Page 1

LOS SEIS AMIGOS Y LOS TRES PERROS

María Jesús Naranjo Infante.

Año 2007

1


LOS SEIS AMIGOS Y LOS TRES PERROS Todos los días iba con su amigo al bosque. Allí paseaban por la vereda que cercaba el río. A veces, cuando hacía mucho calor, se quitaban los zapatos y metían los pies en el agua. Era muy divertido. Sus mamás eran muy amigas y sus papás iban de cacería juntos. Muchas veces se juntaban en su casa. Se lo pasaban muy bien, porque jugaban en su cuarto. Iban al mismo colegio y en el patio tenían un sitio para verse. Los demás compañeros se llevaban bien con ellos, porque no pegaban y eran buenos amigos. Cuando llegó el fin de semana, Jacob y Francisco se pusieron muy contentos. Sus papás les habían dicho que los llevarían a la casa del campo de un amigo. Iba a ser estupendo. Llegaron a las cinco de la tarde. Al bajar del coche, vieron un tractor. Pasearon un poco y encontraron un trébol de cuatro hojas. - Jacob dijo: Este trébol nos dará buena suerte.

María Jesús Naranjo Infante.

Año 2007

2


LOS SEIS AMIGOS Y LOS TRES PERROS Siguieron andando y se toparon con un árbol muy alto. Su tronco era muy delgado y sus hojas muy largas. - Jacob dijo: Este árbol es un eucalipto. - Francisco dijo: Y todo el campo está lleno de trigo. - Jacob le preguntó: ¿Tú cómo lo sabes?

- Francisco le contestó: porque es de color amarillo y tiene espigas. Jacob y Francisco escucharon a sus mamás llamándolos. Se fueron para la casa. Jacob y Francisco entraron en la casa. Se quedaron asombrados. En el salón, al fondo, había una chimenea. A los lados había varias estanterías con muchos libros. Era una pequeña biblioteca. Jacob y Francisco se acercaron y empezaron a leer los títulos de los libros: Caperucita roja, Peter Pan, La Cenicienta, Blancanieves y los siete enanitos, Los tres cerditos… - Mira, dijo Jacob, son todos cuentos. - Si, respondió Francisco, son de la colección de Disney. - ¡Que guay!, dijo Jacob.

María Jesús Naranjo Infante.

Año 2007

3


LOS SEIS AMIGOS Y LOS TRES PERROS Cogieron un libro cada uno y se sentaron en el sofá a leerlos. Se estaba haciendo de noche cuando oyeron el ruido de un coche. Sus papás salieron de la casa y ellos también. Del coche se bajaron dos niñas. Una de ellas llevaba un abrigo de color blanco. La otra llevaba unas trenzas muy largas. A Jacob y a Francisco, les daba vergüenza acercarse. La niña del abrigo blanco se acercó a ellos. - Mi nombre es Carmen María, les dijo. - Y mi nombre es Jacob. Él es mi amigo y se llama Francisco, le respondió Jacob. - Mi nombre es Vanessa y soy su hermana mayor, dijo Vanessa. Los cuatro juntos se fueron dentro de la casa. Vanessa les dijo que sus papás habían venido para celebrar una reunión importante sobre las cacerías. - A mi papá le gusta cazar liebres, dijo Francisco. - ¿Aquí habrá muchas liebres, entonces?, preguntó Carmen María. - No lo sé. Es la primera vez que venimos, respondió Jacob. María Jesús Naranjo Infante.

Año 2007

4


LOS SEIS AMIGOS Y LOS TRES PERROS - Nosotras también, dijo Vanessa. Este campo se llama “Perritos calientes de Peperoni”. - ¡Qué nombre más raro!, dijo Jacob. - ¿Por qué se llamará así?, preguntó Francisco - Yo lo sé, contestó Carmen María. Es porque en esta pradera hay muchos perros. - Y también porque el perro preferido del dueño se llama “Peperoni”, respondió Vanessa, que me lo ha explicado mi papá. Oyeron el ruido de los platos al colocarse en la mesa. La mamá de Jacob fue a buscarlos y les dijo: - ¡Vamos a cenar! Lavaros las manos. El cuarto de baño está aquí, señalando hacia una puerta pintada de blanco con unos dibujos de los planetas. Los cuatro se dirigieron al cuarto de baño. Encima de la puerta había un cartel que decía: Privado. Se sentaron a la mesa. En sus platos había una tortilla de patatas, un filete y tomate Ketchup. Lo comieron rápido. El postre fue una sorpresa: un plátano que tenía los ojos de guindas, las escamas de kiwi y las aletas de naranjas. Lo había preparado la dueña de la casa. Era muy buena cocinera. María Jesús Naranjo Infante.

Año 2007

5


LOS SEIS AMIGOS Y LOS TRES PERROS - ¡Mira, parece un pez!, dijo Vanessa - ¡Qué chulo!, Se parece al amigo de la Sirenita, dijo Jacob - ¡Qué divertido!, dijo Carmen María. Francisco no pronunció ninguna palabra. A él no le gustaban los plátanos. Sólo se comió las naranjas y el kiwi. Después de cenar, les tenían preparada otra sorpresa. Los niños iban a dormir en una casita que había encima de un árbol, cerca de la casa. Era el cuarto de los niños. Así que cogieron sus mochilas y sus mamás les acompañaron a la casita. - ¿No os dará miedo, verdad?, preguntó la mamá de Francisco. - No, no, contestaron los cuatro a la vez.

- Aquí hay un timbre, por si tenéis algún problema. - Vale, vale, dijeron todos. Se acostaron en las literas. Los niños en las camas de arriba y las niñas en las camas de abajo. Apagaron las luces y de pronto un ruido les sobresaltó. Se levantaron y miraron por la ventana.

María Jesús Naranjo Infante.

Año 2007

6


LOS SEIS AMIGOS Y LOS TRES PERROS - ¿Qué es ese ruido?, preguntó Jacob. - Parece un lamento de un animal, dijo Vanessa. - Vamos a comprobarlo, dijo muy valiente Carmen María. - Espera, dijo Francisco. Yo he traído una linterna en mi mochila. Los cuatro bajaron de la casita del árbol. Iban muy juntos y pisando con cuidado, para no hacer ruido. De nuevo escucharon: Auuuh, Guuaaauuu, Auuuh… Se pararon. Miraron a todos lados, al norte, al sur, al este y al oeste. Pero no vieron nada. En el cielo había muchas estrellas, pero la luna estaba muy delgada, como una C, y la linterna de Francisco no alumbraba mucho. Volvieron a oír: Auuuh, Guuaaauu, Auuuh… - El lamento viene de allí, dijo Jacob, señalando hacía los eucaliptos. - Vamos, dijo Carmen María muy valiente. Todos se dirigieron hacía los eucaliptos. Allí estaba. Era un perro. Estaba tendido, lamiéndose una de sus patas. Sus ojos estaban tristes. No se sobresaltó cuando vio a los niños. Los miraba moviendo la cola. María Jesús Naranjo Infante.

Año 2007

7


LOS SEIS AMIGOS Y LOS TRES PERROS - Tenemos que ayudarle, dijo Vanessa. - A mí me da miedo, dijo Jacob. Y si nos muerde. - Tiene una pata herida, dijo Francisco. Los cuatro amigos se quedaron mirándose. No sabían que hacer. Era de madrugada y sus padres no sabían que habían salido de la casita del árbol. Jacob tomó una decisión: - Tenemos que llevarlo a la casa. Tienen que curarlo. Nosotros no sabemos. - Pero nos van a reñir, dijo Vanessa. - Da igual, comentó Carmen María. Este perro se va a morir si no le ayudamos. - ¡Vamos ya!, dijo Francisco. Entre Jacob y Francisco intentaron coger al perro que ladró con un ladrido muy débil. Carmen María, lo acarició y empezó a hablarle bajito al oído. El perro se calmó y así pudieron llevarlo para la casa. Sus padres estaban levantados. Todavía no se habían acostado. Se asombraron cuando los vieron llegar. Pedro, el dueño de la casa, se puso en pie y dijo: - Pero si es Peperoni, mi perro preferido. ¿Qué le ha pasado?

María Jesús Naranjo Infante.

Año 2007

8


LOS SEIS AMIGOS Y LOS TRES PERROS - Lo encontramos debajo de un eucalipto. Tiene una pata herida, contestó Francisco. - Vamos a llamar al veterinario, que es mi vecino, dijo Pedro.

Llamaron al veterinario. El hombre vino en pijama, porque iba a acostarse ya. Cuando vio la pata herida, dijo que no tenía mucha importancia. La limpió muy bien y le echó un líquido. Luego la vendó. Todos se fueron a acostarse. Los padres no se habían enfadado. La madre de Vanessa les comentó: - Habéis realizado una buena acción. Mañana estará mejor y podréis jugar con él y cuidarle. Se despertaron muy temprano. Tenían ganas de ir a ver cómo estaba Peperoni. Pedro les dijo que estaba en las cuadras. Fueron corriendo allí. Peperoni les ladró cuando los vio entrar. - ¡Mira, ahí está!, dijo Carmen María.

- ¡Vamos! corre, Jacob, dijo Francisco. - Ya voy, ya voy, dijo muy despacio Jacob.

María Jesús Naranjo Infante.

Año 2007

9


LOS SEIS AMIGOS Y LOS TRES PERROS Vanessa estaba ya junto al perro. Lo acariciaba. Todos estaban contentos de que Peperoni estuviera curado. Salieron a la pradera. Hacía un sol esplendido. Las golondrinas volaban por encima de los almendros. Pasaron un domingo estupendo. Y llegó la hora de marcharse. Los padres estaban despidiéndose. Pedro les invitó para el próximo mes, cuando les dieran las vacaciones a los chicos y chicas en la escuela. Jacob, Vanessa, Francisco y Carmen María estaban al lado de los coches hablando con Peperoni. - Te hemos cuidado. Ya mismo te veremos de nuevo y jugaremos contigo, le decía Vanessa a Peperoni. Peperoni movió la cola y ladró. Saltaba y saltaba alrededor de Vanessa. - Mañana es lunes. Tengo que volver al colegio. Nos volveremos a ver. Te echaremos mucho de

María Jesús Naranjo Infante.

Año 2007

10


LOS SEIS AMIGOS Y LOS TRES PERROS menos, le decía Francisco acariciándole las orejas a Peperoni. - A mí me gustaría venir a verte todos los días. Pero no puede ser. No te olvidaremos, le decía Carmen María. - Y yo, yo, bueno, yo también te echaré de menos, comentó Jacob. Pronunció estas palabras muy bajito. No quería que sus amigos se dieran cuenta que estaba muy triste. Pedro se acercó a los cuatro y les dijo que estaba muy contento porque su perro ahora tenía unos buenos amigos. El lunes, en la escuela, Jacob y Francisco les contaron a sus amigos su aventura con Peperoni. Vanessa y Carmen María también se lo contaron a sus amigas de la clase. Y todo volvió a la normalidad. Los días en el colegio iban pasando. Había que estudiar, ir a clase de música, hacer los deberes, ir a la compra en bicicleta y ordenar los juguetes. Para Vanessa y Carmen María el tiempo iba pasando muy deprisa. Su prima Cristina les había

María Jesús Naranjo Infante.

Año 2007

11


LOS SEIS AMIGOS Y LOS TRES PERROS prometido un perro si aprobaban en Junio. Estaban muy ilusionadas. Jacob y Francisco, en su lugar secreto del patio del colegio, jugaban a clasificar los cromos. Eran unos cromos muy especiales para ellos. Eran de música, con instrumentos como el clarinete, el trombón, la trompeta y con las notas como la clave de sol. Los dos iban a clase de música los martes y viernes por la tarde. Finalizando el mes de mayo, la madre de Francisco le comentó que iba a ir de viaje con su padre. Y que Francisco se iba a quedar unos días con el primo José María. A Francisco le hizo mucha ilusión. Su primo tenía una perrita dálmata muy bonita. Jacob también podría jugar con ella. Francisco fue corriendo a la casa de Jacob para contárselo. Jacob tuvo una idea: - Vamos a escribir a Vanessa y Carmen María para contárselo, dijo Jacob. - ¡Vale, vale!, dijo Francisco. Cogieron papel y lápiz y empezaron la carta:

María Jesús Naranjo Infante.

Año 2007

12


LOS SEIS AMIGOS Y LOS TRES PERROS Lora del Río a 22 de mayo de 2007 Amigas Vanessa y Carmen María, tenemos una noticia muy buena. Francisco va a estar un tiempo con su primo José María. Tiene una perrita dálmata y nos va a dejar cuidarla. Jacob y Francisco

La echaron al correo y pasados unos días recibieron una respuesta muy curiosa de Carmen María y Vanessa: Lora del Río a 25 de mayo de 2007 Amigos Jacob y Francisco es genial. A nosotras nuestra prima Cristina nos va a regalar un perrito si sacamos bien las notas. Podrán jugar juntos. Podremos cuidarlos juntos. Vanessa y Carmen María. - ¿Has leído lo que dicen Vanessa y Carmen María?. Ellas también van a tener un perrito. Le hablaba Jacob a Francisco. - Si, será estupendo, le contestó Francisco. Pronto darán las vacaciones y estaremos juntos otra vez.

María Jesús Naranjo Infante.

Año 2007

13


LOS SEIS AMIGOS Y LOS TRES PERROS Los dos amigos estaban entusiasmados. Jacob se quedó a almorzar en casa del primo José María. Comieron en la cocina. La madre sacó del frigorífico un frutero con muchas clases de frutas. Había fresas, que a Francisco le gustaban mucho. Y también flanes de chocolate, que le gustaban a José María. Jacob cogió del frutero un plátano y lo cortó a pedacitos para adornar el flan. Después de almorzar los tres, Jacob, Francisco y José María se fueron al patio de la casa. Allí estaba la perrita dálmata. Era muy blanca, con algunas manchas negras. A Jacob le recordaba la película de Disney “101 Dálmatas”. Jugaron con la perrita a lanzarle una bola de tenis y ella la traía. También a correr alrededor de un limonero, que había en el centro del patio. Y por último, entre los tres, con las manos unidas, a hacer un círculo alrededor de la perrita y no dejarla salir. Pasaron una tarde muy divertida. Al día siguiente, en la escuela, Jacob invitó a Francisco y a José María a pasar la tarde en su casa.

María Jesús Naranjo Infante.

Año 2007

14


LOS SEIS AMIGOS Y LOS TRES PERROS - Llevaros el bañador. Mi padre ya ha llenado la piscina. Podremos bañarnos, les dijo a la salida de la clase Jacob. - Bien, bien, dijeron Francisco y José María. José María, Francisco y la perrita dálmata llegaron a la casa de Jacob. El patio era precioso. Tenía muchas flores, que se reflejaban en el agua de la piscina. José María estaba un poco serio. Le daba vergüenza decir que no sabía nadar. ¿Habría flotador? El suyo se había pinchado al final del verano pasado. -Vamos, dijo la madre de Jacob. Entrad, que ya está todo preparado en el patio. La perrita dálmata entró la primera, seguida de Francisco, y Jacob. José María se quedó atrás. Se acercó a la madre de Jacob y le dio las gracias. El hermano de Jacob ya estaba dentro del agua. Tenía un flotador muy gracioso, pues parecía que estaba montado en un tigre. Era muy grande, de color negro y amarillo.

María Jesús Naranjo Infante.

Año 2007

15


LOS SEIS AMIGOS Y LOS TRES PERROS Dejaron las toallas en un banco de piedra que había junto a la piscina. La toalla de Francisco tenía unas letras en inglés. La toalla de Jacob tenía unos dibujos de bolígrafos y la toalla de José María tenía globos de muchos colores. Jacob y Francisco se metieron en el agua. - Venga, José, venga, ven con nosotros, le gritaban Jacob y Francisco a José María. - Ya voy, esperaros un momento, le contestó José María.

La perrita dálmata se puso a ladrar al lado de su amo. Ella sabía que algo le pasaba. José la acarició una y otra vez. ¿Cómo iba a decir que no sabía nadar?, pensaba José María. La perrita dálmata se alejó hacia la puerta. Allí estaba la madre de José María. - Vengo a traerte unos manguitos para que te bañes. Los acabo de comprar., dijo la madre de José María. - Gracias mamá, muchas gracias, le dijo José.

María Jesús Naranjo Infante.

Año 2007

16


LOS SEIS AMIGOS Y LOS TRES PERROS Se pusieron los tres a jugar en el agua. Era muy divertido. Salían y se tiraban al agua en grupo; se hacía “ahofaillas”; Jacog se metía degajo del afua y les tocaba los pies y los dos primos gritaban. Se lo estaban pasando super bien. Pero lo mejor estaba por llegar. Iban a tener una gran sorpresa. El padre de Jacob los llamó para merendar. Se secaron y entraron en la casa. Los tres se quedaron asombrados. Vanessa, Carmen María y otra chavala estaban sentadas en la mesa para merendar. - Vanessa, Carmen María, gritaron Jacob y Francisco. ¡Que alegría de veros de nuevo! - Esta es mi prima Cristina, dijo Carmen María. - Y este es mi primo José María, dijo Francisco. Los dos primos se saludaron con un hola. Y con un hola se hicieron amigos. Pasaron todos juntos una tarde muy divertida en casa de Jacob. Cristina y José María se llevaban muy bien. La perrita dálmata jugó con ellos y se puso a ladrar y correr cuando le echaron agua de la piscina. María Jesús Naranjo Infante.

Año 2007

17


LOS SEIS AMIGOS Y LOS TRES PERROS Al despedirse, los padres de Jacob dijeron: - Este encuentro es el inicio de unas vacaciones. Cuando acabe el colegio todos iremos al campo “Perritos calientes de Peperoni”. Pedro nos invitó. - Bien, bien, ¡qué guay!, dijeron todos los amigos. La perrita dálmata ladró y ladró. Estaba contenta. Las dos semanas que quedaban de colegio la pasaron muy nerviosos. Vanessa y Carmen María se esforzaron mucho para que su prima les regalara el perrito prometido. Jacob y Francisco iban todas las tardes a casa de José María a jugar con la perrita. Y Cristina, que era una gran lectora, se pasaba las tardes leyendo un libro muy gordo sobre la vida de los animales en el campo. Y por fin, llegaron las vacaciones. Y Cristina regaló a sus primas un cachorro de dálmata, muy blanco y con sólo una mancha negra en uno de los ojos. Era precioso y muy juguetón. Los primeros en llegar al campo fueron Jacob y Francisco, que iban en el mismo coche con los padres de Jacob. Luego llegaron Cristina y José María y las últimas en llegar fueron Vanessa y Carmen María. Era casi de noche. Todos se encontraron en las

María Jesús Naranjo Infante.

Año 2007

18


LOS SEIS AMIGOS Y LOS TRES PERROS cuadras saludando a Peperoni, que ladraba, movía la cola, saltaba. Estaba contentísimo. A Cristina y a José María le enseñaron la casita del árbol, la biblioteca al lado de la chimenea, el cuarto de baño…, Los dos dálmatas se estaban conociendo y correteaban uno al lado del otro. Todos estaban alegres. Por la mañana, fueron a bañarse en la piscina. José María se había llevado sus manguitos. El almuerzo fue estupendo. Hicieron un pic-nic. Comieron sándwich, tortilla de patatas, filetes empanados y fruta. Bebieron refrescos de coca-cola. Por la tarde dieron una vuelta por la pradera. Fueron a los eucaliptos y recordaron cuando encontraron a Peperoni herido. Por la noche, antes de acostarse, Jacob dijo: - El trébol de cuatro hojas que encontramos nos ha dado buena suerte, porque nos hemos conocido.

María Jesús Naranjo Infante.

Año 2007

19

LOS SEIS AMIGOS Y LOS TRES PERROS  

Cuento creado para trabajar las silabas trabadas en segundo de primer ciclo de primaria en el CEIP Miguel de Cervantes de Lora del Río en el...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you