosos viajes al extranjero, motivados por intereses comerciales, le llevaron a contactar con los grandes fabricantes de instrumentos científicos, en especial con la firma alemana Zeiss (Fig. 19), con la que colaboró activamente, al igual que con otras grandes firmas extranjeras dedicadas a la fabricación de instrumental óptico. Algunas de estas empresa enviarían a sus técnicos a ampliar conocimientos al domicilio de Orueta en Gijón, donde tenía instalado un completísimo gabinete de óptica, pero también para recabar la ayuda del investigador español buscando respuestas y soluciones a los problemas que iban surgiendo en la fabricación de estos aparatos. Su laboratorio sería trasladado a Madrid cuando el científico fijó su residencia en la capital del reino. Será, por tanto, en el laboratorio de Gijón (Figs. 20 y 21) donde Orueta comience a trabajar en el campo científico-técnico que tanto le apasionaba: la microscopía. Influenciado por su amigo y maestro Joaquín Castellarnau, efectuó su primer trabajo en 1901, sobre unas esponjas del Cantábrico. De estas completísimas instalaciones dio rendida cuenta Revista Minera, en su edición del 1 de Marzo de 1911. Al detallado texto en el que se describían todas sus instalaciones acompañaban unas cuantas imágenes muy ilustrativas sobre la envergadura del laboratorio, que era realmente espectacular. Ocupaba tres estancias, a las que se sumaban dos más utilizadas como biblioteca, con más de 4000 volúmenes, y una tercera para manipulaciones fotográficas. El inventario de aparatos es impresionante, con más de una docena de microscopios de toda índole (Figs. 22 y 23) dotados de una gran cantidad de oculares y objetivos, aparatos de microfotografía, de iluminación ultravioleta (Figs. 24 y 25), espectroscopios, 15


DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

José Manuel SANCHIS

condensadores, bancos ópticos, aparatos de disección, cámaras fotográficas de gran formato, etc. Disponía incluso de una gran colección de animales conservados en formol e incluso un acuario para la observación de animales vivos.

Figuras 24 y 25: Ejemplos de aplicación de la luz ultravioleta.

Son muchas las publicaciones de Domingo de Orueta sobre microscopía, si bien su obra cumbre es “Microscopía. La teoría y manejo del microscopio”. La obra, publicada en 16


José Manuel SANCHIS

DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

1923 por la Junta de Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas en 2 volúmenes, con más de 1.000 páginas, fue considerada en su tiempo como el mejor trabajo publicado hasta entonces en todo el mundo. El prólogo corrió a cargo de Santiago Ramón y Cajal, quien reconocía en él la inmensa valía que para el mundo científico suponía tal publicación. Cajal, amigo personal de Domingo, fue uno de los mayores beneficiarios de los conocimientos que sobre microscopios tenía Orueta, con quien compartía, además, la afición por la fotografía. Decía Cajal en dicho prólogo que era “Imposible enumerar brevemente las excelencias de exposición, de crítica y de invención que campean en la obra. Apenas hay capítulo donde no puedan señalarse observaciones sagaces o puntos de vista elevados”. Cabe señalar que el autor estaba dispuesto a afrontar los riesgos económicos de la edición, sufragándola de su propio bolsillo, aunque fue finalmente la Junta de Ampliación de Estudios quien corrió con los gastos de edición, conscientes del interés de tan enciclopédico tratado.

Figura 26: Microscopio de viaje Zeiss.

En el museo de Geología de la Universidad de Oviedo se conserva el microscopio adquirido por Domingo de Orueta a la casa Carl Zeiss en 1911 (Fig. 26), y en los fondos del Instituto Geológico y Minero de España se custodian 78 placas fotográficas autocromas (Figs. 27 y 28) de secciones delgadas obtenidas por Orueta, que sirvieron para ilustrar su trabajo geológico-minero sobre la Serranía de Ronda, y que también se emplearon en la guía de la excursión A-2 del Congreso Geológico Internacional de 1926 (Fig. 29). Será en este tiempo cuando la mayoría de organizaciones científicas de nuestro país comienzan a reconocer la valía de Domingo de Orueta. En 1914, sus compañeros 17


DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

José Manuel SANCHIS

ingenieros le ofrecieron un gran homenaje en el restaurante Tournié de Madrid, al que asistieron, entre otras personalidades del mundo de la ingeniería y la ciencia, Salvador de Madariaga, Luis de Adaro y Joaquín Castellarnau.

Figuras 27 y 28: Microfotografías tomadas por Domingo de Orueta.

18


Jos茅 Manuel SANCHIS

DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

Figura 29: Publicaci贸n de Orueta en el XIV Congreso Geol贸gico Internacional de 1926.

19


DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

José Manuel SANCHIS

Figura 30: Informe de Orueta sobre los terremotos de Málaga, 1855.

20


José Manuel SANCHIS

DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

En 1916 es nombrado socio honorario de la Sociedad Malagueña de Ciencias; en 1918 será elegido presidente de la S. Española de Física y Química y vicepresidente de la Real Sociedad Española de Historia Natural, ingresando en la Real Academia en 1923. Dos años más tarde recibiría el nombramiento de doctor “honoris causa” de la Universidad de Jena (Alemania). A Domingo de Orueta la ciencia le debe el mérito de haber introducido un cambio sustancial: el geólogo deja de ser un buscador al azar para convertirse en un científico que trabaja con método, con planificación, recurriendo constantemente a la bibliografía especializada, recolectando muestras en el campo para posteriormente someterlas a los más exhaustivos análisis físicos y químicos, para acabar exponiendo sus conclusiones basadas en sus propios conocimientos y los resultados de todas aquellas pruebas. En definitiva, se trata de la introducción del método científico. De sus méritos, trabajos, publicaciones y actividades como Ingeniero de Minas y geólogo, hablaremos a continuación, en el siguiente capítulo.

Domingo de Orueta, ingeniero de minas y geólogo Ya vimos con anterioridad como fue el brillante aprendizaje en la Escuela de Minas, obteniendo la calificación de sobresaliente al fin del mismo, y su pertenencia al Cuerpo de Ingenieros de Minas desde 1887. Su actividad profesional como ingeniero de minas ya ha quedado referenciada al comienzo de este trabajo. En 1922 fue nombrado subdirector del Instituto Geológico de España, siendo ascendido al cargo de director en marzo de 1925. Con antelación a dicho nombramiento, en 1923, fue elegido como Inspector General, asumiendo también el cargo de vocal en el Consejo de Minería. Un año más tarde, en 1924, es nombrado vicepresidente de la Asociación de Ingenieros de Minas, organismo del que era ya vocal desde 1918. Su permanencia en el Instituto Geológico le permitirá emprender diversas investigaciones geológicas, ciencia a la que profesaba una gran devoción. Ya en 1884, teniendo Domingo Orueta solamente 22 años, presentó un completísimo informe ante la Sociedad Malagueña de Ciencias sobre los terremotos de 1884 y 1885 (Fig. 30), en los que interrelacionaba las características geológicas y orográficas de la zona con los daños ocasionados por los temblores, enunciando en el mismo nuevas teorías relacionadas con la posición de las fallas tectónicas, formulando una ley que en cierta manera estaba inspirada por MacPherson, y que se adelantaría en 20 años a las teorías del geólogo norteamericano W. H. Hodss. La acomodada posición alcanzada en Madrid le permitirá dedicarse en cuerpo y alma a las ciencias de la tierra, trabajando especialmente en la zona andaluza de la Serranía de Ronda (Fig. 31), donde seguirá con las investigaciones geológicas y petrográficas emprendidas por su padre y José MacPherson, recogiendo y estudiando grandes cantidades de muestras para su posterior análisis. Fruto de estas investigaciones fue el descubrimiento de platino en algunos ríos y terrazas aluviales. Orueta determinó que, como la Serranía de Ronda estaba en gran parte formada por peridotitas básicas, rocas que en otros lugares de la Tierra eran la matriz del platino, cabía la posibilidad de que el metal pudiera hallarse en aquellas latitudes. Tras dos campañas de sondeos y bateo, aquellas arenas fueron analizadas en el laboratorio por Santiago Piña de Rubíes, experto en los yacimientos de platino de los Urales, en Rusia, y el resultado fue definitivo: existía platino. Para mayor seguridad, obtuvo a través del profesor Krantz y de Santiago Piña de Rubíes (quien las había recolectado personalmente, al acompañar al profesor Dupart en los Urales) sendas colecciones de rocas procedentes aquellas 21


DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

José Manuel SANCHIS

latitudes, a las que acompañaban sus correspondientes preparaciones en lámina delgada, que Orueta comparó con los materiales españoles, llegando a la conclusión de que eran idénticos, por lo que “siendo iguales las dos erupciones peridotíticas y conteniendo la de los Urales el yacimiento más importante de platino de aquella época, era muy posible y hasta probable que las peridotitas de la Serranía de Ronda contuviesen también a este metal”.

Figura 31: Mapa de rocas hipogénicas de la Serranía de Ronda.

Pero para conocer en detalle cómo se desarrollaron tales campañas, efectuadas en algunos meses de 1912, la primavera y verano de 1913 y la totalidad del año 1914, nada mejor que recurrir al propio relato de Orueta, tal como recogido en su obra “Estudio geológico y petrográfico de la Serranía de Ronda” (Fig. 32). Tomando como base las deducciones anteriormente expuestas, comenzó la investigación seleccionando los lugares con mayores posibilidades, en donde se tomaron muestras, que luego serían analizadas minuciosamente por Ángel del Campo y Santiago Piña de Rubiés en el Laboratorio de Investigaciones Físicas que dirigía D. Blas Cabrera, llegándose a la siguiente conclusión: los ríos duníticos eran los que contenían platino, observándose además que este aparecía a distinta profundidad dependiendo de la época del año en que se tomaran las muestras, fenómeno debido a los imperceptibles movimientos sísmicos de la corteza terrestre, y determinando que en todos los aluviones

22


José Manuel SANCHIS

DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

de la Serranía existía una capa estéril de cuatro o más metros de espesor sobre las capas que contenían el preciado metal.

Figura 32: Ronda, en 1925.

La segunda fase de la investigación se dedicó al lavado de arenas procedentes de aluviones o terrazas mediante una cuna o “rocker” siberiano, relavándose después los 23


DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

José Manuel SANCHIS

concentrados en bateas de madera, apareciendo numerosas pepitas de platino, muchas de ellas visibles a simple vista, y que tras analizarlas se confirmó que se trataba de platino en bruto con una ley que oscilaba entre el 72 al 82%, siendo el resto hierro, osmiuro de iridio y otros metales del mismo grupo que el platino. En diciembre de 1914, Orueta dá cuenta de sus descubrimientos al entonces director de IGE, Luis de Adaro, mostrándole el platino recogido en su campaña de investigación. Adaro, hombre sabio como pocos, recomendó a Domingo emprender nuevas investigaciones mediante sondeos y bateo, para conocer en profundidad la distribución de los aluviones, recomendándole además la mayor prudencia y sigilo respecto a sus trabajos o descubrimientos. A finales de Enero de 1915 comenzarían los sondeos de la tercera fase, dándose por concluidos en Octubre, tras haberse efectuado 46 perforaciones aleatorias, con el fin de determinar la extensión del yacimiento y la distribución del mismo en la zona. Los resultados fueron altamente positivos, pues se estimaba en más de una docena los ríos potencialmente explotables, con leyes que en algunas zonas excedían los 2 o 3 gramos por metro cúbico, considerándose relativamente sencilla su extracción al no haber materiales que dificultasen el lavado de las arenas, presentándose además la ventaja añadida de no tener que profundizar en exceso. El descubrimiento fue dado a conocer por el ingeniero mediante una conferencia pronunciada el día 30 de Octubre de 1915 en el Instituto de Ingenieros Civiles, haciendo públicos sus resultados y cediendo generosamente al Estado todos los derechos de explotación, hecho que fue profusamente alabado y comentado en todas las esferas científicas y públicas del país, hasta el punto que tener que explicar personalmente los resultados de su descubrimiento al mismísimo rey Alfonso XIII. Interesado el monarca en la ya demostrada existencia del platino, así como también de otros minerales de interés estratégico y militar (el ferroníquel y el ferrocromo eran esenciales para la fabricación de metales para la artillería), instó al Gobierno para que se aceptase el ofrecimiento de Orueta, ordenando al Instituto Geológico la continuación de las investigaciones. El texto íntegro de la conferencia, que había sido tomado en taquigrafía por expreso deseo de Orueta sería publicado en la Revista Minera el 8 de Noviembre de aquel mismo año. Como consecuencia de su generosa cesión a favor del Estado de los posibles yacimientos de platino, se publicó una Real Orden fechada el 4 de Noviembre de 1915 por la que se disponía la formación del proyecto y elaboración del necesario presupuesto para llevar a cabo la comprobación de dichos yacimientos, al tiempo que quedaban suspendidas todas las admisiones y tramitaciones de registros mineros en la Serranía de Ronda, reservándose el Estado la potestad de mantener o suspender la prohibición. Días más tarde, una nueva Real Orden determinaba la superficie excluida del derecho de registro minero, al haber ya delimitado el IGE el perímetro que el Estado se reservaba para las prospecciones. Entre Febrero y Junio de 1916 comenzó la nueva campaña, reconociéndose a fondo los lechos de varios ríos mediante sondas de vapor Keynstone, que proporcionaron espectaculares resultados: ley de platino de un 80% y presencia de otros elementos, como hierro, paladio, osmiuro de iridio, rodio, rutenio y otros metales. Se taladró a lo largo de más de 3 kilómetros de lechos fluviales, apareciendo platino en todos los sondeos, en cantidades que oscilaban desde los 8 gramos hasta los 20 por metro cúbico. Pese a ello, estimó Orueta que los costos de extracción serían mucho más elevados que los beneficios obtenidos, recomendando al Estado que mantuviese las reservas a su favor, en espera de que una tecnología más avanzada hiciese rentable la extracción. Se 24


José Manuel SANCHIS

DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

mostraba igualmente prudente respecto a las posibles reservas de cromo (cromita) y níquel (garnierita y otros minerales de Ni). El informe completo y sus conclusiones fueron publicados en el boletín del IGE en 1919.

Figura 33: Estudio de Orueta publicado por el IGE en 1917.

El día 7 de Diciembre de 1916 se publicaría el Real Decreto por el que el Estado se reservaba una zona en la Serranía de Ronda para la investigación, reconocimiento y 25


DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

José Manuel SANCHIS

posible aprovechamiento de los yacimientos de platino que en ella se encontraban. Estaba firmado por el Rey, Alfonso XIII y por el Ministro de Fomento, Rafael Gasset. En 1917 verá la luz una de sus mejores obras: Estudio geológico y petrográfico de la Serranía de Ronda (Fig. 33). A lo largo de sus casi 600 páginas, hace Orueta un pormenorizado estudio geológico de la zona, desechando algunas teorías científicas generalmente aceptadas sobre la naturaleza de las rocas, formulando nuevas hipótesis sobre su origen y detallando minuciosamente los trabajos petrográficos llevados a cabo para la determinación de las muestras, presentando además un profundo análisis sobre fenómenos del metamorfismo, orígenes, historia y teorías acerca del mismo. Este descomunal trabajo serviría de base para la excursión científica organizada con motivo del XIV Congreso Geológico Internacional que se celebraría en Mayo de 1926 (Fig. 34), del que Domingo de Orueta no podría disfrutar al producirse su fallecimiento unos meses antes de su celebración.

Figura 34: El Rey Alfonso XIII inaugurando el Congreso Geológico de 1926.

La Real Academia de Ciencias le acogió como académico a finales de 1922, pronunciando su discurso de ingreso el día 18 de Marzo de 1923 sobre la historia de la microscopía, siendo contestado en dicho acto por D. Daniel de Cortázar. Presidió también durante ese mismo año la Real Sociedad Española de Historia Natural, siendo nombrado director del Instituto Geológico en 1925, último cargo que desempeñaría antes de su muerte (Fig. 35).

26


José Manuel SANCHIS

DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

Figura 35: Retrato de Orueta en la galería de directores del IGME.

La vida de Domingo de Orueta se truncó, casi de modo repentino, el día 15 de Enero de 1926, cuando estaba próximo a cumplir los sesenta y cuatro años.

Oruetita: la especie que no lo fue Orueta, en compañía de Enrique Rubio, efectuó algunos sondeos buscando el origen de la scheelita encontrada por su padre, al deducir que aquellas scheelitas encontradas en las viñas en 1870 debían de proceder de algún cercano lugar, hallándolo en la ladera de un cerro cercano a Estepona, el cerro del Lentisco, que más tarde sería demarcado como mina Conchita, y en el que aún hoy en día son visibles algunas pequeñas escombreras, fruto de los trabajos de Orueta. El investigador reconocería haberlos encontrado de dos formas. La primera de ella consistía en “unos depósitos en forma de cilindros terminados en punta por sus extremos y con diámetros que oscilan entre 0,4 y 0,6 27


DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

José Manuel SANCHIS

metros; las paredes de estos tubos son de dolomía y están rellenos de arenas, serpentinas, scheelita, bismutita, bismuto nativo y otro mineral, desconocido, en trozos laminares brillantes. La segunda formación presentaba al mineral formando parte del relleno de pequeñas bolsadas, próximas al contacto de las peridotitas con las dolomías”.

Figura 36: Noticia sobre la oruetita. The American Mineralogist, 1920.

28


José Manuel SANCHIS

DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

Las muestras fueron enviadas a Santiago Piña de Rubiés para su análisis, quien determinó que se trataba de un sulfotelururo de bismuto, atribuyéndole la fórmula Bi8 TeS4, y bautizándolo como Oruetita, en honor a su descubridor. Piña publicaría en Febrero de 1919 una nota en la revista de la Sociedad Española de Física y Química dando cuenta del hallazgo, que más tarde sería publicada también en el boletín de The American Mineralogist (Fig. 36). La misma nota publicada en la revista española apareció en la Revista Minera del 24 de Abril. Tras la muerte de Orueta, Enrique Rubio publicó en Revista Minera (8 de Febrero de 1926) un extenso trabajo sobre el nuevo mineral, como tributo a la memoria del que había sido su tutor, compañero, maestro y amigo, en el que da rendida cuenta del yacimiento, de sus condiciones y de los caracteres mineralógicos más destacados de la “presunta” nueva especie. La descripción geográfica del yacimiento es extremadamente precisa, especificando deetalladameente las labores mineras llevadas a cabo en el mismo (galerías y trincheras). La oruetita se presenta en pequeñas masas milimétricas de muy buena exfoliación, de color gris plomo, blandas (dureza 2) con frecuentes irisaciones debidas a alteraciones. Su peso específico es de 8,10. Según detalla M. Calvo en su obra Minerales y Minas de España, recogiendo un trabajo de Garrido de 1933, la oruetita se consideró como una mezcla de gruenlingita (joseita) y bismuto nativo, perdiendo por tanto la posibilidad de ser considerada como una nueva especie y quedando definitivamente renombrada como joseíta. Junto a la oruetita también apareció un mineral en principio desconocido, cuyo nombre, rubiesita, fue dedicado a Piña de Rubiés. En 1944, Palache, Berman y Frondel determinaron que se trataba de una mezcla de gruenlingita (es la misma especie que la joseita) y otros minerales. Sin embargo, en opinión de M. Calvo, esta interpretación no concuerda ni con la composición química indicada ni con otras propiedades del mineral. Díaz Mauriño reseña en su magnífica obra “Diccionario de términos mineralógicos y cristalográficos” que se trata de una mezcla de sulfuros, seleniuros y teluluros de Bi y As.

El fin de una saga Como ya indicamos, Domingo de Orueta y Duarte falleció en Madrid el día 15 de Enero de 1.926. Con el desaparecía una saga de científicos brillantes a los que quizá la historia no ha tratado con el reconocimiento que se merecían. Muchas fueron las necrológicas publicadas por tan triste motivo, de las que únicamente destacaremos dos. La primera de ellas fue redactada por D. Lucas Fernández Navarro, en el boletín de la Real Sociedad Española de Historia natural (Tomo XXVI, 1926, pág. 219 a 226), y más tarde distribuida como separata (Figs. 37 y 38), en la que el insigne geólogo, después de hacer un breve resumen biográfico y de glosar las virtudes de Orueta, terminaba con la siguiente frase: “Si quisiéramos resumir la vida de Orueta, para presentar una breve característica de esta gran ingeniero nos veríamos muy apurados. Se da en él una mezcla de espiritualidad y de sentido práctico de la vida, poco fáciles de compaginar. Era un enamorado del microscopio, y a este objeto dedicaba actividades, entusiasmos, recursos materiales y esfuerzos del espíritu; le mejoraba, le difundía y cantaba sus elogios y sus alabanzas durante toda la vida. Pero a la vez no descuidaba el buscar por el trabajo inteligente recursos materiales, crearse con su esfuerzo una fortuna que le pusiera a salvo de preocupaciones y que le procurar, a él y a los suyos, 29


DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

José Manuel SANCHIS

una vida fácil. Sus trabajos de colaboración con las grandes casas industriales nos le muestran fundiendo ambas modalidades de su espíritu. Acaso todo ello es hijo de la meridionalidad de su nacimiento y de su educación inglesa, que con su talento privilegiado supo fundir en una personalidad excepcional. Así vemos, con una acometividad y una vehemencia bien latinas, hermanarse una prudencia y una cautela completamente norteñas y más propiamente inglesas. Y el resultado de todo ello es la hermosa obra que se revela en la lista de trabajos con que terminamos nuestra nota biográfica, lista que si puede ser superada en el número, no es fácil de igualar en la heterogeneidad del carácter. Descanse en paz el sabio y laborioso ingeniero, el hombre bueno, el amigo cariñoso, que con su pérdida deja en la comunidad científica española un hueco difícil de llenar”.

Figuras 37 y 38. Izquierda: Nota necrológica. RSEHN, 1926. Derecha: Necrológica publicada por el Inst. Catalán de Historia Natural. 1926

De la nota necrológica publicada en la Revista de Obras Públicas (Fig. 39), nos quedamos con su última frase, que bien resume lo que fue y representó Domingo de Orueta en el panorama científico español: “Hombre de tan alta talla intelectual, de voluntad tan firme y bien templada, de virtudes cívicas tan ejemplares y de méritos científicos y profesionales tan reconocidos y comprobados, enaltece la Patria y la profesión a la que perteneció” 30


José Manuel SANCHIS

DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

Figura 39: Necrológica publicada en la Revista de Obras Públicas. 1926

31


DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

Domingo de Orueta y Duarte

32

José Manuel SANCHIS


JosĂŠ Manuel SANCHIS

DOMINGO DE ORUETA Y DUARTE

Manuscrito original recibido el 23 de noviembre de 2010 Publicado: 19 de febrero de 2011

33

Domingo de Orueta y Duarte  

Domingo de Orueta y Duarte fue, sin duda alguna, uno de los científicos españoles más notables y brillantes de los dos últimos siglos. Sus i...

Domingo de Orueta y Duarte  

Domingo de Orueta y Duarte fue, sin duda alguna, uno de los científicos españoles más notables y brillantes de los dos últimos siglos. Sus i...

Advertisement